Nuestra Belleza Latina

Nuestra Belleza Latina desde los ojos de su presentadora

La presentadora siguió sufriendo con las eliminaciones de la primera gala de Nuestra Belleza Latina.
8 Abr 2010 – 5:10 PM EDT

Ya tenemos 12

Este año, Giselle Blondet, la presentadora de Nuestra Belleza Latina estará contándote su experiencia en cada uno de las etapas del show. Ya fueron elegidas las 12 finalistas y así fue como Giselle vivió este momento."Tengo una mezcla de emociones. Estoy contenta porque estoy muy satisfecha con las 12 que van a la casa. Triste porque se van todas estas chicas, muchas de ellas con las cualidades necesarias para estar en la casa pero que no eran la temporada para competir porque les faltó un poquito para entrar. Pero si hubieran competido en otras temporadas lo hubieran logrado.

Pero así es la vida. Yo espero que no se rindan y que vuelvan el próximo año con la misma fuerza y además más preparadas porque ellas tienen la ventaja que saben lo que pasa en las primeras semanas de Nuestra Belleza Latina.

Lo que más me gusta de este grupo es que hay mucha representación de los países latinoamericanos que eso es lo que somos nosotros, y más en este país. Nosotros somos eso, una gran mezcla de culturas, me encanta que tengamos un reflejo de eso en la casa".

La primera gala

“Me morí de la tristeza con todas las que se fueron. A mí no me gusta enterarme antes del programa quiénes se van, yo me entero en el momento. Entonces cuando yo leo la tarjeta, antes de mencionar los nombres, me entra una cosa, se me hace un nudo en la garganta y me da pena con las chicas. Sobre todo porque con algunas de ellas había conversado y me habían hablado de la ilusión que tenían de continuar en el programa, me habían dicho que estaban felices de haber pasado diferentes pruebas y de haber llegado hasta aquí.

Me dio mucha pena con Sally, la chica que no habla muy bien español. Ella ha mejorado mucho pero todavía le falta. Cada vez que yo la veía, le decía: 'Acuérdate, no puedes hablar inglés para que practiques tu español'. Y ella me decía: “Sí, sí, sí. Cuando alguien me habla en inglés, yo le dijo que yo no hablo inglés'. Y mira, se fue de la competencia pero creo que de cualquier manera lo aprovechó, mejoró su español y yo estoy segura que va a seguir mejorándolo. Es más, tengo el presentimiento de que ella va a aparecer la próxima temporada.

Desgraciadamente de eso se trata. Esto es una competencia y sabemos que solo una será la ganadora. Lo que yo siempre les digo es que no importa, yo se que todas quieren ganar, pero si salen de la competencia, por la razón que sea, no significa el final. Salir de la competencia es un nuevo comienzo porque ya con la exposición que han tenido a través de Nuestra Belleza Latina y con las cosas que han aprendido, han adelantado varios pasos hacia la realización de sus sueños. Yo les deseo toda la suerte del mundo”.

Entre ensayo y ensayo

“Hemos estado ensayando mucho. Yo estoy súper impresionada con las chicas este año porque están muy bien coordinadas y muy enfocadas en lo suyo. Claro, algunas están por ahí arreglándose el pelo y cuando ven la cámara, rápido quieren hacerse notar y yo les digo que no, que se concentren en su competencia, que dejen de estar tocándose el pelo porque van a parecer unas bobitas y nadie les va a prestar atención".

Así que he estado, un poco dándoles consejos y diciéndoles que tiene que escuchar, estar atentas a todo lo que pasa. Ellas están muy entusiasmadas pensando en toda la gente que va a venir a la primera gala en el estudio. Y con la visita de Chayanne están que se mueren".

Ya me encariñé

"Yo detesto las eliminaciones, no me gustan. Pero no podemos quedarnos con todas las chicas porque, ¿cómo elegiríamos una reina? El problema es que yo, por más que trate, me encariño con las chicas. Y eso que no ha pasado nada, no hemos estado casi tiempo juntas pero es que es imposible, yo me identifico con ellas, me encariño con ellas por sus historias, por su personalidad.

Me dolió mucho lo de Maliani Correa, la chica que tiene lupus, la maestra de cuarto grado. Yo tenía mucha fe en ella y, cosa que yo nunca hago, porque no me gusta hacer parecer que tengo preferencia. Y no era preferencia sino que de verdad yo quería que Maliani estuviera en la competencia y que siguiera adelante.

Yo ya había notado que ella estaba como perdida, como que no hablaba con las otras compañeras, yo sentía que ella estaba demasiado preocupada por su condición física y entonces, le dije, cuando se salvó de la primera eliminación en grupo, que la notaba de tal manera y ella no quiso admitirlo y se mantuvo en que ella estaba bien. Sin embargo lo que yo le dije, sucedió. Yo le dije: 'Si lo veo yo, lo ven lo jueces'. Y así fue, los jueces le dieron un pase negro.

Cuando estábamos esperanto a las chicas que recibieron este pase, le pregunté a las chicas si sabían quién era Daniela, y todas sabían quién era. Que por cierto, también me dio mucha pena que se fuera porque es una chica muy linda y muy simpática. Me encantó esa chica. Si hubiera un premio de Miss Simpatía, ella se lo hubiera ganado. Además que tiene una historia bien fuerte. Yo quiero que esa niña tenga su autoestima bien fuerte porque merece salir adelante.

Bueno, volviendo al cuento de Maliani, cuando yo les pregunté a las chicas si sabían quién era Maliani, ninguna se acordaba. Tuve yo que decirles y contarles un poco la historia para que se acordaran de ella. Eso quiso decir que Maliani nunca se compenetró con las chicas y cuando nos dio la noticia de que se iba, a mí se me partió el corazón, igual que todas las chicas porque todas conocían su historia.

Finalmente Maliani reconoció que estaba muy enfocada en su condición y eso no de dejó avanzar. Sin embargo, el día que se fue yo le di una sorpresa, le conté que el maestro de pasarela, que pensaríamos que sería la clase más difícil para ella, jamás se dio cuenta de su condición, nunca, hasta que nosotros se lo dijimos, después de varias clases. Así que eso habla de su tesón, de su esfuerzo, de que estaba haciendo las cosas bien pero que se alejó de la competencia sin querer.

Maliani dijo que vuelve el año que viene y ojala así sea porque yo no creo en las limitaciones físicas. Puede que a unos se les haga más difícil unas cosas que otras pero la limitación más terrible es la que nosotros nos ponemos en nuestra mente".

Las audiciones

“Este año comenzamos las audiciones más tardecito y nos agarró el invierno en todo su apogeo. Yo digo que el frío nos persiguió este año porque en todas las ciudades que estuvimos, excepto en Puerto Rico, hubo frío. En Miami, por ejemplo, que es la ciudad del sol, tuvimos un día de audición, extremadamente frío. Y ni hablar de Chicago, el lago estaba congelado… Pero las chicas vinieron con mucho calor, con mucho entusiasmo y más preparadas. Y es lógico porque ya estamos hablando de la cuarta temporada del programa y las muchachas ya saben de qué se trata. Bueno, algunas de ellas. En las audiciones vi muchas niñas en forma. Se habían preocupado por hacer ejercicio y por seguir su dieta para verse lo mejor posible frente a Osmel, que está sinvergüencísimo. Pero qué vamos a hacer, así es él y así hay que quererlo. Durante la temporada de castings la pasé increíble, la gente siempre nos recibe con mucho cariño y es lindo ver cómo cada año hay más entusiasmo por el programa. El programa va creciendo gracias al apoyo del público, porque si no, no existiríamos”.

RELACIONADOS:BellezaPresentadores