null: nullpx
Cargando Video...

Muchachitas Como Tú Capítulo 8

29 May 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

[♪ tema musical ♪]

diablo: ¡a ver!

¿qué se te ofrece?

¿quién eres?

[ríe]

pero si no puede ser,

eres esther, ¿verdad?

esther: sí, diablo, soy yo,

esther, y vengo a decirte

que si te atreves a tocar

a mi hija elena, yo te mato.

elena: pues, sí, igual y tu mamá

y la mía se conocieron

cuando andaban en la pisteada.

mónica: pues, mira, a mí me mamá

le choca andar hablando de eso,

pero igual y le pregunto,

imagínate.

elena: pues, fíjate que a

mi mamá tampoco le gusta hablar

de su pasado como actriz.

qué raro, ¿no?

mónica: sí.

elena: ¡en fin!

el caso es que se retiró

y ya no llegó a ser famosa.

bueno, quién sabe si mi mamá

sería muy famosa.

a lo mejor sería

hasta más feliz.

mónica: ¿y--y qué?

¿tu mamá no es feliz?

elena: mi papá es bien gacho

con ella.

mónica: ah, ay, qué feo.

oye, es que me encanta,

hablas superchistoso.

[ríe]

elena: ¡un poco! no, pues,

así hablamos en mi barrio, hija.

¡oye!

raúl: [chifla]

elena: ¿y eso tú? ¿qué es?

¿un malabarista o qué?

mónica: ¡ay, cómo crees!

ese es raúl,

el que te dije de la cafetería.

te lo dije que era muy peculiar.

[ovación]

todos: ¡eh, eh, eh, eh!

[ovación]

raúl: salen dos capuchinos

descafeinados para no perder

el sueño, ¿eh?

y, ahorita, les traigo

los dos jugos vigorizantes

de nopal con perejil,

naranja y dos gotitas

de aceite de nuez.

una ensaladita verde

para recuperar el oxígeno

y dos pasteles de queso para...

para lancear la comida sin

carbohidratos, muchachos, ¿eh?

>> muy bien.

elena: oye, oye--

[vidrios se rompen]

todos: ¡oh!

diablo: [ríe]

así que vienes a advertirme

que no toque a tu hija, ¿verdad?

esther: exactamente.

cuando te aprovechaste de mí,

yo era muy joven y muy tonta,

pero ya cambié, diablo,

y veme, sí soy capaz de matarte

si le haces algo a mi hija.

diablo: ¡uy, uy, uy, uy!

mira, ya deja de amenazarme,

si tu hija viene,

y con permiso de su padre,

y ella quiere todo conmigo,

¡pues, adelante,

eso no es asunto tuyo!

esther: ¡mi hija no quiere nada

contigo! lo único que quiere

es juntar dinero,

trabajar para poder recuperar

lo que su padre le robó.

diablo: pues, mira,

si quiere dinero,

yo se lo puedo dar,

pero, bueno,

si no de a gratis, ¿verdad?

y mejor vete largando

antes de que te eche a patadas.

aunque, espérame, espérame,

pensándolo bien, pues,

todavía estás muy guapa, mira.

mira nomás qué piernas

y ese par de ojitos ahí--

esther: eres un cerdo.

te lo advierto,

no te atrevas a tocar a mi hija.

diablo: mira, en eso no te metas

que no es asunto tuyo.

esther: claro que es asunto mío,

porque se trata de mi hija...

y no voy a permitir

que le hagas daño.

lo que quieras con elena,

¡conmigo, desgraciado!

diablo: yo, bueno, yo ya te dije

que sigues muy apetitosa,

esther, pero, pues, la verdad

entre tú y tu hija, yo...

yo me quedo

con la carnita fresca.

esther: ¡infeliz desgraciado!

diablo: ¡cállate!

esther: [solloza]

diablo: conmigo no te metas,

esther, o te vas a arrepentir,

¿eh? no solamente puedo hacerte

daño a ti,

sino también a tu hija.

esther: [solloza]

elena: perdóname, por favor--

raúl: no, no, no, no, no,

no importa, no importa,

yo ahorita recojo esto en un

dos por tres, no te preocupes.

>> no, no, yo--yo limpio,

mi rey, lo limpio.

todos: ¡uh!

raúl: ey, ey, ey, tranquilos,

malas vibras, en menos

de que canta un gallo,

les traigo todo lo que pidieron,

¿eh?

>> está bien.

[cacarea]

¿qué onda--raúl?

raúl: no seas gacho,

¡es un decir nada más!

>> ah, sí, pues, ya sé.

además las broncas no son

contra ti, sino contra ella.

cómo se te ocurre distraer

a rulis cuando trae

tantas cosas ahí en la charola--

raúl: no, espérate,

ella qué culpa tiene de tener

esta cara tan hermosa

que a cualquiera distrae.

todos: ¡uh!

raúl: ¿o qué? ¿me van a decir

que no es un encanto

esta chiquita?

>> no, pues, sí la verdad.

raúl: ¡buena vibra, buena vibra!

>> ¡ajajay!

bueno, pues, vete al infierno.

mónica: ¡uh! creo que lo dejaste

impresionado.

elena: ¡se ve que es bien lindo!

pero yo solo tengo ojos

para mi rodris.

mónica: ay, no, pues,

es que tienes toda la razón,

si es guapísimo.

¡ey, no te creas,

es broma obvio!

rodrigo es horrible,

es el hombre más espantoso

del mundo equis.

elena: soy rete celosa, ¿verdad?

le voy a tener que bajar,

o voy a hacer cada entripada.

pero es que llevamos

un chorro juntos.

imagínate,

nos conocimos desde chamacos.

siempre hemos sido vecinos

y, pues, como que era lógico

que nos enamoráramos, ¿no?

mónica: sí.

[suena el celular]

[exhala]

[suena el celular]

elena: eh, ¿pasa algo?

¿no vas a contestar el teléfono?

mónica: no, ay, es mi novio,

pero...

no, no, no, mejor no contesto.

elena: ¿no vas a contestarle

a tu novio?

[suena el celular]

roger: ¡ay,

no me quiere contestar!

pero ¡no, no, no, no, no,

no voy a permitir que me deje!

la voy a ir a buscar

al dichoso instituto,

no voy a dejar que mónica

me cambie por sus clases

de actuación, no.

[exhala]

va a huir conmigo aunque tenga

que llevármela a la fuerza.

guillermo: sí, mi amor, rodrigo,

tu recomendado, desde hoy

ya es mi ayudante personal.

se ve que es responsable.

me dio muy buena impresión,

ojalá y no me equivoque.

verónica: gracias, mi amor, yo

también espero que no te falle.

guillermo: y ojalá que se haga

amigo de federico, así va

a poder aprender más rápido.

yo creo que harían

una buena mancuerna de trabajo.

verónica: gracias.

rodrigo: no puede ser, no puede

ser, no puede ser--

¿qué onda, pa?

héctor: ¿qué te pasa, hijo?

¿otra vez te negaron el trabajo

en la importante empresa esa?

rodrigo: no, al contrario,

me fue superbién, soy

el asistente personal del dueño.

héctor: ¿en serio?

¡felicidades, hijo!

¡tenemos que celebrarlo!

>> [ríen]

rodrigo: pues, no estés

tan seguro, papá.

héctor: ¿por qué--?

rodrigo: no sé cuánto

voy a durar en el empleo,

porque don guillermo, que

es mi jefe, tiene un sobrino,

un tal federico cantú

que no me traga.

pues, ya me amenazó con buscar

la manera de correrme.

mónica: muchas gracias.

[ríe]

raúl: eh, bueno, con permiso,

¿eh?

¡perdón!

elena: me cayó bien el rulis.

mónica: pues, yo creo que tú

a él no solo le caíste bien,

¡le gustaste! ¡ah!

elena: pues, que se vaya

enterando que tengo novio.

mónica: ¡ah, ay, no!

ya son más de las siete, seguro

fermín ya está aquí afuera.

elena: ¡dios! tengo cosas

que hacer, ya vámonos.

mónica: ay, bueno.

raúl: oye, ¿qué tal si hubiera

un licuadito de elena y rulis

juntos, eh?

¡bien sabroso!

>> ¿eh?

raúl: ¡ay, nada!

>> no, pues...

raúl: [exhala]

[chasquea la lengua]

>> [ríen]

mónica: ve, ahí está fermín

siempre como relojito.

elena: ay, pues, qué padre

tener chofer y toda la cosa,

oye.

oye, vieras qué incómodas

son las micros,

pareces sardina enlatada.

mónica: oye, ¿y no quieres

que te llevemos a algún lado

o algo?

elena: gracias, pero, pues,

voy rete lejos, además,

tu mamá se puede enojar.

mónica: no, no, no,

yo creo que, más bien, eres--

roger: [silba]

mónica: ay, no, ¡no!

¿por qué me hace esto?

elena: ¿qué--qué te pasa?

¿te silban a ti o qué?

mónica: es roger, mi novio.

no, no, elena, por favor,

ayúdame,

es que fermín no puede verlo

o se me arma en mi casa.

mis papás no me dejan andar

con él, por favor, ayúdame.

elena: chale, sí, sí te ayudo,

pero ¿qué hago? ¿qué--?

roger: [silba]

mónica: ¡ay, ay! es que no se va

a ir hasta que hable conmigo.

por favor, dile, no sé,

dile que nos vemos en las

crepas, que voy para allá, ¿sí?

por favor--

elena: este, perdón,

¿en las qué?

mónica: ¡en las crepas, equis!

él sabe dónde es, ¿sí? ve.

elena: ajá.

roger: ¿adónde va? ven--

elena: aguántame las carnitas,

carnal.

roger: ¿qué? ¿tú qué o qué?

elena: ¡que si vas por mónica,

se le va a armar!

roger: pero tengo que hablar

con ella.

elena: pues, sí, pero no aquí,

dijo que en las prepas.

roger: [ríe]

¿en las qué?

elena: ¡en las prepas, hombre!

roger: ¡ay, chiquita!

en las crepas.

elena: bueno, pues,

me entendiste, ¿no?

que ahí pueden hablar tranquilos

sin que el chofer

vaya con el chisme.

roger: muy bien, voy para allá.

crepas.

elena: [exhala]

mónica: ay, sí, mamá,

¿qué tiene de malo?

mira, es que elena y yo

queremos platicar un ratito más,

por eso la invitación

a las crepas.

sí, sí, sí, te prometo

que cenamos rapidísimo, ¿sí?

ok, nos vemos al ratito.

¡bye!

fermín: ¿sí le dieron permiso

para ir a cenar

con su amiga, señorita mónica?

mónica: sí, sí, sí,

vamos a las crepas,

pero ya, arranca, por fa.

fermín: ¿sin su amiga?

mónica: ay, claro, qué burra.

voy por ella, espérame.

ele, elena, elena,

tienes que venir conmigo,

por favor,

fermín está sospechando, ven.

elena: pero es que yo

tengo que ir a otro lado--

mónica: no seas fea, por favor,

ven ven ven, dependo de ti, ven.

elena: órale.

federico: el trato es claro,

tú convences a mónica

que huya contigo, y yo te doy

dinero para que puedan casarse

y tener hijos, y tener un perro,

¿qué parte no entiendes?

roger: claro que me voy

a casar con mónica,

así tenga que secuestrarla.

mónica: ya, ya, ya,

déjenos aquí, fermín, ¿sí?

estaciónese ahí adelante usted.

fermín: sí, señorita.

mónica: ay, no sabes,

te debo la vida,

mil gracias por ayudarme.

elena: pues, cómo no me diste

chance de escoger...

pero, bueno, ojalá y arregles

las cosas con tu novio.

ay, ¡ni te apures!

me voy a ir por ese lado

para que, pues, tu chofer

no vea que ya me fui.

mónica: ay, eres una reina,

¿sabes? además de isabel,

nunca me había llevado

tan bien con alguien.

me caes superbién.

elena: pues, tú también a mí.

así que, ahora sí, ¿amigas?

mónica: amigas.

>> [ríen]

mónica: amigas y cómplices, ¿eh?

[ríe]

elena: bueno, pues, suerte,

ahí nos vidrios.

mónica: ay.

>> [ríen]

mónica: bye.

elena: ¡ah! ¡ve la torre,

ya es tardísimo!

voy a tenerme que ir directito

al cabaret ese de el diablo.

ni modos, ahora más que nunca

quiero entrar a la academia esa

de actuación.

¡ay!

[música]

pepe: ¡vaya, ya era hora! ¿no?

¿no te dije que a el diablo

le gusta la puntualidad?

¡vamos, te está esperando!

elena: ¡ay, me lastimas!

pepe: y más te vale que

te portes bien con el diablo, y

hagas lo que él te diga, ¿no?

¡órale!

[música]

[balbucea]

[susurra] tranquila, tranquila.

órale.

diablo: pensé que ya no venías,

elenita.

elena: es que, perdón,

se me hizo tarde,

pero ya estoy aquí,

¿de qué voy a trabajar?

diablo: [ríe]

elena: ¡ay, ya no me la haga

de emoción y dígame!

¿voy a ser mesera? ¿o quiere

que venda los cigarros?

diablo: [niega]

elena: este, también le sé

un poco eso de preparar

bebidas en la barra.

[música]

diablo: lo pensé mucho,

y tu trabajo, elenita, va

a ser atenderme personalmente.

elena: ¿que qué?

diablo: lo que oíste.

vas a ocuparte

de mis necesidades personales,

y por empezar necesito un beso.

elena: ¡suélteme!

se atreve a tocarme--

diablo: ¡cállate!

a mí nadie me grita,

y menos una mocosa como tú.

querías trabajo,

pues, ya lo tienes,

vas a ser mi amante.

elena: ¡papá, por

favor--ayúdenme, por favor!

diablo: [ríe]

elena: ¡no vuelva a hacer eso,

o lo mato!

[♪ tema musical ♪]

elena: y que le quede bien

clarito, señor diablo,

yo nunca voy a ser su amante,

yo solo vine a buscar trabajo

y un trabajo decente,

pero ya veo que con usted

es imposible, así que,

¡hasta nunca!

[bullicio]

>> lo amenazó con un cuchillo.

¿será que vuelve a matarlo?

>> yo creo que sí.

>> ¿vieron? quiero matar--

>> sí, se ve muy segura.

hombre: sí, lo amenazó

con un cuchillo.

>> ¿está bien, jefe?

diablo: sí.

pepe: cálmate, diablito.

digo, no, no, perdón, diablo,

yo hablo con ella en la casa

y me la traigo

para que te pida disculpas, ¿no?

diablo: ¡mira, vete al infierno,

pepe! y si no me pagas

mañana mismo lo que me debes,

vas a saber lo que te espera.

pepe: ¿qué pasó?

¿qué pasó, diablo?

déjame explicarte--

diablo: ¡mira, ya lárgate

ahora mismo! ¿o qué quieres

que te mande a echar a patadas?

pepe: está bien, no te enojes,

palito, ¿eh? tranquilo.

diablo: ¡ja!

y esta quién se habrá creído.

pepe: elena me las va a pagar.

elena: [solloza]

[llora]

¿por qué me tiene que pasar

todo a mí, diosito?

[llora]

ahora sí,

adiós a la escuela de actuación.

¡es que puede haber

alguien más desgraciado que yo!

[llora]

isabel: ay, mamá...

mamá, respira, por favor.

alfredo: tres--reacciona,

mi amor, ¡reacciona!

isabel: ¡mamá, te necesito,

por favor--!

alfredo: ¡vamos, mi amor, vamos!

[timbre]

isabel: ¡ay, papá!

alfredo: ¡abre la puerta,

muévete!

isabel: sí.

alfredo: vamos, leonor, vamos,

mi vida, ¡sal!

prepárenla.

isabel: ¡papá!

mamita, no me dejes, por favor,

no me dejes.

ay, papá, ayúdala.

alfredo: atrás, atrás.

dos, tres.

[electroshock]

isabel: no te me mueras, mamá,

no te me mueras.

alfredo: vamos, leonor.

¡vamos, leonor!

isabel: ¡ay, no!

alfredo: vamos, amor.

isabel: reacciona, no nos dejes,

mamita, ¡por favor!

roger: a ver, ¿es en serio

que me estás diciendo que

prefieres tu carrera de actriz

que a mí que te amo

con toda mi alma--?

mónica: ay, ya, ya, ya,

por favor, no sigas, roger,

lo nuestro no puede ser.

bueno, o al menos por ahora.

roger: ¿por ahora?

a ver, ¿qué quiere decir eso

de "por ahora"? ¿que me espere

hasta que te dé la gana dejar

de jugar a que eres actriz, mm?

mónica: ya, ya, ya, ya, ya,

¡por favor, roger! no sigas.

es que no estoy jugando

a ser actriz, eso es lo que

realmente yo quiero ser.

roger: mm...

¿y qué hay de mí? ¿mm?

la niña rica ya se--se cansó

de jugar con roger, ¿no?

y, ahora, cambia de juguete, sí,

así como sí.

mónica: no, no,

las cosas no son así, roger.

roger: chiquita...

no me puedes dejar.

yo--yo te amo, lo sabes,

yo te encanto, ¿verdad?

no caigas en el chantaje

de tus papás.

vamos, ¿no--no te das cuenta

que te están destrozando

la vida? ya deja de ser

un títere de tu papá.

[llaman a la puerta]

carmen: sí.

lucy: maestra, acaban

de dejar esto en el buzón.

carmen: ay, gracias.

lucy: sí, con permiso--

carmen: gracias, lucy.

[puerta se cierra]

dios mío...

[solloza]

pero ¿quién quiere que vuelva

a vivir esa terrible pesadilla?

¿quién?

mónica: ¡no soy un títere

de mi papá, roger!

roger: ah, ¿no?

¿y por qué haces lo que él dice

aunque no estés de acuerdo? ¿eh?

tu papá quería separarnos

y lo está logrando, ¿sí?

te hace creer que soy de lo peor

y, aparte de todo,

tú se lo crees.

mónica--

mónica: pues, tampoco tú

cooperas en nada, roger.

mi papá te dio la oportunidad

de trabajar en sus empresas

y no quisiste.

tampoco quisiste decirle nada

sobre tu familia.

ni siquiera a mí me has dicho

en qué trabajas.

roger: [exhala]

moni...

o sea, vamos,

¿no--no confías en mí?

¿de veras crees que hago

algo malo?

mónica: ay, roger, es que

estoy--estoy tan confundida

que no sé ni qué pensar.

mira, por eso necesito

un tiempo.

¿por qué no esperamos un año

como dijo mi papá?

no nos vemos, y si después--si

aún nos queremos,

pues, regresamos y ya.

roger: ¡no, un año, no! ¡un año!

¡no, no puedo esperar un año,

y menos ahora que tengo

que cumplir el trato!

mónica: ¿qué trato, roger?

[puerta se cierra]

federico: [exhala]

más le vale a roger que se apure

con mónica, tengo que quedar

como único heredero

de mi tío guillermo.

martha: vaya, veo que mi hermano

guillermo te hizo enojar

otra vez.

¿quieres una de mis pastillas

para calmarte?

federico: ¡qué pastillas

ni qué nada--!

martha: ¡ay! ay--

federico: lo que necesito es

deshacerme de mi tío guillermo

para mandar en la empresa.

y como lo de las gotas

tiene que ser poco a poco,

necesito que funcione

lo del noviecito de mónica.

martha: ¿qué es eso

de las gotas, federico?

federico: nada que te importe.

martha: oye, sí me importa saber

cuáles son tus planes

con guillermo.

bueno, después de todo,

es mi hermano.

federico: ¡uy!

qué preocupada por tu hermanito.

si de veras quieres ayudar,

mamá, deja de hacer preguntas

y ponte a rezar.

mi plan con el tarado de roger

tiene que funcionar.

más le vale que se apure

con lo de mónica.

martha: ¿también vas

a deshacerte de mónica?

federico: ¿tú qué crees, mamita?

[♪ tema musical ♪]

martha: ¿y si el tal roger

te falla, hijo?

federico: no sé, mamá, no sé,

tengo que inventar algo

para que la heredera de mi tío

desaparezca.

martha: pero...

¿y qué te hizo tu tío

para que estés tan malhumorado?

federico: el infeliz contrató

a un cretino, rodrigo suárez,

como su asistente personal.

baboso.

martha: ¿qué?

no puedo creerlo.

entonces, ¿mi hermano prefirió

a otro en tu lugar?

federico: ay, no, mamá,

yo soy un alto ejecutivo

de la empresa, y el idiota ese

es nada más un ayudante que

le va a cargar el portafolio

y cosas así.

martha: pero, bueno, entonces,

¿por qué te preocupa tanto?

federico: porque no tengo

ni voz ni voto...

porque tengo que hacer

y aceptar siempre

lo que quiere mi tío.

[solloza]

pero te juro, mamá...

que me voy a de...

deshacer de ese tal rodrigo.

martha: ay, mi amor.

[chista]

mónica: no te quedes callado,

roger, dime de qué trato hablas.

roger: moni...

ok, te lo voy a decir.

mira, hice...

[exhala]

bueno, hice un trato

con un amigo para que me diera

el trabajo de tiempo completo...

para juntar dinero

y pedirte que te cases conmigo.

mónica: no, no me digas eso,

roger, por favor.

roger: sí, yo te digo...

bueno, y esa es la verdad,

yo lo hice por ti,

¿sabes por qué?

porque te amo, porque te amo,

por eso quiero juntar dinero

para que nos casemos, ¿eh?

mónica: ay, mira,

¿lo ves, mi amor?

¡esa es la solución!

yo puedo estudiar actuación,

mientras tú juntas dinero--

roger: ¡no, no! no.

o te vienes ahora conmigo,

o te olvidas de mí para siempre.

mónica: no puedo creer

lo que me estás diciendo, roger.

roger: ¿no? yo estoy harto

de esta situación, mónica,

estoy harto de que tu papá

nos quiera separar, ¿eh?

así que, escoges.

mónica: ya veo que no tengo

opción, no puedo tener

las dos cosas...

así es que escojo la actuación.

roger: no.

mónica...

>> ¡ey, ey, ey! ¡ey, señor,

tiene que pagar la cuenta!

roger: móni--

rodrigo: pues, qué mala onda,

es que ese no es lugar

para elena.

esther: pues, no,

definitivamente no.

rodrigo, tú amas mucho

a mi hija, ¿verdad?

rodrigo: la quiero mucho y--

esther: sí, sí, yo sé...

y por eso te pido...

no...

te suplico...

rodrigo, pase lo que pase,

quiero que estés siempre

junto a ella.

[solloza]

no me la dejes.

[llora]

créeme, rodrigo,

elenita te ama mucho más

de lo que ella misma

se puede imaginar.

rodrigo: voy a buscarla.

elena: [piensa] de veras

que me llueve sobre mojado,

si no fuera por el amor

de rodri, no tendría nada

en la vida.

>> [chista]

¿adónde? ¿adónde?

¿adónde, chiquita, adónde?

mira nada más

qué linda mamacita,

rubia y tan solita.

como que necesita un hombre

como yo, ¿no?

>> ¡ey! ¿adónde vas, chiquita?

elena: ¡suéltame, maldito!

¡suéltame!

>> ¿adónde vas, chiquita?

elena: ¡que me sueltes!

>> ¿por qué tan solita,

mi reina?

>> yo te voy a hacer compañía

adonde vayas, chiquita.

elena: ¡déjame en paz!

>> órale, pichoncita,

saliste muy brava,

yo te quiero, me llaman

"el domador de fieras",

¿cómo ves?

elena: [solloza]

>> [ríe]

>> no seas--va a ser

por las buenas o por las malas.

como quieras, quiero.

elena: ¡ayúdenme, por favor!

¡ayúdenme!

ayúdenme.

>> ¡agárrenla!

rodrigo: elena, ¿qué pasó? ven.

¿qué pasó, qué pasó, qué pasó?

>> ¿cuánta lana creen que traiga

juntada ese chafirete?

>> no sé, compadre,

pero ahorita lo voy a averiguar.

[♪ tema musical ♪]

rodrigo: no tenemos nada,

déjennos en paz.

nosotros nos vamos y ya está,

¿eh? no los vamos a volver

a molestar, no los molestamos.

>> ay, güerito, ¿adónde vas?

no te muevas, porque te frío.

rodrigo: espérate, espérate,

espérate,

voy a sacar todo lo que traigo

y, ahorita, se los voy a dar,

aguanta.

elena: rodrigo, por favor.

[solloza]

rodrigo: voy a contar hasta tres

y nos pelamos.

aquí está la lana, ¿eh?

>> venga.

rodrigo: ¡tres!

[gritan]

>> te voy a ir buscar al sitio,

desgraciado.

mónica: [llora]

verónica: mónica,

¿qué pasó, hija? ¿estás bien?

¿por qué lloras, mi amor?

es muy tarde ya,

y tú me dijiste que--

mónica: mamá, mamá,

¡no me preguntes!

¡no puedo, ya no puedo con esto!

[llora]

[llora]

verónica: moni...

mónica: [llora]

verónica: moni, ¿qué pasa, hija?

¿eh?

mónica: [solloza]

verónica: ¿te hizo algo

esa muchacha con la que estabas?

¿elena?

mónica: ¡no, mamá, te mentí!

no fui a cenar con ella.

[llora]

fui a cenar con roger.

[frenos]

elena: [solloza]

rodrigo: ¿cómo estás, elena?

ya no nos están siguiendo,

tranquila, tranquila,

ya todo pasó.

elena: ay, rodri,

es que fue horrible.

gracias a dios que apareciste,

mi amor.

[llora]

pero ¿cómo sabías

que estaba yo ahí?

rodrigo: tu mamá me dijo

que habías ido al antro ese

y, pues, me preocupé.

decidí ir a allá

para ver si todo estaba bien,

y ya ves...

te encontré justo a tiempo, ya.

elena: ay, rodri, tú eres

como mi angelito de la guarda.

te amo con todo mi corazón,

no sé qué haría sin ti.

[llora]

verónica: así que fuiste a cenar

con roger.

mónica: sí, mamá, perdóname,

te lo juro que yo no lo busqué,

él se presentó en la academia

y--

verónica: ¿y qué pasó?

le dijiste que ya no ibas

a seguir con él.

mónica: sí, mamá...

terminé con roger para siempre.

verónica: [exhala]

ay, mi vida,

ya sé cómo te sientes, pero era

lo que tenías que hacer,

terminar con roger

como habías quedado con tu papá.

mónica: es que si vieras

lo horrible que sentí

cuando roger me dijo

que estaba consiguiendo

un trabajo doble

para casarse conmigo.

¿sabes? estuve a punto de irme

con él y olvidarme de todo,

de la actuación y de todo.

verónica: ¿y, entonces,

qué pasó, mi amor?

¿qué--qué--qué le dijiste?

mónica: no acepté, porque me

puso entre la espada y la pared.

se enojó, me gritó que si no

me iba con él, me olvidaba de él

para siempre.

¿te das cuenta?

su actitud resultó peor

que la de mi papá.

¿qué voy a hacer, mamá?

[solloza]

verónica: seguir adelante, hija.

la vida sigue,

y las cosas pasan por algo.

¡ay! ya se te va a pasar,

vas a ver.

mónica: no, mamá...

jamás voy a poder olvidarme

de estos momentos.

¡soy la persona más desdichada

del mundo!

[llora]

verónica: [piensa] no cabe duda,

con esta decisión,

mónica está demostrando

que realmente quiere ser actriz.

[ladridos]

rodrigo: entonces,

el desgraciado ese de el diablo

se quiso aprovechar de ti,

y tu papá no hizo nada.

elena: pues, es triste decirlo,

pero así fue.

héctor: no puedo entender

cómo un padre puede hacer eso.

elena: pues, es que mi papá

no, la ver--

¡ay, mi papá!

rodrigo: ya sé que no soy nadie

para meterme, pero yo le voy

a cantar las verdades a su papá.

héctor: tú no vas

a ninguna parte, ven, métete.

no hagas ruido, rodrigo.

tú también quédate aquí.

pepe: esa elenita me las paga.

[jadea]

elena: déjenme ir con mi mamá,

de seguro mi papá

se va a desquitar con ella--

rodrigo: no, no, no, tú quédate

aquí, mejor voy yo--

héctor: no, ninguno de los dos,

quédense aquí, yo me encargo.

elena: ay.

[llora]

[puerta se cierra]

[puerta se abre]

pepe: ¡elena, elena!

¿dónde está esa malagradecida

de elena?

esther: elena no ha regresado,

¿dónde está? tú te la llevaste,

¿dónde está mi hija?

pepe: tu estúpida hija

echó todo a perder.

se atrevió a amenazar

a el diablo.

esther: dios, pero ¿qué le hizo

ese infeliz a mi hija

para que ella la amenazara?

mira, te juro que si ese hombre

se atrevió a tocar a mi hija,

¡yo lo mato!

dime, que por mi hija

soy capaz de todo,

dime, ¿qué le hizo?

¿qué le hizo?

pepe: cálmate, vieja, ¿eh?

esther: [llora]

dime que mi hija está bien.

pepe: bájale, bájale,

por favor, bájale, ¿eh?

que vas--vas a despertar

a todo el vecindario.

esther: dime que mi hija

está bien.

pepe: no, el diablo no le hizo

nada, nomás le iba a dar chamba.

esther: dios mío...

¿cómo no?

si es un tipejo de lo peor.

pepe: pues, aunque lo dudes,

así fue.

pero, claro, la loca de tu hija,

como siempre,

pensando mal de la gente.

ve tú a saber qué ideas

se le metieron en la cabeza.

amenazó a el diablo y se largó.

esther: ay, bendito sea dios

que ese hombre no le hizo nada

a mi niña.

dios mío...

pepe: elena...

esther: ¿dónde está?

pepe: elena es una tonta...

echó a perder todo

con el diablo...

y, ahora, él me va a cobrar

la lana que le debo

a los chinos, y todo por ella.

esther: mi hija no tiene

por qué pagar tus deudas

con el tipejo ese--

pepe: ¡tú no te metas!

esther: ¡claro que me meto!

pepe: nada más,

¡cruza esa puerta

y, luego, paga!

esther: pues, ojalá que se vaya

a dormir con su amiga laura,

¡y no regrese a dormir!

pepe: soy hombre muerto...

estoy muerto...

muerto.

[jadea]

¿y, ahora, usted qué?

héctor: ¿no tiene una tacita

de azúcar que me preste?

pepe: ¡no!

héctor: [jadea]

alfredo: voy a llevarla

a la capital a leonor,

allá en cardiología

pueden hacer algo.

>> alfredo, cálmate,

entiendo que se trate

de tu esposa,

pero tú como médico que eres,

sabes bien que antes

de transportarla

fuera de la ciudad,

hay que valorar el riesgo

que implica el traslado

hasta allá.

alfredo: lo sé, lo sé,

pero si se repite el infarto,

no vamos a poder salvarla aquí,

tengo que llevarla a la capital.

isabel: [llora]

leonor: hija linda...

isabel: no, tú no hables,

mamita, no te agotes, ¿sí?

tú tienes que estar tranquila

para que te pongas bien, ¿sí?

leonor: [jadea]

isabel: ay, mami, por favor,

alíviate, no me vayas a dejar,

mami, te lo ruego,

yo te necesito,

te necesito mucho, ma.

leonor: jamás te voy a dejar,

isabel...

no importa dónde esté,

siempre estaré contigo.

siempre.

esther: ¡qué ganas

de enterrártelo, pepe!

pero no vale la pena...

tú no vales la pena, pepe.

cómo fui a enamorarme de ti.

rodrigo: pobre elena...

ay, papá, no sé qué voy a hacer,

pues, no puedo terminar con ella

justo ahora,

ella está sufriendo cañón.

así como para decirle

que no la amo...

si cuando la veo así,

tan indefensa...

siento que sí la quiero.

héctor: ten cuidado, hijo,

no confundas el amor

con la lástima, porque ya

te dije que te vas a hacer

mucho daño y, de paso,

le vas a hacer daño a elenita.

rodrigo: pues, es que necesito

amar a elena, papá.

héctor: ¿necesitas?

rodrigo: papá, pues,

¿qué hace uno cuando se enamora

de un imposible?

[ruidos]

diablo: [exhala]

[ruidos]

ah, ¿regresaste? ¿qué quieres?

¡no, no, no, por favor!

[solloza]

[tose]

Cargando Playlist...