null: nullpx
Cargando Video...

Muchachitas Como Tú Capítulo 54

1 Ago 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

todas: ♪ a la adversidad

hay que enfrentarla

la felicidad

hay ganarla

para triunfar saber ser fuerte

es lo fundamental

junta el valor para alcanzar

a esos sueños que se ven lejanos

pero creeme que esto muy pronto

se hará realidad

hay tantas cosas por delante

ten cuidado que no fallen

si el camino se hace duro

tú le ganas seguro

vuelen alto muchachitas

las estrellas van a alcanzar

talentosas muchachitas

lo que quieran lo podran lograr

todo lo que quieran

lo podran

lo lograrán

lo lograrán

las estrellas van a alcanzar

todo lo que quieran lograrán

lo que quieran lo podrán lograr

lo que quieran lograrán ♪

policía: huele a alcohol,

señorita.

isabel: no es cierto.

no-- bueno, la verdad,

ya neta, neta, igual y me tomé

una copa, dos, pero ya.

se lo juro.

policía: además, no trae

su cinturón de seguridad puesto,

señorita.

isabel: me lo iba a poner

ahoritita. mire,

mire como--

pu, listo, pu.

policía: pues, va a tener

que acompañarme a la delegación.

isabel: ¿cómo?

policía: [asiente]

isabel: ¿a--a la delegación?

policía: así es.

isabel: ah, poli, por favor,

por favor, deme chance.

mire, es que saqué el auto

sin permiso.

mi papá no sabe,

me va a regañar muchísimo.

mire, le prometo que--que ya

me voy derechito a mi casa, ¿sí?

se lo juro.

me voy bien despacito,

pero, por favor, no me lleve.

se lo ruego. poli, se lo ruego.

policía: lo siento, señorita,

pero tengo que llevarla

a la delegación.

isabel: no, por favor.

no.

verónica: ¿dices que mónica

ya sabe que pepe es su padre?

esther: no, eso todavía no,

pero fue a mi casa con elena

cuando pepe estaba ahí

y parece que se conocieron

por accidente.

verónica: ¿te lo dijo ella?

esther: me lo contó elena.

bueno, el caso es que quería

avisarte que tu hija está necia

en saber quién es su verdadero

padre y, si no se lo dices tú,

va a recurrir a pepe

para averiguarlo.

verónica: ¿a pepe? no, esther,

no, por favor, eso no.

esther: yo no puedo hacer nada

para evitarlo.

carmen: verónica,

a lo mejor es el momento,

para que mónica sepa de una vez

toda la verdad.

verónica: no, no.

por favor, por favor.

ella jamás debe saberlo.

esther: pues, yo ya no sé

que pensar.

elena me presiona mucho,

para que le cuente del pasado,

porque está ayudando a mónica

a buscar a su padre.

ninguna de las dos sospechan

siquiera que son

medias hermanas...

verónica: ay.

esther: ...y yo no sé si sea

bueno que lo sepan.

carmen: sí, es que no se puede

estar tapando el sol

con un dedo, caray.

de veras, las mentiras

tarde o temprano salen.

verónica: pues, prefiero morirme

antes de que mi hija sepa

que es hija de pepe olivares.

no, por favor, no.

esther: pues, haz lo que te dé

la gana, pero resuelve

este asunto ya,

porque si me sigue presionando

mi elenita, le voy a tener

que decir toda la verdad.

verónica: ah, esther.

esther: y ya lo sabes.

si no se lo dices en una semana

a tu hija, que papa es su papá,

yo le contaré todo a elenita.

carmen: ay, esthercita,

¡esthercita!

verónica: ay, carmen.

carmen: no sé.

verónica: ay, carmen.

rodrigo: tranquila, mi amor.

todo va a estar mucho mejor,

aparte yo desde mañana

le voy a dar muchísimo más duro

al taxi, ¿cómo ves? ¿eh?

¡cielo! cielo, yo nunca

le he tenido miedo al trabajo.

mi amor, tú y yo

vamos a salir juntos a adelante.

mónica: sí, mi amor.

rodrigo: te adoro.

mónica: yo a ti.

rodrigo: te amo, te adoro,

te amo.

mónica: hasta mañana, mi amor,

¿sí?

rodrigo: [asiente]

mónica: nos vemos mañana.

rodrigo: te amo, te amo.

alfredo: consígame, por favor,

los resultados de la señora

domínguez, la que está

en terapia intensiva.

enfermera: sí, doctor.

[celular]

alfredo: ¿bueno?

¿cómo que estás

en la delegación, hija?

¡¿qué pasó?!

isabel: ay, pa, me vas a matar,

pero, es que, tuve que salir a--

bueno, la verdad es que mónica

tuvo un problema y--y--y

yo ahora--pues--nada--

alfredo: sí. tomaste el auto

y saliste de la casa, ¿verdad?

isabel: [suspira]

sí.

alfredo: ¿dices que estás

en la octava delegación?

¿estás bien, hija?

isabel: sí, papá, estoy bien.

alfredo: ahora mismo voy por ti.

isabel: ah, me va a matar

mi papá, me va a matar.

¡y todo es por culpa de ustedes!

federico: tío, tómate otra

y, después, pudieras

irte a descansar,

tuviste un día muy pesado.

guillermo: federico, por favor,

tú no me falles.

federico: tío, por favor,

yo siempre voy a estar

a tu lado.

guillermo: es que estoy tan mal.

tengo todo y, sin embargo,

me siento tan solo.

para qué quiero todo eso

si no tengo a mi hija

y no sé si mi esposa

aún me ama.

federico: sí, de verdad,

para qué tienes todo esto.

guillermo: la vida se me hizo

añicos de la noche a la mañana.

federico: no, tío.

no se te hizo pedazos,

te la hicieron pedazos

mónica y verónica.

guillermo: aún no he comprobado

nada contra mi esposa.

déjame, por lo menos,

conservar esa esperanza,

federico.

dios quiera que no me esté

engañando.

federico: tío.

guillermo: verónica ha sido

y será siempre

la mujer de mi vida.

carmen: mira--mira, verónica,

ya viendo como están las cosas,

tienes que hablar con tu hija

y decirle quién es su padre.

verónica: no, no, no, no, no.

entiéndeme, por favor.

no, carmen.

primero me muero

antes que decirle a mi hija

esa verdad.

carmen: entonces, ¡¿prefieres

acostarte con ese mugroso

asqueroso antes de que tu hija

se entere?!

¡qué de todos modos

se va a enterar!

¡¿eh?! ¡¿prefieres eso?!

¡ya de todos modos no sabe

quién es su padre!

¡¿entonces?!

verónica: pero yo no se lo voy

a decir nunca, ¡nunca!

lo que tengo que hacer es matar

a pepe olivares.

[música]

alfredo: no puede ser, isabel.

vas de mal en peor.

¿qué es lo que pasa

por tu cabeza, hija?

¡explícamelo porque no logro

entenderlo!

isabel: ya te dije, papá.

lo siento, perdón.

alfredo: es que lo siento

no arregla nada, isabel.

sacaste el auto sin mi permiso,

te fuiste a emborrachar

con tus amigas

y, ¡para colmo,

manejaste borracha!

¡te pasaste un alto,

te detiene la policía!

y nada más sabes decir:

"lo siento, papito".

isabel: bueno, pues,

¿qué más quieres que te diga?

alfredo: mira, es muy duro

lo que voy a hacer contigo,

pero quiero que sepas

que lo tengo que hacer.

¡debo hacerlo

para que entiendas, hija!

isabel: ay, no, papá,

¿qué me vas a hacer?

alfredo: ya verás mañana.

cuando acabemos, te vas a cuidar

de no volver a manejar borracha

nunca, ¡te lo juro!

raúl: [chifla]

¡¿cómo va, jerónimo?!

jerónimo: ¡¿qué hubo, barrio?!

rolando: oye, raúl.

raúl: ¿qué onda?

rolando: te quiero pedir

un gran favor.

raúl: sí, lo que quieras,

barrio.

rolando: bueno, mira,

mantente al pendiente

de lo que hablen leticia

y sus amigas. [chista]

fíjate que margarita le dijo

a joaquín que leticia

anda tras federico.

pero, bueno, joaquín

no lo quiere creer, pero yo,

la verdad, tengo mis dudas.

raúl: o sea, "fasolasi",

¿me estás pidiendo

que--que espíe a leticia

y sus amigas?

rolando: sí, sí.

por el bien de joaquín.

raúl: [ríe] no te preocupes,

carnal, ¿y sabes qué?

yo me la rifo, yo me la rifo,

yo me la rifo, ¿eh?

rolando: bueno, tranquilo,

tranquilo.

raúl: sale, sale.

martha: ay.

federico: ¿y estás?

¿para qué son?

martha: para los dolores

de cabeza que tú me das,

¿para qué otra cosa

pudiera ser?

federico: parece que no te sentó

bien tu viaje a nueva york.

se supone que ibas a distraerte,

a visitar a tu amiga cookies.

por lo que veo,

no sirvió de nada.

martha: el viaje estuvo

excelente.

federico: mamá,

¿por qué tomas tanta medicina?

martha: es que ayer fui a casa

de margarita a la partida

de canasta de cada 15 días,

¡y constanza no estaba!

federico: ¿y?

martha: ¿cómo que "y"?

federico: mamá, ¿de--de--de

qué te sorprende?

mi futura suegrita es así.

de lo más informal.

martha: sí. el problema

es que margarita sí estaba

y muy-- ¿cómo decirlo?

federico: ¿mh?

martha: muy mal.

¡por tu culpa,

porque tú la desatiendes!

federico: [ríe] ay, mamá,

otra vez el mismo cuento

de siempre.

¿no te dijo?

nos vamos a casar en dos meses.

martha: ¿ya pusieron fecha

para la boda?

federico: sí, mamá,

así que ya puedes empezar

a molestar a constanza

con los preparativos de la boda

y todas esas cosas,

mientras yo hago lo que tengo

que hacer para instalar

a la nueva amante.

martha: ¿nueva amante?

federico: [ríe]

bueno, aún no es

mi amante oficial,

pero pronto,

pronto va a serlo.

leticia. ¡mh!

bombón.

leticia: ay, mi amor,

mil gracias por pasar por mí

en las mañanas.

joaquín: [ríe]

leticia: con el trafico que hay,

seguro te has de levantar

supertemprano para poder

llegar por mí, ¿verdad?

joaquín: pues, sí, pero también

hay que ver el premio que recibo

a cambio, ¿no? mira nomás.

leticia: [ríe]

joaquín: traerte todo

el trayecto conmigo, pues ya,

eso ya es mucho, ¿no?

leticia: joaquín,

nunca nadie me había movido

el tapete tanto como tú,

te amo.

mónica: buenos días.

elena: ¿qué "hubos", carnales?

joaquín: ¿qué onda? ¿cómo están?

elena: bien, gracias.

joaquín: ¿bien? bueno,

ya me voy porque tengo

que dar mi clase.

te adoro, princesa.

nos vemos al ratito.

mónica: bye.

leticia: bye.

mónica: vela, vela

como se le cae la baba

por joaquín.

leticia: no, ¡ya, tonta!

cállate.

elena: oyes, ¿y chabela?

¿no la vistes por ahí

en el camino, leti?

leticia: no, parece

que no ha llegado.

mónica: ¿por qué?

¿por qué, elena?

elena: es que tengo

un mal presentimiento.

[chista] anoche me habló

para ver si salía con ella.

mónica: ¿anoche?

¿anoche te habló para salir?

elena: sí.

>> me parece algo fuerte,

alfredo, es demasiado severo

hacer eso.

alfredo: es que tengo que darle

a isabel una lección

que no olvide jamás.

prefiero esto que te pido,

a que un día me llamen

avisándome de que mi hija

se mató o mató a alguien

por manejar en estado

de ebriedad.

tiene que dejar

el maldito alcohol. no sé cómo,

pero lo tiene que dejar.

>> sí, pero recuerda

la primera vez que entramos

a un anfiteatro.

alfredo: sí, todavía

no puedo olvidarlo,

pero--pero nos acostumbramos.

>> claro, pero porque estudiamos

medicina.

alfredo: isabel.

isabel: mh.

¿ya me vas a decir

para qué me trajiste

a este lugar?

>> tu papá quiere que veas

el cadáver de una persona

que murió anoche en un accidente

de auto por culpa del alcohol.

alfredo: se que es una impresión

muy fuerte ver un cadáver

destrozado,

pero estoy desesperado, hija,

no sé qué hacer.

espero que tomes conciencia

del peligro que corres

por beber demasiado

y, encima, majear.

no quiero que te pase nada,

no quiero perderte

como perdí a tu madre.

pásale.

isabel: [llora] ¡no!

no, papá.

[llora]

¡papá, ya entendí! ¡por favor!

¡ya vámonos! ¡ya!

¡ya entendí! ¡ya!

no lo vuelvo a hacer.

[música]

qué es todo lo que estás

firmando, porque, o si no,

te pueden hacer guarro.

mónica: ¿qué está pasando?

elena: ¿por qué hacen esa bola

o qué?

mónica: a ver, a ver, a ver.

¿qué es lo que están firmando?

>> estamos planeando

qué vamos a hacer,

para que no le quiten

el instituto a la maestra

carmen. tenemos un escrito,

¿lo firman?

mónica: obvio, obvio.

elena: sí, yo con mucho gusto.

>> chavos, chavas, necesitamos

que nos apoyen para evitar

que le quiten la escuela

a la maestra carmen.

todos: ¡sí!

>> ¡chavos, se aceptan

todas las sugerencias! ¡¿ok?!

>> pues, señoras y señores,

yo propongo ir a acampar

al zócalo como lo hacen

casi todos los políticos.

todos: [ovacionan]

mónica: hey, en serio,

no tienen la culpa

los automovilistas.

>> y dale con los taxistas.

claro que sí se puede.

juntos salvaremos la reputación

de este instituto.

porque este instituto es arte...

todos: [hablan]

carmen: te agradezco tanto

que hayas venido a verme.

¿sabes qué? me siento

más segura contigo cerca.

ricardo: mira, te voy

a acompañar a la escuela

de tu sobrino

y luego a tu instituto.

claudio: oye, ¿y dónde está

la patrulla?

¿podemos prender la sirena?

ricardo: temo desilusionarte,

claudio, pero yo soy detective

de la policía y los detectives

no usamos patrulla.

claudio: oh, pues, qué chafa.

carmen: qué es eso, mi amor.

checo: maestra carmelita.

carmen: sí.

checo: qué bueno que la veo.

carmen: ¿qué pasa, checo?

checo: ah, híjole,

me apena mucho decírselo,

pero, lo que pasa

es que, la asociación

de condóminos del edificio

no le dio permiso para usar

el garaje para la venta

que quería hacer de sus cosas.

carmen: ay, pero ¡cómo!

entonces, ¿no voy a poder hacer

aquí mi venta de garaje?

mónica: ay, no, no, no.

es que ya, ya se tardó muchísimo

isabel. ¿qué le habrá pasado?

elena: ay, no contesta

su celular.

mónica: ay.

elena: ay, san juditas,

que no haya tenido problemas

anoche, por favor.

mónica: ojalá, ojalá, ojalá.

raúl: oigan, qué buena onda

de los alumnos, ¿no creen?

rolando: mira, yo no quiero

sonar pesimista, pero ¿tú crees

que va a servir de algo?

eso es cuestión de impuestos,

nadie puede evadirlos.

joaquín: por desgracia, todo

esto no va a servir de nada.

margarita: ay, vaya tontería.

>> ay, quién se le ocurre

que va a funcionar una carta

para los señorones del fisco.

>> ¡ay, cállate, amargada!

>> como dijimos ayer,

lo mejor es que le quiten

el instituto a la tía de mónica

y lo compre tu papi. ¿no?

margarita: [ríe]

estaría padrísimo.

ay, ¿se imaginan

cómo correríamos a esas cuatro

de aquí?

[campanas]

[gritos]

[]

margarita: ¡sí!

>> fuera de aquí.

no van a volver a entrar nunca.

>> sí, porque ahora nosotras

somos las nuevas dueñas

del instituto.

todas: ¡no!

margarita: [ríe]

elena: ¿qué se traen esas locas?

¿eh?

mónica: no, pues, no sé.

elena: pero más les vale

que no se rían de nosotras,

porque les va a ir

como en feria.

mónica: mira, con tantos

problemas que tengo,

lo que menos me preocupa

son esas tres gatas.

o sea, por mí, que les pongan

veneno en sus jugos

y que se mueran retorciéndose

del dolor.

elena: ¡eh! ¡¿te imaginas

si eso pasa?!

margarita: ¡salud!

>> ¡salud! [ríe]

mónica y elena: [ríen]

margarita: bueno,

¿de qué se ríen esas idiotas?

¿qué les pasa?

carmen: checo, ¿estás seguro?

pero ¡¿qué daño les puedo hacer

a los demás con mi venta

de garaje?!

checo: pues, mire,

es que en este edificio

dicen que es un lugar elegante

y, pues, una venta de garaje

lo haría bajar de categoría.

carmen: guau, guau.

entonces, ¡nadie aquí

tiene problemas! la única

que tengo problemas soy yo.

checo: yo creo que sí, señora,

pero lo disimulan. ¿sabe?

le del 102 no es propietario,

solo renta el departamento

y ya debe cuatro meses.

carmen: uy, para que vea.

federico: cara.

cara. [ríe]

la suerte.

la suerte está a mi favor,

tolomeo.

¿sabes por qué? porque mónica

se enteró que guillermo

no es su padre

y la recién bastarda

se largó de su casa.

tolomeo: ¿y no la han buscado

tus tíos?

¿no le han pedido que vuelva?

federico: claro.

como unos buenos padres amorosos

que son, lo han intentado todo,

pero no han conseguido nada.

ella no quiere saber más

de mi tío.

el único obstáculo que me queda

para ser yo el único heredero

es mi tía verónica,

así que tú vas a tener que hacer

que yo pueda probarle a mi tío

que su esposa,

su esposa del alma,

le es infiel.

carmen: tú comprendes que este

instituto es mi vida

y lo que más deseo en la vida

es conservarlo.

ricardo: ojalá lo logres,

te lo deseo de todo corazón.

carmen: pues, sí, le voy a echar

muchas ganas y muchas gracias

por todo.

de verdad, muchas gracias.

ricardo: bueno, pues,

aquí te dejo

y me quedo a tus ordenes.

carmen: está bien,

muchas gracias. gracias.

¡otra vez usted aquí!

pero ¡¿qué no entiende

que no le voy a vender

mi instituto?! ¡no!

jiménez: maestra, por favor,

no se altere.

no soy yo, sino mi jefe

quien quiere hablar con usted.

carmen: ¡a mí no me interesa

hablar con su jefe!

ya me lo imagino,

debe ser un prepotente,

¡un sinvergüenza

que me quiere venir a robar

mi instituto! ¡¿verdad?!

¡no tengo absolutamente nada

que hablar con él! ¿me entiende?

¡nada!

bernardo: ¿por qué no me lo dice

usted misma,

maestra carmen márquez?

[música]

carmen: ¿usted--usted

es el jefe de este señor?

bernardo: sí,

yo soy el prepotente,

el sinvergüenza,

el que quiere no robarle, no,

sino comprarle su instituto.

dígame, maestra,

¿usted siempre juzga

a las personas, como me trató,

a mí antes de conocerlas?

carmen: lo que pasa, señor,

es que usted no sabe

lo que me a costado tener

este instituto

y este señor aparece siempre

en el momento menos indicado

y me dice que usted

lo quiere comprar.

¿qué quiere que haga? ¿eh?

¿qué quiere?

bernardo: que acepte comer

conmigo

para hablar del instituto.

verónica: ¿sabes algo de mónica?

guillermo: ayer fui a verla.

se ve bien,

está con su amiga natalia.

verónica: ¡¿y por qué no

me lo dijiste anoche?!

¡estaba muerta de la angustia!

guillermo: pensaba decírtelo,

pero anoche llegaste muy tarde.

¿acaso andabas con otro?

verónica: por favor, guillermo,

¿cómo puedes pensar eso?

guillermo: ¿y qué quieres

que piense si mi esposa,

a pesar de la tragedia

de que su hija se fue

de la casa, se largue

quién sabe a dónde

y llega hasta altas horas

de la noche?

verónica: pero no estaba

haciendo nada malo.

estaba en casa de carmen,

¡porque es la única que escucha

mis problemas!

guillermo: carmen, carmen,

siempre carmen.

mejor me voy a la oficina.

¡ah! y si necesitas algo,

se lo pides a tu amiguita

carmen.

[teléfono]

verónica: bueno.

pepe: ¿verónica?

soy yo, mi reina.

te llamo porque quiero verte

en una hora en la cafetería

del parque.

verónica: [llora] no, ¿qué?

federico: averigua todo respecto

a mi tía verónica, quiero poner

en práctica mi plan.

mi tío--mi tío

tiene que desilusionarse de ella

lo antes posible.

tolomeo: y si lo logramos,

seguro que don guillermo

te deja como su heredero único.

federico: qué brillante eres,

a veces me impresionas,

de verdad.

sí, eso es lo que espero

y, después,

será el momento de matarlo.

>> órale, carnal, ayúdame.

rodrigo: pues, sí, así.

ah y de plano regresé aquí

al taxi con ustedes, ¿cómo ven?

>> ¿y qué?

¿y eso por qué, hijo?

rodrigo: pues,

porque me corrieron.

>> ¡cómo que te corrieron,

rodríguez!

pero ¿por qué?

rodrigo: por amar a mónica.

rolando: bueno, chavos, ¡chavos!

muchas gracias a todos

por lo que están haciendo

por salvar al instituto,

pero ya es hora de ir a clases,

¡así que vamos!

todos: [hablan]

margarita: ay,

menos mal que la odiosa

de isabel no ha llegado,

porque, la verdad

es que, yo no estoy hoy

para aguantarla, ¿eh? nada.

elena: ¿qué ondas

con la chabelita, tú?

isabel: gracias por traerme, pa,

y perdón por ayer.

te juro, te juro que ya

no voy a tomar.

alfredo: ojalá, mi cielo,

quiero creerte.

recuerda que te quiero mucho

y, por favor, no me falles, ¿eh?

isabel: sí, papi. bye.

carmen: y dale con el instituto.

a ver, dígame para empezar,

¿cómo cree usted que voy a salir

a comer con una persona

que apenas conozco?

y que aparte no tiene el valor

de dar la cara

desde un principio,

sino manda siempre a ese señor.

bernardo: le ruego me perdone.

acepto que soy responsable

de la situación,

pero que--es que estuve de viaje

y, como el señor jiménez

es mi secretario particular,

pues, eh--

en fin,

de haber sabido que era

tan guapa, yo hubiera dejado

lo que estuviera haciendo

para--para venir a hablar

personalmente con usted

sobre el instituto.

carmen: y dale con el instituto.

dígame para empezar,

¿cómo sabe usted que yo tengo

problemas financieros

y que me van a quitar

el instituto? ¿eh?

dígamelo de una vez.

bernardo: eh, mh--

alfredo: ¿te está molestando

el señor, carmen?

[música]

joaquín: bueno, chavos, a ver,

tomen sus posiciones.

vamos a practicar la coreografía

de ayer, ándale.

margarita: ay, pero no, profe,

no se vale.

joaquín: ¿por qué no?

margarita: porque no ha llegado

isabel, ¿y a mí quién me va

a dar replica? ¡ah!

isabel: maestro, hola,

¿puedo pasar?

>> no.

>> ay, no, no se vale.

isabel: por favor, nada más

son dos minutos.

margarita: no, que no pase,

ya llegó tarde.

las reglas son las reglas, pro.

>> ay, ya, margara,

solo son dos minutos.

>> ¿qué onda? ¿te da miedo

competir con isabel?

joaquín: a ver, ya basta

de discusiones. tú, pásale.

isabel: gracias.

joaquín: se lo voy a reportar

a la dirección, ¿eh?

aunque sean dos minutos.

isabel: sí.

joaquín: ahora sí, posiciones.

>> ándenle.

joaquín: ¡posiciones!

>> posiciones, posiciones.

joaquín: cinco, seis,

siete, ocho. un, dos,

tres, cuatro, cinco, seis,

siete, ocho.

carmen: gracias, alfredo,

pero todo está bien,

todo está bien.

alfredo: de veras,

no tengas miedo de decirme,

si hay algo mal. aquí estoy

para lo que necesites, ¿mh?

carmen: gracias, pero, de veras,

no.

nada más estábamos hablando

del futuro del instituto.

alfredo: si necesitas algo,

llámame.

y ya sabes, carmen,

que tú no estás sola.

la maestra carmen, amigo,

no está sola.

carmen: muchas gracias, alfredo.

te lo agradezco mucho.

alfredo: con permiso.

carmen: gracias.

bernardo: ¿un amigo o su novio?

carmen: ¿qué le importa?

pero, ya ve usted,

hay gente que me quiere mucho,

así que espero que no tenga

usted malas intenciones

conmigo.

bernardo: dígame,

¿quién puede tener

malas intenciones

con una señora tan hermosa.

pero, claro, se ve que se puede

defender bien,

perfectamente solita.

carmen: mire, mejor vamos

a arreglar las cosas.

si gusta usted pasar

a mi oficina

y le repito nuevamente,

mi instituto no está en venta.

bernardo: eh--bueno,

no por el momento,

pero, eh--eh, le quiero comentar

que hacienda lo puede rematar

dentro de poco,

así que, ¿por qué no acepta

ir a comer conmigo y hablamos?

carmen: pase usted mejor

a mi oficina y ahí hablamos.

bernardo: es que--

carmen: ¿qué pasa?

¿ya se arrepintió?

¿o qué oculta?

bernardo: no, no, no, no.

carmen: dígame.

bernardo: no, no pasa nada,

nada. no, no, no, no.

es que no tengo tiempo ahora.

no puedo cancelar el compromiso

que ahora tengo.

carmen: ¿lo espera alguna mujer?

bernardo: carmen,

¿a usted le importaría eso?

carmen: no. ¡no!

¿por qué?

bernardo: no.

carmen: a mí que me importa

su vida privada.

bernardo: bueno, usted escoge

el lugar y la hora

para comer juntos.

yo llegaré puntual, ¿eh?

y así no va a tener sospechas

de que yo voy a hacer algo malo

con usted, ¿mh?

no pierde nada hablando conmigo.

el ir a comer,

no la obliga a nada.

carmen: está bien.

en el restaurant los olmos

de insurgentes a las 15:00.

bernardo: a las 15:00.

carmen: de todos modos,

iba ir a comer ahí.

bernardo: ah, bien.

allí la espero.

créame que le va a convenir

a usted.

con permiso.

carmen: pase.

¿no será que este hombre

está coludido

con vicente y con abel

para molarme?

[suspira]

bueno, por lo menos,

si es un delincuente,

pues, es un delincuente

muy guapo, ¿no crees?

¡ay!

¿qué te pasa? ay, carmen.

ay, es que hacía tanto tiempo

que no te sentías así, ¿verdad?

sí, sí es cierto.

estoy feliz.

¿de veras te sientes feliz?

claro, muy feliz.

joaquín: cinco, seis,

siete, ocho.

y un, dos,

tres, cuatro, cinco...

margarita: te equivocaste,

torpe.

joaquín: ...seis, siete, ocho.

un, dos, tres, cuatro,

cinco, seis, siete, ocho.

margarita: otra vez.

isabel: ¡ay, ya!

tú en lo tuyo, ¿sí, margara?

joaquín: a ver, chavas, chavas,

por favor.

isabel, ven, por favor.

todos: sh.

[silbidos]

joaquín: quiero hablar contigo.

¿qué te está pasando, isabel?

isabel: nada, maestro.

nada más, no sé,

anoche no pude dormir bien.

margarita: ay, parece que isabel

ya perdió sus habilidades,

¿o será que yo estoy

mejorando tanto?

joaquín: bueno, ya incorpórate,

vete.

a ver, chavos, ahora sí

échenle ganas

y ensayen la coreografía.

>> sí.

joaquín: y ahorita regreso.

yo ya sé que ya se la saben,

¿eh? y no voy a perdonar

ninguna fallita.

>> ok.

>> sí, maestro.

joaquín: sí, sí, sí, sí.

>> ey, chavos, chavos.

>> ¿qué pasa?

>> pero hay que hacerlo

como se debe, con música.

todos: [gritan]

[música]

[música]

natalia: ¿cómo que anoche

saliste con isabel?

jorge: pues, ella estaba

buscando diversión

y--y yo se la di. [ríe]

natalia: no seas mala onda,

jorge, acuérdate que tú

tienes un compromiso

y un compromiso serio.

ya deja de andar buscando

mujeres para salir.

jorge: ay, no pasó nada, nati,

te lo juro.

fuimos a tomar unas copas y ya.

no la llevé ni a mi departamento

ni nada se eso. si es

lo que estás pensando, ¿eh?

natalia: no te vale, ¿eh?

es que, de veras,

te pasas jorge.

bueno, ya me tengo que ir.

jorge: ¿que no entras hoy

más tarde?

natalia: sí, pero voy a pasar

al banco a pagar la luz.

jorge: te recomiendo que vayas

a la compañía de luz,

porque los bancos están ahora

cobrando una comisión, nati.

natalia: ay, es que la compañía

de luz está bien lejos.

ay, por cierto, jorge,

tú eres amigo del gerente

del restaurante,

¿tú crees que puedas

recomendar a mónica?

jorge: puedo decirle,

pero ¿sabrá trabajar tu amiga?

natalia: ay.

guillermo: estuve pensando

y creo que no es justo que haya

despedido a rodrigo

por lo de mónica.

llámalo para que regrese

a trabajar.

federico: tío, por favor,

mientras mónica tenga el apoyo

de rodrigo, ella no va

a regresar a tu casa

y e--el tipo ese,

el taxista, se portó

muy grosero contigo.

guillermo: puede ser, puede ser.

no sé qué hacer.

bueno, por el momento,

no lo llames.

federico, no sé que hacer

de mi vida.

¿ya mandaste a investigar

a verónica?

federico: no te preocupes, tío,

ya estoy en eso.

eh, pronto vamos a saber

si mi tía te es infiel.

fermín: ¡señora! ¡señora!

perdone, ¿a dónde va?

verónica: ¿qué haces aquí,

fermín? por favor,

ve a acompañar al señor

guillermo que está enfermo.

fermín: es que don guillermo

me dijo que la cuidara a usted,

señora.

verónica: no, y--yo estoy bien.

gracias, fermín. por favor,

ve con guillermo.

fermín: pero, señora--

verónica: fermín, gracias,

yo voy a estar bien.

fermín: yo podría llevarla

a donde va, señora,

y luego recogerla.

verónica: fermín, por favor...

guillermo te necesita,

vete ahora mismo con él.

fermín: está bien, señora.

carmen: entonces,

la clienta que fue,

sí quiere mi departamento.

bueno, tete,

me duele mucho desprenderme

de él, pero, pues, ni modo.

ahora sí que, como decía

mi abuelita: "los bienes son

para remediar los males".

sí, tetecita,

y te agradezco mucho, mi reina.

gracias. adiós.

siéntate, joaquín, por favor.

ay, ¿qué crees?

ya vendí mi departamento.

joaquín: [suspira]

carmen: ahora sí no sé

qué voy a hacer.

joaquín: ay, maestra,

me da tanta pena.

ojalá yo pudiera ayudar en algo.

no sé--

[suspira]

carmen: ya has hecho mucho.

fíjate que hoy en la mañana

vino el señor este que insiste

en comprar el instituto

y--y te quisiera pedir un favor.

que tú me acompañes

a hablar con él.

joaquín: pero usted dijo que no

se lo va a vender

y que va a tratar de salvarlo,

¿o no?

entonces, ¿para qué va a vender

el departamento?

carmen: pues, sí, sí, joaquín,

lo que me digas.

tienes razón, pero ¿sabes qué?

si acepté comer con este señor,

es porque lo--lo noto

muy sospechoso.

sí, no sé,

quiero saber si tiene

alguna relación con las muñecas,

con todo lo que me está pasando

o si conoce a vicente,

mi excuñado.

por eso, voy a salir con él,

pero me daría muchísimo miedo

ir con él sola.

joaquín: [chista] entonces,

¿ese tipo le dio mala espina?

carmen: pues, sí, un poco,

porque, mira, no sé,

he visto tantas películas

de esas donde te agarran,

te ahorcan, te violan

y te tiran por ahí

en la carretera...

joaquín: no maestra.

carmen: ...que, la verdad,

joaquín-- [chista]

y aparte, ¿qué crees, joaquín?

yo no sé.

fíjate que aparte--

vas a decir que estoy loca,

pero ¿qué crees?

no es feo el tipo, ¿eh?

joaquín: [ríe]

no, con usted no se puede,

maestra. a ver--

¿eh? ¿qué pasó?

[ríe]

bernardo: carmen márquez

es más guapa

de lo que me imaginaba.

¡ay!

y se nota que es de armas tomar.

es una mujer

que me gustaría domar.

jiménez: ¿y cree que vaya

a la comida?

porque podría dejarlo plantado.

bernardo: espero que vaya,

sino tendré que verla

en su oficina

y sabes que eso no me conviene.

tengo miedo de encontrarme

con él.

jiménez: en el último

de los casos yo lo puedo

distraer, para que no lo vea

a usted entrar al instituto,

señor.

bernardo: sí, jiménez.

si es necesario, haremos eso.

aunque lo ideal es verla

fuera de allí.

nadie, absolutamente nadie,

debe saber que yo soy el padre

de joaquín.

[música]

carmen: ♪ voy a mandar

hacer un amarre

para que solo pienses en mí

para que nadie de mí te aparte

para tenerte amarrado a mí

voy a mandar hacer un amarre

para que nunca te vayas más

para que nunca pienses en otra

y cada día me quieras más ♪

[música]

Cargando Playlist...