null: nullpx
Cargando Video...

Muchachitas Como Tú Capítulo 52

30 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

>> uh, uh, uh, uh.

>> ♪ a la adversidad

hay que enfrentarla

la felicidad hay ganarla

para triunfar saber ser fuerte

es lo fundamental ♪

todos: ♪ junta el valor

para alcanzar a esos sueños

que se ven lejanos

pero créeme que esto

muy pronto se hará realidad

hay tantas cosas por delante

ten cuidado que no fallen

si el camino se hace duro

tú le ganas seguro

vuelen alto

muchachitas

las estrellas van a alcanzar

talentosas muchachitas

lo que quieran lo podrán lograr

todo lo que quieran

lo podrán

lo lograrán

lo lograrán

las estrellas van a alcanzar

todo lo que quieran lograrán

lo que quieran

lo podrán lograr

lo que quieran

lograrán

uh, uh, uh, uh ♪

pepe: que no se te ocurra

dejarme mal delante

de tu familia, elenita.

elena: vamos a ver si mi mamá

está bien. vente, mónica.

pepe: ¿mónica?

¿tú te llamas mónica?

mónica: sí, señor.

¿por qué?

pepe: no me digas que tú eres

hija de la examiga de esther.

de verónica.

mónica: sí.

sí, soy su hija,

pero como si no lo fuera.

pepe: [piensa] esta es mi hija.

a ver, a ver.

¿cómo está eso de que

eres su hija...

pero como si no lo fueras?

elena: son cosas de mónica,

papá. y, pues, ya nos vamos.

tenemos que ver si no le hiciste

nada a mi mamá.

isabel: no, no. elena, espérate.

a ver.

disculpe, ¿usted dice que conoce

a mi tía verónica?

pepe: sí.

la conocí hace muchos años.

cuando era amiga de esther.

mónica: usted debe saber

con quién salía mi mamá

en aquel entonces.

no sé, ¿sabe quién era

su novio...?

>> con permiso.

carmen: pase.

lucy: amiga, yo

te leo luego, ¿sí?

carmen: bueno.

[suspira]

claudio: hoy va a venir

mi papá, ¿no, tía?

tía, tengo miedo.

carmen: no te preocupes,

mi amor.

aquí estoy contigo.

[timbre]

tú tranquilo, mi amor.

tranquilo.

aquí no te va a pasar nada.

acuérdate que aquí estoy yo.

[timbre]

vicente: buenas, buenas.

♪ ya vine por mi vástago ♪

digo, carmen, a menos que como

te dije me des

un poco de dinero.

carmen: ¿qué clase de hombre

eres, eh?

vicente: uno normal,

común y corriente.

y que además tiene derecho

a ver a su hijo.

así es que ya sabes.

además,

¿quién te garantiza que cuando

me lleve al chamaco a pasear

te lo voy a regresar?

pepe: ¿por qué quieres saber

con quién andaba tu mamá

hace años, mónica?

mónica: porque es muy importante

para mí.

pepe: mónica, mónica,

esos son asuntos privados

de cada quién.

¿por qué no le preguntas

a tu madre?

solo ella te puede decir

con quién andaba.

bueno, digo,

para que sea seguro.

mónica: no, entiéndame, ya,

ya me cansé de estarles

preguntando y no me dicen nada.

es que...

descubrí que no soy hija de,

de guillermo sánchez-zúñiga.

el señor que siempre pensé

que era mi padre.

pepe: vaya sorpresa

que te llevaste, mónica.

¿y no te quiere decir quién es

tu verdadero papá?

mónica: no, no, no quiere.

pepe: pues, la neta, mónica,

no sé qué decirte.

tu mamá tenía varios novios

en aquel entonces.

¿sabes qué, mónica?

nunca fue muy tranquila

que digamos.

elena: ay, ya basta, ¿sí, papá?

por favor, ya vámonos a la casa,

amiga, ¿sí? ya.

pepe: está bien, está bien.

de todos modos ya me iba.

porque tu madre ya no me quiere.

elena: vaya.

hasta que al fin abrió

los ojotes.

vámonos.

vénganse.

mónica: ay, elena.

yo quería preguntarle más cosas

a tu papá, no sé, al menos para,

para tener una pista.

elena: ¿no ves que no te quiere

decir nada?

ay, ya déjalo.

pepe: así que verónica

no me mintió.

esta muchacha ya sabe

que guillermo no es su padre.

pero no sabe que el papá soy yo.

y esto...

le va a costar mucho dinero

a verónica.

mucho.

claudio: yo no quiero irme

con mi papá.

carmen: mi amor.

acuérdate que es un requisito

que tenemos que cumplir

para que yo me pueda

quedar contigo.

claudio: no, tía,

no dejes que me vaya.

no quiero ir con él.

vicente: pero deja de chillar,

claudio.

pensé que eras hombrecito.

carmen: pues, es más hombre

que tú.

¡y no le hables en mi casa así!

vicente: oye, carmen,

ya te dijeron que no se trata

de que quieras,

sino que debes hacerlo.

¿mm?

hay una orden de un juez.

y todos, te guste o no,

tenemos que obedecerla.

¿mm?

carmen: la orden del juez

dice que tienes que regresar

al niño en la tarde.

vicente: verdad, ¿y?

carmen: ¿cómo que "y"?

vicente: sí.

carmen: me estás diciendo

que claudio igual no regresa.

¿que me estás amenazando o qué?

vicente: [ríe]

pues, puedes ir con el juez

y decirle que incumplí.

¿mm? que vine,

que me llevé al niño,

que no regresé

y a ver si me encuentran.

carmen: qué malo eres.

pero ¿sabes qué?

a ver cómo le haces para sacar

al niño de aquí.

vicente: ¿cómo le hago?

¿cómo le hago?

carmen: sí.

vicente: ¿me estás retando,

carmen?

esther: ¿acabaron las clases

antes?

elena: no, ma.

lo que pasa es que necesitamos

preguntarte algo.

esther: ay, no.

tú sigues con lo mismo, elena.

mónica: sí, sí, sí, por favor,

señora. no sea mala.

por favor, ayúdeme a saber

quién es mi verdadero papá.

esther: es que yo ya le dije

a elena que ese

no es asunto mío.

lo siento, mónica, pero mejor

deja las cosas como están, ¿eh?

yo voy al mercado

y se quedan en su casa,

elena, por favor.

elena: pero, mamá, ¿qué onda?

mónica: señora, por favor,

dígame.

esther: yo ya me voy.

elena: chale.

vicente: ¿entonces qué, carmen?

¿hacemos el trato, mm?

claudio: sí, tía,

hay que prepararle siempre

sus enchiladas y lo que te pida.

para que yo no tenga

que irme con él.

carmen: sí, hijo,

eso es lo que vamos a hacer.

pero no te preocupes, mi vida.

todo está bien.

vicente: sí.

todo va a estar bien

mientras cooperes, cuñadita.

créeme y lo sabes,

no te conviene tenerme

de enemigo.

soy de alta potencia.

¿mm?

guillermo: así que mónica está

en casa de su amiga natalia.

>> sí, señor, sánchez-zúñiga.

esa es su dirección

y su teléfono.

guillermo: gracias.

no sabe cómo se lo agradezco.

pase a la oficina de personal

por su cheque.

>> gracias.

señor, con permiso.

guillermo: propio.

godínez: detective, gracias.

>> gracias.

godínez: ¿y vas a ir a ver

a tu hija?

guillermo: sí, godínez.

seguro mónica ya está

más tranquila.

y vamos a poder hablar.

no voy a regresar a mi casa

sin ella.

margarita: ¿qué onda, eh?

parece que solo nombrar

a la odiosa de leticia

te pone de malas.

federico: pues, sí.

porque resulta...

que mi novia,

la mujer con la que me voy

a casar en dos meses,

tiene celos de una chava

que para mí es...

como dices ustedes: "x".

margarita: x.

¿x cuando es la que piensas

cuando vas a hacer el amor

conmigo como la otra vez?

federico: estaba borracho.

ay, chiquita.

yo te amo a ti.

a ti.

¿no me crees?

no me crees.

bueno.

entonces vamos a cancelar

la boda.

y ya.

margarita: ¿de verdad leticia

no significa nada para ti?

federico: claro que no.

no.

¿mm?

margarita: ¿en ese caso

me perdonas?

soy una tonta, mi amor.

federico: [piensa] ay,

margarita.

leticia va a ser mi amante

a como dé lugar.

[teléfono]

abel: oficina de abel

santa cruz.

eh, sí, don luis.

qué bueno que lo pasaron

conmigo, porque federico,

en efecto, no está

en su oficina.

por supuesto que le daré

su recado a federico.

sí.

sí, yo le digo que usted

sigue esperando la campaña

de publicidad.

eh, sí, señor.

[llaman a la puerta]

>> señor santa cruz.

abel: ¿sí, señorita?

>> don guillermo lo busca.

quiere hablar con usted.

abel: dígale que en un momento

voy.

>> sí, señor, con permiso.

abel: lo que me faltaba.

federico: ¿cómo va la boda?

¿bien?

margarita: [ríe]

mi amor, apenas estoy empezando.

pero mis papás quisieran

que fueras a la casa

a formalizar con ellos también

la fecha de la boda.

¿mm?

sobre todo mi papá,

es el que insistió mucho.

federico: voy a ver cuándo

tengo tiempo.

[piensa] porque antes

tengo que conseguir

la campaña publicitaria

para llevársela a luis.

guillermo: y en cuanto hayas

reunido toda la información,

quiero que me la hagas llegar.

rodrigo: sí, señor.

voy a trabajar en esto

de inmediato.

con permiso.

guillermo: por cierto, rodrigo.

muchas gracias por tu ayuda.

pero ya sé dónde está mónica.

un detective me dijo

que está viviendo en casa

de su amiga natalia.

¿cómo ves?

aunque tú no me digas nada

sobre ella,

yo de todos modos

lo voy a averiguar.

rodrigo: sí, señor.

con permiso.

guillermo: siéntate, abel.

abel: sí, sí, señor.

guillermo: quiero hablar contigo

sobre carmen márquez.

alicia: no le hagas mucho caso

al jefe.

está muy preocupado

por lo de mónica.

pero ya se le va a pasar.

él es muy buena persona.

rodrigo: ay, alicia.

lo que pasa es que tengo mucho

miedo de perder mi empleo.

alicia: ¿dices que te amenazó

con despedirte?

rodrigo: sí.

y lo entiendo, alicia.

pero aún así yo nunca

voy a traicionar a mónica.

la amo de verdad

y la voy a apoyar en todo.

en todo, alicia.

elena: te lo dije, moni.

mi mamá no te va a decir nada.

yo le hice mucho a la lucha

y no la pude convencer.

isabel: lo que yo no termino

de entender,

es cómo fue que mi tía verónica,

la maestra carmen y tu mamá

eran tan amigas.

leticia: a ver, es que no,

no te entiendo, isabel.

isabel: pues, mira, nada más

ponte a pensar en lo chiquito

que es el mundo.

ellas eran superamigas

mucho antes de que mónica

y elena nacieran, ¿no?

y ahora resulta que ellas

también son amigas.

y no sé, sin haberse conocido

antes ni nada.

leticia: pues, sí, qué chistoso,

¿no? qué raro.

mónica: bueno, pero

las coincidencias existen.

elena: bueno, a mí de todos

modos, no se me hace que en eso

de porqué se acabó la amistad

de ellas tres

hay gato encerrado.

pero, pues, mi mamá tampoco

quiere hablar de eso.

leticia: ay, moni, ¿qué misterio

habrá en tu nacimiento?

mónica: ay, eso es justo

lo que quiero averiguar.

oye, elena,

¿y tu papá vive aquí?

elena: ya no, por suerte.

y la neta no te recomiendo

que lo busques para que

te cuente de tu verdadero papá,

si es que sabe algo, porque,

pues, es bien mala onda.

créeme.

mi papá es golpeador

y desobligado.

isabel: ay.

elena: y ve tú a saber,

pues, en qué anda,

porque trae esa facha tan así

de señor "pipirisnais"

y toda la cosa.

mónica: ay, elena.

te lo juro que con tal de saber

quién es mi verdadero padre,

soy capaz de buscar

al mismísimo diablo.

guillermo: ¿entonces ya está

todo listo con mi declaración

personal de impuestos?

abel: sí, don guillermo.

guillermo: bueno, ahora sí,

hablemos de carmen márquez.

abel: ¿y qué quiere saber

sobre ella, señor?

guillermo: mi esposa me dijo

que tú cometiste un error

al presentar su declaración.

y que carmen tiene problemas.

abel: pues, no, señor,

las cosas no son así.

guillermo: ¿cómo son entonces,

abel?

abel: lo que pasa es que

carmen márquez no ha querido

pagar impuestos.

yo le he insistido

en que lo haga,

porque sé cuáles son

las consecuencias de todo esto.

pero la verdad,

puedo hablarle en confianza.

guillermo: por favor, adelante.

abel: la verdad es que

la maestra carmen

es bastante aprovechada.

y como usted de buena gente

me pidió que le preparara

su declaración de impuestos

a ella,

pensó que usted se los

iba a pagar.

y por eso no ha querido cubrir

lo que tiene pendiente

con hacienda.

guillermo: vaya.

¿cómo no me di cuenta

la mala compañía que era carmen

para mi esposa?

abel,

¿estás seguro

de lo que me dices?

abel: claro que sí, señor.

yo siempre le insistí

a la señora carmen que pagara,

pero no quiso.

me daba largas y más largas,

hasta que los de hacienda

ya no pudieron aguantarme más

y ahora quieren embargarle

la escuela.

guillermo: ¿tanto así?

abel: sí.

guillermo: ¿así que puede perder

la escuela?

¿qué hago, dios mío, qué hago?

abel: discúlpeme, don guillermo,

pero...

primero tiene que resolver

el problema con su hija.

vicente: qué sabrosas

enchiladas, caramba.

ahora después de esto,

un sabroso postrecito, ¿no?

o bueno, mejor no.

porque aunque no me creas,

soy un hombre muy ocupado,

muy trabajador,

pues, tú lo sabes.

carmen: sí,

se ve que eres muy trabajador.

más que nada trabajador

que no puedes comprobar

un ingreso al juez.

imagínate, qué trabajador eres.

vicente: ¿qué pasó?

¿qué pasó, qué pasó?

te aseguro que esos tiempos

de pobreza

van a terminar muy pronto.

bien sabes que estoy a punto de,

de poner mi propio cabaré, ¿no?

carmen: [ríe]

no me hagas reír.

vicente: no, pues,

ríete lo que quieras.

es verdad lo que te digo.

y en una de esas vas a trabajar

conmigo y para mí.

carmen: por favor.

estás enfermo, loco.

órale.

jálale.

ya me llenaste.

vicente: está bien, está bien.

no te sulfures, no te esponjes.

carmen: órale.

vicente: ya me voy, ya

me voy a trabajar.

hijito, nos vemos la próxima

visita.

venga a darme un besito

y un abrazo,

¿que no, mi vástago?

carmen: que loco estás.

claro, los besos se ganan.

vicente: ay, pues,

está bien, está bien.

por esta vez no va a haber beso,

cuñadita.

pero piénsalo, ¿mm?

si necesitas dinero

para pagar la hacienda, pues...

vas a poder trabajar

en mi cabaré.

carmen: jálale.

órale.

vicente: sí, sí.

carmen: vas para afuerita.

vicente: no me vayas a dar un

chilacayotazo, ¿eh?

carmen: ándale.

vicente: no, chiva--

carmen: ándale.

vicente: oh, ey,

voy con el juez, ¿eh?

carmen: ándale.

¡ándale!

¡infeliz!

isabel: ay, mónica, mira.

entiendo perfecto que quieras

conocer a tu padre biológico,

es obvio.

pero ponte a pensar

que él no te ha buscado

en todos estos años.

digo, por algo ha de ser, ¿no?

mónica: a ver, ¿y cómo lo sabes,

isabel?

a lo mejor, a lo mejor sí

me quiso buscar y mi mamá y--

ese señor guillermo

sánchez-zúñiga

me lo ocultaron a mí.

leticia: ay, ya, chicas, chicas,

ya.

¿es que nos vamos a pasar

toda la vida hablando

del papá de mónica?

pues, ya,

todas tenemos problemas.

elena: sí.

tu problema es que estás

engañando a joaquín, ¿no?

leticia: ay, bueno, elenita,

así como lo dices

suena horrible.

¿es que nadie entiende

lo pésimo que me siento

por lo que me pasa?

isabel: a ver, a ver

y cuéntanos.

¿qué te está pasando según tú?

leticia: miren, lo que pasa

es que, aunque no me crean,

amo a joaquín, lo adoro,

lo adoro con todo mi corazón.

él es maravilloso.

isabel: oye,

y a ver, cuéntanos.

¿de verdad, así,

se portaron muy mal?

[grito]

ambos: [ríen]

leticia: bueno, pues,

depende a qué llames "mal".

hicimos todo.

isabel: no.

[risas]

elena: [resuella]

lulú: ay, señora verónica--

ay, la busca alguien.

verónica: ¿quién?

lulú: no--no sé,

no me dijo su nombre.

pero es un hombre muy raro

y a mí me dio miedo.

pepe: ¿qué pasó, qué pasó,

qué pasó?

verónica: lulú.

lulú: sí, señora.

verónica: déjanos solos, por

favor.

lulú: sí--sí, señora.

verónica: ¿qué estás haciendo

en mi casa, maldito?

miserable, infeliz, desgraciado.

pepe: vengo a decirte, mi reina,

que acabo de conocer

a nuestra hija.

sí que es bonita mónica.

[música]

toribio: oiga, maestro joaquín.

¡maestro joaquín!

joaquín: ¿qué?

toribio: ¿que no se va a pasar

a retirar?

yo ya terminé de limpiar.

joaquín: eh, sí, toribio,

yo cierro. ya vete.

toribio: bueno, pues, órale.

nos vemos, ¿eh?

joaquín: gracias.

toribio: ¿qué pasó, maestro?

rolando: ¿qué hay?

toribio: pues, aquí no más.

rolando: ¿qué pasó, joaquín?

¿qué onda con leti?

joaquín: [suspira]

es maravillosa.

rolando: bueno, joaquín,

será maravillosa,

pero llévatela tranquilo.

porque las mujeres

son maravillosas,

pero al principio.

luego empiezan a sacar

los defectos y las garras.

joaquín: ya, ya, ya,

en buen plan, rolando.

no seas tan amargado.

oye, ¿por qué no te animas ya

y le llegas a isabel, eh?

ve a ver qué onda,

haz la prueba.

rolando: no me cambies de tema.

estábamos hablando de leticia,

no de isabel.

y, bueno...

hablando de isabel, no, juaco.

joaquín: a ver, ¿por qué no?

desde que te conozco,

nunca te vi tan interesado

por nadie como lo estás

por isabel.

rolando: pues, por lo mismo

no me atrevo.

si me llegara a decir que no,

no lo soportaría.

joaquín: es que eres un tonto,

rolando, de veras.

¿eh?

nada pierdes con intentar.

mírame a mí.

voy en lo mejor con leti.

y día a día me confirma

que es la mujer de mi vida.

¿y sabes qué?

algún día nos vamos a casar.

rolando: pobre de ti, juaco.

porque cuando uno se casa,

dicen que sale a la luz

cómo es realmente la mujer.

joaquín: ay, leti es divina,

ya te lo dije.

rolando: bueno, joaquín,

dicen que las mujeres casadas

cambian mucho.

joaquín: leti es como es.

rolando: [suspira]

bueno...

la verdad no creo que leti

vaya a ser una esposa tranquila.

me imagino que va a ser

dominante, ¿no?

aparte, pues, dicen que la

pasión se enfría muy pronto.

bueno.

el consejo de un amigo,

de tu gran amigo rolando,

es que no te cases,

pero allá tú.

joaquín: no.

todavía no.

pero algún día.

¿eh?

ah, y va a ser con leti.

rolando: sí, sarna con gusto

no pica.

joaquín: [ríe]

ay.

ambos: [ríen]

leticia: órale, chicarrones.

córrele, córrele, córrele.

sh, sh, sh.

joaquín: ya llegué.

leticia: a ver, ven,

ven, sirve de algo, ven.

a ver, ten, dale tú esto

al niño, porque de verdad

ya no aguanto oírlo llorar.

ándale, sirve de algo.

joaquín: sh, sh, sh.

[tararea]

leticia: me duele la cabeza.

hasta que llegas.

ya se te había hecho tarde,

¿qué, te aumentaron el sueldo

o no?

joaquín: no, mi amor.

leticia: ¿y qué hiciste todo el

día?

joaquín: trabaje y trabaje.

leticia: ¿trabajando de qué?

¿vendiste enciclopedias o no?

[bebé llora]

joaquín: hasta las patas

me duelen.

leticia: que las patas--

[bebé llora]

¡estoy harta, harta, harta,

harta!

[bebé llora]

joaquín: no, ya.

ya, ya, ya.

[bebé llora]

no, no, no, no, no.

esas cosas ya no pasan,

estamos en el siglo xxi,

por favor.

no.

yo no pienso casarme todavía.

maldito rolando.

¿por qué me mete cosas

en la cabeza?

leticia: pues, sí.

ay, la verdad,

joaquín es lo máximo.

isabel: ay. a ver, entonces,

¿cuál es el problema, leticia?

tú lo amas y él te ama a ti.

y la verdad, la verdad,

no es tan pobre, según como...

tú calificas a las personas.

¿entonces qué?

leticia: es que...

la verdad no sé si voy a ser

capaz de renunciar a todo

lo que me puede

ofrecer federico.

mónica: ay, ay, ay.

no inventes,

federico no te ha ofrecido nada.

o sea, ubícate,

solo bailaron en la fiesta.

de hecho, él sigue

con margarita, ¿eh?

isabel: sí, es más,

ya hasta se van a casar.

leticia: ¿qué?

¿están seguras de que federico

y margarita se van a casar?

mónica: sí.

[grita]

¡uh!

eh, eh, eh.

[ríe]

margarita: ey, ey, ey.

a ver, chavas, ya pélenme.

federico estuvo muy,

muy novio conmigo.

ahora seguro el idiota

sigue pensando en leticia,

¡aunque no me lo diga!

lorena: ay, ya!

fue por ti al instituto

y luego te llevó por ahí, ¿no?

margarita: ay, sí.

pero seguro fue al instituto

para ver a leticia.

>> yo creo que tú alucinas,

maggie. de acuerdo,

de acuerdo, en la fiesta

de mónica bailaron,

coquetearon, pero hoy,

hoy cuando tú te fuiste

con federico,

leticia se fue con joaquín.

yo los vi, yo, yo los vi.

margarita: ya no sé si odio más

a leticia o isabel.

pero cómo me gustaría

acabar con las dos.

lorena: ay, ya, mira,

mejor preocúpate por leticia.

porque como quieras,

igual y le llegamos

al concurso de baile, ¿eh?

¿saben que a lo mejor leti

está en el instituto

de la maestra carmen?

margarita: ¿lo que estás

diciendo es en serio, lore?

lorena: claro que sí,

seguro que es en serio.

margarita: hay que decirle

a mi papá que compre

el instituto,

¡y así nos damos el lujo

de correr a esas cuatro!

todos: [gritan]

[ríen]

lorena: ¡vamos a festejar!

[ríe]

todos: ¡eh, eh, eh!

leticia: ¿en serio que federico

y la margosa se van a casar

pronto?

isabel: sí. ay,

y ella no se cansa de decírselo

a todo mundo

que se casa en dos meses.

leticia: pues, ¿saben una cosa?

si yo me lo propongo,

seguro le echo a perder su boda

a margarita.

y en una de esas hasta soy yo

la que se casa con federico.

elena: ay, leti,

de plano tú estás loca,

en tus sueños.

leticia: no son sueños, elenita.

yo sé perfectamente

que me traigo a federico, bueno,

aquí, embobado.

solamente es cosa

de que lo reconozca, claro.

isabel: a ver. a ver,

a ver, a ver, ¿nos estás

diciendo que te vas a decidir

por federico y no por joaquín?

leticia: me choca.

¿por qué no se pueden tener

dos hombres a la vez?

federico: así que tú le dijiste

a mi tío que,

que le avisaste

a carmen márquez

que pagara sus impuestos.

abel: pues, sí.

federico: ay, abelito.

levántate.

felicidades.

muy bien, muy bien, abelito.

y te creyó.

abel: sí.

pero se quedó un poco pensativo,

creo que siente feo

de no ayudarla por ser

tan amiga de su esposa.

federico: mm.

ahora tenemos que inventar algo

para que mi tío no la ayude.

porque lo que a mí me conviene

es que la maestrita

necesite dinero

para que acepte trabajar

en un mi cabaré.

a propósito,

¿cómo va eso?

abel: ya le di todos los papeles

a vicente, él se está encargando

de todo.

federico: estupendo, abelito.

estupendo.

imagínate,

la gran carmen márquez

trabajando...

para mí.

pepe: [ríe]

esmeraldota.

verónica: vete ya.

va a llegar mi esposo

en cualquier momento.

pepe: ¿te importa tanto

que tu marido sepa que tú y yo

nos vemos, preciosa?

verónica: no me hables así,

no soy preciosa.

lárgate ya, por favor.

ya nos arruinaste la vida,

¡por favor, déjanos!

guillermo está muy enfermo

del corazón.

pepe: así que si se entera

de lo nuestro,

¿puede morirse?

¿eso quiere decir que te

convertirías en su heredera,

no es cierto?

verónica: ¡no!

ningún "lo nuestro".

no hay nada entre tú y yo,

así que, por favor, vete,

¡ya lárgate! ¡lárgate ya!

[jadea]

pepe: si no quieres que

tu guillermo sepa que aparecí

en sus vidas otra vez

o si no quieres que mónica

sepa que yo soy su padre,

vas a tener que acostarte

conmigo.

verónica: [gime]

pepe: porque sigues estando

rebuena, vero.

yo te avisaré dónde

y cuándo nos veremos.

será en un hotel del lujo.

que por cierto,

vas a pagar tú, princesa.

sí, mi reina,

vamos a recordar viejos tiempos.

y mientras,

consígueme lana, ¿eh?

porque estas joyitas

que me diste,

no me van a durar mucho.

bueno,

ahí nos vemos, ¿eh?

yo te aviso.

y estás rebuena, ¿eh?

[música]

federico: y lo peor que puede

pasar es que mónica

se reconcilie

con mi tío guillermo.

eso no lo puedes permitir,

federico.

seguro que mi tía verónica

va a hacer labor

para que así sea.

porque mi tía no es tonta.

porque le conviene que su hija

reciba la gran herencia.

abel: vas a tener que meter

cizaña muy discretamente.

federico: [asienta]

esa es una opción.

y la otra opción es deshacerme

completamente de mi tío

guillermo

de una buena vez.

verónica: pepe estuvo aquí.

quiere que nos veamos,

en un hotel.

¿te imaginas?

con los problemas

que ya tengo con guillermo.

carmen: es un enfermo infeliz.

pero tranquila.

que al ratito voy para allá,

verito, ¿eh?

y ya platicamos.

verónica: carmen,

con todo lo que me está pasando

no sé qué voy a hacer.

es que no puedo ir a ver a pepe.

sí, está bien, carmen,

nos vemos entonces.

guillermo: ¿de qué pepe

hablabas, eh?

¿de josé olivares?

¿qué sabes de él?

¡dime!

mónica: oye,

no se suponía que tú nos ibas

a contar qué onda con joaquín.

leticia: sí...

mónica: a ver.

¿sí, sí llegaron a todo?

leticia: sí.

[gritos]

mónica: ¿y fue, así lindo,

romántico?

leticia: ay, muchísimo.

pero bueno,

después del romanticismo,

pues...

no sé, pasó a la pasión.

[gritos]

uy, sí, sí, sí.

después, bueno, a la euforia.

ambos: [gritan]

isabel: fíjense que yo...

aunque sí llegué

lejecitos con alonso,

mi ex de la cruz.

no, nunca, nunca llegué a todo.

no sé, me da como...

como miedo.

leticia: ¿y tú, elenita?

elena: [carraspea]

eh, yo me reservo mi historia,

para que no haya problemas.

leticia: ah, ya, elena,

di la verdad.

estamos en confianza.

a ver, dinos.

¿rodrigo y tú lo hicieron

completito alguna vez?

guillermo: ¿qué sabes de ese

infeliz de pepe?

¿qué me estás ocultando?

verónica: nada--nada, nada,

te juro que no sé nada de él.

¿qué tienes, guillermo?

¿qué tienes?

guillermo, por favor, ¿qué te--

lulú,

¡lulú, trae agua, por favor!

¡fermín, llamen a alfredo!

guillermo: déjame,

¡no me toques! ¡déjame!

verónica: ay, dios mío.

carmen: tú estás abusada,

adelina, ¿eh?

a ti te lo encargo.

pégalos así donde se vean.

así, ¿eh?

adelina: sí, va a quedar bien.

carmen: bueno, bueno.

está bien.

ay, diosito querido.

muchas gracias por lo de hoy.

ya nada más me falta

lo del instituto y ya.

¿es mucho? ay.

[piensa] no sé cómo, pero tengo

que juntar el dinero

para pagarle a hacienda.

ay, diosito, me da pena,

pero ahorita sí échame la mano,

porque te necesito de verdad.

[música]

natalia: y, bueno,

¿cómo te fue hoy, jorge?

te tocaron buenas mesas, ¿no?

jorge: así es, mi querida,

natalia. me fue muy bien

con los clientes.

me dejaron muy buenas propinas,

¿eh?

ah, pero eso sí,

me lo gano con mis

buenos modales.

natalia: ah.

jorge: buena elección, señorita.

siéntese, por favor.

no se va a arrepentir.

la recomendación del chef

para el día de hoy es la comida

fusión tailandesa a la mexicana.

si no le gusta,

le devolvemos su dinero.

ambos: [ríen]

jorge: y, bueno,

todas esas cosas, sabes que,

que te dejan buena propina,

nati.

natalia: también a mí me fue

bien. fue un buen día.

oye, tenemos que hablar

de mónica y sus amigas.

jorge: ¿ahora qué hice?

natalia: no empieces a

coquetearles, jorge.

tú tienes un compromiso,

déjalas en paz.

jorge: ay, nati, no exageres.

¿qué daño les puedo hacer yo

a esas muchachitas?

solo busco un poco de diversión

y lo sabes.

para eso es uno joven, ¿no?

para divertirse.

[ríe]

isabel: ya, dejen de molestarme

con eso, ¿sí?

jorge no, no me gusta, hombre.

elena: ay, está hecho un mango.

leticia: ya te cachamos,

elenita, te gustó a ti.

todos: [gritan]

elena: pues, ¿a quién no?

si está como quiere

el condenado.

isabel: ay, bien.

puede ser que esté galancito,

pero, pero la belleza física

no es todo, ¿eh?

hay que fijarse

en el sentimiento y más.

mónica: ay, ay, ay.

bájale ya, ¿sí?

a ver.

rolando no es nada guapo,

estás de acuerdo.

pero es lindísimo por dentro

y tampoco le haces caso.

a ver, ¿qué es eso?

leticia: es que isa no alcanza

a ver el interior de rolando.

isabel: ya dejen de molestarme,

ya. ya.

¿saben qué?

ya vámonos que si llego después

de mi papá, bueno,

se me va a armar en grande,

vámonos.

elena: ¿que sigues castigada,

manta?

isabel: uy, sí, me choca.

pero ya, ya me harté,

ya no aguanto, se los juro.

si mañana mismo no me regresan

mi coche, no sé qué voy a hacer.

vele diciendo a tu amiga natalia

que si me hace un cachito

ahí en su casa.

mónica: ¿de verdad serías capaz

de irte de tu casa? no.

isabel: ay, pues, no.

la verdad no.

ay, moni.

me gustaría ser tan valiente

como tú.

si me peleara así de grueso

con mi papá no--no sé qué haría.

mónica: pues, yo tampoco sé

qué hacer, ¿eh?

ay, no saben.

esto está resultando ser

más difícil de lo que pensaba.

de verdad, no sé qué onda

con mi futuro.

leticia: bueno, pero, pues,

entre tus amistades

tienes amigos ricos, ¿no?

mónica: ay, no, no, no.

sí, sí, ¿y eso qué?

leticia: ay, pues, no te

compliques la vida, hazte novia

de alguno de ellos y ya.

mónica: ¿cuándo vas a captar

que amo rodrigo y ya?

rodrigo: y yo a ti, mi amor.

hola a todas.

claudio: ay, estoy muy cansado,

tengo mucha sed.

¿vamos por un refresco?

adelina: juega.

claudio: vamos.

doctor: lo siento,

pero no pueden ver

a la señora virginia.

>> traemos una orden

para interrogarla.

doctor: mire, no me opongo

a que la vean.

van a hablar con ella,

pero no ahora.

la señora está en una terapia

muy delicada,

así que si quieren hablar

con ella, tendrán que esperar

más o menos por una hora. ¿mm?

>> una hora.

doctor: [asienta]

>> muy bien.

regresamos mañana.

doctor: como ustedes quieran.

>> oiga, oiga, ¿y la, la señora

virginia sale alguna vez?

doctor: no, pues, claro que no,

por supuesto que no, señor.

¿cómo se le ocurre?

la señora virginia está mal

de sus facultades mentales.

no puede salir, por favor.

>> vamos.

con permiso.

doctor: [gruñe]

[timbre]

carmen: no...

¡no!

¡ya no, por favor, no más!

[música]

laura: ♪ voy a mandar hacer

un amarre

para que solo pienses en mí

para que nadie de mí te aparte

para tenerte amarrado a mí

voy a mandar hacer un amarre

para que nunca te vayas más

para que nunca pienses en otra

y cada día me quieras más ♪

[música]

Cargando Playlist...