null: nullpx
Cargando Video...

Muchachitas Como Tú Capítulo 38

10 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

[tema musical]

federico: lo que no quiero

es que carmen pueda servirle

a verónica cuando yo le quite

todo a mi tío.

verónica puede recurrir

a carmen para pagar un abogado

y pelearme el derecho

de la fortuna de mi tío.

por eso, tengo que ver la manera

de que carmen se quede

sin un quinto.

tolomeo: ¿tienes alguna idea?

federico: sí. abelito le está

haciendo una jugarreta a carmen

con sus impuestos. la maestra

va a perder su escuela.

quiero saber quién le está

pagando a abel para amolar

a carmen de esa manera.

joaquín: tres, cuatro, cinco,

seis, siete, ocho.

uno, dos, tres, cuatro,

cinco, seis, siete, ocho.

uno, dos, tres, cuatro,

cinco, seis, siete, ocho.

uno, dos, tres,

cuatro, cinco--

margarita: ya no aguanto más.

me voy a salir a averiguar

qué es lo que pasó.

gabriela: pues si quieres,

vamos las tres, pero dudo mucho

que lucy nos diga algo.

lorena: oye, magui, ¿y en verdad

le vas a decir a la maestra

carmen que ha sido muy injusta?

margarita: [ríe] obvio.

carmen: hola, alicia.

alicia: hola, señora carmen.

oiga, qué bueno que viene.

mire, aquí le dejó el licenciado

godines los papeles

que tiene que firmar.

carmen: ah, sí. muchas gracias,

lichita. no sabes qué feliz

estoy.

alicia: sí, me imagino,

pero su sobrino muy pronto

va a estar con usted.

carmen: sí.

alicia: oiga, maestra,

fíjese que vino alguien

a buscarla.

un tal gastón tibó. dijo que

era un empresario de teatro y

estaba muy interesado en usted.

carmen: no. no, alicia,

yo nunca voy a regresar

a la vida artística

y mucho menos al teatro. no.

vicente: ay, pollita, ¿a poco

te pone celosa que yo quiera

vengarme de carmen haciendo

la mía? si solo va a ser

una revanchita cuerpo a cuerpo.

martina: [ríe]

qué chistoso. se supone que

le tenemos que sacar dinero a tu

excuñada mediante el niño, ¿no?

eso es lo importante.

vicente: bueno, no pierdas

el ritmo, escucha. claro,

tienes razón, ese es el objetivo

principal, pero eso no quita

que me encantaría ver a carmen

bailando y actuando para mí,

¿no? ¿por qué no? ponerla

a trabajar para nosotros.

martina: oye, a ver. a ver,

mi cerebrito azucarado, ¿y

de veras crees que el tipo ese

con el que te entrevistaste,

federico "shampú", te ayude?

vicente: cantú, federico cantú,

pollita. yo lo vi muy interesado

en el negocio.

martina: pero es muy rico,

¿qué le puede importar tener

un antro de mala muerte, hombre?

¿cuánto puede ganar por esto?

vicente: no seas cabeza hueca,

no va a ser un cabaret

de mala muerte. a federico cantú

le gustan las cosas caras,

las cosas de lujo.

va a ser un antro de categoría,

y no voy a soltar al tipo

hasta que no sea mi socio.

otra.

[aplaude]

chula, ahí te va una parvada.

ande, usted.

julio: ¿te atreviste a decirle

a carmen márquez que no se veía

bien de traje sastre?

rubio: sí, que no me aguanto

las ganas y que se lo digo.

julio: ay, mano, la verdad

que no puedo creer

que a estar alturas de tu vida

andes haciendo locuras

de adolescente.

rubio: no, no, locuras de niño

dirás, porque los adolescentes

de ahora son otra cosa, julio,

pero en fin,

dime tú qué piensas

de lo que le pasa a carmelita.

esa persona que la persigue,

pues sea quien sea,

puede ser un psicópata, ¿no?

mira que aventarle una maceta

con intención de matarla,

y dentro de la maceta

una muñequita de brujería.

julio: hermano, la verdad no sé

qué decirte. ¿sabes qué? bien

puede ser alguien de su pasado.

o también, también podría ser

algún loco o loca que está

obsesionado por alguien que

fue famoso. fíjate que yo lo vi

en una película,

y a la cantante le mandaban

anónimos, pero, rubio,

¿tienes alguna pista?

rubio: no, no, por el momento

ninguna. la única persona de

la que sospecho está descartada

porque está en un hospital

psiquiátrico.

carmen: estoy segura que

virginia no puede ser la que

me está mandando los anónimos

ni tratando de matar, verónica.

verónica: pues quien sea que

te haya hecho todo eso tiene

que ser alguien muy cobarde

o que está desquiciado

completamente.

carmen: [resopla]

verónica: ay, carmen, es que,

¿cómo te puedes cuidar?

si no hay nada peor que tener

un enemigo que no te da la cara.

carmen: eso es lo peor,

¿me entiendes? por eso

es que estoy tan asustada,

y no nada más se trata de mí.

¿si esa persona,

sea quien sea,

le hace daño a claudio? dime.

francisco: ¿qué te pasa, hijita?

¿por qué no te pones feliz

con la noticia?

leticia: sí, estoy feliz, papi,

mucho.

francisco: pues no lo parece,

¿eh? que se me hace que no me

entendiste, ¡ya tengo el dinero

para la inscripción

de tu instituto!

¿no te da gusto?

leticia: sí, claro, papi, mucho.

padre, no sabes qué feliz

me siento. gracias, de veras,

muchas gracias.

francisco: pues con tal de darte

la noticia, me vine a comer a

la casa, pero tengo que regresar

a la oficina. créeme, mi amor,

no me importa trabajar

horas extras si te veo feliz.

tengo una sed horrible.

esperanza: dime qué te pasa,

leti. no me ocultes las cosas.

leticia: nada, mami.

nada, de veras.

esperanza: no entraste

al instituto, ¿verdad?

rolando: o sea, isabel,

si quieres, te llevo a tu casa,

y sirve de que te vas

familiarizando con la ciudad.

isabel: exactamente

eso es lo que quiero hacer.

rolando: bueno, pues vamos.

isabel: no. no, pero por mi

cuenta, rolando. es que tengo

que aprender a moverme sola

aquí, en la capital, algún día,

¿no? pero muchísimas gracias

de todos modos, qué lindo.

bueno, nos vemos. "bye, bye".

rolando: me besó.

me besó,

y este cachete jamás me lo lavo.

[ríe]

¡isabel me besó, joaquín!

¡me besó!

[ríe]

joaquín: ¿te besó?

rolando: sí. en la mejilla.

joaquín: ay, rolando.

rolando: ¿ves? esas son las

ventajas del amor platónico.

un pequeño beso en la mejilla

para mí se convierte

en un gran beso romántico.

me besó. me besó. me besó.

♪ me besó, me besó

me besó, besó ♪

¡tan, tan! ¿eh?

guillermo: me voy a ir a sentar

un momento.

mónica: sí, sí.

verónica: a ver.

mónica: y tú también siéntate,

por favor.

verónica: ¿yo por qué?

yo no estuve hospitalizada

como tu papá.

mónica: tranquila, tranquilos,

que les quiero dar

una muy buena noticia.

verónica: te escuchamos, hijita.

guillermo: somos todo oídos,

hija.

mónica: ok. entré a la escuela,

¡me aceptaron!

verónica: [grita]

guillermo: vaya que es una

excelente noticia, princesa.

verónica: ay, moni, recé tanto

porque pasaras ese examen

de admisión.

mónica: pues muchas, muchas

gracias a los dos por su apoyo.

guillermo: me encanta verte

feliz, mónica. ahora a echarle

muchas ganas, hija.

mónica: sí.

[música]

[música]

esperanza: mi amor, ahora que

estamos solas, dime qué te pasa.

dime la verdad, hija,

que no me mientas.

no entraste al instituto.

leticia: [resopla]

esperanza: no pasaste

el examen de admisión.

leticia: sí, ma, sí entré.

ya déjame en paz.

esperanza: hija, espero que esta

vez me estés diciendo la verdad,

porque ya no sé ni qué creer de

ti, y más te vale que de veras

vayas al dichoso instituto

y no sea todo un invento tuyo

para que tu padre te dé dinero.

leticia: ¿cómo puedes creer eso

de mí, mamá?

esperanza: tú me das motivos

para creer cosas así, leticia.

es más, para asegurarme de

que todo está bien, cuando vayas

a inscribirte al instituto,

yo voy a ir contigo.

elena: en buena onda

ya cuéntame, mamá. ¿qué es lo

que hay en tu pasado? ¿con qué

amiga te agarraste del chongo?

¿fue por culpa de mi papá?

esther: elena, eso pasó hace

mucho tiempo, ya no tiene caso

andarlo recordando. solo espero

no volver a ver a esa amiga

que me traicionó.

elena: ¿y cómo se llama

la fulana?

esther: verónica.

se llamaba verónica.

elena: ¿qué? ¿ya se murió?

esther: la verdad, no sé

ni me importa. no creo que

se haya muerto porque es como

de mi edad, pero para mí es como

si estuviera muerta y sepultada.

ella y la otra amiga, por mí,

que se vayan al diablo.

elena: ¿otra amiga? ¿qué otra?

esther: éramos un trío

de amigas.

elena: ¿y qué pasó con la otra

amiga, ma?

esther: ella llegó a ser

muy famosa, tanto actuando como

cantando, pero yo no quise saber

nada de ella porque se puso

de parte de verónica

y ni siquiera me escuchó.

las dos me traicionaron.

elena: ¿famosa cantante

y actriz?

dime de quién se trata, segurito

que la conozco. estoy segura que

sé quién es, ¿o qué? ¿yo no veo

telenovelas desde que soy

muy chavita?

esther: pues sí, mi amor, pero

no importa quién sea.

además, creo que se retiró

hace como 15 años.

no sé ni quién sabe qué habrá

sido de carmen.

elena: ¿carmen?

¿será carmen campuzano?

no, esa no es nadie.

¿carmen montejo? no,

pues ya está un poquito grande.

¿carmen salinas? no, todavía

actúa y hasta es productora.

entonces, ¿quién será?

mónica: ni modo,

pues ¿qué hacemos?

mi tía carmen está chapadísima

a la antigua y jamás,

jamás va a ceder

en cuestiones de principios

o reglamentos, pero una cosa sí

hay que reconocer, es muy justa.

isabel: sí, sí, cañón,

pero bueno, mira,

como nada más no estamos

funcionando para ayudar

a leticia--

mónica: [ríe]

isabel: mejor cambiemos

de tema, ¿sí?

mira, esto es lo que te quería

decir, moni.

mónica: ¿qué pasa?

isabel: dime algo,

¿ya regresaste con roger?

mónica: ¿qué? ay, para nada.

quedamos como amigos y ya.

isabel: sí, ya.

ya, ya me lo imaginaba.

mónica: ¿qué te imaginabas?

¿qué pasa? ya dime.

isabel: no, nada, nada. mira,

es súper importante que hoy

mismo tú y elena hablen

y aclaren todo eso que tienen

sobre rodrigo y los sentimientos

de amor y amistad y todo,

pero ya.

roger: es que te juro,

no entiendo.

simón: mira, roger, tienes

que darle aquí, donde dice:

"correo".

roger: ah, "correo"--

renata: ya me harté de estar

aquí, y no hemos hecho nada

para solucionar mi problema,

roger.

roger: luego me explicas

lo de los correos, ¿no, simón?

gracias.

simón: suerte, roger.

con permiso.

renata: propio.

roger: a ver, ¿no quedamos

en que no íbamos a hacer nada

porque federico es demasiado

peligroso?

¿o qué, ya se te olvidó?

renata: ¿dijimos eso?

roger: sí, sí, dijimos eso.

tú misma dijiste que ibas

a buscar el momento para

contentarte con él, ¿no?

pues entonces hazlo, ándale.

renata: ¿qué te pasa? ¿vas a

renunciar a mónica así como así?

vicente: ¿ya vio qué hermosa es,

mi pollita?

martina: bueno, ya, ya. a ver, a

ver, ¿y qué va a pasar cuando el

tipo ese cantú se entere de que

no va a haber ningún negocio

y que tú no piensas de verdad

poner ningún espectáculo

con carmen márquez? a ver,

mi piñoncito azucarado, dímelo.

vicente: ¿quién sabe, martina?

¿quién sabe? porque déjame

decirte que en una de esas sí

pongo el espectáculo con ella.

por el puro gusto de ver

a la infeliz de mi excuñada

trabajando para mí

y para poder humillarla

y sobajarla como se merece.

federico: presiento

que ese tipejo me va a servir

estupendamente.

¿qué averiguaste sobre él?

tolomeo: sé que vive

en un departamento rentado con

una mujer que se llama martina

o algo así.

federico: ¿sabes qué, tolomeo?

vamos a seguirle la corriente al

tipo a ver qué quiere realmente.

tolomeo: ¿te vas a arriesgar?

porque ya te quedó claro

que te está engañando.

federico: y eso no me gusta.

[resopla]

no sé por qué el nombre del

mequetrefe--el gato mequetrefe

me suena conocido.

¿dónde lo he oído?

¿dónde, dónde?

vicente reyes.

isabel: elena.

elena: ¿qué pasó, chavelita?

¿qué era la cosa urgente

que tenías que decirme?

porque yo entro en una hora

a chambear a locatel.

isabel: sí, mira--

ay, elena, por favor,

no me vayas a tomar a mal

esto que voy a hacer,

pero por favor, que quede claro

que lo hago por el bien

de nuestra amistad.

¡por la amistad de todas!

elena: ¿cómo pudiste hacer

esto? ¿cómo puedes pensar que

yo quería ver a esta traidora

después de todo lo que me hizo?

mónica: pues yo tampoco

te quería ver, yo tampoco quería

escucharte ni nada porque--

¡ay! eres una necia.

elena: ¿necia yo? para nada.

mónica: pues, ¿traidora yo?

para nada. si acepté venir,

es porque isabel tiene

toda la razón.

elena: ¿tiene razón en qué?

porque nomás está haciendo

un enredo peor del que teníamos

tú y yo.

mónica: tiene razón,

o tú y yo llegamos a un acuerdo

o al primer pleito que tengamos

en la escuela, mi tía carmen

se va a encargar de corrernos

para siempre.

[música]

[música]

mónica: buena onda, elena, ya.

isabel: sí, elena, porfa.

mira, siéntate, ¿sí?

mónica: elena, no te niegues

a hablar conmigo sobre rodrigo.

es por el bien de las dos

porque las dos queremos estar

en el instituto.

elena: pues por mí va a estar

en chino hacer las paces contigo

porque eso de ver que mi rodris

pasa por ti, te recoge

para irte a llevar a tu casa,

se besan los dos

enfrente de mis narices--

no, mónica, de plano

no lo soportaría.

ni que fuera el santo job

para tener tanta paciencia.

isabel: elena, porfa,

escucha a mónica.

elena: no sé para qué me hiciste

venir, isabel. yo de plano salgo

sobrando aquí.

isabel: no, no. mira, elena--

mónica: isabel, déjanos hablar

a nosotras, porfa.

isabel: sí, sí, claro,

como quieran.

mónica: no sé por qué elena,

no sé qué me pasa contigo, pero

a pesar de todo lo que me has

dicho y gritoneado, hay algo

dentro de mí que no puedo

explicarme ni a mí misma, pero

créeme, por favor, no quiero

hacerte daño. me siento muy mal

al ver que sufres.

elena: ¿estás hablando en serio,

mónica?

mónica: claro que sí,

pero supongo que no me vas

a creer, ¿verdad?

elena: te equivocas.

[suspira]

sí te creo.

mónica: ¿me crees?

elena: sí, porque a mí también

me pasa algo muy curioso, muy

parecido a lo que ti te pasa.

no sé por qué rayos,

pero no me gusta verte triste.

isabel: [piensa] sí, por favor.

ahora lo único que falta es que

leti pueda entrar al instituto.

esperanza: aquí dice

que la inscripción

en el instituto es mañana.

leticia: mamá, no importa lo que

digan esos cochinos papeles.

ya te dije que van a ser hasta

pasado mañana. ¿o qué?

¿ahora voy a ser una mentirosa

que te miente hasta en eso?

esperanza: pero ¿por qué van

a cambiar una fecha oficial

como esta? no entiendo.

leticia: ni tienes

por qué entenderlo, mamá--

esperanza: ¡leticia!

leticia: mira, lo que pasó en

el instituto es que la directora

no tuvo tiempo para tener los

resultados hoy y los va a tener

hasta mañana.

esperanza: pues se me hace muy

raro, fíjate. se supone que es

un instituto de prestigio

y debería cumplir

siempre con lo que dice,

y aquí dice que hoy daban

los resultados y mañana

empezaban las inscripciones.

leticia: ay, mamá,

tú no entiendes nada.

esperanza: lo que entiendo es

que o este instituto no es tan

bueno porque no cumple lo que

dice, o tú me estás mintiendo

otra vez diciéndome que sí

te quedaste sin que sea cierto.

leticia: ay, mamá, ya no me

estés diciendo mentirosa porque

me vas a acabar traumando.

esperanza: [resopla]

leticia: te repito que mañana

dan los resultados,

así que hasta mañana

voy a saber si me quedé

o no me quedé.

esperanza: está bien, leticia.

está bien, pero te advierto

que si entras,

pasado mañana vamos las dos

a ese instituto

para estar yo presente

cuando te inscribas.

mónica: sí, elena, te lo digo

sinceramente. me dolería

muchísimo perder tu amistad.

elena: pues a mí como que me

pasa lo mismo contigo, mónica.

creo que la amistad vale más

que el amor.

isabel: o que para llegar

al amor

tenemos que pasar

por la amistad.

mónica: pues creo que a rolando

le encantaría escuchar eso.

isabel: ay, qué horror--

[celular]

perdón, ahorita vengo.

bueno.

leti, ¿qué onda?

leticia: hola. lo que pasa

es que las extraño un buen.

¿qué están haciendo?

isabel: aquí, ya sabes,

reconciliando a mónica

con elena, ¿cómo ves?

leticia: pues qué padre, ¿no?

ojalá pudieras hacer algo por mí

también para que lograra entrar

al instituto.

isabel: sí, sí.

mira, tú no te preocupes,

mañana nos vemos en la escuela

y a ver qué inventamos, ¿ok?

leticia: sí. nos vemos mañana.

bye, un beso.

isabel: adiós, un beso.

[música]

[música]

elena: ¡híjole!

la vida a veces nos hace

malas pasadas.

mira que hacer que a las dos

nos guste el mismo chavo.

mónica: [suspira]

elena: [suspira]

si ustedes dos se quieren,

por mucho que me duela,

¿qué le voy a hacer?

voy a tener que aceptarlo.

mónica: ¿hablas en serio?

¿de verdad no te importaría

que rodrigo y yo estuviéramos--?

elena: claro que me importaría

y mucho, pero la neta,

no puedo hacer nada. así que

tú adelante en tu relación con

rodrigo, y a mí me tocó perder.

isabel: a ver, a ver,

¿estás hablando en serio?

elena, porque si es así,

después--

pues ya no te vas a poder echar

para atrás.

elena: sí, ya lo sé

y me doy cuenta de que esto

que estamos haciendo,

aunque nadie lo haya dicho,

es un pacto de amistad

incondicional.

mónica: sí, amigas para siempre,

y jamás, jamás, jamás hay

que pelearnos por nada, ¿ok?

mucho menos por un hombre.

elena: pues sí, porque

tú ya lo tienes, ¿verdad?

pero pues eso era lo que quería

decir, pero no me salieron

las cochinas palabras, jijo.

isabel: pues yo acepto el pacto.

mónica: y yo también.

elena: pues ya está,

amigas por siempre.

y esta va por leticia que

"seguritito" acepta el pacto.

isabel: hecho.

mónica: hecho.

elena: oigan, ¿saben que

mi mamá me contó que ella perdió

a sus dos mejores amigas

por culpa de un hombre?

esther: ¿qué habrán hecho

de sus vidas mis disque

grandes amigas? ¿habrá valido

la pena pelearme con ellas

por culpa de pepe?

[chasquea la lengua]

claro que sí valió la pena.

pepe ha cambiado un buen

y esta vez no me va a fallar.

isabel: soy mejor que tú,

margarita. bailo mejor que tú.

te voy a comer.

[ruge]

margarita: [grita]

maldita, hasta en los sueños

te metes, isabel. maldita.

[música]

[música]

federico: [solloza] ¿por qué,

mamá? ¿por qué me diste

una infancia tan miserable?

desgraciada,

me destruiste la vida.

¿yo no voy a comer pastel,

mamá?

martha: ya te dije que no,

mi amor. come tus lentejas.

federico: pero ¿por qué

yo no puedo comer pastel?

martha: porque estás

engordando mucho, mi amor,

y eso no es bueno.

federico: ¿por qué no es bueno?

martha: es que tu tío guillermo

puede pensar que ya te estás

recuperando de la enfermedad,

y entonces ya no voy a poder

sacarle más dinero.

federico: aunque sea

una rebanadita, mamá,

una probadita, "porfis".

se ve bien rico.

martha: ya te dije que no,

mi vida.

come tus lentejas

y deja de dar lata.

entiende que la única manera

de sacarle dinero a mi hermano

es por medio de ti.

mientras él te crea enfermo, nos

va a seguir dando ese dinerito

extra que tan bien nos ha caído.

federico: ¿y hasta cuándo

me voy a seguir haciendo

el enfermo, mamá?

martha: el tiempo que sea

necesario.

además, después de todo

lo que has estado fingiendo,

ya debes estar acostumbrado

a comer lentejas y frijoles,

así que ándale. agradece que

por lo menos tienes qué comer

y no protestes.

elena: ¡híjole! perdón, maestra.

discúlpeme, porfa,

pero es que se me hizo retarde.

carmen: mira, si no hubiera

tenido un asunto importante,

elenita, la junta en el salón de

actuación ya hubiera empezado,

y no hubieras entrado.

elena: perdón, maestra, pero

le juro que me vine de volón

pimpón, pero no pude llegar

antes.

carmen: ¿cómo de volón pimpón?

mira, hoy te juro,

es tu día de suerte, elenita.

hoy te voy a dejar entrar,

pero es la última vez.

mira, recuerda,

a los tres retardos cualquiera

queda afuera de la escuela,

¿correcto?

elena: neta, maestra,

lo que pasa es que

yo no quise llegar tarde,

sino simplemente que pues

ya vio, allá--[balbucea]

carmen: mira, neta, elenita, los

pretextos ya sabes para quién

son, ¿verdad? entonces no sirve

de nada, elenita.

el hecho es que estás llegando

tarde. yo no quiero, mira,

ya excusas "porque llego

atrasado, que porque mire

que se me ponchó la llanta",

no, elenita,

levántate temprano y así

siempre estarás aquí a tiempo.

elena: pero es que no se trata

de que me levante más temprano,

maestra, sino de que mi patrón

me deje salir un poco antes

del trabajo para estar aquí

a tiempo.

carmen: ¿cómo trabajo, elenita?

elena: pues sí, maestra, trabajo

en una panadería en la mañana,

que es cuando más gente hay,

y por las noches trabajo

en locatel, pero no se preocupe,

que ya veré cómo le hago para

no llegar tarde. se lo prometo.

porque, la neta, renunciar a esa

chamba, ahora sí que no puedo

porque entonces, aunque

no llegara tarde al instituto,

pues no podría pagarla.

de veras, maestra carmen,

en buen plan.

¿qué prefiere usted, que llegue

un poquito tarde o que

no le pague las mensualidades?

carmen: las dos, elenita,

las dos.

isabel: no, no tiene

nada que ver el que leti

no haya entrado al instituto

con el que no pueda tener

una relación con joaquín.

rolando: por favor,

no nos hagamos tontos.

leti le coqueteaba a joaco

para entrar al instituto.

mónica: ¿qué? ¿qué? no, no,

no inventes. claro que no.

joaquín y leticia se gustan

muchísimo.

raúl: vamos a ver, vamos a ver

si ahora que leticia no entró,

a ver si es cierto

que lo quiere mucho, ¿no?

elena: ¿o sea que ya no va

a poder entrar al instituto?

rolando: no, cuando la maestra

carmen toma una decisión

no hay quién la cambie.

mónica: ay, me choca.

pobre leti.

raúl: no, pobre de joaquín.

margarita: parece que no saben

que leticia "siempre sí" entró

al instituto.

lorena: pues vamos a molestarlo

con eso, ¿no? digo, el día

ha estado tan aburrido.

margarita: ya sé.

con alguien me tengo

que desquitar de la horrible

pesadilla que tuve

con la estúpida de isabel.

gabriela: pues ya vamos, ya, ya.

margarita: veo que el grupito de

nacas, hipócritas y disque niñas

fresas se quedan

sin una integrante.

lorena: menos mal que nos

libramos de alguien así, ¿no?

digo, lo ideal sería

que las cuatro

se hayan quedado fuera, pero--

gabriela: ay, lore, pero ¿cómo

crees? si una es sobrina de la

directora, y la otra es su mejor

amiga. en cuando a la güera

de rancho--

mónica: a ver, a ver, nada, ¿ok?

mi tía no hizo

ningún favoritismo,

si yo estoy aquí,

es por mi talento, ¿ok?

isabel: ajá, y yo también.

elena: ¿a quién le llamaste

"güera de rancho"? ¿eh?

margarita: a ti, tarada,

¿o eres sorda?

rolando: ya, ya, por favor,

ya basta.

elena: sí, detenme, porque no

sabes de lo que soy capaz porque

estoy como agua para chocolate.

margarita: pues yo estoy igual,

con ganas de desquitarme

con alguien. así que si quieres,

adelante, porque a ti

no te tengo miedo, ¿eh?

[gritos]

[aplausos]

>> ¡hombre! a esas chavas

nuevas las van a sacar

del instituto

y apenas están empezando.

>> órale, ahora sí

que se agarraron del chongo.

>> no, no, y deja que se entere

la maestra carmen.

rolando: dices algo, le dices

a la maestra carmen,

y te corro de la clase.

[gritos]

[música]

[música]

federico: atragántate con tus

mugrosas pastillas, a ver si así

te mueres, ándale. ¡trágatelas!

martha: eres--

eres un desgraciado.

solo me usaste para que

guillermo te dieras esas

acciones, y como ya no te sirvo

para nada, me haces a un lado.

[gime]

federico: no te hagas la víctima

que la víctima soy yo.

tú me usaste a mí desde

que era niño para que tu hermano

te diera dinero.

yo era tu pretexto para que

te diera dinero y tener una casa

y todo lo que necesitábamos.

¿sabes cómo me sentía

cuando apenas me dabas de comer

para que me viera demacrado

y darle lástima a mi tío?

¿y cuando me obligabas a

vestirme con ropa vieja y sucia

con ese mismo propósito?

¿te lo olvidaste, mamá?

martha: [gime]

federico: ¿y cuando

me obligabas a quedarme en la

cama para decirle a tu hermano

que yo estaba muy enfermo,

y así poderte comprar

tus malditas pastillas? ¿eh?

llegaste a inyectarme

agua destilada para que viera

que comprabas las inyecciones,

y así creyera que yo tenía

una enfermedad terrible.

[llora]

esas inyecciones dolían, mamá.

por lo menos hubieras aprendido

a inyectar.

¿ya se te olvidó?

porque a mí no.

estamos iguales.

tú me usaste,

y ahora yo te uso a ti.

te quiero mucho, mamá.

joaquín: nada que leti contesta.

me muero de ganas de decirle

que sí quedó en el instituto.

rolando: pero seguro está

en la depre total.

raúl: [ríe]

sí, aparte le encanta hacer

dramas, ¿eh, carnal?

rolando: oye, joaquín, lo que

está rarísimo es que no sepas

dónde vive.

joaquín: no, sí sé dónde vive.

bueno, en qué edificio elegante

de las lomas, pero no sé

en qué número de departamento.

además, como que no es onda ir

a tocar a su casa sin avisar,

¿no?

además, como son tan especiales

sus papás,

pues como que no checa, ¿no?

bueno, ni modo.

voy a seguir insistiendo.

raúl: si la tonta supiera

que es para decirle

que sí entró al instituto,

sí le contestaría.

rolando: claro, piensas igualito

que yo.

lo que pasa es que la tipa

lo está castigando,

y por eso no le contesta.

raúl: exactamente, carnal,

exactamente. además, te apuesto

que si le habla de un teléfono

público, sí le contesta.

rolando: claro, claro,

no lo dudo. es más,

mañana cuando se entere

por joaquín,

la convenenciera

es capaz de hacerle

el mejor caldo del mundo.

raúl: ah, sí.

carmen: mira, lo ideal es que

saliera alguna de esas tres para

que te quedaras tú, leticia.

leticia: no, eso no serviría

de nada, mónica,

porque ellas van en segundo.

carmen: ay, me chocan.

margarita: así que no entraste,

¿verdad?

lorena: lástima, leticia.

no eres digna de este instituto.

margarita: ni modo, su grupito

se está desintegrando.

[ríe]

mónica: ¡no me toques!

ya te dije, no le hagas caso

a la mariposita esa

y sus amigas, ya las conoces.

leticia: no, mónica. después de

todo, pues ellas tienen razón,

estoy fuera del instituto,

pero mira, te juro que voy a ser

lo que sea para entrar.

isabel: leti, pero es que,

¿qué tanto puedes hacer? digo.

leticia: pues no sé, me hincaré,

seré la sirvienta de la maestra

carmen, lo que sea,

no me importa.

margarita: ¿así que hasta en

sirvienta de la maestra carmen

te vas a convertir?

¿no les digo, amigas?

el grupo de mónica

es un grupo de nacas.

renata: así que fuiste a ver

a moniquita al instituto.

roger: y además fui

con la esperanza de encontrarme

al imbécil de rodrigo

y darle celos.

hasta flores le llevé,

pero pues nunca apareció.

renata: ¿y a qué le tiras?

si mónica no quiere saber nada

de ti.

roger: mira, quedamos como

amigos, ¿sí? y como amigos,

estoy cerca de mónica

y puedo hacerle mucho daño

a su relación con el rodris.

[ríe]

leticia: ya estoy harta de tus

mugrosas burlas, y si de todos

modos, no puedo entrar al

instituto, no me pueden correr.

así que por lo menos,

me iré con la satisfacción

de haberte puesto en tu lugar.

lorena: ya, ya, tranquila,

tranquila, que a ti sí te pueden

correr de la escuela.

margarita: [jadea]

leticia: sí,

esa es una excelente idea.

¿qué onda, isa? ¿cómo ves?

¿hago que corran a esta payasa

de una buena vez

para que te deje en paz

y ya no se meta más?

lorena: no vayas a caer

en su trampa.

joaquín: ¡leti! ¿qué crees?

ya estás dentro del instituto.

leticia: ¡no!

[gritos]

¿de verdad?

margarita: bueno, ya que estás

dentro del instituto, ahora sí,

ven a pelear, idiota.

total nos corren a las dos

de una vez, ¿no?

Cargando Playlist...