null: nullpx
Cargando Video...

Muchachitas Como Tú Capítulo 36

8 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

[música]

claudio: [solloza]

vanessa: todo va a estar bien.

carmen, por favor.

carmen: [solloza]

claudio: no.

no.

no, tía.

tía.

carmen: ay, ay, ay.

vanessa: claudio, vas a ver

que pronto vas a estar

de nuevo con tu tía.

¡claudio, claudio!

claudio: ¡no, déjenme,

me quiero regresar con mi tía!

¡déjenme, suéltenme!

¡suéltenme!

carmen: [solloza]

¿por qué, virgencita

de guadalupe?

¿por qué, madre mía?

¿qué hice para merecer esto?

¿es un castigo? ¿por qué?

[timbre]

>> ¿por qué le dijo

al niño que huyera?

carmen: ¿me está diciendo

que el niño huyó?

>> ya, deje de hacerse tonta.

usted fue la que instigó

al niño a huir.

pero no pudo lograrlo.

carmen: es usted un imbécil.

a mí no me va a faltar

el respeto, fíjese.

¿el niño está con ustedes?

>> sí, su plan de que escapara

no funcionó.

carmen: qué enfermo está usted.

¿cómo cree que le voy a decir

eso al niño en una ciudad

tan peligrosa?

¿que está usted enfermo

o qué tiene?

>> no lo sé, señora,

pero de acuerdo a los papeles

anónimos que llegaron

a la oficina de la casa hogar,

usted está calificada

como asesina.

carmen: yo solo fui víctima

de un desgraciado que quería

con la vida de un actor.

y me utilizó a mí... ¡a mí!

poniendo balas de verdad

a la pistola que usó

para una obra de teatro.

y eso está probado por

la justicia.

yo soy inocente.

>> yo no soy nadie para dudar

de su palabra, pero la seguridad

de los niños siempre

está primero.

y los papeles que nos mandaron

dicen que usted compró

a las autoridades para que

la declararan inocente.

carmen: dicen, dicen.

¿con qué iba yo a comprar

a alguien? ¿con qué?

esos papeles mienten.

¿usted cree que yo soy capaz

de hacerle daño a claudio?

>> yo no he dicho eso,

pero comprenda mi posición.

yo tengo que ver por los niños,

y bueno, es solo cosa de que

usted pruebe que esos papeles

son falsos y claudio podrá

regresar a vivir con usted.

carmen: claro que va a volver

a venir a vivir conmigo

otra vez.

de eso puede usted estar seguro,

¿sabe usted por qué?

porque soy inocente,

porque el niño nunca va a estar

en mejores manos que

en las mías.

ni aun en las de su padre,

¿me entiende usted o no?

vicente: bueno, pues este

"billullo" nos va a servir

por un rato.

martina: pero por muy poco rato,

mi codito azucarado.

yo necesito comprarme

muchas cosas.

vicente: martina, espera,

nos tenemos que ir con cuidado

porque hasta que no logremos

encontrar a carmen y sacarle

dinero, pues, nos tiene

que rendir esto.

y no, así es que presta.

martina: oye, pues estás viendo

lento.

si no te apuras, cuando quieras

pelearle a carmen a tu hijo

podría ser demasiado tarde.

digo, en caso de que lo tenga

ella.

vicente: no, no, no, no.

carmen tiene que tenerlo porque,

¿adónde más puede ir un niño

de nueve años?

martina: ve a darte la vuelta

al centro de la ciudad

y verás niños de nueve años

y menores solos en la calle,

durmiendo donde pueden

y comiendo lo que encuentran

o roban.

vicente: no, no, carmen

no sería capaz de dejar

a su sobrino en la calle.

martina: tal vez no, pero tiene

que saber que el niño se quedó

huérfano, y eso no lo sabemos.

vicente: ¿a qué te refieres?

¿cómo que si el niño pudiera

estar en una casa hogar

del gobierno?

no, eso sí no nos conviene

porque no habría a modo

de sacarle provecho al chamaco.

martina: mira, tú trata de

averiguar sobre carmen márquez

y yo voy a averiguar si tu hijo

está en alguna casa hogar

de la ciudad.

pero, mientras, me voy

de compras.

[ríe]

vicente: martina, hay que cuidar

el poco dinero que tenemos.

martina: mira, has que el idiota

de pepe robe más autopartes

para recuperar el dinero

que yo me voy a gastar.

elena: y yo que pensé, mamá,

que mónica realmente era

mi amiga, pero ya veo,

qué bruta fui que me equivoqué.

esa chava no sabe lo que es

la amistad.

se portaba buena onda conmigo

nomás porque estaba

tranquilizando su consciencia.

esther: ya, chiquitita--

pepe: ¿qué pasó, qué pasó,

qué pasó?

¿y por qué esas caras

de funeral?

¿quién se murió?

miren, anímense las dos.

¿harta lana, eh?

esther: ¿y ahora de dónde

sacaste tanto dinero, pepe?

julio: así que otra vez están

robando autopartes

en la narvarte.

ricardo: sí, y el jefe quiere

detener esto antes de que

empiece a crecer más.

julio: supongo que quieres

información, rubio.

ricardo: sí, échame la mano.

ya que tú tienes tantos

informantes en las calles,

averigua qué banda o personas

están desmantelando autos.

hay que atraparlas y encerrarlas

cuanto antes.

pepe: esta lana es

de la pizzería.

esther: pero ¿cómo va a ser

dinero de la pizzería? es mucho.

pepe: sí, sí, se los juro.

es más, se los rejuro.

este dinero es de mi chamba.

a mí, los clientes me pagan

según lo que yo le entregue

y, pues, yo tengo que llevar

el dinero. tengo que hacer

el corte de cuenta todos

los días.

lo que sucede es que hoy

lamentablemente no lo hice.

esther: ay, pepe, nos diste

un buen sustote.

la verdad yo pensé que andabas

en malos pasos otra vez.

pepe: me ofendes, vieja,

me ofendes, ¿qué pasó?

te prometí portarme bien

y lo voy a cumplir.

hasta ahora no lo he hecho.

¿ah, elenita? ¿no te he cumplido

portarme bien?

esther: ay, mi amor, menos mal.

pero no me gusta que traigas

ese dinero así nomás,

a lo tarugo.

¿para qué andas con tanto

dinero en una ciudad como esta?

imagínate si te roban,

¿con qué les sales allá

en la pizzería?

pepe: pues sí.

elena: a poco ganan tanto dinero

los de las pizzas.

digo, a poco juntan esa lanota

nomás con lo que cobra

un solo repartidor.

pepe: pues, sí, el dueño

debe ser muy rico, ¿no?

elena: ay, papá, espero que no

nos estés haciendo el cuento

a mi mamá y a mí.

porque mira que si nos estás

haciendo de chivo los tamales,

ahora sí que... ay.

pepe: a poco estás dudando

de tu padre, ¿eh?

elena: la mera neta, sí.

ya no confío en nadie.

si hasta el rodrigo me traicionó

de a tiro, imagínate si voy

a poder confiar en alguien.

rodrigo, el amor de mi vida,

me traicionó.

rodrigo: ay, ay.

ojalá que no se vaya a enojar

mucho la señora verónica.

mónica: rodrigo, a ver,

explícame por favor.

¿cómo que mi papá se salió

del hospital y que tú

lo ayudaste?

¿está bien, no le pasó nada?

dime.

rodrigo: tranquila, mi amor.

tu papá está bien.

acabo de estar con él

en este momento.

isabel: menos mal, menos mal.

pero es que qué ocurrencias.

o sea, ¿escaparse del hospital?

rodrigo: bueno, lo bueno es que

tu papá nos cachó y él

se encargó de todo.

isabel: no, no, ya me imagino

se debe haber pegado el grito

en el cielo.

es bien quisquilloso con sus

pacientes.

mónica: bueno, entonces no

me explico cómo se le ocurre

a mi tío dejarlo salir

del hospital.

alfredo: porque si no lo dejaba

venir, tarde o temprano el muy

necio se hubiera escapado.

por lo menos aquí lo tengo

controlado.

pero, créeme, está bastante

bien, tomando en cuenta

lo que le pasó, hija.

mónica: dime la verdad, tío,

¿puede tener una recaída?

alfredo: sí.

por eso hay que estar muy

en pendiente.

hija, ven un momento, quiero

que veas algo.

isabel: claro.

alfredo: con permiso.

rodrigo: adelante, doctor.

mónica: qué raro, ¿sabes tú

algo?

rodrigo: no, no sé.

el doctor alfredo estaba

hablando con fermín algo sobre

buscar unos departamentos.

mónica: ah, ya, ya, obvio, sí.

es que sí se van a quedar

en la ciudad, seguramente

quieren tener su propio espacio,

su departamento.

oye, no le dijiste a mi papá

que ya andamos, ¿verdad?

rodrigo: no, como te lo prometí,

pues no le dije nada.

pero yo creo que ya hay

que decírselo.

mónica: sí, sí, sí, pero es que,

¿no te da miedo perder

tu trabajo cuando se entere?

rodrigo: lo que me daría miedo

sería perderte a ti.

yo puedo conseguir otro trabajo,

pero jamás voy a conseguir

al alguien como tú.

te amo.

te amo, te amo.

esther: ¿y a poco tu amiga

te dio ese dinero nomás

por gusto?

elena: sí, ma, ella no es pobre

y no lo necesita.

esther: ay, elenita, pues,

con esto, mi amor, te vas

a poder ayudar en tus gastos.

elena: pues, sí, un buen.

pero no cabe duda que lo que

dicen es cierto, el dinero

no compra la felicidad.

esther: claro que no, mi hijita,

no la compra, pero cómo ayuda.

mira, digamos que el dinero

es así como el mantenimiento

de un coche.

elena: ¿el mantenimiento

de un coche?

esther: sí, mira, para mantener

en buen estado un coche

hay que pagar y para pagar

se necesita el dinero, ¿no?

elena: sí, pero ¿y?

esther: bueno, pues lo mismo

pasa con el amor, hijita.

para mantener en buen estado

el amor hay que darle

mantenimiento al nidito

de ese amor. o sea, al hogar.

o sea que hay que tener

alguna lanita para pagar

la renta, la luz, el mandado,

el gas.

elena: no, viéndole así, sí.

pero no es mi caso, el rodrigo

no me quiere, ¿y sabes?

ahora que tengo lana pa' pagar

la escuela, ya no sé si quiera

entrar.

la neta, ma, no quiero ver

a la traidora de mónica

todos los días.

y menos si rodrigo pasa

por ella.

esther: no, mi hijita, no,

tú vas a tener que hacer

de tripas corazón y hacerte

de la vista gorda.

tú no puedes renunciar

a tus sueños.

yo no voy a permitir que

renuncies a tus sueños

ni por rodrigo ni por mónica.

tienes que ser fuerte, tienes

que ser muy fuerte, mi amor.

y si es necesario que alguien

se salga de esa escuela,

será mónica, no tú.

mónica: oye, oye, oye.

¿sabes algo?

rodrigo: ¿qué?

mónica: te adoro.

pero ojalá y la cosas no se

compliquen y siempre podamos

estar juntos.

rodrigo: claro que siempre

vamos a estar juntos, mi amor.

¿para siempre?

mónica: para siempre.

ambos: [ríen]

mónica: pase lo que pase,

yo siempre, siempre te voy

a amar, ¿ok?

la vida puede cambiar, pero

mi amor por ti, jamás, nunca.

rodrigo: jamás, jamás, jamás.

mónica: te amo.

tía, ¿cómo estás?

¿y ese milagro que estás

aquí ahorita?

no sé, pensé que estarías

con claudio.

carmen: buenas tardes.

rodrigo: muy buenas tardes.

con permiso, tengo que ir

a la oficina.

bye, mónica.

mónica: bye.

rodrigo: permiso.

mónica: tía, ¿te pasa algo?

es que te veo rara, no sé.

carmen: sí, moni.

me quitaron a claudito.

mónica: ¿qué?

ay, no.

joaquín: sí, rolas, me duela

lo que me duela, tengo que

olvidarme de leticia.

ella lo único que quería

de mí es que yo la ayudara

a entrar al instituto.

además, ni que fuera la única

mujer bonita en el mundo.

bueno, y tampoco está bien

que un maestro ande

con una alumna y eso sin contar

de que seguro los papás

de leticia, que son millonarios,

no van a aceptarme como novio

de su hija.

además, tenemos gustos bien

diferentes.

no le gustan los tacos de buche

como a mí, ni los tacos

de sesos.

ella solo come al pastor.

rolando: sí, sí, bla, bla, bla.

por favor, joaquín, por mucho

que trates de convencerte

de que leticia ya no te importa,

claro que te importa.

no te hagas tonto.

a mí no me vas a engañar,

porque yo soy tu amigo.

joaquín: ¿qué, de plano se me

nota tanto?

rolando: no. claro.

joaquín: lo único que me

faltaba.

pues a ver cómo le hago,

pero de que me olvido de

leticia, me olvido de leticia.

faltaba más, no estoy estúpido

ni tonto, ¿o qué?

rolando: no, no, tonto no eres.

pero estás enamorado.

y para el caso es lo mismo.

>> a ver, mi amor, cuéntame

eso más despacio.

¿cómo que tienes un rollo

existencial y que no entiendes

lo que es la amistad?

¿de qué hablas, mi amor?

leticia: de nada, ma, olvídalo.

>> pero si estás a punto

de ponerte a llorar.

soy tu madre leti, puedes

confiar en mí.

cuéntame qué te pasa.

leticia: de veras, olvídalo, ma.

de todas formas, no hay nada

que se pueda hacer.

>> no entiendo nada.

pero siempre hay algo que

se puede hacer.

a ver, dime, ¿de qué se trata?

leticia: lo que pasa es que

una persona que yo creí

que era mi amigo, resultó

que al final no lo es.

>> ¿por qué?

leticia: se supone que

los amigos se ayudan entre sí

y él no me quiere ayudar.

isabel: no, pues está increíble

ya tener nuestro departamento,

papito, qué bueno.

digo, yo, la verdad, estoy aquí

muy a gusto con mis tíos,

con moni, pero sí y no,

no es lo mismo, no es nuestra

casa, ¿no?

alfredo: sabía que te iba

a dar gusto.

y sobre todo por el proyecto

aquel de--

carmen: y el tipo hasta me acusó

de haberle pedido a claudito

que se escapara.

pero esto no se va a quedar así.

mónica: no, no.

carmen: sobre todo, pienso

en el niño.

mónica: ay, pobrecita.

alfredo: ¿le pasó algo

a tu sobrino, carmen?

carmen: sí, me lo quitaron,

alfredo.

isabel: ¿qué?

no puede ser, pero ¿por qué?

mónica: porque ahora resulta

que tienen que checar si mi tía

es una buena persona, ¿verdad?

alfredo: muchachas, déjenme

hablar con carmen a solas.

a ver qué podemos hacer.

mientras, a ver si le platicas

a mónica sobre el departamento,

hija.

isabel: sí, vente, moni.

mónica: ahí te veo, tía.

carmen: sí, hijita.

mónica: gracias, tía.

alfredo: ahora sí, carmen,

dime qué pasó realmente.

carmen: alfredo, mi pasado

me atormenta.

alguien mandó unos papeles

anónimos para decir que yo

soy una asesina.

por eso me quitaron al niño.

alfredo: ¿papeles anónimos?

carmen: sí.

¿quién y por qué me quieren

hacer daño? no sé.

pero tengo pánico, alfredo.

tengo mucho miedo.

alfredo: tranquila, carmen,

tranquila.

ya verás que todo se va

a arreglar.

tranquila.

[música]

[música]

verónica: no puedo creer

que te hayas salido

del hospital, guillermo.

actúas como un niño chiquito.

¿todo un empresario?

guillermo: cariño, no te enojes.

me siento bien.

si algo realmente me reanima

es mi trabajo.

estoy justo terminando

la nueva campaña de publicidad.

verónica: ah, ¿sí?

pues al diablo con tu campaña

de publicidad y tu trabajo.

¿mónica y yo no te importamos?

guillermo: claro que me

importan.

verónica: ¿entonces?

cuídate, mi amor, no queremos

perderte.

guillermo: ven, siéntate.

lo siento, mi vida.

verónica: me muero si te pasa

algo, mi amor.

no sé vivir sin ti.

por favor, guillermo, cuídate.

guillermo: mi amor, te amo,

pero no te preocupes.

te prometo que solo termino

lo de la campaña de publicidad

y después voy a dejar todo

en manos de federico.

me voy a dedicar a ti

y a mónica.

verónica: ¿lo dices en serio?

guillermo: sí, mi amor, lo digo

totalmente en serio.

acabas de hacerme ver que

lo único importante para mí

son tú y mónica y voy

a dedicarme a ustedes.

voy a hablar con federico.

le hace falta algo

de experiencia, pero si no

lo dejo solo, ¿cuándo la va

a adquirir?

y lo principal es que es

un gran muchacho.

verónica: pues sí.

honrado y bueno y bendito dios

que contamos con federico.

federico: la idiota

de la secretaria de mi tío

se va a quedar hasta tarde

organizando archivos.

no vamos a poder robar

la información de la campaña

de publicidad para dársela

a luis.

abel: sigo pensando que

es muy arriesgado.

federico: más arriesgado

es que luis le dé a mi tío

las pruebas contundentes

de los fraudes que tú y yo

hemos hecho.

yo no sé por qué no se muere

de una vez mi tío.

abel: pues seguro que le va

a dar algo cuando se entere

que la competencia se robó

su campaña publicitaria.

federico: ojalá.

tengo que buscar la manera

de que me tío tenga

un sobresalto otra vez

y su corazón reviente

de una buena vez.

si tan solo el tarado de roger

huyera con mónica una sola vez,

una.

rolando: cálmate, misión

imposible.

ya te pegaste.

raúl: carnal.

hay que darle seriedad

a esto, carnal.

rolando: por eso digo, órale.

raúl: aquí está, aquí está.

sí, híjole. tanto drama

para nada, hijo.

félix greco le puso nueve

y la maestra carmen, ocho.

digo, no está nada mal.

por lo menos por baile

no va a reprobar.

rolando: sí, muy bien, hay que

avisarle ya a la pesada

de leticia.

¿sacaste el teléfono de leticia

del celular de joaquín?

raúl: pues clarines, clarines.

y la neta es que leticia

no se lo merece, ¿eh, carnal?

pero todo sea por el bien

de nuestro amigo joaquín.

rolando: sí, sí. oye, la verdad

el pobre no la va a poder

olvidar y se va a hundir gacho.

ya sabemos cómo es joaco.

mira, mejor que leticia sepa

que si no entra al instituto,

no es porque él la haya

descalificado.

que le quede claro que ella

sí pasó el examen de baile.

raúl: pues sí, carnal.

oye, ¿pasó tu materia,

la de canto?

rolando: por desgracia, sí,

canta bonito.

raúl: lástima, carnal.

pero ojalá y repruebe

por actuación.

rolando: bueno, ojalá.

raúl: ándale, pues.

[chista]

a ver.

apaga la luz, van a cacharnos.

rolando: bueno, tú tampoco.

ambos: [hablan a la vez]

raúl: ándale.

iturriaga: pancho.

francisco: ¿qué pasó?

iturriaga: te traje tu café

y tu sándwich, pero no hay

ni crema ni azúcar

en la máquina, hermano.

francisco: mira la hora que es

y es mi primer alimento del día.

por favor.

iturriaga: oye, ¿te puedo hacer

una pregunta?

pero si quieres me la contestas.

francisco: dime.

iturriaga: te conozco desde hace

cinco años.

y desde que llegué yo a esta

empresa, siempre eres el único

empleado que se queda a trabajar

hasta el último después

de la hora de salida.

¿tienes muchas deudas

o no te quieren en tu casa?

francisco: no, sí me quieren

y me quieren mucho.

el sacrificarme y estar tomando

un café sin leche y un sándwich

frío de la máquina, lo hago

porque mi gran ilusión

es que mi hija leticia, realice

su sueño de estudiar

en el instituto de actuación

para ser una gran estrella.

iturriaga: pero, pancho, ahí yo

veo dos niñas, ¿y la otra qué?

francisco: no, la otra está

en la secundaria, no tiene

ningún problema.

ella es feliz.

iturriaga: mira, pancho, yo

también hago horas extras porque

me quiero comprar un carrito

nuevo, pero tú te pasas,

mi hermano.

francisco: ¿por qué?

iturriaga: ¿la verdad? ya no

estás en edad de malpasarte así.

cuídate, pancho.

francisco: ni modo, iturriaga.

la vida es así, o lo tomas

o lo dejas.

y ahora déjame trabajar, ¿no?

iturriaga: uy.

francisco: oye, ¿no tenía café

caliente?

iturriaga: no.

silvia: ay, qué interesada

es débora, ¿verdad?

solamente está utilizando

al pobre de jorge luis.

>> sí, es una convenenciera.

mira que coquetearle solo para

que le dé el puesto de ejecutiva

en la empresa.

leticia: bueno, pues, ¿qué

querían que hiciera la pobrecita

de débora? se está muriendo

de hambre, no puede hacer

otra cosa, tiene que sobrevivir.

[celular]

leticia: ¿bueno?

rolando: no vayas a decir nada,

leticia, esto es para que

no le hagas rollos al pobre

de joaco.

mira, raúl y yo averiguamos

tu calificación en el examen

de baile, pero tú calladita,

¿eh, leticia?

se llega a enterar la maestra

carmen, nos corre a rulis

y a mí.

leticia: ¿y pasé?

rolando: mira, ¿sí me prometes

que no vas a decir nada?

leticia: ay, no, claro que no

voy a decir nada. ándale,

ya dime.

rolando: bueno, mira, félix

greco te puso nueve,

y la maestra carmen te puso

un ocho, o sea, en cuanto

a baile, pasaste.

leticia: ay, qué padre,

no lo puedo creer.

rolando: pasaste la prueba

de baile, pero que te quede

bien claro, leticia, que si no

entras, es por otra causa

y no por culpa de joaquín.

leticia: pasé, pasé, pasé

el examen de baile.

no lo puedo creer.

>> o sea que ya estás

en la escuela, hijita,

ya estás en la escuela.

leticia: pues no, ma, falta

todavía la calificación

de los otros exámenes, pero

estoy segura que sí me voy

a quedar porque ya pasé

el más difícil.

ambas: [gritan]

>> felicidades, mi amor.

[música]

[música]

mónica: ¿se puede saber ahora

qué quieres? ¿qué haces aquí?

entiéndelo, tú y yo no tenemos

nada de qué hablar.

ya terminamos, roger.

roger: sí, yo sé, pero

¿me puedes escuchar un segundo

nada más?

moni, hay muchas cosas que nunca

te dije y que siento por ti.

mónica: ¿no te parece que ya

es un poco tarde para eso?

roger: sí, pero yo creo que

nunca es tarde para decir

la verdad, ¿no crees?

mónica: ¿a qué verdad

te refieres?

roger: creo que nunca te dije

realmente cuánto te amaba,

¿verdad?

nunca te abrí mi corazón,

tampoco te conté lo que

significas para mí.

mónica: roger, no puedes venir--

roger: moni, te amo.

te amo profundamente y ahora

sí que no hay nada más

importante para mí que tú

y mi relación contigo.

te amo.

¿me das una oportunidad?

elena: bueno, entonces ya sabe

lo que tiene hacer

para la próxima, ¿verdad?

¿algo más en lo que le podamos

ayudar?

buenas noches.

mónica: amo a rodrigo.

rodrigo: perdóname, elena,

pero yo también amo a mónica.

mónica: al diablo con

los traidores de rodrigo

y mónica.

voy a dedicarme a mi carrera

de actuación y al diablo

con todo lo demás.

mónica: te veo distinto, roger.

¿por qué, qué te ha pasado?

roger: será que me atreví

a abrir mi corazón.

¿me puedes dar una oportunidad?

mónica: lo siento, roger.

no quiero que te hagas

ilusiones. no te amo.

roger: mónica, pero es que yo--

mónica: por favor no sigas.

no te amo.

así es que lo único que puedo

ofrecerte es mi amistad.

roger: moni, ¿por qué fui

tan tonto y dejé que te fueras?

carmen: señores y señoras,

quiero felicitar a la aspirante

que tuvo el mejor promedio,

a la futura gran actriz

leticia herfer.

un fuerte aplauso para ella.

[aplausos]

[música]

[música]

[música]

isabel: leticia, hola, hola.

leticia: espérenme tantito.

hola, niñas,

¿cómo están?

mónica: hola, hola.

leticia: hola.

mónica: qué nervios, ¿verdad?

leticia: ay, ¿de qué?

tranquilas, yo creo que todas

lo hicimos súper, súper bien

y seguramente ya somos alumnas

de esta escuela.

isabel: ay, ojalá.

elena: hola, leti.

hola, chavelita.

isabel: hola.

carmen: gracias por venirme

a ver. ¿sabes qué?

ya me siento mucho mejor,

estoy más calmada.

me tomé una pastillita

para sentirme mejor.

porque, ¿sabes qué?

tengo que poner buena cara

porque hoy les voy a dar

el resultado en el instituto

a los alumnos y no quisiera

que me vieran mal, ¿ves?

ellos no tienen la culpa

de nada.

verónica: no, claro.

¿sabes qué siempre admiro?

que trates de sobreponerte

por el bien de otros.

me encanta.

oye, ¿ya te habló el abogado?

carmen: sí. que ya se iba

al juzgado a ver al juez.

verito, ya quiero tener al niño

aquí conmigo otra vez.

verónica: sí. ¿y averiguaste

lo de virginia?

carmen: sí.

verónica: ¿qué pasó?

carmen: sigue en el hospital

psiquiátrico.

verónica: ¿de veras?

carmen: sí, es que está remal.

pero no es ella la que me quiere

hacer daño.

¿quién crees que yo siento

que es el que me quiere

hacer daño?

verónica: ¿quién?

carmen: el papá de claudito.

verónica: ¿y con qué fin?

carmen: con algún fin.

con algún fin seguramente

quiere sacar provecho

de esta situación.

es un enfermo, si está loco

ese hombre.

rodrigo: buen día.

hola, alicia, buen día.

alicia: hola, buenos días.

federico: ya llegó el gato

mensajero apestoso.

rodrigo: y es temprano.

federico: pero hoy no hay

nóminas para llevarle a mi tío

y, ¿con qué pretexto te vas

a acercar para ver qué le sacas?

alicia: mira, rodrigo, quería--

vicente: buenos días, raza.

¿qué tal, puercos? ¿qué tal,

señorita?

soy gastón tibo, un

reconocidísimo empresario

del medio del espectáculo

y quisiera pedirle un favor muy

especial al señor guillermo

sánchez zúñiga.

alicia: ¿de qué se trata, señor?

don guillermo no va a venir

hoy a trabajar.

vicente: pues, mira, yo necesito

localizar a la muy famosa,

pero actualmente desaparecida

carmen márquez y sé que es

muy amiga de la esposa

del señor sánchez zúñiga.

¿cree que su jefe podría

ayudarme a localizarla?

carmen: hola, muchachos,

¿ya están todos los chicos

adentro?

rolando: sí, maestra, está

todo listo.

carmen: bueno, ya llegó

el momento de saber quiénes

se van a quedar con nosotros

este año.

estoy feliz. un año, vamos.

con energía, ¿cómo están,

tesoros?

todos: bien.

rolando: híjole, joaquín,

estoy tan nervioso.

ojalá y entren nuestras

dulcineas, ¿no crees?

joaquín: pues yo no sé si quiero

o no que entre leticia.

leticia: ay, entonces, qué

problema, ¿no?

a ver, moni, dime, si amas

a rodrigo no es--

mónica: ya, ya, ya.

luego platicamos que ya llegó

mi tía carmen.

isabel: mónica, no podemos

romper la amistad así como así.

mónica: ya, ya, no sé qué

quieres decir.

isabel: pues que voy por elena.

mónica: no, ven para acá.

isabel: no, claro que no.

con permiso, con permiso.

¿y tú qué haces aquí tan solita,

elena?

vente con nosotras.

elena, somos amigas.

elena: no, aquí estoy bien,

más vale sola

que mal acompañada.

isabel: no, eso no, nada que

ver. tú eres nuestra amiga

y vamos a seguir siendo

amigas como siempre.

elena: no, no, no, chavelita,

yo no quiero sentarme junto

a la traidora de mónica.

carmen: ¿qué pasa ahí?

isabel: nada, maestra, nada.

carmen: ¿cómo que nada?

bueno, ya.

¿ya están listos?

todos: sí, maestra.

carmen: bueno, quiero decirles

que todos ustedes lo hicieron

muy, muy bien.

[aplausos]

pero desgraciadamente el cupo

del instituto es muy pequeño.

así que van a quedar inscritos

los que tuvieron la puntuación

más alta, como quien dice

los que más ganas le echaron.

pero, de corazón, de antemano

los felicito a todos.

todos: gracias.

carmen: bueno, vamos a leer

la lista de los que a partir

de hoy van a ser alumnos

del instituto taes, bienvenidos.

[aplausos]

andrea pulido.

[aplausos]

ciro gonzález.

ciro: muchas gracias.

carmen: isabel flores.

isabel: [grita]

carmen: gustavo marino.

[aplausos]

camila sotelo.

camila: ¡yo, yo, yo!

carmen: miriam ríos.

miriam: [grita]

carmen: miguel carrillo.

miguel: ¡yo! ¡uh, uh, uh!

carmen: leni rosas.

leni: [grita]

carmen: elena olivares.

elena: [grita]

carmen: mónica sánchez zúñiga.

mónica: [grita]

elena: felicidades.

mónica: ay, ven.

carmen: jaime pacheco.

[aplausos]

pablo gonzález.

[aplausos]

leonardo álvarez.

leonardo: [grita]

carmen: y por último, leticia...

scarlett de la garza.

[aplausos]

carmen: bueno, muchas

felicidades a todos, muchachos.

recuerden que hay que echarle

muchas ganas.

[gritos]

leticia: maestra, ¿y yo qué?

¿yo no quedé en el instituto?

[música]

carmen: ♪ voy mandar a hacer

un amarre para que solo

pienses en mí

para que nadie de mí te aparte

para tenerte amarrado a mí

voy a mandar a hacer un amarre

para que nunca te vayas más

para que nunca pienses en otra

y cada día me quieras más ♪

Cargando Playlist...