null: nullpx
Cargando Video...

Muchachitas Como Tú Capítulo 34

4 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

[música]

carmen: te quería pedir,

por favor, que pases por el niño

a la escuela.

panchita: ay, maestra carmen,

es que el tiempo no me alcanza.

tengo que lavar y planchar.

carmen: mira, te prometo

que te voy a conseguir

quien te ayude a lavar

y a planchar,

pero necesito que me eches

la mano con el niño.

ándale, panchita.

pancha: ¡cuidado!

ambas: [gritan]

panchita: ¡ay!

carmen: ¡mira!

panchita: ¡ay!

carmen: ¿qué es esto, panchita?

panchita: ¡virgen santa!

¿ya vio qué es esto?

una muñeca de trapo

con una foto suya,

su nombre,

y dice "asesina".

carmen: estate tranquila,

panchita.

seguro que, que esto es una

broma de mal gusto,

¿me entiendes?

panchita: pues, sí, a lo mejor.

carmen: de muy mal gusto,

panchita.

panchita: yo voy a subir

a lavar.

carmen: [llora]

¿quién me está haciendo esto?

¿quién me quiere volver loca?

¿quién?

¿quién?

¡yo no soy una asesina!

¡no lo soy!

¡no lo soy!

[llora]

federico: ¡shhh, shhh, shhh!

¡shhh, shhh, shhh!

¡ay!

[exhala]

margarita,

ya levántate, es tardísimo.

margarita: buenos días, mi amor.

federico: qué bueno que trajiste

tu coche porque me tengo que ir

directo a la oficina.

mi tío está enfermo.

margarita: ¿y nos vamos a ver

al ratito?

¿sí? ¿sí?

federico: claro que sí.

yo te hablo.

margarita: oye, ¿y me vas

a decir de anoche si te gustó?

federico: claro que sí.

me encantó.

soy hombre.

claro que lo disfruté,

pero lo que hiciste no lo hace

una mujer decente,

para eso hay otro tipo

de mujeres,

así es que para la otra

deja que yo tome la iniciativa.

¡ay!

margarita, si quieres ser

mi esposa, compórtate

como una mujer decente.

alfredo: te estás recuperando

rápido, compadre,

pero te vas a tener que quedar

aquí unos días más.

guillermo: ¿lo consideras

indispensable?

alfredo: necesario.

es mejor prevenir que lamentar

y, y aprovecho que estamos solos

nosotros tres para,

para ofrecerte una disculpa,

compadre, a los dos,

a ti también, vero,

porque yo sé que esto que estás

pasando es culpa mía.

guillermo: alfredo, olvídalo ya.

no creo que sea tu culpa

totalmente.

¿por qué no hacemos borrón

y cuenta nueva, te parece?

verónica: sí, alfredo,

vamos todos a olvidarnos

de este penoso asunto.

tenemos que ver hacia adelante

y olvidarnos del pasado.

mónica: ¡hola, hola,

buenos días!

guillermo: ¡ah!

mónica: ¡ay! ¿cómo está el papá

más hermoso del universo, eh?

verónica: buenos días, mi amor.

mónica: buenos días.

hola, tío.

verónica: yo voy a cambiarme

de ropa, pero regreso a tiempo

para que te vayas al instituto.

no quiero que pierdas ese examen

de baile.

mónica: ay, mamá, a ver si

lo paso porque va a estar super,

superdifícil.

verónica: lo vas a hacer

muy bien.

federico: alicia, mi tío

guillermo sigue en el hospital,

así que yo me voy a hacer cargo

de todo.

voy a estar en su oficina.

[exhala]

¡ay, tío!

no, qué mal te viste.

¿un miserable 15%?

¿eso es lo que yo merezco,

un miserable 15%?

¡eso no es nada!

tío, quiero todo

y voy a quedarme con todo.

tío, voy a buscar la manera

de matarte.

[asiente]

guillermo: no quiero que pierdas

el examen.

sé que te va a ir bien,

así que vete al instituto

o me vas a obligar a llevarte.

mónica: papá, ya te dije

que yo puedo entrar al instituto

el próximo semestre, equis.

yo prefiero quedarme contigo,

¿sí?

guillermo: no--no--no--no,

de ninguna manera.

tu madre no debe tardar,

solo se fue a cambiar,

así que puedes irte.

y pásame, por favor,

el teléfono porque tengo

que hablar a la oficina.

mónica: ¿qué--qué--qué?

no--no--no, este no es momento

para que estés pensando

en el trabajo, ¿eh?

tú necesitas descansar

y te recuperas

perfectamente y ya.

guillermo: no--no--no--no,

yo tengo que firmar las nóminas

y necesito saber si ya están

listas.

mónica: qué bárbaro.

¿hasta estando aquí

en el hospital te vas a estar

preocupando por el trabajo?

guillermo: sí, hija,

no porque esté enfermo

voy a dejar a la gente

sin cobrar su sueldo.

¿crees que sería justo que,

por ejemplo, rodrigo no cobrara

solo porque yo me siento

enfermo?

si él necesita el dinero

para mantener a su familia,

para pagar la renta de su casa

o la escuela o lo que sea.

por cierto, hablando de ese

muchacho,

qué bien me cae rodrigo.

mónica: ¿pensarías lo mismo

si supieras que lo amo?

todas: [hablan a la vez]

isabel: el año pasado.

espérenme tantito.

¡elena!

¿cómo estás?

¿listísima para el examen

de baile?

elena: ¡sí, lista pa' el examen!

y para poner mi cara

de hipócrita cuando esté

con la traicionera esa

de mónica.

isabel: ay, elena, elena,

no pueden estar peleadas toda

la vida, elena.

elena: ¡pues mónica no debió

de bajarme a mi novio!

pero lo hecho, hecho está,

al diablo con el amor,

pero, pues como les dije ayer,

no voy a dejar que la margocita

se burle de que mi dizque amiga

me bajó al novio.

margarita: ¡no le gustó!

federico me dijo que había

actuado como una cualquiera.

lorena: ¿qué?

¿eso te dijo el idiota?

margarita: ¡sí!

me dijo que si quería ser

su esposa me comportara

como una mujer decente,

¡y yo que hice todo

para agradarle! ¡todo!

lorena: pues vaya que federico

es muy difícil de complacer,

¿no? piensa bien, maggie,

si de verdad te quieres

casar con él.

gabriela: ¡ese tipo

es un machista!

margarita: ¡pero yo lo amo!

lorena: está bien, está bien,

si lo amas, ¿sabes qué?

ya no nos metemos,

pero estoy de acuerdo con gaby.

federico resultó ser un machista

de lo peor.

margarita: ¿por qué estoy

tan enamorada de él?

¡quisiera no amarlo,

pero no puedo!

¡lo quiero con toda mi alma!

¡lo quiero!

¿por qué? ¿por qué?

gabriela: ay, pues no sé,

pero hasta tonto resultó

el tipo.

lorena: es que de verdad

no entiendo, si tú le estabas

ofreciendo a federico algo

que muchos hombres casados

quisieran.

dama de día y tigresa de noche.

gabriela: ¿qué más puede pedir

federico?

elena: sí, chavelita,

ya bastante doloroso resulta

saber que mi rodris,

pues ya no es mío,

como para encima soportar

las burlas esas de la margara.

isabel: entonces, supongo

que mientras tú y mónica

estén aquí,

sigue la tregua, ¿verdad?

elena: ¿la tregua?

¿qué es eso tú?

isabel: bueno, hacer las pases

aunque sea por un momento.

elena: ¿qué hacer las pases

ni qué ocho cuartos?

isabel: ¡ay, elena!

rolando: [tose]

elena: ¡oigan!

¿qué onda con félix greco, eh?

joaquín: ¿de qué o qué?

isabel: [exhala]

elena: ay, estoy retenerviosa.

joaquín: no tienes por qué

estarlo.

yo ayer conocí a félix greco

y se ve que es muy buena persona

y todo un profesional, ¿eh?

elena: pues nosotras también

lo conocimos ayer,

pero de todos modos me dieron

ñáñaras.

todos: [ríen]

rolando: ¡ñáñaras!

[ríe]

tú sí que eres chistosa, elena,

qué bárbara.

joaquín: no, hombre,

no tengas miedo, elena,

vas a ver que félix

es a todo dar.

elena: pues yo como santo tomás,

hasta no ver, no creer.

rolando: yo también pienso

lo mismo que tú,

pero joaquín no sé por qué está

convencido de que el león

no es como lo pintan.

joaquín: oye, ¿y tus amigas?

elena: ahora resulta que

muy interesado por mis amigas,

si nomás es una la que te mueve

el tapete, la leti,

¡no te hagas!

todos: [ríen]

leticia: muchas gracias, papá,

pero, ya, bye.

>> adiós, hijita, y mucha,

mucha suerte en tu examen, ¿eh?

leticia: gracias, papá.

>> sí.

leticia: ay, pa, ya vete,

porfa, ya vete.

>> sí, ya sé, no quieres

que nadie vea el coche

que tenemos.

ay, leti, leti, ¿cuánto vas

a sufrir por no aceptar

lo que eres?

¿por no aceptar la familia

que tienes?

leticia: ay, papá, el mismo

sermón de siempre, ya.

>> nos vemos, mi amor.

leticia: bye--bye--bye.

>> suerte.

leticia: bye, sí, bye.

lorena: a ver, ponte un poquito

más de blush y ya.

margarita: sí.

gabriela: aquí tengo gotas

de los ojos para que

se te quite lo rojo.

margarita: ¡ay, sí!

no voy a dejar que nadie

y mucho menos las idiotas

de las muchachitas, bueno,

se enteren que me estoy

peleando con federico y así, no.

lorena: haces bien, amiga,

solo se reirían de ti, ¿eh?

margarita: [exhala]

gabriela: ¿que no es esa

leticia?

margarita: sí, es ella.

oigan, ¿por qué vendrá a pie,

eh?

lorena: ay, no sé, pero es

nuestra oportunidad

de que se una a nuestro grupo

y traicione a sus amigas.

[ríe]

margarita: ¡vamos!

lorena: ándale, ven.

margarita: sí.

lorena: [ríe]

vente.

margarita: hola, leti,

oye, ¿qué haces a pie, eh?

leticia: eh, lo que pasa es que,

lo que pasa es que estaba

muy nerviosa por el examen

de baile y le dije al chofer

que me dejara antes para poder

caminar y tranquilizarme,

respirar.

ya saben.

eh, bueno, si no les importa,

quiero estar sola. bye.

margarita: a ver, a ver,

leticia, espérate,

nosotras queremos hablar

contigo.

leticia: ¿hablar conmigo?

no sé qué traman,

pero déjenme en paz.

lorena: vamos, leti,

¿de veras no te gustaría

pertenecer a nuestro grupo y,

pues tratar con gente bien

como nosotras y nuestros amigos?

leticia: ¿y si con ellas tengo

la oportunidad de conseguir

un novio rico?

ok, vamos a tomarnos un café.

margarita: ¡ay, qué bien!

¡ya eres amiga!

todas: [ríen]

verónica: vine a dejar las cosas

en claro.

martha: qué modales, querida.

aún no entiendo cómo mi hermano

se pudo casar contigo.

verónica: no vengo a discutir

mi matrimonio con guillermo.

¡vengo a decirte que más te vale

que nos dejes en paz

o no respondo!

¡guillermo está en el hospital

por tu culpa,

por tu asqueroso chantaje!

pero cuidadito con exigirle

algo a mi marido, ¿eh?

o te atrevas a acercarte

a mónica para decirle

que él no es su verdadero padre

porque te juro, martha,

¡te lo juro que acabo contigo!

martha: ay, querida,

yo no tengo la culpa

de que tú hayas tenido una hija

con quién sabe quién.

¿o me vas a decir que yo soy

la responsable de que seas

una cualquiera?

verónica: ¡te lo advertí,

martha!

martha: ¿cómo te atreves

a tratarme así

en mi propia casa?

¡yo te voy a enseñar modales!

>> ¡ay, diosito santo!

señora martha, ¿quiere que llame

a la policía?

verónica: ya te lo dije, martha,

algo le pasa a guillermo

y te hago responsable a ti.

martha: [asiente]

si esta estúpida supiera

que federico está matando

lentamente a su adorado

guillermo.

lorena: qué bueno que viniste.

gabriela: sí, vas a tener

el honor de formar parte

de nuestro grupo,

que es el más selecto

del instituto.

margarita: sí.

¿así que lista para traicionar

a mónica, isabel, elena?

leticia: la verdad yo creo

que no debí de haber venido.

lorena: ¡eh, no--no--no--no!

pero ¿por qué?

ay, no me digas que le tienes

miedo a mónica y a sus amigas

solo porque ella es sobrina

de la directora.

gabriela: ay, sí,

por eso ni te preocupes.

la maestra carmen nunca mezcla

el trabajo con lo personal.

leticia: es que, no, no se trata

de eso, lo que pasa

es que la verdad no quiero

dejar de ser amiga de ellas.

margarita: ¿sabes qué?

no te creo nada.

mejor dime qué escondes.

leticia: ¡no--no--no,

no escondo nada!

simplemente me caen muy bien

isabel, mónica y elena.

margarita: ni que fueran tan

especiales, la verdad.

o sea, no nos cabe en la cabeza

que andes con ellas, leticia.

lorena: sí, mira, yo no entiendo

cómo alguien como tú pueda

soportar a la tal elena esta,

¡ay! no sé, huele a taco sudado.

gabriela: ¡ay, sí, a fritanga!

ay, y luego isabel, tan insulsa,

tan sin chiste.

pasa de largo como cualquier

equis.

margarita: [ríe]

la única que medio se salva

es mónica, pero no pasa de ser

una nueva rica,

hija de un abarrotero.

todas: [ríen]

margarita: no vamos a negar

que guillermo sánchez zúñiga

es un tendero y tuvo suerte,

logró escalar, pero hasta ahí.

lorena: no, y si no fuera

por los perfumes caros

que se pone,

olería igual que la elena,

a garnacha, así, con cebolla,

no sé.

margarita: el mal gusto

que maneja el señor.

leticia: ¡ya basta!

¡no voy a permitir que estén

hablando mal de mis amigas!

entre ellas y ustedes,

las prefiero a ellas

porque ustedes son unas víboras

venenosas.

margarita: ¡ay, víboras!

lorena: ¿víboras venenosas?

margarita: ¿te das cuenta

de que nos estás despreciando?

leticia: ¿y ustedes se dan

cuenta de que están insultando

a mis amigas?

gabriela: esas corrientes

te lavaron el cerebro.

margarita: piénsalo bien,

leticia, tu decisión de quedarte

con mónica y sus amiguitas

te puede costar muy caro.

gabriela: ¿sabes quién manda

en la escuela?

leticia: sí, la maestra carmen.

margarita: si entras

a la escuela,

ya verás quién manda,

y créeme, leticia,

rechazar nuestra amistad

te va a costar muy caro.

lorena: te puedes arrepentir,

¿eh?

leticia: no me asustan.

ustedes tres no me conocen

y no saben de lo que soy capaz.

así que cuídense de insultar

a mis amigas.

y tú no te metas con isabel.

margarita: la guerra está

declarada.

leticia: sí, está declarada

y mis amigas y yo la vamos

a ganar.

margarita: [ríe]

federico: ¿cómo se te ocurre?

de ninguna manera vas a llevarle

las nóminas a mi tío.

no. ¡no vas a llevarle nada!

¿que no ves que mi tío

está muy mal? ¡hijo!

rodrigo: yo solamente estoy

cumpliendo órdenes.

federico: ah, muy bien,

muy bien, pero de ahora

en adelante aquí el jefe

soy yo, ¿está bien?

y se me va a consultar todo.

¿entendiste, alicia?

alicia: lo siento, pero el señor

guillermo habló personalmente

y dijo que rodrigo le llevara

al hospital las nóminas

para que las firmara.

federico: muy bien, pues,

pues, no, yo voy a firmarlas y,

por favor, ya dejen en paz

a mi tío.

y usted, alicia, deje de darle

alas a este mamarracho.

¿que no está viendo que nada más

quiere, quiere hacerle la barba

a mi tío, que es un oportunista?

¡piense!

rodrigo: ¡ya estuvo bueno!

¿no? ¡ya estoy harto

de tus insultos, federico!

federico: pues si no te gusta,

lárgate.

alicia, hágale, por favor,

la carta de renuncia al señor

rodrigo suárez.

[música]

[música]

federico: alicia, ¿por qué

se queda ahí como momia?

¿que no escuchó?

hágale la carta de renuncia

a rodrigo suárez.

alicia: a rodrigo lo contrató

don guillermo y si quiere

renunciar tendrá que presentarle

su renuncia a él,

al señor sánchez zúñiga.

rodrigo: voy a hablar

con don guillermo.

federico: ¿para qué?

¿para irle a renunciar a él

y librarnos de tu apestosa

presencia?

rodrigo: no, para dejarle

en claro que no voy a soportar

más maltratos de su sobrino.

federico: ¡eso es!

¡eso es un hombre!

alicia, yo voy a firmar

las nóminas.

alicia: ¡lo siento, señor cantú!

pero usted no tiene ningún poder

para firmarlas.

verónica: te juro, carmen,

que ganas no me faltaron

de matarla.

ya sé que no estuvo bien,

pero es que después

de lo que le hizo a guillermo,

chantajear a su propio hermano.

ay, dios mío, ¿te imaginas

si mónica se entera

de que no es hija de guillermo?

carmen: sí, sí, verito,

sería terrible.

verónica: ¿qué te pasa, carmen?

carmen: perdóname, verónica,

que no te preste tanta atención,

pero es que estoy muy asustada.

verónica: ¿por qué?

carmen: hoy en la mañana

trataron de matarme.

verónica: ¡ay, no! ¿cómo?

carmen: me aventaron una maceta

desde el edificio.

si no es por panchita

que me empuja,

me hubiera caído encima

y me hubiera matado.

verónica: ¡ay, no--no--no--no,

carmen! ¡no puede ser!

esto, esto está llegando

demasiado lejos.

y ahora guillermo está

en el hospital,

él no puede ayudarnos.

carmen: pero eso no es todo,

dentro de la maceta...

[exhala]

venía este muñeco.

me regresé a recogerlo,

¿sabes por qué?

porque necesito tener

más pruebas, verónica.

verónica: ¿qué es eso?

carmen: ¡mira! ¿qué es esto?

verónica: ay, no, eso está

horrible.

carmen: ¡mira, mira lo que dice

aquí!

verónica: ¡ay, carmen!

carmen: ¡mira, anónimos!

federico: alicia, le voy a pedir

un favor, es la última vez

que usted me desautoriza

enfrente de los empleados.

alicia: yo solo le estoy

recordando que don guillermo

aún no le da ningún poder

para firmar nóminas

y que yo únicamente sigo

las órdenes de mi jefe.

y si él pidió que rodrigo

le llevara las nóminas

al hospital,

se las tiene que llevar.

rodrigo, llévale estas nóminas

como te ordenaron.

federico: voy a hacer

que los corran.

alicia: no me asusta,

señor federico.

yo llevo en este empleo

muchos años,

así que le va a salir muy cara

mi liquidación,

pero eso también es decisión

de don guillermo, no suya,

señor cantú.

isabel: mira, no te había

enseñado, ya me lo compré,

es de aquí de méxico,

cerca del hospital me lo compré.

elena: ¡ay, no manches!

¡está superchido!

y lo principal es que funciona,

no como el mío.

isabel: ¿qué le pasó al tuyo?

seguro lo tiraste o algo,

¿verdad?

elena: no, lleva un chorro

de tiempo sin tarjeta.

no tengo crédito,

así es que como no sirviera.

pero no importa,

con tal de juntar pa' entrar

al instituto me aguanto.

isabel: ah, por cierto,

se me había olvidado algo

muy importante.

elena: ¿qué cosa, tú?

isabel: es que con tanto rollo

ya no te di lo que tenía

para ti.

elena: ¿pa' mí?

¿qué cosa?

isabel: ¿te acuerdas de cuando

fuimos al karaoke?

elena: simón.

isabel: pues ya sabes

que la leti y yo ganamos,

y, pues como a mí la verdad,

pues no me hace falta el dinero,

iba a dártelo.

bueno, no, no,

voy a dártelo.

carmen: pues qué bueno

que ya se pusieron de acuerdo.

joaquín: sí, maestra, todo está

perfecto pa' las audiciones.

félix: sí, listos y encantados.

cómo amo mi profesión.

el baile es vida,

el baile es lo máximo.

joaquín: [ríe]

carmen: así es, así es.

joaquín: oigan, eh,

yo sí quisiera pedirles

un favor.

carmen: lo que tú quieras,

joaquín.

joaquín: ay, este,

usted sabe, maestra carmen,

que, pues a mí me gusta leticia.

leticia gerfer,

la amiga de mónica.

carmen: sí, ya lo sabía.

joaquín: bueno, pues por

lo mismo dudo mucho que pueda

ser imparcial a la hora

de calificarla y...

félix: ¿entonces?

joaquín: pues como no sé

si yo sería capaz de reprobarla

si lo hace mal,

yo sí les pido que me permitan

no tener participación alguna

en la calificación de leti.

carmen: qué lindo, joaquín,

qué lindo detalle.

eres una persona muy honesta,

joaquín, y eso me gusta mucho.

no te preocupes,

solo félix y yo vamos

a calificar a leticia.

joaquín: muchas gracias,

maestra.

mónica: ¿fuiste a desayunar

con margarita?

leticia: sí, mónica, pero...

mónica: no--no--no--no,

ni digas nada.

el hecho es que fuiste.

leticia: sí, pero déjame

que te explique.

mónica: ¡ya! ¡no, no, no!

no hay nada que explicar.

te pasaste, de plano,

te pasaste.

qué mala onda, ¿eh?

leticia: pero, espérame, mónica,

o sea, yo no nada más quería...

¡mónica!

[exhala]

elena: [exhala]

¿de veras me estás dando

el dinero que tú ganaste?

isabel: sí.

yo no lo necesito y tú sí.

elena: chale, aparte de mi rodri

nunca nadie me había regalado

nada, así nomás,

desinteresadamente.

¡gracias, chavelita!

pero, no, no puedo aceptarlo.

isabel: elena, no,

no seas sangrona.

elena: de veras de lo agradezco

y créeme que en mí tienes

una amiga incondicional.

gracias otra vez,

pero no puedo aceptar tu dinero.

pa' mí vale más el hecho

que me lo hayas querido dar,

que el dinero en sí.

isabel: bueno, pues voy a tener

que hacer algo, elena,

si no tomas el dinero,

lo voy a tirar a la basura.

¡ay! ándale, elena, por favor.

elena: ay, isa, nunca voy

a olvidar esto.

isabel: para eso son las amigas,

para apoyarnos.

[música]

[música]

leticia: te digo que solamente

fui a ver qué se proponían

la margocita y sus amigas,

te lo juro, moni.

mónica: pues podrías habernos

dicho eso, ¿no crees?

que ibas a ir con ellas

a ver qué querían.

entiéndelo, por favor,

leticia, son nuestras enemigas.

leticia: sí, ya lo sé, mónica,

pero te dije que solamente

quería ver cuáles eran

sus planes.

pero, mira, te aseguro

que les dejé muy claro

que no quería nada con ellas.

las defendí a ustedes, moni,

y preferí quedarme con tu grupo

y no con ellas.

no es justo que te enojes

conmigo.

¡y, además, para tu información

ya margarita nos declaró

la guerra abiertamente!

¡ay!

margarita: ahora más que nunca

tenemos que acabar

con ese grupito, ¿eh?

empezando por leticia.

lorena: sí, pues tú nada más

dinos qué quieres que hagamos

y lo hacemos, ¿eh?

margarita: pues hay que

averiguar todo sobre leticia

para ver por dónde le podemos

dar más duro.

algo, algo debe esconder

leticia y hay que averiguarlo.

lorena: ay, ¿y cómo sabes

que esconde algo, eh?

margarita: ¡no sé!

todos escondemos siempre

algo, ¿no?

gabriela: el chiste

es averiguarlo.

lorena: ¿se apellida gerfer, no?

a ver si mi abuela

que se conoce a toda la sociedad

en el país, nos puede decir algo

sobre los gerfer.

margarito: ¡eso!

gabriela: sí, qué apellido

tan raro.

es como extranjero, ¿no?

margarita: gerfer.

es duro.

gabriela: sí, como europeo.

margarita: alemán.

leticia: de veras, muchachas,

se los juro, solamente fui

con la margocita a ver

qué se traía entre manos.

elena: pues tú dirás

lo que quieras, manita,

pero a mí me huele a traición.

¿cómo sabemos que no eres espía

de la margara y su grupito, eh?

mónica: pues yo pienso igual

que elena.

tú, leticia,

no fuiste honesta con nosotras

que somos tus amigas.

¿sabes lo que significa amigas?

isabel: ¡ay! mónica, ya,

por favor, ya.

mónica: ¿qué?

isabel: tú eres la menos

indicada para estar hablando

de amigas.

leticia: pues por tratar

de ver qué se traían las otras,

el grupo enemigo, ahora sí,

ya, salí embarrada yo.

o sea, no es justo.

elena: ¿realmente no vas

a traicionarnos haciéndote

amiga de la margocita, leti?

leticia: ay, elena,

pues claro que no,

o sea, ¿qué me crees?

pepe: nos vimos, vieja.

esther: ¡óyeme!

¿a dónde vas?

¿que no te toca trabajar

por la noche en la pizzería?

pepe: sí, sí, pero convencí

al encargado de que siempre

que fuera posible me diera

un turno extra en la mañana,

para devolverle más pronto

la lana a elenita, ¿no?

esther: ¡ay!

viejo, qué contenta estoy

de que has cambiado tanto.

pepe: una promesa,

es una promesa, vieja.

esther: ¡ay!

pepe: venga pa' acá.

esther: [ríe]

pepe: nos vimos, ¿no?

esther: ¡ay!

gracias, san juditas.

pepe: ¿qué onda?

¿qué húbole?

>> ya hablé con mi contacto

y todo está activado.

lo que más necesitan ahora

son espejos eléctricos, cuartos,

calaveras y faros,

así que ya sabes, pepe,

lo que tienes que robar.

pepe: si la paga vale la pena,

antes de lo que te imaginas,

tienes tu mercancía.

¿total?

autos es lo que sobra

en las calles.

¡mira!

>> no, pues, sí, pero,

pues manos a la obra

porque es para hoy.

ambos necesitamos el dinero,

¿eh?

ándale, a conseguir piezas

robadas de auto.

¡órale!

[música]

félix: ¡momento, momento!

muy bien, muchachos.

todos: [gritan]

félix: pero no se confíen, ¿eh?

ahora vamos con la rutina

de jazz con el primer grupo.

todos: [hablan a la vez]

[música]

leticia: ¡ay!

todos: [hablan a la vez]

[música]

[música]

leticia: ¡ay!

todos: [hablan a la vez]

joaquín: leti, ¿estás bien?

leticia: sí--sí--sí--sí,

sí, estoy bien, estoy bien.

félix: ¿te lastimaste?

leticia: eh, no--no--no, no.

estoy bien.

sí, estoy bien.

sí, no me, no me pasó nada.

joaquín: bueno, todos

a sus lugares, por favor.

todos: [hablan a la vez]

margarita: ¿cómo te fue?

¿lo lograste?

lorena: ¡ay, no!

no pude meterle el pie a isabel,

pero adivinen a quién sí.

[ríe]

a la tarada de leticia.

margarita: bueno, sí,

por lo menos estamos cumpliendo

con nuestro cometido,

separarlas.

¡es muy bueno, amiga!

todas: [ríen]

félix: estás bien,

no te preocupes.

leticia: ay, maestro,

pero me caí y ahora seguro

repruebo el examen.

félix: no, eso le pasa

a cualquier bailarina,

no te angusties,

no vamos a tomar tu caída, ¿eh?

en cuenta, ¿ok?

leticia: gracias, maestro.

joaquín: bueno, continuemos

con el examen.

carmen: ¡vamos!

joaquín: ¡posiciones!

carmen: ¡lo importante es caerse

y saberse levantar!

¡ánimos, muchachos, vamos!

todos: ¡uh!

félix: quiero ver a todos

los grupos.

vamos en la rutina de jazz.

por favor.

carmen: música, rolando,

por favor.

[música]

rodrigo: no, mónica no quiere

que yo le diga a sus papás

que ya somos novios.

se los quiere decir ella misma

y, pues, pues no me late.

>> ¿por qué?

mónica conoce mejor

a sus papás que tú,

así que deja que ella maneje

el asunto como mejor crea.

rodrigo: lo que pasa

es que me da miedo,

me da miedo que don guillermo

vaya a pensar que,

pues yo soy un aprovechado

y que solamente quiero a mónica

por su dinero.

>> uy, pues ahí sí cuídate,

rodri, porque si don guillermo

no piensa que eres

un aprovechado,

federico sí que lo va a pensar,

y va a empezar a meterle ideas

en la cabeza al papá de mónica.

rodrigo: sí.

leticia: ¡ay! ¡qué rabia!

todos: [hablan a la vez]

mónica: oye, leticia, cálmate,

¿qué te pasa?

tampoco fue tan grave

el asunto como para

que te pongas en este plan.

te lo juro, te prometo

que desde que te caíste,

todo lo demás te salió perfecto.

leticia: ay, ya, mónica,

o sea, tú estás tan tranquila

porque no te pasó nada.

ay, pero yo tengo tanto miedo

de que me reprueben.

isabel: ¡no te va a reprobar,

leticia!

tú tranquila, de verdad.

además, ya oíste lo que dijo

félix greco, la caída no cuenta.

elena: ¡sí, lo hiciste retebién,

manita!

ya no te me achicopales

tú solita, hija.

leticia: es que me siento

pésimo, o sea, imagínate que,

que sí me reprueban o algo.

mónica: no--no--no--no,

ya tranquila.

te prometo que todo va a salir

bien, ¿sí?

carmen: bueno, chicos, chicos,

esto va a ser todo por hoy

en cuanto a danza.

van a pasar al salón de música

porque el profesor rolando

les va a hacer la prueba.

el profesor joaquín los va

a estar acompañando

como mi representante

porque yo tengo que salir.

quiero también aprovechar

para darle las gracias

al maestro félix greco,

para quien pido un fuerte

aplauso.

[aplausos]

todos: ¡bravo! ¡uh!

[aplausos]

félix: muchas gracias,

muchachos, por recibirme.

quiero decirles que disfruté

este momento con ustedes,

no saben.

me da mucho gusto ver un grupo

tan entusiasta, tan aplicado,

listo para empezar su carrera

a esta dura profesión

que no es fácil.

los felicito a todos

y jamás se rindan en sus sueños.

que lo echen todas las ganas

hasta llegar a su meta personal.

todos: ¡gracias!

[aplausos]

félix: carmen,

luego nos hablamos, ¿no?

carmen: está muy bien.

félix: gracias por invitarme.

carmen: gracias a ti, de verdad,

muchas gracias.

y tenemos una cenita pendiente,

¿eh?

félix: claro que sí.

carmen: perfecto.

joaquín: ¡hasta luego!

carmen: ¿ya se dieron cuenta

todos que el señor félix greco

no es lo que ustedes pensaban?

todos: [hablan a la vez]

carmen: bueno, ¡lo importante

es que luchen por lo que quieran

alcanzar!

lo aprendieron, ¿verdad?

todos: ¡sí!

carmen: ¡adelante, chicos!

[ovación]

[aplausos]

gabriela: ¡ay, quítense!

¡no estorben! ¡quítense!

¡muchachas, muchachas!

félix greco salió solo

del salón y sin la maestra

carmen.

lorena: ¿será que le preguntamos

por isabel?

margarita: ay, sí, sí,

vamos a conocerlo y nos dice

a quiénes reprobó.

lorena: pues en una de esas

hasta isabel le encantó, ¿eh?

porque nadie puede negar

que baila bastante bien.

margarita: pues, mira,

puede ser, pero la que seguro

que no se salva es la odiosa

de leticia, bueno,

con su ridícula caída,

seguro ya queda fuera.

¡amigas, una menos!

todas: [gritan]

margarita: ¡qué emoción!

carmen: lucy...

lucy: sí, maestra.

carmen: aquí te encargo.

voy a ir a ver a guillermo

al hospital,

pero antes tengo algo

muy importante que hacer.

esto no puede quedarse así.

lucy: pe-pero ¿qué cosa,

maestra?

carmen: nada, nada,

olvídalo, lucy.

bueno, nos vemos, lucy.

lucy: maestra, ¿y si viene

el señor ese?

el que vino la otra vez,

que quiere saber sobre joaquín,

¿qué le digo?

carmen: pues si es empresario

de teatro y se quiere llevar

a joaquín a alguna obra,

pues que, que no le interesa,

que aquí vive muy feliz,

que está tranquilo aquí,

pues ¿qué...?

lucy: sí, pero ¿y si no es eso?

carmen: pues entonces dile

que no dé lata, lucy,

que no le interesa.

ay, joaquín no quiere

saber nada de su papá

y yo menos.

elena: de veras, leti,

yo en tu lugar estaría

bien tranquis.

leticia: imposible.

era la oportunidad de mi vida.

tenía todo, todo,

todo para aprobar,

incluso para impresionar

al exigente de félix greco,

pero, claro,

tenía que caerme en el mejor

momento del examen.

esas cosas solamente

me pasan a mí.

todo está en mi contra.

voy a quedar fuera

de este instituto.

joaquín: no estés así, leti,

el mismo félix greco te lo dijo,

eso le pasa a cualquier

bailarina.

leticia: ay, joaquín, por dios,

yo sé que solamente me quieres

dar ánimos, pero es inútil.

fracasé, lo sé.

todo está perdido para mí.

mónica: bueno, pues nosotras

los dejamos solos y nos vamos

adelantando a la clase de canto.

¿ok? este, sirve que nos

cambiamos.

elena: sí, y aprovecho pa' darte

tu ropa.

mónica: se portan bien, ¿eh?

elena: chiflando y aplaudiendo,

manita, pa' que no "haigan"

chismes.

rolando: está bien, ya me voy.

¡uy!

leticia: fue horrible, joaquín.

no sabes lo que sentí

cuando hice el mega oso ese,

y para colmo, tenía que ser

en frente de félix greco.

ya, ya todo está perdido

para mí.

joaquín: ya, no estés pensando

en eso, leti, lo hiciste bien.

ya, deja ese pesimismo.

además, hoy te ves tan bonita.

leticia: menos mal que tú tienes

en tus manos el 50%

de mi calificación,

así que, bueno,

si félix me puso por lo menos

un uno, pues yo ya pasé.

joaquín: pues, no,

no es así, leticia.

precisamente porque me gustas

mucho, le pedí a la maestra

carmen que no tomara en cuenta

mi calificación,

así es que ni modo,

solamente depende de félix

y la maestra carmen.

leticia: ¿qué?

[música]

carmen: ♪ voy a mandar a hacer

un amarre para que solo pienses

en mí, para que nadie de mí

te aparte,

para tenerte amarrado a mí.

voy a mandar a hacer un amarre

para que nunca te vayas más,

para que nunca pienses en otra

y cada día me quieras más. ♪

[música]

Cargando Playlist...