null: nullpx
Cargando Video...

Muchachitas Como Tú Capítulo 32

2 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

mónica: elena.

me asustaste.

elena: y tú me traicionaste.

ex amiga.

[suspira]

pero solo quiero que sepas

que no voy a pelear contigo.

no voy a arriesgarme

a que me saquen del instituto

por tu culpa.

una vez que me quitaste

al rodris,

solo me queda la actuación

que me encanta

y a la que le voy a echar

todos los kilos.

así que, simplemente,

no te cruces en mi camino.

>> y cabeza, cabeza.

cinco, seis, siete, ocho,

sexy, dos, tres.

¿ok?

>> va de arriba, otra vez, sí.

cabeza, cabeza, sexy.

cinco, seis, siete, ocho.

y pompa.

tres, cuatro, cinco, seis,

siete, ocho.

>> ay, esto le va a encantar

a federico, le va a encantar,

perfecto.

>> vamos otra vez, de arriba.

y cabeza, cabeza...

[murmullo]

carmen: bueno, la situación

de ustedes, va a ser

la siguiente:

tú, isabel,

eres la madre.

y tú, lety, la hija.

tú, lety, te gastaste el dinero

de la renta.

leticia: ¿que sí es bruja

la maestra carmen o qué?

carmen: no, no, es--es para

que me entiendas,

o--o sea,

¿qué están diciendo?

ustedes tienen una situación

económica humilde, son pobres,

¿o qué me estás diciendo?

no te entendí.

leticia: yo solamente

estaba diciendo una oración

que me enseñó mi mamá

para tener buena suerte

en el examen.

carmen: mi vida.

eso se hace interiormente.

puedes desconcentrar

a tu compañerita.

leticia: sí, maestra.

carmen: como les decía,

tu hija se gastó todo el dinero

de la renta.

la escena va a iniciar

cuando tu madre descubre

que tú te gastaste

todo el dinero.

¿me entienden?

la situación económica

es difícil.

¡vámonos!

isabel: hijita.

va a venir el casero

a cobrarnos la renta,

¿me podrías da el dinero

que te di de guardar, por fa?

leticia: ¿el dinero?

isabel: sí.

el dinero.

leticia: ma, es que...

isabel: ¿es--es que qué?

¿que qué tienes, mi hijita?

¿por qué pones esa cara?

ay, no.

contéstame.

¿qué hiciste con el dinero?

leticia: me lo gasté, mamá.

pero es que vi un vestido

muy bonito y pues--

isabel: no, no--

leticia: lo compre, mamá.

isabel: ¿qué? ¿estás loca, niña?

¿para eso me la paso trabajando

todo el día?

¿para que tú te compres

vestiditos nuevos?

piensa, por favor,

¿qué vamos a hacer ahora?

nos van a correr de la casa.

leticia: mamá, ya bájale.

ni que fuera para tanto.

total, si nos corren, mejor,

porque--porque ver esta casa

da pena.

es horrible tener que vivir

en esta pocilga.

es horrible, horrible

ser pobre.

isabel: pues, esto es lo que

tenemos.

leticia: estás equivocada, mamá.

las cosas no son como tú dices.

respecto a tu mugre dinero

de la renta,

ni te preocupes.

porque más pronto de lo que

te imaginas, te lo voy a pagar

y con creces.

isabel: eres una ingrata.

tu papá trabaja a diario

honestamente para mantenernos,

para que tú vayas

a una buena escuela--

leticia: mamá, mamá, mamá,

por favor.

¿puedes decirme de qué sirve

tanta honestidad?

nos estamos muriendo de hambre,

date cuenta.

carmen: ¡ya es suficiente!

tiempo.

todos: [aplauden]

>> ¡bravo!

roger: [tose]

federico: roger.

ya no me sirves para nada.

roger: no, no,

federico, no, no, no.

federico: ¿por qué? si no puedes

conseguir que mónica

huya contigo.

roger: no, sí puedo.

federico: claro que no puedes,

me--me inventas cosas

que--que--que rodrigo

anda con mónica.

roger: no es invento,

no es invento, federico.

no, no.

federico: por favor, ya no

me digas ese maldito cuento

porque te voy a arrojar

por la ventana.

¿tú qué crees? ¿que yo soy

un estúpido?

contéstame.

ahora no me quieres contestar.

yo sé cuando me mienten.

el--el imbécil del taxista

apestoso, mugroso,

me estaba diciendo la verdad.

ay, ya.

roger: [jadea]

[tose]

leticia: amiga, no me lo tomes

a mal, por favor,

pero, la verdad,

rodrigo no es tonto.

y pues, de alguien tan rica

como mónica, a ti,

que, pues eres a todo dar,

pero, ni modo, no tienes nada.

elena: ¿estás diciendo

que rodrigo anda con mónica

por interés?

leticia: ay, bueno, no tanto,

pero--pero, mira,

es que alguien como mónica,

o por ejemplo, como yo,

siempre somos un blanco

de envidia y de tentación

por ser ricas.

elena: ven, leticia,

tú y yo nos vamos a comer

un pony.

leticia: ¿qué te pasa, elena?

cálmate.

mónica: ay, estoy segura

que ahora elena va a poner

a leticia en mi contra.

leticia: elena, ya déjate

de payasadas y dime de una vez

lo que me quieres decir.

elena: ¿te la suelto así

directita

o quieres que te la suavice?

leticia: ya, habla.

elena: pues, bien, ahí te va.

ya sé que estás haciendo

la pinta y engañando a todos

porque tú no eres rica.

leticia: pero ¿estás loca?

no--no sé de qué me hablas,

elena.

elena: no te hagas la mensa,

conmigo no tienes que fingir

que eres lo que no eres, hija.

o sea, así que ya deja de hacer

la pinta porque ya te caché.

es más,

ese día, desde que nos vimos

en la panadería

cuando fuiste a comprar el pan,

me di cuenta de que eres

pura baba de perico.

tú no eres rica.

leticia: [solloza]

[música]

mónica: ya lo verás, isabel.

ya lo verás,

en cuanto regrese leticia

con elena, no va a querer saber

nada de mí.

como ahora elena me odia...

isabel: está enojada, mónica.

y sobre todo, muy dolida.

pero algún día, tiene que

entender que rodrigo

ya no la ama a ella.

te ama a ti.

además,

no gana nada poniendo a leticia

en tu contra.

mónica: [suspira]

ay, isabel.

ya nunca voy a poder ser feliz

con rodrigo

porque siempre, siempre,

va a estar encima de nosotros

la sombra de elena.

elena: ay, lety, ya bájale, ¿no?

no llores, manita,

te juro que no era mi intención

hacerte sentir tan mal.

leticia: pues, es que tú

ya sabes que no tengo dinero

y seguro se lo vas a decir

a todos.

y ahora sí se van a burlar

de mí.

elena: no, no, lety,

no le voy a decir a nadie,

mira, te lo juro,

pero, pues, ya deja de llorar

así que me haces sentir

rete mal.

leticia: ¿de veras no le vas

a decir a nadie?

elena: no, pues, no.

pero, la neta, el que yo cierre

el pico, no te garantiza

que alguien más no se dé cuenta.

leticia: ay, no.

sería terrible si se entera

alguien más.

no lo soportaría, te lo juro.

tendría que irme del instituto.

no, elena, por favor, por favor,

guárdame bien el secreto,

que nadie se entere nunca,

por favor, ¿sí?

elena: ya te dije que sí,

que me voy a quedar

bien calladota.

pero, dime, ¿por qué lo haces?

¿qué sientes al hacerle creer

a la gente lo que no eres?

y lo que es peor,

¿por qué te engañas a ti misma?

leticia: no sé.

[suspira]

no sé por qué lo hago, elena.

es que me da tanta vergüenza

que sepan que soy pobre.

elena: pues, nadie tiene

la culpa de ser pobre.

mira,

yo aunque soy güerita

porque salí a mi jefe,

soy pobre.

leticia.

vergüenza los que se hacen ricos

robando,

matando

o haciendo cosas malas.

pero, pues, ¿tú qué?

no robas ni le haces daño

a nadie.

entonces ¿por qué te da pena?

leticia: no lo entenderías,

elena.

pensamos tan distinto.

yo, elena,

yo sería incapaz de llevar

a alguno de mis amigos

a mi casa.

odio el multifamiliar,

odio donde vivo.

odio el viejo auto de mi papá,

odio que todo en mi casa,

hasta la computadora,

la tengamos que comprar

a crédito.

[solloza]

odio esperar hasta que mi papá

cobre su quincena

para ir a un restaurante.

[solloza]

ni siquiera elegante.

o tener que empezar

a juntar dinero tres meses antes

para irnos de vacaciones,

a un lugar donde va gente

sin dinero.

odio la pobreza, elena,

la odio.

[solloza]

elena: ¿multifamiliar?

¿auto de tu papá?

¿computadora?

¿comida en restaurantes?

¿vacaciones?

ay, pues, déjame, te digo,

leticia,

tú no sabes lo que significa

ser pobre.

>> ay, gracias.

de aquí cóbrese el jitomate,

por favor.

>> ¿no quiere aguacates?

mire, están bien ricos

y maduritos.

>> ay, qué rico, a ver.

mm.

están muy buenos,

pero, a ver, déjeme ver

si me alcanza

porque a mi hija le gustan

mucho.

ay, qué lástima,

pues, hay para la próxima, ¿sí?

>> ándele, güerita,

qué le vaya bien.

>> me llevo mi cachito.

>> ándele.

>> ¿me da, por favor,

un kilo de jitomate bola

y un kilo de aguacates?

>> sí, cómo no.

>> qué cara está la vida,

¿verdad, güerita?

>> sí, cada día

está más cara.

ya no sabe una ni cómo hacer

rendir el gasto.

y luego, los estudios

de la hijas.

se me hace que este año

no vamos a poder ir a acapulco

de vacaciones,

como cada año.

nos vamos a tener que conformar

con ir a cuernavaca unos días,

para que las niñas cambien

un poco de ambiente

y se distraigan.

>> pues, qué suerte que usted

puede irse aunque sea

a cuernavaca.

"habemos" gente que ni eso

podemos.

[música]

elena: un día te voy a invitar

a mi cantón para que veas

lo que es ser pobre, lety.

y aún así, daría todo lo poco

que tengo porque el rodrigo

regresara conmigo.

leticia: mira, elena.

[suspira]

te juro hace rato no lo dije

en mala onda.

pero, en serio, si rodrigo

ama a mónica

y ya te lo dijo en tu cara,

¿para qué insistes?

elena: ¿y por qué si la ama,

me dijo que me amaba a mí?

rodrigo y mónica, los dos son

unos traicioneros.

no les importó lastimar

mis sentimientos

ni los de roger.

leticia: ¿y qué vas a hacer?

elena: pues, nada.

no puedo hacer nada.

voy a dedicarme a la actuación

para ver si, pues, logro

olvidarme de rodrigo.

pero no quiero volverle

a dirigir la palabra a mónica.

que ni se me acerque

con sus estúpidas disculpas

porque--

>> ¿qué?

¿las grandes amigas

ya se pelearon?

ay.

era lógico.

mónica jamás iba a poder

aguantar mucho tiempo

siendo amiga de una peladita

como tú.

y dudo que tú dures mucho

todavía siendo amiga de la naca.

abre los ojos, lety.

esta huele a fritanga.

elena: ¡mira, cállate--

leticia: elena, elena, elena,

elena, no, no vale la pena,

ya no le hagas caso, por favor.

>> ay, su grupito se va

a desintegrar tan pronto,

muchachitas.

así que margarita, gaby y yo,

seguimos siendo las reinas

del instituto.

tengo que contarle a mis amigas,

adiós.

elena: me hubieras dejado

poner en su lugar a esa idiota.

leticia: otro pleito

y la maestra carmen, ahora sí,

no nos deja terminar

los exámenes.

pero, tiene razón.

por tu pleito con mónica,

ahora sí nuestro grupito

va a terminar por desintegrarse.

elena: eso sí que no.

no le vamos a dar gusto

a las idiotas esas.

leticia: entonces ¿qué?

¿vas a hacer las pases

con mónica?

elena: [suspira]

no voy a hacer las pases

con la traidora de mónica.

pero tampoco voy a dejar

que la amargosita y sus amigas

se burlen de nosotras, hija.

así que,

tendremos que hacer la pinta

de que seguimos siendo amigas.

mónica: ya, ya, por favor,

vámonos ya, isabel,

te lo juro que no tengo ganas

de nada, me siento pésimo.

isabel: mónica.

es que no puedes estar huyendo

todo el tiempo.

tienes que enfrentar a elena.

por lo menos trata

de hablar con ella,

deja las cosas en claro.

mónica: no, no, no,

elena no va a querer oírme.

me odia.

>> vaya, vaya.

así que las amigas

ya se están peleando.

ay, pobre isabel.

muy pronto, te vas a quedar

sin amigas que te defiendan.

y entonces, margarita

te va a hacer polvo.

bueno, con mi ayuda

y la de lorena, obvio.

ay, pobre bailarina estrella.

compra un seguro

para tus piernas, isabel.

adiós a las dos.

mónica: qué asco.

uy, es una idiota,

no le hagas caso.

isabel: ¿cómo no le voy a hacer

caso?

acaba de insinuar que me van

a romper las piernas,

¿y tú dices que no le haga caso?

mónica: ay, ya, no le hagas

caso, solo está ladrando

como lo que es.

isabel: bueno, por si sí

o si no,

yo necesito que estemos juntas.

ah, mónica, es que, te lo juro,

me choca.

nadie nunca piensa en mí.

todo el mundo tiene

sus problemas, sus cosas,

y a mí,

que me leve el diablo.

ya me harté.

a veces, necesito a alguien.

estoy viva.

necesito compañía,

alguien en quien confiar,

que me ayude.

nadie puede hacer

nada por mí, nunca--

mónica: ya, ya, ya, ya, a ver,

ya.

perdóname, te lo juro que

no pensé que te sentías así,

tan--tan asustada, tan débil.

isabel: mónica.

no tiene ni un mes

que mi mamá se murió.

mi papá acaba de pasar

por una crisis muy fuerte,

que yo tuve que aguantar.

y ahora, mis amigas se pelean.

estoy amenazada por un trío

de idiotas que mandan

aquí en el instituto.

¿cómo no quieres que esté

asustada?

mónica: ya, ya, perdóname.

tienes toda la razón,

soy una egoísta que solo pienso

en mí.

pero, a ver, dime.

¿qué quieres que haga? ¿ok?

isabel: quiero que arregles

tus problemas con elena.

mónica: ay, no.

isabel: que no deshagamos

nuestro grupito de amigas.

y que me ayuden a enfrentar

a la amargosa esa, espantosa,

y a sus amigas.

mónica: ay, bueno.

isabel: por fis.

mónica: voy a hablar con elena,

¿ok?

[ríe]

isabel: gracias.

elena: mónica va a tener que

aceptar fingir ser mi amiga

aquí en el instituto.

no voy a dejar que la amargosita

y sus amigas se burlen de mí

por su culpa.

leticia: mira, elena, tal vez,

si te calmas un poco,

podrías hablar mejor--

elena: no, qué hablar ni mangos,

hija.

esa traicionera ya me bajó

a mi novio.

mínimo, que haga algo por mí,

¿no?

mónica: a ver.

ahí está elena.

y ahorita mismo,

le voy a dejar muy claro

que nuestros problemas

no tienen por qué afectarte

a ti, ¿ok?

leticia: elena, cálmate,

no vayas a decir algo

de lo que te puedas arrepentir,

¿eh?

ambas: tenemos que fingir

que seguimos siendo amigas.

todas: [ríen]

isabel: creo que vamos a llegar

a un acuerdo.

leticia: [ríe]

[música]

[música]

>> o sea que tú también

te enteraste que las muchachitas

están empezando a pelear

entre ellas.

>> sí, no, a margarita

le va a dar un gusto--

margarita: ay, a ver, a ver,

a ver, ¿a mí qué me va a dar

gusto, eh?

¿vino federico a buscarme?

federico: ¿cómo ves, roger?

¿cómo te gustaría que

nos deshiciéramos de ti?

[ríe]

roger: federico.

dame una oportunidad,

por favor.

una.

te lo pido, una oportunidad.

federico: se acabaron

las oportunidades.

[llaman a la puerta]

>> señor cantú,

la señorita renata no deja

de llamar y ya amenazó

con presentarse aquí

si usted se niega a contestarle

la llamada.

federico: pues, dele la orden

a seguridad para que no la dejen

entrar al edificio, por favor.

>> entonces ¿no le va

a tomar la llamada?

federico: que no.

ya le dije, lo que tenga

que hacer, vaya a hacerlo,

por favor.

vaya, que es insistente

mi ex amante, ¿eh?

pero se lo tiene bien merecido.

seguramente,

muy pronto se va a acostar

con otro, le va a sacar dinero

y--y se va a ir del país,

como acostumbra.

>> creo que, de todos modos,

hay que vigilarla.

por si acaso sabe algo

y quiere abrir la boca.

renata es vengativa.

>> oiga, señito,

¿y usted no tiene familia

con quien quedarse?

renata: no, chayo.

>> híjoles.

pues, entonces, sí se las va

a ver rete negras.

renata: no creas.

no me pienso dar por vencida

tan fácilmente.

federico tiene que regresarme

a mi departamento.

sí.

federico me va a oír.

tú cuida mis maletas

y no te muevas de aquí.

voy por un taxi.

>> oiga, señito.

pero sí me va a pagar el día,

¿verdad?

renata: ¿no ves que no tengo

dinero, estúpida?

>> [resuella]

pues, entonces, que sus maletas

se las cuide su abuela.

margarita: o sea,

hablaban de las idiotas

de las muchachitas

y no de federico.

>> pues, sí.

ay, de verdad, ¿no te da gusto

que se estén peleando

entre ellas?

margarita: no.

>> a ver, piensa, maggie.

si se desintegra el grupito

de mónica,

isabel se va a quedar solita.

margarita: claro.

isabel va a quedar desprotegida.

va a ser más fácil eliminarla

del instituto,

para que a mí no me haga sombra

en el concurso de baile.

no, no, no.

[festejan]

elena: de acuerdo.

no vamos a darle el gusto

a margarita y a sus buitres

de que me molesten

ni molesten a isabel.

mónica: sí.

por el bien de isabel y el tuyo,

fingiremos que no ha pasado nada

entre nosotras.

elena: exacto.

haremos la pinta de que tú

no me robaste a mi novio

y suponemos que seguimos siendo

amigas.

mónica: pues, sí.

vamos a hacer de cuenta

que tú ya sabías que rodrigo

no te amaba

y le haremos creer

a todo el instituto

que seguimos siendo un grupo

de buenas amigas, ¿ok?

elena: ¿quién dice que rodrigo--

isabel: ¡ay, trato, trato hecho!

me encanta la idea.

entonces ¿ya quedó?

una promesa que estamos haciendo

las cuatro.

lo prometo.

leticia: yo también lo prometo.

mónica: lo prometo.

elena: lo prometo.

leticia: [ríe]

entonces, qué empiece

la mascarada.

todas: [ríen]

federico: sí, sí, sí.

la estúpida de renata

puede hablar de más

si nos descuidamos.

hay que darle un buen susto.

>> sí, creo que sabe demasiado.

federico: pues sí.

y roger...

así acaban los traidores.

¿ya ves?

mi ex amante,

renata,

me hizo una jugada chueca

y...y va a pagar por ello.

roger: bueno, pero a mí--a mí

me puedes dar una oportunidad.

una, por favor, una--

federico: [burla]

ya cállate, pareces niña.

está bien.

una oportunidad.

aprovéchala, roger,

porque si no...

¿está claro?

roger: sí.

federico: lárgate.

una semana, roger.

una semana, a más tardar,

quiero noticias de tu affaire

con mónica.

¿entendiste?

roger: sí.

federico: este asunto ya no va

a funcionar.

pero cómo me encantaría que

que mónica le diera el disgusto

a mis queridos tíos

huyendo con un pobre diablo

como roger.

[ríe]

renata: le digo que necesito

verlo.

>> lo siento, señorita,

son órdenes.

órdenes son órdenes.

federico: está bien,

una oportunidad.

aprovéchala, roger

porque si no...

roger: algo tengo que hacer.

renata: oiga, señor,

pero es que usted no me puede

hacer eso.

>> le digo que no puede pasar,

señorita.

órdenes son órdenes.

renata: y yo le digo que voy

a entrar, así sea lo último

que haga.

>> pues, lo siento,

pero si insiste, voy a tener

que pedir apoyo

para sacarla de aquí

por la fuerza.

renata: necesito hablar

con federico.

¿qué? ¿no lo entiende?

¡no puede dejarme

aquí en la calle!

roger: poli, poli, perdón,

perdón.

yo me hago cargo,

no se preocupe.

renata: ¿y tú quién demonios

eres?

roger: cállate y ven conmigo.

¿ok?

te conviene.

mira, tú no sabes quién soy,

pero yo sé muy bien

quien eres tú.

con permiso.

deja, deja eso ahí.

al rato venimos por ellas.

ven.

renata: ay, ¿qué te pasa?

¿dónde me llevas?

roger: ay, tú ven conmigo.

ven, ven conmigo.

renata: ¿quién eres, eh?

roger: soy igual que tú.

soy una víctima de federico,

así que, te propongo

que nos unamos,

para vengarnos de él.

ven acá.

ven acá.

federico: ¿qué tanta información

tendrá renata sobre mí?

>> pues, yo no sé

qué tanto le hayas contado

o hayas hablado frente a ella,

pero, lo realmente importante,

es que no tenga ninguna prueba.

federico: no, no, no creo

que tenga ninguna prueba.

[teléfono]

¿ahora qué, noemí?

ya le dije que si es renata,

no quiero hablar con ella.

noemí: no, señor,

es su mamá por la línea uno.

federico: pásemela, por favor.

>> ay, hijo, me muero

por saber si guillermo

ya te nombró accionista.

federico: no, no, no me ha dicho

nada, mami, todavía,

pero estoy seguro que ya lo hizo

porque se encerró con godínez

y con el notario

por un buen rato.

>> ¿y si le preguntas?

federico: no puedo porque

mi querido tío se fue después.

no se sentía bien.

>> bueno, ¿y no sabes

qué tanto porcentaje

te va a dar?

federico: no, mamá.

pero, ya veo que tú te llevas

muy bien con godínez.

averígualo, ¿sí?

>> voy a hacerlo ahora mismo,

no aguanto la curiosidad.

ay.

más le vale a guillermo

haberle dado una buena cantidad

de acciones a federico.

más le vale.

doctor: su esposo ya está

estable, señora.

esta vez, la libró gracias

a alfredo que intervino

tan a tiempo.

>> gracias a dios, doctor.

doctor: pero va a tener

que cuidarse mucho

porque esto puede repetirse

y con consecuencias

imprevisibles.

>> gracias, gracias, doctor.

doctor: con permiso.

>> sí, es propio.

[suspira]

maldita seas, marta.

todo es culpa tuya.

>> marta.

¿por qué nos denunciaste?

marta: ¿para qué?

tú y yo somos viejos amigos,

¿no?

>> marta, por favor.

estoy muy ocupado.

marta: uy, uy, uy, uy, uy.

arturito, por favor,

no seas grosero.

¿o es que ya no puedo saludar

a un amigo al que hace años

que no veo?

>> eh, por favor, marta,

de verdad, tengo mucho trabajo.

dime, ¿qué quieres?

marta: ya te lo dije.

saludarte

y...

saber si mi hermano

ya hizo accionista

a federico.

>> me voy.

tengo que vigilar a renata.

marta: el tacaño de guillermo

solo te dio el 15 porciento

de las acciones.

federico: ¿solo--solo el 15

porciento?

maldita sea.

ojalá que le dé un ataque

y se muera, el infeliz.

marta: sí.

qué se muera antes de que

se le ocurra quitarte

de albacea solo porque ya te dio

su miserable 15 porciento.

noemí: señor cantú.

señora, acaban de avisar

que a don guillermo le dio

un ataque al corazón

y está en el hospital.

federico: gracias, noemí.

ya puede irse.

creo que nuestro deseo que...

se muera de un ataque

se nos va a cumplir.

[música]

[música]

carmen: bueno.

lucy,

el examen de actuación

ya está hecho.

gracias a dios, ya.

¿sabes qué, lucy?

>> ¿qué le pasa, maestra?

carmen: no sé, me duele mucho

la cabeza.

ha sido un día muy duro.

>> pues, sí, es que siempre

es así cuando hay exámenes

de admisión.

carmen: sí.

ay, encima lo de esta mañana.

>> ¿esta mañana?

¿qué--qué pasó esta mañana,

maestra?

carmen: nada, nada.

>> ¿nada?

y entonces ¿por qué está

preocupada, eh?

carmen: [suspira]

¿sabes qué, lucy?

me está pasando algo muy raro.

ni siquiera sé qué pasa.

es como--como que si de repente

me regresara a mi pasado,

como que, de repente,

recuerdo momentos muy feos,

muy desagradables.

y tengo mucho miedo de que

le vaya a afectar a claudito

y me tiene muy preocupada.

>> es que no entiendo,

o sea, ¿alguien quiere

hacerle daño?

pero ¿quién?

carmen: no sé, lucy.

no sé, y de repente,

siento que,

como que estoy alucinando.

¿no será la menopausia, lucy?

>> ay, maestra, pues, no sé.

carmen: pues, yo no sé,

yo me voy a dar un rico baño

para relajarme y...

y espero que--que esos malos

pensamientos se me salgan ya,

lucy.

>> va a ver que sí,

es buena idea.

carmen: voy a ir con el doctor.

>> pues, sí.

ay, maestra,

se me olvidaba,

afuera hay un señor

que quiere hablar con usted.

me dijo que es algo

sobre joaquín.

carmen: ¿sobre joaquín?

>> sí.

[murmuran]

elena: sí, dicen que es

rete recio.

leticia: sí, que es súper

mala onda y que sí ya saltó

los errorcitos...

[murmuran]

todas: félix greco.

[música pop]

>> ya.

¡ya basta!

¡basta!

¡no saben bailar!

isabel: ¡no, sí sabemos bailar!

leticia: ¡sí, por supuesto

que sabemos!

mónica: además, bailamos

súper superbién.

elena: sí, y se lo voy

a enseñar.

[música]

>> tú,

no tienes madera de bailarina.

te falta gracia.

[música]

¿qué tienen?

¿dos pies izquierdos o qué?

¿qué te pasa?

¡muévete con ritmo!

¡no sirves para bailar!

[música]

sonríe.

no ponga esa cara

de sufrimiento.

te exhibes mucho, ¿eh?

pero bailas poco.

no estás acoplada, ¡fuera!

[música]

no lo haces mal, ¿eh?

pero te falta mucho

para ser una gran bailarina.

¡ya párale!

definitivamente,

están reprobadas las cuatro.

todas: no, no, no.

[gritan]

>> buena muchacha.

¿sabes dónde está la oficina

de la maestra carmen?

todas: [murmuran]

[música]

[música]

joaquín: ¿me mandó a llamar,

maestra?

carmen: sí, joaquín.

siéntate, por favor.

joaquín: ¿pasa algo, maestra?

carmen: no, no sé, joaquín.

fíjate que vino

un señor a verme

y me hizo muchísimas preguntas

sobre ti.

joaquín: ¿un señor?

¿y qué quería saber sobre mí?

carmen: todo.

joaquín.

¿no sientes o crees tú

que tu papá te esté buscando?

joaquín: ¿mi papá?

¿mi papá buscándome a mí?

carmen: pues, sí, joaquín.

porque ¿quién más podría

estar buscándote?

yo no sé si tengas más familia

aparte de tu papá.

joaquín: yo no tengo

más familia, maestra.

solamente don nando y raúl.

carmen: tranquilo.

tranquilo.

no quieres tener familia,

que es muy diferente.

pero tu padre, vive.

vive.

¿eh? y a lo mejor,

el hombre está arrepentido.

¿no?

por eso te está buscando.

joaquín: olvídelo, maestra.

si hay alguien en este mundo

que es incapaz de pedir perdón,

ese,

ese es mi padre.

carmen: pues, entonces,

no entiendo quién era ese hombre

y por qué está tan interesado

en ti.

joaquín: no sé, maestra,

no sé.

¿qué clase de preguntas

le hizo sobre mí?

carmen: que si eras joaquín

barbosa armenta,

si yo te había conocido

en una obra de teatro

en broadway,

que si eras tan buen bailarín,

cómo es posible

que te quedaras como maestro

en esta academia,

que si tenías familia,

que si estabas casado,

todo.

quiere saber todo sobre ti.

joaquín: ¿y usted le dijo algo?

carmen: pues, que sí.

que así te llamas

cómo te llamas,

que eras un gran bailarín,

que yo me siento muy orgullosa

de tenerte aquí en el instituto,

pero de lo demás,

¿qué le puedo decir?

le dije, ¿sabe qué, señor?

si quiere preguntarle algo,

pregúnteselo a él.

y quedamos en que iba a hablar

por teléfono mañana.

joaquín: pues, sea quien sea,

yo no quiero hablar

con ese tipo.

ni que nadie, nadie,

hable de mí con él.

carmen: entonces ¿sí crees

que sea tu papá? ¿no?

>> ¿qué les pasa?

reprobada.

sí, reprobada.

tú también estás reprobada.

y tú, güerita,

está requete reprobada.

isabel: ¡no!

¡usted no me puede reprobar

porque yo sí bailo!

margarita: ¿así que félix greco

va a hacer el examen

de admisión de baile?

qué fuerte.

>> eso oí decir a los

que salían del salón

de actuación.

>> ay, entonces, de seguro

que muchos, si no es que todos,

van a reprobar el examen.

margarita: todos, menos isabel.

[suspira]

>> no sé de qué hablas,

güerita.

pero yo no he venido

a reprobar a nadie.

simplemente,

me invitaron para dar

mi opinión.

y eso será hasta mañana,

en el examen de la admisión.

bueno, jovencitas,

ahora sí, ¿me pueden decir

dónde está la oficina

de carmen márquez?

todas: [hablan a la vez]

>> chicas, chicas.

chicas, chicas.

¿me pueden acompañar

hasta la oficina, por favor?

mónica: sí.

joaquín: ya le dije que yo

no creo que se trate

de mi padre, maestra.

él--el jamás aceptaría

que se equivocó.

así es que,

por favor, olvidémonos de él.

como comprenderá,

no me gusta hablar de él.

carmen: lo sé.

pero ¿por qué no le das

una oportunidad?

¿y si tu papá cambió?

joaquín: no, maestra.

claro que no.

sería más fácil que yo fuera

el primer bailarín

de ballet ruso a que mi padre

cambie su actitud hacia mí.

carmen: pues, tú podrías

haber logrado lo que tú

hubieras querido.

joaquín: ¿lo que hubiera

querido?

más bien, si me hubieran dejado,

maestra.

carmen: ah, bueno, pues.

entonces, si no se trata

de tu papá,

¿no será algún buen empresario

que te quiere ofrecer algo

muy importante?

joaquín: pues, eso suena

más probable.

pero si es así,

a mí no me interesa.

carmen: entonces,

¿vas a desperdiciar

toda tu vida y tu talento

dando clases en una escuela?

joaquín: no es cualquier

escuela, maestra.

es su escuela.

la más prestigiada de la ciudad.

carmen: tú sabes perfectamente

a lo que me refiero.

tú sabes a lo que

me refiero, joaquín.

¿por qué no aprovechas

tu talento? ¿por qué?

en broadway podías llegar

muy lejos.

ya ibas muy adelantado.

joaquín: gracias, maestra.

pero, no.

yo quiero seguir aquí.

carmen: entonces ¿qué le digo

a ese hombre si habla mañana?

¿eh?

joaquín: pues, que sea

lo que sea, a mí no me interesa.

carmen: ah, ¿que no te interesa?

joaquín: no, no me interesa.

carmen: qué bueno, está bien.

joaquín: bonitas flores,

maestra.

carmen: ¿te refieres a mí?

joaquín: no, muy bonitas flores.

carmen: gracias.

pero qué necio es joaquín.

desperdiciar toda su vida

artística

por culpa de un padre

incomprensivo.

está cañón.

renata: ¿quieres vengarte

de federico y pretendes

que yo te ayude?

roger: sí.

¿o no quieres ver a federico

sufriendo?

renata: la verdad,

no sé ni quién eres.

ni qué quieres exactamente

de mí.

pero olvídalo,

yo voy a reconciliarme

con federico.

roger: [ríe]

ay, ¿por qué eres tan ilusa?

¿eh?

mira, por lo menos,

pensé que por haber sido

su amante, lo conocías

un poquito, poquito más que yo,

pero, para tu información,

federico no te quiere volver

a ver.

y además,

él dice que sabes demasiado.

así que seguro te va a hacer

algo para asegurarse

que no vayas a hablar.

renata: ¿y cómo sé que no eres

un espía de federico?

¿por qué se supone que debo

de creer lo que me dices, eh?

roger: a ver.

¿tienes alguna opción?

no, ¿verdad?

entonces, confía en mí.

renata: está bien.

no tengo a dónde vivir.

llévame a un hotel

y ahí platicamos.

roger: bueno.

voy--voy por tus maletas, ¿eh?

porque veo--veo que federico

sí te dejó en la calle.

literal.

[ríe]

¿verdad que sí te quieres vengar

de federico?

renata: ¿qué es lo que quieres

exactamente de mí?

roger: información.

fácil.

información...

sobre federico.

>> sí, inspector.

mi cliente, la maestra

carmen márquez.

dice que llegará a un acuerdo

con la tesorería

para pagar todos los impuestos

que debe.

pero, si no alcanza,

está dispuesta a entregarles

el instituto como pago.

federico: [piensa] carmen se va

a quedar en la calle

y sin su escuelita.

dulce: ♪ voy a mandar a hacer

un amarre

para que solo pienses en mí

para que nadie de mí te aparte

para tenerte amarrado a mí

voy a mandar a hacer un amarre

para que nunca te vayas más

para que nunca pienses en otra

y cada día me quieras más ♪

Cargando Playlist...