null: nullpx
Cargando Video...

Muchachitas Como Tú Capítulo 31

1 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

[música]

silvia: ¡seguramente jamás

voy a conseguir un novio!

>> ay, silvia, mi abuelita

dice que siempre hay un roto

para un descosido.

silvia: ¡qué padre! ¿no?

entonces, ¿si consigo un novio

va a ser igual de feo,

(...) gordo como yo o qué?

como dice mi hermana,

el mundo es de los bonitos,

solo ellos triunfan.

carmen: ¿algo más que quieras

agregar, leticia?

leticia: no--no--no, nada,

maestra, que qué bueno que usted

tiene amigos tan famosos

como félix greco.

carmen: me alegra que entiendas

la buena suerte que tienes

al ser evaluada por alguien

que sabe muchísimo de baile.

mónica: pero menos mal

que no trajo a roberto mitzuko.

carmen: pero también es una pena

que roberto mitzuko,

otro gran conocedor de la danza,

pues esté de viaje

y no vaya a poder venir.

todos: ¡ah!

elena: ¡bendito sea dios!

carmen: bueno, bueno,

espérenme tantito,

porque para el examen de música,

para evaluar la voz de ustedes,

quiero decirles que ya estamos

en tratos nada más ni nada menos

que con susana zabaleta.

todos: [hablan a la vez]

rolando: oye, ¿acaso la maestra

carmen piensa matar a todos

los estudiantes de un infarto?

¿qué le pasa?

joaquín: yo creo que sí.

todos: [hablan a la vez]

lorena: ¡ay!

>> ay, pues pásele, ¿no?

margarita: ¿qué pasó?

¿hay manera?

lorena: ay, no, no, olvídenlo,

¿eh? no hay ninguna forma

de entrar al salón de actuación

para ver a los nuevos estos

haciendo el ridículo.

lucy está cuidando la entrada

y no deja pasar a nadie.

>> ¡ay, ya me lo imaginaba!

ahora sí no vamos a podernos

burlar de nadie y mucho menos

de mónica y su grupito de bobas.

margarita: ay, ya sé.

raúl: listos los jugos

que me pidieron.

margarita: oye, ¿tienes algún

jugo que nos haga invisibles?

todas: [ríen]

margarita: ay, pobrecito,

pobrecito.

todas: [ríen]

carmen: bien, pues ahora sí

ya vamos a empezar el examen

de actuación.

por favor,

quiero que se relajen,

que disfruten,

que se concentren.

elena: no, pues, sí,

con las noticias que nos acaba

de dar.

leticia: sí, ahora solamente

falta que diga que va a venir

a evaluarnos lópez tarso

y carmen montero.

mónica: ay, ya--ya--ya, cállate,

no vayas a echar mala vibra,

niña.

isabel: ¡niñas, ya, shhh!

cállense, ya.

[exhala]

carmen: correcto.

ok. perfecto.

esto está perfecto.

bueno, insisto, por favor,

no se me tensen.

a ver, vamos,

arriba los hombros,

abajo.

arriba.

¿cómo se sienten?

todos: [hablan a la vez]

carmen: quiero, por favor,

decirles,

comprendo perfectamente

que todos ustedes son nuevos,

que no son profesionales,

así es que no se preocupen,

nada más hay que echarle

muchas ganas.

todos: ¡uuuh!

[aplausos]

elena: ¡ay, san juditas,

ayúdame y te pongo tu veladora!

leticia: ay, ¿me lo prestas,

elena?

elena: sí.

leticia: ay, san juditas,

por favor,

tú sabes que esto es lo mío

y no puedo fallar,

no puedo, no puedo, por favor.

isabel: préstamelo. ¿puedo?

elena: sí--sí--sí, sí.

isabel: san juditas, please,

ayúdame a pasar el examen.

yo sé que mi mamita

me va a estar apoyando mucho

desde el cielo,

pero si tú nos ayudas,

segurito que paso.

mónica: oigan, ¿y de veras

funciona eso?

elena: ¡pues, clarín, cornetas!

¿cómo no va a funcionar?

¿a poco no conoces

a san juditas?

mónica: pues, obvio, sí,

pero, pero nunca le he pedido

nada.

normalmente le rezo a mi diosito

precioso o a la virgencita.

leticia: [ríe]

eso se llama tener influencia.

todas: [ríen]

mónica: ¡eres una tonta! ¡no!

carmen: ya, ya, chicos.

ya, chavos, silencio,

por favor, ya.

¡ya!

¿hay algo importante que decir?

todos: no--no--no.

isabel: no, maestra.

carmen: ¿hay algo importante

que escuche yo ahorita?

todos: ¡no!

carmen: están tranquilos,

¿verdad?

todos: ¡sí!

carmen: bueno, ya vamos

a empezar.

mónica: ¡uh!

[aplaude]

licenciado: listo.

ya está a nombre de su sobrino

el 15% de la empresa,

don guillermo.

guillermo: gracias, licenciado.

eso es todo.

gracias, arturo.

licenciado: pues entonces

me despido. con permiso.

arturo: lo acompaño.

guillermo: [exhala]

arturo: ¿estás bien, guillermo?

la verdad te ves un poco mal.

guillermo: gracias, no,

no es nada.

arturo: ¿no es nada poner

de la noche a la mañana el 15%

de tu empresa a nombre

de tu sobrino?

guillermo: tengo mis motivos,

arturo, pero gracias

por tu preocupación.

arturo: ojalá que no hayas

cometido un error,

y te lo digo como amigo.

con permiso.

guillermo: ¿cómo pudiste hacerme

esto, martha?

¿cómo pudiste?

[exhala]

martha: ¿cuál sería la buena

noticia que iba a darme

federico?

uy, odio las bromitas

de mi hijo.

¿quién puede saber algo de esto?

¿nohemí?

no. no--no--no creo.

¡claro, renata!

renata: tengo que contentarme

con federico.

debo lograr que se olvide

del incidente.

jamás debí de haberle roto

su mugre cochecito.

chayo: buenas, seño renata,

vengo a limpiar el departamento.

renata: ay, sí, pasa, chayito,

pero procura no molestarme

con tus preguntas y comentarios

porque no estoy de humor.

[timbre de teléfono]

¿bueno?

martha: hola, querida,

soy yo, martha,

la mamá de federico.

renata: federico no está.

martha: sí, sí, eso ya lo sé.

no es con él con el que quiero

hablar, sino contigo.

renata: mira, martha,

si hablas para burlarte

porque tu hijo y yo

nos peleamos, olvídalo.

muy pronto voy a reconciliarme

con él y aunque tenga

a margarita,

federico siempre va a regresar

a mis brazos.

¡estúpida!

martha: así que se pelearon.

tengo que hacer algo

para que no se contenten

y de una vez federico se case

con margarita.

[música]

selena: 1, 2, 3, 4.

5, 6, 7, 8.

1, 2, 3, caderas.

5, 6, 7, 8.

1, 2, 3, 4, me quito,

6, 7, 8.

1, 2, 3, 4,

5, 6, 7, 8.

1, 2, a ver, sube.

vamos, pasa.

vamos, cadera.

cadera.

margarita: ¡ay, no, no!

¿cómo puede esa gorda ponerse

a bailar con ese cuerpo

ahí tan segura?

lorena: ¡shhh!

margarita: ¡ay, qué horror!

selena: no todo el mundo

puede ser bello,

pero eso no quiere decir

que no sea sexy.

más vale una gordita sensual

que una mujer delgadita,

pero fría y que no transmite

nada.

margarita: ¿ya ves, amiga?

lorena: ¡oye!

selena: si quieren informes,

las veo en mi oficina.

vamos, muchachas, de arriba.

5, 6, 7 y...

uno, dos.

federico: abelito, ya sabes,

ni una sola palabra

que soy accionista

de la empresa, ¿eh?

abel: despreocúpate,

conoces mi discreción.

federico: [asiente]

más te vale.

nohemí: señor cantú...

federico: [asiente]

nohemí: aquí está rodrigo

suárez.

ah, ¿cuánto tiempo quiere

que le diga que espere?

federico: el gato está

de suerte, nohemí,

dígale que pase inmediatamente.

nohemí: ¡que pases!

rodrigo: ¿qué?

o sea, ¿no tengo que esperar?

nohemí: ¡no!

rodrigo: ay, ya, pues a ver

con qué sorpresita me sale

tu jefe, nohemí.

ambos: [ríen]

federico: ¡el marrano!

pásale.

rodrigo: ¿qué es lo que quiere,

señor cantú?

federico: siéntate.

rodrigo: así estoy bien,

muchísimas gracias.

federico: te estoy diciendo

que te sientes.

rodrigo: [carraspea]

¿me va a decir por fin

para qué me llamó, señor cantú?

federico: [suspira]

no.

más bien qué me ofreces tú,

mugroso taxista,

para que no le cuente a mi tío

guillermo que te andas

revolcando con mi prima mónica.

margarita: ay, qué pesada la tal

selena, ¿no?

lorena: ay, sí,

pero es cierto lo que dijo, ¿eh?

no siempre las chavas

con mejores cuerpos

son las que mejor hacen el amor.

oye, ¿y renata tiene buen

cuerpo?

margarita: sí.

la desgraciada tiene muy buen

cuerpo, pero yo también,

no me preocupo.

lorena: ay, entonces no se trata

tanto del cuerpo,

sino de cómo lo haces.

ambas: [ríen]

selena: bueno, ya acabé

la clase,

¿en qué puedo servirles?

margarita: me recomendó mi amiga

gabriela aristizábal.

lorena: ¿la recuerda?

selena: tengo tantas alumnas

y de todas las edades,

pero, bueno, no importa

de parte de quién vengan,

supongo que quieren aprender

a ser sensuales y agradarles

más a su hombre.

si realmente quieres aprender

a ser más sensual,

tienes que empezar

por quitarte la pena.

margarita: yo quiero clases

privadas, no en grupo.

selena: lo siento,

no doy clases privadas.

margarita: yo puedo pagar

lo que sea, de verdad no hay

ningún problema, ¿eh?

selena: no se trata de dinero,

sino de tiempo.

¿te interesa o no?

margarita: no, claro que no.

no voy a aprender a bailar

sensual con una bola de viejas

a mi alrededor, no.

selena: entonces no les quito

su tiempo, voy a dar clase

de tubo.

margarita: ¡tubo!

también das clases de tubo

como en los tables.

selena: sí, y es una clase

en grupo, no privada.

lorena: eh, no se preocupe.

mi amiga sí se queda a la clase,

aunque sea de grupo, ¿eh?

margarita: ok, ok.

[ríe]

>> ¡yo voy a salir adelante

con mi equipo!

>> [ríe]

¡no te lo voy a permitir!

¡entiéndelo!

carmen: ¡tiempo!

[aplausos]

muchachos, a sus lugares,

por favor.

[aplausos]

>> ¡guao!

mónica: ellos dos sí

que la hacen.

¿vieron qué buenos serán?

isabel: ¡moni, ya!

deja de decir eso porque estoy

bien nerviosa, ya párale.

leticia: ¡ay, no--no--no!

¡qué nervios!

elena: ¡chale!

la cosa está cada vez

más color de hormiga.

carmen: silencio, por favor,

silencio.

a ver, las siguientes alumnas

que van a hacer el examen

son elena olivares

y mónica sánchez zúñiga.

¡adelante, por favor!

rodrigo: no sé quién le dijo

que me gusta mónica,

pero quien haya sido,

pues está alucinando.

federico: ¡eh, mentirosillo!

¿tú crees que soy estúpido?

conozco perfectamente

a los de tu tipo.

rodrigo: no, no estoy mintiendo.

yo no tengo nada que ver

con mónica.

carmen: bien, son las mismas

reglas para todos.

ya saben, tienen un minuto

para desarrollar la situación

que yo les diga.

su situación va a ser

la siguiente:

de repente ustedes son amigas

de hace muchísimos años

y se dan cuenta de que están

enamoradas del mismo muchacho.

¿qué va a pasar?

¡adelante!

elena: mónica, amiga,

quiero hablar contigo

de algo bien delicado.

mónica: ¿qué cosa? ¿qué pasa?

elena: quiero que me digas

si es cierto un chisme

que me hicieron llegar por ahí.

mónica: ¿cuál chisme?

elena: que andas detrás

de los huesitos

de mi rodri--roberto.

mónica: pues, mira, elena,

la verdad sí me gusta rod-berto.

no sabes, me muero por él.

¿tienes algún problema con eso?

elena: ¿que si tengo problema?

¡qué cínica eres, caray!

somos amigas, ¿no?

mónica: sí, ¿y?

elena: ¡pues se supone

que las amigas no se quitan

los novios!

mónica: pues si roberto se fija

en mí, es porque algo anda

mal entre ustedes.

elena: ¿estás aceptando que amas

a mi novio?

[música]

rodrigo: bueno, ¿no?

pues ya está aclarado el punto

sobre mónica,

pues yo no tengo nada que ver

con ella, mentirosillo.

dígame, ya, en serio,

pues ¿qué quiere que haga?

porque don guillermo ya se fue

y me dijo que iba a hacer

lo que usted dijera,

señor cantú.

¿quiere que copie 100 veces

los reportes viejos

que ya no sirven para nada?

o no sé, mire, ¡aquí está!

le cuento cuántos clips

hay en todas las oficinas,

bueno, no sé si quiere

que me vaya...

federico: ¡ay, ya--ya--ya basta!

¡basta!

no voy a permitir que te burles

de mí.

¡lárgate!

¡vámonos!

¡lárgate!

rodrigo: sí, pues, sí,

espéreme, me largo,

pero, pues dígame qué hago

porque yo vengo aquí a trabajar,

¿no? o sea, ¿qué hago?

federico: tómate el día libre,

haz lo que se te dé la gana,

pero lárgate ya.

¡ándale! ¡ándale!

¡vámonos!

rodrigo: bueno, ya, con permiso.

que pase buen día.

federico: ¡uno, dos!

rodrigo: ¡3, 4, 5, 6!

federico: roger me mintió.

ya vamos a ajustar cuentas

con ese imbécil.

elena: ¡roberto jamás va

a escogerte a ti

porque me ama a mí!

¿cómo ves? ¿cómo ves?

mónica: pues, mira,

yo no estaría tan segura, ¿eh?

¿no se te ocurre pensar

que lo de ustedes dos

es más bien costumbre que amor?

elena: ¡ay, no me vengas

con esa!

mónica: ¡suéltame!

¡no me vuelvas a tocar!

¡no te metas conmigo!

¡suéltame!

carmen: ¡ey--ey--ey!

¡tiempo! ¡tiempo!

¡muy bien, un aplauso,

por favor!

lo hicieron muy bien.

suficiente, a sus sitios,

por favor.

¡a sus sitios, por favor!

joaquín: ¡ey!

carmen: ¿ven?

eso es lo que pasa,

se posesionan demasiado.

¡a su sitio, por favor!

¡ya pasó!

ya se acabó la escena, hijas.

¡vamos! pues ¿estas?

luego, luego.

rolando: bravo, ¿eh? ¡bravo!

carmen: ¡muy bien!

no es necesario...

leticia: ay, qué bárbaras, ¿eh?

actuaron como si de verdad

se estuvieran peleando

por un galán.

[aplaude]

carmen: las actuaciones

dramáticas son preciosas.

roger: [ríe]

doña angélica,

ahora sí estoy seguro

que federico puso en su lugar

a rodrigo para que no me estorbe

con mónica.

angélica: ay, roger,

nunca jamás podré entenderte

todo lo que dices.

roger: no importa,

doña angélica, no importa.

ahora voy a ir a buscar a mónica

al instituto.

ay, la bronca ahora va a ser

que huya conmigo estando

sus papás en tan buena onda.

angélica: ¿piensas huir

con mónica?

roger: [sisea]

[ríe]

carmen: bueno, muchachos,

vamos a tener un pequeño receso.

nos vemos aquí en media hora.

¿ok? rolando, joaquín,

vamos, por favor.

isabel: ¡ay, más tiempo,

qué horror!

leticia: ay, ya sé,

se prolonga la agonía.

isabel: uy, sí, ya ves, vamos.

>> ahorita los alcanzo.

todos: [hablan a la vez]

mónica: niñas, niñas, niñas,

oigan, ahorita las alcanzo.

voy aquí a la oficina de lucy

a ver si me ayuda

con un depósito, ¿sí?

isabel: ok. vamos a estar aquí

en la cafe, ¿eh?

mónica: sí.

isabel: ¿dónde se quieren

sentar, niñas?

leticia: ay, lo que pasa

es que...

todos: [hablan a la vez]

roger: oigan, oigan,

¿no--no--no han visto

por aquí a mónica?

elena: pues creo que está

en la recepción,

¿verdad, manita?

isabel: sí, sí.

roger: ¿en la recepción?

elena: simón.

roger: ok.

bueno, aquí la, la espero.

elena: adiós.

roger: gracias.

mónica: ¿qué haces aquí?

ya te dije que no quiero

tener más problemas con elena,

por favor.

rodrigo: yo tampoco,

pero tu primo federico

me reclamó que tú y yo andemos.

mónica: ¿qué?

rodrigo: así que, ¿cómo fue

que se enteró, eh?

¿qué le dijiste?

estás jugando conmigo.

mónica: rodrigo, rodrigo,

¿qué vamos a hacer?

es inútil negarlo, yo, yo--

no--no--no--no, lo nuestro

no puede ser y no podemos...

rodrigo: mónica, yo te amo,

yo te amo desde el primer día

en que te vi.

leticia: ay, sí, qué padre

el detalle de joaquín haberme

dado la carta y las flores.

estoy segura de que me va a dar

muchísima suerte en el examen.

elena: sí, mónica,

el amor siempre da suerte,

aunque el miedo no se te quita

con nada.

vieran qué miedo me dio

cuando hice el examen,

pero, pues ya pasó el susto.

isabel: ¡ay, sí!

a ver cómo nos va a ti y a mí

ahora.

ojalá nos toque juntas.

leticia: ¡ay, sí, ojalá, isa!

¡me muero de miedo si no!

ojalá que sí.

joaquín: leti.

leticia: ¡ay, joaquín, mi amor!

joaquín: vengo a darte ánimos,

chiquita.

sé que te va a ir superbién.

leticia: ay, mil gracias.

isabel: oye, oye,

creo que nos vamos.

elena: sí, mejor vámonos ya,

mija.

isabel: te vemos en el salón,

leti.

provecho.

ambas: [ríen]

joaquín: ¿no quieres un jugo

tranquilizante, leti?

leticia: [niega]

lo que quiero es a ti.

roger: ¡mónica!

[música]

[música]

roger: ¡mónica!

¿qué haces besando

a este mugroso, eh?

¡tú eres mi novia!

rodrigo: no, espérate,

si hay algún problema,

yo fui el que la besó.

roger: [ríe]

elena: ¿que no es esa la voz

de mi rodris?

roger: no puedo, no puedo creer

que te dejes besar

por este gato.

mónica: ya, por favor,

cálmate, roger, ya.

de verdad, siento mucho

que te hayas enterado así,

pero de todos modos iba

a decírtelo.

no, no te amo a ti, roger.

por favor, perdóname, pero,

pero amo a rodrigo.

elena: ¿qué?

mónica: no.

lo siento, elena,

pero ya no puedo ocultarlo.

sí, amo a rodrigo.

rodrigo: perdóname, elenita,

pero yo también amo a mónica.

elena: ¡no, no es cierto!

¡esto es una pesadilla!

¡es una pesadilla!

isabel: no, no, elena, elena,

tranquila, cálmate, por favor.

mira, tarde o temprano

te ibas a enterar.

elena: ¡yo sé que tú lo sabías

todo y no me dijiste nada!

¿verdad?

isabel: no, no, elena,

escúchame, mira, yo...

elena: ¡ya, deja de cantinflear!

¿sí? ¡me traicionaste!

¡y tú también de la manera

más gacha, mónica!

¡eres un poco hombre, rodrigo!

apenas ayer me decías

que me querías.

rodrigo: elena, por favor,

yo nunca te quise hacer daño,

date...

elena: ¡vete al diablo, rodrigo!

¡traicioneros!

¡mentirosos!

¡acaban de destruir mi vida!

raúl: ¡uh, uh, uh!

mira nomás, quién fuera joaquín,

carnal, ¿eh?

este sí tiene buena suerte

en el amor, ¿eh?

rolando: sí, fíjate que a pesar

de que leti no me late,

pues me late ver contento

a joaco.

no sé, mano, qué trae,

pero ayer estaba muy raro.

raúl: ah, ¿sí?

¿y eso por qué o qué?

rolando: no sé, le entró una

de sus depresiones, ya sabes,

se queda callado, pensativo,

y luego me dijo algo muy raro.

raúl: ¿qué te dijo?

rolando: me dijo, me dijo:

"gracias por ser mi familia

todos estos años".

raúl: ah, bueno, pues, o sea,

que su rollo es su familia, ¿no?

ah, bueno, ya sabemos

que no es sorpresa,

nunca quiere hablar de ella.

rolando: y eso si la tiene

porque no sabemos nada.

leticia: ay, ya, joaquín,

ya no me preguntes

de mi familia.

de verdad, mira, ya estoy

preparando a mis papás

para que ya no tengamos rollos

ni problemas.

joaquín: es que a mí no me late

andar así a escondidas.

leticia: bueno, a ver,

ya hay que dejar de hablar

de nosotros y, dime,

¿qué onda con tu familia?

¿cuándo me las vas a presentar?

joaquín: ¿mi familia?

leticia: [asiente]

joaquín: no, pues mi familia

son rolando y raúl.

mi mamá murió hace mucho tiempo.

¿nos vamos?

ya casi termina el receso.

vámonos.

elena: [llora]

¿por qué, san juditas?

¿por qué me hicieron esto?

¡vete, no quiero verte!

¡no quiero ver a nadie, examiga!

isabel: elena, lo siento.

elena: ¡no mientas!

¡tú no sabes lo que se siente

perder al ser que más amas

en tu vida!

¡nunca te ha pasado!

isabel: no, tal vez no haya

perdido el amor de hombre,

al menos no tan querido

como para ti rodrigo,

pero perdí al ser que más quería

en el mundo, a mi mamá.

lucy: maestra, usted está

superbonita,

como que ya tiene que abrir

su corazón y hacerle caso

a alguien, ¿no?

carmen: ay, lucy, no,

ahorita ya no voy a abrir

nada, nada, mi lucy.

¿sabes por qué, lucy?

porque con mi claudito estoy

tan feliz.

¿qué me voy a andar enamorando,

de quién?

lucy: ay, maestra.

carmen: no--no--no.

lucy, mejor ponme mis florecitas

en un florero.

lucy: ándale.

carmen: ¿y sabes qué?

háblale al contador.

lucy: ajá.

carmen: ya quiero que arregle

todas las cosas

de los impuestos,

que nos diga que ya está todo

listo porque otro susto

de esos y me mata, lucy.

lucy: sí, maestra.

carmen: porque quiero que sepas

una cosa, lucy,

cada día quiero más a mi escuela

y esta escuela no me la va

a quitar nadie, lucy.

nadie, ¿me entiendes?

[crujido]

federico: [exhala]

vengo a avisarles

que, lamentablemente,

uno de ustedes murió ayer.

pero no se preocupen

porque la mujer que acabó

con su hermano va a pagar caro

lo que hizo,

muy caro,

donde más le duele.

>> [tocan el timbre]

renata: ah, ¿y ahora quién es?

ojalá sea federico para hacer

las pases.

>> ¿la señorita renata alamán?

renata: sí, soy yo.

¿qué se le ofrece?

>> traigo una orden de desalojo.

tiene que dejar este

departamento ahora mismo.

federico: ¿ya lograste atrasar

los problemas con la hacienda

de carmen márquez?

abel: sí, hice una cita

para llegar a un acuerdo,

al que, claro, no voy a llegar,

pero eso retrasará que embarguen

a la maestra carmen su escuela.

federico: bien.

bien, bien, abel.

solo recuerda que carmen

no debe de tener nada

para cuando yo despoje a mi tío

guillermo y a su familia

de todo.

[música]

[música]

>> saquen las cosas

de la señorita a la calle.

renata: ¡no! ¿qué le pasa?

¡no! ¿a dónde van?

¡mis cosas no!

¡ay!

ay, no, por favor,

espéreme poquito,

por favor, se lo suplico.

déjeme hablarle por teléfono

a federico, ¿sí?

por favor, ¿sí?

>> está bien, hable con él,

pero va a ser inútil.

[discado telefónico]

>> vamos a ver qué cosas

son de ella.

chayito: ¡ay, dios mío!

>> ey, los muebles no,

son del señor cantú,

solo la ropa.

renata: ¡no, mi ropa no!

¡chayito, ve por las maletas,

rápido!

chayito: ¡sí, sí, señorita!

renata: ocupado.

chayito: ¡ay, espérense!

>> se acabó su tiempo.

fuera del departamento.

verónica: oye, amor,

¿y qué vas a hacer con alfredo?

guillermo: nada, nada, de hecho,

me propongo apoyarlo,

a pesar de--de--de su traición.

no lo justifico,

pero realmente la culpable

es martha.

¡martha!

y pobre de ella si le dice

a mónica que no es mi hija.

no lo soportaría, verónica,

no lo soportaría.

no podría ver a mónica

a la cara.

preferiría estar muerto,

¡muerto!

¡preferiría que...!

¡ah!

verónica: ¡amor! ¡amor!

amor, ¿qué tienes?

¡alfredo! ¡alfredo!

tranquilo, mi amor, tranquilo,

por favor, tranqui-tranquilo,

tranquilo. tranquilo.

>> ¡voy por alfredo!

¡alfredo!

alfredo: ¿qué pasa?

verónica: ¡el corazón!

guillermo: ¡ah!

alfredo: a ver, compadre,

cálmate, compadre, cálmate.

cálmate, compadre.

ayúdame a acomodarlo.

guillermo: ¡ah!

alfredo: vamos.

aguanta, compadre.

verónica: tranquilo, mi amor,

tranquilo.

alfredo: ¡aguanta, compadre!

¡aguanta!

¡llama a una ambulancia, rápido!

[discado telefónico]

aguanta, compadre, aguanta.

renata: me voy a ir a un hotel

mientras, chayo.

chayo: pues, sí, señito.

ni modo que se quede a vivir

en la calle.

ay, yo nomás decía.

renata: cuídame las maletas,

chayo, voy por el auto.

chayo: está bien.

renata: ¡no!

¡no puede ser!

[gruñe]

¡federico también me quitó

mi coche!

federico: entonces así reaccionó

renata.

tolomeo: pues, sí,

el licenciado me contó

que ni lo podía creer.

federico: menos va a creer

lo que le falta.

hay que buscar a roger,

necesito verlo ahora mismo.

tolomeo: claro que sí.

leticia: joaquín, joaquín,

es mi imaginación

o no me quieres hablar

de tu familia, ¿eh?

joaquín: tienes razón, leti,

no quiero hablar de mi familia.

en realidad solo vive mi papá

y como te dije, mi mamá murió.

leticia: ¿y no te llevas

con tu papá?

joaquín: no.

pero, pero no es momento,

otro día te cuento, ¿sí?

[suspira]

es que la verdad es algo

muy doloroso para mí.

duele tanto saber que,

pues que tu propio padre

te rechaza.

roger: ¡no puede ser!

¡tú no puedes amar

a este mugroso taxista!

rodrigo: ¡ey, ey, tampoco

me insultes! ¿eh?

mónica: ya, rodrigo, por favor,

esto es asunto mío, ya.

roger, es verdad,

amo a rodrigo.

por eso lo nuestro termina aquí,

¿ok? ya no somos novios.

roger: ¡no!

mónica, no me puedes hacer esto.

entiéndeme que yo, yo te amo,

chiquita, te adoro.

te adoro y tú lo sabes,

tú sabes todo lo que he hecho

por ti.

me fui a humillar con tu papá,

le pedí disculpas,

le pedí permiso para que tú y yo

anduviéramos, ¿te acuerdas?

no me dejes.

mónica: roger, roger, entiende,

no te quiero, ya te lo había

dicho antes.

roger: no, no, tú me quieres,

sí me quieres,

pero, mira, a ver,

estás confundida, ¿sí?

estás confundida.

ya mi hermana viene en camino

para que conozcan a tu familia

y se conozcan todos...

mónica: roger, roger,

ibas muy rápido, ¿no?

entiéndelo, no te quiero.

roger, te juro que no era

mi intención lastimarte.

lo que menos, lo que menos

quería era hacerte daño,

pero no puedo fingir que te amo,

cuando al que amo es a rodrigo.

roger: no, a ver, tú no lo amas,

¿ok? no puedes amarlo porque

estás encaprichada con él.

rodrigo: ¡ey, ey, ey, tampoco

le grites!

mónica: ¡ya, ya basta!

¡ya! ¡ya!

vamos a arreglar este asunto

tú y yo.

ya, por favor, roger,

no hagas esto más difícil.

vamos a terminar como amigos,

¿sí?

roger: [ríe]

¿como amigos?

es el colmo, mónica,

yo no puedo ser tu amigo,

¿y sabes por qué?

porque te amo.

mónica: pues lo nuestro

es imposible, ¿ok? ya.

aquí muere.

tú y yo ya no somos nada.

roger: ¡ah!

¿quieres decir que todo

este tiempo solamente

estuviste jugando conmigo?

mónica: ¡claro que no!

¡claro que no!

yo creí estar enamorada de ti,

pero, pero me di cuenta

que estaba equivocada

y te lo dije.

luego, pues tú hablaste

con mi papá y nos dimos otra

oportunidad, pero no funcionó,

así es que, ya, ya, ya.

no hay nada, nada,

nada más que pensar.

no puedo seguir engañándote.

roger: no puedo creer que seas

así, mónica.

jamás me lo hubiera esperado

de ti.

no solamente juegas conmigo,

sino con elena,

la que hipócritamente

llamas "amiga".

a ver, ¿qué se siente quitarle

el novio a una amiga?

[música]

[música]

roger: cuando ese infeliz

te deje,

me buscas.

yo te voy a estar esperando.

isabel: yo sé que es muy duro

lo que te hicieron mónica

y rodrigo, pero, créeme,

elena, hay cosas peores.

elena: pues, sí.

[exhala]

lo de que se te haya muerto

tu mamá sí que fue peor,

pero es que además

de que me duele que rodrigo

no me quiera,

me duele la traición de mónica

y, pues también del rodrigo.

isabel: no lo hicieron

a propósito.

ellos se fueron enamorando y,

pues se dio.

elena: ¡se dio!

así nomás, así de simple, ¿no?

no, manita, me vieron la carota

bien vista.

pero ¿sabes qué, chavelita?

no les voy a dar el gusto

de que me vean sufrir,

pero eso sí, mi amistad

con mónica se acabó aquí.

mónica: ¡por cobarde!

¡por no atreverme a decirle

la verdad a elena y a roger,

las cosas salieron peor!

¿qué vamos a hacer?

rodrigo: nada, nada, mónica,

no podemos hacer nada.

elena necesita tiempo

para perdonarnos,

así que no podemos hacer

absolutamente nada,

solamente estar unidos.

mónica: es que de verdad

me duele tanto haber

traicionado a elena,

y haberle jugado chueco a roger.

>> roger.

roger: ¿qué?

¿tú quién eres o qué?

>> ven conmigo.

roger: ¡ah! ¿qué?

¿me vas, me vas a secuestrar

o qué? ve el carro que tengo,

no tengo, no tengo nada.

mi familia ni siquiera vive

aquí.

>> federico cantú quiere verte.

ahora.

roger: no, espérame...

espérate, no, ¡ay!

espérate, ¡suéltame!

[pitidos]

alfredo: tranquilo, tranquilo,

ya estás bien, guillermo.

guillermo: ¿qué pasó?

alfredo: sufriste un infarto

al miocardio,

tienes que cuidarte, compadre.

ya te van a pasar a tu cuarto

para que estés más tranquilo.

guillermo: mónica, mónica,

que mi hija no se entere.

ya le di las acciones

a federico.

que martha no le diga nada

a mónica, que no le diga nada.

alfredo: ¡cálmate, cálmate!

sé que lo que te está pasando

es solo por mi culpa, guillermo,

y aunque tenga que matar

a martha con mis propias manos,

no permitiré que le diga

a mónica la verdad.

¡te lo juro, compadre!

tranquilo.

tranquilo, cálmate.

roger: [quejido]

>> ¡párate!

roger: [tose]

¿por qué...?

[tose]

¿por qué me tratas así?

federico: porque así se trata

a los traidores,

a los que mienten para sacar

provecho.

¿qué intentabas, roger,

engañándome al decirme

que el imbécil de rodrigo

andaba tras mónica?

roger: no.

federico: ¡sí!

¿querías justificar tu ineptitud

para enamorar a mi prima

y lograr que saliera contigo?

roger: no, federico,

mira, yo nunca te mentí.

[tose]

federico: ¡cállate!

roger: [quejidos]

federico: ¡claro que mientes!

¡mientes!

¡mientes!

¡eres un mentiroso!

roger: te juro que no,

federico.

es más, hace, hace un momento

los vi besándose a los dos

en la, en la escuela.

mónica y el, y el idiota

de ro...

federico: ¡ay, ya, por favor,

deja de inventar historias!

roger: [grita]

federico: ¿nunca se te va

a quitar lo mentiroso,

cabeza dura?

roger: [quejido]

federico: ese maldito

zarrapastroso no tiene nada

que ver con mi prima.

mónica: bueno, pues ya tengo

que entrar al salón.

nos vemos después, ¿no?

rodrigo: sí.

y si puedes nos vemos

en la tarde para platicar.

mónica: sí, aunque no creo

que cambien mucho las cosas.

rodrigo: no, pero ¿sabes

una cosa? a pesar de todo

yo me siento aliviado.

ya no nos vamos a tener

que esconder.

mónica: tienes razón,

yo también me siento aliviada.

ahora solo falta que lo sepan

mis papás.

rodrigo: pues, sí, es algo

que también vamos a tener

que enfrentar,

pero lo vamos a hacer,

y si tengo que dejar de trabajar

con tu papá, no importa,

pues yo me consigo otro trabajo,

pero siempre te voy a amar,

mónica.

¿nos vemos en la noche?

mónica: hasta la noche, rodrigo.

elena, me asustaste.

elena: y tú me traicionaste,

examiga.

pero solo quiero que sepas

que no voy a pelear contigo.

no voy a arriesgarme

a que me saquen del instituto

por tu culpa.

ya que me quitaste al rodris,

solo me queda la actuación

que me encanta y a la que

le voy a echar todos los kilos,

así que simplemente

no te cruces en mi camino.

[música]

carmen: ♪ voy a mandar a hacer

un amarre para que solo

pienses en mí,

para que nadie de mí te aparte,

para tenerte amarrado a mí.

voy a mandar a hacer un amarre

para que nunca te vayas más,

para que nunca pienses en otra

y cada día me quieras más. ♪

[música]

Cargando Playlist...