null: nullpx
Cargando Video...

Muchachitas Como Tú Capítulo 24

20 Jun 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

martha: te escucho.

alfredo: mónica,

mónica no es hija de guillermo.

martha: ¿qué?

¿qué mónica no es hija de--

no puedo ser. [ríe]

es maravilloso,

ay, vaya noticia, alfredo.

alfredo: aléjate de mí.

por tu culpa traicioné

a mis compadres.

martha: ni con todos

los insultos del mundo

vas a arruinar la felicidad

que tengo.

ay, este es el día

más feliz de mi vida.

mónica no es una sánchez-zúñiga,

mónica es una advenediza.

roger: [gime]

eh, eh, ey,

¿mónica, qué te pasa?

mónica: nada.

roger: ¿y entonces por qué estás

así tan seria?

deberías estar supercontenta

porque al fin tenemos el permiso

de tu papá para seguir

nuestra relación, eh,

¿no es lo máximo?

ey, ya no tengo que esconderme.

mónica: roger, roger, ya.

mira, te voy a ser muy sincera,

¿ok?

como, como te dije el otro día,

ay, ya,

ya no estoy segura de amarte.

alfredo: mónica no es ninguna

advenediza

y es hija de guillermo,

te guste o no.

martha: pues, será su hija,

pero adoptiva solamente

y eso cambia

totalmente las cosas.

quiere decir que mi querido hijo

federico resulta ser

el único pariente joven

de mi querido hermano

millonario,

como quien dice,

su único heredero.

alfredo: así que por ahí va

tu maldito plan, martha,

pero no te vas a salir

con la tuya, ni lo creas.

porque para mi compadre

las cosas no cambian

y aunque no haya sido

engendrada por él,

guillermo considera a mónica

su hija, y aunque se te revuelva

el hígado, ella será

la heredera universal

del imperio sánchez-zúñiga

y siempre, siempre tendrá

el cariño de él.

martha: por mí que la insípida

de mónica se quede con el cariño

de guillermo, que es

lo que menos me importa,

en cuanto a la fortuna,

eso es otra cosa.

ay, alfredito, qué buena noticia

me has dado.

este es el día

más feliz de mi vida.

alfredo: guillermo jamás

desheredará a mónica, ¿me oíste?

y yo mismo me voy a encargar

de que no te salgas con la tuya,

maldita arpía.

martha: ay, por favor, alfredo,

no seas estúpido,

¿qué vas a hacer?

¿aconsejar a guillermo?

¿tú crees que mi hermano

va a querer escucharte

después de saber

que lo traicionaste

vilmente diciéndome su secreto?

roger: ¿cómo que no me amas?

mónica, a ver, a ver, a ver,

claro que tú me amas, sí.

lo que pasa es que la situación

se hizo tan difícil que llegaste

a pensar eso, pues, nada más

para, para no sufrir tanto, ¿eh?

pero ahora, con el permiso

de tu papá las cosas van a ser

diferentes, ¿sabes?

mónica: roger, roger, roger.

no te quiero engañar, pero,

pero es la verdad, entiéndeme,

ya no siento por ti

lo mismo que antes.

te lo dije el día del velorio

de mi tía leonor, el beso

que nos dimos

no me hizo sentir nada.

roger: y...

¿de cuándo a acá

dejaste de amarme?

¿que ya no sientes lo mismo

por mí?

te estoy hablando, eh,

te estoy hablando,

¿me quieres ver? ¿te enamoraste

del tal rodrigo o qué?

mónica: ay, ya, ya no empieces,

por favor, ¿ok?

entiende, no tiene que ver

una cosa con la otra, por favor,

no metas a rodrigo ene esto.

roger: ¿sabes qué?

no encuentro otra explicación

y quiero saber la verdad.

te estoy hablando,

¿te enamoraste de rodrigo?

mónica: [piensa] no le puedo

quitar el novio a elena,

no puedo hacerlo.

ya te dije

que no tiene nada que ver, ¿ok?

roger: [resopla] entonces,

¿por qué te defiende tanto

el estúpido ese? ¿eh?

el, el rodrigo.

mónica: a ver, ¿te refieres

al día en que tú me estabas

zarandeando?

rodrigo me defendió

porque es un caballero

y no dejaría que lastimaran

a ninguna mujer.

no es como tú que me estabas

maltratando.

roger: [ríe]

caballero,

son puros cuentos.

mónica: no, no, no,

no es ningún cuento, yo conozco

perfectamente bien a rodrigo

y sé que es un caballero

de verdad.

y además, por si no lo sabes,

él tiene novia, ¿ok?

es de elena y se quieren

muchísimo, se adoran,

él y ella son la pareja

perfecta.

rodrigo: elena, ¿te puedo llevar

a locatel?

elena: ¡nel, pastel!

¿qué pretendes, rodrigo?

primero me besas nomás porque sí

y ahora quiere llevarme

a mi trabajo, ah, pero eso sí

no quieres regresar conmigo

para que volvamos a ser novios,

¿de qué se trata, eh?

rodrigo: lo que pasa es que,

pues, de plano me equivoqué,

elena, perdóname.

elena: ¿cómo que te equivocaste?

¿de qué hablas, eh?

rodrigo: pues, es que soy un

tonto y, pues, es que no sabía

cómo decírtelo, pero sí, pues,

es que sí quiero regresar

contigo, quiero que volvamos

a ser novios.

elena: no lo puedo creer, rodri,

qué feliz soy, no te imaginas

lo que siento, sí me quieres.

no, espérate tantito, elena,

que ahí vas de burra a caer

en los brazos del rodrigo.

no, no es cierto,

no te "equivocastes",

ni quieres regresar conmigo,

¡lo que pasa es que me estás

utilizando para darle

celos a mónica! ¿o no?

roger: ¿por qué dices que no me

quieres?

mónica: pues, porque no te

quiero, roger,

eso también es la verdad.

y si no siento por ti

lo de antes, pues, es porque,

porque--

ay, yo que voy a saber por qué,

pero por favor no le eches

la culpa a nadie más, ¿sí?

roger: pues, sí le echo la culpa

a rodrigo, fíjate,

¿y sabes por qué? ¿mm?

él mismo me dijo

que tú le gustabas.

mónica: ¿ro--rodrigo te dijo

que yo le gustaba?

[música]

rodrigo: ¿de veras piensas

que te estoy utilizando,

pues, para darle celos a mónica?

elena: simón,

eso es lo que siento

y no soy ninguna tonta.

porque no es lógico

que me hayas besado en la tarde

como lo hiciste si ya no éramos

novios,

ah, pero claro,

ahí estaba mónica, ¿verdad?

¿qué más pruebas quieres?

por eso creo que me usas

para darle celos a ella.

rodrigo: ¿sabes qué, elena?

pues, creo que tiene razón,

pues, creo que sí,

es posible así,

pues, como tú dices,

te estoy utilizando y, pues,

no es justo para ti.

perdóname, elenita, por favor,

pues, es que tú no te mereces

que yo te haga esas jaladas.

ay, pues, es que soy un tipo

de lo peor.

perdóname, elena, pues,

perdóname por todo

lo que te dije, pues, es que...

elena: espérate, rodrigo.

rodrigo: ¿sí?

elena: dime, ¿solo lo crees

o de plano sí me estás

utilizando para darle celos

a mónica?

rodrigo: y para serte sincero,

pues, realmente no sé, elena,

estoy bien confundido,

ya no sé ni lo que hago,

ni lo que digo y, pues,

pues, mucho menos lo que siento.

¿alguna vez te has mareado así,

en la, en la montaña rusa?

elena: pues, sí, la primera vez.

rodrigo: pues, haz de cuenta

que así está mi corazón, pues,

es que está todo revuelto,

está confundido, ya no sé nada,

elena, ya no sé

ni lo que pienso, caray.

mónica: claro que no amo

a rodrigo, y ya, ya, ya, ya,

ya no te enojes

y vamos a seguir

con nuestra relación, ¿sí?

vamos a, a recuperar

el tiempo perdido, ¿sí?

[llama a la puerta]

mónica: ya.

verónica: creo que si acaban

de obtener el permiso

de tu papá para ser novios,

hija, pueden ser un poco

más discretos, ¿verdad?

roger: sí, qué pena,

qué pena, de verdad.

pero usted sabe cuando uno

se separa y se vuelve

a encontrar,

entonces hay como--

verónica: sí, roger,

lo entiendo, lo entiendo.

insisto en que sean

un poco más cuidados, ¿no?

mónica: sí.

roger: sí, sí y ya no va a haber

ningún problema, ¿verdad?

mónica: sí.

verónica: bueno, ¿te quedas

a cenar, roger?

mónica: no, no, no, no, mami,

no, este, pues, es que él tiene

muchas cosas que hacer, ¿verdad?

roger: sí.

pancho: ¿qué creen?

hoy hablé con mi jefe

y sí me dio el trabajo extra

que le pedí.

leticia: ay, papá, qué bueno,

yo sabía que tú no me ibas

a fallar, ay, tú eres mi héroe.

pancho: espera, espera,

espera, espera, mi amor.

leticia: es que estoy tan feliz,

papá.

pancho: pero tranquilita,

tranquilita,

vamos a sentarnos.

antes, antes quiero decirte

que ese trabajo extra

lo haría aquí en casa,

y tú tienes que estar

muy consciente de que es un gran

sacrificio para todos y tienes

que aprovecharlo, leticia.

leticia: ay, sabía que mi papito

no me iba a decepcionar

y yo tampoco te voy

a decepcionar a ti.

y ahora tenemos el gusto

de presentar antes ustedes

a la más famosa

actriz del mundo,

pero hoy no les voy a hablar

de mí, no,

sino del maravilloso padre

que tengo, padre al que voy

a dedicar con todo mi cariño

esta canción.

♪ hoy tengo que decirte, papá

que te quiero más que a nadie

y cuando estoy a tu lado

todo el miedo ya se va ♪

y quiero confesarles

que si he llegado

hasta donde estoy

es gracias a mi papá, el ser

más maravilloso del mundo.

y ahora, queridos amigos

de los medios, van a conocer

a mi magnífico padre,

al sensacional,

al único, al encantador,

mi adorado papá pancho.

ambas: [aplauden]

pancho: mi amor,

¿no crees que esta felicidad

en nuestra hija

merece cualquier sacrificio?

esperanza: [ríe]

[risas]

joaquín: ¿qué? ¿me veo

mal o qué?

raúl: no, no, no, te ves muy

bien, usas tu playera nueva

para ir a los tacos de la calle.

oye, pues, ¿qué no era

para irnos al antro el fin?

>> no, no, no, no, no,

¿cómo no se va poner

su supercamiseta?

¿qué no ves que va a ir

con leticia "sangre azul"?

digo, si es que la diva

se digna a ir.

joaquín: claro que va a ir. ¿eh?

>> pues, más te vale,

mano, ¿eh? porque si no te toca

pagar la renta este mes.

joaquín: ¿sabes qué?

te va a tocar pagarla a ti

porque leti sí va a llegar

a los tacos.

y en cuanto a tu pregunta, raúl,

me vestí así porque voy a ir

a la casa de la maestra carmen

que me pidió un favor, ¿ok?

raúl: ¿vas a ir tan arreglado

a ver a la maestra carmen?

por favor, no manches, güey.

oye, como si no lo viera

todos los días fachoso

y sudoroso, apestoso

después de tu clase de baile.

joaquín: ¿saben qué, babosos?

¿eh?

a palabras necias, oídos sordos.

son unos envidiosos, ¿eh?

¿sabes qué? ¿por qué?

porque como ni elena, ni isabel

van a ir con ustedes

a comer tacos, es por eso.

>> joaco, joaco,

oye, en buena onda digo,

ni creas que por tanta

loción fina que te pusiste

vas a evitar que la fina nariz

de la "millonetas" de leticia

huela el olor de las garnachas y

los tacos, ¿sí?

rául: de los tacos es babero.

>> sí, sí, sí.

joaquín: ¿saben qué?

salgo, payasos.

>> ¿qué? ¿dije algo malo?

ambos: [ríen]

leticia: no les voy a fallar,

se los súper prometo,

voy a estudiar

y voy a ser la mejor

de toda la escuela,

voy a sacar los primeros

lugares, ay, todo eso.

les juro que van a estar

híper orgullosos de mí.

pancho: estoy seguro de eso,

hijita. no te preocupes,

yo sé que le vas a echar

muchas ganas.

leticia: ay, gracias otra vez,

papi, muchas gracias,

se los juro, no los voy

a decepcionar.

mami, papi, ahora que ya sé

que sí voy a poder entrar

a la escuela, ¿podría ir

a celebrar con mis nuevas

amigas? es que yo les dije

que no iba a ir porque no sabía

si podía inscribirme o no,

pero, ay, es que ahora--

esperanza: ay, hija, ¿no es muy

tarde para salir?

leticia: mami, pero apenas

son las 07:00.

pancho: ay, déjala ir,

mi amor, es para celebrar

que acaba de entrar a la escuela

y, y conviene que así conozcamos

a sus nuevas amigas.

esperanza: mm, tienes razón,

pancho, es bueno ir conociendo

a las nuevas amistades de leti.

[música]

[música]

leticia: lo que pasa, ma,

es que, pues, hoy es cosa

de puros chavos, ma, pero

otro día se los presento, ¿sí?

¿puedo ir? solamente vamos

a comer unos tacos.

esperanza: no pensamos quedarnos

con tus amigos a festejar,

solo queremos conocerlos,

saludarlos.

pancho: un hola siempre es

correcto y educado,

¿no crees, hija?

silvia: oye, pero

ya comimos tacos,

mejor vamos cenando

otra cosita, ¿no, leti?

leticia: es que, ¿va a ir

toda la familia?

esperanza: no, silvia,

tú tienes que forrar libros.

yo te llevo, leti,

mientras tu papá le ayuda

a silvia a forrar libros.

pancho: este, ¿sabes qué?

yo llevo a leti, me voy a sentir

más tranquilo porque ya ves

que tú no ves muy bien

de noche y--

bueno, pues, es que no quiero

sustos, es por la seguridad

de la familia.

esperanza: como quieras.

leticia: ay, bueno, pues, ya,

voy a arreglarme.

silvia: ¿te arreglas para ir

a comer tacos con tus amigas?

eso no pasa.

carmen: pasa, joaquín,

por favor.

joaquín: gracias, maestra.

carmen: te quiero pedir

un favorcito chiquitito,

pero creo que vienes

demasiado guapo para el favor

que te voy a pedir.

joaquín: bueno, pero, pues,

¿de qué se trata, maestra?

carmen: espérame tantito,

vas a ver.

claudito.

ven.

ven, mi amor,

te quiero presentar a joaquín,

trabaja en mi instituto

y es un excelente bailarín,

y una magnifica persona.

¿qué crees?

ay, es que claudito tapó

la tubería del baño

con un juguete

y como toribio está haciendo

la escenografía de la escuela

no puede venir, y

me dijo que tú lo habías ayudado

varias veces a arreglar

algunas cositas,

¿nos podrías echar la mano,

por favor?

joaquín: o sea, ¿que

vine a hacerla de plomero?

carmen: no, no precisamente,

nada más hacernos el favorcito.

mónica: perdóname por haberle

dicho a mi mamá que no te podías

quedar a cenar, pero entiéndeme,

necesito un tiempito

sola para, para asimilar

una noticia así.

en buena onda,

dame solamente esta noche,

te prometo que mañana

todo va a ser como antes, ¿sí?

roger: ¿segura?

¿mañana no me va a mandar

a la goma como ha sido

tu costumbre últimamente?

mónica: ay, no, no,

claro que no, tranquilo,

ya somos novios otra vez.

¿sabes qué?

roger: ¿qué?

mónica: para demostrarte

que no me importa

para nada rodrigo,

no me importa lo que él diga,

¿ok? le voy a decir a elena

que mañana nos vamos a ir

los cuatro a comer juntos, ¿sí?

roger: ¿es en serio?

mónica: claro que sí,

muy, muy enserio.

roger: [gime]

hasta mañana, ¿eh?

ah, y gracias, de verdad,

por querer demostrarme

que no te importa rodrigo, ¿eh?

¿sabes?

te amo.

[piensa] sí, a ti

y a tu dinero.

mónica: [suspira]

ay, no, no, mónica,

¿qué tienes que demostrarle

a roger?

es a ti a quien le quieres

demostrar que no te importa

rodrigo.

rodrigo: bueno, ya llegamos

a locatel y todavía no has

encontrado las palabras

para decirme lo que me quieres

decir.

elena: ¿y cómo sabes?

rodrigo: pues, te conozco

muy bien, elena,

sé interpretar tus gestos,

tus muecas, todo.

y sé que durante todo el camino

me has querido decir algo

y no sabes por dónde empezar.

elena: pues, sí que me tienes

bien medidita, ¿eh?

es cierto, no sé cómo decirte

que, que no importa que no estés

seguro de lo que sientes

por mí y por mónica.

y ya en resumen, en corto,

para no hacerte el cuento largo,

sí me gustaría que volviéramos

a intentar ser novios otra vez.

¿qué dices?

¿somos novios?

angélica: tienes visita.

roger: ¿qué?

federico: yo.

déjenos solos.

angélica: ¿cómo?

¿cómo?

¿quién diablos se cree usted

para darme órdenes

en mi propia casa?

yo aquí puedo estar

donde quiera.

federico: [suspira]

¿qué?

¿no es suficiente

para que se vaya a otra parte

a gritonear, señora?

angélica: vaya con la poca

educación.

roger: yo se los doy

a doña angélica.

ahorita, al rato.

federico: [niega] pasa.

roger: ay, ya, era broma.

si--si no quieres no, está bien.

yo pensé que se lo merecía

porque después de tus groserías,

la pobre sí se fue de aquí, ¿eh?

federico: ay, ya olvídate

de esa vieja estúpida.

¿y mónica?

roger: bien, muy bien.

no, no, no, no, era ja--

federico: yo no voy a permitir

que arruines mis planes, idiota.

roger: no, no.

federico: a mí no me importa

cómo, pero tienes que enamorar

locamente a mi primita

y al mismo tiempo hacer

que mi tío guillermo

la odie a muerte,

¡me entendiste!

roger: sí, sí, sí.

federico: huyes con mónica

en contra de los deseos

de mi tío o ya no me vas

a servir para nada, ¿eh?

roger: ¡ay, no, no!

federico: ¿quieres saber

lo que les pasa a las personas

que ya no me sirven para nada?

¿mh?

¿mh?

mónica: no, no, no, no.

no me importa rodrigo, no,

no, no me importa rodrigo.

no me importa rodrigo.

isabel: ¿de verdad

no te importa?

mónica: ¿desde cuándo estás ahí?

isabel: desde que empezaste

a hablar sola como loquita

tratando de convencerte

a ti misma...

de que rodrigo no te interesa

para nada.

sabiendo de antemano que,

bueno, claro que te interesa.

ay, prima, ve nada más

cómo te trae.

mónica: no, no, no me digas

que se me nota. ¿verdad que no?

isabel: ¿la verdad?

sí.

ay, mónica, cada que hablas

de rodrigo o alguien

lo menciona...

se te iluminan los ojitos.

mónica: ay, no.

entonces, ¿qué?

ni modo que ande con lentes

oscuros cada vez que hablo

de él, ¿no?

[música]

rodrigo: ¿de veras quieres

que regresemos?

elena: pues, la neta sí.

y tú también querías eso,

pues, me lo dijiste en la

vecindad, ¿o qué? ¿no?

rodrigo: pues, sí, eso quería

al principio, pero, pues,

luego me arrepentí y es que...

no quiero que salgas más

lastimada de lo que ya estás,

elena.

¿qué pasa si lo nuestro

no vuelve a funcionar

y tronamos?

elena: ¿y si sí?

rodrigo: pues, acuérdate de lo

mucho que sufriste

cuando yo terminé la relación.

¿de veras crees que podrías

aguantarlo otra vez?

elena: híjole, no seas

gacho, rodrigo.

¡ya estás dando por perdida

nuestra relación sin antes

empezarla!

rodrigo: no, es que no es eso,

pero ¿y si lo que siento

por mónica?

pues, sí es amor.

elena: [suspira]

¿y si no?

ándale, mi rodri, por favor.

vamos a darnos otra chance, ¿sí?

rodrigo: está bien, elena.

pues, ojalá que no estemos

equivocados.

elena: entonces, ¿ya puedo

besar al novio?

rodrigo: [ríe]

[suspira]

[piensa] a ver si así te puedo

sacar de mi mente, mónica.

mónica: ay, ay, ay, ¡isabel!

isabel: [hace trompetillas]

mónica: tengo, tengo

que encontrar la manera

de olvidarme de rodrigo

para siempre.

isabel: y yo dudo mucho

que regresando con roger

encuentres la solución, moni.

mónica: ¡es que no tengo

otra opción!

pues, no sé, igual y me puedo

volver a enamorar de roger y ya.

isabel: ay, ajá, moni,

así nada más, ¿no?

mónica: [suspira]

isabel: piensa, moni,

¿cómo crees?

¿vas a soportar besar, abrazar,

y apapachar a un chavo

que no quieres?

¿tú crees que tu mente

y tu corazón no te van

a reprochar cuando estés

con roger?

roger: ¡ah!

federico: la gente que ya no me

sirve,

pero que sabe algo sobre mí...

simplemente,

desaparece del mapa.

roger.

roger: ¿sí?

federico: por favor,

has lo que quiero.

roger: sí.

pero, federico, en verdad

te juro que no--no te entiendo.

tú querías que anduviera

con mónica, ¿no? ¡ya lo logré!

¡ya! es más,

has--hasta con el permiso

de don guillermo y todo.

federico: ya te dije que eso

no me sirve para nada, imbécil.

roger: entonces, ¿qué quieres

de mí?

federico: ¿estás sordo?

¿o de plano eres retrasado

mental?

quiero que huyas con mónica.

roger: pero ya no es necesario

porque ya ando con mónica

y, de todos modos-- no, ¡no--

federico: ¡has lo que tú quieras

con mi prima!

¡lo que quería es que huyeras

con ella!

quiero que mónica huya contigo

y que cuando salga de su casa

con su papá, salga

peleada a muerte.

[grita] ¿me entendiste?

roger: sí, sí.

federico: por favor,

no lo vuelvas a estropear.

logra que mi tío guillermo

no quiera saber nada de su hija,

que la desherede y ya.

nada más.

nada más.

roger: [jadea]

guillermo: ¿cómo que alfredo

salió a caminar?

lulú: eso fue lo que

dijo, señor.

verónica: ay, lulú, nos hubieras

avisado antes.

ya te he dicho, cualquier cosa

rara que veas, de inmediato

nos lo haces saber.

lulú: perdón, pero es que yo

pensé que ya lo sabían ustedes.

como fermín luego luego

se fue tras él.

guillermo: bendito sea dios.

recuérdenme subirle el sueldo

a fermín.

lulú: ¿y a mí?

¿qué?

pancho: porque todos en la casa

nos vamos a tener que apretar

mucho el cinturón

para que tú entres a esa escuela

tan cara, ¿eh?

así es que no nos vayas

a defraudar, por favor.

leticia: papá, sí, papá, sí.

pancho: ahora, eso significa,

lo siento mucho, que ya no va

a haber idas al cine

el fin de semana.

ya no va a haber ropita nueva,

ya no vamos a ir a restaurantes,

ya no vamos a poder ir a--

leticia: [piensa] ay, a ver

qué invento para que a mi papá

no se le ocurra bajarse

en los tacos.

me muero si joaquín me ve

en este auto, o si se da cuenta

de cómo es mi papá.

no, no, no, no, no,

megatrágame tierra.

joaquín: quedó bien, ¿verdad?

[ríe] ahora tienes que cuidar

mejor tus juguetes, ¿eh?

el baño no es buen lugar

para ellos.

claudio: pero es que nunca

me había bañado en una tina.

y, la neta,

se siente retepadre.

carmen: mi vida, la verdad.

claudio: ¿qué?

carmen: la verdad.

se dice la verdad, no la neta.

joaquín: yo creo que te

llevarías bien con elena,

hablan igual. ¿verdad, maestra?

claudio: no, hombre,

no estoy para niñas.

me chocan.

carmen: ay, mi vida querido.

ya te voy a ver

dentro de unos añitos más.

joaquín: las niñas, mi querido

claudio, son lo máximo.

claudio: mm.

carmen: oye, joaquín,

cuánto te agradezco de verdad.

muchísimas gracias.

joaquín: no, hombre, de nada,

maestra. ya sabe, ¿eh?

carmen: todo se te mojó,

¿verdad?

joaquín: no, nada más aquí.

carmen: disculpa.

bueno, pues, apenas me estoy

dando cuenta qué--qué

guapo vienes.

claudio: y huele mucho a

perfume, tía.

[ríe] a mí se me hace que va

a ver a su novia.

carmen: ¿sí? qué padre.

¿ya tienes novia, joaquín?

ojalá y se vinieran

a cenar un día.

joaquín: eh, es que...

ya la conoce, maestra,

es--es una aspirante a entrar

este año al instituto.

se llama leticia.

carmen: ¿leticia herfer?

joaquín: uy, pobre leti.

ya veo que todos

le tienen tirria.

carmen: ay, yo no.

pancho: ¿por qué no quieres

que me baje a acompañarte, hija?

leticia: ay, papi, así está

bien, de verdad. mira,

aquí que me bajo yo solita

y tú me ves por si te preocupa

que me pase algo.

ándale, y mira, después

ya te vas y ya, ¿sí?

pancho: no, no, no, no,

no está bien, leticia.

además, solo quisiera saludar

a tus amigas.

ver qué clase de compañeros

vas a tener en esa escuela.

ándale, vamos.

leticia: hombre.

pancho: oye.

leticia: papá.

pancho: ay, qué horror.

y ¿cuáles son tus amigas, leti?

leticia: ah. hola, amigas,

ya llegué. son estas, papá.

pancho: ah.

leticia: hola.

[música]

[música]

pancho: buenas noches,

muchachas. soy el papá de leti.

¿saben qué? ahí, ahí les encargo

a mi hija, ¿no?

leticia: no te preocupes, papi.

mira, ellas me van a llevar

a la casa, así que no tienes

que volver a venir, ¿eh?

pancho: está bien, mi amor,

cualquier cosa me llamas.

oye, ¿tienes crédito

en tu celular?

leticia: [ríe] ay, sí, papá,

claro, obvio.

pancho: bueno.

buenas noches, mucho gusto.

que cenen rico, ¿eh?

leticia: bueno, bye. bye.

pancho: bye.

>> oye, o de plano

te confundiste, o nos estás

utilizando para hacerle creer

a tu papá que somos tus amigas.

¿qué onda? ¿eh?

carmen: no me gusta meterme

en lo que no me importa,

pero te conozco hace

muchos años, joaquín y...

no me gusta esa muchacha

para ti.

siento como que...

hay algo que--que no es sincero

en ella y yo no quisiera

que tú sufrieras.

joaquín: ¿sabe, maestra?

pues, yo apenas la estoy

conociendo y yo creo

que no es para tanto.

pero de todos modos

se lo agradezco mucho,

por preocuparse por mí.

yo sé que leti es algo,

pues, "especialita", ¿no?

pero, pero, pues, a mí me

encanta, ¿qué le puedo hacer?

carmen: pues, sí, eso es

lo importante.

eso es lo importante,

estar felices, ¿verdad?

joaquín: sí. ok.

carmen: bueno,

muchísimas gracias por todo

y nos vemos mañana.

joaquín: nos vemos mañana,

maestra.

nos vemos, tapa caños.

que estés bien.

carmen: muchas gracias por todo.

joaquín: gracias, maestra,

hasta luego.

carmen: ay.

yo a joaquín lo quiero mucho,

hijo, y no quisiera que--que

se llevara una desilusión

con esa muchacha.

claudio: la que se va a llevar

una desilusión

es la tal leticia.

carmen: ¿por qué?

claudio: porque...

va a tener que pagar la cuenta.

carmen: [resuella]

uy.

leticia: ¿cómo? entonces...

¿no son ustedes las amigas

de mi amiguísima lourdes?

¿las que querían que viéramos

lo del salón este

de belleza juntas?

>> la verdad, creo que te

equivocaste de amigas.

leticia: ay, no, no me digan.

qué oso, ¿de verdad?

híjole, qué pena, qué pena.

de verdad no quise molestarlas.

bueno, voy entonces a esperar

a las amigas de laura ya, ¿eh?

provechito.

>> ¿qué no su amiga se llamaba

lourdes y no laura?

>> eso dijo.

guillermo: [piensa] cuánto te

amo, verónica.

a ti y a mi hija,

porque mónica es mi hija.

mi hija.

isabel: piensa, moni,

¿cómo crees?

¿vas a soportar besar, abrazar,

y apapachar a un chavo

que no quieres?

mónica: tío, ¿de dónde vienes?

alfredo: de traicionarlos.

mónica: ¿cómo? ¿cómo?

¡tío, tío, tío, tío!

¿qué te pasa, tío?

¿tío?

tío, tío, tío,

reacciona, tío.

carmen: allá va.

¡joaquín!

claudio: ¡espera!

joaquín: [gruñe] ¿y ahora qué?

ya es bien tarde.

carmen: cómo piensas pagar

la cuenta, ¿eh?

joaquín: ay, ay, mi cartera.

gracias, maestra.

no sabe la vergüenza

que hubiera pasado.

carmen: claudito fue el que me

avisó que la habías olvidado.

joaquín: pues, gracias, cuate,

te debo una.

bueno, ahora sí me despido.

gracias, maestra.

carmen: hasta mañana.

claudio: changos.

carmen: oye, mi amor, ¿ya viste

qué linda está la noche?

claudio: y eso, ¿qué?

carmen: ¿cómo qué, mi amor?

que está muy agradable.

la temperatura está linda,

estamos juntos tú y yo.

¿ya viste la luna qué linda?

claudio: pero ¿qué tiene

de bonita?

carmen: ay, mi amor.

mira qué linda está, qué grande.

¡oiga, qué le pasa!

¡suelte a mi hijo!

>> obedezca las órdenes

o no respondo.

[música]

[música]

>> y si ahora mismo

no nos das mínimo $3.000,

¡nos llevamos al niño!

carmen: ¡por favor, ya!

¡no le hagan daño al niño,

se lo suplico!

¡por favor! ¡les voy a dar

todo lo que quieran!

¡todo lo que quieran!

¡el dinero, lo que quieran!

>> ándale.

ambos: [gruñen]

guillermo: alfredo, ¿qué te

pasó?

mónica: papá, papá,

¿qué tiene mi tío?

guillermo: seguramente fue

a beber para olvidar a leonor.

pero eso no está bien.

¿isabel está despierta?

mónica: no, no, ya está dormida.

guillermo: menos mal.

no le vayas a decir

nada de esto, hija.

no puede ver así a su padre.

mónica: ¿cómo?

¿le vamos a mentir a isabel?

elena: apareció más pronto

de lo que usted se imaginaba.

¿alguna otra cosa en que le

pueda ayudar?

buenas noches.

[suspira] ahora voy a tener

que estar bien buza caperuza

para que rodrigo y mónica

no se vean mucho,

o la güera me lo va a bajar.

mónica: ¿no crees que le

estaríamos mintiendo a isabel

si no le contamos de esto?

guillermo: no le vamos a mentir,

mi amor, simplemente

no se lo vamos a decir.

mónica: pero esconderle a isabel

la verdad es lo mismo

que mentirle, ¿o no?

guillermo: tienes razón, hija.

yo te he enseñado que siempre

hay que decir la verdad.

le vamos a decir todo a isabel,

pero no ahora.

primero quiero que alfredo

me diga por qué lo hizo.

alfredo: [tose]

porque soy un ser despreciable,

compadre, que no merece

ser tu amigo,

porque no merezco ser tu amigo,

compadre.

no, no lo merezco,

no lo merezco.

isabel: ¿qué onda, moni?

¿a dónde fuiste?

mónica: ay, eh--

fui por un vaso de leche.

pero duérmete, no pasa nada,

¿eh? ya. todo está bien, ¿sí?

duérmete.

isabel: ¿cómo?

¿cómo que no pasa nada?

yo no te pregunté

si pasaba algo,

pero ahora sí creo que pasa

algo. ¿qué pasó, mónica?

guillermo: alfredo, ¿qué pasó?

¿por qué bebiste de esa manera?

¿qué tienes?

alfredo: ya te lo dije, mano.

soy una basura.

un ser despreciable

que no merece tu amistad,

porque tú eres

un buen amigo, mano.

guillermo: alfredo, no digas

tonterías.

mejor acuéstate

y mañana hablamos.

alfredo: perdóname, guillermo,

pero...

pero me vas a odiar,

te lo juro que me vas a odiar.

guillermo: no, no, no, alfredo.

¿po--por qué lo dices?

alfredo: ya verás.

verás que muy pronto

me vas a odiar, mano.

me vas a odiar. [llora]

guillermo: alfredo,

mejor descansa, ¿vale?

descansa.

alfredo: [solloza]

claro que me vas a odiar,

claro que me vas a odiar

cuando sepas que le conté

tu secreto a martha.

¡maldita martha!

¡ojalá y te pudras, maldita!

hacerme quedar mal con mi mejor

amigo que no se lo merece.

¡eres una maldita!

¡maldita martha!

maldita martha.

federico: [suspira]

¿ya ves?

no estás tomando tus pastillas

y te ves radiante, mamá.

¿qué?

¿qué? ¿quiere decir...

que lo lograste?

martha: sí.

ya sé el gran secreto

de tus tíos.

ay, y ni te imaginas, federico,

¡es oro puro!

federico: bien.

dímelo.

martha: [niega]

y, ¿qué hay de ese collar

de perlas del que te hablé?

federico: ay, no.

mamá, por favor,

mañana te lo compro, dímelo.

mamá, por favor, dime el secreto

de mi tío guillermo.

¡dímelo!

¡dímelo!

martha: pues, bien.

mónica--

federico: ajá.

martha: no es hija de guillermo.

leticia: ay, qué impresión.

o sea, yo nunca había comido

tacos en la calle.

joaquín: no te vayan a hacer

daño, leti.

leti: no, no, no, están

supericos, en serio. no.

>> adiós, nos saludas a lourdes.

>> y a tu amiga laura también.

joaquín: ¿las conoces?

leticia: bueno, sí.

lo que pasa es que...

cuando llegué me trajo mi papá

porque el chofer había llevado

el otro coche al taller,

y una de estas chicas que ya

estaban aquí es hija de uno

de los empleados de él,

de mi papi. y, bueno,

pues, no sé, se me hace

como muy malita onda

no saludarlas, así, ya sabes.

joaquín: oye, que bonito

detalle.

leticia: bueno, tú sabes,

eso que llaman democracia.

a mi papá le gusta que yo

la lleve, en cierta medida,

bien con sus empleados y...

así, bueno,

yo siempre he pensado que--

joaquín: leti.

sé que es muy pronto

para decirte esto, pero te juro

que fue amor a primera vista.

te amo.

laura: ♪ voy a mandar a hacer

un amarre para que solo

pienses en mí

para que nadie de mí te aparte

para tenerte amarrado a mí

voy a mandar a hacer un amarre

para que nunca te vayas más

para que nunca pienses en otra

y cada día me quieras más ♪

[música]

Cargando Playlist...