null: nullpx
Cargando Video...

De Que Te Quiero Te Quiero Capítulo 46

8 May 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

>> perdóname, virgencita,

tú viste que yo estaba

decidido a hablar con el padre,

pero, pues, no se pudo.

ya no sé qué hacer,

tengo miedo,

don vicente me tiene

bien amenazado.

te pido por la niña

de la señorita irene,

donde quiera que esté.

hilda: te estás volviendo loco,

¿o qué?

ahora resulta que te preocupa

dónde puede estar

la niña de irene.

esta muerta, no sea ridículo,

ni que con tus rezos

fueras a revivir a su hija.

>> cállate, mujer,

no estés dando lata.

lalo: padre, ¿se le ofrece

algo más?, ya me voy.

juancho: no, no, lalito,

hasta mañana.

lalo: que descanse.

juancho: lalo.

lalo: dígame, padre.

juancho: ¿te acuerdas del señor

que estaba en la mañana conmigo

cuando me avisaste

de la mujer de don ernesto?

lalo: sí, padre, ¿por qué?

juancho: ¿ya no regresó

a buscarme?

lalo: no, padre,

yo estuve aquí todo el día.

juancho: pues, qué raro,

lo noté muy preocupado.

bueno, quién sabe qué quería.

a mí como que se me hizo

conocido, pero no sé de dónde.

lalo: con tanto feligrés

que viene a misa.

juancho: sí, ¿verdad?

bueno, ya vete,

nos vemos mañana.

tadeo: no debes sentirte

culpable,

si aquí hay un responsable

es tu padre.

irene: ha sido muy difícil

quitarme la culpa,

lo he ganado esto logrando

gracias a la terapia y...

no sé, pero hay sentimientos

y pensamientos

que siempre regresan.

muchas veces me imagino

cómo sería nuestra hija

si hubiera vivido.

carmen: ¿y alberto?

brigitte: se tuvo que ir.

carmen: qué pena.

brigitte: deja eso, natalia,

no quiero que la señora irene

vaya decir

que ni con esto puedo.

natalia: pues, yo solo quería

ayudar.

brigitte: no necesito

que me ayudes.

mamá, me encontré a lorena,

me invitó a ver una película.

carmen: ¿lorena?

brigitte: sí, mi amiga,

la del edificio b.

carmen: pues, es que ya vamos

a merendar.

brigitte: no, no tengo hambre,

al rato regreso.

carmen: brigitte--

brigitte: ay, eleazar.

eleazar: brigitte, ¿cómo estás?

brigitte: pásale.

eleazar: permiso.

carmen: negro, qué milagro.

eleazar: ya ves,

vine a traerle esto a lupita.

carmen: ¿y eso?

lupita: ¡chocolate, gracias!

carmen: estábamos por sentarnos

a merendar, ¿te quedas?

eleazar: sí, sí, claro, gracias.

carmen: bueno, pues, a la mesa,

entonces.

eleazar: perfecto.

carmen: lupita, dile a abdul

que ya se venga, hija.

eleazar: ¿y el chato?

carmen: ah, trabajando,

no sé qué problemas trae

con unos chóferes de provincia.

eleazar: oh, qué caray.

y, todo esto ¿qué?

¿van a tomar un nuevo giro?

carmen: no, para nada.

platícale, hija,

mientras yo voy sirviendo.

natalia: es de mi trabajo,

nos lo trajimos para acá

porque el dueño,

don vicente cáceres,

corrió a la señora irene

de caprico.

y, pues, también nos quedamos

nosotras sin trabajo,

pero mi mamá nos trajo

para acá, bueno, nos dejó,

nos dejó estar aquí con ella.

chato: no, no, mamita,

no te voy a depositar,

voy a darme una vuelta por allá

y sirve que dejo todo arreglado

para que no me llames.

ay, mamita, te he dicho muchas

veces que yo te marco,

pues, ¿para qué andas gastando

en largas distancias?

no había podido ir porque

tengo mucho trabajo por acá,

pero ya pronto nos vamos a ver,

eh.

sí, sí, ándale, pues,

nos estamos viendo, cuídese,

yo también la quiero mucho.

>> ¿con quién hablaba,

don chato?

chato: con mi mamá.

>> ah, ¿sí tiene?

chato: oye, más respeto, eh.

que aunque lo dudes

tengo mucha madre,

mi viejecita vive en pénjamo.

>> órale, ¿el de las cúpulas?

chato: ese, mero, ese, mero.

carmen: ¿te sirvo otro, negro?

eleazar: no, gracias,

ya estoy satisfecho,

esa salsita de tomate estaba.

abdul: en la torre,

se me olvidó pasar con rubén

para confirmar lo de la verdura

de la semana.

carmen: mañana pasas.

abdul: ¿a qué hora?

si va a las 5:00 de la mañana

a la central, voy de una vez.

natalia: ¿ahorita?

ya debe de haber cerrado.

abdul: le tocó en su casa,

vive ahí junto.

natalia: bueno, pues, vamos,

te acompaño.

carmen: ya que van a salir,

pasen a comprar pan dulce

para mañana, ¿no?

mi hijito, pásame mi monedero.

abdul: no, yo traigo dinero.

natalia: ahorita venimos.

eleazar: oye,

qué chambeador te salió abdul,

es bien movido.

carmen: sí, negro,

el que también entró a trabajar

es paolo.

eleazar: ¿va a dejar la escuela?

carmen: no, hombre,

¿cómo crees?

va a trabajar por las tardes,

la escuela no me la deja,

esa fue la condición.

por cierto,

tú mañana tienes que madrugar,

ándele, a lavarse los dientes.

lupita: eleazar,

¿me cuentas un cuento?

carmen: ¿qué va a saber eleazar

de cuentos?

eleazar: no entiendo por qué

la duda,

me sé uno de policías y ladrones

buenísimos,

vamos, chaparra.

[música]

eleazar: oye, qué montón

de cuentos tienes.

lupita: me los trajo el chato.

eleazar: bueno,

¿cuál quieres que te lea?

lupita: ninguno.

eleazar: ah,

¿quieres que te cuente

uno de policías y ladrones?

lupita: tampoco.

¿mejor dime qué vas a hacer?

eleazar: ¿qué voy a hacer

de qué?

lupita: de lo que te dije.

eleazar: no puedo hacer nada.

lupita: yo no quiero que

el chato se case con mi mamá,

yo quiero que tú seas mi papá.

eleazar: eso no lo podemos

decidir ni tu ni yo,

lo que sí puedo hacer

es hacerte una promesa.

lupita: ¿cuál?

eleazar: que pase lo que pase

mi cariño por ti

no va a cambiar en nada,

siempre serás mi niña

consentida.

y yo voy a seguir cerca de ti

y de tus hermanos.

nada ni nadie me va a separar

de ustedes.

lupita: te quiero mucho eleazar.

eleazar: yo también, mi niña,

yo también.

alonso: ¿no que íbamos a comer

pastel?

karina: sí, pero se me antojó

un martini.

salud.

por nuestro reencuentro.

alonso: ¿reencuentro?

karina: ay, bueno,

nuestros nuevos encuentros,

como tú quieras llamarle,

merecen un brindis, ¿no?

no sé tú, pero yo me la paso

muy bien contigo

y a veces me hago la ilusión

de que tu sientes lo mismo

que yo.

alonso: karina, yo--

karina: no, no, no,

no digas nada,

déjame comprobarlo por mí misma.

irene: me hizo bien contarte

cómo fue todo,

tenías derecho a saberlo.

tadeo: si hubiera estado

a tu lado

la historia hubiera sido otra.

irene: bueno, pero no estuviste

y así es la vida,

y no nos queda más

que vivir el presente.

tadeo: y, ¿en ese presente

yo tengo cabida?

irene, yo te sigo amando,

con un amor distinto--

irene: no sigas, por favor,

tadeo.

tadeo: ¿por qué?

irene: porque estoy enamorada

de otro hombre.

tadeo: ¿de alonso?

carmen: ¿ya se durmió?

pues, ¿qué cuento le contaste?

eleazar: el de jack,

el destripador.

carmen: [ríe]

tonto.

bueno, y, ahora sí me puedes

decir, ¿por qué estas

tan detallista con lupita?

eleazar: ¿qué, no puedo?

carmen: no, claro que puedes,

es que se me hizo extraño.

eleazar: bueno,

que no te extrañe tanto

porque aunque estés

con el chato voy a seguir

viniendo a visitarlos.

nos vemos.

carmen: ay, dios.

eleazar: ay.

ambos: [ríen]

carmen: ¡negro!

ambos: [ríen]

chato: no, no, no, dile que es

fiesta o computadora.

sí, sí, ya sé que es

su cumpleaños, pero, pues,

no se pueden las dos cosas.

¿qué?

[ríe]

además, quiere un viaje

a méxico, no, hombre, no,

ni hablar de eso.

aquí todo es un caos, un caos.

[bocina]

hay mucho cemento, harta gente,

no, la ciudad es grandísima, no,

no se me vaya a perder,

que se olvide de eso.

qué ilusión ni qué nada,

que no sea caprichosa.

a ver, dile que se decida

de una vez,

o computadora o fiesta,

pregúntale.

ah ok, fiesta, ok, está bueno,

en eso estamos, ok.

¿cómo que quiere que yo esté

en la fiesta?

pero si es hasta el sábado,

yo nada más voy dos días.

sí, sí, ya sé que me extraña,

ya, está bien,

no me llores porque

no me gusta.

está bien, no te pongas así,

ya, hombre, ya, está bien,

me quedo para la fiesta.

ok, está bien, está bien,

nos vemos.

ay, no le pelo, pues,

qué complicadas son todas

las mujeres.

[ruido de llaves]

brigitte: hola.

carmen: hola, hija, regresaste.

brigitte: ay, sí, es que estaba

muy aburrida la película.

¿quedaron sopes?

carmen: sí, en la cocina.

buenas noches, negro,

te vas con cuidado.

eleazar: adiós.

tadeo: entonces, por fin alonso

se atrevió a decirte

lo que sentía por ti.

por lo que veo tú también

ya te diste cuenta que lo amas.

irene: creo que lo sabía

desde hace un rato,

pero no me atrevía a aceptarlo.

no es fácil, ¿no crees?

tadeo: ¿lo dices por la edad?

irene: pues, sí,

estoy enamorada del amigo

de mi sobrino, imagínate.

tadeo: la edad no tiene por qué

ser un obstáculo,

ambos son personas maduras.

irene: pues, sí,

pero aun así no es fácil

porque no está bien visto.

tadeo: ¿pero ya le dijiste

que sí?

irene: sí.

creo que si no me lo permito

me voy a arrepentir

toda mi vida.

tadeo: pues, eso sin duda,

es mejor arrepentirte

de lo que has hecho

a arrepentirte de algo

que no hiciste.

te deseo que seas feliz, irene,

aunque no sea conmigo.

irene: pues, nosotros tuvimos

nuestro tiempo.

tadeo: sí,

y no lo supe aprovechar,

así que ahora me tengo

que conformar con tu amistad.

karina: muñe, mi muñe.

alonso: ¿qué es eso de muñe?

no, no me digas así.

karina: es que eres mi muñeco,

mi muñecote.

alonso: a ver, karina, basta,

esto fue un error.

karina: no, ¿cómo dices eso?

es lo mejor del mundo.

alonso: no debió haber pasado,

yo mejor me voy.

karina: no, pero--pero

¿y el pastel?

no, muñequito,

estás muy equivocado,

esto no fue ningún error.

error fue que me dejaras probar

tus labios

porque ahora son míos,

ya verás si no.

rodrigo: ¿qué me pasa?

¿por qué me cuesta tanto

trabajo?

¿cuánto tiempo tendré aquí?

carmen: ay, dios mío,

pero qué brutas soy,

¿qué hice?

condenado negro,

mejor no hubieras venido,

mira nada más

lo que ocasionaste.

tengo que pensar con la cabeza,

no con el corazón,

primero lo primero.

[música]

rodrigo: [piensa] no puedo dejar

que descubran que estoy vivo,

no por el momento.

irma: ¿qué te pasa, cariño?

estás sudando.

no, no, no,

es que esto no había pasado.

no tienes fiebre,

debe ser el calor,

voy a cambiarte la bata.

rodrigo: [piensa] se ve

que se preocupa por mí.

mara: [silba]

paolo: ay, en serio que

ricardo es un pesado, eh.

se puso a revisar los baños

con lupa.

mara: nunca imaginé

que le molestará

que te ayudará con el festejo,

de haberlo sabido, mejor,

ni me meto.

me da pena que por mi culpa

te hayan puesto lavar los baños.

paolo: no, ni te fijes,

al contrario,

qué bueno que me ayudaste,

hacemos buen equipo.

mara: y, ¿tú ya habías

ambientado fiestas infantiles?

paolo: no, no,

es la primera vez.

mara: lo haces muy bien,

los niños estaban felices

contigo.

paolo: ah, bueno, lo que pasa

es que tengo una hermana

como de la misma edad

y es una bala la condenada.

mara: ricardo también

tiene hermanitos

y los niños no lo soportan.

tú tienes imán,

les caes bien a la primera,

te das a querer.

paolo: ay, ya, ya, párale

que me la voy a creer, eh.

mara: ay, me tengo que ir,

nos vemos mañana.

paolo: te acompaño.

mara: no, no, cómo crees,

de verdad, no hace falta.

paolo: ah, prefieres a ricardo,

no, pues,

si quieres le aviso, eh.

mara: no seas payaso,

mejor sola que mal acompañada.

paolo: ah, pues, entonces,

vamos.

irene: gracias por traerme.

tadeo: ¿qué agradeces?

irene: ¿te pasa algo?

tadeo: no, nada, nada grave,

otra vez la migraña.

irene: pero cada vez son más

seguidas,

deberías consultar a un médico.

tadeo: ya, ya lo hice,

tengo las medicinas en la casa,

llegando me las tomo.

irene: bueno, pues, entonces,

vete.

¿puedes manejar?

tadeo: sí, sí, claro.

irene: gracias por todo,

otra vez.

lala: buenas noches, señorita.

irene: hola, lala,

¿dónde está mi papá?

lala: en su cuarto.

irene: gracias.

[llaman a la puerta]

vicente: adelante.

irene: ¿podemos hablar?

vicente: ¿qué quieres decirme?

irene: me dijo tadeo

que fuiste a su casa

a reclamarle

que nos quiera apoyar,

¿por qué lo hiciste?

y, a ti, qué más te da,

si tú ya nos sacaste

de caprico.

vicente: me parecía terrible que

acertaras dinero de ese tipo,

¿qué no tienes dignidad?

irene: ¿qué tiene que ver

la dignidad con que yo

acepte su ofrecimiento?

no me lo está regalando,

es un negocio.

vicente: aunque así fuera,

¿cómo puedes pensar

en recibir dinero

de un hombre que te abandonó

cuando estabas embarazada?

irene: ay, papá, a ver,

tadeo no me abandonó,

si hubiera sabido

de mi embarazo

se habría quedado a mi lado.

vicente: no seas ilusa,

igual te habría dejado.

irene: no, se habría quedado

a mi lado a apoyarme.

vicente: ¿sí?

y, ¿por qué estás tan segura?

irene: porque le dolió, papá,

le dolió enterarse

cómo perdimos a nuestra hija.

vicente: ¿se lo dijiste?

irene: todo.

así que no quieras aparecer

ante sus ojos

como un padre protector porque,

ay, no te queda.

vicente: pues, yo siempre he

deseado todo bien, solo tu bien.

irene: pues, vaya con tus buenos

deseos, porque si no fuera por

ellos mi hija no estaría muerta.

no te atrevas a volverle

a reclamar a tadeo

que me quiera ayudar

porque no tienes calidad moral

para hacerlo.

diego: y, ¿ahora tú qué traes?

alonso: soy un imbécil,

le fallé a la persona

que más me importa.

ahora no sé con qué cara

la voy a ver.

diego: ¿por qué? ¿qué hiciste?

alonso: besé a otra.

diego: uy, por lo que veo

te pegó duro el amor,

pero tampoco para que

te pongas así por un beso.

alonso: diego, si tú hubieras

permitido que te besara

otra mujer que no fuera

natalia,

segurísimo te sentirías

igual que yo.

diego: pues, sí, tienes razón,

ya lo hiciste y no te queda más

que apechugarlo.

eso sí, eh,

en un arranque de sinceridad

no se lo vayas a contar

a karina,

como sea, tiene su corazoncito.

alonso: ay, si seré bruto.

tadeo: helena.

helena: maestro,

¿otra vez se siente mal?

tadeo: mis medicinas.

llama al doctor riestra,

por favor, me siento muy mal.

helena: sí, maestro.

¡ay!

maestro...

[música]

[música]

mara: bueno, aquí vivo,

gracias por acompañarme,

nos vemos mañana.

paolo: ¿qué?

¿te molestó que te haya

acompañado?

mara: no, para nada,

nos vemos mañana.

paolo: ah, ya sé,

tienes novio, ¿verdad?

rosario ¿quién es este vago?

mara: mamá, solo es

un compañero del trabajo,

vino a acompañarme.

rosario: qué compañero

ni qué nada,

sabes que tienes prohibido

juntarte con gente

que no conoces.

y se ve que las intenciones

de este vago no son nada buenas.

paolo: oiga, señora--

rosario: a ti no te estoy

hablando,

conozco a los tipos

de tu clase, eh.

como todos los hombres,

debes de ser un degenerado.

paolo: oiga, ¿qué--

mara: paolo, mejor vete, ¿sí?

rosario: ya escuchaste

a mi hija,

no te quiero volver a ver

cerca de ella.

largo de aquí, holgazán,

bueno para nada.

¡y tú para adentro!

¡vámonos, órale!

¡vámonos, órale!

vas a ver,

ahora así te va a ir,

pero ni regular te va a ir.

abdul: jefa, ya llegamos.

carmen: qué bueno, hijos.

el que me preocupa es paolo,

ya se tardó.

natalia: es su primer día

de trabajo,

seguro tuvo algo que hacer.

carmen: bueno,

¿por qué no habla?

¿para qué tiene el celular

si no lo usa?

a ver, márcale.

abdul: ma, dale chance,

no debe tardar.

si no llega en un rato,

yo mismo voy a buscarlo.

alonso: ¿seguirá con tadeo

estas horas?

donde hubo fuego, ay...

¿yo qué digo si me ando

besuqueando con karina?

no, no tengo perdón.

tengo que hablar con irene

o la culpa me va a matar.

[celular]

ay, no contesta,

debe seguir con él.

claro, seguramente vio que

soy yo y no me quiere contestar.

diana: mañana voy a comer fuera.

alina: ¿adónde vamos a ir?

diana: no, tú no, yo.

quedé de verme con karina.

alina: ay, no, hija,

yo también voy, pues,

si estoy aquí es para

estar contigo.

diana: mamá, por dios,

el que estés aquí

no significa que tengas

que estar pegada a mí como lapa.

alina: pues, entonces,

no le veo el caso

de que siga aquí.

diana: dime mejor que ya

encontraste el pretexto perfecto

para irte.

alina: a ver,

¿qué hago yo?

porque no pienso aburrirme

como ostra aquí encerrada.

diana: pues, ve a ver unos hoyos

que están haciendo en el jardín,

con suerte y salen una de esas

piedritas que te vuelven loca.

alina: ay, qué chistosita.

carmen: no, no, ahora sí que

paolo ya se tardó mucho,

le voy a decir a abdul

que vaya a buscarlo.

natalia: no, no, no,

a ver, yo voy.

carmen: ay, ¿dónde andas,

mi hijo?

me quienes con el jesús

en la boca.

paolo: es que nos quedamos

haciendo limpieza.

carmen: y, ¿por qué no avisas?

¿qué te cuesta mucho echar

una llamadita?

íbamos a ir a buscarte, hijo.

paolo: se me pasó.

carmen: se me pasó.

ahorita mismo me apuntas

los teléfonos de ese lugar

donde trabajas.

natalia: bueno, y a todo esto,

¿cómo te fuente trabajo?

paolo: bien, bien, está padre,

hoy tuvimos una fiesta infantil

y a mí me tocó amenizarla.

el que es un poco especial

es el gerente,

pero no le hago caso,

yo a lo mío.

carmen: haces bien, mi hijito,

¿vas a cenar?

paolo: no, ma,

allá me eche una hamburguesa,

este, voy a mi cuarto,

tengo muchas cosas que hacer.

carmen: se ve que viene bien

cansado,

solo espero que no baje

las calificaciones, o sea,

así me deja ese trabajo.

natalia: confía en él,

ya verás que sí

va a poder con las dos cosas.

abdul: ¿por qué te tardaste

tanto?

paolo: pues, es que lleve

a una compañera del trabajo

a su casa

y cuando llegamos salió su mamá,

pues, una vieja loca

que empezó a gritonearme.

haz de cuenta la película

de carrie,

hasta degenerado me dijo.

abdul: órale, pues,

pues, ¿qué tanto le estabas

haciendo a su hija?

paolo: no seas tarado,

la acabo de conocer.

rosario: te juro que si vuelvo

a ver a ese vago

o a cualquier otro por aquí

te vas a arrepentir, mara.

mara: no hice nada malo, mamá,

solo es un compañero de trabajo.

rosario: aunque fuera tu patrón,

todos los hombres son iguales.

mara: ¿por qué los odias tanto?

yo no tengo la culpa

de que mi papá--

rosario: ¡cállate!

no menciones a ese infeliz, por

su culpa estamos como estamos.

si no te saco de trabajar

de ese lugar es porque tenemos

necesidades,

ganas no me faltan

de meterte a un convento.

que sea la última vez, mara,

no quiero volver a lastimarte.

mara: [llora]

[música]

[música]

irma: buenas noches,

ya vine a quedarme contigo.

qué ganas de meterme

en tu cama y hacerte cositas.

[ríe]

rodrigo: [piensa] esta quiere

con todo,

lástima que estoy inmovilizado,

a que sino.

[sintoniza la radio]

irma: esta, ¿te gusta?

dicen que la música

te hace bien,

le voy a dejar ahí.

ay, las noticias,

no está mal enterarse

de lo que pasa, eh.

radio: "para mantenerlos

informados

de los acontecimientos

nacionales e internacionales

hoy, 2 de septiembre de 2013..."

rodrigo: [piensa] no es posible,

estamos en 2013,

llevo dos años metido aquí,

me quitaron dos años de mi vida.

alonso: ¿a qué le tienes miedo?

¿a dejarte amar?

te he amado desde que tengo

uso de razón

y seguiré haciéndolo

hasta el final de mis días.

¿acaso te preocupa la edad?

¿me sigues viendo como un niño?

¿cómo el amiguito de tu sobrino?

soy un hombre hecho y derecho,

un hombre que está dispuesto

a amarte como nadie lo ha hecho,

un hombre que daría su vida

por ti.

[llaman a la puerta]

irene: ¿sí?

lala: señorita,

dejó su bolsa en la sala

y su celular ha estado

suene y suene.

irene: ay, gracias, lala.

me llamó.

ay, no, no, no, a la casa no,

no me vaya a contestar diego.

al celular.

[celular]

karina: ¿bueno?

hola, irene, soy karina,

alonso no te puede contestar

este momento

porque se está bañando.

¿quieres llamarle

un poco más tarde?

rodrigo: qué hambre.

lolita: va a haber otro congreso

de rehabilitación en acapulco,

¿te acuerdas al que fuimos?

irma: cómo no me voy a acordar

si nos la pasamos increíble.

ay, sobre todo yo con el doctor

que conocí.

ay, lástima que nunca

lo volví a ver.

rodrigo: [piensa] eres tremenda,

irmita, y no estás nada mal.

irma: bueno, ya me voy,

ahí te dejo con rodrigo,

me lo cuidas.

ah, por cierto,

fíjate que anoche que entré

me lo encontré algo sudado,

nunca me había pasado.

antes de ir me voy a pasar

con el doctor ocampo

para comentárselo.

lolita: ¿para qué?

si yo te contara

lo que he visto con este tipo

de pacientes,

a veces hasta abren los ojos

y dos o tres días después

se mueren.

irma: pero rodrigo lleva

dos años.

lolita: y eso, ¿qué?

yo atendí a uno que llevaba

siete años en coma,

un día como que empezó

a dar señales, pero nada.

a lo mejor es eso que dicen,

que uno antes de morir

agarra su segundo aire.

irma: ay, cállate, ni lo digas.

me dolería muchísimo

que se muriera.

lolita: mal, irma, mal,

no te encariñes con tus

pacientes,

cuando se van o sus parientes

deciden desconectarlos

luego anda uno ahí triste por

alguien que ni de tu familia es.

irma: pues, sí.

volviendo a lo del sudor,

¿no crees que deba comentárselo

al doctor ocampo?

lolita: no, no tiene caso,

ahorita le hago yo la prueba

de los reflejos,

he visto como se las hacen,

vamos por una jeringa,

le voy a dar

unos buenos piquetes

y vas a ver que no reacciona.

vente.

[música]

[música]

carmen: ay.

vente, mi amor.

chato: espéranos aquí.

acuérdame de darte

el teléfono del sitio, digo,

para ahora que no esté.

ya dejé órdenes que si llamas

te manden un taxi de volada,

a la hora que sea, eh.

carmen: gracias, chato,

pero no creo que sea necesario.

chato: pues, y, ¿cómo vas a

hacerle para traer a lupita?

carmen: pues, como antes,

paolo la puede traer caminando.

chato: y a la salida, ¿qué?

paolo se va de aquí a trabajar.

carmen: ya veré qué hacemos,

tú no te preocupes.

lupita: ay, ya, luego hablan,

yo ya me voy.

que te vaya bien en tu viaje.

chato: gracias, mi hija,

y qué tal si me das tu bendición

para irme más tranquilo.

lupita: ¿qué?

chato: sí, tu bendición.

carmen: ay, lupita.

lupita: en el nombre del padre,

del hijo

y del espíritu santo, amén.

carmen: vente, mi amor.

ay, buenos días.

mejor vámonos caminando,

la fonda está muy cerquita.

deja que el señor

se vaya a trabajar.

chato: como tú quieras,

mi reina.

arráncate para la base,

al rato nos vemos allá

para que me lleves

a la central, órale.

carmen: ¿a la central?

¿qué no tienes coche?

chato: ¿para qué?

si tengo un montón de taxis

a mi disposición.

además, en autobús,

se viaja bien a gusto,

me voy a todo dar,

viendo películas.

carmen: ah, y, ¿adónde vas?,

que no me has dicho.

chato: a chilpancingo.

carmen: ah, mira,

yo no conozco chilpancingo.

chato: pues, un día de estos

que te lleve a acapulco, pues,

pasamos por ahí

para que conozcas.

carmen: es para allá.

[timbre]

karina: buenos días, muñe.

¿no echaste de menos tu celular?

alonso: ¿lo dejé en tu casa?

pensé que lo había dejado

en el consultorio.

karina: vine a traerte el

pastel que no te comiste ayer,

voy a poner café,

tengo buen tiempo,

hoy entro más tarde.

alonso: eh, kari,

el que no tiene tiempo soy yo,

voy camino al consultorio.

karina: oh, qué lástima.

bueno, igual te dejo el pastel

para que te lo comas al rato,

está rico.

¿me darías un aventón

a la cafetería?

te queda de paso.

alonso: mira, karina,

no lo tomes a mal,

pero preferiría que cada quien

tome su camino.

kari, lo que pasó anoche

fue un error, ya te lo dije.

no quisiera que pensaras

que por eso tú y yo--

karina: no, no, no

pienso más allá de lo que fue,

no te preocupes,

pero no me vas a negar

que te gusto que nos besáramos.

alonso: no, no, no,

la verdad, no.

y te vuelvo a repetir

que fue un error.

kari, por favor,

no quiero seguir

con este jueguito.

karina: ay, muñe,

amaneciste de malas.

para mí no es ningún juego,

esto es lo más serio que me ha

pasado.

en fin, te dejo,

ya hablaremos cuando estés

de mejor humor, muñe.

alonso: dios santo,

¿cómo fui a caer en esto?

¿ahora cómo me la quito

de encima?

chato: no quisiera,

pero ya me tengo que ir.

eso sí, cuando regrese

yo creo que ya es hora

de hablar con tus hijos.

carmen: ¿con mis hijos?

¿para qué?

chato: pues, ¿para qué

ha de ser, carmen?

te he demostrado que ya estoy

listo para formar una familia.

los voy a invitar a todos para

pedirles formalmente tu mano.

¿qué pasa?

carmen: no, nada,

es que no me lo esperaba,

me agarraste así como

de sorpresa.

chato: ya es hora, ¿no?

me he pasado cada una

de las pruebas que me pusiste.

ey, se te ve re chula

cuando sonríes.

carmen: gracias.

bueno, ya vete,

no te vaya a dejar el camión.

chato: y, ¿mi bendición qué?

carmen: ah, sí...

abdul: oye, jefa,

están pidiendo unas empanadas,

pero no ha llegado meche.

carmen: ah, sí, ya voy, hijo.

bueno, nos vemos, chato,

te vas con cuidado.

riestra: la situación es grave,

necesito a alguien que pueda

hacerse responsable de él

por cualquier emergencia.

helena: ay, es que el maestro

no tiene a nadie,

no tiene familia.

riestra: bueno,

algún amigo íntimo debe tener,

alguien que pueda

responsabilizarse por él.

helena: ¿qué?

riestra: por favor, búsquelo

y pídele que venga

a hablar conmigo, ¿sí?

helena: sí, doctor.

riestra: vuelvo en un momento.

helena: gracias.

rodrigo:[piensa] no se te

ocurra, vieja loca.

irma: ¿estás segura

de lo que haces, lolita?

lolita: claro, mira, a ver.

irma: te ayudo.

lolita: tú déjame a mí.

eso, agárrale aquí, mira, veras.

rodrigo: [piensa] ay, vieja.

lolita: ¿ves?

¿ves cómo ni se inmutó?

te digo que no siente nada,

lo del sudor de anoche

ha de haber sido, pues,

por un cambio de temperatura.

irma: sí, tienes razón,

no vale la pena ni comentarlo,

ya me voy.

pórtate bien con lolita, cariño,

nos vemos.

lolita: esta sí que está bien

pirada,

solo a ella se le ocurre

hablarle así a un vegetal.

rodrigo: [piensa] vegetal...

[celular]

irene: ay, hola, tadeo,

¿cómo seguiste de tu dolor

de cabeza?

helena: soy yo, señorita irene,

helena.

necesito que venga al hospital

san jorge--

[llora]

el maestro tadeo está muy grave.

[llora]

Cargando Playlist...