null: nullpx
Cargando Video...

De Que Te Quiero Te Quiero Capítulo 17

Univision25 Mar 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

jacqueline: tú estás enamorado

de carmen, ¿verdad?

eleazar: ¿de dónde sacas

esa tontería?

jacqueline: tú estás sufriendo

por ella.

estabas a punto de decir

que es la única mujer--

eleazar: que es la única mujer

que conozco de toda mi vida,

porque crecimos juntos, ¿mm?

y vi crecer a sus hijos,

¿cómo crees

que no me va a pegar?

jacqueline: si tú lo dices.

eleazar: sí, claro

que yo lo digo

y en lugar de andar sacando

conclusiones absurdas,

¿por qué no te vas a trabajar?

dile a morales que venga.

jacqueline: ajá.

eleazar: [suspira]

hasta en eso te he fallado,

carmen.

no soy capaz de aceptar

que siempre te he amado.

diego: un whisky en las rocas,

por favor.

[música]

>> ¿qué va a ordenar, señor?

velásquez: por el momento, nada.

[celular]

¿sí?

diana: ¿dónde está?

velásquez: e--en un bar,

su marido acaba de entrar.

diana: ¿está solo?

velásquez: sí, de su oficina

se vino para acá.

diana: cambio de planes.

ya sé quién es

la amante de mi marido.

le voy a dar su dirección.

¿tiene en dónde anotar?

velásquez: sí, permítame.

muy bien, la escucho.

natalia garcía.

ajá.

ajá, muy bien.

le llamo

en cuanto tenga noticias.

morales: jefe,

ya mandé una unidad

a las direcciones

que encontramos ligadas

a tomás gonzález.

eleazar: bien.

llévame a casa,

no tengo ganas de manejar.

morales: sí, pero ¿qué le pasa?

eleazar: me pasa que no me gusta

que me cuestionen,

¿me vas a llevar o no?

morales: no, sí, sí.

luz: ¿qué se le ofrece?

velásquez: ay, ¿usted sabe

si aquí vive

la señorita natalia garcía?

luz: sí, sí, aquí vive,

¿para qué la busca?

velásquez: ah, mire,

vengo del banco,

la señorita solicitó un crédito

y necesito que me llene

unos formularios

para darle curso a su trámite.

luz: ¿crédito?

ay, ¿tan mal andan

de dinero los pobrecitos?

velásquez: ah,

no le sabría decir, señora,

pero ¿no sabe dónde

la puedo encontrar?

luz: pues, debe estar

en su trabajo,

pero si quiere

referencias de ella,

yo se las puedo dar.

oh, la conozco de toda la vida,

es una muchacha muy trabajadora.

tienen una fonda

que se llama "los seis garcía",

pues, debería de ir.

viera qué rico se come, mire...

velásquez: y ¿dónde queda?

luz: ah, déjeme le explico.

mire, se va por aquí

a una cuadra...

velásquez: ajá.

luz: ...y allí va a encontrar

una--una enredadera como esta...

diego: a tu salud, natalia.

[gime]

sírveme otro igual.

>> ¿penas de amor?

diego: ¿vas a creer

que reencontré

al amor de mi vida

y la volvía a perder?

soy un tonto, un idiota,

hice todo mal.

eleazar: párate aquí delante.

morales: ¿qué?

eleazar: que te detengas,

¿no hablo claro?

morales: sí, sí.

eleazar: bájate.

morales: pues, ¿no que íbamos

a su casa?

eleazar: que te bajes te digo.

¿no me vas a preguntar

a qué venimos?

>> ay, pues,

¿quién lo entiende?

pues, ¿no que no le gustan

que lo cuestionen?

eleazar: pues sí, ¿verdad?

sígueme.

diego: "señorita natalia,

¿acepta como esposo

a este pobre tipo

que muere de amor por usted

y que la ama

desde la primera vez

que la vio?".

"no, porque es un mentiroso

que tiene esposa

y no me lo dijo".

sírveme otra.

no, mejor dame una botella,

que ya me voy.

>> ¿la botella es para llevar?

diego: sí, me voy a ver

quién me quiere

acompañar con un trago.

ah, y pídeme un taxi,

no voy a hacer la de malas.

>> sí, señor.

eleazar: ¿que no vas

a tomarte una?

morales: jefe, estoy jurado.

eleazar: 24 horas de arresto.

morales: ¿eh, por qué?

no sea gacho,

mire, si me hubiera dicho

adónde veníamos

le decía a sañudo

que lo acompañara,

a él sí le encanta

empinar el codo.

eleazar: cuando yo invito

a alguien a tomar una copa

es porque lo considero mi amigo,

pero ya vi

que contigo no cuento.

para tomar solo,

mejor mi casa.

morales: oiga, oiga, oiga,

y ¿es en serio lo del arresto?

lupita: natalia,

tengo que estudiar

para un examen

y se me olvidó la guía

en la casa.

voy por ella.

natalia: no, no, no,

tú solita no.

a ver, yo te acompaño,

total, ya no hay mucha gente

y no creo que llegue más.

me voy a adelantar

a la casa con lupita

que tiene que estudiar.

abdul: ¿quieren

que las acompañe?

natalia: no, tú

quédate a cerrar.

entre las dos nos cuidamos.

brigitte: no,

yo voy con ustedes.

velásquez: esas seguro

son las garcía,

¿cuál será natalia?

[obturador]

¿qué sucede, oficial?

¿galindo?

[ríe]

qué gusto,

tantos años sin verte.

galindo: ¿qué húbole, velásquez?

¿en qué andas, eh?

velásquez: ahora trabajo

por mi cuenta.

de hecho, una de las muchachas

que salió de ahí

tiene que ver

con un caso que traigo.

galindo: también con el mío,

estamos cuidando

a toda la familia.

su mamá está en la cárcel

acusada de tráfico de drogas.

un vivales

la metió en eso

de la pasada de mercancía

para el otro lado.

velásquez: ajá.

galindo: ahora, la familia

está con miedo,

ya trataron de cazar

a una de las hijas.

de hecho, toda la familia

está paranoica.

velásquez: oye, pero esto

de las drogas es gravísimo,

siendo de la mamá.

galindo: y ahora obviamente

ya no saben

ni de quién cubrirse.

velásquez: o sea, tú las estás

cuidando a todas...

natalia: [suspira]

[timbre]

[llaman a la puerta]

señora irene, pásele.

irene: gracias.

hola, natalia.

conseguí tu dirección

y me tomé la libertad

de venir hasta acá,

espero que no te moleste.

natalia: no.

irene: quiero hablar contigo.

natalia: claro, sí, siéntese.

irene: gracias.

natalia: ¿le--le ofrezco algo?

¿un café, agua?

irene: agua, agua está bien.

gracias.

gracias.

vengo a pedirte

que regreses a tu trabajo

en caprico.

natalia: y ¿usted por qué

me pide eso?

irene: bueno, aunque no trabajo

en la empresa,

soy una cáceres

y me interesa que estés ahí.

natalia: ¿diego tiene

algo que ver en esto?

irene: no, no, no,

él--él no sabe

que vine a hablar contigo.

no te puedo negar

que estoy enterada

de lo que hubo entre ustedes,

pero yo pensé

que si hablábamos,

podía convencerte de volver.

natalia: mire, no me lo tome

a mal,

pero tengo razones

muy personales

para no regresar a caprico.

irene: entiendo.

pero si me atreví a pedírtelo

es porque, natalia,

lo veo muy triste.

natalia: ¿de verdad?

irene: claro,

yo no te diría algo así

si no fuera cierto.

natalia: [resuella]

usted entenderá

que mientras diego sea

un hombre casado,

yo no debo ni voltear a verlo.

irene: [murmura] sí.

natalia: y para evitar

problemas,

prefiero no estar cerca.

irene: te entiendo.

natalia: pero--pero eso

no quiere decir

que nosotras no nos podamos

seguir viendo.

yo la estimo mucho.

irene: sí, y yo a ti.

natalia: oiga, como amiga,

tal vez me pueda

dar un consejo.

irene: claro, ¿de--de qué

se trata?

natalia: de la--

lupita: natalia,

¿me ayudas a estudiar?

natalia: mire, ella es

mi hermana lupita.

irene: hola, ¿cómo estás?

natalia: y ella es brigitte.

irene: hola, mucho gusto.

soy--soy irene cáceres.

brigitte: mucho gusto.

irene: [ríe]

[música]

[música]

[celular]

diana: ¿qué pasó,

señor velásquez?

¿qué noticias me tiene

de esa fulana?

velásquez: hoy ha sido

un día de suerte,

ya le tengo varias cosas,

señora cáceres.

la más importante,

que la madre de la susodicha

está presa

por tráfico de drogas.

la agarraron con un cargamento

de drogas

en el aeropuerto internacional.

diana: no me diga.

vea nada más que familia.

mm, esa es una noticia

fantástica.

irene: [grabación] estaba

embarazada y lo que tenía

que decirle a tadeo

era que--que iba a tener

un hijo de él.

>> [grabación] entiendo,

y ¿en dónde está ese hijo?

irene: fue una niña

y murió, murió.

alonso: ¿una hija?

jamás me imaginé

que hubieras sufrido tanto,

irene.

>> [grabación] ¿por qué falleció

la niña?

irene: porque nació

en las peores condiciones.

¿te acuerdas que se supone

que yo me había ido a suiza?

>> claro que me acuerdo,

¿no te fuiste?

irene: en realidad,

vicente cáceres

me encerró

en la casa de túxpan

para que nadie supiera

de mi embarazo

y no le ensuciara su apellido.

me sorprendió el parto

en medio del campo,

en la lluvia, sola,

ahí nació mi hija.

y después de que nació,

yo--yo perdí el conocimiento

y--y me encontraron

tiburcio e hilda

y la niña ya estaba muerta.

[solloza]

y esa niña le iba a dar

un sentido a mi vida

y yo la perdí

y con ella se fueron

todas mis ganas de vivir.

alonso: ay, ¿cómo pudieron

hacerte tanto daño?

ay...

¿qué me pasa?

irene es mi paciente.

[suspira]

diana: a ver si ahora

que te enteres

que tu amorcito

es hija de una "narca"

vas a seguir queriendo con ella.

[celular]

[llamada desconectada]

¿me cortó?

[marca]

[tono de llamada]

>> [grabación] el teléfono

que usted marcó está apagado

o fuera del área de servicio.

diana: ay.

ya sé,

la que me va a oír

es la mismísima tipa esa.

eleazar: [ríe]

¿qué onda con estas cosas

las hacen más chiquitas

y las mueven?

morales: a ver, jefe,

deme las llaves y yo abro.

eleazar: ah, no, no, vete,

mal amigo,

no necesito tu ayuda,

vete, esfúmate, evapórate,

bórrate.

morales: oiga, jefe,

no me diga eso.

eleazar: 48 horas de arresto.

morales: ¿eh?

pero ¿por qué--?

eleazar: [chista]

72.

y si toco, ¿me abrirán?

[ríe]

diego: buenas.

eleazar: buenas.

[timbre]

oiga, oiga, yo como que a usted

lo conozco de algún lado.

diego: qué casualidad,

yo tengo la misma impresión.

pero, por si las dudas,

diego cáceres.

eleazar: eleazar medina,

servidor, "saludcita".

diego: saludcita.

eleazar: ni modo de tomar

que está tapado.

[ríe]

oiga, ¿conoce al amigo

que vive aquí?

diego: eso espero.

aquí vive alonso, ¿no?

eleazar: ¿el loquero?

ah, sí, el loquero,

sí, sí, aquí vive.

diego: entonces, sí lo conozco.

es mi amigo.

¿qué digo mi amigo?

mi hermano del alma.

y ya veo que usted

también lo conoce.

eleazar: sí, sí,

es mi vecino.

bueno, no del alma,

pero sí es mi vecino.

salud por eso.

pues, nomás deje

destaparla, ¿no?

[ríe]

alonso: vaya par.

por lo que veo,

no hace falta que los presente.

diego: salud.

ambos: [ríen]

[música]

diego: ¿qué le digo, almirante?

eleazar: comandante.

diego: eso mero.

reconozco que la regué.

eleazar: menos mal,

mire que confundirme

con "almirante".

yo soy de la tierra,

de la calle,

donde pasan las cosas, amigo.

diego: no, no lo decía por eso.

la regué con el amor de mi vida.

tuve que irme.

pero porque a veces

uno tiene que irse sin avisar.

la dejé plantada ahí,

por eso se enojó.

eleazar: mm, yo también me fui,

pero porque la condenada

estaba embarazada de otro

y ¿qué iba a hacer yo ahí?

¿el papel de imbécil?

no, por eso me fui.

diego: ah, pero yo sí

regresé a buscarla

y ya no estaba.

ni ella ni la familia

ni nada de nada.

entonces, ¿qué hice?

casarme,

casarme con mi karma,

porque diana no es una esposa,

es un karma.

pero yo sí volví, almirante.

eleazar: oh, qué la--

comandante, con un demonio.

diego: oh, perdóneme,

comandante.

eleazar: yo también volví

y ¿qué encontré?

otra barriga

y cada vez que regresaba

otra barriga

y otra barriga

y otra barriga

y ya me cansé,

no quise volver más.

eso sí,

yo no me casé,

no soy tan idiota.

[ríe]

diego: la traigo clavada

aquí mero

y no se me sale

y ahora ya no quiere

saber nada de mí.

y todo por no haber tenido

el valor de decirle

que soy casado.

eleazar: para eso está

el divorcio, compañero.

en cambio, yo

estoy fregado total,

no soy más que un cobarde.

hoy la tenía así,

abrazadita, cerquita,

no tuve el valor

de decirle que la quiero,

lo que siento.

pues, por lo menos,

lo hubiera hecho

para darle fuerzas,

pero nomás no me animé.

¿tú qué piensas, doctor,

de tu óptica personal?

le hubiera dicho

que siempre la he querido,

¿verdad?

que es la mujer de mi vida, ¿no?

diego: [chista]

alonso, te está preguntando

algo el comandante, contéstale.

eleazar: sí.

alonso: ah, sí, sí, claro.

oye, y ¿tú conoces

a tadeo vargas?

diego: ¿tadeo vargas?

tadeo: ¿qué te parecen?

>> ey, tadeo, amigo,

estás de vuelta.

qué gusto verte.

justo me acaban de llegar

estas piezas tuyas.

tadeo: ¿qué tal, cómo las ves?

¿mejor que las que destrozó

irene?

>> ay, ni me lo recuerdes,

yo también me siento culpable,

en parte, fue mi error.

tadeo: mejor no tocar el tema.

y no te preocupes,

eso ya se convirtió

en otra cosa

también muy valiosa.

bueno, ¿qué fecha tenemos

para la exposición?

>> bueno, si quieres,

vemos la agenda juntos

y yo me adecúo al tiempo

que permanecerás aquí en méxico.

tadeo: ah, por eso

no hay problema, ¿eh?

he decidido venir a radicar

de nuevo a méxico.

>> ¿en serio?

esa sí que es

una buena noticia.

diego: ¿nosotros

lamiéndonos las heridas

y tú ni nos pelas?

¿ya ve, mi comandante?

mi hermano del alma

en lugar de apoyarme,

estaba pensando

en tadeo vargas,

el pintor ese

que fue novio de mi tía irene.

alonso: entonces,

¿sí lo conoces?

diego: claro que lo conozco,

¿que no escuchaste?

que es el que andaba con mi tía.

ay...

alonso: y ¿qué más sabes de él?

diego: pues que se volvió

a topar con él

y mi tía se puso mal.

por eso fue a verte

y a pedirte que la ayudaras.

pues, ¿qué pasó, mi galán?

¿andas desmemoriado o qué?

alonso: no, no es eso...

me interesa saber más de él.

diego: ah, pues si tanto

te interesa,

pregúntale a ella.

es tu paciente, ¿no?

alonso: tienes razón.

irene es mi paciente.

eleazar: a ver, a ver,

barájenmela más despacio

porque no entiendo nada,

me están volviendo loco.

la paciente del doctorcito

es tu tía.

y--y alonso quiere saber

de su novio, de tu tía.

oh, a mí se me hace

que estás igual que nosotros,

fregadísimo.

diego: comandante, aguas,

que está hablando de mi tía.

eleazar: no, perdón, compañero,

con todo respeto,

pero aquí, aquí el doctor

también tiene su corazoncito...

[balbucea]

alonso: ya, ya, ya,

dejen--dejen sus tonterías,

solo era una pregunta.

a ver, mejor les sirvo

otra copa, siéntate.

natalia: a ver, ahora,

la tabla del nueve,

pero al revés.

¿nueve por nueve?

lupita: 81.

natalia: ¿nueve por ocho?

lupita: 72.

natalia: ¿nueve por siete?

lupita: 63.

[timbre]

natalia: muy bien.

ángela: vengo de pasadita

para saber cómo van las cosas.

¿cómo te fue con papá juancho?

natalia: ah, ahorita vengo,

lupita.

lupita: sí.

natalia: ay, ¿qué te digo?

la regañiza

de papá juancho fue lo de menos.

se nos juntó todo.

brigitte se topó

con carlos pereyra.

ángela: ¿dónde?

natalia: fue a un casting

y ahí estaba.

era un lugar

donde--donde engatusa muchachas

para después postrituirlas.

gracias a dios,

pudo salir corriendo.

ángela: mm, de la que se salvó.

¿y lo agarraron?

natalia: no, brigitte

llamó a eleazar

y cuando llegó la policía

ya no había nadie.

ángela: bueno, pero ese

tal carlos sabe dónde viven.

natalia: sí, por eso eleazar

nos puso vigilancia.

no estaría mal

que se le ocurriera acercarse

para que lo atraparan.

ángela: y con eso,

tu mamá saldría luego, luego,

¿verdad?

natalia: sí.

ángela: y ¿de lo diego

qué has pensado?

¿vas a hablar con él?

natalia: ay, no sé

si lo voy a hacer.

ya he dudado mucho.

por un lado,

no--no quiero

que le vean la cara

y--y, por otro,

¿cómo llego con él y le digo:

"vi a tu mujer

besándose con su amante"?

[música]

ángela: cómo se lo dices

es lo de menos.

lo importante es que sepa

que su mujer le pone el cuerno.

natalia: ángela, no sé.

papá pancho me dijo

que mejor no me metiera.

ángela: ¿le contaste?

natalia: pues sí,

quería que me aconsejara

qué hacer.

ángela: a ver, ponte en su caso,

si estuvieras

en una situación así,

¿no preferirías

que te lo dijeran

por duro que fuera?

natalia: y ¿si no me cree?

ángela: si quieres, te acompaño.

yo también los vi.

[llaman a la puerta]

karina: disculpe, don vicente,

ya son las 19:00,

¿me puedo retirar?

vicente: claro que no.

aquí se va uno

cuando se acabe el trabajo.

traiga su libreta,

le voy a dictar

unos memorándums.

karina: sí, don vicente.

vicente: bueno, pero ¿por qué

se tarda tanto?

karina: es que no encontraba

mi pluma.

vicente: bueno--

karina: le juro que la traía

en la mano,

pero, luego, ya no sé

dónde la dejé.

vicente: ya cállese,

no quiero escucharla.

no, no, por favor,

pero ¿qué le pasa?

déjese de tanta torpeza.

diana: me vio,

la muy perra me vio.

ay, justo tenía que ser ella.

ay, qué suerte

tiene la estúpida.

se lo va a decir a diego,

¿qué hago, qué hago?

[marca]

vicente: en lo que respecta

a las unidades

que se comercian...

[celular]

¿no pueden dejar de llamarle

mientras está trabajando?

karina: sí, discúlpeme,

don vicente.

ya.

diana: ay, me colgó.

vicente: continuemos.

y en lo que respecta

a las unidades

que se comercian por volumen

en sobrantes de producción...

[celular vibra]

diana.

diana, deja de llamar.

a esta oficina

se viene a trabajar

y no quiero que estés

interrumpiendo

a mi secretaria.

entonces...

ay, ya se me fue la idea.

léame, ¿en dónde íbamos?

karina: ay, íbamos en...

ay, dios, ¿dónde íbamos?

aquí--aquí está.

[jadea]

[titubea] "lo que respec--"

vicente: bueno, bueno, bueno,

mínimo, lea bien.

diego: dos años, eleazar,

dos años sin saber de ella.

la verdad es que casi, casi,

la había olvidado.

eleazar: bueno, pues, sí,

¿qué dijiste?

que hasta te casaste, ¿no?

diego: hasta pensé

que la iba a hacer con diana.

alonso: te lamentas

y te lamentas

y no haces nada.

diego: ¿estás insultando

al ruso?

alonso: pues, ¿qué quieres

que te diga?

si nada más eres

puro "guara guara".

si tanto quieres a una

y a la otra no la soportas,

pues, métele velocidad

al asunto,

o te vas a quedar

como el perro de las dos tortas.

diego: ¿cómo lo ves, eleazar?

mi hermano del alma

me está diciendo

que soy un perro.

¿sabes qué?

tú eres el menos indicado

para darme consejos,

porque nunca te has enamorado,

¿eh?

nunca te he visto apasionado

por una mujer.

alonso: a ver, ¿tú qué sabes?

eleazar: cálmense, calma, calma,

estamos chupando tranquilos.

o los arresto, ¿eh?

diego: dime una, solo una

que te haga sentir

lo que es el verdadero amor.

¿a qué le tienes miedo?

eres un cobarde,

eso es lo que eres.

alonso: no voy a permitir

que me digas cobarde.

eleazar: ya, ya, ya,

se acabó la pelea ya.

ya, pues, ¿no que muy hermanos

del alma?

ya, déjense de babosadas.

ya, a ver, dense la mano ya.

venga, órale, órale,

no me haga fuerza, "doc",

no puedo ahora.

venga ahí, eso, eso.

perdón.

diego: perdón.

eleazar: no, yo, perdónenme

a mí también.

[música]

[música]

natalia: y ¿cómo estuvo

la venta hoy?

abdul: mal, entró muy poco.

paolo: pues es que no es

lo mismo sin mi mamá.

natalia: lo sé,

pero igual

hay que echarle ganas.

de ahí tiene que salir

para mantener la casa.

lupita: lo de tu trabajo

es para pagar el abogado,

¿verdad?

natalia: sí, sí, claro,

mi trabajo es para eso,

para pagar al abogado.

[timbre]

brigitte: madrina, hola.

luz: vengo a ver

si ya cenaron.

natalia: madrina, siéntate,

¿qué te ofrezco?

luz: nada, nada,

molestaría yo

de venir a quitarles el pan.

paolo: ay, madrina,

donde comen cinco,

comen seis, siéntese.

luz: no, gracias, mi hijo,

pero ya cené algo en la casa.

y ustedes, ¿cómo están?

natalia: ay, tristeando,

hablando de lo poco

que entra a la fonda

desde que mi mamá no está.

luz: [piensa] sí tienen

problemas de dinero.

natalia: pero vamos

a salir adelante, madrina.

ya verás

que cuando salga mi mamá,

la fonda va a ser tan próspera

como cuando ella estaba.

luz: [piensa] claro, para eso

debe querer el préstamo.

karina: ¿qué haces aquí?

diana: te estoy esperando,

me urge hablar contigo,

¿por qué crees

que te estoy llame y llame?

karina: tu suegro

es un dictador, es un tirano,

un fascista,

me confiscó mi teléfono.

¿cuál es el apuro?

diana: estoy perdida, karina.

la pata rajada

me tiene en sus manos.

me vio con oliverio.

[jadea]

diego: [balbucea]

la verdad, me pasé,

pero tú sabes que te quiero

como un hermano.

alonso: y eres correspondido,

hermano.

yo también la regué,

abrí la boca de más.

eleazar: bueno, bueno, bueno,

ya una vez aclarado el altercado

y no hubo necesidad

de ir al ministerio público.

brindemos, brindemos

por las mujeres, ¿que no?

brindemos por las mujeres,

vamos.

una, dos...

ambos: salud, almirante.

[ríen]

diego: no, ¿sabes qué?

mejor ya,

por hoy fue suficiente.

eleazar: [balbucea]

alonso: ¿a qué te vas?

quédate, ándale.

diego: no, no, no,

ya fue demasiado.

mañana hay que "trabajul".

eleazar: a ver, doctor,

¿tú también te vas a rajar

o te sirvo otra?

alonso: sírvele, sírvele,

te la acepto.

[tono de llamada]

diego: oiga, ¿me puede mandar

un taxi?

espéreme, ¿eh?

espéreme.

alonso: ¿qué pasó?

diego: ¿dónde vives?

alonso: aquí, ¿dónde más?

eleazar: [ríe]

diego: no, no seas tarado,

dale tu dirección, órale.

alonso: dame, dame, yo le digo,

yo le digo, a ver.

bueno, buenas noches.

diego: está borracho.

alonso: ¿conoce la del valle?

está bien bonita,

¿a poco no?

>> [ríen]

karina: ¿cómo está eso

de que te vio con oliverio?

diana: debe haberme visto

en la mañana,

nos encontramos en un café.

ay, eso sí que es mala suerte.

y yo que creí

que tenía la sartén

por el mango,

la iba a chantajear

para que se alejara de diego.

karina: ¿chantajearla cómo?

¿otra vez con lloriqueos?

diana: no,

el detective descubrió

que la madre de la estúpida

está en la cárcel

por tráfico de drogas.

es una narca.

karina: no me digas.

diana: es narcotraficante.

imagínate con quién

se está metiendo diego,

nada menos que con la hija

de una delincuente.

karina: y ¿diego lo sabrá?

diana: no, no lo creo.

ese era el punto

para chantajearla,

pero me cachó con oliverio

y ahora quien me tiene

en sus manos es ella.

karina: pues, creo

que no te va a quedar de otra

que ir a recoger tus cosas

y salirte de casa de diego.

yo no me arriesgaría

a que me echaran.

diana: ¿por qué tenía

que verme con él?

karina: porque eres una bruta

que se anda exponiendo.

pero no todo

tiene que estar perdido,

el que la mamá de la estúpida

esté en el bote

te tiene que servir para algo.

diana: ¿como para qué?

karina: seguro todavía

puedes echarte otro round,

nadie está noqueado

hasta que le cuentan diez.

vamos a pensar

con la cabeza fría.

[música]

karina: ya deja de comerte

las uñas,

te vas a sangrar los dedos.

diana: no puedo,

de la angustia.

karina: por lo menos,

ya estás enterada

de que la fulana

sabe que tienes amante.

diana: y ¿eso en qué me ayuda?

para lo único que sirve

es para saber por qué diego

me va a cortar la cabeza.

karina: todavía no sabes

si ya se lo dijo.

en una de esas,

ni se atreve.

diana: si yo fuera ella,

iría corriendo a decírselo.

karina: pero ella no es diana.

¿exactamente qué fue

lo que le oíste decir?

diana: pues, le hablaba

a una amiga

que estaba con ella...

y sí, tienes razón,

parece que dudaba

si decírselo o no.

karina: ¿ves?

diana: lo que tenemos que hacer

es ganar tiempo.

pensar que no le ha dicho

nada aún y actuar.

diana: claro.

ay, qué mensa.

¿has oído eso que dicen:

"de tal palo, tal astilla"?

karina: ¿qué estás pensando?

diana: que si la madre

trafica con drogas,

no veo por qué la hija

no podría dedicarse a lo mismo.

ponte los zapatos,

vamos a salir.

karina: ¿adónde?

diana: a buscar cómo hundir

a la mugrosa.

me va a agradecer

que la mande a hacerle compañía

a su mamá.

apúrate.

eleazar: y aquí entre nos,

como dice la canción, vecino,

¿es cierto lo que te dijo

el amigo diego?

alonso: ¿de qué?

eleazar: eso de que tú

nunca te has enamorado.

alonso: pues así

como los veo a ustedes,

azotando las paredes

por una mujer, no,

¿para qué te voy a mentir?

eleazar: ah, ya te llegará

la hora.

por un lado, es bien bonito.

por otro, nomás sirve

para andar sufriendo.

alonso: sí, ya los veo.

eleazar: pero enamórate,

mi doc.

mira, haciendo un balance,

es mejor sentir

que no sentir.

para que me entiendas,

te lo voy a poner

en tu lenguaje,

es como una enfermedad

y tú sabes que hay enfermedades

que es mejor que nos den

a que no nos den.

[ríe]

[celular]

uh...

[chista]

es la jefa.

¿qué pasó, mamá?

luz: qué bueno

que te encuentro, hijo.

estoy tan afligida.

eleazar: ¿cómo que afligida?

¿por qué, mamá?

luz: ¿estás tomado?

eleazar: no, no, para nada,

es que me intoxiqué

y se me traba la lengua.

luz: ay de ti

con que no sea cierto.

los hijos de carmen

andan con problemas de dinero,

las ventas en la fonda

han estado bajas.

eleazar: ah, no me digas eso.

pues yo le--le prometí a carmen

que iba a ver por ellos.

a--ahorita mismo

lo soluciono, mamá.

te veo al rato.

chau, chau.

me tengo que ir,

tengo un caso urgente

que atender.

alonso: ¿tu--tu mamá está bien?

¿necesitas algo?

eleazar: no, no, no, no, no,

no, gracias.

está bien, gracias, gracias.

morales, ven por mí.

si no vienes por mí ahorita,

no te levanto el arresto.

[ríe]

nos vemos después.

alonso: ándale.

[solloza]

ay, irene.

ay, ¿qué me está pasando?

[solloza]

diana: oigan,

¿ustedes saben dónde puedo

comprar coca?

>> allá con el beverly.

diana: ¿dónde?

>> al lado de la tiendita,

en el callejón.

diana: gracias.

karina: ¿qué te dijeron?

diana: que por allá.

vamos.

karina: ¿ca--caminando?

diana: sí, sí,

está aquí cerca.

>> ¿cuánto la hora, mi reina?

karina: ay, no, no,

yo me regreso al carro.

diana: espérame.

ay...

eleazar: ah...

morales: ¿qué pasó, jefe?

¿cuál es la urgencia?

eleazar: llévame al súper.

morales: ¿al súper?

no invente, jefe.

eleazar: 72 horas de arresto.

morales: ah, entonces,

no está tan tomado.

eleazar: lo que no estoy

es con paciencia, arranca.

arranca.

morales: no, sí, sí.

eleazar: para allá, para allá,

no para atrás.

morales: sí, sí, voy,

ahí voy, ahí voy.

[celular]

natalia: ¿de la oficina

a esta hora?

¿bueno?

diego: natalia, mi amor.

natalia: ¿diego?

diego: sí, soy yo,

el que se muere de amor por ti.

natalia: estás tomado.

diego: sí, tomado.

pero más que tomado

estoy enamorado.

¿cómo la ves?

natalia: vete a tu casa, diego,

y deja de molestar,

te voy a colgar.

diego: no, no, no, no,

por favorcito, no,

no me cuelgues.

necesito que vengas

a la oficina,

para eso te llamo.

natalia: ¿cómo crees?

estás loco.

diego: concédele un último deseo

a este moribundo.

natalia: diego,

diego, por favor,

estás superborracho,

te voy a cortar.

diego: no, no, no,

por favor, ven,

te quiero ver

aunque sea por última vez.

natalia: no voy a ir.

diego: pues, de aquí

no me muevo hasta que vengas

y me voy a morir si no te veo

y también me voy a morir

si no vienes.

me voy a morir de ve--

[solloza]

me voy a morir por ti.

[gime]

natalia: ¿diego?

diego, ¿estás ahí?

diego, diego sé que estás ahí,

contéstame.

ay, ¿si le pasó algo?

ay, ¿qué le pudo haber pasado?

nada.

pero está tomado.

y ¿si se lastimó?

ay, dios mío, ¿qué hago?

diana: ahí debe ser,

donde están esos tipos.

karina: ay, qué barrio tan feo.

diana: abre la ventana

y llama al tipo.

karina: ¿yo?

diana: ya, no seas mensa.

bájale y pregúntale

quién es el beverly.

karina: ay.

oiga, ¿usted es el beverly?

beverly: hola, mi reina,

¿para qué soy bueno?

diana: estamos buscando coca.

beverly: [ríe]

así que le quieren

entrar al perico, ¿eh?

diana: no, no, no,

nosotras no le hacemos a eso,

es para un amigo.

beverly: sí, me imagino.

¿de cuál quieren:

de 350 o de 500?

diana: de la de 500,

pero--pero ya,

quiero un buen paquete.

beverly: perfecto.

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.