null: nullpx
Cargando Video...

De Que Te Quiero Te Quiero Capítulo 104

30 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

natalia: ¿qué te pasa?

¿qué te pasa?

rodrigo: lo intenté,

pero eres peor que un témpano

y si no quieres estar conmigo,

no te quiero a la fuerza.

natalia: no puede ser.

esto es una pesadilla.

esto es una pesadilla.

irma: [carraspea]

¿qué haces aquí?

rodrigo: tú sabes lo que quiero.

irma: ¿pero y tu esposa?

rodrigo: en su cuarto.

no te preocupes.

natalia: ¿qué tengo que hacer,

dios mío?

me siento tan culpable.

yo no quiero perder

mi matrimonio.

tengo que luchar por él.

amo a diego.

amo a mi esposo.

diego.

no vino a dormir.

irma: buenos días, lala.

lala: buenos días, señorita.

irene: ¿sabe a qué hora se van

los recién casados?

lala: que yo sepa,

no van a salir de viaje.

irma: ¿cómo?

¿y la luna de miel?

lala: pues, que yo--

natalia: buenos días.

lala: buenos días, señora.

irma: buenos días.

natalia: ¿han visto a diego?

lala: el joven

salió muy temprano

y no me dijo donde iba.

disculpe, ¿van a salir de viaje?

natalia: no.

íbamos a ir de luna de miel

a un lugar de asia, pero...

avisaron que iba a entrar

un tifón.

lo suspendimos.

rodrigo: buenos días, cuñadita.

brigitte: ¿qué haces aquí?

¿no deberías de estar

con tu esposa?

¿qué te salió mal?

rodrigo: ¿no te han dicho

que eres muy fastidiosa?

brigitte: ¿por qué me ocultaste

que tenías un hermano gemelo?

alberto me lo contó todo.

juancho: lo que menos

me esperaba es que me hablaras

tan temprano, ¿qué te pasó?

natalia: papá juancho, me urge

hablar contigo, necesito verte,

por favor.

juancho: en la cafetería

del parque que está aquí cerca

de la unidad, ¿te parece bien?

natalia: sí.

me visto y voy para allá.

gracias.

juancho: dios mío.

¿se habrá enterado

que es hija de irene?

rodrigo: ¡alberto es un idiota!

¿qué tenía que estar hablándote

de mi hermano?

brigitte: ¿a poco pensaste

que me iba a creer

el estúpido cuento

del fotomontaje?

pudiste haberme dicho la verdad.

rodrigo: hablemos claro,

brigitte.

a mí no me vas a cuestionar.

y si no te dije nada

fue porque no se me dio la gana.

además, si a alguien tenía

que enterar es a mi esposa,

no a ti.

brigitte: mira, qué considerado.

me imagino que el secretito

fue lo que valió

para que estés aquí.

lo que son las cosas.

esta vez le tengo que dar

la razón a la tonta de natalia.

así que si estás buscando

lo que ella no te dio,

olvídalo.

rodrigo: conmigo no vas a jugar.

si estás aquí

es porque yo quiero.

así que bájale.

me voy.

y no porque tú me lo pidas,

sino porque no te soporto.

irma: es que soy una tonta.

juré que ahora que rodrigo

estuviera lejos,

te iba a despertar

para que lo delataras

y lo refundieras en la cárcel

y el muy infeliz no se va

de luna de miel.

no puede ser.

no puede ser, no sé cómo

vamos a salir de esta.

>> [habla en italiano]

lu chong: eh, sí, ¿verdad?

don gino es un infeliz,

pero no lo encuentro

por ninguna parte.

>> [grita]

lu chong: sí, ya sé

que no le importa

lo que yo tenga que hacer

para encontrarlo,

pero deme tiempo,

esta ciudad es muy grande.

>> [grita]

lu chong: claro,

cómo no lo había pensado.

usted es muy inteligente.

lo voy a buscar en...

en el directorio telefónico,

en las redes sociales,

en restaurantes italianos,

igual y así lo encuentro.

>> [grita]

lu chong: ¿el doble

de la recompensa que me ofreció?

ah, no, pues yo se lo encuentro

hasta debajo de las piedras.

tengo que encontrarlo,

mucho dinero por su cabeza.

paolo: gracias por venir

a apoyarnos, eso sí,

vamos a manifestarnos

de forma tranquila,

no se trata de ocasionarle

más problemas a papá juancho.

tenemos que hacerle entender

al señor obispo

que lo que le hicieron

es injusto, ¿estamos?

todos: ¡sí, estamos!

abdul: pues a darle,

que es mole de olla.

a la una, a las dos

y a las tres.

todos: ¡justicia

para el padre juancho! ¡justicia

para el padre juancho!

>> ¡lo queremos de vuelta

en su parroquia!

todos: ¡parroquia

para el padre juancho!

¡parroquia

para el padre juancho!

¡te queremos, papá juancho,

te queremos!

¡te queremos, papá juancho,

te queremos!

>> ¡padre juancho para obispo!

>> a ver, orden, ¡orden!

si lo que quieren

es que los escuche,

lo voy a hacer, ¿eh?

pero formen una comisión,

que no sean muchos.

natalia: papá juancho,

gracias por venir.

juancho: hija,

me tienes preocupado,

¿por qué la urgencia?

natalia: ya se descubrió todo.

juancho: ¿se descubrió qué?

natalia: ya supe lo que pasó

en tuxpan,

diego nunca tuvo amnesia.

juancho: ¿y entonces?

natalia: el que trató de abusar

de mí y que andrés golpeó

fue su hermano gemelo, rodrigo.

[música]

[música]

juancho: ¿su hermano gemelo?

válgame dios.

entonces, cuando decías

que te parecía ver dos diegos,

tenías razón.

natalia: sí, cuando menos

en tuxpan se trataba de los dos,

pero el que quiso violarme

fue rodrigo.

y ahora está postrado

en una cama en estado de coma.

juancho: qué barbaridad.

lo que yo no entiendo

es por qué diego nunca te dijo

que tenía un hermano gemelo.

natalia: yo tampoco.

dice que fue que--

porque el dolor era tan grande

que prefirió

no hablar del asunto.

papá juancho,

rodrigo está así por mi culpa.

juancho: qué por tu culpa

ni qué por tu culpa.

tú solo te defendiste.

natalia: pues sí, pero--

juancho: nada, nada, pero nada.

a ver, ¿se lo dijiste a diego?

natalia: no, no me atreví

a decirle una sola palabra.

está tan lleno de odio

contra los agresores,

que me dio miedo.

quiere que castiguen

a los responsables

a como dé lugar.

papá juancho,

me siento tan culpable.

paolo: todo

lo que la mamá de mara ha dicho

del padre juancho

son puras mentiras.

él lo único que hizo

fue ayudar a mara.

ni modo que la dejara

en la calle cuando su mamá

la echó de su casa.

>> ¿te echó de tu casa?

mara: sí.

me sacó mis cosas

en bolsas de basura.

paolo: no, y no solo eso,

también le pega cada vez

que se enoja.

enséñale, enséñale para que vea

que no estamos mintiendo.

>> no, no lo puedo creer.

paolo: pues créalo.

doña rosario de plano se pasa.

¿a quién se le ocurre

que alguien

como el padre juancho

llegara a tener

malas intenciones con mara?

a la que debería excomulgar

es a ella, por andar levantando

falsos y por abusar de su hija.

dígame qué clase de madre

encierra a su hija

y solo le abre

para mandarla a trabajar.

para que mantenga la casa,

porque ella no hace nada.

ni siquiera la deja estudiar.

>> ¿todo lo que dice este joven

es cierto?

mara: sí.

por eso cuando el padre juan

me ayudó, a mi mamá le agarró

tanto coraje y vino a decir

todas esas cosas de él.

abdul: por eso estamos

todos aquí.

venimos a pedirle

que lo regrese a su parroquia.

>> desafortunadamente,

todo esto pasó en mi ausencia.

lamento que mi secretario

se haya tomado atribuciones

que no le corresponden.

desde este momento,

el padre juan

regresa a su parroquia, de donde

nunca debió haber salido.

paolo: gracias, gracias,

señor obispo.

de veras, gracias.

papá juancho

se va a poner feliz,

vamos a decirle.

>> yo me encargo de eso.

anden, vayan, vayan con dios.

vayan, vayan.

juancho: no tienes por qué

sentirte culpable.

por muy mal que esté

ese muchacho, cosa que es digna

de preocupación, él te agredió

primero.

natalia: ¿pero te imaginas

qué va a pensar diego

si se llega a enterar

de que yo soy la culpable

de que su hermano esté así?

juancho: no te sientas mal,

tampoco él ha sido

del todo sincero, diego también

te guardó un secreto.

lo que yo no entiendo

es cómo el viejo cáceres

y la propia señora irene

y sus amigos,

nunca te dijeron nada.

natalia: fue porque él

se los pidió.

juancho: pues esto parece

una confabulación.

mira, yo no lo sé, hija,

pero mientras más conozco

a tu familia política,

más me parece que tiene

secretos muy grandes y oscuros.

natalia: ¿por qué lo dices?

papá juancho,

¿tú sabes algo más?

juancho: no, no, no.

en relación a diego, no.

vicente: ¿dónde andabas?,

que ni tú ni tu mujercita

se dignaron bajar a desayunar.

rodrigo: ¿cómo?,

¿natalia no está aquí?

vicente: no.

se largó desde hace rato

y por lo que veo

tú no tienes ni idea

de en dónde anda tu esposa.

rodrigo: no empieces, abuelo.

vicente: vaya manera

de iniciar un matrimonio.

rodrigo: no estoy para escuchar

tus sermones, ¿eh?

vicente: ni creas que porque

ya te casaste te me vas a subir

a las barbas.

¡todavía yo mando en esta casa!

natalia: mi noche de bodas

fue un infierno.

desde que vi a su hermano

ya no puede ser la misma.

lo único que hacía era recordar

lo que sucedió en tuxpan.

solo quería salir corriendo,

papá juancho.

juancho: ay, hija...

natalia: diego se sintió

tan rechazado que me dejó sola.

no sé dónde habrá dormido

y me dijeron que salió temprano

de la casa.

ay, dios, no llevo ni un día

de casada y mi matrimonio

es un desastre.

juancho: hija, todo esto

se hubiera evitado si ambos

hubieran hablado con la verdad

desde un principio.

natalia: pero no fue así.

¿y ahora qué hago, papá juancho?

¿qué hago?

juancho: pues hablar, hija,

es la única manera

de que las cosas se arreglen.

tienes que decirle a diego

lo que pasó.

natalia: me va a odiar.

juancho: no si verdaderamente

te ama.

finalmente tiene que entender

que su hermano te agredió

y que andrés solo te defendió.

habla sin culpa, hija,

y esperemos que el amor de diego

baste para que te comprenda.

natalia: sí.

rodrigo: ¿cómo va?

irma: igual.

rodrigo: tenemos que actuar ya,

antes de que alonso empiece

a pedir los estudios.

irma: ¿qué quieres decir

con actuar ya?

rodrigo: quiero que le comiences

a aumentar gradualmente

las dosis de istoperidol.

supongo que eso basta

para que se vaya apagando.

no, no, no me mires así.

ya sabías que este día

iba a llegar.

y después de lo bien

que te portaste anoche,

si me cumples,

te devuelvo tu dinero y más.

te vas a ir de aquí muy bien

equipada y sin culpas,

diciendo que por fin el pobre

de rodrigo dejó de sufrir.

[música]

[llaman a la puerta]

carmen: hija, ¿qué haces aquí?,

¿no deberías estar

con tu marido?

gino: bon giorno! bon giorno!

natalia, estás aquí.

eh, ¿dónde está mi yerno?,

no lo veo, no lo veo.

natalia: eh, diego no,

no vino, yo solo--

gino: ah, yo capisco,

ya lo saludaré en otra ocasión.

carmen, para ti.

camarón: gracias, gino.

natalia: mamá,

necesito hablar contigo.

gino: ¿ya le platicaste

lo que te propuse?,

yo no entiendo por qué

lo estamos pensando tanto,

es cosa de decidirlo y ya.

carmen: no, no he platicado

con ella, es que apenas--

gino: ah, pues dile,

platícale, ¿qué esperas

para decírselo?

yo estoy seguro

que le va a encantar la idea.

carmen: es que yo no sé

si sea el momento, gino.

gino: ah, ¿cómo no?

como decimos en sicilia,

"para qué dejar para mañana

lo que podemos decir hoy".

carmen: está bien.

¿con qué crees que me salió

este insensato?

quiere que después de la boda,

vendamos la fonda y el boliche

y que nos vayamos a vivir

a canadá.

todos: ¡sorpresa!

>> bienvenido, padre.

juancho: a ver, a ver, a ver,

¿ustedes cómo se enteraron

que yo iba a venir para acá?

paolo: ah, para que vea

lo bien parados que estamos

con el señor obispo.

juancho: ah, ahora entiendo, eh.

se organizaron para ir a armar

borlote con el obispo.

abdul: fue una manifestación

pacífica, papá juancho.

juancho: con razón ya

se me hacía extraño

que de buenas a primeras

se solucionara esto.

pero bueno,

muchas gracias a todos.

y ahora, pues,

¡a echarle más ganas que nunca!

mara: muchas gracias por todo,

papá juancho.

esto no hubiera pasado si usted

no me hubiera dado asilo.

juancho: y lo volvería a hacer,

mi hijita, esta es tu casa.

si quieres regresarte,

eres más que bienvenida.

mara: gracias,

pero con ángela estoy bien.

>> bueno, padre,

nosotros ya nos vamos.

qué bueno que está de regreso.

juancho: muchísimas gracias

a todos.

qué amables, muchísimas gracias.

les agradezco mucho, gracias.

no, les agradezco mucho,

gracias.

kimberly: bonita

me la hiciste anoche.

nada más ibas a la farmacia

y acabaste emborrachándote

con el vecino.

por lo menos me hubieras

echado un telefonazo.

eleazar: ya, ya, mujer,

me encontré a alonso

en el pasillo y como andaba

de capa caída,

me fui a echar una copa con él,

para eso estamos los amigos.

kimberly: los amigos,

¿y yo qué?, soy tu prometida.

eleazar: ya, kimberly,

no reniegues, ya.

kimberly: ¿y se puede saber

por qué tu amiguito andaba

de capa caída?

eleazar: por una mujer,

está muy enamorado

y mal correspondido.

tuvo una relación

por un buen rato y todo estaba

de maravilla entre ellos,

pero por un tropezón,

todo se acabó.

ya encontrará alguien

que lo ayude a olvidar.

paolo: oye,

¿a ti qué te parece que subamos

el boliche de mi papá

a las redes sociales?,

para promoverlo.

mara: muy buena idea,

estaría súper.

paolo: se lo propuse,

¿y con qué crees que me salió?

mara: ¿con qué?

paolo: que no sirve para nada,

que solo te roban información,

que se meten en tu negocio,

no sé cuántas tonterías más.

no sé qué tiene en contra

de las redes sociales.

mara: bueno, es que es de otra

generación.

paolo: tampoco es tan viejo,

bueno, tiene sus ideas.

ya sé, le voy a armar

una página y se la voy a mostrar

de sorpresa, cuando vea

la publicidad recorriendo

el mundo, se va a ir para atrás,

¿me ayudas?

mara: claro.

abdul: ya nos vamos, ¿qué onda?,

¿se quedan?

mara: sí, queremos estar

un rato más con papá juancho.

juancho: por mí no hay problema,

si quieren irse,

yo los entiendo.

paolo: no, nos queremos quedar

contigo otro rato.

abdul: papá juancho, cuídese.

juancho: bueno, hijo.

cuídese mucho, ¿eh?

vayan con cuidado.

>> adiós.

mara: bye.

kimberly: hola, rosi,

¿dónde andas?

rosi: voy para mi casa, ¿por?

kimberly: ¿tú crees que puedas

localizar a las muchachas?

rosi: yo creo que sí,

¿pero para qué?,

no me vayas a salir

con que hay otro partido

de fútbol.

kimberly: no, se trata

de alonso, el amigo de eleazar,

el doctor, ¿te acuerdas de él?

rosi: sí, ¿cómo no me voy

a acordar?, el de los ojitos

azules que tiene carita

de "yo no fui".

kimberly: ese mero.

anda un poco triste

porque terminó con no sé quién

y hay que levantarle el ánimo.

rosi: yo estoy puesta,

¿dónde nos vemos?

kimberly: aquí,

en casa de mi osito.

rosi: suave, ahí nos vemos.

kimberly: ok.

abdul: qué buena onda

que se pudo arreglar

lo de papá juancho, ¿no?

>> ay, ojalá y la mamá de mara

ya se quede tranquila

y deje de ocasionar problemas.

abdul: la regó gacho, ¿verdad?

quién sabe a quién se parece.

>> ¿a quién?

abdul: pues a mí, ¿a quién más?

la neta, sí me pasé contigo,

ojalá un día me perdones.

>> ¿te pasaste?, ¿de qué hablas?

ya ni me acuerdo.

abdul: ay, no te hagas.

no debí utilizarte

para darle picones a la jaiba.

>> ah... ya se me había

olvidado.

abdul: oye, y...

¿también se te olvidó

el beso que me diste?

>> la verdad, sí.

abdul: ya, no seas mala onda,

en serio me siento muy mal

por lo que pasó.

¿qué?, ¿borrón y cuenta nueva?

>> si quieres,

por mí no hay problema.

abdul: ay, yo pensé

que me ibas a mandar a volar.

oye, ¿no se te antoja

ir al cine?,

hay una película de acción

que está de pocas tuercas.

>> no, gracias, no puedo,

tengo muchísimas cosas

que hacer en mi casa.

abdul: bueno pues, ni modo,

te acompaño a tu casa.

>> si quieres.

gino: ah, no me diga que no,

carmelona, piénselo, por favor.

podríamos irnos a montreal,

una ciudad bellísima.

a tus hijos les va a encantar,

además, pueden aprender

otra lengua,

además del italiano

que yo les voy a enseñar.

¿y tú qué dices, natalia?

natalia: bueno, no sé,

lo que mi mamá quiera.

gino: ah, ¿ve?

natalia está de acuerdo conmigo,

por favor, ya.

tenemos que planear,

puedes poner la fonda

en montreal, una idea fenomenal,

una fonda de cocina--

y yo podría poner un boliche.

ah, por lo menos dime

que lo vas a pensar, por favor.

de aquí al "domini", eh,

hay que empezar a movernos.

carmen: eh, sí.

[celular]

natalia: ¿bueno?

rodrigo: ¿dónde estás?

natalia: en casa de mi mamá,

vine a verla, ya voy para allá.

sí, sí, no me tardo.

carmen: ¿qué pasó, hija?

natalia: era diego, mamá,

ya me voy.

gino: ah, nosotros te llevamos.

natalia: no, no se molesten,

tomo un taxi.

carmen: adiós, hija.

natalia: adiós.

gino: chau.

[música]

[música]

eleazar: ¿irse a vivir a canadá?

lupita: eso le dijo gino

a mi mamá.

eleazar: ¿y qué dijo tu madre?

lupita: que estaba loco,

pero estoy segura

que la va a convencer.

tienes que hacer algo,

yo no me quiero ir a vivir

a ninguna parte.

eleazar: ah, que, chaparra,

si tu madre decide que se van

a canadá, yo no puedo hacer

nada al respecto.

lupita: sí puedes, sí puedes,

acuérdate lo que hiciste

con mi papá.

eleazar: y tú acuérdate

de cómo me fue.

no, no, lupita,

no puedo ni debo hacer nada.

si tu madre decidió casarse

con el fetuchini, pues

no me queda más que respetarlo.

mejor velo por el lado bueno,

si se van a canadá,

vas a conocer otro país,

otra gente, otra cultura.

lupita: no quiero,

no me importa, no me interesa.

no quiero que se casen.

eleazar: igual y es lo mejor.

la distancia me hará olvidarla.

camarón: no entiendo para qué

malgastas tu dinero en eso.

andrés: quién quita

y un día de estos

le ando pegando al gordo

y hasta su barco le compro.

camarón: [ríe] no, si le pegas,

hasta te compras una flotilla.

pero va a estar difícil,

¿sabes cuántos boletos

se venden?

andrés: uh, un titipuchal,

pero hay que tener fe,

el que no arriesga, no gana,

mi capi.

irene: pues no, no tienes

temperatura.

tadeo: no, claro que no.

irene: pues que ya me preocupé,

porque para que te haya caído

mal lo que comiste,

ya fue mucho, ¿no?

tadeo: soy de estómago delicado,

pasé mala noche.

irene: pues entonces,

a descansar y si te puedes

dormir, mejor.

pero yo no me voy a quedar

con la preocupación.

tadeo: ¿qué vas a hacer?

irene: llamar al doctor riestra.

tadeo: no, no, irene, por favor,

es un simple malestar.

irene: pues sí, pero prefiero

que él me lo confirme.

y no te estés quejando

de que te estoy cuidando.

tadeo: no, si no me quejo pero--

irene: pero nada, nada, nada.

déjate querer.

oye, no encuentro su número,

¿me lo das, por favor?

tadeo: se me había olvidado

que cuando se te mete

una idea en la cabeza...

irene: ajá, a ver, de una vez,

¿cuál es el número?

tadeo: aquí está.

alonso: [suspira] ahora sí.

a rumiar mi soledad.

[televisión]

[teléfono]

¿bueno?

karina: hola, soy yo,

¿qué haces?

¿no te gustaría que nos viéramos

para pasar el domingo juntos?

alonso: número equivocado.

[teléfono]

bueno.

karina: eres un grosero.

alonso: señorita, está usted

hablando a venado feliz.

karina: eres un majadero,

alonso.

¿qué es eso del venado feliz?

alonso: esto es una carnicería,

señorita, por favor,

deje de molestar, gracias.

no puede ser.

[celular]

bueno.

karina: no me digas

que tu mentada carnicería

también tiene tu celular.

alonso: está bien, tú ganas,

¿qué quieres, karina?

karina: verte, tomarnos un café,

así de simple.

y mira que con tanta majadería,

se me deberían haber quitado

hasta las ganas.

alonso: perfecto, está bien,

vamos a tomarnos ese café.

karina: voy para allá.

alonso: no, no, ahora no,

tengo cosas que hacer.

en la noche.

karina: perfecto.

a las ocho nos vemos

en tu departamento.

alonso: [suspira]

espero no arrepentirme.

natalia: ¿se puede?

rodrigo: vaya, ya regresaste.

¿así van a ser tus modos?

¿largarte a la calle a la hora

que se te pegue la gana?

natalia: diego, ¿qué te pasa?

no tienes ningún derecho

a reclamarme nada, el que se fue

sin avisarme fuiste tú.

ni siquiera llegaste anoche.

¿dónde dormiste?

rodrigo: ¿de verdad

quieres saberlo?

natalia: sí,

eres mi esposo, ¿no?

rodrigo: cuando te conviene.

natalia: ¿dónde pasaste

la noche?

rodrigo: con una mujer.

¡con una mujer de verdad!

alonso: todo está en orden.

¿pero por qué tengo

esta inquietud?

¿por qué no puedo dejar

de pensar en cómo se porta

diego conmigo?

él era mi amigo y ahora me trata

como si fuera el peor

de sus enemigos.

tenemos que hablar.

rodrigo: ¿cómo se te ocurre

meterte con mi tía, imbécil?

¡contéstame! por lo menos,

ten el valor de decírmelo

de frente.

alonso: a eso vine, diego,

a darte la cara,

a hablar de hombre a hombre.

rodrigo: te falta mucho

para serlo.

¡traicionaste mi confianza!

¡no te das cuenta con quien

te metiste!

mi tía iba por nosotros

a la escuela, nos cuidaba

cuando éramos niños.

alonso: diego, cálmate,

déjate de prejuicios.

¡yo amo a irene, y nadie,

ni siquiera tú, lo va a impedir!

rodrigo: te vas a tragar

tus palabras.

alonso: diego, diego.

natalia: te quería hacer

una pregunta.

alonso: sí, dime.

natalia: ¿es posible

que una intoxicación

deje secuelas como para que

le cambie el carácter

a una persona?

alonso: no, natalia,

no tiene nada que ver.

una intoxicación

no toca niveles neurológicos,

¿te preocupa diego?

natalia: sí.

supe que anoche llegó borracho

a tu casa.

me encontré con eleazar

y me contó lo que pasó.

vino a hablar con él.

alonso: me alegro

que hablen esos dos.

y tú también deberías

de hacerlo.

probablemente diego

trae algún tipo de tensión

que lo tiene muy irritado

y por eso se comporta así.

natalia: puede ser.

alonso, gracias.

alonso: ¿qué agradeces?

natalia: mi amor, ¿ya le dijiste

a alonso que va a firmar

como testigo?

rodrigo: mi amor,

creo que si nuestro otro testigo

es mi tía irene,

lo correcto es que sea

su esposo quien firme.

tú entiendes, ¿no, alonso?

alonso: sí... sí,

no te preocupes, yo entiendo.

no parece diego.

más bien...

parece rodrigo.

natalia: el hecho de que anoche

no hayamos podido hacer el amor

no te da ningún derecho

a ofenderme.

rodrigo: y tú sí tienes derecho

a negarte a ser mi mujer,

pues ya me cansaste, natalia.

simplemente, me cansaste.

natalia: nunca me he negado

por capricho, diego,

siempre ha habido algo

que impida que estemos juntos.

rodrigo: y te ha venido

como anillo al dedo, ¿no?

siempre encuentras

la manera de zafarte.

me queda claro que no quieres

ser mía, ¿y sabes qué?,

yo no voy a luchar.

y si en mi casa no encuentro

lo que quiero,

voy a buscarlo en otro lugar.

natalia: me estás lastimando.

diego, ¡me estás lastimando!

rodrigo: ¡no me llames así!

natalia: ¿así cómo?

me estás lastimando, suéltame.

rodrigo: está bien.

no estuve con nadie, te mentí.

lo que sí es que ya estoy harto

de que me rechaces.

pero ahora,

el que no va a querer

estar contigo, soy yo.

te vas a quedar con las ganas

hasta que yo quiera.

[música]

[música]

natalia: te advierto

que el que sea tu esposa

no significa que esté

a tu servicio.

no estoy dispuesta

a que me sigas ofendiendo.

rodrigo: pues muy tu problema,

porque las cosas se van a hacer

como y cuando yo quiera.

natalia: pues fíjate que no.

y si en esto se va a convertir

nuestro matrimonio,

ve buscando un juez

para que nos divorcie,

porque no me interesa

estar al lado de un hombre

que me trata

con tanto desprecio.

carmen: ya, gino, pórtate bien

o te vas a tu casa,

allá adentro está lupita,

nos puede ver.

gino: ay, carmelona,

¿y si vamos a otra parte?

carmen: sí, al cine,

porque esta película ya la vi,

me voy a dar una manita de gato.

[celular]

gino: ¿pronto?

rosendo: hablar rosendo

de la tratoria.

gino: ah, rosendo, come va?

párlame, dime.

rosendo: quería avisarle

que vino un chino a preguntar

por usted y dijo algo

de la conchetina.

gino: ah, no le a dicho niente,

¿verdad?

rosendo: no, por supuesto

que no.

gino: ah, menos mal,

tú sabes perfectamente,

si la conchetina me localiza,

estoy perdido.

grazie, grazie.

eh, si volve, no me ha visto

ni sabe niente de mí,

¿de acuerdo?

grazie.

[resuella]

¿lupita?

la tua mama y yo vamos a ir

al cine, ¿no quieres venir

con nosotros?

carmen: ay, mi hijita,

aquí estás, vete por un suéter,

gino nos invitó al cine.

lupita: no quiero ir,

es que tengo mucha tarea.

carmen: ay, mi hijita,

¿y por qué no la hiciste ayer?

lupita: ayer se casó natalia,

¿ya se te olvidó?

carmen: ay, pues sí, ¿verdad?

pues ni modo, iremos otro día

al cine, porque primero

está la escuela.

lupita: no, no, vayan ustedes,

ma, yo me quedo con la madrina.

carmen: bueno, pues, está bien,

ve por tu mochila,

te pasamos a dejar.

natalia: qué lástima

me da verte así.

si no me hubieras agredido

esa noche.

si no hubieras tratado de...

estabas como loco.

andrés nada más vino

a defenderme de ti.

nunca quisimos hacerte daño.

las cosas hubieran sido

tan distintas si diego

desde el principio

me hubiera dicho

que tenía un hermano gemelo.

pero ninguno de los dos

hablamos con la verdad

y ahora ya es tarde.

tú estás aquí...

postrado.

sin consciencia.

y yo...

casada con un hombre

que nada más piensa en vengarse.

mi vida es un infierno.

si pudieras hablar...

si fueras tú el que dijera

la verdad de cómo pasaron

las cosas,

todo sería más fácil para mí.

¿qué te pasa?

[grita]

¡abrió los ojos!

¡abrió los ojos!

¡rodrigo abrió los ojos!

¡rodrigo abrió los ojos!

abrió los ojos.

rodrigo abrió los ojos.

los abrió, los abrió.

rodrigo: ¿qué te pasa?,

¿por qué gritas?

natalia: tu hermano

abrió los ojos, yo lo vi.

te lo juro por dios

que los abrió.

rodrigo: [chista] cálmate,

estás histérica.

natalia: es que los abrió,

te lo juro por dios

que los abrió.

vicente: ¿qué son esos gritos?

natalia: rodrigo abrió los ojos.

se lo juro por dios

que los abrió, yo lo vi,

me estaba mirando, se lo juro.

vicente: ¿abrió los ojos?

¡irma!

¿cómo está eso de que mi nieto

abrió los ojos?

¿eso significa algo?

irma: no, don vicente.

lamentablemente, no.

acabo de estar con rodrigo

y está estable,

igual que siempre.

natalia: no, yo lo vi,

te lo juro por dios

que yo lo vi, abrió los ojos,

me estaba mirando,

¡se lo juro, don vicente!

irma: son movimientos reflejos,

señora, involuntarios,

él no tiene consciencia.

natalia: no, no es cierto,

yo lo vi, se los juro

que yo lo vi, me miró,

me estaba mirando,

don vicente, yo lo vi.

irma: tiene una crisis

nerviosa.

natalia: no.

vicente: ¿tiene

un tranquilizante para darle?

irma: sí, claro,

ahora se lo doy.

lo mejor es que la lleve

a descansar.

rodrigo: vámonos, natalia,

te voy a llevar.

natalia: diego, por dios,

te juro que lo vi, te lo juro.

rodrigo: fue un reflejo,

nada más.

[música]

[música]

luz: [llora]

lupita: ¿por qué lloras,

madrina?

luz: ay, mi hija.

es que ese programa me encanta.

después de muchos años,

esa familia se reencontró

y todo gracias a ese programa.

luz: [piensa] si encontrara

a la familia de gino,

podría pasar lo mismo

que con el chato.

rodrigo: sigo sin entender

qué demonios hacías

en el cuarto de mi hermano.

tómate la pastilla,

es para que te tranquilices.

natalia: me asusté muchísimo.

rodrigo: pues es que no era

para menos.

pero ya deja de estar

pensando tarugadas.

ya escuchaste lo que dijo irma,

no son más que movimientos

reflejos.

natalia: necesito hablar

con mi mamá.

rodrigo: nada más eso

me faltaba, que ahora preocupes

a tu mamá por una tontería.

natalia: ¡quiero verla!

rodrigo: y contarle que no solo

viste a rodrigo abrir los ojos,

sino que nuestra vida de casados

es un desastre.

no quiero que andes ventilando

nuestros asuntos

desde el primer día.

carmen: ¿ya acabaste tu tarea,

hija?

lupita: ya casi,

me falta bien poquito.

carmen: pues termínala

y mientras preparo la cena.

¿te quedas, gino?

gino: eh, sí, por supuesto.

lupita: gino,

¿me ayudas con mi tarea?

gino: claro, lupita,

¿de qué se trata?

lupita: la maestra nos pidió

que escribiéramos

sobre la vida de alguien.

gino: bueno.

lupita: quién mejor que tú,

que eres italiano,

seguro me puedes contar cosas

muy padres de italia.

gino: ah, ¿qué te puedo contar,

bambina?

lupita: de donde vivías,

de tus amigos, de tu escuela.

gino: eh, italia tiene

forma de bota, hasta abajo,

en la punta,

es la isla de sicilia,

de donde orgullosamente soy yo.

mis amigos, ah,

los de la escuela,

se fueron todos a roma,

roma es la capital...

vicente: ¿así es como vas

a poner orden con tu mujer?

¿ya te diste cuenta qué clase

de tipo de mujer metiste

en tu vida?

ya tuvimos salidas sin avisar,

ataques de histeria.

¿y qué sigue, diego?

rodrigo: no debe ser sencillo

para nadie ver a un muerto

abrir los ojos y creer

que revive.

vicente: no seas insolente.

estás hablando de tu hermano.

rodrigo: sí, ya lo sé,

pero no encuentro otro modo

de expresar lo que mi mujer

debe haber sentido.

vicente: se lo merece

por andar de morbosa.

¿qué tenía que andar husmeando

en el cuarto de tu hermano?

rodrigo: a cualquiera

le da curiosidad, ¿no crees?

vicente: lo trajiste a la casa

para darle dignidad,

no para andar exhibiéndolo.

tu hermano no es un fenómeno

de circo.

rodrigo: ¿y qué quieres

que haga?, aquí vive,

es inevitable que se vean.

vicente: prohíbele

que se vuelva a acercar.

no tiene por qué

entrar a ver a rodrigo.

rodrigo: no te preocupes,

abuelo, todo esto

se va a arreglar muy pronto.

Cargando Playlist...