null: nullpx
Cargando Video...

Antes Muerta Que Lichita Capítulo 95

4 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

lichita: para celebrar

mi nombramiento,

santiago hizo una fiesta

en su casa.

y aunque no estaba invitado,

roberto llegó a la fiesta

para escuchar--

pues, pues para escuchar...

cómo me proponía matrimonio

santiago.

santiago: ¿quieres casarte

conmigo?

lichita: eh--

cuando santiago

quiso ir más allá

con nuestro matrimonio, pues,

tuve que tomar la decisión

de decirle que--

que no me quería casar.

la única verdad es que--

es que yo no quiero casarme

contigo.

y después de mucho, pues,

roberto y yo nos volvimos

a encontrar.

roberto: necesito que me digas

si me darías otra oportunidad.

lichita: y como última acción

en contra de roberto o mía,

santiago me dio el expediente

criminal de roberto.

santiago: por favor, lee esto.

y te vas a dar cuenta de que él

es un completo farsante.

estuvo metido en la cárcel.

por fraude.

lichita: esto no puede ser.

es que no es cierto,

tiene que haber un error.

él no pudo ser capaz de esto.

santiago: alicia, yo no estoy

haciendo esto para molestarlo,

ni mucho menos para angustiarte.

lo hago porque de verdad

me importas.

no quiero que nada malo te pase.

si decides seguir con él,

por lo menos para que sepas

con quién estás.

lichita: según su expediente

estuvo por robo,

en un tutelar para menores.

luego, de adulto,

cumplió una condena

de cinco años en la cárcel

por el delito de fraude.

también decía que tenía un hijo

que vivía en un orfanato.

así que ya no había dudas.

augusto: ¿en qué cabeza cabe?

tú acabas de tomar

la presidencia de la api

y a los vejetes de la asociación

no les va a parecer

que te divorcies, nos pondrías

en severos predicamentos.

roberto: entiendo, don augusto.

augusto: "stop!"

yo estoy a punto de divorciarme

de mi mujer.

así que no puede

haber dos divorcios

en la misma familia

y mucho menos uno tras otro.

así que olvídalo.

luciana: ay, papi, modernízate.

augusto: "stop!".

luciana: bueno.

augusto: ¿y tú quieres

que te reconozca como hija

y te contemple en mi testamento?

luciana: ajá.

augusto: entonces vas a seguir

casada y punto.

luciana: oye, no me chantajees--

augusto: "stop!".

llámalo como se te dé la gana.

ustedes dos

no se van a divorciar

por nada de este mundo.

y me tiene sin cuidado

cuáles sean sus motivos,

¿les hace sentido?

así me gusta.

brisa: te traigo un usb

con una propuesta para la cam--

¿me estabas "stalkeando",

braulio?

braulio: [ríe] "lol".

claro que no.

estoy revisando el presupuesto

del guion de mi película.

ya estoy viendo qué onda

para levantar la producción

y todo eso.

brisa: ok.

oye, ¿no que ya te ibas

a pasar al área creativa?

braulio: no, todavía no.

ahorita estoy aprovechando

todos mis contactos

como ejecutivo de cuenta.

tengo que ver quién quiere

entrarle con dinero

a mi película, ya sabes.

a través

de los incentivos fiscales,

las empresas pueden dar

apoyos económicos a proyectos

como el mío, de cine.

brisa: sí, sí, he escuchado

algo de eso.

braulio: ok.

brisa: pues buena vibra con eso.

y espero que pronto pueda ver

tu película en el cine.

o sea, que me la encuentre

en cartelera y todo.

braulio: ok. [ríe]

brisa: que todos los proyectos

de tu vida se realicen siempre.

"namasté".

lichita: es que no entiendo

cómo alguien

pueda dedicarse a engañar.

¿cómo puede alguien andar así

por la vida como si nada?

es que de verdad no puedo.

santiago: estas personas

son expertas

en saber convencer a la gente.

son maestros de la mentira.

y no nada más te engañó a ti,

sino a muchas personas más.

lichita: bueno,

eso no es ningún consuelo

para mí, al contrario,

me siento más indignada.

me siento--me siento confundida.

santiago: alicia, no--

no te quiero ver así.

mira, lo importante

es que estés alerta.

lo que hagas

con esta información

es decisión tuya.

pero, por favor, cuídate.

lichita: gracias.

santiago: espero que te quedes

con las cosas bonitas

que vivimos tú y yo.

estoy seguro

que con esos ojos tan bonitos

y que con esa sonrisa,

un día vas a conquistar

el mundo.

lichita: [ríe] santiago,

yo también te deseo lo mejor.

y de verdad, te lo mereces.

santiago: pienso...

que hubiera sido mejor

no haberte dicho nada.

pero nunca me hubiera perdonado

que por mi silencio

alguien te hubiera hecho

más daño del que te estoy

haciendo al decirte esto.

lichita: no te preocupes.

estoy bien.

y te aseguro que con el tiempo

voy a estar mejor.

buen viaje, santiago.

augusto: así que es hora

de que empiecen

a planear una familia.

quiero nietos, no nietas.

unos bebés los harán unirse

y solidificar su relación.

así que quiero dos nietos,

no nietas.

[llaman a la puerta]

¡ey, caballeros!

por favor, adelante.

>> ey, gracias.

augusto: pero por favor.

>> venimos a saludarte, roberto.

macario: sabemos que él

le va a devolver a la api

la imagen de una asociación

tradicionalista, conservadora,

con valores y principios.

>> y más, teniendo una esposa

tan encantadora

como la que tiene.

luciana: ay, gracias.

roberto: [ríe]

>> superencantadora.

luciana: ay. [ríe]

macario: oh, qué belleza.

luciana: ay, gracias.

augusto: eso es precisamente

lo que les estaba diciendo

a los muchachos, ¿verdad, eh?

>> sí.

brisa: "ha llegado el momento

de extender las alas y volar

hacia un nuevo horizonte.

¿cuál será?,

solo el universo lo sabe".

braulio: ¿es mi impresión

o como que medio sentí

que te estás despidiendo?

brisa: no, no.

estoy en el "face".

no medio sentí,

sí me estoy despidiendo.

mira, he estado posteando esto

por horas

y yo como que medio estoy segura

que sí me has estado

"stalkeando".

braulio: ¿o sea que sí

te vas de icónika?

brisa: bueno,

es que hay que fluir,

cambiar de aires.

mi misión terminó aquí, yo--

yo no puedo estar

en un mismo lugar tanto tiempo,

tú lo sabes.

braulio: no, no, sí, ya vi.

eh--si yo no hubiera terminado

nuestra relación, seguramente

por--por esto,

tú ya me hubieras tronado a mí.

"unfollowed, finish, spam".

elías: amor de mi vida,

esto estuvo mejor

que en los viejos tiempos.

creo que es un gran primer paso

para recuperar

el tiempo perdido.

sandra: elías, no te confundas.

yo te quiero.

elías: y yo a ti, mi amor.

te adoro.

sandra: entiéndeme, es que...

yo no te amo.

a estas alturas

y después de todo

lo que ha pasado,

te considero un amigo, un apoyo.

tengo muy gratos recuerdos

tuyos y nunca los voy a olvidar.

pero creo que esto

fue un gran error.

chuchette: no sé si saludar

a mi amigo yurisander

por el face.

si no lo hago,

me quedo con las ganas y si sí,

¿no me veré muy golfa?

néstor: ¿qué crees?

la fama del golfo de méxico

y la de la golfa de icónika

traspasan las fronteras.

chuchette: eres un grosero.

néstor: [ríe]

chuchette: ay, mi cubanito

me dio un toque.

¿se lo regresó

o me espero un chirris, eh?

¿me veré muy avorazada o--o

me debo de esperar tantito, eh?

néstor: [suspira]

chuchette, chuchette...

tú andas muy hecha bolas

desde que te metiste

en esos rollos

de superación personal,

antes eras más espontánea.

chuchette: ¿sabes qué?

si no vas a decir nada positivo

y aspiracional, desaparécete.

néstor: con permiso.

chuchette: "holis, yurisander".

yuri: "¿qué volá, mamita?

"gracias por responder

a mi toque".

chuchette: "ay, me encantan.

tú tócame cuando gustes".

"quiero decir en el face,

¿sí me explico?,

no vayas a pensar que soy

una golfilla". [ríe]

[música]

brisa: es que tú,

en tu "cuadradez"

generalizas para todo.

braulio: ¿qué vas a hacer

con nahuel y con el depa

que te dejé?

brisa: no sé.

todavía no he planeado nada.

braulio: ah, pero supongo

que conmigo hubiera sido igual,

¿no? brisa se aburre una vez más

de su novio en turno,

que es braulio, y pum,

adiós, chau, "next, bye".

brisa: no,

contigo era diferente.

porque nunca había sentido

lo que sentí a tu lado.

braulio: brisa, yo--

brisa: ¿sabes qué?, bye.

braulio: ¿eh?

yo no puedo vivir sin ti,

iba a decir, ¿por qué bye?

ahora bye.

lichita: entre más leía

el expediente de roberto,

menos lo podía creer.

¿cómo pudo haberme engañado

así al principio?

¿y qué ganaría con seguirme

mintiendo cuando él ya tenía

todo lo que quería?

como fuera, yo estaba a punto

de tomar una decisión.

roberto: hola, ¿qué tal?

lichita: hola,

¿no puedes hablar?,

¿en dónde estás?

roberto: en la api, eh--

te--termino y te devuelvo

la llamada, ¿sí?

¿te parece bien?

lichita: eh--está bien,

pero sí nos vamos a ver,

¿verdad?

roberto: sí, sí, sí, claro.

yo--yo te llamo.

yo te llamo.

ya colgué, ya colgué.

eh--me tengo que ir.

macario: no, no, no, roberto,

por favor, sabemos que es tarde,

pero necesitamos ver

unos pendientes

que no pueden esperar.

>> sí, lo mejor de todo es

que acabas de ver a tu esposa,

así que no te va a extrañar

demasiado.

>> y como quiera que sea,

se fue muy--muy segura

acompañada de augusto.

>> tú no te preocupes por ella.

roberto: sí, sí, claro estoy

a sus órdenes siempre.

a sus órdenes.

>> ah, bien, muy bien.

roberto: perdóname, mi amor,

no sabes todo lo que ha pasado.

necesito contarte muchas cosas,

pero no puedo hablar porque

tengo a los de la api en frente.

te busco al rato.

tenme paciencia, por favor.

lichita: [suspira y bufa]

encima tiene el descaro

de pedirme paciencia.

ay, ¿qué te pasa?, de veras,

me parece increíble,

roberto duarte.

luciana: pues, ¿sabes qué?,

si no me vas a respaldar

para divorciarme de roberto,

¿cuándo me vas a reconocer

como tu hija legítima

y primogénita?

augusto: pronto, luciana,

pronto, no me presiones,

todo a su tiempo.

luciana: pues es que nada más

me das largas.

¿cuándo me vas a dar un puestazo

de mi nivelazo, eh?

augusto: ay, a ver, luciana.

a ti te fascina el shoppings,

¿no?, gastar a manos llenas,

usar joyas muy caras,

viajar por el mundo...

¿por qué no te dedicas a eso,

si es lo que más te gusta

y lo que mejor te sale?

luciana: no, eso no me satisface

completamente, fíjate.

dime una cosa, ¿tú me quieres?

de verdad, ¿sientes algo por mí?

augusto: sí, claro

que te quiero, eres mi hija.

de los tres, eres la que más

se parece a mí.

porque alejandro y dafne

son un par de perdedores.

luciana: ¿en serio?

augusto: además,

tú eres la única

que me puede dar un heredero,

porque si no lo haces, ¿qué?

¿ni siquiera para eso

vas a servir?

nacho: ahora que es

la mera mera directora, eh.

ximena: pues yo digo

que mi tía hizo bien.

nosotros debemos respetar

lo que ella quiere

hacer en su vida.

elsa: ay, chiquita.

ximena: ¿verdad, doña valeria?

valeria: claro que sí,

estoy de acuerdo con vos.

aunque vi a alicia un poco

triste, no se la ve deprimida.

ya ven que sale de esta.

nacho: ¿quién sabe?

oye, vieja, ¿y si dejamos

el viaje para más adelantito?

pues no--no sea que mi hija nos

necesite como paño de lágrima.

a ver, ¿qué tal

si se nos deprime la niña?

valeria: a ver, nacho.

la niña yo creo que ya está

grande, ¿no?, y en eso del amor

creo que lo mejor también

es curarse solo.

también podría ir a terapia,

a mí me hizo muy bien

el psicólogo, de maravilla,

mire.

nacho: sí, sí, sí.

elsa: sí, sí, sí.

si hasta crees que vamos a dejar

el viaje para más al ratito

ni que nada.

no, si yo esto bien ilusionada

en sacar mi traje de buzo.

>> nos vemos.

roberto: descansen,

¿para qué se quedan aquí?

yo me quedo hasta tarde,

trabajando--rímele.

[celular]

vaya, por fin me regresas

la llamada.

sheila: si te marqué,

fue porque ya me hartaste

con esa marcadera

que te traes a cada rato,

¿qué quieres o qué?

roberto: lo mismo de siempre,

sheila, quiero ver a mateo

y hablar contigo, me urge.

sheila: pues entonces

si tanto te urge,

nos podemos ver en el café

que está frente al parque.

así sirve que tu hijo se orea.

sí quieres ver a tu papá, ¿o no?

mateo: sí, quiero.

¿ahora sí vas a venir, papá?

roberto: hijo.

mi niño hermoso.

sí, ahorita te veo aunque sea

un ratito.

te extraño muchísimo.

pásame a tu mamá, hijo.

mateo: sí.

sheila: ¿y ahora qué?

roberto: en 15 minutos

los veo en ese café.

cuida mucho a mateo, adiós.

mi amor, por favor,

aguántame media hora más.

no, ya sé

que al cafecito de tus papás

todavía no podemos ir,

pero te llamo en cuanto

me desocupe y ya vemos.

ahorita tengo que arreglar

algo muy serio, no me tardo.

lichita: no te preocupes,

tú has tus cosas y yo te espero.

roberto: bueno, entonces

te llamo en media hora

y te digo dónde nos vemos.

alicia, te amo.

luciana: no me preguntes

por qué.

el caso es que no voy

a divorciarme de mi marido.

discúlpame si destrozo tu deseo,

tu corazoncito de nacolandia,

pero así está la situación.

ya decidí

que no voy a dejar ir

por la carne y el deseo. [gime]

gumaro: déjele, pues...

tú dijiste que me ama--

luciana: oh.

gumaro: órale.

luciana: aunque te amara,

suponiendo, ¿verdad?

¿qué me ofrecerías tú a mí?

soy una mujer que adora

la buena vida.

gumaro: ay, ay, ¿y tú

qué me ofrecerías a mí?

porque así como me ves,

estos huesitos con su carnita,

son recodiciados

en muchas colonias del d.f.

y zonas conurbanas.

luciana: ay, ya, estoy hablando

en serio.

gumaro: no, no, no.

yo también estoy hablando

en serio.

y mira, yo no puedo ofrecerte

acá el lujote, ¿no?

pero tú tampoco puedes ofrecerme

mucho que digamos.

estamos a mano, güerita.

quiéreme.

luciana: no, no, oiga, ya, ya,

hazte para allá.

gumaro: oh, eso--eso es--

luciana: ya, ya lo decidí.

no insistas más.

gumaro: siendo así,

pues ya no tengo nada que hacer

aquí hacia ti, eh.

voy a agarrar mis tres tristes

triques y me pinto de colores--

luciana: no, no, no, no.

espérame, espérame, ¿adónde vas?

gumaro: no, pues no, ya no

te debe de interesar, o sea--

luciana: ¿y qué tiene que ver?

[hablan a la vez]

roberto: ¿estás comiendo bien

o más o menos?

mateo: más o menos.

sheila: ay, ¿qué más o menos

ni que nada?

si bien que te atascas

de hamburguesas a cada rato.

no más que se hace

de la boca chiquita, eh.

roberto: ¿cómo le das eso,

sheila?

él necesita comer bien.

sheila: ay, no, no, a ver,

ni me vienes aquí a decir

cómo se hacen las cosas

ni nada, porque si de eso

quieres hablar, pues,

dime y nos vamos, fíjate.

yo no voy a andar aguantando

tus reclamos.

roberto: hijo, ¿quieres ir

por un juguetito a la máquina

que está ahí atrás?

¿sí?, toma, ve

y ahorita me dices

qué te ganaste, órale.

sheila, yo no vine a pelear

contigo.

pero no te vas a ir de aquí

sin decirme quién es el tutor

de mateo.

sheila: a ver, yo no te voy

a dar explicaciones de nada, eh.

no tengo por qué.

y ni me vengas con tus cosas,

porque me largo,

me largo con todo y chamaco.

órale, mateo, ya nos vamos.

roberto: ey, ey, tranquila.

mateo: ¿tan pronto?

roberto: no, no, no, hijo,

todavía no.

mira, nada más quería

preguntarte algo,

¿conoces al amigo de tu mamá?

¿cómo se portó contigo?

mateo: calma, pa,

yo ni lo conozco.

roberto: bueno,

ve por tu juguete,

no trajiste nada,

órale, no te tardes.

sheila: a ver, ¿quieres ver

a tu hijo o hablar conmigo, eh?

porque mateo está bien.

está bien por donde lo veas,

así que ni me quieras fregar

con esto de sacarle la sopa, eh.

me largo.

roberto: siempre es lo mismo

contigo.

no me dejas ni un solo minuto

con mi hijo, pero esta vez

no te vas a salir con la tuya,

sheila.

sheila: a mí no me hables así.

no me hables así,

porque me llevo a mi chamaco.

a ver quién pierde más, eh.

mateo.

mateo, vámonos, vámonos.

mateo: ¿ya nos vamos?

sheila: sí, ya nos vamos.

roberto: no, no, no.

ustedes terminen.

yo ya me voy, hijo.

mateo, cuídate.

nos vemos pronto.

pórtate bien, eh.

mateo: ¿ya nos vamos?

sheila: ahorita nos vamos.

nomás me quiero terminar

mi cafecito, siéntate.

mesero.

lichita: señora, ¿me permite

hablar con usted un minuto?

mateo: alicia.

[música]

[música]

elías: ¿cómo quieres que esté?,

si me llamas,

soy tu paño de lágrimas,

tenemos relaciones,

me ilusionas y ahora resulta

que todo fue un error.

sandra: elías, por favor,

no seas infantil,

solo falta que me digas

que me aproveché de ti.

elías: no, no, claro que no.

pero no puedes entender

lo que siento, si después

de lo que acabas de pasar,

tú me dices que no me amas,

es que es tristísimo,

casi patético.

sandra: yo creo que es mejor

que aceptar que somos adultos

y que nos hemos dejado

llevar por los recuerdos.

por la soledad que vivimos

los dos, o--

o por el amor que alguna vez

nos tuvimos.

elías: yo no he dejado

de amarte ni un minuto.

sandra: yo sí, lo sabes.

por eso me separé de ti,

porque--porque me enamoré

de otro.

elías: no me vuelvas a llamar.

lichita: entonces ¿desde hace

mucho que ya no vives

en la casa hogar?

mateo: sí, ahora vivo con ella,

con mi mamá.

lichita: ¿y--y todavía juegas

mucho con tu papá?

mateo: uy, casi ya ni viene

ni nada.

sheila: mira, yo no sé

qué andas buscando,

pero ya fue mucha plática

con mi hijo, ¿no?, y todavía

ni siquiera te conozco.

lichita: sí, sí, señora,

discúlpeme.

sí quiero hablar con usted

precisamente de roberto.

necesito saber

algunas cosas sobre él.

sheila: pues yo no tengo nada

que decirte, fíjate.

vámonos.

ya nos vamos, mateo.

lichita: no, no, no.

por favor, por favor, espérese.

mire, no voy a quitarle

mucho tiempo, solo son

unas cuantas preguntas,

de verdad.

para mí es muy importante

platicar con usted.

sheila: ah... pues, está bien,

si insistes.

no más que antes

me tengo que llevar a mi hijo,

lo tengo que encargar, eh.

pero vivo cerca de aquí,

así que si quieres espérame.

ahorita regreso.

lichita: ¿segura?

¿no me va a dejar aquí plantada?

sheila: o sea,

es un riesgo, ¿no?

tú decides si lo corres o no.

vámonos, órale.

gumaro: malo, si ya ve cómo

se ha puesto toda--

luciana: ¡ay, ya, hombre, ya!

ay, no te pongas así,

es que me chocan los naquetes

que son tan susceptibles,

tan sentiditos.

de inmediato hace su melodrama

como clásico, clasiquísimo.

gumaro: bueno, ¿pues qué quiere?

o sea, ¿crees que soy

de piedra?

¿crees que este corazón

es de piedra?

no, me pega reteduro

que me digas que te avergüenzas

de mí, o sea, sí seré un naco,

porque sí lo soy, sí lo soy.

luciana: sí, sí.

gumaro: pero tengo mi dignidad.

luciana: ay, entiende,

no puedo divorciarme.

aunque quisiera, no puedo.

y, por favor, no me preguntes

por qué.

gumaro: no te iba a preguntar.

luciana: no, sí me ibas

a preguntar.

[discuten]

¡ya no puedo vivir sin ti,

gumaro!

gumaro: pues híjole, julita.

sí quieres todo sin dar nada

a cambio.

¿sabe qué?

ya ni me diga de cosas, señora.

no quiero seguir discutiendo,

señora.

si tiene retrovisor, señora,

ahí se ve, señora.

luciana: [bufa]

valeria: mira,

vos no te preocupes, elsa,

que cuando nacho y vos

se vayan de viaje,

tené por seguro que del cafecito

nos encargamos magos y yo.

elsa: ay, muchas gracias,

doña valeria, de verdad,

me voy mucho más tranquila.

sí, como quiera, pues,

mi hijita no se queda sola

con la responsabilidad

del changarro.

pero, ándele, ya váyase, ándale.

mañana nos ponemos de acuerdo.

valeria: gracias por todo,

como siempre, elsa.

bye, nachito.

nacho: bye.

oye, viejita, siéntate, ¿no?

elsa: a ver, espérate.

nacho: mira,

yo no sé si sea tan buena idea

eso de dejar

a magos y a doña valeria

con todo el paquete.

a lo mejor, pues, deberíamos

de esperar unos días más, ¿no?,

en lo que agarra la onda

y luego ya-- mira...

nos vamos de vacaciones.

elsa: [ríe] no, no, no.

no tiene caso esperar.

de todos modos, mira,

el cafecito ya nos empezó

a dar ganancias.

y yo hice mi guardadito

y te puedo ayudar con algo

de los gastos en el viaje,

así no se te hace tan pesado.

nacho: no, no, no, pues si yo

no lo digo por eso.

lo que pasa es que--

elsa: ahora déjame decirte

que si llegamos a tener

una emergencia,

también tengo una sorpresita.

mira, eh...

"tarán".

nacho: ¿sacaste una tarjeta

de crédito?

elsa: me la ofrecieron

y dije bueno,

total no se pierde nada,

y si pegó, ¿eh?

nos sirve

para no cargar efectivo,

nos la llevamos y ya de regreso

le pagamos todo al banco,

antes de que nos cobre

intereses, ¿cómo ves?

[lichita] soy alicia

y ahora no puedo atenderte.

deja tu mensaje y yo me comunico

más tarde.

[alerta de mensaje]

"espero que estés bien.

no quiero ir a buscarte

para no ser inoportuno".

sheila: bueno, ¿y?

lichita: ah, por un momento creí

que ya no iba a regresar.

sheila: pues aquí estoy,

tú dirás.

¿qué es lo que quieres

saber de roberto?

lichita: le pido que me cuente

todo lo que sepa de él.

sheila: [ríe] ¿todo?

uy, pues, ¿por dónde empiezo?

supongo que si estás

tan interesada en él,

es porque, pues, ya caíste, ¿no?

lichita: antes que nada,

quisiera saber

todo lo que sepa de su pasado,

por favor.

sheila: ¿qué te digo, chula?

es un estafador profesional.

yo creo que lo ha sido

toda su vida, eh.

mira, estuvo cinco años

preso por fraude.

pero ya desde niño sabía robar.

lo tuvieron en una, pues,

en esos tutelar de menores,

¿sí sabías eso?

lichita: bueno, sí,

digamos que me acabo de enterar.

sheila: ah...

bueno, pues si lo que quieres

saber de él como hombre, pues,

lo primero que te puedo decir

es que roberto nos ve

a las mujeres

como si fuéramos un premio.

una vez que tuvo algo contigo,

aunque se haya terminado,

ya no te va a soltar.

nunca, eh.

lichita: ¿y--y qué quiere decir?

sheila: pues eso que te estoy

diciendo.

si eres o si fuiste su novia,

él no va a dejar que lo saques

de su vida así como así, nunca.

eso es lo primero que hace

cuando tiene una pareja,

asegurarse que nunca

va a dejar su vieja.

lichita: y con todo respeto,

¿puedo saber qué es usted de él?

¿y por qué mateo

vivió en una casa hogar

si es hijo de ustedes dos?

[música]

beatriz: gracias al cielo,

mis abogados van avanzando

en el proceso de divorcio.

y les informo que decidí

venderle a su padre mi parte

de icónika.

dafne: eso es bizarro.

alex: ¿por?

beatriz: porque...

tengo mis motivos.

en fin, pero ustedes

no se preocupen, confíen en mí.

dafne: no te entiendo,

pero igual te apoyo. [ríe]

alex: bueno, ma,

después me vas a explicar

tus razones, pero, bueno,

al igual que dafne,

cuenta con nuestro apoyo.

beatriz: no saben cómo valoro

tener a mis hijos junto a mí

en esta prueba tan difícil

que dios me puso.

dafne: bueno, bueno,

tengo que contarles algo que,

oh, por dios, oh, por dios.

es que me topé con la creída,

pesada y traidora

de sandra madariaga.

y le dije

hasta de lo que se iba morir.

con eso le quedó superclaro

que es un asco, que fuchi

y todo eso. [ríe]

alex: pues no sé

en qué circunstancias

la hayas visto,

pero creo que no está

nada bien eso.

dafne: pe--pe--pero es por todo

lo que le hizo a mi mamá.

esa tipa se merecía eso y más.

beatriz: el único que puede

juzgar es dios nuestro señor.

obraste mal,

aunque haya sido por defenderme.

así que si te la vuelves

a encontrar,

te pido que le ofrezcas

una sincera disculpa.

sheila: después

de que me quitó a mateo,

pues, casi me vuelvo loca

buscándolo por todos lados,

hasta que lo encontré

en la casa hogar esa, ¿tú crees?

en la santa clara.

roberto lo había botado ahí.

lichita: en--entonces,

¿él no quiere a mateo?

sheila: ay, yo no creo

que un hombre tan ambicioso,

tan lleno de rencor como roberto

pueda querer a alguien.

la verdad, así como lo ves

de encantador, chula,

su trabajo es envolver

a la gente,

conseguir lo que él quiere,

nada más.

lichita: pues es que no--no--

no entiendo.

no entiendo para qué quiso

seguir engañándome, si al final

ya tenía lo que quería.

¿qué--qué ganaba

con decirme mentiras?

sheila: pues lo que gana

es tenernos ahí, como premios,

lo que te estoy diciendo.

todas las mujeres

que han pasado por su vida,

seguimos siendo de su propiedad.

aunque ya no quieras

ni hablarle.

es posesivo, él es así.

es bien irresponsable.

digo, la verdad es que gracias

a dios que mi niño

ya está conmigo, pero...

aunque yo me he escondido

un montón de veces,

me encuentra,

siempre me encuentra,

yo no sé qué piensas tú, pero--

pues, mira, yo que tú me iba

lo más lejos que podía.

yo creo que al final,

roberto es lo peor

que le puede pasar a una mujer.

lichita: una vez más

mis ilusiones se desaparecían.

pero de ahí en adelante

no le iba a dar el gusto

ni a roberto ni a nadie

de verme llorar otra vez.

alex: ay, mamá,

ahora que estamos a solas,

dime la verdad,

¿por qué cambiaste de opinión

y decidiste venderle

la mitad de icónika a mi papá?

beatriz: a ti sí te lo puedo

decir, hijo.

el diabólico augusto

me tendió una trampa.

hizo que elías y yo

nos encontráramos en--

en, en un hotel.

nos tomaron unas fotos

a escondidas y dice que eso

es prueba de adulterio.

alex: no, no, es que mi papá

se está pasando de la raya

y no puedo creer

que te dejes mandonear por él.

además, eso es una vil mentira,

¿a ti qué te importa?

beatriz: alex, ¿y mi reputación?

yo soy una dama intachable.

el mundo es así,

se suelta un rumor y uno queda

como una pecadora.

¿qué van a decir las damas

de la beneficencia?,

¿mi confesor, las monjitas?

alex: a ver,

nada de eso importa,

porque eso es falso.

no le pusiste cuerda a mi papá,

él sí.

olvídate del qué dirán

y demás absurdos.

beatriz: alex,

ponte en mi lugar, no puedo...

romper de una día para el otro

con mis creencias,

con la educación tradicional

que me inculcaron.

además, pues...

hay demasiados escándalos

en la familia

como para tener otro más.

gumaro: qué chido que todo

salió todas mamacita, camarada.

eso de ponerte de viejito

para el engaño-- [ríe]

¿cómo le hiciste?

roberto: oh.

gumaro: ¿cómo le hiciste?

¿le sacaste foto al viejito?

enséñame.

roberto: mira, mira.

la cosa era terminar

con la amenaza de sofía

y encerrar de una vez por todas

a vladimir.

aunque me queda la duda

de que ese tipo sea la pareja

de sheila.

gumaro: oye, y, ¿cómo se llama?

¿qué tranza

con eso del divorcio?

ya me enteré siempre nel.

roberto: ¿nel?

gumaro: eh--que--nel--no,

que--que siempre en el caso

de estar de acuerdo,

pues, es más fácil el trámite,

¿qué no?, del divorcio.

roberto: pues sí.

¿pero cómo ves que don augusto

es el que se opone

a que me divorcie de luciana?

gumaro: ay, te cae eso.

¿pero a él qué le va

o qué le viene?

roberto: pues no sé, ya sabes,

que es que la honorabilidad

de la familia ante la api,

bla, bla, bla, bla.

gumaro: ya, está, pues--

[balbucea]

¿y luego todos sus chanchillos

en la api qué--qué no

son deshonorabi--[balbucea]

de eso?

roberto: pues sí.

gumaro: ¿pues?

roberto: y además, ahora estoy

más comprometido que nunca

con carmona

para echarle el guante

a mi suegro cuanto antes.

lo que me da más ánimo

es que me estoy reconciliando

con alicia.

gumaro: ey.

roberto: tengo que pensar

muy bien lo que le voy a decir.

gumaro: sí, sí.

pero entonces ¿lo del divorcio,

camarada?

roberto: ¿eh?

¿y a ti por qué te importa tanto

lo del divorcio, eh?

gumaro: ah, ¿lo del divor--?

no, a mí no más.

no, a mí no me interesa,

camarada, no, no,

¿qué me va a importar, camarada?

braulio: hola.

qué milagros que estás aquí.

lichita: tenía cosas que hacer.

¿cómo te fue?

braulio: ah, pues bien.

ahí la llevo

con lo de mi proyecto

y ya casi lo tengo listo

para presentarlo a empresarios.

pues está "incre".

el único "fail" es que brisa--

¿qué, qué tienes?

lichita: braulio, tú ya tendrías

que priorizar las cosas.

o pones tu proyecto

antes que tu relación con ella

o te vas a equivocar

y vas a perder el tiempo

otra vez.

braulio: ¿qué onda contigo?

a ver, ¿tuviste broncas?

yo conozco esa mirada

y tú no estás mal,

estás a lo que le sigue de mal,

¿verdad?

lichita: braulio...

es que me estoy muriendo

por dentro, te lo juro.

gumaro: totalmente de acuerdo,

camarada.

acuérdate de que la neta

es la mamá de la verdad.

qué bueno que de una vez ahora

le digas tocho de tocho morocho

de ti y tu pasado a alicia,

órale, de una vez.

roberto: aunque duela

y sea difícil de creer.

gumaro: sí, sí, sí.

oye, y aprovechadito, este,

te quería yo preguntar,

camarada--

roberto: del divorcio

no me preguntes nada.

gumaro: no, no, espérate, no.

roberto: nada.

gumaro: para nada, no.

estaba yo pensando, este pues,

¿para qué me quedo yo más

aquí en la casota, camarada?

si no he encontrado nada

de pruebas incriminatorias

del patrón.

mira, yo diría que ya, adiós,

nicanor, ¿verdad, camarada?

roberto: tienes razón.

gumaro: ¿verdad?

roberto: pero aguántate

unos días más.

tú eres mi apoyo, mi camarada,

mi hermano, me sirve mucho

que estés cerca de mí,

no tengo a nadie más.

gumaro: eh, sí, sí, sí.

roberto: ¿a quién tengo?

a nadie más.

gumaro: ya, ya, ya.

está bueno, ni hablar,

traes pistola.

¿y luego qué trampa

con lo del divorcio o qué hubo?

roberto: ¿otra vez?

eso ya está cantado, mai.

gumaro: ¿te cae?

roberto: y don augusto

no me va imponer su voluntad.

gumaro: ¿te cae?

roberto: me voy a poner

de acuerdo con luciana

y ya veremos qué hacer.

gumaro: ¿te cae?

roberto: ¿y tú por qué

te pones tan contento?

gumaro: yo no estoy contento.

roberto: ah, claro que te pones

contento.

[discuten]

[música]

augusto: no me gustó nada

esa escenita

que tuvimos en la api, roberto.

que no se te olvide

que yo te puse ahí.

y si pretendes

seguir siendo el presidente,

bueno, pues vas a hacer

lo que yo te diga.

por ejemplo, no te divorcias.

[ríe]

roberto: don augusto,

ese es un asunto personal

que no tiene absolutamente

nada que ver

con mis funciones en la api--

augusto: sí, sí, sí.

eso de que es un asunto personal

es una falacia, roberto.

en esta vida,

todo son apariencias.

y lo personal y lo público están

estrechamente relacionados.

roberto: mire, yo creo

que eso es cosa de hablarlo--

augusto: roberto.

te guste o no,

la api no va a tener

un presidente divorciado.

si quieres divorciarte, bueno,

pues, vas a tener que esperar

y bastante tiempo.

así que más te vale que vayas

reconciliándote con mi hija.

te recuerdo

que cuando me lo propongo,

puedo ser una muy mala persona.

tú no sabes cómo soy

cuando alguien

se pone en mi contra.

lichita: don elías.

don elías, qué bueno que lo veo.

yo sé que no son horas

de hablar de cosas personales,

pero es que quisiera

pedirle un consejo.

elías: pues yo tampoco sé

si yo sea el más indicado, eh.

amanecí con el humor

en modo amargueta.

pero te escucho.

a ver, hazme caso la mitad

de lo que te diga.

lichita: ay, don elías.

es que se trata de...

a ver, déjeme poner en orden

mis pensamientos.

mire, venga.

elías: [bufa]

lichita: por ejemplo,

todo el tiempo

que usted se ha dedicado

a la publicidad, ¿ha sido feliz

o hubiera preferido elegir

al amor?

elías: mm.

el amor es un espejismo.

empieza muy bonito y al final,

siempre se acaba.

así que si lo estás dudando,

pues, dedícate a algo

que te haga realmente feliz.

no dependas de nadie.

lichita: ¿ah, sí?

¿de plano?

elías: mira, ¿yo para qué

te digo eso si tú vas derechito

al cadalso?

lichita: ¿eh?

elías: te vas a casar,

te vas a poner

la soga al cuello tú sola.

en fin, allá tú,

yo ya te di mi opinión.

lichita: no, no, no,

espere, espere.

es que santiago y yo

ya terminamos.

él ya se fue muy lejos de aquí.

elías: entonces yo solo te digo

que si te tronó,

tómalo como si te hubiera hecho

el favor de tu vida.

ah, mira-- [ríe]

ya me puse de buen humor. [ríe]

lichita: ay, don elías.

néstor: los del chat

no van a dar crédito.

nacho: al rato voy a ir a ver

qué pasó con la denuncia

que puse por lo de--

por lo de la condenada

caja de ahorros esa.

ay, ahí sí di un resbalón feo.

roberto: está bien, está bien,

don nacho pero, por favor,

no deje de avisarme cómo le fue.

no está demás que me pase

algunos datos, igual,

yo tengo contactos

que nos puedan servir

para que le echen la mano--

nacho: pues le digo,

lo del técnico--

elsa: nachito,

tú que eres el hombre fuerte

y de bigote,

¿me traes un garrafón de agua

de la tienda?,

es que ya se me va a terminar.

nacho: ay, faltaba más.

si para eso soy tu superman

de petatiux.

ahí vuelvo, no se vaya.

roberto: no, hombre, no me voy.

elsa: ay, perdóneme, eh.

pero es que tenía que hablar

con usted, roberto.

es que necesito preguntarle

de mi lichita, porque ni crea

que no me las huelo

que vino nada más para ver

si se la encontraba por aquí,

¿verdad?

roberto: no puedo decirle

todo lo que quisiera, doña elsa,

pero lo que sí es que...

yo no he dejado de amar

a su hija y usted lo sabe

mejor que nadie.

elsa: santa chicharra...

pero usted es casado, roberto.

roberto: pero es que--

todavía no me pregunte mucho,

pero de verdad estoy arreglando

mi situación.

elsa: pues mire,

yo lo único que le pido

es que no vaya a lastimar

a mi lichita.

porque aquí donde me ve

de tranquila, simpática,

dicharachera,

puedo ser una leona

cuando se trata de defender

a mis hijas.

roberto: no se preocupe,

de verdad.

pase lo que pase,

yo no voy a hacer algo

para faltarle el respeto,

al contrario.ica]

sandra: por culpa de esa niña

disfrazada de zombi,

o lo que sea,

perdimos la cuenta

de tersura total, dioses.

>> ay, o sea, que esa vampirita

sí la echó de cabeza, ¿no?

[ríe] vaya, no es que me dé

risa, pero es que esa sí

que no la esperábamos, ¿verdad?

ya, perdón, era un chascarrillo,

licenciada, nada más.

sandra: no te confundas,

otro comentario de esos

y date por despedido.

estuve revisando el blog de dafy

de pies a cabeza

y en ninguna parte dice

que dafne de toledo y mondragón,

sea la autora de esta cochinada.

>> por eso fue tan difícil

ponernos en contacto con ella,

licenciada.

sandra: todo el mundo cree

que detrás de este blog

hay una "espiritiflaútica"

niña primorosa, linda...

¿qué pasaría si yo subiera

una foto de esa escuincla,

para que todos se enteren

de quién es dafy realmente?

>> mire, mire, yo creo que

lo que deberíamos hacer--

sandra: [chista]

estoy pensando, espera.

>> pero es que yo siento--

sandra: espérame. [chista]

roberto: te estuve mandando

mensajes desde temprano, alicia,

no me contestaste ninguno.

tengo que contarte

varias cosas importantísimas,

porque anoche ya no pudimos

vernos.

lichita: antes de que sigas,

roberto, dime una cosa.

¿cómo va tu situación

con luciana?

roberto: bueno, ese es un tema

un poco más complicado

de lo que creí.

pero yo pienso que si tú y yo--

lichita: ¿hablaste con ella?

¿ya sabes cuándo empieza

tu trámite para separarte

legalmente?

porque en eso quedamos, ¿vedad?,

en hacer las cosas bien

y como deben de ser,

sin saltarnos nada ni a nadie.

roberto: sí, sí, yo sé.

pero mira, lo que pasa es

que de momento no creo pueda

divorciarme de luciana.

pero después--

lichita: bueno, entonces,

vete de aquí y hazme el favor

de no volver a dirigirme

la palabra nunca más.

roberto: alicia.

entiéndeme.

lichita: ni siquiera para cosas

de trabajo yo, ya no tengo nada

que oír ni saber de ti.

desde este momento

quedas totalmente

fuera de mi vida.

adiós.

roberto: alicia...

lichita: adiós.

ni siquiera volteé a verlo.

porque ese día estaba dispuesta

a lo que fuera para que nadie

volviera a verme la cara

el resto de mi vida.

yo no tenía ni idea

de que estaba dando

el primer paso

para endurecer mi corazón.

Cargando Playlist...