null: nullpx
Cargando Video...

Antes Muerta Que Lichita Capítulo 94

3 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

lichita: no me voy a andar

con rodeos.

santiago: ¿qué pasa?

¿dije algo mal?

lichita: pasa que eres

un hombre maravilloso.

eres el príncipe que toda mujer

puede desear y no sabes

lo afortunada que me siento

de que quieras hacer

una vida conmigo.

pero...

la única verdad es que...

yo no quiero casarme contigo.

santiago: no entiendo, ¿por qué?

o sea, ¿por qué estás rompiendo

con nuestro compromiso?

¿qué hice mal?

¿qué pasa?

lichita: no hiciste nada malo.

ni siquiera pasó algo especial.

santiago, no quiero ofenderte,

pero en este momento de mi vida

lo más importante es mi carrera

y además si lo piensas bien,

apenas nos estamos conociendo

y el matrimonio es algo

muy serio.

santiago: entonces ¿por qué

me dijiste que sí cuando te pedí

que fueras mi esposa?

lichita: porque lo preguntaste

en medio de mucha gente

que nos estaba viendo,

en tu casa,

entre fotógrafos que no nos

dejaban en paz y--

aparte con mi papás ahí--

santiago: a ver, alicia--

el hecho de que estemos

comprometidos no quiere decir

que nos vamos a casar mañana.

digo, ni siquiera tenemos fecha

para la boda todavía.

¿por qué no piensas bien

las cosas antes de tomar

una decisión?

quiero que me hables

con la verdad, alicia.

¿estás dudando por priorizar

tu carrera y todo

lo que me estás diciendo?

¿o porque sigues sintiendo algo

por roberto?

luciana: me cacho.

¿todavía no llevamos ni un año

de matrimonio y ya quieres

que nos divorciemos?

no, no y no.

mátame, si quieres mátame

pero divorciarnos, jamás.

roberto: a ver, no te pongas

así, y es verdad, no llevamos

ni un año, pero parecen 20.

luciana: no te entiendo, flaco.

tan poco te duró el gusto.

si no me querías, no hubiéramos

llegado al altar.

roberto: mira, te voy a confesar

algo: en parte, yo te pedí

que nos casáramos por mi hijo,

para poder recuperarlo de la--

luciana: no me confieses nada.

lichita: es cierto, sí.

sí tuvimos un acercamiento

y eso me hizo volver a pensar

las cosas, pero no fue

lo más importante para que yo

tomara esta decisión.

santiago: por favor, alicia.

entonces sí lo viste.

sí hablaste con él,

sí lo tomaste en cuenta.

lichita: santiago, no quiero

lastimarte.

si estoy siendo tan directa

contigo, es porque

es como que quedamos.

pero por favor que quede

muy claro que si cambié

de opinión con respecto

a la boda, no fue por roberto,

sino por mí.

santiago: ahora me vas a venir

a decir que es un santo, ¿no?

y que para nada habló contigo

para que vinieras aquí

a romper todo esto conmigo.

me siento como un estúpido.

lichita: esto es tuyo.

y desde ahorita te digo

que si quieres terminar

tu relación con icónika,

lo voy a entender perfectamente.

santiago: por favor, no me hagas

hablar de icónika, de lo que--

lichita: yo puedo entender--

santiago: no, no puedes entender

nada.

tú no estás en posición

de decirme que entiendes.

tú eres la menos

indicada para decirme eso.

no tienes idea lo que

me lastimaste.

lichita: santiago...

¿cómo no poder en duda

mi nueva decisión?

no ante santiago,

sino ante mí misma.

¿cómo confiar que era

la correcta a pesar del dolor

que estaba causando con ella?

eres el príncipe que toda mujer

puede desear y no sabes

lo afortunada que me siento

de que quieras hacer una vida

conmigo.

pero...

la única verdad es que...

es que yo no quiero

casarme contigo.

santiago: en cambio, yo sí,

alicia.

yo sí hubiera dado lo que fuera

por estar contigo.

[solloza]

beatriz: quizás hubieras

preferido entrar a sesión

con tu terapeuta en lugar

de venir aquí.

valeria: no, bea.

al fin ahorré esta plata

para pagarle al doctor pero

creo que es mejor que charlemos

vos y yo.

aunque no hayamos dicho nada

desde que llegamos.

beatriz: aunque tú tampoco

fuiste una víctima.

ahora sé que augusto es un ser

siniestro y diabólico.

y de todas formas,

quiero que me cuentes tu versión

de lo que ocurrió

hace tantos años entre ustedes.

te escucho.

valeria: ¿segura, querida?

roberto: no te hagas y reconoce:

es evidente que no me amas

y te casaste conmigo

más por fregar a alicia

que por amor a mí.

luciana: eso no es cierto.

tú me gustabas.

roberto: "abas", lo has dicho.

yo te gustaba pero ya

ni siquiera eso, piénsalo,

lo mejor es que nos separemos.

luciana: sobre mi cadáver.

no voy a permitir que el mundo

se dé cuenta de que fracasé

una vez más.

roberto: a ver--hablemos de eso.

¿te sientes una fracasada

en el trabajo o--?

luciana: vete de mi recámara.

ve a dormir a otro lado,

aquí no--dale, fuera, lárgate.

déjame como sola, solísima

y como deprimida, deprimidísima.

valeria: yo sé que lo que hice

es imperdonable.

pero créeme que tu marido

me sedujo, me enamoró

perdidamente y cuando lo hizo

ya no quiso saber nada de mí.

yo me sentí tan usada.

beatriz: como lo cuentas,

parece que augusto hubiera hecho

todo con tal de fastidiar.

valeria: mucho hay de eso,

mucho.

es que tu esposo siempre le tuvo

tanto rencor a rafael.

¿vos sabés por qué?

beatriz: no,

nunca me lo ha dicho

y jamás he comprendido

ese resentimiento

entre hermanos.

son como caín y abel.

aunque parece que antes

de la muerte de tu esposo,

se reconciliaron.

o al menos, se encontraron.

valeria: ojalá.

ojalá.

no sabés la falta que me hace

mi querido rafael.

lo extraño tanto.

por cierto, ¿encontraron

su pastillero en tu mansión?

beatriz: no, no que yo sepa.

valeria: yo, beatriz,

supongo que no volveremos

a ser amigas y te juro

que lo entiendo.

lo único que espero,

es que vos me perdones

por lo que hice.

beatriz: sí, después

de consultarlo con dios

y discutirlo con mi terapeuta,

logré perdonarte.

¿y cómo viene todo esto

con luciana?

valeria: no me deja.

augusto se puso como víctima

ante ella y desde entonces

luciana no me dirige la palabra.

me repudia, me aborrece.

y a pesar de lo doloroso que fue

para vos y para mí,

yo te agradezco esta charla.

creo que la necesitábamos.

así que,

muchas gracias, beatriz.

muchas gracias, querida.

[música]

gumaro: ¿neta neta que

te quieres divorciar, camarada?

si crees que eso es lo más

mejor para tu vida, pues vas,

camarada, pero ¿y luego qué onda

con lo de mi sobri mateo

y con lo de don augusto?

roberto: no sé.

por lo pronto, yo no puedo

seguir con esta farsa

de mi matrimonio con luciana.

yo amo a alicia.

no voy a dejar de amarla

aunque lo intente.

gumaro: o sea, ¿la gauchita

ya te dijo que na-na, que aguas,

que no va?

roberto: supongo que es cosa

de insistir.

ella sabe que no me ama

y que si se casó conmigo

fue por capricho nada más.

gumaro: qué bueno,

porque quiero contarte que--

[celular]

roberto: espérame tantito.

es alicia.

sí, que le llame.

gumaro: sí--

luego le llamas, camarada.

qué--pues, ahora sí--que--

¡camarada!

[llaman a la puerta]

augusto: adelante.

[tararea]

fátima: perdón, señor.

¿se le ofrece algo más

antes de retirarme?

augusto: nada, fátima.

gracias.

fátima: disculpe, don augusto,

pero hace mucho tiempo

que no se quedaba

tan tarde en la oficina.

supongo que como ya no es

presidente de la api

ahora tiene más tiempo

para atender la agencia.

augusto: tal cual, fátima.

jamás me ha gustado

estar inactivo.

mi trabajo en mi pasión

y no me puedo quedar quieto.

además, ¿qué voy a estar

haciendo en mi casa

a estas horas?

fátima: por cierto,

¿todo bien con la señora

beatriz?

porque supongo que no debe

ser fácil el momento

por el que está pasando.

augusto: ay, fátima.

un divorcio es un divorcio.

lo que sí te puedo decir

es que pronto, muy pronto,

icónika va a ser solo mía,

como siempre quise.

recuerdo que justo

para estas fechas,

hace muchos años,

fue cuando mi padre

me arrebató del lado

de mi madre.

fátima: qué memoria.

era usted muy niño,

don augusto.

augusto: así es.

gran parte de mi éxito

en la vida es mi memoria.

tengo una memoria que lo mismo

provoca miedo que envidia

entre la gente que me rodea.

recuerdo de todo,

qué le voy a hacer.

gracias.

descansa, fátima.

[roberto] no sabes las ganas

que tenía de oír tu voz

otra vez, alicia.

lichita: estoy muy confundida.

he pasado el día entero

dándole vueltas a las cosas

y así como pienso en todo

lo que significas para mí,

también me acuerdo de todos

los problemas que hemos tenido.

roberto: no tiene caso

que pienses en eso, alicia.

lichita: es que no son

cosas que se puedan borrar

así tan fácil.

por ejemplo, hace unos días

no querías que yo fuera

directora general.

entendí que lo hacías

por tu esposa

y eso nos llevó a enfrentarnos.

roberto: alicia, todo eso

tiene una explicación

y te prometo que mañana mismo

te lo digo.

lo único que te pido

es que nos veamos a la noche

porque tengo que hacer algo

muy importante en el día

y tengo que estar concentrado

en eso.

lichita: ¿puedo saber de qué

se trata?

roberto: es algo grave

y prefiero contártelo en persona

junto con todas

las explicaciones que te debo.

no te imaginas las ganas

que tengo de volver a verte,

de abrazarte,

de comerte a besos, mi amor.

lichita: y yo también tengo

muchas ganas de estar contigo.

pero sigo pensando que debemos

hacer las cosas con calma.

por lo pronto,

hoy corté con santiago.

roberto: ¿de verdad?

eso es lo que quería oír.

no sabes lo feliz que me hace

saber que ya no te vas a casar.

lichita: pero que conste

que esto no lo hice solo por ti

sino por muchas otras razones,

tan importantes como tú.

y todo eso también prefiero

contártelo después

aunque sí me gustaría saber

cómo vas con luciana.

roberto: mi situación con ella

ya la estoy resolviendo.

para empezar, le dije

que me quiero divorciar.

mi decisión está tomada.

tengo muy claro que te amo

más que a nadie en el mundo.

por favor, no lo olvides.

roberto: y a ti tampoco

se te olvide que aquí estoy.

braulio: es que de pronto

te nos casas y luego que no.

oye, ¿tu truene no va

a afectar lo de las cuentas

de santiago en icónika?

lichita: no tengo ni idea.

pero créeme que sí estoy triste

por haber terminado así

con santiago.

él lo tiene todo para hacerme

feliz, ¿por qué no me puede

enamorar?

braulio: tú sabes que yo

no soy el más experimentado

en esos temas, pero supongo

que hay algo que se llama

"el amor verdadero".

por más que uno quiere,

falta eso.

lichita: sí, ya sé, es como--

como eso que te hace sentir--

como eso--como enamorada.

[suspira]

por otro lado, puedes tener

frente a ti al amor de tu vida

pero las condiciones no se dan.

¿qué será? ¿qqe hay que ser

valientes y luchar por ese

amor verdadero?

braulio: a mí me lo dices.

yo ya no sé si fui un cobarde--

a ver, ¿hice mal en tronar

con brisa?

¿qué es más importante?

¿el amor o los sueños

profesionales?

lichita: supongo que

por lo pronto tendremos

que ir averiguándolo.

braulio: pues sí.

lichita: en fin.

oye, ¿qué pasó con lo de

pasarte al lado creativo

y dejar las cuentas?

braulio: ah, bueno--

me voy a esperar un poco más

para eso, ahora sí voy

a utilizar mis contactos

en las empresas para ver

quién le quiere entrar

a financiar mi peli.

bueno, para eso me tengo

que quedar de ejecutivo

un tiempo más.

lichita: bueno, muy bien.

nos vemos en la oficina

más tarde porque antes

voy a pasar por el cafecito.

braulio: ok.

dafne: ma, tu onda sigue

tristona.

beatriz: ay, ahorita preferiría

no hablar al respecto.

gracias.

dafne: okey.

respeto tu silencio

pero ya sabes que me puedes

contar lo que quieras.

¿estás así por

lo de tu divorcio?

beatriz: algo hay de eso.

dafne: ¿te diste cuenta

de que mi papá no durmió

anoche en la casa?

beatriz: sí, pasé por

su recámara y la cama

estaba tendida.

ojalá pronto decida marcharse

de aquí definitivamente.

pero entre tanto ya decidí

que voy a evitar dirigirle

la palabra.

dafne: ¿te volvió a hacer algo?

beatriz: paciencia.

luego te cuento.

¿luciana y roberto

no se han despertado?

dafne: roberto salió hace rato

y la torturadora profesional

de luciana anda por aquí.

luciana: anoche mi marido

me propuso divorciarnos.

pero yo ni muerta se lo voy

a dar.

gumaro: pues piénsalo bien.

digo, ya me dejó claro que entre

usted y yo amor no hay.

también salta a la vista

que entre usted y su marido

amor tampoco hay, ¿no?

luciana: mira, "naquete",

si me niego a divorciarme

no es por él.

sino por no sentirme

una fracasada.

porque eso soy: una fracasada.

gumaro: achís--a ver--

"váyamela" más despacio.

luciana: de nada me ha servido

ser la hija de augusto.

no tengo un puesto en icónika,

él ni siquiera me ha reconocido

oficialmente como su hija.

y si me divorcio, entonces

voy a ser la esposa de nadie.

gumaro: ay, hermana--

usted va a ser la güerita

de mi sueños, mi ojitos,

¿qué? ¿eso no cuenta?

yo nomás le digo que si sigue

casada, va a ser bien infeliz.

verdad de dios.

luciana: extraño a mi mamá.

gumaro: yo también.

luciana: ¿a tu mamá?

gumaro: no, a la suya.

luciana: ¡ay, gumaro!

elsa: ¿segura que no quieres

un juguito de naranja?

lichita: mejor más tarde

como algo más fuerte

porque ahorita no tengo hambre.

magos: ¿qué hubo, familia?

de veras que más vale llegar

a tiempo que ser invitado.

¿te sobró algún chocolatito

o algo por ahí, jefatura?

elsa: ahorita te lo traigo.

nacho: ¿y qué? ¿ximenita sí

llegó a tiempo a la escuela

o no?

magos: pues sí, jefe.

entró así, derrapando.

pero yo me quedé ahí,

viendo la escuela por fuera.

me entró otra vez

que tengo que inscribirme

en alguna escuela o algo.

lichita: yo te dije hace mucho

que te puedo ayudar con eso.

solo es cosa que te decidas

y te echo una mano.

magos: gracias, hermana.

pero primero tengo que terminar

la prepa.

pero antes que eso--

gracias, mamá.

mejor desembucha.

te estoy viendo con cara

que no puedes ni con tu alma.

¿tuviste broncas en icónika

o qué pasó?

lichita: no sé cómo vayan

a tomar esto, pero...

no me voy a casar.

luciana: muchas gracias.

necesitaba un abrazo.

y aunque sé que te derrites

por mí, me abrazas con cariño

y no con lujuria

y eso lo valoro muchísimo.

es que fíjate, no es fácil

ser un símbolo sexual

que también tiene sentimientos.

gumaro: ándale.

para mí usted no es para nada

un objeto sexual.

usted es mi güerita,

mi argentinita, mi chaparrita,

mis ojitos.

luciana: no me digas esas cosas

que me sonrojas.

y ya no me hables de usted

que estamos a solas.

tutéame.

gumaro: es que--te tuteo

lo que "quierás" porque ya sabes

que me tienes cacheteando

la baqueta, me traes de un ala,

mi corazoncito nomás late

por ti.

luciana: ¿de veras?

gumaro: pues clarín.

mira--oí--oí bien.

luciana: si no te callas,

no escucho.

gumaro: oí--oí.

¿ya oíste cómo mi corazón

en lugar de pum-pum

dice luciana-luciana-luciana?

luciana: ay, gumaro,

¿qué quieres que te diga?

la verdad es que yo estoy

enamorada de ti.

magos: no manches, licha.

¿cómo que no? ¿se agarraron

del chongo o qué pasó

entre el santi y tú?

lichita: nada, que ayer terminé

mi compromiso con él

y las cosas se pusieron

medio feas para los dos.

parece como que

no te sorprendiste, mamá.

elsa: claro que no, hijita.

yo ya lo veía venir

desde hace mucho rato.

nacho: ¿pero por qué fue

el truene, lichita?

¿se portó mal contigo?

¿te hizo algo?

magos: porque si te hizo algo

yo sí me lo surto.

lichita: no--no me hizo nada.

magos: qué bueno porque está

bien guapo--

nacho: magos.

lichita: sí, es un gran hombre

pero la decisión la tomé yo

porque--para mí lo más

importante sigue siendo

mi carrera y en este momento

no me quiero distraer

ni con el matrimonio

ni con nada--

nacho: no--no, siendo así

yo te apoyo con todo.

porque aunque siendo siempre

de lo más trabajadora que hay,

pues yo creo que casada

no sería la misma cosa.

¿tú cómo ves, mujer?

elsa: yo quiero que lichita

nos siga contando cómo se siente

porque eso es lo que cuenta

ahorita.

gumaro: a ver, ojitos,

vuélvelo a decir eso

de que estás enamorada de mí.

luciana: perdóname,

creo que me emocioné

y dije una palabra que no debía.

o sea, yo te estimo y me caes

muy bien, pero de eso a estar

enamorada, pues no.

exageré.

gumaro: no te quieras desdecir,

güerita.

yo sé que para ti siempre

voy a ser un naquete y que jamás

me vas a presentar

con tu jefecito como tu novio.

pero, fíjate, yo tengo lo mío.

estoy seguro de que te puedo

hacer bien bien felizota.

y óyeme bien,

más vale divorciada contenta

que casada "amarguienta".

o sea, te voy a explicar.

más vale divorciada así

que casada así.

[celular]

luciana: permíteme.

tiíta bea.

beatriz: luciana, ¿estás

en la casa? no te encuentro.

ah, qué bien que hayas retomado

tu afición por los bonsái,

pero no te buscaba para eso.

quiero hablar contigo

sobre tu mamá.

elsa: aquí entre nos,

¿te echaste para atrás

con la boda nada más

por lo de tu carrera

o hay algo más?

lichita: ay, mamita, no quiero

llegar tarde, mejor luego

hablamos.

te amo--te amo, bonito día.

elsa: esta me está

ocultando algo.

[música]

luciana: ¿cómo quieres que hable

con esa atorranta que nos engañó

a todos?

beatriz: no te expreses así

del ser que te dio la vida.

para empezar, augusto no es

lo que tú crees.

¿sabes que me tendió una trampa

para hacerme quedar como

una mujer disoluta,

una infiel?

luciana: no, a ver, digo.

no será una blanca paloma pero

tampoco es tan malo, ¿no?

beatriz: tu madre cometió

un error, pero tu padre

no tiene perdón de dios.

el adulterio es

un pecado mortal.

luciana: sí, ya lo sé.

yo también odio, detesto,

vomito la infidelidad.

beatriz: yo solo te digo

que nunca imaginé ser

una divorciada.

pero prefiero ser eso

a seguir encadenada a alguien

que no me valora.

y confío en dios que así

logre encontrar la paz

que tanto necesito.

luciana: me cacho.

soy igualita a mi mamá.

una infiel.

[suspira]

vladimir: aquí me tienes

a tus órdenes, roberto.

solo dime si este encuentro

va a ser tan escabroso

como el último.

roberto: déjate de tonterías,

vladimir y escúchame.

te cite porque estuve pensando

mucho en tu propuesta.

no puedo permitir que balconees

mi pasado en la api

ni con mi suegro.

vladimir: ¿eso quiere decir

que ya tomaste una decisión?

roberto: sí.

estoy en tus manos.

así que

voy a decirte dónde está sofía.

vladimir: eres un mal chico,

roberto.

yo estaba seguro que sabías

dónde estaba la niña.

pero gracias por tu sinceridad.

aunque sé que lo haces

como medida desesperada.

ahora espero que estés diciendo

la verdad y esto no sea

una trampa porque de ser así--

roberto: si fuera una trampa,

los dos estaríamos perdiendo,

¿no te das cuenta?

yo lo único que quiero

es que cuando des con sofía,

nos dejes en paz a la gente

que me rodea, incluyendo

a mi hijo y api.

vladimir: la verdad es que

hasta ayer no sabía que tenías

un hijo.

roberto: deja de hacerte

el tonto con eso que a mí

no me engañas.

vladimir: cómo digas.

a lo nuestro, ¿dónde está sofía?

roberto: en el refugio

san cristóbal,

el que está afuera de la ciudad.

vladimir: ay, me rompes

el corazón, ¿y luego?

roberto: al menos por un tiempo

ella encontró más seguridad

en el refugio que en su casa.

¿y ahora qué?

¿tú vas a ir a quebrantar

su paz? de verdad, espero

que algún día pagues por esto

que vas a hacer, desgraciado.

vladimir: sí, ¿verdad?

a ver quién se atreve

a cobrarme.

bueno, ha sido un placer

hacer tratos contigo, roberto.

espero no volverte a ver.

[ríe] con permiso.

félix: señor, sé que no está

usted para molestias.

solo quería avisarle que ya

logré adelantar su viaje

a parís para esta noche.

santiago: gracias, félix.

¿algo más?

félix: sí.

ya tengo toda la información

que usted quería

sobre roberto duarte.

¿puedo saber qué va a hacer

con eso?

solo le sugiero que no haga algo

de lo que pueda arrepentirse.

santiago: no, no voy a hacer

ninguna tontería.

solo que duarte tampoco

me jugó limpio.

él quedó en que no se iba

a acercar a alicia y mira

nada más todo lo que

desencadenó.

así que ahora, que se atenga

a las consecuencias.

>> ¿no creen que la señorita

del blog de dafy ya se tardó

demasiado?

la cita era hace media hora.

sandra: ya le llamaron

y dice que viene en camino.

esto está obviamente fuera

de nuestro control.

>> yo solo quiero que les quede

bien claro que "tersura total"

es una línea de cremas

para las chicas "nice",

hijas de familia.

por eso nos agradó este blog

pero si a ella no le interesa,

podemos cancelar todo.

sandra: no--no,

le va a encantar.

¿otro tecito?

>> no.

[llaman a la puerta]

sandra: ay, ya llegó.

¿dafne? ¿qué haces aquí?

dafne: no, espérate--yo--

yo soy la autora

del blog de dafy.

sandra: ¿tú?

>> es una chamaquita.

>> qué grata sorpresa.

nunca me hubiera imaginado

que una chica como tú estuviera

detrás del blog de dafy.

dafne: es que yo soy hija

de don augusto de toledo

y mondragón, dueño de icónika.

y esta--

señora de aquí

fue su amante.

sandra: niña, no te confundas.

dafne: no, yo no me confundo

pero chance y tú sí,

cuando te metiste con un hombre

casado.

>> buenas tardes.

vladimir: buenas tardes,

soy vladimir vera

y quiero ver si aquí

puedo encontrar a la señorita

sofía ramírez.

>> sí--sí, aquí en el refugio

hay alguien con ese nombre.

¿es usted familiar?

vladimir: sí--bueno, casi.

en realidad, soy un viejo amigo

de su familia.

estoy muy interesado

en ayudar a sofía.

sé lo que ha sufrido.

>> sí, ella nos contó

de su caso, caray,

es lamentable.

espere un minuto, señor vera,

voy a mandarla a buscar.

vladimir: muchas gracias.

>> buscan a sofía ramírez,

por favor, aquí en recepción.

vladimir: también quisiera poder

ayudar a más chicas.

>> muy amable.

vladimir: disculpe, no sé bien

cómo hacerlo pero digamos

que tengo los recursos

y una noble intención.

>> qué bien, ahí está.

sofía: ¿usted cómo llegó aquí?

vladimir: ¿qué pasó, sofía

querida? ¿no te da gusto ver

a tu casi tío vladimir?

[música]

dafne: bueno y cuando mi mamá

se enteró, se quería morir.

así que tú ni me hables

de virtud y ni te atrevas

a negarlo porque tengo

miles de testigos que comprueban

lo tuyo con mi papá.

sandra: ay, mira, esto no tiene

nada que ver con el trabajo,

son asuntos personales,

no hay que mezclar

con los laborales--

dafne: yo solo venía a decirte

tus verdades.

>> lo siento mucho, pero yo

no estoy dispuesta a seguir

presenciando esta escena.

voy a plantearles

a mis directivos que cambiemos

de agencia de publicidad.

con permiso--

sandra: no--no--

espere, podemos explicar--

>> adiós.

sandra: traten de que no

se vaya, deténganla--

que no se vaya.

dafne: [ríe]

sandra: ¿te das cuenta

de lo que acabas de hacer,

escuincla?

me acabas de tirar una cuenta

millonaria.

¿por qué lo hiciste?

dafne: eso fue por lo que tú

le hiciste a mi mamá,

porque una mujer no debería

haberle hecho algo tan bizarro

a otra mujer.

adiós.

sandra: dafne, ven acá.

ven acá--

vladimir: y tú vas a seguir

bien calladita como quedamos.

¿o le contaste lo de nosotros

a alguien más?

sofía: si usted me dijo

lo que le iba a hacer a mi mamá

si yo hablaba, ¿a quién

se lo iba a contar?

vladimir: así me gusta,

que me hagas caso en todo.

es una lástima que no siguieras

siendo mi amiga como antes.

porque yo sí te hubiera podido

cuidar bien.

no hubieras terminado

en un refugio como este.

sofía: por lo menos, aquí nadie

me molesta.

vladimir: pero supongo que es

casi tanto como vivir

en la cárcel.

¿qué fue lo que pasó?

¿tú mamá te corrió

o alguien quiso ocupar

mi lugar y no te gustó?

sofía: nada de eso.

aquí le dieron trabajo a mi mamá

y así estamos juntas.

aparte, nomás aquí podíamos

escondernos de usted.

vladimir: pues ya ni tanto,

porque ya te encontré.

lo que no me has dicho

es cómo llegaste hasta aquí.

¿quién te trajo?

sofía: un señor que se llama

roberto, gracias a él,

mi mamá y yo tenemos dónde vivir

y también gracias a él,

usted va a pagar todas las cosas

que me hizo.

vladimir: no sé de qué estás--

carmona: ¡ey!

ahora sí vas a pagar

todas las que debes, vladimir.

vladimir: eso es lo que

tú crees.

carmona: ¡suéltala! ¡no tienes

escapatoria, suéltala!

vladimir: ¡suelten las armas

o la mato!

carmona: ¡suéltala!

vladimir: yo te lo advierto.

carmona: bájala--bájala.

ahí está--ahí está, suéltala.

vladimir: a ver, chiquita,

te vas conmigo.

¡ah!

carmona: ¡vayan por él!

roberto: tranquilo, carmona.

déjamelo a mí.

lichita: así que ya que contamos

con la aprobación de don augusto

vamos a echar a andar la campaña

de la agencia "lgbt" de turismo.

todos: [celebran]

alex: gracias, lo lograste.

chuchette: eres toda

una triunfadora.

néstor: yo de veras no entien--

lichita: que no lo entiendas,

néstor, es tu problema.

guárdate tus comentarios

desagradables.

néstor: ¿qué dije?

lichita: lo que vienes a hacer

es a acatar las órdenes

de tus superiores

y en este caso tienes que estar

al pendiente junto con alex

del buen desarrollo

de esta campaña.

néstor: ¿entre los dos

la vamos a llevar?

lichita: chuchette, quiero

por favor que vayas planeando

la estrategia para internet,

prensa, radio y televisión.

debemos colocar la agencia lgtb

por lo alto.

chuchette: ay, sí, mi alice

exitosa, es solo que yo

ni entiendo eso de lgtb,

¿qué quiere decir?

alex: lésbico, gay, transgénero

y bisexual.

chuchette: oh...

[ríe] ¿pero qué creen?

yo sé que los alimentos

transgénicos son peligrosísimos

y que le hacen muchísimo daño

a la salud.

ambos: [ríen]

lichita: "transgénero",

no "transgénicos".

chuchette: ay, sí,

deja que lo apunte,

si no se me va a olvidar.

vladimir: ustedes no pueden

detenerme así.

además, no hay cargos

en mi contra.

y aunque usted escuchó

lo que dije, eso no tiene

nada que ver.

yo voy a negarlo todo.

roberto: estás atrasado

de noticias.

fíjate que esta mañana sofía

fue a denunciarte,

así que con todas las de la ley

te vas de regreso a la cárcel.

vladimir: me engañaste, infeliz.

en eso no habíamos quedado.

carmona: bueno, ¿les traigo

un cafecito o qué, señoritas?

¿ya me puedo llevar a esta

basura directo al penal?

roberto: por mí que ya

se largue, encerrado no va

a poder acercarse a la gente

que quiero y ya veré cómo

le hago para mantenerte alejado

de mateo.

vladimir: aunque te disfraces,

te voy a encontrar.

lichita: ¿y para la siguiente

junta falta algo más?

fátima: es cosa de confirmarle

a los ejecutivos de cuenta y ya.

pero, si no te importa, alicia,

antes de irme quiero saber

si te pasa algo o si te sientes

mal porque te veo muy seria.

lichita: terminé con santiago.

todavía no quiero que se sepa

nada, pero a usted

no se lo puedo negar.

fátima: gracias por la confianza

pero no te preocupes,

no tienes por qué andar

dando explicaciones.

espero que todo sea para bien.

con permiso.

[celular]

lichita: santiago, ¿cómo estás?

santiago: apenado contigo,

alicia, por eso te llamo

para que me disculpes

por haberte dejado sola

en el restaurante.

creo que nos merecemos decirnos

adiós en buenos términos.

¿crees que nos podamos ver hoy

en el aeropuerto?

lichita: sí, ¿pero por qué

hasta allá?

santiago: adelanté mi viaje

a parís.

me voy hoy mismo en la noche.

roberto: fuiste muy valiente,

sofía, si no fuera por ti,

aquí el agente carmona

y sus muchachos no hubieran

podido detener a vladimir.

sofía: me puse a temblar

en cuanto lo vi,

pero después de que usted

y el agente carmona me dijeron

que este hombre podía seguir

cazando niñas por internet,

les puede hacer lo mismo

que me hizo a mí,

yo no iba a seguir escondiéndome

de él.

>> sofía ya ha sufrido mucho

por culpa de ese tipo,

don roberto,

así es que lo mínimo

que podíamos hacer,

era ayudarlo a agarrar

al maldito de vladimir.

roberto: después de esto,

sería bueno que hablaran

con otras niñas para hacerles

ver los peligros

de las redes sociales.

sé que es la moda y que miles

chatean con desconocidos

pero no hay que olvidar

que afuera, hay miles

de miserables como él.

>> pero como están las cosas,

a cualquier niño o niña

le podría pasar lo mismo

que a mi hija sofi.

lo importante es enseñarles

en no confiar en desconocidos

y nosotros como padres,

aprender a estar cerca de ellos

y que nunca tengan miedo

de decirnos lo que les pasa.

carmona: ahora que vladimir

está preso, ya pueden ir

adonde ustedes quieran,

sin tenerle miedo a nadie.

elías: qué raro que me llames.

¿está todo bien?

sandra: [suspira]

hoy ha sido el día

más humillante de mi vida.

y que al primero

que se me ocurre llamarle

es a mi traicionero

exmarido, o sea,

está todo perfectamente.

elías: me vas a tener que contar

con una copa de por medio

porque así como más humillación

que la vez que confesaste

ser la amante de augusto,

no creo que te pueda pasar,

¿o sí?

luciana: si te pedí que nos

veamos aquí es porque vamos

a tener más privacidad

que en la casa, ¿pero te estoy

interrumpiendo mucho?

roberto: no--no, estaba

revisando unas cosas

pero como me llamaste y te oí

tan seria, pensé que era algo

muy importante.

luciana: ¿y qué tanto hiciste

durante todo el día?

te mandé mensajes,

te dejé mensajes en el buzón

del cel y hasta hace poquito

me respondiste.

roberto: pues es que esto

de ser presidente de la api

es mucho trabajo, gauchita.

¿pero para qué querías verme?

luciana: es que he estado

reflexionando, flaquito.

y creo que tienes razón.

cuando te conocí me gustaste

como mucho, muchísimo

y luego nos hicimos novios.

pero como enamorada,

nunca estuve enamoradísima.

roberto: ok, ok.

¿pero a qué viene todo eso?

luciana: el caso es que ya

lo pensé muy bien

y llegué a una conclusión:

sí te voy a dar el divorcio.

sandra: en madelene,

no cuento con nadie.

ahí es un desierto creativo.

simplemente no hay ideas,

nadie habla de ideas,

no hay talento, no hay nada.

yo tengo la responsabilidad

de levantar esa agencia.

elías: sandra, dime la verdad,

tú me llamaste porque no tienes

a nadie más con quién hablar,

¿verdad?

luciana: no conozco bien

las leyes de nacolandia

pero realmente lo que

me preocupa es cómo vamos

a manejar esta situación

en la familia.

a ver si no le da un infarto

a mi tiíta,

a ver qué dice mi papá.

a alex le va a dar igual

y la niña caótica me tiene

sin cuidado.

roberto: ya veremos eso.

ahora permíteme decirte

una cosa, gauchita:

sí te quiero,

te he tomado mucho afecto

pero como amiga

porque en el fondo no eres

tan mala.

yo sé que hay algo de humanidad

en ti.

luciana: y sí, tal vez como mala

no soy malísima

y como buena soy buenísima.

ambos: [ríen]

luciana: pero dale,

cuando quieras empezamos

los trámites de divorcio.

augusto: no me hace sentido.

así que aquí nadie

se va a divorciar.

[música]

[música]

sandra: en madelene entran

y salen creativos al por mayor.

y no siempre son los más

talentosos.

por eso me robaba las ideas

de icónika.

ay, son unos novatos,

tontos todos.

elías: para ser unos novatos,

son muy prestigiosos.

después de tantos años

de estar en este negocio

me sigo preguntando:

¿será que vale la pena

haber llegado hasta aquí?

¿en aras de la publicidad

darlo todo?

haber sacrificado la vida

y el amor.

sandra: la pregunta del millón.

elías: tú y yo éramos

una gran pareja, sandra.

no lo puedes negar.

sandra: de eso yo ya

ni me acuerdo.

elías: permíteme recordártelo.

porque si mal no recuerdo,

te volvía loca que te besara

aquí.

sandra: elías, no empieces.

elías: y aquí.

sandra: bueno, sí, tantito.

otro tantito más.

santiago: te agradezco mucho

que hayas venido a verme.

quedaste a deber este viaje

a parís.

pero, bueno, al menos me voy

tranquilo sabiendo que pude

hablar contigo.

lichita: para mí también

es importante terminar bien

contigo, de veras.

santiago: alicia, yo sé

que no es mi problema

si andas con roberto,

si él es un hombre casado o no.

pero más allá de lo que tú

y yo vivimos,

quiero que me digas...

¿qué tanto sabes de él?

pero, sobre todo,

¿qué tanto lo amas?

lichita: no entiendo--

no entiendo para qué

me preguntas eso.

lo que sé de roberto

es lo suficiente para estar

enamorada de él.

santiago: entonces me imagino

que sabes que él

no es un publicista profesional.

lichita: santiago,

¿de qué hablas?

santiago: ¿tú sabes exactamente

cómo entró a icónika?

lichita: es una historia

muy larga.

roberto es periodista.

sabe mucho de marketing,

mucho.

por eso es que cuando pudo

se cambió a la publicidad

y ahí fue cuando entró a icónika

y--¿por qué? ¿por qué quieres

saber eso, santiago?

santiago: porque él

no es ni publicista

ni periodista.

y aunque no puedo demostrarlo,

tengo la impresión

de que ni siquiera se llama

roberto duarte.

lichita: santiago, mira,

no voy a aceptar que vengas--

santiago: este es el expediente

de roberto.

si no me crees a mí,

lo entiendo.

por favor, lee esto.

te vas a dar cuenta que él es

un completo farsante y estuvo

metido en la cárcel por fraude.

Cargando Playlist...