null: nullpx
Cargando Video...

Antes Muerta Que Lichita Capítulo 9

Univision28 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

luciana: yo sabía que mi idea

como buena era buenísima.

lichita: perdón,

pero todo lo que dijo

la señorita luciana

es la propuesta que yo hice.

se los juro,

no es la primera vez

que me roban una idea aquí.

sandra: gutiérrez,

no te confundas y no siembres

la discordia en el grupo

ni comiences a intrigar.

ya sabes que esas cosas

a mí no me gustan.

mejor, aclárame de una vez,

¿es cierto que ya te habían

robado la propuesta

en la agencia?

¿sí o no?

lichita: ay, diosito.

¿y ahora qué hacía?

¿qué hubieras hecho tú

en mi lugar?

¿contar todo o quedarte callada?

¿mm?

pues es que...

lo que pasa es que a lo mejor

no tiene ni caso que le cuente

de la primera vez, ¿no?

sandra: si no tiene caso,

entonces cállate.

les recuerdo que la agencia

está por encima

de cualquier situación personal.

chuchette: ¿y qué creen?

esa es la regla de oro

en la agencia.

néstor: lo sabemos

perfectamente, licenciada.

yo por eso me rijo.

sandra: para que quede

muy claro, la idea de cualquiera

de ustedes es idea de icónika,

¿me entendieron?

todos: perfectamente, claro.

augusto: ¿y cómo les fue

con su "lluvia de ideas"?

espero que me tengan

buenas noticias.

[ríe]

sandra: don augusto, me complace

informarle que gracias a luciana

y su fantástica presentación,

estoy segura que la agencia

va a obtener la cuenta

de oki oki jinsei.

luciana: así es, "tiito",

y se me ocurrió todo

a mí solita.

y si tienes tiempo,

te cuento todo así rapidito,

rapidito, ¿quieres?

augusto: sit.

te escucho.

magos: con esto queda anotado

su primer pago.

>> ay, magos,

pero si ni tan siquiera

me ha dicho qué número me toca.

¿cómo voy a saber

cuándo me toca mi tanda?

magos: bueno, no se preocupe,

es que se me olvidó en el otro

cuadernito donde lo apunté,

pero creo que va después

de doña yola,

la de la unidad de enfrente

del viaducto.

>> ah, sí.

>> ahí está lo mío, ¿eh?

yo soy la dos.

don nacho: permiso,

buenas tardes.

todas: buenas.

>> no me vas a creer,

pero no es porque yo quiera

ser intrigosa,

pero qué amolado se ve tu papá.

magos: órale,

no sea tan llevadita.

>> no, si no es por ofender.

lo que pasa

es que se ve como agüitado,

como si de repente se hubiera

venido bien abajo.

pero no se ve igual.

yo lo veo así como que ya...

magos: ¿cómo que qué?

todas: camina muy lento.

camina lentito.

luciana: y esa es,

a grandes rasgos,

la propuesta para la campaña.

ojalá te haya gustado.

augusto: único como tu belleza.

único como tu belleza.

único como tu belleza.

mm, me gusta.

y muy a mi pesar,

te voy a tener que felicitar,

luciana, es muy buena idea.

chuchette: ay, ¿qué creen?

y yo apoyo al jefazo al cien.

néstor: el chief tiene

toda la boca llena de razón--

augusto: stop.

néstor: me callo.

augusto: y reconozco

que no pensé que aprendieras

tan rápido los "intringulis"

tan complicados

del mundo publicitario.

luciana: bueno, es que eso de

los "intringulis"--[carraspea]

es porque llevo en la sangre

todo esto de la publicidad.

obviamente, gracias a ti.

los "intringulis"

me corren por la sangre.

sandra: no sé si sea eso,

pero lo cierto

es que es una propuesta

de ligas mayores.

luciana: tiito,

y por este enorme logro

para la agencia

y la posibilidad

de ganar una cuenta

que vale millones, ¿no crees

que me merezco un ascenso?

digo, ¿algo así como

"directora creativa

de oki oki jinsei"

junto con roberto?

no lo sé, algún estímulo por

haber estado tan aplicada, ¿mm?

¿por haber dado

una idea tan genial?

néstor: ¡que la asciendan!

¡que la asciendan!

augusto: stop.

néstor: sí, perdón.

augusto: licenciada madariaga,

acompáñeme.

lichita: espérese, espérese,

don augusto.

augusto: ¿tú qué?

¿te conozco?

¿qué quieres?

habla.

lichita: yo solamente

quiero decirle que la idea

de la señorita luciana es...

es muy buena.

augusto: ¿mm?

lichita: es muy buena.

>> ¿quieres ir a comprar

un vestido con nosotras, alicia?

todas: sí.

ximena: vayan ustedes, amigas,

yo me quedo en mi oficina.

>> oye, ¿por qué

no corriste con nosotras?

si ese era el chiste.

ximena: pues porque ella

es como mi tía lichita.

y como le acaban de dar

un trabajo más padre

del que tenía,

pues no se puede ir

así nomás de compras.

>> pero es que tú siempre hablas

de lo mismo, lo mismo, lo mismo.

>> sí, y quién sabe si todo

lo que dices de tu tía

será de veras o no.

ximena: todo lo que les digo

es verdad.

y si no me creen,

un día van a ver

que le van a dar un trabajo

más padre del que tenía.

ella es muy, muy,

muy importante.

magos: [chifla]

vuélale, patitas de hilo,

que ya tengo hambre.

niñas: [ríen]

magos: ¿de qué se ríen, morras?

ya las vi.

la que se ríe se lleva, ¿eh?

niñas: [ríen]

magos: dame eso,

¿cómo te fue, mi chava?

roberto: explícame qué fue lo

que pasó en la sala de juntas.

lichita: pues, ¿qué va a hacer?

que la luciana esa me robó

mi idea y todo eso que dijo

fue lo que yo escribí,

lo que yo--lo que yo puse

para el proyecto.

no sé cómo,

no sé cómo se enteró,

pero se lo juro

que eso era mío,

era mío nada más.

roberto: pero eso lo tenías

que haber dicho allá dentro,

alicia, pero no a medias,

sino firme con todo detalle

para que pudieras probarlo.

lichita: pues sí, pero ya vio,

si dije nomás, ¿no?

roberto: es que no puede ser

que te roben el fruto

de tu trabajo y no hagas nada.

acuérdate,

este es un estanque de tiburones

y aquí o comes o te comen.

lichita: usted lo dice

por experiencia, ¿verdad?

porque al final de cuentas,

usted fue el primer tiburón

que se me atravesó.

roberto: ya lo sé, alicia,

pero eso no quiere decir

que no me de coraje

que te lo vuelvan a hacer.

tú sabes por qué lo hice.

y con esta marca

te lo quería compensar.

además, no me cambies el tema,

¿eh?

lo que me desespera es que tú no

hagas otra cosa más que llorar.

lichita: ¿qué es lo que quiere

que haga?

¿que me agarre del chongo

con la gente aprovechada

y que me la pase espiando

a medio mundo a ver a quien

voy a molar antes

de que me quieran amolar a mí?

roberto: pues no, no.

pero no estaría mal

que te cuidaras

de la gente que te mete

zancadillas por detrás.

lichita: ¿y eso cómo se adivina?

vivir a la defensiva no es vida.

a mí me enseñaron otra cosa.

me enseñaron a hacer

las cosas de buena fe,

no a desconfiar de todos.

me enseñaron a trabajar

sin echar la flojera.

me enseñaron a pedir las cosas

por favor y a dar las gracias.

y no a creer que medio mundo

te va a robar y dar una patada

en el tra--bajo.

roberto: mira, alicia,

la cosa es que no todo el mundo

piensa así, alicia.

lichita: sí, ya lo sé.

si me dicen buena gente

para no decirme otra cosa.

pero ¿sabe qué?

a mí me enseñaron a salir

adelante trabajando,

sin meterle el pie a nadie, ¿mm?

eso es lo que estaba mal.

a mí me habían enseñado

a tener valores,

no me que me valiera.

¿o qué?

¿eso también está mal?

[música]

[música]

>> ay, no puede ser,

hasta me quitan mi oficina.

néstor: desde el principio dije

que tú te merecías una oficina

y un puestazo como esta.

chuchette: ¿y qué crees?

yo tengo muy buen gusto,

así que te voy a ayudar

a decorarla, obvio a tu nivel.

luciana: gracias,

pero prefiero decorarla yo.

es que tú tienes gusto nacional,

por llamarlo así.

además con la clase se nace

y eso no se puede copiar

o estudiar.

pero bueno,

para qué te explico, ¿verdad?

roberto: luciana,

quiero hablar contigo.

luciana: bueno,

invítame a cenar a un lugar

de caché y ahí platicamos

todo lo que quieras.

roberto: no, no, no, no tengo

ánimos de ir a un restaurante

y no tengo coche

como para llevarte a ningún lado

así que, ¿podemos hablar ahora?

néstor: por el coche,

no hay problema, roberto.

pueden pedir un súper coche

de los que tiene la agencia.

es un trámite súper sencillo

que cualquier gato

lo puede hacer.

cuche, te hablan.

chuchetta: ay,

yo no soy gata de nadie, néstor.

pero tú, robert, no te agobies,

van a tener carro esta noche.

luciana: ¿sabes qué, robert?

espérate que me instale

y yo te busco para platicar.

sandra: no, al revés.

¡la puerta, la puerta!

el verde es para mí,

el rojo es para ti.

augusto: está bien, está bien.

ya está, ya está, ya está.

sandra: solos, solos, solos.

augusto: no sé cómo le hizo

luciana para tener una idea

publicitaria tan brillante.

yo creí que no iba a durar

ni dos días en mi agencia

y ahora resulta

que hasta subió de puesto.

sandra: pero ya ves, mi amor,

tú siempre has dicho que hay

que aceptar las propuestas

de quien venga, sea quien sea.

augusto: ay, sí, pero me pudre

que justamente ella haya tenido

la brillante idea.

yo quería deshacerme de luciana,

no tenerla enquistada

en icónika, me purga.

sandra: ay, no, no, no, me vas

a negar que te encantaron

las alabanzas que te hizo.

[burla] la publicidad la tengo

en las venas gracias a ti.

augusto: bravo, bravo, bravo.

sandra: yo creo que luciana

te va a ir ganando poco a poco.

augusto: eso jamás.

la voy a mantener a raya.

stay, stay.

pero si me sirve para mis fines,

la voy a usar aunque

no la soporte.

icónika llegará muy lejos.

sandra: es lo mismo que dijiste

en el discurso que diste

en la fiesta de aniversario

y desde entonces me quedé

pensando, ¿a qué te refieras

con que la agencia

va a llegar muy lejos?

augusto: pues a eso,

más que más.

tengo una reunión en mi casa

con unas amistades

de mi bello matrimonio.

adiós.

sandra: adiós.

augusto: adiós.

sandra: adiós.

augusto: adiós.

sandra: adiós.

lichita: ¿roberto les dijo

que me pidieran

que yo hiciera eso?

luciana: bueno, ¿qué?

¿no hablamos bien el castellano

o qué te pasa?

lávate las orejas porque como

claros, fuimos clarísimos.

néstor: clarísimos.

luciana: ándale, lichicienta,

hazlo.

chuchette: ¿sabes qué?

vamos a seguir acomodando

tus cosas, lucy,

y que la asistonta

haga su chamba de gata.

luciana: [maúlla]

néstor: oye, qué pesada es

la sobrina del dueño, ¿verdad?

mira, me enteré de algo

que no le puedo decir a nadie,

pero claro,

como tú no eres nadie,

a ti sí te lo puedo contar,

está increíble.

dicen--bueno, jesusa me contó,

que la sangrona de luciana

el otro día chocó

fuertemente--no fuertemente,

como que lo rayó,

lo--de que chocó, chocó,

esto te lo tengo que decir,

y era uno de los coches

de la agencia.

lichita: ¿cómo?

néstor: pero claro,

como es la sobrina del dueño

no le van a decir nada

porque es picuda, top, top.

pero ya voy a saber yo

cómo voy a usar esa información

a mi beneficio.

porque te voy a decir algo,

la información es poder.

y no tengo idea de por qué

te estoy diciendo esto a ti

porque tú por más información

que tuvieras nadie te creería

nada porque--ya estuvo bueno

de liriliri,

ponte a hacer lo del auto,

rápido, del verbo "comovas".

augusto: ni quiero pensar

que tu hija está castigada

y que por ende

tiene una consecuencia.

estás creando un monstruo.

beatriz: ¡augusto!

augusto: ay, bueno, está bien,

una niña ingobernable

monstruosa.

beatriz: se la ha pasado

todo el día encerrada

en su habitación.

ni siquiera comimos juntas.

mandó pedir...

no sé qué cosas de la calle.

augusto: sí, sí,

comida chatarra seguramente.

ya sabes cómo se las gasta.

pero ¿qué?

¿esa niña no tiene un espejo

de mi tamaño en su cuarto?

no puede ser.

en méxico cuando se habla

de obesidad,

¿sabes qué contesta tu hija?

oink, oink, mande.

tienes que traerla cortita,

no gordita, beatriz.

beatriz: como siempre,

la culpa de todo es mía.

a ti te importa solamente

icónika, tus negocios,

pero no te importa

la vida de tus hijos.

augusto: ya, ya, mujer,

basta de sermones.

y que le quede

bien en claro que si llegan

nuestros invitados,

prohibido salirse.

imagínate la vergüenza.

beatriz: qué espantoso

comentario.

deberías ser un mejor padre,

como jacob con sus hijos.

augusto: [ríe]

[llaman a la puerta]

augusto: ta llegaron

nuestros invitados.

yo voy a recibirlos, ¿eh?

beatriz: sí.

augusto: ¿estoy guapo?

beatriz: guapísimo,

como siempre.

augusto: voy por ellos.

roberto: ¿eh?

¿cómo la ves, gumaro?

ahora que luciana le voló

su nueva propuesta a alicia,

me doy cuenta de que aquí

está lleno de puro buitre.

gumaro: caíste en blandito,

carnal.

ya me cansé.

ahí está.

roberto: ay, ya, ya,

no me compares con esta gente,

¿eh?

si yo hago todo esto

es porque tengo una razón.

mi hijo.

y ahí sí no tengo piedad.

en cambio, lo de esta raza

es pura ambición.

y a mí, la verdad,

entre más estoy

conociendo a alicia,

más me doy cuenta

de que es una chava de esas

que ya no hay.

gumaro: caray,

ya casi no hay mensas, ¿eh?

[ríe]

nomás acuérdate

de lo que me contaste,

que estuvo así de echarte

de cabeza y toda la cosa.

roberto: pero no lo hizo

porque me gané su confianza.

gumaro: a mí me hace más bien

que te ganaste otra cosa.

esa vieja se está enamorando

de ti.

[ríe]

roberto: gumaro, por favor.

como dice la licenciada...

[burla] no te confundas,

no te confundas.

sí, licenciado,

sí, luego lo llamo.

de su parte, claro, gracias.

luciana: hola, guapo.

ya conseguimos un coche

para que salgamos.

así que yo como lista,

estoy listísima.

roberto: ya te dije

que no vamos a ir ningún lugar.

vamos a hablar aquí.

¿y sabes de qué vamos

a hablar aquí?

luciana: [niega]

roberto: ¿no sabes?

de por qué le robaste

la idea a alicia.

luciana: ay.

ay.

juanito: ¡hola, gumaro!

gumaro: juani, juanito.

juanito: ¿qué tanto traes aquí,

eh?

gumaro: fui al súper.

juanito: ay,

ahora sí te surtiste.

regálame una zanahoria,

me estoy muriendo de hambre,

hermano.

gumaro: órale, órale.

órale.

ahí te voy, juanito.

espérate.

no te vayas a clavar un vidrio.

espérate, ahí te voy.

ahí te voy.

[música]

[música]

juanito: ¿y cómo vamos?

¿ha venido mucha banda

a ver el depa?

gumaro: ¿sabueso o juanito?

pues ya sabes,

acá aplicando las más altas

técnicas de estrategias

de ventas y encantamientos

para las ventas inmobiliarias

que si--que si la gran suite

con vestidor, que de lujo,

acá de modelo.

juanito: [ríe] perfecto.

¿me tienes aquí el registro

de los visitantes para hablarles

a ver si se animan a comprarme,

no?

gumaro: aquí tengo,

nomás que son un chorro.

hombre, pero te iba a comentar,

juanito.

siéntate, siéntate.

sí está chido acá,

vivir de grapa

en un departamento pues

nuevecito y toda la cosa, ¿no?

juanito: no me digas

que no me vas a poder seguir

echando la mano con esto.

ya ves que yo tengo

mis otros business en chalco,

mano.

me da bien retirado

venir hasta acá,

hacer las citas previas

y mostrar el departamento.

eso no es negocio.

gumaro: pues sí, sí, mi hijo,

nosotros nos entendemos, ¿no?

órale, órale,

yo voy a hablar con el robert

para que te aguante

pues un rato, ¿no?

unas semanas más.

ambos: [ríen]

juanito: gracias, mi gumarito.

yo sé que me van

a seguir haciendo el paro

para mostrar este departamento.

ya ves que se están vendiendo

como pan caliente.

gumaro: ¿sí?

juanito: ya quedan pocos

en este edificio.

en una de esas hasta este

departamento se va vendiendo

pronto, mi hermano.

muchas gracias, mi güero.

gumaro: órale, órale, juanito.

juanito: nos vemos después, ¿eh?

gumaro: ya conoces el camino.

juanito: gracias

por la zanahoria.

gumaro: ay.

luciana: ya te lo dije

mil veces, ay.

a ver,

tú mejor que nadie lo sabe.

ay las ideas flotan en el aire.

ay ahí va una, ahí la tengo,

ay se me fue.

a ver, jamás le robaría una idea

a lichicienta.

y la verdad no sé por qué

te preocupas tanto

por esa doña nadie,

insignificante.

roberto: a ver, luciana,

voy a ser muy directo contigo.

vamos a trabajar los tres

en la misma campaña

y eso solo se puede hacer

respetándonos.

luciana: ok, bueno,

aclarado el punto.

yo también quiero

ser directa contigo.

roberto: ay.

luciana: me gustas mucho

y estoy segura

que yo también a ti.

y bueno,

como yo le gusto a todos...

y no malinterpretes porque

no soy una loca cualquiera.

simplemente me gusta ser

como franca, franquísima.

roberto: luciana,

eres una mujer muy guapa,

no estoy ciego.

luciana: ay, ya.

[ríe]

roberto: pero por ahora

no tengo ojos para nadie.

solo para el trabajo.

¿entendiste?

luciana: esa ni tú te la crees.

he visto como me miras,

como me deseas.

sé que te muevo el piso.

así que, más pronto

de lo que te imaginas,

tú te vas a estar

muriendo por mí.

beatriz: ¿y cómo están

sus hijos?

hace mucho que no los vemos,

deben estar grandísimos.

>> chris está en harvard.

>> y cesarina está de año

sabático paseando por europa.

¿y los tuyos?

augusto: guau,

alex está en estados unidos,

está estudiando de maestría

en maestría

y de doctorado en doctorado.

ese es mi hijo.

es increíble,

se la pasa estudiando

la carrera del eterno

estudiante.

todos: [ríen]

beatriz: ay, mi amor, como eres.

>> ¿y dafne ya salió

del campamento?

dafne: mami, papi.

[piano]

¿qué?

¿acaso no me van a presentar

con todos sus amigos?

beatriz: por mefistófeles,

dafne.

¿qué demonio te poseyó?

dafne: [grita]

lichita: qué interesante.

¿o sea que todos estos coches

los prestan así nomás y ya?

>> bueno, los deportivos

no se los sueltan a cualquiera.

hay que ser de ejecutivo

para arriba, aunque luego esos

son de lo peor que hay, ¿eh?

lichita: ¿a poco?

[ríe]

>> sí, a veces los agarran

sin avisar siquiera.

apenas ayer alguien

se llevó uno y lo regresó

con tremendo guamazo.

nadie quiso decir quién fue.

pero pues tuvo que ser alguien

picudo para que no hubiera

fijón, ¿si no, cómo?

lichita: no, ni me diga

porque esos sobran.

precisamente yo ahorita

a una picuda que anda por ahí

la traigo bien atravesada.

>> mire, ese es el guamazo

que le digo, mire.

don nacho: no alcancé a ver

todas las letras,

pero apunté esto.

era un deportivo amarillo

chillante.

lichita: no está completa

la placa,

pero de algo ha de servir

esto para localizar a la cafre

esa que te chocó.

amarillo.

son los mismos números.

tiene que ser la misma placa

que vio mi papá.

sí, sí, seguro este fue

el coche que se le estampó.

claro, mi papá dijo

que fue una mujer.

néstor: jesusa me contó

que la sangrona de luciana

el otro día chocó

fuertemente--no fuertemente,

como que lo rayó

y era uno de los coches

de la agencia.

lichita: entonces la cafre

que le chocó a mi papá

fue luciana.

[grita]

y así tenía la oportunidad

de hacer justicia.

si luciana no iba a pagar

por su robo de ideas,

al menos iba a hacerlo

por su imprudencia al volante.

y esta vez, no habría apellido

que la respaldara, ¿o sí?

[música]

[música]

roberto: ¿tan segura estás

que me voy a enamorar de ti?

luciana: como segura,

estoy segurísima.

todavía no existe un hombre

que me diga "no, contigo no".

donde pongo el ojo,

pongo la bala.

roberto: no,

pues te quedo debiendo

la salida al restaurante.

y pues que te aproveche

tu nuevo puesto.

buenas tardes.

luciana: ya caerás, ya caerás.

selfie ejecutiva.

lichita: permisito.

ay, es que venia a buscar

al señor duarte.

ya está su coche de la agencia

esperándolo.

pues ya que la veo aquí,

me gustaría mucho hablarle

sobre--

luciana: ay, no, no,

lichicienta, yo no tengo nada

de qué hablar

con una subalterna, no.

yo acostumbro a hablar

con los de mi nivel o arriba.

chau, botarga.

[ríe]

botarga.

lichita: [balbucea]

dafne: ¿qué pasó?

ya pasaron horas y nadie dice

nada sobre mi nuevo look.

bueno, es una onda darketa

y gótica.

y pues como la base es el negro,

debo verme menos gordita.

augusto: [murmura] tu hija

nos está dejando en ridículo

con nuestros invitados.

sácale inmediatamente de aquí.

ambos: [ríen]

luciana: hola,

muy buenas tardes a todos.

no sabía que tenían

una tertulia en casa, tía bea.

beatriz: permítanme presentarles

a nuestra sobrina,

luciana de toledo y mondragón.

vivió muchos años en argentina.

y como salta a la vista,

es un encanto.

luciana: ay, tía, qué linda.

vivía en mi residencia

de la recoleta,

en buenos aires, claro,

pero como mexicana,

soy mexicanísima,

como el chile verde

y las gorditas de chicharrón.

dafne: así que tú eres mi prima.

luciana: [susurra] oink, oink.

ay, ese atuendo te queda

de maravilla, primita.

toda una vampiresa.

mucho gusto.

dafne: nada de mucho gusto.

tú y yo ya nos conocimos

en la recepción de icónika.

luciana: ay, tiito, por favor,

déjame saludarte.

deben de saber que mi tío

augusto me dio trabajo

en icónika y precisamente hoy

me ascendió de puesto

por mis méritos.

beatriz: ¡bravo!

invitados: bravo, bravo.

beatriz: no sabes qué gusto

me da escuchar eso.

felicítenla, por favor.

felicítenla.

>> ay, felicidades.

luciana: muchas gracias.

la verdad sí, sí me lo merezco,

la verdad.

augusto: muchas gracias.

don nacho: es lo malo,

es lo malo de confiar

en las tarjetas de crédito.

te sacan del puro, sí.

pero si no se pagan,

las deudas te empiezan

a ahorcar así.

magos: ¿y para qué

se truenan los dedos?

si aquí la lichita

con su nueva chamba

que está bien choncha,

pues esas deuditas

les van a ser los mandados.

elsa: mira, tampoco

se trata de alzar, magos.

más bien, entre todos,

deberíamos de encontrar

la forma para ayudarla

y para que se le quite

esa deuda de encima.

magos: ay, todo fuera

como el dinero.

sin ir más lejos,

¿cómo ven que los vecinos

se han ido apoquinando

de a poco y ya lo llevo

con lo de la tanda?

don nacho: ay, a poco si hubo

quien le entrara a darte dinero

así, nomás como si nada.

digo, porque como están

las cosas ya la gente

no confía ni en su madre.

elsa: nacho.

don nacho: bueno, bueno,

no en la de ustedes,

si no en la que les corresponde

a cada quien, ¿no?

con todo respeto.

magos: pues como licha

me echó la mano con las vecinas

de la unidad y como ya todo

el viejerío sabe de la buena

chamba que le dieron,

pues por eso se animaron,

yo creo.

ximena: tía, cuando te den

tu oficina, ¿puedo ir

a comprarle cosas bonitas?

¿sí me llevas?

elsa: no, nenita,

no apures a tu tía.

ahorita lo que nos toca

es apoyarla para que se organice

con su puesto nuevo

y tarde que temprano

salga de sus deudas,

¿verdad, mi hijita?

roberto: y después de todas

las que le pasó a alicia,

la que sigue, gumaro.

gumaro: ajá.

roberto: no, para el otro lado.

todavía llegó yo y la regaño.

ahora neta creo

que me pasé de gancho.

no se lo merecía.

gumaro: no, pues no, para nada.

nomás se merecía que le robaras

la idea y que te aprovecharas

de lo que sabe para confirmar

tu chamba, ¿no?

roberto: ya, ya párale, ¿no?

gumaro: mira, si no fuera porque

sé que a ti las viejas

que te gustan son las más...

como la sheila,

diría que además

de la necesidad que tienes

de ella para conservar

tu chamba, la lichita te anda

moviendo algo.

roberto: me parece.

y ni me menciones a aquella

que no quiero acordarme.

mejor voy a seguir estudiando

mi libro que dice

"diseño publicitario".

gumaro: ¿no quieres

algo de cenar?

roberto: no.

[celular]

lichita: mamá, ¿cómo estás?

¿todo bien?

elsa: sí, sí,

pero desde anoche

me tienes con mucho pendiente,

mi hija.

yo no te quise decir nada

enfrente de todos.

yo sé que te estás tronando

los dedos por todo

lo que se le debe

a la tarjeta esa.

lichita: sí, sí, ma, sí,

la verdad es que sí,

me estoy comiendo las uñas

porque no he podido

pagar la tarjeta

y lo de tantísimas deudas

que tenemos encima.

[suspira]

elsa: bueno, bueno,

pero como quiera

ya vamos a ir saliendo

poquito a poquito.

mira, yo confío en que

se arregle pronto lo del seguro

del taxi de tu papá.

además, no falta mucho

para que te empiecen a pagar

el sueldo de tu nuevo puesto.

lichita: ma, hay algo que

todavía no te he podido contar

de esa mentada dirección

creativa que me dieron,

pero tampoco lo quiero

hacer por teléfono.

mejor en la noche platicamos,

¿sí?

roberto: alicia,

¿tienes un momento?

lichita: sí, ¿se le ofrece

algo o qué?

roberto: sí, que me disculpes,

por favor.

ayer te hablé muy mal

y la verdad es que

no te lo merecías,

pero es que me desconcierta

que a veces seas tan...

ingenua.

lichita: ¿y como por qué

lo dice?

roberto: porque es cierto que

en estos tiempos es difícil

encontrar a alguien

con tus valores,

pero aunque te suene extraño,

alicia, tienes que

tener cuidado.

no debes de confiarte demasiado,

acuérdate en donde nadamos

todos los días.

lichita: sí, ya lo sé,

en un estanque lleno

de tiburones.

roberto: así es,

lleno de tiburones,

pero eso no quiere decir

que desconfíes

de todo y de todos.

en mí puedes confiar

por supuesto, en mí.

pero no puedes confiar

en todo el mundo.

lichita: pues gracias

por decirme eso porque

no esperaba oír esas cosas

otra vez de usted.

roberto: hablando de oír cosas,

alicia, no pude evitar escuchar

una conversación que tuviste,

me imagino que con tu mami,

tu familia no sabe todavía

que no tienes la dirección

creativa, ¿verdad?

lichita: es que le juro

que lo he intentado,

pero cada vez

que lo voy a decir es que

les veo la cara de ilusión

a mis papás y a mi sobrina,

pues no, no me sale.

qué cobardita salí, ¿verdad?

roberto: no, bueno,

cada quien tiene sus razones

para hacer las cosas.

pero tienes que tener

mucho cuidado, ¿sí?

se ve que tú no estás

acostumbrada a decir mentiras.

pero cuando las mentiras

empiezan a complicar--

asistente social: señor duarte,

precisamente a usted

estoy buscando.

roberto: hola.

[música]

[música]

roberto: ay me alegro tanto

de verla, fíjese.

¿cómo ha estado?

se ve usted muy guapa,

muy guapa, muy guapa,

se ve, ¿eh?

luciana: abran paso

que está llegando

la nueva directora creativa

asociada de la cuenta

oki oki jinsei.

roberto: ya llegó.

ya llegó.

alicia, luciana.

luciana, alicia.

necesito que las dos--

las dos--¿qué necesito?

que las dos comiencen

con el desarrollo

de--de--¿qué necesito?

de la campaña, de la campaña

de los cosméticos, ¿eh?

ya saben que aquí todo urge

para ayer así es que a trabajar,

a trabajar, alicia,

luciana, gracias.

[ríe]

es que aquí todo urge, todo.

no esperaba verla por aquí,

¿pasó algo?

asistente social: nada,

señor duarte,

solo vine a comprobar

que efectivamente

trabaja usted aquí.

roberto: pero ¿por qué

no me avisó que iba a venir?

asistente social: así funciona

esto.

ahora necesito que me explique

y que me muestre en qué consiste

su trabajo en esta agencia.

roberto: ah, ¿saber quiere

trabajo en qué consiste mío?

ay no, mucho, sí, hago mucho,

mucho, ¿verdad?

mucho, trabajo aquí,

sí, hay bastante.

beatriz: santísima virgen

del perpetuo socorro.

¿qué es esto?

mira nada más, dafne,

tu recámara parece

un templo satánico.

[reza]

dafne: ya, ya, madre, ya,

¿para qué haces panchos?

si de todas maneras, mi papá

y tú me quieren aquí encerradas,

¿a ti qué?

si voy a estar guardada

como apestada va a ser

como yo quiera y punto.

beatriz: dafne,

¿qué te está pasando?

hija, ven, ven,

ven a rezar conmigo.

dafne: [ríe]

beatriz: dafne,

antes eras una niña dócil,

bien portada.

te estás volviendo tan rebelde.

dafne: ¿quién te entiende?

¿no que me quieren encerrada

en mi recámara

y que no asome ni las narices?

ah, claro, ya sé,

ahora me quieren fuera

porque se aparece

mi prima lucianita.

beatriz: eso no tiene nada

que ver, dafne.

le dimos albergue

por caridad cristiana.

y espero en dios que ustedes dos

aprendan a llevarse bien.

dafne: ¿y de dónde salió

esa sangrona?

¿me puedes decir qué onda

con esa chava?

beatriz: sí, sí, luego,

luego porque ahorita

ya me duelen las rodillas.

tengo que ir con las damas

de la beneficencia.

ojalá dios te ilumine,

que recapacites y que cambies

la decoración de tu habitación.

luciana: obvio,

primero me traes mi té chai

deslactosado

y luego vas y le sacas copias

a estas carpetas.

yo mientras tengo que seguir

generando más ideas geniales.

dale, ¿cómo vas?

lichita: señorita luciana,

vamos aclarando las cosas.

yo soy redactora

del mismo proyecto que usted,

no soy su asistente,

no soy su mandadero,

y cuantimenos su achichincle.

luciana: no sé de dónde te sale

tanta dignidad

si no eres más que una botarga,

mu y luego le haces mu.

ay, cosita.

te voy a decir un secretito.

[susurra] te voy a confesar

algo, pero si dices

que yo te lo dije,

lo voy a negar y voy a decir

que estás loca de manicomio.

¿la verdad?

sí, te robé tu idea

para ganarme a todo el mundo

y subir de puesto.

lichita: sobra que me lo diga

porque ya lo sé.

luciana: pero ¿no te sientes

poquita cosa?

que sí lo eres.

en la agencia todo el mundo sabe

que tú jamás podrías

hacerte cargo de una cuenta

tan importante

como la de oki oki--esa.

lichita: búrlese,

búrlese todo

lo que se le dé su gana.

pero muy pronto

se va a hacer justicia.

luciana: mira, lichicienta,

más vale que te lo grabes bien

en tu cerebritito.

yo soy una de toledo

y mondragón,

tú no eres más

que una godínez.

lichita: gutiérrez,

me apellido gutiérrez y--

luciana: por eso, da lo mismo,

nacolandia, pues.

y si quieres conservar

tu puesto,

más te vale que te la lleves

bien conmigo.

vete.

vete.

lichita: sí,

quería conservar mi puesto

y llevarla muy bien con luciana.

aunque lo que realmente

deseaba era llevármela

para la conchinchina.

don nacho: pues como le decía,

señor agente del mp,

esta persona trabaja en...

en la agencia de publicidad

que se llama icónika.

agente: ¿está seguro de eso?

don nacho: ay, hombre,

por el amor de dios.

claro que estoy seguro.

lo sé porque ahí trabaja

mi hija lichita, la buena,

no porque la otra ni trabaja.

si yo le contara...

mire, aquí le apunté

la dirección en un papelito

porque sí,

sí la apunté me acuerdo

que me agarré el lápiz

y--y ya se le va

a uno el patín.

no, sí, porque aquí, aguánteme,

aguánteme.

es que luego me lo meto

en los calcetines.

roberto: luciana,

ahora no te puedo atender.

luciana: ah, claro.

¿y la señora es...?

chuchette: con permiso.

lucy, te ando buscando

por toda la agencia.

llegó un documento

a la recepción

y no lo quieren dejar

porque necesitan

que tú lo recibas.

luciana: qué raro.

ah, tal vez tiene que ver

con la cuenta japonesa

oki oki... oki.

o tal vez me enviaron algo

de mi buenos aires querido.

roberto: sí.

bueno, entonces,

muchísimas gracias.

luciana: pero ¿y la señora?

roberto: gracias, gracias,

chuche, gracias, gracias.

asistente social: [carraspea]

roberto: [suspira]

mis compañeras.

siempre tan creativas,

bien creativas,

no les para la boca.

aquí se trabaja todo el día,

no hay horario--

asistente social: a ver, a ver,

señor duarte, yo no me voy a ir

de aquí hasta que me explique

como alguien

con sus antecedentes

trabaja en un lugar como este.

luciana: hijo de mil--

según entiendo es un citatorio

por una denuncia en mi contra.

aunque no dice de qué.

pero dice que me tengo

que presentar en la delegación.

chuchette: mm, pues a mí

se me hace que ha de ser

por el incidentito que tuviste

con el coche deportivo

de la agencia.

no me gusta decírtelo, lucy,

pero te lo dije.

luciana: no, no, no, no mientas.

mientes con todos los dientes.

tú nunca me dijiste nada.

a ver, ¿cómo dieron conmigo

si fui muy hábil?

me di a la fuga.

chuchette: ah, pues seguro

el ruletero con el que chocaste

anotó las placas del carro.

¿creíste que no te iba

a denunciar?

pero ya ves.

luciana: maldito taxista

resentido.

pero ¿cómo supo que era yo?

chuchette: acéptame un consejo.

trata de negociar con ese tipo.

igual y con un billetito

se conforma, claro.

luciana: pues sí,

no es mala idea.

con unos 200 pesos

debe de estar más que feliz

el muerto de hambre ese.

no me puedo dar el lujo

de que se arme un escándalo

con mi tío.

chuchettita, me acompañas,

¿verdad?

chuchette: oh, qué crees.

no puedo.

estoy llena de pendientes.

y tú sabes que la chamba

es primero.

pero desde aquí voy a hacer

changuitos así por ti,

mi lucy hermosa.

suerte.

changuitos.

luciana: changuitos.

roberto: y pues como aquí

nadie sabe ni sabrá

que tengo antecedentes penales,

si se enteran que usted

es una trabajadora social,

se podrán enterar también

de que estuve en la cárcel.

asistente social: entonces

entró aquí mintiendo.

roberto: bueno, mintiendo

suena muy fuerte, ¿no?

más bien no dije todo

que no es lo mismo

porque mentir pues,

mentir es muy malo y no decir

todo pues no es tan malo.

le aseguro que si me contrataron

es porque de verdad

tengo muchas ideas

porque yo desde niño

cuando veía la tele

me gustaban más los comerciales.

asistente social: ¿o sea

las mentiras?

roberto: que no, porque mentir

es malo y no decir todo pues no.

asistente social: a ver,

está bien, señor duarte,

le voy a dar el beneficio

de la duda.

roberto: esa, esa es la actitud.

asistente social: pero si

me entero que su entrada

a este lugar

no fue de manera honesta,

yo voy a ser la primera

en impedir que recupere

a su hijo.

y acuérdese que se requiere

un mínimo de seis meses

de antigüedad en este trabajo

para que se lo tome en cuenta

en el proceso de recuperación

de mateo, ¿mm?

roberto: sí, lo tengo siempre

muy presente.

mi hijo es la única razón

de todo lo que estoy haciendo.

él es lo más importante para mí.

lichita: ay, perdóneme,

no sabía que estaba ocupado.

asistente social: con permiso.

con permiso.

lichita: sí.

¿la señora tan seria quién es?

roberto: ah, es... mi tía.

lichita: yo pensé que su única

familia era gumaro.

roberto: pues sí, pero no.

lichita: ¿no?

roberto: aunque sí,

pero más bien, no.

[música]

[música]

luciana: a ver, me llegó

este citatorio de no sé qué cosa

así que aquí estoy, ¿qué hago?

pero rapidito

porque no tengo tiempo.

agente: siéntese

y espere a que le llamen

del ministerio público.

luciana: [ríe]

bueno ¿qué?

¿a usted qué le pasa, mm?

¿soy o me parezco?

dígame ya,

es de pésima educación

quedársele viendo así

a la gente, ¿mm?

edúquese.

don nacho: señorita,

soy ignacio gutiérrez.

yo hice la denuncia

en contra suya.

y si me le quedé viendo

es porque no puedo creer

que una señorita como usted

me haya chocado y haya tenido

el descaro y la mala educación

de darse a la fuga.

luciana: qué ternura.

así que usted es el taxista

que se atrevió a denunciarme.

don nacho: sí.

luciana: un vil gutiérrez

tercermundista.

don nacho: óigame,

no me falte el respeto, ¿eh?

luciana: no, no, no,

yo solamente estoy diciendo

la verdad.

es usted igualito

a otro gutiérrez de la agencia

donde trabajo,

apellido de perdedores.

ay cada día me duele más

la idiosincrasia.

don nacho: si está hablando

de alicia gutiérrez,

sépase que mi hija

lleva muy en alto

nuestro apellido

y nos va respetando

a ella y a mí,

le guste o no le guste.

luciana: a ver, espéreme,

espéreme, ¿cómo?

no, no, no,

¿usted es el papá de lichita?

¿de esa perdedora?

don nacho: alicia es mi hija

y a mucha honra.

y sépase que es una

de las directoras creativas

de icónika,

no es una ninguna perdedora

porque--

luciana: no, no, no,

espéreme, no.

¿directora creativa de icónika?

no, no, no.

a ver, no.

su hija es una vil asistonta

que reparte café y fotocopias

que dice que es redactora,

pero no, en realidad

la tal lichita es la chacha

de toda la agencia.

ay no me diga que no lo sabía.

ay ya no se haga, sí sabía.

ay ya, sí sabía.

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.