null: nullpx
Cargando Video...

Antes Muerta Que Lichita Capítulo 62

19 May 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

[tema musical]

augusto: la señorita gutiérrez

es indispensable en esta agencia

y es por ello que regresa aquí,

a icónika, a su casa.

luciana: ¿indispensable?

nadie es indispensable

en esta vida,

porque yo les quiero decir--

>> [chista]

¿algo que declarar?

>> ¿algo que nos tengas

que decir, alicia?

>> ¿estás feliz de regresar

a la empresa?

lichita: sí, estoy muy feliz.

don augusto y yo hablamos

en los mejores términos,

y él decidió reincorporarme

a su agencia, así que estoy

muy agradecida con él.

luciana: trepadora, ¡hipócrita!

>> entonces, el error fue suyo.

>> o alguien más corrió

a la señorita alicia.

>> ¿qué tipo de malentendido

fue el que hubo?

augusto: bue--bue--

luciana: yo les voy a decir,

yo les voy a decir que--

>> [chista]

¿vas a regresar

a tu mismo puesto?

>> ¿te ascendieron?

augusto: oigan, oigan,

son problemas internos

como los hay en todas partes.

pero por suerte

pudimos solucionarlos,

y ahora tenemos de regreso

a uno de los mejores elementos

de icónika.

>> yo creo

que te ascendieron.

>> ¿ya superaste todo

lo de tu boda frustrada?

lichita: solo puedo decirles

que hicimos borrón

y cuenta nueva,

y que volví a icónika

a dar lo mejor de mí.

roberto: ¿qué pasa aquí?

¿qué hace aquí alicia?

luciana: lichicienta

regresó a icónika.

¿lo puedes creer?

porque yo, no.

¿sabes qué? ¡mátame!

mátame aquí de una vez.

¡mátame!

dafne: ¡órales!

cada vez tengo más visitas

en el blog de dafy.

[resuella]

¡y un chorro de comentarios!

ok, o sea...

"cuéntame todo con el hashtag--

[ríe] pregúntale a duffy".

beatriz: ¡dafne!

dafne: ay, ya, mamá,

si no me vas a castigar,

no me reganches.

beatriz: nadie viene

a reprenderte, criatura.

bueno, por dios contigo.

solo te quiero preguntar algo.

de casualidad,

¿viste la entrevista

de alicia gutiérrez?

dafne: no puedo opinar por ti,

mamá.

lo que para ti es el "acabose",

pues para mí a lo mejor

no lo es.

yo digo que lo mejor

es que lo veas tú

y juzgues tú misma.

beatriz: ay, no, dios me libre.

y me favorezca.

¿sí lo tienes por ahí

en internet?

augusto: oigan, oigan,

no hay ningún misterio,

créanme.

alicia gutiérrez y yo

llevamos una excelente

relación profesional.

lichita: es la fortuna

de contar con un jefe sensible

y comprensivo.

por eso le doy las gracias

a don augusto.

luciana: pero ¿qué le pasa

a mi tío?

ya nos habíamos librado

de la hiedra venenosa.

¿para qué la recontrata

en icónika? ¡no entiendo!

roberto: no te sé decir,

luciana, pero ya cálmate.

luciana: ay, sí, cálmate,

cálmate, ¿no?

¿cómo me voy a calmar?

¿cómo me voy a calmar

si me hierve la sangre?

estoy segura de que todo esto

tiene que ver con lo que dijo

la botarga en la entrevista.

o más bien con lo que no dijo

la muy atorranta, porque sí,

dice pero no dice,

pero luego sí dice y no.

pero si ya la conozco.

¡mustia!

roberto: ya, ya, chana.

augusto: señoras,

señores de la prensa,

les agradecemos mucho

su presencia, muchas gracias.

por favor, alicia.

gracias por venir

y que pasen un buen día.

beatriz: vi el dichoso video

de la entrevista

de alicia gutiérrez.

y agradezco a dios

que ha tenido el buen tino

y el buen gusto

de no decir nada comprometedor.

rafael: yo diría

que fue muy diplomática

y evitó caer en el amarillismo,

cosa que habla muy bien de ella.

porque el escándalo

es lo de hoy.

y bueno, alicia no cayó en ello.

beatriz: pues, no sé qué pensar.

¿en serio tú estás bien?

pareces preocupado.

¿tienes algún problema?

rafael: pues sí,

acabo de hablar a buenos aires.

aún no nos depositan el dinero

por la venta de nuestra mansión,

y tampoco me saben decir qué es

lo que lo está deteniendo.

beatriz: cuñado,

si es muy urgente,

podrías pedirle ayuda

a tu hermano augusto.

rafael: no, no, mira--

beatriz: sí, mira, últimamente,

ha tenido gestos muy nobles

y bondadosos contigo

y con tu familia, así que dudo

que se niegue a apoyarte.

piénsalo.

rafael: ay, es que--

[suspira]

augusto: y de pronto

la veo allí, espectacular,

hermosa... una diosa.

¿no te parece, draco?

draco: sí, don.

augusto: ella se merecía

ese gran cambio.

y yo también.

néstor: pero lo peor, lo peor,

lo peor del verbo "lo peor",

fue cuando llegó don augusto

y le dijo a todo el mundo

que en ese preci--

lichita: buenos días.

todos: [hablan a la vez]

luciana: eh... ay.

augusto: notifico

que alicia gutiérrez

está de regreso con su puesto

de directora general creativa

de icónika, a partir de ya.

espero que no tengan dudas

al respecto en ese sentido.

roberto: ninguna duda, señor.

órdenes son órdenes.

chuchette: ay, perfecto,

jefecito.

es la mejor decisión

que pudo haber tomado.

alice, bienvenida.

ay, ¿qué digo bienvenida?

yo hasta siento

que nunca te fuiste.

néstor: yo también

siempre te apoyé, alicia,

del verbo--

todos: [hablan a la vez]

roberto: ¡del verbo ya!

elías: no estamos celebrando

un cumpleaños.

>> pero qué bueno tenerte

de vuelta, alicia.

>> deberíamos de hacer

una fiesta.

luciana: no quiero arruinar

su reventón de banqueta,

pero, tito, esto no puede ser,

porque ese puesto

me lo dieron a mí.

y sabes

que estoy respondiendo bien.

augusto: por eso

no te preocupes, luciana.

ya te encontraremos

una solución.

luciana: ¡sí!

la solución es que esta

regrese por donde vino,

porque aquí la directora

general creativa soy yo.

sandra: ¿y esta junta?

gutiérrez, ¿qué haces aquí?

¡no puedo creer tanto descaro!

nacho: pero ¿no te acuerdas?

si mi hija hizo lo que hizo,

en buena parte fue por nosotros,

mujer.

elsa: ay, sí, sí, ya lo sé.

pero si vio

que nos estaba yendo bien

aquí en el café,

también se pudo quedar

a apoyar el negocio familiar

para que nos fuera

mejor todavía, ¿o no?

nacho: sobre todo ahora

con el mentado "people's café"

que nos enjaretaron

ahí enfrente.

elsa: mira,

ese todavía no lo abren,

así es que no es competencia

todavía.

yo creo que alicia

se debería de concentrar

en este negocio

y olvidarse de icónika

de una vez.

nacho: no, ahí sí no baila

mi hija con el señor,

para que veas.

mi lichita nació

para la publicidad, elsa,

se acabó.

en lo que se refiere

al changarro, ya,

yo no tendré ni voz ni voto

proque tú eres la patrona,

pero la carrera de mi hija

es otra cosa.

elsa: ya, nachito, ¿eh?

yo no soy la patrona de nada.

magos: ay, ya, ya, ya.

tampoco se vayan

a agarrar del chongo por esto.

yo creo que mi jefe tiene razón

en echarle porras a la licha.

porque ahora

que ya regresó a icónika,

pues, a lo mejor arregla

lo del carrito

y lo echamos a andar otra vez.

elsa: ah, qué la chicharra.

si ya decía yo

que se me hacía muy raro

que te pusieras

del lado de tu padre.

no, si el interés tiene pies.

magos: ay, bueno,

yo nomás decía por no dejar,

pero miren, más vale que me vaya

porque tengo que ir

por ximena a la escuela

y llevarla a la rehabilitación.

aquí te dejo.

ahí los veo,

trabajen mucho por mí.

elsa: pero, oye--

sandra: lo último

que me esperaba en este mundo

es que gutiérrez volviera

a icónika.

esto es inconcebible abuso.

esto me lleva a confirmar

lo que yo estaba pensando.

entonces, tú ya sabías

que alex era gay.

¡lo supiste desde siempre!

augusto: "stop!".

ese es asunto mío, no tuyo.

y ya párale con ese abanico,

que me estás colmando

la paciencia.

sandra: claro.

entonces, el matrimonio

de tu hijo con gutiérrez

era arreglado.

¿hubo una negociación

para que ellos se casaran?

ay, pero qué estúpida soy,

si era más que obvio.

augusto: "stop!".

¡y ya párale con ese abanico!

sandra: es que tú

siempre supiste

que tu hijo era gay,

y lo ibas a casar

con esa mujercilla

para que fuera el candidato

ejemplar--

augusto: "stop! stop!"

¡cierra tu maldita boca

y este maldito abanico!

lichita: un paso a la vez.

y ahora, a enfrentarme a todos.

antes de mi despido

injustificado, ya había quedado

con los directores creativos

en que me iban a apoyar en todo.

espero que eso se mantenga

y que trabajemos en equipo.

les pido que antes

de tomar cualquier decisión,

vengan conmigo y me consulten

hasta en lo más mínimo.

¿dudas?

luciana: sí.

tú podrás tener lo que sea

en tu cerebrito de atorranta,

pero yo antes muerta

que dar mi oficina.

y eso que te quede como claro,

clarísimo.

lichita: [gruñe]

augusto: ¿no viniste

a lamentarte

que luciana no daba una

en el cargo de alicia?

¿que le quedaba enorme

su puesto?

sandra: sí, sí.

¿ya viste cómo dejaste

mi abanico?

augusto: ah, no importa.

además, con eso,

luciana va a estar

mucho más interesada

en su matrimonio con roberto.

talvez ahora sí

planeen tener hijos

y formar una familia.

sandra: yo estoy de acuerdo

con todo eso.

lo que no entiendo

es por qué regresó gutiérrez

a la agencia.

augusto: porque a icónika

le conviene esa empleada.

sé profesional, deja de mezclar

lo personal con el trabajo.

si ella me sirve, se queda.

y el que no me sirve--

sandra: pues, se va.

augusto: se larga, ¿verdad?

con todo y abanico.

¡vámonos! ¡fuera! ¡vámonos!

sandra: ay, ¡y ahora

tener que volver a lidiar

con gutiérrez!

luciana: porque las dos seremos

directoras generales creativas,

pero yo soy una

de toledo y mondragón.

y tú eres una simple godínez.

lichita: aquí vienes a trabajar,

luciana.

el apellido es lo de menos.

lo que cuenta es la capacidad

y el talento.

luciana: exactamente.

roberto: luciana, ya vámonos.

luciana: esto no se va

a quedar así, ¿eh?

roberto: no vale la pena.

luciana: ¡vas a ver!

roberto: no vale la pena.

néstor: arde troya,

del verbo "qué--".

lichita: un momento.

no voy a tolerar

ni chistes ni burlas

de ningún tipo del verbo.

y eso también va para ti,

chuchi.

chuchette: pero si yo

no dije nada.

lichita: antes de dar

por terminada esta junta,

necesito que me pasen reportes

de todas sus actividades

para estar al tanto

de las nuevas campañas

que han surgido.

gracias.

y ahora, todos a trabajar.

brisa: te desconozco, alicia.

andas con la vibra muy intensa.

braulio: sí, la verdad,

a mí me dejaste de a seis.

nunca te había visto así tan--

tan así.

lichita: la cosa

no es contra ustedes.

solamente es para aplacar

a los que me han hecho

la vida imposible.

lo que quiero es que ahora

nosotros tres estemos unidos

como equipo.

[música]

luciana: a mí no me sacan

ni a rastras de este oficinón,

fíjate.

porque esta oficina es mía,

todo esto es mío,

y yo soy la dueña, fíjate.

roberto: ¡luciana, por favor,

ya contrólate!

luciana: ay...

roberto: gobiérnate.

así, así, así está mejor.

ahora, dime, ¿de veras

quieres realizarte

profesionalmente?

¿o estás haciendo todo esto

para molestar a alicia?

porque hace poco

te habías puesto muy bien

las pilas en el trabajo.

luciana: mi segundo nombre

es "publicidad",

y que no se te olvide.

pero creo que ya sé

cómo le voy a hacer

para convencer a mi tío

de fastidiar a lichicienta.

roberto: a ver, luciana,

¿tú que tanto le sabes

a don augusto como para ejercer

tanto poder sobre él

desde que llegaste de argentina?

¡dímelo!

quedamos en confiar

uno con el otro.

luciana: [suspira]

roberto: tiene que ver

con aquella fotografía

donde están él y tú

en un hospital, ¿verdad?

luciana: ay...

lichita: entonces,

¿seguros que no hubo problemas

entre ustedes?

brisa: problema,

lo que se dice problema, no,

pero ya ves cómo es el karma.

braulio: sí, o sea,

uno nunca sabe.

hoy estás bien,

mañana quién sabe, pero yo lo--

brisa: talvez lo dices

por chuchette, que trae a este

con los chacras alborotados.

ay, pobrecito,

no quisiera estar en su aura.

lichita: ¿andas con chuchette?

braulio: brisa cree ver cosas

con su tercer ojo,

pero nada que ver.

lichita: bueno, ya habrá tiempo

de que me platiquen un poco más

qué pasó en estos días

que me fui.

por lo pronto,

te pido que me dejes estar

en tu oficina, braulio,

mientras me reasignan un lugar,

por favor.

braulio: no, no tienes

que pedirme nada.

mi brauliósfera

es tu brauliósfera.

vamos a que te instales.

lichita: gracias, yo te alcanzo.

necesito hacer algo antes.

braulio: ok.

sandra: no te confundas.

y no me vengas

con que el destino de icónika

depende de una sola persona,

por favor.

elías: no, no, yo no dije eso.

pero con luciana al frente

en la parte creativa,

esto va a ser más bien

un panteón creativo.

yo no te pido

que trates a alicia como tu hija

pero en serio,

deja de bloquearla.

no te conviene.

sandra: ¿como una hija?

¡ni loca!

elías: ¿ni loca qué?

¿haber tenido hijos?

sandra: elías, ese tema no

otra vez, por favor.

elías: si no tuvimos hijos

fue porque tú y yo no quisimos,

ni pudimos.

el trabajo siempre estuvo

por encima de todo.

sandra: ¿sabes qué?

aburres con lo mismo.

ya déjame en paz.

elías: sí, quizás fue lo mejor.

ya imagino

cómo los hubieras tratado.

"merchán, recoge tu ropa.

merchán, ponte el suéter".

>> los clientes

volvieron a pedir cambios,

y se está escribiendo

la séptima versión

de los "copies".

órale, qué guapa.

está hermosa.

¡es lichita!

roberto: alicia.

no lichita. alicia.

lichita: espero

que esté contento

con volver a su puesto, poli.

>> pues, cómo no, señorita.

yo ya andaba ahí

toque y toque puertas

a ver qué chamba salía.

[ríe]

y pues, qué mejor

que volver aquí

donde ya le había agarrado

el modo a lo que viene siendo

que si el capuchino,

que si el americano,

y hasta el mocha.

lichita: ¿empieza mañana

o pasado?

>> mañana mismo.

y pues, si usted me permite,

le voy a hablar a su mamacita

suya de usted,

pues para ponernos de acuerdo

para eso de surtir

el café de grano,

y que si los vasos,

los "chánguiches",

la jícama y todo eso.

lichita: a mi mamá

le va a dar gusto saber

que usted también regresó

a icónika.

>> de veras que estoy

muy agradecido con usted,

señorita.

si no me hubiera echado la mano,

yo no estaría aquí hoy otra vez.

lichita: ya le dije

que veía cómo,

pero que yo le devolvía

su trabajo.

mire, todo salió muy bien,

gracias a dios.

>> ándele. bueno, ahora nomás

voy a echarle más ganitas,

pues para que se venda

más mucho.

[ríe]

bueno, pues la veo mañana.

con su "compermiso".

roberto: de veras

creí que te conocía,

hasta que te oí decir

todos esos cuentos

de tu supuesta verdad

sobre la boda con alex.

¿valía la pena

inventar tantas mentiras

a cambio de tu recibimiento

por la alfombra roja?

lichita: pues, dímelo tú

que hiciste de todo

con tal de casarte

y emparentar con don augusto,

¿no?

si se supone

que no amabas a luciana,

lo tuyo también sería mentir

para trepar, ¿o no?

luciana: ¡me traicionaste,

fíjate!

¡me diste un golpe bajo,

una puñalada trapera, fíjate!

¿cómo te atreviste a recontratar

a mi archi recontraenemiga

a la que por poco causa

el quebraje de la familia

de toledo y mondragón?

augusto: ¡mira, niña,

tú a mí no me gritas!

esta es mi oficina,

y si no te gusta,

pon tu renuncia

y lárgate de mi vista.

luciana: ¡mira, tío!

yo he sido muy buena contigo.

te cuidé

en la clinicucha de quinta

en aquel pueblucho de octava.

y si yo dijera algo--

augusto: ¡no voy a permitir

que me chantajees!

no vas a lograr nada con eso.

¿qué tienes, eh?

¿eres tonta o qué te pasa?

¿no te das cuenta

de que si algo me sucede a mí,

a ti también te puede afectar?

¿eres bruta?

¿qué eres? ¿eres bruta?

luciana: no, no--

rafael: perdón.

¿interrumpo algo?

augusto: [suspira]

roberto: algún trato muy raro

tuviste que hacer

con don augusto con tal

de regresar por la puerta grande

a icónika, alicia.

lo mío con luciana

es muy diferente, no compares.

lichita: para el caso, da igual.

si quieres seguir

perdiendo el tiempo

pensando en esto, hazlo tú,

porque yo tengo mejores cosas

que hacer.

[elevador]

roberto: ¡contaste en público

nuestra historia de amor!

lichita: yo jamás te mencioné,

así que no inventes cosas.

roberto: no hizo falta

que dijeras mi nombre.

cuando hablaste

de cómo te enamoraste

del primer amor de tu vida,

te estabas refiriendo a mí.

por lo menos a eso

lo tendrías que reconocer

en mi cara... ¡si es que puedes!

dime que hablabas de alex

y no de mí. ¡inténtalo!

lichita: roberto,

no te confundas.

roberto: [ríe]

¿ahora que eres directora

otra vez vas a comenzar

a imitar a sandra, o qué?

lichita: no necesito

imitar a nadie

porque tengo mi propia forma

de hacer las cosas, y no tienes

por qué cuestionarme.

roberto: y tú no tienes

por qué negar

que todavía me quieres.

que hablaste de mí con amor.

lichita: yo no puedo querer

a un falso.

no puedo querer a un mentiroso

ni a un traidor

que se casó por interés,

pero que jamás va a dejar

de ser un mujeriego.

roberto: ¡yo no soy

ningún mujeriego!

lichita: ¿sabes qué?

en el fondo me da lástima

la pobre de luciana.

roberto: ay, no me digas.

¿por haberse casado conmigo?

lichita: sí, sí,

porque eres su esposo

únicamente por conveniencia.

estás con ella sin amarla.

solamente la usas

para subir escalones,

cuando la única mujer

que en realidad amas

es a sheila.

fátima: don augusto,

discúlpeme, yo iba a anunciar

a su hermano, pero él entendió

que podía entrar a su oficina.

perdón.

rafael: al contrario,

discúlpeme a mí.

augusto: con los años

se te está bajando la guardia,

fátima.

ahora ya cualquiera

entra a mi oficina

como perro por su casa.

rafael: mil disculpas

por haber entrado así.

es que me informaron

que luciana estaba aquí,

pero también

quería hablar contigo

en un lugar más privado

que en tu casa.

augusto: claro, sí.

por favor, ¿nos dejan solos?

luciana: ay, obvio sí, tiíto.

oye, pero nos queda

una conversación pendiente

sobre el regreso de la botarga

a icónika.

no se te vaya a olvidar.

vámonos, fátima.

augusto: ¿qué quieres?

rafael: bueno,

antes de abordar el tema,

dime algo.

¿por qué hay tanta confianza

entre mi hija y tú?

una confianza que me parece

que va más allá de la relación

entre un tío y una sobrina.

roberto: lo único

que quiero saber es de dónde

escuchaste ese nombre.

eso es todo.

lichita: a veces,

cuando uno tiene fiebre,

habla de más.

y por lo que se ve,

sheila es otro

de tus grandes secretos.

tienes muchos, ¿verdad?

roberto: la verdad es que

no tengo por qué darte

ninguna clase de explicación.

lichita: pues, ni yo la quería,

fíjate.

como si a mí

me pudiera importa mucho

quién es la tal sheila.

luciana: [resuella]

¿quién cornos es esa sheila

de la que están hablando, eh?

lichita: ups, mejor dejo solos

a los felices recién casados.

luciana: ¿quién es?

¿quién es, a ver?

[música]

augusto: no me digas

que tienes celos de la relación

que hemos establecido

luciana y yo.

sería irónico que pensaras

que yo pretendo arrebatarte

el amor de tu hija.

rafael: no, no, nada de eso, no.

augusto: no, sigue sentado,

por favor.

rafael: ah, gracias.

en realidad,

yo venía a pedirte ayuda.

no sé si tú con tus contactos

podrías acelerar la salida

del dinero que nos pagaron

por la mansión de buenos aires.

augusto: recordarás

que hace muchos años

te fui a pedir ayuda

y tú me la negaste.

rafael: créeme, augusto,

que estoy muy avergonzado.

no me voy a cansar

de pedirte disculpas.

ojalá pudiéramos platicar

para saldar las deudas

del pasado y--

augusto: no, no hace falta

que hablemos de nada.

yo ya lo olvidé, solo que ahora

tú me lo recordaste,

eso es todo.

te voy a ayudar con ese asunto.

rafael: ay, muchas gracias--

augusto: sigue sentado,

por favor.

rafael: gracias.

augusto: [suspira]

¿de qué más platicamos?

rafael: pues... tú dirás.

augusto: ¿qué te parece

si regresamos luciana,

tú y yo juntos a casa

y comemos en familia?

rafael: ¡claro! claro.

te voy a esperar allí afuera.

con permiso.

gracias.

augusto: [susurra] imbécil.

rafael: ¿qué tal?

fátima: buenas.

chuchette: ¿qué crees?

tú vienes de la presidencia

y yo voy, justamente,

a la presidencia.

es que, últimamente,

he pensado en ti, rafita.

con mucho respeto, claro.

rafael: ¿y se puede saber

por qué?

chuchette: porque tú eres

la única persona

que ha alabado mi inteligencia.

así que, de hecho,

quisiera saber tu opinión

sobre unas notas de prensa

que escribí.

rafael: chuchette,

será un placer.

chuchette: ay,

qué bonito hablas.

néstor: así que ya lo saben,

a cuadrarse.

alicia gutiérrez

regresó por sus fueros

y viene con todo del verbo

"sálvese quién pueda".

rafael: entonces,

alicia sí volvió a su puesto.

chuchette: claro que sí,

pero si te agobia

lo que va a pasar con luciana,

ay, despreocúpate,

estoy segura que don augusto

va a tomar cartas en el asunto.

néstor: como debe de ser.

y va a poner a luciana

en el merecedísimo lugar

que le corresponde.

porque luciana

es una gran publicista

del verbo "la number one".

luciana: ¡ah!

entonces, esa sheila

es de tu pasado.

roberto: sí.

luciana: ah...

roberto: de ese pasado

que te voy a contar

completamente,

incluyendo lo de mi hijo,

cuando nos vayamos

de luna de miel.

luciana: pues más te vale,

flaco.

oye, ¿y sheila es teibolera?

es que tiene un nombre

de teibolera.

en serio, imagínate, como:

"con ustedes, en la pista dos...

sheila".

¿verdad?

no me vayas a salir

con que andas con otra,

porque ahí sí te estrangulo

con el cable de mi tablet.

roberto: no, no ando con nadie,

solo contigo.

luciana: ah, ok.

roberto: dime una cosa,

lauchita, cuando estuve enfermo

en el hospital,

¿alguien más fue a visitarme?

luciana: no, solamente

estuvimos la enfermera y yo.

y ojalá que no haya ido

ninguna lagartona, porque--

roberto: ya, ya, ahorita no,

¿sí?

luciana: ¿ahorita no qué?

roberto: ahorita no.

luciana: ok.

[elevador]

roberto: [gime]

braulio: entonces,

pongo esto acá,

y ya acá abre la caja,

y todo listo.

lichita: no te preocupes,

braulio, de cualquier modo,

yo espero no quedarme

mucho tiempo aquí.

es nada más mientras

me resuelven lo de mi oficina.

braulio: bueno, pues--

lichita: gracias.

braulio: no, hombre,

¿gracias de qué?

esta es tu oficina.

sandra: te estuve buscando

por toda icónika, gutiérrez.

tenemos que hablar.

braulio: sí, yo ya me iba.

entonces, nos vemos.

lichita, licenciada...

lichita: si otra vez

viene a advertirme

que no va a ser fácil mi ascenso

y que usted se va a encargar

de complicármelo más,

pues no se desgaste,

ya me lo sé de memoria.

sandra: no, no te confundas,

gutiérrez.

de hecho, vine a felicitarte.

evidentemente,

no porque recuperaste tu puesto,

sino por ser tan hábil

como para negociar con augusto.

lichita: no sé de qué habla,

licenciada.

sandra: no, no, sí sabes.

siéntate.

es obvio que tu regreso

tiene que ver con tu boda

con alex.

no espero que me cuentes

detalles, claro, pero admito

que supiste dar el salto

de gris asistente

a flamante ejecutiva.

bueno, hasta me sorprendiste.

y mira que no es fácil

de lograr conmigo.

lichita: bueno,

lo importante es el trabajo,

así que espero que ahora sí

podamos colaborar juntas

como debe de ser.

¿y sabe qué?

no le quiero quitar más

su tiempo.

debe tener muchas cosas

que resolver.

que pase un muy buen día.

[música]

[música]

nacho: ahí te va.

lichita: hola.

elsa: hola, buenas noches.

ay...

nacho: ¡mi hija!

elsa: santa chicharra.

ay, pero qué guapa estás, licha.

nacho: no, mi hija,

si vienes echando tiros.

elsa: ay...

nacho: guau...

guau, guau.

valeria: así que alicia

regresó a icónika, mirá vos.

luciana: ¿no dices nada

al respecto, tía bea?

beatriz: no, yo no me inmiscuyo

en las decisiones

que toma mi marido

dentro de la agencia.

si él considera conveniente

el regreso de su empleada,

pues allá él.

augusto: gracias, mi amor,

tú siempre tan compasiva.

ah, por cierto,

voy a tener que salir.

tengo una reunión inesperada

con unos socios

que acaban de llegar

de los estados unidos--

luciana: ay, no.

cuando mi esposo sea presidente

de la api, yo espero

que no tenga reuniones

a altas horas de la noche.

roberto: ya lo dijo don augusto.

hay juntas inesperadas

a la hora que sea.

augusto: cómo no.

rafael: beatriz, ¿estás bien?

te noto un poco melancólica.

beatriz: es que, últimamente,

nuestra vida ha sido--

digamos... accidentada.

augusto: guau. accidentada.

roberto: hablando de accidentes,

don augusto, ¿cómo estuvo

aquel percance que tuvo

en nueva york no hace mucho?

¿ya está completamente

restablecido de eso?

valeria: pero ¿qué te pasó?

rafael: ¿cuándo fue eso,

que no estábamos enterados?

nacho: ya sabía yo que tus jefes

estaban muriendo

por que regresaras

a chambear a icónika.

¿te lo dije o no te lo dije?

elsa: mira, vas a decir

que qué necia, pero a mí

sigue sin gustarme.

nacho: ahí vas, hombre, ahí vas.

elsa: mira, es que me acuerdo

del dicho ese que dice:

"lo que mal empieza, mal acaba".

me da miedo que-- pues,

que no te vaya a ir bien

por regresar a fuerzas, hija.

lichita: les juro que primero

lo intenté todo, mamá.

toqué todas las puertas

que se me atravesaron y no hubo

ni un solo trabajo para mí.

por eso decidí negociar

con don augusto.

no creas que esto es fácil

para mí, ¿eh?

nacho: tú la conoces

mejor que nadie, elsa.

sabes que si mi lichita dice

que no fue con mala intención,

pues esa es la pura verdad.

elsa: mira, ya sé

que por más dura

que te quieras ver,

tú sigues siendo la niña

de buen corazón

que has sido toda la vida.

solo espero que las cosas

te salgan bien, hijita.

nacho: te van a salir muy bien,

mi vida, muy bien.

magos: hola, hola, hola.

elsa: hola, ¿cómo están?

magos: ay, ¿cómo andan?

porque nosotras venimos,

pero si arrastrando las patas.

ximena: sí, sobre todo magos

que venía bien a gusto

platique y platique

con el señor del taxi.

magos: ay, hasta lo que

no te comes te hace daño.

¡ya!

ximena: ¡me pone mal!

augusto: soy un roble, roberto.

afortunadamente, solo fue eso.

un incidente nada más.

muchas gracias por preguntar,

y no, no me quedaron secuelas

del percance.

roberto: si no mal recuerdo,

por aquellas fechas

luciana acababa de llegar

de argentina

y estaba aquí en méxico.

¿o me equivoco?

beatriz: tenía unas semanas

de haber llegado.

lo recuerdo muy bien.

por aquel entonces,

luciana fue a un retiro

espiritual de una noche.

ya no has vuelto.

luciana: ay...

dafne: no, ya me imagino

a qué clase de retiro

de una noche fue.

[ríe]

luciana: ¿sabes qué, dafne?

no--no me gustan

tus insinuaciones.

y ahora me debes respetar

el doble, porque soy una mujer

como casada. casadísima.

roberto: es que yo no me acuerdo

muy bien.

incluso, llegué a pensar

que luciana

había ido a nueva york

y estuvo con usted

en el hospital, don augusto.

augusto: perdón que los deje,

pero ya me tengo que ir.

los socios me están esperando.

ah, por cierto...

¿ya tienen todo listo

para irse de luna de miel?

luciana: ay, sí, tiíto,

y ya nos urge irnos

a disfrutar como--

como el feliz matrimonio

que somos.

y a consumarlo,

porque "tiriririri"--

[niega]

¿verdad, flaquito?

lichita: entonces,

aunque haya estado pesada

la rehabilitación, ¿al final

te sentiste mejor, ximena?

ximena: más o menos.

me duele,

pero magos dice que ni modo,

que me aguante y ya.

elsa: bueno, aunque sea

de a poquito, pero el chiste es

que vayas mejorando.

eso es lo que cuenta,

mi princesa.

lichita: oye, magos,

¿y te alcanzó para pagar

la terapia con lo que te dejé?

magos: pues, los tres.

me faltó para los taxis,

pero pues ya, ni modo.

tuve que apechugar ahí

con un guardadito que tenía.

nacho: todavía ni arreglas

lo de tu mentada

tarjeta de crédito

y sigues desangrando

a tu hermana.

lichita: no, pa, no pasa nada.

yo con mucho gusto

pago lo de ximenita,

pero a lo de la tarjeta

lo tienes que pagar tú, magos.

magos: ya sé, ya sé, ya sé.

ya, les prometo que mañana

veo qué onda.

nada más que a ver

si me queda tiempo,

porque entre la ximena

y el café, pues híjole,

no me doy abasto.

elsa: los del "people's café",

ya van bien rápido.

parece que los van correteando,

de plano.

lichita: bueno, ma,

no te preocupes.

ahora que recuperé mi trabajo,

voy a meterle

todo el dinero que pueda

a este negocio.

vamos a darle

una buena levantada, vas a ver.

nacho: ¡esa es mi hija, señor!

augusto: espero que este brindis

lime un poco las asperezas

entre nosotros.

no fue mi intención

hablarte así esta tarde.

sandra: gracias,

necesitaba un apapacho.

ya sé que has estado tenso

por todo esto

de la reaparición de gutiérrez

y los cambios en la empresa.

augusto: [chista]

tú no tienes la culpa de nada.

es nada más que, bueno,

tú eres mi brazo derecho

y por eso reacciono así contigo,

porque sé que tú

me vas a responder.

por ejemplo, con lo de luciana--

sandra: ay, ¿qué pasa

con luciana?

augusto: pasa que necesito

que me ayudes a reacomodarla

en icónika.

ella ya no va a ser directora

general creativa, ¿no?

pues, necesita hacer otra cosa.

sandra: ¿podríamos tener

aunque sea un momento

para nosotros?

yo la apoyo, pero estoy cansada

de ver por tu hija.

además, yo no sé

lo que es el amor de madre

ni lo voy a saber nunca.

augusto: ¿a qué viene

toda esta verborrea?

sandra: a nada.

simplemente que tú y yo

nunca nos dimos la oportunidad

ni la irresponsabilidad

de tener un hijo.

esa oportunidad,

para bien o para mal,

a mí ya se me pasó.

augusto: guau, guau, guau.

¿estás menopáusica a tu edad?

sandra: ¿qué?

a algunas personas

se nos adelanta, ¿no?

te necesito, augusto, de verdad.

me siento muy mal.

augusto: así es la vida, cariño.

hay que aprender a vivir

cada etapa con dignidad.

hay otras personas

que en la flor de la edad

comienzan a abrirse paso,

y poco a poco,

tendrán que tomar tu lugar.

me refiero a nuestro lugar.

es la ley de la vida.

la ley de la vida.

[música]

dafne: nadie me habla

ni se me acerca en la prepa,

tío.

de nada sirvió

que les pidiera perdón

a las tipas esas.

rafael: no puedes tener amigos

de la noche a la mañana, dafne,

y menos después de haber

"bulleado" a esas chicas.

ten paciencia.

acércate tú, pero poco a poco.

ven, siéntate aquí conmigo.

dime, ¿qué pasó con alicia?

¿no le mandaste un mail?

me dijiste que era tu amiga.

dafne: no.

¿y sabes qué, tío? me vale.

alicia, igual que todo el mundo,

apesta.

rafael: ¿por qué lo dices?

yo siento que tienes

mucho rencor.

dafne: ¿y como por qué?

¿no oíste que mi papá salió

a una dizque junta?

rafael: sí,

¿y eso qué tiene que ver?

dafne: ay, tío, por favor,

es obvio de aquí

a la pared de al lado.

mi papá tiene sus... amiguitas.

rafael: ¿quieres decir amantes?

dafne: amantes, queridas,

amigas... como quieras decirle.

y obvio mi mamá

lo recontra sabe,

solo que finge demencia total.

por eso digo que todo el mundo

es un asco.

braulio: [tararea]

qué raro, mi brauliósfera

no se abre ante mí.

no, no, no eres capaz, brisa.

dime que no fuiste capaz.

[toca timbre]

¡brisa!

brisa, ¡ábreme!

no me digas que cambiaste

la chapa de mi puerta.

brisa: ¿tu puerta?

no, braulio, acuérdate

que este depa también es mío.

nos hemos ido "a michas"

en todos los gastos.

y que, por cierto,

me debes la mitad

de lo que me costó la chapa.

bruno: ¿qué?

no, estás--estás mal, brisa.

¡estás muy mal!

¿puedes abrir?

tenemos que hablar.

brisa: ¡milagro!

tenemos que hablar.

braulio quiere hablar con brisa.

esa no me la sabía, fíjate.

braulio: bueno,

¿puedes abrir, por favor?

¿te entró un virus

o qué demonios?

[golpea la puerta]

brisa: ahí voy.

braulio: [resuella]

está de cabeza.

brisa, ¿qué te está pasando?

esto no está nada gracioso.

si tú tienes derechos,

yo también los tengo.

brisa: claro que los tienes.

igual que yo.

y justo por eso...

¡tará!

ya te dejes tus cosas

para que prepares tu cama.

¿cómo la ves?

porque a mí me toca la recámara.

braulio: [ríe] no--

¡no, no!

¿qué le hiciste a mi recámara?

brisa: ¿cuál recámara

si ahorita no tienes?

aparte, yo a mi recámara--

mi recámara, le hice, pues,

unos cambiecitos ahí

para que esté armonizada,

bonita, y ya veremos después

cómo le hacemos para turnarnos.

no sé, por semana, por quincena,

por mes, semestre...

¡o por sexenio!

elías: este va a ser

un hueso duro de roer.

un señorcillo de una empresilla

que vende insecticidas,

quiere relanzar un cafecillo

que sabe a todo menos a café.

lichita: oiga, don elías,

¿y usted no me va a decir nada

de mi regreso?

elías: alicia,

no es que no me importe,

pero la verdad, no me importa.

lichita: ah--

elías: es decir, cada quién

puede hacer de su vida

un papalote y echarlo a volar.

yo no te juzgo.

tú sabes que te aprecio,

y que en todo caso aquí estoy,

por si te das un frentazo.

lichita: ¿y por qué

me voy a dar un frentazo?

¿qué, no cree que me merezco

mi puesto?

elías: tus palabras,

no las mías.

alicia, no pierdas el tiempo.

enfócate en lo tuyo.

como, por ejemplo,

en este cafecillo insecticida.

el clientecillo estará aquí

en un par de horas.

lichita: ¿y por qué

tanto "clientecillo",

"cafecillo", "illo".

elías: [ríe]

ya lo verás.

así que piénsale al producto

para ver qué le presentas.

yo he pensado en un par de cosas

que van a lo mismo,

pero la jefecilla eres tú.

lichita: oiga, no, no se vaya.

¿en qué ha pensado?

elías: en la única virtud

de esta porquería de café:

que es baratísimo.

pero seguro a ti

se te va a ocurrir algo mejor

que a este humilde asesor.

ah, y otra cosa,

prepárate para escupirle

su cafecillo en la carilla

cuando lo pruebes.

[ríe]

lichita: [chista]

elías: [ríe]

¿por qué no aposté?

>> seguro está muy calentillo,

¿verdad?

pero a poco le supo riquillo.

lichita: mire, señor,

le voy a ser muy franca.

mis compañeros

ya han estado presentando

varias ideas para su marca--

>> sí, pero yo no estoy

de acuerdo con su creatividad.

me dijeron que usted

es la más creativilla

de todo icónika,

y yo estoy segurillo

que mi café se puede vender.

lichita: pues, yo lo miro

a usted y no me parece

que le importe mucho

su cafecillo.

>> ¿qué?

lichita: pues--mire,

leyendo el "brief"

de su compañía

y de los productos que realmente

son su fuerte, creo que usted

lo que busca en realidad

es mejorar la imagen

de su empresa. ¿o no?

>> sí...

>> ¿y a poco todos los días

vas a andar así

con tu cara de apachurrado

nomás porque no ha venido

tu papá?

mateo: no le hace.

de todos modos,

yo ya no quiero ver a mi papá.

>> ah, no te creo,

yo sé que lo quieres mucho.

ojalá que venga doña venus

otra vez y que te lo traiga.

las nuevas maestras

ni nos pelan.

mateo: a mí me dan lo mismo

las maestras.

de todos modos,

yo siempre me voy a quedar aquí.

>> ¿por qué dices eso?

¿a poco no te quieres ir

de aquí?

mateo: sí, quería,

pero como mi papá

ya nunca va a regresar, uy,

me voy a hacer

bien viejito aquí, vas a ver.

>> ¿mateo? ¡mateo!

>> aquí está, maestra.

>> hay unas personas

que quieren verte, ven.

>> suerte.

gumaro: ¡engarróteseme ahí!

roberto: tranquilo, tranquilo,

vas a matar de un susto

a doña venus.

y luego tanto trabajo

que nos costó encontrarla.

venus: ¿cómo diablos averiguaron

dónde vivo?

roberto: mira, venus,

cuando un padre

está desesperado--

gumaro: no, no,

un padre y un tío.

roberto: bueno, ¡un padre

y un tío, pues!

gumaro: no, tranquilo,

vas a matarla de un susto.

roberto: en serio,

cuando un padre está desesperado

siempre encuentra la manera

de encontrar lo que busca.

le suplico, le ruego que me diga

qué está pasando

en la casa hogar.

gumaro: sí, sí, ándele.

le llevo su carrito al tenis

ida y vuelta.

roberto: hay mucho misterio,

nadie me quiere decir nada.

cambiaron a todo el personal.

no me dejan ver a mateo

desde el sec-- bueno,

desde que sustraje al menor

del orfanato, usted sabe.

venus: sí, claro que lo sé.

>> ya te llegó el día

que todos los niños

de esta casa hogar esperan

y que no todos consiguen,

así que espero que lo aprecies.

aquí tienes por fin

la familia que te mereces,

mateo.

[música]

[música]

Cargando Playlist...