null: nullpx
Cargando Video...

Antes Muerta Que Lichita Capítulo 53

6 May 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

lichita: y tú trata

de no ponerte de malas, mi vida,

porque con eso no arreglamos

nada.

ximena: sí, tía, pero yo

ya quiero empezar a caminar

de una vez,

porque si no empiezo

desde ahorita, ¿cómo voy a ir

a tu boda?

yo no quiero ir en silla

de ruedas.

lichita: pero es

que lo importante

es que te estás recuperando,

y que seguimos aquí todos juntos

con o sin silla de ruedas,

hay mucha gente que después

de un accidente

como el que ustedes tuvieron,

pues, ya no pudo volver

a despertar.

elsa: mira, también hay muchos

niños que terminan

tan lastimados que no pueden

moverse nunca o que nacen

con enfermedades

que no los dejan caminar.

nacho: sí, también hay niños

que no tienen ni mamá ni tía

ni abuelos como nosotros

te queremos a ti.

lichita: ¿puedo saber

cómo te llamas?

mateo: mateo.

lichita: no es que no te puedas

quejar, sabemos que estás

lastimada y estás enojada

por esto, pero piensa que hay

niños que están tan solitos

en el mundo, sin nadie

que los cuide, o en un orfanato,

si es que bien les va.

ximena: ajá.

gumaro: bueno, mi roberto,

tranqui, que todo va a salir

sabrosón, este juicio

lo ganas porque lo ganas--

roberto: ya, gumaro, ya, ya, ya,

cálmate, cálmate,

el que se tiene que calmar

y tranquilizar eres tú, ya,

por favor.

gumaro: sí, sí, sí,

es que aparte estoy bien

preocupado, camarada,

como te vas a matrimoniar

con la luciana, pues no vaya

a salir por ahí

como no queriendo, todo esto

de mi sobrino, imagínate.

roberto: no, no, pues sí,

pues sí, pero ahora mismo

no puedo hacer nada,

y tienes razón, luciana no tiene

idea de nada y encima a la pobre

no la pela la prensa.

gumaro: pobrecita.

roberto: ¿eh?

gumaro: no, no, es que la prensa

nomás habla--solo está ahí

con lo de la boda de la licha.

roberto: ¿y tenías

que recordármelo aquí justo

antes del juicio?

¿qué te pasa?

gumaro: no, perdón, perdón.

roberto: no, pues, ¿qué te pasa?

gumaro: perdón, haz de cuenta

que no te dije nada

de la boda de la licha.

roberto: ¡ah!

gumaro: ya, ya mejor llégale

que ahí está esperando

el abogado, ¿eh?

y mucha suerte, camarada.

roberto: sí,

mi bendición.

gumaro: ah, sí.

roberto: órale.

>> mateo es un caso

muy especial, y debido

a su insistencia, me permití

llamar a la trabajadora social

para que ella misma

se lo explique,

es la señora venus rodríguez.

lichita: ¿venus?

me suena, yo conozco a alguien

con ese nombre, venus...

>> tiene años en ese cargo

y conoce la historia

de cada niño.

discúlpeme un momentito,

no me tardo.

lichita: pase, sí.

>> gracias, su señoría,

el testigo ha declarado

que presenció justo en la cárcel

cómo el señor duarte,

que también estaba recluido,

en un arranque de violencia

brutal, estuvo a punto

de asesinar a golpes a otro

recluso, me permito dar lectura

a parte de su declaración:

"la pantera negra,

que es el alias de roberto

duarte, es un asesino,

si no hubieran llegado

los custodios a detenerlo

a tiempo, sin duda hubiera

mandado al otro compañero

a la tumba".

>> disculpe, su señoría,

pero no creo que podamos

confiar en la credibilidad

de quien se escuda

en el anonimato para declarar,

por otro lado, la vida actual

del señor duarte es totalmente

diferente a ese incidente.

juez: ¿puede el señor duarte

describir cómo es su situación

actual?

roberto: con gusto, su señoría,

en efecto, soy un hombre

distinto a ese lamentable

capítulo, hoy día soy

un ejecutivo exitoso

en el ramo publicitario,

soy solvente económicamente,

y sobre todo emocionalmente

estable.

marta: ay, ¿cuál estabilidad

emocional?

por favor, señor juez,

no le puede creer a un tipo

que es un golpeador

y un estafador, que niega

a su hijo para seguir

teniendo una vida de soltero,

¿o qué?

¿ya me va a decir que todos

en su trabajo saben que usted

tiene un hijo, y además viviendo

en un orfanato?

lichita: qué lástima

que la señora venus no pueda

atenderme y que tampoco pueda

ver a mateo,

es que quería darle un regalito,

oiga, ¿al menos puedo saber

por qué dice que mateo

es un caso especial?

>> no estoy autorizada a hablar

del niño, pero si le parece

bien, le ofrezco hacerle llegar

su regalo con una nota suya,

para que sepa que usted

se lo mandó.

lichita: bueno.

marta: este tipo es un vividor

que engaña a medio mundo,

señor juez, es más, es más,

hasta puedo apostar

que su prometida ni siquiera

sabe que se va a casar

con un ex presidiario

y que le oculta un hijo--

no, no me voy a ir a ningún lado

hasta que el juez le diga

a este miserable

que ni siquiera se merece

ser padre.

juez: no le permito un grito más

en mi sala, o se controla

o se va,

siéntese,

las acusaciones de la señora

vidal son demasiado serias,

señor duarte, ¿qué tiene

que decir al respecto?

roberto: el hecho de que ejerza

mi derecho a no ventilar

mi vida privada en el trabajo,

su señoría, no significa

que esconda a mateo,

y respecto a mi prometida,

una vez casados creo que puede

llegar a ser una segunda madre

para mi hijo--

marta: la única madre

de angelito soy yo,

esa mujer ni siquiera

lo conoce, señor juez,

yo a mi bebé lo cuidé

desde que nació,

desde que era un bebé

día y noche estuve ahí

para él, y ni usted ni nadie

me lo va a quitar, ¿eh?

devuélveme a mi hijo,

devuélvanmelo,

es mi hijo.

luciana: vine a revisar

algunos pendientes

para que mi papá no ande

diciendo que soy poco

profesional.

valeria: lo que pasa

es que tu padre está un poco

celoso, bueno, tu tío

te consiente demasiado,

vos tenés un gran puesto acá

y sin embargo podés faltar

cuando se te da la gana.

luciana: bueno, la verdad

yo tampoco entiendo muy bien

de qué se trata el puesto,

pero ahora lo que realmente

me importa y me tiene re feliz

es que ya tengo mi vestido

de novia, ya.

valeria: vas a lucir

como una princesa,

y además como tu boda es antes

que la de alex y alicia,

vas a acaparar todas

las portadas, todos

los reportajes, las notas

de sociales, aunque hay algo

que me preocupa bastante.

luciana: ay, ¿qué?

ay, no, ay, ¿te parece

de muy atorrante el vestido

que escogí?

¿el lugar, la recepción, equis?

no, ¿qué?

valeria: no, no, nada de eso,

lo que me tiene un tanto

desconcertada es la falta

de interés de tu novio,

se parece que no le importara

tu matrimonio, ¿no?

ni siquiera te dio

el anillo de compromiso.

juez: ¿de qué habla, señora?

marta: pues, ¿cómo qué de qué,

señor juez?

de mi hijo, de mi angelito,

¿o sino para qué es este juicio?

¿para que este señor se lo lleve

otra vez?

es mi hijo y usted me lo va

a regresar, ¿escuchó?

es mío, es mi hijo.

ángel: perdón, mi señoría,

le suplico que comprenda

esta situación, mi esposa

está alterada porque justo hoy

se cumplen tres años

de la muerte de ángel--

marta: no, que angelito no está

muerto, él lo tiene.

>> con todo respeto, su señoría,

pero creo que está más que claro

que la señora no puede hacerse

cargo de mateo, mire,

perdió la razón.

>> perdón, pero ese es un golpe

muy bajo, su señoría,

si mis clientes son una familia

muy estable, y esto no es más

que un evento totalmente

comprensible.

roberto: su señoría,

usted tiene la última palabra,

pero si me permite, yo propongo

que en consideración

a los vidal, aquí dejemos esto

por hoy y mejor continuemos

el juicio cuando la señora

esté mejor.

juez: me parece un gesto

muy noble de su parte,

señor duarte, a sus lugares,

por favor, se pospone

la audiencia hasta nuevo aviso,

eso es todo, señores, gracias.

marta: ¿cómo, señoría?

ángel: vámonos.

marta: ¿y mi angelito?

¿y mi angelito?

mateo: para mateo de alicia,

sí vino.

venus: ábrelo, ábrelo,

ah, guau,

y mira, también trajo esto.

mateo: y no son muchas letras,

¿me ayuda?

venus: a ver,

"querido mateo...

lichita: "hoy no pude entrar

a verte, pero te prometo

que voy a seguir intentándolo,

mientras regreso, te dejo

un abrazo, un beso

y alguien que viene a jugar

contigo, con cariño, alicia".

mateo: yo creí que no iba

a venir, y sí vino.

venus: la señorita alicia

es muy amable y se ve

que le caíste muy bien

y que te quiere, ¿mm?

por cierto, se va a casar

pronto y seguro que se va a ver

muy bonita vestida de novia.

mateo: ¿y yo la puedo ver

cuando se case?

venus: mm.

marta: [llora]

>> es un asunto muy penoso

pero nos vino como anillo

al dedo que la señora se pusiera

como loca, por menos de esto

el juez puede declararla

no apta para quedarse con mateo

y asunto arreglado.

roberto: a pesar de todo,

yo no puedo desearle ningún mal,

licenciado, al contrario,

si todo el daño lo provocó

el dolor de ver morir a su hijo,

yo jamás me atrevería

a juzgarla.

>> te entiendo, pero de todos

modos creo que esta situación

nos da elementos para pedir

que se adelante el proceso

y que tú puedas recuperar

a tu hijo antes del plazo

establecido.

roberto: o sea, ¿cómo?

en lugar de esperar

los dos meses que me faltan,

¿me pueden regresar a mateo

de una vez?

>> sí, claro,

habiendo cumplido todos

los requisitos que pide

el estado y en un juicio

donde tienes todas las de ganar,

el juez no tendría por qué

negarse a devolverte

de inmediato a mateo.

ángel: te dije mil veces

que tomaras tus medicamentos,

y no solo--y no estoy

para evitar este momento,

es que no me gusta verte sufrir,

tenemos que aprender a vivir

con esto, ya, ya ha pasado,

ya pasaron tres años,

tres años, mi amor.

roberto: ay, ya tengo listo

su cuarto, ya está todo listo,

ah, no lo puedo creer,

ya lo quiero abrazar,

lo quiero tener el día a día,

es mi--para mí, lo están

moviendo todo el tiempo

en un orfanato.

>> sí, muchas felicidades.

>> ya la conocen,

ella es alicia gutiérrez,

la famosa directora general

y creativa de icónika,

encargada de llevar

varias campañas

como la de los exclusivos

zapatos grimaldi,

la del shampoo fortuna 12,

y la de mi can, el alimento

para los mejores amigos

de los humanos, alicia,

ahora sí cuéntanos

todos los pormenores

de tu boda, en qué iglesia

va a ser, dónde será la fiesta,

adónde se van de "honeymoon",

háblanos de tu vestido de novia.

lichita: todavía no lo escojo.

>> pero ¿cómo?

claro, amigos, no deben olvidar

que alicia ostenta un puestazo

en icónika y no tiene

todo el santo día para cada

detalle.

chuchette: ¿ya viste cuántos

"likes" tiene este video?

"chorromil", ¿y qué crees?

se volvió viral,

igual que el videito

que le hiciste al estilista

marcelo lagomarsino.

lichita: sí, y así también

me estoy dando cuenta

que a los medios les importa

cubrir más mi boda

que mi carrera.

chuchette: ay, ya, digo,

alicia, ¿quién te entiende?

yo quisiera ser famosa,

aunque sea por lo que fuera.

ángel: tienes

que tranquilizarte,

mi amor, ¿eh?

no quiero que te internen

otra vez.

marta: sí, está bien,

ya vámonos, ya estoy muy cansada

y tengo sueño.

ángel: bueno, cuando lleguemos

te voy a dar un tranquilizante

para que duermas tranquila.

marta: sí, sí, mi amor, vamos.

ángel: marta, ven aquí, marta.

roberto: cuidado.

marta: tú me quitaste a mi hijo,

tú me lo quitaste.

roberto: tranquila, ya pasó,

ya pasó, ya pasó.

marta: no, esto nunca va

a pasar,

no, yo nunca voy a poder vivir

en paz sin mi angelito.

roberto: tranquila, señora,

tranquila.

marta: [llora]

yo--yo te pedí que me ayudaras

a mí y no a él,

te pedí que no me dejaras aquí

sola sin mi hijo,

y no, no, no me hiciste caso,

yo quiero cuidarlo,

yo quiero con mi niño.

roberto: sí, sí, te entiendo,

te entiendo.

marta: [llora]

roberto: a ver, por favor.

marta: [llora]

mi niño.

alex: para mí, este está siendo

el reto más importante

de mi vida, y quiero decir

que gracias

tanto a los consejos de mi padre

como a ustedes, me siento

muy entusiasmado.

>> no, y no es para menos, alex,

estuvimos revisando

uno de los preliminares

y no digas que ya lo sabes,

pero eres el candidato

con más popularidad.

>> y eso que no te has casado

todavía, pero miren,

en cuanto llegue la boda,

las estadísticas te van a dar

una ventaja imposible

de revertir.

>> esa boda yo no me la pierdo,

porque si te la están

organizando como roberto duarte

te ha asesorado en tu campaña,

seguramente será todo un suceso.

alex: y sí, la verdad

roberto ha sido un gran apoyo

para mí.

>> no, yo diría que mucho más

que eso, hijo, se nota

inmediatamente que detrás tuyo

tienes a un gran estratega,

y por cierto, ¿dónde lo dejaste,

eh?

¿organizando la boda, eh?

augusto: no, no, roberto debe

andar por ahí, trabajando

en la campaña, ya lo conocen,

es un perfeccionista.

>> ah, bueno, pues,

enhorabuena y que tu matrimonio,

alex, llegue a ser

tan fuerte y consolidado

como el de tus padres.

beatriz: jesús, maría de josé,

pero ¿cómo es posible

que se hayan equivocado

con las fechas de las dos bodas?

>> así como lo oyes,

doña beatriz, aquí la hermanita

tuvo una confusión,

las dos ceremonias quedaron

para el mismo día.

beatriz: ¿y no hay otro día

disponible?

una semana antes, una semana

después.

>> fíjese que ya revisamos

el calendario y está todo

ocupado, tenemos disponible

hasta dentro de dos meses,

mil perdones, de verdad.

beatriz: padre, de verdad

eso es inconcebible,

pero si no hay nada que hacer,

deben ser los designios

inescrutables de dios,

igualmente, hasta luego.

valeria: che, bea,

mi nena se quedó trabajando

a full en la agencia,

así que me vine a estar

un ratito con vos,

ay, ¿qué tenés, qué pasa?

beatriz: una molestia terrible,

ya deberían jubilar

a ese párroco y que dios

me perdone, pero en buen lío

nos vino a meter, a ver

qué dicen hoy mi hijo y tu hija

con sus parejas

cuando se enteren en la cena,

a ver.

luciana: flaco, te hablo

porque mis tíos nos esperan

esta noche para cenar

en su mansión y ver cómo va

todo lo de nuestra boda.

roberto: gauchita, discúlpame

con ellos y con tu papá,

dudo mucho que pueda llegar.

luciana: mira, roberto,

ante los demás disimulo

pero me tienes muy alarmada,

últimamente te he notado

medio raro, bueno, no,

miento, no he notado nada,

porque en todo este tiempo

apenas si te he visto,

y eso que eres mi prometido,

dale, cuéntame qué tienes.

roberto: verás, lo que pasa

es que...

en realidad no es nada

por lo que debas inquietarte,

gauchita.

luciana: yo sé que algo te pasa

y que no me lo quieres decir,

¿no habíamos quedado en tenernos

confianza?

esto no es un buen comienzo

para un matrimonio.

roberto: no digas eso,

tú tranquila, sigue con lo tuyo

y yo me ocupo de lo mío, ¿va?

luciana: no sé, flaco,

me tienes muy desconcertada,

conste que tú fuiste

el que decidió

que nos casáramos, no yo.

[música]

roberto: y pase lo que pase,

tú y yo podamos estar siempre

juntos, mi niño, siempre.

mateo: ¿y nos vamos a ir a vivir

a la playa que dijiste

con tu esposa?

roberto: sí, a dónde sea

nos iremos a vivir todos juntos.

mateo: ¿y qué tal si como es

mi nueva mamá, me enseña a nadar

y juega conmigo?

roberto: así es, sí, claro,

ay, hijo, no sabes cómo quisiera

que estos dos meses pasaran

volando, te quiero mucho,

mucho, mucho, mucho--

venus: señor duarte, ¿me permite

unos minutos?

necesito hablar con usted.

apenas la reconocí a tiempo

cuando la vi, se ve

muy diferente a cuando

me presentó con ella

como si yo fuera su tía,

pensé que si ella lo ubicaba

como padre de mateo,

y si esto se convertía

en un escándalo, usted podría

perder todo el terreno ganado

para recuperar a su hijo.

roberto: de verdad muchísimas

gracias por no decirle nada,

doña venus, uno puede tardar

en conocerla, pero

definitivamente usted es

mucho más noble de lo que quiere

parecer.

venus: lo hago por su hijo,

que lo adora, no por usted.

roberto: de todos modos,

después de hoy no creo

que alicia insista en ver

a mateo, y a estas alturas

a mí me tranquiliza que yo sea

el único que pueda visitarlo,

doña venus.

venus: de cualquier modo,

ya falta poco para que se cumpla

el plazo y usted pueda recuperar

a su hijo, pero no olvide

que debe pensar en cómo decirle

la verdad a todo mundo,

señor duarte,

ese fue nuestro trato.

roberto: sí, sí, en cuanto pase

mi boda, voy a poner orden

en todo esto,

me pregunto si mi hijo podrá

acostumbrarse a otra figura

materna, doña venus.

venus: eso nunca es fácil

para un niño,

pero por lo inestable

que ha estado mateo

desde que está recordando

a su madre, sin duda su hijo

necesita que usted le dé

la oportunidad de tener

una nueva mamá a su lado.

roberto: no importa

lo que me cueste, yo tengo

que hacer lo mejor para mi hijo.

venus: estoy segura que se va

a esforzar en darle la mejor

vida posible a mateo,

sin importar los sacrificios

que haga, al final

es lo que un padre hace por amor

para ver feliz a su hijo.

luciana: bueno, si tengo

que compartir la iglesia

con mi primito adorado

y con lichicienta,

ni modo.

alex: ¿qué?

pensé que ibas a molestarte.

valeria: ay, nena, chiquita,

¿te sentís bien?

yo esperaba que armaras

semejante quilombo.

rafael: tu mamá y tu tía

no sabían cómo decirte.

luciana: pues ya lo ven, ¿eh?

como impredecible,

soy imprede--predecible.

beatriz: bueno, ahora solo falta

informarles a roberto y alicia

que las dos bodas se van

a celebrar el mismo día.

augusto: y en vista

de los acontecimientos,

la recepción tendrá que ser

en el mismo lugar,

sería absurdo hacerlo

en dos salones diferentes,

¿les hace sentido?

dafne: ay, sí, así sí va a ver

invitados y prensa en la boda

de mi prima, sino estaría

como sola, solísima.

augusto: ¿y roberto y alicia

no se supone que iban a venir?

luciana: ah, sí, no,

es que fíjate que mi novio

me dijo--

roberto: buenas noches, gracias,

buenas noches, luciana,

¿podemos hablar?

luciana: ay.

magos: pues ya sé que no está

padre andar en esta silla,

pero ya pronto vas a ir

a una terapia de rehabilitación

para que te compongas,

pero la verdad, patitas de hilo,

se siente supergacho

que por más que te busco

la cara, pues tú nada más

no quieras poner de tu parte.

ximena: no es que no quiera,

magos, es que no sé cuándo

me vas a volver a regañar

por nada, ¿yo cómo voy a saber

que ahora sí ya cambiaste?

magos: pues sí, pero pues--

>> ¿princesa?

pero qué coincidencia,

¿y a quién tenemos aquí?

a la mini princesa,

vengo a ofrecerte

otro "businesscito".

magos: mire, señor, yo creo

que eso ya estuvo suave,

ya quedamos a mano, ahí murió,

ni me debe ni le debo,

todos contentos y tan cuates

como siempre.

ximena: oye, magos, ¿y qué

business tienes con este señor?

>> ah, ¿no sabes, mi "little

princess"?

pues yo te voy a contar,

resulta que tenemos una mamá

pirata.

roberto: en realidad

vine a disculparme

por mi comportamiento, gauchita,

de verdad quiero hacer las cosas

de la mejor manera posible,

y para empezar, te traje algo

que te debía desde hace tiempo.

luciana: ah, ¿mi anillo

de compromiso?

roberto: bruja.

luciana: [grita]

yo pensé que me ibas a decir

que ya no te ibas a casar

conmigo.

roberto: no, eh, mira,

luciana de toledo y mondragón--

luciana: no, no, híncate,

híncate, es que siempre soñé

que fuera hincado, ay,

por favor, ajá.

roberto: luciana de toledo

y mondragón, yo de verdad

sí quiero empezar una nueva vida

contigo, quiero que tengamos

un matrimonio muy sólido,

algo que lo soporte todo,

aunque hay algo muy importante

que debo de contarte

el día de la boda.

luciana: ay, sí, sí,

no importa, lo que tú quieres,

me da igual, ay,

ahora tenemos que celebrar

que ya casi estamos casados,

pónmela, pónmela, pónmela.

roberto: sí, sí, luciana,

aquí, ¿verdad?

muy bien, muy pronto vas a ser

mi esposa, marido y mujer

para siempre, gauchita.

luciana: ay, ay.

nacho: mira, ya sé

que a ximenita ya le anda

por caminar, pero aunque sea

de a poquito, yo veo que ya

mueve más su piernita, ¿no?

y seguro con las terapias

se acaba de recuperar.

elsa: ay, a mí la que me tiene

muy sorprendida es la magos,

la veo como que le está echando

ganas a sacar adelante

a su hija, no, y hasta

de repente se me hace que es

otra.

nacho: no, yo todavía no sé

si sea un cambio de a de veras,

o nomás mientras le dura

el susto, ¿no?

del accidente,

pero ojalá que esta magos

ahora sí, no la de antes,

la de ahorita ya madure.

elsa: ay, pues ojalá, nacho,

véngase para acá, mi nachito

precioso.

nacho: ay, dios mío.

>> pues qué lástima

que ya no quieras seguir

en la vendimia, princesa,

eres tan buena marchanta

que ya hasta te iba a comprar

tu parche para el ojo,

pero bueno, tú te lo perdiste,

adiós, niña pirata.

magos: mira, ni te aguites,

para que pase...

este chavo pues es un hablador,

pero tú no le creas nada.

ximena: ay, magos, tú siempre

crees que yo no me doy cuenta

de las cosas.

magos: no, pues es que yo no sé

de qué cosas hablas.

ximena: ¿tú crees que no

me enteré que corrieron

a tu amigo gerry del trabajo

por andar con la piratería?

y ahora resulta que la pirata

eres tú, ni modo, así eres.

magos: bueno, pues esas cosas

son de grandes, y además

lo que ya pasó, pues ya pasó,

¿y sabes qué?

ya vamos a la casa.

ximena: tengo una mamá pirata,

tengo una mamá pirata,

tengo una mamá pirata.

luciana: ya viste qué anillo

más incre me acaba de dar

mi novio, ay, como lindo,

está lindísimo,

guau.

lichita: es casi tan bonito

como el que le robó al duque

de solferino.

luciana: si serás atorranta,

yo no me robé nada.

roberto: alicia, luciana,

por favor, estamos aquí

para ver lo de nuestras bodas,

¿no?

no para que discutan

y mucho menos en casa

de don augusto.

lichita: sí, es verdad.

luciana: ah, antes

de que se me olvide, flaco,

por causas de fuerza mayor,

nos vamos a casar el mismo día,

misma hora y misma iglesia

que mi primo alex y esta.

roberto: ¿qué?

lichita: ¿en serio?

ambos: ¿por qué?

lichita: ¿se imaginan?

no solamente iba a verlo

casarse, iba a estar

prácticamente ahí, junto a él.

beatriz: celebro que ninguna

de las dos parejas se oponga

a esta boda doble,

además por algo dios lo quiso

así, debemos acatar

los designios del señor.

luciana: bueno, lo que urge

que veamos es el salón

de fiestas, los vestidos

de las--de las damas,

el menú, el banquete

es importantísimo, todo tiene

que ser espectacular, que deje

boquiabierto, "patidifuso"

a medio mundo.

rafael: hija, no se trata

de deslumbrar a nadie,

se trata de que ustedes dos

sean felices.

luciana: ajá, sí, bueno,

y también habrá que pedir

la comida al mejor restaurante

de la ciudad, quiero miles

de flores por todos lados,

pero claro, sí,

unas que combinen

con mis ojazos, tíito,

¿estás ya de honor?

augusto: ah, sí, sí, claro,

como no.

dafne: pues no sé qué le ve

luciana a mi papá

que le cumple

todos sus caprichos.

augusto: ey, dafne, "stop".

dafne: ah, ok, ok,

yo solo decía, pero ya no digo

nada, nada.

valeria: vos porque estás

metido de lleno

en la candidatura de la api,

alex, por eso no te digo nada,

pero vos, roberto, por ejemplo,

¿no decís nada sobre tu boda?

roberto: yo estoy muy ocupado,

así es que se los dejo

a su criterio, confío

plenamente en ustedes.

augusto: ah, y a propósito

de tus múltiples ocupaciones,

roberto, ¿últimamente dónde

has estado, eh?

porque pareciera que a veces

simplemente te desapareces.

roberto: bueno, he tenido

algunos asuntos familiares

menores, don augusto,

pero ya sabe, ando de la api

a icónika, de icónika a la api,

de la api a casa, así,

en fin, le prometo tenerlo

más al tanto de mis actividades

de aquí en adelante.

augusto: ok, ok.

bueno, ¿y qué?

¿no vamos a brindar, eh?[música]

elsa: como quiera que sea,

vamos, nachito, ahí la llevamos,

digo, tampoco es que vayamos

a ser ricos, ¿verdad?

pero--¿qué pasó, magos?

¿ya se durmió la ximenita?

magos: ay, pues aunque sea

se acomodó a descansar,

que ya es algo,

pero ¿qué decías de hacernos

ricos?

a poco ya despegó el cafecito.

nacho: pues ahí la llevamos,

¿sabes?

tu mamá y yo nos hemos sobado

bien y bonito el lomo

todos los días, pero vale

la pena, ¿verdad, vieja?

elsa: claro que vale la pena,

pero también cuenta que la magos

nos ha echado la mano.

magos: ¿qué húbole?

elsa: ahora que ximenita

se acaba de recuperar,

ya vas a poder pasar más tiempo

con nosotros ayudándonos

a atender a la gente, ¿verdad,

mi hija?

magos: híjole, pues ahí,

¿quién sabe, jefa?

porque mira, yo sigo

con que quiero hacer algo

más acá, donde haya chance

de crecer y como la lichita

me dijo que igual y me ayuda

a estudiar, aunque sea

una carrerita corta, pues...

pues uno tiene que aprovechar,

¿no?

nacho: pues lo de estudiar

yo lo veo pelón, ¿no?

ahora, de que te andes

aprovechando de tu hermana,

eso sí te lo creo,

para que veas.

elsa: ah, qué, la chicharra,

ya se habían tardado los dos

en picarse la cresta,

mejor vamos a echarle ganas

al cafecito, y si nos sigue

yendo bien, a lo mejor

ya no necesitamos la ayuda

de lichita y así ya no

la molestamos.

magos: ay, ni hables

de mortificarte, jefa,

al fin que de todos modos,

pues eso quedaría en familia,

digo, como el changarro

se abrió con tu lanita, jefa,

pues a ti, jefa,

ni que hablara con todo

el gusto de apoquina.

nacho: mírala, mírala,

pero no.

elsa: ya, cálmense.

luciana: mi vestido está incre,

aunque bueno, le faltan

unos ajustitos, ¿verdad?

pero es mucho más lindo

que el que usó la trompuda

esta...

¿cómo se llama?

ay, ¿quién era?

ay, sí saben, ay, ya,

la angelina.

valeria: ah.

beatriz: y tú apenas vas

a verlo a tu vestido de bodas,

alicia, no debiste haberlo

dejado para el último minuto,

pero bueno, mañana nos vemos

en la casa de una vez

y dile a tu mamá que vaya,

que está cordialmente invitada.

lichita: muchas gracias.

augusto: si alicia no ha podido

ver lo de su vestido, mujer,

es porque está súmamente ocupada

en icónika, ¿mm?

su carrera ha despegado

vertiginosamente, ella está

a cargo de muchas campañas,

los clientes quieren que ella,

solamente ella, se encargue

de sus marcas, y es

que desde que se comprometió

con alex, alicia se volvió

digamos...

popular.

alex: sí, pero ella se ha

esforzado mucho.

lichita: usted sabe,

don augusto, que desde que entée

a la agencia, he trabajado

muy duro para llegar

a donde estoy ahora.

augusto: cómo no, cómo no.

luciana: bueno, ¿y qué me dicen

de mi novio?

también recién entró

a la agencia y tiene

un puestazo, ha logrado cosas

superincre, yo le auguro

un futuro de súper guau.

rafael: y con eso también

desde que se comprometió

contigo, ¿no?

valeria: ay, por favor,

qué cosas decís, rafael,

el chico es muy emprendedor,

miralo.

beatriz: ¿por qué mejor

no brindamos, sí?

lichita: sí, doña beatriz,

permítame proponer un brindis

por luciana y roberto.

luciana: ay, sí, sí,

por nuestra felicidad

y que nuestra vida como feliz,

sea felicísima, salud.

todos: salud.

gumaro: chalas, camarada,

eso de la entrega del anillo,

pues, ni yo me lo esperaba.

roberto: yo lo que no vi venir

ni en mis peores sueños

fue ver a alicia brindar

por mi felicidad, pero bueno,

luciana quería su anillo, ¿no?

ya lo tiene.

gumaro: pensar que en una

de esas igual y lo que ella

le guste, es fugarse a otro país

con la piedrota, no sería

la primera vez, mira, se fuga,

se lleva el anillo y asunto

arreglado.

roberto: y para acabarla mal,

mientras me esté casando

voy a tener la desgracia de ver

cómo la mujer de mi vida

se casa con otro.

gumaro: pues entonces

no te cases, camarada,

si sabes que te estás poniendo

la soga al cuello, neta no seas

menso.

roberto: no, gumaro, yo tengo

que poner buena cara,

hacer lo posible por enamorarme

de luciana y con el tiempo

ir sacando a alicia

de mi corazón, eso es

lo que tengo que hacer.

gumaro: ay, sí, o sea,

un clavo, sea cuatro clavos,

no, pero con la neta chava,

¿para qué quieres un segundo

clavo, camarada?

ya, trata de hablar con alicia,

no seas terco.

roberto: eso ya no tiene

ningún caso, ella está

más que decidida a casarse,

nuestros caminos

ya se separaron, no hay manera

de que pueda volver a haber algo

entre nosotros, ¿eh?

no hay manera.

gumaro: espérate.

roberto: no me espero nada.

gumaro: camarada, ven para acá.

[música]

sandra: a ver, a ver,

ah.

augusto: stop, stop,

ahora no tengo tiempo,

me esperan en la api.

sandra: ¿vas a la api?

entonces, ¿no te vas a quedar

a la presentación del primer

corte del spot de oki oki?

va a estar la chica

de mercadotecnia.

augusto: y para eso estás tú,

haz tu trabajo, además

las japonesas no son mi tipo,

y de icónika u.s.a. después

hablamos.

sandra: ay, dios mío,

desde que lo negociaste,

no has hecho más que darle

vueltas al asunto,

estás muy misterioso,

pero en fin, si ya esperé

diez años contigo,

no importa esperar un poquito

más, ¿ya le comentaste algo

de eso a beatriz?

augusto: no tengo tiempo,

hablamos después.

>> tú eres bella

por dentro y por fuera,

y tu maquillaje acentúa

tu belleza, nueva colección

oki oki jin sei,

porque tu belleza nace

del corazón.

lichita: bueno, pues este es

el primer corte del comercial

para la introducción

de la marca oki oki jin sei

en méxico, falta algo

de postproducción y algunos

detalles, pero pues me parece

que habla por sí mismo,

¿opiniones?

elías: fantástico,

hasta me dieron ganas

de maquillarme.

[ríe]

luciana: o sea, ¿eso es todo?

¿tanto trabajo para eso?

no, a ver, hubiera hecho

una película.

sandra: bueno, ya era hora

de que estuviera listo

este proyecto que lleva

mucho tiempo en nuestras manos.

lichita: sí, así es,

lo empezó roberto duarte,

luego lo tuvo luciana

y finalmente yo lo terminé.

>> el señor matsumoto me contó

que tú lo convenciste

de llevar la marca en un karaoke

y luego en un festival escolar.

elías: y desde aquél karaoke,

recuerden dónde estaban,

y ahora vean hasta dónde han

llegado, no sé si felicitarlos

o compadecerlos.

sandra: bueno, a ver, opiniones,

¿qué les pareció el video?

roberto: eh, yo lo veo

muy bien, licenciada,

perdón, ¿por qué no dejamos

que la representante de la marca

nos diga cómo lo vio?

>> me encanta, has separado

los story boards que me envió

la gente de mi jefe,

¿puedo llevarme una copia?

sandra: sí, sí, claro,

por supuesto.

chuchette: y ya le digo,

al fin conocí a la esposa

de néstor, bueno y yo que juraba

y perjuraba que era gay--

[grita]

jefe, jefe.

augusto: ¿qué pasó, qué pasó?

chuchette: seguro su esposa

le dejó plantada este besote

en la camisa, mire, tome,

bueno, aunque usted venía

de icónika, ¿no es cierto?

y doña beatriz no estaba allí,

y...

ay, jefecito, voy a desaparecer

el beso de su camisa

y asunto olvidado,

y por mí no se preocupe,

soy una toma, mire.

augusto: venga, venga,

sígueme contando de la agencia,

quiero como siempre tu reporte

puntual.

chuchette: pues aunque hace

mucho no nos veíamos, señor,

pues no hay mucho que contar,

más lo que ya sabe,

lo de néstor, que ya regresó--

augusto: sí, sí, cuéntame algo

que yo no sepa.

chuchette: no, pues,

vine emocionada con las bodas,

y bueno, ojalá que ahora sí

roberto se porte seriecito

y ya no ande de juguetón.

augusto: ¿de juguetón?

de juguetón, a ver, ven acá,

¿por qué estás diciendo

de juguetón?

>> por cierto,

el señor matsumoto me pidió

que te felicitara

muy especialmente de su parte

por lo de tu boda.

lichita: muchas gracias, sí,

me voy a casar muy pronto.

luciana: yo también,

y dile a don matsu

que muchas gracias

por acordarse, que qué lástima

que no esté en mi boda,

pero que en mi mesa de regalos--

sandra: qué bueno que le gustó

el avance de la campaña,

por favor, mande nuestros

saludos a su jefe,

ahora, gutiérrez, supervisa

que el comercial quede

totalmente terminado

para el aire y que nos den

la autorización final

para enviarlo a los medios,

con permiso.

néstor: oyuki, te acompaño,

no te vayas a perder,

o a tropezar,

o a encontrar a alguien

por ahí, oyuki, adelante.

lichita: roberto, ¿podemos

hablar un minuto?

esto es lo que le diste

a mis papás para que le rentaran

el local, fue muy noble

de tu parte pero no tenías

por qué cargar con esa deuda,

ahí está tu dinero.

roberto: ¿para esto querías

hablar conmigo?

¿para pagarme?

lichita: claro, tú y yo

no tenemos ninguna otra cosa

personal que tratar,

los dos estamos a punto

de casarnos y de empezar

una nueva vida, y pues

por lo mismo lo mejor

es mantener la distancia

que hay entre los dos.

roberto: alicia, tú ya tienes

el puesto que querías,

el reconocimiento

de los clientes, ¿qué sigue?

¿qué más quieres ahora?

¿vas por el puesto de sandra

o ya directo quieres ser

la dueña de icónika?

porque son los únicos

dos puestos que te faltan,

¿o qué vas a conseguir

después de que te cases?

lichita: ¿y tú qué tanto buscas

con tu matrimonio?

¿quieres enamorar a luciana

para llegar a ser presidente

de la api o quedarte

con icónika?

¿o--o para qué sigues

jugando con esto, roberto?

[música]

[música]

chuchette: pues por aquél

jueguito que armó luciana,

para que roberto enamorara

a lichita y resultó que--

ay, qué bruta soy,

ay, si alicia se va a convertir

pronto en su nuera,

perdón, perdón,

pero eso me pasa por ser

tan comunicativa, discúlpame,

jefazo, yo pensé que usted

ya sabía eso, pero es que--

augusto: shh, stop, stop,

a ver, dame más detalles

de eso--mi camisa, no puede ser.

chuchette: no, nada, nada,

solo fue una broma,

se suponía que roberto

andaba tras los huesitos

de alicia, pero pues bueno,

era pura carrilla, nada,

en serio, jefazo, hablaba

abusada nada más, ay,

ay, qué raro,

no se le quitó, ay.

augusto: ay,

ah, con que roberto fingió

estar enamorado de alicia.

lichita: ¿cómo puedes decir

que no dependes de nadie

si tú entraste aquí

porque te robaste mi trabajo?

¿no te parece demasiado descaro?

roberto: te guste o no,

en muy poco tiempo me gané

la confianza de don augusto

y eso no me lo regaló nadie,

eso no se lo robé a nadie,

alicia, ¿y tú, cuántos años

estuviste aquí sacando copias?

digo, porque antes de conocer

a alex, ningún cliente

te hubiera confiado alguna

campaña y tú lo sabes.

lichita: ¿de veras crees

que sin alex yo no hubiera

logrado nada?

roberto: lo que veo

y lo que creo es que tu puesto

depende nada más de ser

su prometida,

los han promocionado

como la pareja perfecta,

tu carrera en la publicidad

no se basa ya en tu talento,

se basa en que te cases o no

con alex, alicia.

lichita: eso no es cierto,

y aunque todo esto sea

para cubrir su vida privada,

alejandro es mi amigo

y yo nunca traté de engañarlo,

y tú sí, tú sí fuiste capaz

de decirme hasta que me querías

mientras te ibas a la cama

con luciana con tal de que nadie

te sacara de icónika.

roberto: en lo único que tienes

razón es en que luciana y yo

sí tuvimos una relación

de hombre y mujer, y si ya

funcionamos como pareja,

al menos nuestro matrimonio

sí se puede convertir

en un amor de verdad, ¿no?

lichita: hagas lo que hagas,

yo voy a estar aquí en icónika

para ver hasta dónde eres capaz

de llegar.

roberto: yo digo lo mismo de ti.

chuchette: galanes, ¿qué?

¿hay junta de galanes

y este bombón no fue requerido?

eso me pasa porque fui a ver

a un cliente, pero ¿qué creen?

la chamba es la chamba.

néstor: sí, chuchette,

ya conocemos esa chamba,

nos estábamos poniendo

de acuerdo

con lo de las despedidas

de soltero, que va a ser

la nocha antes de las bodas,

con eso que son dos...

chuchette: pues qué bueno,

pero yo paso de organizar

la despedida de solteros,

yo no hago ese trabajo.

néstor: ni te preocupes

por eso, nosotros ya nos estamos

poniendo de acuerdo y estamos

planeando unos cuentos subidos

de tono, ¿verdad?

braulio: sí, sí, ¿no vas a venir

acompañado de tu esposa?

néstor: no, no creo que quiera

venir, además alguien tiene

que cuidar a los niños, ¿no?

ya sabes, esa noche puedes

tenerme para ti solita.

chuchette: ay, de veras,

¿cuántes veces tengo que decirte

que antes muerta que contigo?

elías: entonces, ¿con quién,

chuchette?

¿con el nunca bien ponderado

braulio?

chuchette: eso es algo

que no les incumbe.

gumaro: ay, gumaro,

al rato le pones aceitito

a las llantas de tu purito,

ahí está, ahí está, chales,

¿por qué no hacen unas calles

parejitas?

¿por qué no piensan en uno?

ahí está, ahí está.

rafael: y parece que ya hay

un comprador interesado.

valeria: ¿sabés qué, mi amor?

yo todavía no me hago la idea

de perder esa mansión,

es que es un lugar

en el que tengo tantos

recuerdos, ahí creció

nuestra hija,

tantas veladas, tan--en fin,

qué se yo.

rafael: valeria, tienes

que hacerte a la idea,

en cuanto me informen

de los avances, podremos ir

a buscar casas a san miguel

de allende.

valeria: y también en cuanto

se consolide lo de la venta,

me gustaría traer nuestras cosas

a méxico, ¿sí?

bueno, las pocas que nos quedan

pero lo que yo quiero

que conservemos, por favor.

rafael: sí, sí, así lo haremos,

te prometo que vamos a vivir

muy bien en san miguel,

ya lo verás.

augusto: ahora comunícame

a la inmobiliaria que está

vendiendo la mansión

de mi hermano en buenos aires,

ajá, muy bien, ojalá todos

mis empleados fueran

tan eficientes como tú,

imagino que tu eficiencia

no da como para que sepas

qué hora es en buenos aires,

¿o sí?

>> dos horas más, don.

augusto: sí, bueno, habla

el comprador de la mansión

de rafael toledo y mondragón,

sí, solo quería saber cómo van

los trámites, es que me urge

que esa propiedad pase

a mi nombre en cuanto antes, sí.

no sabe todo lo que pienso hacer

con ella.

sí.

>> y después del numerazo

que se aventó la señora vidal,

ahora que se reanuden

las audiencias estoy segurísimo

de que este caso lo vamos

a ganar, el juez no tiene

por qué negarte a tu hijo.

roberto: ¿y para cuándo me podée

llevar a mateo a vivir conmigo?

>> pues en cuanto termine

el juicio, o sea, ya ni siquiera

tendrías que esperar

lo que falta del plazo original.

roberto: es que te juro

que me lo dices y--y no lo puedo

creer, de verdad, no sabes

lo que significa para mí

tenerlo conmigo lo más pronto

posible, muchas gracias,

de verdad, muchísimas gracias.

lichita: mamita.

elsa: ay, mi hijita.

lichita: hola, pa,

¿lista ya para irnos a ver

lo de mi vestido?

nacho: ¿a poco tu suegra

ya las está esperando?

lichita: bueno, no, todavía no,

pero por eso es que me vine

temprano, para no llegar

apurada, es que la boutique

de novias está bien lejos.

elsa: pero todavía vamos

con buen tiempo, hijita,

mejor ven, siéntate un ratito,

porque alguien vino a echar

una platicadita contigo.

lichita: ¿conmigo?

gumaro, qué sorpresa.

gumaro: ¿cómo estás?

lichita: hola,

¿y cómo llegaste?

¿qué, te trajo tu hermano?

gumaro: no, hombre,

qué mi hermano ni qué nada,

no, ahí me encontré un taxi

que me levantó con todo

y mi carcacha, pero pues eso

no importa, la neta vine

para... ¿cómo se llama?

para hablar muy seriamente

contigo, porque necesito

contarte la verdad

que no te ha querido decir

roberto.

Cargando Playlist...