null: nullpx
Cargando Video...

Antes Muerta Que Lichita Capítulo 40

16 Abr 2020 – 08:00 PM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

[música]

lichita: el reto es crear

una campaña en torno

a la importancia de la belleza

interior como fuente principal

de la belleza exterior,

destacar con ello el rol

de okioki jinsei, con chicas

luciendo bellas y muy naturales

en diferentes contextos

siempre asociando a la marca

a la figura de un corazón.

sandra: perdón, perdón,

seguramente hay un error.

esto no tiene nada que ver

con lo que presentamos

la vez anterior.

mire, vamos a hacer una pausa,

vamos a retomar el tema--

>> el señor matumoto

quiere que la señorita prosiga.

sandra: ah, ok.

gutiérrez, prosiga.

luciana: ay, a esta

exhibicionista ya le gustó

eso de encuerarse en público.

lichita: este es el corazón

de las consumidoras.

un corazón latino que busca

ser conquistado por japón

a través de okioki jinsei.

>> está buenísimo, ¿eh?

mejor que el de ayer

y el de anteayer.

pero con tanto café no voy

a dormir, güey.

vanessa: ay, qué falta

de confianza.

ay, bueno, ¿cómo crees?

>> bueno, déjame decirte

que me sorprende tanta

amabilidad de tu parte

porque la neta es que aquí

en icónica todos son como

especialitos, ya sabes.

vanessa: ay, pues, ni te fijes.

yo lo hago porque la neta

cuando te encontré por acá,

pues, como que me acordé mucho

de la prepa y de todo el relajo

que echamos, ¿tú no?

>> no, digo, la neta

es que no, y no me la pasé mal,

pero así como que acordarme

de algo, algo, algo, pues, no.

vanessa: ¿de nada, de nada,

de nadita, de nada?

ay, a poco no te acuerdas

de alguito por ahí que hicimos.

>> mm, un trabajo en equipo.

no, no creo porque ni siquiera

íbamos en el mismo grupo, ¿no?

e

latinoamérica, a través

de méxico, recibe con el corazón

a okioki jinsei celebrando

la doble belleza de la mujer

latina.

[aplausos]

ambos: [hablan en japonés]

>> el señor matsumoto

está encantado, fascinado.

dice que esta nueva propuesta

es mucho más original

que la anterior.

que es más humana y que celebra,

¿qué? ¿luciana?

luciana, luciana.

luciana: ya, sí, sí, sí, sí,

dígame.

>> que celebra que luciana

ya no sea la directora creativa

de la marca, sino la señorita

alicia, que le ha dado un vuelco

maravilloso a la campaña.

augusto: señor, matsumoto,

me alegra que usted esté

satisfecho.

icónica siempre se esmera en dar

lo mejor a sus clientes.

matsumoto: arigato.

>> muchas gracias.

[habla en japonés]

>> claro, güey, como olvidar

eso, el pobre chavito quedó

metidísimo en la canasta

de basquet, ¿te acuerdas?

vanessa: ajá, ahí estaba yo.

¿no que no te acordabas de nada?

>> bueno, es que cómo olvidar

eso, ¿no?

sí fue inolvidable.

oye, pero ¿quién fue el que lo

subió a la canasta, eh?

vanessa: ay, pues, el chanclas.

>> el chanclas, claro,

fue el chanclas.

pero ¿el chanclas no era

tu novio o algo así?

vanessa: ay, él quiso, él quiso,

él quiso.

bueno, pero creo que ya

terminaste, así que me voy

a llevar tu vasito--

ay, perdón, qué mensa mi caída.

>> ¿estás bien?

vanessa: sí.

¿y esta?

>> ah, eh, las presento,

magos, vanessa, ella

es mi novia.

augusto: señor matsumoto,

que tenga usted un muy buen...

viaje, y queda pendiente

lo del golf.

masumoto: [habla en japonés]

>> el señor matsumoto

le dice que con gusto,

que será en otra ocasión.

pide que lo mantenga al tanto

con los ajustes de la campaña

a través de la persona

que el designará para el mercado

latino.

augusto: ¿cómo no?

lichita: señor matsumoto...

[habla en japonés]

matsumoto: muchas gracias,

señorita...

[habla en japonés]

ah--usted ha robado mi corazón.

lichita: [ríe]

matsumoto: muchas gracias.

arigato.

lichita: arigato.

>> muchísimas gracias.

matsumoto: arigato.

augusto: muchas gracias.

matsumoto: arigato.

augusto: muchas gracias.

sandra: dioses, esta vez sí

te volaste la barda, gutiérrez.

eres una insolente,

una insubordinada.

¿cómo te atreves a pasar

por encima de mi autoridad

poniendo en riesgo toda

la agencia?

lichita: ¿cómo me atrevo?

pues, así como lo vio,

licenciada.

¿qué no quería chispa, no quería

autenticidad?

bueno, pues, ahí la tiene, ¿eh?

nacho: no, parece que sí

hala bien la cafetera esta, ¿no?

no, no, no se ve que tenga

ningún detalle, aunque sea

de segunda mano, ¿no?

elsa: ay, qué bueno, mi nacho.

eso me quita un peso de encima.

nada más falta que llegue

el proveedor del café a traer

nuestro primer pedido

para empezar a calarla.

ay, eso y agarrarle el modo

a eso de los capuchinos.

nacho: no, pero no había ninguna

necesidad de llamar

a un proveedor, cuando yo puedo

ir personalmente a donde sea.

pues, ¿qué? ni que estuviera

yo manco o cojo para no poder

cargar, pues, oye.

elsa: mira, ahí viene, nacho.

nacho: bienvenido a este

su café de--de--

>> ¿la señito elsa lópez?

elsa: sí, soy yo.

>> aquí le traigo su primer

pedido.

oiga, no sea malita, regáleme

su firma aquí, por favor.

elsa: claro que sí, con mucho

gusto, joven.

>> ¿cómo ve, compa?

¿verdad que le está quedando

bien bonito su café

a la dueñita, no?

nacho: ¿compa?

pues, primero me traigo un hijo.

sandra: a mí no me gustan

las sorpresas de última hora,

gutiérrez.

que te quede muy claro

que tú no te mandas sola.

yo debí haber estado enterada

de todos estos cambios.

roberto: disculpe, licenciada,

yo sí sabía de la nueva

propuesta, pero lamentablemente

no me dio tiempo

de comentársela.

sandra: duarte, no te confundas,

debiste buscar el momento

para decírmelo.

augusto: sandra, no volverá

a suceder.

duarte, felicidades por esta

iniciativa.

y tú, niña.

sí, sí, sí, tú, tú, ¿mm?

felicidades, tienes talento.

lichita: gracias, don augusto.

augusto: eso es todo.

sandra, a mi oficina.

>> sinceramente te felicito,

alicia.

ahora sí estás demostrando ser

toda una directora creativa.

por los demás no te preocupes,

sorpréndelos, siempre será

mejor eso que decepcionarlos.

ustedes dos vengan conmigo.

luciana: cada día aborrezco

más a la botada.

chuchette: ¿qué crees? yo igual.

roberto: creo que tenemos

que hablar.

vanessa: ay, no manches,

es que esa de la chava sí

no me la esperaba, jerrys.

ahora voy a ver cómo le hago

para que no se me cebe mi plan

con el güero.

jerry: pero, pues, si el chavo

tiene novia.

lo que tú querías ya lo hizo

la magos.

si la güera le llegó primero

que tú, pues, no, ¿qué la vas

a espantar o qué?

vanessa: ¿por qué no?

jerry: pues, ¿cómo que no?

>> niña, ¿se puede saber

por qué no estás

en la recepción?

vanessa: ah, es que fui donde

la reina vasola.

>> yo lo que veo es que

estás platicando en el pasillo.

te quiero en tu lugar ahorita,

¿eh? sin excusa ni pretexto.

ándale.

vanessa: sí, doña.

sí, sí, sí, doña.

jerry: ¿un cafecito?

>> cafecito.

roberto: mi problema no es

la nueva propuesta, sino que

tú decidieras cambiar toda

la campaña sin decirme

una sola palabra.

porque eso que presentaste

te llevó tiempo hacerlo, ¿eh?

no me vas a salir con que fue

uno de tus famosos impulsos,

¿verdad?

lichita: no espero que me

entiendas, pero era algo en lo

que yo me tenía que arriesgar.

roberto: pero también me pusiste

en riesgo a mí, alicia.

lichita: es que notienes por qué

preocuparte si no te va a pasar

nada.

de todos modos, gracias

por decirle a la licenciada

que sí lo sabías.

pero ¿lo hiciste para ayudarme

o por quedarte con el crédito

de mi idea, mm?

roberto: voy a hacer de cuenta

que no dijiste eso.

si algo no me puedes reclamar

es que no te haya apoyado

y por eso mismo no entiendo

por qué no confiaste en mí

para decirme que la presentación

la habías cambiado, alicia.

lichita: ¿en serio me vas a

decir que te sientes traicionado

y que aquí eres el único

que has sentido eso?

roberto: estamos hablando

de trabajo, alicia, ¿sí?

no mezcles las cosas, no te

vayas por otro lado.

lichita: pues, yo no sé

lo que estás pensando tú, pero

yo también hablaba de trabajo,

y sabes perfecto a qué

me refiero.

roberto: te guste o no,

acuérdate que sigo siendo

tu jefe.

así que te exijo que no vuelvas

a hacerme un solo cambio

en una campaña.

lichita: como tú digas, jefe.

roberto: últimamente estás

cambiando mucho, alicia.

lichita: y no te imaginas

lo que me falta todavía

por cambiar.

roberto: ¿qué quieres decir

con eso?

lichita: nada, y si quieres

que me disculpe por lo que hice,

está bien, me disculpo.

tengo que trabajar.

roberto: y lo peor de todo

es que esta mujer cada día

me gusta más.

y, mira, que me he esforzado

en ir poniendo mi distancia

con ella.

gumaro: queda comprobada aquella

sabia frase que dice que

a los hombres nos gustan

canijas, y entre más canijas

mejor, más nos gustan.

roberto: no, gumaro.

todavía no sé cómo, pero me

tengo que sacar a alicia

del corazón y de la cabeza.

tengo asuntos más importantes

en mi vida.

oye, ¿qué averiguaste con tus

cuates sobre el asunto de álex?

gumaro: mi man es palomero,

camarada.

me dicen que no les ha caído

ningún carrasco ni pa' vender

ni pa' desvalijar, bueno,

ni pa' irse a dar un bote,

pa' que me entiendas.

y mira que ellos se enteran

de todo, camarata.

roberto: ni siquiera hablaba

de eso.

gumaro: en una de esas, pues,

el ratero lo tiene escondido,

¿no?

como no hay ni denuncia ni nada.

pues, el muy papaloide podría

andar acá paseándose en la nave

y ni quien lo detenga porque,

pues, no está reportada

como robada.

roberto: sigo sin entender

por qué álex no quiso reportar,

¿no?

gumaro: pues, algo más ha

de haber pasado.

aparte, claro está del bonito

revolcón acá entre tu licha

y el chavo.

lo digo con todo respeto.

roberto: bueno, ya, cállate.

gumaro: oh, bueno, ya.

roberto: ¿no te puedes callar?

gumaro: pues, de poder sí puedo,

de querer no quiero.

me gusta molestarte.

la verdad sí eres carne

de cañón, siempre caes.

álex: entonces, ¿no va a bajar

luciana para cenar?

>> mi nena se encerró

en su pieza, y no sé por qué,

pero llegó bufando, ¿viste?

como los animales, de muy pésimo

humos, y vos sabés cómo se pone.

bueno, ustedes saben.

muy temperamental salió

la chica.

augusto: en esos casos, lo mejor

es siempre dejarlas solas.

qué bueno que los veo, familia,

porque les anticipo que mañana

salgo de viaje muy temprano.

>> ah, ¿otra vez?

augusto: ajá.

>> ¿y cómo te fue hoy

en icónica?

augusto: bien.

ah, la novia de tu hijo.

ay, ¿cómo se llama esta--?

tu novia hijo.

álex: alicia, alicia.

augusto: alicia hizo

una presentación muy buena.

tiene talento la niña,

tiene talento.

dafne: guau, qué padre.

además, la extraño muchísimo

y se me antoja muchísmo verla.

álex: oye, dafne, y la prepa,

¿cómo va?

dafne: ay, equis.

roberto: según don augusto,

álex y alicia llegaron

a la mansión en taxi.

ambos: en taxi.

gumaro: ah, no, no, olvídalo.

eso debe estar cañado, o sea,

¿cómo vamos a dar con el taxi

que los llevó en una ciudad

de chime--cientos millones

de habitantes?

roberto: no, no, no, espérate.

yo conozco un taxista

que segurito sabe qué taxis

toma su hija y en qué sitio.

gumaro: nacho.

nacho: san pianpianito, pero

le vamos avanzando y ya casi

acabamos, ¿qué,

usted cómo la ve?

roberto: no, pues, ya

prácticamente están listos.

me da mucho gusto ver todo

lo que le han avanzado al local.

pero, además de pasar a

saludarlo, don nacho, vengo

a pedirle su asesoría

de experto.

nacho: caray, ¿experto en qué

o qué?

roberto: es que no siempre

hay dónde estacionar el coche

en icónica y creo que sería

mejor llamar a un taxi,

pero quiero que sea un taxi

seguro de eso que no atropellan

a nadie, ¿eh?

y que no quede tan lejos,

¿tiene alguno en especial

que me pueda recomendar?

nacho: hombre, pues, claro

que sí.

vino usted con la persona

correcta, mire, hay uno donde

yo a veces le trabajaba

con mi carrito.

tienen veintitantos años

de servicio, carros limpios,

seguros y 24 horas, ¿eh?

¿quiere usted el número?

roberto: no, por favor.

nacho: ah, présteme.

roberto: y dice que los de ahí

son de toda su confianza,

¿verdad?

nacho: no, hombre, con decirle

que yo, como jefe de familia,

le tengo prohibido a mis hijas

y a mi mujer que agarren taxi

en la calle o que le hablen

a otro sitio, ¿eh?

aquí tiene.

roberto: muchas gracias,

don nacho, muchas gracias.

luciana: la cenicienta,

aparte de guapa tiene un gran

sentido del humor,

y además es una heroina

por haber salvado

a macario santillana.

no puede ser.

chuchette: ay, sí, mira, lo que

dice: "la heroina más bella

del año".

luciana: la mato, chuchette,

te juro que ahora sí la mato.

gumaro: ¿qué ondas, carnal?

este--oye, una pregunta,

¿no has visto a estas personas?

¿no, que hayan venido?

>> para nada.

gumaro: este--le vamos

a preguntar acá a tus compas,

¿sí, sí?

>> bueno.

gumaro: órale, gracias.

carnal, carnal, carnal.

roberto: ¿no has visto a estas

personas?

gumaro: estas personas.

pero velos bien.

roberto: velos bien, hombre.

>> no.

gumaro: gracias.

este--

roberto: hola.

gumaro: [ríe]

¿qué onda, carnal?

oye, ¿no has visto a estos?

>> sí, sí.

gumaro: ¿en serio, mano?

luciana: tan buena,

tan simpática, tan buena hija,

novia ejemplar.

son pavadas.

chuchette: au, cálmate, mi lucia

dorada. ay, no te vaya a dar

una her por la furia y te vaya

a dar una parálisis facial.

luciana: estoy segura de que

esa trepadora debe de tener

cola que le pisen

¿cómo de que no?

todo el mundo la tiene.

chuchette: ¿tú crees?

pero, pues, si ya conocemos

a su familia y es equis.

licha se la pasa aquí

o en su departamentucho.

con el novio haciendo, ay,

delicia, cosita.

luciana: como segura, estoy

segurísima.

esa atorranta debe de tener

un lado obscuro y lo voy

a averiguar.

claro, con tu apoyo porque

me tienes que ayudar.

ay.

ay.

>> señores, ustedes deben

de entender que yo no les puedo

dar ninguna información

por políticas del hotel

y seguridad de nuestros

huéspedes.

gumaro: ajá, pero ¿qué pasa

si le digo que aquí mi compañero

y yo estamos investigando

un crímen?

¿no, pareja?

roberto: así, es pareja.

y supongo que usted no quiere

interferir con la justicia

o que se arme un escándalo

que lo comprometa.

>> no, por suspuesto que no.

gumaro: ajá.

roberto: ¿lo ha visto?

>> sí, efectivamente

ese joven se hospedó aquí,

pero al parecer algo pasó

porque su acompañante se fue

primero en el coche

en el que llegaron.

gumaro: ¿ya ve cómo hablandito

se ve más bonito?

roberto: ¿y qué pasó después?

>> que ya luego después

de un rato, salió el joven,

el de la foto.

se fueron en su carro.

iba solo y en calzones.

roberto: no, no, no, eso no me

checa, ¿eh?

¿es ella la persona que

acompañaba al sujeto?

>> no, por supuesto que no.

gumaro: mírala bien.

no te hagas.

>> no, le digo que no puede ser.

la persona que acompañaba aquí

al joven era un hombre.

ambos: ah--

¿qué?

>> un hombre.

augusto: afortunadamente

allá cuento con alguien para

cuidarme las espaldas.

draco: sí, don.

augusto: no me refiero a ti,

draco.

quiero decir que en nuestro

negocio cada vez manejamos

más dinero, digamos, difícil

de justificar, ¿no?

y por cualquier eventualidad,

pues, no sé, que ocurra algo

no planeado en nuestras

transacciones, estoy empezando

a involucrar a alguien que nos

puede servir como

chivo expiatorio.

él no tiene la menor idea

de lo nuestro.

y si algo llegase a pasar,

a él será quién se lo cargue

el payaso.

[ríe]

lichita: ahí está su mugre cd

que cambiaron por el mío.

pero no les salió eso

de arruinarme la presentación.

y de todos modos ya cambié

la chapa de mi oficina

para que no vuelvan a entrar.

luciana: a ver, y métetelo

en tu cerebrito, no vuelvas

a entrar así a mi oficina,

a nuestra oficina, sin tocar.

lichita: como tú digas.

luciana: órale.

¿o qué la--?

lichita: y se me olvidaba.

luciana: bueno, ¿qué no

entendiste?

lichita: oralmente ya te

asignaron un nuevo lugar.

luciana: vaya, ya era hora.

lichita: no, luciana,

a chuchette.

esta oficina se queda para ti

y chuchette se va a un cubículo.

chuchette: ¿yo, yo a un

cubículo? bueno, ni cuando

empecé en icónica, a ver,

¿qué les pasa?

luciana: cálmate, no hagas

coraje porque, fíjate,

es que los corajes

son bien malos, sobre todo

para la piel, y tú ya de por sí

la tienes bien reseca.

chuchette: ay.

gumaro: camarada, el álex está

engañando a alicia con un tipo,

¿no?

ahora, si ella no está enterada

de los enjuagues de álex,

entonces, ¿por qué vino por él?

igual y hasta se pusieron

de acuerdo, camarada.

roberto: no, no, no, no creo

que ella se preste a ser

tapadera de nadie.

además, aunque me duela decirlo,

yo mismo los he visto

juntitos, muy juntitos,

y no una, varias veces.

gumaro: espérate, espérate,

camarada, a ver, calma

tus ímpetus antes de hacer

una tarugada que ultimadamente

todavía nos falta, uf,

desenredarle un chorro de madeja

a la cosa esta investigativa

como pa' que ya estés sacando

tus conclusiones, ¿no?

luciana: ni estés tan segura

de ti, lichicienta porque

de mi cuenta corre arruinarte

tus absurdas y patéticas

aspiraciones socialités.

vas a ver.

lichita: ni cuando anduviste

con roberto te pusieron tanta

atención como ahora nos ponen

a tu primo y a mí.

¿y sabes a quién se lo debo?

a chuchette.

nada de esto hubiera sido

posible sin el excelente

trabajo de publi-relacionista

que ha hecho conmigo

y con álex.

chuchette: ah, bueno, es que

es mi chamba, recibo órdenes

y me pagan por hacerlo.

luciana: sí, pero gracias

a ti efectivamente estás

ayudando a la butarga

a lanzarla a la fama.

chuchette: oye, pero lo hice

sin querer, no fue a drede,

bueno, ya mátenme.

es más, de haber sabido

ni nazco.

lichita: pues, por eso te lo

agradezco doblemente chuchette,

porque ese mismo trabajo

no lo hiciste ni cuando

se trataba de promocionar

a tu luciano.

conper.

luciana: tú, vas a ver.

jesusa: ¿yo?

alicia: y así fue como apliqué,

por primera vez,

aquello de divide y vencerás

sin sospechar

que me iba a ganar

a una aliada que nunca pensé

que iba a estar de mi lado.

augusto: como siempre,

ha sido un placer hacer negocios

con ustedes, socios.

>> igualmente.

augusto: tuvimos una junta

muy nutritiva.

me encantaría quedarme

a departir,

pero tengo que regresar

a la ciudad.

>> está bueno, socio.

y ¿qué?

¿ya está recuperado

del balazo que te dieron?

augusto: mira, mira, como nuevo,

no te digo que listo

para la otra,

porque espero que no se repita.

[ríe]

aunque entiendo que

ocasionalmente puede haber

enfrentamientos inesperados

con los enemigos de mis socios.

>> si, qué bueno que en tu caso

no pasó mayores, ¿no?

augusto: gajes del oficio,

eso me saco por hacer negocios

con socios tan especiales

como ustedes, ¿a qué no? ¿eh?

[ríe]

jesusa: mira, mi lucy adorada,

francamente eres una personita

muy difícil,

nunca se te puede dar gusto

con nada y no es por intrigar,

pero nadie te soporta

en la agencia.

hasta dicen las malas lenguas

que te apodaron lucifer.

luciana: ah, me cacho.

esto me pasa por vivir

en nacilandya y no

en un país de primer mundo,

odio a la naquis incluida tú.

jesusa: a ver, cálmate,

que le va a hacer daño a tu piel

que ya de por sí

la tienes bastante grasosa.

luciana: ponme atención,

si quieres quedar bien conmigo,

otra vez, tienes que ayudarme

a vigilar a lichicienta

hasta encontrarle algo turbio.

jesusa: ay, pero si la genia

eres tú, ¿para qué me necesitas?

no me vayas a meter en ningún

argüende,

además con la pena,

pero no voy a poder porque ya

de por medio mi chamba como rp,

sorry.

luciana: entonces, lárgate,

lárgate de mi oficina,

no te necesito ni a ti

ni a nadie.

puedo destruirla sola,

solo te recuerdo que

si no estás conmigo

estás en mi contra

y eso te convierte

en mi enemiga,

¿entendiste, jesusa?

jesusa: óyeme, ¿qué te pasa?

esta es mi oficina también.

luciana: ¡era!

[música]

[música]

roberto: yo amo a mi can

y mi can me ama a mí.

alicia: eso último lo propuso

don elías,

y yo tengo algunas ideas

para incorporar lo que el dueño

quiere darle más clase

a la marca.

roberto: hablando de clase,

te veías tan desenvuelta

en el baile,

hasta parecía que estuvieras

en tu ambiente, alicia.

sin duda, alex y tú,

hacen una gran pareja.

alicia: gracias.

roberto: yo amo a mi can

y mi can que me ama a mí.

y, ¿de verdad estás segura

que te ama?

alicia: tú no me estás hablando

de perros, ¿verdad?

roberto: puede ser que

justamente te esté hablando

de perros,

pero no me has contestado,

¿crees que te ama?

alicia: si tanto te interesa

saberlo,

mi novio y yo nos adoramos.

¿algo más?

roberto: pues,

ya que lo preguntas, verdad,

me gustaría saber si él

te defendió como te lo mereces

cuando tuvieron ese incidente

del asalto o algo así

que les paso.

alicia: seguro te lo contó

luciana, ¿no?

y, ¿por qué tanto interés?

¿el que haya estado con alex

en un hotel

ofende tu honor de macho?

¿qué te molesta que me haya

acostado con él?

¿o qué?

¿de qué se trata?

roberto: órale, qué directa.

alicia: pues, tú fuiste

el que me aconsejó

no tenerle miedo a las palabras.

pero, bueno, querías que

te trajera la carpeta, ahí está.

espero tus comentarios, jefe,

me los envías a mi oficina.

néstor: y por lo que veo,

la que ya sacó los colmillos

es loser lichita.

jesusa: ay, anda desatada,

néstor.

ahora sí la ves

y la desconoces,

la gris asistonta que conocimos

ahora se siente la divina garza

envuelta en huevo

y remasterizada.

néstor: entre que esto

y que el otro,

ahora si quién sabe qué

vaya a pasar.

lo mejor es que sigas de aliada

de lucifer,

te conviene del verbo

ponte abusa.

jesusa: ay, por suerte

tengo alguien en icónica

que me respalda

y gracias a eso puedo librarlas

si luciana trata de correrme.

néstor: uy, uy, uy, a ver,

a ver, espérate,

¿quién te respalda, eh?

dime, ¿quién es tu nueva

conquista, eh?

¿elías?

ay, ok, ok, era un chascarrillo.

entonces, ¿qué vas a hacer?

¿pedirle perdón de rodillas

a lucifer?

jesusa: por el momento,

lo mejor,

es que me mantenga muy neutral,

súper profesional y así,

como siempre he sido,

la publirrelacionista estrella

de la agencia.

ximena: este pan sabe más rico

que el que venden aquí cerquita,

¿por qué no mejor pasas más

seguido a esa panadería, tía?

alicia: pues, porque ahí nomás

voy cuando me acaban de pagar.

por cierto,

ahora con el nuevo puesto,

aparte de poder ayudar

con lo de la cafetería,

yo siento que por fin vamos a

empezar a salir de tanta deuda.

nacho: oye, y a propósito

de enchiladas,

tú, magos, pues,

ya también tienes tu sueldo,

¿como para cuándo te piensas

reportar ahí con tu mamá?

elsa: sí, magos, nos caería

muy bien que cada quincena

trajeras aunque sea

algunas cositas del mandado

a la casa.

oye, aunque sea poquito,

pero con que sea seguro,

pues, eso ya es

de mucha ayuda para todos.

margarita: pues es que en esas

ando, jefa.

y, bueno, ahí dónde lo ven,

este litro de café con leche

lo compré yo.

lo que sí estoy viendo

es que me hace falta

tramitar una tarjeta de crédito.

nacho: ay, no, hombre,

ni dios lo mande.

margarita: híjole,

yo aquí medida pensando

en sacarlos del apuro a todos

cuando la licha se conchave

al alexis y se nos vuelva

millonaria

y ustedes que ni agradecen.

alicia: magos, mejor aguas

con la tarjeta,

no vaya a ser que salgas

de un problema para irte

a meter en otro, eh.

oye, ma, y,

¿la cafetería cómo va?

elsa: en unos días ya va a estar

abierta.

alicia: [festeja]

ximena: ¡órale!

elsa: bueno, pero que conste

que todavía no vamos a hacer

inauguración oficial, eh.

más adelantito,

que tengamos tiempo y dinero,

porque ahorita hay que acabar

de acondicionarla con servicios

como el mentado ese wi-fife

o wi-fi.

alicia: bueno, ya, como sea,

hombre.

lo importante es que ya,

por fin,

vas a arrancar con algo que es

como un sueño para ti, mamá.

tú sabes que me encantaría

estar ahí cuando abran

el cafecito, pero, pues,

la verdad es que yo no creo

poder salir del trabajo.

elsa: ay, no te aflijas, hija,

yo sé que de corazón vas a estar

ahí.

margarita: y yo también, eh.

elsa: sí, sí, magitos,

ya sé que tú también.

ay, los celotes a peso

aquí con la magos.

augusto: oigan,

estoy muy contento,

verdaderamente es plausible

el trabajo de difusión de medios

que hicieron acerca

de tu presidencia, hijo.

y esta niña,

nuestra publirrelacionista,

qué bárbara,

de primer nivel.

alex: sí, la verdad es que vi

muchas notas en periódicos

y revistas de sociales,

chuchette, muy buena piare.

augusto: ah, bueno,

para qué te digo, eh.

[ríe]

oye, y tu novia,

estamos creando un monstruo,

es la reina de los tabloides.

sale en la revista corazones,

en la sección del

financiero empresarial,

sociales, en todos lados.

niña, cuidado con el paño.

dafne: ¿cuándo vamos a invitar

a alicia a cenar a la casa?

luciana: a ver cuánto le dura

el gusto a esa revista.

beatriz: luciana, ya,

por el amor de dios,

te exijo respeto para

esa muchacha,

es la novia de mi hijo.

ya me pondré de acuerdo

con tu hermano, dafne.

luciana: creo que lo mejor

es que me vaya a mi recámara,

no quiero amargarles la cena

con mis cosas, permiso.

buenas noches.

valeria: bueno,

no le hagan caso,

siempre fue muy intensa

esta chica,

yo no sea quién salió.

hace sus berrinches,

pero después se le pasa, así

que sigan jugando, diviértanse.

augusto: vas, vas.

eh...

oye, oye...

pregunta en la tabla del dos.

elsa: pero ¿segura, segura

que te gusta cómo están llevando

su noviazgo

este muchacho alex y tú?

alicia: sí, sí, claro.

alex es inteligente,

es buen chavo, es culto.

no, no, no tengo ninguna queja

de él.

elsa: a lo mejor no,

pero eso no quiere decir

que andes muy contentita

con él.

bueno, no lo sé, será que

no te veo ni ilusionada,

ni emocionada, ni veo que

te me aceleres todita

por él,

ni que te pase nada de nada,

hija.

alicia: bueno, lo que pasa

es que ahora tengo, pues,

otro tipo de relación,

una relación diferente

a la que tuve antes, ¿no?

o sea, con alex voy despacio

porque apenas nos vamos

conociendo y,

pues, no me quiero equivocar,

ni con él ni con nadie,

eso es todo.

elsa: ah, en una de esas

tienes razón, ¿verdad?

pero, como quiera.

yo todavía me acuerdo

que cuando andabas de novia

con roberto, no, hombre,

te me ponías roja

como un tomate.

alicia: ma, me voy a poner

a lavar los platos

y los trastes

y si tú quieres, pues,

vete a acostar de una vez,

descansa y yo voy recogiendo

la cocina, no te preocupes.

en verdad, mira,

adelántate y yo aquí me quedo,

no tengo ningún problema, eh.

[música]

[música]

luciana: ¡exacto!

de la maldita lichicienta,

la trepadora.

roberto: luciana,

ya te lo he dicho,

deberías de organizar

tu carácter, tus acciones,

tus arranques ofensivos,

eso no te ha conducido

a nada bueno.

luciana: y, ¿qué quieres?

¿que sea apocada, gris y dejada?

pues, fíjate que no,

antes muerta que lichita,

pero gracias por tu apoyo.

eres el único amigo que tengo,

de verdad,

y eso ya te lo he dicho.

y te miro y no puedo evitar

acordarme de aquella noche

entre tú y yo,

que como apasionada,

fue apasionadísima,

¿te acuerdas?

roberto: eh, pues, yo,

debo confesarte

que no me acuerdo de nada.

luciana: ay, claro, guapete,

los caballeros

no tienen memoria.

roberto: gauchita,

tengo que irme,

solo piensa en que no es bueno

guardar rencor

ni resentimientos,

no te sirven ni a ti

ni a la gente que te rodea,

nos vemos, tengo que trabajar,

salir adelante.

¡ánimo!

ya llevamos buen camino

andado con el dato de las placas

y el modelo del auto de alex,

don augusto,

y en breve voy a poderle dar

un reporte contundente.

augusto: ¿dijiste llevamos

buen camino andado?

¿tú y quién más?

recuerda que este asunto

tiene que ser llevado

con total discreción,

ni alex se puede enterar

de esto.

roberto: no se preocupe,

don augusto.

augusto: no, sí me preocupa.

roberto: va a ser como usted

diga.

augusto: yo sé que va a ser

como yo digo.

roberto: solo le pido

un poco de tiempo

para investigar un par

de cosas más y, entonces,

darle conclusiones, hechos,

fechas, etc.

augusto: no tardes,

porque hay otro asunto delicado

que quizás esté ligado

a este caso.

tengo la impresión de que

podrían estar extorsionando

a mi hijo y ya luego

te doy más detalles

porque alex está a punto

de llegar

y no quiero que sospeche nada.

roberto: pues, yo sigo pensando

que alex está engañando

a alicia.

porque por lo que ella misma

me ha dicho,

si hay onda entre ellos.

alex y alicia, estoy confundido,

muy confundido.

gumaro: confundido, muy

confundido el alex, qué, o sea,

¿cómo está eso?

digo, el que es, es y el que no,

pues, no.

ahora, que si a veces sí eres,

pues, también, pues,

se vale, pero, pues,

la pregunta es...

¿alex de cuál es?

¿de los de acá

y de pronto se fue para allá?

¿o de los de allá y anda

aparentando venirse para acá?

o sea, sí me explico, ¿no?

roberto: ay, qué bárbaro,

eres un gran filósofo,

lástima que no esté a tu altura,

porque no te entiendo nada.

[canta] ♪ usted es la culpable

de todas mis angustias ♪

no, no, no, gumaro,

esa no, por favor, de verdad,

esa no.

lo que sí me queda claro es

que alex está siendo chantajeado

justo por el tipo

que lo dejó en el hotel.

gumaro: ah, pues, claro,

y por eso no levantó

la denuncia del robo del carro.

roberto: [canta] ♪ usted es

la culpable

de todas mis angustias ♪

gumaro, no me toques ese acorde,

por favor.

por lo pronto,

mañana abren el cafecito

de los gutiérrez

y me voy a dar una vueltecita

temprano,

total, me dijeron los papás

de alicia

que ella no va a estar ahí.

gumaro: qué ironías de la vida,

¿no, camarada?

o sea, la gente normalmente

detesta a los suegros

y tú te andas llevando re bien

con unos suegros

que ni tus suegros son.

roberto: no, hombre,

sí que anda de un profundo,

gumaro.

[canta] ♪ usted es la culpable

de todas mis angustias ♪

ya, ya, gumaro,

¿qué no ves que entro

en automático?

gumaro: ah...

¿apoco no me merezco

que me invites un cafecito

en el cafecito mañana?

roberto: estás pero bien zafado.

tú no puedes ir, estás enfermo.

yo no le voy a hacer el cuento

ahí empujándote en la silla

de ruedas, no.

así que te friegas

con la porquería de café

de calcetín que preparas aquí.

gumaro: ¿sabes qué?

¿sabes qué?

roberto: [canta] ♪ usted es la

culpable

de todas mis angustias

y todos mis quebrantos ♪

párale, ya, párale, párale.

♪ usted llenó mi vida ♪

¡párale!

♪ de dulces inquietudes

y amargos desencantos ♪

¡ya, para, por favor!

♪ su amor es como un grito

que llevo aquí en mi alma

y aquí en mi corazón ♪

de verdad que me da

mucha emoción verlos así,

tan contentos a los dos.

yo solamente pasaba a desearles

lo mejor para su negocio,

ustedes saben que es de corazón.

nacho: no, pues,

gracias por todo, roberto,

que si esto se hizo realidad

en buena parte fue por usted.

elsa: eso le iba a decir,

roberto,

fíjese que nacho y yo

estamos en deuda con usted

y lo sabemos,

pero acuérdese que no nada más

por el apoyo que nos ha dado,

sino por el dinero también.

y, bueno, pues,

aquí haciendo cuentas,

le tengo buenas noticias.

alicia: ¡muchas felicidades

señores gutiérrez!

[grita]

¿usted?

¿tú qué haces aquí?

nacho: nada, mi hija, pues,

aquí el joven paso a saludarnos.

elsa: no, no, nacho,

ya no podemos seguir

con mentiras,

más vale que mi hija

sepa la verdad.

si pudimos abrir este lugar

fue gracias a que conseguimos

un fiador, ¿te acuerdas?

pues, ese fiador

es roberto duarte.

luciana: lichicienta es una

aburrida,

de la casa al trabajo,

del trabajo a la casa

y ahora este mugriento café.

¿es el coche de roberto?

ay, todos los coches son

igualitos.

a ver, luciana,

es que no tienes tolerancia

la frustración.

bueno, y, ¿por qué

le estás hablando a luciana,

si sabes que tú eres luciana?

porque sí lo sabes,

sí, sí, sí lo sabes.

roberto: tus papás no tienen

la culpa de nada,

no tienes por qué enojarte

con ellos, alicia.

alicia: no, no, si yo

no estoy enojada con ellos,

con quien estoy más enojada

es contigo.

roberto: pero yo lo único

que hice fue ayudar.

alicia: ah, ¿sí?

¿a cambio de qué?

¿qué pretende conseguir con esto

de ganarte a mis papás?

porque yo te dije muy claro que

con mi familia nadie se mete.

roberto: alicia, no es el lugar

ni el momento para hablar

de esto, ¿sí?

pero si tanta urgencia tienes

de gritar, pues, vámonos afuera,

porque tus papis no se merecen

que les hagas una escenita,

¿verdad?

con permiso, vámonos, vámonos,

con permiso, elsa.

elsa: órale.

luciana: ay, ¿dónde está?

alicia: y lo que no sé

es qué ganas tú con todo esto,

roberto,

porque sé que nunca haces

nada gratis.

ahora, a ver, dime,

¿qué querías siendo el fiador

de mis papás?

¿impresionarme? ¿o qué?

porque si sí,

te recuerdo que yo tengo novio.

roberto: antes que nada, alicia,

creo que se han dado varios

malos entendidos que tú y yo

tenemos que aclarar,

pero ahora lo que te pido

es que me digas,

con el corazón en la mano,

si de verdad tú amas a alex.

alicia: si lo que le sigue

molestando es que yo haya estado

con él...

roberto: no, no, no,

no me importa si te acostaste

con él o no,

no me interesa,

lo que sitio saber es

qué sientes realmente tú,

porque yo te amo,

te amo como nadie

te pudo haber amado,

te amo con todo mi corazón.

alicia: pues, no te creo,

fíjate.

y si esto solamente me lo estás

diciendo para fastidiarme--

¡no, roberto, no!

¡mejor sí!

luciana: ya sabía que escondías

algo,

seguramente engañas a mi primo

con un casado con hijos,

con un infeliz que no sabe

que...

¿roberto?

Cargando Playlist...