null: nullpx
Cargando Video...

Antes Muerta Que Lichita Capítulo 13

Univision5 Mar 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

luciana: ay, lo siento por ti,

pero es que, fíjate,

yo no puedo ser amiga de alguien

de clase inferior.

aunque con suerte,

pero con muchísima suerte,

podrías llegar a ser

mi fiel asistente.

pero bueno, eso ya se verá,

¿verdad?

lichita: como usted diga,

señorita.

nada me gustaría más

que demostrarle mi lealtad.

luciana: ¿sabes qué?

este, necesito toda

la información sobre

los zapatos grimaldi.

nos dieron un brief,

pero quiero que averigües

todo lo que puedas al respecto,

¿entendiste?

lichita: sí, sí, sí,

por supuesto.

¿y quiere que también la ayude

a proponer frases, slogans

o algunas ideas?

luciana: ¿y tú qué vas a saber

de una marca tan fina

como grimaldi, a ver?

a ver, fíjate, ni vendiendo

tu alma al diablo te alcanzaría

para comprarte

unos zapatitos así,

así que ubícate.

tú ya no eres redactora,

¿qué eres?

lichita: ¿asistente?

luciana: no, "asistonta".

lichita: sí, señorita.

roberto: verá, don augusto.

¿puedo acercarme?

augusto: no.

roberto: yo mismo tomé

la decisión de no publicarlo.

¿y sabe por qué?

por ética.

augusto: ah, ¿por ética?

roberto: claro, por ética,

porque yo ya estaba contratado

aquí, ¿no?

por eso fue por e--

augusto: ¿y eso

qué tiene que ver?

roberto: pues que--

el reportaje hablaba

de icónika,

era poco ético que se publicara,

don augusto, porque pues yo

ya estaba trabajando aquí.

por eso nunca apareció,

porque yo nunca lo entregué,

pues po--por ética, ¿no?

pero bueno, si quiere,

mañana mismo se lo traigo

para que lo lea

y verá que hablaba

muy bien de icónika, ¿eh?

y como le digo, pues era poco

ético que se publicara,

porque pues yo ya estaba

trabajando aquí.

y como yo ya estaba trabajando

aquí, pues por ética

entonces no lo publiqué.

por eso fue por ética, ¿no?

o sea, por ética fue

que lo hice.

augusto: ¿y yo qué voy a ganar

con ese reportaje?

roberto: no, pues todavía nada,

don augusto.

no, mire, yo desde chiquito,

desde muy pequeño mi pasión

es la publicidad, y--

y yo le aseguro,

le garantizo que mientras esté

bajo mi responsabilidad,

ninguna cuenta se va a volver

a ir de esta agencia,

porque si algo tengo,

don augusto, es ética.

augusto: y entonces,

¿cuándo lo puedo leer?

>> no seas así, ximena.

ya te dijimos que no vamos

a volver a hablar mal de tu tía.

¿ya ni así nos vas a volver

a hablar?

>> se supone que las amigas

no se pelean.

además, si vas a seguir jugando

con las del b

en lugar de con nosotras,

pues así, ¿qué chiste?

ximena: me fui con ellas

porque ustedes se portaron

muy groseras con mi tía

y las amigas no hacen eso.

>> pero es que tú también

te la pasabas dale y dale

y dale hablando de tu tía,

y pues, nos cansó, ni modo.

>> pero aparte, en el recreo,

ya hasta te pedimos perdón,

¿a poco eso no vale?

ximena: sí, mis abuelitos dicen

que el perdón vale mucho.

>> ¿entonces qué, sí vamos

a volver a jugar todas otra vez?

ximena: un ratito nomás,

en lo que vienen por nosotras.

>> ok, tú eliges.

si quieres saca la muñeca

que se parece a tu tía

y jugamos que éramos grandes--

ximena: no, mejor cosas

de mi tía ya no.

mejor hay que jugar a las traes

y la que pierda

mañana trae mazapanes.

las traes.

>> [grita]

elsa: entiendo que estés

agüitado, nacho,

pero no te desquites

con tu estómago.

ándale, no te acuestes

sin cenar, nachito.

nacho: no, es que de veras

nada más quiero café.

parece que no,

pero andar buscando trabajo

y no encontrar,

se le quita el hambre a uno.

magos: no y pues si te sigues

pasando todo el día aquí

encerrado,

va a estar medio canijo

que consigas chamba, jefe.

uh, nada más digo.

nacho: buenas noches,

que descansen.

ximena: abuelita,

mi abuelo no me dio mi beso.

elsa: pues ve tú y dáselo.

ándale, alcánzalo en la recámara

y dale muchos besos, ándale,

hijita.

[ríe]

ay, nada más imagínense

lo deprimido que anda tu papá

como para que no tenga ánimos

ni de pelear contigo, magos.

no, ahora sí me preocupa

más todavía.

lo único bueno del día es que

tú sí recuperaste tu chamba,

mi hija.

como quiera que sea,

pues esa es una bendición,

porque yo me lo pasé todo el día

toque y toque puertas,

y no encontré nada

de nada de nada.

lichita: ah, ya se nos va a ir

componiendo el barco

poco a poco, ma.

no te desesperes.

elsa: te dejé la falda

que se rompió la otra vez,

ahí te la dejé en tu cuarto,

te la planché

por si te la quieres poner.

lichita: gracias, pero mejor

ya ni te hubieras molestado.

no, y es que está tan vieja

y tan gastada que no sé

ni siquiera para qué me apuré

a coserla.

mejor la voy a echar

a la basura.

magos: órale, es la primera vez

que veo que tiras algo.

no, pues hay que hacer

una fiesta.

o ya de menos, hazla trapos

para que la jefa limpie

la cocina con gusto.

lichita: no, ya ni eso, magos.

elsa: como dicen por ahí,

todo por servir se acaba

y acaba por no servir.

magos: ay, qué dicharachera.

roberto: ¿sabes, "mate"?

se me hace que don mero mero

se las está oliendo,

como que no lo dejé

muy convencido

con la explicación

de lo del reportaje.

¿me pasas un limón?

gumaro: sí.

¿y qué hubieras hecho si te dice

que sí lo quería leer?

te la jugaste gacho.

roberto: pues ya sé,

pero el que no arriesga--

gumaro: pues ojalá y ganes, ¿eh?

porque ahora que dices

que la lichita

ya no es tu asistente,

pues, las cosas se te pueden

poner más gachas, camarada.

roberto: ¿me pones tantita

salsa?

pero poquita.

gumaro: sí, sí.

roberto: al menos ya medio

domino el asunto supermercado.

la bronca ahora es

ganarme otra cuenta, demostrar

que no soy ningún balín.

gumaro: sí.

roberto: por eso más vale que

le siga buscando las ideas

y el estudio.

¿me pones tantita sal?

gumaro: oye, papá, se ve que

ahora sí te quieres convertir

en un publicista de a de veras,

¿eh?

roberto: ya te lo dije, carnal.

[celular]

voy a ser el mejor publicista

falso de icónika.

échale jardín, ¿no?

gumaro: eh, sí.

órales, carnal.

roberto: no, no, ¿sabes qué?

ya, ya, no, no quiero.

¿me pides un refresco?

luciana: me cacho.

me mandó a buzón.

ni modo, tampoco le voy a rogar.

por ahora.

[ríe]

chuchette: eh--

luciana: ey, otras dos.

chuchette: ay, no, no, no,

espérate, a mí todavía me falta

para acabarme mi "drink".

luciana: no, no, no, si son

para mí, las dos son para mí,

porque esta noche pienso beber

y enfiestar como descocada.

a ver si aparece algún hombre

guapo que me saque a bailar

hasta el amanecer.

ay, no sabes cómo extraño

mis días de fiesta

en buenos aires.

esas sí eran juergas.

[ríe]

chuchette: eh, antes de--

de comprar mi cochinito

para ahorrarme mis comentarios,

yo diría que hoy

no te desvelaras,

porque mañana hay junta creativa

con godzilla--digo--

[carraspea]

quiero decir, con sandra.

luciana: ¿así le dicen a sandra?

[ríe]

ay, ya no puedo.

le queda que ni pintó.

godzilla.

chuchette: pues sí.

ambas: [ríen]

luciana: ay, pero no

te preocupes por esa reunión.

la cuenta de zapatos grimaldi

va a ser mía.

chuchette: ay, ¿tan

"segurrérrima" estás,

mi luci adorada?

luciana: pero por supuesto.

chuchette: ah.

camarero: permiso.

luciana: le voy a demostrar

a todos esos naquetes

de la agencia

lo que es calzar con elegancia.

y en el último de los casos

a ver qué idea le robo

a la botarga.

[ríe]

las arreglo a mi modo

y las presento como mías.

[ríe]

chuchette: ay, ay, ay, este...

ay, luchi, pues si eres

más mala que lucifer.

luciana: no, es que, en serio,

de veras, no puedo creer

la absoluta falta de dignidad

de lichicienta.

chuchette: [ríe]

luciana: ay, no sabes cómo

me gusta humillarla,

como la de la película

de lichicienta.

chuchette: sí.

luciana: ¡otras dos iguales!

¡uh!

licha: ximena, ya no me dijiste

qué pasó con tus amiguitas

de la escuela,

¿cómo te fue con ellas,

hablaron?

ximena: quedamos bien, tía,

no te preocupes.

licha: qué bueno, mi amor,

me da gusto.

hubiera sido feo que perdieras

la amistad por algo que

no hay caso, ¿no crees?

ximena: oye, tía, ¿por qué

arrancas esas hojas,

ya no sirven o qué?

licha: eh, bueno, es que

estoy organizando mis cosas

y así pues que puedan servir,

así como este cuaderno que tiene

hojas limpias y se puede

reciclar.

ximena: como dicen en mi

escuela, reusa, recicla

y reduce.

yo también voy a hacer lo mismo

con mis cuadernos del año

pasado.

margo: ximena, ándale ya,

no le hagas al cuento, ¿eh?

ve a lavarte los dientes,

ya es de noche.

órale, patitas de hilo,

yo recojo tus cosas.

y sin resongar, ¿eh?

[música]

[música]

roberto: ¿qué te parecieron

mis ideas?

luciana: pues, para tener

un currículum salpicado

de mentirillas, tus propuestas

no están tan mal.

es que lo que pasa es que

las mías son mejores.

no sé, por ejemplo, a ver,

aquí que dice "furor".

ay, qué interesante.

roberto: entonces, luciana,

¿no me vas a enseñar tus ideas?

luciana: yo te enseño

lo que quieras.

roberto: ay, se nota que usas

esos zapatos hasta para bañarte,

pero yo no me quiero arriesgar.

a ver, a ver, cuéntame,

¿qué es lo que se te ocurrió?

luciana: ay, tenía que ser

la inoportuna de lichicienta.

por si no lo sabías,

rompiste un momento creativo

muy emotivo entre roberto y yo.

lichita: ay, mil disculpas,

señorita.

espero que no vuelva a suceder.

[ríe]

me pidieron que le entregara

esto, señor duarte.

roberto: ah, sí, son los diseños

que pedí para la presentación

de mis propuestas,

pero algo les falta.

todavía tenemos tiempo para--

para hacer algo antes

de la junta.

eh, luciana, voy a ir

con el diseñador y regreso

para escuchar tus ideas, ¿ok?

luciana: sí, despreocúpate,

guapito, todo lo tengo

bajo control.

créeme,

esa cuenta va a ser nuestra.

dalo por hecho.

mi segundo nombre

es triunfadora.

lichicienta,

ayer me dijiste que querías ser

mi asistente leal,

¿no es cierto?

lichita: sí, señorita.

¿quiere que le ayude

con algunas ideas?

luciana: ay, y dale con eso.

que no.

lo que quiero es que me

demuestres tu lealtad ayudándome

con una travesurilla.

[ríe]

quiero que entretengas

a roberto, ¿eh?

roberto: alicia.

te estaba buscando,

quiero hablar contigo.

lichita: tengo que llevar esto

a contabilidad.

roberto: todavía me queda

tiempo para la junta.

te acompaño y sirve

que hablamos en el camino.

ven, ven, pasa, pasa, pasa.

me imagino que no la estás

pasando nada bien con luciana.

lichita: no es tan difícil.

digo, si ya le chocó el taxi

a mi papá y se dio a la fuga,

pues no creo que pueda esperar

algo peor de ella, ¿o sí?

roberto: ni siquiera te he

preguntado cómo está tu papá.

¿cómo--cómo está?

lichita: ahí la lleva.

no se preocupe.

cuando le dije lo que

la señorita luciana le hizo

a mi papá y usted siguió

de uña y mugre con ella,

yo entendí cómo estaba la cosa

con usted, ¿verdad?

roberto: alicia, por favor,

créeme, hay una explicación

para eso.

apenas tengamos tiempo

y podamos hablar con más calma.

lichita: ¿y por qué mejor

no lo hacemos de una vez?

ándele, de una vez.

sandra: a ver cuándo vamos

a mi departamento.

cada vez tenemos menos tiempo

para estar juntos solos.

siempre estás muy ocupado,

yo también, pero--

augusto: ese es el precio

que debemos pagar--

por nuestras profesiones.

sandra: ay.

augusto: oye, por cierto,

no hemos hablado de lo que pasó

con la cuenta de los japoneses.

sandra: de todo y todo,

no fue tan grave.

no conseguimos oki oki,

pero tenemos en puerta

colchones nubecita,

zapatos grimaldi--

augusto: me purga

que no hayas estado

al pendiente de eso.

antes manejabas todo eso

muy bien.

¿no será que te estás

poniendo vieja?

sandra: ah.

tuve un problema familiar

y por eso desatendí un--

augusto: otro.

sandra: poco ese asunto y no--

no vuelve a suceder.

augusto: "stop".

¿un problema familiar?

¿no se tratará de tu ex,

elías, el que salió encuerado

el otro día acá de la agencia?

qué loco, ¿no?

[ríe]

sandra: no, no, no.

no se trataba de elías.

para mí, elías--

me tiene sin cuidado.

tengo que irme precisamente

porque hay junta de zapatos

grimaldi.

augusto: stop.

ven acá.

ven acá.

¿sabes cómo te dicen

aquí en la empresa?

sandra: ¿cómo?

augusto: godzilla.

ambos: [ríen]

sandra: ¿sabes por qué?

¿sabes por qué?

augusto: no, no, no, no sé--

ay, no sé por qué, no sé--

roberto: entiendo que

últimamente me alejé mucho de ti

y no hice gran cosa

para defenderte de luciana,

pero te aseguro que eso no--

lichita: ¿sabe qué?

después de todo,

el tiempo que fui su asistente

me sirvió para aprender

que cada quien tiene que ver

por lo suyo, ¿no?

sin importar por encima de quién

hay que pasar.

roberto: alicia, de verdad,

lo siento, créeme--

lichita: como quiera que sea,

gracias a usted aprendí

a dar mis primeras patadas

para no ahogarme.

digo, por si me toca nadar

en un estanque lleno

de tiburones, como usted dice.

roberto: a veces pasa que uno

se comporta de una manera

que puede parecer extraña,

alicia, fuera de lugar,

o que no se entiende.

pero a veces, detrás de eso,

hay algo--

algo que la gente no sabe ver,

que no puede ver.

lichita: entonces para usted

todo tiene una justificación,

porque si sí, entonces se vale

hacer de todo, ¿no?

roberto: no, di--bueno,

también hay límites, sí, lo sé,

pero es cierto que no todos

sabemos bien las razones

o los motivos que tienen

los demás para hacer algo

o para comportarse

de determinada manera.

¿sí me entiendes, alicia?

lichita: no, no entiendo nada.

pero le voy a dar la razón.

al fin y al cabo,

se entienda o no,

pues todos tenemos un motivo

muy personal para tomar

decisiones de las que

nos cambian la vida a uno, ¿no?

roberto: ¿podrías picarla?

es que ya se me hizo tarde

para mi junta.

lichita: sí, ¿cómo no?

oiga,

yo creo que el elevador

se atoró.

roberto: [suspira]

luciana: y como roberto

va a tardar un poco,

me pidió que me adelantara

a exponer una idea,

no, hombre, arrolladora,

la madre de todas las ideas.

solo miren estas joyas

del calzado.

que no son para cualquier

nativa de nacolandia, no.

sandra: luciana, al grano.

¿cuál es tu propuesta creativa?

luciana: ok.

ay, tiito.

augusto: continúen como si nada.

hagan de cuenta que yo no estoy.

aunque desde aquí,

los voy a estar observando.

[ríe]

néstor: [ríe]

augusto: stop.

sí.

¿dónde está roberto duarte?

sandra: viene un poco retrasado,

don augusto, pero aquí

su sobrina nos está exponiendo

la propuesta que tiene

para zapatos grimaldi.

luciana, prosigue, por favor.

luciana: mi nuevo concepto

sobre la publicidad va dirigido

a la gente v.i.p,

no a los guarachudos,

no, no, no, no.

se trata de innovar,

de ser selecta para conquistar

a unos cuantos, no a las masas.

¿qué les parece?

¿no los cautiva?

¿no los estremece?

néstor: yo digo que es genial,

del verbo, la octava maravilla.

luciana: chequen, chequen.

por favor, ¿sí?

néstor, ayuda.

néstor: adelante, adelante.

augusto: guau, guau, guau.

ey, ey.

luciana: todo tiene que ver

con la idea de trepar,

¿me siguen?

eso es lo que vamos a vender.

entre más alto

sea el tacón del zapato,

más arriba llega

una mujer en la vida.

una frase que se me ocurrió

es...

"súbete a los taconazos

y sube de nivelazo".

[ríe]

ay, bueno, esa es una,

pero ahí viene la mejor.

"si te trepas, trepas--"

todos: [ríen]

luciana: [llora]

[música]

[música]

roberto: [jadea]

lichita: cálmese,

ahorita lo arreglan.

¿se siente bien?

ay, qué pregunta.

no, no se siente bien.

roberto: no, no, no,

sí, sí, estoy bien.

está todo bien, está todo bien.

lo que pasa es que no soporto

así mucho el encierro,

pero todo está bien.

lichita: ¿por qué?

¿lo encerraban de chiquito

cuando se portaba mal, eh?

roberto: no, es que ya empezó

la junta desde hace rato.

lichita: por eso no se preocupe.

de segurito su flamante

directora creativa asociada

debe estar haciéndose cargo

de todo.

roberto: eso es lo que

me preocupa.

y ni señal tengo.

no tengo señal.

[timbre]

lichita: ah, se abrió.

era cosa de esperar.

sandra: para empezar,

por donde se vea,

esa idea denigra a la mujer.

es machista y sexista.

augusto: en todos los años

que llevo desde que fundé

mi agencia no había oído nunca

una estupidez de este tamaño.

es una reverenda

y soberana tontería.

valiente decisión se les ocurrió

a ti y a roberto.

luciana: pero, tiito--

augusto: stop!

se ve que no tienen ni idea

de lo que es este negocio.

la publicidad es para las masas,

no para tres gatos "vip".

esa es una completa

[modula] imbecilidad.

¿te hace sentido?

[grita] ¿te hace sentido?

luciana: sí.

sandra: ¿no leíste el "brief"

que les dimos?

¿que no sabes que la fundadora

de la zapatería grimaldi

era una feminista

que luchó contra la cosificación

de la mujer?

era una luchadora

por los derechos

del género femenino.

luciana: es que yo solo compré

los zapatitos y me los puse.

augusto: por lo visto,

calzar zapatos de esa marca,

o tener un apellido

de alcurnia,

no es indicativo

de que la publicidad

corra por tus venas, luciana.

serás tú muy de toledo

y mondragón,

pero te falta mucho para tener

mi clase y mi inteligencia.

así no se hace la publicidad,

basada en la ignorancia.

¡no en mi agencia!

¡lo que acabo de presenciar

aquí es una vergüenza!

luciana: tío, yo te juro que--

augusto: ¡tú a mí no me juras

nada!

no quiero volver a escuchar

en mi agencia una propuesta

tan estúpida como esta.

otra idea así y corro

a quien tenga que correr,

empezando por ti,

sobrinita.

¿te hace sentido?

[grita] ¿te hace sentido?

luciana: sí.

directora: no es que no quiera

que vengan,

de ninguna manera.

ustedes siempre serán

bien recibidos.

lo que pasa es que me extraña

verlos hoy, cuando ayer

prácticamente se pasaron

el día aquí.

ángel: lo que pasa es que

precisamente ayer estuvimos

platicando mucho

y estamos decididos

a iniciar formalmente

todo el trámite para la adopción

de uno de los niños

en particular.

directora: bueno, pues me consta

que ustedes cumplen sobradamente

todos los requisitos que pedimos

para entregar a uno

de nuestros niños,

así que me parece muy bien

que estén decididos.

y por fin, ¿a quién eligieron?

>> a mateo, señora directora.

y como sabemos

que él tiene papá,

antes que nada queremos saber,

si no es huérfano

como los demás, entonces,

¿por qué lo tienen aquí?

ángel: porque si hubiera

algún problema o algo

y no le pudiéramos pelear

legalmente la custodia al niño,

nosotros estamos dispuestos

a lo que sea por ser padres

de mateo.

>> sí.

roberto: mil perdones

por la tardanza,

es que tuve un percance.

el elevador se quedó atorado.

¿pasa algo?

¿todo bien, todo en orden?

¿de buen ánimo?

¿sandra?

¿luciana?

¿todo bien?

¿don augusto?

[ríe]

augusto: luciana nos acaba

de presentar su brillante

propuesta de campaña

para zapatos grimaldi.

roberto: qué bueno, qué bueno,

y les encantó.

seguro les encantó,

por eso están así.

augusto: es

una

completa...

¡basura!

roberto: ¿no le gustó?

don augusto, no sé cómo

haya sido la presentación,

pero yo le aseguro--

augusto: tú a mí no me aseguras

nada.

el que está seguro de algo aquí,

soy yo,

augusto de toledo y mondragón.

tu puesto y el de esta

están--ay, mira.

¿ves esto?

roberto: sí.

augusto: es un hilo, ¿sí lo ves?

roberto: ah, sí, claro, sí,

un hilo.

augusto: no lo toques.

roberto: ok, no lo toco.

augusto: es muy delgadito.

roberto: ah, sí.

augusto: si jalas de más,

¿qué pasa?

roberto: ¿se--se rompe?

augusto: ups, exacto.

ups, se rompe.

roberto: se rompe, sí.

augusto: como tu carrera

y la de esta.

¿te acuerdas

de lo que hablamos ayer?

roberto: sí, sí me acuerdo.

gracias.

lichita: aquí le tengo

los comprobantes

de lo que se le tiene

que facturar a la gente

de supermercados más.

ay.

[teléfono]

a ver, contéstele, ¿sí?

>> sí.

¿bueno?

sí, un momentito, aquí está.

es para ti.

lichita: ah.

sí, aquí alicia gutiérrez.

>> ay, lichita, te busqué

hasta por debajo de las piedras.

al fin te encuentro.

te llaman del banco.

seguro para cobrarte

alguna deuda.

lichita: ah, chirrión.

>> y la próxima vez avisa

dónde te metes

para que no te esté buscando

como loca que tengo asuntos

más importantes que atender.

te paso la llamada.

lichita: ¿bueno?

sí, soy yo.

>> le estamos llamando

nuevamente del departamento

de cobranzas de su tarjeta

de crédito número--

lichita: pues ni se moleste

en recordarme el méndigo pago,

porque ahora no tengo un peso

para nada, para nada.

así que por mí se le puede

enchuecar el dedo

de tanto marcar,

porque mientras no tenga

dinero no le pago, ¿eh?

¿cómo la ve?

adiós.

[música]

[música]

roberto: perdón por

mi atrevimiento de seguirlo

hasta su oficina, don augusto,

pero entiendo perfectamente

que está molesto conmigo,

pero es que quería aclararle

que la idea que presentamos--

augusto: [estornuda]

roberto: bueno, que presentó

su sobrina fue un error--

augusto: no, no fue un error.

fue una basura.

mira, roberto, yo no tengo

por qué enseñarle

a tirar penales a un supuesto

goleador como tú.

roberto: le aseguro

que no vuelve a pasar.

lo que pasó con--

augusto: no, no, por supuesto

que no volverá a pasar.

roberto: pues es que lo que

le estoy diciendo,

que no va a volver a pasar.

augusto: aunque esa estúpida

idea de zapatos grimaldi

haya salido de mi sobrina,

¿quién es el responsable?

roberto: pues, ¿quién?

yo.

augusto: [asiente]

roberto: yo soy el responsable.

augusto: tú, claro.

¿te hace sentido esto

que te estoy diciendo?

roberto: muchísimo sentido,

don augusto.

augusto: [asiente]

roberto: soy responsable y estoy

totalmente consciente de eso.

y por eso mismo, por eso--

augusto: ah, y hablando,

hablando de zapatos

ahí te va un tip.

en publicidad

uno tiene que ponerse

tanto en los zapatos

del consumidor final,

como en los zapatos

de los clientes de icónika.

y tú

andas totalmente descalzo.

roberto: le prometo

que voy a tener más cuidado.

augusto: no, no, no, cuidado no.

roberto: cuidado no.

augusto: no.

cuidado no.

control.

roberto: control.

por eso, control.

perdón, perdón.

augusto: cuidado, cuidado no,

control sobre tu equipo,

porque tú dependes de tu equipo.

roberto: sí.

cuente con ello, don augusto.

voy a tener una plática

muy larga con luciana.

augusto: ah, hablando

de luciana,

¿hay algo que yo no sepa?

¿qué, que está pasando

entre ustedes dos?

¿hay alguna relación?

no, no sé, explícame.

roberto: ¿entre luciana?

augusto: [asiente]

y sí y tú.

roberto: ¿su sobrina?

¿la que trabaja aquí?

>> pues la directora sí fue

muy amable con nosotros y--

y le dio muchas vueltas al tema,

pero al final, prácticamente,

no dijo nada.

ángel: tiene que haber pasado

algo muy fuerte como para que

el niño tenga que vivir aquí

y no con su padre.

>> oye, ángel,

¿y si se lo hubieran quitado

por ser una mala persona

o porque lo maltrataba?

¿o--o qué tal que le daba

una mala vida

a la pobre criatura?

ángel: si así fuera,

el tipo estaría en la cárcel

y no lo dejarían venir a visitar

a su hijo así como así.

>> ay, no, no, no sé, amor,

no sé.

a mí--a mí hay algo que

no me checa.

yo creo que--que sí tenemos

que averiguar qué clase

de hombre es ese.

no vaya ser que de verdad

le esté haciendo daño a mateo.

ángel: tampoco lo tomes así.

nosotros venimos aquí a adoptar

a un niño, no a investigar

la vida de los demás.

>> pues precisamente por eso

quiero saber todo acerca

de la vida de mateo,

porque es el hijo que queremos

para nosotros.

¿o--o qué, ya?

¿ya cambiaste de opinión?

ángel: tranquila.

>> ¿y entonces es seguro,

seguro de que te van a adoptar?

chuy: pues dice la directora

que sí.

nomás falta

que llegue doña venus

y que haga una cosa de papeles

que no entendí.

mateo: qué padre, chuy.

el otro día te vi platicando

con esos señores

que te escogieron

y los dos tienen cara

de buenos papás.

>> ¿y sabes si vas

a tener hermanitos?

chuy: no, pero dicen mis papás

que luego de que tenga

un tiempito con ellos,

a lo mejor adoptan a otro.

¿y si es uno de ustedes?

¿se imaginan qué padre estaría?

>> yo sí me voy.

>> yo también.

>> yo también.

chuy: ¿y tú no, mateo?

si te escogieran,

¿no te gustaría irte conmigo

y tener unos papás nuevos?

mateo: no, yo ya tengo a mi papá

y me dijo que un día iba

a venir por mí.

>> pero eso te lo dijo

desde hace un montón, mateo.

mateo: sí, pero ya me dijo

que ya merito me iba a sacar

de aquí.

>> ¿qué tal si por andarlo

esperando se te van unos papás

buena onda como los de chuy?

a ver,

yo digo que si te escogen,

te deberías de ir.

todos: pues sí.

mateo: no, a mí me gusta

el papá que tengo.

mejor lo espero a él y ya.

oigan, ¿y si nos vamos a jugar

al patio antes de que chuy

se vaya con sus nuevos papás?

chuy: pero yo no me voy ahorita.

aún me faltan unos días

para irme.

mateo: no le hace.

nomás para extrañarte nomás

poquito cuando te vayas.

chuy: ay, ¿a poco sí me van

a extrañar?

todos: pues sí.

mateo: pero te apuesto que todos

sentimos bien bonito aquí cuando

te vayas con tus nuevos papás.

>> bueno, vámonos.

>> vámonos.

roberto: y si usted ha percibido

una conducta inapropiada

de mi parte hacia luciana,

le ruego me disculpe.

le aseguro que mi relación

con ella, o sea, con luciana,

es estrictamente profesional.

augusto: te lo pregunto

porque esas cosas suelen pasar

en todas partes.

y siendo luciana

como es luciana--

sí me entiendes, ¿verdad?

roberto: uh, sí, sí, le entie--

augusto: ¿perdón?

roberto: o sea, sí, sí,

luciana es especial.

augusto: bueno, pues

no me extrañaría.

así que no te vayas a equivocar

en eso del parentesco.

roberto: no entiendo.

¿qué quiere decir, don augusto?

augusto: que si luciana

está en la mira,

¿en qué posición crees

que estás tú en esta empresa?

aquí no hay consentidos

y mucho menos un empleado nuevo

como tú.

roberto: estoy consciente,

señor.

augusto: tienes potencial,

roberto.

hacía mucho tiempo que no pasaba

por aquí alguien con un olfato

creativo como el tuyo.

trabaja,

enfócate.

roberto: gracias, don augusto.

deme la oportunidad

de demostrarle

de lo que soy capaz.

le prometo que yo mismo voy

a traer aquí, a sus repisas,

el trofeo de la campaña del año.

augusto: eso es arrogante

de tu parte, ¿no crees?

roberto: sí.

no, no, soy un hombre de retos,

de aprendizajes.

se lo voy a demostrar

corriendo, sin parar,

hasta conseguir

llegar a la meta.

augusto: pues, cuídate,

no se te vayan a ampollar

los pies.

roberto: [ríe]

ampollar los pies.

[música]

[música]

elsa: de veras que no me cabe

en la cabeza que todos

los anuncios de trabajo

más o menos decentes

son nada más para chamacos.

no quiero que le andes buscando

pleito otra vez

a ese muchacho.

ándale, ve buscando algo.

ándale, ándale,

para que me pagues la letra esa

que le firmé al mentado

abogado que te ayudó.

órale, ándele, a buscar.

magos: "se busca rubia".

no, ¿pues cómo?

elsa: ¿y cómo?

magos: "se busca pelirro--".

no, pues así, ¿cómo?

"disponibilidad para trabajar".

no, pues es que quieren todo.

maestra: y aquí adelante van

ximena, andrea,

claudita, bety y ramiro.

vengan para acá.

acuérdense que en el concurso

de talentos participa

toda la escuela

y yo quiero que ustedes ensayen

mucho, mucho para que se ganen

el primer lugar.

todos: ¡sí!

maestra: tranquilos, tranquilos.

tranquilos y calladitos,

por favor.

ya escogieron la música,

pero recuerden que

es muy importante que todos

traigan disfraz.

>> yo le voy a pedir a mi papá

que me compre mi vestido

de princesa como elsa

de "frozen".

>> ah, no, yo quería ser elsa.

maestra, ella me quiere ganar

mi vestido de princesa.

eso no se vale.

>> yo pido el de la cenicienta.

¿y tú, ximena,

cuál le vas a pedir a tu mamá?

ximena: pues no sé.

¿cuál todavía estaría bien?

>> yo quiero ser ariel.

ambas: [discuten]

maestra: bueno, ya, ya, niños,

ya.

eso lo vamos a ir viendo

poco a poco.

lo importante es que primero

hablen con sus papás

y les avisen

cuándo es el concurso,

para que estén preparados.

>> ¿y eso para qué?

si ellos no van a bailar.

maestra: ya sé que no.

pero las mamás y los papás

de ustedes son los que

nos apoyan comprando

sus disfraces,

y si algunos no pudieran

hacerlo, pues tenemos que

saberlo con tiempo

nosotros también.

ximena: ¿y eso para qué, miss?

maestra: porque si queremos

ganar el concurso,

no podemos ir de dulce,

de chile y de mole.

así que si varios papás

no pueden hacer ese gasto,

tendríamos que cambiar

de canción.

>> ¿tanto así?

maestra: sí.

o hacer una coreografía aparte

para los niños y las niñas

que no pueden contar

con su disfraz.

dafne: órale,

la pesada de luciana

sí que se daba la gran vida

en buenos aires.

>> ¿es a mí?

dafne: ¿qué?

>> ¿es a mí?

dafne: no, no, no, perdón,

estoy hablando sola.

>> ah.

dafne: guau, este blog

está megasimpático.

beatriz: te vas a quedar ciega

por estar pegada

a ese aparato diabólico.

dafne: ay, no inventes.

ya, mejor ve, quiero

que cheques una páginas web

donde sale luciana.

he averiguado mucho y, además--

beatriz: ¡dafne!

¿otra vez con tu cizaña?

eso es pecado.

¿sabes qué dijo jesús?

"no hagas a tu prójimo

lo que no quieras

que te hagan a ti",

palabra del señor.

mejor dime,

¿ya decidiste a qué

preparatoria quieres entrar?

¿o quieres que lo decida yo?

porque las monjitas

cistercienses son muy estrictas.

dafne: no te molestes, madre.

yo ya lo decidí.

voy a estudiar la prepa

en línea.

o sea, desde aquí, vía internet.

beatriz: nada de internet.

eso no sería un estudio formal.

necesitas el rigor,

la disciplina de un colegio.

desde tu recámara

te vas a desbalagar.

me niego, me niego rotundamente.

dafne: pues aunque te niegues.

así me voy a evitar

el "bullying"

y ustedes se van a evitar

la vergüenza de tener

una hija gorda metida

en una respetable institución.

beatriz: cada día estás peor,

dafne.

cada día estás peor.

me vas a matar de un coraje.

eres--eres--

como la piel de judas.

luciana: si me entero

que te burlaste de mí

o que estuviste cuchicheando

a mis espaldas,

olvídate de que te voy a dirigir

la palabra.

¡esta es la humillación

más grande que he vivido

en toda mi vida!

y mira que he pasado muchas.

bueno, no, no tantas--¡bueno

pero sí es la peor que

he pasado en toda mi vida!

chuchette: ay ¿yo?

ay pero ¿cómo crees que yo

me reiría de ti si sabes

que te adoro como amiguis

del alma?

luciana: ay sí, hazte, hazte,

hazte.

y todo por culpa de este maldito

zapato.

ay ahora sí me duele toda

la idiocincracia.

chuchette: pues no sé,

chance en una de esas

ese calzado grimaldi tuyo

es chafa o piratada.

ay digo, podría ser,

sino yo no me explico

cómo se rompió el tacón.

luciana: yo sí compro zapatos

auténticos, 1.000, 8.000,

100% grimaldi.

chuchette: ok, no te enojes,

yo solo decía.

y bueno, pues yo ahora yo solo

estoy pidiéndole al cielo

que no se haya esparcido

por toda la agencia

el chisme de tu tropezón.

no,

y la regañiza que te metió

tu tío augusto.

no, qué cosa.

luciana: más te vale

que nadie hable, ¿eh?

porque si no, te juro

que van a rodar cabezas.

detesto estar en boca

del populacho ofendido.

chuchette: ay, pues, veré qué

puedo hacer, mi luci adorada.

luciana: chuchette,

quiero que averigües si alguien

está hablando detrás de mí,

y si es así...

chuchette: ay.

luciana: ayúdame, órale.

chuchette: a ver, sí.

ambas: [gritan]

luciana: [gruñe]

la culpa de todo,

¿sabes quién la tiene?

lichicienta.

chuchette: ay, mis pompas.

ambas: [gimen]

chuchette: y mis rodillas.

[música]

[música]

>> uy, después de sentirse

redactora,

qué vergüenza tener

que regresar con la cola

entre las patas.

no, y como asistente de luciana.

>> y además,

me contaron que la ha puesto

como lazo de cochino,

que la hizo pedirle perdón

de rodillas.

todas: no.

>> sí.

ay, la verdad, yo no dejaría

que me humillaran así.

>> ay, bueno, ¿qué esperaban?

es--

todas: lichita.

[ríen]

>> ay, lichita.

todas: [ríen]

ximena: ¿te gustaría que yo

dejara que se burlen de mí?

por eso cuando yo sea grande,

no quiero que me traten

como a ti.

roberto: este es un estanque

de tiburones

y aquí o comes o te comen.

brisa: en este ambiente,

todo es pose.

y por una o por otra cosa,

al final, todos nos ponemos

una máscara.

lichita: lo que hasta

ese momento nadie sabía

era que ya se había derramado

el vaso de mi paciencia,

con la gota de la última

humillación de luciana.

y así fue que decidí recuperar

mi dignidad y lo que por derecho

me correspondía.

ay,

la única manera de llegar lejos

y tener el reconocimiento

que me merecía

era usar las mismas artimañas

que habían usado contra mí.

de entrada,

averigüé todo sobre la creadora

de la marca grimaldi

y me enteré que le chocaba

que nos vieran a las mujeres

como a un objeto.

trepar,

mientras más altos

sean los tacones...

tenía que proponer la peor idea

posible para la campaña

de zapatos grimaldi.

y dejar esa idea

casualmente a la mano

para que la señorita luciana

me la robara.

y esperar a que se diera

el trancazo de su vida,

literalmente hablando.

aún tenía mucho que aprender

para saber trepar,

pero el primer paso

ya estaba dado.

y para eso tenía que entrar

al juego de las apariencias

y la hipocresía.

si siendo buena gente

me había vuelto invisible,

ahora sería otra,

para poder comerme al mundo

y no pasar inadvertida.

y para eso tenía

que decretarlo y cumplirlo.

antes muerta...

que lichita.

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.