null: nullpx
Cargando Video...

Antes Muerta Que Lichita Capítulo 12

Univision4 Mar 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

augusto: ¿cómo saber

que tú eres quien dices ser?

el colmo sería tener

aquí en mi casa

y en mi agencia

a una impostora.

luciana: pero, tiíto...

augusto: [chista]

luciana: ¿cómo puedes

desconfiar de mí?

pongo a dios como testigo

de que soy

una de toledo y mondragón.

beatriz: amor mío, augusto,

por cristo resucitado,

¿cómo puedes dudarlo?

yo misma vi el pasaporte

de luciana.

no entiendo tu afán

de sembrar la cizaña, hija.

dafne: ay, mamita.

es que tú eres un pan de dios.

pero un pasaporte

se falsifica de volada.

luciana: primita,

no me ayudes.

cuando quieras,

puedes hablar con mis padres

o hacerme análisis de sangre

para que veas que somos familia.

beatriz: no, no, no, no.

no, por supuesto que no.

eso no va a ser necesario,

criatura.

estamos seguros de quién eres.

¿no es así, augusto?

lichita: magos, ya,

no la mueles, ya.

magos: ah, ¿y qué?

¿nos vamos a quedar aquí

de brazos cruzados o qué?

elsa: ya, ya, ya, ya.

ya estuvo bueno.

ahorita nos vamos a la casa,

y mucho cuidadito con decirle

una sola palabra

de todo lo que pasó a su papá.

porque no es hora de andármelo

mortificando.

ándale, ven, te ayudo, te ayudo.

porque no tarda

en buscarnos tu papá.

no, si ya lo conozco.

[celular]

ah...

total...

¿eh, eh, eh, eh, eh?

mira.

no, si lo huelo.

no, ahorita no le voy

a contestar.

gumaro: a ver, camarada,

échame otra.

de las palabrejas esas

para adivinar de tu chamba.

roberto: está bueno.

pero nada más un ratito

porque tengo que seguir

estudiando.

gumaro: cámara.

roberto: a ver.

[ríe]

"spot".

gumaro: spot.

un spot es un foco acá

como los del carnicero.

roberto: no.

spot es un comercial

de televisión.

spot.

gumaro: [ríe]

roberto: a ver, hay te va otra.

gumaro: a ver.

roberto: "copy".

gumaro: ay, qué fácil.

eso cualquiera lo sabe.

es una copia

como las que saca tu lichita.

roberto: no, gumaro,

es un texto creativo

para un anuncio.

copy.

a ver, uno más, uno más.

"branding".

gumaro: lo mezclamos

con chesco el de toronja

y lo vendemos en lata.

roberto: [ríe]

no es mala idea.

no seas menso, no.

branding, no brandy.

generar la imagen de marca.

gumaro: ¿y qué es eso?

roberto: generar la im...

pues eso.

[portazo]

nacho: ¿cómo que

por qué me preocupo?

si ya es tardísimo.

y ni me avisaron

que andaban juntas.

y de repente,

llegan todas en bola,

como si nada.

pues ¿qué se traen?

magos: bueno, pues en todo caso,

si te estuviéramos

escondiendo algo,

pues seguro no sería

por fregar a la borrega,

sino para no mortificarte.

así que ¿de qué te quejas

tanto?

elsa: ya, no le hables así

a tu papá.

magos: ay...

¿saben qué?

mejor voy a donde

la reina va sola.

en lo que aquí a todo el mundo

se le baja lo esponjado.

elsa: yo voy hacer algo de cenar

porque seguros estás así

porque ya tienes hambre.

lichita: papá, espérate.

necesito que me digas

de una vez por todas

que pasó con la demanda

en contra de luciana.

nacho: pues yo necesito

que me digas,

de una vez por todas,

por qué me dijiste esas mentiras

sobre tu trabajo en icónika.

roberto: esas palabritas

las he estado usando

así más o menos así

en ese sentido,

pero la verdad es

que no tenía ni idea

de su significado.

mira.

gumaro: pues es que eres igual

de chilpocles que tu servilleta.

mira, yo por ejemplo,

me dice un cliente

"maestro, ¿sí le sabe

a los 'bimectores' digitales?".

ni modo que les diga que no.

pues les digo que sí.

roberto: pues estamos igual

de labiosos y lengua largos.

cada quien en lo suyo, ¿no?

gumaro: sí, pues sí.

pero tú me la ganas.

esa capacidad tuya

de decir tarugada y media

bien "apantalladora"

y que la banda que la compre

sí está "cañona".

porque dices pura tarugada.

sí.

lichita: y sí,

sí me dieron el puesto.

pero me lo quitaron

para dárselo a la tal luciana.

el chiste es que, bueno,

al final de cuentas, pues,

no soy nadie en icónika, pa.

y si lo que te decepciona

es que yo no sea

todo lo que tú esperabas,

pues, ¿qué te digo?

nacho: mi hija, tu siempre

vas a ser mi orgullo.

pase lo que pase.

y es cierto, sí,

me encorajiné

porque pensé que me estabas

viendo la cara.

pero más bien, me dio rabia

que no te reconocieran

tu chamba.

y, pues, también me dio miedo

de que te fueran a correr.

y por eso, no hice nada

contra esa fulana.

lichita: papá, pero es que tú

no tenías por qué retirar

la demanda contra ella.

eso no es justo.

nacho: no, pero más injusto

hubiera sido que quedaras

en manos de la bruja esa.

porque bien que me dijo

que si yo seguía

con la demanda,

ella misma te iba a correr

y que le iba a decir al tío

que te cerraran

todas las puertas

en todos lados.

lichita: ¿por eso lo hiciste?

¿para que no me quedara

sin trabajo?

nacho: pues claro, mi hija.

y sabiendo

que era la sobrina del dueño,

pues no iba a arriesgarte

a que te cortaran las alas

en tu carrera.

o ¿qué?

¿para qué iba a servir

que estudiaras tanto, a ver?

lichita: ay, papá...

es que si yo hubiera sabido

todo eso...

nacho: ¿si hubieras sabido qué,

mi hija?

lichita: es que no sabía

que tú retiraste

la demanda por mí.

[suspira]

no me puedo ni imaginar

que la fulana esa

se haya aprovechado

de tu buen corazón.

nacho: hija, yo no podía dejar

que te quitaran tu carrera,

tu futuro.

¿y todo qué?

¿para que yo ganara una demanda?

no.

yo nunca te hubiera hecho eso.

luciana: ¿te digo algo, querida?

yo puedo certificar

por todos los medios

que soy una de toledo

y mondragón,

pero en cambio tú...

dafne: ¿yo qué?

luciana: es que tú eres tan,

pero tan gorda y tan amargada

que, a lo mejor,

ni eres de la familia.

no, en serio,

has de ser una recogida.

oye, por algo nadie te quiere.

empezando por tus papis

que te alucinan.

es que es obvio, piñata gótica.

dafne: ¡ya me tienes harta!

ambas: [gritan]

luciana: ¡no, suéltame!

¡tía, tía!

beatriz: ¡cristo misericordioso!

[grita] ¿qué pasa?

dafne: luciana se ensaña

conmigo, madre.

luciana: ay, eso no es cierto.

yo sería incapaz, tiíta.

créeme.

no sé por qué,

pero dafne me agrede

cada vez que puede.

y sí me dolió

porque me jaló el pelo.

beatriz: basta, dafne.

basta.

has de tener celos

de que tu prima

viva con nosotros.

pero no sigas.

o te voy a aplicar

el correctivo.

compórtate.

luciana: tiíta, vámonos.

dejemos a mi prima

para que hable

con su conciencia.

yo confío en que pronto

cambie de actitud

y--y me quiera tanto

como yo a ella.

dafne: ¡apestas!

[música]

[música]

lichita: ximena,

¿puedo hablar un ratito contigo?

ximena: no, tía.

ahorita no.

lichita: es que no te voy

a molestar ni nada.

nada más quiero que sepas

que lo que viste en mi trabajo,

no pasó así como tú crees.

bueno, es que a veces las cosas

no son como se ven.

ximena: tía,

pero tú estabas triste.

esa señora güera

te trataba tan mal

que hasta le tuviste

que pedir perdón.

yo te vi.

lichita: bueno, a lo mejor

eso parecía porque yo andaba

apuradita y nerviosa y...

y no me fijé

en cómo me hablaban.

pero, tú y yo ya quedamos

que no tiene nada de malo

servir café

ni tampoco sacar fotocopias,

¿te acuerdas?

ximena: sí, eso ya lo sé.

pero tus amigos no te respetan,

te hablan muy feo

y hasta se ríen de ti.

lichita: lo que pasa es

que a veces juegan pesado, ¿no?

y no piensan en el daño

que pueden hacer, ¿no?

a lo mejor nada más estaban

bromeando o algo así, ¿no?

ximena: si mis amigos

de la escuela

me trataran así,

¿te gustaría que yo dejara

que se burlen de mí?

lichita: no,

la verdad es que no me gustaría

para nada.

ximena: a mí tampoco.

por eso, cuando yo sea grande,

no quiero que me traten

como a ti.

lichita: y así había perdido

la admiración de ximena.

pero yo ya no tenía cara

para decirle nada.

ni siquiera que la dignidad

tenía un límite.

[solloza]

elsa: no has pegado los ojos

en toda la noche, ¿verdad?

lichita: es que por más

que le doy vueltas a todo,

siento que no puedo ni respirar

con tantos problemas.

[solloza]

es que no le puedo decir

a mi papá que renuncié

porque se va a preocupar mucho,

mamá.

y a eso échale que las deudas

están peor que nunca.

nada más no me alcanza

para pagar una partecita

de tantísimo dinero que debemos.

mira.

elsa: la letra del taxi

de tu papá.

y como está vencida, pues,

seguro hasta intereses

le cargaron.

lichita: ¿sabes en dónde

la encontré?

abajo de una lámpara.

seguro que mi papá la escondió.

la veo y me acuerdo también

del tarjetazo del hospital,

de las colegiaturas de ximena,

lo de la letra

con el abogado de magos

y ni esperanza

de encontrar un trabajo mañana,

mamá, porque la situación

está de la patada.

elsa: ay, mi princesa,

¿qué te digo?

lichita: para acabarla

de fregar,

el de la moto me robó todo,

lo que se dice todo.

lo único que me quedó

de lo que traía fue el celular.

[ríe]

segurito que lo vio tan chafa

que no quiso ni molestarse

en quitármelo.

¿como para qué, no?

elsa: me gustaría decirte

que esto va a pasar pronto

y que el rato vamos a estar

como si nada, pero...

pero ya son tantas cosas

que ¿con qué cara te digo algo?

lichita: es que a pesar

de que no le hacemos

daño a nadie

y tratamos de hacer las cosas

lo mejor que se puede,

de todos modos, para nosotros

no hay ni justicia.

no hay nada.

y me da un coraje pensar

que entre más canijo eres,

mejor te va.

elsa: eso no es cierto.

lichita: claro que sí,

sí es cierto.

y es ese el problema.

porque nos pasamos

de buenas gentes.

y yo no sé si deberíamos

de seguir así, mamá.

te juro que no sé.

gumaro: pues, ¿qué,

mi nerd de la publicidad?

[ríe]

roberto: [gime]

gumaro: te la amaneciste

quemándote las pestañas.

roberto: ¿qué hora es, gumaro?

gumaro: no sé.

roberto: estaba soñando

con "copies",

con "brandings",

con sesiones de grupo,

con público objetivo,

todas esas cosas.

gumaro: no, pues acá,

tu único público soy yo.

y qué bueno,

porque no te gustaría

que tus fans se vieran acá

roncando con la bocota abierta.

roberto: [ríe]

ahí la llevo con esto, gumaro.

anoche sí me di una buena

zambullida en toda esta

teoría publicitaria.

tengo que convertirme

en un experto en todo esto

a la de ya.

por el bien de mi hijo,

ese trabajo no lo voy a perder.

gumaro: órale.

roberto: ¿qué hora es?

gumaro: pues si te digo

que no uso...

este...

[gime]

roberto: [grita] ¿qué hora es?

gumaro: órale.

roberto: [ríe]

lichita: de veritas

que no tienes

por qué darle tanta importancia

a lo que pasó ayer, ximenita.

vas a ver que al rato

se te quita lo triste

y que todo va a estar

como si nada, ¿mm?

ximena: sí, pero a ver

si la "miss" no nos pone

tacha guaracha

porque no hicimos la tarea.

vamos a tenerle que pedir

otra oportunidad

para hacerla con otra persona.

miss: buenos días, señorita,

¿cómo está?

señorita gutiérrez,

qué bueno que la veo.

tú, mientras, deja

tu mochila aquí, ximena,

para que no la cargues

mientras hablo con tu tía, ¿ok?

lichita: ¿pasa algo malo

con mi sobrina, maestra?

miss: con ella no,

pero lamento mucho decirle

que por órdenes de la directora,

si ustedes no cubren

las colegiaturas atrasadas

de esta semana,

a partir del próximo lunes,

ximena ya no podrá

entrar a clases.

gumaro: yo veo que ya estás

aprendiendo acá todo el show

de la publicidad, camarada.

aunque de todos modos,

ahí tienes a tu lichita,

que te hace la tarea

cada que tractoras.

¿a poco no?

roberto: pues sí, pues sí.

pero la idea es necesitar

cada vez menos de ella

o de cualquier otra persona,

¿eh?

esa es la idea.

gumaro: ¿qué?

¿a poco ya te estás sintiendo

culpable de haberlo utilizado?

que se me hace que ya te entró

el remordimiento

porque te fuiste del lado

de la lucianota, ¿verdad?

roberto: no--no, pues sí.

no sé.

ya me pusiste a pensar.

chale, pues tal vez

tienes razón.

pero...

¿sí me hice mi sándwich?

gumaro: sí.

te lo comiste.

lichita: pero si ya dimos

casi todo lo que debíamos

de colegiatura.

solo nos faltan

como dos mesecitos nada más.

¿cómo va a ser que por eso

suspendan a mi sobrina?

miss: ay, la entiendo,

pero no han podido

ponerse al corriente

con la colegiatura

y la escuela tiene sus reglas.

ay, discúlpeme, pero tengo

que ir a dirección.

con permiso.

lichita: [suspira]

ximena: tía, ¿te dijo algo

malo la maestra?

lichita: no.

pero mejor terminamos

de platicar después.

y así ya no entras tarde

a tu clase.

ándale, dame mi besito.

>> ahí está la tía chacha

de ximena.

>> ¿no que era jefa o ejecutiva?

>> mi mamá dice que la doña

es bien mentirosa.

>> a ver si ximena

no se hace igual que su tía.

todas: mm.

lichita: ximenita,

yo creo que te voy a llevar

de vuelta a la casa

y ya mejor luego

yo vengo a hablar otra vez

con tu maestra.

vámonos, vámonos.

ximena: no, yo me quedo aquí.

esas niñas andan de payasas.

no voy a dejar que se burlen

ni de mí ni de ti

ni de nadie de mi familia.

no te preocupes

que yo te voy a defender.

lichita: ¿y eso...

eso que dices

quién te lo enseño, mi amor?

ximena: mi abuelito.

dice que uno en este país

se debe descender de todas

las injusticias que hay.

lichita: ay, xime,

eres tan valiente.

y tienes tanta razón.

no te imaginas

lo que me acabas de enseñar.

gracias.

y córrele, ándale, antes

de que te cierren la puerta.

la vida me estaba dando

una gran lección.

tenía que empezar de nuevo.

pero sin tirar todos estos años

por la borda.

esta vez, iba a ser diferente.

[música]

[música]

lichita: señorita ma--

perdón, este,

licenciada madariaga,

me urge, pero sí,

como que me urge

hablar con usted.

sandra: ¿que no es esta

tu renuncia irrevocable,

gutiérrez?

¿qué haces aquí?

lichita: sí, sí, así es,

es mi renuncia,

pero es que yo--

sandra: como no ha llegado

duarte,

decidí llamar a luciana

para enterarla.

luciana.

luciana: ¿mm?

sandra: gutiérrez ya no trabaja

en tu equipo ni en la agencia.

luciana: ay, no, qué pena.

lichita: mire, per--perdóneme,

perdóneme, licenciada,

por favor, olvide

que le di mi renuncia

porque ya lo pensé bien

y pues no, no me quiero ir

de la agencia.

¿me puede dar chance otra vez,

por favor, sí?

¿qué le cuesta?

mire, en verdad yo sí

necesito mucho este trabajo.

sandra: es demasiado tarde,

gutiérrez,

renunciaste a icónika.

ay, ni modo, atrás de ti

hay una fila de gente

muriéndose por trabajar aquí.

así que, ay, gracias.

bye.

luciana: sandra, si me permites,

déjame interceder por licha.

yo creo que un error

lo comete cualquiera, ¿no?

y anoche alguien me dijo

que todos merecemos

una segunda oportunidad, ¿mm?

¿qué dices?

sandra: no, no, no lo sé.

a mí no me gustan esos juegos

de: "renuncio, no, mejor ya no,

me arrepentí", no, no,

no, perdón.

luciana: sandra, mira,

en realidad...

[susurra] quiero

que sea mi gata.

sandra: está bien,

voy a aceptar,

pero con una condición,

gutiérrez.

la única forma

de reincorporarte a icónika

es como asistente de luciana.

¿aceptas o no aceptas?

beatriz: deberías de hacer

un examen de consciencia,

en lugar de pasarte

todo el santo día

pegada en esa computadora

y en las redes sociales

que son cosas del diablo.

aprende de tu prima luciana.

apenas llegó de argentina

y ya tiene un muy buen puesto

en icónika.

no como...

pues, como...

dafne: no es mala idea, fíjate.

a lo mejor, yo también podría

trabajar en la agencia

de mi papá.

ay, no, no, no.

pero no va a querer

que vean a la hija gorda

del dueño de icónika.

beatriz: cristo misericordioso.

¿la estás escuchando?

ya basta, dafne.

no nos importa

tu aspecto físico.

bueno, un poquito sí.

no.

bueno, en realidad,

deberías bajar de peso,

pero es por tu salud.

voy a misa a rezar por tu panza.

digo, por tu padre.

dafne: "así fue cómo

el duque de sulferino

pidió la mano de la hermosa

señorita luciana

de toledo y mondragón".

ese es el anillo

que tiene mi prima.

ay, esto está muy raro.

sandra: dios, gutiérrez,

aprovecha la buena voluntad

que te tiene luciana.

a pesar de que le has levantado

falsas acusaciones, ¿eh?

luciana: dale, nena.

entendé.

te quedas en la agencia siendo

mi asistente o no te quedas.

punto.

lichita: sí.

sí acepto.

sandra: luciana, ¿estás segura

de que quieres que gutiérrez

trabaje bajo tus órdenes?

luciana: por supuesto, sandra.

como segura, estoy segurísima.

sandra: gutiérrez,

¿cómo se dice?

lichita: muchas gracias,

señorita luciana.

elsa: ay, se me hace muy raro

que sean estas horas

y tu papá todavía

no se despierte.

me preocupa que le esté ganando

la depresión.

magos: para mí que le hace

falta enterarse de las cosas

como son.

sin que se las anden

pintando bonitas.

para empezar, él ya debería

saber que te corrieron.

elsa: mira, no voy a pelear

otra vez contigo, magos.

pero ni tu papá debe enterarse

de eso

ni de que tu hermana

ya no está en icónika.

yo por lo pronto voy a hacer

como que me voy al súper

mientras busco otro trabajo

donde sea.

magos: ay, pues yo también

voy hacer lo mismo.

no queda de otra.

porque si la licha

ya no me va a poder

echar la mano,

pues tengo que conseguir

una buena lana

antes de que me vayan

a cachar las...

elsa: ¿te vayan a cachar

quiénes?

magos: ¿ya viste la hora?

no, no, no, no.

si no nos vamos ahorita,

mi papá te va a cachar

en la movida de que

no tienes chamba, ¿eh?

órale.

apúrale.

apúrale, mamá.

elsa: ay, sí es cierto.

ayúdame con esto.

ambas: [hablan al tiempo]

magos: te ayudo, te ayudo.

[suspira]

luciana: ahora que eres

mi asistente,

tienes muchísimas

cosas que hacer.

uf, que como muchas,

muchísimas.

y no quiero que "aflojonees",

ni que te hagas

la que la virgen te habla,

como godínez, holgazana,

como es tu atolondrada

costumbre.

lichita: sí, señorita luciana.

luciana: bueno, primero--

jesusa: ¿para qué nos hiciste

venir, luciana?

néstor: habla, del verbo

desembucha que andamos

"a full" de trabajo.

luciana: es que yo le pedí

a esta que les llamara

porque quiero compartir

con mis amigos

que ahora licha

va a ser mi asistente

de tiempo completo.

jesusa: ay, por más que quieres

subir, siempre caes

a lo más bajo.

así que ahora lichita

va a ser tu chacha.

néstor: no, no, no, perdón,

perdón, no le digas tan feo

a lichita, ¿eh?

simplemente va a ser

lo que siempre debió haber sido.

la criada de la señorita

de toledo y mondragón.

no chacha, criada.

hola, criada.

todos: [ríen]

roberto: adonde voy a pasar

antes de la oficina

es a ver a mateo.

gumaro: salúdame mucho

a mi sobrino.

dile que ahora sí la próxima vez

que vayas, voy contigo, ¿va?

extraño mucho al chamaco.

roberto: estoy seguro que él

también a ti.

por mateo ahora menos que nunca,

puedo arriesgarme

a que descubran que soy

un improvisado.

gumaro: oye, y hablando de eso,

¿vas a seguir poniendo distancia

de por medio con la lichita?

roberto: sí.

me da un poco de pena

porque esa chava es buena.

pero lo mejor será mantenerla

lo más lejos que se pueda

de mis mentiras.

gumaro: [asiente]

se me hace que la mera efectiva

va hacer la lucianota.

con eso de que te gustan

las más...

mala onda.

no me oyó.

sí me oyó.

jesusa: cuando te toca,

aunque te quites.

y cuando no te toca,

aunque te pongas.

néstor: tienes toda la razón,

del verbo qué razón tienes.

luciana: ya, ya, ya, ya.

lichita, ve al "people's cafee"

aquí a la vuelta

y cómprame una ensalada griega,

nada más.

ensalada griega.

griega.

no me gusta ninguna otra.

la griega.

solo griega.

jesusa: ay, en serio

me sorprende tanta bondad

de tu parte.

mi lucy adorada.

mira que darle chamba otra vez

a esta mensa

que nomás no da una.

néstor: y tú deberías de pedirle

perdón a la señorita

de toledo y mondragón

como se debe,

porque la otra vez

como que no terminaste

de ofrecerle

una disculpa correctamente.

lichita: voy por su ensalada

griega, señorita.

no me tardo.

luciana: no, no, no, no, no.

espérame, "lichicienta".

néstor tiene razón.

ya se me había olvidado

que me ibas a pedir perdón

hincada y saliste corriendo.

así que me debes una disculpa.

lichita: perdón.

luciana: no, no, así no.

no.

como debe de ser.

todo el mundo sabe

que el perdón...

a ver, ¿cómo se pide?

jesusa: de rodillas.

luciana: ¿cómo se pide?

néstor: de rodillas.

luciana: ¿cómo se pide?

ambos: de rodillas.

luciana: ¿cómo se pide?

ambos: de rodillas.

luciana: ahí está.

arrodíllate y pídeme perdón.

ay...

te estoy esperando.

mi ensalada griega.

tengo hambre.

¿o quieres que te corra

y que te quedes

sin tu salario mínimo?

¿no?

bueno, ok, no sé, tu dime.

¿me vas a pedir perdón?

lichita: perdón.

luciana: no te oí bien, botarga.

más fuerte.

lichita: le pido que por favor

me perdone.

no vuelve a pasar.

perdón.

luciana: ¿perdón qué?

lichita: perdón,

señorita luciana.

nacho: ¿qué pasó?

¿no que ya te habías ido?

magos: mas bien yo creí

que tú te habías ido.

o a buscar trabajo o algo.

nacho: ¿y qué, tienes mucha

prisa porque tu padre "chambié"?

magos: no.

nacho: ah, no, no, no, no habrás

hecho otra de las tuyas,

¿verdad?

por favor, por favor dime, dime

que no agarraste prestado

el metro

y te multaron por exceso

de velocidad.

magos: [ríe]

no, jefe.

pero hubiera estado padre, ¿eh?

ay, ya no empieces

con lo mismo.

véngase, no haga coraje,

mi gordito.

papá, un día voy a andar

de mal humor, voy a andar

en mis cinco minutos.

ya sabes que no respondo

cuando estoy enojada.

nacho: de veras, en serio.

qué descaro ponerte todavía

los moños, ¿no?

cuando a estas alturas,

no has querido ni estudiar

ni trabajar ni nada.

ay, lo que hubiera dado yo

por hacer una carrera.

magos: pues sí.

pero como somos unos viles

gutiérrez.

nacho: ¿qué?

magos: pues nos tocó nacer

para maceta

y no salir del corredor.

ya ni modo.

¿para qué le sufrimos?

así es de gacha y de cachetona

la vida.

nacho: no, no.

a tu hermana no la metas

en el mismo paquete

que a nosotros.

ella sí va a llegar

todo lo lejos

que no llegamos

ni tu mamá ni yo.

ni tú.

bueno, digo, si sigues

por el mismo camino, ¿no?

magos: [ríe]

permisito, jefe.

[música]

[música]

néstor: ay, ya, licha,

no pasa nada.

no fue más que una bromita

cualquiera y ya,

¿verdad, luciana?

luciana: ay, sí,

no vayas a llorar, ¿eh?

ya sabes que odio el melodrama

que tanto les gusta

aquí en "nacolandia".

en serio, te veo

y me duele la idiosincrasia.

bueno, ándale, ya vete

por mi ensalada.

órale, ya, como vas.

jesusa: oye, mi lucy adorada,

¿no crees que se te pasó

un poquito la mano con lichita?

néstor: ay, obvio no, chuchette,

así va a saber quién manda.

aunque la verdad, no entiendo

para qué quieres a ese inútil

como tu asistente.

luciana: ay, no sé,

es que hay algo

en esta personita insignificante

que me provoca tratarla mal,

¿sabes?

no sé.

es que me gusta.

francamente, me gusta.

y además, para eso nacieron

este tipo de personas,

para sobajarlas,

para maltratarlas,

para humillarlas.

por eso la quiero cerca.

lichita: pero hay un dios

que todo lo ve.

todo lo ve, ¿mm?

roberto: nunca me había tocado

venir

así en un día como este, hijo.

no sabía que hubiera tantas

parejas que quieren adoptar.

mateo: pues hay unos nuevos

y hay otros que vienen

más seguido.

roberto: ¿ah, sí?

mateo: sí.

roberto: ¿sabes que me preocupa,

hijo?

mateo: ¿qué?

roberto: que tú estés aquí.

y que se te acerquen

a ti también.

eso me preocupa mucho.

mateo: pero a mí nadie

me va a llevar a su casa, pa.

roberto: ¿y por qué estás

tan seguro, hijo?

mateo: ay, porque yo

a todos les digo

que ya tengo papá

y que ya falta poquito

para que vengas por mí.

roberto: eso tenlo por seguro.

no sé cuánto me tarde

para que me den permiso

de sacarte de aquí,

pero pase lo que pase,

te voy a llevar conmigo, ¿eh?

mateo: sí.

roberto: ¿conste?

mateo: conste.

conste.

roberto: no, conste tú.

mateo: no, conste tú.

roberto: no, conste tú.

ambos: tú, tú.

tú, tú, tú, tú, conste tú.

tú, tú, tú, conste tú.

luciana: ay, guácala,

tiene alcaparras.

lichita: es que así preparan

la ensalada griega en ese lugar.

luciana: no empieces

de respondona.

detesto las alcaparras

y detesto las respondonas.

quítaselas antes

de que vuelva el estómago.

lichita: si gusta,

voy a la cafetería

y pido que le cambien

por otra--

luciana: ¡no!

no, me gusta el sabor

de las alcaparras

en la ensalada,

pero no comérmelas

porque cuando las mastico,

siento que se revientan.

el juguito no me gusta.

así que ve y quítale

todas las malditas alcaparras

una por una, pero rapidito.

órale, ya.

lichita: sí, señorita.

luciana: engarróteseme ahí.

luciana: nadie te dijo

que te podías ir.

quiero cambiar la decoración

de la oficina

esta misma tarde.

y tú tienes que encargarte

de conseguirme cosas

para dejarla monísima.

desengarróteseme ahí.

lichita: ¿y como qué

le gustaría, señorita?

luciana: pues no sé, fíjate.

tráeme catálogos de alfombras,

fíjate.

también de tapices,

de cortinas, fíjate...

quiero algo que refleje

lo que soy.

no sé, arréglatelas como puedas.

y ay de ti si no cumples.

lichita: sí, pues sí.

aunque no tengo mucha idea

de decoración

ni de esas cosas, pero--

luciana: bueno, bueno,

sobra que me lo digas.

es evidente.

no tienes ni pálida idea

de lo que es el buen gusto.

dale, ándale, quítale

las alcaparras.

tengo mucha hambre.

órale, ¿qué haces ahí?

lichita: es que como

no me dicho me puedo ir.

luciana: ah, pues ya te puedes

ir, ya te puedes ir, ya vete,

vete, vete.

ándale.

ay...

mateo: pero ¿no sabes

cuántos días más

me voy a quedar aquí, pa?

roberto: no, no, todavía no,

hijo.

a lo mejor no es tan rápido

como yo creí,

pero tú y yo vamos echarle

ganas a todo

y vamos a pensar

que cada día falta menos

para estar juntos, ¿te parece?

mateo: sí.

roberto: no escuché.

mateo: ¡sí!

roberto: [imita caballo]

[gime]

oye.

mateo: ¿qué?

roberto: ya falta muy poco

para tu cumpleaños.

hay que celebrarlo, ¿no?

mateo: yo digo.

roberto: yo también.

cuenta con eso.

mateo: ok.

roberto: hijo, me tengo que ir.

mateo: ok.

roberto: un abrazo apapacho.

bueno, me voy.

mateo: ok.

roberto: pero no quiero.

mateo: yo tampoco.

roberto: pero es que me tengo

que ir.

pero no quiero.

mateo: otro abrazo.

roberto: otro abrazo apapacho.

hijo, te amo.

mateo: yo más.

roberto: te cuidas.

¿me lo prometes?

mateo: sí.

roberto: bueno.

tranquilo, ¿eh?

mateo: ok.

bye.

roberto: bye.

mateo: bye.

roberto: adiós, campeón.

marta: hola, chiquitín.

¿cómo estás?

mateo: hola, señora marta.

¿vienen a conocer a otros niños

o ya saben a quién

se van a llevar?

>> pues en eso andamos, mateo.

oye, ¿quién era el señor ese

con el que estabas platicando?

mateo: ah, es mi papá.

y ya falta poquito

para que venga por mí.

lichita: como ya soy

su asistente,

pues no me queda de otra

más que apechugar y ya.

braulio: pues cero "like",

¿eh, lichita?

y lo que más me saca de onda

es que estés así

como si ya te valiera.

lichita: a ver, braulio,

en mi casa hay mucha necesidad

y hace falta lo que yo gano.

cada quien tiene que cuidar

su chamba lo mejor que pueda,

¿no?

la mera verdad,

yo no sé por qué

se sorprenden tanto.

roberto: ¿alicia tu asistente?

luciana: sí, guapo.

esa mensa ya no es redactora.

y no es que me las dé

de: "ay, qué buenita", pero sí,

porque gracias a mí,

lichicienta

conservó su trabajo.

bueno, lo que hace,

porque realmente

así que digas: "ay,

qué trabajo, qué bruto,

cómo trabaja, qué creativa--"

>> disculpen.

la licencia madariaga

está convocando a varios equipos

creativos a una junta

pero ahorita.

luciana: bueno, sí,

ahorita vamos.

ándale, ya, esfúmate, chao, bye.

ay...

[ríe]

¿viste cómo le dije?

ay...

ay, soy tremenda.

ay...

[música]

sandra: convoqué a varios

equipos creativos porque,

como saben, perdimos

irremediablemente la cuenta

de oki oki ginsei.

más bien, nunca la ganamos.

sin embargo,

hay otros clientes interesados

en que les hagamos sus campañas.

a ver si no las perdemos.

en concreto son tres.

mican, que es una marca

de comidas para perros.

colchones nubecita

y una muy, muy especial.

la marca de calzado

para dama grimaldi.

todos: [hablan a la vez]

sandra: ¡silencio!

luciana: ay, es una marca

europea.

y que como famosa es famosísima.

no, hombre, y como cara,

carísima.

ay, qué buena sorpresa.

luciana: sí, sí.

en efecto.

es una sorpresa.

quiero ideas.

quiero una catarata de ideas.

quiero una hemorragia de ideas.

>> ¡yo!

tengo varios en mente.

me imagino un mundo que es

el zapato de una mujer y--

sandra: ay, sí, sí,

me encantó tu propuesta,

muchas gracias.

esa es la actitud.

pero no se aboquen

solamente a esa marca.

también están las otras dos

que les mencioné.

no olviden que para icónika

todas las marcas

son importantes.

luciana: ah, pues ya sé.

ustedes dedíquense

a la comida para pulgosos

y a los catres.

y roberto y yo,

a lo del calzado.

¿mm?

porque mi segundo apellido

es zapatos grimaldi.

ahí, ya me están brotando

millones de ideas.

ay, ay, ay va una.

ay, otra.

[ríe]

sandra: quiero propuestas

de todos los equipos

para todas las marcas, ¿ok?

y esta vez los voy a vigilar

muy de cerca.

lichita: con permiso.

sandra: gutiérrez, pedí

que nadie nos interrumpiera.

lichita: perdón, licenciada.

solamente vine a dejar

unos cafés.

eso es todo.

néstor: miren en lo que acabó

la que se sentía

la superejecutiva.

[ríe]

jesusa: qué rápido se cayó

de su pedestal, ¿eh?

néstor: [muge]

todos: [ríen]

néstor: [muge]

dafne: oye, yesenia.

yesenia: dime.

dafne: digamos que si estuvieras

comprometida con un millonario,

¿te pondrías a trabajar?

yesenia: ni de taruga.

¿y a cuenta de qué viene eso?

dafne: no, a cuenta de nada.

oye, gracias por el sándwich.

yesenia: de nada.

luciana: conozco perfectamente

esa marca.

yo casi, casi nací

con unos grimalditos puestos.

digo, son carísimos,

pero yo desde niña los usaba.

néstor: ah, guau,

esa es una gran ventaja.

porque seguramente no muchas

en la agencia se han puesto

zapatos de esos

que valen una fortuna.

jesusa: ¿y quién mejor

que lucy que es tan viajada

por el mundo

y que conoce todo

sobre ese calzado tan lujoso?

braulio: sí, sí, pero

precisamente en estos momentos,

luciana no trae

unos grimaldi puestos.

[ríe]

¿por qué no, eh?

si tanto te fascinan y todo,

¿se puede saber?

luciana: ay, porque obvio

no me los voy a poner

para desgastarlos

en el pavimento

de las calles tercermundistas.

a ver, tú, lichicienta,

lánzate de inmediato

a la mansión de mi tío augusto

y tráeme varios de los muchos

zapatos grimaldi

que tengo en mi cuarto.

órale.

pero como vas.

lichita: ¿quiere que vaya yo

personalmente, señorita?

luciana: ajá.

lichita: es que acuérdese

que también me pidió las cosas

para su oficina.

luciana: pues a ver

cómo le haces,

pero cumple con mis órdenes.

no sé, agarras el "metrobús",

un burro, ay,

el taxi de tu papi.

ah, no, ese ya no se puede.

bueno, no sé.

tráeme los zapatos

para mostrarle a todos

cómo se usan

unos zapatos grimaldi.

pero órale.

yesenia: la señorita luciana

me llamó para que le diera

estos zapatos

y ahora pues a ver

si le atiné.

lichita: sí, estos han de ser.

muchas gracias.

dafne: ¿quién tocó, yesenia?

yesenia: con permiso.

ay, la señorita.

dafne: [resuella]

¡hola!

lichita: hola.

órale.

ay.

dafne, ni siquiera te has

de acordar quién soy.

qué tonta soy.

dafne: no, no, no, claro que sí.

eres alicia,

la que trabaja en icónika.

¿qué andas haciendo aquí?

lichita: [ríe]

bueno, es que la señorita

luciana me mandó a recoger

los zapatos,

es que ahora soy su asistente.

pero, perdón,

ando medio apurada.

me hizo un chorro demandados.

dafne: no, pero ¿qué encargos?

lichita: quiere cosas

para arreglar su oficina.

aunque no tengo nada de idea

de cuáles son sus gustos.

dafne: bueno, si quieres,

yo te puedo enseñar su cuarto

para que conozcas

los gustitos de mi prima.

se siente europea

porque vivió en argentina

y allá todo es estilo europeo.

lichita: ¿y a poco sí me harías

ese favorcito?

dafne: ajá.

en realidad este era el cuarto

de las visitas, ¿verdad?

pero ella le ha puesto

toques con sus justitos.

mira, se siente

casi de la realeza

porque dizque se codeaba

con medio mundo en la argentina.

lichita: con que de la realeza.

mira, qué interesante.

[ríe]

dafne, no sabes el "favorzote"

que me estás haciendo.

no sé ni cómo pagártelo.

dafne: hoy por ti,

mañana por mí.

roberto: ¿qué, le piensas robar

otra idea a alicia

o cuál es tu plan brillante?

luciana: pues, fíjate

que mejor eso

a maquillar un currículum.

y no, no necesito

robarle nada a la botarga, ¿mm?

ya que me sé vida, obra

y milagros, fíjate,

de zapatos grimaldi.

yo he vivido trepada

desde chiquita

en unos de esos, ¿mm?

yo sé mucho de cosas lujosas,

no de maquillajes chafas

como esos japoneses.

sandra: [habla en inglés]

¿qué quieres, duarte?

estoy en una larga distancia,

rápido.

roberto: perdón, ya supe

que ahora alicia

es la asistente de luciana.

pero yo también

voy a necesitarla

por lo de la campaña

de supermercados más.

sandra: para eso tienes luciana,

tu directora creativa asociada.

y lo de los supermercados

ya se echó a andar.

¿qué, no puedes tú solo

sin tu ex redactora y asistente?

"sorry, tell me".

ajá...

fátima: señor duarte, perdón,

pero el señor augusto

de toledo y mondragón

quiere verlo ahora mismo

en su oficina.

[música]

[música]

luciana: a ver cuánto aguanta

la botarga,

porque pienso traerla

como loca todo el tiempo.

[ríe]

la pobre idiota se ha pasado

toda la mañana

cumpliendo mis caprichos

para que a fin de cuentas

no le haya atinado a nada.

es tan...

me trajo mis zapatos grimaldi,

los catálogos que le pedí,

y justo están abiertos

en mis colores favoritos.

y, además, algunos adornos

que son totalmente mi estilo.

¿cómo pudo hacerlo tan bien?

jesusa: ay, sepa.

augusto: me enteré que perdimos

la cuenta con los japoneses,

la de los cosméticos,

y al parecer el error

fue de esta muchachita,

¿cómo se llama?

su nombre, que fue la redactora,

hombre.

roberto: mire, don augusto,

hubo algunos errores de--

augusto: en esta agencia

no hay errores.

yo, como dueño de icónika,

conozco perfectamente

todos los movimientos

que hay en mi agencia.

¿te hace sentido esto

que te estoy diciendo?

roberto: sí, señor.

augusto: un error más

y te largas.

roberto: jamás vuelve a ocurrir.

se lo garantizo, don augusto.

con permiso.

augusto: "stop".

por cierto, estuve leyendo

la prensa y no encontré tu nota

sobre los 30 años de icónika.

roberto: la nota.

¿la de icónika?

luciana: tengo que reconocer

que me tienes medio sorprendida

al ver que medio le atinaste

a mis gustos sobre decoración

y algunos arreglos.

lichita: es que me ando

esforzando porque gracias

a usted no perdí mi trabajo,

señorita.

luciana: vaya,

al menos eres agradecida.

micropunto a tu favor.

[ríe]

lichita: [ríe]

y quería decirle

que lo que quiero en realidad,

lo que yo quiero

es aprender de usted.

y espero en verdad que algún día

no muy lejano,

usted pueda verme

como una amiga, ¿mm?

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.