null: nullpx
Cargando Video...

Antes Muerta Que Lichita Capítulo 113

30 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

[tema musical]

>> niño, ven acá.

ven acá, niño.

¡que vengas acá

te estoy diciendo, niño!

¡ven acá, te hablo!

[cláxones]

lichita: ¡cuidado!

mateo: ¡suéltame, suéltame!

lichita: soy yo, soy yo,

soy yo, tranquilo.

mateo: alicia, viniste por mí.

lichita: mi amor, tranquilo,

no tengas miedo,

aquí estoy contigo.

dime, ¿qué pasó?

mateo: es que tengo miedo,

es que nadie venía por mí

y ese señor me quería llevar.

lichita: cálmate, mi amor,

respira, respira profundo,

suelta el aire.

a ver, dime, ¿ibas a tu casa

o de dónde venías?

mateo: es que me llevaron

con un doctor,

pero yo ya no quiero

ir a la casa de don augusto.

lichita: ¿y quién estaba

contigo, mateo?

mateo: es que mi tío gumi

me iba a llevar con mi papá,

pero ninguno de los dos llegó.

tenía mucho miedo y pensé

que me iba a quedar solito.

lichita: no, mi amor.

gracias a dios, no te pasó nada.

todo va a estar bien, mi niño,

¿sí?, todo va a estar bien.

tranquilo.

gumaro: sobri, ¿dónde estás?

sobri, sobri, aquí estoy

para llevarte con tu papá.

chale.

[celular]

¿qué pasó, suegrita?

¿cómo?

no, pues voy para allá,

se me hace que a mi sobri

ya lo llevaron

para el pent-house.

espéreme, espéreme.

nomás que ahora voy por acá

más rapidito.

[música]

gumaro: ya me dijo el matasanos

que nuestro frijolito

está como si nada,

dulces ojitos.

luciana: ay, afortunadamente,

pero fue tremendo susto.

pero el bebito está bien--

beatriz: alabado sea dios.

dafne: qué buena onda.

gumaro: a ver, perdón,

¿cómo están, eh?

suegrita.

valeria: gumaro, de todas formas

el doctor dijo que mi nena

debe quedarse en reposo absoluto

por varios días,

así que no puede viajar

ni moverse de acá.

luciana: muchas gracias a todos

por preocuparse por mí

y por mi nenito.

me hacen sentir en familia.

beatriz: eso es lo que somos,

luciana, tu familia.

augusto: ¿qué?

eres un imbécil, draco,

¿qué esperas para buscar

a ese engendro?

no pudo haber ido muy lejos.

¿estás seguro que no se lo llevó

el mentado gumaro ese?

draco: no, don.

augusto: busca al maldito

escuincle, pero antes,

ve con miranda,

dale su liquidación y dile

que mateo se fue conmigo

muy lejos, que ya no necesitamos

de sus servicios.

no quiero a esa mujer

de metiche por ahí.

lichita: hola, familia.

elsa: hola, ¿cómo estás, hija?

bienvenida.

magos: hola, ¿y este guapo

quién es?

lichita: mira, mateo,

te presento a mi mamá.

elsa: hola, mateo.

lichita: y ella es

mi hermana magos.

magos: hola.

lichita: y ella es ximena,

mi sobrina.

ximena: hola, mateo.

mateo: hola.

ximena: oye, tía, ¿tú de dónde

conoces a mateo?

lichita: mateo es mi amigo,

y es el hijo de roberto.

elsa: santa chicharra.

magos: órale, con mateo.

ximena: ¿roberto es tu papá?

lichita: es una historia larga,

pero ahorita lo importante

es que mateo es nuestro

invitado de honor

y que se va a quedar aquí,

así que mientras vienen por él,

siéntate, mateo.

aquí te puedes quedar.

vas a estar muy seguro

y puedes quedarte tranquilo

como si fuéramos nosotros

tu familia, ¿sale?

mateo: sale.

lichita: mientras nosotros

le ofreceremos algo de comer,

ximena y tú jueguen un ratito,

¿sí?

así sirve que se van conociendo.

elsa: sí, vamos a calentar algo.

ximena: ¿cuántos años tienes?

mateo: siete, ¿y tú?

ximena: uy, yo ya soy

más grande que tú.

mateo: ¿en serio?

ximena: sí.

gumaro: ahora sí ya me tengo

que ir de voladísima a buscar

a mi sobrino.

seguro lo encuentro

en el pent-house.

luciana: no, no,

no te expongas a lo loco,

es muy atrabancado.

¿y si mejor

le avisas a roberto?

gumaro: no, hombre, ojitos,

¿cómo crees?

no, no, nomás mortificaría más

a mi camarada que ya de por sí

está que se lo lleva la chinela.

luciana: ¿sabes qué?

sufro nada más de pensar

que los sicarios de augusto

te vean merodeando

por el pent-house,

y más si ahora ya saben

quién eres realmente.

valeria: la nena tiene razón,

gumaro.

mateo: no, es que hoy

ya no tengo ganas de jugar.

ximena: si quieres, te puedo

leer un cuento, ¿sí?

mateo: sí, eso sí, mi papá

me contaba cuentos muy bonitos,

pero no sé qué pasó que todavía

no viene por mí.

ximena: no te preocupes, mateo,

de seguro luego viene por ti.

yo te voy a cuidar

como si fuera tu hermana mayor,

¿sale?

mateo: sale.

lichita: el pobre de roberto

debe estar volviéndose loco

sin saber de mateo.

elsa: ay, bendito sea dios

que se te prendió el foco.

no quiero ni pensar

lo que le pudo haber pasado

a esa criatura.

lichita: no, no, no.

magos: híjole, qué grueso

que roberto esté en el bote.

y qué canijo nos salió

el fulano ese de don augusto.

mira que tener a roberto

agarrado del--cogote

y amenazándolo

con lo del niño, híjole.

pero tú también

saliste bien canija, licha.

¿quién te viera?

con todo ese cuento de traer

encandilado a don augusto...

elsa: mira,

mateo se puede quedar aquí

todo lo que haga falta,

pero de seguro

alguien lo está buscando,

y yo lo que menos quiero

es que te vayas a meter

en un problemón por haberlo

traído aquí así nomás.

lichita: por lo pronto

necesitaba que estuviera

en un lugar seguro,

pero sí, sí, tengo que encontrar

la manera de que roberto

se entere de que mateo

está bien.

dentro de todo lo que le pasa,

al menos que por ese lado

esté tranquilo.

magos: pues sí, pero

¿y cómo le vas a avisar?

lichita: no sé, ni siquiera sé

dónde lo tienen encerrado,

pero de alguna manera

lo voy a averiguar.

ya que hable con él,

pues que ya me diga si llevo

a mateo con luciana o qué hago,

pero de momento, mamá,

necesito que esté aquí.

de verdad, va a estar

mil veces mejor con ustedes

que con don augusto.

elsa: no te preocupes,

y hablando de don augusto,

ya me platicarás todo ese rollo

que andas de novia con él, ¿eh?

ya, es un milagro que tu papá

no se haya enterado todavía

porque si no, ay,

santa chicharra.

lichita: ma, perdóname, pero

te pido por favor que ahorita

no me preguntes nada.

te prometo que en cuanto pueda,

les explico todo

a mi papá y a ti,

pero por lo pronto es mejor--

[celular]

augusto, ¿cómo estás?

augusto: buscándote, y nadie

me sabe decir dónde estás.

me urge que vengas a icónika.

lichita: fui a mi departamento

porque olvidé algunas cosas

para la campaña de juguetes,

porque hoy es la presentación,

pero de hecho ya voy

para la oficina.

en un rato te veo.

besos.

me tengo que ir.

se los encargo mucho,

por favor, ¿sí?

elsa: sí, hija, no te apures,

vete tranquila.

lichita: mateo,

tengo que trabajar,

pero yo sé que mi mamá,

mi hermana y mi sobrina

te van a cuidar muy bien.

quiero que me esperes aquí

tranquilito, ¿de acuerdo?

mateo: sí.

lichita: sí, bueno.

ximena: "bye", tía.

lichita: adiós.

ambos: adiós.

[timbre]

gumaro: ¡suegrita!

valeria: [grita]

gumaro, qué c---

el susto que me pegaste.

y vos no deberías estar acá.

quedamos en que esperarías

abajo, en la calle--

gumaro: no, no, es que ya

chequé, rechequé y "rerechequé"

y pues afuera no hay nadie,

nadie vigilando.

ni el draco, ni el trompas,

nadie.

acá su "almazote", ¿no?

valeria: eso significa

que acá no hay nadie,

porque llevo horas

y nadie me responde.

gumaro: ah, caray,

¿dónde habrá quedado mi sobri?

si algo le pasa,

me lo voy a lamentar

toda la vida, suegrita.

yo creo que dios

me está castigando, mire,

por esta que me está castigando,

por todas las tonterías

que he hecho.

si viera cuánta tontería

he hecho, no--cuánta tontería.

no, hombre, ¿qué le voy

a andar contando?

lichita: no, no, no, a ver,

a ver, a ver, ¿cómo que no está?

si me dijeron que lo habían

traído para acá.

>> sí, pero ya chequeé

y a roberto duarte hace un rato

se lo llevaron al reclusorio.

lichita: ¿qué?

>> ni modo, nadie lo alcanzó.

lichita: ay, no me diga eso,

por favor, dios mío--

[celular] a ver, permítame.

sí, sí, sí.

sí, sí, sí.

augusto, perdón, voy lenta,

es que hay un tránsito

impresionante, pero llego

a tiempo para la presentación.

augusto: es que solo quería

escuchar tu voz y comentarte

que después de la presentación

de la campaña, tengo que decirte

algo muy importante.

>> ♪ porque lo retro

es divertido

urban oh

llegó el juguete más temido

urban oh

el brazalete holográfico

que te divertirá

es el brazalete

urban oh

porque lo retro es divertido

urban oh ♪

>> como verá, es una fusión

entre lo retro, vintage,

con la modernidad que representa

el brazalete urban oh.

lichita: todos colaboramos

para generar una propuesta digna

del brazalete holográfico.

y bien, esperamos su opinión.

>> ah, pues...

con toda honestidad,

no me gusta para nada.

no me convence ni me satisface

en lo más mínimo.

francamente me parece

una reverenda "mafufada".

lichita: sí, efectivamente sí,

es una "mafufada",

pero una "mafufada"

que puede funcionar.

>> las "mafufadas"

nunca funcionan.

lichita: es que no tiene

que pensar como adulto.

piense como un niño.

a ellos les va a encantar esto

porque les gustan las cosas

creativas, "locochonas",

novedosas.

para ellos no va a ser

una "mafufada",

va a ser un "hitazo".

>> pues siento mucho

haberles hecho perder su tiempo.

me voy a otra agencia

a ver si me ofrecen

mejores propuestas.

con permiso.

lichita: no se desanimen.

es solo un revés.

todos hicieron un excelente

trabajo, pero bueno,

a veces pasa que no es

lo que el cliente busca.

ustedes no duden

de que la campaña tenía

todos los ingredientes

para ser buena.

sandra: estoy de acuerdo

con alicia.

esto no debe desalentarnos.

no es la primera

ni la última vez que nos sucede.

augusto: [tararea]

¿eh?

y bien, ¿qué?

¿ya estamos listos para lanzar

el nuevo juguete urban oh?

[ríe]

ey, ¿qué pasa?

lichita: desgraciadamente,

el cliente no ha quedado

satisfecho y va a buscar

otra agencia de publicidad.

augusto: pero ¿cómo es posible?

¿eh?

son una bola de ineptos,

faltos de creatividad

y de talento.

¿qué es lo que tienen

en la cabeza, eh?

ew... ay...

claro.

tienen estiércol, ¿o qué?

¿ya se gastaron todas

las neuronas que tenían?

¿eso es todo lo que tienen?

¿y tú qué haces aquí, sandra?

¿no te diste por enterada

de que ya estabas despedida?

sandra: alicia gutiérrez

me pidió que me quedara

y me dijo que iba

a hablar contigo.

por eso sigo aquí.

si tienes alguna duda,

háblalo con ella.

augusto: ¡ya me tienen harto!

¡debería correrlos a todos!

voy a contratar gente nueva.

no a chismositos

ni a zorritas cuatro ojos,

y menos a "hipstercitos"

con ínfulas de artistita,

ni hippies mugrosos

que no dan una.

lichita: y ahí fue

cuando me di cuenta,

¿cómo no iba a haber "mobbing"

en icónika si de alguna manera

la cabeza de la agencia,

don augusto

de toledo y mondragón,

era quien lo generaba, mm?

augusto: alicia,

a mi oficina.

lichita: bueno.

a su oficina.

¿cómo?

no entiendo qué quieres hacer.

augusto: reestructurar icónika,

sanearla por completo

y por supuesto quiero que tú

me ayudes con eso.

lichita: claro,

ya sabes que cuentas conmigo.

además entiendo que con todo

lo que está pasando

quieras enfocarte en la agencia

porque me imagino

que últimamente has estado

muy metido en lo de roberto.

augusto: eh, bueno,

dándole seguimiento,

como debe de ser,

nada más, ¿no?

lichita: ¿sabes que me halaga

pensar que te dedicaste

a inculparlo en algo tan grande

como para que lo detuvieran?

augusto: ¿y eso me hace quedar

bien contigo?

lichita: más

de lo que te imaginas,

pero quiero que me lo confirmes

para saber que no estoy

imaginando todo yo sola.

sabes que puedes confiar en mí,

¿verdad?

augusto: esa mirada

de niña traviesa

me hace querer decirte

todo lo mío,

hablarte de mis secretos,

llevarte a mi pent-house

para que aprendas

de mis otros negocios,

y sobre tantas cosas

que yo te puedo enseñar.

lichita: pues cuando tú quieras

puedo empezar a aprender

de tus otros negocios.

nadie mejor que tú

para enseñarme.

augusto: por lo pronto,

tenemos muchas cosas que hacer.

la reestructuración comienza ya.

lichita: ¿qué--qué?

augusto: ven conmigo.

lichita: ¿cómo--?

[sirena]

roberto: oficial,

¿por qué se va por aquí?

>> vamos al penal

de santa marta.

roberto: conozco bien ese lugar

y sé que no es por aquí.

¿a dónde me lleva?

oficial...

oficial.

>> ¿a nosotras también

nos convocaron?

>> ay, ¿para qué?

fátima: no tengo idea,

pero tenemos que estar todos

en la junta.

braulio: bueno, a ver,

utilicemos la filosofía zen.

si nos regañan, "relajensen",

si nos gritan, "cállensen",

si nos amenazan, "defiendansen".

todos: [hablan a la vez]

sandra: escúchenme por favor.

seguramente augusto sigue

muy enojado porque estoy aquí

y por lo de la junta

de hace rato.

nos va a leer la cartilla,

lo conozco muy bien.

chuchette: bueno, ustedes

piensen en la superación,

en el éxito y la felicidad.

decretemos solo pensamientos

positivos, cero negatividad.

aunque yo creo que también

va a hacer oficial mi salida

de icónika.

braulio: con positividad.

augusto: atención.

su atención, por favor.

yo, como presidente

de esta agencia,

y alicia gutiérrez,

como directora general,

hemos decidido hacer

una profunda reestructuración

en icónika.

por lo tanto,

vamos a prescindir

de los servicios

de varios de ustedes.

alicia, infórmales

quiénes están despedidos.

vamos.

>> tienes un minuto

para largarte corriendo,

mi chavo.

y si te vi, no me acuerdo.

>> pero como vas.

ya sabes que en eso quedamos

con el don.

>> ten, canijo,

el don de lo manda.

es tu celular, ¿no?

pero muévete, ¿o qué?

¿te da miedo andar solito

en un barrio como este

sin tu mami?

roberto: vete,

yo nací en un infierno

peor que esto, no tienes idea.

>> por eso ya pélate, ¿o qué?

¿quieres que te volvamos

a agarrar?

>> vámonos.

augusto: vamos, mi amor,

los empleados están deseosos

de saber quiénes van a abultar

aún más las filas del desempleo

en este país.

lichita: augusto, no sé si esta

sea la forma adecuada.

augusto: sí la es, empieza.

lichita: me sentí

entre la espada y la pared,

pero era el peor momento

para dejar que augusto

dudara de mí,

así que no me quedaba de otra

más que correr a quien

fuera necesario

para que se convencieran

de que yo era la--

la que todo el mundo

creía conocer.

los que están despedidos son:

carlos, bárbara y toño.

augusto: vamos, ya vieron,

lárguense, ¿qué esperan?

ya no trabajan aquí, vamos,

fuera, lárguense, vámonos.

¿quién más, alicia?

¿sandra, chuchette?

lichita: sandra y chuchette

se van a quedar hasta que hayan

terminado las campañas

pendientes y después se van.

chuchette: gracias, alice.

entendido,

terminamos y "chayito".

sandra: así será,

no se preocupen.

augusto: no, preocúpate tú

que te vas a quedar sin trabajo.

[ríe]

y les advierto que vamos

a seguir reestructurando

la agencia.

esta es la primera fase.

ya vendrá la segunda,

y todos están

en la cuerda floja.

diles.

lichita: así es, todos.

augusto: ¿todos qué?

diles.

lichita: todos están

en la cuerda floja.

claro que no me gustó.

me sentí presionada por ti

para correr a esos empleados

enfrente de todos.

augusto: no me digas que sigues

teniendo el corazón de pollo

de aquella lichita que andaba

por estos pasillos de icónika

deambulando--

lichita: no, yo antes muerta

que lichita.

augusto: eso.

lichita: esa ya está

más que enterrada.

augusto: eso.

lichita: lo que me desconcertó

es que no me avisaste,

me aventaste al ruedo

sin estar prevenida.

augusto: ok, ok, ok,

ya me hace sentido.

no te di tiempo de preparar

un discurso maquiavélico

digno de ti.

lichita: exactamente.

augusto: [ríe]

lichita: ya, vamos a olvidarnos

de eso, en realidad yo quería

decirte que--

pues, que me encantaría

que nos viéramos esta noche

en tu pent-house.

¿qué dices?

augusto: me encanta la idea.

además no va a estar la mujer

que trabaja conmigo,

ni su hijo.

tenemos el pent-house

para nosotros solos.

lichita: ay, entonces

yo me puedo adelantar

y preparar algo romántico.

¿me das las llaves

del pent-house

y me alcanzas allá?

¿qué?

¿qué no va a ser mi casa

también muy pronto?

ándale, quiero darte

una sorpresa.

ah, no me tienes confianza.

brisa: alicia, no te voy

a entretener de más,

pero sí quiero que me digas

qué está pasando.

esta mala vibra

ya está demasiado densa.

lichita: si es por

lo de hace rato, créeme,

no me quedó más remedio

que seguirle la corriente

a augusto.

brisa: eso lo entiendo perfecto,

pero de que la mala onda

anda en icónika,

obvio que anda y cañón.

ya ves lo que le acaba de pasar

a luciana.

lichita: no, no, no, ni siquiera

yo sabía que había venido,

¿qué fue lo que le pasó?

luciana: y me afectó mucho

pensar en perder a mi nenito.

aquí llevo una nueva vida,

una nueva ilusión,

una nueva esperanza.

valeria: ¿vos te das cuenta

cómo cambiaste?

de ser una chica frívola

y superficial, ahora sos

una mujer hermosa, responsable,

amorosa y al fin dejaste atrás

todos tus rencores.

luciana: no, no, no todos,

porque aunque lichicienta

haya cambiado un poco,

yo todavía la odio, la detesto--

valeria: la vomito, ya,

ya con esa versión enfermiza

que tenés de la pobre chica.

ahora aclarame algo.

¿ella sabe que este bebé

que vos esperás es de gumaro?

luciana: a ver, una cosa

es que ella quiera ayudar

a roberto y otra muy diferente

es que yo le cuente

mis secretos, fíjate.

ese es mi as bajo la manga,

porque es obvio que aunque esa

ande con augusto,

sigue amando a roberto.

sí lo sabes, ¿no?

ay, ya, si sí lo sabes,

sí lo sabes.

lichita: ¿se puede?

valeria: la embocaste.

luciana: ay.

roberto: gumaro, dime que ya

tienes a mateo contigo.

gumaro: ay, mi camarada

del alma, lo que pasa es que--

mi sobri no se apareció.

roberto: no, gumaro,

pero ¿mateo dónde está?

gumaro: tranquilo, tranquilo,

tranquilo, camarada,

yo estoy viendo a ver

cómo doy con él, ¿eh?

oye, pero ¿qué--qué--

tú dónde estás o qué transa?

roberto: es una larga historia,

"mai", me comprometí a hacer

un trato con don augusto,

pero seguramente se enteró

del plan de escape que tenía

con mateo, y sí, como dices,

ya se enteró que tú eres

mi carnal.

gumaro: pues sí, ya se enteró

que tú eres mi camarada

y yo soy tu camarada.

¿tú crees que el don augusto

todavía tiene a mi sobri?

roberto: estoy convencido

de que una vez más

ese desgraciado me arruinó

los planes y se quedó con mateo,

pero en cuanto termine con esto,

ya me voy a haber librado

para siempre de augusto.

valeria: es tu oportunidad

de confesar tus secretos.

luciana: ¿qué--? a ver,

tómate una pastilla

de "ubicatex".

los secretos no se cuentan

porque dejan de ser secretos.

lichita: ¿a qué se refieren?

luciana: ay, a ver, lichicienta,

dinos a qué viniste,

porque como verás,

estoy perfecta de salud,

como guapa, guapísima,

y mi nenito

en perfectas condiciones,

fíjate.

lichita: en primer lugar

quería saber cómo seguías.

gracias por informarme

que estás bien, me da gusto,

más que nada por tu bebé.

y en segundo lugar

vine a decirles que--

valeria: nena, nena, nena,

¿no ves que viene en son de paz?

así que ahora contale.

lichita: ¿qué--qué tienes

que contarme?

gumaro: ¡ya salió, ya salió,

ya salió!

mi camarada ya salió

de la cárcel.

[ríe]

¿cómo sigues tú y el frijolito?

¿estás cuidando bien de mi hijo?

lichita: ¿el papá de tu bebé

es gumaro?

beatriz: ¿cómo que te citaste

con un troglodita?

dafne: se dice troll,

y no te espantes.

obvio ya comprobé su identidad

en el "face".

sí existe

y hasta tenemos amigos en común.

beatriz: ay, no sé, hija,

eso de las citas a ciegas

es muy riesgoso.

perdón, no te puedo dejar ir

a ninguna parte con él.

dafne: para evitarme cualquier

onda bizarra, lo cité aquí

en la casa.

beatriz: virgen del perpetuo

socorro, así que no tarda

en llegar un tipo de esos

que se visten todo de negro,

con calacas y se pintan

cosas en los brazos,

tienen aretes.

dafne: [ríe]

>> señora, aquí está rodrigo,

que está buscando a dafne.

rodrigo: hola.

luciana: bueno, o sea, sí, ¿no?

porque no, ¿no?

¿o sí?

o sea que no, que el papá

de mi nenito es, este, pues sí,

es de gumaro.

gumaro: ahí nomás.

valeria: y hay otro secretillo

por ahí que tenés guardado,

así que largalo.

luciana: ay, ay, ok.

valeria: ahora vas a ver,

escuchá.

luciana: o sea que yo nunca

tuve, ¿verdad?,

nunca he tenido y nunca tendré

nada que ver con mi esposo,

o sea, con roberto

"tiriririrí" no, nunca.

y aquella vez en el hotel

no pasó nada porque roberto

estaba como borracho,

borrachísimo.

y solo pensaba en alicia.

gumaro: mira nomás

de lo que se viene uno

a enterar, ¿no?

lichita: pero ahora dinos

qué es lo que pasó con roberto,

¿cómo que salió de la cárcel?

gumaro: ya, alicia,

no es que desconfíe de ti,

pero la neta sí desconfío de ti,

así es que ahí muere.

tú resultaste una ingrata

bien "pérjida".

luciana: no, espérate, gumaro,

digo, ya que están saliendo

todos los trapitos,

tienes que saber que alicia

está del lado de roberto.

y te lo digo yo que así

que digas qué bruto,

santa de mi devoción, no es.

gumaro: por eso digo que--

sí debía confiar en ti,

y que no eras tan "malora".

ahí te va.

roberto, mi camarada,

se pudo escapar del bote

por un trato que hizo

con el méndigo del don augusto.

y si de veras le cumple,

pues ahora sí, yo creo

que acabaron las broncas

para mi camarada.

valeria: pero, a ver, pregunto,

¿y mateo?

lichita: no, no, mateo está

en casa de mis papás,

ahí está muy seguro.

gumaro: [celebra]

lichita: ahora lo que urge

es comunicarse con roberto

para que no vaya a cometer

ninguna locura.

gumaro: pues para pronto

es tarde, pues ahorita mismo--

lichita: eh, yo tengo que ir

a hacer algo, porque creo

que ya sé dónde puedo encontrar

pruebas contra augusto.

con permiso.

gumaro: chale, el celular

de mi camarada suena ocupado.

aguántame.

camarada, desocúpate.

luciana: ¿con quién hablas?

gumaro: con mi camarada.

luciana: pero ¿cómo te va a oír

si está ocupado?

gumaro: por eso le digo

que se desocupe.

luciana: ay, pero ¿cómo va

a oír que se desocupe

si está ocupado?

gumaro: por eso le digo--

luciana: pero ¿qué le dices?

gumaro: le digo que se desocu--

valeria: ay, no, no, no.

roberto: sí, don augusto.

¿qué más?

augusto: debajo de la cama

hay una maleta con dinero.

ese es el dinero que le tienes

que devolver a clemente

en una bodega abandonada.

la dirección y el croquis

están en una tarjeta.

¿te hace sentido?

roberto: sí, ya la veo.

augusto: que conste, roberto,

que esta es tu última prueba

de confianza, ¿eh?

¿cómo sé que no vas a huir

con esa fortuna?

digo, tomando en cuenta

que siempre fuiste

un porterillo de quinta, ¿no--?

roberto: el trato que hicimos

vale más para mí

que este dinero sucio.

augusto: te equivocas,

ese dinero que tienes ahí

ya está limpio,

tanto como la nueva vida

que estoy planeando para mí.

yo me retiro de los negocios

ilícitos y tú pues ya puedes

dedicarte a tu hijo, ¿no?

venga, roberto,

este es el último jalón.

roberto: qué conveniente

para usted, ¿verdad?

pero ni modo.

augusto: tú a trabajar

y yo a mi velada romántica.

ah, ¿con quién crees?

con alicia.

ay, no se te ocurra apagar

el celular porque necesito

rastrearte en todo momento

y no contestes llamadas

que no sean mías.

roberto: ¿y en qué momento

usted va a cumplir su parte,

don augusto?

augusto: nos veremos después

de que devuelvas el dinero

para que te entregue

a tu mocoso. "bye".

[ríe]

ximena: te toca.

elsa: a ver, a ver, aquí traigo

una botanita para los jugadores.

ambos: palomitas.

ximena: qué rico, abue,

muchas gracias.

elsa: qué bueno que te hayas

querido quedar con nosotras,

mateo.

te vamos a cuidar muy bien, ¿eh?

y como dijo mi hija licha,

te queremos hacer sentir

como en familia,

mi niño hermoso.

mateo: yo nunca he tenido

una familia como la de ximena,

así con abuelitos, mamá y tía.

ximena: entonces, ¿cómo es

tu familia, mateo?

mateo: no sé.

primero vivía con mi mamá,

pero me dejó con unos niños

que ni siquiera eran mis primos,

ni mis hermanos.

y luego conocí a mi papá,

pero él sí me quiere mucho,

pero no sé qué pasó que todavía

no viene por mí.

elsa: lo bueno es que tienes

un papá que te adora.

y como él es nuestro amigo

y lo queremos, pues ahora

te queremos muchísimo

a ti también, ¿verdad, ximenita?

beatriz: [ríe]

rodrigo: hasta que

nos conocimos, dafne.

dafne: sí, qué buena onda.

a lo mejor no soy

lo que esperabas,

aunque ya habías visto fotos

mías en el "face".

pero si te late,

podemos ser amigos y nada más.

rodrigo: ¿nada más?

¿por qué?

a mí me gustaría

que nos conociéramos,

salir y luego ahí veremos,

porque cuando supe que tú eras

la que hacía el "blog de daffy",

me gustaste un buen.

dafne: ah, ah.

elsa: ¿segura que no vas a tener

problemas con tus jefes

por haberte venido?

magos: no, pedí chance de hacer

los pendientes desde la casa

nada más por hoy

para que te puedas ir

a "el cafecito" y yo me quedo

a cuidar a los chamacos.

elsa: bueno, pues voy y vengo.

ahí te encargo esa criaturita

para que no se ponga más triste

de lo que ya está el inocente.

magos: hombre, yo aquí

los pastoreo.

está cañón que un chavito

tan chiquito esté sufriendo

por broncones de adultos.

y aparte por no tener una mamá

que lo cuide.

ve tú a saber

por qué no se quedó con él.

elsa: pues sí, y no es que esté

una para juzgar, pero--

para mí los hijos

son un regalo del cielo

y no me imagino

lo que ha de ser tener uno

y luego ni siquiera velar

por él.

bueno, ya me voy, ¿eh?

adiós, hijita.

lichita: ¿miranda?

¿draco?

mateo: nomás le faltan

las ruedas a mi cochecito,

pero así no va a poder avanzar.

ximena: a ver qué le podrás

poner, a ver...

magos,

¿sabes qué le puede poner mateo

como rueditas a su coche?

magos: a ver, mis chavos,

déjenme echarle un ojo.

uy, ya sé qué te podría servir.

aguántame, mateo.

mateo: ¿por qué le dices magos?

ximena: porque ella se llama

margarita y todos de cariño

le decimos magos.

mateo: pero eres su hija.

yo casi nunca veía a mi mamá,

pero se me hace que ella

no me quería tanto

como magos a ti.

y de todos modos le decía mamá.

augusto: alicia,

mi amor...

¿dónde estás?

lichita: ahorita voy, amor.

magos: mira, mateo,

¿cómo ves esto para rueditas

de este carrazo deportivo

que hiciste?

mateo: sí me gustan.

ahora, ¿me ayudas a ponerlas?

magos: claro, vas a ver

qué buena soy para ponerle

las llantas a un coche,

mi chavito.

eh, ¿cómo ves, mi hija?

¿me ayudas y le pongo dos yo

y dos tú para que aquí

el jovenazo esté listo

para los arrancones?

ximena: sí, yo te ayudo, magos.

mateo: ¿otra vez magos?

ximena: no, mateo, yo creo

que si ella quiere,

yo también

le quiero decir mamá.

magos: toma, mi chava.

[solloza] tú sigues, y--

y sí tengo muchas ganas

de que me digas así.

ximena: gracias, mamá.

augusto: ¿así que te dijeron

que vieron por ahí

un niño perdido?

draco: sí, don.

augusto: seguramente habrá caído

otra vez en una casa hogar.

no importa, ya no lo necesito.

draco: ¿y el trato con roberto?

augusto: [ríe]

no me digas

que te la creíste, draco.

"sí, don, me la creí".

[ríe]

todo esto no ha sido

más que una trampa que he estado

planeando desde hace tiempo

para que todos los delitos

que me quieran achacar

se los carguen

a mi querido yernito.

draco: pero él hablaría

contra usted.

augusto: no, draco,

los muertos no hablan.

mira, si dejara a roberto

en prisión, en algún momento

me delataría, así que lo estoy

mandando literalmente

a la guerra sin fusil.

la policía lo va a encontrar

muerto a manos de mafiosos

y con las manos en la masa.

draco, esa gente no perdona,

tú lo sabes.

así que estoy matando

dos pájaros de un tiro.

uno, silenciando a la persona

que podría incriminarme.

dos, que de ahora en adelante,

va a cargar con todos

mis crímenes, lo cual

va a demostrar mi inocencia.

plan perfecto.

[llaman a la puerta]

magos: voy.

gumaro: esa, maguitos.

mateo: ¡tío!

gumaro: [ríe]

a ver, a ver, me dijeron

que por acá andaba un sobri vago

y traviesillo

que se me salió de la bolsa.

condenado chapulín brincador,

qué sustote me diste, canijo,

pero lo bueno es que mira,

sí estás enterito,

bendito sea dios, ¿verdad?

muchas gracias a las dos

por cuidarlo, ¿eh?

mateo: oye, ¿mi papá

en dónde está?

¿por qué no vino contigo?

gumaro: ah, este...

¿cómo se llama?

porque mira,

tú y yo nos vamos primero

y luego nos alcanzan

él y tu tía luciana, mi vieja,

porque sí está medio malita,

hay que dejarla descansar

para que se aliviane, ¿no?

mateo: ¿luciana,

la esposa de mi papá?

>> ya no me daba confianza

tu patrón.

roberto: ya somos dos.

>> ey, ey, ey, ¿a dónde?

¡que este dinero es falso!

quiero mi dinero.

lichita: roberto, contesta,

por favor, contesta, por favor.

[operadora] su llamada

no puede ser contestada.

después del tono,

deje su mensaje.

lichita: roberto, por favor,

no hagas nada

de lo que te pida augusto.

te puso una trampa,

mateo está con mis papás,

está bien y no quiero

que te pase nada.

creo que ya tengo pruebas

en contra de augusto, por fa--

augusto: mi amor, ¿todo bien?

te tardaste mucho.

lichita: perdón,

es que me marcó mi mamá

y le contesté

para no preocuparla.

augusto: no, alicia,

así como dices que me conoces,

yo sé cuándo estás nerviosa.

y creo que ya sé qué es

lo que está pasando aquí.

lichita: según yo,

ya tenía dominado

el arte de fingir.

pero en ese momento

la angustia me volvió

tan transparente

que augusto pudo ver

con toda claridad

que en mi corazón

no había nada,

nada bueno para él.

augusto, deja eso,

son mis cosas.

augusto: no, alicia,

esto no es tuyo.

esto es mío.

y yo nunca--

nunca, alicia,

en toda mi vida,

he perdonado la traición.

[música]

Cargando Playlist...