null: nullpx
Cargando Video...

Antes Muerta Que Lichita Capítulo 10

29 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

ignacio: usted se cree

la muy muy señorita,

pero fíjese que--

luciana: no, no, no.

es que no me creo, soy, ¿mm?

así que óigame muy bien,

chafirete,

o retira la demanda

en mi contra o yo misma

me encargo de que su hija

no ascienda jamás en icónica,

que por cierto,

es la agencia de mi tío,

el hermano de mi papi,

o sea mi tío, tío.

y si mi tío la corriera,

también me encargaría

de que no la contraten

en ninguna agencia de publicidad

porque ha de saber

que el apellido de toledo

y mondragón pesa

como mucho, muchísimo,

pero sí sabe.

ay, no, ¿otra vez

se va a hacer el que no sabe?

sí, sabe.

no se haga, sí sabe.

alicia: aunque prácticamente

ya está completita la campaña,

mire,

aquí están los "copy points".

pensando en reforzar

nuestro eslogan de: "más está

donde más se necesita",

propongo más calidad,

más servicio,

más ayuda a tu comunidad

y nadie te da más.

¿le gusta?

¿o le cambiamos alguito?

roberto: no, no, no,

está más que perfecto, eh.

ahora sí, me puedo ir

trabajando a ver a la gente

de los supermercados,

¿me acompañas?

alicia: sí, claro.

oiga, pero ¿si se ofrece algo

de oki oki?

roberto: pues, que se encargue

de resolverlo

nuestra flamante directora

creativa asociada, ¿no?

alicia: bueno.

roberto: por cierto,

hace rato le llegó a luciana

un documento y luego me dijeron

que tuvo que salir,

¿no la has visto?

¿sabes algo que yo no sepa,

alicia?

alicia: pues, sí, pero no,

aunque sí.

pasaban muchas cosas que él

no sabía que yo sentía--

[suspira]

pero lo importante es

que esa señorita

empiece a hacerse cargo

de sus actos.

ignacio: es que, mire, ya, ya,

lo estuve piense y piense,

oficial, y sabe qué,

creo que me equivoqué.

confundí a esta señorita

con otra y ahora que, pues,

la vi bien, no,

ella no fue la que chocó

mi taxi.

>> bueno, ahora se viene

a dar cuenta.

va a pegar el gritote

en el cielo, caramba.

retírese, entonces,

y para la próxima fíjese bien.

ignacio: sí, oficial, gracias.

alicia: aquí, entre nos,

sí me da un poco de miedito

que me vayan a dejar sin chamba

por levantar la demanda,

pues, pero si es así,

ni modo.

lo importante es que se haga

justicia.

roberto: yo, yo no creo

que tenga problemas por eso,

una cosa es el trabajo

y otra lo que pase fuera

de icónica, alicia.

para mí que don augusto

no sabe lo que hizo su sobrina

y cuando sepa

él mismo la va a poner

en su lugar.

ontiveros: bienvenido

a supermercados más,

señor duarte,

ya lo estábamos esperando

a usted y a...

yo te conozco, ¿no?

alicia: sí, sí, señor ontiveros,

qué gusto que se acuerde.

ontiveros: ah, claro,

ella es la vaca más vaca, ¿no?

todos: [ríen]

ontiveros: sí, sí,

ella es la vaca.

roberto: señor ontiveros,

el material que le trajimos

para la campaña

le va a encantar,

¿lo revisamos?

ontiveros: bueno, sí.

luciana: bueno, al menos la ley

sí funciona en este país

y esto demuestra

que nadie en nacolandia,

y mucho menos un gutiérrez,

va a estar por encima

de una niña bien como yo,

sí sabe, ¿no?

no, es que sí sabe,

pero se hace que no sabe,

de hecho supo siempre,

desde el principio supo.

roberto: el planteamiento

estratégico de supermercados

más, señor ontiveros.

¿usted se imagina?

¿usted se imagina lo que es?

todos los supermercados

ofrecen precios bajos...

luciana: ¿dónde está la inepta

y [...] de lichicienta?

¿dónde?

>> sin gritos, por favor.

y si te refieres a alicia

gutiérrez, ella y roberto

salieron a ver a un cliente.

no sé a qué hora regresen.

chuchette: lucy adorada,

¿cómo te fue en la delegación?

luciana: tengo mucho

que contarte, pero antes

quiero que me digas qué sabes

de roberto.

iba a preguntártelo hace rato,

pero fue justo cuando apareció

el maldito citatorio ese.

así que por favor cuéntame todo.

alicia: y como mi jefe

se quedó hablando con el señor

ontiveros, pues quise

aprovechar para venir a verte

y también para ver si ya sabes

algo de mi papá.

elsa: pues desde hace rato

se fue a poner la demanda.

a lo mejor sigue

en la delegación,

porque no me ha llamado.

alicia: mamá, mira,

no he tenido chance

de contarte algo del trabajo--

elsa: mira quién viene

a buscarte.

roberto: ¿cómo está, señora?

luciana: y finalmente llegué

a un acuerdo con el mugriento

taxista ese,

pero luego te cuento.

ahora, lo que me urge,

es ver el currículum de roberto.

jesusa: aquí lo tienes.

luciana: ah, qué bueno, a ver.

jesusa: a ver,

¿se puede saber qué te traes?

acuérdate en que quedamos

en ser amiguitas,

ay, así que chisméame.

>> nada más, por curiosidad,

¿me puede decir de cuándo a acá

le surgió este repentino talento

para la publicidad?

luciana: mira, chuchette,

a mí este hombre me gusta

como mucho, muchísimo

y va a ser mío,

me lo voy a comer enterito.

jesusa: ah, pero ¿qué crees?

falta que él quiera

que tú te lo comas enterito,

vas a tener que hacer

una estrategia,

así que si gustas,

te doy unos tips.

luciana: no, no, fíjate, no, no,

es que yo no soy una golfilla

que salta de colchón en colchón

como tú, comprenderás,

tengo mis propias tácticas

que nunca fallan,

si lo sabré yo.

elsa: qué gusto me da que ande

con mi hija para todos lados.

alicia: mamá.

elsa: digo, porque eso quiere

decir que hacen muy buen equipo.

alicia: roberto, quería

pedirle si me puedo quedar

un ratito aquí

y alcanzarlo un poco

más tarde en la agencia.

roberto: sí.

¡no, no!

es que te quería proponer

que en lugar de regresar

a icónica nos tomemos la tarde

libre para celebrar nuestro

trabajo como equipo.

elsa: bueno, entonces yo

los dejo para que platiquen.

roberto: aunque de ninguna

manera nos iríamos

sin el permiso de tu hermosa

madre aquí presente, ¿verdad?

elsa: ay, roberto, por supuesto,

mi hija lichita merece

distraerse, descansar

y qué mejor

que con un caballero como usted.

ah, eso sí, nomás me la cuida,

eh, me la cuida.

roberto: sí, claro, claro,

claro, claro.

entonces,

¿aceptas salir conmigo?

alicia: bueno, sí,

mientras no sea ir

a un ultraligero, ándele,

sí, vamos.

adiós, mamita.

roberto: no, no, no, no,

va--va--vamos, vamos.

alicia: ay, y, ¿cómo podía

negarme con esa manera

de pedirlo?

de veritas que la vida

me recompensaba unas cosas

por otras.

roberto: realmente nuestro

interés particular

está específicamente

en el uso de la alberca,

pero no sé si sea

lo que estamos buscando,

habrá que probarlo y no venimos

preparados, ¿verdad?

alicia: sí.

>> por eso no se preocupen,

en atención al cliente

les pueden prestar

un traje de baño,

es cortesía del club.

si me permite,

voy a dar algunas indicaciones

y nos vemos más al rato.

roberto: qué amable,

muchísimas gracias.

>> con permiso.

roberto: adelante.

¿qué te parece el club?

¿te gustó?

alicia: es que nunca me imaginé

que por dentro fuera tan grande,

pero en realidad todavía

no sé a qué venimos,

¿qué no me dijo que íbamos

a celebrar?

roberto: ¿a poco no hay mejor

manera de festejar que haciendo

que de una vez por todas

aprendas a nadar, alicia?

alicia: [ríe]

no, no, no.

roberto: no, no, alicia, alicia.

alicia: no, no, eso va a ser

peor que el ultraligero,

no, hombre,

ni crea que voy a dejar

que me avienten sin decir

agua va.

¿qué tal que el maestro

ni siquiera ve si me ahogo?

roberto: alicia, te presento

a tu maestro de natación.

te voy a enseñar a nadar

quieras o no.

de crawl,

de pechito,

de reversa, mami,

de perrito.

[música]

luciana: según el currículum

de roberto,

trabajó en la agencia de medios

de bariloche,

una ciudad que me conozco,

fíjate,

como conozco a este, a este,

bueno, a todos.

y dio el número de una sucursal

de esa agencia que está

en méxico.

jesusa: ah, o sea,

¿estás sospechando de él?

a ver, no te estoy entendiendo

ni jota.

luciana: yo sé mi cuento,

eso es todo.

jesusa: ¿eso es todo de qué?

a ver, no te estoy entendiendo.

luciana: quiero decir que ya

me dejes sola, fuera, adiós,

"arrivederci", chau,

"bye", sola.

jesusa: ay, ¿en tantos idiomas?

bueno, te entiendo perfectamente

porque qué crees,

soy "políclota", con per.

ay, seguro se te acaba

de ocurrir una ideota.

luciana: ¿qué quiso decir?

no, pues, que tuve una idea

grande.

ay, ¿me quiso decir--?

ay, no, no, lo dijo por mí, sí,

lo dijo por mí, por mis ideotas.

roberto: alicia,

¿lista para aventarte?

alicia: eh, no, no, no,

claro que no.

hasta crea usted que no me da

pena que me vaya a ver

toda remojada.

roberto: ay, perdón,

te confundí con una niña

que conocí toda remojadita

haciendo bucitos en una alberca,

¿ya se te olvidó

cuando te salvé?

alicia: no, claro que no,

¿cómo se me va a olvidar?

roberto: ándale, alicia,

al agua patos, vamos.

alicia: sí.

roberto: ¿estás lista?

alicia: sí.

roberto: ey, ¡vamos!

¡alicia!

¡alicia!

¿alicia?

¡alicia!

¡alicia!

alicia, tranquila,

tranquila, no pasa nada,

tú te relajas y haces

lo que yo te vaya diciendo, ¿sí?

yo estoy aquí contigo, a ver,

confía en mí, no te desesperes,

¿va?

mira, estoy parado, mira.

alicia: [grita]

roberto: ¡alicia! ¡alicia!

alicia, alicia...

alicia: ¿cómo aprendió a nadar?

¿quién le enseño, eh?

roberto: la vida,

más de una vez yo también

he estado a punto de ahogarme,

por eso tuve que aprender

a mantenerme a flote,

para poder abrirme camino

a como diera lugar.

>> y han estado marque y marque

a mi celular para preguntar

por roberto,

nomás contesté una vez,

es una chava.

gumaro: ey, roberto,

las viejas lo siguen

como las moscas a la porquería.

>> a mí me late que debe ser

por eso del currículum

o mejor dicho, "ridículum".

la chava que llamó

me hizo muchas preguntas

sobre una agencia de publicidad

de allá, de argentina.

yo me hice tarugo y le colgué.

roberto: alicia, alicia.

a ver, alicia, alicia, te digo

que tranquila.

alicia: es que de veritas,

yo siento como que en cada

bichito me voy a quedar

ahí abajo echando mis últimas

burbujitas sin poder salir.

roberto: eso te pasa

porque te estás dejando llevar

por miedo, alicia.

pero te aseguro que el día

que te convenzas de que eres

una mujer fuerte y valiente,

las cosas van a cambiar.

es cosa de que te lo creas y ya.

alicia: es que a lo mejor

ahí está lo difícil.

yo sí quisiera ser así

como usted me ve, pero a veces--

a veces creo que puedo

y a veces no sé, es como que...

me veo y...

y no soy igualita a como creen

los demás.

roberto: nada más es cuestión

de creerte algo, aunque no

necesariamente sea verdad

para convencer a los demás,

alicia, el secreto es hacer

las cosas con tanta convicción

de lo que dices, que al final

simplemente se vuelva realidad.

alicia: pues a lo mejor

no le estoy entendiendo bien,

porque eso me sonó a como decir

una mentira.

para mí lo mejor es ser honestos

con uno mismo.

y pues con los demás también,

¿para qué andarnos con cuentos?

roberto: es que no siempre

sabemos quiénes somos

en realidad, alicia.

puede ser que te descubras

algo nuevo y quieras que todo

mundo lo vea, o al revés.

tú quieres que nadie sepa

que tienes ese lado.

alicia: ¿usted lo cree?

roberto: sí.

mira, te voy a poner un ejemplo,

tú eres una chica

con un cuerpo muy bonito.

alicia: ay, no, hombre, no.

roberto: alicia, de verdad,

lo digo en serio,

por alguna razón prefieres

esconderte de los demás detrás

de tu ropa seria y formal,

pero eres hermosa, eres...

alicia: ay, iba a decir

que me muero del regozo,

pero es que la verdad,

yo no estoy acostumbrada

a oír todas esas cosas.

roberto: alicia,

confía en mí, tú puedes.

gumaro: espérate, espérate,

espérate,

te voy a dar una lección,

ahora verás, espérate.

[carraspea]

y hola, buenas tardes.

luciana: ¿es la agencia

de medios bocco verdinelli?

gumaro: eh, asimismo, querida,

y decime, ¿con quién desea

hablar esa bella voz?

luciana: con usted, verá,

necesito la dirección

de la casa matriz de su agencia

en argentina.

gumaro: ¿la de argentina?

¿no la de méxico?

dejá la busco,

pero, decime, hermosa voz,

¿vos sos soltera o casada?

luciana: soy soltera,

pero con muchos pretendientes

porque yo como guapa,

soy guapísima.

¿y ya me tiene la dirección?

gumaro: y, sí, sí, acá la tengo,

acá la tengo,

es calle eva perón número 60,

segundo piso, ascensor.

y bueno, me gustaría conocerte,

¿cómo decís que te llamás?

luciana: ah, ajá, sí.

gumaro: me colgó.

[ríe]

ella se lo pierde.

luciana: calle eva perón 60,

segundo piso, ascensor.

ay, me suena, me suena.

alicia: de veras que me la pasé

muy bien,

ya que no me haya hundido

en el agua, pues,

es ganancia.

roberto: sí,

han sido semanas muy pesadas,

por lo menos es un alivio

que te hayas divertido, alicia.

alicia: a mí me preocupa más

lo que falta todavía,

pero ahora que se levantó

la demanda contra luciana

yo espero que de verdad

le hagan justicia a mi papá.

roberto: ojalá que sí

y que lleguen al mejor acuerdo

para las dos partes.

alicia: y si no, pues, entonces,

que la encierren,

para que se le quite la maña

de andar dejando la gente

ahí tirada a su suerte.

aunque, bueno, quién sabe,

porque luego dicen que la gente

que se va a la cárcel sale peor

de inconsciente

de lo que ya era.

roberto: pues, no, eh,

no siempre.

alicia: ¿no?

roberto: no, bueno, eso es

lo que me han contado porque yo

qué voy a saber del tema, ¿no?

eso es lo que dicen.

pero, bueno, te dejo descansar,

¿sí?

buenas noches, gracias

por todo, alicia.

alicia: buenas noches,

a usted gracias.

elsa: ay, ¿cómo le fue

a mi princesa?

ya se me hacía medio noche

para que roberto no te trajera.

¿por qué traes el pelo mojado?

alicia gutiérrez,

santa chicharra,

¿qué fue lo que pasó?

alicia: eh...

elsa: habla, habla que me estoy

imaginando lo peor.

alicia: no, no, no,

es que no te tienes que imaginar

nada, ma,

yo te voy a contar todo

lo que pasó,

nada más, dime,

¿cómo le fue mi papá

con la demanda?

elsa: pues, parece que después

de ir a la delegación

se fue a buscar chamba

y llegó arrastrando los pies,

no quiso cenar,

y ni siquiera me quiso contar

nada, ya ves cómo es tu papá,

pero siéntate, ándale, siéntate,

siéntate y cuéntame,

¿qué fue lo que hiciste

con ese señor?

alicia: ma.

roberto: por poco me metes

en un locon marca diablos,

ya ni la friegas.

gumaro: y eso, y eso, y eso,

esa marca diablo,

te juro que ni la vi,

¿en qué pasillo estaba?

roberto: en qué pasillo estaba,

no te hagas el chistoso, gumaro.

gumaro: ah, pues, como tú

te la pasas diciendo eso

de que en supermercados más,

más ahorros siempre,

yo te hice caso porque, pues,

andamos, mira, mira,

andamos arañando las paredes,

mira, mira.

[ruido]

roberto: ¡ya!

gumaro: [ríe]

para que veas que la publicidad

sí funciona, camarada.

roberto: casi te cachan

y chita, menso,

caminando milagrosamente

como si nada,

porque tú no caminas,

sí te acuerdas que no caminas

o no te acuerdas, tarugo.

gumaro: no, sí me acuerdo, sí,

sí, sí.

roberto: por eso me la tuve

que llevar a la nadada.

gumaro: no, pues, chale,

ahí sí perdóname, camarada.

mira que ir a chapotear

con la changa esa, pues,

no debe haber estado chido,

mi caray.

ah, por cierto,

antes de que se me pase

y la vuelva a cajetear

sin que me dé cuenta,

ya anduvieron llamando

para preguntar

lo de tu currículum.

roberto: ¿y qué preguntaron?

gumaro: pues, preguntaron.

roberto: pero ¿qué preguntaron?

gumaro: pues, preguntaron.

roberto: pero ¿qué?

gumaro: pues, te estoy diciendo

que preguntaron.

[celular]

roberto: ¿sí?

ah, luciana, dime, ¿qué pasa?

luciana: que necesito verte,

que como urgente es urgentísimo,

es algo de trabajo

y estoy en llamas.

[música]

[música]

roberto: discúlpame,

serás muy la sobrina

del dueño,

pero no por eso

tengo que rendirte cuentas

de dónde estoy

toda la tarde, eh.

así que, dime,

¿algún problema con oki oki?

luciana: pasa que hay un fuego

que me está quemando por dentro

y eso es por ti.

roberto: [ríe]

me alagas mucho, pero fíjate

que en estos momentos no

puedo corresponder a tu ardor.

¿para esto me querías ver?

luciana: no, quería verte

para que me cuentes aquello

de que según tú,

trabajaste en una dizque

agencia de medios de bariloche

cuya dirección no existe,

¿tú crees?

es obvio que todo esto

fue un vil cuento tuyo,

pero, dime, guapito,

¿qué más inventaste

para conseguir

el puesto que tienes?

roberto: luciana, no sé

de qué me estás hablando.

luciana: ay, sí sabes,

no te hagas.

ay, es que sí, no, sí sabes,

no finjas.

no insultes mi inteligencia

porque sí sabes.

averigüé en internet y muchos--

no, no, en realidad,

todos los lugares donde dijiste

haber trabajado

tampoco existen, mentirosillo.

roberto: no entiendo

qué pretendes con este

interrogatorio.

no voy a caer en tu juego, eh,

con permiso.

luciana: dime quién eres

realmente roberto duarte,

dímelo o digo lo que sé.

elsa: luego, luego, se ve

que no conoces a los hombres.

¿a poco crees que este muchacho

se iba a quedar toda la tarde

contigo haciéndola de maestro

nomás porque sí?

alicia: no, pues, no, no,

porque sí, no,

pero más bien por buena gente,

porque quiere que yo aprenda

a nadar.

elsa: ah, tal vez, sí.

y se quedó aunque no aprendieras

nada, ah, sí.

alicia: mamá, es que no

me quiero hacer ilusiones,

no me quiero emocionar.

pero ya, pensándolo bien,

pues, sí,

como que parece que sí

se estuviera fijando

aunque sea un poquitito en mí.

elsa: mi vida,

aquí lo importante

es que tú aceptes

lo que sientes

y que me lo digas con todas

sus letras.

¿estás enamorada

de ese muchacho?

¿o qué sientes?

alicia: no, no, mamá,

no estoy enamorada,

estoy enamoradísima, mamá.

elsa: ay, mi princesa.

ay, mi chiquita está enamorada,

qué linda, mi amor.

alicia: sin sospechar todavía

que entre más me enamoraba

de roberto, más cerca

iba a estar de odiarlo.

luciana: no son fantasías,

chequeé todas las agencias

en donde dices haber trabajado

y ni existen ni existieron.

ay, dime la verdad,

porque supongo que no quieres

que le diga mis sospechas

a mi tío augusto, ¿o sí?

roberto: no, no, no, no, no,

claro que no,

¿para qué distraer a tu tío?

luciana: ¡es lo que yo digo!

roberto: tu tío seguro anda

muy ocupado haciéndose más rico.

[ríe]

luciana, aquí entre nos,

te confieso que sí maquillé

algunos datos,

los maquillé algunos,

pero no todos, no todos

y eso todo el mundo

lo hace aquí en este país.

luciana: bueno, vaya,

al menos lo reconoces

y estoy segura

de que debe haber más cosillas

misteriosas que ocultas por ahí.

¿y sabes qué?

las voy a averiguar.

roberto: ay, luciana,

yo no te he hecho nada, eh.

eh, no me amenaces, eh.

¿por qué no mejor nos llevamos

bien tu y yo?

luciana: ¿sabes qué voy a hacer?

voy a hacer todo lo posible

para que mi tío

no se entere de tus mentirillas.

ambos: [ríen]

roberto: ya.

luciana: pero ahora todo va

a depender de cómo me trates.

ahí tú dirás.

roberto: ay, ya dije.

elsa: a ver, lichita,

si quieres, déjame los platos,

yo los lavo.

alicia: no, yo ahorita los meto

al refri, ma.

ximena: tía, ¿por qué quieres

meter los platos sucios

al refri?

¿cómo crees?

alicia: ¿eso dije?

ambas: sí.

elsa: pero no te apures,

mi hija, esas cosas pasan

cuando una trae la cabeza

en las nubes.

ximena: ¿cómo es andar

en las nubes?

alicia: bueno, es como--

es como se le dice a la gente

cuando anda muy, como muy,

como muy feliz, así,

con una sonrisa.

vente, vamos a ver quién gana,

vamos a lavar los platos.

elsa: corran,

no los vayan a romper, eh.

margarita: órale,

no sé cómo van tan contentas

a lavar los platos,

no, pues, si es que sí parece

que la tía y la sobrina

son igual de mataditas.

elsa: eso que dices son

purititos celos de que ximena

quiere estar más con licha

que contigo,

pero aunque no me lo creas,

me da gusto,

me da gusto que te entren

los celos de mamá,

a ver si así

le pones más atención a tu hija.

¡yo le entro a la competencia!

roberto: y ahora me tiene

amenazado con lo del currículum.

tengo que encontrar la forma

de zafarme de luciana, gumaro.

gumaro: mira, carnal, aquí

lo importante es una cosa.

yo quiero que tú me digas,

fíjate bien porque es

muy importante, ¿eh?

esa vieja...

¿está buena o no está buena?

ay, está bueno, si no me quieres

decir, pues no me digas.

pero acuérdate que los dos

sabíamos que te podían cachar

con lo de tu currículum.

lo que no sabíamos era

si estaba buena o no estaba

buena.

roberto: si a luciana

se le ocurre escarbar

un poco más, va a terminar

dando con el asunto

de mis antecedentes penales.

y teniendo a doña venus

husmeando en el trabajo, pues,

a estas alturas no puedo

perder todo lo que he hecho

para recuperar a mi hijo,

no puedo, gumaro.

gumaro: oye, ¿por qué no

te escuchabas a la argentinita?

ella lo que quiere es comerte

vivito.

roberto: ¿qué te pasa?

alicia la odia, no, no,

no le va a gustar nada

que le haga ojitos a la sobrina

del dueño, ¿qué te pasa?

yo todavía necesito de alicia,

gumaro, piensa.

gumaro: pues sí, camarada,

pero dicen por ahí

que escalafón mata a lichita,

¿no?

se me hace que te conviene

más estar del lado

de la sobrina del dueño

que con la noña.

¿a poco tienes miedo de romperle

su noño corazón a la noña

muchacha?

pues la licha sí te anda

cacheteando las banquetas

por tus huesitos.

roberto: no, ¿con la licha?

no.

¿cómo crees?

no, no, no.

gumaro, es pura admiración

lo que siento.

gumaro: ay, pareces nuevo,

de veras.

por algo cayó redondita

en todos tus chanchullos.

digo, o sea, sí es ingenua

la chava, porque pues--no, sí,

sí lo es, pero ¿tanto?

la traes loquita.

roberto: mira, gumaro,

aquí yo tengo que ir

por todas las canicas.

no me puedo enfrentar

al corazón.

gumaro: pues por eso mismo.

o sea, más te vale que no

le andes dando balas a la noña

ni al "drede", ni de rebote.

pues no vaya a ser.

roberto: ¿sabes qué?

ahorita no tengo cabeza

para andar pensando en mujeres.

mi objetivo es mi hijo

y todo lo demás sale sobrando.

y sí, tienes razón.

le voy a ir poniendo distancia

a alicia, ahora no tanta,

porque no puedo perder

su confianza, tú sabes, ¿no?

gumaro: yo por eso no

me preocuparía, carnal.

esa chava ya no te va a echar

de cabeza.

y si en el peor de los casos

te llegara a delatar

por lo de la idea

que le robaste,

pues, ¿quién le va a creer?

roberto: pues, ¿quién?

gumaro: no.

ahora sí, dime,

¿está buena o no está buena?

roberto: ¿quién?

¿lichita?

gumaro: no, la otra.

roberto: ah, luciana.

¿qué?

¿no quieres saber

cómo está lichita?

gumaro: no, la otra.

ximena: oye, tía,

¿soñaste cosas bonitas?

alicia: ay, no, no sé,

ni me acuerdo qué soñé, ¿por?

ximena: porque mi abuelita dice

que cuando sueñas cosas bonitas,

te levantas de buenas

porque cada vez que sonríes

se te hace un brillito

en los ojos,

yo nunca te había visto así.

alicia: ay, bueno,

es que a veces uno siente

cosas, pues que, no sé,

como que la hacen

verse diferente.

por ejemplo, mira,

si estás ilusionada o algo así,

te ves como--como más o menos

como si tuvieras una luz aquí

encimita, ¿me entiendes?

ximena: ¿no será que tienes

novio?

alicia: no, no, todavía no,

no, no, ¿cómo crees?

pero así como una vez te dije

que no siempre somos igualitos

a como quisiéramos ser,

pues resulta que todos podemos

tener algo por ahí escondidito

que nosotros conocemos.

ximena: ¿cómo?

no te entendí, ¿cómo se esconde?

alicia: a ver, pues,

es como cuando alguien

no sabe qué se siente estar

enamorado hasta que un día

conoce a...

pues a su media naranja

y ese sentimiento puede estar

dormido ahí desde que naces

hasta que un día el amor

lo despierta.

margarita: a la que ya

despertaron es a mí,

ni la friegan, eh.

[música]

[música]

alicia: pa, qué bueno

que te alcancé porque, pues,

anoche ya ni te pude preguntar

cómo te fue en la delegación.

ignacio: ya es muy tarde

para echar la platicadera,

mejor váyanse de una vez

o no van a llegar.

alicia: uy, bueno,

nada más cuéntame,

aunque sea de pasadita

en tu desayuno.

ignacio: luego si se les hace

tarde, a mí no me echen

la culpa, ¿sí?

elsa: siéntate que se te va

a hacer tarde.

margarita: ¿echando tiros?

elsa: pero qué linda

mi princesa, qué bonita quedó.

luciana: [grita]

¡me asustaste!

pensé que se había aparecido

la llorona, ay.

bueno, ¿y qué haces ahí

asomada?

>> ay, pues, como vi la puerta

entreabierta, me asomé.

¿así que estuviste viviendo

mucho tiempo en sudamérica?

luciana: así los tengo

para que no les dé el sol

y no se desgasten.

y, sí, viví en una mansión

primorosa en mi buenos aires

querido.

la verdad, yo creo que soy

más de allá que de acá.

>> ay, cuéntame,

¿cómo son tus papás?

porque ya ves que yo

no los conozco

porque tus papás y mis papás

no se llevan.

¿qué hacías allá?

¿a qué viniste a méxico?

luciana: bueno, pues,

no hay mucho que contar,

me la pasaba en el jet set,

¿hay otra cosa que hacer?

y, bueno, luego vino la crisis

y una cosa llevó a la otra,

en fin.

>> ¿cómo que te la pasabas

en el jet set?

¿qué onda con la crisis, eh?

ay, a poco ustedes no son

tan ricos como mi familia,

¿eres pobre?

luciana: mira, querida,

no tengo tiempo para platicarte

vida, obra y milagros,

en todo caso estoy aquí

para aliviar un poco

la inmensa soledad

de la tía bea.

>> mi mama no está sola,

nos tiene a mi papá y a mí

y a mi hermano alex,

que aunque esté

en estados unidos

se hablan muy seguido.

luciana: créeme, está muy sola,

mi tío augusto

con sus negocios,

tu hermano a kilómetros

de distancia y tú...

no eres precisamente

la favorita de la familia,

no te ofendes por lo que digo,

¿verdad?

>> no, no, solo pregunto

porque como estás de arrimada

en mi casa, quería saber

qué onda contigo,

tampoco te ofendes

por lo que te digo, ¿verdad?

luciana: ay...

>> ahí viene lichita,

la superejecutiva del año.

todos: [ríen]

alicia: buenos días.

>> ¿y ahora?

¿ese look tan distinguido?

>> distinguido

porque sí que se distingue

de lo que está de moda.

alicia: permiso.

>> órale, ni más ni menos

que la directora creativa

más pijuda de icónica.

>> ajá, ay, sí tú.

>> pobrecita.

alicia: ¿de qué hablan?

néstor: ¿qué onda, licha?

¿felizasa con tu nuevo puestazo

del verbo chequen mi nivelazo?

seguro que sí,

si hasta te arreglaste muy acá,

muy naca.

alicia: ¿qué onda?

>> y ya que hagan

su investigación

vienen a contarnos aquí

enfrente cómo se llama su puesto

y qué hace.

tienen que ponerse muy bien

de acuerdo porque es trabajo

en equipo,

pero el familiar que escojan

entre todos debe ser uno solo

nada más, ¿alguna pregunta?

a ver, andrea,

¿qué duda tienes?

andrea: ¿a flojas tenemos

que ir todos al trabajo

de esta persona, maestra?

>> sí, porque si no,

no sería trabajo en equipo.

claro que sus papás y mamás

tienen que ponerse de acuerdo

para que los puedan llevar

y traer a los consultorios,

a los negocios o a donde sea

que trabaje a quien hayan

escogido.

>> y nosotras,

¿de quién lo vamos a hacer?

ximena: ya sé,

de mi tía lichita,

así vamos a su trabajo y ven

todas las cosas padres que hace.

>> sí.

>> qué bueno que se están

organizando,

pero sigan trabajando.

[música]

[música]

alicia: buen día,

¿cómo amaneció?

¿sí pudo dormir bien

y descansar de la nadadita

de ayer?

roberto: todo bien,

me acaban de confirmar que esta

semana se graban los anuncios

del supermercado más.

¿hay algo que tengamos pendiente

con ellos?

alicia: pues sí, señor, mire,

precisamente hoy está programada

una junta de producción

para la grabación

de los comerciales.

si quiere, le paso el libro

de producción.

es que, ay, perdóneme,

es que no encuentro mi agenda.

ay, es que antes con el pelo

suelto, pues,

se me venían encima,

pero ahora mire si alcanzo

a ver mejor,

déjeme, se la busco.

roberto: si quieres, ve primero

tu lugar y en cuanto puedas

me pasas ese libro de producción

y los gráficos que se aprobaron

ayer en la junta con ontiveros,

gracias.

alicia: pues sí,

ahí como usted diga.

roberto: no la debo ver,

no la voy a ver,

no la quiero ver.

¿cómo le hago?

luciana: lichicienta,

¿y qué tal te va

con tu nuevo puesto?

alicia: ya van a varios

a los que oigo

con la misma cantaleta,

¿cuál es el nuevo puesto o qué?

luciana: ¿en serio no entiendes

por qué media agencia

se está riendo de ti en tu cara?

alicia: no.

luciana: ay,

¿y por qué va a ser?

pues, por lo que me dijo tu papi

en la delegación, ignacio,

¿verdad?

sí.

es que el pobre jura que tú eres

directora creativa de icónica,

ternurita.

alicia: pues, qué bueno

que menciona

lo de la delegación

porque no tarda en hacerse

justicia por lo que usted

le hizo a mi papá,

ahora sí va a pagar

por lo que le debe

por destrozarle su taxi, fíjese.

luciana: ¿de veras tú crees eso?

¿qué el taxista de tu padre

no te dijo qué pasó?

alicia: no, ¿qué pasó?

luciana: ay, no, no,

es que quién soy yo

para contarte lo que debiera

decirte el ruletero

que te engendró, no,

no quiero arruinar ese único

y emotivo momento padre e hija.

ahora, tu padre--

roberto: luciana,

necesito hablar contigo.

alicia, te encargo el libro

de producción de supermercados

más para checarlo todo antes

de irnos a la presentación,

vámonos.

luciana: ¡ay!

alicia: a ver si mi papá

me explica qué es

lo que está pasando.

buzón.

no sabía qué me dolía más,

si lo que dijo luciana

o la repentina indiferencia

de roberto.

un nuevo infierno se avecinaba.

>> como ya se habrán enterado

está a punto de lanzarse

el cambio de imagen

del supermercado,

eso incluye la grabación

de nuevos comerciales

de televisión.

así que cuando la gente

de la agencia venga

a hacer su trabajo,

espero contar con toda

su colaboración, ¿sí?

elsa: qué bueno, claro que sí,

cuente con nosotros,

va a estar padre, ¿verdad?

>> señoras, eso es todo,

ya pueden regresar a su trabajo.

elsa: eso de los nuevos anuncios

que acaba de decir el gerente

es de la agencia donde trabaja

mi hija lichita.

¿se acuerdan que les dije

que en eso andaban?

>> sí.

elsa: no, pues,

si de algo sirvió

que desde chamaca

me la trajera aquí al súper.

>> señora elsa,

alcancé a escuchar

lo de su hija,

¿cuánto tiempo tiene usted

trabajando aquí

en supermercados más?

elsa: uy, pues, imagínese,

mi otra hija magos

estaba bien chiquita

cuando la traje aquí,

así es que quiere decir

que ya voy como para los 25 años

de servicio, ¿usted cree?

>> bueno, continúen trabajando,

con permiso.

elsa: gracias.

ahora hay que apurarnos,

muchachas,

porque si no, en una de esas

vienen a grabar--

>> señora elsa,

dice el gerente que en cuanto

pueda pase a recursos humanos,

por favor.

elsa: qué raro,

¿y para qué me querrá?

>> a lo mejor la ponen de actriz

en el comercial de su hija

y le pagan una lanota,

doña elsa.

elsa: ay, sí,

me van a vestir de vaca, ¿no?

♪ soy la vaca lechera ♪

todas: [ríen]

margarita: mira,

mis patitas de hilo,

la verdad, no sé

para qué armas tanto alboroto,

ni que la chamba de la licha

fuera para tanto, no exageres.

ximena: es que yo quiero conocer

su oficina y que mis amiguitas

la conozcan, por favor,

llévanos al trabajo

de mi tía lichita, di que sí.

margarita: ya, ya, ya, ya,

bájale , bájale, bájale

que me aturdes,

tampoco le eches tanta crema

a esos tacos,

ni que fuera la reina

de inglaterra,

una cosa de ese tamaño.

ximena: es que tú siempre dices

que el trabajo de mi tía lichita

está aquí cerca.

margarita: y está cerca.

ximena: el trabajo es

para mañana, mamá,

ni modo que no lo hagamos.

>> suena bien lo que dice

ximenita, pero, pues,

si no se puede,

las llevamos al taller

de mi marido,

es uno que está aquí cerquita.

ximena: no, mamá, por favor,

mejor al de mi tía lichita,

mamá, por favor.

>> sí.

>> sí, ándele, señora,

por favor.

margarita: a ver, morras,

no me digan señora.

pero ándele, pues,

pero entonces vámonos de volada

porque yo quiero que termine

el mentado trabajo ese temprano.

[teléfono]

alicia: ¿qué?

>> ay, lichita, te tardaste

las horas en contestar.

te llaman del banco,

seguro para cobrarte algo,

te comunico, sale, bye.

alicia: ¿diga?

sí, ella habla.

ya les dije que les voy a pagar

peso sobre peso,

solamente necesito que me dé

chancecito,

no me tiene que estar llamando

también al trabajo.

sí, está bien, adiós.

diosito, ¿cuándo voy a juntar

para pagar todo?

elsa: ya sabe, chelita,

si necesita quien le cubra

las horas extras

o que le ayude en lo que sea,

yo encantada de la vida.

para que vean que traigo bien

puesta la camiseta, eh, mire.

>> gracias, doña elsa,

pero la llamé porque...

resulta que por cambios

muy nuevos en las políticas

de la empresa

se tomó la decisión de que van

a liquidar a la mayoría

de los empleados que ya tienen

más de 20 años de servicio.

elsa: ¿o sea que nos van

a correr?

[música]

[música]

luciana: te apuesto

lo que quieras, chuchette,

a que roberto va a caer

en mis redes muy pronto.

¿y esas niñas?

margarita: ay, ándeles,

¿qué les cuesta?

jesusa: esa naquita

que ves ahí...

luciana: ¿cuál de todas?

jesusa: ay, la de la izquierda,

ella es la hermana de lichita.

>> lo siento, pero no las puedo

dejar pasar,

necesitan que un ejecutivo

nos envíe un memo

o autorización para dejarlas

entrar a la agencia.

margarita: ay, no sean malitas,

hablen con mi hermana,

seguramente ella va a mandar

al tal guillermo

para que nos deje pasar

como pedro por nuestra casa.

>> no es ningún guillermo,

es un memorándum,

y si no lo traen, es mejor

que lo pidan con más calma

y vuelvan otro día.

todos: [gritan]

jesusa: a ver, a ver, a ver,

¿qué se les ofrece?

margarita: mire, fíjese

que a las niñas

les dejaron de tarea

investigar sobre el trabajo

de algún familiar y, pues,

se nos ocurrió venir aquí.

soy la hermana

de alicia gutiérrez lópez

y ella es su sobrina,

mi hija ximenita.

ximena: hola, ¿ustedes sí

nos van a dejar pasar para ver

cómo trabaja mi tía alicia?

porque ella es bien importante,

queremos ver todo lo que hace.

jesusa: ¿qué creen, nenas?

¡claro que no!

luciana: claro que sí

van a pasar,

yo soy la sobrina del dueño

y tengo vara alta, o sea,

no se preocupen, porque llegaron

con la persona indicada,

yo me encargo.

chicas, yo me encargo.

pero solo van a poder pasar

la mamá de ximenita, ximenita

y las mons--

criaturitas.

todas: [festejan]

luciana: bueno, angelitos, pues,

vamos, vamos a ver lo que hace

la gran alicia gutiérrez

en la agencia más importante

de iberoamérica.

no, hombre, no,

es que la tía de ximena

tiene un puestazo impresionante,

¿verdad, chula?

jesusa: sí.

alicia: y cuando mi niña ximena

estaba más ilusionada conmigo,

fue a caer en manos

de la infeliz de luciana.

pero ahora sí,

esto no se va a quedar así.

Cargando Playlist...