null: nullpx
Cargando Video...

Niña de mi Corazón Capítulo 47

1 Abr 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

[música]

moira: yo ya no puedo pensar

en nada más que en ti.

ahora sí sé de lo que soy capaz

y no tengo miedo, darío.

darío: ¿qué quieres decir?

moira: que si no vuelves conmigo

voy a volver a intentarlo

y esta vez no voy a fallar.

darío: no, no, no, moira,

no estás siendo razonable,

tienes que entender

que las cosas no se resuelven

así.

moira: pero es que yo te amo.

si tú regresas conmigo,

yo te puedo hacer muy feliz.

darío: yo te quiero,

pero de otra manera.

yo estoy enamorado de andrea

y no voy a regresar contigo.

moira: yo--yo creo que tú estás

deslumbrado con la niña esa,

pero yo sé que en el fondo

tú me amas.

entiende, darío, estamos hechos

el uno para el otro.

darío: por favor, moira,

no hagas las cosas

más difíciles.

yo he sido muy honesto contigo

y no tenemos por qué llegar

hasta estos extremos.

tienes que--

doctor: buenas noches.

darío: buenas noches, doctor.

doctor: ¿cómo estás, moira?

darío: adelante.

doctor: ¿te sientes mejor?

darío: bueno, con permiso,

yo me retiro.

moira: darío.

darío: hasta luego.

doctor: tranquila, mi amor.

moira: darío.

doctor: tranquila, tranquila,

tranquila.

máximo: me gusta que ahora

seamos buenos amigos.

tal vez sea el primer paso

para que algún día nos podamos

perdonar, ¿no crees?

pilar: tienes razón,

pero, bueno, aprovechando

esta nueva amistad

entre nosotros,

quiero confesarte algo.

máximo: dime.

pilar: aquella vez que me viste

en valle de bravo con donato,

yo no estaba haciendo nada.

máximo: pilar--

pilar: déjame terminar,

por favor.

yo no sabía que donato

estaría allá, y él se portó

como un buen amigo,

eso fue todo, máximo.

máximo: mira, yo creo que será

mejor evitar los temas

que nos pueden causar

mal estomacal y discusión.

pilar: estoy de acuerdo.

eh, ya tendremos tiempo

más adelante para aclarar

lo que sea necesario.

máximo: ajá.

ya es tarde y me voy

porque si no, me van a cerrar

la puerta del hotel.

pilar: gracias por la cena

y por todo.

máximo: eso y más te mereces.

eres la mejor mamacita

del mundo, pilar.

pilar: [ríe]

ay, máximo.

máximo: dime.

pilar: mm...

darío: disculpe, eh,

de casualidad no vio

a una señorita como de esta

altura que trae un vestido

como de florecitas rojas

que estaba por aquí

hace un rato.

>> vi que salió, pero ya tiene

mucho rato de eso, joven.

darío: ok, gracias.

>> de nada.

silvana: darío, ¿cómo está

mi chiquitita?

darío: mejor, el doctor peña

está con ella.

silvana: ¿en serio, te dijo

que ya estaba mejor?

darío: sí.

silvana: ay, qué bueno.

qué bueno que está mejor, ¿no?

eh--ha sido un día muy largo,

no he tenido nada de tiempo

de comer, me siento

muy estresada, ¿me acompañas

a la cafetería?

darío: sí, pero antes quiero

hablarle a andrea, porque quiero

explicarle, es que--

silvana: ay, pero, no va a pasar

nada si le marcas después.

ándale, acompáñame, no he comido

nada desde ayer, vamos.

¿te ayudo?

darío: vamos.

silvana: gracias.

priscila: pues, tú me estabas

contando algo.

conrado: la neta, lo he estado

pensando y con las estocadas

ya no me sale para los gastos.

no sé, quiero otro trabajo,

lo que sea.

priscila: ¿y cómo qué,

qué estás pensando o qué?

conrado: no sé, pero un trabajo

que sea más estable.

priscila: ay, ¿sabes qué

se me está ocurriendo?

que igual y hablo con mi marido,

a lo mejor hay chance

de que entres al taller.

conrado: órales, bien.

priscila: sí.

ambos: [ríen]

priscila: pero no te emociones,

¿eh?

primero voy a hablar, así que

ahí te digo.

andrea: buenas noches.

belén: buenas noches.

benigno: ¿cómo te fue, amor, eh?

andrea: bien, bien, beni.

benigno: ¿sí?

andrea: sí.

benigno: ¿de verdad? no, estás

así como pajarito lloviznado.

belén: pues, te ves muy seria.

[teléfono]

andrea: no, no, todo tranquilo,

es que estoy cansada.

damián: ¿bueno?

ah, sí, ahorita te la paso.

mi cuñado, darío.

benigno: ah, cuñado.

damián: no puedo creerlo, o sea,

qué flojera, ¿no?

benigno: ¿qué?

damián: se acaban de ver

y ahorita: "buenas,

¿está andrea?" no.

benigno: ¿y a ti quién te sonó

el cencerro?

pues, a ti ya te voy a ver

cuando estés enamorado.

damián: no, no, no, no.

benigno: ¿eh?

mercedes: ♪ damián tiene novia

damián tiene novia ♪

damián: quieres que te atrape,

¿ah? voy a platicarle esto

a renata, ¿eh?

benigno: ¿qué renata?

belén: a ver.

andrea: ¿cómo estás, darío?

darío: ¿qué pasó, mi amor?

¿por qué te fuiste así

sin decirme nada?

andrea: pues, lo que pasa

es que te estabas tardando

mucho y ya no te pude esperar,

perdón.

darío: me hubiera gustado

llevarte, pero lo bueno

es que llegaste bien.

te quiero mucho, mi niña.

andrea: yo también te quiero

mucho y, pues,

ya no te preocupes por mí

que yo sé que ahorita moira

te necesita más que yo.

darío: sí, ojalá que pronto

se recupere.

buenas noches, mi amor.

andrea: adiós.

silvana: ay, ¿qué crees?

darío: ¿qué pasó?

silvana: dice el doctor peña

que moirita está muy bien.

ya me la dio de alta.

darío: qué bueno, qué bueno,

silvana, no sabes la felicidad

que me da.

silvana: ay, a mí también.

nos vas a llevar a la casa,

¿verdad?

darío: sí, sí, claro.

yo las acompaño.

silvana: ay, cuando le diga

a la nena que tú le vas a cuidar

como yo te cuidé a ti cuando

estabas enfermo, ¿te acuerdas?

darío: sí.

silvana: se va a poner

muy feliz, muy muy feliz.

ay, gracias por todo.

darío: no, no.

silvana: te quiero mucho, mucho.

darío: yo también a ustedes.

bruno: la verdad está

muy difícil, no creo

que se pueda.

priscila: pero ¿por qué no

le puedes dar una oportunidad?

es mi hermano.

bruno: sí, ya sé que

es tu hermano, pero él anda

en otras ondas y no le veo

madera como para trabajarle

duro en un taller.

priscila: mira, yo lo único

que te estoy pidiendo es que

le des una oportunidad nada más.

bruno: [ríe]

priscila: a ver,

¿de qué te ríes?

bruno: de solo imaginarme

al masiosare ahí en el taller,

todo engrasado tratando

de cambiarle un tornillo,

imagínate después.

priscila: mira, no te burles.

lo único que te estoy pidiendo

es que le des una oportunidad,

nada más.

bruno: bueno, ya, priscila,

está bien, perdóname, pero

la neta es de que tu hermano

no es de confianza.

priscila: a ver, ¿cómo que no es

de confianza?

bruno: no es de confianza.

y mejor dile que la vaya

a buscar a otro lado.

silvana: despacito, despacito,

no se me vaya a lastimar,

mi niña.

darío: sí, con cuidado.

moira: no, no, no me siento

bien.

darío: es que todavía estás

débil, ven, siéntate, siéntate,

tranquila.

silvana: siéntala, siéntala.

a ver, mi amor.

darío: ya estás.

silvana: con cuidadito,

mi chiquitita.

petra: ay, qué bueno que ya

la sacaron del hospital ese,

señorita.

ya hacían falta sus gritos

en esta casa.

moira: gracias, petra.

petra: ¿le gusta un cafecito

o un té?

moira: tecito, tecito,

en la cocina, por favor, ¿sí?

petra: voy corriendo.

darío: moira, yo creo que

lo mejor es que te vayas

a acostar, descansa y mañana

te vengo a ver, ¿sí?

silvana: ¿cómo, te vas a ir?

darío: sí, ¿por qué?

silvana: bueno, porque mi moira

se quedó en tu casa cuando tú

estuviste en recuperación y,

bueno, yo creí que tú ibas

a hacer lo mismo por ella.

moira: a mí también me gustaría

que te quedaras.

silvana: sí.

moira: por favor.

silvana: sí.

[timbre]

silvana: ay qué raro.

darío: yo voy.

¿qué haces tú aquí?

jason: tranquileishon,

abogadeishon de cartoneishon,

que si papi jason te viene

siguiendo es para hablar

de una situeishon.

darío: tú y yo no tenemos nada

de qué hablar.

jason: es sobre andrea.

darío: ya estoy harto de ti,

no tengo por qué escucharte.

mejor verte de una vez.

jason: te va a interesar

lo que te voy a decir.

darío: si no te vas en este

momento, llamo a la policía,

tú escoge.

jason: bueno, pues, sí,

si llamas a la policía,

pudiera morir de miedo

así que mejor me voy.

moiris, hasta luego, que tengas

una buena recupereishon.

silvana: ay, darío, qué

amistades tan raras tienes,

ese muchacho se veía

muy incorrecto, parecía

un delincuente.

moira: ay, sí, horrible, ¿quién

era el tipo ese, eh?

vicente: o sea que la chava

se quería matar.

andrea: sí, nomás de acordarme

se me pone la piel chinita,

mano.

vicente: no, pues, nunca

me imaginé que la relación

de darío y su exnovia fuera

así de intensa, qué grueso,

o sea--

andrea: mira, yo estoy segura

de que darío ya lo superó, pero,

pues, moira es la que nada más

no lo olvida y--

vicente: no, si se ve que sigue

súper enamorada de él.

andrea: no, pues, por más

equivocada que haya estado

y por más mal que haya estado

lo que hizo, pues, es una prueba

muy grande de cuánto lo ama.

vicente: ¿sabes?

a mí no me gustaría estar

en el lugar de darío.

imagínate la culpa si algo

le pasara a esa chava,

imagínate.

andrea: yo también me siento

muy culpable.

darío: ¿tú? no, tú no tienes

nada que ver con eso.

ahí sí no estoy de acuerdo

contigo.

no tienes nada que ver, mi niña.

belén: bueno, me van a perdonar

que me meta en pláticas ajenas,

pero yo creo que juan vicente

tiene la boca llena de razón,

tú no tienes ninguna culpa, ¿eh?

así que quítate eso

de la cabeza, ¿eh?

y a descansar, a dormir

tranquila.

nada de culpa tienes.

déjalos que se mueran cuando

ya esté dicho, paz, sí.

andrea: [ríe]

vicente: bueno, yo ya me voy.

belén: ándale.

vicente: las dejo.

andrea: gracias, juan.

vicente: hazle caso a la doña,

¿eh?

belén: claro, que se mueran,

que se mueran.

cada quien, cada quien

su tianguis.

silvana: entonces, el fulano ese

era novio de andrea.

darío: sí, por eso he tenido

tantos problemas con él.

aunque es la primera vez

que se atreve a seguirme.

silvana: ay, mi amor, no seas

tan inocente, por dios,

si a leguas se ve que ese tipo

puede ser el que te dio

la paliza el otro día.

es un delincuente.

moira: por supuesto, ¿no le ves

la pinta que tiene?

silvana: sí, sí.

darío: bueno, ya no tiene caso

seguir hablando de ese tipo.

discúlpenme, pero yo me tengo

que ir, yo no me puedo quedar.

silvana: ¿cómo?

no, no, no te vayas,

¿si el delincuente ese regresa

y nos encuentra solas?

¿si se quiere aprovechar--?

darío: no, no se preocupen,

él me buscaba a mí, no tiene

nada que ver con ustedes,

tranquilas, no creo que regrese.

descansen, yo, yo--

silvana: darío, quédate.

petra: usted no se preocupe,

váyase sin cuidado, yo veo

por la señorita moira.

darío: perfecto, gracias, petra,

con permiso, buenas noches.

silvana: babosa, y todavía

te ríes.

sácate--

moira: ¿no te puedes quedar

callada?

silvana: ¿qué te metes tú?

¿a qué te--?

petra: ay.

silvana: babosa, idiota.

petra: yo te cuido.

moira: casi se queda, mamá.

pilar: estoy apenada contigo

por no haberte atendido ayer

como tú te mereces,

y por eso vine, para ofrecerte

un disculpa.

donato: no te preocupes,

yo solamente quería acompañarte

y distraerte un poco,

pero puede ser otro día.

pilar: vamos a pasear cuando

tú quieras, donato.

lo justo es que yo corresponda

a lo amable que tú has sido

conmigo.

donato: mm, lo voy a tener

muy en cuenta, ¿eh?

pilar: bueno, pues, me despido.

fue un gusto saludarte.

donato: que te vaya muy bien,

pilar, te acompaño.

pilar: gracias.

donato: a ver, permíteme.

hasta luego.

pilar: nos vemos, donato.

donato: polita, cancéleme todas

las citas que tengo este día.

hoy tengo algo mucho más

importante que hacer.

carolina: n

a olvidar ese documento.

andrea: no, aquí está--

máximo: buenos días,

buenos días, vengan.

carolina: buenos días,

licenciado.

andrea: buenos días, licenciado.

carolina: los de abajo no son.

andrea: buenos días, licenciado.

buenos--

máximo: ¿qué le pasa, andrea?

andrea: [ríe]

no, ¿qué le pasa a usted,

ahora qué mosco le picó?

¿adónde va con esas fachas

o qué onda?

máximo: ¿cómo con estas fachas?

¿qué de plano me veo mal o qué?

andrea: no.

carolina: no, para nada.

andrea: oiga, pero, pues,

platíquenos a qué se debe

su vestimenta tan--

máximo: me voy a llevar

a pasear a mi esposa.

andrea: ay, qué romántico,

qué bueno.

carolina: eso está buenísimo.

andrea: oiga, pues, hasta que

hace algo bueno, ¿eh?

carolina: sí, qué raro.

máximo: andrea, carolina,

por favor, cálmense,

no es para tanto.

andrea: ay, si no dijimos nada,

¿verdad?

oiga, pero ahora platíquenos,

¿se va a llevar a su esposa

a un partido de fútbol,

a jugar tenis o--?

máximo: ¿este es el último?

dámelo.

andrea: no, es este, es este.

máximo: te voy a dejar

con la duda.

andrea: ay, pero ¿por qué?

máximo: ahí está, ahí están

firmados todos los pendientes

del día, les encargo la oficina,

¿sí? por favor.

andrea: está bien, licenciado.

usted no se preocupe,

aquí le cuidamos el changarro.

máximo: fachas, ¿no me veo

guapo?

andrea: claro que sí.

carolina: muy guapo.

máximo: adiós, ustedes también.

¡adiós!

carolina: se ve guapo

el licenciado, qué impresión,

y qué gusto que se lleve

a su esposa, qué padre.

andrea: sí, y me da mucho gusto

verlo así de entusiasmado

y de contento.

oye, y pues tú deberías hacer

lo mismo con charly, ¿eh?

ahí está el ejemplo y tú

no quieres salir con él,

¿qué onda, eh?

carolina: ya, andrea, yo creo

que ya habíamos hablado de eso

y es lo mejor.

así es que no insistas.

andrea: ay, ¿cómo?

es que claro que sí insisto

porque, mira, ve él con todas

y sus metidas de patas,

ahí está, ahí está duro y dale

y luchando por su amor.

deberías de pensarlo

por lo menos, ¿eh?

ahí te lo dejo.

[llama a la puerta]

noel: señores, les traigo

una noticia muy importante.

darío: noel, bienvenido.

noel: ¿cómo estás?

arrioja, charly.

vittorio: papá noel, papá noel.

¿qué pasa?

noel: arreglamos un concierto

para andrés, y escuchen esto:

se va a transmitir en televisión

abierta en un programa especial.

darío: perfecto, era justo

lo que necesitábamos para darle

más promoción.

charly: está increíble, ahora sí

a andrés lo va a conocer

todo méxico.

noel: pero es de ya.

así que desde ahorita tenemos

que arreglar todo

para el evento.

darío: ¿qué te parece, vittorio,

que no estás contento?

vittorio: sí, sí, feliz.

y cuando lo sepa andrés

va a estar encantado, encantado

de la vida.

noel: bueno, pero ánimo,

señores, que de esto se trata.

eh, darío, necesitamos checar

unos mails en tu oficina.

darío: pues, vamos, adelante.

vittorio: to be or not to beer,

esa es la cerveza.

macedonio: ay, ahora sí que

me dejó con la boca abierta.

máximo: ¿ya ves, macedonio?

soy una caja de sorpresas.

macedonio: no me diga que

ya ganó usted una carrera

y ni siquiera nos avisó

para ir a echarle porras

por lo menos, ¿no?

máximo: no, todavía no,

pero cuando me inscriba

yo te aviso.

macedonio: [ríe]

máximo: por lo pronto, voy

a llevar a mi esposa a pasear

un rato, ¿qué te parece?

macedonio: a la señora

le va a encantar.

máximo: ojalá, ve a avisarle

que la estoy esperando.

macedonio: ah, sí, ¿cómo no?

ah--ah, perdón, ¿no sería

buena idea que los siguiera

yo con el auto?

digo, para poder levantarlo

en caso de que caiga desmayado

por el esfuerzo...

[ríe]

máximo: más respeto, macedonio,

¿eh?

si le puedo ganar a cualquier

chico veinteañero cuando

me inscriba yo en el campeonato

nacional de bicicleta.

macedonio: eso.

máximo: o como se llame.

mercedes: tocan, con permiso

voy a--

donato: buenos días,

¿se encuentra la señora pilar?

andrea: pásele.

aquí podemos hablar

más tranquilas.

silvana: ay, gracias.

andrea: ¿y qué es lo que

se le ofrece?

silvana: para mí no es nada

fácil estar aquí, andrea.

pero soy una mamá que teme

por la vida de su hija

y por eso me atrevo a venir

a pedirte, a implorarte

si es necesario, andrea,

que por lo que más quieras

dejes a darío, por favor.

andrea: ¿qué?

pero ¿cómo me puede pedir eso?

¿por qué?

silvana: es que lo estoy

haciendo por la salud de moira,

por eso te suplico que hagas

ese sacrificio.

yo sé que es algo difícil

para ti, pero aunque sea

por unos días, andrea.

hasta que mi chiquita se sienta

mejor, por favor.

andrea: pero es que yo--yo

no puedo hacer eso, señora.

silvana: es que--es que tú

no te das cuenta.

tú vas a ser la causante

de lo que le pueda pasar

a mi hija, andrea.

yo tengo mucho miedo.

andrea: pero ¿yo por qué?

lo que moira necesita

es un sicólogo o un siquiatra,

no que yo deje a darío.

[música]

[música]

andrea: pero ¿cómo puede pedirme

eso, señora?

silvana: ay, pues, es que

es la verdad.

de alguna forma, tú tienes

la culpa de lo que hizo mi hija.

andrea: no--no, espéreme,

yo no tengo la culpa de que

moira se haya tomado

esas pastillas, yo no

la obligué a que lo hiciera.

silvana: yo sé, no directamente,

no directamente, pero hay

que aceptar la realidad.

tú eres culpable de toda

la situación, andrea.

por eso te suplico que dejes

a darío, mi amor, por favor.

andrea: pero es que moira

no necesita eso, ella--lo que

ella necesita es ayuda

profesional y--no sé.

silvana: lo que necesita

es el amor del hombre que tú,

que tú le robaste.

andrea: a ver, no, no, yo no

me robé nada.

discúlpeme, pero yo no me robé

a darío.

más bien, ella lo fue perdien--

silvana: quiero que entiendas

una cosa, no quiero discutir

contigo, pero te pido

que lo pienses, que lo pienses

y que lo hagas, por favor.

andrea: ¿me está pidiendo

que lo piense o que lo haga?

silvana: deja a darío,

por favor, andrea, porque si no,

todos vamos a salir perdiendo

si sucede algo peor.

yo sé que tú eres una muy buena

persona, se ve que tienes

un gran corazón.

estoy segura que una persona

como tú jamás podría vivir

con ese gran peso

en la conciencia, te lo pido

desde lo más profundo

de mi corazón, andrea.

máximo: mira, donato, lo mejor

es que te vayas, no quiero

que te vea mi mujer.

donato: no, tu exmujer.

máximo: no, mi mujer.

donato: no, porque aún no están

divorciados, pero te recuerdo

que están separados.

máximo: pues, lo que sea,

aun tengo derecho de venir

a esta casa y ver a pilar.

donato: igual que yo, tengo

derecho de venir a ver

a mi amiga.

máximo: por dios, ¿tu amiga?

no me digas.

donato: no quiero discutir,

máximo, mejor agarra

tus bicicletitas y salte

a dar una vuelta.

máximo: ah, mis bicicletitas.

claro, se me olvidaba que a ti

te gusta andar en moto,

contaminar la ciudad y sentirte

hombre, ¿no?

rum, rum, rum.

donato: se me olvidaba

que tienes un pésimo

sentido del humor.

máximo: y a mí que te gusta

hacer estupideces.

pero si lo que quieres

es estamparte por ahí, allá tú,

pero no te vas a llevar

a pilar a tus paseos.

macedonio: señores, por favor,

por favor, este--me parece

que esta discusión de hombre

a hombre no va a llegar

a ningún lado.

así que siendo objetivos,

don máximo es el que tiene

el primer derecho a salir

a pasear con la señora.

donato: ah, ¿sí, y por qué?

donato: porque él llegó primero

y además, ultimadamente, esta

es la residencia del señor

arrioja, así es que,

si me permite...

donato: ni hablar, el hombre

tiene un buen argumento.

ganaste esta vez.

máximo: y ganaré siempre.

donato: pero ya nos volveremos

a ver, con permiso.

donato: pase.

máximo: rum rum, rum rum.

macedonio: señor, por favor.

donato: desquiciado.

macedonio: no, no, señor, calma.

se ha portado usted muy bien,

así, ecuánime, ecuánime,

como dicen los ingleses:

be cool.

conrado: pues, ya ni modos,

hermanita, no pude conseguir

trabajo en el taller.

ya, tú, hermana, ya sabía

que a la primera no iba a poder

conseguir nada, pero bueno.

priscila: ay, conrado,

¿y ahora qué vas a hacer?

conrado: [chifla]

pues, no sé, pero tú tranquila,

voy a conseguir algo, ¿eh?

tranquila, hermanita.

priscila: bueno.

conrado: take it easy.

priscila: igual y al rato

voy a ir al mercadito

que a veces necesitan cargadores

y cosas así.

pues, algo es algo, ¿no?

conrado: pues, sí, yo quiero

algo más, pero sí.

pues, voy a buscar, a ver qué,

¿no?

priscila: bueno, vale,

te cuidas, bye.

conrado: obvio.

conrado: ¿qué transa, mi cónsul?

a duras penas escuché

que andabas buscando chamba.

a ti no te queda eso, ¿dónde

queda nuestro lema?

rico o muerto, rico o muerto.

conrado: ¿y eso a ti qué o qué?

jason: ¿cómo que qué o qué?

soy tu carnal, crecimos juntos.

ya olvida el altercado

que tuvimos y júntate

al corillo.

¿cómo ves?

conrado: permiso.

jason: propio.

pilar: máximo, ¿qué haces aquí?

máximo: vina a invitarte

a andar en bicicleta, ¿gustas?

pilar: ay, me encanta,

me encanta la bicicleta,

tú lo sabes, oye, pero

¿solamente llegaste tú?

no sé, pero me pareció escuchar

más voces.

macedonio: e--e--era la vecina.

pilar: ay, qué raro.

macedonio: sí, qué lata da esa

mujer, ¿verdad?

pidiendo tazas de azúcar.

máximo: ah, sí, sí, sí, la--

pilar: oye, pero parecía

una voz de hombre no de mujer.

macedonio: no, es que está--está

ronca porque le llovió.

máximo: sí, sí, macedonio,

¿por qué no te vas al súper?

yo creo que se terminó

la azúcar, ¿no?

le diste mucha.

macedonio: sí, sí, claro,

claro, claro.

pilar: ay, ustedes están

muy raros, algo se traen

entre manos.

máximo: no, nada, nada,

ve a cambiarte, ándale,

¿te ayudo?

pilar: ¿cómo que me ayudas,

sinvergüenza? yo puedo sola.

no me tardo, ¿eh?

máximo: así que una vecina

que vino por una taza de azúcar

a la casa, ¿no?

¿no se te pudo haber ocurrido

nada peor?

macedonio: pues, no sé,

¿qué--qué le digo que era

el señor donato?

máximo: ay, ya--

macedonio: no, ¿verdad?

ahí está, ahí está.

andrea: ¿un concierto?

darío: sí, el primer concierto

de tu hermano, qué padre, ¿no?

andrea: sí, sí, qué padre.

darío: parece que no te da

mucho gusto.

andrea: no, bueno, lo que pasa

es que no me lo esperaba.

darío: bueno, vamos a tevolución

y allá les cuento a ti

y a tu hermano.

andrea: no, no, mira, espérate,

lo que pasa es que yo no

me puedo ir ahorita contigo

porque, pues, yo tengo que ir

a la universidad.

mejor quédate aquí, ¿sí?

darío: bueno, está bien, perdón,

te llevo a la universidad,

vamos, te llevo.

andrea: no, no, no, mira,

ya sé, mejor tú vete

a tevolución y checa todo

lo del concierto y eso

y yo al ratito te alcanzo, ¿sí?

darío: está bien, como tú digas.

andrea, ¿todo bien?

andrea: sí, sí, sí, todo bien.

oye, ¿cómo sigue moira, eh?

darío: mejor, ya está

en su casa, pero ayer me quedé

desconcertado cuando te fuiste

del hospital.

andrea: sí, ya lo sé,

discúlpame, pero de verdad

es que sí me tenía que ir,

igual que ahorita.

[música]

[música]

vicente: tch tch.

hola, son para ti.

magdalena: ay, juan vicente,

sí están bien bonitas,

¿y eso por qué o qué?

vicente: por qué, pues, ya

no la hicimos de novios, ¿no?

pero igual y podemos ser amigos.

magdalena: ¿tú crees?

vicente: ajá.

magdalena: pues, la verdad

es que a mí sí me gustaría

que lo intentáramos de nuevo.

yo sí creo que tenemos

un futuro.

vicente: es que, mira, si lo

volvemos a intentar igual

y la podemos regar.

así que hay que irnos lentos,

¿no? con eso y por lo pronto

podemos ser amigos, ¿no?

magdalena: bueno, pues, pero

la verdad--

vicente: oye, ¿y cómo está

tu papá? cuéntame.

magdalena: pues, ahí anda

a la jarra como siempre.

vicente: perdóname, pero

me tengo que ir.

que estés bien, ¿sí?

bye.

máximo: ay, ay, ay, ay.

pilar: [ríe]

máximo: ya, pilar, por favor,

vamos a detenernos tantito,

siento que se me va a salir

el corazón.

pilar: ¿de veras?

máximo: sí, hace mucho tiempo

que no andaba en bicicleta.

pilar: mm, pues, tú, porque

yo vengo cada vez que puedo.

máximo: ¿ah, sí?

pilar: sí, claro.

máximo: ¿y por qué

no me invitabas?

pilar: ay, máximo, por favor,

siempre estás trabajando,

siempre estás ocupado.

máximo: no puede ser,

todo lo que me perdido.

pilar: ¿te acuerdas cuando

veníamos aquí antes de casarnos?

máximo: [ríe]

pilar: ¿qué pasó, de qué

te ríes?

máximo: y dime cómo no me voy

a acordar, por favor,

¿te acuerdas cuando te quería

dar tu primer beso?

que nos sentamos en el pastito

y yo me senté en un hormiguero.

ambos: [ríen]

máximo: hombre, tenía hormigas

hasta por donde ya te platiqué.

pilar: qué bonito--

máximo: qué piquestiza

me dieron.

ambos: [ríen]

pilar: te escapabas del bufete

cada vez que podías, buscabas

una excusa y nos veníamos

para acá.

máximo: y solamente para verte.

es lo que hacía para verte.

pilar: ay, qué tiempos

tan lindos.

máximo: pilar, pilar, yo pienso

que estamos a tiempo

de recuperar esos tiempos,

¿eh?

pilar: máximo.

máximo: ven.

pilar: no, vámonos, tenemos

que hacer ejercicio,

no busques excusa.

vente, te voy a ganar.

máximo: ay, pues, si voy a salir

el primero, aunque se me salga

el corazón.

andrea: y yo ahora pobrecita

que voy a tener que dar

un concierto y quién sabe qué.

vicente: pues, lógico,

vas a ser una estrella.

andrea: a ver, a ver, yo no voy

a ser ninguna estrella,

juan vicente.

el que va a ser una estrella

va a ser andrés.

y de verdad que ya estoy harta

de todo esto, ya no puedo

entre ser andrés y lo de moira,

ya no puedo.

vicente: a ver, a ver,

tranquila, vas a ver que todo

se va a arreglar,

todo se va a arreglar.

andrea: pues, ojalá.

es que aparte no te he contado,

pero me fue a buscar la mamá

de moira y me pidió que dejara

a darío o que si no, pues,

la güera ahora sí se va a dar

plano.

vicente: órale, ¿y qué vas

a hacer, vas a dejar a darío?

andrea: ay, pues, no, juan,

no sé.

no sé.

vicente: pues, a mí me duele

verte así.

y más por un amor tan,

tan complicado.

andrea: [suspira]

[música]

[música]

darío: andrés, necesito hablar

contigo.

vittorio: eh--parlen que no

quiero estorbar, parlen,

tranquilo.

andrea: ¿se canceló el concierto

o qué?

darío: no, no, no tiene nada

que ver con eso.

lo que quiero saber es

si le pasa algo a tu hermana.

andrea: ¿y por qué lo preguntas

o qué?

darío: pues, porque la siento

como distante, como rara.

andrea: bueno, seguramente

ha de tener alguna bronquita

ahí en la universidad

o algo asi pero no te preocu--

vittorio: patrón, mi scusi,

pero tenemos que ensayar,

perdón, andiamo, andiamo.

andrea: sí.

vittorio: vamos, vamos, vamos.

charly: dari--darío, ¿puedes

continuar con lo que nos falta?

pues, quedan las cosas

del concierto.

darío.

darío: sí, perdón, charly,

vamos, sí.

uriel: gracias.

ey.

¿qué pasó, ya conseguimos

chamba o qué?

detenme ahí.

conrado: nel, todavía no.

he buscado por todas partes

y la gente me trata como

si hubiera--

uriel: oye, oye, hay que tener

paciencia con las cosas,

pero sobre todo hay que tener

paciencia con uno mismo,

¿claro?

conrado: soy un bueno para nada.

yo creo que para que la única

cosa que sirvo es para ser

un lacra con este jason.

uriel: ya, hombre, no digas eso,

no le des la espalda tan pronto

a la esperanza.

conrado: a ver, ¿y de dónde

la saco?

¿qué tengo que esperar

a que alguien llegue y me haga

la vida de nuevo?

uriel: no, no, no, tranquilo.

mira, no confundir la anestesia

con la magnesia así como tampoco

confundir la espera sin acción

con esperanza, ¿entendiste?

no, ¿verdad?

ahí te va otra.

mejor tomas al noble rábano

de la paciencia por sus hojas

ajadas, gracias.

¿crees en la renunciación?

no tomes.

conrado: ay, es que--

ah.

ambos: ♪ igual que las olas

se vuelven

y regresan sin querer

vuelven y vuelven y vuelven

sin temer aquel

volver ♪

belén: ay, qué recuerdos

me traen todas esas canciones.

¿te acuerdas de pepe jara?

qué divino.

ay, maestro trovador.

dionisio: trovador soy.

belén: sí, bohemio.

es que luego también la bohemia,

¿verdad?

se los lleva, pero, bueno.

oye, necesito decirte algo,

dionisio, a tu hija le hace

mucha falta su mamá.

dionisio: ya lo sé, belén,

pues, claro que lo sé,

pero ¿yo qué puedo hacer?

nada.

belén: no, ¿cómo que nada?

tienes que buscar a rosalba

y a decirle que su hija

la necesita.

así nada más.

dionisio: espérame, en primer

lugar, no sé ni dónde

encontrarla.

y luego, mírame, si me ve

no va a dejar que

ni me le acerque.

pues, sí, no sé.

belén: ay, dionisio, mira, yo

te voy a ayudar, ¿mm?

primero, te voy a quitar

esa apariencia de teporocho

que traes.

dionisio: ah, el que se lleva

se aguanta.

ambos: [ríen]

belén: no, de veras.

dionisio: ya.

belén: de veras, sí, sí, sí,

voy a ponerte decentón

y tú buscas a rosalba

y yo me encargo de lo demás.

sí te ayudo, de veras,

y nos sale bien, garantizado.

si no, te llevo a catemaco

o a bailaracha.

dionisio: ay, ya, ya,

¿te acuerdas de esa de--?

♪ busco la bota en que aprieta

que no he podido avanzar ♪

jason: eh, what's up, my daddy,

what's up?

ya sabes que mi cónsul anda

incapacitado, así que te vas

a tener que apoquinar.

mercedes: pero--pero es que yo

no--yo no quiero entrar

al corillo.

jason: perro, a papi jason

nadie le hace el desaire,

y soy yo quien te está

invitando, tienes que traer

en cuenta que es un honor

pertenecer al corillo,

representar a tu barrio.

necesito que te la rifes

de nuevo, ¿mm?

mercedes: pero, pero tú ya sabes

que no sirvo para esto.

jason: vas a hacerlo,

te la vas a rifar de nuevo

por nosotros, por tu barrio,

por tu zona, ¿te queda claro,

eh?

¿eh, mi doggie?

mercedes: no, a mí ya no

me interesa esta onda.

jason: shh.

pues, lo vas a hacer

o tu familia sale sobrando.

pilar: [ríe]

ay, qué cansada vengo.

mercedes: ¿y cómo les fue

en el paseo a los amigos?

macedonio: seguramente bien

porque, vea, vienen

muy contentos.

pilar: [ríe]

bueno, cansadísimos, ¿eh?

pero, padrísimo, le gané

a máximo, de hecho.

macedonio: llegan justo

a tiempo, sí.

la comida ya está lista.

mercedes: ¿te quedas a comer,

hijo?

máximo: eh, no sé, si pilar

no tiene inconveniente.

pilar: bueno, no veo nada

de malo que te quedes a comer.

sí, quédate.

máximo: gracias.

y ya abusando un poquito

de la cordialidad, de la--de--,

¿puedo darme un bañito también?

pilar: ¿qué?

máximo: sí.

pilar: oye, no, bueno,

eso no sé, yo creo que no

porque--

mercedes: ay, pilar, ¿qué tiene?

nada más tiene que darse

un baño.

macedonio: eh--eh, creo que

todavía le queda algo de ropa

aquí y el champú especial

que usted usa está en el baño.

pilar: ay, macedonio,

qué indiscreto eres, de verdad.

bueno, sí, es que se me ha

olvidado sacar el champú

porque ahí se quedó, no sé

por qué, pero--

máximo: está bien, no importa.

¿puedo bañarme entonces?

pilar: bueno, sí, sí,

puedes quedarte.

máximo: está bien, gracias,

no me tardo...

[ríe]

y a comer.

pilar: ustedes son unos metiches

los dos, los dos.

tú más, macedonio.

macedonio: va a comer.

pilar: ¿por qué tenías

que decir lo del champú?

de veras.

vicente: ¿no te quieres esperar?

andrea: no, no, ya, me urge

hablar con darío.

vicente: ¿segura, segura

que quieres hacer esto?

andrea: ay, pues, la verdad no,

no estoy segura, pero ya no

me queda de otra.

vicente: bueno, bueno.

andrea: por lo menos hasta

que moira se recupere.

ay, bueno, ¿me das chance?

vicente: eh, claro.

andrea: gracias, juan.

[secador]

máximo: tose.

pilar: ay, perdón, perdón,

perdón, de verdad, pensé

que ya te habías vestido.

máximo: ay, pilar, por favor,

ni que fuéramos desconocidos.

pilar: [ríe]

es cierto, me vi muy tonta,

¿no?

máximo: no, al contrario,

te ves hermosa.

pilar: ¿qué haces?

máximo: la mujer más hermosa

del mundo.

tú no tienes idea, pilar

de cómo extraño tus ojos,

tu rostro, tu olor.

pilar: máximo, máximo, mi vida,

nos estamos divorciando,

¿te acuerdas?

máximo: sí, pero todavía

no presento la demanda

de divorcio.

pilar: ¿ah, no?

máximo: no, y creo que

no lo haré.

pilar: ¿no?

máximo: ¿qué piensas?

pilar: ay, que ahora

lo que menos quiero es pensar.

máximo: ajá.

pilar: máximo.

máximo: pilar.

pilar: máximo.

[celular]

darío: mi amor, estaba contando

los minutos para volver

a verte otra vez.

andrea: ¿no te estoy

interrumpiendo?

darío: no, no, no, mi amor,

para nada, solo que pensé

que ibas a llegar más tarde.

andrea: oye, es que tengo

que hablar contigo.

darío: ¿qué pasa, mi amor?

andrea: pues, mira, la verdad

es que no sé ni por dónde

empezar.

darío: pues, empieza por decirme

por qué estás así,

como distante y rara desde ayer.

andrea: ay, darío, pues,

lo he estado pensando mucho

y le he estado dando

muchas vueltas.

y--y no sé, yo me siento

muy culpable por lo que hizo

moira, yo creo que fue mi culpa.

darío: ¿qu--de qué hablas,

mi niña?

tú no tuviste nada que ver.

andrea: es que claro que sí.

mira, igual y si yo no hubiera

entrado a tu vida así,

tú y moira seguirían andando y--

darío: no, no, no, no,

creo que estás muy equivocada,

andrea.

andrea: pero si ustedes ya

tenían planes hasta de casarse,

darío.

darío: pues, sí.

andrea: mira, escúchame, yo creo

que lo mejor es que dejemos

de vernos, así moira no va

a volver a intentar nada.

darío: ¿qué--qué quieres decir

con eso?

andrea: pues, que lo mejor

es que terminamos para siempre.

cantante: ♪ quiero besarte

a cada instante, descubrirte

a cada instante

porque eres toda mi ilusión

por ti yo pierdo la razón

voy a cuidarte y con mil besos

desvelarte y entregarte

lo que soy

y aunque lo años pasen

siempre serás

la niña de mi corazón ♪

Cargando Playlist...