null: nullpx
Cargando Video...

Niña de mi Corazón Capítulo 45

28 Mar 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

[tema musical]

andrea: es que mire,

doña mercedes,

lo que pasa es que yo

solamente me estaba midiendo,

pues la ropa de mi hermano.

no, no es lo que estoy diciendo.

yo me estaba--

yo soy andrés

y yo me estaba midiendo

la ropa de mi hermana porque--

bueno, no, no, no quiero

que vaya a creer, es que, a ver,

déjeme pensar primero.

espere, ya no sé

ni qué estoy diciendo.

es que--bueno, pues,

que yo--eh...

mercedes: [ríe]

andrea: de verdad no entiendo

cuál es el chiste,

doña mercedes.

mercedes: [ríe]

jason: ay, mi cónsul...

venía pensando

cuando hiciste los arreglos de--

de la rola.

♪ ay, malo, malo, malo ♪

y que dijiste que esa--

pues, que no estaba chida.

y se pegó en el barrio.

y nos dio nuestra

primera tocada.

hermano...

ni tú sabes lo fregón que eres.

cónsul, mi cónsul.

chale.

perdón.

la neta...

perdón.

solo dios sabe

que no fue intencional.

pero se me fueron las patas.

no sé cómo fue que terminó

todo así.

chale.

pero ni modo.

a lo hecho, pecho.

¿qué transa, cónsul?

vine a llevarte

para que te curen,

para que te alivianen.

¿cómo te sientes?

[gritos]

ey, tranquilo, tranquilo.

conrado: vete de aquí, jason.

jason: pero, cónsul,

vine a llevarte

para que te curen,

para que estés chido,

para que puedas estar bien.

conrado: yo no voy a ir contigo

a ningún lado.

jamás voy a regresar a la banda,

¡y no te quiero volver a ver

en mi vida!

jason: tranquilo, tranquilo.

tranquilo, cónsul, no pasa nada.

nada más vine

para saldar la deuda

que tengo contigo.

conrado: ¡que te largues

y llévate tus porquerías!

jason: está bueno.

cónsul--

conrado: ¡lárgate!

jason: que estés bien--

conrado: que te vayas.

andrea: ¿pero por qué se está

burlando de mí, doña mercedes?

mercedes: es que, mira,

hacía muchísimo tiempo

que no me reía de esta manera.

pero es que compréndeme.

te veía tan flaco y tan tilico

que hasta pensaba en inscribirte

en "un kilo de ayuda", mi vida.

andrea: doña mercedes,

por favor, prométame

que no va a decir nada.

y ya, por favor,

no se ría de mí, yo--

mercedes: no, no.

no, mi vida, ¿cómo crees?

te prometo que no voy

a decir nada,

pero es que todo lo que haces

es tan gracioso, muñequita.

yo no pensé en delatarte.

al contrario.

¿sabes qué?

pero es que eres muy graciosa.

andrea: ay, mire,

créame que lo que yo más quiero

ya es decir la verdad, pero--

pues no puedo porque

voy a meter a darío

en una broncota

y a toda su empresa.

él ahorita cuenta con andrés

y no puedo.

mercedes: no, no, no.

yo voy a apoyarte.

voy a apoyar a andrés.

así es que no te preocupes.

además, tú comprende,

¿qué tú crees que tu novio

tiene una abuela metiche

y amargada?

no, no, no, siéntate bien.

tranquilízate.

andrea: bueno.

muchas gracias.

entonces ya no va a decir nada.

¿verdad?

mercedes: [ríe] no.

oye, y ya que estamos en esto,

¿qué tal si te llevo

con mi nieto?

pues para que lo puedas ver.

¿sí? ¿vamos?

andrea: de verdad que quisiera

tener una abuela

así de buena onda.

mercedes: hijita,

qué graciosa eres.

andrea: qué susto me metió.

mercedes: ¿es que sabes qué?

que soy una recontra abuela.

y tú eres el "simpatipingo".

ambas: [ríen]

moira: ay, petra,

cómo eres lenta.

parece que vienes en burro.

apúrate.

petra: sí, señorita.

moira: por favor,

necesito que dobles todo bien,

que lo pongas por colores,

porque esto es un desastre.

mi clóset está horrible.

petra: sí, señorita.

moira: ay, mamita, hola.

silvana: ¿por qué vienes,

cuando tú deberías de estar

con tú darío?

si sueltas a ese muchacho

la casa va a perder, mi amor.

¿por qué estás aquí, mi vida?

moira: mamita,

ya ni te molestes.

ya no quiero regresar

a cuidarlo.

silvana: bueno, si lo que vienes

es a llevarte otra mudita

de ropa, mi amor,

yo te la preparo.

te voy a poner algo muy sexy,

muy hermoso. sirve que te vas

instalando allá, mi cielo.

moira: mamita, mamita,

mamita, mamita,

escúchame tantito por favor.

de verdad necesito

hablar contigo.

es que ya no puedo más.

ya no puedo, estoy harta

de tenerle que estar rogando.

ya no quiero. ya no quiero.

silvana: ¿cómo "ya no quiero"?

¿tú te volviste loca

o qué te está pasando?

¿de qué--? no te entiendo.

¿de qué me estás hablando?

¿cómo? ¿cómo que ya no quieres?

¿ya no quieres qué?

moira: ya no quiero andar

con darío, yo no quiero rogarle.

ya me cansé, mamita. ya.

silvana: mi amor, mi amor,

en la vida todo cuesta,

mi cielo.

hay que esforzarnos, mi vida.

hazlo por las dos,

hazlo por tu madre.

yo te di la vida, mi amor.

te di la vida.

no sé si tú te acuerdas.

mi amor, hazlo por nuestro

futuro, mi cielo.

mira, ahorita tenemos

algo de dinerito

y por eso estamos comiendo,

mi vida, pero tú sabes

cómo yo gasto,

se nos va a acabar el dinero,

mi amor, ¿y qué va a pasar?

moira: mamita, es que tú sabes

que yo haría todo por ti,

pero ya no puedo.

no sé ni siquiera si puedo

pedirle que vuelva conmigo.

ya no, ya, me hartó.

es un patán.

silvana: ay, no,

pero qué cabeza la mía.

yo no te he dicho

que acabo de descubrir

una nueva alternativa

para terminar

con todos nuestros problemas.

¿no te he contado?

moira: no. ¿en serio?

a ver, cuéntame, cuéntame.

silvana: no te he contado,

mi amor, si las cosas salen bien

talvez ya no tengas que rogarle

al idiota este de darío, ¿eh?

que no sabe apreciar

a mi muñeca preciosa.

a mi escultura.

moira: ya sé.

a ver, pero cuéntame, no, ya.

silvana: te cuento.

pero es un candidato,

un candidato apenas.

pero yo no me quiero adelantar,

porque no quiero echarle

a la sal. ya sabes que si habla

uno de más--

moira: sí, sí, no, no, no.

silvana: pero si un día

lo dejan para mí sola,

con estas piernas, mi amor,

con este cuerpo

y esta sensualidad

que traigo dentro--

moira: mamita.

silvana: lo hago mi marido.

es un vejete, ¿eh?

feo y todo, pero tiene

todo el dinero del mundo.

moira: ¿cuánto?

silvana: ay, mi amor, fortuna.

avión privado, casino, yate--

olvídate.

moira: ay, mamita, ya estoy.

estuvo buenísimo, buenísimo.

¿puedo comer?

silvana: sí, sí, come.

ay, estoy muy feliz.

moira: qué bueno, vas a ver

que todo va a salir muy bien.

mercedes: estás en tu casa,

recontra "simpatipingo".

pásale, pásale,

y te acompaño a ver a mi nieto.

andrea: buenas, señora pilar.

pilar: hola.

¿y a qué debemos

tu visita, andrés?

andrea: bueno, disculpe

que llegué así nomás como así,

pero yo quería pedirle permiso

para ver a darío.

pilar: [carraspea]

mercedes: ay, ya, pilar.

quita esa cara.

se trata del recontra

"simpatipingo".

supongo que no vas a tener

ningún inconveniente, pues en

que el recontra "simpatipingo"

vea a su jefe, ¿verdad?

pilar: no, no, claro que no,

andresito.

eres bienvenido, pasa.

vamos.

andrea: gracias.

charly: este siempre

me ha gustado desde chiquito.

es mi favorito.

el de vainilla con chocolate

adentro.

carolina: ay, se nota, ¿eh?

charly: ¿por qué?

carolina: qué asco.

porque estás todo manchado.

charly: ¿qué onda?

carolina: no, no te preocupes.

es que estabas todo así,

todo embarrado.

charly: ¿por qué

no nos sentamos? siéntate.

siempre me mancho.

carolina: no, fíjate

que yo de chiquita también.

o sea, también me gustaba

comerme así el chocolate

y todo, pero, de grande

como que me hartó

un poquito el chocolate.

me dio como ya--guácala.

charly: ah, ¿sí?

carolina: [ríe] sí.

charly: oye, ¿y qué más hacías

de chiquita?

carolina: mm...

no, no me acuerdo,

no me acuerdo bien.

charly: ¿no? bueno,

¿y no de tan chiquita,

un poquito ya más adolescente?

cuéntame, caro.

quiero saber más cosas de ti.

carolina: ay, es que no sé,

no importa,

no importa el pasado.

como que lo más importante

es el presente, ¿no?

bueno, yo así lo veo.

charly: ¿de plano?

carolina: de plano.

charly: la verdad me siento

muy contento cuando estoy

contigo, no sé,

me siento padre.

quiero saber muchas más cosas

de ti, quiero saberlo todo.

pero ¿o qué?

¿de plano así te portaste

tan mal de chiquita

que no me puedes contar?

cuéntame.

carolina: no, no, no, no me--

¿sabes qué, charly?

ya me tengo que ir.

ya me voy.

charly: pero--¿dije algo

o hice algo? ¿qué pasa?

carolina: no, para nada.

no es eso, sino que--

se me está haciendo muy tarde

y ya me tengo que ir,

pero muchas gracias

por la comida. "bye".

mercedes: ven, hija.

no está ximena.

aquí te puedes cambiar

antes de que te vea darío, ¿eh?

andrea: ay, es que me da miedo

que la señora pilar

me vaya a ver aquí.

es que ahorita que estábamos

ahí abajo como que me veía

medio rarito, ¿y qué tal

si ya sabe quién soy yo?

mercedes: ay, claro que no.

nadie se ha dado cuenta.

mira, yo lo supe

porque yo soy "listisísima",

abusadísima, ojo de chícharo

y te vi ahí cambiándote

a medias, pero si no,

nunca te hubiera descubierto.

andrea: ¿si tiene dudas o algo?

es que por algo me veía así.

mercedes: mejor apúrate.

mira, yo me encargo

de que pilar no te vea.

¿de acuerdo?

andrea: muchas gracias.

bueno, ahora sí,

ya no me tardo nada, ¿eh?

mercedes: adiós, "simpatipingo".

darío: ya es tarde y andrea

no aparece por ningún lado.

¿tampoco va a venir hoy?

ximena: a ver, ya, ya, ya,

ya bájale, tranquilo.

si no vino a verte,

no fue por falta de ganas.

darío: ¿entonces?

ximena: andrea te adora.

solamente que tienes

que darle tiempo

para que arregle sus cosas.

darío: si no viene hoy, yo mismo

voy a salir a buscarla.

ximena: tú no vas a salir

a ningún lugar.

vete, sigues mal,

todavía no te recuperas.

darío: ya me siento mejor.

ximena: pero no puedes estar

así en la calle.

darío: adelante.

mercedes: hola, chiquirines.

chiqui, tienes una visita.

darío: no, no tengo ganas

de ver a nadie, abuela.

mercedes: ah, ¿cómo no?

vas a tener que hacer

una excepción,

así que ahuecando el ala,

que quiere decir

patuchas para afuera.

ahorita verás.

andrea: ¿qué? ¿de verdad

no vas a querer recibirme?

darío: ¿andrea? ¿eres tú?

andrea: a ver, espérate,

no te muevas.

darío: no, estoy bien,

estoy bien, estoy bien.

andrea: ay, "estoy bien", sí.

darío: ahí estoy, ay.

darío: ¿me dejas un cachito?

¿cómo estás?

darío: qué bueno que viniste.

bien, mejor.

andrea: qué bueno.

ay, tú nada más lo que quieres

es estar de chicadito, ¿verdad?

darío: sí, eso es lo que quiero.

andrea: descarado.

darío: descarado,

pero sí quería.

>> ¿neta lo viste, jason?

llévanos.

jason: ¿no te digo que mi cónsul

no quiere saber nada

de nosotros?

>> ah, pues, sí, ¿verdad?

jason: neta, estoy bien sacado

de onda.

me dijo que no quería

regresar a la banda.

>> oye, jason,

pues si el "masiosare"

no quiere regresar a la banda,

tú necesitas un segundo a bordo,

y pues--pues mírame.

mírame, ya estoy más fuerte,

¿y qué?

yo sí me aviento el tiro,

carnal.

jason: ni se te ocurra

compararte con mi cónsul,

porque él es mi amigo

y tú eres un inútil.

>> ay, es que todo lo que sé

de computadores, ¿qué?

¿no ha servido?

jason: ¿con qué vas a comparar

tus máquinas?

aquí yo soy el cerebro,

y el cónsul es el corazón

de la banda.

es irreemplazable.

que te quede claro.

>> pues te vas a tener

que aguantar, jason,

porque el masiosare

no va a querer regresar.

jason: tú bien sabes

que si estás adentro

no te sales.

y que regresa, regresa.

el barrio está primero

que cualquier cosa.

el barrio.

>> ¿cómo crees?

andrea: oye, perdóname

por no haber venido antes,

pero es que la verdad

andaba bien ocupada, ¿eh?

darío: no te preocupes,

mi amor, lo importante

es que ya estás aquí.

te extrañé muchísimo.

andrea: yo también.

[mercedes] pilar, espérate,

no puedes entrar así.

[pilar] ¿pero por qué, no,

mercedes, qué pasa, por dios?

[mercedes] ¡que no,

que no puedes entrar!

espérate--

pilar: ay, estás muy rara.

andrea,

no sabía que estabas aquí.

[música]

[música]

pilar: hijo, es hora

de tu medicina.

darío: sí.

pilar: el doctor dijo

que necesitas descanso

para que te recuperes, mi amor.

darío: sí, sí, sí.

andrea: sí, bueno, yo--

yo ya me iba.

darío: bueno, pues, gracias

por venir a visitarme, mi amor.

vas a venir más tarde, ¿verdad?

andrea: eh...

no sé, pero si ya no vengo,

te marco, ¿ok?

darío: está bien.

andrea: bueno, nos vemos.

darío: ey, ¿te vas a ir

sin darme un beso?

andrea: ay, pues es que

ya es bien tarde, ¿no?

darío: un besito nada más.

por favor, ¿sí?

perdón, ma.

andrea: bueno, ya me voy.

pilar: tómate la medicina,

hijito, yo acompaño a andreíta.

darío: sí, gracias.

pilar: te dije claramente

que no quería volver a verte

por aquí.

andrea: señora, pero es que yo--

mercedes: ay, pilar,

no te molestes con ella,

pues en todo caso

la culpa la tengo yo.

yo la invité a venir.

pilar: no la defiendas,

mercedes, por favor.

ella sabía perfectamente

que no tenía autorización

para visitar a darío.

mercedes: pilar, te desconozco.

¿qué es lo que te pasa?

pilar: tengo mis razones.

no te metas en esto, mercedes.

andrea: señora, yo no quiero

que discutan por mi culpa.

mire, yo sé que vine

sin su autorización,

pero bueno, por lo menos

dígame por qué se puso así

conmigo de la nada,

así en mi contra,

si yo no lo hice nada.

pilar: me da más pena

a mí decírtelo,

pero si insistes,

te lo voy a decir.

te vi con uno de esos vándalos

de tu barrio, andrea.

andrea: ¿qué?

a ver, no le entiendo nada.

¿cómo que me vio? ¿con quién?

pilar: moira me llevó a tu casa

y te vi bien abrazada

con un tipo y por esa razón,

comprenderás, es que no quiero

verte con mi hijo.

ximena: abuela, ¿qué pasó?

¿dónde está andrea?

mercedes: pues, acaba de bajar.

moira: por supuesto.

silvana: vittorio.

vittorio: "mamma mia,

una aparizione virginale.

signora, signora..."

a su pies, "signora",

a sus pies.

"signora"...

silvana: vittorio.

fuera. fuera.

moira: ay, mamá, pero--

silvana: fuera.

silvana: vittorio,

estoy tan contenta

por la casualidad

de encontrarlo aquí.

vittorio: ¿cuál casualidad,

"signora", si yo aquí "laburo"?

silvana: bueno, pero la otra vez

vine a visitar a mi moirita

y no lo había visto.

digo, no lo había visto

tan guapo.

vittorio: qué lástima,

"signora". ¿quiere un café

o de otro "colore"? ¿gusta--?

silvana: por favor, sí, gusto.

gusto, gusto, gusto, gusto.

gusto mucho, vittorio.

vittorio: "signora",

qué "cortinón".

silvana: ¿cómo?

¿mis cortinas de pelo se ven?

vittorio: no, no, la cortina

de la oficina, "signora".

silvana: vittorio,

qué ropa tan elegante, vittorio.

¿algún diseñador de alta costura

se encarga de vestirlo,

vittorio?

vittorio: el único

"diseñadore"--panini. panini.

silvana: ¿panini?

yo no conozco a ningún panini.

vittorio: no, "panini",

porque tengo hambre.

silvana: ay, yo también

tengo hambre.

tengo mucha hambre, panini.

su estilo es tan fino, vittorio,

que se nota su excelente gusto.

y eso es importante

para una mujer como yo. ¿sabe?

me gustan los hombres de mundo,

vittorio.

vittorio: yo soy "jubilato

corporale, signora".

silvana: ¿cómo que "jubilato"?

conmigo se la ve a quitar

esa jubilación, vittorio.

vittorio...

¡vittorio!

vittorio: ¡no vaya a soltar

el tirante que me deja tuerto!

silvana: ay, vittorio,

va a conocer lo que es una mujer

pasional.

me gusta su ropa,

por eso quiero quitársela,

vittorio.

vittorio: tengo miedo,

mucho miedo.

silvana: vittorio.

nunca va a conocer

una mujer como yo, vittorio.

¿sabe lo que es la pasión,

vittorio?

yo soy pura pasión.

vittorio: ¡"signora"!

¡me quiere, me quiere!

silvana: claro que te quiero.

no te vayas, vittorio.

vittorio: ¡me quiere, me quiere!

silvana: maldito vejete,

¿cómo se atreve

a despreciarme a mí,

con estas piernas,

con este cuerpo?

maldito vejete de quinta.

se va a arrepentir.

ximena: tú no te preocupes.

yo voy a hablar con darío

para decirle lo que está

haciendo la--

andrea: él no está

para mortificarse ahorita,

ximena, ya mejor déjalo así.

ximena: es que no,

no voy a permitir que sigan

haciendo injusticias contigo.

aparte ya es hora de que darío

sepa la clase de víbora

que es esa moira.

moira: ¿qué es esto?

silvana: léelo.

boletinaron mi deuda

a un bufete jurídico,

así que en cualquier momento

se van a aparecer

y nos van a lanzar

con todo y deudas

a la calle, mi amor.

no sé qué vamos a hacer.

moira: ¿por qué nos tiene

que estar pasando esto, mamá?

silvana: no sé, mi amor, ya.

convéncete, mi vida.

deja a un lado tu orgullo,

mi vida.

ve por tu presa, mi amor.

eso es lo que tú

tienes que hacer.

yo ya hice mi trabajo.

ya hice todo

lo que podía con vittorio.

ahora tú haz algo.

moira: pues sí--

silvana: haz algo con ese cuerpo

que te heredé.

moira: sí, ¿verdad?

además, yo sí no entiendo

por qué no te pudo

haber hecho caso

con esas piernas y ese cuerpo

que tú tienes, mamita.

bruno: resortes con alambres

de acero al--

vicente: bruno, voy a tener que

salir en las tardes otra vez.

bruno: ay, ya ni la amuelas.

¿y eso por qué?

vicente: yo sé.

porque tengo que ayudar

a andrea. yo sé que no debería,

pero tampoco la puedo

dejar sola, ¿me entiendes?

bruno: ¿y me vas a dejar

con toda la chamba del taller

otra vez?

vicente: sí, pues sí,

pero lo justo es que te quedes

con más ganancias, yo--

yo tengo que estar con la niña.

o sea, entiéndeme.

bruno: está bien, ok, ya.

te entiendo, como siempre.

por mí no hay broncas.

vicente: qué bueno, gracias.

darío: ¿que moira llevó

a mi mamá a espiar a andrea?

ximena: estoy segurísima de eso.

y lo peor es que le hizo creer

que andrea anda con otro chavo.

aparte le habla horrible

de ella.

es tan insoportable, ay--

darío: moira ya se pasó.

esto no puede ser.

ximena: ¿y sabes qué es lo peor?

que por su culpa mi mamá

le impidió a andrea

que viniera a verte.

darío: ¿mi mamá hizo eso

con andrea?

ximena: ay.

igual y no te lo debí decir

ahorita, pero--

ay, pero tienes que saber

qué clase de bruja es esa

que quiere volver contigo.

perdón, pero sí.

moira: hola, ¿cómo estás?

darío: moira, por favor,

¿cómo quieres que esté

después de todo lo que hiciste

para que mi mamá le cerrara

las puertas a andrea a mi casa?

moira: pero si yo no hice nada.

darío: sé perfectamente

todo lo que pasó.

no lo niegues,

no me trates como a un imbécil.

moira: ok.

me porté pésimo, es cierto,

pero es que todo lo hago

porque te amo, darío.

ella no te conviene,

tienes que abrir los ojos,

por favor.

darío: lo tuyo no es amor.

talvez lo único que te interesa

es el dinero de mi familia.

moira: ¿qué?

no puedo creer que pienses

eso de mí después de--

de que yo te demuestro

mi amor incondicional.

yo siempre, siempre estoy

ahí contigo, darío.

darío: estoy harto

de que siempre te metas

entre andrea y yo.

no quiero volver a verte

nunca más.

moira: qué injusto eres.

yo te amo con locura

y lo único que yo quiero

es estar contigo

y a ti no te interesa, ¿verdad?

darío: lo siento,

pero es mejor que te vayas.

moira: sin ti mi vida

no vale nada, darío.

darío: vete de una vez, moira.

moira: está bien, me voy a ir.

pero si me pasa algo,

va a ser tú culpa

y esa culpa no te va a dejar

ser feliz, ¿me oíste?

darío: moira, espera.

¿qué--qué quieres decir con eso?

moira: que por ti soy capaz

de quitarme la vida.

[música]

[música]

moira: ya lo sabes.

si no puedo estar junto a ti,

ya no me importa nada.

¿me oíste?

darío: por favor, no dramatices.

moira: esto no es ningún drama.

soy capaz de todo

para demostrarte mi amor, darío.

darío: escucha lo que estás

diciendo, es una tontería.

por favor acepta de una vez

que las cosas no son--

moira: no me crees, ¿verdad?

está bien, pero te juro

que te vas a arrepentir

de lo que me estás haciendo.

darío: [protesta]

uriel: ¿ya te sientes mejor?

magdalena: sí, muchas gracias.

uriel: perdón la mezcla,

pero tienes que ir al doctor.

magdalena: no, no es necesario.

de verdad, de verdad.

uriel: sí, claro.

magdalena: que no,

es que no he estado

comiendo bien, eso es todo.

conrado: pero cuídate,

te tienes que cuidar.

magdalena: a ver, cuídate tú.

a mí no me digas qué hacer.

ya déjame en paz.

uriel: magdalena...

vicente: [silba]

bocho: oye, hasta que llegas.

te tardaste un montón.

vicente: yo que tú me largaba,

a menos de que quieras

limpiar todo otra vez, ¿eh?

bocho: no, no, no, ¿eh?

mejor me voy.

vicente: órale, como vas, órale.

bocho: no me patees.

vicente: cierra la puerta, ¿eh?

bocho: ¡adiós!

vicente: nunca cierras

la puerta.

mira a este puerco.

[silba]

mi niña...

ya si quieres te puedes subir

ahí a cambiarte.

quita esa cara.

esa "ñora" se va a dar cuenta

de que tú eres una chava bien

a todo dar, vas a ver.

órale, órale,

como vas, órale.

¡apúrate!

darío: ¿mamá?

¿me puedes explicar

por qué le prohibiste

a andrea que viniera a verme?

pilar: te lo dijo ella, ¿verdad?

darío: no, no, no.

me lo contó ximena.

pilar: le dije a tu hermana

que no te contara nada, hijo--

darío: eso no importa.

no tienes ningún derecho

en impedirle a mi novia

que venga a visitarme.

pilar: lo hice para protegerte,

hijo.

darío: ¿protegerme de qué?

ya no soy un niño.

pilar: no, ya sé que no lo eres,

pero tampoco está bien.

no sabes ni quién es

esa muchacha,

ni de dónde viene--

darío: yo sé perfectamente

lo que hago, así que por favor,

que esto no se repita.

ni andrea ni yo merecemos

este trato.

pilar: está bien, mi amor,

pero no te exaltes.

te lo pido, por favor.

te acompaño a tu cuarto--

darío: no, no, mamá,

yo puedo solo,

no te preocupes.

pilar: [suspira]

andrea: listo, mi juan.

¿me acompañas a mi casa?

vicente: ay, discúlpame,

pero me voy a tener

que quedar trabajando aquí

para ayudarle a mi hermano.

andrea: está bien.

bueno, ya me voy.

gracias por todo, ¿eh?

vicente: no, por nada.

¡ay!

andrea... "bye!"

[silba]

andrea: ¿qué hubo, madrina?

belén: ¿qué pasó, mi hijita?

andrea: ¿qué andas haciendo?

belén: pozole.

va a quedar divino.

andrea: oye, de casualidad,

¿no ha vuelto a hablar

la periodista esta la sagaz--?

belén: no, no, no,

no ha vuelto a hablar.

no, ni te preocupes,

ya va a volver a hablar.

lucy: ¡andrés!

ay, ¿dónde está andrés?

vicente: ¿qué haces tú aquí?

lucy: ¿cómo que qué hago aquí?

vicente: ¿quién eres?

lucy: ¿dónde está andrés?

vicente: sálgase de aquí,

vámonos, como va.

lucy: oye, ¿qué te pasa?

yo vi entrar a andrés aquí

y no me voy hasta que

no lo encuentre, ¿ok?

[música]

[música]

lucy: no puede ser

que haya desaparecido así.

yo lo vi entrar.

vicente: sí, sí, pues yo creo

que estás confundida.

lucy: no, no estoy confundida.

no es posible

que se haya esfumado--

vicente: no hay ningún andrés.

andrés: ¿cómo que no hay

ningún andrés--?

[grita]

vicente: oiga, ¿qué le pasa?

sálgase de aquí. órale, como va.

lucy: oiga, no me trate así.

aquí hay algo muy raro

y yo me dejo de llamar

lucy sagaz si no descubro

qué está pasando aquí, ¿eh?

vicente: ya estuvo bueno.

¡órale!

¡órale!

lucy: [grita] ¡mi dedo!

te engañé,

luego te paso la foto.

pilar: hijo, hijo, ¿qué haces?

¿adónde vas?

darío: pues si en esta casa

le prohíben la entrada

a mi novia, pues no me queda

otra que salir a buscarla.

pilar: no, hijo, te prometo

que no vuelvo a hacerlo,

pero por favor, mi amor,

no te vayas, te lo suplico.

darío: mamá, ya estoy harto

del encierro y necesito ver

cómo van las cosas

en mi empresa.

pilar: pero ¿sabes qué?

yo prefiero que te quedes.

mira, me preocupa, hijo,

acabas de salir--

darío: ya estoy bien,

me va a llevar macedonio.

hasta luego, ma.

pilar: hijo...

vicente: y por más que le decía

que no estabas,

que se había confundido,

pues no me creía.

andrea: entonces

me estuvo siguiendo.

vicente: sí, sí,

estuvimos así--

así de que nos cachara.

¿qué vamos a hacer?

andrea: no sé, es que todo

se nos está complicando

demasiado.

vicente: yo no sé,

pero si esa periodista

nos cacha, nos fregamos todos.

¿eh? todos.

florencia: y les aclaro.

se lavan las manos, ¿eh?

porque así, mugrosos,

yo no los quiero más

en la oficina.

no me mires con esa carita, ¿eh?

porque te vi,

desde temprano que llegaste

y te estabas sacando así,

todo el borde.

se van a la manicura

y se arreglan todo, ¿entendiste?

y esas pulseritas no me gustan.

y usted se me va a trabajar,

porque--¡ay, jefe!

¡ay, jefe, qué suerte que vino!

darío: ay, cuidado--

cuidado que me vas a mandar

de regreso al hospital.

florencia: es que

lo extrañábamos tanto.

darío: no me aprietes tanto.

florencia: dime por qué.

vittorio: tranquila, "signora".

charly: ¿cómo estás?

darío: bien, ¿y tú?

charly: ¿cómo sigues?

darío: bien, mejor.

vittorio: "patrone",

¿no tenías que estar

en reposo recuperándote?

darío: sí, no te preocupes,

vittorio, ya me siento

mucho mejor.

vittorio: menos mal, menos mal.

charly: qué bueno que llegaste

porque te estaba marcando

a tu casa.

darío: ¿qué pasó?

charly: no, pues hay un cliente

que nada más quiere hablar

contigo.

darío: ¿y quién es?

vittorio: no, "io" no--

charly: no, no sé,

pero te está esperando

en tu oficina.

florencia: ay, sí, jefe,

está medio raro, ¿eh?

tiene un pálpito--

vittorio: yo también.

florencia: sí, está raro.

máximo: ¿cómo--? no entiendo.

¿cómo que se fue a trabajar?

mercedes: es que estaba

un poco desesperado

y molesto porque andrea

no podía entrar a la casa--

máximo: ¿y por qué no podía

entrar andrea a la casa?

mercedes: yo no sé--

pilar: por mi culpa.

yo le dije a andrea

que no viniera porque--

máximo: ¿o sea que mi hijo

está arriesgando su salud

por culpa tuya?

pilar: lo único que hice

fue preocuparme por él.

pero yo tampoco soy culpable--

máximo: sí, pero lo obligaste

a que saliera cuando todavía

no está totalmente recuperado,

pilar.

pilar: oye, no, no me digas así

las cosas, máximo.

suficientes problemas tengo

para estar discutiendo

contigo también.

máximo: es que eso es justamente

lo que está pasando,

que todo lo haces mal.

pilar: ¿y tú dónde te quedas?

¿ya se te olvidó

que te desapareciste el día

que golpearon a tu hijo?

máximo: no, no me mezcles

las cosas por favor.

pilar: mira, máximo,

si viniste a discutir,

te voy a pedir por favor

que te vayas.

máximo: no, tampoco me vas

a correr de aquí,

que es mi casa, ¿eh?

mercedes: ¡ya basta! ¡basta!

¡es que están insoportables!

hijito, vete a trabajar--

máximo: no, ¿qué trabajar?

tengo quién trabaje por mí,

mamá.

darío: bueno, me dijeron

que quería verme para que

le explicara de qué se trata

aquí lo que hacemos

en tvolución. si quiere,

aquí le puedo enseñar--

dimitri: pues pare un momento,

mi querido amigo.

en otras palabras, compadre.

[ríe]

mire, antes de que hablemos

de negocios, a mí me gusta

tratar primero con la gente.

saber de sus vidas.

darío: pues, la verdad, no--

no lo entiendo.

dimitri: como le dije,

mi querido amigo, me gusta saber

de la vida privada

de las personas.

me gusta saber

su desenvolvimiento laboral

en sus vidas.

¿me entiende usted?

darío: sí, entiendo,

¿y qué es lo que quiere saber?

dimitri: bonito lugar tiene,

mi querido compadre.

nada de otro mundo.

con su permiso.

¿le molestaría que lo tuteara?

darío: no, no, por favor,

adelante.

dimitri: [ríe]

¡viva la madre rusia, compadre!

dime una cosa, galán...

¿eres casado, tienes hijos?

darío: no, no, soy soltero

y sin hijos.

dimitri: pero me imagino

que algún día querrás casarte,

porque tienes una novia,

¿no es cierto?

darío: sí, tengo una novia

maravillosa pero por el momento

no hay planes de casarme.

¿a qué vamos con todo esto?

dimitri: entonces,

mi querido compadre,

quiere decir que usted

no piensa casarse

a corto plazo.

darío: pues, no,

pero espero hacerlo

en algunos años.

pero ¿qué--a qué vienen

estas preguntas?

dimitri: está bien. adiós.

darío: ¿qué?

charly: ¿y qué onda? ¿qué pasó?

¿qué negocio te propuso?

darío: no, no sé,

no entendí nada.

moira: mamá, mamá, mamá--

mamá, no abras--

silvana: mi vida--

moira: tengo un sentimiento

así como rarito. no abras.

silvana: mi vida, no seas

supersticiosa, por favor.

por favor.

¿cómo sabías?

¿cómo sabías, mi amor?

moira: ay, mamita.

dimitri: [grita]

silvana: dimitri.

dimitri: ♪ porque soy malo

malo, malo

y porque te quiero

quiero, quiero ♪

moira: hola.

dimitri: ¿cómo están,

mis preferidas vampiras?

silvana: qué milagro, dimitri.

qué gusto verlos.

dimitri: ¿qué onda, vampirita?

¿y tú cómo te llamas, vampirita?

petra: [ríe] petrita.

dimitri: petrita.

[ríe] petrita--

"apapachamiento" para dimitri.

ah, la raza.

¡viva la raza!

solamente vine a decirles,

mis queridas vampiras,

que llegó la hora de pagar.

tienen una semana para pagarme.

de lo contrario,

les va a ir requetemal.

silvana: pues es que--

dimitri: [ríe]

mi querido boris,

despídete de la comadrita.

silvana: luego te cuento.

boris...

adiós.

moira: mamá.

dimitri: ¡boris!

¡boris!

boris: sí, dimitri.

silvana: no sabes.

>> [habla en ruso]

silvana: ay.

petra: se cargan, oiga.

¿y qué dijo?

silvana: cállate tú. ¿qué dijo?

¿qué habrá dicho?

moira: sonó muy feo.

silvana: ¿no será

que nos van a matar, mi amor?

moira: cállate.

silvana: ¿qué vamos a hacer?

mi vida, es que no te quedes

callada, mi cielo, di algo.

piensa algo, que tus neuronas

se conecten.

moira: estoy pensando,

tranquila, espérame.

petra: sí, diga algo, algo--

silvana: tú cállate.

moira: ¿sabes qué?

¿por qué no vas con darío?

ve por él.

silvana: ¿para qué?

¿para qué voy?

¿para qué voy con darío?

moira: dile, que no sé,

que estoy enferma, que me--

que estás temiendo por mi vida.

eso, eso dile.

silvana: ¿pero qué--?

¿ya tienes un plan de verdad?

moira: sí, sí lo tengo,

de verdad, tú confía en mí

como siempre has confiado en mí.

bueno, no--

este, a ver, toma tu bolsito

y tú ve, tráelo como sea.

silvana: sí, sí.

¿le digo que estás enferma?

moira: sí, lo que tú quieras.

sí, sí, sí, mamita.

silvana: ay, mi amor,

espero que sí tengas un plan.

moira: sí, mamita, lo tengo,

adiós.

darío: ok, ok, otro.

silvana: [solloza] darío.

darío, mi amor,

me tienes que ayudar,

por favor, te lo--

darío: ¿qué pasa, silvana?

¿qué pasó?

silvana: ¿dónde podemos

hablar a solas?

darío: pásale por favor.

pásale.

¿qué pasa, silvana? tranquila.

¿qué es lo que está pasando?

silvana: moira.

tengo mucho miedo

de que algo le pase.

darío, por favor, ayúdame--

darío: tranquila, por favor,

¿qué pasó?

silvana: es que acompáñame

a la casa porque no sé

de qué sea capaz.

necesito que vayas conmigo

a la casa, darío, por favor.

darío: voy con silvana.

¿me disculpas?

andrea: voy contigo--

darío: sí, sí, gracias,

acompáñame.

silvana: ¿cómo?

¿ella va a venir?

darío: sí, ándale, vámonos,

silvana, vámonos rápido.

silvana: todo sea por mi hija.

pilar: buenas.

donato: pilar, qué alegría.

pilar: [solloza]

donato: ¿pero qué te pasa?

¿por qué estás así?

pilar: mi vida es un desastre.

todo me sale mal.

donato: tranquila, tranquila.

siéntate por favor.

¿quieres tomar algo?

pilar: no, muchas gracias,

donato.

donato: a ver, dime qué sucedió.

pilar: tengo problemas

con mi hijo.

me la paso peleando con máximo.

ya no puedo más.

donato: hiciste muy bien

en venir a verme.

yo te voy a ayudar

a recuperar el ánimo.

pilar: eso va a estar

muy difícil, donato.

donato: no, tú solamente

confía en mí.

silvana: ay, pasen, pasen.

darío: silvana, por favor,

explícame qué pasa,

porque no entiendo nada.

silvana: es que moira

está muy mal y tengo mucho miedo

de que le vaya a pasar algo.

andrea: ¿pero qué le va a pasar?

¿no cree que está exagerando

un poquito?

silvana: no estoy exagerando,

no estoy exagerando.

¡moira!

mi amor, ¿dónde estás?

ay, no sé.

ay, darío estoy presintiendo

algo feo.

¡nena!

¡ay, mi amor!

¡moira!

mi amor.

mi vida...

chiquita, ¿qué hiciste,

mi amor, mi vida?

mi amor, contéstame, por favor.

darío: moira, ¿qué pasó?

moira...

silvana: moira, ¿qué te pasa?

darío: moira...

silvana: es que no contesta.

¿qué te pasa, mi amor?

andrea: creo que se tomó

todo esto.

silvana: ay, ¿cómo que se tomó

todo esto?

darío: ¡moira!

silvana: ¿por qué me haces esto?

mi amor, mi amor...

[música]

Cargando Playlist...