null: nullpx
Cargando Video...

Niña de mi Corazón Capítulo 43

Univision26 Mar 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

andrea: a ver, y ahora,

¿por qué se están peleando, eh?

darío: no,

no nos estamos peleando,

estamos platicando.

vicente: yo vine a verlo,

a ver cómo estaba, carnalito.

estas mejor, ¿no?, te ves bien.

darío: si, brother.

vicente: bueno, yo ya me...

pues, ya me iba.

andrea: pues, muchas gracias

por venir, juan vicente,

pero sí,

ya darío necesita descansar.

vicente: oye, no quieres

que me quede para darte--

darío: no, no, no te molestes,

juan vicente, no te molestes.

vicente: no, no es molestia.

darío: andrea vino a quedarse

un rato conmigo, ¿verdad?

andrea: sí, sí, sí.

vicente: bueno, ok.

¿es por acá?

andrea: sí, juan vicente...

vicente: por allá.

andrea: ey, muchas gracias

por venir, eh.

vicente: no, por nada.

carnalito...

darío: adiós, brother.

jason: por favor,

ya no me eches más verso,

dime dónde está mi amigo.

dionisio: si realmente

es tu amigo,

¿por qué lo lastimaste, hijo?

¿hasta dónde quieres llegar?

jason: jefe, tú no sabes nada,

no sabes lo que ocurrió,

fue un accidente, un accidente,

yo no le hice nada apropósito.

dionisio: ah, ¿y también fue

accidente la paliza

que le pusieron al muchacho ese,

al abogado?

¿también fue accidente?

jason: eso es otra cosa,

eso es...

eso es mi bisnes.

dionisio: no, mi hijo, yo te vi,

tú fuiste, estoy seguro por más

que lo niegues, yo te vi.

jason: ¡ok!

fui yo,

fui yo el que he le di

una paliza al abogado de cartón

por meterse en mi barrio, ¿y?

¿y?

¿y?

jefe, eso ahorita no cuenta,

aunque sea entiéndeme una vez,

necesito saber

dónde está mi amigo.

dionisio: soy el culpable,

el único culpable de que

te hayas convertido en esto.

yo tengo la culpa

por no corregirte,

por no ponerte atención,

por no darte suficiente amor.

jason: pues, eso,

eso lo hubieras pensado antes.

antes de convertirme en esto

que soy hoy.

ya, ahí muere,

dime, ¿dónde está mi cónsul?

dionisio: no me has dicho

por qué lo quieres.

jason: ¿cómo que para qué?

porque estoy desesperado

por todo lo que le hice,

me estoy volviendo loco.

dime dónde está, por favor,

por favor te lo estoy pidiendo,

nunca te pido nada.

dime, dónde está mi amigo,

lo necesito saber.

máximo: te voy a encargar

que solicites el amparo para

el señor hernández, por favor.

tamara: como tú digas.

¿no te quedas a cenar?

máximo: no, voy a ver cómo sigue

mi hijo.

tamara: tú lo que buscas son

pretextos para ir a esa casa.

¿a quién vas a ver realmente?

¿a tu hijo o a tu ex?

máximo: tamara, por favor,

no empieces con eso, ¿sí?

¿te veo mañana?

tamara: [piensa] no puedo dejar

que pilar me lo quite otra vez,

no puedo.

te llamo porque deberías

de saber

que asaltaron al hijo de pilar.

donato: no sabía nada,

¿en dónde está darío?

tamara: pues, estuvo

muy delicado en el hospital,

pero ya lo dieron de alta.

pilar la está pasando muy mal.

donato: ¿tú la has visto?

tamara: no, pero de muy buena

fuente sé que está preocupada

y sola.

¿por qué no vas a verla?

seguramente necesita

quien la consuele.

donato: gracias por avisarme,

adiós.

tamara: adiós.

cebrián: ay, me estás

lastimando, magdalena,

ya bájele, yo no sé nada.

priscila: mira, tú no das

un paso sin ellos, eh,

así que no te hagas y dinos

dónde se metieron.

cebrián: mudra,

¿me puedes ayudar a decirles

que yo no sé nada?

¿cómo se los digo?

magdalena: pues,

si no sabes dónde están

el jason y el maceosari,

por lo menos debes de saber

por qué se fueron.

cebrián: no, no sé por qué

se fueron, no sé ni se fueron,

no sé.

priscila: ah, ¿no sabes?

cebrián: no.

priscila: pues, vas a tener

que hacer algo para encontrarlos

y más te vale que sea rápido,

cebrián.

magdalena: sí, porque sino

como vez que nos vamos

a tener que ver un poquito

obligadas a, pues,

darlos como desaparecidos.

priscila: sí, sirve que así

la policía nos ayudará

a dar una peinadita al barrio,

¿por qué no?

cebrián: ¿la policía?

priscila: sí, la policía.

cebrián: no, ya con los lentes

sí los busco.

mudra...

mudra, vamos a buscar al jason

y al maceosare.

magdalena: ¿crees que si se haya

creído lo de la policía?

priscila: pues, ojalá,

eso espero.

magdalena: ay,

mejor ya vámonos, ven.

priscila: vámonos.

uriel: y, ahora,

¿qué buscas aquí?

jason: vine a ver a mi amigo.

uriel: ¿amigo?

¿tú tienes amigos?

jason: quiero saber

si está bien, no te hagas.

sé que está aquí adentro.

uriel: mira, aquí no eres

bienvenido,

así que más vale que...

jason: plumero, a mí no me dices

lo que tengo que hacer

así que voy a pasar a verlo.

uriel: ey, a los amigos como tú

lo mejor que hay que hacer es

tenerlos pero muy, muy lejos.

jason: ¿cómo quieres que te diga

que a mi cónsul

lo voy a pasar a ver ahorita?

uriel: a conrado no pasas

a verlo,

¿o quieres que te lo diga

de otra manera?

[música]

[música]

silvana: ya sabes,

aprovechas esta casa

y lo tomas como un ensayo

para cuando te cases con darío,

mi vida.

moira: ay, mamita,

ni siquiera sé si va a dejar

que me quede.

silvana: ay, pero si no le vas

a pedir permiso, burra.

tú haces lo que sea

pero no te me mueves de aquí.

moira: y si me dice que me vaya,

¿qué hago?

silvana: ay, mi amor,

no lo va a hacer, por dios.

ya entramos a la casa,

ahora solamente

hay que quedarnos para siempre.

moira: sí, pero todavía ni

siquiera regreso con él.

silvana: pues, por eso hay que

aprovechar,

de aquí lo que sigue

es tu boda con darío, mi amor.

y después de eso,

¿qué crees?,

a disfrutar de la vida,

a despilfarrar el dinero--

moira: lo dices como si fuera

tan fácil.

silvana: te recuerdo

que no tenemos otra salida,

¿o qué?

¿ya se te olvidaron nuestras

deudas?

en especial la tuya

que no es de dos pesos--

moira: [chista]

nos van a oír.

ximena: hola.

este, disculpen,

¿escuché mal o ustedes

tienen problemas muy graves?

silvana: no, o sea,

lo que tú escuchaste

le pasó a unas amigas

que son amigas

de otras amigas de las primas,

una familia x, ¿no?

moira: exacto, exacto,

es una familia que conocemos

pero que no conocemos,

pero no hablamos de nosotras

así que no te preocupes.

silvana: ¿cómo?

tú te confundiste, mi amor,

¿cómo nos va a pasar

algo así a mí y a la nena?

¡por favor!

ximena: claro, ay, perfecto,

sí, no.

silvana: te confundiste.

moira: claro.

silvana: ay, qué suerte que sea

tan bruta esa mocosa

porque si fuera un tantito

más viva--

moira: mamita, ya, ya, ya,

por favor,

ya no me metas en más aprietos,

por favor, ya vete, ¿sí?

silvana: ah, ¿yo te estoy

metiendo en aprietos?

moira: mamita, es que estas

hablando muy fuerte,

aquí no debemos de estar

hablando de esas cosas,

vamos, por favor.

silvana: ah, ahora resulta que

después de que yo te di la vida

a ti--

moira: mami, no te enojes

conmigo--

silvana: lo único que quiero

es lo mejor para ti.

moira: estábamos hablando

muy fuerte, nos escuchó .

donato: buenas noches,

espero no ser inoportuno.

silvana: claro que no, donato,

qué bueno que vienes a ver

a pilar porque la pobrecita

está muy angustiada

por lo que le pasó a su hijo.

donato: sí, me enteré,

por eso vine.

silvana: enseguida le llamó, eh.

donato: por favor.

silvana: no, ya que estás aquí

te quiero decir una cosa, dale

mucho cariño pilar porque te

necesita más que nunca, donato.

ven, mi amor,

vamos a avisarle a pilar.

moira: vamos, mamita.

uriel: ya, ya, tranquilízate,

no voy a dejar que te vayas,

por favor,

te vas a lastimar más.

conrado: es que jason ya sabe

dónde estoy, me tengo que ir.

uriel: ya, ahí, tranquilo,

tranquilo te digo,

no seas imprudente.

tranquilízate, ya.

conrado: es que me saca

mucho de onda

que me haya venido a buscar.

uriel: pues, a lo mejor no vino

en mal plan, yo lo vi que,

pues, que estaba tranquilo,

venía nada más a saludarte.

conrado: él no se preocupa

por nadie más que no sea

por él mismo.

uriel: a lo mejor sí.

conrado: no quiero saber nada de

él.

uriel: [toca el acordeón]

¿de quién sí te gustaría saber?

¿eh?

conrado: de la hermana de jason,

la magdalena.

pero ella ni loca vendría

a verme.

uriel: ¿la conoces bien?

conrado: sí,

aunque yo me hubiera muerto

ella no me traería flores.

donato: discúlpame por llegar

así,

pero en cuanto supe

lo que le pasó a tu hijo

quise venir de inmediato.

pilar: muchas gracias,

es bueno saber que en momentos

como este también puedo contar

con mis amigos, donato.

máximo: ¿qué haces aquí, donato?

donato: buenas noches.

vine a decirte que siento mucho

lo que le pasó a darío.

máximo: no te hubieras

molestado.

donato: yo también sé

lo que es sufrir por un hijo.

si hay algo en lo que pueda

ayudarles, por favor, háblenme.

con permiso.

pilar: adelante, donato.

máximo: si piensa que me voy

a tragar ese cuento

de que vino por lo de mi hijo.

pilar: no empieces con tus

costas, máximo.

máximo: es que no voy

a permitir, pilar--

pilar: te recuerdo,

te recuerdo que acabamos

de empezar

el trámite de divorcio

y fue por decisión tuya

no precisamente mía.

máximo: mira, pilar--

pilar: te voy a decir una cosa,

ya no hables más.

¿vienes a ver a tu hijo?

sube, velo y cuando termines

vete de esta casa.

[música]

[teléfono]

belén: ¿bueno?

¿sí?

sí, un momento, sí.

andrea, que te habla

una periodista, eso dijo.

andrea: quién sabe.

belén: a ver, a ver,

¿quién me copio?

marcelino: yo, no, gané.

andrea: ¿bueno?

lucy: hola, sí, soy lucy sagaz,

la reportera, sí.

hoy tuve una entrevista

con andrés paz

y quería ver la posibilidad

de hacer otra, ¿sí?,

pero con su familia.

andrea: eh...

eh, no, mire, seguramente

que le dieron mal el número, eh,

porque aquí no vive nadie

con ese nombre, hasta luego.

belén: entonces con letra c,

¿tú crees que una fruta no?

benigno: ay, comadre,

espéreme, ahorita le digo, y,

¿para qué te habló

la periodista?

damián: sí, ¿qué quería contigo?

marcelino: ya sé,

se hizo famosa por su hermano.

andrea: ¿qué?

¿cómo?

marcelino: sí, pues,

si yo soy hermoso.

benigno: [ríe]

habla con la boca llena.

marcelino: ¡soy hermoso!

andrea: ah.

benigno: ¿qué quería?

¿qué quería la periodista?

andrea: no, nada, pa,

era número equivocado.

benigno: ¿cómo fue equivocados

si contestó la comadre

y dijo que te hablaban a ti?

andrea: pero, no,

sí se equivocó.

pues, ya ves que así hablan

y hacen bromas.

benigno: calla, comadre, calla.

damián: bueno, ya, ya.

marcelino: ¡10 puntos!

darío: y, entonces,

¿el divorcio sigue en trámite?

máximo: no viene a hablar

de ese tema, hijo.

yo lo que quiero saber

es cómo estás.

darío: dolorido,

pero me siento un poco mejor.

máximo: ¿has recordado algo

de lo que te pasó?

al menos para ver si

ya tenemos con qué

presentar alguna denuncia

darío: no, no, nada, es inútil,

no me acuerdo de nada.

máximo: pero, o sea...

moira: ay, máximo, qué gusto.

qué bueno que vengas a consentir

a tu hijo, eh.

darío: moira,

¿qué haces con eso?

moira: ¿cómo que qué hago?

me preparo para dormir

junto a ti.

darío: no, no, no,

por supuesto que no.

moira: ay, máximo, mira tu hijo.

máximo: pues, a mí no me parece

mala idea

que alguien este contigo

por si se te ofrece algo,

es más, si quieres,

y yo me quedo contigo.

moira: no, no, no,

¿cómo tú crees?

tú tienes mucho trabajo y

la verdad sí necesitas descanso.

mejor me quedo yo

y asunto arreglado, ¿no?

darío: no, no, no es necesario,

si necesito algo

yo le puedo hablar a mi mamá,

a mi abuela o a mi hermana.

moira: oye, pero ¿qué te cuesta

dejar que yo te cuide, darío?

¿tan lejos quieres estar de mí

que ni siquiera puedes aceptar

que yo te cuide?

darío: si quieres pido que te

preparen el cuarto de huéspedes,

yo quiero estar solo.

máximo: sí, perfecto,

si eso es lo que prefieres.

vamos a buscar a macedonio para

que te ponga el cuarto, vamos.

yo cargo con tu colchón.

moira: gracias, gracias, máximo.

que te mejores.

darío: gracias.

moira: bye.

darío: adiós.

solo esto me faltaba.

cebrián: ¿te cae que el maceosan

está con el loco ese

de las alas?

jason: [asiente]

el plumero no quiso que yo

entrara, no me dejo verlo,

pero yo creo que lo está

cuidando.

cebrián: pues, qué bueno,

carnal,

qué bueno que lo está cuidando.

ya ni te dije, jason,

la magdalena y la priscila andan

como locas buscándolos,

dicen que como no aparecen

ni tú, ni en maceosare,

que los van a dar

como desaparecidos

con la policía.

jason: no me frieguen.

cebrián: no, pues, ¿yo qué?,

si esas son las que andan

de argüenderas.

jason: algo voy a tener

que inventar,

algo le voy a tener que decir

para que ya dejen de meterse

en los bisnes del barrio.

cebrián: sí, y ojalá funcione.

oye, y hablando de hermanas,

qué bueno que no tuve hermanas.

imagínate que mi hermana

estuviera como la tuya y la--

jason: deja de meterte

con mi hermana.

cebrián: ¿qué?

yo no me estoy metiendo

con tu hermana,

estoy diciendo

que si tuviera una hermana

y fuera como la tuya--

jason: pues, entonces,

tú serías como papi jason.

cebrián: y si yo fuera como tú,

¿sí podría andar con tu hermana?

vicente: hola.

andrea: hola, juan vicentillo.

¿y eso?

¡qué madrugador!

¿vas con tu mamá?

vicente: no, te venía a buscar

a ti.

es que estoy preocupado por ti,

¿sabes?,

y por darío y por andrés

también.

andrea: y, ¿preocupado por qué?

¿o qué?

vicente: porque yo estoy seguro

de que fue jason el que

tuvo que ver con tu chavo.

y, bueno, a mí me gustaría

acercarme otra vez,

así como antes,

cuando te protegía.

andrea: bueno, pues, mira, la

verdad es que preferiría que ya

no hicieras nada, pero gracias.

vicente: ¿en serio?

¿ya no quieres que te proteja?

andrea: pues, es que darío cada

día se porta más celoso y...

y no estamos seguros que jason

haya tenido algo que ver

con esa golpiza, entonces...

vicente: sí, pues, sí.

silvana: petra...

¿petra?

petra, dónde estás, ya,

no estamos jugando

a las escondidillas, petra.

ay, ¿dónde te metiste?

no me haga sufrir.

óyeme...

yo mortificada,

mortificada por ti

y tú de parranda.

tomaste, ¿verdad?

petra: qué rápido se pasó

la noche.

silvana: ¿qué horas son éstas

de llegar?

¿qué horas son éstas de llegar?

¡me tienes toda de nervios!

petra: sí, sí, es muy temprano,

voy a echarme una siesta

y ahorita regreso.

silvana: ¿qué dormir

ni que ocho cuartos?

¿de dónde estás sacando

las cosas que traes?

¿de dónde sacaste este abrigo?

¿ese reloj?

enséñame el reloj,

¿de dónde lo sacaste?

petra: ese...

silvana: esos zapatos,

los aretes,

¿de dónde está sacando dinero,

petra?

petra: ese es un secreto

y no se lo voy a decir, fíjese,

ni le voy a prestar

lo que tengo, ¿cómo ve?

silvana: pues, está muy raro,

porque hace meses que yo

no te pago un quinto,

¿de dónde estás sacando

el dinero?

petra: ahorita le digo,

voy a echarme una siestita.

silvana: ¿echarme una siestita?

así me contesta.

andrea: seguramente vas a decir

que qué madrugadora soy,

pero lo que pasa es que no podía

irme sin antes ver

cómo está darío.

macedonio: bueno,

todos están dormidos,

pero puedo despertar a

la señora pilar a ver si ella...

andrea: no, no, no,

no te molestes, mira,

yo no quiero despertar a nadie.

macedonio: ¿entonces quieres que

vea si ya se despertó el joven?

andrea: no, mira,

tengo una idea,

mejor qué te parece si yo subo,

le dio un besito de buenos días

ya regreso, ¿sale?

macedonio: [ríe]

va a ser el mejor despertar.

adelante, niña.

ambos: [ríen]

macedonio: ah, doble.

a la italiana, como vittorio.

andrea: ya tu sabes, mace.

[ríe]

gracias.

macedonio: no hay de qué.

andrea: ¿qué está haciendo

esta loca aquí?

[música]

[música]

pilar: así que si quieren seguir

aquí van a tener que dejar

de actuar como niñas chiquitas

las dos.

moira: pero es que ella tuvo la

culpa, ella fue la que empezó.

mercedes: sabes que tú no

tenías por qué haberte metido

a la cama de mi nieto, moira,

¿cómo pudiste?

pilar: mercedes tiene toda la

razón,

dejamos que te quedarás

a dormir en el otro cuarto,

no en el de darío.

moira: pilar,

lo que pasa es que,

¿qué tal si me habla?

no lo hubiera podido escuchar,

no era suficiente,

en el otro cuarto

estoy muy lejos.

andrea: ay, mira, y tú a medida,

y qué querías, ¿eh?

¿que te susurra al oído y todo?

moira: mira, tú cállate porque--

andrea: ¡no me callas!

pilar: basta, por favor, orden.

si y no se tranquilizan las dos

les voy a pedir que se vayan

hasta que darío se recupere.

qué horror.

moira: tienes razón, pilar,

perdóname, yo este,

yo te prometo que ya

no voy a hacer más problemas.

lo que pasa es que si no sé

si esa vaya a poder hacerlo.

andrea: esa tiene su nombre,

fíjate.

moira: ah, ¿sí?

andrea: ay, ya no voy a hacer

yo tampoco bronca, pilar.

pilar: eso espero, andreita.

tamara: bueno, ya cálmate,

por favor.

máximo: no puedo sacarme

el coraje de ver a ese infeliz

en mi casa y con mi mujer.

tamara: tu exmujer.

entiende que ella también

tiene derecho a rehacer su vida

igual que tú.

máxima: la sentencia todavía

no ha salido

así es que técnicamente hablando

sigue siendo mi esposa.

tamara: pero no debe tardar

en darse el fallo, así que--

máximo: ¡así que nada!

la ley es la ley.

tamara: ya deja de engañarte,

¿no crees que ya está siendo

hora de que te decidas

a dejar ese hotel?

máximo: ¿de qué estás hablando?

¿qué quieres decir?

tamara: que no puedes quedarte

ahí toda la vida.

no sé qué es lo que te detiene

a venirte a vivir conmigo

de una vez, máximo.

máximo: no, no, no, tamara,

tú sabes que eso no está

en mis planes,

al menos no por el momento

y no quiero discutir

al respecto, ¿sí?

tamara: está bien, entiendo,

ya sabes que estoy aquí

para lo que se te ofrezca.

máximo: muy bien, muy bien,

muy bien, pues,

se me ofrece que lleves estos

tres expedientes

a los juzgados, ¿sí?

tengo una cita

con el señor pereza.

tamara: qué gracioso,

está bien, yo los llevo.

máximo: gracias, muy amable,

te veo al rato.

tamara: ¿y esto?

¿así que todavía no presentas

la solicitud del divorcio?

vamos a ver si esto resulta

tan gracioso, máximo.

darío: ya, mi amor,

te juro que yo no tuve la culpa.

yo le dije a moira que se

quedara en el otro cuarto.

andrea: pues, sí,

pero no estaba

en el otro cuarto, darío,

estaba aquí al lado de ti

en tu camita muy acurrucadita.

darío: yo estaba dormidísimo,

yo no me di cuenta hasta

que me despertaron sus gritos.

andrea: pues, bueno, pues,

seguramente entonces

lo debe haber hecho adrede,

porque, ¿sabes qué?,

yo ayer le dije a moira

que tú no ibas a permitir

que se quedara y mira, ve,

bien que se vino a meter

contigo.

darío: te juro que no hubo forma

de que lo entendiera.

andrea: pues, sabes qué,

ya mejor dile

que se vaya de la casa,

la verdad,

es que no está bien

que esté aquí,

ya deja de reírte

que no es de risa,

estoy hablando en serio.

ya, darío, de verdad,

no es de risa.

darío: te ves muy bonita cuando

te enojas.

andrea: ya, es que porque

me haces reír,

no, estoy enojada.

darío: uy, sí, muy enojada, ¿no?

bueno, ya, bueno, ya,

te prometo que voy a hacer

lo que sea

para que se vaya.

andrea: está bien.

darío: te lo prometo.

andrea: bueno, pues,

yo ya me voy.

darío: ¿adónde?

no, no, ¿qué?

¿no me vas a dar mi besito?

un besito.

andrea: está bien, te voy a dar

un besito, pero también...

darío: ay, no, no.

no, no, si me duele, de verdad,

me está doliendo acá mucho.

mi besito.

andrea: ya, órale.

darío: adiós.

andrea: adiós.

ya aguántate, como los hombres.

darío: ah, ¿sí?

andrea: pues, sí.

lucy: ay, muchísimas gracias

por el teléfono de la casa

de andrés, florecita, qué linda,

eres un amor.

y, ¿sabes qué?

florencia: ¿qué?

lucy: también voy a necesitar

la dirección de casa de andrés,

¿no lo tendrás por ahí?

florencia: ay, no, señorita, no,

híjole, no,

no creo que pueda la dirección,

no.

lucy: ¿por qué no?

no, ve, te voy a explicar,

es que estamos armando,

yo, específicamente,

voy a armar unos reportajes

que se van a llamar:

"andrés, el fenómeno",

y van a venir sus orígenes,

tú vas a salir en el reportaje,

entrevistas, fotos, claro.

florencia: ay, pero,

ay, señorita,

es la casa de la familia.

lucy: y, ¿qué tiene?

es forma de hacerle

promoción a andrés, le conviene.

florencia: ¿sí?

lucy: sí, y, además,

te voy a dar una lana a ti, eh.

florencia: ah, ¿sí?

lucy: claro.

le conviene a él,

te voy a dar una lana a ti...

florencia: lo va a ayudar,

¿verdad?

lucy: claro, a ti y a él.

florencia: bueno, está bien,

está bien,

espere que le pongo.

vittorio: ¡no!

¡no!

señorina, entienda, capisca.

lucy: ¿qué?

vittorio: no le importa

que la prensa esté metida

en la sua vida íntima.

lucy: sí, pues,

la gente quiere saber

su vida íntima,

quiere saber de su familia,

de sus amores.

vittorio: pero andrés nomás

permite la sua vida artística,

no más, no más.

lucy: ok, ok.

necesito saber de su familia

y de muchas cosas porque esto

le va a servir andrés.

vittorio: entienda usted,

andrés no vive

con la sua familia, no.

florencia: ¿no?

vittorio: no,

no vive con su familia.

lucy: usted...

tiene información, ¿no?,

de andrés.

vittorio: no, no.

lucy: sí, ¿no habrá forma

de que me proporcione?

vittorio: no, no le mueva ahí,

estoy jubilado corporalmente.

deja a la bambina.

lucy: ¿me va a dar información?

vittorio: no puedo, no puedo,

no puedo, no puedo hacerlo.

lucy: ¿por qué no?

vittorio: porque es una gente

dreta.

lucy: ah, que dreta.

pues, yo voy a ver

cómo consigo esa información,

porque para algo me llaman

lucy sagaz.

vittorio: lucy sagaz.

estuviste a punto de traicionar

a andreto, maledeta.

florencia: ay, no, vittorio,

lo que yo quería era que usted

me acercara la barbita.

vittorio: ¿la barbita?

si no soy chivo.

florencia: [bala]

vittorio: voy.

florencia: [bala]

vittorio: ¡voy!

florencia: venga para acá,

vittorio,

nunca lo había tenido

tan cerquita.

darío: oye, ma,

no sé cómo hacerle,

pero le tengo que pedir a moira

que se vaya

o mi novia se va a enojar

mucho conmigo.

pilar: sí, bueno, sí,

en eso estoy de acuerdo.

moira no debería de seguir aquí,

aunque...

darío: ¿qué?

¿qué pasa?

pilar: ay, hijo,

es que no sé cómo decírtelo,

pero ella y silvana

me dijeron algo de andrea

y de tu amigo,

bueno, del amigo de andrea.

darío: ¿de quién?

¿de juan vicente?

pilar: sí.

darío: ¿qué fue

lo que te dijeron?

pilar: ay, que seguramente él

tuvo algo que ver

con lo que te pasó,

que lo hizo por venganza

porque tú andas enamorado

de andrea y él también

y que a lo mejor ellos dos

se pusieron de acuerdo

y, entonces--

darío: por favor, por favor,

mamá, ya no les hagas caso.

lo que pasa es que moira

sigue sin perdonarme

que la haya tronado, es eso.

pilar: mi amor, perdóname,

es que me hicieron dudar mucho.

bueno, aunque pensándolo bien

ese muchacho no pudo haberte

hecho algo para después

donarte su sangre.

darío: ¿qué?

pilar: mira, en el hospital

ya no había reservas

con tu tipo de sangre

y juan vicente se ofreció.

y eso, mi amor,

no lo hace cualquiera.

darío: no, tienes razón,

eso no lo hace cualquiera.

pilar: pero, y, ¿qué tal y si

fue otro conocido de andrea?

darío: ya, mamá, por favor,

ya no hay que darle más vueltas

a esto,

fue un intento de robo,

nada más,

hay que dejar de pensar

en todo esto, ya.

pilar: ay, sí, mi amor,

perdóname,

es que luego me da vueltas

la cabeza.

bueno, te dejo, mi amor,

voy a ir a hablar con moira

para que se regrese a su casa

y ya no te esté dando lata.

darío: por favor.

pilar: provecho, mi amor,

tomate toda la lechita

que te va a caer muy bien.

darío: sí, gracias.

pilar: bueno, mi vida.

darío: ma...

pilar: ¿sí?

darío: te quiero.

pilar: ay, y yo te adoro,

mi amor.

vittorio: señorina, espere,

favore.

lucy: ¿qué pasó?

¿me va a dar la dirección

de andrés?

vittorio: la dirección, no,

no, no puedo ahora,

no puedo ahora.

porque, cómo le explicó,

mama mía,

andrés tiene algunos que otros

problemas, problemas normales.

lucy: problemas, problemas,

esos lo que necesito.

vittorio: ¿perché?

lucy: porque es

lo que a la gente le gusta.

vittorio: ¿gente?

lucy: ¿qué clase de problemas

tiene ese niño?

vittorio: no, tranquila,

tranquila,

tiene, no un problema mundiale,

no un problema terminale, no,

problemas de joven,

problemas que no quiero

que se entere nadie.

niente de cuest.

lucy: ok, yo decido si

se entera la gente o no, ¿ok?

si no me va a ayudar

no me quite mi tiempo, ¿sí?

yo voy a conseguir esa nota

sea como sea, de acuerdo, adiós.

vittorio: es que va

a perjudicare...

tranquila, mamma mía,

la prensa está criminale.

pilar: por eso yo creo, mi vida,

que lo mejor es que te regresas

a tu casa.

desde luego, puedes venir

todos los días,

tú sabes que tenemos

los brazos abiertos para ti.

moira: ¿me estás corriendo?

pilar: claro que no, moira,

por favor, no lo tomes así.

moira: pero es que a la que

deberían de estar corriendo

es a andrea y no a mí,

finalmente fueron los amiguitos

de la escuincla esta

los que estimaron a darío.

pilar: no, moira, ni darío ni yo

creemos que algún amigo de

andrea haya estado involucrado

en esa golpiza, mi amor.

moira: yo no puedo creer

que no me estén

poniendo atención en todo

lo que le estoy diciendo,

de verdad, fueron ellos.

pilar: no tengo pruebas, moira.

moira: ¿quieres pruebas?

yo te las voy a dar.

[música]

[música]

vittorio: ¡bambina!

tengo que parlare contigo

un secreto, tengo que parlare.

¿dónde?

¿dónde podemos parlar?

andrea: aquí, aquí.

vittorio: qui, qui,

cierra la porta.

cierra la porta,

es un secreto.

vieni qui, vieni qui.

andrea: ¿qué pasó, vittorio?

vittorio: nos van a descubrir.

andrea: a ver, deja de gritar

que están allí afuera

y nos van a escuchar.

vittorio: ¿qué van a escuchar

si está cerrada la porta?

andrea: [chista]

vittorio, bájale,

¿quién nos va a descubrir?

¿de qué estas hablando?

vittorio: la reportera,

la paparazzi de la otra vez

¿ricordas?

la reportera, pregunta demasiado

sobre andrés, tutto,

quieres saber tutto.

tutto de la familia,

de él, tutto.

andrea: claro, pues, seguramente

ella fue la que habló ayer

en mi casa, ¿verdad?

vittorio: mamma mía,

nos van a descubrir, andrea,

estamos acabados, casi mortos.

¡no!

andrea: a ver, a ver,

bájale, bájale, vittorio,

no nos va a pasar nada.

mira, mira, mira, mira,

lo único que tenemos que hacer

es tener mucho más cuidado

y ser más precavidos que antes.

vittorio: va bene, eso quería

yo decirte, molto cuidado.

ahora, io por otro lado

voy a hacer tutto

para que esa paparazzi

no vuelva a pararse aquí, ¿sí?

y que desista de hablar

de andrés,

que no quiera saber nada,

¿capito?

andrea: ay, sí, lo único es que

solamente espero que esto

no se complica más, vittorio.

vittorio: no, esperamos

que no se complique más.

[grita]

andrea: perdón.

vittorio: me mataste.

jason: bien, mudra,

ya salió anoche.

moira: óyeme, fuiste tú

el que mando a golpear a darío,

¿verdad?

jason: mudra.

moira: te estoy hablando,

no te hagas el baboso.

jason: no me toques ese abismo,

apoco sí le pegaron muy fuerte.

moira: síguete haciendo

el estúpido.

¿qué no te das cuenta?

si sigues así no vamos a poder

pagarle a ruso,

eres un estúpido.

jason: nada más le dimos

una calentadita región cuatro

a tu abogado de cartón.

moira: pues, sí,

pero no lo vuelves a tocar,

¿no te das cuenta?

lo vamos a perder todo, jason.

jason: el que se mete

con mi barrio

me cae mal

y él se estaba pasando de lanza

con mi niña bonita,

no dejó de otra.

moira: sí, cómo no,

y como tú no puedes pensar,

entonces,

lo tengo que hacer eso, ¿verdad?

jason: bien.

moira: ¡no me toques!

jason: así me gusta, chica vip,

genio de la lámpara.

moira: ya cállate.

me tienes que ayudar

en lo que yo te diga, ¿me oíste?

jason: me gusta cuando me pegas.

magdalena: ¡ay!

ay, me espantaste.

uriel: nubes lejanas,

velas blancas en el sur

juntan sus alas.

magdalena: otra vez tú

con tus chorros, ¿verdad?

uriel: ¿ya pensaste

en lo que te dijera otra vez?

magdalena: ¿lo de las alas?

uriel: [asiente]

magdalena: no.

uriel: yo puedo enseñarte cómo

hacer para que te crezcan alas.

magdalena: es verdad que estas

bien pirado.

uriel: [ríe]

a lo mejor, sí.

a lo mejor, no.

acompáñame para que

lo compruebes por ti misma.

magdalena: no, no, cómo vez, no

tengo ganas de perder el tiempo,

ahí te ves.

uriel: un amigo te necesita.

¿plano no eres capaz

de acompañar a alguien

que te quiere?

andrea: y, ¿mi papá dónde anda?

¿no sabes?

damián: se fue a dar una vuelta

con doña elo,

venía para acá

y los vi en la calle.

andrea: qué buena onda.

[ríe]

damián: oye, una pregunta,

¿ya se sabe quién golpeó

a darío?

bueno, es que la otra vez

estaba cerca del puesto

de jason

y estaba esta magdalena

y priscila platicando

de que maceosare y jason

se habían desaparecido.

andrea: y, ¿eso qué tiene

que ver con darío o qué?

damián: ay, pues, yo creo

que mucho,

porque dicen que esa misma

noche se desaparecieron.

andrea: entonces fue jason.

damián: oye, oye,

espérame tantito,

yo no estoy seguro así que,

que, pero, pues,

sí se me hace raro.

oye, espérate, ¿adónde vas?

¿adónde vas?

andrea: suéltame, damián.

uriel: te traje tu cura.

conrado: ¿cómo cura?

uriel: no,

¿qué cura ni qué nada?

te traje un aliciente

para tu corazón.

conrado: ahora sí no estoy

entendiendo nada.

uriel: una visita,

¿quieres atenderla?

conrado: si es el jason,

no lo quiero ver.

uriel: no, no, no,

con ustedes...

taratatan tan tan...

pasa.

magdalena: ¿conrado?

[música]

[música]

jason: qué hermosa estás,

mi niña bonita.

supe lo que le pasó a tu novio

y, pues, nada--

andrea: mira, ya cállate,

porque estoy segura

que fuiste tú, jason.

jason: yo no tuve nada que ver

en eso.

andrea: ay, a ver,

a mí no me vengas

con esa carita de inocente

que ni tú te la crees.

no me toques, no me toques.

jason: esta bien, cálmate,

si quieres te cuento

lo que pasó ese día.

andrea: no, ya no quiero

escuchar más mentiras, jason.

jason: bueno, al menos

escucha mi versión

de lo que ocurrió

para que veas

que no tuve nada que ver.

darío: a lo mejor escuchaste

mal, ximena.

ximena: no, no lo creo,

por eso no te lo quise platicar

luego, luego,

pero, pues, lo tenías que saber.

darío: pero es que me cuesta

trabajo pensar que moira

solamente me esté buscando

por el dinero, ¿está segura?

ximena: ya sé, voy a hacer algo

para averiguar.

darío: ¿qué vas a hacer?

no hagas ninguna travesura,

ximena, ¿qué vas a hacer?

ximena: luego te platico

cuando lo haga, adiós.

darío: espera, ximena...

¡ximena!

jason: yo no estuve implicado,

esa noche también...

me fui a buscar a mi jefa.

andrea: ay, si ahora resulta,

¿después de tantos años?

jason: no te burles.

andrea: no,

no me estoy burlando,

nada más que, sabes qué,

se me hace demasiada casualidad

que justo ese día

hayas ido a buscar a tu mamá,

a ver, ¿cómo por qué?

jason: porque fuerte no soy,

porque a pesar

de lo que aparento

también siento.

porque no sabes lo que se siente

que de todo lo que ocurre en

este barrio te echan la culpa,

hasta lo que no como

les hace daño.

andrea: pues,

perdona que te lo diga,

pero tú te lo has buscado,

jason.

jason: y tienes razón,

pero también tengo corazón,

también, al igual que tú,

tal vez me hubiera...

gustado conocer a mi madre.

quizás, si ella estuviera aquí,

quizás hubiera sido

una mejor persona.

andrea: cálmate, jason,

tampoco te pongas así.

jason: tal vez, si mi jefa

no nos hubiera abandonado,

si mi padre no hubiera sido

el peor de los ejemplos,

tal vez...

tú seguiría siendo mi novia.

andrea: no, es otra cosa, eh.

jason: ya lo sé, pero...

no sabes estar solo

cómo se siente,

a veces se necesita un abrazo.

a veces...

fría y lluviosa es esta ciudad,

lo único que se necesita

es un abrazo.

un abrazo para desahogar

las penas.

moira: mírelos, ahí están.

pilar, ¿ahora si me crees

de lo que te dije de la niña

esta o quieres más pruebas?

charly: [canta] ♪ quiero

besarte a cada instante

descubrirte, acariciarte

eres toda mi ilusión

por ti yo pierdo la razón

voy a cuidarte

con mis besos desvelarte

y entregarte lo que soy

y aunque los años pasen

siempre serás

la niña de mi corazón ♪

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.