null: nullpx
Cargando Video...

Mi Corazón Es Tuyo Capítulo 8

Univision4 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

ana: "fannys", ¿es en serio

que tú me vas a dar esto?

¿no se va a esponjar tu papá?

fanny: no, no se va a esponjar,

y segurísima.

quiero que te veas hermosa, ana,

que te veas muchísimo mejor

que isabela, así,

"hashtag" como diva.

ana: bueno, pero ¿por qué

me estás dando esto a mí?

fanny: pues...

ana: ay, ¡muchas gracias,

hermanita!

[ríe]

muchas gracias,

está bien hermosísimo.

ambas: [ríen]

isabela: hola, hola.

ay, qué cositas tan bonitas.

nunca había visto

a los siete juntos.

fanny: [imitándola] ay,

somos seis.

sebastián: ¡falta luz!

isabela: [ríe]

sebastián: y ana.

isabela: luz es la más

pequeñita, ¿verdad?

¿ana, ana la nana?

fanny: sí, ana va a cenar

con nosotros, si no tienes

inconveniente, claro.

isabela: [ríe]

¡ay, no!

ay, no, para nada, me encanta.

fernando: hija...

luz: está preciosa,

¿verdad, papi?

fernando: sí, sí, está usted

muy guapa, ana, muy guapa.

ana: muchas, muchas gracias.

nomás no me haga así,

porque me da una penita.

fernando: [ríe]

perdón, perdón.

fanny me dijo del vestido.

ana: ¿me lo quito?

¿no hay bronca?

perdón, ¿no hay inconveniente?

fernando: no, no, de veras.

no importa, está usted radiante,

muy hermosa.

¿vamos?

ana: sale.

luz: y vale.

ana: ya estás.

gracias, señor.

fernando: al fondo,

de su lado derecho.

por allá.

ana: sí, señor, sí.

todos: uy...

fernando: permítame,

por favor, ¿sí?

ana: sí, señor, gracias.

fernando: ustedes ya se conocen,

¿verdad?

ambas: sí.

isabela: sí, sí, ana, ¿verdad?

ana: esa mera.

isabela: es que suelo olvidar

los nombres de la servidumbre.

[ríe]

ana: buenas noches,

señorita isabela.

isabela: ana, ese vestido

que trae parece de alta costura.

[ríe]

aunque no creo

que lo sea, ¿verdad?

porque pues el sueldo

de una niñera, pues, no alcanza

para un vestido tan fino.

¡ay, claro!

a menos de que fernando

le pague a las muchachas

lo suficiente para comprarse

esa clase de vestido.

[ríe]

¿saben qué?

en este caso, yo mejor

me voy a cambiar de trabajo,

le voy a quitar

el puesto a ana...

todos: ¡no!

luz: ¡no!

ana: tranquilos, tranquilos,

tranquilos.

isabela: ay, lucecita,

¿cómo crees?

era broma.

tú y yo sí vamos a ser

amiguitas, ¿verdad, chiquita?

[balbucea como bebé]

♪ dos elefantes

se columpiaban ♪

ana: no, no tienes dos años,

no tiene dos, ¿eh?

no.

isabela: ¿y a ustedes

les gusta parchís?

alex: ¿quién?

guille: ¿"par quién"?

isabela: [ríe]

es un grupo musical buenísimo.

fanny: sí, pero como

de los ochentas.

o sea, "please", isabela,

agarra tu control remoto

y actualízate un poquito, ¿no?

bruno: e--el cangrejo.

alex: ¡guácala!

guille: ¿están vivos?

sebastián: claro que no, guille,

ya están cocinados.

nando: son incultos, gemelos,

si los echan vivos a cocer.

ambos: ah.

fernando: bueno, también

se pueden hacer a baño maría

o hervidos, ¿verdad?

bruno, por favor...

bruno: gracias, don fernando.

fernando: no se preocupen,

para ustedes hay otro menú.

ambos: [suspiran]

alex: yo quiero una

de esas pinzas para hacer

un hoyo en la tierra, papito.

ana: ¿por qué hay tantos

cubiertos?

bruno: [ríe]

t--tranquila, para cada platillo

hay un cubierto especial.

y además no te preocupes,

los vas a usar

de afuera para adentro.

ana: pero--pero--pero

¿cómo de afuera para adentro?

y el bichito este, ¿qué?

bruno: bueno, ese se tritura

con estas pinzas.

ana: ¿cómo que se tritura?

¿con las pinzas estas?

fernando: ¿qué dicen, peluche?

ay, ah, perdón, el peluche.

ana: [resuella]

isabela: [grita]

ana: se le pegó el cangrejo.

perdón, perdón.

perdone, es que...

todos: [ríen]

isabela: es lógico

que una mujer de tu nivel

no sepa comportarse en sociedad.

ana: pero es que el mío

sí estaba todavía vivo, no sé.

todos: [ríen]

bruno: aquí está su cangrejo,

señorita.

isabela: ¿de qué barrio

sacaron a esta naca?

fernando: deberíamos hacer esto

más seguido.

me la estoy pasando muy...

[ríe]

isabela: bueno, hombre,

me encantaría repetir

esta experiencia, ¿eh?

me encanta.

claro que no siempre

podemos contar

con la encantadora y distinguida

presencia de la niñera...

ana: ana, ana.

isabela: sí, sí, me da igual.

ay, fernando,

qué bonita familia tienes.

fernando: gracias, gracias.

isabela: ay, y la pequeña

lucecita es una preciosa.

luz: gracias, tú también,

pero aunque ana es más guapa.

fernando: [tose]

isabela, isabela,

manuela te preparó

el platillo que más te gusta,

tu favorito: jabalí.

isabela: ay, qué lindo,

fernando, siempre

tan atento conmigo...

todos: [ríen]

isabela: ¿qué te pasa?

ana: perdón.

isabela: no, ni te me acerques.

ana: perdón, perdón.

todos: [ríen]

luz: tú tampoco tienes mamá,

¿verdad?

lo dijiste la otra vez.

ana: qué buena memoria

tiene mi corazón.

luz: dijiste que estabas

en una casa, una casa...

ana: una casa hogar.

luz: eso.

ana: exacto.

luz: dijiste que sí

te acuerdas de ella.

ana: me acuerdo de sus manos,

porque cuando yo la vi

la última vez

estaba más chiquita que tú,

imagínate.

ella tenía unas uñas rojas

y tocaba la guitarra,

y yo me acuerdo que me sentaba

a escuchar su música.

me cantaba canciones...

luz: ah...

ana: sí, pero ¿qué crees,

angelito?

la voy a volver a ver.

[grita]

luz: qué padre.

ana: ¡sí!

imagínate todo lo feliz

que me siento,

porque un titipuchal de tiempo

buscando a tu mamá y de repente,

zas, que la conoces, imagínate.

luz: oye, ¿sabes dónde está

mi tortuguita?

ana: eh, no.

¿la viste?

¿dónde la pusiste?

luz: creo que está

en la biblioteca.

ana: voy por ella

de bolón pin pon.

luz: ¡ana!

ana: mándeme.

luz: nosotras nunca

te vamos a abandonar.

ana: ¿por qué es tan bonita

esta niña? ¿por qué?

qué cosa más hermosa que eres.

ahorita vengo, no me tardo.

¿dónde quedó?

ándale, mira dónde

andas, chiquitita.

isabela: bastante folclórica

la nana.

digo, por decir lo menos.

y si sigue así va a acabar,

con todo mi vestuario.

fernando: bueno, ana es

folclórica así como dices,

pero es muy eficiente,

muy eficaz.

además, vamos,

mis hijos la quieren.

isabela: sí, ¿y los mayores

también la quieren?

fernando: ¿a qué te refieres?

isabela: no, no sé,

digamos que es una mujer

atractiva, y un hombre solo

en una casa tan grande...

fernando: isabela,

entre ana y yo hay un abismo

en todos los sentidos.

ana: ¿un abismo?

fernando: un abismo, un abismo.

además, no me parece

tan atractiva como dices.

ana: ¡oh!

fernando: me parece que es...

isabela: yo creo que estás

buscando la palabra "vulgar".

fernando: no, no, no, para nada,

esa no es la palabra.

ella es diferente,

exótica, pintoresca, diría yo.

pero no, no, ¿cómo crees?

definitivamente

ella no es mi tipo.

isabela: ¿no? ¿y yo?

¿y yo sí soy tu tipo?

luz: ¡papá! ¡papá, papá!

fernando: ay, hijita preciosa.

luz: ¿no han visto a ana?

fernando: ¿ana?

no, no, aquí no está.

pero ya es tarde, mi amor,

y hay que irse a la cama,

así que buenas noches.

luz: buenas noches, papi.

fernando: ay, te quiero.

isabela: ♪ buenas noches

hasta mañana

que juan pestañas ♪

ana: que no cante, por favor.

cállenla.

isabela: ♪ el viejito

de los sueños ♪

fernando: no me la sé.

isabela: ¿no?

fernando: no, luego

me la enseñan.

isabela: te la voy a enseñar.

fernando: bueno, a dormir.

ven, te acompaño.

finalmente...

isabela: mejor bésame.

¿qué pasó?

fernando: ¿eh?

no, nada.

en esta casa nunca

pasa nada, nunca.

[música]

[música]

axel: ♪ a la vuelta

de este corazón

viajo en un atajo

hacia el amor

sin escalas

y directo a ti

>> el destino propició el amor

amé como en otra dimensión

de tu boca

loca me volví

ambos: una tormenta provocaste

dentro de mis ojos

cuando te vieron frente a mí

axel: déjame robar tu corazón

>> yo te regalo el mío

axel: préstale tus alas al amor

>> para volar conmigo

>> dame una mañana

cada día de la semana

en donde siempre despertemos

tú y yo

>> mi corazón es tuyo

>> porque ya somos tú y yo

>> y desde ahora es tuyo

>> porque ya somos

[vocaliza]

>> en donde siempre despertemos

tú y yo

donde solo tú tendrás

mi corazón ♪

ana: mañana al fin

te voy a ver.

ay, mamá.

¿estarás como yo,

así, emocionada?

a poco estarás pensando en mí.

ya solo nos separa esta noche,

no lo puedo creer.

[suspira]

¿cómo serás?

isabela: tengo un plan

para mañana en la noche.

fernando: ¿qué va a pasar

mañana?

isabela: no sé, puede ser

la noche en la que tú y yo

vayamos a cenar solos.

fernando: no puedo, isabela.

tengo muchos pendientes.

isabela: a ver, fernando,

es que a veces no sé

si de verdad no te das cuenta

o no te quieres dar cuenta

o haces como que no te das

cuenta de lo que yo necesito.

[llaman a la puerta]

ana: ¿quién es?

fernando: ¿está usted visible,

ana?

ana: don hielo.

fernando: disculpe la hora, ana.

ana: no se preocupe.

fernando: ¿puedo pasar?

ana: eh...

pásele, pásele.

fernando: gracias.

ana: bueno, ¿y cómo le puedo

ayudar, don?

fernando: ¿pudo hablar

con fanny?

ana: sí.

fernando: ¿qué le dijo, ana?

ana: ¿qué no se dio cuenta

de lo que pasó, señor?

fernando: ¿me permite sentarme?

fernando: no, pues si es

su cama, usted la compró y todo.

siéntese, siéntese.

fernando: fanny me echó

en cara...

ana: que no ha pasado mucho

tiempo desde que se murió

su mamá y usted, bueno...

fernando: bueno, ¿usted cree

que un año es muy poco tiempo?

ana: no, pues, ¿eso qué importa,

lo que yo piense?

el tiempo del dolor, del duelo,

es de cada quien,

y es muy diferente

perder a una esposa

que a una mamá.

dígamelo a mí.

fernando: sí, sí, tiene razón,

discúlpeme.

entonces quiere decir que fanny

desaprueba mi relación

con isabela.

ana: ah, tiene una relación

con la señorita isabela.

fernando: en ciernes.

ana: no es cierto,

yo lo veía abajo.

eh, no, no, ¿cómo?

fernando: "en ciernes" quiere

decir que algo está empezando

entre nosotros, empezando.

ana: ah, "en ciernes".

fernando: evidentemente yo no

tendría una relación con nadie

si mis hijos no la aprueban.

ana: no, pues ya se quedó

para vestir santos.

fernando: ¿por qué lo dice?

ana: porque a la fannys

no le cae muy bien

la señorita isabela nomás.

fanny: ¿qué quieres saber?

nando: bueno, pues es que no,

no entiendo la situación.

la primera vez que vino ximena

me dijo que jamás

andaría conmigo, de hecho,

dijo que con "nerdando",

y después, ayer en la escuela...

fanny: sí, sí, sí,

vi la escena superromántica

como de película, ¿no?

nando: exacto.

fanny: te tiró la onda, y así.

nando: pues, de hecho

me dijo algo prodigioso,

que en realidad

le gusta mucho que la vea.

fanny: ¿prodigioso?

¿neta? ¿prodigioso?

nando, qué horror.

nando: ese no es el punto.

fanny: nando, "sorry",

pero seguro xime hizo

una apuesta o algo así.

nando: ¿por qué dices?

¿no te ha dicho nada de mí?

¿no te ha...?

fanny: no, nada, cerito.

nando: bueno, pero a lo mejor

tú me puedes hacer

un favor, ¿no?

podrías inquirirlo, ¿no?

fanny: ¿"inqui qué"?

nando: bueno,

para que entiendas, investigar.

fanny: pero te va a costar, ¿eh?

me debes como mil.

nando: sí, fanny.

sí, está bien.

fanny: "bro"...

ana: pues sí, lo mejor es

que hable con fanny

directamente,

no a través de intermediarios.

porque el diálogo, señor,

es la solución.

fernando: pero es que...

creo que hace mucho tiempo

no hablo con fanny,

con mi hija, así de cosas...

ana: de cosas del corazón.

fernando: sí, del corazón.

ana: pues yo creo

que ya es hora, ¿no?

ah, no, no es cierto,

no es cierto, porque ya tiene

usted mucho trabajo.

fernando: no, no, ana, no, no,

ya tengo, siempre he tenido

mucho trabajo

y sí no tengo tiempo.

ana: ay, mírelo.

pues ojalá algún día

ponga en orden

sus prioridades, señor.

así como ordena los adjetivos

para criticar a la gente,

ponga en orden sus prioridades.

fernando: ¿adjetivos de criticar

a la gente?

¿de qué está hablando,

ana, por dios?

ana: ay, ahora va a hacer

como que la virgen le habla.

fernando: ¿de qué virgen habla,

hombre?

no le comprendo, explíquese,

por favor.

ana: ah, ¿quiere

que me explique?

fernando: por favor.

ana: ¿seguro?

fernando: se lo suplico.

ana: ¿está usted consiente

de lo que me está diciendo?

fernando: ¿por qué

está tan molesta, ana?

ana: pues es que tal vez

porque soy una mujer

bien diferente, ¿no?

exótica, pintoresca,

folclórica...

¡vulgar, señor! ¿yo, vulgar?

fernando: le ofrezco de todo

corazón una disculpa, ana.

yo no sabía que estaba espiando.

ana: ah, no, yo no estaba

espiando, yo no tengo

ninguna intención de andar

espiando sus críticas

con la señorita isabela.

yo fui a buscar

la tortuguita de luz,

pero no importa, señor,

porque así me doy cuenta

de lo que usted piensa de mí.

fernando: no, no, nunca fue

mi intención ofenderla.

ana: no, pues lo hizo, señor.

y perdón que se lo diga así,

pero es que yo soy derecha

como la flecha,

usted me disculpa.

fernando: no, no, ¿ y sabe qué?

me da gusto que lo haya hecho,

porque usted, como bien dice,

el diálogo es la solución.

ana: ¿verdad que sí?

fernando: sí, sí,

y para ser sincero, ana...

ana: ¿sí?

fernando: perdón.

me importa mucho

lo que usted piense de mí.

fernando: ¿ah, sí?

y, pues, ¿por qué le importa

lo que yo piense de usted,

oiga, o qué?

fernando: porque debo de cuidar

la imagen que mis hijos

tienen de mí, por eso, ana.

ana: ah...

fernando: sí, sí, y usted es

la más acercada a ellos.

ana: claro, por supuesto.

pues es que es lo único

que importa, ¿no?

que el "qué dirán".

fernando: no, no, no, no.

no, no, no, no.

de veras, ana,

a mí me interesa saber en qué...

ana: [grita]

ni se meta en esas cosas.

fernando: no, no, sí quiero

saber qué piensa de mí, caramba.

derecha la flecha,

como usted dice.

ana: ¿está seguro

que quiere que se lo diga?

fernando: por supuesto.

ana: que conste que usted

me lo pidió.

porque yo pienso que usted

la mayoría de las veces

es más frío

que una bolsota de hielo.

es más cuadrado

que una caja de cereal.

fernando: la caja de cereal

es rectangular.

ana: da lo mismo,

¿qué no me está escuchando?

de todo se enoja,

no entiende razones.

es como lo de la caja

del cereal,

obsesivo que le dicen.

es un hombre que desperdicia

todo lo que tiene,

que para cualquiera

resulta un amargado

que se esconde en el trabajo

porque le hace falta

lo más importante

que hay en este mundo, que es...

fernando: ¿qué?

ana: ¡el amor!

fernando: ¿ya terminó, ana?

ana: sí.

[música]

[música]

ana: yo también, yo y mi bocota.

pues justo cuando ya

nos estábamos llevando bien,

ah, no, ahí voy, ¿no?

si hasta abrazos nos dimos

en su cumpleaños, y otra vez

ahí vamos como perros y gatos.

es que yo...

le tienes que pedir

una disculpa, ana,

o si no, el ambiente

va a estar bien gacho aquí.

pero ¿qué pasa si la riego

y luego la vuelvo

a hablar demás?

no, mejor no.

¡un abrazo!

claro, así, abrazo,

venga el abrazo de la paz,

ya vas.

órale, abrazo, abrazo directo,

ni pienso, como vas.

¡don fernando!

[llama a la puerta]

don fernando.

ay, yo sé que ahí está,

ni se haga el dormido,

don fernando.

ábrame, por favor.

¿me puede abrir, por favor,

que estoy bien arrepentida?

don fernando, don fernando.

don fernando, no sea malo.

don fernando, ¡señor!

>> ¡ya! ¿qué pasa, ana?

¿es una emergencia?

ana: sí, sí lo es,

sí lo es, sí lo es.

cierro los ojos y tras lo abrazo

y no piensas en nada

y "discúlpeme señor" y ya,

nada más, pasemos a otra cosa.

¡perdóneme!

¿señor?

ay, señor.

don...don fernando...

eh, señor, eh...

no sabía yo que usted

estuviera así, así...

fernando: ¿así cómo? ¿así cómo?

ana: ay, caray, toalla.

perdón, perdón, discúlpeme,

perdón, es que yo venía

a ofrecerle una disculpa,

pero ya...

fernando: sí, sí.

¿cuál es la emergencia?

me salí de bañar pues para eso.

ana: mire, resulta

que yo quería pedirle

a usted dos disculpas ahora.

por lo de hace rato

y por la de ahorita.

no hay ninguna emergencia,

es solamente eso.

fernando: acepto sus disculpas.

ya estamos a mano, de hecho.

ana: me--

se le va a caer aquí.

fernando: ana, ya estamos

a mano.

ana: ¿sí? ¿de? ¿por?

fernando: pues porque el otro

día yo la encontré

en paños menores.

ana: ay, no, pero no tan menores

como...

le pido perdón

por todo lo que le dije

hace rato, señor, porque...

ay, qué difícil es hablar así.

lo que pasa es que no solamente

lo que le dije, sino que también

usted es un excelente padre,

es un buen hijo,

muy responsable, y así.

perdón, señor.

fernando: acepto sus disculpas.

gracias, ana.

ana: de nada, señor.

fernando: ¿ahora podemos seguir

con lo que estábamos?

ana: ¿en lo que estábamos

usted y yo?

fernando: claro,

usted descansando y yo

tomando una ducha.

ana: sí, claro,

por supuesto, señor.

perdón, ¿eh?

y muy buenas noches,

que descanse.

pero qué bruta soy...

pero qué bien está--

los brazotes, ana.

pañoleta amarilla.

¡maría! ¡maría!

maría: ana...

[solloza]

ana...

ana: no lo puedo creer.

maría: yo tampoco.

he estado imaginando

este momento una y otra vez,

y ahora que te tengo aquí

enfrente no sé qué decirte.

ana: no, yo tampoco

sé qué decirte, mamá.

¿nos sentamos?

maría: sí, sí, sí.

hija, hija,

no sé cómo empezar

a pedirte perdón.

mis papás me obligaron

a ocultar mi embarazo.

apenas naciste

te arrebataron de mis brazos

y yo no pude hacer nada.

estaba muy joven.

ana: pero ¿y por qué

no me habías buscado antes?

maría: pues, por miedo,

por miedo a que me rechazaras,

a no tolerar el dolor

de perderte definitivamente.

mi hija, mi hija...

[llora]

mi hija...

[buzón de voz] lo sentimos,

el número que usted marcó

no está disponible.

nicolás: fernando, hijo.

fernando: papá, ¿qué haces aquí?

nicolás: ¿por qué me ves así?

¿pasa algo?

fernando: no, no, no.

perdón, ¿de qué

te disfrazaste, papá?

nicolás: no es un disfraz.

mira, es mi nuevo "look".

¿qué te parece?

fernando: bueno, ¿no te parece

que ya estás un poco

grandecito para estas cosas?

nicolás: mira, si hay algo

que la edad me ha enseñado,

es que el tiempo es sabio.

fernando, no seas tan,

tan rígido, hombre, fernando.

es más, te invito

a tomar una copa conmigo.

conozco un lugar

que se llama chicago.

buena música,

buenos tragos, ambiente.

fernando: ¿chicago?

nicolás: sí, sí, hijo, sí.

bueno, es que no todo en la vida

puede ser trabajar y trabajar.

hay que divertirse.

tienes que hacerlo.

fernando: papá, hace más de 20

años que no voy a un lugar

de esos, y no pienso volver.

nicolás: hijo, date un respiro,

por el amor de dios.

a ver, dime, ¿cuánto tiempo

pasas encerrado

en estas oficinas?

fernando: papá, no comiences,

por favor.

tú eras exactamente igual

como yo, ¿sí?

imagínate, ¿te acuerdas

cuando tenías mi edad?

bueno, apenas

si te veía en la casa.

nicolás: lo sé, lo sé, y por eso

te estoy dando este consejo.

es que no puedes

encerrarte todo el día.

hijo, es que...

mira, yo estoy muy orgulloso

de lo que logré con mi trabajo,

pero no paso un solo día

en que no piense

en todo el tiempo que pude

haber pasado con ustedes.

fernando: debo...debo

seguir trabajando, papá.

nicolás: hijo, escúchame,

hay muchas maneras

de divertirse, muchas maneras

de vivir, pero lo único que

queda al final es la familia.

es para lo único que se vive,

para la familia.

fernando: ¿ah, sí?

nicolás: sí.

fernando: ¿y no crees que eso

lo debiste decir hace 40 años?

nicolás: sí, pero nunca

es demasiado tarde.

todos merecemos

una segunda oportunidad, hijo.

déjame intentarlo.

disfruta la vida.

dame un abrazo,

empecemos con un abrazo.

un abrazo a papá, fer,

un abrazo a papá.

ana: jenny.

jennifer: ay.

ana: ay, jenny.

jennifer: cuéntame, cuéntame,

cuéntame cómo te fue.

ana: bien, bien, bien chido

porque--bueno, se tuvo

que ir de volada porque tenía

cosas que hacer y no sé qué

tanto, pero estuvo muy bien

porque es buena gente, hermana.

jenny: pues, claro,

si de tal palo, tal astilla.

ana: bueno, lo importante

es que sí alcanzó a pedirme

perdón porque ella dijo

que la habían obligado

a darme en adopción.

jenny: pues obvio, microbio.

a ver, dime tú, ¿quién

se iba a querer deshacer

de alguien tan hermoso

como tú?

ana: bueno, pero la encontré,

hermana, que es lo importante.

toda la vida buscándola

y que me la encuentro ya,

mamacita.

[ríe]

jenny: ay, gracias, chucho.

ana: gracias, chuchito.

gracias, diosito.

gracias a ti también.

gracias a todos.

jenny: ¿ya ves?

qué bueno porque tú antes

no tenías madre.

ana: no sea payasa, jenny,

no sea payasa.

fernando: bruno,

me gustaría

hacerte una pregunta.

bruno: usted dirá, don fernando.

¿de qué se trata?

fernando: se trata de...

de sexo.

bruno: ah, cuando entra

el sexo sale el seso.

no soy experto en eso,

no es mi especialidad, señor,

pero intentaré contestar

a su pregunta.

fernando: bueno, en realidad

la consulta no es para mí, no.

es para un amigo.

bruno: ¿un amigo?

fernando: sí, sí, un amigo

que--que no puede.

bruno: ¿no puede?

ah, no puede.

bueno, don fernando,

hay unas pastillas que...

fernando: no, no, bruno,

bruno, no es eso, no es eso.

sí, sí, puede.

bueno, mire, cuando una mujer

te sugiere con indirectas

que quiere tener contacto,

relaciones con uno, pues...

no, con mi amigo.

bruno: ¿su amigo

no entendió el mensaje?

fernando: exactamente,

mi amigo es un poquito lento

para esas cosas.

lo entendió, sí,

pero ya era muy tarde y,

bueno, como que se le estropeó

la relación.

bruno: bueno, siéntese,

por favor.

fernando: sí.

bruno: mire usted, don fernando,

la susodicha mandó el mensaje,

pero su amigo

lo entendió muy tarde.

pues puede que esa mujer

ya esté un poco desesperada,

¿no lo cree usted así,

don fernando?

fernando: ¿desesperada?

ana: ¿y dónde las sacaste?

estas hasta parecen nuevas,

mi jennys.

jennifer: oh, jazmín...

pues es que no hay nada

que no te puedes encontrar

en un buen tianguis.

ana: eso que ni qué.

jennifer: lo único malo es que

ahora sí ya me quedé sin lana.

ana: el comal le dijo

a la olla, mi hija...

jennifer: "qué fregado estás".

pero ¿qué no dentro de poco

nos toca que nos den una lanita?

ana: ¡sí!

lo de la tanda, mamacita,

y entonces ya con eso

vamos a dar el enganche

de un "refri" nuevo y pagar

un poquito de lo que debes...

jennifer: ¿y las camas?

ana: las camas, hermana.

bueno, ya, lo importante

es que la casita

ya se vio mucho mejor, ¿qué no?

jennifer: sí, la verdad

es que sí se ve.

se ve hasta más amplia.

ana: ¿verdad que sí?

jennifer: te digo que no hay mal

que por bien no venga.

ana, gracias.

ana: ¿y ahora?

jennifer: pues, pues la neta,

por ser como eres,

por ser mi amiga,

y es que me da la emoción.

ana: ay...

jennifer: gracias, yo no sé

qué haría sin ti.

ana: ni yo sin ti, jennifer.

jennifer: como la lópez.

ana: eso, hasta mejor todavía.

[música]

[música]

nando: ándale,

no te cuesta nada.

ya, fanny, por favor dime,

nada más dime qué te dijo.

fanny: en serio no estoy

de humor, ya.

nando: bueno, muchas gracias

por tu descomunal ayuda,

como siempre.

fanny: o sea, ¿neta?

gustavo: ¡fanny!

fanny: ¡ay, no!

óyeme, ¿qué te pasa?

gustavo: quiero hablar contigo.

fanny: yo no, suéltame.

gustavo: es que no entiendo.

dime qué error cometí.

fanny: ya, ¡que me sueltes!

gustavo: ¿no crees que merezco

una explicación?

fanny: no, suéltame.

ya, gustavo, que me sueltes.

león: ¿no estás oyendo

que la sueltes?

gustavo: ¿tú quién eres,

eh, chalán?

león: ¿qué? ¿te gusta lastimar

a las mujeres o qué?

gustavo: a ver, a ver,

tú no te metas, ¿eh?

león: vámonos.

gustavo: óyeme, imbécil,

tú no me toques.

¿qué te pasa, eh?

fanny: "oh, my god!"

sebastián: ay, eso sí duele.

ambos: ¡nuestra huerta!

león: ya te ibas, ¿no?

gustavo: ¡estás mal, fanny!

y tú, naco, te juro que esto

no se va a quedar así.

fanny: no le digas naco, patán.

alex: parece monstruo

de la laguna.

guille: ¿adónde nos vamos ahora?

sebastián: ya vámonos.

agarren la cubeta.

ana: ¿qué tranza? ¿qué pasó?

¿y tú qué?

¿tú quién eres, o qué?

león: soy león.

le traje unos papeles

al licenciado lascuráin.

soy el mensajero de la empresa.

ana: ah, bueno, pues pásale.

don fernando está

en la biblioteca.

león: voy por los papeles.

ana: ¿qué pasó, fannys?

¿qué onda?

fanny: nada, el patán de gustavo

me estabas jaloneando

y vino león a salvarme.

ana: ¿ese era gustavo?

qué bueno que llegó

este muchacho,

hasta pareció una película.

fanny: está como guapo, ¿no?

ana: ¿que si está guapo?

mamacita, sí está guapo.

pues te acompaño

a la biblioteca o el que va

a rugir es don fernando, león.

¡fanny!

fanny: sí, sí, sí.

ana: pásale, por favor.

el último le cierra

a la puerta, ¿sí?

este--por este lado.

león: sí, gracias.

con permiso, ¿eh?

ana: fannys.

no, fanny, fanny lascuráin

se llama ella.

león: ah, mucho gusto, fanny.

fanny: igualmente, león.

ana: [chasquea los dedos]

¿sí le pasamos?

¿la seguimos por este lado?

ven, por acá, por acá, mira,

ve siguiendo el sonido.

[llama a la puerta]

fernando: ¡pase!

ana: señor, lo busca león,

el de su oficina.

trae unos papeles.

fernando: sí, sí, que pase.

ana: ¡que pase!

fernando: debo firmar papeles,

unos documentos...

león: buenas tardes,

don fernando.

fernando: buenas tardes.

ambos: con permiso.

bruno: y bueno,

¿cómo te fue, anita?

ana: ay, la verdad es que todo

salió muy bien, brunis.

bruno: qué bueno, ana,

qué bueno.

ana: gracias.

fanny: ¿de qué hablan? ¿eh?

ana: de mi mamá, fannys.

bruno: bueno, yo voy a ver

cómo va manuela con la comida.

ana: sí, sí, sí.

bruno: enhorabuena.

ana: gracias, brunito.

bruno: con permiso.

fanny: ana, ana,

cuéntamelo todo.

ana: ya te voy a contar todo,

pero antes dime

qué onda con el león, ¿eh?

está bien hermosísimo.

está hecho un mangüi

del petacón.

fanny: ay, ana, contrólate.

ambas: [ríen]

fanny: está superguapo, ¿verdad?

ana: ¡sí!

fernando: los llevas

a los departamentos

correspondientes, por favor.

león: claro que sí,

señor, con gusto.

¿se le ofrece algo más?

fernando: león, ¿verdad?

león: león gonzález,

a sus órdenes.

fernando: ¿cuánto tiempo

llevas en la empresa?

león: como seis meses.

fernando: ¿estudiaste

una carrera?

león: estoy cursando

las últimas materias

de la licenciatura

en diseño gráfico.

me falta entregar

la tesis y titularme.

fernando: ¿y por qué

estás de mensajero?

león: porque necesito dinero,

señor, y los horarios

de la universidad

son compatibles.

me retiro,

voy a entregar los memos.

fernando: sí, adelante.

león: con permiso, señor.

ana: ¡ahí viene,

ahí viene el rey de la selva!

¡ahí viene!

ay, qué bonito tejido,

mira nada más.

este es, se ve que es oaxaca

o de chiapas, sí,

así bien hermoso.

¿cómo te fue?

león: bien, ¿por qué?

ana: nomás así por preguntar,

por hacer plática.

león: tú no eres

la mayordoma, ¿verdad?

ana: hasta yo sé que esa palabra

ni existe, papacito.

no, yo soy la nana,

me llamo ana.

y como sí no sé si sepas,

pero son siete

y hay que cuidarlos, y tengo

tantísimas cosas que hacer.

pues bueno, yo ya me voy,

ya me voy, ya me fui,

ya me fui, ya...

león: ¿te gusta escribir?

fanny: sí, claro.

león: ¿y siempre escribes

con la goma?

tú eres hija

de don fernando, ¿verdad?

fanny: sí, soy la mayor,

mensajerito.

león: mensajerito...

oye, ¿y esa seña qué significa?

fanny: es como para marcar

un hashtag, ya sabes, una frase,

un apodo recurrente, y así.

león: entiendo.

soy pobre, pero no tonto.

y si me pones un apodo

recurrente, es porque piensas

volver a verme, ¿no?

fanny: no, no, no, para nada.

o sea, no te emociones,

fue un decir, y así.

león: ok.

que estés bien, bonita.

ambas: [gritan]

ana: qué bárbara.

a mí se me hace que cupido

dejó aquí una flecha.

alguien se acaba de enamorar

a primera vista, ¿verdad?

fanny: ay, ¿qué dices?

claro que no, ana, nunca.

o sea, es un mensajero, y no...

león: muy bonita.

[música]

[música]

ana: perdón por interrumpirlo,

señor.

fernando: ya se está haciendo

una costumbre, ¿no cree, ana?

ana: ay, no digas esas cosas

ni de broma, lo que pasa

es que quisiera pedirle

permiso para salir...

fernando: ¿otra vez permiso?

ayer estuvo fuera

mucho tiempo, ¿no cree?

ana: sí, perdón, sí.

fernando: ¿qué es lo que está

pasando?

ana: hoy en la mañana

conocí a mi mamá.

fernando: ¿no conocía a su mamá?

ana: no, lo que pasa

es que yo crecí

en una casa hogar.

fernando: no lo sabía.

ana: sí, y entonces pues

imagínese cuántos años tenía yo

buscándola, ya estoy bastante...

joven.

y pues la vi hoy

y teníamos muchas cosas

que platicar.

lo que pasa es que ella

se tuvo que ir, y maría--

porque se llama maría,

como la mamá de jesús

como la esposa de josé, y así--

y ella quiere que nos volvamos

a ver, y para mí

sí es muy importante...

fernando: no se preocupe,

la comprendo.

puede salir.

ana: ¿puedo ir?

fernando: por supuesto.

ana: yo sabía, yo sabía

que después de todo

y en el fondo

usted es retebuena gente.

¡ay, el otro! ¡gracias!

fernando: [suspira]

"ya sabía que usted

es retebuena gente

después de todo".

ana: bienvenida.

pasa, pasa, por favor, maría,

estás en tu casa.

maría: ay,

qué lindo tu depa, ana.

ana: no, no es mío,

es de johnnys, de mi novio.

lo que pasa es que...

faltaron tantas cosas

por contarte, ¿verdad?

hubo un accidente

y mi amiga jenny y yo

perdimos nuestra casa,

se nos quemó,

y pues ahí se fue todo.

maría: ay, no, lo siento mucho.

ana: no, no,

pero siéntate, siéntate.

¿quieres un cafecito?

maría: no, no, no...

ana: pero...

maría: no, no, no.

ven, ven, por favor.

yo lo que quiero

es que platiquemos,

que nos pongamos al tanto.

ana: es que faltaron

tantas cosas por decirnos,

fue muy cortito el tiempo.

maría: sí.

ana: y tú fuiste bien sincera

y platicaste conmigo, pero...

es que...

ay, maría,

yo no te dije toda la verdad.

maría: ana, yo no tengo

ningún derecho.

lo que hayas hecho

con tu vida no va a cambiar

nada entre nosotras.

ana: pues de todas maneras

yo quiero y tengo que contarte

que yo no nada más soy niñera.

maría: ay, hija, pero si se ve

en tus ojitos que eres buena,

que eres una buena mujer.

ana: muchas gracias, pero igual

y te tengo que decir...

maría: sí.

ana: soy bailarina.

maría: ¿bailarina?

ana: ajá.

maría: oye, qué maravilla.

ana: ah, no, no, pero tampoco

es que sea famosa ni mucho menos

ni que baile así, más bien...

no sé si cuando llegaste

viste un antro que está

aquí al lado que se llama

"el chicago"...

bueno, pues bailo ahí,

y es de...

pues, de puros hombres.

soy lo que le dicen "showgirl"

o algo así, no sé bien

si le digan así, o...

¿te avergüenzas de mí? ¿te...?

maría: ay, no.

[ríe]

claro que no.

una madre nunca se avergüenza

de su hija.

ana: [suspira]

¿hija?

se oye rebonito, mamá.

maría: hija...

ana: nunca nadie

me había dicho así, "hija".

maría: ay, ana, hija,

te conozco tan poquito,

casi nada, pero sé que eres

una gran persona,

una gran mujer.

y yo quiero dedicar mi vida

a lograr que alguna vez

me perdones.

ana: oye, no, no, no.

yo no me he pasado

toda una vida buscándote

para reclamarte nada, mamá.

estás conmigo, mamá,

y eso es lo único importante,

así que gracias.

gracias.

¡ven acá!

ambas: [ríen]

fanny: ay, qué mensa,

ni su apellido tengo.

ay, le hubiera pedido su "cel".

ay, fanny, contrólate,

¿qué te pasa, así o más lanzada?

seguro en la oficina de mi papá

tienen el dato.

fernando: [llama a la puerta]

fanny: ¿quién?

fernando: soy yo, hija.

fanny: ¡pasa!

fernando: no hemos podido

hablar, fanny, y nunca

me respondiste el teléfono.

fanny: estaba en clase, papá.

fernando: ¿ah, sí?

fanny: dime algo:

¿andas o no con isabela?

ana: ¡ay, lulú!

pásale, pásale.

justamente estoy con mi mamá.

¿quieres un cafecito?

lulú: hola...

ana: ¿un tecito?

lulú: qué gusto.

ana: ah, eso es lo del adn.

lulú: eh, sí, ana, y me temo

que ha habido un error.

maría: ¿un error?

lulú: pues es que todos

los datos coincidían, pero...

ana: pero ¿qué, lulucita?

¿qué pasó?

lulú: el examen de adn, ana,

resultó negativo.

perdóname, pero maría

no es tu mamá.

Cargando Playlist...