null: nullpx
Cargando Video...

Mi Corazón Es Tuyo Capítulo 62

1 May 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

diego: mira, cuando vivas

la experiencia, vas a ver

que me lo vas a agradecer.

ana: sí, con san pedro yo creo.

diciéndote: "gracias, mira,

aquí desde el cielo".

diego: uy, ¿no que muy aventada,

que muy salsa, que muy acá?

ya te me estás rajando.

ana: diego, ¿te pido un favor?

háblame por lo menos con cariño,

trátame bien, ¿sí?

diego: a ver, yo le ayudo,

mi chiquita hermosa.

venga para acá.

ana: así es mucho mejor.

diego: mira nada más, ¿eh?

ana: ay, diego, agárrame,

agárrame, diego, agárrame.

agárrame, diego, agárrame.

diego: ya te agarré,

no pasa nada.

ana: ok, ok, me voy a voltear

poco a poquito.

agárrame, diego.

agárrame, diego.

casi.

[grita]

no, no me tires, no me tires,

no me tires, por fa, ¿sí?

diego, no.

diego: ya, no pasa nada.

ana: no, diego, no quiero,

no quiero, no quiero, diego.

diego: agárrate bien.

ahí, vamos.

ana: ok.

ay, diosito, perdóname,

perdóname.

por todo lo que hice antes.

perdóname, por favor.

despídeme de mis niños,

dile que los quise muchísimo.

hazle saber que siempre

van a estar en mi corazón

y mi alma.

por favor, también y jenny.

paz.

diego: dame un besito.

ana: más bien que un besito

te voy a reventar

de la cachetada, sácate.

diego: listo.

ana: ok.

una.

diego: ¿cómo vas?

ana: ¿cómo que como--?

¿cómo crees que voy?

diego, ¿cómo crees que voy?

diego: nomás no voltees

para abajo.

ana: no, pues eso es

lo que no quiero hacer,

voltear para abajo, ¿sí?

diego: lo más importante

es que te concentres

en tus piernas y en tus manos,

¿ok?

¿está bien?

ana: [gime]

diego: así.

ana: ¿así qué?

nomás brinco aquí, diego.

diego: [ríe]

bueno--

ana: [grita]

no, miré hasta abajo.

está feísimo.

diego: entonces, no voltees.

ana: diego, dime,

¿dónde aprendiste a hacer esto?

diego: en el himalaya.

ana: ¿a poco te subiste

al éverest?

diego: bueno, no subimos.

porque un amigo se nos cayó

y tuvimos que bajarlo

en una camilla.

ana: [gime]

viendo las desgracias

que suceden, ¿por qué te gusta

andar del tingo al tango, diego?

diego: bueno, digamos que es

una fuga geográfica, ¿eh?

ana: fuga geográfica,

mira qué bonita tu expresión.

¿qué significa eso?

diego: mira, pues uno

trata de huir equivocadamente

de sus problemas.

pero bueno, uno los lleva

siempre consigo mismo, ¿eh?

ana: eso sí.

eres bien profundo.

no, ni se viera.

diego: ¿estás bien?

ana: sí.

diego: vamos descendiendo.

ana: ¿cómo que vamos--?

diego: aflojando un poquito

la mano derecha.

ana: estoy aflojando

mi mano derecha.

[jadea]

ay, diego, ay, diego.

¿por qué le brincas

como renacuajo?

diego: ¿estás bien?

ana: sí, sí estoy bien.

sí estoy bien, sí estoy bien.

agarro vuelo y--y, entonces--

[grita]

diego: ¡ana!

ana: [gime]

ay, diego, diego--

diego: ¿estás bien?

ana: sí.

diego: ¿estás bien?

ana: sí.

diego: [ríe]

ana: ¿de qué te ríes, diego?

¿de qué te ríes?

diego: te dije que ibas

a estar segura.

ana: segura mis polainas.

hablamos allá abajo,

hablamos abajo.

diego, no me sueltes.

no me--agárrame con la otra

mano, diego.

diego, diego.

fanny: [balbucea]

laura: ten, te van a encantar,

xime.

ximena: gracias.

laura: oye, pero ¿cuándo vas

a salir de aquí?

ximena: cuando deje de ser

un peligro para los demás,

para mí misma.

fanny: ¿peligro para los demás?

ximena: eso fue lo que dijo

el doctor.

laura: oye, pero yo ya te veo

normal, xime.

o sea, tus papás ya te están

pagando el tratamiento

y la neta, esto parece

un hotel de cinco estrellas,

tú tranquila.

ximena: hemos dicho

que el dinero no es todo

en la vida, laura.

fanny: bueno, también

las medicinas te están ayudando,

¿no?

ximena: ya, ¿podemos hablar

de otra cosa, por fa?

laura: ¿de qué quieres hablar,

xime?

ximena: no sé, de los galanes

de fanny.

fanny: ¿qué?

no, no, a ver,

yo estoy supersoltera.

[ríe]

ximena: ¿ya no vas a regresar

con tu mensajerito?

laura: pues ayer parecía

que león se había convertido

en solo un recuerdo.

[ríe]

ximena: ¿por?

cuéntame.

fanny: no, no, para nada.

o sea, deja de alucinar, laura.

laura: ah.

o sea, ¿no bailaste

toda la noche con enrique?

fanny: sí, pero x, es mi jefe

y tiene la edad de mi papá.

o sea, hola.

ximena: exacto.

flojera los rucos.

diego: ¿tú crees que te hubiera

invitado eso

sin haberte cuidado?

ana: diego, casi me mato

ahorita, ¿no te diste cuenta?

diego: ah, no confías en mí.

ana: ¿cómo voy a confiar--?

diego, hazme otro tipo

de preguntas, por favor.

diego: [ríe]

ana: ¿de qué te ríes?

diego: te amo.

ana: diego, no podemos

con este tipo de adrenalinas,

diego, sinceramente, ya no.

diego: conmigo siempre vas

a estar segura, ¿eh?

ana: ¿la neta, la neta, la neta?

diego: ¿qué?

ana: siempre has llegado

para salvarme.

no sé cómo le haces,

pero siempre me rescatas.

mauricio: [grita]

león: ¿qué haces?

reina: chale, pues ¿a poco

no sabes lo que es dar un beso?

león: pues claro que sé

lo que es un beso.

reina: pues, entonces,

¿para qué preguntas?

pues si serás babas.

león: quise decir

por qué me besaste.

reina: ni le hagas, ¿eh?

que bien que te gustó.

león: a ver, yo, primero,

necesito saber qué está pasando.

reina: pues a ver, ¿que está

muy cañón averiguarlo o qué?

¿necesitas un diccionario?

¿qué onda?

la neta, me gustas un chorro,

león.

león: ¿y desde cuándo o qué?

reina: la neta, desde que estaba

bien escuincla.

desde que tenía,

pues como 12 años.

la neta, toda mi vida

me has gustado, león.

león: a ver, este--gansito,

gansito, ven, ya nos vamos.

vente, chaparro.

fanny: xime, ya sabemos

que odias a los doctores,

pero son los únicos

que te pueden ayudar.

ximena: ¿que no estábamos

hablando de los galanes

de fanny?

laura: xime, la verdad

es que estamos muy preocupadas

por ti.

ximena: ni digas, lau.

no me has pelado para nada.

laura: ay, perdón, xime,

pero yo también tengo una vida,

¿eh?

sebastián: nos están asechando.

[resuella]

no, no fueron ellos,

no fueron ellos.

fernando: el enemigo

se acerca por el frente.

luz: los tenemos rodeados.

[gritan]

briana: ¿por qué no le decimos

a tu hermano que se venga a leer

con nosotras?

alicia: ay, porque es un ñoño.

no le gusta asolearse.

briana: hola, nando.

[gritan]

fernando: me rindo, me rindo,

me rindo.

me doy, me doy, me doy.

mentí, mentí.

isabela: ay, ay, no,

pero ¿qué porquería es esta?

yolanda: ay, pasó la marabunta.

un terremoto, un tsunami.

isabela: no, qué asco

de verdad, ¿eh?

yolanda: ¿y los criados?

isabela: fernando, fernandito

les dio el día.

yolanda: ¿a todos?

isabela: a todos.

es que en serio no sé qué ideas

trae fernando en la cabeza, ¿eh?

qué asco.

yolanda: uy, ahora, ¿qué vamos

a desayunar?

isabela: no sé tú,

porque yo mejor me voy de aquí,

mamá.

yolanda: ¿vas a ver a enrique?

isabela: [chista]

baja la voz.

yolanda: ¿vas a ver a enrique?

isabela: pues no es mala idea.

es el único en esta vida

que me hace caso.

ay, qué asco.

con permiso.

limpia, ¿eh?

yolanda: ¿habrán dejado algo?

porque traigo un hambre.

y guisar yo, ni loca.

este mero mero.

[música]

[música]

axel: ♪ a la vuelta

de este corazón

viajo en un atajo

hacia el amor

sin escalas

y directo a ti

kaay: el destino

propició el amor

amé como en otra dimensión

de tu boca

loca me volví

una tormenta provocaste

dentro de mis ojos

cuando te vieron frente a mí

axel: déjame robar tu corazón

kaay: yo te regalo el mío

axel: préstale tus alas al amor

kaay: para volar conmigo

dame una mañana

cada día de la semana

en donde siempre

despertemos tú y yo

mi corazón es tuyo

axel: porque ya somos tú y yo

kaay: y desde ahora es tuyo

axel: porque ya somos

kaay: en donde siempre

despertemos tú y yo

donde solo tú tendrás

mi corazón ♪

jenny: qué hermosura.

nicolás: sí, es hermosa.

hace mucho que no venía,

solecito.

jenny: pero ¿cómo?

¿tienes esta hacienda para ti

y no vienes?

nicolás: sí.

jenny: ay, no, qué rarita

es la gente rica.

nicolás: ay, sí.

jenny: ay, mira, aquí podemos

tener la ceremonia, ¿te late?

nicolás: sí, me late.

donde tú quieras.

pirineo: buenos días, patrón.

nicolás: ah, ¿qué tal?

pirineo, es--

eh, eh, es mi prometida.

pirineo: perdón, señor.

nicolás: no te preocupes,

yo ya sé que mi novia

es un cuero.

pirineo: pues con todo respeto--

nicolás: por favor, por favor.

pirineo: bueno, con permiso,

¿eh?

lo que se le ofrezca,

aquí estamos, con permiso.

nicolás: así que los ricos

somos raritos.

jenny: pues sí.

nicolás: [ríe]

pero tú ya sabes que no siempre

fui rico, solecito.

jenny: eso es cierto, ¿eh?

pero ya se me estaba olvidando

ese detallito.

pero de todas maneras,

tienes una "haciendotota"

y nunca vienes, no la usas.

nicolás: no, y no has visto

el salón,

el que vamos para allá.

jenny: ¿y ahí podemos hacer

el bailongo?

nicolás: claro, claro,

por supuesto.

todos: un, dos, tres,

hombres lascuráin.

[gritan]

todos: uno, dos, tres.

[hablan a la vez]

fernando: y papá.

venga.

vamos por ustedes.

[gritan]

fernando: bravo.

yolanda: ¿qué pasa, hija?

isabela: yo debería de estar

ahí, mamá, jugando.

siendo parte de la familia.

yolanda: queríamos la lana,

¿no, isabela?

ya la tenemos.

¿para qué te preocupas?

isabela: no, no, no,

eso no es suficiente, mamá.

no es suficiente para ser feliz.

fernando: ¡no! ¿qué pasó?

isabela: fernando,

fernando, mi amor.

fernando.

fernando: dime.

isabela: voy a salir.

fernando: sí, de acuerdo, bye.

adiós.

>> abre la boca, ximena.

muy bien, ximena.

ximena: ¿qué?

no me vean así,

tienen que ver me haya tragado

las malditas pastillas.

fanny: pero las medicinas

te ayudan, ¿no?

ximena: ay, bueno, x.

¿no íbamos a hablar de laura?

laura: mira,

mejor cuéntanos tú, xime.

no sé cómo te has sentido.

vente, siéntate.

fanny: sí, xime,

¿qué es lo que pasa contigo?

ximena: estoy enferma.

tengo depresión clínica.

y antes de que digan: "échale

ganas" o "mañana será otro día",

déjame decirte que no es algo

que se pueda curar así,

como por arte de magia.

laura: no dije nada, xime.

solamente quiero entenderte.

ximena: ¿te has sentido triste

alguna vez?

laura: obvio.

ximena: imagínate sentirte así

siempre.

todos los días.

y no saber por qué.

laura: ¿cómo que no sabes

por qué?

ximena: la mayoría de

las personas se ponen tristes

por algo que pasa en sus vidas,

pero la depresión es sentirse

triste sin razón.

bueno, sí hay una razón.

mi cerebro deja de fabricar

algunas sustancias--

fanny: y las medicinas

compensan eso.

ximena: tengo que tomar

las medicinas y, además,

estar en terapia.

fanny: xime, pero ahorita

estás un poquito mejor, ¿no?

¿por qué no puedes seguir así?

ximena: porque me canso, fa.

porque a veces quisiera

ser normal, pero es como estar

cargando una piedra

en la espalda todo el tiempo

y no sé si algún día

voy a sentirme bien.

o feliz.

fanny: y, entonces,

¿por qué rechazaste a nando?

ximena: porque lo amo.

y no quiero destruirlo, fa.

león: creí que fanny

era un imposible, reina.

cuando me hizo caso,

no lo podía creer.

reina: pues ni que fuera

la princesa de francia.

león: pues sí,

fanny es una princesa.

reina: es una chava

como cualquier otra.

no le eches tanta cama

a tus tacos, carnal.

¿o qué?

nomás porque tiene un sacado

jefe ricachón se convierte,

automáticamente,

en una divina raza o qué.

león: mira, yo soy mensajero.

vivo con mi mamá

en una vecindad.

gano, la verdad, muy poco--

reina: a ver, león,

la gente no vale ni más ni menos

por la lana, gatito.

león: ¿gatito?

reina: pues sí, la neta

es lo que pareces.

león: a ver, ¿qué?

reina: te estás haciendo menos

ahorita, león.

conquistar a la princesa, guau,

que me haga caso,

milagro, milagro.

me inclino ante sus patrullas,

mi reina de afganistán.

yo, que soy un pobre diablo,

se le agradece, que me haya,

pues dirigido la mirada.

gracias, gracias, su majestad.

¿sabes qué?

esa niña o princesa

de la conchinchilla,

no te merece, gatito.

vamos a jugar, mau.

diego: a ver.

ana: gracias.

diego: ¿ahí?

ana: sí.

diego: la verdad que te puliste

con todo esto, ¿eh?

ana: le llegué, ¿verdad?

[ríen]

gracias.

diego: bueno, la verdad,

la verdad, ¿te gustó

o no te gustó?

ana: la verdad, la verdad,

me gustó hasta que me pusiste

a volar.

pero sí estuvo muy padre

lo demás, muchas gracias.

diego: de nada.

ana: bueno, entonces, sí,

cuéntame, ¿a qué se debe que te

guste tanto lo peligroso, ¿eh?

diego: pues no sé,

me gustan las emociones fuertes.

ana: no me digas.

diego: es más.

¿cómo ves si vamos a tirarnos

del paracaídas

el próximo domingo?

ana: ay, sí, tú te tirarás,

yo no, yo me quedo aquí abajo,

con los pies en la tierra,

punto, no.

diego: bueno, entonces,

el parapente mejor ni hablamos.

ana: ¿del para qué?

diego: del parapente.

es una especie de paracaídas.

ana: ah, ya sé, ya sé.

uno que te avientas

de una montaña a otra montaña,

¿verdad?

ni el pastel, padre,

muchas gracias, no.

oye, pero me estabas contando

de--a ver, explícame bien

lo de la fuga geográfica.

diego: ah, pues no sé.

es como tratar de llenar--

pues de llenar un vacío.

ana: ajá.

diego: y por eso, pues traté

de llenarlo viajando,

visitando lugares maravillosos.

tomándole fotografías

a animales, a paisajes.

no sé, necesitaba algo.

por eso subí al éverest,

surfeé en australia,

en olas grandísimas.

nadé con tiburones.

pero ese vacío ya desapareció.

ana: ¿por?

diego: porque te tengo a ti.

ana: ah.

diego: ana, te amo.

[música]

[música]

jenny: tenías toda la razón,

¿eh?

el salón está divino.

nicolás: sí.

jenny: ya sé,

nada más le ponemos

un escenario para la banda.

ay, tiene que ser con tambores

y todo, ¿eh?

nicolás: sí, con tambor, ok.

jenny: y las--y las mesas,

¿qué te parece si las adornamos

muy mexicanas?

con un rosa mexicano, ¿te gusta?

nicolás: precioso.

jenny: y...

nicolás: ¿qué más?

jenny: una mesa.

una mesa con mucha comida.

con comida de todas

las regiones.

nicolás: con toda la comida

que tú quieras, ¿sí?

jenny: ¿está bien?

sí, que haya charolas

con tamales, mole, chicharrón,

chorizo, longaniza,

cochinita pibil, bistec,

pescado.

ay, se me está haciendo

agua la boca.

ay, y que haya una señora

haciendo tortillitas frescas

en el comal.

sí, que de una vez se aviente

las gorditas, los lacoyos,

las gorditas--

nicolás: todo, todo hecho.

jenny: ay, qué delicia.

¿te gusta?

nicolás: todo, todo es perfecto

lo que tú quieras.

jenny: ay, mi amor, te amo.

y otra cosa.

en lugar de pastel,

¿puede ser arroz con leche?

nicolás: lo que tú quieras.

jenny: oye, nico.

nicolás: ¿qué?

ana: no habrá un lugarcito aquí

para el "yo te amo"?

es que con tanta comida

a mí ya me dio hambre.

nicolás: lo estoy buscando.

ana: subo.

diego: no, esa no.

ana: ¿por qué no?

cada quien sus fotos.

a ver, te toca.

ay, como que siento que te

he visto en un video musical.

ay.

como que vas a subir.

súper.

¿no me levantas?

diego: listo.

ana: ahora yo, ahora yo,

ahora yo, ahora yo.

oye, a ver, enséñame tu--

tu boca geográfica.

[balbucea]

exacto.

el hombre de la selva,

un cavernícola.

un y--[grita]

a ver, no, no, ¿me permites?

a ver, espérame,

¿quién la tiene todo el tiempo?

eres superegoísta.

no, yo he nacido

en una casa hogar.

a ver tú.

a ver.

es mala ahí.

a ver, otra.

eso.

uy, qué guapo.

[ríen]

espérate.

a ver, ¿dónde está?

¿estoy?

voltéame a ver.

isabela: ¿no me vas a decir

qué te pasa?

enrique: estoy de pésimo humor.

isabela: no, no me digas.

si no me has volteado ni a ver.

enrique: no tengo ganas

de hablar.

isabela: es que a ver,

si no compartes tus problemas

conmigo, entonces, ¿con quién?

tú no tienes a nadie.

enrique: ¿por qué la gente

cree que es indispensable

compartir los problemas?

no entiendo.

isabela: uy, es tan raro ver

que pierdas el equilibrio,

enrique.

enrique: eso fue justamente

lo que me pasó,

perdí el maldito equilibrio.

isabela: ¿con fernando?

enrique: con fanny.

isabela: ¿con fanny?

¿con esa niña chocante?

por favor, ¿qué le hiciste?

enrique: me dejé llevar

por el deseo, nada más.

isabela: ay, no.

[ríe]

por el deseo.

¿por el deseo con esa escuincla?

enrique: fanny no es ninguna

escuincla, isabela.

isabela: no me digas

que intentaste algo con ella.

enrique: quita esa sonrisa

de tu cara.

¡quítala!

isabela: ay, perdón, perdón.

perdón, es que ¿de verdad

no pudiste tronar por esa niña?

enrique: exactamente.

isabela: ay, no.

enrique: solo espero que esto

no tenga más consecuencias.

isabela: ay, no lo puedo creer.

fanny: pa, ¿puedo pasar?

fernando: sí, hija, pásale.

fanny: ¿qué onda?

¿apenas te acabas de bañar?

fernando: sí.

es que estuvimos todo el día

jugando en el jardín.

fanny: qué buena onda.

fernando: sí, estuvo

muy divertido.

bueno, tú faltaste.

fanny: es que tenía que ver

a xime.

fernando: ¿y cómo te fue?

fanny: pues ya está

un poquito mejor.

fernando: me da gusto.

¿qué te pasa, hija?

fanny: pa, ¿te puedo contar

algo?

fernando: claro.

dime lo que tú quieras.

fanny: es sobre--

es sobre león.

fernando: ya.

fanny: es que no entiendo.

o sea, si se supone que él

me ama tanto, ¿por qué no ha

hecho nada para volver conmigo?

fernando: no lo sé, hija.

fanny: ¿será que no me ama

lo suficiente?

fernando: a ver, fanny,

es muy difícil medir el amor.

pero me consta que está

arrepentido.

fanny: ¿y eso de qué me sirve?

fernando: entonces, estás tú

esperando a que él--

fanny: papá, pues a que haga

algo, o sea, a ver--

¿no se supone que aquí

la ofendida soy yo?

fernando: sí, mi amor, perdón,

es cierto, es cierto.

pero, a veces, los hombres

no sabemos cómo actuar.

todavía te duele, ¿verdad, amor?

fanny: no sabes cuánto, papá.

reina: el mau ya se quedó

viendo la tele.

y, gatito, yo solo quiero

decirte algo.

pues la neta, pues yo no soy

una diosa ni princesa

ni una reina, no, espérate,

reina sí soy.

pero, pues la neta soy

de carne y hueso

y, pues aquí estoy para ti.

sin rollos, sin condiciones,

sin broncas.

y, pues ahí tú sabrás que haces.

fanny: ¿isabela dónde está?

fernando: salió, hija.

fanny: ¿adónde?

fernando: no sé, no me digo.

¿y te puedo ser sincero?

no me interesa.

fanny: ¿hay alguna razón

por la que sigues con ella?

bueno, sí, mi hermanito,

¿verdad?

fernando: sí, sí.

fanny: pa, a ver,

neto no es por meterme

donde no me importa,

y no quiero ser metiche,

pero todo en la vida

tiene solución.

y nunca es demasiado tarde.

fernando: hija, no quiero

hablar de eso.

vamos, ¿no ves?

hoy fue un buen día,

un excelente día.

no hubo peleas,

me la pasé con la familia,

pasé mucho tiempo con usted--

bueno, no contigo,

pero los gemelos estaban

maravillosos.

fanny: todo eso es increíble.

pero no estás pensando en ti,

cero.

y ok, tal vez no lo quieras

hablar conmigo, pero aunque sea

deberías hablarlo con alguien,

con mi abuelo o con nando,

no sé.

tú me lo acabas de decir:

"hay veces que los hombres

no saben cómo actuar".

y eso es lo que creo

que te está pasando.

sabes perfecto lo que tienes

que hacer, pero no sabes cómo.

[habla inglés]

manuela: [ríe]

[resuella]

ay, ¿y ya me vas a decir

adónde fuiste antes

de traerme aquí, hermoso?

bruno: manuela, calla y ve.

que ahí viene la parte

que más me gusta de la película.

[ríen]

[música]

[música]

luz: estuvo padrísima, papi.

fernando: qué bueno

que te divertiste, mi vida.

ay, qué bueno.

alicia: gracias, papá.

fernando: hija, ya vas dos días

dándome las gracias.

y yo lo hago con mucho gusto.

me la pasé espectacularmente

bien, de maravilla.

luz: hoy nada más faltó

una cosa.

fernando: ¿qué cosa?

luz: ana.

fernando: ana, sí.

ven acá, ven.

venga acá.

ay, cómo las amo, cómo las amo.

ana: seguro que hoy sí me voy

a animar a hablar

con doña yolanda.

diego: pues me avisas.

y me dices todo lo que te diga.

ana: ¿te imaginas que

la tarántula sea mi hermana?

diego: [ríe]

pues mucha suerte con eso,

mi amor.

ana: oye, gracias.

gracias por todo.

de verdad el día de hoy

estuvo bien chidísimo.

diego: te amo mucho, mi amor.

bruno: siete hijos, un papá.

y mira nada más el tiradero

que dejaron y no pudieron

hacer "hotcakes".

manuela: y le dio el día libre

a todos en la mansión.

hasta erasmo estuvo el día.

bruno: bueno, pero no te

preocupes, mi querida manuelita

porque yo te asisto.

yo te ayudo.

manuela: ya sé, bizcochito.

[ríen]

fernando: buenas noches.

manuela: ay, jefe,

mire cómo dejó mi cocina.

patas para arriba.

bruno: manuela, hombre--

fernando: no, no, no, bruno,

es la verdad, es cierto.

pero era justo

que todo el mundo descanse, ¿no?

lo merecen.

yo ayudo a limpiar.

manuela: sí, sí, sí.

bruno: para nada,

hágame usted el favor.

¿cómo lo va a usted creer?

no, de ninguna manera,

don fernando.

fernando: bruno, bruno.

si hay algo que espero

es que mis hijos entiendan

que hay que arreglar y ordenar

los problemas que uno provoca,

que uno ocasiona, ¿sí?

además, sé que había dicho

el lunes a primera hora.

pero no, hoy sirve para hablar

del vientre sustituto, ¿no?

[llaman a la puerta]

reina: no, bueno, se quedan

fregados a la puerta, hombre.

que ya voy, con una fregada.

chale, chale, nomás esto me

faltaba, la fufurú en persona.

fanny: ¿fufu--qué?

ey, idiota, ¿por qué me cierras

la puerta?

ábreme.

yolanda: pase.

ana: buenas noches, señora.

¿no la interrumpo?

yolanda: no, nomás tantito.

¿qué pasa, nana?

ana: eh...

isabela: ¿qué tal si fregamos

un poco a la niñera?

y le hacemos creer

que sí es tu hija.

yolanda: qué bueno que viniste,

ana.

porque fíjate que he estado

pensando mucho.

ana: yo también.

yo también, señora.

yolanda: y me acuerdo

que la otra vez que hablamos,

dijiste: "no puede ser,

no puede ser".

ana: sí se lo dije, lo dije.

porque--bueno, después de eso

se sacó de onda usted

y me corrió, ¿se acuerda?

yolanda: ¿y por qué dijiste eso,

ana?

ana: lo que pasa es que usted

es de ecatepec, ¿no?

y luego cantaba en los camiones

y luego se sabe esa canción

que nadie se sabe,

ni siquiera yo, y así.

y luego el barniz rojo cereza,

pues es que--

señora, es que todas esas cosas

coinciden con--

con mi mamá.

yolanda: ¿tu mamá?

ana: sí, señora.

ella me dejó en una casa hogar

con las monjas del verbo

encarnado.

yolanda: no.

ana: ¿no qué?

¿no qué, señora? ¿qué?

señora.

yolanda: dios mío.

gracias, virgencita,

la encontré.

encontré a mi hija.

la encontré, señor.

diosito santo.

perdóname, hija.

yo tuve una hija llamada ana

y la dejé en esa casa hogar.

ana: entonces, ¿sí?

¿usted es mi mamá?

sí, pues es que las uñas

rojo cereza claro.

yolanda: siento mucho

haberte abandonado, hija mía.

ana: no, no, es que yo no puedo

creer las vueltas

que da la vida.

es que justamente usted.

usted.

pero bueno, necesito saber

muchas cosas.

¿qué pasó? ¿por qué me dejó ahí?

¿dónde nací?

¿soy de ecatepec? mi papá, algo.

que me diga todo.

muchas cosas, digo,

tengo muchas cosas que saber--

yolanda: es que en esa época

yo era muy pobre.

y sabía que ibas a estar mejor

con las monjas de verbo en--

desencarnado.

ana: no, encarnado, encarnado.

yolanda: eso, hijita, eso.

lo que pasa es que estoy

muy nerviosa--

ana: sí, yo también, yo también,

yo también.

yolanda: ven, siéntate, hijita,

siéntate.

ana: pero--pero--pero claro,

al final esto también

puede ser una coincidencia,

¿verdad?

porque sí tenemos que saber

bien bien para que no

nos emocionemos en balde, ¿no?

yolanda: ¿sabes una cosa?

uno sabe, lo siente uno

aquí en el corazón.

ana: es que mire--es que yo--

no sé.

yolanda: lo que siente

una madre nunca falla.

hijita.

ven.

ana: ¿hijita?

es que yo tengo muchas preguntas

que quiero hacerte

sobre mi papá.

sobre si me buscaste alguna vez,

si te importé, si--

yolanda: eso es lo de menos,

hijita.

ana: es que para mí

no es lo de menos.

yolanda: luego podemos recordar

todas esas cosas.

lo importante es que estamos

juntas, hija.

ana: yo llevo años

buscándola, señora yolanda,

años.

yolanda: dime mamá.

te lo ruego.

ana: mamá.

yolanda: hija.

ana: mamá.

mamá.

yolanda: [piensa] pobrecita

tontita.

[música]

[música]

fanny: ya.

¿por qué me cierras la puerta

así en la cara, idiota?

reina: ¿eres o te haces?

fanny: ¿qué?

cero te entiendo,

¿de qué hablas?

reina: no, pues ya sé

que lo menso ya lo traes

bien integrado.

¿o es un accesorio que

lo compras por separado, eh?

fanny: ¿accesorio?

¿quién eres?

reina: pues para ti y para todos

me llamo reina nayalí concepción

lópez pérez.

y, de hecho, pues ya nos

habíamos visto, ¿eh?

fanny: ah, ¿sí?

no, no, es que no me acuerdo.

reina: a ver, el caso es que

ya te dije como 800.000 veces

que el gatito, pues no está

en el jacal.

fanny: ¿gatito?

reina: ¿cómo ves?

así le digo a león.

miau.

fanny: ay, lo de miau

sí te sale bien padre, ¿eh?

reina: me cae en las patas

que vengas a buscar a mi felino

cuando tú ya lo habías mandado

a la china.

ah, no, espérate, ya sé.

te mandó por un tubo

el ruquito ese de tu sinaga.

fanny: ¿cómo sabes

lo de enrique?

reina: oh, pues si la pregunta

también ofende.

mi gatito me cuenta tokio.

todo.

y más después de, tú ya sabes.

"prau-prau".

fanny: ¿prau qué?

reina: a ver, interpreta

mi silencio, fresota.

pero bueno, pues ¿ya te vas

o qué?

o te voy.

fanny: oye, oye, a ver,

espérate.

no me empujes, ¿qué onda?

reina: a ver, acéptalo,

pirrurra.

pues por ponerte tus moños,

pues el león se te fue.

tú serás la princesa, mi reina,

pero yo soy la reina.

fanny: en tu mente.

reina: en la tuya.

fuiste a la villa y perdiste

tu silla.

fanny: ¿qué?

no, bueno, alguien le tiene

que comprar a esa niña

un diccionario.

o por lo menos, enseñarle

a hablar bien.

¿prau qué?

bruno: no, no, no, no.

no, no, don fernando.

se lo suplico, por favor, señor.

ya déjenos terminar el trabajo

a nosotros.

fernando: bruno,

no es para tanto, de veras.

solamente voy a ponerlos

en la lavadora y ya, punto.

algún día tenía que empezar

a hacerlo.

tú siempre has estado

al pendiente, pero ya es hora

de quitarte algo de carga,

por favor, ¿sí?

bruno: bueno, bueno,

pero es que suficiente trabajo

tiene usted todo el día

como para venir todavía aquí

a seguir laborando.

fernando: a ver, bruno,

no importa, es domingo, ¿sí?

es domingo y yo estoy contento,

estoy feliz, ¿sí?

además--

ya, ya.

bruno: es que--

fernando: sí, sí.

manuela y yo vamos a hablar

muy seriamente, ¿eh?

manuela: ay, usted dirá, jefe.

fernando: a ver, manuela,

me gustaría invitarte a sentar,

pero no se puede.

manuela: no se preocupe, señor.

fernando: ¿estás consciente

de la importancia

de tu decisión?

manuela: claro, jefe.

imagínese que usted tuviera

en sus manos la llave

de la felicidad para una pareja.

fernando: te entiendo.

me parece muy noble de tu parte.

pero un embarazo es un cambio

muy importante

en muchos aspectos.

manuela: ¿no le está dando

demasiada importancia, señor?

bruno: man--

fernando: a ver, bruno, bruno.

no, manuela, no.

no olvides que yo viví

seis embarazos con mi mujer.

yo sé lo que son los cambios

hormonales, los cambios de humor

las transformaciones

en el cuerpo, vamos,

la ilusión, el miedo.

y, además, el bebé

no va a ser tuyo.

¿has considerado eso?

¿qué sentirás cuando tengas

que entregar a ese bebé?

manuela: ay, pues la verdad

no sé, señor.

pero lo que es--yo vaya a sentir

es más importante la labor

que voy a hacer y la felicidad

de don nicolás y de jennifer.

¿que no?

y lo importante ahora es saber

si cuento con su apoyo, señor.

fernando: yo confío

en tu decisión.

¿o tú qué opinas, bruno?

bruno: bueno--

yo--usted lo sabe, don fernando.

lo que opine la señorita,

es lo correcto.

manuela: le juro, de verdad,

le prometo que no voy

a descuidar el trabajo.

fernando: bueno,

eso ya lo veremos.

león: ¿ya se durmió?

reina: simón, pues es que el mau

tenía reteharto sueño

y como anduvimos de aquí

para allá y--

margarita: león, ¿trajiste

el pan?

león: ah, sí, ma, aquí está.

reina: gatito.

león: ¿qué onda?

reina: este, pues vino

tú ya sabes quien--la niña esa

que se cree parida por zeus.

león: ¿fanny?

reina: fanny, fanny,

¿cómo alguien puede

llamarse así?

o se, suena fantoche.

león: a ver, ¿qué te dijo?

reina: nada.

a ver, preguntó por ti,

le dije que no estabas.

ana: es que no lo puedo creer.

o sea, estoy aquí

frente a usted, mi mamita.

yolanda: ay, hijita.

la verdad es que nunca quise

dejarte desprotegida.

ana: pues es que no se sintió

tanto eso, pero--o sea--

que no le dio curiosidad

saber de mí,

qué había pasado conmigo,

si estaba bien.

yolanda: claro, hijita.

ana: ¿y luego?

yolanda: créeme que te busqué

hasta por debajo de las piedras.

ana: yo también, yo también.

yolanda: hasta pensé

que te habías muerto.

pero nunca dejé de pensar en ti,

hijita.

ana: yo tampoco.

¿y la guitarra, señora?

yolanda: dime mamá

o mamita querida,

como tú quieras.

ana: mamita querida, mamita.

yolanda: mamita.

ana: bueno, que lástima

que no la tengo

en este momento aquí,

porque me encantaría, pues

escucharla tocar la guitarra,

rasgando sus cuerdas

con sus uñas rojo cereza.

cantando esa canción,

como cuando era chiquita.

tan hermosa.

tanto recuerdo.

pero no entiendo por qué dejó

la guitarra ahí

junto conmigo en la casa hogar.

yolanda: porque te gustaba

mucho, chiquita.

¿te acuerdas cuando te cantaba?

ana: claro.

yolanda: ♪ si sientes frío ♪

¿te acuerdas?

¿ya ves, hija?

ana: es que me acuerdo yo

mucho de esa canción,

de la guitarra, de--

de tus manos tocándola.

nunca se te descarameló nada

y tengo el único recuerdo de ti

perfecta, siempre, claro,

sin sus anillos.

pero este rojo cereza,

tocando la guitarra.

yolanda: sí, desde entonces

me ha gustado este color

de uñas.

ana: nunca se lo pude ver

igual a nadie.

isabela: mamá, ¿qué haces

con ana?

yolanda: anita y yo nos acabamos

de dar cuenta...

¿te acuerdas que te conté

que yo tuve otra hija, isabela?

isabela: sí, sí,

¿y qué con eso?

yolanda: fue una niña

a la que le puse anita.

isabela: ay, no.

yolanda: ana, ana es mi hija,

isabela.

ana: sí, sí.

isabela: no.

yolanda: es tu hermanita.

ana: no, no, no.

yolanda: isabela, isabela.

ana: isabela, hermana.

isabela, levántate.

¿no la quiere tocar?

vamos por cachitos a ver.

peor es nada, mi hijo.

buzo caperuzo.

ya sé en inglés,

"taka taka" en japonés

y hasta "oui oui" en francés.

ay, qué padre.

el horno no está para bollos,

johnny.

no tengo lana,

pero pago por ver, mamacita.

ajijo.

pues ya me cachó con las manos

en la masa,

más bien con la trompa.

esto está cañón, ¿no?

pero ¿qué?

¿cómo la ves desde ahí o qué?

pues ahí es donde torció

el rabo la puerca.

nada más sí controla

los elotes, hija.

respira, respira,

"take it easy, take it easy".

¿me están echando montón?

Cargando Playlist...