null: nullpx
Cargando Video...

Mi Corazón Es Tuyo Capítulo 59

28 Abr 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

[música]

>> ♪ si sientes frío

y hay mucha niebla

si las estrellas... ♪

>> ¡mamá!

>> ♪ si mi princesa

perdió su castillo

jugando en la arena

solo recuerda

yo voy contigo

te abrazaré

cuando te sientas sola

te ense-- ♪

¿y a ti qué se te perdió?

¿por qué te me quedas viendo

como si hubieras visto

al fantasma de pedro infante?

ana: no...

no era mi intención molestarla,

señora.

con permiso.

>> ¿y ahora?

¿qué mosca le picó

a esta muchachita?

>> chiquita hermosa.

[jadea]

fanny: ¡no!

>> ¿por qué no?

fanny: porque no.

no, ya te dije que no quiero.

>> pero si no ha pasado nada,

fanny.

fanny: sí,

pero yo me imaginé otra cosa,

pensé que iba a ser diferente

y--

>> ¿llevo tiempo trabajándote

para esto, eh?

¿a qué viniste entonces?

fanny: exactamente

no sé a qué vine, gustavo,

eres un tipejo.

gustavo: ¡mojigata!

fanny: alicia, "sis".

alicia, despiértate.

alicia: ¿qué onda, fanny?

¿qué hora es?

¿por qué--por qué tienes

fotos de gustavo y corazones

que dicen a y g?

alicia: ¿qué tiene?

gustavo me gusta.

¿no crees que me haga caso?

fanny: gustavo

te lleva cinco años.

alicia: ¿y eso qué?

ya voy a cumplir 15,

gustavo prometió que 5 p

iba a estar en la fiesta.

fanny: hermana, mira, yo conozco

a gustavo desde hace mucho

tiempo, de hecho salí con él.

alicia: ¿en serio?

fanny: me lastimó muy cañón.

alicia: a mí

no me va a lastimar.

alicia: ¿le has dicho

que te gusta?

alicia: ay, no, obvio no,

no sabe que lo amo, lo amo.

>> quedé de ver a fanny

a las nueve en el club hípico.

isabela: no me has dicho

qué está pasando

entre fanny y tú, me dijiste

que era parte de tu estrategia.

>> así es.

isabela: ay, ¿por qué

no me cuentas tus planes?

>> porque te enamoraste

de fernando, isabela.

isabela: pues, sí,

pero a veces lo aborrezco.

lo único que sé

es que le quieres hacer daño.

>> ¿ya entiendes

el conflicto de intereses?

isabela: en algunas ocasiones

yo también le quiero hacer daño.

sobre todo cuando mira

a la maldita nana naca

de la forma en la que la mira.

¿que no ves que estamos

en el mismo barco, cariño?

>> [ríe] no, no, no,

no estoy muy seguro de eso.

isabela: además,

no se necesita ser brillante

para darse cuenta de que quieres

destruir a fernando

y estás seduciendo a su hija.

>> qué bueno

que ya lo sabes todo.

isabela: ¿por qué

no me cuentas más?

>> ya tengo un plan, isabela.

relájate.

>> ¿ya puedo salir?

ambos: ¡no!

>> por eso decía que mejor no.

jenny: mira, la verdad es

que eso que me dices no es razón

para que no nos casemos.

es café en polvo.

nicolás: sí.

¿cómo no va a importar, jenny,

si tener una familia

es tu ilusión?

jenny: mira, durante

mucho tiempo me hice a la idea

de que no podía tener hijos

y mi ilusión...

se volvió a estar al lado

del hombre más maravilloso.

nicolás: sí, amor,

pero a la larga,

después de que pasen

algunos años y tú no cumplas

con tu sueño de ser madre,

van a venir los problemas.

jenny: ¿por qué siempre

ves un futuro tan feo?

hay que vivir el presente.

nicolás: sí, lo sé, pero pienso

en todo eso, porque...

¿sabes por qué?

porque te amo.

jenny: pues,

yo tengo una solución real.

nicolás: ¿sí?

jenny: yo ya no tengo matriz...

pero el doctor

me dejó un ovario.

eso significa

que produzco óvulos.

yo tampoco te dije

que estuve investigando

un tema de actualidad.

nicolás: ¿sí?

¿a qué te refieres?

jenny: pues, que la solución

es mi óvulo,

tus espermatozoides...

y una madre sustituta.

>> enrique.

enrique: ¿cómo estás?

>> bien, bien, no sabía

que también vivías acá.

enrique: ay, ¿cómo ves?

>> pues, qué coincidencia.

enrique: [ríe] sí, bueno,

te dejo, me tengo que ir,

mucho gusto de verte.

>> igualmente, cualquier cosa,

aquí está tu casa, eh.

lo que se ofrezca.

enrique: gracias, gracias.

isabela: [suspira]

>> listo, aquí está,

que alicia se lo pruebe

lo antes posible, por favor,

por si hay que hacerle

algún arreglo.

isabela: sí, claro que sí,

muchas gracias.

>> con permiso, buenas tardes.

isabela: con este vestido,

me termino de ganar

a esa babosa.

alicia: ay, ya, fanny,

deja de tirarme rollos.

fanny: es que deberías fijarte

en niños de tu edad, alicia.

alicia: claro que no,

todos son tontos e inmaduros.

fanny: alicia, te lo pido

de favor, aléjate de gustavo.

[celular]

alicia: ¿quién es? ¿león?

fanny: no, es enrique.

alicia: ¿enrique, el señor

que trabaja con mi papá?

fanny: sí, vamos a ir al hípico.

luego hablamos y hazme caso.

alicia: bueno, hoy es mi fiesta

y estoy muy emocionada

de ver a gustavo,

gustavo, gustavo.

fanny: ay, hermanita.

>> pa, nosotros hemos estado

ensayando desde hace un buen,

¿sí?

>> es cierto.

luz: pa, tenemos que bailar

todos pa-re-ji-tos.

ana: o sea, nos hace falta

el nando y la fannis, eso sí.

fernando: ¿y en serio

quieren que yo baile?

>> sí.

>> papá, no te vayas a romper

el pie, eh.

>> igual te cansas,

porque ya estás gran-de.

fernando: o sea, me están

diciendo viejito, ¿no?

>> sí.

fernando: ¿viejito?

ahorita les enseño.

música, venga, yo te sigo.

>> ok, perfecto.

cinco, seis, siete, ocho,

y abrimos con el pie derecho,

¿ok?

fernando: pie derecho.

>> cierro con los dos

y abro con los dos.

fernando: correcto.

>> manos cerradas en puño.

fernando: en puño.

ana: eso es bien difícil

hacerlo todo junto la verdad.

>> pie derecho.

ambos: dos, tres--

>> y salto en el cuatro,

en el cuatro hay que saltar,

¿va?

fernando: vas.

>> sí, pero normal, ¿ok?

uno, dos, tres, cuatro.

ana: ¡bravo, don fernando!

>> exactamente, exactamente.

todos: [hablan a la vez]

fernando: hijo, de veras,

mira, aunque

nunca los he visto bailar,

yo sé que ustedes lo van a hacer

mucho mejor que yo, nada más--

todos: no, no, no, no.

fernando: me duelen

las rodillas, las coyunturas--

ana: yo tengo unas pastillas

de cartílago de pollo

que le voy a pasar.

fernando: déjalo, anita, déjalo,

en la noche,

de veras, en la noche.

ana: bueno, está bien.

órale, cinco, seis, siete, ocho.

>> abro, cierro.

enrique: ¡bravo, fanny!

toda una amazona.

¡bravo! ¡muy bien!

[música]

[música]

>> yo confiaba en esa lana,

hijo, ya debemos en el mercado,

al de la longaniza,

al de las tortillas.

>> y la méndiga vieja

hija de su madeja

pues se esgulló

con toda la lana.

león: ¿cómo que se esgulló?

>> pues sí, mi hijo, ella estaba

administrando la de la tanda

y se esfumó.

león: pero ¿adónde, mamá?

>> pues ¿ves? ahí está el pedal,

leoncito, pues hazle de cuenta

que la tierra se la tragó

y pues--

es mucha lana, hijo,

y pues para colmo

estamos bien endrogados.

fanny: listo.

[relincha]

ambos: oh...

enrique: qué bonito.

fanny: [ríe]

enrique: ¿te lo puedes llevar,

por favor?

a ver, yo te ayudo.

alicia: no, yo sé bajarme sola,

gracias.

enrique: lo sé, pero yo soy

un caballero.

fanny: bueno, listo, gracias.

estuvo increíble

la práctica, ¿no?

enrique: mm, estuvo muy bien,

y ahora es el momento

de tu regalo.

fanny: ¿regalo?

enrique: sí, mandé traer

algo especial para ti.

fanny: ay, ¿cómo?

enrique: es para ti,

¿no es hermoso?

fanny: está superbonito, pero

no lo puedo aceptar, enrique.

enrique: yo ya no puedo montar

por mi lesión en la espalda,

pero así puedo compartir contigo

mi pasión por los caballos.

fanny: es un gran detalle, pero

un caballo no es cualquier cosa,

en serio no lo puedo aceptar.

enrique: qué lástima.

lo hacía por el cariño

que le tengo a tu familia.

fanny: bueno,

ya me tengo que ir,

porque son los 15 de alicia

y quedé de ayudar a arreglarla.

enrique: ah, sus 15 años,

claro, sí.

fanny: sí, por cierto,

estás superinvitado,

eh, es en el palace, un antro.

enrique: ahí estaré.

fanny: bueno, gracias por todo.

"bye".

enrique: "bye".

¿por cuánto tiempo lo rentaste?

>> por una hora, señor.

enrique: media hora era,

no necesitábamos tanto, toma.

>> vámonos.

enrique: perfecto,

sabía que no lo iba a aceptar.

[sirena]

nando: mi amor.

soy yo, nando.

>> ¿qué haces aquí?

nando: te vine a ver.

>> yo no quiero verte, nando.

nando: ¿por qué?

>> porque me traicionaste.

porque por tu culpa estoy

encerrada en este maldito lugar.

alicia: ¿cómo me veo?

isabela: espectacular.

alicia: ¿de verdad?

fanny: sí, te ves superlinda,

perfecta, preciosa y así.

[ríe]

isabela: ay, sí, te ves hermosa.

ana: llegó el gran momento,

lucecita.

luz: sí, qué emoción.

ana: seguramente que la lichis

no encontró qué ponerse y va

a estar feliz cuando vea esto.

luz: sí, ¿y si no le queda

nuestro vestido?

ana: mana, le hacemos

los arreglos de volón pin pon,

vente.

isabela: el vestido te queda

perfecto, alicia, divino.

fanny: sí, la neta sí, hermana,

te ves guapísima, además

es de súper marca, ¿verdad?

isabela: ah, bueno,

de un famosísimo diseñador,

mira nada más la tela.

bueno, es que la caída

me fascina, te ves hermosa.

alicia: mil gracias, isabela,

me encanta mi vestido,

es el mejor que pude tener.

isabela: qué bueno que te gustó.

alicia: pero ¿seguras

que no me veo gorda?

isabela: claro que no,

si te ves "hemosa", bonita.

luz: ana, ¿no le vas a dar

el vestido a mi hermana?

ana: corazón, ¿ya la viste?

no creo que le guste este.

luz: ¿por?

ana: ¿es que no acabas de verla?

tiene su vestido como bien así,

bien así plisado--

luz: es más bonito el nuestro.

ana: yo siento que sí, mana,

pero...

es que el otro tiene...

¿sí te vienes mejor conmigo,

mana, por fa?

nando: aquí te van a ayudar,

mi amor.

>> eso crees.

nando: aquí, aquí

te están viendo médicos--

>> ¿crees que voy a estar mejor

en este maldito lugar?

nando: es que es nada más

en lo que estás mejor.

>> tú no has entendido,

nunca voy a estar mejor, nando.

nando: no digas eso, jime.

yo creo que--

jimena: mira, lárgate, nando,

¡lárgate! ¡no quiero volver

a verte nunca, lárgate!

¿no me estás oyendo?

¡lárgate! ¡enfermera, enfermera,

quiero que se vaya, por favor!

¡vete, nando, vete!

>> es mejor no alterar

a la paciente,

le pido que me acompañe.

jimena: lárgate, nando.

>> adelante.

jimena: lárgate.

alicia: ¿creen que le guste

a gustavo?

fanny: alicia, ¿de qué sirve

que yo haya hablado contigo?

isabela: claro que le vas

a gustar a gustavo.

fanny: isabela, ¿sabías

que yo salía con gustavo?

isabela: ah, no, no lo sabía.

fanny: y además es cinco años

mayor que alicia, o sea,

no puedes estar de acuerdo

que mi hermana ande con él.

alicia: no ando con él, fanny,

todavía, pero hoy lo voy

a conquistar.

fanny: si te vas a poner

en ese plan, yo voy a hablar

muy seriamente con él.

alicia: no, si le dices algo

a gustavo, yo te dejo de hablar.

fanny: alicia--

isabela: ay, ya, fanny,

¿a poco no hay otra solución?

gustavo solamente

es un amor platónico.

fanny: es un amor imposible.

alicia: estás celosa.

fanny: ¿qué?

a ver, neto, alicia--

isabela: ay, pues es que sí,

porque deberías de ayudarla.

fanny: ya voy, papá.

sí.

alicia--

alicia: ¿no lo vas a hacer,

verdad?

fernando: fanny.

fanny: ya voy.

fernando: ¿este es el vestido

que vas a usar para la fiesta?

alicia: sí, ¿te gusta?

isa me ayudó a escogerlo.

fernando: te ves preciosa, hija.

fanny: ¿qué onda, pa?

fernando: voy.

te pareces tanto a tu mamá.

pero tanto, mi amor,

estás hermosa,

estás hermosa, mi amor.

[música]

[música]

ana: pues, es que ahora

no lo entiendes, corazón,

pero es que este vestido pues,

¿cómo va a competir

con el de marca finísima

que le compró la isabela?

luz: ¿por qué?

ana: porque es que este vestido,

mana, es como...

es como de mis rumbos, ¿sabes?

o sea, yo seguí un catálogo

que traje desde mi casa, mana,

o sea, este es un vestido

que yo hubiese usado en mis 15

y ya pasó un chorrisísimo

de tiempo y...

o sea, no está a la moda,

pues, ¿me explico?

luz: pero entonces,

¿por qué estás tan triste, ana?

ana: no, si no estoy

tan tristísima.

luz: no estés triste, ana.

ana: ay, tan bruta,

mana tan bruta.

fernando: isabela me lo dijo.

fanny: ¿y no has hablado

con alicia?

fernando: no, no,

estoy seguro que solamente

es un amor platónico,

amor, algo pasajero.

fanny: ay, papá, pues ojalá.

bueno, ¿para qué

querías hablar conmigo?

fernando: bueno, es sobre

la sorpresa para alicia,

¿tienen que ensayar, no?

fanny: ¿tienen?

fernando: sí.

fanny: ¿y tú?

fernando: ¿yo?

fanny: sí, ¿no vas a bailar

con nosotros?

fernando: no, hija,

yo creo que no, no.

fanny: papá, obvio sí

tienes que bailar con nosotros.

fernando: no, claro que no,

por supuesto que no, mi amor.

fanny: bueno, eso ya lo veremos.

ana: o sea, de que sí tenía

la ilusión de regalarle algo a

la lichis, sí tenía la ilusión,

porque finalmente

quién se lo hizo, o sea, tú

y luego yo y también los clones,

¿que no?

luz: sí, nos costó

muchísimo dinero.

ana: muchísimo, mana

ya ni me digas, porque luego,

¿adónde lo voy a revender

o cómo le vamos a hacer?

pero bueno, es que yo tampoco

es que soy fina o que sé

de cosas caras, mana,

es que tú me hubieses ayudado,

¿no te estuve pregunte

y pregunte y pregunte--?

>> [llaman a la puerta]

fanny: tercera llamada,

tercera llamada,

¡vamos a ensayar!

luz: ¡sí!

fernando: ven, mi amor,

a echarle muchas ganas.

tiene que salir padrísimo.

luz: sí, va a salir hermoso.

fernando: así es, vámonos.

fanny: ana--

ana: ¿eh?

fanny: ¿qué tienes?

ana: nada.

fanny: ¿estás bien?

ana: sí, mana sí estoy bien,

gracias, o bueno, no,

o bueno, maso.

fanny: ¿sí?

¿y esto es tuyo?

ana: no, fannis, se lo hicimos

tus hermanitos y yo,

menos el sebas,

a la lichis para sus 15.

fanny: ¿y por qué no se lo das?

ana: ah, pues porque como está

feliz con el que le compró

isabela, como bien dices tú

es bien finísimo, es bien así

bien "nice" y bien así de las--

fanny: ay, ana, pero este

tiene valor sentimental--

ana: si lo dices porque tengo

mis lágrimas en mi cara,

sí, sí, tantito, mana.

fernando: ¿vienen?

ana: sí, señor, ahí vamos,

mire cómo voy.

fanny: ana, a ver, espérate,

no te sientas conmigo, en serio,

este está superbonito y--

ana: sí, sí, sí,

pero no te preocupes, mana,

se me pasa, no importa,

yo te quiero, amiga.

fanny: yo también, ya, en serio.

jenny: tú eres

un hombre maravilloso,

eres varonil, encantador,

caballeroso...

eres mi príncipe azul.

nicolás: bueno, más bien

el abuelo del príncipe.

jenny: no, no digas eso.

nicolás: sí.

jenny: no.

para el amor no hay edad.

si queda mucho o poco tiempo

no importa,

porque lo que importa es...

es que te amo como a nadie

en el mundo y que tú y yo

vamos a ser

muy, pero muy felices.

nicolás: perdóname.

jenny: eres un tonto.

no tengo nada que perdonarte.

tú eres, tú eres mi amor,

eres mi vida.

nicolás: jennifer, te amo.

jenny: sí, yo también.

enrique: fernando

sigue muy ocupado

con sus asuntos personales.

>> entonces,

tu plan ya está en marcha.

enrique: por supuesto, pero...

no sé si sea suficiente.

>> ¿a qué te refieres?

enrique: necesitamos algo...

un golpe contundente,

algo que exponga

a fernando lascuráin,

que demuestre que su integridad

y su rectitud son una pantalla.

>> ¿un escándalo?

enrique: y tengo

un motivo ideal.

[música]

todos: cinco, seis,

siete, ocho.

luz: basta, basta, basta.

ana: sí, basta, pausa, sí, sí,

ya hay que descansar,

estoy muerta.

ambos: nosotros también.

>> ¿ya se les acabó

la pila o qué?

ana: es que no es lo mismo

los tres mosqueteros

que diez años después, padre,

¿verdad?

fanny: a ver, ana, a mí

ni me incluyas, porque yo

todavía tengo toda la pila.

ana: gracias, amiga--

fernando: les está saliendo

muy bien, los felicito,

perfecto, ¡venga!

¡otra vez!

fanny: a ver, papá, hazlo tú.

o sea, tú deberías estar aquí

con nosotros.

fernando: hija, hija, hija,

yo tengo dos pies izquierdos,

¿de acuerdo?

luz: ¿en serio? ¿cómo le haces?

ana: no, no, así se dice

cuando disque no saben bailar,

pero eso no es cierto.

[celular]

es el mío, es el mío, es el mío.

luz: ¿quién es, ana?

ana: es de la oficina

de adonde buscan a mi mamá,

espérame tantito.

bueno.

>> hola, ana, ¿cómo estás?

habla olivia.

ana: ¿olivia?

oye, pero lulú qué--

olivia: yo sustituí a lulú

en el despacho--

ana: bueno, luego pregunto bien,

perdón, ¿me hablabas para--?

olivia: no, aún no, ana,

te hablo, porque desde hace días

quería comentarte algo.

ana: eh--

olivia: ¿tú conoces a un tal

diego lascuráin?

ana: sí, sí, es mi novio.

olivia: ah, es que vino a verme.

ana: ¿para?

olivia: pues, para preguntarme

sobre nuestra investigación,

me dijo que está decidido

a encontrar a tu mamá.

ana: pues, mucho gusto, olivia.

bruno: don fernando, perdón.

fernando: bruno, ¿qué pasa?

bruno: lo busca el joven león.

fernando: ¿a mí o a fanny?

bruno: preguntó por usted,

señor.

fernando: bien, pásalo

a la biblioteca, por favor.

bruno: a la orden, don fernando.

león: mucho gusto, fanny.

fanny: igualmente, león.

bruno: joven león, señor.

joven león.

[carraspea]

que pase usted

a la biblioteca, por favor.

león: sí, claro.

bruno: ¿se le ofrece

algo de tomar, joven?

león: no, gracias, bruno.

fanny: papá, es que yo no quiero

hablar con león.

fernando: hija, de acuerdo,

pero seguramente

viene a verte a ti.

fanny: creo que además de eso,

quiere ver lo de su trabajo.

fernando: bueno, debe estar

desesperado.

todos: abro, cierro,

tres, cuatro--

ana: ay, perdón,

perdón interrumpirlos

justo en ese momento,

pero es que ya sé

que no somos todos los que son

ni están todos los que debiesen

estar, pero les tengo algo

que decir, así que vénganse.

siéntense, por favor.

es que les tengo que contar

que hace bien poquito,

pues, su tío diego

me pidió que fuéramos novios.

fanny: ana, ¿y qué le dijiste?

hasta acá escuché.

ana: eres bien de esas--bien

con tu oído bien biónico.

fanny: [ríe]

ana: pues le dije que...

¡!ue sí!

todos: ¡ah!

ana: sí, que le iba a dar

una oportunidad y pues,

yo quería decírselo a ustedes

en sus ojos, en su cara,

en sus narices, en sus frentes,

en todos lados.

fanny: ay, qué padre, ana,

me da muchísimo gusto, en serio.

ana: qué padre, muchas gracias.

luz: ana.

ana: dime.

luz: ¿y mi papá?

ana: tu papá pues...

él ya está casado, mana

además eso ya pasó

a la historia, ¿verdad?

>> ¿y por qué?

>> ya no lo quieres, ¿verdad?

ana: no, o sea, sí lo quiero,

lo estimo, lo respeto--

>> o sea, al que ahorita quieres

es a mi tío, o no entiendo.

ana: o sea, lo estoy empezando

a querer y calmantes montes,

alicantes pintos, pájaros

cantantes, porque si no, no vas

a entender nada igual que yo.

luz: ¿y mi tío te quiere?

ana: mana..

>> y si te casas con él,

vamos a tener sobrinos.

fanny: a ver, ya, es que

muchas preguntas, pobre ana,

la están atosigando muy cañón.

ana: bueno, pues yo nomás

les quería decir a ustedes

que pues ya soy novia de su tío

y colorín colorado,

este cuento se ha acabado,

¿y qué les parece?

fanny: pues, a mí me parece

que está perfecto, la verdad

es que te mereces ser feliz.

>> pero lo que no queremos

es que nunca, nunca, nunca

te vayas de esta casa.

luz: ¿ni aunque te cases

con mi tío?

ana: yo no me pienso casar,

o sea, no sé por qué cielo

y mortaja del cielo baja,

pero yo nunca,

nunca, nunca me voy a ir

de aquí.

todos: bolita, bolita--

ana: no, bolita no, bolita no.

todo: ¡ah!

[música]

fanny: los dos sabemos

que jimena está enferma,

está mal,

te puede arrastrar

y eso me preocupa.

nando: ¿arrastrar adónde?

>> al abismo.

ana: y yo tampoco quiero

que jimena sea tu hoyo negro

que acabe con tu luz.

fernando: jimena no está bien,

hijo, y también eso me preocupa.

ana: y la cosa ya se salió

de control, nando, entiéndelo.

tú no la puedes salvar.

nando: el amor lo puede todo,

ana.

jimena: yo no merezco tu amor,

nando, no lo merezco. [llora]

león: la última vez

que hablamos,

le dije que iba a renunciar,

porque le había fallado a usted,

porque le rompí el corazón

a fanny.

no tenía cara para verlo, señor.

pero ahora, sé qué es

lo que tengo que hacer...

[suspira] necesito regresar

a trabajar a su empresa, señor.

fanny: ¿cómo lo quieres?

¿suelto o con un chunguito

tipo así recogido?

alicia: ¿ya no estás enojada

conmigo?

fanny: no me enojé contigo,

"sis", lo único que quiero

es protegerte.

alicia: ay, fanny,

pero yo quiero crecer,

quiero ser una mujer.

fanny: es que el problema

es que gustavo

está muy grande para ti,

además no te lo recomiendo,

te lo digo por experiencia.

¿quieres que te lo enchine?

alicia: sí, por fa, ¿y por qué

no me recomiendas a...

gustavo?

fanny: alicia, confía en mí,

yo también tuve tu edad

y tienes que aceptar quién eres.

alicia: ¿quién soy? ¿qué soy?

no soy una niña que juega

a las muñecas ni soy una chava

como tú, estoy a la mitad,

como un renacuajo.

fanny: ay, no,

no eres un renacuajo

y créeme que te entiendo

perfecto, pero es que

no puedes acelerar las cosas.

ana: [grita] ¡yo abro, yo abro!

ya llegué, ya llegué, ya llegué.

diego: hola.

guau, pues, cómo no me voy

a enamorar de esa sonrisa.

ana: muchas gracias, diego.

de verdad, gracias.

diego: ¿gracias?

ana: sí, gracias de todo,

todo, todo, toditito.

gracias.

león: yo sé que no lo merezco,

señor, y me da mucha vergüenza,

pero en mi casa las cosas

cada vez están peor y...

no quiero quedarme

de brazos cruzados, señor.

fernando: mira, león,

no te disculpo

por lo que le hiciste a fanny.

león: señor,

¿me cree si le digo

que la sigo amando?

fernando: sí, te creo,

pero debes asumir tu error.

[suspira] yo sé lo que es

quedarse viudo y con hijos,

león, cuentas con el trabajo

que antes tenías.

bueno, ya veremos si después

puedo subirte de escalafón.

león: muchísimas gracias,

señor.

es usted una gran persona.

muchas gracias.

ana: mira nada más,

están bien preciosas.

¿por qué no me dijiste nada,

diego?

diego: porque la otra vez

que te quise ayudar

salí bien raspado.

ana: ay, ya sé, ya sé, ya sé,

es que soy bien así,

pero es que el tema de mi mamá

pues, es otra cosa.

diego: por eso quería ver

tu guitarra, ana.

ana: ¿por qué la guitarra?

diego: porque podemos rastrear

adónde se compró.

ana: caray, ¿y a poco se puede

rastrear después de treinta

y así, de poquitos años?

diego: mira, es una pista,

mi amor.

ana: ¿sí, en serio?

pero ¿tú crees que sirva?

diego: yo sé que es

tu máxima ilusión.

ana: sí lo es, sí lo es.

diego: y voy a hacer

todo lo posible

para cumplírtelo, ¿ok?

ana: ay, diego...

es que tú también eres como,

como bien así, bien tierno.

león: ah, señor, ¿cree que fanny

quiera hablar conmigo?

fernando: [carraspea]

voy a preguntarle.

fernando: hola, ana.

ana: ¿qué hubo?

fernando: ana, ¿puedes subir

y ver si fanny

quiere hablar con león?

ana: que fanny quiere hablar

con león--

fernando: gracias.

ana: [suspira]

sí, sí, señor, no me tardo.

diego: hola, fernando.

fernando: hola.

>> ay, a ti te quería

de chiquilla.

ana: ¿a mí?

¿qué se le ofrece?

>> pintarme las uñas,

es que mira, ¿sabes qué?

que tengo pulso de mara--

y me puedo pintar toda por fuera

y quiero que tú me las pintes,

nana.

ana: sí, está bien, está bien,

está bien, nada más voy a dejar

un recado rapidísimo aquí

a este cuarto y luego

vamos a su recámara, ¿sí?

>> o sea, ¿qué? ¿qué digo?

no te tardes, ¿eh?

ana: con su con per.

>> ay, tener que estar

esperando a la servidumbre...

¿que no entienden

que soy de la realeza?

>> a ver si capto bien.

nicolás: a ver.

>> agarran espermatozoides

de usted y un óvulo de jenny

y los juntan.

nicolás: sí, bueno,

más o menos así,

o sea, hacen una fertilización

in vitro, así se llama,

así le dicen.

>> fue lo que dije, ¿no?

bruno: y luego,

al óvulo fertilizado

lo implantan en otra mujer.

nicolás: así es, muy bien.

bueno, en realidad ese bebé

tendría la información genética

de jenny y la mía.

>> claro, como quien dice,

lo único que pasa es

que una mujer presta el vientre

y ahí crece el bebito.

bruno: correcto.

nicolás: sí.

>> ay, pues, es una gran

solución, don nico.

nicolás: sí, pero el problema

es encontrar a la mujer

que nos prestara su vientre.

>> híjole, y seguro

han de cobrar una lana.

bruno: además, don nicolás,

tiene que ser alguien seguro,

muy seguro, porque ¿qué tal,

dios no lo quiera,

si la madre sustituta esa

se quiere quedar con el bebé?

nicolás: no, no,

ni dios lo quiera,

como dijiste, en un caso así

la confianza es muy importante,

muy.

>> yo me ofrezco.

nicolás: ¿tú?

>> ♪ te abrazaré

cuando te sientas sola

te enseñaré

cómo cruzar las olas

te cuidaré si estás

dormida

la lara ra ri ♪

ay, ya era hora.

ana: señora,

¿de adónde se sabe esa canción?

>> uh, ya hace muchos años

que me la sé, ¿por qué?

ana: no, pues es que...

por--lo que pasa es que no es

como muy común escucharla--

>> bueno, ¿me vas a pintar

las uñas sí o no?

ana: sí, sí, ya voy, pues,

a ver permítame.

>> y ahora, ¿qué?

>> ♪ si sientes frío

y hay mucha niebla--♪

ana: ¿es rojo cereza?

>> es rojo cereza.

ana: ¿usted de adónde es,

señora?

>> ¿no me ves el porte?

de inglaterra,

¿no ves que soy una baronesa?

ay, qué bárbara,

¿que no me ves lo najayota?

soy de ecatepec.

ana: ¿de ecatepec?

¿y a qué se dedicaba?

>> uy, hice de todo un poco.

ana: sincérese.

>> pero ¿sabes una cosa?

lo que más me dejaba

era la cantada.

no le vayas a decir a nadie.

yo cantaba en los camiones

con mi guitarrita.

ana: no.

¿usted?

>> ¿qué?

ana: no, no, no.

no puede ser.

[música]

>> ¿qué es lo que no puede ser?

ana: es que jus--

a ver, dígame algo,

yolanda, por favor,

sincérese conmigo y dígame

si usted tuvo a otra hija,

además de isabela.

yolanda: ¿cómo lo supiste?

ana: ¿sí?

¿qué pasó con la bebé?

yolanda: no quiero hablar

de eso--

ana: no, por favor, por favor,

es que es muy importante--

yolanda: no, vete, vete,

no quiero hablar de eso--

ana: se lo suplico, por favor.

necesito saber--

yolanda: sal de mi recámara.

¡sal de mi recámara!

isabela: y ahora, ¿qué te pasa?

ana: no, nada.

isabela: ¿estás bien?

ana: sí.

sí, estoy bien.

isabela: mamá.

mamá, ¿te sientes mal?

yolanda: no, hija, estoy bien.

¿me podrías pintar las uñas?

isabela: ¿qué? a ver, mamá,

te conozco muy bien

y sé que algo te pasa.

ay, ¿te hizo algo la niñera?

yolanda: ay, ¿cómo crees?

ana no hizo nada.

ay, solo me acordé de algo

que pasó hace muchos años,

pero olvídalo, ¿sí?

ándale, píntame las uñas,

parejitas, eh.

isabela: mamá, a ver, mira,

no te hagas,

estás hasta llorando,

se te están saliendo

las lágrimas, mamá.

yolanda: ay, hombre.

isabela: ya dime qué te pasa.

yolanda: traje recuerdos

de la telenovela que vi ayer,

ándale.

bruno: ahora sí, manuela,

somos todos tuyos,

a ver, dinos, ¿es en serio

lo que acabas de ofrecer?

manuela: sí,

con la diferencia de que yo

no le cobraría ni un centavo

a don nicolás.

nicolás: manuela,

eso es un gesto lindísimo,

pero no es nada fácil

embarazarse.

manuela: ay,

¿a poco usted ya lo vivió?

nicolás: ay, manuela--

bruno: manuela, qué broma.

ambos: [ríen]

manuela: lo digo completamente

en serio, yo me ofrezco

para traer al mundo a su bebito.

nicolás: manuela,

eres un ángel, sí.

obviamente tú no tendrías

que preocuparte por nada,

yo me aseguraría que tengas

el mejor cuidado disponible.

manuela: gracias, don nico,

pero también para mí es

muy importante que bruno acepte.

bruno: ¿qué? ¿yo?

manuela, pero yo todavía

no asimilo todo esto, a ver,

explícame bien, pues--

nicolás: anuela, gracias,

lo que no entiendo es por qué.

manuela: muy fácil, don nico,

gracias a usted bruno

está aquí junto a mí,

aunque se supone que es secreto,

yo adoro a bruno, señor.

nicolás: ¿secreto? [ríe]

manuela: así que si usted ayuda

a mi bruno,

yo lo quiero ayudar a usted.

los lascuráin

son mi única familia.

diego: oye, ¡qué trabajo

tan interesante, león!

león: muchas gracias, señor.

diego: ¿cómo señor?

dime diego.

mira, fernando.

fernando: me gusta, aunque

bueno, es un poco moderno.

síguete esforzando, león,

pero una vez me comentaste

que no toda la vida

te gustaría ser un mensajero.

bueno, a pesar de todo,

yo creo en tu superación.

león: gracias, señor.

diego: no, pero una avalancha.

>> tenemos que hablar

con el rey león.

diego: ¿el rey león?

>> el que era el novio de fanny.

>> que dice fanny--

>> que no puede bajar--

>> porque está muy ocupada--

>> arreglando a alicia.

diego: oigan,

¿y no han visto a ana?

ambos: no.

>> misión cumplida, pareja.

diego: bueno,

pues yo voy a buscar a ana.

con permiso.

fernando: mira, león,

si yo he aprendido algo

en este tiempo es que

no soy nadie para juzgar.

cuando lastimas el corazón

de una mujer, tienes que aceptar

que mereces su rechazo.

es lógico que ella

se porte distante contigo.

y bueno, aunque te duela

en el alma,

tienes que esperar

a que ella te pueda perdonar

por completo.

león: también nos parecemos

en eso, ¿no, señor?

fernando: sí, muchacho, sí, sí,

ambos cometimos un gran error.

pero bien,

te veo el lunes en la oficina.

león: claro que sí, señor,

ahí estaré puntualísimo.

diego: ¿qué pasa, ana,

estás bien?

ana: es que a ver, no, siéntate.

diego: ¿qué pasa?

ana: siéntate, siéntate,

es que te tengo que decir algo.

creo

que ya sé quién es mi mamá.

doña yolanda, mi hijito.

Cargando Playlist...