null: nullpx
Cargando Video...

Mi Corazón Es Tuyo Capítulo 56

23 Abr 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

>> ¿qué va a pasar

cuando la maestra

les pida sus tareas?

>> pues los va a reprobar.

[ríe]

>> órale, órale.

>> tienen cero en la tarea,

y les voy a levantar un reporte.

[ambos]: ¡maestra, no!

>> ¡no!

[ambos]: ¡por favor!

¡por favor!

>> [ríen]

>> ay, mamá, qué brillante,

qué brillante, qué brillante...

>> [tararean]

ana: es que el tema de ximena

está muy canijo, mi hijo.

no es bueno

que faltes a la escuela.

¿eso qué tiene que ver?

fanny: es que, ana, mi hermano

cree que es su responsabilidad

estar cuidando a ximena.

ana: no, camaroncito,

no, no, no, no.

está cañón, digo, también.

o sea, la niña

necesita ayuda de alguien,

pero que sepa, tú eres su novio,

no su doctor.

nando: su novio.

fanny: nando cree

que la puede salvar y así.

no se puede, nando.

nando: no, pero ¿qué tiene

eso de malo? yo la amo.

ana: ay, ¿y eso qué?

"la amo". eso trae purrún,

hijo, tú no la puedes salvar.

nando: claro que puedo,

el amor lo puede todo, ana.

>> perdón que meta mi cuchara,

pero yo tenía una tía

que tenía problemas

con la depresión.

ana: ay, qué triste historia.

nando: espera, ana.

¿y qué pasó con ella?

>> ay, pues desgraciadamente

se fue por la puerta falsa.

ay, no vaya a ser

el diablo y ximena

vaya a hacer una locura.

ana: cancela, cancela, cancela.

fanny: no, a ver, neto,

neta estoy muy preocupada.

ximena lleva dos días encerrada

en mi cuarto sin hacer nada,

ni siquiera come.

ana: no, pues eso sí

está bastante mal.

no vaya a hacerla de malas

y lo de manuela

tenga algo de cierto,

de premonitorio, y se ponga

la bronca más difícil.

nando: ¿cómo que más difícil?

ana: si no come, ¿qué pasa?

les da algo o se enferman.

nando: bueno, ¿y entonces

qué se supone que haga?

fanny: nando, xime necesita

sus medicamentos,

y ella sabe que es un riesgo

cuando deja de tomárselos.

nando: no se los quiere tomar,

¿qué hago?

ana: a ver, pero es que

ya no tenía esta información.

¿medicamentos?

fanny: sí.

ana: no,

pues hay que convencerla.

¡órales, a convencerla!

fanny: bueno, a mí

ya se me hizo súper tarde.

ana: bueno, córrele,

mamacita, adiós.

fanny: me voy. bye, manuela.

bye, nando, y pilas.

manuela: ¡bye, fanny!

fanny: ¡gracias!

ana: ¿vamos a hablar con ximena?

>> cuando tenía los problemas

con mis tarjetas de crédito

me dijiste que no me podrías

ayudar hasta que estuvieras

en la vicepresidencia.

pues, ¿qué crees? que ya estás

en la vicepresidencia.

>> pero tú me dijiste

que fernando liquidó

esas deudas.

>> sí, pero ahora le puso límite

a mis tarjetas.

>> pensé que lo que te motivaba

a estar con fernando

era el amor.

>> a ver, no seas cínico,

¿quieres?

>> ¿estoy equivocado?

>> todo lo que planeamos

en harvard fue por dinero.

bueno, por lo menos de mi parte,

porque tú no sé

qué motivos ocultos tienes.

>> entonces quieres más dinero.

>> lo merezco,

cumplí con mi parte del plan,

y yo no puedo vivir sabiendo

que mi tarjeta tiene un límite.

es catastrófico.

>> un límite en la tarjeta.

¡uy, qué terror!

>> a ver,

deja de burlarte, idiota,

porque para mí

sí es muy importante.

>> está bien, está bien,

te voy a dar dinero,

¿estás contenta?

>> sí, sí, gracias.

>> a que soy maravilloso.

>> pero ahora falta

el otro problema.

>> ana.

isabela: no has hecho nada.

>> ¿sabes, isabela?

eres muy contradictoria.

isabela: amo a fernando,

detesto a la nana

y quiero vivir como millonaria,

¿en dónde está la contradicción?

como pienso, actúo.

ana: es que estamos

bien preocupados

porque no has comido nada, xime.

ximena: ¡no tengo hambre!

ana: sí, mamacita, lo que pasa

es que tienes que comer,

porque sino te vas a enfermar.

ximena: ¡ya estoy enferma, ana!

nando: no, pero tus medicinas

te van a ayudar.

te las tienes que tomar.

ximena: ¡no sirven para nada!

nada me va a ayudar.

ana: es que, mira,

lo que nosotros queremos

es que estés bien, xime.

ximena: ¡soy un desastre, ana!

¡mi vida es una porquería!

nando: vamos con el doctor,

por favor. porfa.

ximena: ¿para qué?

el mundo estará mejor sin mí,

nando, ¡me quiero morir!

¡me quiero morir!

ana: nena, ximena...

ximena: [llora]

>> [olfatea]

ah, esta ha de haber sido

manuela.

[ríe]

[grita]

¡jesús!

yolanda: ni por casualidad.

soy yo, mi amor, soy yolanda,

y quiero que me des un beso.

>> es que, señora, yo...

¿cómo cree usted

que yo le voy a dar un beso?

yolanda: ¿no sabes cómo?

¡yo te voy a enseñar, mi amor!

¡condenado viejo canoso!

ay, y otra vez se me fue vivo.

¡viejo miedoso!

bruno: [jadea]

[tose]

manuela: ¿qué te pasó, bruno?

ay, estás todo pálido,

así como una hoja de papel.

¿te sientes bien?

¡viste un fantasma!

bruno: peor, peor que eso.

manuela: ¡yolanda!

bruno: aquí, aquí,

manuela, aquí, aquí.

manuela: ¡ay!

fernando: después de lo que pasó

con linda y los accionistas

debemos tener mucho cuidado.

>> claro, fernando,

no hay que bajar la guardia.

fernando: sí, van a vigilarnos

con lupa.

>> a propósito,

tengo la propuesta

del desarrollo

de los nuevos productos.

fernando: ¿nuevos productos?

>> no es por darle

la razón a linda,

pero no nos vendría mal

algo nuevo para arriesgarnos,

desde luego cuidando

cada detalle, con la prudencia

que caracteriza a este mandato.

[teléfono]

fernando: perdón.

dime, betty.

dile que pase.

enrique, discúlpame, es ana.

enrique: claro, claro.

fernando, tú no te preocupes

por este proyecto,

yo me puedo hacer cargo.

tú resuelve

tus asuntos personales.

fernando: de acuerdo,

solamente necesito

que me mantengas al tanto

de todo, por favor.

enrique: claro que sí.

ana: buenas. buenos días.

enrique: hola, qué gusto verte.

los dejo.

fernando: ¿qué pasa, ana?

ana: eh, perdón que lo moleste,

señor, pero es que...

fernando: ¿pasó algo

con mis hijos?

ana: no, no, con los niños nada.

no precisamente,

lo que pasa es que estoy...

pues estoy preocupada

por la bronca de ximena.

fernando: ¿pasa algo?

ana: no, no...

sí, pero no.

o sea, puede pasar

en cualquier momento, señor.

es que yo tengo miedo

de que estalle la bomba,

don fernando.

manuela: entonces don nicolás

te sacó del tambo.

bruno: sí, manuela,

me detuvieron

porque iba muy rápido,

como piloto de carreras,

como piloto de carreras.

manuela: ¿ah, sí? ¿y por qué

tenías prisa, bombón?

bruno: perdón, manuela,

pero eso no te lo voy a decir.

manuela: ay, qué coraje.

de verdad no hay forma

de sacarte la sopa, ¿verdad?

bruno: no...

pero aún así

me quieres, manuela.

manuela: ay, yo no sé por qué,

pero te adoro, mi amor.

ay, un besito clandestino.

bruno: no,

un besote clandestinote

a la brunote.

fernando: no me había percatado

de lo grave

de la situación, ana.

ana: sí, y luego el problema

es que la niña hasta dejó

de tomarse sus pastillas,

porque se estaba

tomando pastillas,

y si eso sucede,

pues luego yo sé

que se ponen peor las cosas.

fernando: sí, claro,

se puede hacer daño

o hacerle daño a alguien más.

ana: exactamente, señor.

entonces ahí sí la "catombe".

fernando: hecatombe.

ana: ¡esa! entonces

yo pues sugiero, don fernando,

que hay que hacer algo,

pero de bolón pin pon, ¿no?

fernando: bueno, sí, lo primero

sería localizar a sus padres.

ana: sí, bueno,

pero la mamá dice

que siempre anda de viaje,

quién sabe si esté.

fernando: ay, dios, dios,

¿una mujer tan joven

con problemas de este tipo

y sola?

ana: sí, y en su casa.

bueno, luego broncas

que ni siquiera ella se buscó.

fernando: voy a marcarle

a mi hijo.

ana: no, espérese, espérese,

es que también

hay que hablar de él.

fernando: ¿qué pasó?

ana: lo que pasa es que el nando

pues está bien chavo, ¿no?

fernando: sí.

ana: y luego este tipo

de problemas pues obviamente

no están a su nivel,

entonces lo único

que él está haciendo

es quedarse junto a la niña,

y ahí está todo el tiempo

esperando que reaccione,

y así, pero yo digo, señor,

que hay que tomar

al toro por los cuernos,

o en este caso

a la chiva por la cholla.

fernando: a ver, perdón,

¿qué sugieres?

ana: la chiva por el tope,

o sea,

lo de la cabeza, lo de, o sea,

el psiquiatra, ¿me explico?

entrarle por su cholla,

por su cabeza,

por el tope que...

fernando: tienes razón, ana,

tienes razón. vamos a la casa.

ana: vamos a la casa.

[música]

[música]

>> ¿isabela?

fanny: ¿qué onda?,

¿se te perdió algo?

enrique: no, no, quería saber

cómo te había ido

con los diseñadores.

fanny: bien. pero me estás

observando, ¿qué onda?

enrique: bueno, es que siempre

es agradable ver a una mujer

hermosa enfrente.

fanny: ¿mujer hermosa?

[ríe]

gracias.

enrique: ¿no te consideras

bonita?

fanny: ay, normal y así.

a ver, enrique,

¿qué vas a hacer?

si te digo que sí vas a decir

que soy una sangrona.

enrique: bueno, de todos modos

tenemos mucho trabajo,

yo no debería estar hablando

contigo de tu hermosura.

fanny: bueno, pues qué raro

que tú lo digas, digo,

considerando que eres...

enrique: ¿que soy qué? ¿ruco?

fanny: no, no, no, ¿cómo crees?

enrique: considerando

que soy ruco.

fanny: a ver, yo no dije eso.

enrique: sí dijiste.

fanny: no lo dije, y a ver, ya,

tienes razón, vamos a trabajar,

que tenemos muchas cosas

que hacer.

león: no es orgullo, mamá.

>> ¿ah, no? ¿entonces?

león: a ver, te lo dije,

yo le fallé a don fernando

y por lo mismo renuncié.

>> ¡mira, león,

ya déjate de tonterías!

las chambitas que has conseguido

no te pagan ni la mitad

de lo que ganabas

como mensajero.

¡tienes un hijo, león!

¡tienes que sacarlo adelante!

león: sí, jefa, pero fanny

lo está haciendo

porque se siente culpable.

>> ¡ella te está dando

la oportunidad de regresar

a un buen trabajo!

piensa en mauricio.

león: [suspira]

tienes razón.

>> ve a hablar con don fernando.

isabela: ay, qué casualidad.

fíjate que aquí vive también

mi amiga la chiquis.

¿y tú? ¿desde cuándo vives aquí?

>> tengo dos días viviendo acá.

isabela: guau, ¿y por qué

te fuiste de la casa?

>> ya ves lo que dicen

del muerto y el arrimado.

isabela: ah, claro,

pero ¿no en la casa está ana?

>> bueno, él que no duerma

en la casa no quiere decir

que no la vea.

isabela: ¡ay!

¡estás muy enamorado!

>> ay, absolutamente.

isabela: ay, me da mucho gusto,

cuñado. pero ¿y ella?,

¿también está enamorada?

diego: todo va maravillosamente.

isabela: ¡ay!

ay, qué gusto me da,

no me digas.

diego: ¿qué crees?

ayer le pedí

que fuera mi novia.

isabela: [ríe]

¡triple felicitación!

>> ¡me dijo que sí!

isabela: ¡guau!

¡qué maravilla, cuñado!

>> gracias, cuñadita, gracias.

isabela: estoy tan segura

de que ana

y tú van a ser muy felices.

>> no, hombre,

pues yo también lo creo.

isabela: no, claro, segurísimo.

[piensa] ana y diego novios.

¡ay, por fin voy a poder

ser feliz con mi ferni!

jenny: ¡mi amor!

nico: te traje estas flores.

jenny: ay, están hermosas.

nico: girasoles para solecito.

te ves muy bien

con ese overol, solecito.

isabela: eso dicen.

[ríen]

no, no es cierto.

bueno, ya ves que dicen

que el amor es ciego.

oye, por cierto,

he estado pensando un chorro

en nuestra boda.

nico: ¿ah, sí?

isabela: pues sí, nomás que

falta un pequeño detalle.

nico: ¿qué pasa?

isabela: pues que nomás me dices

que sí, que sí,

pero no me dices cuándo.

nico: ah, claro,

pequeño detalle.

isabela: sí, pequeñísimo

detalle.

pues hay que ponerle fecha, ¿no?

nico: ¿cuándo quieres

que nos casemos,? ¿cuándo?

isabela: hoy.

nico: ¿hoy?

isabela: ¡hoy! hoy es un buen

día,

es el mejor día

de nuestras vidas.

nico: pero ¿hoy?

isabela: ¡hoy!

nico: ¡pero es que hoy...!

isabela: te estoy cotorreando.

[ríen]

isabela: mira, lo que quiero

decir es que lo más pronto

posible, amor.

nico: claro que sí, mi amor.

en un mes nos da tiempo

de preparar todo.

isabela: ¿un mes?

nico: sí, sí.

isabela: ¡feliz!

nos casamos en un mes,

nos casamos en un mes,

nos casamos en un mes...

[ríen]

jhonny: hola, florecita.

¿cómo estás?

>> muy bien, sr. don johnny,

¿y usted?

johnny: ¿cómo sr. don johnny?

¿qué pasó?

no, dime johnny a secas,

así como para agarrar

más confianza, ¿no?

>> está bien.

johnny: oye, florecita, ¿y qué,

ya me podrá recibir el patrón?

>> en un momentito más.

¿gusta tomar asiento?

johnny: sí, claro.

[silba]

hola, hola.

¿qué tal? buenas tardes.

¿y ustedes qué,

o qué, princesas?,

¿qué, también cuentan chistes,

o qué?

>> no, claro que no.

>> somos actrices.

johnny: ah, miren.

no, pues claro,

ya lo decía yo. mira nada más.

con estas caritas tan hermosas

sería mucho desperdicio

que no estuvieran

en la televisión, ¿verdad?

mira, hasta pareces

muñequita de pastel. ¡adiós!

isabela: ¡mamá! ¡mamá! ¡mamá!

¿qué pasa, fernando?

fernando: tenemos un problema

con la novia de nando.

isabela: ay, no me digas.

¿qué le pasó a tu novia, nando?

[pone voz grave]

yolanda: ¿hija?

¿llamó usted?

isabela: ay, sí, mamá.

yolanda: ¿qué pasa, hija?

isabela: una cosita, pero mejor

nos vamos a platicar al jardín.

con permiso.

nando: bueno, este es el número

de la mamá de ximena.

fernando: bien. voy a ver si

ella nos puede contactar

con el psiquiatra de su hija.

nando: [resopla]

ay, ana, no sé si estoy

haciendo lo correcto.

ana: claro que sí.

sí, nando, ximena y tú

están bien chavos y estas cosas

están bien gruesas

como para andarlas arreglando

ustedes solitos, no, no.

nando: solo quiero

que ximena se mejore.

ana: así va a ser,

así va a ser, mi hijito. ven.

fernando: fernando

lascuráin, señora.

se trata de ximena,

está pasando por un cuadro grave

de depresión: no quiere comer,

no toma los medicamentos.

estamos conscientes del problema

de ximena, por eso...

bueno, mi hijo nando

es el novio de su hija, señora.

bueno, perdón, yo no sabía

que usted no estaba en méxico.

su hija está mal.

necesitamos urgentemente

contactar al psiquiatra

de ximena y vamos,

si es posible también

la necesita a usted aquí.

nando: ¿qué pasa?

fernando: dice que ximena

siempre ha tenido crisis,

que es normal, que esperemos...

ana: ¿normal?

fernando: que es normal, eso

dice,

que esperemos que se le pase.

ana: ¿qué tal? la dizque mamá

que se carga esta pobre chamaca.

fernando: bueno, de cualquier

forma le voy a agradecer mucho

el teléfono del psiquiatra

de ximena, por favor.

sí...

dr. quesada, 59...

yolanda: ¡no!

isabela: ¡sí! ¿cómo ves, mamá?

yolanda: de pelos, hija.

isabela: ay, mamá,

no seas vulgar.

yolanda: así soy de vulgarsota

y te aguantas.

isabela: bueno, el caso es

que prácticamente

ya nos quitamos de encima a ana.

yolanda: ¿será?

isabela: ¿por qué lo dudas?

yolanda: porque aunque ana

ande con el hermano,

eso no quiere decir que fernando

haya dejado de quererla.

isabela: bueno, tú qué habilidad

tienes para echarme a perder

mi felicidad, ¿eh?

yolanda: ¿yo?

isabela: ah, no, ¿yo?

yolanda: la verdad no peca

pero incómoda, ¿verdad?

>> [resopla]

enrique: ¿salió?, ¿adónde?

>> dijo que tenía

un problema personal.

enrique: ¿tendrá que ver

con que ana ha venido a verlo?

>> no tengo idea.

con permiso.

león: buenas tardes.

enrique: ¿qué haces aquí?

león: ¿y a usted qué le importa?

enrique: soy el vicepresidente

de la empresa.

león: ah, disculpe.

enrique: ¿vas a regresar

a trabajar aquí?

león: sí.

enrique: por fanny.

déjame decirte algo, garrotero:

fanny es mucha mujer para ti.

te exijo que te alejes de ella.

[música]

[música]

enrique: ¿te quedó claro?

león: dígame algo,

señor vicepresidente:

¿por qué está tan interesado

en la vida personal

de sus empleados?

enrique: mis motivos

no son de tu incumbencia.

león: a menos de que usted

tuviera otro interés por fanny.

¿no le parece que usted

podría ser su papá?

enrique: y tú el que le carga

las maletas

o el que le lava el coche.

león: bueno, si usted se cree

tan superior como dice,

¿por qué está hablando conmigo?

enrique: es la última vez

que lo hago,

la próxima vez

no va a haber palabras.

>> hola, león. ¿estás bien?

fernando: el psiquiatra

ya viene en camino, pero me dijo

que desafortunadamente

no podemos internar a ximena

de manera involuntaria,

ella tendría que aceptar

ir a un hospital,

o por lo menos tomar nuevamente

los medicamentos.

ana: pues sí, pero es que ella

no quiere, no nos hace ni caso.

fernando: sí, sí, lo sé, ana,

lo sé.

a menos que ximena

atente contra su vida no podemos

obligarla a nada, a nada.

ana: pero oiga,

yo creo que no comer

pues es como atentar

contra su vida.

nando: además no podemos

estar esperando

a que sea demasiado tarde

y que no podemos hacer nada.

ana: no, yo voy, yo voy.

¡nando!

a ver, nando. ¡nando!

nando: es que tampoco quiero

que la internen, ana.

no me lo perdonaría.

ana: yo lo sé, mi amor,

pero tú sabes que lo que tiene

ximena es una enfermedad.

si ella deja de comer

se le baja la pila,

y si se le baja la pila

se pone peor, ¿no?

y la cosa ya se salió

de control, nando, entiéndelo.

>> ¿de verdad

no puedo hacer nada? ¿por qué

no se da cuenta que la amo?

>> a ver, ven acá.

tu amor, mi vida, yo estoy

segura que hace maravillas,

pero en este caso

no hay mucho que se pueda hacer,

porque lo que ella necesita

es ayuda profesional,

y la verdad lo que más

nos importa a tu papa y a mí

eres tú, tu bienestar.

yo no quiero

que tú también te enfermes.

no, ven acá, ven aquí.

fernando: hijo, estamos aquí

para apoyarte. ánimo.

nando: gracias, pa.

isabela: a ver,

¿por qué no puedes

reconocer que hemos

avanzado muchísimo?

yolanda: no hagas caras

y gestos,

que te vas a arrugar.

déjame decirte que con el sol

te ves como de diez años más,

por no decir de 15.

isabela: yo ya logré que ana

se fuera a dormir a su casa

todas las noches.

yolanda: a ver cuánto te dura

el gusto.

isabela: ana anda con diego.

yolanda: sí, pero ya te dije...

isabela: fíjate, mamá,

ana es muy íntegra

y todas esas cosas, ¿no?

yolanda: pero si besó

a tu marido

aquí en esta misma casa,

¿dónde está lo integra?

isabela: eso fue un accidente.

yolanda: él dice

que fue un accidente.

yolanda: mira,

lo que te quiero decir

es que si ana

ya le dijo a diego que sí,

que sí va a ser su novia,

pues difícilmente

se va a echar para atrás.

yolanda: ay, hijita,

caras vemos...

isabela: ay, no, no,

es imposible hablar contigo.

no se puede.

qué mala onda eres, mamá.

yolanda: ¿y si no hablas conmigo

con quién más vas a hablar?,

¿con el hurón?

isabela: pues yo no sé,

pero lo de diego y ana

me conviene.

diego: perdón por molestarte

otra vez, olivia.

olivia: siéntate.

diego: gracias.

olivia: ay, yo todavía no sé

si fue correcto darte los datos

del expediente de ana.

diego: mira,

te juro que lo único

que quiero es ayudarla.

fui a la casa hogar de toluca

y comprobé lo que tú me dijiste,

ana fue trasladada ahí,

y leal no es el apellido

ni de su padre ni de su madre.

fernando: las monjas

la registraron

con ese apellido.

diego: mira, olivia,

yo no soy detective,

pero mis investigaciones

por el mundo y mis reportajes

me han dado cierto instinto,

y hay algo con lo que podríamos

rastrear a la mamá de ana.

fernando: ¿con qué?

>> con la guitarra.

mira, podría tener el sello

de la tienda,

la fábrica que la hizo,

un número de serie, no sé.

podríamos descubrir

qué persona la compró.

fernando: es una buena idea.

>> eh, me gustaría hablar

yo con ximena antes de que usted

entre a verla, ¿se puede?

>> claro.

>> aquí vamos a estar, hijo.

ándale.

nando: xime...

xime, oye, es que vino un doctor

y quiere platicar contigo.

ximena: no quiero verlo.

>> bueno, entonces por favor

tómate tus medicinas.

ximena: ¡ya te dije

que no quiero!

¿qué no entiendes?

¡no me pueden obligar, nando!

nando: mira, xime,

yo entiendo que tú ahorita...

ximena: ¡tú no entiendes

nada, nando!

¡tú no entiendes nada!

[llora]

¡tú no tienes ni idea

de lo que yo siento!

¡me quiero morir!

¡me quiero morir!

¿por qué no me pueden

dejar en paz?

fernando: ximena, tranquila.

ximena: me tengo que ir, nando.

¡me tengo que ir!

¡déjenme en paz!

>> ¡no queremos hacerte daño!

¡queremos ayudarte!

ximena: ¿no entiendes?

>> le voy a inyectar

un calmante.

>> ¡no! ¡nando!

¡no dejes que me inyecte,

nando, por favor!

>> deténganla, por favor.

ximena: ¡no!

¡no, por favor! ¡no, no!

fernando: tranquila, tranquila.

ximena: ¡nando, ayúdame!

¡mi amor, ayúdame!

¡mi amor! ¡mi amor, ayúdame!

fernando: ¡nando, las piernas!

¡las piernas!

ana: ¡por favor,

ayuda a fernando!

ximena: ¡nando, ayúdame, nando!

[llora]

¡no dejes que me inyecte,

nando, por favor!

¡nando, mi amor!

¡no! ¡no!

[llora]

fernando: ya pasó, tranquila.

[chista]

ximena: nando...

isabela: ay, santo, ¿qué pasó?

yolanda: ¡santa maría!

fernando: van a internar

a ximena. vino su psiquiatra

y decidió que era lo mejor.

isabela: pero ¿y sus papás?

fernando: su madre

está fuera de méxico,

vamos a llevarla al hospital.

isabela: nando, ¿estás bien?

nando: no, isabela,

no estoy bien.

isabela: yo voy contigo,

mi amor.

fernando: vamos.

>> ¡nando! nando,

todo va a salir muy bien,

vas a ver.

nando: me siento muy mal.

bruno: ¿qué?, ¿qué?, ¿qué pasó?,

¿a quién se llevaron?

yolanda: tranquilo, mi rey,

no era nadie de la familia.

es la novia de pando.

bruno: nando. voy...

yolanda: aquí no ha pasado nada,

mi amor.

mejor hay que aprovechar

que la casa está sola.

vamos a la biblioteca.

qué hombre ni qué nada, vente.

¡condenado viejito!

¡pero vas a caer

y te va a gustar

y ya no va a haber...!

[grita]

bruno: nando, nando,

¿qué pasó con tu novia?

nando: se la van a llevar

al hospital, bruno,

porque estaba muy triste

y no se quería

tomar sus medicinas.

bruno: bueno, tranquilo,

no tengas temor,

todo va a estar bien.

don fernando,

¿no se le ofrece nada más?

fernando: irnos.

ana: no, yo sí te encargo

a los chavitos,

están por llegar de la escuela.

ahí te los encargo.

bruno: sí, ana, no te preocupes,

mi ana. ¡nando!

¡nando, vamos a rezar

por tu novia!

con cuidado, don fernando.

fernando: yo lo voy manejando,

bruno.

>> sabía que los tenía

que dar los capítulos.

jhonny: hola, preciosas.

oigan, ¿ustedes ya saben

qué le dijo la mamá

de blue demon a la del santo?

>> no.

jhonny: le dijo "felicidades",

porque era la del santo.

[ríe]

¿no está bueno?

>> sí, señor, enseguida.

ya puedes pasar...

¡johnny! ¡johnny! ¡johnny!

¡no está!

>> ¿qué, qué, qué?

>> si tuvieras un programa

de seguro lo vería.

jhonny: no, pues en esas ando,

lo que pasa

es que nada más que me reciba

el señor del prado.

el señor del prado...

¡mi cita!

¡florecita, allá voy!

[música]

[música]

>> pero ¿qué le pasó a ximena?

>> bueno, se sintió un poco mal

y se la llevaron al hospital.

ana y tu papá

también se fueron para allá.

>> ¿isabela está aquí?

bruno: no,

también se fue con ellos.

bueno, pero no se preocupen,

muchachos, no va a pasar nada,

todo va a estar bien,

tranquilos.

pero mientras tanto

quiero que se cambien de ropa

y estén readys.

ay, van a ver, van a degustar

una maravillosa y sensacional

cocina de manuela.

sebastián: ¿estás bien, bruno?

bruno: ¿cómo me ve usted,

señor sebastián?

nunca he estado mejor.

y como diría ana,

"a lo que te truje"...

>> ¡chencha!

bruno: [tararea]

guille: ¡bruno! ¡sonríe!

alex: ¡la fuerza está contigo!

>> [ríe]

[balbucea]

¡canijos niños!

guille: ¿estás segura, luz?

luz: sí, casi.

alex: hay que investigar, ¿no?

guille: ¡vamos!

luz: no hay moros

en la costa, clones.

guille: ¿segura?

luz: acuérdense que papá

y la escaldufa no están.

guille: pero puede estar

la bruja mayor.

luz: [chista]

ándele, entren, clones.

alex: revisa el baño, pareja.

guille: sí, pareja.

no hay nadie en el baño.

alex: tampoco

hay nadie ahí, nadie.

¿te acuerdas en qué cajón

metió la bruja

nuestros cuadernos, luz?

luz: sí, en este.

¡ya no están!

alex: ay, aquí hay algo.

guille: es nuestra tarea.

alex: la destruyó.

luz: ¿le van a decir a ana?

alex: no.

luz: ¿por qué?

alex: esta tiene que ser

una operación secreta.

luz: ¿qué?

alex: que si ana se entera

no nos va a dejar desquitarnos.

guille: ¡y esto

no se va a quedar así!

luz: ¿y qué van a hacer,

clones?

isabela: ¿hablaste con fanny?

bueno, ximena es su amiga, ¿no?

fernando: sí, así es.

isabela: ¿y qué es realmente

lo que le está pasando?

fernando: pues ximena

padece de bipolaridad,

y eso la lleva a un estado

de depresión clínica.

isabela: ¿y nando?

fernando: nando...

nando la quiere salvar.

está enamorado y cree

que el amor lo puede curar todo.

isabela: bueno, es un romántico

como su papá.

fernando: no,

mi hijo es un muchacho

muy sensible,

hasta frágil, diría yo.

isabela: ¿y luego?

fernando: tengo miedo, isabela,

que esto le afecte demasiado

a mi hijo.

isabela: pues sí, pero mira,

lo bueno es que ana está con él.

ay, me pregunto,

¿ana ya le habrá hablado

a tu hermano?

fernando: ¿qué tiene que ver

diego en esto?

¿por qué lo mencionas?

isabela: ay, mi amor,

a poco no sabes

que ana y diego son novios.

diego: yo también

me voy al hospital.

bruno: excelente, señor.

perfecto, muy bien.

>> oye, bruno, nada más

necesito que me digas algo.

>> ¿de qué se trata, señor?

>> ¿ana tiene su guitarra

en su casa?

>> ¿su guitarra?

sí, sí, sí,

señor, allá la tiene guardada.

es que esa guitarra

es el único recuerdo

que tiene de su madre.

yolanda: ¿cuál recuerdo?,

¿la madre de quién?

bruno: la madre de ana,

doña yolanda.

yolanda: ¿se murió?

bruno: bueno,

en realidad no se sabe.

ana fue abandonada por su madre

cuando ella era muy pequeña,

mi ana.

fernando: ¿por qué no me había

dicho nada, ana?

>> ¿por qué siempre

se la pasa asustándome?,

¿de qué?, ¿decirle qué, o qué?

fernando: que mi hermano

y usted ya son novios.

ana: ah, porque...

lo que pasa es que diego

apenas se me declaró anoche.

fernando: ¿anoche?

ana: sí, y entonces

luego nos vimos en el despacho,

pero ya estuvo lo de la bronca

de la ximena,

y pues, ¿cómo decirles?

oiga, pero usted

a mí me dijo...

fernando: a ver, no le estoy

reclamando, ana.

>> no, es que habíamos quedado

que todo entre nosotros

era meramente profesional,

entonces pues, ¿para qué

preguntarme de mi novio, verdad?

fernando: tiene razón, ana,

estuvo fuera de lugar

la pregunta, no tengo derecho

a meterme en su vida privada.

lo siento. con permiso.

>> ay, sí, "no tengo derecho

a meterme en su vida privada,

lo siento, con permiso".

¿quién los entiende a estos?

hombres...

>> ¿cómo te sientes, ximena?

ximena: ¿qué hago aquí?

>> tuviste un brote psicótico

y te trajimos aquí.

ximena: ¿dónde está nando?

>> seguramente está ahí afuera.

ximena: ¡ya no quiero

estar aquí, doctor!

¡sabe que los hospitales

me ponen muy mal!

¡por favor, doctor,

déjeme salir!

>> ¡enfermero!

ximena: ¡ya soy mayor de edad,

déjeme salir!

fernando: en verdad, ana,

prefiero que esté con los niños.

>> sí, pero es que yo creo

que nando me necesita, señor.

fernando: sí, también

la necesita alicia, sebastián,

guille, alex

y luz, así que vaya a la casa.

>> ¿me...?

¡ah! o sea, ¿sí me permite

por lo menos

despedirme del nando?

fernando: sí, le permito.

diego: ¿estás bien, fernando?

fernando: sí.

>> oye, hermano,

quería decirte que anoche...

fernando: ya sé

lo que pasó anoche, diego.

voy a ver qué pasa

con el doctor.

>> cualquier cosa

me hablas, ¿sí?

>> gracias.

>> te quiero mucho,

mucho, mucho.

>> yo también a ti, mucho.

>> y aquí estoy

de alguna manera.

con permiso.

isabela: propio.

ah, y muchas felicidades

por tu nuevo noviazgo, ana.

diego es un tipazo.

>> gracias, señora.

>> se ven muy bien juntos,

¿verdad, amor?

que les vaya bien.

león: ¡hola!

fanny: hola. y me hiciste caso

de regresar a trabajar aquí.

león: oye, pero tu papá

no está, ¿verdad?

fanny: no,

es que hubo un problema

horrible con una amiga,

un rollo.

león: al que sí me encontré

es a tu jefe.

fanny: ah, enrique.

león: bueno, pero parece

que es más que tu jefe, ¿no?

fanny: no sé

qué quieres decirme, león.

león: pues él me lo aclaró.

fanny: ¿de qué hablas?

león: a ver, fanny,

¿cuánto tiempo

pasó desde que tronamos?

fanny: no sé, pero creo

que no fue suficiente.

león: a ver,

no ha pasado ni un mes

y ya andas con un señor

que podría ser tu papá.

[música]

[música]

fanny: cada vez me alejas

más de ti, león.

nando: ¿qué estará pasando

con ximena, papá?

fernando: tú no te preocupes,

ximena está en buenas manos.

ahora lo importante

es que tú y yo

platiquemos de esto.

nando: papá, ya sé

por dónde vas,

y la verdad es que no puedo

dejar de amar a ximena,

de la misma manera

en que tú no puedes

dejar de amar a ana.

ana: ¿me dejas hacer

una llamada?

diego: claro que sí, mi amor.

ana: mi reina, ¿cómo andas?

jenny: feliz, carnalita, feliz.

ana: ¿ah, sí? ¿y eso por qué?

jenny: ¿vas a ir a chicago hoy?

ana: sí, pues tengo que ir.

jenny: ah, pues allá te platico,

porque ando bien ocupada.

ana: yo también

tengo algo que contarte.

jenny: oye, te tengo que colgar,

porque ahí viene el mero mero.

adiós, carnala.

ana: ya estás,

te veo al rato en vaquero.

ricardo: hola, jennifer.

jenny: don ricardo, ¿cómo está?

ricardo: mira,

este es el segundo día

que no viene johnny,

y por más que hayan venido

recomendados por nicolás,

no voy a tolerar

su irresponsabilidad.

¡johnny está despedido!

johnny: oye, ya, florecita,

en buena onda,

llevo horas esperándolo.

digo, ya las nachas las traigo

como paletero en bajada.

>> ay, johnny, es que

quién sabe dónde te metiste,

y pues el señor

tiene muchos compromisos.

johnny: no, pues sí.

digo, ya sé, es productor,

debe de estar bien ocupado

todos los días, pero...

>> mira, yo te dije que mejor

te cambio la cita para otro día.

johnny pero

¿para cuándo, florecita?

>> pues no sé,

la próxima semana a lo mejor.

johnny: ¿qué? florecita,

azucena, margarita, orquídea

de mi corazón, por favor,

¿no me podrá recibir aunque sea

tres minutitos ahorita?

>> es que a él le gusta

todo perfectamente organizado,

y de verdad que su agenda

está súper saturada, johnny.

johnny ah, no, no,

pues no hay bronca,

yo lo espero hasta que salga.

un poquito de loción,

porque como dice el dicho,

nadie sabe para quién se baña.

>> [tose]

>> flor, voy al foro.

johnny: señor, ¿cómo está?

>> ¿tú quién eres?

johnny: usted me citó.

>> ah, el impuntual.

johnny: señor, por favor,

mire...

>> vas a tener que hacer

otra cita.

mira, mi tiempo es muy valioso.

con permiso.

johnny: pero...

ni modo,

ese es el precio de la fama.

[suspira]

nando: oí hace rato algo,

cuando se fue ana, o sea,

que le dijiste a mi tío diego

que él ya podía andar con ana.

fernando: bueno,

no precisamente así

con esas palabras. yo le dije

que quería que fuera feliz.

nando: y ahora que sabes

que mi tío y ana son novios...

fernando: me muero de celos,

hijo.

perdón.

nando: ¿te puedo decir algo, pa?

fernando: a ver, a ver, nando,

¿de verdad quieres

que hablemos de mí?,

¿no deberíamos

estar hablando de ximena?

nando: ahorita, al rato hablamos

de mi situación, pero escúchame.

fernando: sí, está bien,

te escucho.

nando: básicamente

desde que te casaste con isabela

no te he visto sonreír

ni una sola vez, papá.

fernando: lo mismo me dijo

bruno.

nando: no hay que ser un físico

cuántico para darse cuenta

que no eres muy feliz

que digamos.

ana: se les olvidó

llevar el cuaderno

de español a los dos, ajá.

ambos: sí, ana.

>> a los dos.

ana: eso es choro,

están choreando, ¿verdad?

luz: ¿chorro?

ana: sí, o sea, de...

no, "choro". significa...

es como cuando te tiran mucho

la labia, pero cuando al final

es como mentirosa, el choro,

¿entiendes? sí, muy bien.

guille: no chorro, ana.

ana: choro.

guille: choro.

ana: así es.

alex: dejamos los cuadernos

en el cuarto, ana.

ana: ¿y tanto esfuerzo

para nada?

¿qué?

se están viendo como mucho, ¿no?

¿qué traen?

¿sabes algo, lucecita hermosa?

luz: no, nada, ana.

ana: a mí se me hace

que aquí hay gato encerrado.

¡pobre gatito!

ana: no--

fernando: hijo,

cuando eres adulto

el amor cambia.

no sé, se mediatiza.

depende de tantas

circunstancias.

ya no es tan sencillo.

nando: sí, igual y sí, supongo.

pero mira, yo que nunca

había estado enamorado

te puedo decir que...

te va a sonar algo cursi,

pero el amor es una fuerza

indestructible, algo así

como la gravedad,

igual y puedes salir al espacio

y vivir unos días sin gravedad,

pero al final

tienes que regresar

a la tierra, pa.

y honestamente, yo creo

que tu felicidad está con ana,

porque cuando estabas con ella

te reías, te divertías,

y al fin pudiste superar

el dolor por lo de mi mamá,

y ahora, bueno...

fernando: sí, sí, ya sé,

soy un viejo amargado.

nando: y es bastante buena onda

que estés pensando

en mi hermanito, no digo que no,

pero ¿qué vida

es la que estás viviendo

al lado de una mujer

que no amas?

fernando: tú sabes que me casé

para darle una familia

a tu hermano.

nando: y es muy noble

de tu parte, como te dije,

pero ¿qué le espera a ese bebé,

papá, vivir con un padre

que no es feliz, con un padre

que no pudo luchar por la mujer

que realmente ama?

[música]

Cargando Playlist...