null: nullpx
Cargando Video...

Mi Corazón Es Tuyo Capítulo 43

4 Abr 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

fernando: hijos, los amo.

nunca lo olviden,

ustedes son mi razón de existir.

los adoro.

ay, ay, ay, princesa.

¡ay!

ay, gracias, hijo.

[hablan a la vez]

fernando: ¡ay, alguien huele

a hurón!

¡fuchi!

>> ¡fuchi!

ana: o sea, de que te hablé mal,

sí, sí, te hablé mal,

y no te debí haber gritado,

porque sí te hablé bien feo,

¿verdad? pobrecito.

es que tengo un poquis de trauma

con aquello de la lana, ¿ves?

diego: ¿un poquis?

ana: poquis solamente, porque--

o sea, lo que yo no quiero

que piensen es que...

diego: sí, que andas conmigo

por interés.

ana: no ando contigo.

diego: mira, eso puede cambiar

en el momento que tú quieras.

ana: es que eso es otro tema.

el caso es que...

bueno, sí quería de todo corazón

pedirte perdón, porque...

es que tu intención fue buena,

lo hiciste con amor, pues.

diego: sí, lo hice

con todo mi amor.

pero tienes razón, hay cosas

en las que no debo intervenir.

ana: bueno, "thank yous".

gracias, pues,

para que me entiendas, gracias.

diego: es un placer.

ana: es en serio.

ay, gracias, diego,

gracias, gracias, diego.

[balbucea]

diego...

jenny: ya, juan,

deja de verme así.

johnny: ¿qué? ¿cómo? ¿qué?

jenny: no sé, como si fuera

un taco al pastor con su piña,

su cilantro...

johnny: ¿su cebollita,

su salsita roja,

su salecita y su limón?

perdón, jenny.

pues es que no sé, pero...

¿te digo una cosa?

hasta el día de hoy pues no sé,

yo no te veía como mujer.

jenny: ¿ah, no?

¿entonces qué soy, eh?

¿un camello, o qué?

johnny: no, o sea,

te veía como amiga nada más.

jenny: ¿y qué, no somos amigos?

johnny, de verdad

andas bien confundido.

no tiene nada de sentido

lo que estás diciendo.

johnny: bueno, mira, sí,

tienes razón.

mejor vamos a ver qué tiene

esa chafaldrana, ándale.

es que, ¿sabes qué?

hasta hueles rico, jenny.

jenny: juan gutiérrez,

concéntrate.

johnny: a ver, jennys,

o sea, ¿qué quieres?

tú fuiste la misma

que me dijiste que me fijara

en otra chava, ¿no?

ana: ¿y entonces cuál

te gusta, mi corazón?

luz: este.

ana: ¿este? ¿y crees

que le guste a la lichis?

luz: sí, está muy bonito,

como una princesa.

ana: sí, ¿verdad?

y además es como actual,

porque no es grande, grande,

grande, sino como...

bien, pues vamos a empezar.

¿me echas aguas?

luz: sí.

ana: le pones el seguro, ¿eh?

ok, ¿ya estás?

muy bien, muy bien,

entonces lo único

que te voy a pedir es que...

las tijeras, es lo único

que no vas a agarrar, ¿estamos?

luz: y las agujas, ana.

ana: exactamente,

ni los alfileres.

bueno, todo lo que tenga

piquito, ¿sí?

luz: sí.

ana: bueno.

[ríe]

[celular]

fanny: hola, león.

león: hola, ¿cómo estás?

fanny: pues ya sabes.

león: oye, ¿crees que nos

podamos ver hoy?

fanny: ay, ¿quieres que vaya

a tu casa?

león: pues preferiría

verte en otro lugar.

fanny: no sé, león.

león: es muy importante

que hablemos, fanny.

fanny: ¿y no me lo puedes decir

por teléfono?

león: no, fanny.

fanny: es que, ¿sabes qué?

estoy súper cansada, y la verdad

es que no sé si quiera salir.

león: bueno, entonces te hablo

al rato, ¿sí?

fanny: ok.

luz: fanny, escúchame bien:

sobre todas las cosas, te amo.

jenny: ¿quién te entiende,

johnny?

¿no que te estabas muriendo

por ana?

johnny: mira, jenny,

pues yo estuve

mucho tiempo solo en un cuartito

frío sin la luz del sol,

y pues me recetaban mis dosis

de "jabs" y de "uppers"

todos los días,

lo único que tenía era tiempo

para pensar y pensar y pensar...

jenny: ¿qué pensaste?

johnny: pues que en el fondo

lo de ana no tiene remedio.

jenny: pero ¿no me dijiste

que lo del matrimonio de don fer

te daba esperanzas?

johnny: no, no, la neta...

o sea, que ana ya no me ama.

pues la verdad es que no.

pues no hay nada que...

pues no hay nada

que yo pueda hacer,

y pues como bien dijiste,

lo de ana es una obsesión, y...

jenny: ey, johnny, ¿qué te pasa?

para tu carro.

cuando te dije que te fijaras

en otra no me refería a mí.

yo tengo novio

y tú lo sabes perfectamente.

johnny, tú y yo somos amigos...

>> ¡johnny!

jenny: mira que rápido llegan.

>> ¡johnny! ¡johnny!

¿qué onda? ¿dónde estabas?

¿qué te pasó?

bruno: [tose]

[suspira]

qué rico huele, manuela.

manuela: ¡aléjate de mí,

asesino!

bruno: ¿asesino?

yo no soy ningún asesino,

manuela.

manuela: algo está pasando,

bruno.

¿quién era ese tipo

con el que te viste

en esa bodega espantosa?

bruno: [ríe]

manuela: ay, sí.

¿cuál es el chiste?

bruno: ¿me seguiste?

manuela: ay, ¿y eso qué?

te viste con un tipo

con cara así de matón.

bruno: [ríe]

¡me caches!

eso quiere decir que manuela

se preocupa por bruno.

manuela: ay, pues claro

que me preocupo por ti,

no seas menso.

pero lo que quiero saber

es que qué es

lo que hiciste bruno.

¿por qué te vas de aquí

de repente a no sé dónde?

bruno: bueno, mira,

lo que pasa es que...

manuela: mira, ana me dijo

que te oyó hablando de dinero,

que tenías que pagar,

no sé, a alguien.

dime la verdad, bruno.

bruno: ¿ana dijo eso?

[maúlla]

manuela: [grita]

bruno: [ríe]

manuela, ¿sabes qué?

la curiosidad mató al gato.

nada más quiero que pienses

una cosa: ¿tú me creerías capaz

a mí, bruno, de hacer algo malo?

manuela: ay, pues yo la verdad

ya no sé ni qué creer, bruno.

bruno: piénsalo muy bien,

manuela.

¿confías en mí o no?

manuela: [gime]

pues no--¿o sí?

[televisión]

isabela: ay, no, pero es que,

¿cuánto tiempo lleva

con esos mocosos?

yolanda: ya, hija, cálmate.

isabela: ¡no, no! ¿sabes qué?

voy a ir a ver qué está pasando.

yolanda: ¡ey, ey, ey!

no te lo recomiendo, ¿eh?

llevas tres días casada.

¿ya quieres que te odie?

ay, por favor.

isabela: [gruñe]

¡me chocan! mocosos malditos.

fernando: se llaman decimales

periódicos, y básicamente

no tienen final, como pi.

sebas: pi.

fernando: sí, pi.

perdón, creo que todavía

no van a ver eso.

sebas: ah.

fernando: pero pi es la relación

entre la longitud de un círculo

y su diámetro.

el caso es que es un número

cuyos decimales

nunca terminan, nunca.

3.1416 y así infinitamente.

hasta el infinito, como te digo.

tan infinito como...

tan infinito como el amor

que siento por ti.

sebas: ¿por mí?

fernando: sí. además, hay gente

que ha tratado de encontrarle

un orden a ese número,

un patrón, pero bueno,

no estamos hablando de mí,

digo, de pi...

perdón, sino de los decimales.

por ejemplo, 2.5:

el decimal es el que está

a la derecha del punto.

sebas: sí.

fernando: ¿cuál?

sebas: el cinco.

fernando: el cinco.

sebas: y el dos es entero,

entonces.

fernando: exactamente,

son dos enteros y una...

isabela: ¿fernando sigue ahí?

ana: sí, señora, está con el

sebas haciendo la tarea.

isabela: a ver, ¿no se supone

que ese es tu trabajo, naca?

ana: eh, sí, nomás que...

isabela: sí, sí, ya sé, sí.

sebastián se te salió

de control.

ana: digamos que está pasando

por una crisis.

isabela: ah, entonces

tuvo que intervenir mi marido

por tu incompetencia, ¿no?

ana: ah, sí,

porque soy bien incompetente,

bien incompetente.

isabela: entonces no entiendo

para qué te tiene.

ana: sí, ¿verdad?

¿por qué será?

isabela: mucho cuidado

con tu tono de voz.

ana: por eso yo decía

que pues aquí como me está

insultando usted...

isabela: porque es la verdad.

ahora mi marido

tiene que hacer tu trabajo,

y claro, eso es mucho menos

tiempo para su esposa.

ana: ay, pobrecita.

cuánto lo siento, isabela,

de verdad.

isabela: soy la sra. lascuráin

para ti, igualada.

ana: mire, mejor dejemos

las cosas aquí. aquí explotó

una chispita y me voy como...

isabela: a mí no me vas a dejar

con la palabra en la boca.

ana: no me toques, isabela.

isabela: ¡te toco lo que se me

pega la gana! yo también

tengo muchos insultos para ti.

ana: es que me estás

apretando.

isabela: ¡vulgar,

eres lo más corriente,

gata inmunda--! [golpe]

[música]

[música]

ana: perdón, perdón.

¡no, no, no, el bebé!

isabela: has cometido

el peor error de tu vida.

ana: el bebé, el bebé,

piensa en el bebé.

se alteran, se alteran.

respiro, exhalo.

ay, ahora sí ya regaste

el tepache, ana.

¿qué hiciste? te van a correr,

te van a correr.

diosito, santo niño

de las causas difíciles,

ayúdame...

fanny: ¿ana?

ana: ¡mana!

fanny: ¿qué te pasa?

ana: ¿qué crees que me pasó?

es que no lo pude evitar,

no me pude controlar,

no puede respirar y que la vi

y cachetee a isabela, mana.

fanny: ¿qué?

ana: sí.

fanny: ¡no!

ana: sí, sí. ayúdame a rezar.

ven, ten, pide por mí.

santo niño

de las causas pérdidas.

cierra tus ojos, y pídele...

fanny: santo niño...

ana: no, no tartamudees,

mana, directo.

ambas: santo niño

de las causas perdidas....

isabela: ¡me las va a pagar,

te juro que esa maldita gata

me las va a pagar!

yolanda: le cuentas a fernando

que ese piojo resucitado

te cacheteó estoy segura--

isabela: no, no, no, mamá, no,

no la va a correr,

eso te lo aseguro.

yolanda: ¿y por qué no?

isabela: porque fernando

la necesita.

yolanda: ay, más que eso, ¿no?

sigue sintiendo algo

por ella, ¿no?

isabela: gracias, gracias

por recordármelo, mamá.

por eso, por eso es que

necesitamos pensar en algo,

en algo contundente,

en algo definitivo.

ana: es que

no me pude aguantar.

préndete una velita

en tu cuarto, ¿sí?

lo que pasa es que ya me lleva

humillando desde que llegó

y no me para de insultar, mana,

y yo llega un momento,

me agarró mi bíceps--

fanny: a ver, ana,

es que espérate,

está bien todo lo que dijo

y eso, pero no le puedes

dar una cachetada.

se va a armar un lío,

es la esposa de mi papá.

ana: que además

está embarazada, mana.

perdóname, no,

es que se me salió.

fanny: se va a armar

un problema gigante, ana.

ana: cancelo, cancelo...

fanny: cancelo, cancelo,

sí, cancelo.

ana: le va a decir seguramente

a tu papá, y entonces ahí sí,

adiós, ana.

en fin, ya regué la masa.

no, mejor, ¿sabes qué?

yo se lo voy a decir a tu papá,

porque donde esta se lo diga

va a salir corregido

y aumentado. voy y se lo digo.

fanny: sí, sí, sí, eso sí.

pero espérate, a poco mi papá

está aquí cuarto de tareas.

ana: sí, con el sebas.

ya lleva un buen, de hecho.

fanny: qué buena onda, ¿no?

está cumpliendo

lo que me dijo en el coche.

ana: ¿ah, sí?

¿qué te dijo, o qué?

fanny: que se dio cuenta

que nosotros

somos lo más importante

y que le va a echar ganas.

ana: qué bien, qué bien,

qué bien.

pues se ve que está cumpliendo

su palabra, sí,

sí lo está cumpliendo,

su palabra. le digo...

no, perdón, mamacita,

ya mis problemas nada más.

¿cómo estás, mi amor?

fanny: pues más o menos.

quería hablar

con mi papá de león.

ana: ah, no, no, no,

entonces si quieres pasa tú,

luego yo hablo con él.

fanny: no, no, no.

ana: lo mío

no es tan importante, mana.

fanny: ¿segura?

ana: sí, pásale, pásale.

oye, pero espérate,

¿qué te dijo león? ¿qué te dijo?

fanny: que quiere que hablemos.

ana: pues bien,

porque la comunicación

no te lleva a los golpes,

y yo...

fanny: ana, no creo

que sea tan bueno.

ana: ¿no?

fanny: yo siento que lo que

me va a decir es algo malo.

sino, a ver,

¿para qué tanto secreto?

nicolás: ana, ana,

por favor, ¿sabes?

necesito tu asesoría.

ana: ¿para qué soy buena, señor?

nicolás: ya habíamos hablado

de que quiero pedirle a jenny...

ana: ah, sí, sí, mucho ruido

y pocas nueces, ¿no?

nicolás: pero no tiene

nada de malo

buscar una manera bonita,

novedosa, rara, original,

para pedirle matrimonio.

ana: original...

diego: exactamente.

ana: pues sí, yo creo que no,

no tiene nada de malo.

nicolás: ayúdame, por favor.

ana: ah, ¿lo ayudo?

nicolás: sí, piensa en algo.

ana: pienso en algo.

diego: ¿tú?

ana: no, no, le ayudo yo,

yo le ayudo, yo le ayudo.

sí, yo pienso por todos.

nicolás: descansa, descansa.

ana: sí, tranquilo, tranquilo.

fanny: por un lado quiero saber

la verdad, pero me da miedo.

fernando: ¿quieres que yo

hable con él?

fanny: gracias, papá, pero no.

fernando: entonces vas a ir

a verlo.

fanny: sí. ¿tú qué piensas?

fernando: si quieres te

acompaño. me quedo en el coche.

fanny: eso estaría increíble,

papá.

muchas gracias.

fernando: por supuesto que sí.

ana: no, esa idea no, se te ve

luego luego que es bien mala.

¡ah, ya sé! ¿y si hacemos

que tus nietos participen?

nicolás: ¿mis nietos? ¿cómo?

ana: pues yo digo que ellos

van a estar muy felices

cuando se enteren de que usted

se va a volver a casar.

nicolás: pero a ver, ¿qué estás

pensando exactamente?

ana: no, exactamente no,

porque me acaba de preguntar.

digo, exactamente no,

pero yo creo que a jennifer

le va a encantar que usted

la vuelva parte de su familia.

sí me explico cómo, ¿no?

diego: claro que sí,

le va a encantar.

es una muy buena idea, viejo.

ana: pues además le podemos

preguntar a los niños

a ver qué se les ocurre,

porque ellos sí son

bien avispados, no como otros.

nicolás: bueno, pero

¿tú estás segura

que a mis siete nietos

les va a gustar

participar en este evento?

ana: ¡ay, claro!

y además yo conozco

a la jennifer

como la palma de mi mano,

le va a encantar, sí.

diego: claro que le va

a encantar--

ana: ¿tú qué sabes, pues?

isabela: ¿y adónde vas?

fernando: voy a acompañar

a fanny que va a ver a león.

isabela: ¿cómo que la vas

a acompañar?

fernando: después te cuento,

¿sí?

isabela: mi amor.

fernando: ¿sí?

isabela: perdón que me meta

en tus cosas,

pero ¿qué no contrataste

a la nana para que se haga cargo

de tus hijos?

fernando: sí, pero hay cosas

que yo debo hacer, isabela.

no me tardo.

isabela: ¡ay, maldita nana!

¡maldita nana!

¡te odio, te odio!

[grita]

luz: pero a poco

te vas a casar tan viejito.

nicolás: [ríe]

lucecita,

no hay edad para el amor.

alicia: ¿y cuándo

te vas a casar, abuelo?

nicolás: bueno, falta que la

novia me diga que sí.

luz: ¿no le has dicho?

nicolás: no, no, no, es que para

eso las necesito a ustedes.

alicia: ¿a nosotras?

nicolás: sí, sí, sí.

bueno, a ustedes

y a mis demás nietos.

a los siete los necesito.

quiero que me ayuden a pedirle

a jenny que sea mi esposa.

alicia: claro que te vamos

a ayudar, abuelo.

nicolás: ¿sí?

luz: sí. qué padre, abuelito.

diego: ¿que hiciste qué?

ana: es que no me pude

aguantar, diego.

diego: [ríe]

ana: ¿qué?

diego: ay, ana.

ana: se me va a armar, ¿verdad?

sí, pues, ¿cómo no?

qué, está muy chistoso

lo que te estoy contando?

diego: no, no, lo que pasa...

bueno, me encantas.

ana: ¿y eso qué? es en serio.

diego: directa, aguerrida,

con carácter...

ana: tardada,

llevadota, aventadota.

me van a correr de aquí

y por eso me voy a quedar

lejos de mis niños.

hay cuervos en la mazorca,

pájaros en el alambre.

no le vayas a decir a nadie

lo que te acabo de decir,

por favor.

[chista]

despista, despista.

¿qué pasó? ¿qué pasó?

fanny: nada.

voy a hablar con león

y mi papá me va a acompañar.

ana: vientos, vientos,

muy bien, vientos.

fanny: ana, ¿puedes venir

tú también, please?

es que te necesito.

ana: ah, no, si hablas así

pues clarín, para eso estamos.

nomás voy por mi bolsa

y acuesto de bolón a los niños,

no me tardo.

fernando: no te preocupes,

ya le di

las buenas noches a los niños

y mi padre está con las niñas.

ana: ah, pues entonces

para luego es tarde.

lo que tenga que tronar,

que truene.

espérenme, no me tardo.

yolanda: ¡ana!

ana: ¿sí?

yolanda: ya me dijo mi hija

lo que pasó hace rato.

quiero decirte algo, ana:

si te metes con mi hija,

te metes conmigo,

así que yo que tú

tendría mucho cuidado,

porque somos dos contra una.

abusada, abusada.

¡mesero! ¡mesero!

[chifla]

¿dónde está el mesero?

ana: ánimo, mamacita,

aquí estamos para cualquier cosa

que se te ofrezca.

fanny: gracias por venir, ana.

ana: pues yo feliz, para eso

estamos las amigas, ¿qué no?

fernando: hija, hay que ser

fuertes.

ana: sí, y al mal paso,

a darle prisa.

acuérdate que te amamos

y que aquí estamos,

cualquier cosa me chiflas.

¿sí sabes chiflar?

fanny: sí.

ana: chifla conmigo.

fernando: ¿amigas?

ana: ella y yo, sí.

¿o qué, es incorrecto?

fernando: no, no, no,

todo lo contrario,

me encanta la idea.

ana: ah...

fernando: me parece maravilloso

que fanny confíe en ti.

ana: ¿qué pasa, fernando,

don fernando?

fernando: bueno,

siento que es curioso:

a pesar de todo lo que ha pasado

aquí estamos tú y yo.

ana: exacto.

fernando: preocupados por mi

hija como si fuéramos papás.

ana: pues sí, sus hijos

son mi motor, mi gasolina.

fernando: lo sé, lo sé, ana, y--

eso me da consuelo.

ana: ¿consuelo? ¿por?

fernando: porque tú y yo

siempre estaremos unidos

a través de mis hijos, por eso.

ana: ay, hace calor, ¿no?

como falta aire o algo así.

fernando: ¿sí crees?

ana: sí, sí.

mejor hay que pedir

que el baboso de león

no lastime a nuestra niña.

fernando: no, no,

por supuesto que no.

ana: entonces yo me enfoco,

y yo decreto que solo positivo

en esa relación,

solo buena onda sale de león.

[música]

[música]

león: ¿quieres algo?

fanny: no, gracias.

león: fanny, primero que nada,

quiero que sepas

que ni en mis sueños más locos

pensé compartir mi vida

con una chava

tan extraordinaria como tú.

todo lo que siento

es amor por ti.

te amo con cada célula

de mi cuerpo.

fanny: pero siempre

hay un pero, ¿verdad?

león: te lo debí haber dicho

desde que nos conocimos,

pero tenía mucho miedo

de que me rechazaras.

fanny: ¿decirme qué, león?

león: fanny, te suplico

que me perdones.

fanny: ¿que te perdone de qué?

¿qué pasa?

león: es que...

es que...

estoy casado y tengo un hijo.

fanny: ¿cómo que estás casado?

¿con quién?

león: hace cuatro años

me casé con una chava

porque la embaracé.

no, fanny, por favor, por favor

déjame contarte, fanny.

fanny: a ver...

o sea, ¿eres papá?

no, no, no,

esto no está pasando.

león: mi relación

con tamara no resultó.

fanny: tamara...

león: nos peleábamos mucho.

un día hace un año

le dije que no la amaba,

que quería divorciarme,

y se fue, se llevó

a mi hijo mauricio,

y ya no supe más de ellos.

después te conocí

y conocí el amor verdadero...

contigo.

fernando: ¿qué crees

que esté pasando, ana?

ana: no tengo ni idea,

don fernando.

fernando: bueno,

pero ¿qué piensas?

ana: pues no sé, pero si este

le sale con una babosada

yo sí le parto su mandarina

en gajos, ¿eh?

fernando: [ríe]

ana: ¿qué, le parece chistoso?

fernando: no, no.

vamos, me divierte

tu forma de hablar.

ana: ah, sí, folklórica,

¿verdad?

¿como le dijo su señora esposa?

fernando: bueno, la verdad

yo también

le parto su mandarina en gajos

si le hace daño a mi hija.

ana: ¿sí?

fernando: sí, claro.

ana: vientos, vientos.

ahí sí haríamos

puré de mandarina, viera.

es que sí me da coraje,

porque la fannys es una chava

bien linda, es de buen corazón,

es un alma buena,

y es la primera vez

que se entrega,

que se enamora en serio, pues,

¿y este le va a salir

con una babosada?

fernando: no, no, a ver,

tranquila,

tranquila, todavía no sabemos

de qué se trata la jugada.

ana: no, pero es que pues

uno tiene su sexto sentido,

y a mí eso no me late,

no me late.

fanny: ¿cuándo regresaron

tamara y tu hijo?

león: hace una semana

más o menos.

fanny: cuando te empezaste

a portar raro.

león: sí, aunque la verdad

me dio mucho gusto

ver a mauricio. lo adoro.

es un niño increíble.

fanny: ¿por qué regresó tamara?

león: ella tenía la esperanza

de volver conmigo,

pero ya le pedí el divorcio

otra vez, y ahora sí

es definitivo.

entre ella y yo

no ha pasado nada.

fanny: no, casi nada,

nada más se casaron

y tuvieron un hijo, ¿no?

león: yo pensé que tamara

ya no iba a regresar.

lloré tantas veces

porque no sabía

dónde estaba mi hijo.

fanny: león, es que,

¿por qué no me dijiste nada?

león: pues es lo que te estoy

tratando de explicar.

yo pensé

que ya no iban a regresar.

fanny: león, pero si eres casado

y tienes un hijo.

león: dime algo, fanny:

¿me hubieras hecho caso

si te hubiera dicho

lo de tamara y mauricio?

fanny: no me iban a importar,

león.

lo que importa

es que me mentiste.

león: bueno, pero yo quería--

fanny: león, me ocultaste

algo súper importante en tu vida

y solo por suponer

que yo no te iba a hacer caso.

no te da derecho a mentirme así.

perdón, pero no.

león: perdóname, fanny,

pero como te dije al principio,

yo te amo a ti.

fanny: no puedes amar a alguien

y mentirle en su cara, león,

eso no es amor.

luz: fanny, fanny, fanny,

te repito que ya le pedí

el divorcio a tamara.

fanny: cállate, león.

me entregué a ti y solo a ti,

y todo fue una maldita mentira.

león: no, mi amor, mi amor

por ti no fue una mentira.

fanny: claro que sí.

eres un mentiroso

y un falso y un hipócrita.

león: por favor, fanny,

perdóname.

podemos volver a empezar

de nuevo.

fanny: león, esto se acabó.

se acabó para siempre.

ana: la neta, la neta,

¿no le saca de onda

que león sea el mensajero?

fernando: bueno, si se quedara

como mensajero toda la vida sí,

ana, sí, pero yo sé

que este muchacho

está terminando

una carrera profesional.

ana: sí, eso sí.

fernando: está estudiando

diseño gráfico,

y por lo que me dice mi hija,

pues dibuja muy bien, ¿no?

león: ¡fanny, fanny,

déjame explicarte, por favor!

ana: es la fannys,

es la fannys.

fanny: ¡suéltame, león!

león: ¡fanny, por favor,

necesito...!

todos: [discuten]

ana: a ver, maestro,

¿qué traes?

suéltala. no, no, no.

león: necesito hablar con ella,

por favor, es urgente.

ana: pero ¿qué le hiciste,

tarado?

fernando: ¿qué fue lo que pasó?

fanny: papá, león me mintió,

está casado y tiene un hijo.

fernando: ¿estás casado

y tienes un hijo?

ana: ¿estás casado, león?

león: perdóname, por favor.

no es como--

ana: ¿tú sabes cómo te va a ir?

¡eres un idiota!

león: señor, déjeme explicarle,

por favor--no es--

ana: ¡señor! ¡señor, por favor!

fernando: en tu vida te vuelvas

a acercar a mi hija,

¿entendiste, imbécil?

¡en tu vida!

bruno: está a punto de caer.

no, no sospecha nada.

estoy seguro.

[llaman a la puerta]

yolanda: ¡te estoy llamando,

mesero!

bruno: tengo que colgar,

luego hablamos.

que luego hablamos.

[llaman a la puerta]

yolanda: ¡mesero!

bruno: a sus órdenes, señora.

yolanda: ¿no deberías

de estar trabajando?

bruno: tuve que hacer

una llamada.

¿qué se le ofrece, señora?

yolanda: fíjate, qué crees

que tengo un dolor

que me empieza aquí, mira.

aquí, en la rabadilla.

te estoy hablando,

voltea a verme, bruno.

mira, me empieza aquí,

así, mira. ya sabes dónde,

aquí en el coxis.

luego me va subiendo,

me va subiendo, me va subiendo

y toda la espalda

me da vueltas hasta acá,

hasta desbocar por aquí, mira.

te hablo: ¿qué tal eres

para los masajitos

con aceitito, brunito?

[música]

[música]

fanny: es que, ¿por qué, ana?

¿por qué?

ana: ay, no sé, mana.

sí ves que los hombres

son bien mentirosos

y bien cábulas.

mi reina, mamacita...

¿está bien?

fernando: sí, sí, estoy bien.

no debí haberlo golpeado, ana,

pero no soporto la mentira,

no la soporto.

yolanda: [grita]

qué manos, mesero, qué manos.

isabela: mamá,

es que yo pensaba que...

yolanda: ¿qué?

isabela: ya, ya olvídelo.

bruno, qué bueno que te veo.

¿no sabes dónde está ana?

bruno: sí, señora,

salió con don fernando.

isabela: ¿qué?

no, no, no, ¿o sea que los dos

acompañaron a fanny

a ver al novio?

bruno: sí, señora.

isabela: ¡a ver, bruno!

¿se puede saber

por qué tuvieron que ir los dos?

yolanda: ay, mesero,

sigue llevándome al cielo.

isabela: ¡mamá!

yolanda: ¿qué?

isabela: ¿no te das cuenta

de lo que está pasando?

yolanda: sí, quiero más.

¡ay, ay, ay! no seas brusco.

despacito, despacito.

bruno me está dando

el mejor masaje

que me han dado en mi vida.

isabela: sí, y no te importa

lo que pueda estar pasando

con tu hija, ¿verdad?

yolanda: para nada.

isabela: vaya,

qué buena madre me tocó.

yolanda: [grita]

ay, bruno...

mira, espérame, espérame,

bruno, no me pellizques.

como que tengo

un dolor en el "omplato".

bruno: omóplato, señora,

omóplato.

yolanda: tú ya sabes, tú dale,

tú dale, y duro dale,

duro, duro.

[risas malvadas]

isabela: uy, agrego

estas zanahorias...

[ríe]

un poquito de sal...

[ríe]

¡listo! ¡delicioso!

luz: ¡no, isabela,

no me coman, por favor!

isabela: ¿a ver?

[gime]

creo que le falta

un poco de pimienta.

yolanda: ¡quiero mi pollito

con papas!

[ríe]

isabela: salud, mocosa.

ay, qué bonita.

mamá, ¿cómo vas a querer

a la niña?

yolanda: la quiero bien

cocidita, y quiero las piernitas

y las alitas y el huacalito.

isabela: qué banquete

nos vamos a dar.

luz: ¡no!

¡no!

¿ana?

[celular]

ana: mi amorcito...

isabela: ajá, ahora tienes

el descaro de no contestarme,

¿verdad? maldita sea.

luz: ¿papá?

isabela: ¡ay, hola, mi lucecita

resplandeciente! ¿estás bien?

luz: no quiero que me comas.

isabela: [ruge]

ay, ¿cómo crees

que te voy a comer?

luz: eres una bruja.

¡eres una bruja!

[grita]

isabela: estos mocositos.

bueno, pero ¿qué le pasa

a estos mocosos?

estos escuincles

son como una penitencia,

como caminar sobre vidrio...

bueno, como tragarse una espada.

y yo tan hermosa.

¿qué hice para merecerme esto?

hermosa, bonita, guapísima...

nicolás: la verdad

es que yo quiero

mucho a ana, y no me gustaría

que jugaras con ella.

diego: para eso primero hace

falta que me haga caso,

y eso está muy canijo.

ana ha sido muy clara conmigo,

pa, sigue enamorada de fernando.

luz: ¡papá! ¡papá!

nicolás: no, mi amor,

tu papá no está, pero ¿qué pasa?

luz: tampoco está ana, abuelo.

nicolás: no, no, pero

¿no estás bien? ¿qué tienes?

luz: soñé una pesadilla.

nicolás: ¿una pesadilla?

diego: ¿qué soñaste?

nicolás: a ver, dinos

qué soñaste.

luz: que isabela y su mamá

eran brujas y me querían comer

bien cocidita y con sal.

nicolás: no, no te van a comer.

¿verdad que no?

diego: no, como huevo cocido.

nicolás: ¡no, no!

eso fue un sueño, un feo,

pero ya pasó, ya se olvidó.

bueno, ahora para que se borre

ese sueño totalmente

le vamos a hacer una magia.

diego: claro.

nicolás: una magia,

la que te hacía de niño.

¿te acuerdas que del oído

te sacaba un dulce

de este tamaño?

luz: ¡gracias, abuelo!

¿me puedo quedar aquí

mientras llega ana?

nicolás: ¿si se puede quedar?

diego: claro que sí.

nicolás: ¡claro que sí!

¿jugamos algo?

luz: ¡sí, qué padre!

nicolás: ay, sí quiere

jugar con nosotros.

bueno, pero lo que podemos hacer

es que vaya por un juego,

el que más le guste...

diego: claro que sí.

nicolás: y jugamos contigo, ¿sí?

luz: sí. gracias, abuelo.

nicolás: despide a tu tío.

no le vayas a meter en el ojo

el pirulín ese.

[ríen]

nicolás: a ustedes dos

nunca los pude disfrutar así.

diego: pues siempre tuviste

mucho trabajo, pa.

nicolás: qué equivocado estaba,

diego, y lo peor del caso

es que el tiempo

es implacable, hijo.

fíjate que a veces

miro hacia atrás y me doy cuenta

de los errores que cometí,

y me duele.

diego: no puedes cambiar

lo que ya está hecho, pa.

nicolás: no, pero eso es

justamente el problema.

mira, cuando llegas

a la edad que tengo

y miras hacia el futuro,

no hay mucho que ver, ¿eh?

sabes que tienes

los años contados.

diego: pero pueden ser

años maravillosos.

encontraste el amor

otra vez, pa.

nicolás: sí.

oye, diego, ¿no crees

que lo de jenny es un error?

diego: no, por supuesto que no.

nicolás: bueno,

un error no para mí, ¿no?

para ella. pretendo encadenarla

a un viejo como yo.

no, no es justo para ella.

diego: si se quieren,

no hay ningún problema.

[música]

[música]

ana: tómatelo, pero calientito,

porque solo así te hace bien,

ya verás.

fanny: gracias, ana.

ana: yo creo que deberías

intentar dormir para que mañana

te sientas mejor, mamacita.

fanny: no creo. te juro siento

que nunca voy a superar esto.

ana: sí lo vas a superar...

[celular]

espérame tantito, espérame.

ah, es la jennys.

espérame un segundito.

¿qué pasó, mi reina?

jenny: es lo que te pregunto,

carnalita.

don doro está bien enojado.

ana: ay, no.

jenny: ¿ya vas a venir?

ana: eh...

fanny: no, no, no te preocupes,

si tienes que ir a trabajar,

yo estoy bien.

ana: ¿segura?

fanny: sí, sí, sí, de verdad.

ana: bueno.

fanny: necesito pensar y así.

ana: yo sé, yo sé.

bueno, dile al don

que ya voy para allá, ¿sí?

jenny: no te tardes.

además, tengo un montón

de cosas que platicarte.

ana: sí, sale y vale, ya voy.

bueno, mamacita,

sí me tengo que ir, y te adoro.

fanny: yo también, ana.

ana: y vas a estar bien, fannys,

vas a ver. mira, yo he pasado

por unas que...

[resopla]

luego siento que no voy a salir

de ahí, pero luego

pasa algo bonito,

algo que te levanta,

ya verás, ya verás.

fanny: ana, no sé qué hubiera

pasado si mi papá y tú

no hubieran estado ahí.

ana: ay, mamacita, yo te quiero.

fanny: yo también.

luz: ¡ana, por fin!

ana: ¿por fin qué, corazón?

luz: soñé una pesadilla

y tú no estabas.

ana: ¿una pesadilla muy fea?

no me digas eso.

es que tu hermana fannys

tenía una bronquilla y entonces

teníamos que estar ahí.

luz: ¿qué bronquilla?

ana: una...

la voy a acostar,

ya me voy y sigo platicando.

fanny: sí, gracias.

ana: cualquier cosa me llamas.

a ver, señorita, ¿qué soñaste?

¡cuéntame qué pasó

en ese sueño espantoso!

luz: que una bruja...

fanny: ¡no! ¡león!

[ríen]

fanny: [grita]

[ríe]

león: estos son para el brindis.

fanny: ¡guau!

luz: pinky promise.

estoy casado y tengo un hijo.

fanny: [llora]

luz: ¿por qué no puedo

dormir contigo, ana?

ana: porque voy a salir

con tu tío diego.

luz: ¿por qué?

ana: porque somos amigos.

luz: ¿por qué?

ana: porque nos llevamos bien

y me da consejos.

luz: ¿por qué?

ana: pues, mi corazón,

porque necesitamos

alguien con quién platicar.

ya es hora de que te duermas,

por favor.

luz: sí, pero ¿por qué?

ana: porque las niñas bonitas

necesitan descansar. ven.

¿y sabes qué te voy a comprar?

luz: ¿qué?

ana: un atrapa sueños.

luz: ¿ah, sí?

ana: [chista]

y lo vamos a colgar por aquí

para que atrape las pesadillas

y que no entren a la cabecita

de mi corazón.

doble beso tronado, otro más.

ay, mira nomás cómo te dejé.

¿ya se van a dormir?

ambas: ¡sí!

ana: buenas noches, mi amor.

te quiero.

ambas: [murmuran]

diego: tenía razón tu jefe, ana.

ana: ¿de qué?

diego: que me dice:

"ana es una mina

de oro, al público le encanta".

ana: pues ojalá le gustara

al público conocedor

como de los espectáculos

musicales,

o como del espectáculo este

que hacen los de ballet,

porque a mí me hubiese gustado

ser bailarina de ballet.

diego: ¿y por qué no lo haces,

ana?

ana: ay, sí, tú.

¿a mi edad? ahorita.

diego: mira, podríamos

intentarlo.

ana: ah, ¿tú y yo? ¿ambos?

diego: totalmente.

ana: ¿sí? ¿ttú?

¿bailando ballet?

ya me veo.

tenemos un tutú por ahí, ¿no?

a ver, espérate, vamos a ver

cómo se vería aquí el muchachito

con su tutú.

diego: ah, ¿crees que no puedo?

mira, chequen.

ana: ¡no es torero!

todas: [ríen]

[hablan a la vez]

ana: no, no nos gustó.

mira, es así primero, y segundo,

lo tuyo, lo tuyo no,

aunque te propongas

no es el ballet.

diego: no, ¿verdad?

pero ¿sabes qué?

ana: ¿eh?

diego: lo mío, lo mío, lo mío...

ana: ¿lo tuyo, lo tuyo,

lo tuyo es?

diego: eres tú. ¿y sabes qué?

me gustaría mucho ayudarte

a cumplir tus sueños.

me gustaría hacerte muy feliz.

ana: de verdad, diego,

muchísimas gracias.

diego: creo que puedo hacerlo.

ana: diego, tú sabes

perfectamente que...

diego: [chista]

ana: diego...

diego: ya, por favor,

nada más dame una oportunidad.

te lo juro

que te voy a hacer muy feliz.

te amo, ana, te amo.

Cargando Playlist...