null: nullpx
Cargando Video...

Mi Corazón Es Tuyo Capítulo 23

Univision4 Mar 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

locutor: televisa presenta...

>> bueno, ¿y tú qué quieres ser

de grande, mi amor?

>> yo quiero ser como mi mamá,

que está en el cielo.

>> ups.

>> ay, mi niña tan divina.

dice que estoy en el cielo

porque aquí, entre nos,

suegrita, estoy en la cumbre

de mi carrera, sí,

muy, muy arriba.

>> sí, arriba.

todos: [hablan a la vez]

>> ¿y cuál es tu carrera,

manuela?

manuela: soy chef.

pero muy famosa,

una cosa así elegantísima,

finísima.

nando: me sentí como un idiota,

papá.

ese momento fue horrible.

sabes, estaba tan clavado

con ximena que no me di cuenta

que me estaba usando.

fernando: nando, tienes razón

cuando dices que el amor

es la variable que pone

tu mundo de cabeza, ¿no?

nando: después,

cuando regresé del hospital,

ximena fue a verme a la casa.

me dijo que estaba arrepentida,

y me dio un beso.

en la boca.

y sabes, a lo mejor

te va a sonar tonto

pero fue mi primer beso.

fernando: bueno, ¿y qué hiciste?

nando: la corrí de mi cuarto.

fernando: bueno, pero ese beso,

tal vez--

nando: ay, papá.

¿está muy mal si te digo que--

fue lo máximo?

nicolás: lo que estamos haciendo

por bruno es porque lo queremos

mucho.

ana: sí, señor, mucho.

nicolás: pero tú sabes que esto

está mal, ¿sí?

ana: sí, don nico.

nicolás: es que bruno debe

decirle la verdad a su mamá.

ana: sí, sí, estoy de acuerdo

que la gente no debería fingir

ser alguien que no es,

y menos con una persona

a la que se ama, ¿verdad?

nicolás: sí, sí.

bueno, quizá no lo sabes tú,

pero yo conozco a bruno

desde hace muchos años.

ana: ah, mire.

nicolás: somos grandes amigos,

sí, y me duele mucho

lo que está pasando.

¿sabes?

me duele que alguien esté

tan disconforme consigo mismo,

que hay que inventarle un cuento

a su propia madre.

ana: sí, sí.

sí, se oye bien feo.

nicolás: a su madre.

ana: a su madre.

bruno: ah, mis negocios.

bueno, mira, mamá, ahorita

los mercados están muy caóticos.

manuela: ay, sí, sobre todo

el de la merced,

el jitomate bueno está carísimo.

bruno: me refiero a los mercados

financieros que últimamente

están a la baja, mi amor.

manuela: ay, cómo me gusta

que me digas "mi amor", bombón.

bruno: manuela.

>> me encanta verlos enamorados

después de tantos años.

manuela: ay, a mí me encanta

tu hijo, ofelia.

ofelia: ¿no es una hermosura?

bruno: mamá.

manuela: ay, es tan dulce,

es un mango.

ay, no sabes lo que te espera

a la noche, bizcocho.

yo lo adoro, ofelia.

y me lo quiero comer a besos,

así, enterito, todo así.

>> decir mentiras es malo,

¿o no?

>> ay, luz, es solamente

un juego.

ana: no, pero sí tiene razón,

la verdad, lichita,

porque sí es malo

decir mentiras.

luz: ¿entonces por qué todos

estamos diciendo mentiras?

alicia: lo estamos haciendo

por bruno, hermanita.

luz: también dijiste mentiras

cuando le diste un beso

a mi papá.

ana: ay, corazón, ¿qué te digo?

bueno, lo que pasa es que--

hay algunas mentiras

que los adultos les decimos

que son "las piadosas".

luz: pero siguen siendo

mentiras.

ana: pues sí, eso sí, eso sí,

lo que pasa es que luego

los adultos decimos mentiras

para no hacerle daño

a otras personas,

como en el caso de la mamá

del bruno.

alicia: ¿y a quién le hace daño

decir mentiras con lo del beso

que se dieron mi papá y tú?

ana: ah,

¿me están echando montón?

luz: a ver, los besos se dan

cuando dos personas se quieren,

¿no?

ana: sí, sí, así es, angelito.

luz: entonces mi papá y tú

se quieren.

ana: ¿viste--?

alicia: ¿por qué no lo aceptan

y ya?

ana: mira nomás qué sedoso,

cómo está su pelo de sedoso,

mira, cepilla, cepilla.

alicia: no nos cambies de tema.

ana: no, no te estoy cambiando

el tema, ¿sí?

mira, cepíllalo, mira.

fernando: bueno,

lo que habría que ver

es si ximena realmente cambió.

nando: yo ya no sé qué creer.

fernando: bueno, finalmente

también está la otra chica, ¿no?

la amiga de alicia.

te vi platicando con ella

en el zoológico.

nando: está muy chavita, ¿no?

y, honestamente, yo quiero

a ximena.

pero pues no puedo andar

con ella después

de lo que me hizo.

briana me gusta, ¿eh?

y yo le gusto a ella.

pero hasta ahí.

¿te suena la historieta?

fernando: [ríe] no, para nada,

no sé a qué te refieres.

nando: no, a nada.

fernando: ¿verdad?

de tal palo, tal astilla.

hijo.

no tienes idea de cuánto te amo.

nando: yo también, pa.

muchas gracias por este momento,

en serio.

te quiero.

fernando: yo más.

>> ¿te quieres ir?

jennifer: sí.

la neta, sí.

no quiero seguir viendo

cómo haces pínole tu vida.

>> ¿pero y tu casita qué?

jennifer: le falta de todo,

pero es mejor que verte así.

>> estoy sufriendo, jenny.

estoy sufriendo,

¿qué, no te das cuenta?

jennifer: no, no, si casi

no me he dado cuenta.

pero esto no puede seguir así.

tú no puedes destruir tu vida

de esta manera.

mira, johnny, hay cosas

en la vida que son difíciles.

así es esto.

hay amores, desamores,

traiciones, dolor, alegría.

y ni modo, uno tiene

que seguir adelante.

y además, si tanto amas a ana--

johnny: claro que la amo.

jennifer: ¿ah, sí?

¿entonces?

¿qué crees?

¿que teniéndote lástima,

chupando como un teporocho,

tirado sin hacer nada,

la vas a recuperar?

¿tú crees que ana va a amar

a un hombre patético?

¿inútil, borracho?

¿derrotado?

lo dudo mucho, johnny.

bruno: adelante, pase.

pase.

ah, don nicolás.

qué bueno que viene y que lo veo

porque quiero que me traiga

un té de yerbabuena.

no, ¿verdad?

me pasé.

nicolás: sí, bruno, sí.

estoy preocupado por ti.

bruno: yo también

estoy preocupado por mí.

>> bruno.

¿cómo pudiste haberle inventado

todo este cuento

a tu propia madre?

bruno: bueno,

empezó como una mentirita

y se fue haciendo grandota,

grande.

las mentiras son como bolas

de nieve.

nicolás: precisamente por eso,

tienes que terminar con esto,

bruno.

te lo estoy diciendo como amigo

y por el cariño que sabes

que te tengo.

bruno: no, sí, no, no.

mi mamá se va a morir

por la decepción.

se va a morir.

nicolás: tu mamá te va a querer

como sea.

es una buena mujer

que no se merece

lo que le estás haciendo.

a ver, piensa, si es tu mamá.

estoy hablando de tu mamá.

bruno: ma--ma--ma--ma--ma--ma--

manuela.

manuela: ¿estás listo para--?

don nicolás.

nicolás: manuela.

haz el favor de vestirte.

>> [jennifer] ¿qué crees?

¿que teniéndote lástima,

chupando como un teporocho,

tirado sin hacer nada,

la vas a recuperar?

bruno: yo no quiero que mi mamá

se desilusione de mí.

manuela: no entiendo, bruno,

¿qué tiene de malo

ser un mayordomo?

bruno: bueno, que no es

precisamente un ideal del éxito.

a los niños,

cuando les preguntan qué quieren

ser de grandes, no dicen

"quiero ser mayordomo", ¿o sí?

si todavía fuera bombero

o policía, pero mayordomo, no.

manuela: pero eso

es lo que eres, y además,

lo haces muy bien.

tienes un trabajo digno,

y además, tienes gente

que te adora aquí.

bruno: manuela.

además, ni siquiera he podido

darle nietos a mi mamá.

manuela: bueno, pero eso tiene

remedio, ahorita mismo--

bruno: manuela.

manuela.

es en serio.

manuela: cuatro nietos.

ah, pues claro que es en serio.

bruno: don nicolás tiene razón.

ven.

es muy feo mentirle a la gente

que uno más quiere.

manuela: ay, bruno.

hablando de mentiras--

bruno: ¿qué pasa?

manuela: es que yo también

te dije una pequeña mentirita,

pero una cosita así,

así de nada, ¿eh?

bruno: ¿qué mentira?

manuela: bueno, eso

de que me iba a ir a trabajar

a la casa de los vecinos,

pues no es verdad.

te lo dije a ver si así caías

y me hacías caso.

bruno: no lo puedo creer.

manuela: perdón--

bruno: es que me engañaste,

manuela.

me mentiste.

manuela: pero es que además,

no me puedes reclamar, bruno.

tú también le mentiste

a tu mamá.

bruno: sí, le mentí,

pero eso fue diferente, manuela.

yo lo hice para que mi mamá

no sufriera.

tú, en cambio, lo hiciste

para lastimarme.

no quiero saber nada más,

y no quiero que me vuelvas

a dirigir la palabra,

falsa, falsa, falsa.

[música]

[música]

>> ¿raro cómo?

ana: como tenso.

¿tú crees que hasta de la nada

me empezó a hablar fernando

otra vez de usted?

jennifer: ay, caray.

¿ya se hablaban de tú?

ana: es lo que te tenía

que decir.

además, anoche nos dimos

otro beso.

jennifer: bien tirado ese balón.

ana: pero es que hoy

como que todo cambió, porque--

es que fernando estaba

muy nervioso, no sé por qué,

pero no me quería ver

a los ojos, mana.

jennifer: ah, caray.

ana: como si quisiera hacerme

creer que lo que pasó ayer

no hubiera pasado, no sé.

no, más bien,

como si quisiera decirme algo,

pero como que no se animaba.

jennifer: ¿qué será, eh?

ana: no sé, mana, ve cómo estoy,

toda confundida, no sé, no sé,

no sé.

nada más sé si hay algo

que no me late,

y ando bien preocupada, mana.

jennifer: ay.

ana: ¿otra vez?

>> ¿qué traes?

>> oye, ¿estás bien?

¿qué pasó?

>> ¿necesitas algo?

¿quieres algo, agua?

jennifer: ay, no.

ana: ¿agua?

jennifer: ya está pasando,

de verdad, gracias,

ya está pasando.

yo creo que algo me cayó mal.

>> ¿estás bien, segura?

jennifer: gracias, sí.

ana: oye.

siento que sí hay que ir

al doctor, ¿eh?

jennifer: no.

ana: ¿no?

jennifer: no, no hay necesidad,

además,

¿con qué ojo, si vino tuerto?

ya nos gastamos todo

en la casita.

ana: yo tengo una lanita

ahí guardada de mi quincena,

y más te vale que vayas

al doctor, oye.

a ver, jennifer.

¿quién cuida a jennifer?

¿quién me va a prometer

que va a ir al doctor?

¿quién?

dímelo.

prométemelo, prométemelo.

jennifer betsabé.

jennifer: está bien, está bien.

>> checa esto, abuelita.

bruno: ay, ana.

como quisiera yo

que toda esta fantasía

que inventamos fuera verdad.

ana: pero si lo que es verdad

es que eres un hombre

bien maravillosísimo, bruno.

bruno sólo hay uno,

y tu mamá te va a aceptar

tal cual eres.

lo que yo daría porque mi madre

estuviera cerca.

ánimo, ¿eh?

vamos, brunete.

cara de cohete.

hola, lucita.

sí.

sí, es que pues ahorita

me acordé de ella,

¿hay alguna noticia?

sí, sí, entiendo

que la paciencia y la paciencia

ya es hasta mi palabra favorita,

sí, sí.

órale, pues, yo te marco.

gracias.

ay, mamá.

¿dónde estarás?

isabela: ¿y si dice que no,

mamá?

>> cálmate, m'hijita,

que me pones nerviosa

y luego me da por comer más.

isabela: es que esas pruebas

de embarazo a veces dan

falsos positivos, ¿no?

>> ay, no sé, isabela.

¿por qué no te calmas--

isabela: pues porque estoy

muy nerviosa, mamá.

>> ¿de veras?

isabela: ¿qué pasó, doctor?

¿estoy embarazada?

>> sí, señora.

tiene cuatro semanas

de embarazo.

>> bendito sea dios

y todos sus santos

que nos miran desde el cielo.

ay, me voy a llevar unos--

>> por favor.

>> por si se le antoja.

isabela: no se me va a antojar

nada, ya párale.

fernando: definitivamente,

creo que eso es lo mejor.

nando: ¿estás seguro?

fernando: sí, nando.

casarme con isabela

es la decisión correcta.

>> bravo.

>> bravo.

>> bravísimo, hijo, bravísimo.

>> nosotros también sabemos

bailar, abuelita.

¿quieres ver?

>> ay, claro.

>> ¿ah, sí?

a ver, los quiero ver.

>> uy, uy, no, son tan malos

para bailar como yo

en el fútbol.

no.

bruno: creo que ya es hora

de decir la verdad, ana.

ana: "are you sure?"

bruno: ¿qué?

ana: que si está seguro, pues.

bruno: te agradezco mucho

lo que hiciste por mí, anita.

ana: es que yo creí que esto

iba a ser bueno para ti.

ay, bruno.

pero pues sí, tienes razón,

la verdad es que tu mamá

sí se merece saber

la neta del planeta.

bruno: bueno.

a mal paso, darle prisa, ana.

>> bravo.

bravo.

>> ¿qué tal, abuelita?

>> genial, sencillamente genial.

bruno: mamá, mamá.

necesito hablar contigo.

>> ¿por qué estás triste, bruno?

papá.

bruno: no estoy triste.

pequeña luz, lo que pasa

es que tengo que decirle

la verdad a mi mamá, la verdad.

>> ¿qué verdad?

bruno: ven, mamita, ven, anda.

>> ahorita vengo, mis amores.

luz: sí, abuelita.

ya se acabó el juego,

¿verdad, ana?

ana: sí, angelito.

>> ay, qué mala onda.

ana: sí.

>> yo quería tener una abuelita

como la mamá de bruno.

ana: no hay que decir mentiras,

ni siquiera piadosas, porque...

pues una mentira es una mentira.

jennifer: ay.

johnny: ¿qué pasó, carnalita?

¿estás bien, jenny?

a ver, a ver, a ver.

jennifer: ay, es que traigo

un dolorcito que no me deja.

eso es por comer en la calle.

johnny: seguro te fuiste

al mercado a reventar

los tacos esos de tripa

que siempre te comes.

jennifer: ay, ya.

johnny: ¿ya fuiste al doctor?

jennifer: ya casi.

¿y esto?

¿qué pasó con esto?

johnny: ah, ¿lo del striptease?

ah, pues ya sabes.

pues, uno de esos--

pues de esos proyectos

que no funcionó.

jennifer: ¿pero te fue bien

esa noche que bailaste

para los amigos de tu cliente?

johnny: la verdad, la verdad,

sí.

no, saqué más dinero

que en cualquiera

de mis business.

además que no te quiero contar

cómo se pusieron los cuates

esos, ¿eh?

los hubieras visto.

no.

jennifer: pues igual podrías

hacer tu show para mujeres, ¿no?

johnny: pues podría ser, ¿eh?

la neta tengo lo mío.

será así que tengo mis bracitos,

mi pechito.

bueno, aquí me falta un poquito,

pero pues unas asentadillas

para levantar.

sí tengo mi "sex appeal", ¿eh?

es que yo no sé

ni por dónde empezar.

>> por el principio.

bruno: ¿sí, verdad?

bueno, mamá, es que--

es que yo no quiero

que te desilusiones de mí.

>> ay, pase lo que pase, hijo,

me digas lo que me digas,

yo siempre te voy a amar

con todo mi ser.

bruno: ya me la pusiste

más difícil.

¿sabes qué?

ya, olvídalo, olvídalo.

nicolás: les traje un cafecito

y galletas.

>> ay, muchas gracias, nicolás.

nicolás: espero no haber

interrumpido nada, ¿eh?

>> bueno, bruno me quería decir

algo importante,

pero se arrepintió.

nicolás: lo que pasa

es que mi jefe

es un poco tímido, señora.

>> ay, ¿un poco?

nicolás: sí, pero estoy seguro

que va a encontrar la entereza

para hablar con usted,

¿verdad, señor?

bruno: sí.

nicolás: bueno, los dejo

entonces para que platiquen.

con su permiso, señora.

>> propio, nicolás.

manuela: [llora]

ana: ¿qué pasó, manuelita?

manuela: es que pasa todo.

ana: ¿qué pasó, qué es todo,

qué tienes?

manuela: anoche se me ocurrió

decirle la verdad a bruno.

ana: ¿le dijiste que--

manuela: sí, que no era cierto

que me voy a ir a trabajar

con los vecinos.

ana: ¿y qué pasó, mana?

manuela: ay, bruno me dijo que--

ay, que no me va a volver

a hablar.

ana: pero ya te va a hablar,

manuelita.

pero manuelita...

bruno: pues empezó

como una mentirita piadosa,

mamá.

hace años, cuando yo te dije

que ya tenía trabajo,

¿te acuerdas?

>> sí, claro que me acuerdo,

hijo.

y me dio mucho gusto,

después de todo

lo que habías pasado.

bruno: entonces cuando tú

me preguntaste qué trabajo

tenía, yo no pude decirte

la verdad, mamá.

no pude decirte que era

el mayor--el mayordomo.

que empecé a trabajar

con don nicolás.

>> ¿el otro mayordomo?

bruno: no, ma.

en realidad, él es el papá

de mi jefe.

de don fernando lascuráin.

él es el millonario.

él es el papá

de los siete niños.

mamá.

yo no tengo nada,

ni a nadie.

mamá.

mamá.

>> me tienes a mí,

que soy tu madre.

y que te adoro, hijo, te adoro.

ana: yo le digo la verdad

a bruno, manuelita, le digo

que todo fue mi idea, ¿sí?

manuela: ay, ya, ¿para qué, ana?

ana: pa'que sepa

que no fuiste tú

y que fui yo que te obligué,

que te convencí

y todas esas cosas.

manuela: no, gracias, pero no.

yo ya tomé la decisión.

yo fui la que le dije mentiras

a bruno, ahora tengo

que aguantar.

ana: ¿estás segura?

manuela: ay, segurísima.

ya encontraré la manera

de ablandar esa roca

que es bruno, de veras.

ay, pero mira, por ésta

de que me lo ligo, me lo ligo.

ana: bien, así se habla, mana.

bien, bien, bien.

no, no, no, no, no, no, no.

nando: todo se ve muy bueno.

fernando: uy, me encanta.

muchas gracias.

gracias, valeria.

nando: muchas gracias.

pa, ¿tú crees que la gente

pueda cambiar?

fernando: claro.

y el mejor ejemplo

lo tienes enfrente.

nando: bueno, la verdad,

lo decía por ximena, pero--

fernando: no sé.

¿qué sentiste cuando fue

a verte a la casa, fue sincera?

nando: pues, como que se sentía

culpable.

fernando: ¿no crees que después

de todo lo que pasó,

ximena pudiera sentir

algo por ti?

nando: pues lo dudo.

fernando: ¿por?

nando: pues siendo honestos,

las chavas como ximena

no se fijan en chavos como yo.

fernando: bueno, nando.

es un poco más grande que tú,

¿no?

mira, las chavas de la edad

de fanny, generalmente se fijan

en muchachos más grandes

que ellas.

además, yo te veo y siento

que todavía estás muy dolido.

yo creo que tendrías que empezar

por perdonarla.

el perdón también te va a ayudar

a ti, hijo.

nando: oye.

y tú, ¿cómo crees

que vayan a reaccionar

mis hermanos cuando sepan

la decisión que tomaste?

isabela: ya te dije, no sé

si fue una buena o mala noticia.

>> bueno, por lo pronto,

fernando ya no puede dudar

que estás embarazada, ¿eh?

porque aquí traemos las pruebas.

isabela: fernando

no tendría por qué dudar de mí.

ese no es el problema.

>> ¿entonces cuál es la bronca?

isabela: que no me ama.

así de fácil.

>> ay, hija.

no es necesario que te ame

para casarse contigo.

mira, con tal de que firme

y salgamos de deudas--

isabela: mamá, por favor.

>> ¿qué?

ese siempre fue nuestro plan,

¿no?

¿por qué te escandalizas ahora?

lo hablamos mil veces, ¿sí o no?

estuviste de acuerdo, ¿sí o no?

isabela: a ver, dime una cosa,

mamá, ¿te casaste enamorada?

>> ay, hija.

llega un español

con harto billete.

además, hermosísimo, guapísimo,

y se fija en mí.

¿cómo no me iba a enamorar?

caí redondita,

sin meter las manos.

isabela: ¿pero lo amabas?

>> bueno, el amor vino después,

hijita.

cuando me fui dando cuenta

del tipazo que era tu padre.

esos hombres que ya no existen,

como fernando.

¿no caíste tú también

como postal de papas, hija?

isabela: nunca le entiendo

a tus expresiones folclóricas,

¿eh?

¿pero sabes qué creo?

>> ni idea, mi amor.

isabela: que si no fuera

por la estúpida nana,

todo sería tan diferente.

ana: quiero que sepas que puedes

contar conmigo,

pero ya no me hagas esos ojos.

se te va a dar un aire,

y te van a quedar--

alicia: ana.

ana: ya me estoy yendo,

me estaba bajando,

¿qué, no viste?

¿te la cierro?

>> la cocinera.

manuela: ay, sí, señora.

y a mucha honra.

hago unos platillos veracruzanos

llenos de sabor.

>> qué lástima.

me gustabas para nuera.

manuela: y usted para suegra.

aunque eso todavía puede ser,

¿eh?

le ando tirando los perros

a su hijo, pero no se deja.

nicolás: ¿qué te dije, bruno?

todo iba a salir bien.

bruno: pues sí, don nicolás.

muchas gracias por abrirme

los ojos.

>> algo me decía que usted

no era el mayordomo, nicolás.

nicolás: señora, la verdad

es que ser mayordomo

es un trabajo muy difícil.

se lo digo en serio.

y bruno es muy importante

en esta casa.

bueno, es más, sin él

esto sería un desastre.

>> de todas maneras,

le agradezco mucho

que haya hecho todo esto

por mi hijo.

nicolás: señora, es un placer.

la verdad es que quiero mucho

a este hombre.

bruno: yo también, don nicolás.

gracias.

pues bueno, mamá, como ves,

pues ellos son mi familia.

>> y es una hermosa familia.

y estoy orgullosa de ti.

[música]

[música]

[risas]

[celular]

>> ¿quién era, fanny?

fanny: ximena.

pero yo no quiero hablar

con ella.

>> ¿puedo preguntar por qué,

hija?

fanny: sí.

lo que pasa es que ximena

jugó con mi hermano, nando,

y, por su culpa,

mi hermano se accidentó.

>> dios mío.

fanny: pensar que éramos

inseparables.

pero ella lo echó todo a perder.

¿puedo pasar a su baño, señora?

>> claro, es ahí, en esa puerta.

fanny: gracias.

>> ¿sigues con lo mismo, ma?

>> pues sí, m'hijo.

pon tú que fanny acepte vivir

con bastantes limitaciones

porque está muy enamorada.

>> y yo de ella.

fanny: pobrecitos.

>> el amor no se come, león.

y te lo digo en serio, hijo.

tienes que decirle que--

león: ya sé, mamá, ya sé.

pero no puedo.

>> entonces, m'hijo,

¿por qué no terminas con ella

de una vez?

evita que las cosas se hagan

más grandes.

león: no, mamá.

mira, una chava tan maravillosa

como fanny se fijó en mí.

en mí, mamá.

el pasado ya se fue,

no pienso dejarla ir.

así que por favor te pido

que sea la última vez

que menciones ese tema.

ana: ya es hora de dormir, ¿sí?

luz: sí.

ana: beso tronado.

oye.

hoy me diste una lección

bien importante, mi corazón.

luz: ¿yo?

ana: sí.

con lo de las mentiras.

muchas gracias.

te quiero mucho mucho.

luz: yo también te quiero, nana,

mucho, mucho, mucho, mucho.

ana: que descanse, que descanse,

que descanse, que descanse.

lichita.

fanny: eres lo máximo, mi amor.

león: ay, mira quién habla.

fanny: estoy muy enamorada

de ti, mensajerito.

fanny: yo también, bonita.

nunca había amado a alguien

como te amo a ti.

>> entonces, m'hijo,

¿por qué no terminas con ella

de una vez?

evita que las cosas

se hagan más grandes.

fanny: ¿qué onda,

pasa algo, mi amor?

león: fanny, ¿crees que debemos

de seguir con nuestra relación?

>> ¿qué quieres, juan?

johnny: le traigo una propuesta

fenomenal, don doroteo.

no se la va a acabar, ¿eh?

doroteo: primero, lo primero.

te he prestado ya mucho dinero,

la última vez para comprarle

un anillo de compromiso a ana,

y bueno, ya sabemos

en qué terminó esa escenita.

johnny: sí, sí, de hecho mañana

lo voy a devolver a la joyería,

pero bueno, pues igual necesito

la lana para el proyecto

que traigo aquí, mire,

aquí entre ceja y oreja.

doroteo: ya conocemos

tus dichosos proyectos,

fracaso absoluto marca johnny.

johnny: ya lo sé, don doro,

pero mire, yo se lo juro

que esto es diferente.

doroteo: a ver, dime.

johnny: bueno, a ver, el chicago

es un exitazo, ¿no?

doroteo: eso ya lo sé.

johnny: por eso, por eso,

pero el público

es de puros hombres.

doroteo: ¿qué tiene de malo eso?

ellos son los que pagan.

johnny: no necesariamente, ¿eh?

damas y damitas, les presento

un concepto revolucionario,

impactante, novedoso.

doroteo: al grano, johnny.

johnny: con ustedes,

"miércoles de mujeres

en el chicago".

¿qué tal, eh?

"miércoles", con "m" de "mujer".

¿qué hubo?

fanny: ¿de qué hablas, león?

siempre que vamos a casa

de tu mamá, sales con lo mismo.

¿quieres cortar conmigo?

no necesitas acumular

más pretextos, ¿ok?

terminamos y ya.

león: no, mi amor, no es eso.

perdón.

fanny: ¿entonces qué te pasa?

león: fanny, ¿no has tenido

alguna vez la duda de saber

si lo nuestro va a funcionar?

fanny: sí.

león: bueno, en algún momento

tu papá, mi mamá, tus compañeros

de la universidad han visto

el abismo que hay entre tú y yo.

fanny: yo no siento ese abismo,

león.

y si le vas a dar gusto

a toda la gente,

entonces no eres el hombre

del que me enamoré.

león: tienes razón.

fanny: a mí no me importa

subirme en tu moto,

comer tacos en la calle

o que vivas en un cuartito

en una casa de huéspedes,

porque desde que mi mamá

se murió, óyeme bien:

tú, león gonzález, eres

la única persona entre millones

que me ha devuelto las ganas

de vivir.

así que me importa un demonio

lo que la gente opine.

eres mi corazón, león,

y creo en ti.

doroteo: ¿strips de hombres?

pues no es mala idea, ¿eh?

las mujeres también merecen

su diversión.

johnny: sabía que le iba

a gustar, don doro, ¿eh?

>> ey, ey, ey, ey, ey.

doroteo: ¿pues ya tienes

a los bailarines?

johnny: no, o sea, no,

pero se pueden conseguir,

don doroteo.

doroteo: me parece bien, johnny.

pero yo no voy a invertir

un solo centavo en tu idea.

johnny: pero ¿entonces cómo

le voy a hacer para conseguir

a los chavos que se encueran?

doroteo: pues ese es tu perro,

y tú lo bañas.

a ver cómo le haces.

si resulta tu idea, ya veremos

si le meto lana o no.

[música]

[música]

ana: ¿qué honduras

con las verduras?

¿qué, no te fue bien

con el rey de la selva, o qué?

fanny: no, sí,

al final todo bien.

ana: pero...

fanny: pero no sé, ana.

ana: ¿qué?

fanny: siento que hay algo

que león no me quiere decir.

ana: achis, achis, achis,

¿como qué?

fanny: no sé, igual estoy

superalucinando y--ay, sí,

creo que estoy viendo algo

que no es, ya, mejor

voy a agarrar mi control remoto

y le voy a bajar dos rueditas

a mi debraye.

ana: oye, no te angusties mucho.

tú disfruta del amor

que se tienen porque se ve

que él te ama un chorro.

no te metas ideas

en tu cabecita.

luego ni pensamos bien.

fanny: sí.

ana: ¿y ahora por qué no quieres

ir a la escuela, lichita?

alicia: dile a mi papá

que me siento mal.

ana: pero es que si le digo eso,

tu papá te va a querer ver,

saber qué tienes

y se va a preocupar, lichita.

alicia: no quiero que me vea.

ana: pero ¿por qué no quieres

que te vea, lichita, qué traes?

alicia: porque estoy horrible.

tengo como 50000 granos, mira.

mi cara es como la superficie

de la luna.

ana: oye, pero--pero es normal

que tengas granitos a tu edad.

alicia: no, ana,

esto no es normal.

las niñas de mi salón

no tienen ni uno solo.

ana: ¿ni uno?

ay, qué mentirosa, también eres

bien exageradísima.

¿y ahora tú qué traes?

luz: mi papá no cumple

sus promesas, ana.

ana: ¿por qué?

luz: porque me dijo

que iba a desayunar

con nosotros.

ana: ¿eso te dijo?

¿dónde está tu papá?

luz: ya se fue al trabajo.

ana: ah, no.

aguántame las carnitas,

voy a ver si tu papá

no se ha ido, espérame tantito.

luz: ¿te dio varicela, licha?

alicia: no.

ana: fernando, fernando,

espérate, ¿no vas a desayunar

con los niños o qué?

fernando: perdón, tengo prisa,

tengo una junta a las ocho,

perdón--

ana: espérame, espérame tantito.

a ver, ¿qué traes?

llevas pidiéndome perdón

todo el tiempo, ¿qué tienes?

fernando: sí, lo sé, lo sé, ana,

la junta.

ana: ¿qué junta?

a ver, a ver, espérame.

antes estabas raro.

te fuiste a malinalco

y regresaste peor,

diciéndome que no puedes hablar

conmigo porque estás cansado,

¿qué traes?

fernando: de veras, perdóname,

necesito llegar a la oficina--

ana: y yo

necesito hablar contigo.

fernando: diles a mis hijos

que lo siento mucho.

ya sé qué quieres hablar--

ana: no, no, no, no,

ni siquiera es de nosotros.

es de tu hija, es de alicia.

fernando: ¿qué pasa con alicia?

ana: que está deprimida.

fernando: ¿por qué?

ana: porque es adolescente,

porque le están saliendo

más granitos, porque está mal.

fernando: ay, hablamos después

de eso, ¿sí?,

por favor, por favor,

tengo que irme, ana, por favor.

¿puedo?

gracias.

>> oye, ana, ¿y lichita?

ana: pues yo creo

que ahorita viene.

o más bien, espero.

alicia: ¿pueden dejar de verme?

fernando: ¿qué es esto?

isabela: fui al ginecólogo

el sábado

y confirmó mi embarazo.

fernando: de esto, justamente,

quiero hablar contigo.

isabela: creo que la última vez

que nos vimos me dijiste todo,

¿no?

fernando: necesitaba tiempo.

isabela: sí, sí, sí, lo dijiste,

para procesar la noticia.

y de casualidad,

¿ya la procesaste?

fernando: sí.

un hijo mío debe crecer

en un ambiente estructurado,

en el seno de una familia.

es justo que el bebé--

vamos, nuestro bebé,

tenga una vida feliz.

va a necesitar orden,

normalidad.

por eso, he estado pensando

y creo que lo correcto

es que nos casemos.

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.