null: nullpx
Cargando Video...

Mi Corazón Es Tuyo Capítulo 108

4 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

ana: duérmete, mi corazón,

mañana vas a estar mejor, ¿eh?

yo te amo, ¿tú sabes?

¿sí?

tápate bien, ¿eh?

bichita hermosa.

¿quién sabe qué bronca tendrás

que eres como eres?

perdón, señor,

¿y cómo les fue

con el doctor de allá?

fernando: bien.

bien, ana, muy bien.

ahora sí creo que todo

va a salir bien con mi hermano.

ana: [suspira]

qué bien, don fernando,

qué bien,

me da muchísimo gusto.

fernando: sí.

ana, ana,

¿te--te puedo decir algo?

ana: dígame, señor.

fernando: [suspira]

no me vas a creer.

ana: "try me".

fernando: ¿perdón?

ana: hombre, que me pruebe,

que me lo diga, igual le creo.

fernando: sí, sí.

ana: señor.

señor.

señor, ¿todavía está ahí?

fernando: sí, sí,

aquí estoy, aquí estoy.

ana: bueno, pues, si está ahí,

hable, porque a mí el silencio

me pone nerviosa.

fernando: ana,

te extraño.

ana: [suspira]

fernando: te extraño muchísimo,

mi ana leal.

[suspira]

mm.

ana: hola.

fernando: hola.

¿entró una ladrona?

ana: sí, vengo a robarme

al famoso empresario don hielo.

fernando: guau.

bueno, no--no puedo ver

el reloj, pero...

ya son casi las tres

de la mañana, me imagino.

no es justo

que me esperes tan tarde.

ana: yo por ti

esperaría toda la vida,

fernando.

¿cómo te fue

con los accionistas, mi amor?

fernando: pues, ya sabes,

todo un lío.

tengo la espalda deshecha.

ana: ¿no me digas?

sí.

fernando: gracias.

ana: me lo imaginaba.

por eso, tengo preparada

su recompensa, señor lascuráin.

fernando: ay, ¿de veras?

ana: así es.

en este...

cofrecito,

hay algunas tarjetitas

con algunos regalos.

y debido a la hora, pues,

va a tener que escoger

solamente uno.

fernando: ¿solamente uno?

ana: solamente uno.

mañana los niños se levantan

a las seis, así que--

fernando: pero ya están

grandecitos, ¿no?

ana: mi amor.

fernando: a ver.

[carraspea]

"masaje".

ana: [ríe]

fernando: bueno, sí,

es muy necesario.

ana: para la espaldita.

fernando: sí, sí, sí, sí.

¿"besos tronados"?

uy, más que necesarios.

"jacuzzi".

jacuzzi.

suena tentador.

sí, el jacuzzi me encanta.

ay, no, no, piojito,

piojito, piojito,

ay, piojito, mi debilidad.

ana: hasta que te quedes

dormido.

fernando: ay,

¿y solamente puedo escoger uno?

ana: solamente uno.

fernando: bueno, ¿y...

no puedes hacer una excepción,

una especie de combo?

ana: pues, es que

ya es muy tarde,

y no vas a dormir nada.

fernando: mi amor, no importa,

no importan las ojeras.

las ojeras...

valdrán la pena.

ana: ¿sí?

fernando: claro.

ana: bueno.

en ese caso, tengo una...

tarjetita

para clientes distinguidos.

fernando: uy.

ana: uy.

si no te importa tener ojeras.

fernando: no.

ana: [ríe]

fernando: no me importa.

a la camita.

ana: a la camita.

fernando: te amo, ana.

ana: don fernando.

fernando: fernando.

ana: fernando.

fernando: ana.

¿ana?

caramba.

[resopla]

ambos: sebastián, sebastián.

guille: ya tenemos todo listo.

alex: tenemos la cubeta.

al jardín.

[ladridos]

sebastián: pásame la cubeta,

alex.

alex: vente, vente, vente.

coro: ♪ ave

maría

gratia

plena

maría

gratia plena

maría

gratia plena

ave

ave dominus

dominus tecum ♪

fernando: ¿listo?

diego: listísimo.

fernando: vas a quedar

como nuevo, ¿eh?

diego: primero dios.

fernando: muy bien.

natalia: te voy a estar

esperando, mi amor.

diego: bueno, pues,

ahora dame un besito

de la buena suerte, ¿no?

natalia: [ríe]

fernando: [suspira]

ambos: [ríen]

soledad: no puede ser.

¿a qué hora saliste de méxico?

ángel: ay, mamá sol,

me urgía verte.

soledad: ay, a mí también.

ángel: mamá sol, ¿sabes qué?

eh, bueno, no lo vas a creer.

soledad: ¿qué cosa, eh?

ángel: dentro de unas horas,

vas a ver a tu hija.

fernando: [susurra] ana.

te extraño mucho.

ana: yo también te extraño,

don fernan...

¡ay!

fanny, por favor.

ay, no, no, no hagas eso,

hermana, me asustas y...

fanny: ¿yo?

ana: no vayas a creer

que yo estaba...

soñando con tu papá.

fanny: ay, no, para nada,

¿cómo crees?

o sea, cero, ana.

digo, si casi no se nota

el amor entre ustedes dos y así.

ana: sí, ya sé.

fanny: ay, seguro sueñan

todos los días

el uno con el otro.

ana: bueno,

es que ayer me habló.

¿quién los entiende

a los hombres, no?

primero, me habló para regañarme

y luego me be--

fanny: ay, justo venía

a preguntarte.

¿no sospechó lo del chicago?

ana: no.

pero le estaba diciendo yo

a la jennis y al johnnys

que yo siento que esto

de mi doble vida

como que cada vez

se complica más, ¿no?

pero mira, es que yo...

no le puedo decir

la verdad a tu papá

y menos ahora que...

fanny: ¿que qué?

ana: ah, nada, nada.

fanny: ana.

ana: ¿qué?

fanny: dime.

ana: ¿qué?

fanny: ¿ahora que qué?

ana: ahora que no puedo

dejar de pensar en él.

fanny: ¡ay!

qué padre, ya van

a estar juntos.

ana: [ríe]

no, bájale esas rayitas

a tus...

no.

o sea, sí, sí,

pero no, todo no, no, porque...

fíjate, ayer me habló

por teléfono y me dijo:

"ana, te extraño".

y aquí entre nos:

"yo también te extraño,

don fernando".

ambas: [gritan]

fanny: payasa.

ana: sí, ya sé.

fanny: bueno, pero ya,

ese es el primer paso.

ana: sí.

sí, sí, sí.

fanny: ¿qué pasa?

ana: es que no he dejado

de pensar en mi mamá,

pero con todo esto

que están haciendo,

lo de las sedes y eso,

yo siento que está cada vez

más cerca y yo estoy segura

que bien pronto

la voy a poder abrazar,

pero ¿cuándo será? ¿cuándo será?

fanny: ay, muy pronto.

pero mira, mientras,

yo te doy un abrazo.

ana: ay, sí, tú me vas a dar

un abrazo.

un abrazo.

ambas: [tararean]

soledad: ¿esa señora

te dijo lo de la guitarra?

ángel: sí, sí, sí.

soledad: ¿y--y también

lo de mi canción?

ángel: sí, también.

soledad: ¿ay, no me digas

que también te dijeron

lo de las monjas

del verbo encarnado?

ángel: sí, también, también.

o sea, las monjas

la recibieron como ana,

pero la asistente

del señor lascuráin me dijo--

soledad: habla, habla rápido.

ángel: que--que ahora se llama

blanca tu hija.

soledad: blanca, blanca,

qué bonito nombre.

¿cómo? ¿blanca?

ángel: sí, sí, blanca.

mamá sol, lo más importante

es hoy.

escúchame, escúchame,

lo más importante es hoy.

hoy a las 12 en interlomas.

soledad: hoy.

ángel: se van a ver ustedes dos.

soledad: ¡ay, ay, ay!

¿de veras? ¿de verdad?

ángel: sí, sí.

soledad: ay, hijo,

estoy temblando.

siento que se me va

a salir el cora...

pero dime cómo fue posible.

pero ¿cómo fue posible?

dime cómo, cómo si tengo

tantos años esperando.

ángel: mamá sol, ya te conté,

¿te acuerdas? o sea,

lo de la página de internet

y todo eso.

soledad: perdóname, hijo mío.

¡ay, dios mío!

¿qué me voy a poner?

ángel: ah, bueno, ah, no, sí.

es importantísimo,

tiene que ser rojo.

soledad: ¿rojo?

pero ¿cómo rojo?

ángel: bueno, eso me dijo

la señorita.

de hecho, tu hija también

va a venir de rojo.

pero no te preocupes.

ya le hablé de ti,

ya saben cómo eres.

soledad: bueno, oye, oye,

pero, este...

¿tú hablaste con ana?

digo, no, no.

que no, es blanca.

ambos: blanca, blanca, blanca.

soledad: ¿no? ¿estás seguro?

ay, ay, estoy nerviosísima.

¿de verdad?

ya no--ya no sé ni qué--

ni qué pasa con mi vida.

mi hija.

¡mi hija!

¡ay, mi hija!

voy a conocer a mi hija.

gracias, dios mío.

ay, me vas a...

ay, me vas a llevar

a méxico, ¿verdad?

ángel: sí, claro.

soledad: pero ¿hoy--hoy mismo--?

ángel: hoy mismo, sí.

bueno, y si tú quieres,

también te acompaño y...

soledad: no, no, no.

no, no, bueno, sí.

bueno, la verdad, no sé, hijo.

perdóname, estoy tan nerviosa,

ya no sé ni qué hacer.

ay.

[música]

[música]

guille: con esto es suficiente.

alex: ¿seguro?

guille: vamos, hermanos.

a lo que te truje.

ana: ¡chencha!

alex: chencha, chencha, sí.

ana: ¿qué?

sebastián: hola.

ana: hola.

alex: buenos días, ana.

ana: buenos días.

¿qué dijiste?

alex: ana, la rana.

ana: ¿cómo la rana?

guille: ana, bandana.

ana: ¿qué traen?

yo sé que pasa algo.

¿qué traes en tu garganta?

sebastián: nada.

ambos: nada.

ana: estás tosiendo.

los conozco.

siete, ¿qué pasa?

siete: [ladra]

ana: ¡no me grites tan feo!

sebastián: ana,

ya nos tenemos que ir.

ana: ¿adónde?

guille: a una misión secreta.

alex: allá, arriba.

ana: ¿arriba?

ajá.

¿qué traen?

no es cierto.

ambos: [ríen]

sarahí: [grita]

soledad: ay, ay.

ay, mi hijito,

a mí me va a dar algo.

no, no, es más, ya me dio.

ángel: [ríe] mamá sol,

cálmate, tranquilízate.

soledad: ay, ay,

¿y cómo será su cara?

¿se acordará de mí?

ángel: ay, ¿quién sabe?

[celular]

disculpa.

soledad: sí.

ángel: ¿bueno?

eh, sí, ángel altamirano.

¿cuándo?

eh, dígame en qué hospital está.

claro, voy saliendo para allá.

mamá sol, tengo que irme.

un paciente tuvo un accidente.

soledad: ay, qué pena.

ángel: tiene cuatro añitos.

soledad: claro, claro,

ve, está muy chiquito.

ángel: mamá sol, le deseo

toda la suerte del mundo.

todo va a salir muy bien.

te hablo, te hablo al rato.

ah, me saludas a blanca.

soledad: claro, claro que sí.

ángel: mamá sol, tranquila.

soledad: ay, sí, perdón.

adiós, hijo.

ana: ahora sí se pasaron,

trío de tres.

siete: [ladra]

ana: bueno, ok,

cuarteto de cuatro.

mira que ponerle

lombrices y gusanos y...

¿que no saben cómo es?

¿qué quieren hacer con ella?

¿la quieren traumar?

sebastián: yo creo

que ya está traumada.

ana: bueno,

bueno, sí, sí, pero...

también ha de tener sus razones

para ser como es.

alex: ¿por qué? ¿qué le pasó?

ana: no sé, no sé, pero...

es evidente.

algo no está bien con salami.

niños: sarahí.

ana: como sea, me entendieron,

saben de quién

estoy hablando, ¿verdad?

¿qué se ven? ¿qué se ven?

no la pueden seguir molestando.

¿entendieron?

niños: ¡es un hígado!

ana: me da lo mismo

que sea un hígado o...

todos: [hablan a la vez]

ana: ¡da lo mismo!

a ver, en buen plan,

déjenla en paz.

no les ha hecho nada,

y todavía se tiene que quedar

aquí a vivir.

o sea, imagínense, pobrecita.

está lejos

de su papá, de su mamá.

niños: ay.

ana: ¡no se me anden

haciendo el bullying!

terminamos con las travesuras.

véanme.

serio.

serio.

serio.

¿quedó claro?

niños: sí, ana.

ana: está bien.

siete.

siete: [ladra]

ana: no, siete, con--con ganas.

siete: [ladra]

ana: bueno, por favor.

soledad: ¿blanca?

¿hija?

isabela: ¿mamá?

soledad: sí, sí, hija.

yo soy...

tu madre.

isabela: sí, sí, sí,

soledad fuentes.

soledad: [solloza]

estás embarazada.

isabela: sí.

soledad: no lo puedo creer,

hija, que...

que estés frente a mí.

la última vez que te vi--

isabela: fue cuando

me abandonaste.

yolanda: ay, no.

chabelota, qué barbaridad.

ahora vas a hacer sufrir

también a la mamá.

soledad: hijita, es que hay

una razón muy importante.

mira, yo te bauticé

con el nombre de ana, y después

te dejé con las monjas.

isabela: sí, del verbo

encarnado.

soledad: sí.

te dejé ahí.

y ellas te cambiaron el nombre.

isabela: era lógico.

me dejaste sin nada.

¿solamente una guitarra?

soledad: es que te tuve

que dejar, hijita.

me estaba persiguiendo

la policía.

me iban a meter a la cárcel.

hija.

hijita,

¿puedo...?

¿puedo abrazarte?

isabela: no.

todavía no, soledad.

luz: ¿gusanos? pero ¿cómo?

[ríe]

ana: deja de reírte.

resulta que sasasisi estaba...

lavándose los dientes,

y entraron

tus hermanos traviesos

y le vaciaron los gusanos

que tenían en la cubeta.

le echaron en el lavabo.

imagínate a esa pobre muchacha.

fanny: con razón gritó.

ana: horrible.

luz: yo creo

que hubiera gritado igual.

ana: ay, yo creo que sí, light.

¿ves? es que ya me la...

"i know".

luz en inglés, pues.

fanny: claro, claro.

ana: bueno, ya.

la cosa es que...

es mala onda, no es divertido.

o sea, se oye simpático,

pero no está padre

porque esta chava

tiene problemas con esto

de las bacterias y los gérmenes,

toda esta cosa, ¿no? ¿o no?

fanny: ay, pues, sí, ana,

pero es que también

esta niña es así,

como que muy particular, ¿no?

o sea, como que muy

tiquismiquis.

ana: eso es japonés.

es payasa en japonés.

fanny: no, no, no.

lo que digo es que, pues,

tendría que mejorar su actitud

si es la invitada en la casa.

ana: ah, claro, claro,

como cuando ella me trataba a mí

cuando llegué yo aquí.

fanny: ay, es diferente.

ana: no es diferente.

bueno, pero, bueno...

luz: pero no quiere

ser nuestra amiga.

ana: ¿no quiere?

yo creo, mamacita,

de hecho, se lo comenté

al sebas y a los clones,

esta niña tiene broncas.

digo, porque, si no,

no sería así como es.

luz: ¿qué broncas?

ana: es lo que hay

que averiguar, mi amor.

me vas a pegar tu tos.

oye, ¿y si le hablamos a tu papá

y se la armas de tos a él?

luz: ¡sí!

ana: ¿sí?

espera que es manzana.

luz: [tose]

fanny: ay, bueno, yo ya me voy--

ana: ¡no, no, no!

fanny: ana, ¡suéltame!

ana: no.

fanny: ya, me tengo que bañar.

mira, huelo feo.

natalia: ¿no te parece curioso,

fernando?

fernando: ¿qué?

natalia: que todo lo que pasó

entre diego y tú,

entre ana y diego,

empezó con una llamada

de tu papá.

fernando: sí, es cierto.

ustedes estaban en iguazú, ¿no?

natalia: no puedo explicar

por qué dejé ir a tu hermano.

fernando: y yo, a ana.

[celular]

perdón.

natalia: es ella, ¿verdad?

fernando: sí.

natalia: te dejo solo.

fernando: gracias.

natalia: permiso.

fernando: anda.

ana.

ana: don fernando.

fernando: ¿cómo estás?

ana: ¿cómo está?

eh, ¿ya salió diego

de la operación?

fernando: eh, no, no, no,

pero no debe tardar.

¿cómo sigue luz?

ana: ¿me da un segundito?

luz: hola, papi.

ana: hola, papi.

fernando: hola, mi corazón.

¿cómo estás?

luz: mejorcita,

pero todavía tengo tos.

fernando: bueno,

¿estás tomando la medicina?

luz: sí, papá,

pero una sabe fea.

[tose]

fernando: sí, sí, sí, mi amor,

pero es para que te sientas

mejor.

te mando miles de besos.

bueno, no, mejor millones.

te amo.

¿me pasas a ana, por favor?

luz: sí, papi.

voy a ver a los clones.

ana: fíjate que no te...

ah, pero ponte las pantuflas.

ponte el suéter, el suéter,

el suéter.

¡nena!

¿me--me haces caso, por favor?

¿el suéter?

perdón, señor.

fernando: ana, ¿cómo estás?

ana: estoy bien.

no es cierto.

bueno, sí estoy bien, pero...

es que ando pensativa.

es raro, pues,

pero muy pensativa.

fernando: ¿por qué?

ana: estoy pensando mucho

en mi mamá.

fernando: bueno,

eso siempre, ¿no?

ana: no, porque...

pues, no sé,

como que últimamente

es más de lo normal.

soledad: entonces, tú trabajas

con fernando lascuráin.

isabela: así es.

soledad: por lo que veo,

te va muy bien, hija.

isabela: por favor, siéntate,

soledad.

¿quieres algo de tomar?

soledad: blanca,

quiero hablar contigo.

isabela: ya habrá tiempo de eso.

mamá.

soledad: ¿mamá?

qué bonito suena.

isabela: mamá.

soledad: hija.

isabela: mira, soledad,

ella es carmela, mi madre,

mi madre adoptiva.

ella me recogió

de la casa hogar.

mira.

soledad: mucho gusto, señora.

soy soledad fuentes.

yolanda: ca--carmela.

soledad: gracias, carmela.

yolanda: ah, caray, ¿por qué?

soledad: pues...

por hacerse cargo de mi hija

todos estos años.

yolanda: no hay bronca.

soledad, eh, este, porque isa--

isabela: blanca, blanca.

yolanda: ah, sí, blanca.

blanca ha sido

una hija ejemplar,

maravillosa.

supongo que no tiene

mis genes, sino los suyos,

¿verdad, soledad?

soledad: bueno, puede ser.

isabela: [resuella]

ay, mira,

veo que sigues usando

el mismo esmalte rojo cereza.

ay.

soledad: pero, hija,

¿cómo te puedes acordar

del color de mis uñas?

isabela: ay, pues, porque...

porque es casi de lo único

que me acuerdo,

de tus uñas y...

y de tu canción.

soledad: ¿de veras?

isabela: ¿te acuerdas, carmela?

yolanda: la canción que cantabas

desde chiquita, ¿verdad?

isabela: sí.

carmela: ¿cómo iba?

isabela: ¿te acuerdas?

♪ si sientes frío

soledad: frío

isabela: hay mucha niebla

soledad: y hay mucha niebla

yolanda: [tararea]

ambas: si las estrellas

yolanda: [tararea]

ambas: esconden su brillo

yolanda: [tararea]

ambas: sí, mi princesa ♪

ana: ¿me estás preguntando

que si atraes a las chavas

emocionalmente inestables?

nando: ajá.

ana: eh, no te estoy entendiendo

tu pregunta.

nando: ah, ana, no sé,

es muy claro.

¿tú crees que tengo algo

de malo o--?

ana: ¿de malo de--?

no, no, no.

a ver, no, no.

¿no te has visto al espejo?

ojazos divinos,

boquita perfecta,

los dientes blancos, blancos.

eres como el "clais ken",

el que se transforma y--

fanny: ¡buenos días!

hola, hola.

nando: hola, buenos días.

fanny: [ríe]

ana: esta cancioncita

tiene cara de león.

fanny: me espías, ¿verdad?

ana: no.

como que lo siento.

fanny: es que sí va a venir

león con mauricio.

ana: ah, el otro.

nando: ah, qué gusto, ¿y edith?

fanny: eh, edith se fue

muy temprano, ¿por qué?

nando: ah, no, nada.

es que, bueno,

anoche a lo mejor

y nos estamos besando--

ana: ¡no!

mira, lo--lo sentí.

nando: sí, sí, pero esa fue

la parte feliz.

nos estábamos besando,

todo bien y de repente...

"¡no!", y se fue y--

ana: la mordiste.

nando: no, no la mordí.

ana: ¿no?

olías feo.

comiste y no--

no te lavaste los dientes.

nando: ¿a ti te dijo algo?

¿olía feo?

fanny: no, no, no, para nada.

ana: ah, pero, entonces,

tú sabes algo.

sabes algo.

fanny: sí, sí, sé algo.

ana: ¿entonces?

nando: ¿qué onda con edith?

ana: no, es que no,

no puedo decir.

es algo personal, y, la neta,

creo que es mejor

que tú hables con ella.

soledad: entonces, ¿te acuerdas

de la guitarra, hija?

isabela: claro, soledad,

me acuerdo perfectamente

de esa guitarra que tocabas.

soledad: ¿y qué pasó

con mi guitarra?

isabela: no sé.

no sé qué pasó.

cuando me dejaste

en la casa hogar

con la guitarra, yo tenía...

soledad: dos años, hija.

isabela: sí, sí.

y las monjas seguramente

se quedaron con la guitarra.

nunca supe más de ella.

soledad: ah, qué tristeza, hija.

isabela: sí.

yolanda: lo que no entiendo,

soledad,

es para qué dejó la guitarra

con la niña ahí, en...

en la puerta

de la casa hogar, ¿eh?

soledad: yo quería que ana...

eh, perdón, que blanca,

mi hija,

tuviera algo de mí,

que me sintiera cerca.

y eso fue lo único

que le pude dejar.

¿saben? esa guitarra

me la regaló un señor muy amable

cuando yo cantaba

en los camiones.

yolanda: ¿no me diga?

soledad: fue el señor herminio.

me la regaló,

y la había comprado,

ahora me acuerdo,

en la tienda la clave de sol.

yolanda: ándele.

[celular]

soledad: es--es el mío, permiso.

sí.

hola, hijo.

ángel: mamá sol, ¿y qué pasó?

¿cómo estás? dime,

¿cómo salió todo?

¿dónde estás? ¿viste a blanca?

soledad: ay,

son muchas preguntas, hijo.

ángel: sí, sí, lo sé,

pero, eh, de verdad,

estoy muy emocionado por ti.

eh, ¿dónde estás?

soledad: en casa de mi hija.

ángel: ¿y todo salió bien?

soledad: todo va bien.

eh, mi hija y yo

nos estamos conociendo.

ah, también está

su madre adoptiva.

se llama carmela.

ángel: ay, mamá sol,

qué gusto, de verdad.

esto me hace muy feliz.

soledad: sí, hijo.

estoy muy feliz

y muy agradecida con dios.

ángel: bueno, bueno,

mejor te dejo

para que disfrutes el momento.

eh, me hablas después, ¿sí?

soledad: sí.

ángel: yo no creo

que regreses hoy al oro, ¿no?

soledad: no, no, no, hijo, no.

ángel: entonces, te puedes

quedar conmigo si quieres.

me hablas y paso por ti.

soledad: gracias, hijo.

te quiero mucho.

ángel: yo también.

ah, y mándale un abrazo

a blanca de mi parte.

soledad: claro, claro.

nos vemos.

[música]

sarahí: [llora]

ana: [piensa] si yo lo sabía.

esta niña trae algo,

algo que le duele

y bien profundo.

sarahí: [llora]

ana: señorita sarahí.

se...

señori...

[celular]

¿bueno?

ángel: eh, buenas tardes, ana.

¿cómo está?

ana: bien, doc, doctor.

ángel: ángel, ¿te acuerdas?

ana: sí.

¿qué pasa, ángel?

ángel: eh, bueno, estoy llamando

para saber cómo sigue luz.

ana: ay, ¿te cae?

ángel: ¿cómo?

ana: eh, no, o sea, porque...

como que los doctores

no son los que hablan.

más bien, es el paciente, ¿no?

al que le pregunta

que cómo estoy y...

ángel: es que yo soy diferente.

me gusta ponerle atención

a todos mis pacientitos.

ana: ay, ya.

pero, bueno, está muy bien, ¿no?

muy bien.

lucecita está muy bien,

nomás trae un poquito de tos.

ahora sí que la está

armando de tos.

ángel: [ríe]

¿tienes dónde apuntar?

ana: ¿qué? sí.

eh, espéreme, eh...

este...

sí, sí tengo.

ay.

ay, qué bonito.

ángel: ¿perdón?

ana: nada, no es con usted,

contigo.

ya estás.

ángel: te voy a dar el nombre

de un jarabe para la tos.

ana: venga.

pediátrico.

ángel: sí, sí, sí, pediátrico.

se lo vas a dar

cada seis horas

y dale muchos líquidos.

ana: oiga, oye, eh, ángel,

¿te puedo marcar luego?

es que fíjate

que me está hablando mi jefe.

ángel: eh, bueno.

ana: don fernando.

fernando: ana.

me pediste que te llamara

en cuanto terminara

la operación de diego.

ana: ¿y cómo salió? ¿cómo está?

fernando: está un poco dormido,

pero está bien.

está bien.

ana: ¿y qué dijo el doctor?

fernando: que todo salió

muy bien.

ana: ay, bendito sea el cielo,

todos los ángeles,

todos los santos

y todos los que acompañan

allá arriba.

sí, señor.

señor.

fernando: ana, eh...

ana: señor, es que...

no lo oigo.

fernando: mejor te hablo

más tarde.

ana: ya vas, barrabás.

oiga, ¿me saluda al diego?

fernando: sí, claro,

de tu parte.

ana: de mi parte, sí.

fernando: así se dice,

de tu parte.

ana: le digo que es obvio

que es de mi parte, obvio.

bueno, pues, me habla después.

fernando: sí, sí, ana.

eh, dales un beso a mis hijos.

ana: sí, de su parte.

fernando: claro, de mi parte.

claro, de mi parte.

te mando...

un beso tronado.

¿tú no me mandas nada?

ana: eh, sí, le mando un saludo.

fernando: ¿un saludo?

ana: o sea, sí, saludo de mano

profesional, muy profesional.

fernando: bueno, está bien.

pero ¿no merezco

ni siquiera un besito tronado?

ana: ¿por qué o qué o cómo?

ya.

no, mejor cuelgue

porque luego le va a salir

muy caro el roaming.

fernando: sí.

me encantó hablar contigo, ana.

[suspira]

voy a pensar todo el día en ti.

ana: ya, es que...

eh, voy a atender,

que la lichiqui llegó

hace un ratito.

hasta luego, señor.

fernando: sí, hasta siempre,

ana, hasta siempre.

alicia: ¿y esa sonrisita?

ana: no me estoy riendo.

estoy así, mira, apretada.

mira, estoy seria.

tú eres la que andas

bien contentita, ¿no?

qué bárbaro, lichita.

¿qué es esto?

hijo, mano.

alicia: este...

pablo me invitó al cine.

sí puedo ir, ¿verdad?

ana: ¿al cine?

ay, qué padre, mi amor.

alicia: nos va a llevar

su mamá.

ana: vas.

es que yo no lo puedo autorizar,

háblale a tu papá.

alicia: pero te digo, mira,

lo que pasa es que, ana--

ana: háblale, ahí está

el teléfono, mira, ahí está.

alicia: ana.

ana: hermana.

¿qué?

¿qué quieres que haga?

donde manda capitán,

no gobierna ana, la nana.

ni modo, háblale.

el teléfono.

alicia: pues, olvídalo,

no me va a dejar ir.

[llora]

nunca voy a poder

salir con pablo, no es justo.

[llora]

ana: ¿qué es eso?

ramona: perdón,

¿las señoras van a comer?

yolanda: claro, aquí se come

todos los días, ¿verdad?

isabela: ¿te quieres quedar

a comer con nosotros, soledad?

soledad: me encantaría, hija.

pero...

[tose]

la verdad, estoy

un poco cansada.

[suspira]

ha sido un día muy emocionante.

isabela: sí, así es,

emocionante, pero...

ay, pero muy difícil.

soledad: ¿difícil?

isabela: pues sí, soledad, sí,

porque todavía no puedo entender

por qué me abandonaste.

soledad: hija, ya te expliqué

que estuve en la cárcel 18 años.

yolanda: retírate, rina, órale.

ramona: sí, señora, con permiso.

isabela: hay mamás que tienen

a sus hijos en la cárcel.

y aun así, los ven.

soledad: no, no, no.

no, hija,

esa no era vida para ti.

isabela: me alejaste de ti.

soledad: pero fue

para que pudieras tener

una vida mejor.

yolanda: ¿te sientes bien,

soledad?

soledad: la verdad, no, carmela.

será mejor que le hable a ángel

para que venga por mí.

[solloza]

alicia: ay, ana.

ana: ay, tengo una idea.

alicia: ay, ¿cuál? ¿cuál? ¿cuál?

ana: ay, sí, ¿verdad?

te digo que me mientes.

¿y si vamos todos?

porque, entonces, así,

chance le puedo vender

la idea a tu papá.

alicia: sí.

ana: bueno, no todos.

o sea...

ay, hermana, no.

es que ahí torció el rabo

la puerca, fíjate.

alicia: ¿dónde?

ana: ahí, en el detalle, pues,

porque la lucecita,

pues, está enfermita.

luego--

alicia: [llora]

¿y nos tenemos

que quedar todos aquí?

ana: a menos de que venga

la fannys a cuidar

a tu hermanita, como ayer.

alicia: ¿qué pasó ayer?

ana: pues, nada, que la cuidó.

lo que pasa es que me tuve

que ir y, entonces,

ya vino la fannys y así.

ajá.

alicia: ¿crees que quiera

quedarse con luz otra vez?

ana: pues, no sé.

no, yo creo que sí

porque, como va a venir

el lion con el güerito,

¿quién va a estar aquí?

tu hermana.

pero a ver, el nando...

no, nos va a batear.

él no va a ir.

es que está como agua

para chocolate.

alicia: ¿por qué?

ana: no me distraigas

porque ves tengo mi htda

bien así.

luego, la salami va a decir:

"no, no voy porque en el cine

hay mucho microbio", ¿no?

entonces, nos quedan

los clones y el sebas.

no admiten perros en el cine,

así que el siete se queda.

entonces, pues, ¿qué?

vamos al cine

el par de dos, el sebas,

tú, yo y el quinto,

pero una película para niños.

alicia: de lo perdido,

lo que aparezca.

ana: qué positiva, mi amor.

sí, sí, sí.

porque a caballo regalado

no se le ve el colmillo.

alicia: ¿eh?

ana: ah, bueno, olvídalo.

lo que sí es que hay

que hablarle a tu papacito

para decirle...

[resuella]

y le decimos al brunis

que nos lleve, ¿no?

alicia: gracias, ana.

ana: ¿de qué, mi amor?

¿de qué, mi vida?

¿de qué, mi cielo hermosa?

soledad: no te preocupes, hijo.

[suspira]

nos vemos abajo.

hija,

¿nos podemos ver mañana?

isabela: pues sí.

ya sabes dónde vivimos.

yolanda: aquí tiene su casa,

señora.

soledad: gracias.

espero que algún día...

puedas perdonarme.

isabela: no lo sé, soledad.

soledad: hasta pronto, hija.

isabela: [ríe]

ay, qué...

[ríe]

yolanda: qué poca.

se lo está creyendo todo.

qué bárbara eres.

isabela: ay, qué buena idea.

[ríe]

imagínate.

[ríe]

que sufran ana y su madre

al mismo tiempo.

[ríe]

no, no, no.

ay, no, yolanda,

¿no es lo mejor que puede pasar?

[ríe]

yolanda: ¡ya, babosa!

[música]

[música]

doctor: la operación

fue un éxito.

pero, como les dije,

lo que es vital es la terapia

de la rehabilitación.

fernando: sí.

bueno, ¿y cuándo empezaríamos?

doctor 2: yo no soy especialista

en rehabilitación, don fernando,

pero, generalmente,

a los pacientes

que tienen recursos

les recomiendo la mejor clínica

de rehabilitación del mundo.

fernando: perfecto, perfecto.

eso queremos, ¿dónde está?

doctor 2: como les dije,

la rehabilitación

llevará varios meses,

y la clínica que les menciono

está en suiza.

ángel: ¿estás segura, mamá sol?

¿no quieres que te acompañe?

soledad: no, no, no, hijo.

quiero estar sola.

ángel: mamá sol, la encontramos.

al fin la tienes a tu lado.

soledad: sí, sí.

sí, hijo,

aunque es muy diferente

de cómo la recordaba.

ángel: eh, bueno,

pero tu recuerdas a una bebita,

y ya pasó mucho tiempo.

soledad: sí, tienes razón.

y ya no me voy a preocupar, ¿eh?

bueno.

ángel: pero cuídate, ¿sí?

soledad: sí, claro, claro.

este, tú también. ¿eh?

ay, a ver.

[ríe]

bueno, voy a estar bien, ¿eh?

ángel: sí, y mucha suerte.

soledad: sí, sí, no te apures,

no te apures, todo--todo--

todo va a estar bien.

nos vemos.

ángel: [suspira]

[pitidos]

fernando: se ve muy interesante.

[carraspea]

natalia: ¿puedo ver?

fernando: sí, claro.

natalia: gracias.

fernando: hay que hablar

con los doctores para ver

cuándo podemos tomar el vuelo

para basilea.

supongo que habrá hospedaje

para algún familiar

en el centro ese, ¿no?

natalia: supongo.

fernando: sí.

natalia: mira, mi amor,

¿no te gustaría rehabilitarte

en medio de los alpes suizos?

ay, está superbonito.

diego: fernando.

fernando: ¿sí?

diego: ¿puedo hablar contigo?

fernando: sí, claro.

natalia: ahorita regreso.

diego: oye, natalia,

checa a ver si ya llegó eso.

natalia: a eso iba.

gracias.

isabela: [ríe]

ay, no puedo.

yolanda: bueno, bueno.

¿cuál es la idea, chabelota?

mira,

te vas a hacer pipí, así es.

isabela: ay, ya me está

saliendo la pipí.

ay, porque entre el embarazo

y la...

[ríe]

ay, voy al baño.

ay, ay.

[ríe]

yolanda: mírala, mírala,

mírala.

ay, qué bárbara, muchacha.

es que...

cuando yo estaba embarazada

de--de esta...

la--la chabelota,

no, hombre,

a cada rato hacía pipí

porque como la--la panza

se recarga en la vejiga,

no, hombre, a cada rato

le dan ganas a uno.

ramona: pues, que la señora

isabela cuente el chiste, ¿no?

yolanda: es que la señora

que vino, la tal sol--soledad,

cree que mi hija es su hija.

ramona: ajá, no entiendo.

yolanda: lo que pasa es que...

no, hombre,

es una larga historia.

mejor termina, margarita,

para festejar, ramona.

ándale.

ramona: sí, señora.

yolanda: ¿de qué te ríes ahora?

ramona: es que es la primera vez

que me dice ramona, señora.

yolanda: oh.

ay.

qué confianzuda se ha vuelto

la servidumbre últimamente,

ya no hay niveles.

ay.

ana: agárrate, por favor, ¿sí?

a ver, píquenle,

que ya va a empezar la película.

sebastián: pero yo no sé

para qué estacionamos

hasta ahí atrás, ana,

es en serio.

ana: porque se estaba tardando

mucho el semáforo, sebastián,

y, además, caminar es bueno.

¿tienes el valor o te vale?

haz algo por ti.

ándale, apurémosle

y sí llegamos.

vámonos, órale.

ahorita nos alcanza el bruno.

vamos.

niños: ¡córrele, ana!

ana: a ver, no puedo correr

rápido porque tengo tacones

y soy una damita.

¡respeto a su...!

[resuella]

[silba]

aquí, aquí, maestro, aquí.

Cargando Playlist...