null: nullpx

Me Declaro Culpable Capítulo 54

2 May 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

roberta: por lo que veo,

no lo sabías.

pensé que ya estamos enterados.

como el mocoso ya está viviendo

en casa de mi papá--

alba: ¿qué?

roberta: ay, ¿tampoco eso

lo sabías?

mi papá le quitó la custodia

a tu cuñada.

ahora él es su tutor legal.

alba: no, no, no.

¿qué estás diciendo?

eso es imposible.

roberta: no, no.

no para mauro monroy,

nuestro maldito padre.

para él no hay imposibles,

¿sabes?

supongo que presentó pruebas

para demostrar

que el escuincle ese

es un nieto

porque de otro modo,

no lo hubiera conseguido.

alba: a ver, a ver, a ver,

por favor, por favor,

¿de qué está hablando?

¿qué tipo de pruebas?

roberta, ¿de qué estás hablando?

roberta: [chista]

no seas estúpida e ignorante.

pruebas genéticas.

un análisis de adn.

mi papá es abogado

y él está completamente

convencido de que

tú eres la bastarda

que concibió

con la zorra de maría luisa.

así se llamaba la [...] esa

que te trajo al mundo, ¿no?

julián: siempre estuvimos

juntos, paolo.

a veces enojados,

a veces contentos.

pero siempre juntos.

yo...

yo sabía que tarde o temprano

tú te ibas a enterar

de la verdad.

por eso insistí

en que te contara

lo que había pasado.

porque eso la iba a hacer

volver conmigo.

a mí me convenía.

paolo: o sea que ella

solo estuvo conmigo por culpa.

julián: [asiente]

sí.

perdón.

y es horrible lo que

voy a decirte, paolo,

pero a lo mejor

esto te funciona,

digo, por si tienes

que ajustar algo

para futuras relaciones.

natalia me buscaba muchas veces

para quitarse las ganas

que le quedaban

después de estar contigo.

es que sí la dejabas

insatisfecha, campeón.

perdón.

yo sé que es duro, pero...

paolo: fui un estúpido.

natalia se rio de mí como quiso.

no entiendo por qué ella

me contó que estaba embarazada.

¿para qué?

julián: no sé.

parte de toda su frustración,

me imagino.

su culpa.

natalia sabía

que tarde o temprano

te ibas a enterar.

pero, ¿en algún momento

ella te digo que el hijo

que estaba esperando es tuyo?

paolo: no, no, no,

pero sí me lo dio a entender.

julián: [asiente]

paolo: en realidad,

solo me dijo que estaba

embarazada.

julián: bueno, esta vez

no te mintió, ¿eh?

porque natalia

sí está embarazada.

no de ti, pero sí,

sí está embarazada.

roberta: dale un beso

a mi neni de mi parte,

dile que pienso en ella

todo el tiempo

y que no la estoy dejando sola.

dile que la amo con toda mi alma

y que la extraño muchísimo.

roberta: ¿y por qué no mejor

se lo dices tú, eh?

ahorita mismo puedes hacer

que la traigan para que puedas

hablar con ella.

roberta: ya te dije

que no la quiero ver aquí.

es un favor que te pido.

porque finalmente,

yo voy hacer lo mismo

con tu hijo.

[solloza]

voy a darle los abrazos

que tú no puedes darle.

alba: no te acerques a mi hijo.

roberta: gabriel está viviendo

con su abuelo.

[ríe]

te prometo, zorrita,

que voy estar muy cerca de él.

así como tú estás

cerca de mi neni,

dándole fuerzas

y los mejores consejos

en este momento tan difícil.

alba: escúchame bien roberta.

con mi hijo no te metas.

roberta: pobrecito.

si lo vieras.

él no la está pasando nada bien.

ay, me da tanta pena.

¿qué crees?

que hasta lo rapamos.

tiene su cara

entre color amarillo y verde.

se ve tan débil,

tan pálido

y tan flaquito.

ay, ya no "chillotiés".

no te pongas así.

[ríe]

cuando llegue el momento,

yo lo voy a cuidar, ¿eh?

cuando su cuerpo

ya no pueda más,

pues si él no desea otra cosa

más que cerrar sus ojitos,

también le puedo dar

el descanso

que tú le diste a tu maridito,

porque, después de todo,

pues solo es un acto de amor,

¿verdad?

alba: cállate, roberta.

te lo advierto.

no te quiero cerca de mi hijo.

¿me escuchas?

no te quiero cerca de mi hijo.

aléjate de gabriel.

[fotografía]

gabriel: listo, ya te la mandé.

pero no te vayas a reír, ¿eh?

julieta: te ves guapísimo.

gabriel: me estás choreando.

me veo del nabo.

julieta: no, no, no.

te ves muy bien.

te ves mucho más interesante.

gabriel: muero por verte,

julieta.

tengo muchísimas cosas

que contarte.

ni te imaginas

todo lo que me ha pasado.

ya no estoy viviendo con mi tía.

julieta: a ver, ¿cómo?

¿cómo que no estás viviendo ahí?

¿te volviste a escapar?

¿dónde estás, gabriel?

gabriel: en casa de mi abuelo.

estoy viviendo aquí con él.

julieta: a ver, ¿qué abuelo?

no sé de qué me estás hablando.

pensé que no tenías más familia.

gabriel: yo también pensaba

lo mismo, pero resulta

que tengo abuelo, prima

y hasta una tía.

¿te acuerdas de don mauro?

pues él es mi abuelo.

él es el papá de mi mamá.

julieta: y bueno, no...

¿cómo te enteraste?

gabriel: porque él mismo

me lo dijo.

pero, bueno, tienes que venir

para que te cuente bien.

y para verte.

me haces mucha falta.

julieta: bueno, pero la verdad

es que hoy es un poco tarde.

mañana paso a visitarte.

gabriel: ¿me lo prometes?

julieta: te lo prometo.

gabriel: ahora no voy a poder

dormir esperando

a que ya sea mañana.

julieta: pues trata

de descansar.

y... te quiero.

gabriel: y yo te amo.

roberta: voy a pasar

una temporada en casa de papá.

tu lejanía

y la ausencia de mi neni

han convertido esta casa

en un infierno.

la soledad y el silencio

me están matando.

ya no soporto más

estar aquí tan sola.

mauro: roberta.

roberta: ¿no te da gusto verme,

pa?

mauro: [carraspea]

tiziano: buenas noticias,

¿verdad?

en cuanto firmes,

vas a tener legalmente

divorciado de roberta.

franco: bien.

déjame revisar bien

estos documentos.

vuelve más tarde.

tiziano: franco,

es un divorcio de mutuo acuerdo.

y ambos, ambas partes

para salir beneficiadas.

¿o qué quieres?

¿un juicio de años

y que te saqué

la mitad tus bienes?

tú eliges, es un regalo.

firmarlo.

franco: dime.

yo tengo que creer

que roberta me va a dar

así porque sí

mi libertad, ¿eh?

si ni siquiera hacer el intento

de despedazarme

en un juicio de divorcio.

tiziano: eso déjamelo a mí.

ella es mi cliente

y tenemos un acuerdo.

franco: ¿y que tengo yo

a cambio? ¿mmm?

la libertad de alba

a cambio de la suya.

¿eso es?

te recuerdo que si mañana

el juez falla a nuestro favor,

alba va a quedar

libre en un par de días.

tiziano: eso está por verse,

franco.

digamos, si tu amante

recupera su libertad,

te conviene firmar

ese divorcio.

no vaya ser que roberta

se arrepienta.

a ver, franco.

tú no la amas.

¿mmm?

firma.

cuando hayas firmado,

me las mandas

con olga por favor.

buenos días.

[teléfono]

ingrid: gabo, mi amor, ¿eres tú?

alba: no, ingrid, soy alba.

ingrid: ¿qué... qué quieres?

alba: ¿en dónde está gabriel,

ingrid? ¿es verdad

que ya no vive contigo?

ingrid: sí, sí.

mauro se lo llevó.

alba: ¿entonces es verdad

que ese hombre es...?

ingrid: sí, sí, sí, sí.

mauro es tu papá.

el hombre con el que

tuvo que ver tu mamá

para que tú nacieras?

sí, ese.

y no solo es eso,

sino que ahora el infeliz

me quitó la custodia

de gabriel,

así es que mi sobrino

está en manos de esa familia.

alba: ay...

gabriel: julieta, soy yo,

gabriel.

¿por qué no me contestas?

no vayas a dejar plantado

por favor.

me muero por verte.

llámame.

roberta: hola, buenos días.

¿cómo amaneció

mi hermoso sobrinito?

natalia: viniste.

paolo: sí.

necesitaba verte,

mirarte a los ojos

y decirte

que no me vuelvas a buscar,

que te olvides de mí

para siempre.

que no quiero saber nada

de tu vida ni de tus cosas.

no me interesa lo que pase

contigo, natalia.

a ver si así te queda claro

de una vez por todas.

natalia: no entiendo.

paolo: ¿qué es lo que

no entiendes?

natalia: bueno, creí

que habías pensado

mejor las cosas

y que venías a--

paolo: ¿a qué?

¿a felicitarte por tu embarazo?

¿a traerte flores?

¿de veras esperabas eso?

andrea: paolo, yo entiendo

que tú estás enojado,

pero nuestro hijo

no tiene la culpa de nada.

paolo: ¿nuestro hijo?

¿en serio te atreves

a decírmelo en mi cara?

ya no soy el imbécil

que tú piensas.

natalia: paolo, ¿por qué

me dices todo eso?

paolo: no sabes lo que me cuesta

asociar la imagen de la mujer

de la que me enamoré

con esta tipa retorcida

que ahora estoy conociendo.

natalia: no me digas así.

paolo: no, es que en serio.

yo no sé si de plano

estás igual de loca

que tu mamá

o solo lo haces

porque disfrutas

hacerme daño,

hacerme sufrir.

porque ese hijo que estás

esperando, no es mío, natalia.

natalia: paolo, ¿cómo puedes

dudar de eso?

¿de verdad crees

que yo estuve--?

paolo: ¿qué?

¿que tú me enseñaste?

qué cínica eres.

no te conozco, natalia.

no sé quién eres.

porque la mujer que yo conocí,

por la que hubiera puesto

las manos en el fuego,

no existe.

es más, nunca existió.

[música]

[música]

natalia: por dios, paolo.

yo nunca estuve con nadie

más que contigo.

tienes que creerme.

paolo: ¿de verdad esperas

que te lo crea?

no, natalia.

ese bebé no puede ser mío

porque yo soy un pobre lisiado

que no funciona como hombre.

¿o no es eso lo que le cuentas

a todo el mundo?

si dices que no estuviste

con nadie más,

entonces debe ser

del espíritu santo,

pero mío no es.

natalia: por supuesto

que es tuyo.

paolo: mientes.

y la verdad es que no sé

ni para qué lo haces.

claro.

quieres provocarme lástima

para que retire la denuncia.

qué hábil eres, natalia.

natalia: paolo, por favor,

¿cómo puedes pensar eso de mí?

yo amo a ese bebé.

lo amo porque es tuyo.

paolo: no insistas.

no sé de quién es ese ese hijo,

pero qué pena siente por él,

fíjate.

y no porque vaya a nacer

en la cárcel,

sino porque le va a tocar

una mamá como tú.

natalia: no.

paolo, por favor.

paolo, por favor no te vayas.

paolo, por favor no me dejes.

no nos dejes.

¡paolo!

julián: tranquila, tranquila,

tranquila, ya estoy aquí.

ya estoy aquí contigo.

[golpea el vidrio]

ey, ya estoy aquí.

mauro: cuéntame de julieta.

¿te gusta mucho?

gabriel: muchísimo.

es la mujer más bonita

del mundo.

es tierna y muy cariñosa.

ella me entiende mejor que nadie

porque cuando era más joven,

pasó por momentos muy difíciles,

así como yo.

mauro: entonces, se identifican.

gabriel: nos amamos.

¿de veras no te molesta

que mi novia sea mayor que yo?

mauro: no, no.

¿por qué habría de molestarme?

somos hombres, gabriel.

nosotros vemos las cosas

de otra manera.

además, cuando yo tenía tu edad,

también me enamoré de una mujer

que era mucho más grande que yo.

gabriel: ¿neta?

mauro: sí.

fue una etapa muy linda

de mi vida.

con ella tuve

mi primera experiencia.

me enseñó a amar.

me ayudó a convertirme

en hombre.

me imagino que con julieta

te sucede lo mismo, ¿eh?

gabriel: sí...

mauro: no, no te apenes.

no te apenes.

¿con ella fue tu primera

experiencia?

¿eh?

gabriel: sí, pero nadie lo sabe.

eres el primero

al que se lo digo.

mauro: pues me da mucho gusto

que confíes en mí.

julián: ¿qué te digo?

yo no quiero sonar

como que estoy haciendo

leña del árbol caído,

pero te voy a decir una cosa,

un hombre de bien

no hace lo que paolo

te hizo a ti.

¿puedo entender

su resentimiento?

sí, lo entiendo, por supuesto.

pero de ahí

a volcar todo su odio

hacia una criatura inocente

que no tiene la culpa de nada.

¿darle la espalda

a su propio hijo?

¿qué hombre hace eso, natalia?

natalia: supongo que está

muy lastimado.

julián: ¿pues qué?

¿tú también me lastimaste?

yo era tu novio.

me dejaste por él.

pero aquí estoy.

contigo, apoyándote,

sin importar que estás

esperando un hijo

de otro hombre.

natalia: julián, por favor,

no es lo mismo.

no te compares.

julián: pues por supuesto

que no es lo mismo

porque yo...

yo sí estoy dispuesto

a hacerme cargo

de ese bebito

y de su mamá.

eso es lo que

un verdadero hombre hace.

dejar a un lado al orgullo

y hacerse cargo de lo que

verdaderamente importa,

que es eso.

natalia: [suspira]

julián: la vida da muchas

vueltas, corazón.

pero al final,

el que te ama de verdad,

ese es el que va estar

ahí, ahí,

donde más lo necesitan.

[llaman a la puerta]

tiziano: adelante.

franco: acá están

los papeles firmados.

aunque dudo mucho que roberta

me dé el divorcio

así tan fácilmente.

tiziano: tú no te preocupes

por eso.

te aseguró que a partir de hoy,

este matrimonio

queda totalmente disuelto.

mauro: adelante como julieta.

soy mauro monroy,

el abuelo de gabriel.

julieta: mucho gusto.

mauro: siéntese por favor.

julieta: sí.

mauro: [carraspea]

mi nieto la está esperando.

está muy ansioso por verla.

hace rato subió

a su recámara a descansar.

pero antes de que gabriel

la vea,

me gustaría hablar

un momento con usted.

mi nieto me ha hablado

maravillas de usted.

julieta: bueno, gabriel

es un gran muchacho.

yo lo quiero mucho, señor.

mauro: no, no, no,

usted que lo ama.

al menos es

lo que mi nieto piensa.

julieta: pues, sí, lo amo.

los dos intentamos

luchar contra esto

que estamos sintiendo,

pero...

pero fue inevitable.

mauro: bueno...

así es el amor, julieta, ciego.

por lo mismo,

a veces no distingue

los límites de la sociedad.

julieta: estoy consciente

de que tenemos todo en contra.

en ese sentido,

gabriel es mucho más

valiente que yo.

está dispuesto a luchar

con todos por nuestro amor.

mauro: bueno, bueno,

eso es muy normal.

tiene el ímpetu que la juventud.

los adolescentes

creen que pueden

comerse el mundo

de un solo bocado

y muchas veces,

no miden las consecuencias.

pero una mujer

hecha y derecha como usted

debería de tener

otro punto de vista.

julieta: bueno...

yo sé que...

que debería alejarme de él,

pero...

pero es que no puedo.

me afecta mucho

por todo lo que está pasando.

su mamá regresó a la cárcel,

él está enfermo,

está en tratamiento.

se siente muy solo

y eso a mí

me parte el corazón.

mauro: bueno, pero gabriel...

gabriel ya no está solo.

ahora me tiene a mí.

julieta: sí,

es lo que estoy viendo.

mauro: yo no le juzgo, julieta.

puedo ver el gran amor

que siente por gabriel.

estoy seguro de que usted

quiere lo mejor para él.

¿o no es así?

julieta: sí.

por supuesto, sí.

mauro: en ese caso,

va a estar de acuerdo conmigo.

porque esta historia ridícula

que hay entre ustedes

hoy llega a su fin.

a partir de este momento,

la quiero fuera

y muy lejos

de la vida de mi nieto.

[música]

[música]

franco: perdón, alba, pero es

que no, no, no puedo creerlo.

no...

no entiendo cómo mauro,

tu papá, no...

alba: no sé.

yo tampoco termino

de asimilarlo.

la misma roberta me lo dijo

y ahora ingrid

me lo acaba de confirmar.

franco: claro, ahora entiendo

por qué ese cambio

tan, tan drástico,

tan radical

en la actitud de tu papá.

claro, al principio

él no quería que...

que yo te defendiera

y luego fue el principal

interesado en que yo

abogara por ti.

no sabes cómo se puso

cuando se enteró

que volvieron a encarcelarte.

alba: sí, sí, es que

yo tampoco entendía

por qué de pronto tenía

tanta amabilidad,

tantas atenciones conmigo,

después de que

me había amenazado

de que me alejara de ti

y de roberta.

franco: no, no, de roberta no,

de tu hermana.

[ríe]

perdón.

alba: a ver, franco,

eso no es chistoso.

no entiendo cómo

te da risa eso.

de verdad.

y lo que sí me tiene muy mal

es que don mauro

se haya llevado a gabriel

a su casa.

franco: no, bueno,

pero lo está haciendo

obviamente por ti

y quiere que estés

tranquila de...

de que gabriel no está

al alcance de ingrid.

no, lo que yo no quiero

es que mi hijo

esté cerca tu mujer.

tu mujer está enferma, franco.

me odia.

franco: ya lo sé.

alba: y, mi amor,

no me había atrevido

a decirte esto,

porque tú ya no creías en mí,

pero estoy segura

de que roberta estuvo detrás

del secuestro de gabriel.

franco, te lo juro.

no me crees, ¿verdad?

franco: no, no, no.

no, no es eso, no...

alba, alba...

es que yo no creo que roberta

tenga ni la capacidad

ni el talento para...

hijo, para planificar

y para ejecutar

un plan de secuestro.

esos lo que no puedo creer.

alba: ¿por qué?

o sea, ¿cómo no lo vas a creer

si sabemos que el...

que no tiene límites?

tengo mucho miedo

de lo que le pueda

hacer a gabriel, franco.

franco: por eso quédate

tranquila, ¿de acuerdo?

yo personalmente

me voy a encargar

de proteger a gabriel,

así de la misma manera

en que tú estás protegiendo

a mi hija aquí adentro.

alba: bueno.

perdóname.

perdóname, amor.

de verdad no...

no estaría tratando

de abrirte los ojos

a una verdad tan dolorosa,

pero es que...

pero es que ya es tiempo

de que te des cuenta

de la mujer

con la que te casaste.

franco: con la que estuve

casado.

sí, no, no, no me mires así.

ya firmé los papeles

del divorcio.

así que ya soy un hombre libre.

tengo que esperar

a que seas libre tú

para estar...

pues para estar siempre juntos.

¿eh?

te amo.

alba: ay, franco...

julieta: señor, yo no estoy--

mauro: no, no, no.

no me interesa

su opinión, julieta.

usted no me conoce.

soy abogado

y puedo hacerle

la vida imposible.

podría incluso

meterla en la cárcel.

julieta: es que no me está

escuchando--

mauro: ya escuché lo suficiente

para saber que la relación

que tiene con mi nieto,

con un menor de edad,

escaló lo suficiente

como para garantizarle

una condena.

gabriel me confesó

que ya hubo cierta intimidad

entre ustedes.

julieta: hijo...

¿por qué me está haciendo esto?

usted me dijo que entendía.

mauro: yo le agradezco

la experiencia

que le regaló a mi nieto.

muchas gracias.

pero quiero decirle

que desaparezca su vida

por las buenas

o por las malas.

eso va a depender de usted.

julieta: ¿y qué es lo que quiere

que le diga a gabriel

para que él se quede tranquilo?

mauro: nada.

julieta: ¿nada?

mauro: a partir de este momento,

no quiero que vuelva a tener

ningún tipo de contacto

con mi nieto.

¿estamos claros, julieta?

julieta: ¿y no puedo verlo,

por lo menos

para despedirme de él?

mauro: no.

¿se puede ir?

julieta: claro.

con permiso.

tiziano: gracias por venir.

roberta: ¿me puedes decir

cuál es la urgencia?

tiziano: tranquila.

por favor siéntate.

¿quieres tomar algo?

roberta: no, no, no, gracias.

mira, ¿sabes qué?

no estoy de humor, ¿eh?

con todas las cosas

que me están pasando y...

tiziano: bueno, no te tengo

buenas noticias.

las cosas no sucedieron

del todo bien en la audiencia.

roberta: pero si tú me dijiste

que tenías todo bajo control,

que ibas a hundir

a esa desgraciada

con la declaración

de no sé qué medicucho.

no sé qué pasó.

tiziano: bueno, pero franco

supo cómo hacer las cosas.

ahora existe el peligro

de que el alba quede libre.

roberta: no, fíjate que no,

tiziano.

no quiero a esa mujer

fuera de la cárcel.

tiziano: bueno, yo lo puedo

parar a eso, roberto.

roberta: ¿y luego?

tiziano: pero también puedo

no hacer nada

de cruzarme de brazos.

eso depende de ti, mi amor.

yo cumplí con mi parte,

ahora tú cumple con la tuya.

aquí están los papeles

del divorcio.

franco ya los firmó.

ahora solo faltas tú.

mi amor, muy pronto te vas

a convertir en mi esposa.

¿qué te pasa?

firmarlos.

[música]

[música]

tiziano: ¿qué pasa, roberta,

no hace cumplir con tu palabra?

digamos, tú y yo

quedamos en algo.

roberta: mira,

no es que desconfíe de ti,

tiziano,

pero antes de firmar,

siempre leo mis documentos.

los estudio con calma, ¿sí?

tiziano: por favor.

franco ya los leyó,

ya los estudio.

yo no te haría algo

que te perjudicara.

solo faltas tú roberta.

roberta: no sé.

esto es demasiado sencillo.

tiziano: a ver,

¿y qué te molesta?

roberta: ¿qué me molesta?

que franco pueda deshacerse

de mí tan fácilmente.

no, fíjate.

yo no le puedo regalar

así su libertad.

¿solo una firma

para que en un segundo

se acabe un matrimonio

de más de 20 años?

no.

tiziano: dime qué quieres.

¿tienes algo más dramático?

también te puedo complacer.

dime, ¿prefieres

que tu historia con franco

termine con un divorcio

o con un funeral?

tú decides.

pero esta noche

vamos a brindar

por nuestro amor.

¿estamos claros?

en este momento,

tengo una persona

apuntándole a franco

en la cabeza.

esperando a que lo llame.

tú me dices.

¿le vuelo la cabeza

o lo dejo vivir?

he sido demasiado paciente,

roberta,

pero todo tiene un límite.

hice todo lo que me pediste.

y tú sabes perfectamente

cuál era el precio.

así que tú dime,

¿qué prefieres?

digamos, puedo darte

un hasta que la muerte

los separe

o terminamos esto

en santa paz.

o con tu firma

o el poder de una bala.

tú eliges.

¿qué me dices, mi amor?

¿qué hacemos?

franco: muy amable, gracias.

mauro: franco, buenas noches.

franco: uy, mauro,

toma asiento por favor.

mauro: gracias.

me sorprendió

que me citaras aquí.

franco: bien, a mí me sorprendió

mucho más enterarme

de que alba es tu hija.

tenemos que hablar

muy seriamente.

y mientras tanto,

me tomé el atrevimiento

de perderte una copa.

mauro: ah, qué bien, qué bien.

franco: para amenizar

el momento, ¿verdad?

mauro: salud, franco.

franco: salud.

gabriel: ah, eres tú.

mía: ¡hola!

pensé que te iba a dar

gusto ver.

si quieres, me voy.

gabriel: no, no, no,

¿cómo crees?

lo que pasa es que

estaba esperando a mi...

a nadie, no, no me hagas caso.

mía: la neta, vine

porque te noté muy bajoneado

cuando hablamos por teléfono.

y la verdad no quise

esperarme hasta mañana

para verte en el hospital.

gabriel: no te dije,

pero mañana no voy a ir.

mi siguiente tratamiento

es hasta dentro de un mes.

mía: neta que qué suerte.

a ti ya te toca descansar.

a mi todavía me faltan

dos sesiones.

gabriel: ¿quieres

que te acompañe?

mía: estoy acostumbrada

a ir sola. no te preocupes.

gabriel: yo también me siento

muy solo, mía.

y aunque uno se acostumbre,

siempre es bueno

tener a alguien, ¿no crees?

roberta: no te creo nada.

me estás mintiendo.

tiziano: no, roberta,

yo no estoy mintiendo.

márcale a tu papito, márcale.

roberta: hola, papá.

mauro: hija, estoy ocupado.

¿qué se te ofrece?

roberta: ¿estás con franco,

papá?

mauro: sí, sí.

¿quieres hablar con él?

roberta: ¿en dónde están?

mauro: cenando

en punta argentina.

roberta: claro, el señor

ya está celebrando, seguramente.

mauro: ¿celebrando qué?

roberta: ay, por favor, papá.

¿qué va a ser?

me divorcio.

ese estúpido por fin

se deshizo de mí.

y dime una cosa.

¿ya te pidió la mano

de tu adorada bastarda?

mauro: no sé de qué

estás hablando, hija.

¿quieres que te lo comunique?

roberta: no.

a mí sí me duele

tirar a la basura

todos los años

que pasé junto a él,

toda nuestra historia,

pero dile que ya puede

estar muy contento

que los papeles de divorcio

ya están firmados por mí.

buenas noches, papá.

tiziano: ¿satisfecha?

[firma]

roberta: listo.

ahora dile a tu matón

que se largue de ahí,

que no se atreva

a hacerle daño a franco.

¿mmm?

tiziano: no puedo creer

que le salves la vida

después de todo

lo que te ha hecho.

¿tanto lo amas, roberta?

roberta: más que a mí misma.

que quede muy claro

que el día que yo

quiera muerto franco,

la única que lo puede matar

soy yo.

mauro: lo que menos esperaba

era una separación

por mutuo acuerdo.

pensé que roberta

nunca te iba a dar el divorcio.

franco: [ríe]

es que me parece

que no te dese cuenta

que tiziano y tu hija

hicieron un trato.

¿o por qué querés que alba

regresó a la cárcel?

mauro: bueno, pero

no por mucho tiempo.

hablé con el juez.

le pedí que considera

seriamente la petición

que le hicieron

para que alba recupere

su libertad condicional

mientras se lleva a cabo

su juicio.

franco: a ver, mauro, por favor.

tú eres un tipo muy influyente

y no me gusta que tú

utilices tus influencias

para todas estas cosas.

mauro: bueno, bueno, pero es que

alba es mi hija.

y así como tú quieres

hacer las cosas a tu manera

con natalia,

yo voy hacer

lo que sea necesario

para ayudar a alba.

franco, yo no tengo tu sangre.

no voy a quedarme

cruzado de brazos

mientras mi hija padece

un infierno en ese lugar.

franco: estoy de acuerdo

con eso.

solo te voy a pedir

que me comuniques

todo lo que tenga que ver

con alba, ¿de acuerdo?

ya le quitaste a ingrid

la custodia de gabriel.

te llevaste gabriel

a vivir contigo.

y soy el último en enterarme

de todo esto.

por favor.

mauro: bueno, yo no tengo

por qué rendirte cuentas

de mis actos.

¿qué esperabas, franco?

¿qué te pidiera permiso?

¿roberta y tú me consultaron

antes de firmar el divorcio?

¿eh?

franco: mauro, por favor.

no es lo mismo.

por favor.

mauro: bueno, pero tengo

dos hijas, franco.

y las dos están

enamoradas de ti.

la felicidad de una

depende de la desdicha

de la otra.

¿crees que es fácil para mí?

6katia: de veras que esa

estúpida no tiene límites.

paolo: ni empieces.

te lo digo en buena onda.

katia: ¿qué quieres?

¿que me quedé así,

supertranquila,

viendo como esa infeliz

te lastima y se burla de ti

una y otra vez?

no puedo.

me duele verte así.

y ¿qué le pasa?

¿por qué quiere encajar

un hijo que no es tuyo?

paolo: no, no sé,

pero esto ya me tiene harto

y... y por favor,

no hay que hablar más

de ella, ¿sí?

no creo saber nada más

de natalia.

¿me puedes traer otra por favor?

katia: ¿otra?

franco: sí, otra cerveza.

¿puedes?

de alguna manera me la tengo

que sacar de la cabeza.

y yo sé que voy a poder.

y yo sé que voy a poder

y yo sé que me voy

a olvidar de ella.

es que después de todo

lo que me hizo,

no se merecen

ni que la nombre

ni que piense en ella siquiera.

katia: a lo mejor,

no es alcohol

lo que necesitas

para olvidarla.

paolo: dámela, katia, porfa.

katia: tranquilo.

sí te la voy a dar.

[ríe]

paolo: ¿qué haces?

katia: yo te la doy,

pero cerra los ojos.

katia: muy bien.

confía en mí.

porque voy a hacer

que te olvides de ella.

que empieces a recordarme,

mi amor.

[música]

[música]

natalia: perdóname, mamá.

me duele mucho

que sufras por mi culpa.

lo siento.

roberta: a mí me duele más

tener que venir aquí.

y venir a darte

otra mala noticia.

bueno, al menos

para mí sí lo es.

natalia: ¿qué pasa?

roberta: pasa que todo

lo que creí tener en la vida

se esfumó.

todo por lo que luché.

mi proyecto de vida entero

se fue a la basura, ¿sabes?

tu papá y yo acabamos

de firmar el divorcio.

natalia: ay, mamá,

lo siento muchísimo.

me imagino cuánto te debe

de estar doliendo todo esto.

roberta: no tienes por qué

ser hipócrita conmigo, mi amor.

sé perfectamente

que cuando me vaya de aquí,

vas a ir corriendo

a abrazar a alba,

para felicitarla, claro.

natalia: mamá, no digas eso.

roberta: es la verdad, neni.

te hiciste su amiga.

su cómplice.

no te importó que esa maldita

me estuviera robando

el amor de tu padre.

no te importó.

no.

[tono telefónico]

julieta: [suspira]

contestador: deje su mensaje

después del tono.

raúl: sé muy bien por qué

estás llorando.

no sabes cómo me duele

verte así.

mira, julieta,

yo no te puedo pedir

que termines esa relación

con el muchachito.

es tu decisión,

y aunque me pesa,

te voy a respetar.

lo que sí tengo derecho

es a hacerlo más correcto

para nuestro hijo.

julieta: ¿a qué te refieres?

raúl: julieta, me voy

a regresar a estados unidos.

no puedo seguir desatendiendo

mi negocio.

así que mañana mismo me voy

y, como en estos momentos,

tú tienes otras prioridades,

pedro se va a ir conmigo.

julieta: ¿qué?

tú no te puedes

llevar a mi hijo.

natalia: ¿sabes? yo pensé

que habías venido a verme

porque quería saber cómo estaba,

pero veo que es lo que menos

te interesa, mamá.

roberta: ¿y a ti, te ha

importado saber cómo estoy?

no, ¿verdad, neni?

pero ¿sabes una cosa?

yo sí estoy rota del alma.

natalia: yo también estoy rota,

mamá.

porque mi papá ya nunca

me va a ver como antes.

lo defraude y tengo

que vivir con eso

y ni modo.

roberta: ah, por favor,

a tu papá eso se le va a pasar.

niña, el te ama.

es a mí a la que no va

a volver a querer nunca.

a mí.

perdí al amor de mi vida.

¿sí entiendes eso?

natalia: sí, mamá,

yo también lo perdí.

y no solamente lo perdí.

paolo me odia, me desprecia.

no quiere saber absolutamente

nada ni de mí,

ni de...

roberta: ni de...

¿ni del hijo que estás

esperando?

termina la frase.

natalia: julián, ¿verdad?

claro, él te lo dijo.

roberta: pensé que eras mucho

más inteligente.

¿cómo es posible

que hayas sido tan estúpida

de que no te cuidaste?

de los errores

que has cometido hasta ahora,

esa cosa es lo peor.

natalia: mi bebé

no es ningún error.

roberta: sí lo es.

así que te suplico

por primera vez en la vida

que pienses con inteligencia.

tienes que interrumpir

esa cosa que tienes adentro.

raúl: déjalo ir.

ten el amor que deseas

al lado de gabriel,

pero no perjudiques

a nuestro hijo.

piensa que por fin

vas a tener la libertad

de hacer lo que tú quieras.

pero sin que tus errores

lo siguen lastimando,

por favor.

julieta: me estás golpeando

donde más me duele.

y lo sabes.

raúl: no lo hago

para lastimarte, julieta.

tú sabes cuánto te amo.

que regresé a méxico

para luchar por tu perdón.

para que los tres

volviéramos a ser una familia.

mi propuesta sigue en pie.

vamos a dejar todo atrás.

empezamos de nuevo.

sin rencores.

amor, amor, ven con nosotros.

julieta: es que...

no sé, raúl, esto...

esto es muy repentino.

no sé.

raúl: no me contestes ahora.

piénsalo y...

no te vayas a tardar mucho

en tomar una decisión

porque pedro y yo

nos vamos a ir de méxico

contigo o sin ti.

natalia: por nada del mundo

voy a perder a mi bebé, mamá.

que te quede claro.

roberta: piensa en mí.

con trabajos puedo enfrentar

que tengo a una hija

en la cárcel.

¿y ahora quieres que todos sepan

que vas a ser madre soltera?

natalia: ¿sabes qué, mamá?

roberta: ¿qué?

natalia: déjame sola.

ya no vengas por favor.

roberta: ¿ahora resulta

que estás indignada

y ahora sufres?

natalia: no.

ese papel es tuyo.

¿y sabes qué?

lo representas, pero como nadie.

de verdad, mamá.

y no te pienso quitar

porque tú siempre tan sufrida,

pobrecita de ti,

tan atormentada.

tan incapaz de dar amor.

en el fondo,

me da muchísima pena por ti.

roberta: como tú quieras.

si tanto te afecta mi presencia,

no te preocupes, princesa,

porque no voy a volver

a venir a verte.

y punto.

natalia: perfecto.

y gracias, va a ser lo mejor.

roberta: sí.

¡natalia!

adiós, adiós.

gabriel: buenos días.

vengo a ver a la señora julieta.

raúl: gabriel, ¿verdad?

pues tenía muchas ganas

de conocerte.

tú y yo tenemos que hablar

de hombre a hombre.

tiziano: bueno,

lo menos que espero

de mi futura esposa

es que me reciba

con un cálido beso.

¿se puede saber cuál es

el motivo de tu mal humor?

roberta: vengo del reclusorio.

tiziano: ¿fuiste a ver

a natalia?

roberta: sí.

y eso me puso muy mal.

tiziano: bueno, no es

para menos, mi amor.

es tu hija.

roberta: pero no solamente

es eso, tiziano.

lo de mi divorcio

me tiene intranquila,

inestable,

insegura. no...

tiziano: pues no deberías.

eso ya está hecho.

no hay marcha atrás y lo sabes.

roberta: sí.

pero también sé que existe

el peligro

de que esa bastarda [...]

salga de prisión

y ahora que estoy

divorciada de franco,

no quiero que estos dos

ahora sí vivan su maravillosa

historia de amor.

tiziano: ¿y por qué te importa

eso, roberta?

roberta: porque sí.

tiziano: tú y yo vamos

a vivir la nuestra.

¿ok?

brindemos por eso.

roberta: lo sé.

y esta vez, mi amor,

la quiero vivir intensamente.

pero para que eso suceda,

te tienes que encargar

de que maten a alba

dentro de la cárcel.

ambos: ♪ me declaro culpable

de no decirte por temor

lo que esperaba

de traicionar tu gran amor

con mi silencio ♪

Cargando Playlist...