null: nullpx
Cargando Video...

Me Declaro Culpable Capítulo 50

28 Abr 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

natalia: yo me había dado cuenta

que yo te hacía bien.

y tú a mí también, más todavía.

tú me cambiaste la vida.

paolo: tú a mí también

me cambiaste la vida.

pero para mal.

para siempre.

¿por qué lo hiciste, natalia?

¿por qué no te detuviste?

¿por qué no pediste ayuda?

¿por qué no me llevaste

al hospital?

dame una explicación, una sola.

ayúdame a entender

qué estaba pasando por tu cabeza

en ese momento

para haberme dejado tirado ahí.

natalia: ¿qué caso tiene

eso ahora? ¿de qué sirve?

paolo: pues para entender

con quién estuve durante

todos estos meses.

porque la natalia de la que yo

me enamoré no tiene nada

que ver con esta

que estoy conociendo ahorita.

natalia: paolo.

te juro que todo lo que pasó

después...

cada caricia, cada mirada,

cada palabra de amor,

todo fue real.

te lo juro.

paolo: no, natalia.

natalia: paolo, perdóname.

perdóname, por favor, perdóname.

paolo: no.

natalia: perdóname.

paolo: nunca voy a perdonarte.

porque te odio.

te odio con la misma fuerza

con la que un día te amé.

y ya no sé qué me duele más.

que me hayas roto el cuerpo...

o que me hayas roto el alma.

natalia: yo sé que...

tú siempre quisiste ver

al culpable pudriéndose

en la cárcel

y pagando por lo que te hizo.

y eso es lo que te voy a dar.

voy a llamar a la policía

y me voy a entregar.

alba: por favor, franco.

mi amor, conoces perfectamente

a ingrid, ¿cómo puedes

dudar de mí?

franco: porque ingrid

no hizo nada a mis espaldas.

ella me mostró el video

donde se hizo responsable,

¿de acuerdo?

en cambio, tú--

alba: o sea, sí, sí, sí,

ya, ya, ok.

es inútil todo lo que te diga,

¿verdad?

¿quieres que me vaya?

roberta: si tuvieras dignidad,

lo harías.

lárgate y desaparece

para siempre de nuestras vidas.

alba: franco,

¿quieres que me vaya?

franco: sí, por favor,

quiero que te vayas.

por favor.

roberta: ¿que no oíste?

¿o quieres que te lo repita?

lárgate.

fuera.

qué tristeza que necesitaras ver

a nuestra familia destruida

para darte cuenta del error

tan grande que cometiste

al meter a esa asesina

a nuestras vidas.

franco: por favor, roberta,

no empieces, por favor.

en este momento no.

roberta: claro.

siempre hay que esperar

a que el señor quiera hablar.

pues no, franco,

lo siento muchísimo,

pero en este momento la vida

de mi hija, de nuestra hija,

se está desmoronando

por culpa de esa estúpida.

franco: no, no, no, no,

no te equivoques.

la vida de natalia comenzó

a desmoronarse el día

que atropelló a paolo

y no se hizo responsable

de ese accidente.

en ese momento,

ella se convirtió en una--

en una delincuente.

roberta: no, no, no, no,

mi hija no es ninguna

delincuente.

franco: ay, por favor.

roberta: no puede ser, franco.

yo no puedo imaginarme

a mi niña metida en la cárcel,

sola, en una celda, no puedo.

después de lo que natalia

fue a hacer,

no va a haber vuelta atrás.

franco: ay, ¿de qué estás

hablando? por favor.

roberta: ¿de qué?

de que fue a ver a paolo.

traté de detenerla,

pero no me hizo caso.

fue a confesarle todo.

natalia: llamo para hacer

una denuncia.

mi nombre es natalia urzúa

y atropellé a una persona.

no, no, fue hace meses.

pero...

lo atropellé y lo dejé

ahí tirado y escapé.

cometí--cometí un delito

y me quiero entregar.

sí.

sí, le doy la dirección

de donde estoy.

el número es--

mauro: no pongas de pretexto

a tu sobrino, ingrid.

ya me dijiste que él

está acompañado.

yo no puedo dejar la oficina

con todo lo que está pasando.

así que vas a venir aquí

y me das una explicación

quieras o no.

te espero en 20 minutos.

[llaman a la puerta]

julián: permiso.

¿me permite hablar con usted,

don mauro?

mauro: ¿ya averiguaste

si fue ingrid

la que habló con el periódico?

julián: todavía el reportero

no se ha comunicado, señor.

mauro: entonces,

¿de qué quieres hablar conmigo?

julián: de ingrid precisamente.

y le confieso que fui

un estúpido dejándome enredar

por esa mujer.

yo estaba dolido

por el rechazo de natalia.

y pues me sentí alagado

cuando ingrid comenzó

a coquetearme y--

mauro: esas son puras estupide--

julián: no, no son estupideces,

señor.

mi orgullo de hombre

no me permitió ver más allá.

ingrid ha estado jugando conmigo

desde el primer día, señor.

ella solamente se acercó a mí

para saber sobre el juicio

de alba castillo.

mauro: y pretendes que te crea.

julián: sí, señor.

porque también se acercó a usted

con el mismo objetivo.

ingrid jugó con los dos,

maestro.

mauro: bueno, ella no sabe

con quién se está enfrentando.

acaba de cavar su propia tumba.

ingrid: julián, ay, qué bueno

que me contestas.

mauro me habló hecho una furia,

¿qué tiene?

me acaba de citar

en su oficina, ¿qué pasó?

¿explotó todo o qué?

julián: pues ni modo, ingrid,

ni modo.

tú me dijiste que con tal

de destruir a alba,

tú serías capaz de cargar

con toda la culpa.

ingrid: ay, no, no, no.

julián, ¿qué te pasa?

espérame tantito.

yo tengo la responsabilidad

de lo del video de lo que mandé

a franco para abrirle los ojos,

pero es de lo único que me voy

a responsabilizar, julián.

julián: no me importa.

tú prepárate, porque mi jefe,

don mauro, quiere tragarte viva,

¿sí? bye.

ingrid: no, no, a ver, espérame.

necesito que, por favor,

me digas hasta dónde le dijist--

julián.

julieta: ¿todo bien?

ingrid: este--mi sobrino

dónde está.

julieta: está recostado,

no le cayó bien la comida.

se le descompuso el estómago.

ingrid: necesito salir,

se trata de algo muy urgente.

nena--¿tú crees que me pueda

ir tranquila?

¿puedes cuidar a gabriel?

julieta: sí, por supuesto,

no me voy a mover de aquí

hasta que alba regrese.

en eso quedé con ella,

te puedes ir.

>> buenas tardes.

licenciado urzúa,

¿puede darnos una entrevista?

contestar un par de preguntas,

por favor.

>> unas preguntas y ya.

bueno.

>> mauro, discúlpame,

pero la prensa está como loca

afuera.

¿qué le vamos a decir?

gael: y los teléfonos

no dejan de sonar.

los clientes quieren saber

si es verdad lo que se publicó.

algunos hasta están amenazando

con rescindir contratos

si resulta todo cierto.

mauro: otra vez, otra vez

el buzón, santo dios.

necesito hablar con mi nieta.

en este momento,

mi niña debe estar aterrada.

>> bueno, pero roberta y franco

salieron a buscarla, así que--

mauro: ¿tú has hablado

con natalia?

javier: no, señor.

la he llamado

y solo sale el buzón.

gabriel: hola.

julieta: hola.

gabriel: ¿me dormí mucho tiempo?

julieta: pues como una hora.

gabriel: uh, qué pena.

¿y mi mamá no ha llegado?

julieta: no.

no, y tu tía tuvo que salir.

gabriel: así que estamos solos.

julieta: no empieces, gabriel.

gabriel: ¿ya puedo darte

un beso?

nadie nos va a cachar.

julieta: perdóname,

nunca debí decirte

que fue un error

haberme enamorado de ti.

este amor lo voy a llevar

conmigo durante toda la vida.

gabriel: ¿puedo?

julieta: no.

gabriel: pero ¿por qué

me detienes?

julieta: porque--porque no,

porque estás débil,

estás cansado.

y quiero que llegues muy fuerte

a tu próxima quimio.

gabriel: no, ya no hay regreso.

lo viví con mi papá.

hoy me siento fuerte o al menos

más fuerte de lo que voy a estar

en los próximos meses.

todo va a cambiar,

mi cuerpo ya no va a ser

el mismo.

julieta: no, no, no digas eso.

gabriel: antes de debilitarme

más, de volverme un trapo,

quiero saber qué es hacerle

el amor a la mujer que amo.

quiero llevarme esa experiencia.

necesito vivir antes de morir.

>> ¿la señorita natalia urzúa?

natalia: soy yo.

[hablan a la vez]

julián: el licenciado urzúa

no se encuentra

en estos momentos,

pero dará una conferencia

de prensa para aclarar

sus dudas.

él está consternado

por lo que te está sucediendo.

natalia es su única hija

y siempre han tenido

una relación muy estrecha.

roberta: te amo.

[hablan a la vez]

te amo, natalia.

baby, te amo.

[música]

[música]

alba: ay, julieta.

perdóname que me tardé

más de la cuenta.

te lo juro que no te quería

hacer perder todo el día.

julieta: no, no, no digas eso.

puedes contar conmigo

siempre que lo necesites.

alba: ¿y cómo está mi hijo?

¿no se le subió la temperatura?

julieta: no, está perfectamente.

durmió poco.

es que se sintió mal

del estómago.

y le dejé un caldito de verduras

que preparé mientras

estaba dormido.

se lo das al rato, ¿no?

le va a caer muy bien.

alba: ay, de verdad

muchas gracias.

no te hubieras molestado.

julieta: ingrid se fue,

pero pues ya que estás tú aquí,

ya me voy tranquila.

alba: sí, sí, sí, por favor,

ya no te detengo más,

muchísimas gracias.

es que de verdad no tengo

ni con qué agradecerte

lo que acabas de hacer.

julieta: no, gracias.

nos vemos.

alba: sí.

yo le doy un beso a gabriel

de tu parte.

julieta: gracias.

alba: nos vemos.

gracias, de verdad.

gabriel: mamá,

tienes que oír esto rápido,

por favor.

alba: ¿qué pasó?

[televisión]

mauro: fíjate, ingrid.

yo pensé que tenías valores,

nobleza de alba.

ingrid: no me arrepiento

por haber grabado a alba

y a julián.

bueno, y menos por haber

mandado el video.

digo, para eso era.

¿y te digo por qué?

porque a diferencia de ti

y de todos

los que trabajan aquí,

yo seré lo que sea,

pero yo no defiendo criminales.

mauro: no solo se trata

de esa grabación.

quiero saber si también estás

detrás de la nota que salió

esta mañana en el periódico.

ingrid: ay, no, no, no,

esa sí no fui yo.

[ríe]

pero ¿sabes qué?

piensa lo que se te dé la gana

que a mí me da lo mismo.

enteramente lo mismo.

mauro: eres el peor error

de mi vida, el peor.

ingrid: ¿qué crees?

tu peor error es alba.

y como desde hace mucho tiempo

sé que no cuento contigo

para nada,

porque no cuento contigo,

contraté un abogado.

sí, así es que cualquier

otra reclamación que tengas,

la que sea,

acude con el licenciado castulo.

pero te voy a pedir un favor,

a mí me dejas de fastidiar.

mauro: qué barbaridad,

qué barbaridad.

te vas a arrepentir, ingrid,

te lo prometo.

te vas a arrepentir.

ingrid: [ríe]

[celular]

alba: si me está llamando

para decirme lo que pasó,

no es necesario,

porque lo acabo de ver

en las noticias.

y sé que--sé que nadie me cree,

pero es que yo no tuve la culpa.

roberta: eres una mentirosa,

eres una maldita mentirosa.

se llevaron a mi hija

por tu culpa, estúpida, te odio.

te odio con lo más profundo

de mis entrañas.

alba: le juro que yo no fui.

es que nunca le haría daño

a natalia, de verdad.

roberta: cállate,

no seas hipócrita.

pero no creas que me voy a

quedar con los brazos cruzados.

y esto lo vas a pagar

con tu sangre.

con esa sangre

que nunca debió correr

por tus venas, maldita.

franco: no sé qué decirte.

sería una mentira

si te dijera que sé

qué es lo que sientes.

me siento traicionado,

avergonzado.

paolo: ¿por qué?

¿por lo que me hizo su hija?

no, no, ya sé.

se siente avergonzado

por todas las veces

que no creyó en mí.

franco: paolo, yo también

acabo de enterarme.

natalia jamás me contó nada.

paolo: lo siento,

lo siento mucho, licenciado.

pero yo ya no puedo

creer en nadie.

franco: yo te prometí

que iba a encontrar

a la persona que te atropelló.

ya lo cumplí.

paolo: sí, sí, licenciado.

lo que todavía no sé

es si también va a cumplir

la promesa de meter

a su hija a la cárcel.

franco: tú viste todo, paolo.

natalia va camino

a la delegación.

paolo: sí, pero pues es su hija.

y seguro la va a sacar rápido.

franco: no me conoces, paolo.

la vida se construye

con nuestros actos,

con nuestras decisiones.

yo soy un hombre que siempre

ha tratado de actuar justamente.

y en mi vida no existen

las excepciones.

con permiso, oficial.

¿cómo te tratan?

natalia: bien.

bien, no te preocupes.

gracias por venir.

franco: ¿te puedo hacer

una pregunta?

¿por qué apresuraste las cosas?

¿por qué no lo hablaste conmigo?

¿por qué?

natalia: ¿para qué?

ya de por sí me tardé

muchísimo tiempo

en contarte toda la verdad.

y cuando por fin me animé,

alba se me adelantó.

y hoy fui a hablar con paolo

y me pasó exactamente lo mismo.

lo supo de un periódico.

franco: alba se nos adelantó.

natalia: ¿te peleaste con ella?

franco: por favor.

vine para hablar de ti,

no de mí.

natalia: pues de mí realmente

no hay mucho qué decir, papá.

a partir de ahora,

te voy a ver siempre

tras de un cristal.

cada semana, ¿verdad?

porque--porque sí vas a ir

a verme cuando me trasladen

al reclusorio, ¿verdad?

franco: mira, natalia,

me voy a encargar

de que alguien tome tu defensa.

natalia: papá.

franco: yo no puedo hacerlo

y lo sabes.

natalia: lo único que yo

te pido es que no dejes

de creerme.

franco: ay, por favor.

natalia: yo podría soportar

lo que venga, te lo juro.

franco: no es eso.

natalia: pero que tú me dejaras

de amar,

eso sería la peor condena

que yo pudiera recibir.

franco: ay, no voy a dejar

de amarte, por favor.

por favor.

eso es imposible.

natalia: ¿me darías un abrazo?

franco: mi amor, te amo tanto.

[música]

[música]

katia: ¿puedo pasar?

¿cómo estás?

paolo: siento que...

que me arrancaron el corazón.

tengo aquí...

un dolor acá en el pecho

que no se me quita con nada.

pero al menos ya sé la verdad.

katia: yo pensé

que cuando todo se supiera,

me iba a sentir bien.

peor ahora que te veo así,

me duele mucho ver

que estás sufriendo tanto.

paolo: me engañó, katia.

me enamoré de la peor mujer.

katia: en eso estoy de acuerdo.

natalia es lo peor que te pudo

haber pasado en la vida.

paolo: me quiero morir.

alba: ¿por qué lo hiciste,

ingrid?

ingrid: ¿por qué tu manía

de gritar?

gabi debe de estar dormido.

alba: a ver, no estoy gritando.

y siempre he sabido

que me desprecias, ingrid,

pero es que jamás me imaginé

que tu odio pudiera llegar

a tanto.

ingrid: es es que eres

de poca imaginación.

alba: ¿hasta dónde, ingrid?

¿hasta cuándo te vas a cansar

de hacerme daño?

ingrid: tú y julián tenían

que haber sido más listos.

pero no voy a hablar

de esas cosas aquí, en mi casa.

alba: pues sí,

pero lo mismo hiciste

con el periódico.

no, pues claro,

¿cómo se va a desperdiciar

esa ocasión, verdad?

para complicar más mi vida.

ingrid: perdón, pero ahí sí no.

mis contactos no llegan a tanto.

alba: no, pero los de tu nuevo

abogado sí.

utilizaste a tiziano para esto.

ingrid: ay, tiziano, qué guapo,

¿verdad?

sí es cierto.

oye, ahora que me quedé sola

como que sí se me anda

antojando conocerlo

un poquito más.

es que a ti te salió muy bien

con franco el asunto.

yo creo que le puedo pagar

los servicios igual que tú.

me va a salir más barato,

voy a estar bien.

y él se merece un gran premio.

porque sí consigue que revoquen

esa libertad condicional tuya,

se lo voy a dar.

alba: algún día, ingrid,

algún día vas a tener que pagar.

porque en esta vida

todo se regresa.

y de verdad, ingrid.

no quisiera estar

en tus zapatos.

ingrid: hablando de regresar,

¿te puedo pedir un favor?

cuando te regresen al bote,

dale un beso bien grande

a natalia de mi parte.

[celular]

>> vaya, pensé que nunca

me ibas a llamar.

roberta: necesito que me ayudes

a vengarme, estoy llena de odio,

de rabia.

no puede ser que todo

lo que hace alba, le salga bien.

y todo lo hace ¿sabes para qué?

para lastimarme.

>> estoy totalmente de acuerdo

contigo.

roberta: quiero que esta [...]

sufra.

quiero pegarle en el mismo lugar

que me pegó a mí.

quiero que llore lágrimas

de sangre por su hijo.

muriéndose de la angustia

así como yo estoy

en este momento, ¿me entiendes?

>> no te preocupes, sé muy bien

lo que tengo que hacer.

mañana vas a disfrutar ver

a alba sufriendo por su hijo.

franco: alba.

alba: buenos días, franco.

te estaba esperando.

franco: alba.

mira, te pido que me disculpes,

pero necesito tiempo

para asimilar

todo lo que está pasando

en este momento.

la verdad es que no puedo

hablar de nada.

alba: por favor, franco,

te lo suplico.

una oportunidad,

necesito que me escuches.

franco: alba, estoy--

estoy muy cansado, muy dolido.

te pido que me entiendas,

por favor.

alba: pero es que--

que no puedes creer que--

que voy a perjudicar

a la persona que amo,

a la persona que me devolvió

mi libertad,

a la persona que me regresó

las ganas de vivir, de pintar,

de sonreír, franco.

franco: es que no sé.

dímelo tú.

fuiste tú quien ayudó a mi hija

a caer en lo más bajo.

alba: no quiero, franco.

no quiero perder tu confianza,

no quiero perder tu amor.

franco: ¿no te parece

que es muy tarde para eso?

alba, por favor,

por favor, te pido que te vayas.

y, por favor, te pido

que ya no regreses.

alba: está bien.

está bien, ya entendí.

es por demás, ¿verdad?

no quieres escuchar,

no quieres creer en mí,

no quieres creer en todo el amor

que te tengo.

qué pena, franco.

qué lastima que todo

termine así.

adiós, franco.

franco: alba.

llévatelo, por favor.

alba: franco, es nuestro

primer beso.

franco: que ya no tiene sentido.

lo nuestro se acabó.

alba: no, no, franco,

los besos no se devuelven.

pero si quieres,

yo te puedo ayudar a creer

que nunca existieron.

porque en este momento

yo también los quiero borrar

de mi mente para siempre.

¿satisfecho?

[música]

[música]

julián: ¿podemos hablar?

franco: no, julián, vete.

luego regresas.

julián: es importante,

se trata de natalia.

vengo a suplicarte

que me permitas hacerme cargo

de la defensa de tu hija.

alba: [llora]

franco: mira, este bufete

representa a paolo,

por lo mismo, ni tú ni nadie

de los que trabajamos aquí

podemos hacernos cargo

de la defensa de natalia.

y lo sabes.

julián: por eso te dejo

mi renuncia.

a partir de hoy,

me deslindo del bufete

para llevar el litigio

de natalia.

franco: ¿y por qué estás

haciendo esto?

julián: porque no me importa

sacrificar lo que sea

con tal de ayudar

a la mujer que amo, franco.

si no, ¿por qué lo haría?

franco: bien.

voy a aceptar tu renuncia,

pero aprovecha muy bien

la oportunidad

que te estoy dando.

quiero que rectifiques todos

y cada uno de tus errores

y no vuelvas a equivocarte

conmigo.

julián: no te voy a defraudar.

franco: a partir de este

momento, vas a defender

los intereses de natalia.

pero todo se va a hacer

bajo mi estricta supervisión.

¿está claro?

alba: [llora]

bianca: basta, basta, alba.

¿qué te pasa?

alba: dame mi pincel.

bianca: no, vamos a hablar.

estás llorando.

alba: porque tengo dolor,

bianca.

porque estoy harta,

porque me estoy ahogando.

estoy atrapada, estoy sola.

bianca: ay, no, no, no, no.

a ver, tú no estás sola.

tienes a tu hijo,

me tienes a mí.

además, yo sé que tarde

o temprano franco

va a entrar en razón.

alba: no, no, porque franco

no quiere saber nada de mí.

y mucho menos ahora

que natalia está en la cárcel.

bianca: ¿eh?

ay, dios mío, pobrecita.

franco debe de estar deshecho.

alba: ay, sí, y a mí me odia,

porque--porque sigue pensando

que todo fue por mi culpa.

bianca: a ver, entiendo

su dolor, pero no puedo creer

que sea tan ciego.

alba: es que todo--todo--

todo me incrimina.

bianca: no importa,

franco tiene que escucharte.

alba: no hay nada que hacer,

nada.

acabo de ir a hablar con él,

le rogué, bianca, le supliqué.

pero no quiere.

no quiere porque franco

me desprecia.

me odia franco.

mauro: gael.

gael: don mauro, pásele.

¿se le ofrece algo?

mauro: me acaba de hablar

el juez barragán.

se enteró de que tiziano

presentó el recurso de revisión

en el tribunal colegiado.

pueden revocar el amparo

de alba.

gael: sí, pero no--

no va a lograr nada,

¿no lo creo?

mauro: bueno,

por la vía legal no,

pero recuerda que yo conozco

muy bien a tiziano.

él tiene amigos muy poderosos

que le deben favores.

gael: ¿y, entonces?

mauro: bueno, si el tribunal

acepta el argumento de tiziano,

no hay marcha atrás.

nada va a impedir que alba

regrese a la cárcel.

mientras termina su juicio,

claro.

gael: pues no, ¿eh?

no precisamente,

porque si presentamos una prueba

superviniente el tribunal

no puede desestimarla.

mauro: sí, claro, por supuesto.

pero el problema es que no

tenemos ninguna prueba.

gael: sí tenemos una prueba,

don mauro.

mauro: ¿cuál?

gael: sí, sí, sí.

se trata del testimonio

de la enfermera que atendía

a javier dueñas.

lo había guardado para el juicio

pero dada la situación,

lo presentamos ahora.

mauro: sí, sí, puede funcionar.

¿esa enfermera ya rindió

declaración?

¿tienes su testimonio

por escrito y ratificado?

gael: no, no, no,

pero mañana mismo la llevo

ante el ministerio público.

tempranito.

¿cuánto tiempo tenemos?

mauro: muy poco, gael.

tienes que presentar

la prueba mañana a primera hora.

antes de que el tribunal

dé el fallo de la vocación.

gael: no.

mauro: de no ser así,

ya no podremos hacer nada.

gael: no, no se preocupe,

no se preocupe, que mañana--

mañana temprano estoy por allá.

franco: alba defraudó

mi confianza.

y no sabes cuánto lo siento.

pero mira, quédate tranquila.

este bufete la va a seguir

representando.

pero, a partir de ahora,

entre alba y yo no hay

absolutamente nada.

bianca: pues qué pena por ti,

¿eh?

yo nunca la voy a dejar sola

como lo estás haciendo tú.

porque mi cariño

no es como el tuyo.

yo sí la amo de verdad.

franco: ¿perdón?

bianca: que alba es la mujer

que yo amo.

franco: ¿no necesitas?

¿gael?

gael: no.

franco: ¿a qué viniste?

gael: vine a comentarte algo

sobre el caso de alba,

pero luego lo hablamos,

tranquilo.

me estoy haciendo cargo.

[música]

[música]

>> ¿estás bien?

mía: hola.

gabriel: hola.

mía: toma, te aliviana un buen.

gabriel: gracias.

bianca: gael, lamento mucho

que te hayas enterado

de esta manera.

gael: no te voy a negar

que me quedé hecho

cuando te escuché.

pero por fin descubrí

de quién estás enamorada

y por qué dices que es

un amor imposible.

te quedaste corta de imposible

es poco.

bianca: cuando conocí a alba,

me encantó.

es guapísima.

y claro, es mucho más bella

por dentro que por fuera.

poco a poco,

conviviendo con ella

todos los días,

cuando menos me di cuenta,

pues ya estaba profundamente

enamorada.

gael: ¿alba lo sabe?

bianca: no, no, no,

nunca me he atrevido

a decírselo.

de hecho, estoy segura

de que ni por aquí

sabe que soy gay.

gael: no, por supuesto que no.

para mí también fue

una gran sorpresa.

tan honesta que te ves

y nunca te atreves

a decir las cosas.

bianca: oye, no, no es por eso,

¿eh?

lo que pasa es que no quiero

que mis sentimientos

afecten la relación

que tenemos nosotras.

¿sabes lo que quiero?

es no perderla nunca.

me conformo con ser

su amiga incondicional.

casi su hermana,

como alba dice.

aunque tenga que callarme

el amor que siento por ella.

gael: pues sí,

pero tú también mereces

ser feliz.

y encontrar el amor, ¿eh?

no es justo que sufras

por un amor prohibido.

bianca: no, quizás,

no es justo,

pero tener la oportunidad

de sentir un amor

por el que siento por alba,

bien vale la pena.

gael: bueno, espero que sientas

que cuentas conmigo siempre,

a la hora que sea,

para lo que sea.

bianca: gracias, gael.

de corazón te agradezco

que me hayas escuchado.

me siento mucho mejor

después de desahogarme contigo.

gael: antes que nada,

somos amigos.

y eso nunca va a cambiar.

y aunque no seamos una pareja

convencional,

podríamos intentar criar

a nuestro hijo juntos.

seríamos muy buenos papás,

bianca.

imagínate,

imagínatelo corriendo.

>> hola.

gael: y yo--

hola.

>> fui a buscarte a tu oficina,

pero tu secretaria me dijo

que estabas aquí.

julián: me da tanta pena

verte aquí, no es justo.

natalia: ya, julián.

lo que menos necesito

en este momento es tu lástima.

porque sé perfectamente

en la situación en la que estoy.

julián: si me hubieras

escuchado, no estarías aquí.

natalia: no, al contrario,

de hecho,

mi peor error fue escucharte.

a ti y a mi mamá.

julián: no, señor.

tu mamá y yo tratamos

de ayudarte, fue lo que hicimos.

tratamos de arreglar

lo que tú ya habías hecho mal.

natalia: vete, por favor.

julián: tu papá y yo

ya estuvimos de acuerdo,

yo me voy a hacer cargo

de tu defensa.

[celular]

>> hola, mi amor.

parece que estamos conectados.

estaba a punto de llamarte.

tengo excelentes noticias.

roberta: dime.

>> mañana, si todo sale bien,

alba va a ser notificada

de que perdió su libertad

condicional.

así que va a regresar

a la cárcel.

roberta: pues hasta no ver,

no creer, ¿sabes?

porque hablar es muy fácil,

tú eres muy hocicón.

tú me prometiste que hoy mismo

estaría alba sufriendo

por su hijo.

así como yo estoy sufriendo

por mi neni.

y todavía no cumples.

>> a ver, tranquila, mi amor.

eso está en proceso.

en un par de horas,

a alba le va a cambiar

la vida para siempre, créeme.

ten paciencia, por favor.

[balbucean]

gabriel: nos vemos.

alba: gracias.

ay, qué niña tan linda,

me cayó muy bien.

tiene muy bonita energía.

gabriel: ay, ma,

tú y tus vibras.

bueno, creo que la próxima vez

puedo venir solo.

ya viste, mía se fue en taxi.

alba: ay, se pueden ir juntos.

¿te dijo dónde vive?

gabriel: ma, ya sé

por dónde vas.

pero tú sabes que solo tengo

ojos para julieta.

alba: ay, ya sé.

oye, y por cierto,

no me contaste

qué tanto hicieron ayer, ¿eh?

estuvieron solos en la casa.

gabriel: pues nada realmente.

alba: estuvieron tranquilos.

[balbucean]

alba: gabriel, gabriel,

¡no, suelta--suéltame!

¡suelta--!

gabriel: por favor, por favor.

alba: gabriel.

[balbucea]

¡gabriel, gabriel!

gabriel: por favor.

alba: gabriel.

¡y ustedes por qué no ayudan!

¡se llevaron a mi hijo!

¡se llevaron a mi hijo!

¡secuestraron a mi hijo!

¡ayuda!

[llora]

ambos: ♪ me declaro culpable

de lo que hiciste por temor

lo que esperaba

de traicionar tu gran amor

por mi silencio ♪

Cargando Playlist...