null: nullpx
Cargando Video...

La Vecina Capítulo 81

4 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

...

antonio: ya, no llores,

por favor.

no sabes cómo me duele

escucharte así.

isabel: tengo miedo de perderte.

antonio: no, no me vas a perder.

tranquila, por favor.

isabel: es que he cometido

tantos errores.

[llora]

te he ocultado cosas.

antonio: si te refieres a

lo de ricardo, no te preocupes.

yo confío en ti.

isabel: no me digas eso,

por favor, que me pones peor.

te amo, antonio.

no lo dudes nunca.

antonio: lo sé.

y jamás dudaría de eso.

tienes que calmarte.

tómate un té.

¿ya estás en tu cama?

isabel: [solloza]

sí.

antonio: bueno, date un baño

bien calentito y trata

de dormir.

isabel: eso voy a hacer.

gracias, mi amor.

¿podrías venir este fin

de semana a verme?

antonio: eh--estoy muy ocupado,

pero déjame ver.

te necesito tanto.

antonio: voy a hacer lo posible,

te llamo mañana para avisarte.

isabel: sí, amor,

te mando besos.

antonio: igualmente.

ricardo: voy a mandarlas

a imprimir.

[ríe]

¿cuánto me daría

guillermo cisneros por esto?

no, no, no, no.

dinero no es lo que necesito

en este momento.

lo que tengo que hacer

es echarle a perder

el matrimonio

a esos dos idiotas.

sara: a ver, toma,

te voy a dar

un antiinflamatorio.

eliseo: por poco

y me descalabra.

después dicen que el salvaje

soy yo.

juancho: esto

no se puede quedar así.

sara: ey, tú no te metas,

juancho.

juancho: ay,

¿todavía lo vas a defender?

sara: no,

pero ¿para qué ocasionamos

más problemas?

simón: ya, juancho,

no le busques.

aunque antonio se haya pasado,

las cosas no se arreglan

a golpes.

sebastián: adelante, ingeniero.

ignacio: gracias.

sebastián: ¿qué hubo, cretino?

[ríe]

ya nos contaron que provocaste

tremendo zafarrancho

en el condominio.

antonio: no, ¿yo qué?

cheo, que le trajo

serenata a sara

y se puso a cantar

con las bocinas a todo volumen.

ignacio: ingeniero,

buenas tardes.

sebastián: oye,

¿y cómo estuvo lo del apagón?

antonio: accidentalmente

el agua que le aventé

fue a dar a las bocinas.

sebastián: y la cubeta

a la cabeza de cheo.

no te puedo dejar solo

un momento, cretino.

antonio: mira,

no estoy para tus bromitas.

con su permiso,

voy a tratar de dormir.

se queda en su casa.

ignacio: que descanse.

antonio: gracias, con permiso.

ignacio: ¿de verdad

se molestó tanto

por una serenata?

sebastián: no, no es eso,

lo que lo pone frenético

es ver a sara con cheo.

ignacio: ay,

que el ingeniero andrade

si no se atreve

a dejar a la novia por ella,

¿qué tanto le mueve?

sebastián: lo mismo digo.

¿qué?

una cervecita?

ignacio: se la acepto.

sebastián: ¿por qué no?

siéntese, por favor.

sara: ¿cómo te sientes?

eliseo: mucho mejor,

tú eres mi medicina.

¿te gustó la serenata?

bueno, lo que pudiste oír.

sara: pues,

fue un bonito detalle.

eliseo: ¿me perdonas?

sara, yo lo único que quiero

que entiendas

es que si vengo a verte

tan seguido,

es porque quiero estar cerca

de ti.

mi intención no es espiarte.

sara: ay, cheo.

eliseo: ¿quién, quién la quiere?

sara: [ríe]

eliseo: ¿quién es la más bonita?

¿quién es la dueña

de mi corazón?

sara: [ríe]

rafael: oye, muy bien, nelson.

no sabía que eras tan hábil

con la computadora, ¿eh?

nelson: como dice el dicho,

"ahí, más o menos".

rafael: no, hacer un programa

como el que hiciste

no es cualquier cosa.

nelson: no, no es tan difícil,

nada más es cosa

de echarle ingenio y ya.

rafael: claro,

ahora entiendo tu interés

por hacer notar tu trabajo.

le voy a comentar

al ingeniero andrade

lo que estás implementando.

nelson: no, no, no.

déjalo así, rafa.

mira, igual, como sea,

es mi chamba.

rafael: no, nada de eso.

hay que reconocer

lo bien que estás haciendo

las cosas.

carmelo: ¿quién me va compensar

por la gasolina

que dejé de drenar en nejapa?

pedro: no te va a compensar

nadie.

entiende que si hubieras seguido

drenando,

con las pruebas

que le están haciendo

a los sensores,

ya nos hubieran detectado.

carmelo: ¿de dónde sacas

ese cuento?

estás manejando muy mal

las cosas

y no estoy dispuesto

a seguir perdiendo.

pedro: más hubieras perdido

si descubren esa válvula.

carmelo,

tienes que confiar en mí.

carmelo: ¿cómo quieres

que confíe?

aquí el único afectado soy yo.

la mayoría de las válvulas

a las que se alteraron

los sensores

son tuyas.

me estás cargando la mano

porque soy el único

que cuestiona tus decisiones.

pedro: piensa lo que quieras.

el saqueo está programado

y así va a seguir,

te guste o no.

¿te quedó claro?

sebastián: ¿vas a creer

que anoche

los hermanos de titina

me estaban esperando

afuera del bar

que fui con nacho?

antonio: te andan vigilando,

¿eh?

sebastián: lo bueno

fue que el dueño los reconoció

y no los dejó entrar.

si no hubiera sido porque nacho

llamó a la policía,

¿quién sabe qué hubiera pasado,

eh?

antonio: estaríamos velándote

en algún lugar.

sebastián: qué gracioso.

antonio: cambiando de tema,

isabel otra vez está mal,

quiere que vaya a verla

este fin de semana.

sebastián: vete,

yo me quedo a cargo

de lo que se ofrezca.

antonio: gracias.

tengo que verla,

no dejo de sentirme culpable

por lo que le pasa.

sebastián: sirve que de paso,

te olvidas de la parejita

de aquí al lado.

anoche que nacho y yo

salimos a la terraza,

estaban en plena reconciliación.

antonio: detente,

no me cuentes detalles.

sebastián: ¿qué?

¿qué dije?

ricardo: san juan el alto,

esta es la válvula

que conviene que entregue.

[timbre]

¿y ahora?

isabel: quiero las fotos

que me tomaste anoche.

ricardo: ¿estás segura

de que eso es lo que quieres?

¿no será que vienes

a buscar otra cosa?

isabel: quiero esas fotos.

ricardo: baja el arma.

isabel: entrégame las fotos.

ricardo: no te creo capaz

de dispararme.

isabel: no me pongas a prueba.

dame las fotos.

ricardo: dispárame,

no voy a entregarte nada.

[celular]

chepe: ¿quedó alguien atrapado?

pedro: ¿y ahora qué quieres?

nelson: solo quería avisarle

que todo está bajo control.

ya acabé con las pruebas de hoy

y ni se las olieron.

pedro: si ya acabaste,

¿por qué demonios me pediste

un día completo

sin drenar en esa válvula?

nelson: porque no había de otra.

pedro: ah, ¿no había de otra?

que sea la última vez,

porque no tienes una idea

de los problemas

que me causaste.

dejar de drenar

representa perder miles pesos

que ni con tu vida

podrías pagar.

nelson: pues, ¿con qué fregados

se le da gusto a este tipo?

isabel: mis fotos,

dámelas o disparo, ricardo,

no estoy jugando.

ricardo: ¿y qué vas a hacer

después de dispararme?

el portero sabe que entraste,

te registraron

las cámaras de seguridad,

si me matas, por lo menos

te van a dar 50 años de cárcel.

isabel: no me importa.

suéltame.

[grita]

ricardo: basta de estupideces,

¿eh?

¿cómo pensabas matarme?

yo sé lo que viniste a buscar.

ernesto: ¿qué te pasó?

eliseo: tuve un accidente.

solo vine a avisarle

que me voy a tomar

un par de días.

ernesto: no me digas.

eliseo: sí,

me da pena con usted,

pero el doctor

me mandó a descansar.

ernesto: a mí me da más pena

y más porque no te creo nada.

eliseo: no,

pero si no le estoy mintiendo,

me cayó un cubeta

desde una terraza.

ernesto: es el colmo contigo,

cheo.

cada vez inventas

pretextos más ridículos

con tal de faltar.

mira, ponte a trabajar

si no quieres

quedarte sin empleo.

eliseo: ¿quiere que le enseñe

el chichón que traigo?

mira.

ernesto: no.

oye, no se te ocurra fallarme

con el viaje a guadalajara, ¿eh?

soy capaz de retenerte

las comisiones que te debo.

sebastián: buenos días.

sara: buenos días, sebastián.

antonio: buenos días, vecina.

sara: buenos días.

antonio: ¿y ahora

por qué tan seca?

¿qué te hice?

mira, si es por lo de anoche

yo no empecé el problema.

sara: ¿y lo que le hiciste

a cheo, qué?

antonio: bueno,

yo solo quería mojarlo

para que se callara

y me dejara dormir.

sara: ay.

sebastián: [ríe]

bueno, naty, buenos días.

natalia: hola, amor.

¿por qué tan serio?

¿sigues molesto conmigo

por lo de ricardo?

sebastián: obvio.

natalia: ay, ya, mi amor.

sebastián: no se me va a bajar

el enojo

hasta que no le pongas

un "hasta aquí".

hazlo si no quieres que sea yo

quien arregle las cosas.

natalia: no, no, tú no.

no, no te busques un problema.

te prometo que a la primera

oportunidad que tenga

se lo voy a decir.

tú tranquilo, amor,

ya sabes que yo te quiero a ti

y nada más que a ti.

sara: lo que hiciste con cheo

es una agresión

y ni siquiera

le pediste una disculpa.

antonio: a ver, yo le dije

que iba a pagar todo, ¿no?

¿qué más quería?

sara: no sé

para qué discuto contigo,

si no eres más que un creído

que piensa que todo se arregla

con dinero.

antonio: no, no todo,

pero en este caso sí.

y no me vuelvas a llamar creído

porque no lo soy.

sara: bueno,

¿y cómo quieres que te diga?

si anoche te portaste

tan odioso

como el primer día que llegaste

a san gaspar.

antonio: si me provocan,

respondo.

sara: bueno,

¿y qué te molesta el que cheo

me haya traído serenata?

antonio: mira, por mí,

que te traiga lo que quiera,

pero que me deje dormir.

sara: vino a pedirme perdón.

antonio: ¿de qué?

¿de que se la pasa espiándote?

se te aparece en todos lados

y a todas horas

para marcar su territorio.

sara: bueno, ¿y qué?

¿y qué si fuera así?

bien dices, es su territorio.

antonio: ¿tú eres su territorio?

sara: sí.

antonio: o sea que eres

de su propiedad,

como si fueras un objeto.

sara: bueno, ya,

como si tú no tuvieras cola

que te pisen, ¿no?

ahí estabas consolando

a tu noviecita

que quién sabe cuántas tonterías

te decía por teléfono.

antonio: no,

a isabel no la metes en esto.

está mal, ¿y sabes por qué?

sara: ¿por qué?

antonio: por lo insegura

que se siente

después de que tú y yo--

sara: ah,

ahora resulta que me tengo

que sentir culpable yo

de lo que le pasa a isabel.

ah, nada más eso me faltaba.

[estruendo]

antonio: [susurra] ¿qué hiciste?

sara: yo nada.

antonio: se paró el elevador.

sara: pues sí, eso parece.

antonio: lo hiciste a propósito.

sara: ¿estás loco?

si yo apenas toqué ese panel.

antonio: ¿apenas?

sara: sí.

antonio: le metiste un trancazo.

sara: pues, sí,

porque tú me desquicias.

antonio: ah, ¿yo te desquicio?

sara: sí.

antonio: no,

tú me desquicias a mí.

¿sabes qué?

todo contigo se convierte

en un problema.

y tengo junta con el gobernador

a mediodía

y si no llego

por estar atrapado aquí,

te juro--

sara: ¿qué, qué, qué?

¿qué?

¿también me vas a echar la culpa

a mí?

antonio: sara.

sara: ¿qué?

sebastián: ¿estás bien?

ambos: ¡no!

sara: se trabó el elevador.

antonio: tú lo trabaste.

sara: qué necio,

que yo no hice nada.

antonio: como siempre,

tú nunca haces nada.

sebastián: cálmense,

voy a buscar ayuda.

sara: ve por simón,

está en la casa.

antonio: no, pregúntale a chepe,

él debe saber.

ambos: me chocas.

[música]

[música]

sebastián: sí, sara y antonio.

chepe: voy para allá.

sebastián: ¿crees que lo podrás

destrabar?

chepe: déjeme ver,

igual hallo cómo.

ya ha pasado otras veces,

voy para allá.

¿en qué piso

se trabó el elevador?

simón: ¿se trabó el elevador?

sebastián: sí.

simón: ¿y alguien

quedó atrapado?

sebastián: sara y antonio.

simón: ¿qué fue lo que pasó?

sebastián: no lo sé.

simón: ¿que no pensabas

avisarme?

sebastián: sí,

pero como chepe me dijo

que podía solucionarlo él,

no lo hice.

antonio: uy, espero

que no seas claustrofóbica.

esto va para largo.

sara: ¿y tu cita

con el gobernador?

antonio: ¿ahora sí te preocupa?

sara: que yo no provoqué esto,

¿con qué palabras

quieres que te lo diga?

¿todavía no te acostumbras

al calor?

antonio: no, ni me acostumbraré.

sebastián: ¿están bien?

antonio: sí, claro.

esto es una delicia.

sebastián: ahorita los sacamos.

antonio: si no le hubieras

pegado,

no estaríamos aquí atorados.

sara: es que tú

me pones de malas.

antonio: ¿por hablar

de mi novia?

sebastián: hablen más fuerte,

no los oigo.

ambos: ¡no te metas!

antonio: yo no entiendo

por qué te molesta

que hable de isabel,

si tú me pasas a tu novio

en las narices

cada vez que puedes.

sara: no, no, no es cierto,

yo nunca hice eso.

si tú te lo topas,

pues, no es cosa mía.

en cambio tú, sí,

adrede te pusiste

muy cerquita de mí

para que yo te escuchara hablar

con la deschavetada de tu novia.

antonio: oye, respeta.

sara: ¿respeta qué?

si tú a cheo

no lo bajas de cavernario.

antonio: porque lo es.

sara: bueno, ya basta,

¿por qué demonios

tenemos que estar discutiendo?

si al fin y al cabo,

tú y yo no somos nada.

antonio: ¿cómo nada?

¿no se suponía

que éramos amigos?

sara: ¿tú ves

nuestra supuesta amistad

así por algún lado?

antonio: ¿sabes cuál es

el problema?

simón: antonio,

¿cómo quiere que sara sepa

cuál es el problema?

sara: [susurra] a ver,

¿cuál es el problema?

simón: vamos a la caja

de fusibles,

se va a ir la luz un momento,

no se vayan a espantar.

antonio: [aplaude]

lo que nos faltaba.

sara: bueno, a ver,

dime cuál es el problema.

ricardo: no estuvo tan mal

para venir de un naco, ¿verdad?

isabel: ricardo, por favor,

ya olvídate de eso

y dame mis fotos.

ricardo: ¿para qué quieres

las fotos,

si ya conseguiste

lo que venías a buscar?

isabel: dame las fotos,

por fa--

ricardo: ¡no!

isabel: ¿qué pretendes hacer

con ellas?

ricardo: verlas.

para cuando mi corazón

te olvide,

con la mirada te recuerde.

isabel: no te burles, por favor.

ricardo: ay, ya,

es que, cómo hartas.

¿y si quieres seguir insistiendo

en que me acueste contigo?

piensa en algo más original.

isabel: ricardo, por favor,

dame las fotos.

ricardo: ¡no!

y ya, se acabó,

termina de arreglarte y vete.

isabel: [llora]

simón: aprieten

el botón de abrir.

¿están bien?

ambos: sí.

juancho: oye,

¿y por qué no salen?

simón: ¡sara!

¡sara!

isabel: ricardo, por favor,

dame esas fotos.

ricardo: ya.

deja de rogar,

que no lo voy a hacer.

¿me oíste?

son mi seguro.

isabel: ¿seguro de qué?

ricardo: por si se te ocurre

hacer alguna estupidez.

isabel: nunca voy a hacer nada

en tu contra,

te lo juro.

ricardo: eso espero.

y si es así,

¿qué te preocupa?

no las pienso usar,

salvo que sea

estrictamente necesario

o me hagas enojar.

isabel: nunca

te voy a hacer enojar.

ricardo: no te creo.

¿cómo quieres que lo haga

después de esto?

vete y lárgate de mi casa.

¡lárgate!

estúpida.

sebastián: ey,

¿qué pasó en el elevador

que te quedaste mudo?

antonio: nada.

sebastián: no te creo.

antonio: no, no pasó nada.

sebastián: ¿y por eso saliste

con la cara que saliste?

antonio: ¿cuál cara?

fue el calor.

adentro del elevador

era un horno.

sebastián: ah, sí.

no te detengas,

los hermanos de titina

están ahí.

antonio: estoy en alto,

no puedo avanzar.

¿dónde están?

sebastián: allá.

ya nos vieron.

¡ay!

antonio: [ríe]

ni modo,

te libraste de titina,

pero no de sus hermanos.

creo que ella

era menos peligrosa.

sebastián: no te burles, ¿eh?

esos tipos me la tienen jurada.

ya, siga, siga, métele, métele.

vámonos.

simón: espérame en la camioneta,

ahora te alcanzo,

tengo que hablar con sara.

juancho: yo también.

simón: te digo

que me esperes allá.

de aquí no te mueves

hasta que me digas

qué fue lo que pasó.

sara: ¿por qué

tendría que haber pasado algo?

simón: por la cara

con la que salieron.

sara: fue por el calor infernal

que estaba haciendo

allí adentro.

simón: no te creo.

sara: no pasó nada, simón.

simón: le reclamé por lo de cheo

y se enojó

y yo también me enojé--

[celular]

¿bueno?

no, no, rosa,

todavía estoy en mi casa,

¿se te ofrece algo?

a ver, permíteme un segundo.

unos proveedores

me están esperando.

¿me puedo ir?

simón: sara, no tienes remedio.

después hablamos.

sara: rosa,

diles que voy para allá,

que me esperen.

[música]

[música]

carmelo: si pedro cree

que me voy a quedar tranquilo

viendo cómo me perjudica,

está muy equivocado.

voy a tener que empezar a actuar

por mi cuenta.

y que le haga como quiera.

rafael: fíjate que estuve

con nelson

en la sala de control,

no sé, la verdad me sorprendió.

marina: ah, ¿sí?

rafael: jamás me imaginé

que fuera capaz

de crear un programa

como el que hizo.

marina: ¿ya ves?

donde menos se lo espera uno,

salta la liebre.

o como dice el dicho:

"ahí nomás".

rafael: ay, marina,

eres un caso.

[celular]

marina: ¿buenas noticias?

rafael: pues, ya ni sé, marina,

es de kike, pero bueno,

según yo,

lo nuestro ya era historia.

marina: ándale, ¿y qué te dice?

rafael: me está invitando

a una muestra de cine francés

en la casa de la cultura.

marina: [resuella]

¿kike en la casa de la cultura?

rafael: sí--

[ríe]

así como lo oyes.

marina: mira de lo que es capaz

con tal de reconquistarte, ¿eh?

él que es de antros y de bares,

ahora en la casa de la cultura.

rafael: exacto.

solo lo hace para darme gusto.

marina: a pesar de sus celos

y sus arranques,

te sigue queriendo.

rafael: sí, ya lo sé.

ay, marina, te juro

que si lograra quitarle

esos dos detallitos,

sería perfecto.

lo quiero.

quiero ese celular

y me lo voy a comprar.

marina: cómpratelo,

para eso trabajas.

rafael: claro.

antonio: buenos días.

rafael: buenos días

marina: buenos días, ingeniero.

sebastián: [ríe]

rafael: dios.

¿crees que alcanzaron

a escucharme?

marina: hombre, tranquilízate,

corregiste a tiempo.

rafael: dios.

mira, por favor, contéstale,

¿sí?

tengo que hablar

con el ingeniero.

marina: bueno, pero anótame aqíi

lo que quieres que le escriba.

rafael: a ver.

antonio: para mi reunión

con el gobernador

voy a necesitar una relación

de las comunidades

que se han unido

al programa de apoyo.

sebastián: ahorita

te la imprimo.

antonio: gracias.

rafael: [llama a la puerta]

¿se puede?

antonio: adelante.

rafael: gracias.

solo vine a reportarle

que estuve

cuando se realizaron las pruebas

programadas para hoy,

y todo ocurrió de maravilla.

antonio: qué bien.

rafael: ramón, pepe y nelson

están haciendo

un excelente trabajo, ingeniero.

creo que sería bueno

reconocer su esfuerzo.

antonio: hable con el gerente

de recursos humanos

y dígale que ya lo platicó

conmigo,

y que busque la manera

de mejorarles el salario.

rafael: gracias, ingeniero.

con permiso.

sebastián: voy por la relación

que me pediste.

marina, le mando un archivo

para que me lo imprima,

por favor.

marina: sí, ingeniero,

¿cómo no?

tito: ingeniero, son para usted,

me las dejaron en la caseta.

marina: ay, ingeniero,

¿quién le manda flores?

sebastián: ¿quién más, marina?

titina no me deja en paz.

rafael: oiga, ingeniero,

los crisantemos

se usan para los muertos.

sebastián: ¿quién se las dio?

tito: pues, un chamaco,

dijo que era para usted

y se fue corriendo.

rafael: a ver,

aquí hay una nota.

sebastián: "ni creas que te vas

a librar de nosotros.

anoche corriste con suerte,

pero no todos los días

va a ser lo mismo.

espero te gusten las flores,

guárdalas para tu funeral."

marina: ay, ingeniero.

rafael: [resuella]

[celular]

antonio: sara.

sara: antonio.

no puedo dejar de pensar

en lo que hicimos.

antonio: el problema

es que cuando estamos solos,

el mundo es perfecto.

¿qué daría

porque nos quedáramos así?

suspendidos en el tiempo.

mirándonos.

sintiéndonos.

simón: ¡aprieten

el botón de abrir!

antonio: yo estoy igual que tú,

tampoco he dejado de recordar

lo que pasó esta mañana.

sara: pero tenemos

que olvidarlo.

antonio: ¿tú puedes?

sara: no, no, no sé si pueda,

pero solo tengo claro

que debemos hacerlo.

cheo no se merece

que le haga esto

y tú me acabas de decir

que isabel está muy mal

por culpa nuestra.

antonio: lo sé,

pero no va a ser fácil

olvidar lo que sentí.

lo que siento.

mira, tengo que irme.

te voy a buscar al molcajete

a la hora de la comida.

sara: no, no,

cheo viene a comer.

antonio: bueno,

entonces después.

cuando sea,

pero tenemos que hablar.

sara: está bien.

antonio: ¿sigues ahí?

sara: sí.

antonio: ¿no te quieres

despedir?

sara: no.

antonio: yo tampoco.

sara: antonio.

antonio: dime.

sara: no, nada, voy a colgar.

antonio: está bien.

hasta el rato.

sara: hasta el rato.

[piensa] antonio,

¿qué me hiciste?

antonio: [piensa] sara, sara,

¿qué me hiciste?

[música]

ricardo: te va l

de otra válvula

para que te entretengas,

imbécil.

[celular]

sara: hola, cheo.

eliseo: hola, mi amor.

tengo que ir a guadalajara

a recoger un coche.

sara: ah, qué bien.

eliseo: y se me está ocurriendo

una idea,

una muy buena idea.

sara: ah.

eliseo: ¿qué te pasa?

¿nada más

me estás dando el avión?

no me estás escuchando.

sara: no, no, sí, sí,

te escuché.

¿qué me decías?

eliseo: sara, ¿tú traes algo?

sara: no, nada,

estoy un poco cansada.

eliseo: más a mi favor,

lo que te quiero proponer

te va a caer

como anillo al dedo.

vente conmigo el fin de semana

a guadalajara.

sara: ¿cómo?

eliseo: que vengas conmigo

a guadalajara,

mientras yo trabajo,

tú puedes descansar

en el hotel.

disfrutas la alberquita,

el solecito,

y luego en la noche

nos vamos por ahí a bailar.

¿cómo la ves?

te distraes, descansas,

cambias de aire,

todo en el mismo paquete.

sara: pues, creo que es justo

lo que necesito,

cambiar de aire.

eliseo: ¿de verdad?

sara: sí.

eliseo: paso por ti en la noche,

nos quedamos en progreso

y salimos mañana temprano.

sara: está bien.

eliseo: nos la vamos a pasar

de maravilla, amor.

hasta la noche, pues.

sara: bueno, hasta la noche.

[piensa] creo que es

el mejor modo

de quitarme a antonio

de la cabeza.

[celular]

antonio: buenos días, isabel.

¿cómo estás, cómo amaneciste?

isabel: mucho más tranquila,

me hizo muy bien

que habláramos anoche.

antonio: me da gusto.

isabel: ¿ves cómo te necesito?

¿vas a venir?

antonio: sí, sí,

estoy organizando unas cosas

para ir.

isabel: ay, no sabes

qué feliz me haces.

antonio: te aviso

a qué hora llego.

isabel: sí, por favor.

quiero ir por ti al aeropuerto.

te mando besos, amor.

antonio: igualmente.

[piensa] isabel es mi realidad.

sebastián: tito,

¿cómo has visto el movimiento?

¿alguna novedad?

tito: ninguna, ingeniero.

tranquilo, con tanta seguridad

que se puso por los atentados

contra el ingeniero andrade,

no creo que se acerquen

los hermanos de su novia.

sebastián: pues, sí, ¿verdad?

tienes razón.

nada más una aclaración,

no es mi novia, ¿eh?

tito: aquí está la comida

que pidió,

justo se la iba a llevar.

sebastián: gracias.

gracias, tito.

vladimir: tía, ¿qué ves?

edwina: el reporte del clima.

y yo creo que vamos a tener

que adelantar

el lanzamiento de nuestro globo

porque el meteorológico

reporta que va a haber

mucho aire.

vladimir: ¿otra vez?

edwina: sí, mi amor.

vladimir: ¿y cuándo

lo vamos a lanzar?

edwina: mañana,

así que no hay que perder

más tiempo.

hay que ir preparando

la góndola.

¿zas?

sí.

muy bien.

ponla aquí.

¿gps?

vladimir: listo.

edwina: ¿cámara?

vladimir: lista.

edwina: ¿altímetro?

vladimir: listo.

marina: ya, rafa,

te lo vas a acabar

de tanto mirarlo.

rafael: ay, marina,

cómo una sola palabra

puede provocar tanto en uno.

marina: óyeme,

¿cómo que una palabra?

si la respuesta que le mandé

más bien parecía

una carta de amor.

rafael: no me refiero

a lo que le pusiste,

sino a lo que él contestó.

mira.

marina: ay, no cabe duda

que kike es un encanto, ¿eh?

rafael: sí.

sebastián: acá está

lo que pidieron.

rafael: gracias.

marina: muchas gracias,

ingeniero.

rafael: ¿cuánto es?

sebastián: no, no, no es nada.

marina: ay, no,

¿cómo de que no?

¿cuánto le debemos?

sebastián: no, no.

marina: oiga,

después de que le mandan flores

para su funeral,

¿de veras todavía tiene ánimos?

sebastián: provecho, marina.

rafael: ¿cuándo aprenderás

a quedarte callada?

>> nos atacan los marcianos.

qué gracioso.

"agencia espacial nacional",

¿y esto?

antonio: a ver ya, confiesa.

¿pediste comida

porque tienes mucho trabajo

o porque no quieres encontrarte

con los hermanos de titina?

sebastián: no te burles,

que bien sabes lo que se siente,

¿eh?

acuérdate

cuando se te aparecía cheo.

antonio: está bien, no me burlo.

mañana me voy al d.f.

sebastián: ¿siempre así

te decidiste?

antonio: sí,

isabel está muy inestable.

sebastián: ¿y qué le dice

su terapeuta?

antonio: eso también

es lo que quiero averiguar.

sebastián: quítate la culpa.

acuérdate que la vida de isabel

ha sido complicada,

se la pasó en internados

en el extranjero.

eso marca, deja huella.

y su papá la quiere mucho,

pero solamente la ve

dos veces al año.

y perdóname si te decepciono,

pero no creo que baste

con tu personalidad arrolladora

para trastornar a una mujer,

¿eh?

antonio: idiota.

ambos: [ríen]

rafael: ingeniero,

acaba de llegar otro anónimo.

[llaman a la puerta]

quintín: ¿se puede, jefe?

fidel: pasa.

quintín: le traje la cámara

que me prestó.

muchas gracias.

fidel: ¿qué?

¿ya te convenciste

que lo que se vio en cielo

no eran ovnis?

quintín: que no lo haya visto

no significa que no existan.

fidel: quintín,

¿cómo puedes creer en algo

de lo que no tienes pruebas?

quintín: efectivamente,

no las tengo,

pero alguien sí.

he estado leyendo muchas cosas

en internet

y viera todo lo que encontré.

en todas partes del mundo

hay avistamientos.

figúrese, en 1963,

en ítaca, una isla griega,

se vieron ovnis

durante 14 días seguidos.

fidel: ¿será?

[celular]

ingeniero, ¿cómo está?

antonio: bien, comandante.

le llamo para informarle

que acaba de llegar

otro anónimo denunciando

una válvula clandestina.

esta vez en san juan el alto.

fidel: ah, qué bien.

mándeme la ubicación exacta

y ahora mismo salgo para allá.

antonio: de inmediato

se la hago llegar.

fidel: lo mantengo informado.

gracias.

habla con gallardo,

dile que se prepare,

salimos a san juan el alto

ahora mismo.

denunciaron

otra válvula clandestina.

quintín: a la orden, jefe.

en el camino le sigo platicando

sobre los avistamientos

en ítaca.

fidel: muévete, quintín.

[música]

[música]

[timbre]

eliseo: gracias, señor.

¿qué será?

¿las pondré completas

o mejor solo los pétalos?

no, mejor la voy a llenar

de pétalos,

eso es más romántico.

ay.

son bravas las canijas.

[celular]

¿qué pasó roque?

¿sí me pudiste

cubrir las espaldas

para esta tarde?

roque: ya,

le dije a ernesto

que te fuiste al doctor

para estar al 100 mañana

que te vas a guadalajara.

eliseo: gracias, te debo una.

roque: ¿una?

[ríe]

ya hasta perdí la cuenta.

eliseo: dios te lo va a pagar

con muchos hijos,

ya verás.

roque: no, no, no la friegues.

oye, ¿cómo vas?

¿ya arreglaste todo?

eliseo: estoy en eso.

terminando me lanzo por sara

a san gaspar.

y tú ya sabes,

a las nueve en punto

enciendes todas las velas.

roque: ¿y no quieres

que me disfrace de cupido

y me quede por ahí

para lanzarles una flechita?

eliseo: si serás menso,

nomás no me falles.

simón: no vamos a encontrar

nada.

juancho: igual,

¿pero qué me cuesta revisarlo?

órale,

algo se vio en la mera esquina

de la pantalla,

déjame regresarlo.

¿lo alcanzaste a ver?

simón: a ver,

regrésalo de nuevo.

le vas a poner pausa

cuando yo te diga, ¿eh?

ahora.

ahí.

¿lo puedes hacer

un poco más grande?

juancho: sí, clarines.

simón: a ver.

eso debe ser un ave,

un murciélago.

juancho: ¿cómo sabes?

apenas si se ve.

simón: por eso mismo,

es tan difícil

presentar pruebas contundentes

de objetos desconocidos,

solo con un video.

si una referencia clara,

se pierde la idea

de la proporción.

juancho: ¿cómo?

no entiendo bien.

simón: sí, sí.

cuando logras grabar un objeto

que sea muy lejano,

no define bien sus bordes,

la luz o falta de la misma

provocan efectos que mal--

no sé,

se malinterpretan a veces.

y con eso es suficiente

para que la gente crea

que vio un ovni en el cielo.

juancho: ah.

sara: ey, ya llegué.

simón: ¿y ahora?

¿por qué tan temprano?

sara: ay, es que cheo

quedó de pasar por mí,

nos vamos a ir a guadalajara.

juancho: ¿a guadalajara?

sara: ajá.

lo voy a acompañar

para a recoger un coche

y nos vamos a quedar

todo el fin de semana por allá.

juancho: órale, qué buena onda,

dicen que ahí está muy padre.

sara: sí, bueno, no conozco,

pero cuando regrese te cuento.

bueno,

voy a preparar mis cosas.

simón: fíjate,

quién lo dijera.

juancho: ¿qué?

simón: no, nada.

¿en qué estábamos?

ah, ya, estábamos hablando

de los efectos

que puede provocar la luz.

nelson: no tengo idea,

todo fue muy rápido.

cuando supe

que habían encontrado

otra válvula

yo estaba en la sala de control

viendo lo que usted me encargó.

pedro: pues, tienes que estar

más al pendiente.

no tuve tiempo

para avisarle a mi gente

que nos habían denunciado.

detuvieron a tres

de mis hombres.

nelson: sí,

voy a estar más al pendiente.

pedro: más te vale.

nelson: sí,

si me entero de algo más,

le aviso.

josé: ¿con quién hablabas?

nelson: ¿ahora te la vas a pasar

espiándome o qué?

josé: no, para nada,

pero tú algo te traes.

en la mañana clarito oí

cuando le decías

que con qué fregados

le dabas gusto a un tipo.

¿quién es el tipo?

¿y en qué no le das gusto?

nelson: mira, es mi suegro, ¿eh?

y ya deja de estar espiándome,

que ni a mi vieja

le doy cuentas.

josé: a otro con ese cuento.

tú algo te traes.

fidel: ¿quién los contrató

para que drenaran la gasolina?

>> un tipo que ni conozco,

un día llegó san juan

y ahí me ofreció la chamba.

fidel: ¿y qué me dices

de los otros dos que detuvimos?

>> tampoco los conozco.

los conocí

hasta que nos llevaron

a la válvula.

ni siquiera son de san juan,

uno es de puebla

y el otro de zacatecas.

fidel: ¿cuánto tiempo tenían

saqueando el ducto?

>> como unos seis meses.

nosotros nomás drenábamos

la gasolina

y llenábamos el tanque.

cuando iban las pipas

por el combustible,

nos ordenaban

que nos metiéramos en una casita

que habíamos armado

con lonas y troncos.

fidel: ¿quién les pagaba?

¿el mismo tipo que los contrató?

>> a veces.

otras llegaban tipos diferentes

y nomás nos daban el dinero.

nunca hablaban con nosotros.

fidel: ¿llegaste a escuchar

algún nombre?

>> no.

nada más decían que los jefes

estaban contentos

porque de esa válvula

sacaban mucha gasolina.

[teléfono]

antonio: sí, marina.

marina: llamada

del comandante chávez.

antonio: pásalo.

¿qué pasó, comandante?

¿ya interrogó a los detenidos?

fidel: sí, ingeniero,

y no le tengo buenas noticias.

los tres dijeron lo mismo.

no se conocían

y los contrataron por separado.

no tienen ni idea

para quién estaban trabajando

y eso que ya tenían seis meses

saqueando el ducto.

antonio: era de esperarse.

bueno, pero como sea,

en estos momentos

los cabecillas

deben de estar conscientes

que con el apoyo

de la comunidad,

vamos a ir detectando

más válvulas clandestinas.

y eso no los debe tener

muy complacidos.

fidel: así es.

pero mientras no demos

con las cabezas,

esto no va a parar.

si no es en san juan el alto,

va a ser en otra parte.

pero no van dejar de saquear

el ducto, ingeniero.

antonio: lo sé, pero como sea,

les dimos otro golpe.

seguimos en contacto

y muchas gracias por su apoyo.

marina: dígame, ingeniero.

antonio: comuníqueme

con el ingeniero uribe,

por favor.

marina: en seguida.

[llaman a la puerta]

juan carlos: adelante.

ricardo: aquí está

la información que me pidió,

ingeniero.

juan carlos: sí, gracias.

me llamó antonio para informarme

que recibió otro anónimo

avisándome de una segunda

válvula clandestina.

ricardo: vaya,

qué bien que la comunidad

está apoyándonos.

juan carlos: así es.

ahora estoy en espera

de los resultados.

[teléfono]

sí, miriam.

miriam: el ingeniero andrade

está en la línea.

juan carlos: ah, la tomo,

gracias.

¿qué tal, antonio?

¿cómo van las cosas?

antonio: efectivamente,

se trataba

de una toma clandestina.

los datos recibidos

en el anónimo

fueron exactos.

había un contenedor

con 45.000 litros de gasolina

junto a la válvula

y detuvieron a tres personas,

las cuales

ya rindieron su declaración.

pero lamentablemente

lo que dijeron

no nos lleva a nada.

ninguno conoce las cabezas

ni a nadie de la organización,

y por nuestra parte

ya está el señor padilla ahí

con una cuadrilla

cerrando la válvula.

juan carlos: bien,

al menos por ahí

ya no nos van a sangrar.

mantenme informado

si llega haber alguna novedad.

antonio: pierda cuidado

que así lo haré.

buenas tardes.

juan carlos: buenas tardes.

¿qué te parece?

ricardo: muy bien.

como le dije, el programa

de apoyo a la comunidad

está resultando

altamente efectivo.

juan carlos: así es.

bueno,

veamos los datos que te pedí.

pedro: ¿qué averiguaste?

elías: no hay

de qué preocuparse, jefe.

hablé con liborio

y los tres que detuvieron

no saben nada.

no hay forma de que le saquen

información sobre usted

o alguien de la organización.

pedro: menos mal.

lo que se me hace muy raro

es que en tan poco tiempo

la gente haya entregado

dos válvulas.

aquí hay gato encerrado

y voy a averiguarlo.

Cargando Playlist...