null: nullpx
Cargando Video...

La Vecina Capítulo 79

3 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

quintín: ah, no, eso sí que no,

lo de la huerta

es una investigación en curso,

y si saca una nota

puede interferir con el proceso.

patricio: no te preocupes,

no voy a revelar mi fuente.

fidel: no se quiera pasar

de listo.

esa información

solamente la conocemos

quintín y yo.

si no quiere meterse

en problemas,

olvídese de publicar

algo al respecto.

simón: vengo a levantar

un acta contra...

contra este infeliz

que anda difamándome a mí

y a mi familia.

patricio: ¿de qué se queja?

la verdad no peca,

pero incomoda.

simón: ahora me prueba

lo que dice o me voy a encargar

de que le den unos buenos años

por difamación, ¿eh?

fidel: ey, simón,

tranquilo, simón.

no, no.

ey, ya, cálmate.

>> ey, ¿adónde vas?

>> no se les escape.

todos: [hablan a la vez]

>> ratero, eres un mentiroso.

fidel: ¿de dónde saca usted

que simón y sus sobrino

armaron todo esto de los ovnis

para aprovecharse de la gente?

patricio: intuición

de periodista, comandante.

el señor es ingeniero

en aeronáutica,

se las sabe de todas todas.

se aprovechó de algún fenómenos

natural para armar

todo el cuento de los ovnis.

simón: yo jamás haría algo así.

patricio: usted puede decir

lo que quiera.

a mí nadie me quita de la cabeza

que se aprovecharon

de la situación.

bruno: infeliz, ahora sí

vas a ver.

fidel: bruno, bruno, ya.

tranquilos, tranquilos,

por favor.

simón: si a mí no me comprueba

lo que me está diciendo,

lo voy a demandar

por difamación.

patricio: ¿qué más pruebas

quiere?

yo mismo vi a su sobrino

vendiendo los espejos

y sus dichosas guías.

simón: me está tachando

de timador,

y se está metiendo

con mi familia,

eso no se lo voy a perdonar.

bruno: ey, ey.

[gritos]

juancho: tío, tío,

me quieren linchar.

y todo porque un idiota

escribió un montón de mentiras

en el periódico.

simón: ah,

te presento al idiota.

juancho: usted.

bruno: ey, ey, juancho, ya.

fidel: ey, juancho, tranquilos.

cheo: vas a creer que ayer

me encontré a imbécil

de antonio

muy pegadito con sara.

les caí de sorpresa

en el molcajete y ahí estaba

con su amiguito sebastián.

roque: ¿y por qué sara

le permite esas confiancitas?

cheo: ay, me echaron un cuento

de que sebastián

les estaba agradeciendo

que porque sara y antonio

lo ayudaron a quitarse

a una fulana de encima.

hazme el favor.

roque: ¿o sea que tu novia

les anda haciendo el quite?

cheo: pues sí,

disque porque son amigos,

me hierve la sangre.

roque: yo que tú le exigía

por lo derecho que la cortara

con el ingeniero,

qué amistad ni qué amistad.

cheo: ay, me pidió que confiara

en ella,

que para eso era mi novia y--

y a fin de cuentas está conmigo,

no con él.

roque: cheo, por favor,

donde hubo fuego,

cenizas quedan.

eso de que pueden ser amigos,

por favor,

no se la cree nadie.

cheo: no, no, no,

sara no me mentiría.

roque: pues qué te digo,

no hay peor ciego

que el que no quiere ver.

cheo: yo tengo que confiar

en ella,

no me queda de otra.

roque: entonces

si te los vuelves a encontrar

pegaditos y aguantas,

tú mismo les estás dando

permiso.

¿qué tal, cómo está?

buenas tardes.

¿qué tal?

sara: claro que sí,

ahorita se los traigo.

[celular]

bueno.

cheo: hola, mi amor,

¿dónde estás?

sara: en mi trabajo, dónde más.

cheo: ¿de verdad?

sara: la verdad es que estoy

en un alberca con un bikini.

híjole, pero me estorba

la parte de arriba,

y como no hay nadie

me la voy a quitar.

cheo: sara.

sara: [ríe]

es broma, ¿cómo crees?

estoy en el restaurante

trabajando.

cheo: no--no me hagas

esas bromitas.

sara: ¿por qué tanta pregunta,

eh?

cheo: no, nada, nada,

solo quería escuchar tu voz

y desearte que tengas

un lindo día.

sara: igualmente.

rosa: ¿qué traes?

sara: cheo,

que anda de inseguro.

y si sigue así,

ya sé lo que me espera.

va a empezar a celarme,

a perseguirme,

se va a poner paranoico.

rosa: ay, no, pobre de ti.

sara: espero que no le dure

mucho tiempo la inseguridad.

rosa: le va a durar

hasta que conatrol

cambie de director.

>> nos vio la cara, comandante.

>> que nos regrese

nuestro dinero.

>> enciérrelo, enciérrelo.

fidel: silencio, silencio.

analizando el caso en cuestión,

es claro que aquí

hay una situación que resolver,

pero no a gritos ni empujones.

de modo que guardan compostura

o los mando a sacar.

quintín, llévate a juancho

y al señor a un separo

mientras estos se aclara.

patricio: esto es

una injusticia,

me voy a quejar

ante derechos humanos.

simón: fidel, ¿qué te pasa?

esto es un abuso de autoridad.

quintín: ya escucharon,

vámonos.

juancho: no, tío.

no, tío,

dile algo.

bruno: tranquilo, juancho,

te vamos a sacar.

fidel: déjenme resolver esto

a mi manera,

no compliquen más las cosas.

juancho: qué chueco es usted,

me compró la guía nada más

para hacerme plática

disque muy interesado,

y todo nada más para sacar

en su periódico

esa sarta de mentiras sobre mí

y sobre mi tío.

patricio: yo solo dije

la verdad,

me di cuenta de que todo eso

de los ovnis no era más

que una jugarreta

para aprovecharse

de la situación

y sacar un beneficio económico

ahora que andan tan quebrados.

¿y qué más iban a hacer,

vender conversaciones

con extraterrestres?

¿o viajes espaciales?

juancho: cómo inventa cosas,

lo de los espejos fue cosa mía,

mi tío no tuvo nada que ver.

cuando nos saquen de aquí,

no se la va a acabar.

patricio: no me digas.

¿tú y cuántos más?

casi lloras cuando el comandante

dio la orden de que nos metieran

aquí.

juancho: yo solito

puedo con usted.

y si no, ahí están bruno

y mi tío simón.

que aunque lo veas chaparrito,

es bueno para el trompo.

y también está cheo, mi cuñado,

que está bien trabado.

y roque, su amigo,

que todavía está más trabado.

además, somos amigos

del director de conatrol,

y mi tío vicente

tiene muchos conocidos

en la presidencia.

no sabes en la que te metiste.

patricio: ajá.

fidel: ustedes también ingenuos,

que se creyeron todo ese cuento

de los ovnis,

porque ese periodista

les calentó la cabeza

con sus dichosas notas.

si compraron esos retrovisores,

fue por tarugos.

a ver, ¿quién de ustedes

no ha comprado esas pastillas

para bajar de peso?

¿o esas pulseras que disque

para armonizar los chakras?

¿y por qué no fueron a demandar

a esos, si todos siguen timbones

y desarmonizados?

aquí todos conocen a simón.

en cambio, ¿a ese periodista

quien lo conoce?

a él lo único que le interesa

es sacar sus notas amarillistas.

>> yo contra simón

no tengo nada,

pero ¿su sobrino qué?

nos vio la cara vendiéndonos

estas tarugadas.

simón: oh, que la canción,

que nadie los obligó

a comprarlas.

bruno: además,

todo lo que compraron

les puede servir para algo.

mira, el espejo lo cuelgas

en tu baño para rasurarte.

la libreta para que escriban

todo lo que quieran.

y en cuanto a la guía,

pues en ningún lado dice

que comprándola les asegura

que van a ver ovnis,

solo les da consejos

sobre qué hacer en caso

de un avistamiento,

¿o estoy mintiendo?

>> no.

fidel: no puedo obligar

al muchacho a que les regrese

su dinero,

porque cada quien

es responsable de lo que compra.

lo más que puedo hacer

es poner una multa por vender

en vía pública sin permiso.

>> pues ni hablar, tiene razón.

está bien, pero con que lo multe

nos conformamos.

fidel: yo me encargo,

pueden irse.

>> nos vamos.

simón: gracias.

fidel: no, no,

aún no me des las gracias,

hazlo cuando le haya dado

una lección al reportero ese.

eso sí,

la multa de juancho

hay que pagarla, ¿eh?

juancho, puedes irte.

pero antes pasas a la ventanilla

para pagar la multa

por andar vendiendo

en la vía pública sin permiso.

son $150.

juancho: sí, gracias.

patricio: ¿$150 por verle

la cara a esa gente?

¿no se le hace ridículo?

ah, claro,

pero si aquí el manejo

de influencias

está a la orden del día.

como los esparza son amigos

del gobernador

y quién sabe cuánta gente más.

fidel: mucho cuidado

con lo que dice,

de por sí ya está en problemas.

sus publicaciones han alterado

el orden público de san gaspar.

eso amerita una multa

de varios cientos

de salarios mínimos.

además de que el ingeniero

esparza aquí presente insiste

en demandarlo por difamación

y daño moral.

¿por cuánto me dijo

que lo iba a demandar?

simón: 500 mil pesos.

fidel: y para su conocimiento

le informo que el ministerio

público considera viable

la demanda.

patricio: no, bueno,

tampoco hay que irse

hasta los extremos.

simón: podríamos arreglarnos

sin tener que ir a tribunales.

desistiré de demandarlo

a mero de que publique

una disculpa

aceptando que me difamó,

y dejando por escrito

que no vuelve a molestarme

a mí o a cualquier

de mis familiares o allegados.

juancho: y los allegados

de mi tío

son casi medio san gaspar.

patricio: ¿no cree que eso

ya es como demasiado pedir?

fidel: ¿sabe qué?

medítelo,

y cuando tenga una respuesta

me lo hace saber.

patricio: tengo derecho

a una llamada.

¿o qué, eso también

me lo va a negar?

fidel: quintín,

que haga la llamada.

tiene derecho,

y lo regresas

para que siga pensando

y meditando qué va a hacer.

quintín: sí, jefe.

fidel: vamos.

antonio: estamos revisando

[celular]

cada uno de los sensores

a lo largo del ducto

para asegurarnos

de su buen funcionamiento.

es muy probable que encontremos

algunos que no sirvan

y habrá que cambiarlos.

uribe: no hay presupuesto,

tú lo sabes.

antonio: no se trata

de cambiarlos todos,

solo serán aquellos

que no funcionan

y que se encuentren

en tramos

de inminente desprotección,

porque aún no se ha establecido

por completo el plan de apoyo

a la comunidad.

uribe: ¿y por qué no se ha

establecido?

sebastián: porque hay

muchos lugares

en pleno despoblado

y es difícil reclutar gente,

pero estamos en eso, ingeniero,

y lo vamos a implementar

de un modo u otro.

uribe: bueno, bien, bien.

antonio: esperemos que no haya

necesidad de comprar

nuevos sensores,

pero si fuera el caso,

les enviaré un presupuesto

de lo más austero posible.

uribe: está bien,

si se trata de cambios

selectivos

no creo que la junta se oponga.

ricardo: ¿qué tiempo va durar

la supervisión de los sensores?

antonio: calculo que un par

de semanas,

las pruebas tiene que ser

muy precisas.

uribe: ¿cómo va el asunto

de la ciénaga?

antonio: tenemos

grandes avances,

y con la colaboración

de la gente hemos logrado

que todo se regularice.

heraldo es la última persona

contratada por sebastián...

isabel: ¿sabe dónde está

la oficina del ingeniero segura?

david: sí, cómo no,

pero el ingeniero

está en una reunión

en la presidencia.

isabel: sólo dígame

dónde está su oficina,

lo voy a esperar.

david: la llevo.

por aquí, por favor.

uribe: necesito que averigües

qué tipo de sensores

podemos mandar a san gaspar.

bueno, considerando

que tenemos pocos recursos.

ricardo, te estoy hablando.

ricardo: sí, sí,

sí, ingeniero, disculpe.

uribe: bueno, ¿te pasa algo?

estás muy distraído.

también lo noté

cuando hablábamos con antonio

y sebastián.

ricardo: no, no, no,

no estaba distraído,

estaba--estaba reflexionando.

es que no deja de sorprenderme

la tenacidad de antonio.

[celular]

permítame.

david: isabel

está en tu oficina.

ricardo: disculpe,

¿puedo retirarme?

uribe: lo de los sensores urge,

hazte cargo.

ricardo: sí, ingeniero,

lo hago a la brevedad.

con permiso.

[celular]

isabel: bueno.

silvina: isabel,

necesito que me ayudes.

no sé qué le pasa a mi celular,

pero no tengo línea.

podrías hacerme el favor

de meterte a internet y checar--

isabel: ahora no puedo,

lo siento.

[celular]

silvina, ahora no puedo

atenderte,

disculpa,

te devuelvo la llamada.

ricardo: ¿ahora qué vas a hacer,

acosarme?

isabel: cómo dices

que te estoy acosando

después de lo que hubo

entre nosotros.

ricardo: si hubo algo,

yo ya no me acuerdo.

isabel: ricardo, por favor,

no sigas jugando conmigo.

perdóname, me siento muy mal

sin ti.

ricardo: yo no,

yo estoy muy bien.

isabel: eso es mentira,

seguro me extrañas como yo a ti.

ricardo: ay, ya basta, isabel,

ya no quiero saber nada de ti,

¿con qué palabras quieres

que te lo diga?

isabel: no puede ser

que hayas olvidado

todo lo que vivimos.

ricardo: pues lo olvidé,

se me borró.

lo único que me quedó

fue como una sensación

de haber perdido el tiempo

contigo.

isabel: eso no puede ser cierto.

ven, bésame.

ricardo: no.

isabel: ¿por qué no?

ricardo: porque no.

ya te dije, vete,

y no vuelvas a aparecerte

por aquí.

isabel: ricardo, te necesito.

ricardo: ¿cómo,

la princesa necesita de un naco

como yo?

¿y dónde quedan tus aires

de grandeza?

isabel: ya olvídate de eso,

por favor.

ricardo: no, eso nunca lo voy

a olvidar.

¿cómo ignorar que no somos

de la misma clase?

y ya me hartaste,

vete que tengo muchas cosas

que hacer.

>> ¿qué no es la novia

del ingeniero andrade?

david: no, no, no creo.

>> sí era,

voy a ver si se le ofrece algo.

david: no, no, no, espérate,

necesito que me des

los últimos reportes del bombeo

del boquetanque juárez.

>> aquí tienes.

ya se fue.

[música]

[música]

sebastián: debe ser natalia.

claro, el número

es de monterrey,

de seguro ella no tiene línea

en su celular.

[ríe]

bueno.

silvina: mi amor, soy yo.

sebastián: ah,

no reconocí el número.

¿cómo estás, amor?

silvina: haciendo corajes.

sebastián: ¿y eso por qué?

silvina: no sirve mi celular,

no tengo línea.

estoy en un evento

y no puedo ver qué le pasa.

¿me podrías ayudar?

sebastián: por supuesto, amor.

silvina: gracias.

esto de estar incomunicada

es una lata.

sebastián: déjame ver

qué puedo hacer,

nos habamos en la noche, ¿sabes?

ya la hice, "yes".

ricardo: me acabo de enterar

por casualidad

que están haciendo pruebas

en los sensores.

pedro: ¿qué?

no sabía nada.

ricardo: ¿cómo es posible

que tu informante

no te lo haya dicho?

si me hubieras dejado

tener trato directo con él,

esto no estaría pasando.

pedro: tú no me vas a decir

cómo tengo que hacer las cosas.

ricardo: pues entonces

habla con él,

por su culpa nos--

te llamo después.

¿qué se te ofrece?

david: ¿con quién hablabas

que colgaste cuando entré?

ricardo: no, no,

con--con un idiota que me metió

en un problema por no pagar

una multa a tiempo.

¿qué quieres?

david: ah, entregarte esto.

vi que isabel iba mal.

ricardo: ah, no,

anda muy histérica.

david: ¿por qué vino a buscarte

aquí?

ricardo: ¿y de cuándo acá

tengo que darte explicaciones

de mi vida?

espera, espera, discúlpame,

isabel me dejó muy tenso.

nos peleamos porque le reclamé

que haya venido aquí,

es muy riesgoso.

david: entiendo, con permiso.

[celular]

nelson: bueno.

pedro: ¿se puede saber

qué te pasa, imbécil?

ramón: ¿oíste lo que le dijeron?

pepe: clarito.

¿quién sería?

ramón: ni idea,

pero estaba furioso.

pedro: me enteré

que están revisando

los sensores,

me debiste haber informado.

quedé como un imbécil.

nelson: es que no quería

molestarlo.

pero no se preocupe,

tengo todo bajo control.

pedro: lo único que quiero

es que me asegures

que no van a descubrir

que los sensores

están alterados.

nelson: no, le digo

que no hay problema,

yo soy el que está a cargo

de la revisión.

pedro: más te vale

que no me estés mintiendo,

porque si algo sale mal,

lo pagas con tu vida

y con la de tu familia.

pepe: ¿qué pasó, nelson,

quién te llamó?

nelson: déjame en paz,

y no te metas

en lo que no te importa.

cheo: buenas tardes.

¿cómo está la luz de mis ojos?

sara: cheo,

no pensé que fueras a venir,

como acabamos de hablar

por teléfono.

cheo: no es lo mismo

hablarte que verte.

sara: mmm.

¿o vienes a constatar

por tus propios ojos

que no estoy en la alberca?

cheo: ay, ¿cómo crees?

yo confío en ti.

sara: ¿ya comiste?

cheo: no, vine a hacerlo

contigo.

sara: bueno, voy con rosa

a decirle que nos sirva.

cheo: no hay nada raro.

sara: antonio y sebastián

son mis amigos, no hay más.

roque: entonces

si te los vuelves a encontrar

pegaditos y aguantas,

tú mismo les estás

dando permiso.

sebastián: el incremento

respecto al año pasado

fue del 54.5 %.

[celular]

antonio: espérame.

es de sara.

sebastián: uy, ¿qué dice?

antonio: que me invita

a tomar un café.

sebastián: ¿y vas a ir?

antonio: obvio.

con mucho gusto, nos vemos ahí.

sara: ¿qué hacías

con mi celular?

cheo: viendo si tenía señal,

es que el mío no.

sara: ay, sí, así es aquí,

a veces no hay

tan buena recepción.

cheo: en la tarde

voy a aprovechar para ver

a unos clientes,

me voy a quedar hasta la noche.

regreso y nos vamos juntos

a tu casa.

sara: sí, sí, sí, claro,

aquí te espero.

gracias, rosa.

quintín: ¿y qué le dijo

su abogado?

patricio: es un bueno para nada.

me dijo que me quitara

de problemas

y que ofreciera las disculpas

tal y como las pidió simón.

quintín: es lo mejor,

así todos tranquilos

y aquí no pasó nada.

patricio: en estas condiciones

no me queda de otra más

que aceptar.

quintín: eso es pensar

con la cabeza.

patricio: ábreme, pues,

tengo que escribir

la dichosa disculpa

para mandarla a la redacción

y mi computadora

está en tu casa.

quintín: híjole,

el jefe me dio la orden

de que no lo dejara salir

hasta que se publique

su disculpa.

mejor voy a mi casa

y le traigo su compu.

no me tardo.

patricio: oiga.

cheo: te arreglaste

especialmente para tu cita

con sara, ¿verdad?

[música]

[música]

antonio: ¿qué significa esto?

cheo: yo te mandé el mensaje.

antonio: ¿utilizaste el teléfono

de sara para hacerme venir?

cheo: en la guerra y en el amor

todo se vale.

¿no quieres saber

para qué te hice venir?

siéntate.

antonio: sí, me lo imagino.

para decirme que me aleje

de sara,

pero eso no va a pasar.

se te olvida que somos vecinos

y amigos.

cheo: ese cuento

de que son amigos

a ver quién se los cree.

antonio: ¿qué, no confías

en sara?

cheo: en ella sí,

en quien no confío es en ti.

antonio: ¿qué vas a hacer,

golpearme?

¿por qué no mejor te preocupas

por hacerla feliz?

cheo: eso va a ser el día

que desaparezcas de su vida.

antonio: sara te eligió a ti,

¿por qué tanta inseguridad?

cheo: por lo que hubo

entre ustedes.

antonio: lo que hubo,

lo que fue,

y lo que pudo haber sido,

se acabó, cheo.

ella tiene su vida y yo la mía,

y entre nosotros no hay nada.

cheo: y eso te pesa.

antonio: ¿qué más da

lo que yo piense?

lo que importa es lo que sienta

ella.

quítate de inseguridades

y recupera el amor de sara,

en lugar de estar perdiendo

el tiempo peleando conmigo.

y como creo que ya no hay nada

más de qué hablar,

me voy.

nelson: buenas, nachito.

nacho: ¿qué hubo, nelson?

¿y pepe?

nelson: no sé,

debe de estar en su casa.

nacho: ¿qué te sirvo?

nelson: una cervecita.

nacho: ahorita te la traigo.

tú algo traes.

¿de cuándo acá

te tomas una cerveza solo?

nelson: pues lo que pasa

es que--es que se...

bueno, se me ha cargado mucho

la chamba,

y a veces quisiera dedicarme

a otra cosa y desparecer.

nacho: ¿tanto así?

nelson: bueno,

a lo mejor exageré,

pero pues usted me entiende.

como dice el dicho.

nacho: no, pues sí,

sí estás grave,

ya ni a medio dicho llegaste.

siéntate.

leyla, le encargo dos cervezas,

por favor.

leyla: claro que sí.

nelson: oiga, nachito,

¿usted alguna vez ha hecho algo

de lo que se haya arrepentido?

nacho: pues claro que sí,

casarme con la zopilota

de mi mujer.

pero regresando a tu pregunta,

creo que para estar

verdaderamente arrepentido

es porque tienes que haber hecho

algo terrible.

pepe: eso de que a nelson

no le alcanza el dinero

y que por eso se siente

presionado no se la creo.

algo se trae y no sé qué es.

esa llamada que recibió

me preocupa.

¿viste cómo se puso?

ramón: sí, estaba retenervioso.

¿no te dijo quién era?

pepe: no.

y ya tiene rato

que si le pregunto algo

me sale con evasivas

o me cambia la versión.

¿quién demonios sería

el que le habló?

ramón: ni idea,

pero de que estaba furioso

con él,

eso que ni qué.

clarito escuche que le decía:

¿qué te pasa, imbécil?

pepe: no, ¿ya no será

que al tarugo lo agarraron

en la movida?

ramón: ¿de qué hablas?

pepe: bueno, me contó

que andaba viéndose

con una chamaca.

igual le resultó casada

y el que le habló a nelson

era el esposo.

ramón: ándale, ay,

quién lo viera a ese nelson,

¿eh?

pepe: ¿con la mujer de quién

se habrá metido?

ramón: que no sea

de algún malandra

o alguien que se las pueda,

porque entonces sí

que se ande con cuidado, ¿eh?

pepe: no la hagas.

si será tarugo.

[celular]

bruno: bueno.

vicente: bruno,

me acabo de enterar que juancho

fue a parar a la comandancia.

¿por qué no me avisaron?

bruno: porque nosotros

también estábamos ahí.

simón vio la nota que sacó

el reportero este,

y quería levantar un acta

para demandarlo por difamación.

y cuando estábamos en eso

llegaron con juancho.

vicente: ¿y en qué acabó todo?

bruno: fidel le puso una multa

de $150 a juancho

por andar vendiendo

en la vía pública

sin permiso,

y al disque periodista ese

lo dejó encerrado

hasta que le ofreciera

una disculpa pública a simón

a cambio de no demandarlo.

vicente: y todo

por esos supuestos ovnis.

esperemos que ya se le olvide

a la gente tanta tarugada.

¿y cómo vas con las asociación

de agricultores

que estabas formando?

bruno: muy bien,

ya la registramos.

y también voy a darles

unas asesorías

a los mismos agricultores,

y eso representa

una entradita extra de lana.

vicente: me da gusto,

ya ves que al paso de la carreta

se acomodan las calabazas.

y ya que las cosas

están mejorando,

deberías de darte un tiempecito

para dar las clases

de hidroponía aquí

en la parroquia.

bruno: ¿ah, sí?

¿entonces me quiere?

vicente: desde luego,

hay mucha gente interesada.

bruno: no se diga más,

mañana me doy una vuelta.

vicente: bueno, en eso quedamos,

¿eh?

bruno: sale, en eso quedamos.

adiós.

simón: vámonos,

que apenas tenemos tiempo

de llegar a la función.

bruno: ¿qué, ya escogieron

qué película vamos a ver?

juancho: una de extraterrestres,

obvio, simón la escogió.

simón: [ríe]

bruno: le voy a dejar una nota

a sara, de volada.

todos: [ríen]

bruno: ¿"quiúbole"?

buenas noches.

sebastián: ¿adónde van

tan contentos?

simón: al cine, ¿gusta?

sebastián: no, gracias.

bruno: anímate.

es más, si quieres,

dile a antonio.

sebastián: no está,

y yo prefiero quedarme

a descansar.

la dejamos para la próxima,

¿qué les parece?

simón: está bien, cuídate.

sebastián: que les vaya bien.

titina: ¿le diste bien mi recado

a chebi?

>> claro,

le dije que lo esperabas

a las ocho en la cafetería

de la plaza, ¿por qué?

titina: porque no ha llegado.

>> ¿te tiró plantón?

titina: uy.

¿me permites hacer otra llamada?

te juro que es urgente.

cantinero: sí, sí, sí, adelante.

[teléfono]

sebastián: hola, mi amor.

silvina: vas a decir

que soy una bruta,

pero ¿cómo sé cuál es mi número

nuevo de celular?

sebastián: vete a tu lista

de contactos,

y el primero que aparece,

ese es tu número,

así de fácil.

silvina: aquí está,

era facilísimo.

sebastián: pues sí.

silvina: gracias, mi amor.

¿qué haces?

sebastián: estaba viendo

una película en la tele.

silvina: ay, qué bien,

yo ma me voy a poner la pijama

y a dormir,

estoy agotada.

sebastián: felices sueños, amor,

besitos.

silvina: igual.

[teléfono]

sebastián: ¿número

de san gaspar?

no puede ser otra más que titina

que ya se dio cuenta

que la planté.

[música]

[música]

sara: buenas noches.

ya llegamos.

creo que no hay nadie.

bruno: nos fuimos al cine,

al rato regresamos.

cheo: estamos solitos.

sara: [ríe]

mmm, tranquilo, cheo,

ya, no te pases.

cheo: ay, pues somos novios,

¿no?

sara: bueno, no empieces,

ya te dije que nos tomemos

las cosas con calma, ¿mmm?

¿quieres tomar algo?

cheo: está bien,

si tienes una cervecita.

sara: sí.

cheo: gracias.

sara: las tapas.

[teléfono]

sebastián: ay.

[teléfono]

sebastián: ay, que mujer

tan necia.

[ríe]

ambos: [ríen]

sara: hola, sebastián.

sebastián: hola.

salud.

¿qué hubo, cretino,

te dejaron plantado?

antonio: ¿cómo sabes?

sebastián: porque sara

está muy encantada con cheo

en la terraza.

antonio: estoy que me lleva

el diablo.

y no fue sara la que me citó,

el mensaje me lo mandó cheo

desde el teléfono de ella.

sebastián: en serio que ese tipo

está loco, ¿eh?

¿y qué quería?

antonio: ay,

lo mismo de siempre,

pedirme que la deje en paz

y que me aleje de ella.

sebastián: ¿y le vas a hacer

caso?

antonio: no, claro que no.

si está inseguro,

es su problema,

no el mío.

sebastián: ¿y le vas a decir

a ella que utilizó su celular

para citarte?

antonio: no, yo no voy a caer

en su juego.

sara: [ríe]

antonio: ¿y sabes qué?

vamos a cenar afuera.

una cosa es que lo haya elegido

a él,

y otra que yo sea testigo

de su gran amor.

patricio: tampoco me voy a poner

de a pechito.

quintín: ¿cómo vamos?

patricio: bien,

pero vaya que este lugar

es incómodo.

y para acabarla,

a ver si me alcanza la pila.

¿no habría forma

de que me dejara salir?

quintín: ah, no, eso sí

no se va a poder.

mejor le traigo una extensión.

y no respingue,

que usted se lo ganó a pulso.

tome, le traje una torta

de queso de puerco

y un refresco,

para que no diga

que en san gaspar

tratamos mal a la gente.

patricio: qué amable.

vendedor: reportero se disculpa

con el ingeniero simón esparza,

y asegura que los ovnis

de san gaspar siguen siendo

un misterio.

acérquese, llévese su periódico

por 10 pesitos.

el reportero se disculpa

con el ingeniero.

llévese su periódico por $10.

simón: [lee] mediante esta nota

su servidor patricio estévez

ofrezco una disculpa

al ingeniero simón esparza,

a su sobrino juan de dios

granados,

a su familia y allegados,

por haber dicho

que se estaban aprovechando

de la situación de los ovnis

para enriquecerse,

cosa que nunca me constó

ni pude comprobar.

reconozco que el ingeniero

esparza es una persona honorable

al igual que su familia.

bruno: pues claro,

si el miedo no anda en burro.

[teléfono]

simón: mira, y aquí sigue.

juancho: bueno.

sí está, ahorita se lo paso.

es el comandante

y quiere hablar contigo.

simón: buenos días, fidel.

fidel: buenos días.

solo quería saber si ya viste

el periódico.

simón: sí, ya lo vi.

fidel: ¿y qué te pareció?

simón: por lo menos mi nombre

quedó limpio.

fidel: entonces, ¿lo puedo dejar

libre?

simón: ¿cómo,

todavía lo tienes detenido?

fidel: sí, le dije

que no lo iba a liberar

hasta que saliera publicada

su disculpa y tú

estuvieras conforme.

simón: creo que exageraste,

pero tratándose de alguien

como patricio estévez,

bien merecido se lo tenía.

fidel, gracias.

bruno: ¿qué--qué te dijo?

simón: que dejó al tal patricio

encerrado toda la noche,

que apenas lo va a soltar.

todos: [ríen]

sara: ¿y ahora,

qué mosca les picó?

todos: [ríen]

[música]

[música]

edwina: sabía que simón

iba a salir bien librado

de esto.

ay, la verdad

es que este periodista

se pasa de listo.

rosa: pues sí,

pero eso no quiere decir

que se olviden del asunto

de los ovnis.

ya ves lo que dice,

sigue pensando

que es un misterio,

y seguramente va a continuar

publicando ese tipo de notas.

edwina: [ríe]

no hagas caso,

te aseguro que en poco tiempo

a la gente se le va a olvidar

el tema.

ay, tranquila,

yo sé lo que te digo.

lo mismo pasó

cuando se desató el rumor

del chupacabras.

rosa: espero

que no te equivoques.

>> tía.

edwina: ey.

>> no sabía que estabas aquí.

edwina: ay, mi amor,

llegué hace rato.

>> ¿y qué vamos a hacer hoy?

edwina: calcular el peso

de la nueva góndola.

porque aparte del termómetro,

quiero incluir un aparato

para medir la altura

que alcanza el globo.

¿qué te parece?

igual y rompemos un récord.

>> guau, qué padre.

edwina: ay, súper.

sebastián: gracias.

titina: chebi.

hola, chebi.

¿me vas a decir

por qué me dejaste plantada,

o prefieres que se lo pregunte

a natalia?

sebastián: tú no entiendes,

¿verdad, titina?

titina: ay, no me hables así.

sebastián: haz lo que te venga

en gana,

llámale si quieres,

no me importa.

lo único que quiero

es que dejes de amenazarme.

ya, por dios.

titina: ¿ah, sí?

pues ahoritita mismo le llamo.

sebastián: bueno, pues llámale

a ver si te contesta, hombre.

>> ¿qué hace aquí, titina?

sebastián: no, no.

abran, abran.

ay, ay.

>> te dije que no te acercaras

a mi hermana, ¿eh?

sebastián: ¿yo qué?

ella fue la que me vino

a buscar.

>> ¿eso es cierto, titina?

titina: ay, no,

él es el que me manda a llamar.

sebastián: no, no, no,

a mí me quedó muy claro

que no la volviera a buscar,

ay.

la que no entiende es ella, ay.

te lo juro por esta.

>> más te vale

que no te le vuelvas a acercar,

¿eh?

sebastián: ya, ay.

>> esto lo va a saber mi papá.

vámonos.

>> vámonos.

titina: no, no.

óyeme, no, no,

yo ya no soy una niña.

suéltame.

>> oye, cómo le metiste

el hombro acá de...

>> a ver, ya, ya,

dejen de estar jugando, órale.

vámonos.

>> ya no juegues.

>> rápido.

[llaman a la puerta]

sara: hola, vecino.

antonio: hola, vecina.

sara: ¿y sebastián?

antonio: se adelantó

a la oficina,

tenía muchos pendientes.

¿cómo van las cosas con cheo?

sara: ¿por qué lo pregunta?

antonio: para hacer plática.

sara: ¿solo por eso?

antonio: pues sí.

sara: ah, bueno,

pues entonces para hacer plática

te cuento que anoche

estuvimos viendo una película,

nos tomamos una cervezas,

y después se fue.

antonio: y déjame adivinar,

vieron una película

de extraterrestres.

sara: [ríe]

no.

que tengas bonito día.

vicente: [carraspea]

buenos días.

sara: buenos días, tío.

antonio: padre vicente,

¿cómo está?

vicente: bien, bien, bien.

antonio: bueno, yo ya me iba.

gusto en saludarlo.

vicente: igualmente.

¿fue mi imaginación

o estaban más cerca

de lo que deberían?

sara: no es lo que tú crees,

solamente le estaba deseando

un bonito día y ya.

vicente: ajá.

¿hasta cuándo vas a entender

que estás jugando con fuego, eh?

sara: es que no entiendo

por qué a todos les gusta

irse a los extremos.

sé muy bien lo que hago

y no me va a pasar nada.

vicente: sara, tú lo amas.

sin esperanza, si quieres,

pero lo amas.

sara: pues sí, pero él a mí no.

vicente: claro que te ama.

que sea tan cobarde

como para dejar

esa burbuja de perfección

en la que se protege

es muy distinto.

lo que no quiero

es que tú sufras por un amor

que no tiene futuro.

sara: lo sé, tío,

estoy consciente

de que algún día

de estos se va a ir,

no te preocupes.

nos vemos después, ¿sí?

pepe: buenos días, nachito.

nacho: hola, pepe.

pepe: nada más vengo de volada

a dejarle mi quiniela.

nacho: ah, muy bien.

esta semana no aposté

por los artilleros,

puse que los alados sí ganan.

pepe: ¿cómo está eso, nachito,

nos esta jugando chueco?

nacho: no, no es eso,

hay que ser realistas.

los alados van enfilados,

no han perdido un solo partido

y ustedes perdieron el último.

eso aunado a que nelson

anda como huido.

nomás no veo cómo puedan ganar.

pepe: achis, ni que nelson

fuera todo el equipo.

pero ¿a qué se refiere a eso

con que anda ido?

nacho: a que anoche estuvo aquí.

nos tomamos unas cervezas,

y aunque no me dijo qué se trae,

lo sentí muy agobiado.

pepe: sí, yo lo veo igual.

ramón y yo creemos que anda

metido en líos

con una mujer casada.

nacho: ah, caray.

si es eso, debe estar

en serios problemas,

porque habló hasta

de arrepentimiento.

pepe: va a tirar su matrimonio

a la basura, nachito,

por una aventura.

nacho: no, no, ni lo digas.

y si puedo ayudar en algo,

cuenten conmigo.

pepe: gracias, nachito,

nos estamos viendo.

nacho: que te vaya bien.

[celular]

nelson: ¿qué pasó, anselmo?

anselmo: el jefe quiere saber

si no hay ningún riesgo

para las válvulas

que se van a drenar hoy.

nelson: dile que no,

y no me estés llamando

a cada rato,

que estoy en la planta

trabajando.

sebastián: nelson.

nelson: perdón, ingeniero,

es que estaba hablando con--

sebastián: no te preocupes,

a mí también me han llamado

más de una vez al trabajo

por asuntos personales,

no pasa nada.

nelson: gracias, ingeniero.

sebastián: ¿de qué?

vine a pedirte los primeros

resultados de las pruebas

de los sensores.

nelson: ¿y no los quiere

todos juntos, ingeniero?

sebastián: no, no, prefiero ir

adelantando el trabajo.

el presupuesto de los sensores

que vamos a reemplazar

tiene que irse

lo más pronto posible.

cheo: roque,

voy a ir a comer con sara.

roque: ¿otra vez vas a ir

hasta san gaspar?

la vas a hartar de tanto estarte

apareciendo.

cheo: ¿por qué, si estamos

mejor que nunca?

ella también me quiere ver.

ahí nos vidrios.

>> ¿dónde fue cheo?

roque: eh, se fue a comer.

>> está bien,

quería decirles

que van a tener que estar yendo

a guadalajara a traer

unos coches que compré.

roque: sí, sí, claro.

sebastián: buenas noticias,

que las pruebas de los sensores

indican que funcionan

a la perfección.

los parámetros que marcan

son prácticamente

como si los hubiéramos

instalado ayer.

antonio: pues qué bien,

tienen cerca de siete años

funcionando.

sebastián: nelson los corrió

en mi presencia y no hay error.

antonio: me alegra,

entre menos sensores

tengamos que cambiar,

tendré que pedir menos dinero.

vamos por buen camino.

isabel: no pensé

que te iba a encontrar aquí.

ricardo: no te hagas, isabel,

¿mmm?

¿crees que no me doy cuenta

que me estás siguiendo?

isabel: está bien, lo acepto,

quería verte,

no soporto que me rechaces.

ricardo: entiendo

que debe de ser difícil, ¿no?

estás acostumbrada

a que te traten

como una princesa,

y resulta que un naco

no te cumple tus caprichos.

isabel: olvídate ya de eso,

por favor.

[celular]

ricardo: [ríe]

uh, tu novio, ¿eh?

qué oportuno.

¿qué tal, antonio, cómo estás?

antes de que me digas nada,

quiero que saludes a alguien

que está aquí conmigo.

Cargando Playlist...