null: nullpx
Cargando Video...

La Vecina Capítulo 36

3 Jun 2020 – 12:00 AM EDT

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

isabel: qué aburrida

me estoy dando.

contesta, natalia.

[suspira]

[alerta de mensaje]

ricardo: [piensa] un mensaje

a estas horas en viernes...

no están juntos.

>> ¿qué tanto haces, eh?

ricardo: no te metas.

extrañándote.

[celular]

isabel: rita suárez.

así está mejor.

ricardo: si no puedes responder,

no respondas, aquí estoy

para lo que se te ofrezca.

isabel: lo que daría

porque este mensaje

fuera de antonio.

emma: ¿vas a seguir trabajando?

eduardo: no, ya estoy

acabando, en realidad solo

estaba revisando los documentos

que tengo que mandar

para la licitación

de las bodegas.

emma: pensé que eso ya lo habías

presentado.

eduardo: no, aún no.

me está faltando señalar

lo del capital de respaldo

y eso pues depende del préstamo

que pedí.

emma: ¿no te han dicho nada

de la financiera?

eduardo: no.

emma: debiste haber hablado

con guillermo.

eduardo: bueno, es que preferí

no utilizar el contacto natural

para evitar suspicacias,

precisamente.

pero si sigue tardando

con la pena,

voy a tener que hablar.

emma, ándate a dormir, ándale.

emma: está bien, pero

no te tardes mucho.

[teléfono]

simón: ¿bueno?

padre vicente: buenas noches,

¿cómo van las cosas por allá?

simón: ¿qué te digo?

sara se empeñó en irle a pagar

a antonio el dinero de la multa.

le dije que él no estaba

y se lo fue a entregar

a su novia, no hubo forma

de convencerla de no ir.

padre vicente: ¿y en qué

terminó todo?

simón: discutieron de nuevo.

la novia de antonio la insultó,

le rompió el dinero en la cara.

padre vicente: ¿y cómo está

sara?

simón: mal, yo también me puse

duro con ella, se fue a encerrar

a su cuarto.

padre vicente: insisto

en que debería venirse a vivir

conmigo.

simón: no, no la presionemos.

mejor esperemos a ver en qué

acaba lo de la venta

del molcajete.

te digo, lo más seguro

es que va a terminar

regresándose a progreso.

padre vicente: dios te oiga.

simón: habla con él,

tú estás bien parado.

padre vicente: [ríe]

no seas gracioso

que esto es serio, ¿eh?

simón: no, yo también

te lo digo en serio.

buenas noches, vicente,

que descanses.

[llaman a la puerta]

espero que no venga a reclamarme

por el nuevo encontronazo

que tuvo sara con su novia.

antonio: ¿otro?

simón: ¿qué, no lo sabía?

antonio: vengo llegando,

no he pasado a mi casa.

¿qué fue lo que pasó?

simón: está en problemas,

seguramente su novia le va a dar

su versión.

antonio: créame que no estoy

de acuerdo con el comportamiento

de isabel.

simón: y yo tampoco estoy

de acuerdo con que siga

buscando a sara, porque eso

es lo que vino a hacer.

déjela en paz, olvídese de ella.

en varias ocasiones

ya se lo había pedido

por las buenas, la próxima

va a ser diferente.

buenas noches, antonio.

isabel: ya llegaste,

me quedé dormida.

antonio: ¿qué pasó con sara?

isabel: ay, qué rápido

corren las noticias

por estos lados.

¿o te la encontraste

y se quejó contigo?

antonio: no, isabel.

no he visto a sara,

me lo comentó simón.

¿qué pasó?

isabel: vino muy altanera

y prepotente a devolverme

el dinero que pagaste

por la multa.

¿qué te contaron?

antonio: nada en particular.

pero te ruego que ya

no provoques más problemas,

por favor.

isabel: está bien, ¿ya cenaste?

antonio: no tengo hambre,

gracias.

isabel: espera.

¿podemos hablar?

antonio: mira, si se trata

de sara otra vez--

isabel: no, no se trata de ella,

es otro asunto.

antonio: dime.

isabel: vine a san gaspar

por dos cosas.

a estar contigo

y para preguntarte si estás

al tanto de los problemas

económicos de tu papá.

simón: ¿dónde andabas?

bruno: en casa de javi.

simón: ¿y eso?

¿qué es?

bruno: eh--voy a pintar

una mezclilla y unas camisetas.

¿y qué onda?

¿cómo está sara?

simón: se volvió a dar

otro agarrón con la novia

de antonio.

bruno: ah, condenada vieja.

¿no la va a dejar en paz?

simón: parece que no.

pero también sara ya ni la hace.

fue a pagarle el dinero

de la multa.

bruno: ¿qué, y el señorito

no hizo nada?

simón: no estaba.

de hecho acaba de venir

y no lo sabía.

y le advertí,

que se aleje de sara.

espero que ahora sí

me haga caso.

antonio: no entiendo por qué

crees que mi papá tiene

problemas económicos.

isabel: porque solicitó

un préstamo a la financiera

de mi papá.

antonio: ¿pidió un préstamo?

isabel: así es, y mi papá

quiere saber qué está pasando,

está preocupado.

antonio: ¿qué le preocupa?

¿que mi familia no esté

a la altura de lo que quiere

para su hija?

isabel: más bien que se quieran

aprovechar de nuestra relación

para obtener beneficios.

antonio: no tengo idea

de cómo están los negocios

de mi papá, pero lo que sí sé

es que jamás se aprovecharía

de nada ni de nadie.

y tu papá puede pensar

lo que quiera, pero tú, isabel,

¿cómo es posible?

¿te cabe en la cabeza

que mi papá pudiera hacer

algo así?

isabel: no, no, claro que no.

se lo dije a mi papá,

pero ya lo conoces.

lo hace por cuidarme.

antonio: de mi familia y de mí

no tiene por qué cuidarte.

somos personas honradas,

trabajadoras, esforzadas.

y no tendremos tanto dinero

como ustedes pero no somos

ningunos arribistas.

isabel: antonio, por favor,

no te enojes conmigo, perdón.

tuve que preguntarlo

porque mi papá me lo pidió.

no dudo de ustedes, te lo juro.

pero necesitaba oírlo

de tus labios para que mi papá

estuviera tranquilo.

antonio: de acuerdo.

tranquilízalo, porque ahora

el que no se queda tranquilo

soy yo.

[teléfono]

eduardo: ¿bueno?

antonio: ¿cómo estás, papá?

eduardo: antonio, qué gusto

escucharte, ¿cómo está todo

por allá?

antonio: bien, estamos sacando

el trabajo adelante.

eduardo: ah, pues me alegro

mucho.

antonio: supe que pediste

un préstamo a la financiera

del papá de isabel.

eduardo: así es, sí.

por cierto no me han contestado.

antonio: ¿por qué lo pediste,

papá?

eduardo: para cubrir un capital

de respaldo que necesito

para ganar una licitación.

¿por qué?

¿hay algún problema?

antonio: ¿cuál es el verdadero

estado de tu empresa, papá?

cuéntame.

eduardo: ¿a qué viene

este interrogatorio, hijo?

antonio: guillermo se lo comentó

a isabel, y quiere saber

cuál es el estado

de tu situación económica.

eduardo: ah, ya, entiendo.

pues como te digo,

no es que estemos mal.

pero la empresa por sí sola

no puede avalar el capital

social para contender

por la licitación y por eso

busqué respaldo.

y no quise hablar directamente

con guillermo precisamente

para evitar malos entendidos.

preferí hacerlo como--como

cualquier cliente.

antonio: pero no comprendo.

yo tengo algunos ahorros, papá,

y puedes disponer de ellos

cuando tú quieras.

eduardo: gracias, hijo.

pero lo que necesito

es una cantidad muy fuerte.

oye, mi hijo, lamento que esto

te haya causado algún problema

con isabel.

si quieres, puedo hablar

con ella y con el propio

guillermo.

antonio: prefiero explicarle yo,

no te preocupes.

eduardo: bueno, ¿me mantienes

informado?

antonio: claro que sí.

[música]

[música]

isabel: estaba pensando

y creo que no tiene caso

que me quede aquí, voy a recoger

mis cosas para irme a un hotel.

antonio: por favor, isabel.

isabel: entiéndeme,

estoy muy incómoda.

desde que llegué,

lo único que hemos tenido

son problemas.

antonio: pues sí, pero yo

no he sido responsable de eso,

los has provocado tú.

isabel: yo no, tu vecina.

ya no quiero volver

sobre lo mismo.

¿me llevas a un hotel?

antonio: isabel, tranquila,

no te voy a llevar

a ningún hotel.

vamos a calmarnos

y discúlpame si te hice

sentir incómoda.

isabel: está bien.

antonio: hablé con mi papá

y efectivamente necesita

un préstamo para cubrir

un capital de respaldo

para lograr una licitación.

isabel: entiendo.

antonio: pero no tendría

ningún problema en pedirla

en otra financiera, si ustedes

tienen dudas de las intenciones

de mi familia.

la empresa de mi padre es sólida

como para respaldar cualquier

préstamo.

isabel: no creo que sea

necesario que busquen

en otro lado.

con que todo esté aclarado

con mi papá, basta.

y te ruego que no tomes

a mal su posición, lo hace

por cuidarme, soy su hija.

voy a hablar con él ahora mismo

para que le dé trámite

a la solicitud y tu papá

disponga de los fondos.

antonio: no, no, espera.

precisamente mi papá quería

evitar que pareciera

un favor personal.

por eso presentó la solicitud

por el conducto regular.

vamos a esperar a que

la financiera le dé

su curso normal al trámite.

isabel: está bien, me gusta

mucho tu actitud

y la de tu papá.

¿podemos dejar los problemas

de lado y pensar en nosotros?

antonio: de acuerdo.

pero ahora lo único

que quiero es dormir.

estoy terriblemente cansado.

te prometo que el fin de semana

te lo dedico solo a ti.

laura: ya me voy a la iglesia.

quiero llegar temprano

para ayudarle al padre

a arreglar las cosas

para el bazar.

pedro: yo te llevo.

[celular]

bueno.

sara: don pedro, buenos días.

le llamo para decirle

que el balance

ya está terminado.

pedro: ah, qué bien.

sara: cuando guste,

podemos verlo.

pedro: de una vez.

me interesa terminar con eso

lo más pronto posible.

voy para allá.

te vas a tener que ir sola

a la iglesia.

yo voy al restaurante

a ver el balance con sara.

laura: está bien.

isabel: buenos días.

despierta, dormilón.

te traigo tu desayuno.

antonio: gracias.

isabel: hice lo que pude

con lo que encontré.

¿cuál es el plan para hoy?

estoy emocionada de pasar

todo el fin de semana contigo.

antonio: no, no creo

que sea conveniente que salgamos

de san gaspar.

isabel: ¿por?

antonio: por asuntos

de seguridad.

pero podemos recorrer el pueblo,

ir al centro, caminar.

ver las artesanías,

comer en algún lugar.

isabel: pero que no sea

el molcajete, por favor.

antonio: no, por supuesto

que no.

isabel: ¿y mañana?

antonio: mañana tengo

una invitación para ir a ver

el fútbol.

isabel: ¿tú en el fútbol?

antonio: no pude decir que no,

es una invitación

de los trabajadores de conatrol.

estoy tratando de mejorar

mi relación laboral.

isabel: siendo así, te acompaño.

antonio: perfecto.

bruno: [resuella]

te pasas, simón,

qué susto me sacaste.

simón: ay, si así traes

la conciencia, ¿dónde vas?

bruno: a casa de javi

a--a pintar los pantalones.

lo que pasa es que él tiene

una tinota a todo dar.

¿tú, adónde fuiste?

simón: iba al bazar, pero

se olvidó mi celular.

no sé dónde lo dejé.

bruno: ah, está sobre la barra

de la cocina.

simón: ah, gracias.

bueno, nos vemos después.

>> ¿dónde están esos ánimos?

¿o apoco andas de capa caída?

¿no crees que podamos ganarle

a los salados, o qué?

fidel: no, no es eso.

claro que les vamos a ganar.

pero ando--ando como cansado,

ha sido una semana muy dura.

>> ah, no, pues así la cosa

cambia, como dice el dicho,

hay que tomar vitaminas.

>> ese no es un dicho.

fidel: lo tomaré en cuenta.

a ver, denle unas vueltas

al campo para calentar.

>> órale, órale, venga, venga.

fidel: muévanse.

[ruidos estomacales]

ay.

quintín: buenos días, jefe.

fidel: ¿por qué tan tarde?

quintín: no me ha parado

la crucera.

viera la noche que pasé.

si no me aliviano, mañana

no voy a poder jugar, ¿eh?

no.

fidel: de todos modos,

no te iba a alinear.

tienes que buscar

la manera de cambiar

las naranjas de los salados.

quintín: ah, pues sí, ¿verdad?

¿y usted cómo sigue?

fidel: pues ahí la llevo.

no vuelvo a comer en la calle.

ah, por cierto,

vete a la farmacia

por unas cajas de desinflax.

quintín: eh, sí.

fidel: no te tardes.

quintín: no, no, jefe, sí.

fidel: ándale.

quintín: ay, ay.

javi: ¿estás seguro que este

es el tinaco del señorito?

bruno: ya ves.

javi: ¿con esta cantidad

de anilina será suficiente?

bruno: sí, en la tlapa

me dijeron que esto alcanzaba

para más de mil litros.

javi: [ríe]

bruno: de verdad,

me garantizaron que esta

es la mera buena.

para que se lo quite va a estar

bien difícil.

javi: a ver.

simón: merce, ¿qué andas

haciendo por aquí?

no sabía que ibas a venir.

merce: quise darles

una sorpresa.

me tomé el fin de semana

para estar con mi hija.

la última vez que hablé

con ella, la sentí

medio achicopalada

por la venta del restaurante.

simón: ay, las cosas

se han puesto peor.

merce: ¿y ahora qué pasó?

simón: vamos a la casa,

es largo de explicar.

te ayudo.

merce: simón, ya me preocupaste.

¿está bien sara?

¿le pasó algo?

simón: está bien, tú tranquila,

está bien.

nada más que tenemos

que hablar, porque mira--

padre vicente: justo en esa mesa

va toda la ropa.

>> sí, padre.

padre vicente: y bruno y javi

quedaron de venir a ayudar.

>> ya no deben de tardar.

tenían algo que hacer

antes de venir.

laura: buenos días.

padre vicente: hija, bienvenida.

¿y pedro no se animó a venir?

laura: me iba a traer, pero

le habló sara y se tuvo que ir

al molcajete a ver

lo del balance.

padre vicente: ¿sigue pensando

en venderlo?

laura: sí, traté de convencerlo

pero no hubo modo.

padre vicente: ay, pues

cuando montemos el salón

para enseñar a leer

a mis viejitos, vas a ver

que va a haber mucho que hacer.

laura: voy a ayudarle

a los muchachos a sacar

lo demás.

quintín: ¿qué hubo, padre?

¿ya listo para mañana?

padre vicente: más que listo,

quintín.

quintín: no se confíe,

que mi jefe trae una estrategia

que los va a sorprender.

padre vicente: ah, pues al menos

que tenga a ronaldinho

y a messi, porque con ese cuadro

que tienen, no veo cómo

nos van a poder ganar.

quintín: mm, mejor que eso.

este año sí nos quedamos

con la jaibolera.

padre vicente: [ríe]

sí, no, pues se vale soñar,

quintín.

quintín: hasta luego, padre.

merce: ¿de qué están hablando,

bruno?

bruno: eh, no, pero es que--

ambos: [hablan a la vez]

simón: a ver, a ver, a ver.

¿no será que eso

de teñir los pantalones

fue solamente un pretexto,

hicieron una de las suyas

para vengarse del ingeniero?

pedro: sara, ya estoy aquí,

a ver.

sara: perfecto, don pedro.

saqué copias del balance

y del inventario para que usted

lo pueda revisar y corregir,

y yo lo voy viendo

en la computadora.

pedro: muy bien, gracias.

efectivamente,

como me comentaste,

no hay números rojos.

y si bien las ganancias

no son tan elevadas,

la tendencia es que va subiendo.

sara: le digo, don pedro,

el restaurante es un muy buen

negocio, cada vez está más

afianzado, ¿para qué lo vende?

pedro: eso no está en discusión.

con estos números

podemos poner un precio base.

voy a sacar cuentas y te digo

cuánto para que pongas un aviso

en el periódico ofreciéndolo.

sara: sí, don pedro.

¿y hasta qué momento

vamos a seguir trabajando?

pedro: hasta que se concrete

la venta y obviamente el sueldo

de ustedes será pagado

íntegramente hasta ese momento.

merce: bueno, pero ¿ustedes

qué demonios tienen

en la cabeza?

ya me contó simón y cómo están

las cosas con antonio y su novia

y ahí van, a hacer de las suyas.

bruno: pues sí, pero tenemos

que vengarnos, lo que le hizo

esa estirada a sara, la neta

no se vale.

javi: eso mero, doña merce.

a ver si así, pues se deja

de molestarla, ¿no?

simón: al contrario.

una cosa es que pongan música

a todo volumen y otra

lo que acaban de hacer.

bruno: bueno, sí, pero

ya lo hicimos, ¿ya qué?

merce: ay, igual de arriesgado

lo tuyo, ahorita mismo van

y le tocan a antonio y le dicen

lo que hicieron.

bruno: no, ay, sí, ¿cómo?

javi: que vaya bruno,

fue su idea.

bruno: ay, sí, pero tú

me ayudaste.

javi: no, pero porque soy

buena onda--

ambos: [hablan a la vez]

simón: a ver, ya, los dos.

isabel: me voy a bañar.

antonio: ajá.

isabel: antonio.

antonio: dime.

isabel: te amo.

antonio.

antonio: ¿qué pasa?

sara: te amo.

antonio: no, no.

isabel: ¿no oíste que te dije

que te amo?

[llaman a la puerta]

bruno: ¿qué húbole, antonio?

eh, lo que pasa

es que te queremos decir algo.

isabel: ¡antonio!

[música]

antonio: tengo que ver por qué

grita isabel.

bruno: sí, no, hombre,

regresamos al ratito,

no te preocupes, ¿eh?

isabel: ve lo que me hicieron.

antonio: ¿qué te pasó?

isabel: ¿que no ves?

el agua de la regadera

salió azul, estoy segura

de que esto fue obra

de la estúpida de tu vecina.

bruno: bueno, no, ¿de sara?

no, ¿cómo crees?

isabel: ¿y estos quiénes son?

antonio: eh, bruno y javi,

unos vecinos.

isabel: ¿y a qué vinieron?

bruno: a invitar a antonio

a un partido de mañana,

pero yo creo que no es

el momento, mejor volvemos

después, ¿no?

ahí nos vamos.

antonio: a ver, espérense.

¿seguros que no tuvieron

nada que ver con esto?

ambos: ¿nosotros?

bruno: no, hombre, ¿cómo no?

digo, una cosa es si nos gusta

la pachanga, eso sí.

pero esto no, hombre, no, no.

isabel: se me hace

que esos estúpidos tuvieron

que ver en esto.

son los compinches de tu vecina.

antonio: ya deja en paz a sara.

no todo lo que pasa

tiene que ser su culpa.

al rato averiguo qué fue

lo que sucedió.

vamos al baño y te ayudo

a que te despintes.

bruno: demasiado tarde.

la novia del señorito

ya estaba en la regadera.

simón: no.

bruno: sí, oímos tremendo grito,

apareció envuelta en una toalla

toda pintada de azul,

parecía pitufina.

[ríe]

todos: [ríen]

simón: pitufina.

todos: [ríen]

bruno: solo se le veían

los ojotes y los dientes

blancos, blancos.

estaba que echaba lumbre.

todos: [ríen]

bruno: pero no se imaginan

que fuimos nosotros, así que,

"porfa", no nos vayan a echar

de cabeza.

simón: está bien, pero es

la última que le hacen.

ahora sí se pasaron, ¿eh?

bruno: lo prometemos.

todos: [ríen]

bruno: pero bueno, bueno, ya,

vamos a la iglesia

que quedamos de ir a ayudar

al padre.

merce: yo voy más tarde,

primero quiero ir a ver a sara.

simón: ¿quieres que te dé

un aventón?

ya luego le seguimos.

bruno: entonces nos vemos allá.

ambos: [ríen]

isabel: [gime]

antonio: no sale, sigues azul.

isabel: qué horror,

¿qué voy a hacer, antonio?

antonio: se necesita algo más

fuerte para que te lo quite.

alcohol.

isabel: voy a meter a la cárcel

a quien lo haya hecho.

antonio: vamos a ver si sale

con el alcohol.

no, nada, ¿qué diablos

le pusieron al agua?

isabel: pregúntale

a los desgraciados que vinieron

a burlarse.

antonio: no fueron ellos,

yo ya les pregunté.

isabel: ¿qué esperabas?

¿que te dijeran que sí?

les vi la sonrisita.

antonio: bueno, pues es normal.

te ves muy graciosa de azul,

pareces de "avatar".

isabel: no te burles.

antonio: buenos días,

doña merce, ¿cómo está?

merce: bien, antonio.

antonio: me imagino que bruno

ya les contó lo que le pasó

a isabel.

necesito saber qué le echaron

al tinaco.

simón: ¿acaso nos está acusando

de que alguno de nosotros

tuvo que ver con eso?

antonio: no, no, no, para nada,

pero necesito saber con qué

puedo despintarla.

simón: pues no sé qué le echaron

a su tinaco, pero pruebe

con thinner, es un solvente

muy fuerte.

antonio: gracias, hasta luego,

doña merce.

merce: hasta luego, antonio.

simón, ¿cómo se te ocurre

decirle que la despinte

con thinner?

esa cosa arde.

simón: bueno, pero funciona.

mientras no se le ocurra

echarle agua después

de despintarla, porque entonces

sí, va a pegar de brincos.

merce: ¿y tú te quejas de bruno?

antonio: don chepe, necesito

que me vacíe el tinaco

y lo limpie.

algo pasó que el agua

está saliendo azul

y luego venga para darle

el dinero, necesito que me vaya

a comprar thinner, gracias.

quintín: listo, jefe.

fidel: muy bien.

al rato vas a comprar

las naranjas al mercado.

quintín: sí.

cuando iba a la farmacia,

pasé por la iglesia y ahí

estaban los salados, haciéndolo

de hermanitos de la caridad.

[ríe]

ni se imaginan la que les espera

mañana.

fidel: oye, no se te ocurra

comentarlo con nadie,

ni siquiera con tus compañeros,

¿eh?

quintín: no se preocupe, jefe,

lo que sí es que el padre

se ve muy confiado, ¿eh?

fidel: déjalo que se confíe.

mañana se va a encomendar

a todos los santos cuando

les haga efecto el desinflax.

quintín: ya me los imagino

corriendo con las piernitas

apretaditas, "ay, ay, ay".

lo que sí es que tenemos

que aplicarnos en el primer

tiempo, ¿eh?

fidel: ya lo tengo calculado.

voy a echar el equipo para atrás

y jugamos al rompimiento.

en el segundo tiempo, cuando

les da la crucera, nos vamos

al ataque y los goleamos.

quintín: y de ahí a recuperar

el liderato.

ya me veo

levantando la jaibolera.

[ríe]

ay, ay.

padre vicente: más cosas

de esta caja junto

a los vestidos, tavo, por favor.

tavo: sí, padre.

padre vicente: ándale, bonitas

horas de llegar.

bruno: discúlpenos, padre,

lo que pasa es que

tuvimos un contratiempo.

pero ya, aquí estamos,

¿qué hacemos?

padre vicente: javi, ayúdale

a tavo con los vestidos,

por favor.

y, tú, ve adentro a ayudarla

a laura con las cosas, ándale.

laura: buenos días, bruno.

bruno: espera, permíteme.

[música]

[música]

chepe: listo, ingeniero.

ya vacié el tinaco, lo bueno

es que tenía poca agua.

aproveché para darle

una lavadita, ya se está

llenando otra vez.

antonio: gracias, chepe.

chepe: ¿quién habrá hecho

la malora?

mire nomás cómo me quedaron

las manos.

antonio: si usted que es

el portero no lo sabe, menos yo.

chepe: usted lo ha dicho.

portero, no cuidador de tinacos.

antonio: olvídelo, ahora váyame

a traer dos litros de thinner

a ver si con eso logro despintar

a mi novia, por favor.

gracias.

chepe: con eso le va a dar

una ardida,

que no se la va a acabar.

¿y a mí qué?

no es mi bronca.

padre vicente: bueno,

antes de empezar con la venta,

quiero agradecer

los que apoyaron trayendo cosas

y a los que van a comprar.

algunos ya están enterados,

pero me gustaría que todos

supieran que con el dinero

que se junte, vamos a comprar

los boletos de avión para traer

a tres oftalmólogos

para que vayan a dar consultas

gratuitas a varias

de nuestras comunidades.

y si sobra algo,

pues compraremos medicinas.

[aplausos]

padre vicente: esto es

un esfuerzo de todos, ¿eh?

así que pásenle

a lo barrido y a vender,

muchachos, venga.

[aplausos]

bruno: apláudanle al padre,

hombre.

ahora sí.

que no le digan,

que no le cuenten,

aquí le vendemos pura calidad

de importación, pásele,

mire nomás, baratitos--

>> padre vicente.

padre vicente: bienvenidos.

ven acá.

dime una cosa,

¿trajiste tus ahorros?

porque aquí todos tenemos

que comprar alguna cosa.

>> sí, padre, ¿hay juguetes?

padre vicente: uy, muchísimos.

mira, te voy a enseñar

unos cochecitos, pero no

le vayas a decir a nadie,

a ti te los voy a dejar

a mitad de precio, ¿eh?

>> vamos, mira.

bruno.

bruno: hola, hola.

merce: hija, buenos días,

te saliste muy temprano.

¿ya acabaste el balance?

sara: sí, ma, ya--ya quedó.

merce: ¿y qué tal?

sara: pues muy positivo,

tuvimos muy buen rendimiento,

pero ni así se le ablandó

el corazón a don pedro.

todavía quiere vender.

merce: ¿qué le hacemos, hija?

estará de dios.

¿quieres saber la última

de bruno y javi?

sara: ¿ahora qué hicieron?

merce: le echaron tinta

al tinaco del departamento

de antonio y su novia

se pintó toditita de azul.

ambas: [ríen]

merce: una de cal

por las que van de arena.

ya me contaron todas

las que te ha hecho la tipa esa.

sara: ay, es el mismísimo

demonio, mamá.

¿ya te contaron que hasta

la comandancia fui a dar?

merce: sí, hija, pero ya tienes

que evitar seguir

con los enfrentamientos.

cuando uno no quiere,

dos no pelean.

sara: sí.

merce: y ya olvídate

de antonio de una vez por todas.

sara: sí, ma.

ayer simón me dijo

una gran verdad.

antonio no me quiere.

y me dolió oírlo,

pero es cierto.

¿para qué me sigo haciendo

el cuento, ma?

lo voy a olvidar, ma.

me cueste lo que me cueste,

lo voy a olvidar.

merce: es lo mejor, hija,

ese hombre no es para ti.

sara: ¿y tú viste a la tipa

pintada de azul?

merce: no, pero bruno y javi sí.

nos dijeron que parecía

pitufina.

ambas: [ríen]

[llaman a la puerta]

antonio: ese debe ser chepe.

chepe: aquí tiene el thinner

que me encargó, ingeniero.

antonio: gracias, chepe.

¿no quieres un poco

para limpiarte las manos?

chepe: no, prefiero tallarme

con agua y harto detergente.

permiso.

antonio: listo.

con esto se te va a quitar,

vamos al baño.

isabel: ¿y si no,

qué voy a hacer?

antonio: tranquila, con esto

se te quita porque se te quita.

laura: ándele, anímese,

es una buena lámpara.

>> ¿cuánto cuesta?

laura: 50 pesos.

>> ay, está muy cara,

le doy 30.

laura: no puedo, señora.

en serio, ya está muy barata.

>> bueno, déjame ver.

bruno: ¿qué?

¿cómo vas?

laura: más o menos,

casi no he vendido nada.

bruno: es que te falta

como que maña

para convencer al cliente.

mira, si te das cuenta,

no vienen por nada en especial.

así que si se interesan

por algo, cualquier cosa,

hay que hacer labor

para que se lo lleven.

laura: eso hice justamente,

le dije a esa señora que era

muy buena lámpara.

pero me ofreció 30 pesos

cuando cuesta 50.

bruno: [ríe]

te voy a enseñar cómo se hace.

laura: ¿me vas a enseñar

otro truco como el de la llanta?

bruno: puede ser.

todo está en la actitud.

¿qué le gusta, mi reina?

para usted, precio especial.

>> ¿cuánto cuesta la lámpara?

bruno: aquí entre nos,

cuesta 90 pesos.

pero por ser para usted,

se la dejo en 70.

¿qué dice?

¿se anima?

>> mm.

bruno: ay, bueno, ya,

me convenció.

con esos ojitos se la dejo

en 60 y es suya.

nomás no diga nada, ¿eh?

>> gracias, joven.

a ver, tenga.

bruno: ahí está, muchas gracias.

>> gracias, gracias.

laura: eres un tramposo.

bruno: todo sea por la causa.

antonio: dame tu brazo,

vamos a probar.

isabel: ay, que funcione,

por favor, que funcione.

[ríe]

funciona, lo lograste, mi amor.

a ver, ahora yo.

más, ¿no?

antonio: sí, más.

así.

simón: buenos días.

>> simón, ¿cómo está?

simón: bien, ¿encontró algo

interesante?

>> pues, unos libros viejos

de física.

simón: qué bien.

veamos qué otro libro

interesante podemos encontrar.

"poemas de amor".

¿cree que este nos sirva

para echar a volar el cohete?

>> [ríe]

ay, simón.

isabel: [suspira]

antonio: te quedan algunas

manchas azules por ahí, pero

se te ve bien.

isabel: me siento liberada.

antonio: yo también.

isabel: me voy a cambiar.

antonio: y báñate

para que salgamos a dar

una vuelta por ahí.

isabel: ay.

antonio: ¿qué, qué te pasa?

isabel: no sé, me siento

como--como irritada.

pero no te preocupes,

con un regaderazo

se me va a quitar.

¿estás seguro que el agua

ya está limpia?

antonio: pues sí, chepe

me lo aseguró, pero déjame ver.

ya, está limpia.

[teléfono]

¿bueno?

>> hola, antonio, ¿cómo estás?

antonio: bien, ¿y tú qué tal?

>> ay, extrañándolos.

antonio: isabel se está bañando.

isabel: ¡antonio!

>> ¿qué fue ese grito?

antonio: es isabel,

déjame ver qué pasa

y te marco en un rato.

[música]

padre vicente: este año

te quedas con nosotros.

y el que sigue

y el que sigue.

para acabar pronto,

de aquí no sales.

[teléfono]

bueno.

no, no, señorita,

está hablando a la iglesia

de la santísima trinidad.

no se preocupe.

[llaman a la puerta]

>> padre, acaba de llegar

el señor obispo.

padre vicente: ah, gracias.

eh, hágame un favor,

meta todas estas cosas

en las cajas y las lleva

al bazar, ¿sí?

>> bueno, muy bien, padre.

padre vicente: gracias.

isabel: por favor ponme algo,

me arde horrible.

antonio: bueno, ¿qué hiciste?

isabel: nada, solo me metí

a bañar.

antonio: ahora sí te ves

chistosa, manchas azules

y rojas.

isabel: ¡deja de burlarte

y ayúdame!

antonio: no, a ver, tranquila,

a ver--

isabel: ¡ay, no me toques!

antonio: voy a buscar

el teléfono del doctor

para que te vea.

>> lo felicito, padre,

siempre buscando la forma

de ayudar a los necesitados.

no cabe duda que usted

es un hombre muy comprometido.

padre vicente: pues se hace

lo que se puede, monseñor,

ayudar a los necesitados.

ahora estoy pensando en montar

un saloncito para enseñarle

a leer y a escribir

a los viejitos.

>> muy bien, padre, muy bien.

ahora entiendo por qué

sus feligreses lo aprecian

tanto.

padre vicente: si escogimos

este camino, es para servir

al prójimo.

>> lo que le sucedió

es una reacción térmica normal

por el thinner que usó

para despintarse y el agua.

es similar a una quemadura

de sol.

antonio: ¿y es grave?

>> no, pero de que es molesto,

sí lo es.

con el gel que le receté

se va a sentir mucho mejor.

antonio: ¿y lo encuentro

en cualquier farmacia o--?

>> es un medicamento

especializado, le recomiendo

que lo busque en la farmacia

del centro.

con permiso.

antonio: lo acompaño.

>> mamá, yo quiero esto.

>> ¿cuánto cuesta?

>> eh, por ahí debe tener

el precio.

>> a ver.

>> no tiene.

>> ¿cuánto será?, bueno.

¿le parece bien 40 pesos?

>> uy, sí, sí.

isabel: y quedé toda azul.

antonio me tuvo que despintar

con thinner.

>> ¿cómo con thinner?

te debe haber ardido espantoso.

isabel: sí, es que no salía

con nada.

de hecho me quedaron

manchas azules por todo

el cuerpo.

>> ¿y quién te hizo esa maldad?

isabel: yo estoy segura que fue

obra de la fulana.

aunque antonio dice que no.

>> ¿cómo no estoy ahí

para irla a poner en su lugar?

¿ni siquera ya hablaste

con antonio del asunto

que le preocupa a tu papá?

isabel: sí.

>> ¿y, qué te dijo?

isabel: se molestó muchísimo.

dijo que cómo podía desconfiar

de él y de su familia,

que son gente honorable.

mi papá puede estar tranquilo,

el papá de antonio no está

obrando de mala fe.

>> me alegro.

¿qué van a hacer

el fin de semana?

isabel: nada,

no me puedo ni mover.

estoy esperando a que antonio

llegue con un gel para ver

si así se me quita el ardor.

>> qué viajecito.

ya mejor regrésate.

isabel: ay, ganas no me faltan.

>> muy bien.

>> gracias, ma.

>> de nada, mi amor.

padre vicente: [grita]

no, la jaibolera no.

dame eso, vladimir.

vladimir: no, mi mamá

me la compró.

padre vicente: lo siento,

pero no está en venta.

¿por qué la sacaste?

>> padrecito, usted me dijo

que sacara todo lo que estaba

en la mesa.

padre vicente: ah, me hubieras

preguntado.

esta copa es muy valiosa.

es mía y de nadie más.

>> padre, ¿me permite esa copa?

padre vicente: pero es que--

>> pero nada, es una orden.

[suspira]

hijo, si pagaste por ella,

es tuya.

[música]

Cargando Playlist...