null: nullpx
Cargando Video...

La Vecina Capítulo 33

29 May 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

sara: no debiste besarme.

¿por qué lo hiciste, cheo?

cheo: ¿de veras no querías

que lo hiciera?

sara: no.

cheo: esta sí te la gané,

ingeniero.

sara: ¿quieres tomar algo?

cheo: un refresco

con harto hielo, por favor.

sara: samuel...

samuel: dime, sara,

¿qué se te ofrece?

sara: tráele al señor

un refresco con harto hielo,

por favor.

samuel: ¿de toronja está bien?

cheo: perfecto.

samuel: ah, se me olvidó decirte

que vino el ingeniero andrade,

pregunto por ti,

te estuvo esperando.

sara: ah, gracias, samuel.

cheo: ¿por qué no le llamas?

a lo mejor se le ofrece

algo importante.

sara: tienes razón.

no me contesta,

ya me llamará él

si es algo importante.

¿y?

¿me vas a decir a qué viniste?

además de robarme un beso.

cheo: vine porque hoy

es nuestro aniversario,

si hubiéramos seguido juntos

estaríamos cumpliendo

cuatro años de novios.

sara: no, no lo puedo creer,

te acordaste.

durante todo el tiempo

que estuvimos juntos hasta

mi cumpleaños se te pasaba,

y mira ahora.

cheo: para que veas

que quiero cambiar,

quiero corregir

todos mis errores.

sara: y sí que estas cambiando,

bueno, por lo menos te estás

volviendo mucho más romántico.

cheo: y, ¿te gusta?

sara: ¿a quién no?

cheo: así va a hacer de ahora

en adelante,

si me permites que nos sigamos

viendo.

sara: siempre y cuando no me

vuelvas a besar a la brava.

cheo: será como tú quieras

y al paso que tú quieras,

como tu esclavo.

sara: [ríe]

cheo: puedo venir por ti

cuando cierres el restaurante.

sara: ¿cómo?

¿no te vas a regresar a

progreso?

cheo: hasta la noche,

voy a aprovechar para ver

a un cliente.

sara: no, te lo agradezco,

pero traigo mi coche.

cheo: no importa,

te voy siguiendo.

sara: [ríe]

bruno: ¿quieres una cerveza?

simón: sí.

¿qué traes?

bruno: me encontré con sara,

me platicó que fue a ver

a laura y que le vio

un golpe en la cara.

simón: ¿y eso?

bruno: no sé,

según ella se pegó

con una alacena,

pero no,

a mí se me hace que arango

se la surtió

simón: ¿tú crees que arango

sea capaz de algo así?

bruno: ay, por favor,

no lo dudo ni tantito.

simón: no entiendo cómo

una mujer puede soportar

que un hombre le pegue,

debería denunciarlo.

bruno: no, hombre,

no creo que lo haga,

está pagando el precio

de los lujos que le da

el imbécil ese.

simón: no hay que juzgar.

mi hijo, solamente ellos pueden

saber cómo hasta su relación.

bruno: pues, sí,

a mí qué me importa.

y, bueno, ¿a ti cómo te fue?

simón: el idiota de fidel

me abordó para preguntarme que

qué pretendía yo con edwina,

hazme el favor.

bruno: [ríe]

simón: no, no se te ocurra

burlarte.

edwina y yo lo único

que tenemos en común

es el interés por la ciencia.

bruno: sí, sí, yo no dije nada.

cheo: adelante.

sara: [ríe]

gracias.

ricardo: ¿cómo se enteró antonio

que no lo quise ayudar

con el trámite de la aduana?

¿cómo?

me choca que me agarren

en curva.

[celular]

¿bueno?

isabel: ricardo, soy yo.

ricardo: dime, isabel.

isabel: ¿podemos hablar?

me gustaría verte.

ricardo: no,

no sé si sea buena idea.

isabel: por favor,

estoy en la entrada

de tu edificio.

ricardo: y, ¿de dónde sacaste

la dirección de mi casa?

isabel: me la dieron

en conatrol,

necesito verte.

ricardo: espérame, ahorita bajo.

me lleva...

¿ahora qué hago?

cheo: hicieron una excelente

compra,

esa marca de camiones

es muy buena.

bruno: ahora resulta que también

le sabes a los camiones, pues,

¿sí tú vendes coches?

cheo: los que nos movemos

en este negocio

tenemos que saberle a todo.

ese camión tiene muy buen motor,

excelente torque,

el chasis viene reforzado,

los servicios

son muy accesibles

y lo más importante,

las refacciones nunca faltan.

bueno, me voy,

tengo que regresar a progreso.

gracias por la cerveza,

nos vemos pronto.

sara: sí, vete con cuidado.

cheo: nos vemos.

bruno: suerte.

simón: adiós, adiós.

bruno: con que cheo está

haciendo labor

para que le des otra chance.

sara: le va a costar mucho

trabajo reconquistarme,

pero en una de esas.

simón: ¿eso quiere decir

que tiene una posibilidad?

antonio: buenas noches.

cheo: antonio...

antonio: ¿sí?

cheo: quería disculparme

por mis desplantes,

por el bien de todos quiero

llevar la fiesta en paz contigo.

antonio: como quieras,

buenas noches.

cheo: ¿cómo así?

¿buenas noches y ya?

estoy tratando de ser amable

para que haya cordialidad entre

nosotros, se me pasó la mano.

entiéndeme,

me dejé llevar por los celos,

lo bueno es que ya

todo se arregló

y ya no hay malentendidos

entre sara y yo.

antonio: qué bien.

cheo: ya me explicó todo,

me dejo claro

que nunca significase nada

en su vida,

de hecho,

ya ni me molesta

que sean vecinos.

para mí todo está olvidado.

antonio: bien.

entonces,

¿no hay nada más que hablar?

buenas noches.

[celular]

isabel: ¿qué pasó, ricardo?

ricardo: ¿dónde estás?

isabel: afuera de tu casa.

ricardo: yo también y no te veo.

isabel: ay, qué raro.

ricardo: ¿qué dirección

te dieron?

isabel: río amacuzac 506

departamento 301,

colonia morelos.

puse la ubicación en mi celular

y me trajo hasta acá.

ricardo: no, no, no,

te la deben de haber dado mal,

esa no es mi dirección.

¿qué te parece si nos vemos

en un punto intermedio?

puede ser la cafetería liro,

que está en mazari, en polanco.

isabel: sí, mucho mejor,

voy para allá.

ricardo: qué salvada.

antonio: me lleva,

regresó con él,

y yo soy el único culpable

fidel: familia.

edwina: ¿por qué me hiciste eso?

fidel: ¿por qué te hice qué?

edwina: no te hagas,

¿quién sabe qué le fuiste

a decir a simón?

magdalena: te advertí

que no te metieras y fue lo

primero que hiciste, fidel.

fidel: bueno, solo le pedí

que no te molestara.

edwina: no tenías ningún derecho

a meterte en mi vida.

para que lo sepas,

no me espantaste un

pretendiente,

sino a una persona a quien

admiro

y que me estaba enseñando cosas

muy interesantes.

fidel: ay, edwina, por favor,

así se empieza.

edwina: con tu actitud lo único

que estás logrando es que me

sienta infeliz.

nos vemos después, cuñada.

adiós.

magdalena: ya estarás contento.

o arreglas esto,

o vladimir y yo nos vamos

a casa de mi mamá.

fidel: magda, magda, entiende--

magdalena: no hay nada que

entender,

edwina y simón no tienen

nada que ver,

ah, pero tenías que ir

a meter tu cuchara.

fidel: tú sí me entiendes,

¿verdad, campeón?

vladimir: no me gusta

que hagas enojar a mi tía.

ricardo: ¿qué tal, isabel?

siento mucho que te hayas

equivocado de dirección.

isabel: no te preocupes,

debí haberte llamado antes

para confirmar.

necesitaba hablar contigo

para pedirte una disculpa

por mi desplante de la tarde.

ricardo: acepto tus disculpas,

lo que sí es que me quedo claro

que para ti, antonio,

está por sobre todas las cosas.

isabel: antonio no tiene

nada que ver en esto,

si fui a buscarte

fue porque no quiero perderte.

ricardo: no, yo tampoco,

pero la verdad es que pensé que

significaba algo más en tu vida,

tenía un lugar.

de lo que me di cuenta

es que no.

isabel: sí lo tienes.

ricardo: ¿cuál, isabel?

¿cuál es mi lugar?

isabel: necesito decirte con

palabras lo que siento por ti.

[música]

simón: ¿a dónde?

sara: a hablar con antonio,

y no es pretexto,

fue al molcajete

y no me encontró.

supongo que fue a buscarme

para hablar sobre el convenio

con la planta.

bueno, no tardo.

[timbre]

antonio: ah, eres tú,

buenas noches.

¿qué se te ofrece?

sara: ¿por qué tan serio?

¿qué? ¿pasa algo?

antonio: no, nada.

sara: solo vine a preguntarte

qué se te ofrecía,

porque me dijo samuel

que me fuiste a buscar

al restaurante.

antonio: bueno,

en realidad no fui a buscarte,

fui a comer y

por no dejarlo pregunté por ti.

sara: ah, discúlpame.

antonio: ¿a qué vino?

¿a restregarme su felicidad

con el idiota ese?

simón: vaya,

sí que resultó rápida la visita.

¿todo bien?

sara: perfecto.

antonio volvió a ser

el mismo tipo antipático

que cuando llegó, y yo,

una tonta.

simón: si así es cuando todo

está perfecto,

¿cómo será cuando está mal?

roque: no creo que antonio

se haya tragado el cuento

de que regresaste con sara.

cheo: pues, yo creo que sí,

hubieras visto la cara que puso

cuando se lo dije.

roque: ¿querías que se te

pusiera el brinco?

cheo: si algo hubiera

entre ellos,

cuando nos vio besándonos,

se hubiera puesto como loco,

y no,

eso me confirma que sara

no me mintió.

roque: eso sí.

bueno,

¿qué piensas hacer con sara?

una cosa es que antonio

te haya creído

y se haga a un lado

y otra que ella quiere regresar

contigo.

cheo: voy a seguir haciendo

la labor,

tengo que demostrarle que nadie

la va a querer como yo

y cuando se dé cuenta

de que es así,

seguro que regresa conmigo.

roque: ¿y qué con eso

del matrimonio?

¿ya te arrepentiste?

cheo: claro que no,

si para eso estoy preparando

el terreno.

roque: si tú lo dices.

isabel: buenas noches.

natalia: qué bueno que llegaste,

antonio ha llamado varias veces.

isabel: ah, y, ¿qué le dijiste?

natalia: que no sabía dónde

estabas,

¿no te hablo a tu celular?

isabel: se me acabó la batería.

natalia: ¿de dónde vienes?

isabel: de ver a ricardo,

ya me explicó.

lo que comentó sebastián

fue un malentendido,

él no se negó,

solo dijo que ese trámite

se iba a tardar.

natalia: ya se me hacía raro.

isabel: voy a llamarle antonio.

natalia: te dejo.

isabel: antonio, buenas noches.

antonio: buenas noches,

qué bueno que me marcas,

te estuve llamando.

isabel: sí, me dijo natalia.

antonio: también te marqué

al celular,

pero me mandaba al buzón.

isabel: es que se me descargó

la batería.

antonio: y, ¿dónde andabas?

isabel: me fui a cenar

con mi papa,

acaba de llegar de viaje,

¿pasa algo?

antonio: no, nada especial,

solo quería hablar contigo,

me hace bien saber

que estás ahí.

isabel: te oigo muy triste,

¿de verdad no te pasa nada?

antonio: no, no,

solo estoy cansado.

isabel: ¿cómo van las cosas

en conatrol?

antonio: pues,

digamos que todo bajo control.

cuéntame de ti.

isabel: no tengo mucho

que contarte,

me siento muy satisfecha

con lo que estoy pintando,

estoy usando colores

y formas que habitualmente

no uso...

antonio: buenos días, chepe,

¿me abre el portón, por favor?

chepe: claro que sí,

buenos días.

sara: buenos días.

antonio: buenos días.

natalia: ¿para qué te quería

antonio?

isabel: nada en especial,

solo quería hablar.

estaba como triste,

me dijo que me necesitaba,

pero ahora la que no sabe

qué onda soy yo,

estoy tan a gusto con ricardo.

natalia: vas a tener que

decidirte por antonio o por él,

no es justo que juegues

con los sentimientos de los dos.

isabel: anoche me sentí pésima

cuando antonio me dijo

que me necesitaba y yo

no le pude decir lo mismo.

la verdad,

es que desde que apareció

ricardo,

antonio no me ha hecho falta.

natalia: entonces,

¿qué tanto le piensas?

isabel: ay, ¿qué te digo?

ricardo me encanta,

pero hay cosas de él

que no me acaban de convencer.

no es de mí mismo nivel social.

a veces tiene unos modales

muy feos,

se limpia los dientes

con un palillo en la mesa.

natalia: ¿de verdad?

isabel: sí.

y de esos detalles tiene muchos

de los que se nota

que su educación no es la misma

que la mía.

eso es lo que me tiene a dar

un paso más allá con él.

aunque besa, como los dioses.

natalia: estás jugando

con fuego, isabel,

a ver a dónde vas a parar, eh.

isabel: no sé,

llegaremos hasta donde tengamos

que llegar.

natalia: ya me voy,

se me hizo tardísimo.

te veo al rato.

>> buenos días, don pedro.

pedro: ¿qué pasó?

>> hablé con jacinto y me dijo

que la reportara directo

a usted porque, pues,

él anda afuera.

pedro: al grano,

¿qué es lo que has averiguado?

>> ante anoche, bruno,

se juntó con varios agricultores

y estuvieron hablando

de lo que les va a cobrar

por pagar sus cosechas.

pedro: ¿quedaron en algo?

>> sí, que les iba a cobrar

el 10% sobre la cantidad que

hayan arreglado cada uno de los

agricultores con el comprador.

pedro: 10% es una miseria,

por eso esos imbéciles

no lo pensaron dos veces.

>> y hasta se pusieron

de acuerdo para empezar

a mover sus cosechas

conforme vayan saliendo.

pedro: continua siguiendo

a bruno,

que por lo que entiendo

es el que se está encargando

de organizar todo, ¿verdad?

>> ajá.

pedro: dile a tu compañero

que se olvide de simón.

>> sí, don pedro.

pedro: ya, vete ya.

me mantienes informado.

10%, que descaro.

[teléfono]

antonio: dígame, marina.

marina: le llama el ingeniero

ricardo segura.

antonio: páseme la llamada.

buenos días, ricardo,

¿qué se te ofrece?

ricardo: hablé a la aduana

y me dijeron que sebastián

estuvo por allá

arreglando lo del colorante.

antonio: y no te comentaron que

benavides fue que lo recibió.

ricardo: sí, y no se te ocurra

reclamarme porque te dije

que ya no trabaja ahí,

esa fue la información

que a mí me pasaron.

antonio: ah, qué raro, ¿verdad?

ricardo: tómalo como quieras,

lo que quiero saber es,

¿qué pretendes?

te dije que yo me iba

a encargar.

antonio: pero no lo hiciste

con la urgencia que se requería.

ricardo: yo también tengo cosas

que hacer.

si te hablo es porque no quiero

que haya malos entendidos.

así como se enteró sebastián que

benavides seguía trabajando en

la aduana yo me hubiera enterado

y te lo hubiera comunicado.

antonio: entonces,

¿cuál es el problema?

ricardo: que me molesta

que me pidas algo

y luego actúes a mis espaldas.

si no quieres trabajar conmigo

es tan fácil como que hables con

uribe y le pidas que alguien más

se encargue de los asuntos

relacionados con san gaspar.

antonio: ricardo,

no hagas dramas,

no voy a darle más problemas

al ingeniero uribe.

tú solo has tu trabajo

como se debe y ya.

buenos días.

ricardo: imbécil.

[celular]

simón: ¿bueno?

muy bien,

en la tarde estamos por allá,

muchas gracias.

bruno: ¿qué pasó?

simón: hoy en la tarde.

bruno: ¿qué?

simón: hoy en la tarde

nos entregan el camión.

ambos: [festejan]

bruno: ¿seguro?

simón: seguro.

fidel: buenos días, simón,

¿podemos hablar?

simón: y, ¿ahora de qué, fidel?

¿fidel?

fidel: tranquilo, tranquilo,

vengo en son de paz.

mira, anoche hablé con edwina

y me explicó cómo están

las cosas entre ustedes.

así que tienes mi permiso

para seguirla frecuentando.

simón: ah, caray,

hace mucho tiempo que dejé

de pedir permiso, pero, bueno,

lo voy a tomar de quien viene,

no puedo ponerme en contra de

la autoridad.

que te vaya bien, fidel.

fidel: hasta luego.

simón: nomás esto me faltaba,

bueno, ¿este qué se cree?

bruno: a lo mejor pensó

otra cosa.

simón: pues, pensó mal.

isabel: ¡papá!

ay, pasa, ¿cuándo llegaste?

guillermo: ante anoche,

no te puede venir a ver antes

porque tenía muchos compromisos

pendientes en la oficina.

isabel: no te preocupes,

¿quieres tomar algo?

guillermo: no, no,

gracias, gracias.

isabel: siéntate.

¿cómo te fue?

guillermo: bastante bien,

fue un viaje muy productivo,

cerré varios negocios y, y,

¿tú cómo vas con antonio?

isabel: bien,

quedamos en esperar

a que regrese de san gaspar

para retomarlo de la boda.

guillermo: ¿sabes algo

de la situación económica

de la familia?

eduardo está solicitando

un préstamo a la financiera,

y me dio que pensar.

isabel: según sé les va muy bien

en su negocio de estructuras

de acero, ¿qué te preocupa?

guillermo: que pudieran

aprovecharse de ti para salir

de una mala situación económica.

antonio: bueno,

en realidad no fui a buscarte,

fui a comer y

por no dejarlo pregunte por ti.

pedro: buenos días.

sara: buenos días, don pedro,

¿viene a almorzar?

¿qué le ofrezco?

pedro: no, no, nada, nada,

vengo a hablar contigo

de un asunto.

necesito que me hagas

un inventario y un balance

general del restaurante.

sara: y, ¿eso para qué?

pedro: voy a venderlo.

[música]

sara: si funciona muy bien,

el convenio con conatrol

ya es casi un hecho.

pedro: es una decisión tomada,

sara, haz lo que te pido.

sara: ¿cómo es posible?

otra vez me voy a quedar

sin trabajo, no puede ser.

isabel: papá,

no creo que antonio sea capaz

de aprovecharse de mí,

así su familia esté

en la peor de las situaciones.

guillermo: de todas maneras

quisiera estar seguro.

sabes que no me gusta meterme

en tu vida,

pero cuando se trata de dinero

las cosas tienen que ser

muy claras.

isabel: entiendo, papá,

lo único que puedo ofrecerte

para que no tengas dudas

es preguntárselo directamente.

guillermo: me parece bien,

por mi parte también estoy

indagando la situación

financiera de los andrade.

me voy, hija,

tengo una cita muy importante,

solo era eso.

nos hablamos, eh.

isabel: sí, papá.

[celular]

[celular]

cheo: ve, ni un minuto

y ya me está llamando.

aquí tu futuro esposo,

¿allá quién?

sara: ¿cómo estás, cheo?

cheo: muy bien,

feliz de oír tu voz, ¿y tú?

sara: pues, más o menos,

van a vender el restaurante

y otra vez me voy a quedar

sin chamba.

cheo: ah, qué mala noticia,

pero no te agüites,

ya saldrá otro.

sara: no es tan fácil, cheo,

ya ves todo el trabajo

que me costó encontrar este.

cheo: pero va a aparecer,

hay que pensar positivo,

vas a ver que vas a encontrar

algo mejor.

sara: ojalá.

cheo: ya sabes que cuentas

conmigo para lo que sea.

sara: sí, cheo, gracias.

bueno, te dejo porque tengo

que terminar el inventario

y el balance que me pidió

don pedro.

cheo: suerte y arriba el ánimo.

no hay mal que por bien

no venga,

están vendiendo el restaurante

donde trabaja sara,

las probabilidades de que

regrese a progreso son muchas.

[celular]

sara: ¿qué pasó, bruno?

bruno: ¿quihúbole?

oye, qué crees,

hoy nos entregan el camión.

sara: ¡no me digas!

¡qué buena noticia!

bruno: sí, queremos organizar

un pequeño festejo.

¿tú crees que nos puedan mandar

del restaurante unas cazuelitas

para una taquiza?

sara: sí, cómo no,

¿para cuántos personas?

bruno: no sé, como unas 30,

y te pagamos, eh,

no es de gorra.

sara: conste, eh.

¿a qué hora la necesitas?

bruno: como a las cinco.

sara: está bien,

yo te las llevo.

bruno: dale,

y te quedas con nosotros, ¿no?

sara: claro que sí, felicidades.

no, no, ni para qué decirle

que me voy a quedar sin trabajo

en este momento.

simón: ¿se puede?

edwina: qué tal, simón,

¿qué se le ofrece?

simón: vengo a decirle que

hoy nos entregan el camión.

edwina: ay, qué bien,

los felicito.

simón: como su ayuda fue

fundamental para conseguirlo,

quería invitarla a un pequeño

festejo que va a haber

hoy en la tarde.

edwina: muchas gracias,

qué amable.

simón: la esperamos a partir

de las cinco.

edwina: ahí estaré.

>> están ofreciendo una flotilla

de coches con muy bajo

kilometraje a muy buen precio,

necesito que vayan a verlos.

cheo: sí, señor.

>> son los autos que andorra

tenía asignados

a algunos ejecutivos,

los tienen en la planta en la

que está a la salida querétaro.

roque: ah, claro,

esa la conozco muy bien.

>> esa.

cheo: cuente con eso,

nosotros nos encargamos.

>> organícense para que se vayan

a la de ya.

roque: pues, vamos de una vez,

¿no?

cheo: no, tú vas solito

porque yo tengo otros planes.

roque: y, ¿ahora qué?

cheo: hazme el paro,

no seas mala onda,

yo tengo que ir a san gaspar.

roque: ¿me estás hablando

en serio?

cheo: entiende que en este

momento sara es mi prioridad,

ándale, no seas gacho,

¿cuento contigo o no?

roque: pues, qué me queda.

cheo: gracias.

>> y ya instalamos las primeras

dos válvulas de inyección

en estos tanques,

y estamos esperando el proceso

de vaciado de los otros

dos restantes

para iniciar la perforación.

antonio: muy bien.

el cetrocal ya está en méxico,

tuvimos un contratiempo

con los trámites en la aduana,

pero ya están trabajando

para liberarlo.

>> qué buena noticia,

así vamos a poder teñir

la gasolina

antes de lo que esperábamos.

antonio: esa es la intención,

ingeniero.

>> bueno,

ya es hora de ir a comer,

me recomendaron un restorán

que se llama el molcajete,

¿lo conoce?

antonio: sí, se come bien.

incluso estamos por renovar

un convenio con ellos para que

nos den el servicio nuevamente.

disculpe que no lo acompañe,

pero estoy esperando

una llamada.

>> no se preocupe,

me voy, nos vemos más tarde.

antonio: provecho.

>> gracias.

[llaman a la puerta]

antonio: ¡adelante!

>> buenas tardes, ingeniero,

disculpe que lo moleste,

pero quería ver si nos daba

permiso a pepe, a nelson

y a mí de salir media hora

antes estos días.

antonio: ¿alguna razón especial?

>> sí, es que no sé si sepa,

pero los tres jugamos

en los artilleros,

y viene el clásico contra

los alados del padre vicente

y queremos echarle ganas

a los entrenamientos.

antonio: algo me había comentado

el comandante fidel chávez.

>> es que en san gaspar,

el fútbol es lo nuestro.

y como es el jefe de la planta,

espero que le de

a nuestro equipo.

antonio: no soy muy aficionado

al fútbol,

pero como ustedes juegan

en ese equipo,

le iré a los artilleros.

en cuanto al permiso

que me solicita,

me preocupa la carga de trabajo

que tenemos.

qué le parece si en lugar

de tomarse una hora para comer

se toman media para que salgan a

tiempo para su entrenamiento.

>> me parece muy bien,

muchísimas gracias, ingeniero.

antonio: ¿de qué?

dígaselo a marina para que

se notifique a personal,

y póngase de acuerdo

con el ingeniero gutiérrez.

>> claro que sí.

y a ver si se anima

a ir al juego,

se va a poner bien bueno.

antonio: sí, cómo no.

>> nos vemos, permiso.

antonio: artilleros,

el comandante no le podía

poner mejor nombre a su equipo.

sebastián: ¿qué pasó?

me dijo ligia que querías hablar

conmigo.

ricardo: sí, a partir de ahora

te encargas tú

del asunto del cetrocal.

sebastián: por mi ningún

problema,

pero ¿se puede saber por qué?

si tú eres el enlace directo

con todo lo que tiene que ver

con la planta san gaspar.

ricardo: sabes perfectamente

por qué te lo estoy pidiendo.

sebastián: ¿te molesto que haya

ido a hablar con benavides?

no me cabe en la cabeza

por qué le dijiste a antonio

que benavides ya no trabajaba

en la aduana,

incluso te mando saludos.

ricardo: yo no tengo por qué

darte explicaciones.

sebastián: ¿por qué le tienes

tanto coraje andrade?

ricardo: ¿coraje? ¿yo?

para nada, no seremos íntimos,

pero no soy su enemigo.

sebastián: [ríe]

vamos, ricardo,

conmigo no tienes que fingir.

yo sé muy bien

cuál es tu tirada

y con esas actitudes,

tan infantiles,

dudo mucho que algún día

te toman en cuenta para darte

la vicepresidencia.

ricardo: no me interesan

tus comentarios,

y te advierto que si siguen

actuando mis espaldas

voy a reaccionar.

sebastián: uy, qué miedo, eh.

pero gracias,

lo tomaremos en cuenta.

buenas tardes.

ricardo: imbécil.

[música]

[música]

samuel: aquí están

las remisiones de la semana.

sara: gracias.

samuel: ¿qué tanto haces?

sara: el inventario y el balance

del restaurante,

lo van a vender.

samuel: no me digas.

sara: sí, me lo acaba de decir

don pedro.

samuel: pero ¿por qué?

sara: no me dio explicaciones,

pero nos vamos a quedar

sin chamba.

samuel: qué mal.

[llaman a la puerta]

natalia: ya llegué, ¿comemos?

¿a dónde vas?

isabel: a san gaspar,

voy a ir a ver a antonio.

natalia: ¿le pasó algo?

isabel: no, lo que sucedió

es que mi papá está preocupado

porque los andrade

están pidiendo un préstamo

a su financiera,

teme que quieran sacar provecho

de mi relación con antonio.

natalia: si me permites opinar,

de parte de antonio no creo.

isabel: ni yo,

pero como también quiero salir

de mis dudas respecto

a lo que antonio siente por mí

y yo por él,

voy a ir a verlo.

[celular]

¿ricardo?

ricardo: ¿cenamos hoy?

encontré un lugar que creo

que te va a gustar mucho.

isabel: lo siento, no puedo,

tengo un compromiso.

ricardo: no hay problema,

en otra ocasión,

que tengas un buen día.

isabel: igualmente, gracias.

natalia: ¿vas a comer aquí

o ya te vas al aeropuerto?

isabel: me queda tiempo

para comer contigo,

ahorita te alcanzo.

[llaman a la puerta]

antonio: adelante.

marina: ahora sí.

antonio: ¿qué se le ofrece,

marina?

marina: que me firme el memo

de los muchachos para salir

media hora antes.

qué bueno que les dé permiso,

ingeniero,

me da gusto que se esté

llevando mejor con ellos.

antonio: nunca ha sido mi

intención llevarme mal.

marina: no es por nada,

pero hay una gran diferencia de

cuando llegó con un genio de los

mil demonios a como está ahora.

antonio: ¿eso es todo?

marina: sí, ingeniero,

gracias, con permiso.

[llaman a la puerta]

antonio: adelante.

>> ya estoy por aquí, ingeniero.

antonio: ¿cómo le fue?

>> tenía razón, en el molcajete

se come delicioso.

me comí unas enchiladas

de mole, buenísimas.

antonio: qué bueno que le gustó.

>> lo que sí es que olvídese de

renovar el convenio con ellos,

eh, escuché que lo van a cerrar.

sara: ¿cómo estás, laura?

vine porque necesito corroborar

contigo unos datos

del inventario que me pidió

don pedro.

laura: sí, claro, adelante.

sara: gracias.

laura: siéntate.

sara: gracias.

mira,

estos juegos de sillas no los

encuentro por ningún lado,

y tampoco un par de mesas

de trabajo de la cocina, ah,

y unos espejos de baño.

laura: sí,

ese mobiliario lo vendimos,

seguramente a susana

se le olvidó quitarlos

del inventario, no hagas caso,

por favor.

sara: ah, de acuerdo.

¿qué opinas de que se venda

el restaurante?

laura: fue una decisión

de pedro.

sara: y, ¿tú no puedes

hacer nada para hacerlo cambiar

de idea?

es que está funcionando

de maravilla,

las ganancias son muy buenas.

laura: lo sé,

pero lamentablemente

no puedo hacer nada.

sara: pero nos vamos a quedar

sin trabajo, laura,

la gente vive al día

con su salario.

laura: no sabes cuánto

lo siento.

sara: no entiendo por qué

don pedro quiere cerrar

el molcajete,

le pregunté y solo me dijo

que era una decisión tomada.

laura: yo tampoco puedo decirte

por qué lo hace,

son motivos que solo él sabe.

[celular]

sara: ah, permíteme.

¿antonio?

laura: ¿por qué no le contestas?

sara: no, no creo que sea

nada importante.

bueno, ya me voy,

necesito atender el servicio

que me pidieron para un festejo.

laura: lo siento mucho, sara,

de verdad.

sara: gracias.

vladimir: mamá,

ya terminé mi tarea.

magdalena: qué bueno, mi amor,

guarda tus cosas en la mochila.

vladimir: ¿puedo ir a la casa

de daniel a jugar?

magdalena: sí, mi amor,

termino lo que estoy haciendo

y te llevo.

fidel: vengo por mis cosas para

ir al entrenamiento.

¿no me quieren acompañar?

magdalena: no, gracias, tenemos

cosas que hacer, ¿verdad, hijo?

vladimir: ajá.

fidel: oigan, el que estén

enojados por lo de edwina,

no es para que me ignoren.

magdalena: cuando arregles

las cosas con edwina,

a la mejor se nos baja el enojo.

vámonos.

fidel: ya hablé con simón

y le ofrecí disculpas.

magdalena: ¿sí?

fidel: sí, fui a verlo.

ahora, pues, depende de él.

magdalena: está bien,

te creemos,

pero que no se vuelva a repetir.

fidel: bueno, entonces, qué,

¿me acompañan al entrenamiento?

necesito a un auxiliar técnico,

por ahí me dijeron

que tengo el mejor en la casa.

vladimir: vamos, mamá.

magdalena: está bien,

voy por mi tejido.

fidel: y, ¿tú qué esperas?

ponte el uniforme,

así no puedes entrenar, ándale.

vicente: como que ya se tardó

bruno, ¿no?

simón: ya debe venir en camino,

me habló justo cuando estaba

a punto de salir de la agencia.

la que se me hace un poco raro

que no haya llegado

es sara con la comida.

vicente: mira, ahí viene.

simón: [ríe]

sara: tío, ¿cómo estás?

vicente: ven acá, eh.

y tú no has ido como para ir

a verme, verdad,

te la tengo guardadito.

sara: es que he estado muy

ocupada en el restaurante, tío.

vicente: de plano ya te

instalaste en casa de éste.

simón: óyeme, óyeme, óyeme,

este tiene su nombre, además,

¿qué pero le pones a mi casa?

como lo quieras ver, sara,

está mucho mejor conmigo

que en tu iglesia.

vicente: ¿cómo no?

si con cualquier pretexto

arman un jolgorio, no,

si les encanta la parranda.

sara: bueno, ya, ya,

no se peleen,

me voy a partir en dos

para que estén contentos.

oigan, ayúdenme con la comida,

¿sí?

vicente: sí, sí.

[bocina]

todos: [aplauden]

[festejan]

[bocina]

[música]

pepe: se vio buena onda el inge

dejándonos salir, ¿no?

nelson: pues,

como dice el dicho,

ya está agarrando la onda.

>> oigan, ¿cómo ven el juego

contra los alados?

pepe: híjole,

va a estar difícil,

están encarrilados

y bruno trae la pasta afinada,

sigue de campeón goleador,

y eso que no jugó

la semana pasada porque estaba

entambado.

>> oigan, no, no,

pero nos tenemos que aplicar,

por qué el fidel

ya nos la sentenció.

[silbato]

fidel: ey, ya es para que

estuvieran calentando, apúrenle,

estamos estrenando

nuevo auxiliar técnico.

todos: hola.

vladimir: hola.

nelson: no, pues,

ahora sí vamos a la segura,

qué piojo herrera ni qué nada.

fidel: todos tuyos, campeón,

que les den unas vueltas

al campo.

vladimir: tienen 10 vueltas

al campo.

[silbato]

>> jefe, tenemos que hacerle

algo para el clásico,

los muchachos andan con la moral

baja.

fidel: no hay de qué

preocuparse,

ya sé lo que voy a hacer

para salir victoriosos.

>> desembuche, jefe.

fidel: vas a ir a la farmacia...

vicente: en el nombre del padre,

del hijo, del espíritu santo...

todos: amén.

vicente: el señor es el camino,

la verdad y la vida

es de con todos vosotros.

todos: y con tu espíritu.

vicente: amén.

dios, todopoderoso,

creador del cielo y la tierra,

te pedimos por los que manejan

este camión,

guíalos por buen camino,

protégelos y evita

toda imprudencia.

por cristo que vive

y reina contigo,

por los siglos de los siglos...

todos: amén.

edwina: una disculpa, ay,

es que se me descompuso

el coche y se me hizo tarde.

simón: ah, no se preocupe.

edwina: está muy bonito.

no sabes el gusto que me da que

por fin se lo hayan entregado

y traje estas botellas de sidra

para un brindis,

dicen que es de buena suerte

hacerlo cuando se compra

un camión nuevo.

simón: muchas gracias,

de verdad.

bruno: ¿cómo lo ves?

apoco no está de lujo.

edwina: eso le estaba diciendo

a simón,

muchas felicidades.

simón: sara, te presento a...

edwina: edwina chávez,

soy la ejecutiva del banco

que los ayudó con el préstamo,

mucho gusto.

sara: igualmente.

bruno: ella es hermana

del comandante chávez,

a él sí lo conoces, ¿no?

sara: claro,

pero no sabía que tenía

una hermana.

fidel: bien, de un toque,

de un toque,

ocupa su lugar, ocupa su lugar,

bien, venga.

termina en gol, eso es.

¿qué te parece, campeón?

vladimir: bien, pero ahorita

que terminen hay que ponernos

a practicar penales.

fidel: oye, qué buena idea, eh.

vladimir: y unos centros para

que metan gol con la cabeza,

como el chicharito.

fidel: ay, así como tú, eh.

tienes muy buenas ideas,

así vamos a ganar con tus ideas.

vamos, vamos, vamos, muchachos.

cantante: ♪ el cariño

de una madre

o el abrazo de un amigo

vale más que todo el oro

que tú te hayas conseguido

la riqueza y la pobreza

siempre van a estar

en tu destino ♪

todos: aplauden.

simón: atención, atención,

atención.

¡silencio!

eso, mero,

hasta me sentí importante.

todos: [ríen]

simón: la verdad es que no soy

muy bueno para esto

de los discursos, pero, pues,

les preparé unas cuantas

palabritas.

espero no tardarme mucho,

de verdad.

edwina: yo quiero hacer

un brindis porque ese camión

significa un camino

lleno de éxitos para simón,

bruno y los agricultores

que creyeron en ellos.

deseo de todo corazón que les

vaya muy bien, salud.

simón: bueno, y ahora

que comience la fiesta.

le agradezco mucho haber traído

la sidra,

fue un muy bonito detalle

de su parte.

y eso que le dijo a sara de

que era la ejecutiva del banco,

como que me pesó.

yo a usted la considero

mi amiga y, pues,

me gustaría mucho que

retomáramos lo que teníamos.

no es justo que por un

malentendido con fidel

dejemos nuestras pláticas

sobre aeronáutica.

¿qué dice?

Cargando Playlist...