null: nullpx
Cargando Video...

La Vecina Capítulo 27

20 May 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

emma: te confieso que no me hago

la idea de que ustedes terminen.

un noviazgo de tantos años

no puede acabar así nada más.

isabel: creo que ninguno

de los dos está en la posición

de dar por terminado todo.

emma: no sabes cómo me alegra

escucharte decir eso.

isabel: las cosas no están

del todo resueltas,

pero van por buen camino.

emma: vas a ver

que con el tiempo

lo que los separó

va a quedar en el olvido.

isabel: [ríe]

[teléfono]

ay.

permíteme.

¿bueno?

antonio: soy yo, isabel.

isabel: antonio, no esperaba

tu llamada.

adivina quién está aquí.

antonio: no sé.

¿quién? ¿sebastián?

isabel: no, tu mamá.

antonio: ah, salúdamela.

bueno, te llamo para avisarte

que mañana voy a méxico

para hablar contigo.

mi proyecto está a punto

de echarse a andar

y no me voy a poder mover

de aquí por un tiempo.

así que antes de empezar

quiero dejar mi vida personal

en orden.

isabel: me parece muy bien.

¿a qué hora llegas?

antonio: salgo en el vuelo

de la tarde.

te veo en la noche.

isabel: tu mamá quiere

hablar contigo.

emma: ya escuché

que vienes mañana.

qué gusto me da que isabel

y tú se estén reconciliando.

antonio: así es, mamá.

emma: a ver si te das

una vueltecita para vernos.

no sabes cómo te extrañamos

tu papá, mariana y yo.

antonio: bueno, en esta ocasión

va a ser imposible.

solo voy a hablar con isabel.

me regreso en el primer vuelo

de la mañana.

[motor falla]

sara: ¿y ahora?

a ver.

antonio: ¿problemas?

sara: ay, no sé qué le pasa,

pero no enciende.

antonio: ¿puedo revisarlo?

sara: no, gracias.

antonio: quedamos en que

seríamos buenos vecinos.

déjame revisarlo,

puede ser algo sencillo.

sara: está bien.

antonio: dale marcha.

[motor falla]

no.

o tu batería está muerta

o no sirve la marcha.

te llevo.

sara: no.

[ríe]

no, gracias.

tomo un taxi.

antonio: por favor, sara.

es de buenos vecinos.

sara: está bien.

isabel: buenos días.

natalia: buenos días.

isabel: ay, qué rico huele.

natalia: hice "hotcakes".

isabel: mira.

natalia: ¿y esto?

isabel: ábrelo.

natalia: "para que nuestra

amistad nunca termine

y sepas que siempre

voy a estar ahí

cuando me necesites".

¿quién te lo regaló?

¿ricardo?

isabel: sí.

natalia: este ya se enamoró.

isabel: ay, no me digas eso,

que me da más culpa.

natalia: ¿por qué?

¿porque le diste el corto?

isabel: no.

ya hablé con él

y le pedí una disculpa.

natalia: ¿qué sientes

en realidad por él?

isabel: nada.

amistad simplemente.

el amor de mi vida es antonio.

natalia: lo has repetido

miles de veces,

pero déjame decirte

que suena como que te estás

convenciendo a la fuerza.

isabel: ¿por qué dices eso?

antonio es el ideal para mí.

somos iguales en todos

los sentidos.

en cambio,

jamás podré imaginarme

como pareja de ricardo.

natalia: ¿por qué?

isabel: ¿cómo te digo?

ricardo es como de otro

nivel social.

natalia: qué prejuiciosa

resultaste.

isabel: no es prejuicio,

es una realidad.

natalia: pero eso no te impide

que te la pases a gusto con él.

isabel: [ríe]

no.

ay, pero a veces me siento

como--como que lo estoy

utilizando.

y no está bien.

natalia: tú déjate querer.

ambas: [ríen]

isabel: ay.

emma: decidí ir a ver a isabel

porque me urgía enterarme

qué estaba pasando

entre ella y antonio.

y no sabes qué sorpresa

me llevé.

se están reconciliando.

eduardo: pues qué bueno,

me alegro que las cosas

se estén arreglando

entre ellos,

porque estoy pensando

en recurrir a la financiera

de guillermo.

emma: ¿no crees que se vea

muy oportunista?

eduardo: no.

finalmente es un préstamo,

les voy a devolver

todo el dinero.

solo quiero recurrir a él

para evitarme los trámites

engorrosos que solicitan

en cualquier otra financiera.

necesito hacer una inversión

muy fuerte, emma,

para poder ganar la licitación

de san telmo.

emma: sería estupendo

que la ganaras.

eso significa mucho dinero.

eduardo: imagínate si--

son por lo menos 25 tiendas

de autoservicio.

bruno: órale.

¿por qué sacaste tanto libro?

¿vas a dar clases o qué?

simón: ayer vinieron a visitarme

edwina, magda y vladimir.

bruno: ah, la familia completa.

o sea que, como quien dice,

faltó fidel.

no, ya sé, no me digas,

vinieron a pedir tu mano.

ay.

simón: vinieron porque edwina

le platicó a vladimir

del cohete,

y se moría de ganas de verlo.

bruno: ¿vladimir o ella?

simón: vladimir.

aunque edwina está muy

entusiasmada con la astrofísica.

bruno: ah.

simón: ¿creerás que compró

un libro?

y antes de que te burles,

me ofrecí a aclararle

cualquier duda que tuviera.

bruno: ah, mira.

qué casualidad,

a mí nunca quisiste enseñarme,

y a ella hasta clases

particulares le vas a dar.

simón: oye, oye, oye,

nunca te llamó la atención.

varias veces intenté

crear en ti el interés,

y no hubo manera.

bruno: sí, no,

la verdad es que no es lo mío.

simón: entonces, ¿para qué

reclamas? a ver.

bruno: pues no más por fregar.

[ríe]

oye, ¿y estás seguro

que a edwina de verdad

le interesa la astrofísica?

¿no será un pretexto?

simón: otra vez la burra

al trigo.

bruno: [ríe]

edwina: "la aeronáutica

es el estudio, diseño y factura

de aparatos mecánicos

capaces de elevarse en vuelo.

la aerodinámica es el estudio

del comportamiento del aire

cuando un objeto se desplaza

en su interior,

como los aviones.

estas dos ramas son parte

de la astrofísica".

santelices: buenos días.

edwina: buenos días--

ay, señor santelices.

santelices: ¿qué lee

tan entusiasmada?

edwina: es un manual

de astrofísica.

santelices: no pensé

que le interesara las ciencias.

edwina: no, ni yo tampoco.

lo acabo de descubrir.

ambos: [ríen]

edwina: y estoy fascinada.

siéntese, por favor.

¿qué se le ofrece?

¿en qué le puedo ayudar?

santelices: necesito que

me transfiera de mi cuenta

de inversiones a mi chequera,

por favor.

edwina: muy bien, permítame.

¿se sabe su número?

santelices: claro.

antonio: es increíble.

es que ni siquiera disimulan

que están armados.

sara: [resuella]

antonio: ¿entiendes lo que

te digo?

sara: sí.

tienes razón.

deberían de ser más discretos.

antonio: bueno, no solo eso.

pedro arango no debería

permitirles entrar armados

al restaurante.

en todo caso, que lo esperen

afuera en su coche.

sara: pues, sí,

sería lo más conveniente.

antonio: sara, si consigues

que esos escoltas

no entren al restaurante,

podría reconsiderar

lo del convenio.

sara: [resuella]

¿de veras?

antonio: sí.

siempre y cuando

se queden afuera.

sara: ay.

voy a decírselo a don pedro.

oye, gracias por el aventón.

antonio: ¿qué agradeces?

sara: [ríe]

buenos días.

laura: buenos días.

sara: buen provecho.

pedro: gracias.

sara: don pedro,

el ingeniero andrade

me dio un aventón y--

pedro: a ver, a ver.

por favor, siéntate.

sara: mire.

el ingeniero andrade

me dio un aventón

y me dijo que puede considerar

lo del convenio,

si sus escoltas

no entran al restaurante.

pedro: ¿el ingeniero andrade?

sara: ajá.

pedro: ¿no me habías dicho

que ya no tenías ningún tipo

de relación con él?

sara: no, no, no la tengo.

pero es que como se descompuso

mi coche y somos vecinos,

se ofreció a traerme.

pero cuando entramos,

vimos que sus escoltas

estaban enseñando sus armas

a la vista de todos.

laura: si tanto te interesa

el convenio con conatrol,

deberías darle el gusto

al ingeniero.

dile a tus hombres

que se queden afuera.

y no solo eso,

deberías pedirles

que sean más discretos.

pueden ahuyentar a la clientela.

la verdad, a mí tampoco

me parece que gente armada

entre al restaurante.

pero no me animaba a decírselo.

sara: [ríe]

pedro: por su culpa,

el imbécil del ingeniero andrade

canceló el convenio

que teníamos con conatrol.

los vio presumiendo sus armas.

¿cuántas veces les he dicho

que tienen que ser discretos?

>> disculpe, patrón.

no vuelve a suceder.

pedro: que sea la última vez

que les llamo la atención

por esto.

ustedes tienen que aparentar

que son mi escolta personal.

¡solo eso!

de ahora en adelante,

cuando estemos aquí,

me van a esperar afuera.

ustedes dos no vuelven a entrar

al molcajete.

>> sí, patrón, descuide.

pedro: ya hablé

con mis escoltas.

de ahora en adelante,

cuando yo esté aquí,

me van a esperar

en la camioneta.

sara: ah, qué bien.

pedro: entiendo la inquietud

del ingeniero andrade,

pero hubiera preferido

que él me lo dijera a mí

personalmente.

hablando se entiende la gente.

pudimos habernos evitado

muchas cosas.

sara: ¿qué le digo?

antonio es muy especial.

pero, si usted me lo permite,

yo le comento que usted accedió

a que sus escoltas no vuelvan

a entrar al molcajete.

pedro: adelante.

veamos si su vecino

tiene palabra

y reconsidera lo del convenio.

nada me daría más gusto

que continuar brindándole

servicio a los empleados

de la planta.

sara: va a ver que sí.

[ríe]

bueno, con permiso.

laura: voy a ver cómo va

lo del menú para hoy.

pedro: el ingeniero me resultó

más delicadito

de lo que esperaba.

habrá que bajarle los humos.

[música]

[música]

isabel: ricardo,

¿no te interrumpo?

ricardo: no.

tú jamás.

isabel: anoche por la inoportuna

de mi suegra no pude agradecerte

lo del libro.

me encantó,

y más la dedicatoria.

ricardo: no tienes nada

que agradecer.

¿cenamos juntos?

isabel: qué pena, pero no puedo.

tengo un compromiso.

ricardo: está bien,

no te preocupes.

será otro día.

isabel: bueno, no te quito

más de tu tiempo.

nos vemos.

ricardo: que tengas

un lindo día.

isabel: igualmente.

ay, me gusta hasta su voz.

¿qué onda conmigo?

¿qué me está pasando?

ricardo: ¿me estará evadiendo

o de verdad tendrá

un compromiso?

antonio: tráigame agua,

por favor, marina.

marina: sí, ingeniero.

antonio: ah, y hágame

una reservación para el vuelo

de esta tarde

a la ciudad de méxico.

marina: y su regreso,

¿para cuándo?

antonio: para mañana

a primera hora.

marina: está bien, ingeniero.

ah, ya tengo una lista

de restaurantes que pueden

sustituir al molcajete.

¿la quiere ver?

antonio: ¿los conoce?

marina: sí, por eso

se los sugiero.

la comida es buena, ¿eh?

antonio: de acuerdo.

entonces elija usted

y resuélvalo a la brevedad.

va a estar viniendo

mucha gente desde oaxaca.

marina: sí, ingeniero.

ahorita mismo lo hago.

antonio: y mi agua, por favor.

marina: ahoritita se la llevo.

pedro: jacinto, ¿en dónde andas?

jacinto: voy para mi casa,

patrón.

¿se le ofrece algo?

pedro: sí.

quiero que le des un susto

a un sujeto que anda

muy remilgoso.

jacinto: ¿no más un susto?

¿o quiere que me lo despache

de una vez?

pedro: solo un susto.

a ver si con eso se le quita

lo prepotente.

jacinto: ¿de quién se trata,

patrón?

pedro: del ingeniero

antonio andrade.

el nuevo director de conatrol.

jacinto: está bien.

hoy mismo el ingenierillo ese

la va a ver de cerca.

yo me encargo.

pedro: jacinto,

sin testigos.

jacinto: pierda cuidado, patrón.

[llaman a la puerta]

antonio: adelante.

rafael: ¿me mandó a llamar,

ingeniero?

antonio: sí, señor padilla.

quiero informarle

que voy a méxico esta tarde.

regreso mañana a primera hora.

¿podría hacerme el favor

de mandar mi auto a servicio?

aprovechando que no voy a estar.

rafael: sí, claro.

si quiere, yo lo llevo

al aeropuerto.

antonio: gracias.

[teléfono]

¿sí, marina?

marina: tiene llamada

de sara granados, ingeniero.

antonio: gracias, la tomo.

sara.

sara: acabo de hablar

con el señor arango.

le dije tu sugerencia

sobre sus escoltas

y lo solucionó de inmediato.

los hombres armados

ya no van a entrar

al restaurante.

antonio: me alegro.

sara: entonces, ¿podemos retomar

lo del convenio como me dijiste?

antonio: justo marina

estaba viendo ese asunto.

pero ¿qué te parece

que lo veamos a mi regreso?

yo tengo que ir al df,

pero mañana estoy de vuelta.

sara: de acuerdo.

¿te mandaron llamar

por algo urgente?

antonio: eh, no.

voy a arreglar otros asuntos.

sara: ah.

hablamos cuando vuelvas.

claro.

por eso le urgía

hacer las paces,

para irse a ver a la novia

con la consciencia tranquila.

a buen entendedor,

pocas palabras.

marina: dígame, ingeniero.

antonio: ¿ya hizo convenio

con algún restaurante?

marina: sí, ingeniero.

acabo de cerrar un trato

con los girasoles.

antonio: cancélelo, por favor.

voy a reconsiderar

el trato con el molcajete.

marina: ay, ingeniero.

primera vez que hago las cosas

a la velocidad que me las pide

y resulta que siempre no.

antonio: bueno, ¿y hay manera

de revocarlo?

marina: pues, había pedido

15 días de prueba.

antonio: entonces dejemos correr

los 15 días y volvemos

a replantear el asunto.

marina: sí, ingeniero.

con permiso.

antonio: aunque sea en esto,

no le voy a fallar a sara.

jacinto: va a salir alguien.

abusado.

>> sí.

jacinto: no, no es el auto

del ingeniero.

>> ah, bueno.

pepe: ándale, no seas gacho.

acompáñame a dejar el auto

del ingeniero al taller.

y ya de ahí de nos vamos

por unas chelas con nachitos.

nelson: pues es que no puedo.

tengo que llevar a mi chamaca

con el doctor.

pepe: háblale a tu mujer

y que ella la lleve.

nelson: ah, pues no puede.

está en casa de mi suegra,

ayudándole.

pepe: échale, mano.

con esos amigos,

¿para qué quiere uno enemigos?

ya, hombre.

sale.

nelson: ey, no te enojes,

hombre.

sara: me parece muy alto

el precio que están pagando

por las bebidas alcohólicas.

¿a quién le compran?

laura: a luis quiñonez.

sara: en el hotel

en el que yo trabajaba

había un proveedor

que surtía todas las bebidas

alcohólicas a muy buen precio.

laura: ¿y tienes modo

de contactarlo?

sara: sí.

tengo sus datos aquí

en el teléfono.

aquí está.

se llama arturo figueroa.

laura: háblale.

estaría muy bien conseguir

un mejor precio.

sara: sí, a ver.

jacinto: ahora sí es él.

pícale.

no lo vayamos a perder.

>> sí.

[música clásica]

pepe: qué gustitos

del ingeniero.

[música mexicana]

ándele.

[tararea]

jacinto: ahora es cuando.

ahora es cuando.

pepe: ¿qué pasa, imbécil?

jacinto: ¡hasta aquí llegaste,

méndigo ingeniero!

[música]

[música]

[disparos]

jacinto: vámonos.

sara: buenos días.

habla sara granados.

quiero hablar con el señor

arturo figueroa.

>> el señor figueroa

ya no trabaja con nosotros.

¿para qué asunto lo necesitaba?

sara: quería hacerle un pedido.

>> si gusta, la puede atender

otro representante.

sara: sí, por favor.

>> la voy a pasar

con el señor carlos esgueva.

sara: gracias.

carlos: buenos días.

carlos esgueva.

¿en qué puedo servirle?

sara: le llamo del restaurante

el molcajete.

quisiera que nos proporcionara

una lista de precios.

carlos: claro que sí.

¿dónde se encuentra usted?

sara: en san gaspar.

carlos: san gaspar.

curiosamente tengo que ir

a san gaspar mañana.

¿qué le parece si mejor

la visito en el restaurante?

sara: me parece perfecto.

el restaurante

se llama el molcajete

y está en la calle hidalgo.

carlos: ¿le parece bien

a las diez de la mañana?

sara: sí, me parece muy bien.

laura: ¿qué?

sara: mañana viene a las diez.

laura: perfecto.

[claxon]

nacho: ¿qué te pasa?

pepe: nachito.

nacho: pepe.

pepe: discúlpeme, es que--

nacho: ¿qué te pasa?

pepe: me trataron de matar.

nacho: ¿qué?

pepe: me encañonaron.

unos tipos me querían matar,

nachito.

nacho: ya cálmate, cálmate.

vamos a mi negocio,

para que te dé algo de tomar

y te tranquilices.

ya, tranquilo, tranquilo.

fidel: ¿qué haces, campeón?

vladimir: mi tarea de inglés,

papá.

fidel: oh, "very good".

vladimir: a poco sabes

hablar inglés.

fidel: "yes, very well".

"thank you, and you"

de repente es topo.

vladimir: papá, a ver,

¿cómo se dice pollito?

fidel: ay, pues bien fácil.

"chicken".

vladimir: guau, muy bien.

¿gallina?

fidel: ay, pues "chicken

mother".

vladimir: no, papá.

así no se dice, no seas burro.

fidel: "oh, my god".

"let's go to the rancho pancho".

agarra tu caballo, "horse".

"because to" bandido,

abre la puerta,

"open the door".

te quiero a la "window".

vladimir: [ríe]

fidel: ándale, ándale.

oye, ¿y para qué quieres

aprender inglés?

vladimir: quiero ser astronauta.

fidel: ¿astronauta?

a poco te gustaría

ir al espacio.

vladimir: sí.

en un cohete como el de simón.

fidel: ay, no.

estás igual que edwina.

eso del cohete es puro cuento.

se la cotorreó.

vladimir: no es cierto.

yo ya lo vi.

está padrísimo.

nacho: a ver.

toma.

es té de azahar.

te va a caer bien.

pepe: gracias.

nacho: ahora sí, pepe,

dime qué fue lo que pasó.

pepe: me encargó rafa

que llevara el auto

del ingeniero andrade al taller.

nacho: ajá.

pepe: iba de camino,

cuando de pronto,

me apareció una camioneta

de la nada.

y se bajó un tipo

de la camioneta,

con tremenda pistola,

me apuntó y me dijo:

"hasta aquí llegaste,

ingeniero".

yo metí reversa

y logré escaparme.

pero clarito oí

que disparó dos veces.

dos plomazos, nachito.

la vi cerca.

nacho: a ver, espera, espera.

¿te dijo "hasta aquí llegaste,

ingeniero"?

pepe: sí, sí, algo así.

nacho: a ver.

¿por qué te dijo ingeniero,

si tú no eres ingeniero?

pepe: ¿sí, verdad?

nacho: no iban por ti.

iban por el ingeniero andrade.

te confundieron,

porque estabas en su auto.

pepe: y yo sin deberla

ni temerla.

a buena hora me pidió rafa

que llevara el auto

del ingeniero al taller.

nacho: cálmate, tranquilo.

afortunadamente solo quedaron

sus--

rafael: ya voy para allá,

no te impacientes.

tuve que llevar al ingeniero

andrade al aeropuerto.

kike: claro.

para el ingeniero

sí tienes todo el tiempo.

en cambio para mí...

me dijiste que ibas

a llegar temprano.

rafael: no empecemos.

ya te dije que voy para allá.

[teléfono]

tengo que colgar.

está entrando una llamada.

¿bueno?

nacho: ¿rafa?

ven a mi negocio.

sí, sí.

le dispararon a pepe,

creyendo que era

el ingeniero andrade.

rafael: ¿qué?

¿cómo está pepe?

nacho: bien.

solo fue el susto.

rafael: voy para allá.

fidel: ¿no será que

se lo están imaginando?

¿cómo va a tener

un cohete en su bodega?

vladimir: te digo que sí, papá.

yo lo vi.

es de veras.

y si no me crees,

pregúntale a mi mamá.

ella también lo vio.

la tía edwina también.

fidel: ay, caray.

pues ahora hay que verlo.

[teléfono]

¿qué pasó, rafa?

no, no, no puede ser.

voy para allá.

campeón, me tengo que ir.

el deber me llama.

le dices a tu mami

que me tuve que ir.

vladimir: sí, papá.

fidel: pórtate bien.

antonio: gracias por ir

por mí al aeropuerto.

sebastián: ¿qué agradeces?

ya te extrañaba, titino.

antonio: ¿quieres algo de tomar?

sebastián: sí, dame un whisky,

por favor.

lástima que vengas

con tan poco tiempo.

antonio: solo vine a arreglar

las cosas con isabel.

sebastián: me da gusto

que te hayas decidido

a olvidar a sara.

antonio: tengo que hacerlo.

no puedo quitarle de la cabeza

que me burlé de ella.

y tú sabes que no fue así.

sebastián: si las cosas

están así, no le busques más.

podría ser todo lo encantadora

que quiera, pero sara y tú

son como tratar de mezclar

agua con aceite.

ey, la mujer ideal para ti

es isabel.

[teléfono]

antonio: es el mío.

¿bueno?

rafael: ingeniero,

qué bueno que lo encuentro.

le marqué a su celular,

pero no entra la llamada.

antonio: ah, vengo llegando

y se me olvidó prenderlo

cuando bajé del avión.

¿qué se le ofrece,

señor padilla?

rafael: sucedió algo delicado,

ingeniero.

le dispararon a pepe

cuando llevaba el auto de usted

al taller.

antonio: ¿cómo?

rafael: sí.

lo interceptaron en la carretera

y todos creemos que el atentado

era en contra de usted.

antonio: no, qué barbaridad.

¿y cómo está pepe?

rafael: bien, bien.

muy asustado, pero bien.

antonio: ¿y ya le avisó

al comandante chávez?

rafael: sí, ingeniero.

ya viene para acá.

estamos en el negocio

del ingeniero lópez.

antonio: bueno, ahora mismo

me regreso.

todavía alcanzo el último vuelo.

rafael: no, ingeniero,

tómesela con calma.

es más, justo ahora es mejor

que se mantenga en el df.

no es conveniente que esté aquí

hasta que no sepamos

cómo están las cosas.

y quédese tranquilo,

yo lo mantengo

informado de todo.

antonio: bueno, está bien.

mañana estoy ahí a primera hora

como lo tenía planeado.

que el jefe de seguridad

de la planta extreme

las medidas, por favor.

y me llaman

cuando terminen de hablar

con el comandante chávez.

rafael: sí, ingeniero.

antonio: gracias, señor padilla.

voy a estar esperando

su llamada.

sebastián: ¿qué pasó?

antonio: hubo un atentado.

y lo sufrió el empleado

que llevaba mi auto al taller.

piensan que iba contra mí.

sebastián: ¿y de dónde viene

la amenaza?

antonio: seguramente de parte

de los contrabandistas

de gasolina.

ya deben de estar enterados

que vamos contra ellos.

se ha estado filtrando

mucha información.

tengo que decirle

al ingeniero uribe.

marina: conatrol, san gaspar.

buenas noches.

rafael: marina, háblale al jefe

de seguridad de la planta,

por favor.

dile que extreme las medidas

de seguridad.

un tipo le disparó a pepe.

estamos seguros de que iba

en contra del ingeniero andrade.

marina: válgame dios.

¿cómo está pepe?

rafael: afortunadamente

no le dieron.

solo fue el susto.

el inge lópez lo encontró

y se lo trajo a su negocio.

aquí estamos con él.

marina: no lo puedo creer.

dile a pepe que me alegro mucho

que esté bien.

ay, dios.

nelson: ¿qué le pasó a pepe?

marina: pues alguien le disparó,

pero está bien.

rafa cree que iban en contra

del ingeniero andrade.

nelson: pues claro,

andaba en el auto del ingeniero.

¿y en dónde está?

marina: en el negocio

de nachito lópez, con rafa.

ay, ¿a quién me dijo

que le llamara?

ah, sí.

al jefe de seguridad.

antonio: ingeniero uribe,

buenas noches.

uribe: antonio, ¿cómo estás?

antonio: bien, gracias.

estoy aquí en el df.

uribe: [ríe]

¿y eso?

no sabía que ibas a venir.

antonio: vine de entrada

por salida, para solucionar

un asunto personal.

solo me quedo esta noche

y mañana me regreso a san gaspar

a primera hora.

uribe: me parece bien.

antonio: bueno, mi llamada

es para informarle

que el señor padilla

me acaba de informar

que josé gonzález,

un empleado de conatrol,

san gaspar, sufrió un atentado

mientras llevaba mi auto

al taller.

uribe: pero ¿qué--

oye, ¿cómo estuvo eso?

antonio: le pedí al señor

padilla que me hiciera el favor

de mandar mi carro al servicio

en mi ausencia,

y lo interceptaron en el camino.

bueno, afortunadamente

el señor gonzález está bien.

logró escapar,

pero esta demostración de fuerza

solo puede ser porque

los contrabandistas de gasolina

sienten que estamos sobre ellos.

uribe: por supuesto.

no puede haber otra explicación.

me alegro de que no te haya

tocado a ti.

y por ningún motivo te regresas

mañana a san gaspar.

te veo en mi oficina

a primera hora.

antonio: sí, ingeniero.

el ingeniero uribe no quiere

que regrese mañana a san gaspar.

lo voy a ver en su oficina.

sebastián: estoy de acuerdo

con él.

tu vida corre peligro

en san gaspar.

antonio: ni una palabra

a natalia ni a isabel.

por favor.

yo no quiero que se alarmen.

sebastián: cuenta con eso.

pero tal vez llegó el momento

de que te sustituyan, ¿eh?

antonio: ¿qué?

ni lo digas.

por ningún motivo voy a dejar

mi proyecto.

yo no voy a caer en el juego

de estos delincuentes.

sebastián: mira, no es juego.

te puede costar la vida.

antonio: como a cualquier

otro que pongan.

y eso no parará el proyecto.

no entiendo para qué

la demostración de fuerza.

sea conmigo o con otro,

el saqueo se va a acabar.

[música]

fidel: ¿te diste cuenta

si te iban siguiendo

desde que saliste de la planta?

pepe: no, fidel,

yo iba re campante.

¿cuándo me iba a imaginar

que la muerte me iba siguiendo?

fidel: ¿y cuántos eran?

pepe: no me fijé.

solo vi al tipo que se bajó

de la camioneta

y corrió hacia mí

con tremendo pistolón.

nelson: ¡pepe!

pepe, pepe.

¿cómo estás?

¿quién fue el desgraciado

que te disparó?

fidel: nelson, nelson,

tranquilo.

pepe está bien.

justo lo estoy interrogando.

nelson: pues agarre

a ese infeliz.

pepe es como mi hermano

y hay de aquel que le haga

algo, ¿eh?

rafael: ya, nelson,

tranquilízate.

afortunadamente

solo fue el susto.

deja que fidel haga su trabajo.

fidel: pepe, el tipo que

te disparó, ¿de qué lado

de la camioneta bajó?

pepe: no me acuerdo bien.

todo fue muy rápido.

rafael: trata de acordarte.

pepe: la camioneta se me cerró.

igual y bajó del lado

del copiloto.

pero no puedo asegurarlo.

fidel: lo más seguro es que iba

alguien más manejando.

este tipo de atentados

no lo realiza una sola persona.

pepe, tienes que acompañarme

a la comandancia, para que

reveas tu declaración

ante la mp y se realice

un retrato hablado del agresor.

pepe: sí.

rafael: esto es obra

de los saqueadores de gasolina.

¿quién más podría estar

interesado en atentar

contra la vida del ingeniero?

fidel: puede ser, rafa.

pero mi obligación es seguir

todas líneas de investigación.

vámonos, pepe.

pepe: sí.

nelson: maldito.

nacho: ¿qué dices, nelson?

nelson: eh--eh--pues maldito

al infeliz que le disparó

a mi amigo.

rafael: afortunadamente

se dio cuenta de que no era

el ingeniero andrade.

por eso no le disparó.

nacho: tienes razón.

pero el susto nadie se lo quita.

pobre pepe.

rafael: vámonos.

te doy un aventón a tu casa.

nelson: no, gracias, rafa,

voy aquí a casa de mi suegra.

vive aquí cerquita.

y me voy a pie,

para que me baje el coraje.

ahí nos vemos, nachito.

nacho: que te vaya bien.

le pegó duro la noticia, ¿eh?

se veía muy preocupado por pepe.

rafael: ¿cómo no?

estos dos son inseparables.

[timbre]

antonio: buenas noches.

isabel: antonio.

pasa, por favor.

antonio: gracias.

¿cómo has estado?

isabel: bien.

a pesar de que la última vez

que hablamos me quedé

con muy mal sabor de boca.

antonio: sí.

discúlpame.

tú sabes que yo no acostumbro

a tomar.

pero esa noche me encontré

con mis vecinos

y con ganas de limar asperezas,

me invitaron una copa.

y por la presión

que traía encima, bebí de más.

isabel: ¿y qué hacía

tu vecina ahí?

antonio: bueno, como me vio

tan tomado, fue a llevarme café

para que se me bajara

la borrachera.

pero eso fue justo

cuando entró tu llamada.

isabel: me parece

tan inverosímil,

pero te voy a creer.

antonio: bueno, es la verdad.

isabel: a pesar de todo,

me has hecho mucha falta.

antonio: yo también

te he extrañado.

isabel: le he dado vueltas

y vueltas a lo que ha sucedido

desde que te fuiste

a san gaspar

y, a pesar de todo,

estoy completamente segura

de que no concibo

la vida sin ti.

antonio: yo también

lo he pensado mucho.

isabel: ¿y a qué conclusión

llegaste?

antonio: a que estoy aquí

por el cariño que te tengo.

isabel: ¿solo cariño?

antonio: cuando digo cariño,

me refiero a las cosas en común

que tenemos,

a lo bien que nos llevamos,

a lo parecidos que somos.

además, hemos estado juntos

cuatro años.

isabel: ¿eso quiere decir

que estás pensando en que

retomemos nuestros planes?

antonio: sí, isabel.

a eso vine.

pedro: espero que me traigas

información importante.

interrumpiste mi partida

de dominó.

nelson: vengo a decirles

que hasta aquí llegué.

yo no trabajo con asesinos.

pedro: mucho cuidado

con lo que dices, animal.

nelson: solo digo la verdad.

mandó a matar al ingeniero

andrade.

y al que casi se cargaron

es a mi amigo pepe.

pedro: yo no tuve

nada que ver con eso.

nelson: ay, si solo a usted

le estorba el ingeniero.

¿para qué nos hacemos?

pedro: escúchame bien,

antes de que ordene

cerrarte la boca.

yo no soy de los que deciden

poner en riesgo sus negocios

con una bala.

por supuesto que el ingeniero

andrade me estorba,

pero si decidiera

deshacerme de él,

inmediatamente mandarían a otro.

yo no creo que conatrol

baje las manos por un muertito.

así que ¿qué caso

tendría matarlo? a ver.

dime.

nelson: mejor aquí le paramos.

pedro: eso lo decido yo.

tú a lo tuyo.

sigue proporcionándome

información.

y métete una cosa en la cabeza.

vale más un ejecutivo

que un miserable soplón.

¿te quedó claro?

y te voy a dar un consejo.

nunca menciones el nombre

de tus amigos,

porque cuando te quieran fregar,

ya saben por dónde.

¡lárgate!

localiza a jacinto.

dile que se esconda en lo que

se enfrían las cosas.

>> sí, patrón.

simón: ¿y esos policías, chepe?

chepe: ahí se van a quedar

toda la noche vigilando.

parece que se quisieron

escabechar al ingeniero andrade.

simón: caray.

¿cómo está antonio?

chepe: parece que bien.

creo que se fue a méxico.

los policías no me quisieron

contar más.

bruno: hay que hablarle a rafa

para que nos diga

cómo está el asunto.

simón: buenas noches.

chepe: ahí me dicen

qué averiguaron.

laura: esto de los balances

siempre ha sido un coco para mí.

no sabes cómo agradezco

que me ayudes.

vamos a terminar mañana.

te ves cansada.

sara: no, no, ya falta poco.

prefiero terminarlo ahora.

laura: está bien.

siempre y cuando aceptes

que te dé un aventón a tu casa.

ya es tarde y no traes coche.

sara: va, te lo acepto.

laura: [ríe]

isabel: ¿crees que sea momento

de volver a hablar de nuestra

boda o me estoy apresurando?

antonio: no, pues está bien.

¿para qué esperarnos más?

solo te pido que te encargues

tú de los preparativos.

lamentablemente tengo muy poco

tiempo para dedicarle a eso.

hasta no acabar con la primera

parte del proyecto,

yo no me puedo mover

de san gaspar.

isabel: ¿y después?

antonio: no lo sé.

la verdad es que la planta

me va a absorber completamente

hasta que logre solucionar

el tema del robo,

que fue para lo que me mandaron.

isabel: entiendo.

lo que menos quisiera

es ser una presión más para ti.

podemos esperar.

finalmente no tenemos

ninguna prisa.

casarse no es cualquier cosa

y me gustaría

que estuviéramos juntos

en todos los preparativos.

antonio: como tú quieras.

isabel: te amo, mi amor.

no lo olvides nunca, ¿sí?

¿te vas a quedar esta noche?

antonio: sí, claro.

isabel: voy a preparar

algo de cenar, ¿sí?

¿una pasta está bien?

antonio: sí, perfecto.

te ayudo.

isabel: no, no.

no me tardo.

antonio: "para que nuestra

amistad nunca termine

y sepas que siempre

voy a estar ahí

cuando me necesites".

[ríe]

isabel: ¿prefieres la pasta

al pesto o a la carbonara?

antonio: ¿quién te dio

este libro?

isabel: eh, natalia.

antonio: ah, bueno, vaya,

qué dedicatoria tan intensa.

"para que nuestra amistad

nunca termine y sepas

que siempre voy a estar ahí

cuando me necesites".

isabel: [ríe]

así es ella.

y de alguna manera lo que puso

en la dedicatoria es cierto.

es una gran amiga

y jamás me ha fallado.

y menos ahora

que no has estado conmigo.

ven.

ayúdame con la ensalada.

[música]

simón: pues qué bueno

que no pasó a mayores

y solamente fue un susto.

buenas noches, rafa.

nos estamos viendo.

bruno: ¿qué? ¿qué te dijo?

simón: resulta que rafa

le encargó a pepe

que llevara el carro de antonio

al taller.

cuando iba de camino,

confundieron a pepe con antonio.

se le cerró una camioneta.

bruno: no.

simón: se bajó un hombre,

lo encañonó.

bruno: ¿qué?

simón: como puedo se echó

en reversa y se les escapó.

bruno: bueno.

simón: sin embargo,

le dispararon.

bruno: ¿qué?

simón: afortunadamente

no le dieron y todo quedó

en un susto.

bruno: bueno, menos mal.

lo que sí está de preocuparse

es que si iban por antonio,

alguien le trae ganas.

simón: bueno, pues eso parece.

ya fidel está investigando.

bruno: está delicado el asunto,

¿eh?

bueno, como quiera, antonio

se salvó de pura casualidad.

pero ¿qué--quién habrá

querido echárselo?

simón: vaya a saber.

lo que sí es que de aquí

en adelante debe andarse

con mucho cuidado.

bruno: bueno, es que yo que él

me quedaba en méxico.

¿para qué arriesgarse?

bueno, ¿ya cenaste?

simón: no.

bruno: voy a prepararme

un sándwich, ¿quieres?

simón: eh.

[ríe]

sí.

oye, el mío sin cebolla.

[televisión]

sara: buenas noches.

pásate.

laura: muchas gracias.

sara: les presento a laura.

ella es mi jefa.

simón: mucho gusto.

simón esparza, para servirle.

el tío de sara.

laura: mucho gusto.

sara: y él es bruno.

laura: a él ya lo conozco.

hace poco me ayudó

a cambiar una llanta.

sara: laura es esposa

del señor pedro arango.

y la invité a pasar

porque me dio un aventón.

[televisión]

isabel: ¿qué ves?

antonio: nada importante.

isabel: mejor ponemos

algo de música, ¿no?

antonio: ah, déjalo así.

simón: ¿le ofrezco algo

de tomar?

laura: no, muchas gracias.

solo voy a estar un momento.

sara: ándale.

tómate un café con nosotros.

laura: se los acepto.

[ríe]

sara: voy por las tazas.

¿qué te pasa?

estabas muy sonriente

y, de pronto,

pusiste cara de entierro.

bruno: no me pasa nada.

laura: gracias.

bruno: bueno,

yo tengo que salir.

así que me despido.

buenas noches.

laura: buenas noches.

y gusto en saludarte.

simón: ¿supieron lo que le pasó

a pepe gonzález,

el que trabaja en conatrol?

sara: no, ¿qué pasó?

simón: sufrió un atentado.

lo interceptaron justo

cuando llevaba el carro

de antonio a servicio.

sara: ¿qué?

¿el carro de antonio?

simón: sí.

rafa y fidel piensan que iban

por antonio, no por pepe.

sara: no, seguro iban

por antonio.

lo voy a llamar.

simón: no está aquí.

está en el df.

[timbre]

antonio: ¿esperas a alguien?

isabel: no, a nadie.

[teléfono]

antonio: bueno, déjame,

voy a ver.

isabel: contesta la llamada,

yo voy a ver quién es.

antonio: ¿sara?

bueno.

ricardo: buenas noches.

vine a ver si habías

terminado tu compromiso.

antonio: no me imaginé

que me llamaras.

sara: me acabo de enterar

de lo que le pasó al empleado

de conatrol.

iban contra ti, antonio.

te lo ruego,

por lo que más quieras,

no regreses a san gaspar.

no pongas en peligro tu vida.

aunque ese signifique

que yo jamás te vuelva a ver.

Cargando Playlist...