null: nullpx
Cargando Video...

La Vecina Capítulo 13

30 Abr 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

ricardo: ¿lograste hablar

con antonio?

isabel: sí, me dijo que adelantó

su vuelo, llega hoy en la noche.

ricardo: ¿le dijiste

que estaba aquí?

isabel: no, ¿para qué?

no creo que le haga gracia.

dime una cosa,

¿el ingeniero uribe

presionó mucho a antonio

para que se fuera a san gaspar?

ricardo: tanto como obligarlo,

no.

se lo propuso y antonio aceptó.

creo que la idea

de sacar adelante

la planta se san gaspar

fue lo que le gustó.

isabel: y si lo logra,

uribe va a estar muy contento

con él, ¿no?

ricardo: mm, sí.

y eso

le abre muchas posibilidades

para el futuro.

isabel: ¿y a ti

no te hubiera gustado

que te dieran esa posibilidad?

ricardo: sí, por supuesto.

y la hubiera tomado,

al igual que antonio.

pero se la dieron a él

y no a mí.

ahora, lo que me queda a mí

es apoyarlo.

si le va bien a él,

le va bien a conatrol.

y si le va bien a conatrol,

nos va bien a todos, ¿no?

pedro: ¿por qué

esa desconfianza?

aunque lo duden, lo único

que pretendo es ayudar

a la gente de la región.

quiero proponerles planes

que les beneficien.

y ustedes dos podrían ayudarme.

simón: no cuente con nosotros.

para beneficiarnos

no necesita intermediarios.

mejóreles el precio cuando

les compra sus cosechas y ya.

deje de ahorcarlos

con préstamos impagables.

y en lo que se refiere al dinero

que necesitamos,

usted sería la última persona

a la que se lo pediríamos.

buenas tardes.

guille: qué tal,

lo mandaste a calacas

sin boleto de regreso, ¿eh?

simón: que le quede claro

de una vez.

lo que me gustaría saber

es cómo se enteró

del préstamo.

guille: seguramente

nos vio salir del banco

y se lo imaginó.

no sé, ven,

te quiero enseñar algo.

ricardo: ¿generalmente trabajas

con música clásica?

isabel: sí, me ayuda

a concentrarme.

ricardo: ¿a esperar

a que llegue la musa

de la inspiración?

isabel: [ríe]

eso de la musa es un mito.

lo único que vale, como en todo,

es trabajar.

ricardo: pienso lo mismo.

isabel: también antonio.

para él,

el trabajo es prioridad.

bueno, por lo menos

hasta que se fue a san gaspar

era así.

antes jamás iba a fiestas,

ahora lo hace hasta

con desconocidos.

ricardo: si te mudas a vivir

a un lugar donde no conoces

a nadie, no puedes aislarte.

tienes que convivir,

digo, aunque sea

con los vecinos.

isabel: o sea

que si ti te invitan

a una fiesta, ¿irías?

ricardo: ¿por qué no?

isabel: ¿al grado de perderte

un fin de semana?

ricardo: ¿qué explicación

te dio de eso?

isabel: que todo

fue circunstancial.

ricardo: bueno, si lo dice

por algo será.

isabel: ¿no te parezco

una tonta?

ricardo: ¿nonta?

no.

enamorada, sí.

[celular]

permiso.

ay--

sí, licenciado, dígame.

licenciado: solo le llamo

para confirmar

que ya se le envió

el boleto de avión

a la señorita granados.

llega mañana en el vuelo

de las siete am.

le da tiempo justo para llegar

a conatrol antes de las diez.

ricardo: perfecto,

muchas gracias.

isabel: ¿quieres un café?

ricardo: ¿qué te parece si ese

te lo invito yo otro día?

isabel: me parece perfecto.

ricardo: así podemos seguir

hablando de música, de pintura

y de muchas otras cosas.

isabel: de acuerdo.

ricardo: te agradezco mucho

que me hayas invitado.

disfruté mucho tu compañía.

isabel: gracias.

¿te acompaño?

ricardo: sí.

quintín: anduve investigando

por toda la zona,

nadie vio al difunto.

fidel: ¿te diste una vuelta

al lugar donde encontraron

el cuerpo?

quintín: sí, jefe.

lo que me extrañó

es que no encontré

huellas de coche,

ni tampoco alguna botella

de vino.

fidel: seguro se ahogó

en otra parte de la ciénaga

y la corriente lo arrastró

hasta el lugar

donde lo encontraron.

quintín: eso puede ser.

usted me dice qué procede.

fidel: no, pues,

no podemos hacer nada.

ni modo, se va a la fosa común.

quintín: ¿se le ofrece algo más?

fidel: no, no, puedes retirarte.

oye, quintín.

quintín: sí, jefe.

fidel: ¿juegas fútbol?

samuel: ¿qué le traigo

de postre?

tenemos gelatina de naranja

y arroz con leche.

antonio: no, nada, gracias.

solo la cuenta, por favor.

samuel: no hay nada que pagar,

ingeniero.

alguien me mandó para avisar

que venía.

su consumo se carga

a la cuenta de conatrol.

antonio: no, por favor.

tráigame la cuenta,

mi consumo es personal.

no lo cargue a la de conatrol.

samuel: nachito

siempre lo hacía,

hasta los domingos,

que venía con su familia.

antonio: yo no soy

el ingeniero lópez,

tráigame la cuenta.

pedro: disculpen, buenas tardes.

¿qué sucede?

samuel: aquí el ingeniero

que no quiere

que le carguemos su consumo

a la cuenta de conatrol.

él es el nuevo director

de la planta.

pedro: mucho gusto, ingeniero.

pedro arango, para servirle.

¿cómo se ha sentido

aquí en san gaspar?

antonio: bien.

pedro: aquí apreciábamos mucho

a nachito lópez,

¿por qué lo removieron?

antonio: decisiones

de la empresa.

samuel: su cuenta, ingeniero.

antonio: gracias.

pedro: perdón, la casa invita.

antonio: no, no es necesario.

con permiso.

pedro: pero qué tipo más pesado.

habrá que ablandarlo.

verónica, mi café.

cheo: sorpresa.

sara: [ríe]

pasa, cheo.

cheo: te traigo buenas noticias.

hablé con mi jefe y me dijo

que te va a dar trabajo

en la agencia.

¿cómo la ves?

sara: ay, cheo,

de verdad te lo agradezco,

pero ya no va a ser necesario.

cheo: ¿cómo que no va a ser

necesario?

¿qué ya no piensas trabajar

o te vas a quedar atendiendo

la lavandería?

¿o qué?

sara: no, mañana me voy

a la ciudad de méxico.

me citaron para ver

lo de mi trabajo en conatrol.

cheo: ¿otra vez ese tipo?

por lo visto no le bastó

con la visita que le hice.

sara: ¿qué visita, cheo?

cheo: eh, em--

yo--

fui a ponerlo en su lugar.

a dejarle claro que tú

eres mi mujer.

y que te dejara en paz.

sara: ¿dónde?

cheo: en el mismísimo conatrol.

y delante de sus empleados.

pero parece que no entiende,

el infeliz.

sara: no tenías por qué

haberte ido a meter

al trabajo de antonio, cheo.

cheo: estoy en todo mi derecho

de defender lo que es mío.

sara: no hables de mí

como si yo fuera

de tu propiedad.

me choca.

y ya veo que todo

lo que me viniste a decir ayer

era puro cuento.

eres el mismo de siempre.

y yo no voy a estar con un tipo

que se comporta así.

cheo: ¿ahora soy un tipo?

cuando antes era el hombre

de tu vida.

sara: tú lo has dicho, cheo.

antes.

cheo: ¿antes de qué?

¿antes de conocer

al imbécil ese?

sara: ya te dije

que no tengo nada con antonio.

pero eso no quita

que ya no te quiera ver.

cheo: óyeme bien.

cuando ese tipo,

tenga lo que quiere

y se deshaga de ti,

te vas a acordar que cambiaste

lo más por lo menos.

>> gracias, ligia.

ligia: de qué, ingeniero.

>> buenas tardes, ricardo.

ricardo: buenas tardes.

>> ingeniero,

¿es cierto eso de que andrade

quiere contratar a su aventura

de fin de semana

para que le atienda

lo del apoyo a la comunidad

de san gaspar?

ricardo: ¿de dónde sacas eso?

me parece

que le están inventando

demasiadas cosas

al pobre de andrade

por una tontería que cometió.

>> es que,

si no es solo un rumor,

sería demasiado grave,

¿no crees?

ricardo: sí, gravísimo.

por lo mismo,

no me parece creíble.

antonio no es de esos.

a menos que haya olvidado

las normas y la ética

de la empresa.

deben ser solo rumores,

olvídalo.

sara: es un tonto.

¿cómo se le ocurre ir

a armarle un escándalo

a antonio?

y menos a conatrol.

mercedes: ay, qué vergüenza.

pero ¿qué tiene cheo

en la cabeza?

sara: espero que

no le haya causado

ningún problema grave.

mercedes: ¿y antonio

no te comentó nada?

sara: no.

ay, eso habla de su nobleza.

se lo guardó pudiéndomelo

haber reclamado.

mercedes: antonio es un hombre

con muchas cualidades, hija.

cada vez me sorprendo más.

sara: ay, yo también.

mercedes: y lo más sorprendente,

que a pesar

de las impertinencias de cheo,

te consiguió el trabajo.

ese hombre sí tiene palabra.

sara: pues, sí.

mercedes: ay, hija,

¿no será que--?

sara: no, no, no, mamá.

ya sé lo que estás pensando,

y es solo trabajo, nada más.

él tiene su novia.

ya me lo dejó muy claro.

mercedes: pues, sí,

también eso es cierto.

sara: cheo está tonto si cree

que antonio quiere sacar

alguna ventaja de mí.

me lo demostró

todo el fin de semana.

no hizo más que portarse

como todo un caballero.

mercedes: ¿y qué va a pasar

con él?

sara: para mí el asunto

se acabó.

aunque me lo prometa,

cheo no va a cambiar nunca.

su modo de ser es más fuerte

de lo que pueda sentir por mí.

mercedes: sí, eso sí, eso sí.

>> ¿cómo te fue?

cheo: mal.

se me salió decirle a sara

la que fui a armar a conatrol.

>> pues que si serás bruto.

seguro te mandó a volar,

¿verdad?

cheo: ¿y qué esperabas?

soy un imbécil.

>> no, aquí no se desmiente

a nadie, eh.

¿y por qué se lo dijiste?

cheo: me hizo enojar, y ahora

resulta que le hablaron

de conatrol méxico

para que se presentara mañana

a una entrevista.

>> ah, o sea que sí

le van a dar la chamba.

cheo: pues, eso parece.

>> pero entonces, ¿por qué

se regresó a san gaspar?

¿no que no la iban a contratar?

cheo: no tengo idea.

pero por lo que haya sido,

no me gusta nada.

tengo que encontrar la forma

de evitar que vaya a méxico.

>> bueno, pues,

yo que tú no le movía.

ya, acepta que lo que tú tienes

con sara ya se acabó.

cheo: no, yo no voy a dejar

que ese infeliz me la quite.

[teléfono]

juancho, ¿dónde andas?

juancho: pues, voy a mi casa.

cheo: necesito que averigües

a qué hora sale mañana

el vuelo de sara.

juancho: ¿cuál vuelo?

cheo: sara se va a méxico

a una entrevista de trabajo

en conatrol.

tengo que impedir que se vaya

a como dé lugar.

averigua a qué hora sale

su vuelo y me avisas.

sí, sí, en cuanto te vea te doy

el dinero que te prometí.

>> ¿y qué vas a hacer?

cheo: evitar que sara se suba

a ese avión.

sebastián: hola, pilar.

pilar: hola.

sebastián: ¿está el licenciado

silva?

pilar: no, ingeniero,

tuvo que salir

fuera de la empresa.

¿se le ofrece algo?

sebastián: quería hablar

con él sobre unas--

¿usted sabe algo sobre

una contestación que pidió

el ingeniero andrade

para la planta de san gaspar?

pilar: sí, ingeniero, según sé,

ya se está tramitando.

pero no estoy autorizada

para darle más información.

sebastián: sí, sí, claro.

entiendo.

gracias de todos modos.

pilar: de qué, ingeniero.

antonio: sebastián,

no te puedo atender ahora.

estoy ocupado.

te veo en el aeropuerto

y hablamos lo que quieras,

llego a las siete.

marina: ¿qué tal estuvo

la comida, ingeniero?

antonio: más o menos,

¿por qué se hizo convenio

con ese restaurante?

marina: a nachito--

al ingeniero lópez le gustaba,

decía que lo trataban muy bien.

antonio: ah, me imagino.

como sea,

¿el dueño sabe quién es?

marina: cómo no,

don pedro arango,

un hombre muy respetable.

antonio: pues, a mí

no me gustó nada.

marina: ¿por qué, ingeniero?

antonio: anda con gente armada.

marina: ah, sí,

son sus escoltas,

siempre los trae.

antonio: pues, a mí

la gente armada no me gusta.

vea si podemos hacer el convenio

con otro restaurante, por favor.

recojo las cosas

y salgo para el aeropuerto.

marina: ingeniero.

su pase de abordar

está en su escritorio.

antonio: gracias, marina.

marina: de nada.

[suspira]

a este nada le parece.

pedro: espérate.

samuel: dígame, don pedro.

pedro: ¿cómo supiste

que se trataba

del nuevo ingeniero de conatrol?

porque dudo mucho

que con lo antipático que es,

haya llegado presentándose,

¿verdad?

samuel: me hablaron de la planta

para avisarme que venía

para acá.

pedro: cuando vuelva a venir,

no quiero que le aceptes

su dinero.

y le vas a decir

que es una orden mía.

samuel: sí, señor.

laura: hola.

samuel: hola.

laura: gracias.

¿a qué hora llegaste?

pedro: ya tenía rato,

¿en dónde andabas?

laura: fui a comprar unas cosas

que hacían falta.

pedro: mi vida,

te puse este lugar

para que tuvieras algo

en qué entretenerte,

si necesitas algo,

solo dímelo y yo mando

a uno de los muchachos.

estuvo aquí el nuevo director

de la planta de conatrol.

el que vino a suplir

a nachito lópez,

antonio andrade

creo que se llama.

si vuelve a venir,

quiero que me hables

inmediatamente para avisarme.

laura: no lo conozco,

¿cómo lo--?

pedro: samuel lo atendió.

ordénale que te avise,

solamente.

se ve que es un tipo

muy especial

y me interesa mucho

seguirle dando servicio

a la planta.

así que hay que atenderlo

muy bien, ¿me escuchaste?

laura: no te preocupes.

voy a checar el menú

de mañana.

[música]

[música]

fidel: a ver, a ver.

agarre cada quien un balón,

muévanse, vámonos.

el domingo vamos contra

el inter de san bartolo.

va en penúltimo lugar

de la tabla.

y aunque parezca un partido

fácil, recuerden que no hay

enemigo débil.

no quiero sorpresas.

>> ¿qué le preocupa?

si los vamos a golear.

>> aquí está, papá.

fidel: lo mismo me dijiste

el domingo pasado

y nos terminaron ganando.

gracias, mi hijo.

a ver, nelson,

deja tu balón ahí

y pasa al centro.

nelson: ¿y ahora?

fidel: ya verás, ya verás,

con esta dinámica sueca

vamos a agudizar

el sentido del oído.

no necesitan ver a su compañero

para saber dónde está.

con solo escucharlo, basta.

ten, cúbrete los ojos con esto.

cuando toque el silbato

al grito de "va"

todos le tiran el balón

a nelson.

él tiene que ubicarlos

y voltear de inmediato.

>> papá, es que si no--

fidel: espérame,

ahorita me dices, campeón,

no me interrumpas.

¿listos?

todos: listos.

[silbato]

nelson: venga.

¡ah!

antonio: ¿dónde estás?

ah, ya, ya te vi.

sebastián: qué hubo, ¿todo bien?

antonio: sí, bien,

bendito clima.

sebastián: te ves

medio maltratado, hermano, ¿eh?

¿no te han tratado bien

en san gaspar, o qué?

antonio: no, estoy cansado.

trabajé toda la noche

y todavía no termino

con lo que tengo

que presentarle mañana a uribe.

sebastián: oye, dime una cosa,

¿estás pensando

en contratar a tu vecina

para el departamento de apoyo

a la comunidad?

antonio: se llama sara.

sara granados.

y sí, estoy solicitando

su contratación.

sebastián: a ver,

¿dónde tienes la cabeza?

eso es un gran error, antonio.

antonio: yo le prometí

conseguirle trabajo,

y se lo voy a cumplir.

sebastián: no seas bruto,

antonio.

hay un rumor de que

le quieres dar trabajo

a tu movida.

antonio: me importan poco

los rumores.

yo sé lo que estoy haciendo

y no hay nadie mejor que ella

para tratar con la comunidad.

es muy abierta, y eso es

lo que le gusta a la gente

de por allá.

es un asunto

estrictamente laboral.

sebastián: ¿estás seguro?

antonio: totalmente.

y otra cosa, ya que estamos

hablando de ella.

sara no es una golfa

como dijo isabel.

es una muchacha de familia.

exageradamente honesta y franca,

sin ninguna mala intención.

hasta diría que se pasa

de ingenua.

y todo lo que pasó

el fin de semana

fue meramente circunstancial.

tiene un especial imán

para traer problemas.

y yo para dejarme arrastrar

por ellos, nada más.

sebastián: [suspira]

ay.

qué barbaridad.

ricardo: no, qué cosa

tan más fea.

[teléfono]

bueno.

ah, eres tú.

>> ¿cómo estás, mi hijo?

ricardo: apurado.

tengo que salir,

¿qué se te ofrece?

>> nada, solo que hace mucho

que no me llamas.

ricardo: estaba muy ocupado.

>> entiendo, siendo alguien

tan importante en conatrol.

¿cuándo vienes para pachuca?

ricardo: no sé, no sé,

no creo que pronto,

no tengo tiempo.

>> ay, hijito, te extraño.

ricardo: ay, ya, por favor,

no empieces con tus chantajes,

ya voy a ver cuando voy, ¿sí?

te aviso, ahora tengo que salir,

bye.

>> sí, hijo,

que te vaya bien.

ricardo: no, qué le verá isabel

a todo esto.

juancho: acaba de venir

la señora remedios

por su ropa.

mercedes: ya sé, nos la

encontramos acá afuera.

sara: ajá.

juancho: ¿dónde andaban?

sara: fuimos a comprar

unas bolsas.

mercedes: tu hermana

se va mañana a méxico.

para una entrevista de trabajo.

juancho: órale, qué buena onda.

¿y a qué hora te vas?

sara: a las siete de la mañana.

antonio: ¿qué te parecen

las propuestas?

sebastián: novedosas, ¿eh?

no se parecen en nada

a lo que hemos venido escuchando

de propuestas anteriores,

me gusta.

antonio: bien.

me falta relacionar

algunos datos

con las proyecciones

que venía manejando

el ingeniero lópez.

sebastián: ok, te ayudo,

pero yo necesito café

para calibrar estas horas, ¿eh?

antonio: yo también.

[llaman a la puerta]

sebastián: ¿abro?

antonio: sí, por favor.

sebastián: voy.

isabel: buenas noches,

sebastián.

sebastián: hola.

buenas noches.

isabel: no te ves nada bien.

¿qué tienes?

antonio: solo cansancio.

anoche no dormí nada preparando

la propuesta que tengo

que presentar mañana.

y aún no terminamos.

isabel: por mí no te preocupes,

solamente quería saber

si querías que cenáramos juntos.

pero mejor me voy de una vez.

antonio: no, no, no, sí,

cenemos, por favor.

lo que sí es que no voy a poder

ayudarte.

isabel: no, no te preocupes,

yo hago absolutamente todo.

sigue trabajando, ¿ok?

sebastián: siendo así,

creo que el que está de sobra

soy yo, me retiro.

si me necesitas más tarde,

me llamas, ¿eh?

antonio: gracias.

sebastián: provecho.

bye.

isabel: bye.

cheo: ¿a las siete de la mañana?

juancho: eso me dijo.

acuérdate

de lo que me prometiste.

cheo: está bien,

en cuanto te vea te lo doy.

no se te ocurra decirle a sara

que hablaste conmigo.

>> ¿qué pasó?

¿ya averiguaste a qué hora

se va sara?

cheo: a las siete de la mañana,

así que tiene que estar

en el aeropuerto a las seis.

>> ¿y qué piensas hacer?

¿secuestrar el avión?

[ríe]

cheo: juancho, otra vez yo.

¿puedes hablar

sin que te escuchen

sara o tu mamá?

juancho: sí, estoy en mi cuarto.

cheo: escúchame bien.

si no me fallas,

no solo te voy a dar

el dinero que te debo,

te doy el doble.

juancho: ¿qué hay que hacer?

cheo: mañana, como a las cuatro

de la madrugada,

tienes que fingir

que te sientes muy mal.

que algo te duele mucho,

patalea y toda la cosa.

juancho: ah, ¿y eso para qué?

cheo: sara no se va a ir

a méxico,

sabiendo que estás enfermo.

seguro te va a llevar al doctor.

juancho: ay, no manches,

no me va a creer.

cheo: ahí tú sabes si quieres

que el ingenierito ese

sea tu cuñado y no yo.

juancho: está bueno,

a ver si no nos cachan.

guille: ni señas del señorito.

las luces de su depa

están apagadas.

simón: bueno, después

de la última que le hicieron,

seguramente

se ha de estar quedando

en un hotel.

guille: [ríe]

que no aguanta nada.

¿quieres algo de tomar?

simón: agua.

fíjate que estaba pensando

en lo del préstamo.

guille: ¿y?

simón: creo que vale la pena

correr el riesgo, ¿no?

mañana mismo vamos al banco.

guille: qué bien,

creo que alguien

se va a poner bastante feliz

cuando te vea.

simón: no empieces.

guille: [ríe]

pedro: ¿qué has averiguado

del aditivo que quiere usar

el ingeniero andrade?

>> hasta ahorita nada,

solo lo que le dije.

pedro: hoy lo conocí.

qué tipo tan más antipático.

>> y reteenojón.

la gente de la planta

no está nada a gusto con él.

pedro: qué bien,

igual y por eso dura poco.

>> lo dudo,

parece que está muy bien parado

en méxico.

pedro: pero algún punto débil

debe de tener.

y tú te vas a encargar

de averiguarlo.

>> eso ya todos lo sabemos,

le encantan las mujeres.

no sé si se enteró

que se perdió con la vecina.

en san gaspar no se hablaba

de otra cosa.

pedro: ¿tú conoces a esa mujer?

laura: ah, la he visto

una o dos veces,

es sobrina de simón esparza.

usted debe de conocerlo,

el agricultor.

[música]

[celular]

juancho: ¿qué onda, ricky?

ricky: me acabo de comprar

el nuevo juego de fút.

vente, ya sé que--

juancho: no creo que mi jefa

me de permiso.

ricky: pues, escápatele.

vente, aunque sea un ratito,

ándale, no seas gacho.

juancho: está bueno,

voy a ver cómo le hago.

mamá, al rato vengo,

voy a la casa de ricky.

mercedes: no, olvídalo,

mañana tienes escuela.

juancho: ay, no me tardo,

nada más voy un rato y ya.

mercedes: juancho,

te estoy hablando.

juancho.

[suspira]

condenado, siempre hace

su santa voluntad.

ay, dios.

sara: ¡mamá!

¿cómo ves esto

para la cita de mañana?

mercedes: ay, hija,

te ves preciosa.

isabel: ¿por qué no descansas

un rato?

ya son más de las 12

y no has parado.

antonio: todavía

me falta muchísimo,

me duermo un rato

y me sigo de largo.

tengo que terminar.

isabel: entonces mejor

te dejo trabajar.

antonio: gracias, amor,

mañana hablamos.

isabel: sí, mañana hablamos.

que termines.

antonio: gracias.

[claxon]

sara: ahí está, ya llegó.

mercedes: voy a prenderle

una vela a san juditas tadeo

para que se te haga

lo del trabajo.

sara: ay, gracias, ma.

mercedes: cuídate mucho,

mi hijita.

sara: sí, ma.

me despides de juancho.

mercedes: ay,

condenado escuincle,

ya se le está haciendo costumbre

no llegar.

nada más porque sé que está

en casa de ricky,

me quedo tranquila.

pero me va a oír.

sara: jálale las orejas,

pero ya no las corras.

mercedes: ay--

sara: nos vemos a la noche, ma.

mercedes: suerte, mi amor.

sara: gracias, ma.

mercedes: [suspira]

juancho: la torre,

me quedé dormido.

cheo me va a colgar.

[resopla]

cheo: a la hora de comida

me aparezco por su casa

y cuando la vea

me hago el sorprendido.

eres un genio, eliseo gonzález.

[celular]

¿qué pasó, juancho?

¿funcionó?

¿cómo que falló el plan?

eres un imbécil.

antonio: [suspira]

ligia: conatrol, buenos días,

¿en qué puedo servirle?

antonio: buenos días, ligia.

ligia: ingeniero andrade,

buenos días.

¿ya está en el df?

antonio: así es,

¿me puede hacer el favor

de darme mi agenda de hoy?

ligia: a las diez,

reunión con la junta directiva.

dos de la tarde,

comida con el ingeniero uribe.

antonio: ¿comida de trabajo?

ligia: no lo sé,

pero supongo que sí.

antonio: ¿quién más va?

ligia: solo usted.

antonio: ¿qué más?

ligia: a las cuatro,

cita con el licenciado silva,

jefe de personal.

antonio: ¿y eso?

ligia: quiere hablar con usted

sobre una contratación

que solicitó.

antonio: bien.

ligia: a las cinco, reunión

con el ingeniero méndez.

a las seis,

con el jefe de departamento

de inspección de ductos.

y a las siete y media

con su papá.

antonio: ¿con mi papá?

ligia: llamó ayer

y me pidió que, por favor,

lo anotara en sus citas

para hoy.

antonio: está bien.

supongo que no hay más, ¿o sí?

ligia: no, tiene un día

pesadísimo, ingeniero.

trate de venir de buen humor.

antonio: aunque no lo crea,

mi humor mejora notablemente

en este clima.

>> ¿adónde

la voy a llevar, señorita?

sara: a las oficinas

de conatrol, por favor.

>> muy bien, súbase,

adelante.

sara: gracias.

isabel: de momento

no puedo tomar tu llamada,

después del tono deja

tu nombre y número de teléfono.

en cuanto me sea posible

me comunico contigo.

antonio: isabel, siento mucho

que anoche no haya sido

lo que esperabas.

discúlpame.

estaba realmente muy ocupado

con el informe que tengo

que presentar hoy.

gracias por la cena,

estuvo muy rica.

y hoy tengo un día muy ocupado

en citas, juntas.

yo te llamo,

va a ser muy difícil

comunicarse conmigo.

te quiero.

>> bueno, por lo menos

se dio cuenta de que anoche

se portó bastante seco contigo.

y además dijo "te quiero".

isabel: pues, sí,

pero me preocupa su frialdad.

su desapego conmigo.

por mucho trabajo que tuviera,

pudo haber sido algo cariñoso

conmigo.

y nada, frío como témpano

de hielo.

>> bueno.

antonio nunca ha sido

muy cálido que digamos.

isabel: conmigo, sí.

>> ¿piensas que te sigue

mintiendo?

isabel: no, y eso es lo peor.

creo que está dejando

de quererme.

>> ay, amiga, ¿qué te digo?

eso sí es para preocuparse.

pero no lo juzgues

por lo de anoche.

cuando terminen sus juntas

va a dejar de estar agobiado.

y entonces sí

vas a poder formarte

un mejor juicio.

estoy segura que una vez

que deje al lado

la presión del trabajo,

va a ser otro contigo.

isabel: ¿y si no?

[música]

antonio: buenos días.

sebastián: ¿qué hubo, cretino?

siéntate.

¿cómo te fue anoche?

antonio: más o menos.

sebastián: ¿discutiste

con isabel?

antonio: no, no,

me concentré en el trabajo

y terminó yéndose.

sebastián: bueno,

estabas hasta el cuello,

eso se entiende.

antonio: no creo que ella

lo entienda.

debe estar pensando

que venía cansado,

pero no de trabajar.

sebastián: ¿de estar

con la vecina?

antonio: sí, y si dijeras sara

en lugar de la vecina,

estaría mejor.

sebastián: como tú digas,

¿te reclamó algo?

antonio: no, ella no es así.

sebastián: entonces, ¿cómo sabes

que estaba pensando eso?

antonio: porque hace un rato

la llamé y no me contestó.

y ella siempre

se levanta a las siete,

prepara café y empieza a hacer

trazos en su bloc de dibujo.

así que puedo jurarte que estaba

con una taza de café mirando

la contestadora.

sebastián: o sea que está

que se la lleva el diablo.

y esta vez, por algo

que no hiciste.

antonio: no, pero me merezco

su desconfianza, ¿no?

sebastián: no, no, hombre,

claro que no, ¿cómo crees?

si no has dado

ni un solo motivo--

antonio: ay, por favor,

sebastián, sin ironías.

sebastián: ¿y aún así quieres

contratar a la veci--?

¿a sara?

antonio: sí, se lo prometí

y lo voy a cumplir.

sebastián: tal parece

que hay algo más

que solo cumplir una promesa,

¿eh?

¿qué te pasa con ella, antonio?

¿te enamoraste?

sara: disculpe.

¿podría subir su ventana?

es que tengo un poquito de frío.

>> claro que sí.

sara: gracias.

oiga, qué tráfico.

¿no habrá pasado algo?

>> no, señorita,

esto es de todos los días.

sara: qué horror.

¿y cómo le hacen

para llegar a tiempo?

>> pues, aquí la gente

se toma como dos horas, o más,

para llegar a cualquier lado.

sara: ¿dos horas?

uy, con lo que llego

de progreso a san gaspar.

¿falta mucho para llegar?

>> sí, señorita.

apenas vamos como a la mitad

del camino.

¿no conoce la ciudad?

sara: no, es que

es la primera vez que vengo.

oiga, ¿no se puede ir

por otra parte?

es que mi cita es a las diez.

>> no se preocupe,

sí llegamos.

ahorita agarro el segundo piso

y llegamos de volada.

sara: ah, va.

sebastián: ¿y cómo es ella?

antonio: linda.

en todos los sentidos.

y me siento responsable

por ella.

sebastián: ¿y por qué?

no me digas que la embarazaste.

antonio: ¿cómo dices eso?

por enésima vez te lo digo,

entre sara y yo no pasó nada.

nada de lo que te imagines.

sebastián: no, no, no.

no me estoy imaginando nada,

simplemente es una deducción.

mi amigo, el que nunca miente,

se vuelve pinocho de la noche

a la mañana.

desaparece cuatro días

y regresa enamorado

de su secuestradora.

antonio, sinceramente

no creo que se necesite

el coeficiente intelectual

de einstein

para darse cuenta que--

antonio: no me acosté con ella,

punto.

sara me recogió en la carretera,

me llevó a progreso,

y como el ex novio

me rompió la cara,

nos tuvimos que quedar ahí.

al día siguiente fuimos a dejar

unos papeles al rancho

de un conocido,

y el carro de quedó sin frenos.

así que caminamos

hasta el pueblo más cercano

y nos alojamos

en un prostíbulo.

pero a pesar de que estuvimos

en el mismo cuarto,

dormimos en camas separadas.

y por extraño que parezca,

no hice el amor con ella.

sebastián: [ríe]

por favor, antonio,

no me chupo el dedo.

antonio: ¿por qué nadie me cree?

[suspira]

alberto: ah, ingeniero segura,

qué bueno que lo veo.

la señorita granados

debe estar por llegar.

¿en cuanto aparezca le llamo

para que la entreviste?

ricardo: ¿a mí?

¿por qué?

alberto: entonces, ¿a quién?

ricardo: el ingeniero andrade

es el interesado.

yo solo me encargué

de que se hiciera el trámite

como él lo pidió.

tenemos junta

con el ingeniero uribe,

estará aquí a las diez.

alberto: entiendo, por eso

pidió que la citáramos acá.

ricardo: seguramente.

cuando llegue, mándela con él.

alberto: claro que sí,

ingeniero, con permiso.

sebastián: antonio.

sea lo que sea

que sientes por sara,

te está pegando fuerte.

así que mejor, suéltalo.

antonio: me encanta.

sebastián: uy.

¿y ella qué siente por ti?

antonio: no sé, no estoy seguro.

sebastián: si ya fuiste infiel

una vez, síguete otro mes

hasta que se te baje

la calentura.

antonio: no, no lo digas

ni de broma.

ni isabel ni sara se lo merecen.

aunque no puedo negar

que sara me perturba.

me gusta su ligereza,

su transparencia,

su ingenuidad.

ese carácter arrebatado

y apasionado que tiene,

se puede volver un torbellino

en cualquier momento.

sebastián: ¿y de isabel?

antonio: de isabel me gusta

su claridad, su mesura,

su inteligencia.

además, llevamos cuatro años

construyendo una relación--

que no puedo perder.

sebastián: sí que estás fregado,

¿eh?

antonio: sí.

sí, estos días lejos de ella

me van a servir para pensar.

y en cuanto al trabajo,

se lo voy a cumplir.

porque lo necesita

y porque es una mujer preparada

y con una simpatía única.

y eso es justo

lo que conatrol necesita.

sebastián: me sigue pareciendo

un error que la tengas

tan cerca,

pero qué te digo.

ya lo decidiste, ¿no?

antonio: me encanta esa mujer

como jamás me había encantado

ninguna en toda mi vida.

sebastián: ahora sí te creo

que no te acostaste con ella.

antonio: ¿por qué?

sebastián: porque

no se puede desear así

lo que ya se ha tenido.

antonio: me voy a la junta.

sebastián: te acompaño.

ricardo: andrade,

qué gusto verte por acá.

¿listo?

antonio: como siempre.

ricardo: qué buen fin de semana

te pasaste, ¿eh?

sebastián: amaneciste

de buen humor, ¿eh?

ricardo: no todos los días se ve

cómo se desmorona

el ídolo de conatrol.

sebastián: no subestimes

a antonio.

ricardo: ni tú a mí.

yo también tengo lo mío.

antonio: buenos días.

ambos: buenos días.

ricardo: buenas días.

todos: buenos días.

>> ¿qué tal san gaspar?

¿ya te adaptaste?

antonio: no, pero estoy en eso.

>> al ingeniero lópez

no le costó mucho trabajo.

al poco tiempo de haberse ido,

era el hombre más feliz

sobre la tierra.

tanto que prefirió renunciar

y regresarse a san gaspar.

antonio: sus razones tendrá.

>> lo que son las cosas.

por una serie de incidentes

que nos enteramos,

pensamos que la estabas pasando

muy bien.

antonio: pensaron mal.

uribe: buenos días.

todos: buenos días.

uribe: siéntense,

por favor.

miriam, ya no pase ninguna

llamada, por favor,

no quiero interrupciones.

miriam: está bien, ingeniero.

uribe: gracias.

bien, comencemos.

estamos aquí reunidos

para escuchar las propuestas

del ingeniero andrade

y darle solución

a los problemas,

que se han venido presentando

en los últimos años

en la planta de san gaspar.

te escuchamos, antonio.

antonio: mi propuesta

va dirigida,

en una primera fase,

a disminuir el robo

en la gasolina.

y en una segunda, en controlarlo

en forma definitiva.

ricardo: disculpa

que te interrumpa, antonio.

pero esos programas

de concientización,

como tú los llamas,

¿van a incluir campañas

utilizando los medios

de comunicación?

antonio: lo tengo contemplado,

pero no de inicio.

lo que yo sugiero

es una campaña

de concientización

en la comunidad

de puerta en puerta.

es la única manera de crear

un vínculo real entre

las comunidades y conatrol.

ricardo: entiendo tu propuesta,

pero eso significaría

que conatrol tendrá

que contratar gente

para construir

el departamento de diálogo

a la comunidad.

antonio: así es.

ricardo: ¿y en conatrol

san gaspar

contamos con la persona idónea

para dirigir ese departamento?

antonio: no, tendríamos

que contratarla.

ricardo: tiene que ser

un profesional que maneje

ese tipo de programas.

y sobre todo,

que conozca la forma

de operar de conatrol.

si me lo permite,

yo me puedo encargar

de buscar a la persona idónea.

uribe: bueno, adelante.

ricardo: hoy mismo

me encargo de buscarlo.

a menos que tú hayas pensado

en alguien para ese puesto.

antonio: no, no he pensado

en nadie.

sara: ¿es aquí?

>> aquí mero es, señorita.

sara: ¿y cuánto le debo?

>> son 300 pesos.

sara: ¿qué?

pero si no le voy

a comprar su taxi.

>> pues, es lo que marca

el taxímetro.

sara: no, pero es mucho.

hágame una rebajita,

no sea malito.

que sean 200, es que sino

me voy a tener que regresar

a pie al aeropuerto.

>> ándele, pues,

para persignarme.

sara: muchas gracias.

>> con cuidado.

sara: sí.

uribe: bueno, esa propuesta

ya intentamos llevarla acabo

alguna vez.

¿por qué crees

que no dio resultado?

antonio: no se le dio

el seguimiento adecuado,

ingeniero.

lo que es un hecho es que,

de unos años para acá,

el robo de gasolina

ha crecido exponencialmente.

>> y específicamente,

¿en qué consistirían

esos programas de apoyo

para la comunidad?

antonio: educación y salud.

además de algunas obras

en la comunidades más cercanas

al ducto.

necesitamos presencia

significativa.

ricardo: eso representa

un gasto muy grande.

antonio: hay una gran diferencia

entre gasto e inversión.

estas obras serían

una inversión, no un gasto.

y si fuera así, es mínimo

comparado con las pérdidas

que representa

el robo de gasolina.

uribe: estoy de acuerdo

contigo.

antonio: si en este momento

le preguntáramos

a la gente de la región,

¿qué perderían si la planta

de san gaspar cerrara?

les aseguro que no sabrían

ni qué contestar.

la gente no se siente

beneficiada por la existencia

de conatrol.

ricardo: pero no sé por qué.

si la empresa ha creado

un sinfín de fuentes

de trabajo.

y no solo en conatrol.

también en las gasolineras.

antonio: disculpa

que te contradiga, ricardo.

pero con el robo de gasolina,

muchísimas gasolineras

han tenido que cerrar.

además, ¿qué puede importarle

a las comunidades

la presencia de conatrol

si al final sus calles

no están pavimentadas?

y continúan careciendo

de servicio eléctrico.

>> eso es muy cierto.

antonio: a eso es

a lo que me refiero

cuando hablo de presencia

significativa.

uribe: bien.

[música]

alberto: miriam,

habla alberto silva.

¿podría pasarme

al ingeniero andrade, por favor?

¿ni una llamada le puede pasar?

le explico, está aquí la persona

que quiere contratar,

me dijeron que cuando llegara

se la mandara.

está bien, gracias, miriam.

pilar, cuando llegue

la señorita granados,

acompáñela a la sala de juntas.

con el ingeniero andrade.

gracias.

>> así que con esas medidas

crees poder acabar

con el robo de gasolina.

antonio: disminuirlo,

no acabarlo.

por lo menos, no a corto plazo.

los beneficios de estas medidas

no podrán verse

de forma inmediata.

>> ¿y con respecto

a la venta ilegal?

antonio: bueno, ese problema,

así como su solución,

no nos compete solo a nosotros.

en mi informe propongo

que tanto las autoridades

como la empresa,

trabajemos conjuntamente.

ricardo: solo para puntualizar.

tu propuesta descansa toda

sobre el departamento

de diálogo a la comunidad.

antonio: así es,

pero solo en su primera fase.

miriam: dices que viene a ver

al ingeniero andrade.

pilar: sí.

miriam: ¿y no puede esperar

a que acabe la reunión?

el ingeniero uribe

me dio orden de no interrumpir.

pilar: lo que pasa

es que viene de progreso

y se regresa hoy mismo.

el ingeniero andrade

la citó a las diez.

miriam: entonces, a lo mejor

tiene algo que ver

con esta reunión,

porque están hablando

de los problemas de san gaspar.

pilar: seguramente sí.

miriam: lo único

que se me ocurre

es llamar al ingeniero andrade.

¿tú tienes su número de celular?

pilar: no, pero ligia

lo debe tener.

miriam: ligia, habla miriam,

un favor.

¿tienes el número del celular

del ingeniero andrade?

gracias.

lo tiene apagado.

pilar: ¿será que habrá

que interrumpirlos?

miriam: pues, sí,

puede ser importante.

pilar: bueno, te dejo.

con permiso.

miriam: permítame un segundo,

la voy a anunciar.

sara: gracias.

>> ¿y en qué tiempo

se implementaría el teñido

de la gasolina?

antonio: bueno, consiguiendo

el aditivo adecuado,

comenzaríamos a mezclarlo

de inmediato.

uribe: pero tengo entendido

que en otros países

ya se ha implementado

esta medida.

¿y tienes conocimiento

de los resultados?

antonio: así es, ingeniero.

aunque aclaro

que de todas maneras

no es suficiente

con el teñido y el rastreo.

ricardo: discúlpame otra vez,

antonio.

pero por lo que he escuchado,

ninguna de las medidas

que propones,

nos llevan a una solución

definitiva del problema.

¿o sí?

antonio: por ahora

estamos hablando

de estrategias viables, ricardo.

y si dejas de interrumpirme,

a lo mejor alcanzamos a analizar

hoy mismo las opciones

más radicales.

pero si seguimos llamando gastos

a las inversiones,

no vamos a avanzar.

uribe: bueno, de acuerdo,

no más interrupciones.

>> creí que habías dejado

tu margen en san gaspar.

antonio: no puedo, es genético.

todos: [ríen]

miriam: disculpen.

uribe: miriam,

le dije que no quería

que nos interrumpiera.

miriam: lo que pasa

es que la persona que citó

el ingeniero andrade,

ya está aquí.

antonio: no, yo no cité a nadie,

debe tratarse de un error.

miriam: la mandó

el licenciado silva.

antonio: permíteme ver

de qué se trata.

ricardo: no, no, no, no, no.

yo me encargo.

tú continúa.

disculpe, ¿es usted

la señorita granados?

sara: a sus órdenes.

ricardo: ricardo segura,

para servirle.

sara: ay, gracias.

tengo entendido que viene

por lo del trabajo

en el departamento de apoyo

a la comunidad.

sara: ajá, sí.

ricardo: no podría llegar

en mejor momento.

acompáñeme, por favor.

sara: sí.

>> ¿en qué tiempo

pretendes controlar el robo?

¿ocho meses, un año?

antonio: no, en no más de tres.

las pérdidas son enormes

y la planta no aguantaría

seis meses más

en estas condiciones.

uribe: es así.

ricardo: por aquí, por favor.

sara: buenos días.

uribe: buenos días.

sara: antonio.

[música]

Cargando Playlist...