null: nullpx
Cargando Video...

La Vecina Capítulo 122

4 Ago 2020 – 12:00 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

...

locutor: televisa presenta...

...

locutor: televisa presenta...a l

que quieras andar de chismoso

primero infórmate.

ricardo: [chista]

bájale, uribe se la tragó,

pero yo no.

eso de la contratación de sara

es más falso que un billete

de a peso.

sebastián: papelito habla,

si quieres pregunta a personal,

ahí está toda la documentación.

ricardo: no lo dudo.

no son tan tontos,

pero estoy seguro que todo

ese paquete lo armaron recién

para salir bien librados.

sebastián: ay, ¿sabes qué?

piensa lo que quieras.

y ya que te descaraste,

¿me puedes decir qué ganabas

fregando a sara?

ricardo: yo nunca he querido

fregar a sara,

es lo que menos me importa.

me estoy protegiendo,

porque tanta estupidez

de andrade va a terminar

sepultándonos a todos.

yo nada más quise prevenir

un desastre mayor.

sebastián: bueno, ¿y a ti qué

te preocupa? ¿eh?

si estando en el df,

a ti no te tocaría nada

de ese supuesto desastre.

ricardo: ¿qué? ¿tú me ves

en el df? ¿eh?

estoy aquí y posiblemente

por largo tiempo, hasta

que andrade se reestablezca.

sebastián: ni falta que haces,

porque hasta donde sé,

el que está reemplazando

a antonio soy yo.

tú solo estás como asesor, así

que te voy a pedir dos favores:

que te limites a tus funciones,

y lo más importante,

que te largues a la sala

de juntas porque no soporto

el olor de tu loción.

y una cosa más, supongo

que para no hacer más olas

no le dijiste a uribe

que creías que la contratación

de sara era una jugada nuestra,

hiciste lo correcto.

porque si le mencionas

una sola palabra más, me voy

a ver obligado a decirle

que quisiste chantajear a sara

para que vea la clase de rata

que eres, ¿entendido?

[suspira]

eduardo: entonces ¿qué--qué fue

lo que pasó con antonio, doctor?

¿por qué se alteró tanto?

isabel: mire cómo me dejó

el brazo.

ema: ¿por qué le pasó eso?

mi hijo nunca ha sido violento.

isabel: ¿estas son las secuelas

de las que nos habló?

doctor: les explico,

lo que sufrió el paciente es

un accidente cerebral.

tratándose de eso más

su condición postraumática,

efectivamente, podría ser

que esta reacción inesperada

sea producto de una secuela.

ema: pero se le va a quitar,

¿verdad, doctor?

dígame que sí.

doctor: en este momento no puedo

asegurarle nada.

isabel: entonces ¿no sería más

conveniente mantenerlo sedado?

doctor: mientras siga

presentando esta conducta, sí,

es lo mejor.

mariana: no entiendo

qué le pasó, él estaba bien.

¿habrá posibilidad

de que esta reacción la tenga

permanentemente toda su vida?

doctor: no puedo asegurarle

nada, voy a pedir la evaluación

de un neuropsiquiatra

para tener más certezas.

con permiso.

ema: nunca debió de haber venido

a este maldito pueblo.

ricardo: maldito sebastián,

pero me las ha de pagar.

me la voy a cobrar donde más

le duele.

simón: si todo sale

como lo esperamos, el cohete

va a quedar listo

antes de que llegue serena

con el comité de la agencia.

sara: ¡ay, qué bien!

pues, los felicito,

hacen muy buen equipo.

edwina: ay, sí, estamos

muy compenetrados.

[ríe]

simón: hasta se oye bonito.

juancho: ahí vamos.

[celular]

sara: ¿bueno?

hola, marina, ¿cómo estás?

¿el ingeniero uribe

quiere hablar conmigo?

sí--sí--sí, gracias, marina.

ingeniero uribe,

qué gusto saludarlo.

uribe: igualmente.

ya estoy informado

sobre su contratación, sara,

y me hubiera gustado platicarlo

con usted cuando nos vimos

en el hospital.

sara: sí, a mí también

ingeniero, pero, pues,

no se dio la oportunidad.

uribe: pero era lógico,

la situación estaba algo

desbordada, pero de cualquier

manera, me parece una excelente

decisión de antonio.

me da gusto que la haya

convencido.

sara: sí, ¿verdad?

uribe: retomando

lo de la reunión,

hablé con el asistente

del secretario de medioambiente

y me comentó

que su intervención en la junta

fue muy favorable.

sara: ay, muchas gracias, pues,

afortunadamente todo salió bien.

uribe: así es, y necesito

que me mande la propuesta

del gobernador para analizarla.

sara: ¿no sería mejor esperar

a que antonio se recupere?

uribe: no, eh, no se preocupe,

porque su puesto no peligra

aunque haya decidido trasladar

a antonio al df.

sara: ¿y--y--y el traslado

de antonio es inmediato?

uribe: bueno, en términos

administrativos la decisión

está tomada.

ahora, si se refiere

a su regreso a méxico, pues,

eso depende de la decisión

de los médicos.

sara: sí, claro.

uribe: después del atentado

de anoche, pues, lo conveniente

es que antonio regrese

a conatrol méxico.

ya no puede correr más riesgos.

sara: sí, tiene razón,

lo más importante es

que esté bien.

uribe: me da gusto

que lo entienda, y espero

que su desempeño como asistente

de la dirección de la planta

siga siendo exitoso.

sara: téngalo por seguro,

ingeniero.

gusto en saludarlo.

simón: ¿cómo está eso

de que trasladan a antonio

a méxico?

¡no me digas que su mamá

se salió con la suya!

sara: no--no--no, simón,

el ingeniero uribe se refería

a que antonio regresa a trabajar

a conatrol méxico.

ya no va a ser el director

de la planta.

regresará cuando los médicos

lo autoricen.

doctor: necesitamos una

tomografía nueva.

es probable que haya aparecido

algún sangrado

que es lo que le está

provocando los excesos

de violencia.

enfermera: sí, doctor,

yo me encargo de pasar la orden

a rayos x.

isabel: seguramente estaba

repitiendo el nombre

de la idiota de la vecina,

pero yo me voy a encargar

de borrártela de la cabeza,

mi amor.

esa infeliz no se va a salir

con la suya.

doctor: se está inquietando

de nuevo, vamos a aumentar

la dosis del calmante.

hay que inyectarlo

cada 12 horas.

enfermera: sí, doctor.

marina: aquí tiene, ingeniero,

es el directorio de este año,

¿eh?

ricardo: ¿y qué? ¿fue a traerlo

de rodillas o por qué se tardó

tanto?

marina: no es el único trabajo

que tengo que hacer, ingeniero.

le recuerdo que soy secretaria

de la dirección, no de usted.

ricardo: no sea insolente.

marina: no es insolencia,

es organigrama.

por eso, tome esto

como un favor.

y si puede decir "gracias",

se vería más mono.

ricardo: lárguese.

marina: porque tengo que hacer,

no porque usted me lo mande.

sara: estoy segura que antonio

todavía no sabe que lo regresan

a méxico.

simón: seguramente se lo van

a informar cuando se encuentre

mejor.

sara: [llora]

es que ¿por qué?

no puedo creer que hayan decido

removerlo.

simón: natural, conatrol está

preocupado por su bienestar.

antonio se convirtió

en el blanco principal

de esos delincuentes y,

en cualquier momento, pueden

atentar de nuevo contra él.

es muy probable

que removiéndolo las cosas

se vayan a calmar.

edwina: simón tiene razón,

lo que pretenden es eliminarlo.

sin él aquí seguro la situación

se tranquiliza.

sara: es que eso sí

lo entiendo, pero lo que no

me gusta es que su familia

esté apresurando las cosas.

y lo están haciendo por mí.

estoy segura que fue

porque el papá o la mamá

de antonio hablaron

con el ingeniero uribe.

simón: si así fue,

por el momento no puedes

hacer nada.

la única ventaja es que antonio

quiere estar contigo.

tarde o temprano se lo va

a comunicar a su familia.

sara: pero tengo miedo

que lo manipulen.

simón: si realmente te quiere,

nada ni nadie va a lograr

separarlos.

a menos de que sus sentimientos

por ti cambien.

sara: ¿por qué cuando mejor

estábamos tenía que suceder

esto?

lo único que le pido a dios

es que esté bien.

[celular]

¿bueno?

hola, mariana.

[teléfono]

sebastián: dígame, marina.

marina: el ingeniero uribe está

en la línea, quiere hablar

con usted.

sebastián: gracias, marina.

¿cómo está, ingeniero?

¿en qué le puedo servir?

uribe: solo quería decirte

que hablé con sara

para agradecerle que haya

aceptado trabajar para conatrol.

sebastián: ha sido de gran ayuda

para todos.

uribe: y le pedí que me enviara

el reporte de la junta

con el gobernador.

sebastián: perfecto.

vamos a revisar en qué estado

lo dejó antonio.

si falta algo, sara se puede

encargar de completarlo.

uribe: y le pedí que te apoye

en todo lo que se te ofrezca,

me parece que puede hacer

una buena mancuerna contigo.

y le aseguré que su puesto,

pues, no corre ningún riesgo

ahora que antonio se regrese

al df.

sebastián: ¿cómo que se regresa?

uribe: lo voy a trasladar.

justamente estoy enviando

la notificación

y tu nombramiento definitivo

como director de conatrol

san gaspar.

te quedas a cargo de la planta,

sebastián.

mariana: isabel estaba con él

cuando se puso agresivo.

el doctor nos dijo que tuvo

un accidente cerebral,

y que lo más seguro es

que la reacción violenta

sea producto de una secuela.

sara: pero no puede ser,

si todo iba tan bien.

¿cómo está?

mariana: el doctor decidió

mantenerlo sedado para evitar

otro evento como el que tuvo.

ay, sara, estoy muy preocupada.

sara: no--no, primero dios--todo

va a salir bien.

me enteré que lo regresan

definitivamente al df.

mariana: sí, mi papá habló

con el ingeniero uribe,

él se lo pidió, pero a nosotros

todavía no nos confirman.

sara: pues, a mí ya.

mariana, gracias por avisarme.

mariana: pero no solo te llamé

por eso, quería pedirte

un favor.

sara: sí--sí, dime, ¿de qué

se trata?

mariana: he estado pensando

que posiblemente lo de anoche

fue lo que alteró a antonio.

sé que mi mamá e isabel no van

a dejar de comportarse

como lo están haciendo.

y por lo mismo, creo que sería

mejor que no te vieran por aquí.

por eso te quería pedir

que no vengas al hospital.

sara: no te preocupes,

ya lo había pensado.

pero, por favor, cada vez

que veas a antonio

dile que lo amo y que no dejo

de pensar en él y que siempre

le pido a dios por él.

mariana: yo le digo.

y por favor, no lo tomes a mal,

te lo estoy pidiendo

por mi hermano.

sara: no--no--no, yo lo sé,

yo lo sé.

simón: y ahora ¿qué?

sara: antonio está mal,

parece que sí tiene secuelas

por el balazo.

se puso muy violento y lo van

a mantener sedado.

ricardo: buenas tardes,

con cristina aguilera,

por favor.

>> un momento.

ricardo: ay, por fin.

cristina: ¿bueno?

¿quién habla?

[teléfono]

arnold: ¿bueno?

ricardo: ¿me comunica

con cristina, por favor?

arnold: ¿cristina?

con titina, dirás, aquí nadie

le dice cristina.

¿quién la busca?

ricardo: un amigo.

arnold: ¿de dónde?

ricardo: de su trabajo.

arnold: [ríe]

no inventes,

titina no trabaja.

mira, mi hermano, quien quiera

que seas, olvídate de titina,

está comprometida.

titina: ¿quién me llamaba?

arnold: un tipo que se quiso

pasar de listo, dijo

que te conocía del trabajo.

hazme el favor.

¿a quién le andas dando

tu teléfono?

no te estarás viendo

con otro tipo que no sea chevy,

¿verdad?

titina: ay, no, ¿cómo crees?

simón: entiendo que mariana

te haya pedido

que no te aparecieras

en el hospital, pero es

muy fácil pedir prudencia

cuando tú has sido la única

que la sigue demostrando.

juancho: la verdad, sí se pasó.

a la que le deberían poner algo

en la boca para que no hable

es a su mamá.

sara: no me importa

ni lo que diga

ni lo que piense de mí.

lo único que quiero es

que antonio esté bien,

que se recupere.

y si para eso tengo que estar

lejos de él, lo voy a hacer.

edwina: pero de todos modos

ten mucho cuidado.

tú estás actuando de buena fe,

a diferencia de la familia

de antonio.

simón: y no nos olvidemos

de isabel.

natalia: toma.

isabel: gracias.

natalia: ¿qué va a pasar

con antonio ahora?

isabel: no sé, espero

que nos lo podamos llevar

al df, aunque allá siga

internado en un hospital

en manos de un neuropsiquiatra

y con calmantes.

natalia: se me hace tan raro

que después de que iba tan bien

haya pasado todo esto, ¿no?

isabel: dice el doctor

que son las secuelas.

natalia: tú no le dijiste nada

para alterarlo, ¿verdad?

isabel: ¿cómo crees?

además, ¿por qué lo habría

de alterar yo?

natalia: pues, porque contigo es

con la única persona

que se ha perturbado.

isabel: no seas tonta.

no sé de dónde sacas eso.

natalia: con nadie más

ha ocurrido.

isabel: a ver, ¿a dónde quieres

llegar?

natalia: mira, yo sé que quieres

a antonio, pero él--

isabel: ni lo digas.

lo único que me faltaba

es que tú, que eres mi amiga,

me salgas con que ama

a la vecina.

tarde o temprano, me va a volver

a querer a mí.

yo le voy a quitar esa estúpida

obsesión que tiene por esa.

natalia: a mí me parece

que la obsesionada es otra.

[música]

[música]

sebastián: ¿por qué no pudo

elegir a otro para que supliera

a antonio?

¿por qué yo?

¿por qué yo?

[imagina marcha nupcial]

[llaman a la puerta]

adelante.

rafael: ingeniero, ¿me permite

un momento?

necesito hablar con usted.

sebastián: yo también,

me acaban de partir en dos.

rafael: ¿por qué dice eso?

sebastián: uribe me nombró

director de la planta.

rafael: ¿cómo?

¿y el ingeniero andrade?

sebastián: lo regresan

a conatrol méxico,

no quieren exponerlo más.

rafael: el ingeniero uribe hizo

lo correcto, sobretodo porque ya

sabemos quién--

sebastián: ¿cómo que hizo

lo correcto?

pero ¿qué clase de insensible

es usted, rafa?

lo creía mi amigo, ¿eh?

rafael: pero--

sebastián: pero nada.

si me quedo aquí,

termino casado.

y mire que yo por antonio hago

lo que sea, pero no me pida

que me sienta como si me hubiera

sacado la lotería.

más bien me saqué la rifa

del tigre.

yo juraba que esto era temporal.

[suspira]

y para acabarla,

reventó la bomba con segura.

menos mal que soy el nuevo

director de la planta,

que si no, quién sabe

en qué lío me hubiera metido.

rafael: dígame una cosa, ¿cree

que el ingeniero segura sea

capaz de hacer otras cosas

para perjudicar al ingeniero

andrade?

sebastián: no lo dudo

ni tantito.

desde que lo conocimos

no ha hecho más que competir

con él.

lo ve como un obstáculo

para llegar a la vicepresidencia

de conatrol.

rafael: pero yo me refiero

a cosas más serias.

sebastián: segura es una rata,

no tiene las agallas.

todas sus truculencias están

sustentadas en chismes

que terminan cayéndosele.

voy al banco a sacar el dinero

que necesito para pagar la

cuenta y largarme de ese hotel

porque, encima de todo,

segura ya sabe que me registré

con su nombre y anoche

estaba reclamándomelo

justo cuando llegó titina.

rafael: ¡caray, ingeniero!

yo creí que el único

que se complicaba la vida

aquí en san gaspar era

el ingeniero andrade.

sebastián: pues, ya ve que no.

solo espero que dejando el hotel

muchas cosas se solucionen.

no puedo exponerme a que natalia

me vea.

titina: el último número, este.

[teléfono]

ricardo: ¿bueno?

titina: ¿quién habla?

ricardo: ¿con quién quiere

hablar?

titina: ¿tú llamaste a este

número?

ricardo: no sé, tal vez.

¿quién eres? ¿cristina aguilera?

titina: sí.

ricardo: ah, entonces sí,

yo llamé.

¿eres la novia de sebastián

morales?

titina: sí, ¿tú quién eres?

ricardo: un amigo que quiere

hablarte de tu novio.

titina: ¿qué pasa con chevy?

ricardo: ¿chevy?

titina: así le digo de cariño.

dime qué quieres decirme.

ricardo: soy ricardo segura,

me acaban de presentar contigo

en el hotel.

titina: ah, sí.

a ver, dime lo que me tienes

que decir.

ricardo: ¿tú sabías que su novia

está en san gaspar?

titina: su novia soy yo,

¿no lo dijiste tú?

ricardo: bueno, sí, hablo

de la otra, la que tiene

en méxico, natalia.

está alojada en el mismo hotel

donde se hospeda él.

eduardo: entonces es un hecho

que antonio regresa a conatrol

méxico.

uribe: así es, acabo de nombrar

como director de la planta

de san gaspar a sebastián

morales, y antonio regresa

a su anterior puesto.

eduardo: perfecto.

son muy buenas noticias

para nosotros.

te lo agradezco infinitamente.

buenas tardes.

juan carlos uribe me acaba

de confirmar que antonio

regresa a trabajar al df.

ema: ¡bendito sea dios!

isabel: ¡qué buena noticia!

ahora sí antonio y yo vamos

a recuperar nuestra vida.

¿cuándo nos vamos?

no veo el momento de dejar

esta pesadilla.

eduardo: apenas el médico lo dé

de alta partimos de inmediato.

ricardo: necesito que me dé el

documento que dejó el ingeniero

fernández sobre la reubicación

de personal.

marina: cuando me desocupe.

ricardo: lo necesito ya.

marina: ¿qué?

¿no ve usted que estoy ocupada?

mi jefe me pidió unos reportes.

ricardo: ah, ¿su jefe?

marina: ajá.

ricardo: hasta donde yo sé,

su jefe no puede ordenar nada

en este momento.

marina: si se refiere usted

al ingeniero andrade,

tiene razón porque él está

en el hospital,

pero por si no lo sabe,

él ya no es mi jefe.

ricardo: ¿cómo?

marina: lea.

sebastián: voy al hotel, marina,

cualquier cosa me localiza

a mi celular.

marina: sí, ingeniero, ¿cómo no?

y felicidades porque ya llegó

su nombramiento.

sebastián: gracias, marina.

¿cómo te quedó el ojo?

marina: [suspira]

doctor: ya tengo el resultado

de la tomografía,

no hay nuevas lesiones.

mariana: ay, eso es un alivio.

doctor: sí, me temía que hubiera

algún derrame interno que

le provocara el brote psicótico.

eduardo: entonces ¿por qué tuvo

ese cambio tan repentino?

doctor: no lo sé, por eso estoy

esperando al neuropsiquiatra

para que él vea su evaluación

y juntos podamos dar

algún diagnóstico.

ema: ¿y cómo está antonio?

doctor: está sedado, ordené

que se le mantenga así

porque sigue mostrando

señales de intranquilidad.

isabel: no creo que sea

necesario esperar

al neuropsiquiatra,

nos lo podemos llevar así, ¿no?

doctor: no, señorita,

es imposible trasladarlo.

menos ahora que no sabemos

qué secuela está provocando

el accidente.

eduardo: doctor, ¿no será

que la sustancia esa

que le administraron

le haya provocado ese cambio?

doctor: no, lo que le inyectaron

era para detener el

funcionamiento paulatinamente.

lo siento, señorita, sé que

usted ya quisiera llevárselo,

pero no se puede.

isabel: claro, entiendo, todo

sea por la salud de antonio.

doctor: con su permiso.

isabel: ustedes no se preocupen,

yo me ofrezco para quedarme

con él día y noche.

ema: ¿cómo crees?

sería pesadísimo para ti.

hacemos turnos entre todos.

natalia: con permiso,

voy por un poco de agua.

[música]

[música]

ricardo: imbécil, ahorita

me cobro todas

las que me has hecho.

[celular]

natalia: ¿qué tal, ricardo?

si lo que quieres es hablar

con isabel, te adelanto

que no está conmigo, ¿eh?

ricardo: no, es contigo

con la que quiero hablar.

natalia: ¿de qué?

tú y yo no tenemos nada

de que conversar.

ricardo: no, te equivocas,

es sobre sebastián.

natalia: ¿qué pasa con él?

ricardo: que te está viendo

la cara.

se hospedó en tu mismo hotel

y, en este momento, va para aláa

con la intención de verse

con una tal titina.

nelson: marina.

marina: dime.

nelson: ¿rafa todavía está

hablando con el ingeniero

morales?

marina: no, el ingeniero salió

y rafa tiene rato que se fue

a su oficina para hacer

unas cosas que le encargó.

nelson: gracias.

marina: ¡ay, si seré!

¡no le dije que tenemos

nuevo jefe!

bendito sea dios que no fue

segura.

[suspira]

[llaman a la puerta]

rafael: adelante.

nelson: ¿qué pasó? ¿le dijiste

al ingeniero morales?

rafael: ni tiempo me dio,

anda metido en otros líos.

¿qué creen?

lo acaban de nombrar director

de la planta.

>> órale.

¿y qué va a pasar

con el ingeniero andrade?

rafael: se regresa a conatrol

méxico.

así que el ingeniero morales es

el más indicado para hablar

de tu caso, solo hay que esperar

que regrese.

ricardo: bueno, cristina.

no, perdón--perdón, titina,

en este momento tu chevy va

a encontrarse con natalia

en el hotel.

yo quería avisártelo, ¿no?

digo, por si te interesa.

sebastián: ¿qué?

no, de verdad que se pasan,

señorita, ¿cómo va a ser

que cobren 45 pesos

por una botella de agua?

es carísimo, hombre.

pero, bueno, ya,

ni llores, bueno, cierre

la cuenta, por favor.

recepcionista: ¿se va a ir

ahorita?

sebastián: sí.

recepcionista: le voy a tener

que cobrar el día completo,

porque la salida sin cargo

se hace hasta la una.

sebastián: no, pues, pero si es

un robo, son las 2:25, señorita,

por dios.

recepcionista: lo siento, señor,

pero son las reglas

y esas no las pongo yo.

sebastián: bueno, ni hablar.

entre más pronto me vaya

de aquí, mejor.

natalia: ¡mentiroso!

¿por qué me dijiste que estabas

hospedado en otro hotel?

sebastián: yo te puedo, yo--

natalia: ¿dónde está ella?

sebastián: ¿quién es ella?

natalia: ¡no te hagas!

¡titina!

sebastián: ¿titina qué tendría

que hacer aquí, natalia?

titina: aquí estoy,

para lo que quieras.

sebastián: eh, ¡cálmense ya,

por favor!

¡no vayan a hacer ningún

escándalo!

hay que calmarnos.

titina: ¡no me voy a calmar

hasta que esta me explique

por qué se empeña en quitarme

a mí hombre!

natalia: mira quién habla

de quitar, cuando fuiste tú

quien se entrometió

entre sebastián y yo.

titina: ¡yo no te arrebaté nada!

cuando nos conocimos chevy

y yo, tú dejaste de importarle.

fue amor a primera vista,

así que entiéndelo, la que está

demás es otra.

natalia: eso ni tú te lo crees.

titina: pregúntaselo.

chevy, dile--dile que estamos

comprometidos.

natalia: ¿qué?

ay, no me hagas reír.

titina: no hay nada de qué

reírse, chevy y yo nos vamos

a casar.

tú ya no tienes nada que ver

con él.

natalia: ¿cuatro años

de noviazgo te parece poco?

no vas equiparar eso

con unos cuántos días

que tiene de conocerte.

titina: ni todo el tiempo

del mundo se compara

con lo que yo le voy a dar.

sebastián: ¡ey! ¡ya, por favor,

ya!

esta conversación no viene

al caso, ya--

natalia: sí viene al caso,

porque esta fulanita

no ha entendido que haya sido

lo que haya sido,

lo que pasó entre ustedes

es pasajero.

titina: ¡ah!

[ríe]

tan pasajero que nos vamos

a casar.

natalia: de veras que eres

ilusa, ¿eh?

titina: se me hace que la ilusa

es otra.

chevy y yo estamos esperando

un bebé.

un hijo fruto de nuestro amor.

¿ya te quedó claro

que la que estorba eres tú?

así que cuidadito con insistir

y meterte con mi chevy

porque voy a luchar

hasta con las uñas

para que mi hijo tenga

a su padre junto a él.

¡dile, chevy, dile!

sebastián: ¡ya cállate, titina!

¡ya cállate!

te juro que no es lo que estás

pensando, natalia.

te lo iba a decir y, no es

que quiera casarme, pero...

titina: ¡ay! ¡ay, no, me siento

mal!

natalia: por mí no te preocupes.

sebastián: natalia...

titina: ¡ay!

sebastián: a ver, ¿qué te pasa?

¿que sientes?

titina: ay, me dio una punzada

horrible, y estoy supermareada.

ay, mi bebé, no quiero perder

a mi bebé.

sebastián: tranquila--tranquila,

eso no va a pasar.

¿puedes caminar

para que te sientes

en un sillón?

titina: chevy, ¿verdad

que no me vas a dejar sola

con mi bebé?

[música]

[música]

natalia: [llora] un hijo.

¡un hijo!

ay, no lo puedo creer, no...

¿por qué me hizo esto?

[celular]

isabel: ¿qué pasó, natalia?

¿dónde te metes?

te fuiste sin avisar.

natalia: me regreso al df

en lo primero que encuentre.

isabel: no digas tonterías.

ahora que vengas, ¿me podrías

traer la crema de las manos?

la dejé en el baño.

natalia: ¡te estoy diciendo

que me voy!

¡estoy haciendo mi maleta!

isabel: entiendo que estés harta

de este mugroso pueblo,

pero no más que yo.

no me puedes dejar sola.

natalia: lo siento, no me puedo

quedar ni un momento más aquí.

me acabo de enterar

que sebastián va a tener

un hijo con la tal titina.

isabel: ¡no me digas!

además de todo, resultó ser

un bruto.

tómalo por el lado bueno,

te liberaste de un imbécil.

natalia: será todo lo bruto

que tú quieras, pero lo amo,

isabel.

estoy deshecha.

[llora]

ay, no sé cómo voy a poder

seguir viviendo sin él.

isabel: por dios, no seas

tan dramática.

no serás ni la primera

ni la última a la que le pasa

algo así.

te lo dije, deberías de haber

estado preparada.

hace rato que sebastián

te estaba demostrando

lo que es: un idiota.

natalia: [llora]

isabel: ya, natalia, cálmate.

si sebastián te salió

con su domingo siete,

no quiere decir que tú

te tengas que ir de san gaspar.

yo te necesito.

natalia: no me voy a quedar

ni un día más en este maldito

pueblo, de aquí me voy derechito

al aeropuerto.

y si no hay vuelo,

soy capaz de aventarme

"ochorrocientas" mil horas en

camión, pero me largo de aquí.

isabel: no seas drástica.

natalia: no quiero volver

a verle la cara a ese imbécil

otra vez.

isabel: o sea ¿que no vas

a luchar por él?

natalia: por supuesto que no.

la infidelidad se la podría

haber perdonado, pero un hijo

es un hijo.

esa vieja supo cómo engatusarlo.

isabel: ay, sí, el pobrecito

ingenuo se dejó.

está bastante grandecito

como para saber

que si se mete a la cama

con una mujer, la puede

embarazar.

natalia: ay, me tengo

que olvidar de él, isabel,

me cueste lo que me cueste.

nos vemos en el df cuando

regreses.

isabel: no, natalia,

no te puedes ir,

no me dejes sola.

natalia: por favor, isabel,

por una vez en tu vida

piensa en alguien más

que no seas tú.

isabel: está bien, no dije nada.

háblame cuando llegues.

natalia: sí, adiós.

[llora]

sebastián: ten.

¿ya te sientes mejor?

titina: no, sigo muy mareada

y volví a sentir la punzada.

sebastián: entonces vamos

con el doctor, titina,

te llevo de una vez.

titina: no--no--no, se me va

a pasar.

sebastián: vamos.

lo mejor es que te revisen.

titina: ¡que no!

y ya no me insistas que me pongo

peor.

sebastián: oye, pero es tu salud

y la de mi--

titina: dilo, mi amor, dilo,

tu hijo.

ay, chevy, qué bueno

que te preocupas por él.

sebastián: pues, ¿cómo no me voy

a preocupar?

titina: pues, ya, tranquilo

que me siento mejor.

mi hijo y yo estamos muy bien.

¿por qué no me dijiste que tu ex

estaba aquí hospedada?

sebastián: ya, titina,

no continúes con eso que te vas

a poner peor.

y mejor vamos al doctor.

titina: ¡ya te dije que no!

¡no trates de desviar el tema!

estoy muy decepcionada

de que me lo hayas ocultado.

voy a decírselo a mis hermanos.

sebastián: [tartamudea] pero

¿por qué?

bueno, y qué tienes que andarle

contando nuestras cosas, ¿no?

titina: porque ellos sí

me quieren y se preocupan

por mí.

si piensas seguir con tu doble

vida, quizás es mejor que crie

a mi hijo yo sola.

sebastián: ¡titina!

ay, ¿cómo me fui a meter

en esto?

natalia...

mercedes: ¡ay, hija, qué bueno

que llegaste para que me ayudes!

les estoy preparando comida

para varios días

porque ya me regreso

a progreso.

¿qué pasa, hija?

sara: no quiero que te vayas,

ma.

mercedes: tranquila, cuéntame,

¿por qué estás así?

sara: mariana me pidió

que no me acercara al hospital

para evitar problemas.

mercedes: ay, hijita...

sara: le dije que--que no

se preocupara, que no volvía

a aparecerme en el hospital.

mercedes: mi amor, entiendo

cómo te sientes, pero creo

que mariana tiene razón.

mientras la madre de antonio

e isabel estén aquí, lo mejor

es que no vayas.

¿para qué te expones

a que te ofendan?

sara: pues, sí, ma, de hecho

ya lo había pensado, pero es

que eso no es todo.

antonio se va de san gaspar

para siempre.

mercedes: ¿cómo?

sara: su papá le pidió al

ingeniero uribe que lo regresara

a conatrol méxico

para no seguirlo exponiendo.

y en cuanto los médicos den

la autorización, se lo llevan.

mercedes: ay, mi amor, no sé qée

decirte.

pero de alguna manera comprendo

al papá de antonio.

si tú o juancho estuvieran

en un lugar donde su vida

corriera peligro,

yo haría lo mismo.

sara: pues, sí, ma,

pero no me esperaba esto.

y claro que lo que más quiero es

que antonio esté bien,

que se recupere, pero estando

lejos no sé qué va a pasar

con nosotros.

tengo miedo que en el df

su familia lo manipule.

mercedes: pues, mal haría

antonio en permitirlo.

si realmente te quiere,

eso no va a suceder.

hay que esperar para ver

cómo se dan las cosas.

por ahora lo que importa es

que se reestablezca.

y ahora cuéntame, ¿qué te dijo

laura?

¿el seguro va a pagar

la reparación del molcajete?

sara: no, ma, cuando se trata

de algo premeditado, el seguro

no se hace responsable.

mercedes: ay, válgame dios.

ay, no puede ser, es que te esáa

lloviendo sobre mojado.

pero no te preocupes, yo tengo

un dinerito ahorrado.

sara: no--no--no--no, mamá,

olvídalo.

lo primero es pagar

lo de la hipoteca de tu casa,

mejor usémoslo para eso.

y en cuanto empiece a funcionar

el molcajete de nuevo,

yo te lo repongo.

mercedes: pero es que--

sara: no, mamá, laura me ofrecóo

decirle a don pedro

que me hiciera un préstamo,

y le voy a tomar la palabra.

mercedes: hija, pero si todavía

le debes mucho dinero,

te va a ahorcar más.

además, si te presta,

te va a cobrar intereses.

sara: pues, sí, ma,

pero no me queda de otra.

más pierdo teniendo

el restaurante cerrado.

mercedes: eso sí.

[música]

[música]

[llaman a la puerta]

sebastián: ¡natalia, ábreme!

sé que estás ahí,

necesito--necesito explicarte

todo.

tienes que escucharme, mi amor,

por favor.

natalia: ¡no me digas "mi amor"!

¡suelta, sebastián!

¡lárgate!

sebastián: ¡ay!

natalia: nada más dime una cosa,

¿desde cuándo sabías que ibas

a tener un hijo?

sebastián: ¿eso qué importa--?

natalia: ¿desde cuándo?

¡dime!

sebastián: me enteré poco antes

de la exposición de isabel.

justo ese día te lo iba a decir,

pero con lo que pasó,

no tuve oportunidad.

y después tú no me diste

ningún chance.

natalia: ¿cómo pudiste engañarme

así?

sebastián: te lo juro

que lo último que quería

era engañarte, natalia.

natalia: ¿y por eso te vas

a casar con ella?

sebastián: eso es lo que menos

quiero.

yo solo le ofrecí hacerme cargo

del niño, pero me están

obligando.

natalia: ¿cómo es que

a un hombre hecho y derecho

como tú lo obligan a casarse?

¿con una pistola?

sebastián: casi, casi.

natalia: no insultes

mi inteligencia, sebastián.

sebastián: tengo tras de mí

a los hermanos de titina.

es como tener al ejercito

encima, natalia.

no me van a dejar en paz

hasta que me case

con su hermana.

natalia: pues, qué pena

me da tu caso, jamás

me imaginé que ibas a terminar

casado con una tipa

que te engatusó.

sebastián: lo dirás en burla,

pero eso fue lo que pasó.

me engatusó como a un idiota.

natalia: espero que seas

muy infeliz junto a esa.

nunca pensé que podrías

traicionar así el amor

que nos teníamos, sebastián--

sebastián: natalia--natalia,

yo te amo, te amo como a nadie

en el mundo, natalia.

natalia: pues, acuérdate de eso

cada día que pases al lado

de titina.

no quiero volver a verte

nunca más, sebastián.

¡déjame pasar!

sebastián: no--no--no,

no te vayas todavía.

tengo esperanzas de poder

detener la boda.

natalia: no me interesa.

déjame pasar.

sebastián: no--no, natalia, no.

natalia: sebastián, dámela.

¡mira lo que hiciste!

sebastián: ¡natalia!

¡natalia!

natalia--natalia, espera.

natalia...

natalia: no me voy

sin mis cosas.

sebastián: ay, ¿dónde se metió?

disculpe, ¿no vio a la señorita

de la habitación 301?

recepcionista: no, de hecho

no he visto bajar a ningún

huésped desde hace rato.

oiga, yo le quería preguntar--

¿va a cerrar su cuenta o no?

sebastián: no--no, todavía no.

permiso.

permiso--permiso--permiso.

[teléfono]

laura: ¿bueno?

sara: laura, soy yo,

ya lo pensé bien y siempre sí

te voy a aceptar

lo que me propusiste.

la verdad es que no pude

conseguir dinero por otra parte,

y me urge reparar el molcajete.

¿sabes cuándo regresa don pedro?

laura: no me dijo cuándo

regresa, pero si quieres ahorita

le marco y le pregunto.

sara: ay, ¿me harías ese favor?

laura: claro que sí.

cuando hable con él

te regreso la llamada.

[teléfono]

pedro: ¿qué pasó, mi vida?

laura: solo quería saber

cuándo regresabas.

pedro: ¿por qué?

¿necesitas algo?

laura: no, se trata de sara.

pedro: ¿y ahora qué

se le ofrece?

¿ya le dijiste que el seguro

no va a pagar nada?

laura: sí, pero como la vi

tan apurada me atreví

a decirle que a lo mejor tú

podrías darle un préstamo,

¿tú crees que sería posible

hacerle ese favor?

pedro: claro que sí, mi vida,

si está dispuesta a pagar

intereses, por supuesto.

laura: ¿y no podrías hacer

una excepción?

pedro: ya le he ayudado

bastante.

dile a sara que si acepta pagar

el 10% de interés mensual,

le mando gente de inmediato

para que se encargue

de las reparaciones.

y una vez que termine, pues,

ya hacemos cuentas, pero más

ya no puedo hacer, ¿eh?

laura: está bien, yo le digo.

¿cuándo regresas?

pedro: no sé, lo más seguro es

que me quede aquí todo el fin

de semana, pero yo te aviso.

[ríe]

no cabe duda que la suerte

está de mi lado.

eduardo: ¿insistes en quedarte

a pasar la noche con antonio?

va a estar sedado todo

el tiempo.

isabel: puede ofrecérsele algo

así que prefiero quedarme.

eduardo: está bien.

solo te recomiendo

que si de casualidad

vuelve a aparecer sara,

seas muy prudente.

isabel: discúlpeme,

pero no le puedo prometer nada.

si esa tipa llega a aparecerse,

obviamente haré hasta

lo imposible para correrla.

eduardo: entonces tal vez no es

conveniente--

ema: déjala, eduardo, está

en su derecho.

eduardo: solo quiero evitar

conflictos por el bien

de antonio.

isabel: no se preocupe,

yo también es lo que deseo,

¿y quién mejor que yo

para saber lo que necesita

el hombre que amo?

eduardo: siendo así

nos retiramos.

ojalá puedas descansar.

buenas noches.

isabel: buenas noches.

sara: ¿10% mensual?

laura: sí, eso fue

lo que me dijo.

y también que si aceptabas,

él te podía apoyar mandándote

gente para que empiecen

con las reparaciones

cuanto antes.

y que ya al final hacen cuentas.

sara: está bien.

si hablas con él, dile

que acepto las condiciones

y su apoyo para comenzar

con las reparaciones

lo antes posible.

sí, gracias, laura.

mercedes: ay, mi hija, ¿cómo se

te ocurre aceptar 10% mensual?

¡es muchísimo!

imagínate si te presta

100 000 pesos, en un año vas

a acabar pagando más que eso

y solo por los intereses.

don pedro se está viendo

muy ventajoso, ¿y dónde está

el favor?

sara: ¿pero qué hago, mamá?

me urge abrir.

voy a intentar pagarle

lo más rápido que se pueda

para que no me coman

los intereses.

ma, es eso o de plano me resigno

a perderlo todo.

isabel: dicen que en la guerra

y en el amor todo se vale,

y yo estoy en guerra, mi amor.

¿y sabes qué?

voy a ganar contra quien sea,

incluyéndote a ti.

mira que decirme

que no me amas...cometiste

un tremendo error.

nunca me lo hubieras dicho, por

eso te vamos a mantener sedado

hasta que te traslademos al df.

cuando despiertes, vas a estar

muy lejos de tu dichosa vecina.

y si se te ocurre despertar

con todo y sedantes,

yo sé cómo desquiciarte.

y en lugar de tenerte

con calmantes cada 12 horas,

voy a pedir que te pongan

camisa de fuerza.

de mi cuenta corre.

te tengo en mis manos, mi amor.

a ver, recházame este beso.

Cargando Playlist...