null: nullpx
Cargando Video...

La Vecina Capítulo 121

1 Ago 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

...

locutor: televisa presenta...

emma: esa mujerzuela no

entiende. es una descarada.

mariana: ¿era sara?

emma: ¿cuál otra?

[teléfono]

seguro es ella otra vez.

mariana: yo contesto, ma.

bueno.

sara: ¿mariana?

mariana: sí, soy yo.

sara: qué bueno que me contestas

tú. estoy llamando para avisar

que atentaron contra la vida de

antonio.

mariana: ay, no me digas.

sara: no, pero no te alarmes. ya

está bien. le inyectaron algo en

el suero, pero afortunadamente

yo me di cuenta y pude avisar

que se estaba poniendo mal.

mariana: ¿segura que está bien?

sara: sí. apenas comenzaba a

pasar a su sangre la sustancia

que le pusieron cuando

los médicos intervinieron.

mariana: bendito sea dios que

estabas tú ahí. gracias por

avisar. vamos para allá.

eduardo: ¿qué pasó?

¿qué te dijo?

mariana: atentaron contra la

vida de antonio.

eduardo: no puede ser. no puede

ser.

emma: ¿y cómo diablos la primera

en saberlo es la vecina?

mariana: pues, porque estaba

ahí, mamá.

eduardo: ¿y eso qué más da,

quién lo supo primero? lo

importante es antonio, por dios.

emma: voy a avisarle a isabel.

ella es la que debería de estar

con antonio.

eduardo: eso no importa ahorita.

vámonos, vámonos.

mariana: sí, papá.

eduardo: vámonos, mariana.

mariana: voy, voy, voy.

eduardo: órale, hija.

fidel: quintín, comunícame con

la gente que tenemos vigilando

el perímetro del hospital

general. que dos agentes hagan

guardia en el cuarto del

ingeniero andrade.

quintín: a la orden. pero ¿por

qué la urgencia?

fidel: me llamó rafa para

avisarme que atentaron contra el

ingeniero. vete al hospital y

pide los videos de vigilancia.

yo salgo para allá en este

momento.

quintín: enterado.

javi: ah, ¿cómo sigues de la

pata?

bruno: ya estoy como nuevo. en

la mañana hasta salí a trotar un

ratito.

javi: ya, ¿eh?

eduardo: espera aquí a tu madre,

yo voy por un taxi.

bruno: a ver, señor, ¿qué pasa?

¿necesitan algo?

eduardo: un taxi. nos urge

llegar al hospital.

bruno: ¿por qué? ¿antonio se

puso mal?

mariana: intentaron matarlo.

le pusieron algo en el suero.

bruno: ¿qué?

mariana: afortunadamente sara

estaba ahí y le avisó a los

médicos.

eduardo: ¿por qué no baja tu

madre?

bruno: a ver, no se preocupe.

si--si gusta, yo los llevo.

déjenme ir por las llaves del

coche.

javi: no se preocupen. ahorita

llegamos de volada, ¿eh?

mariana: gracias, javi.

javi: sí.

eduardo: gracias.

emma: no sé cómo se coló la

tipa, pero el caso es que fue

ella la que llamó avisando que

atentaron de nuevo contra

antonio.

isabel: maldito pueblo y maldita

vecina. hay que sacarlo de aquí.

emma: sí, eso urge. pero ahora

lo que importa es que te vayas

al hospital y pongas en su lugar

a esa tipa, pero ya.

isabel: ¿no que usted ya la

había hecho entender?

emma: para que veas. a esa

mujerzuela no la detienes con

nada.

isabel: yo lo voy a lograr. va a

ver que sí. voy al hospital, nos

vemos allá.

natalia: ¿le pasó algo a

antonio?

isabel: sí. otra vez atentaron

contra él y la maldita vecina

estaba ahí. qué mañas tiene la

tipa para colarse siempre.

natalia: pero ¿antonio está

bien?

isabel: sí, no pasó nada. lo que

me enferma es que esa tipeja

siempre está con él. pero muy

pronto se le va a acabar el

numerito.

natalia: ¿por qué estás tan

segura? ¿qué tramas?

isabel: ¿yo? nada.

natalia: ¿y ricardo?

isabel: ay, ¿ricardo? natalia,

por favor, no digas tonterías,

¿sí?

bruno: bueno, me voy de volada

que me están esperando.

merce: con cuidado, ¿eh?

simón: nos hablas para saber

como está antonio.

bruno: sí.

merce: ay, dios. me preocupa que

esa familia se va a volver a

encontrar con sara.

simón: ay, si no hubiera sido

porque ella llegó a tiempo, no

quiero ni pensar lo que le

hubiera pasado a antonio. espero

que se lo agradezcan, mínimo.

merce: pues, sí. esa fue la mano

de dios, ¿eh? ojalá que con esto

esa gente cambie su opinión

sobre nosotros y entiendan que

solo queremos el bien de

antonio.

simón: pues, sí. hay que ser muy

cabeza dura para no notarlo.

emma: ¿qué pasó con el taxi?

mariana: bruno nos hace el favor

de llevarnos.

emma: ¿qué? ¿por qué tienen que

andar solicitando ayuda de esa

gente? pide un taxi, eduardo.

eduardo: ya aceptamos el

ofrecimiento de bruno.

lo estamos esperando.

javi: no tarda en llegar,

señora. solo fue por las llaves.

emma: ahora se quieren hacer

los indispensables, ¿o qué?

javi: no, no, no. solo queremos

ayudar.

emma: no soy tonta. están

tratando de ganar puntos para la

tipa esa, pero ni crean que yo--

bruno: señora, perdón. con todo

respeto, aquí lo único que

importa es su hijo, así que por

favor, deje de discutir y vamos.

eduardo: vámonos, vámonos.

bruno: la camioneta es esa.

emma: ahí no cabemos todos.

bruno: no, sí cabemos. cuatro

adelante y uno atrás.

emma: mejor préstasela a mi

marido. ustedes no tienen porque

ir al hospital.

eduardo: ya, mujer, por dios.

el joven nos está haciendo el

favor. yo no conozco san gaspar.

vámonos. vámonos,

ándale. ándale.

súbete.

javi: yo me voy en la caja.

chepe, chepe. ábrele, órale.

de volada. ya.

chepe: ¿qué pasaría? ¿por qué

tanta urgencia? ¿será que se

puso mal el ingeniero?

fidel: ¿pudiste verle alguna

seña en particular al tipo que

le puso la sustancia en el

suero?

sara: no. es que venía vestido

de enfermero y tenía tapabocas.

pero creo que sus ojos eran

color miel. sí. sí, sí, sí. eran

miel, eran miel.

fidel: ¿era joven?

sara: sí. parecía un enfermero

común y corriente, por eso no me

extrañó nada verlo ahí.

fidel: es que debimos haber

previsto que la agresión podía

venir desde adentro del

hospital. solo nos concentramos

en vigilar por fuera.

sara: ahora sí, por favor,

tienen que extremar los

cuidados. se lo ruego.

fidel: ya ordené vigilancia en

la puerta de su cuarto.

sara: gracias. es que estos

infelices lo planearon muy bien

y no van a parar hasta ver

truncada la vida de antonio.

fidel: ah, tranquila, sara.

no lo vamos a permitir.

enfermera: señorita.

sara: sí.

enfermera: el paciente ya abrió

los ojos.

sara: qué bien. ¿y puede hablar?

enfermera: aún no por el

medicamento que le pusimos, pero

está consciente.

sara: voy a verlo.

fidel: sí, anda, anda.

gracias.

enfermera: permiso.

[pitido]

sara: mi amor, aquí estoy.

no te esfuerces, por favor.

antonio: [gime]

sara: la has pasado muy mal. te

dieron un balazo en la cabeza,

has resistido dos operaciones.

que agradeces, bendito dios que

te ha cuidado todo este tiempo.

ay, mi amor, pero no sabes el

susto que he pasado, ¿eh?

yo también te amo.

no sabes cuánto.

pensé que te perdía.

sí. estás aquí gracias a dios.

él y la virgen escucharon

mis ruegos. le pedí tanto

que no te arrancaran

de mi lado, amor.

no hubiera podido vivir sin ti,

¿eh?

yo a ti.

fidel: ya están analizando la

sustancia que le pusieron en el

suero y también ya pedí los

videos de seguridad. tengo que

detener a como de lugar a esos

infelices.

rafael: fue una suerte que sara

entrara al cuarto y descubriera

que ese tipo le estaba poniendo

algo en el suero.

fidel: de momento no sospechó

nada. como lo vio vestido de

enfermero no le pareció extraño,

hasta que se percató que el

ingeniero estaba muy frío y

llamó a la enfermera.

isabel: usted y su gente son

unos inútiles. voy a hablar con

el procurador del estado para

reportar su negligencia. debió

haber puesto hombres vigilando

el cuarto de antonio. es el

colmo. ni siquiera ha logrado

evitar que esa entrometida de la

vecina se acerque a él.

fidel: [suspira]

rafael: a veces me pregunto si a

esa mujer realmente le preocupa

el ingeniero o solo le interesa

hacerse notar.

fidel: de alguna manera tiene

razón. debí haber puesto hombres

custodiando al ingeniero desde

el momento que ingresó.

rafael: pero nadie se imaginó

que se atreverían a intentarlo

de nuevo.

fidel: ese es mi trabajo, ir un

paso adelante de los

delincuentes, y no lo hice,

rafa.

rafael: tranquilo, fidel.

afortunadamente el ingeniero

está bien. ahora lo que debe

preocuparnos es la reacción de

la señorita cisneros cuando

encuentre a sara con el

ingeniero. esa mujer está loca.

sara: no, no, no, mi amor.

no te esfuerces por hablar.

la enfermera me explicó que no

puedes hacerlo por el efecto de

un medicamento. pero nada más

es momentáneo, ¿eh?

estás evolucionando muy bien.

ay. yo dejé por aquí

un escapulario de la virgen

del carmen para que te cuidara.

seguramente las enfermeras

lo retiraron.

isabel: no.

se lo quité yo.

sara: ¿por qué se lo quitaste?

isabel: porque estoy harta de

que te entrometas y te sientas

con derechos sobre antonio.

antonio: [gime]

isabel: y deja de hacerte la

mustia. no eres más que una dos

caras. esta tipa viene a jurarte

amor eterno cuando se sigue

viendo con su novio, el tal

cheo. ayer fue a buscarla a su

casa.

bruno: fidel. ¿qué pasó?

¿cómo está antonio?

fidel: bien. afortunadamente la

sustancia que le pusieron en el

suero no alcanzó a hacer mayor

efecto. según el último informe

ya abrió los ojos.

está consciente, aunque no puede

hablar.

emma: óigame. usted no tiene

porqué informarle a este señor.

la familia somos nosotros.

bruno: ya sé, señora, pero por

si se le ocurre echarnos, por lo

menos me llevo algo de

información. mi familia y todos

los amigos de antonio quieren

saber cómo está y yo les tengo

que llevar una respuesta.

sara: amor, no le hagas caso. íi

supe que cheo estuvo en la casa,

pero yo ni siquiera lo vi.

isabel: él dijo que iva a verte

a ti.

sara: cheo podrá decir lo que

quiera, pero entre él y yo

ya no hay nada.

isabel: cínica.

sara: por favor, isabel.

no hay que alterar a antonio.

isabel: no te hagas la buenita

escudándote en que antonio se

puede poner mal. acepta que tú

y él se siguen--

sara: basta, isabel. se

prudente. no es ni el momento,

ni el lugar para estar

discutiendo.

antonio: [gime]

isabel: no lo puedo creer. ¿te

vas a poner de su parte? esta

tipa es una entrometida. ella no

tiene nada que hacer aquí.

sara: isabel, ya, por favor.

[pitido]

¿antonio? antonio, antonio.

doctor. doctor.

antonio: [jadea]

sebastián: ¿cómo sigue antonio?

emma: ¿no piensas responderle?

bruno: está bien, sebastián.

afortunadamente no alcanzó a

hacer efecto lo que le pusieron

en el suero.

fidel: están analizando la

sustancia que le inyectaron en

el suero, pero todo indica que

lo trataron de matar.

sara: él estaba muy bien hasta

que llegaste tú.

isabel: ah, ¿no?

enfermera: no deben alterar al

paciente. ¿ya ven cómo se puso

por su culpa?

isabel: esta tipa es la

culpable, ella empezó. no tenía

nada que hacer en el cuarto.

sara: antonio estaba muy

tranquilo hasta que apareciste

tú. te pedí que guardaras

prudencia, pero no me hiciste

caso.

isabel: ¿y de cuándo a que una

cualquier como tú me dice cómo

comportarme?

sara: no tienes porqué

ofenderme.

isabel: a mí no me vas a decir

lo que tengo que hacer. no eres

más que una buscona. y no voy a

para hasta conseguir que te

largues. óyelo bien, nunca vas a

ocupar un lugar en la vida de

antonio. nunca.

bruno: a ver, ya. sara, dile de

una vez a esta mujer que--

sara: no, no, no, bruno. no es

el momento. cuando antonio se

mejore va a dejar todo en claro.

isabel: pero mientras te me

largas de aquí. órale, fuera.

sara: me voy a ir, pero

solamente por el bien de antonio

y para evitar más problemas.

buenas noches.

rafael: buenas noches.

bruno: sara. sara.

[celular]

sara: rafa, buenos días.

disculpa que te moleste. quiero

saber qué pasó con antonio.

rafael: no te preocupes, está

estable. afortunadamente los

médicos indicaron que lo dejaran

descansar y ya no permitieron el

acceso de nadie a su cuarto.

de hecho, antes de venir a la

planta pasé al hospital, pero no

hay novedades.

sara: ay, gracias a dios. ¿ya

saben qué fue lo que le puso ese

hombre en el suero?

rafael: sí. anoche, después de

que te fuiste, informaron a

fidel que se trataba de un

fármaco para bajar el ritmo

cardíaco. los delincuentes

pretendían ocasionarle un paro

respiratorio para que la muerte

pareciera por causas naturales.

claro, así nadie sospechara.

sara: no puede ser. bueno, pero

esos hombres son unos

desalmados.

rafael: el ingeniero corrió con

suerte. pudieron haberlo matado

sin miramientos.

sara: ¿qué va a pasar, rafa?

tienen que detenerlos.

rafael: te prometo que más

pronto de lo que te imaginas

fidel va a dar con ellos.

mientras tanto, el ingeniero va

a estar custodiado las 24 horas,

así que puedes estar tranquila.

sara: gracias, rafa. si sabes

algo, avísame, ¿no? porfa.

rafael: claro. cuídate.

necesito conseguir pruebas

para refundir al infeliz

de arango.

pero ¿cómo?

pedro: anselmo, apenas llegue

isidro me avisas para bajar.

[celular]

¿qué pasó, ricardo?

ricardo: ¿por qué no me dijiste

lo que tenías planeado

con antonio?

pedro: a ver, a ver, cuidado

cómo me hablas. no tengo porqué

darte cuentas de lo que hago.

ricardo: estamos juntos en esto.

nada te costaba tenerme al tanto

de tus planes.

pedro: me gusta dar sorpresas.

ricardo: pues, esta vez

el sorprendido fuiste tú.

me imagino que tu hombre ya te

informó que falló, ¿no?

pedro: así es. andrade tiene

mucha suerte.

se resiste a morir.

ricardo: ¿piensas insistir?

pedro: no, no por el momento. la

policía debe estarlo custodiando

las 24 horas. ahora dime una

cosa. ¿crees que una vez que

andrade se restablezca deseen

quedarse? ¿después de esto?

ricardo: no lo dudo. pero va

a estar solo contra el mundo.

[música]

eduardo: anoche volvieron

a atentar contra la vida de mi

hijo. un hombre se metió a su

cuarto vestido de enfermero

y puso una sustancia en el suero

para provocarle un paro

respiratorio.

uribe: ya estaba enterado. se

comunicó conmigo el comandante

chávez y me comentó que antonio

está fuera de peligro.

eduardo: no, no, no. es que esto

no puede continuar así. esos

delincuentes seguro lo van a

intentar de nuevo. mira, cuando

el médico lo autorice, yo me voy

a llevar a mi hijo a méxico. y

te ruego, te suplico como amigo,

que lo destituyas como director

de la planta. yo no quiero que

antonio regrese a san gaspar.

uribe: discúlpame, eduardo, pero

no puedo destituir a antonio aíi

como así. a mi parecer estás

siendo demasiado drástico.

eduardo: ¿drástico? pero ¿cómo

quieres que esté cuando lo han

intentado matar dos veces

en menos de tres días?

uribe: entiendo, pero tampoco

podemos pasar sobre la voluntad

de antonio. destituirlo sería,

pues, un golpe muy fuerte para

él. ha luchado mucho por sacar

adelante la planta.

eduardo: pues, muerto no va a

hacerlo, tenlo por seguro.

uribe: tranquilízate. lo que sí

puedo ofrecerte es ordenar su

cambio a conatrol méxico. voy

a nombrar a sebastián como el

nuevo director y que antonio

lo apoye desde acá.

eduardo: lo que sea. lo que sea,

amigo, pero tenemos que sacarlo

de aquí.

uribe: así será. buenos días.

[celular]

ricardo: bueno.

isabel: la vecina sigue

metiéndose al hospital, así que

no pienso pagarte ni un quinto.

ricardo: me lo imaginé.

isabel: ¿supiste lo que le pasó

a antonio?

ricardo: es imposible no

enterarme. toda la planta no

habla de otra cosa más que del

atentado contra el ingeniero.

y obviamente padilla se ha

encargado de ponerlo como el

gran mártir.

isabel: se salvó gracias a que

la estúpida de la vecina estaba

con él.

ricardo: sí, también lo sé.

ella es la heroína.

isabel: ¿y no se suponía que te

ibas a deshacer de ella?

ricardo: estoy en eso.

isabel: no veo claro. utiliza

todas tus armas. sé que te estás

guardando algo.

ricardo: ¿aunque antonio salga

perjudicado?

isabel: si lo corren de

conatrol, mejor para mí.

ricardo: oye, y por eso sí

piensas pagarme.

isabel: si lo consigues, te doy

lo que quieras.

ricardo: de acuerdo. te mantengo

informada de lo que voy a hacer.

aunque tengas más vidas que un

gato, de la muerte profesional

no te vas a librar,

antonio andrade.

marina: ya ni la haces, rafa.

aquí todo mundo se entera de lo

que pasa antes que yo.

rafael: marina, no te había

visto. perdona.

marina: pues, me llamas para

contarme. porque ahora resulta

que ya le dijiste a media planta

que quisieron matar al ingeniero

otra vez y a mí no. si no es por

chucho, yo seguiría sin saberlo.

rafael: bueno, ya. no te enojes.

prometo mantenerte al tanto

de todo.

marina: pues, eso espero. y no

solo del ingeniero andrade,

porque también me enteré que

anoche hablaste con el ingeniero

morales sobre el asunto de sara

y yo con la angustia de que no

te fueras a topar con el

ingeniero ricardo segura.

nomás no pude localizarte

en tu celular.

rafael: bueno, es que me quedé

sin pila, marina. conecté el

celular llegando a mi casa un

poco antes de que sara llamara.

marina: ¿y dónde andabas?

rafael: por ahí.

marina: [ríe]

ay, rafael padilla. tú algo te

traes, ¿eh? y no me quieres

decir.

rafael: ¿qué me voy a traer?

marina: pues, no sé.

nelson: rafa, ¿podemos hablar

contigo?

rafael: claro, vamos.

marina: [piensa] ¿en qué andará

este? ¿será que ya se reconcilóo

con quique y no me quiere decir?

sebastián: ¿qué húbole, cretino?

hasta que veo que ya estás

regresando a este mundo. vaya.

sí, sí, sí. ya sé que no puedes

hablar. es por los efectos del

medicamento, pero es temporal,

¿eh? con el tiempo vas a poder

conversar normalmente. estás

cañón. ya te libraste dos veces

de la muerte, cretino. parece

que diosito aún no te quiere por

ahí arriba. eso quiere decir que

todavía tienes mucho que hacer

por acá. empezando por que te

decidas por una de las dos

mujeres que se pelean por ti.

espero que haya sido por sara,

¿eh? ¿sí?

[ríe]

me da gusto, cretino. mira, ya

ahora toca ayudarla porque se la

han agarrado contra ella que no

sabes. anoche se armó una buena

bronca porque te vino a visitar.

y si no hubiera sido por ella,

quién sabe qué te habría pasado.

ella dio aviso cuando te pusiste

mal. mis respetos para esa

mujer. aunque la corran del

hospital a cada rato y le digan

hasta de lo que se va a morir

ella guarda la calma. ha sido la

más prudente de todos.

oye, yo también te quiero,

cretino.

de haberme tratado así,

ya habría repartido algunos

karetazos, ¿eh?

[ríe]

sara: si anoche me contuve y no

le dije todo lo que hubiera

querido a isabel, fue para no

ocasionar más problemas.

merce: ay, hija. te entiendo.

has soportado muchas

humillaciones de esa mujer

y de la madre de antonio

y no se vale.

sara: pues, no. pero procuro no

darle importancia, ma. lo único

que deseo con toda mi alma

es que antonio se recupere.

bruno: sí, bueno, todos queremos

lo mismo. pero a ver, lo que

sigo sin entender es ¿por qué

anoche que le iba a echar en

cara a esa creída que tú antonio

ya son pareja me callaste?

sara: porque no te iba a creer.

además, eso se lo tiene que

decir antonio directamente a

ella y a su familia. además,

en este momento no quiero

que lo cuestionen y lo atosiguen

con preguntas y reclamos.

simón: no, en eso tienes razón.

pareciera que a su madre y a

isabel les interesa más hacerte

la vida imposible a ti

a que se recupere.

vaya garrón de mujeres.

sara: ay, son unas brujas. sin

embargo, hay algo que las dos

han hecho hincapié varias veces

y es algo que realmente

me preocupa.

merce: ¿qué te han dicho ese par

de harpías?

sara: que, para quedarse

conmigo, él tendrá que perder

muchas cosas, empezando por su

familia, y no quiero que el día

de mañana me reclame por ninguna

de ellas.

bruno: bueno, ¿y tú crees que

sería capaz?

sara: pues, no lo sé. por lo

mismo quiero ver si está

dispuesto a luchar por nuestro

amor. pero que lo haga con plena

conciencia.

[música]

[música]

sebastián: el imbécil de segura

amenazó con decirle a uribe que

ella fue la que estuvo en la

reunión con el gobernador.

como lo oye. ya sabes que es una

rata, ¿no? hasta le dijo que

podía ir a la cárcel por usurpar

funciones.

ese imbécil no tiene palabra

aunque te lo haya prometido.

ahora lo está usando

para amenazar a sara. pero no te

preocupes que ya encontré la

solución. en este momento yo

estoy a cargo de la planta.

gracias a esa situación pude

hacerle a sara un contrato como

asistente de la dirección. y con

fecha anterior a esa reunión,

¿no? sara trabaja para conatrol.

no, no, no. no me digas.

lo sé, soy un genio.

[ríe]

ay.

ricardo: miriam. buenos días,

habla segura. ¿podría hablar con

el ingeniero uribe, por favor?

sí, espero. gracias.

ingeniero, ¿cómo está?

uribe: ¿qué tal, ricardo?

ricardo: quería comentar con

usted sobre lo que le pasó a

antonio. tengo entendido que ya

está fuera de peligro, pero es

obvio que los delincuentes

quieren acabar con él.

uribe: así es. ya hablé con el

comandante chávez y se están

tomando las medidas necesarias.

mientras permanezca en el

hospital las 24 horas tendrá

dos policías de guardia

en su cuarto.

ricardo: sí, sí, sí. es lo

mejor. también quería decirle

que he estado revisando lo que

quedó pendiente de la reunión

con el gobernador y--y tuve

que hablar con su gente

uribe: está bien.

ricardo: mire, hay algo que me

llamó la atención. según lo que

me comentaron antonio no asistóo

a esa reunión. la que asistió

fue sara granados.

uribe: ¿cómo?

ricardo: sí, así es. se presenóo

como asistente de antonio. no ée

si usted tenía alguna noticia

al respecto.

nelson: rafa, nos enteramos que

el ingeniero andrade ya resonó.

¿no crees que sería bueno que

fuera a hablar con él de una

vez?

rafael: no, nelson, no.

nelson: si en estos momento se

entera que tú eres el informante

y que el mero, mero de los

saqueadores es pedro arango,

el impacto sería tal que podría

tener un recaída.

nelson: y todavía falta que sepa

quién es el informante

de méxico.

rafael: a ver, nelson, ¿tú cómo

sabes que hay un informante en

méxico? claro, tú se lo dijiste,

¿verdad? lo hablé contigo.

dime, nelson, ¿qué sabes de ese

informante?

nelson: no mucho. solo una vez

conversé con él cuando me

pidieron que alterara los

sensores. el informante de

méxico era el que me daba las

indicaciones, yo lo único que

seguía eran sus pasos.

[teléfono]

uribe: sí, miriam.

miriam: su llamada con el

asistente del gobernador,

ingeniero.

uribe: ah, gracias.

licenciado, ¿cómo está?

>> ingeniero, gusto en

saludarlo. antes que nada déjeme

decirle que lamentamos mucho

la situación por la que está

pasando el ingeniero andrade. el

señor gobernador, aunque anda de

gira en este momento, ha estado

muy al pendiente.

uribe: gracias. ha sido muy

lamentable, pero ya está

superando la crisis.

>> me alegro. más que nunca

estamos seguros del apoyo que

ofrecimos a la planta para

evitar su cierre. será una

manera de demostrarles a estos

delincuentes que estamos unidos.

uribe: muchas gracias.

y precisamente de eso quería

hablar con usted. por la

situación de antonio nos hemos

atrasado un poco en la respuesta

que deberíamos de darle, pero

se la haré llegar a la brevedad.

>> no, no se preocupe,

ingeniero. entendemos. créame

que los argumentos que la

señorita granados nos señaló

fueron tan convincentes que no

nos cabe la menor duda de la

necesidad de nuestro apoyo. la

pasión con la que defendió a la

planta y cómo nos explicó las

repercusiones que podría tener

en caso de cerrarla

hizo conciencia en cada

uno de nosotros.

uribe: eh, me da gusto que se

hayan convencido.

>> es una suerte que el

ingeniero andrade cuente con

unas asistente como la señorita

granados. ahora que está

incapacitado puede estar

tranquilo.

uribe: así es. le agradezco sus

comentarios, licenciado. y le

enviaremos la respuesta a la

mayor brevedad. buenas tardes.

sebastián: ya me voy, cretino.

el deber me llama. tengo el peso

de la planta sobre mis hombros.

antonio: [ríe]

sebastián: y a los hermanos de

titina también. me quieren casar

a la fuerza con su hermana. pero

bueno, eso luego te lo cuento,

cuando ya puedas hablar porque

me urge tu consejo.

[celular]

es uribe. ingeniero, ¿cómo está?

uribe: ¿qué sabes acerca de una

usurpación de funciones por

parte de la señorita granados?

ella fue la que asistió a la

reunión con el gobernador.

sebastián: efectivamente,

ingeniero. ella fue a esa

reunión porque antonio estaba

enfermo. pero ¿a qué se refiere

con usurpación de funciones, eh?

uribe: no, no, no. no me salgas

con tonterías. antonio no tiene

asistente.

sebastián: sí tiene, ingeniero.

antonio contrató a sara como

asistente de dirección poco

antes de la reunión con el

gobernador.

uribe: ¿la contrató?

sebastián: así es. desconozco

porque no se lo informó. aunque

tengo entendido que, por el

puesto, no estaba obligado,

¿o sí?

uribe: no, no, no. claro que no.

sebastián: ¿quiere que le envíe

la documentación que avala su

contrato o prefiere contactar

directamente con ella? antonio

todavía no puede hablar para

que sea él quien se lo confirme.

uribe: no. no, déjalo. lo que

pasa es que ricardo me lo

comentó y--

sebastián: él tampoco está

enterado, pero no se preocupe,

yo hablo con él. además, lo que

cuenta es el éxito de la junta,

¿no?

uribe: por supuesto. me saludas

a antonio.

sebastián: claro que sí.

está evolucionando muy bien,

ingeniero.

uribe: me alegro mucho. y cuando

pueda hablarme, que me hable por

teléfono. estamos en contacto.

sebastián: sí, ingeniero.

tal como lo pensamos. la maldita

rata de segura le fue con el

chisme.

[ríe]

pero le salió el tiro por la

culata. uribe quedó muy

tranquilo con mi explicación.

[música]

[música]

rafael: de veras, me dan ganas

de ponerte una. mira que alterar

los sensores por instrucciones

de pedro arango y el informante

de méxico. ¿y tú por qué no le

dijiste nada?

pepe: sí le dije, pero pues,

no podíamos hacer nada porque

en ese momento arango lo tenía

amenazado con hacerle daño

a su familia. hasta una foto

de su hija le enseñó.

rafael: a ti te consta que el

informante es un ingeniero

de conatrol méxico.

nelson: sí. y de alto rango,

porque no cualquiera conoce

los protocolos de bombeo

y programación. además de las

condiciones de funcionamiento

de los sensores.

rafael: infelices.

quique: ¿qué, rafa? ¿haciendo

berrinche porque le siguen

atizando a tu amado jefe?

rafael: tú cállate, imbécil.

quique: [balbucea]

pepe:cálmate, rafa. mejor vamos

a hablar a otro lado donde nadie

nos pueda escuchar.

rafael: está bien. vamos al

negocio de nachito.

sara: voy a buscar a laura para

ver qué pasó con lo del seguro

del molcajete.

merce: ay, ojalá y laura

te tenga buenas noticias.

sara: pues, eso espero.

yo confío en que don pedro haya

encontrado los papeles y el

seguro cubra los gastos

de reparación, porque de otra

manera, no sé qué voy a hacer.

merce: todo se va a arreglar,

ya verás. hay que tener fe.

simón: yo también me voy.

me quedé de ver con edwina

en la bodega.

bruno: bueno, pues, yo aprovecho

para ir a la asociación que hace

rato que no me aparezco por ahí.

simón: dame un aventón a la

bodega. llévate la camioneta,

no la voy a usar.

bruno: órale.

te tomo la palabra.

merce: que les vaya bien.

sara: gracias, ma.

[teléfono]

uribe: sí, miriam.

miriam: su llamada con el

ingeniero segura.

uribe: ah, gracias. ricardo,

antes de comentarme una cosa

tan grave como sugerir que sara

granados usurpó funciones

te ruego que te informes

del estado de las cosas.

ricardo: ¿por qué me dice eso,

ingeniero?

uribe: porque iniciaste un rumor

y tuve que hablar hasta con el

asistente del secretario del

medio ambiente para entender

cómo estuvo la situación.

ricardo: ¿y--y qué fue lo que le

dijo?

uribe: que sara efectivamente

es asistente de la dirección y

tenía todas las facultades para

representar a antonio en la

reunión con el gobernador.

ricardo: lo siento. no sabía,

señor.

uribe: por eso te digo que

pienses dos veces antes de echar

a andar un rumor. puedes dañar

a mucha gente, ¿eh?

ricardo: de cualquier manera es

poco comprensible que la haya

enviado a ella y no al

ingeniero.

uribe: sara granados es

perfectamente capaz de sostener

y tomar acuerdos, como lo

demostró en la reunión que

sostuvo con el gobernador.

tanto él, como los demás

asistentes sostienen

que ella estuvo perfectamente.

la consideran muy eficiente.

y yo también. no olvides

que en otro momento

había sugerido que se le

contratara precisamente por su

buen desempeño con la comunidad.

mostró todas sus habilidades en

el desastre que sucedió

en la ciénaga.

ricardo: sí. es cierto.

uribe: espero que esto no me lo

hayas dicho con malas

intenciones.

ricardo: no.

uribe: me molestaría mucho

descubrir que estás tratando

de hacer leña del árbol caído

con antonio.

ricardo: no, no, no. claro que

no, ingeniero. eso jamás.

uribe: buenas tardes.

ricardo: buenas tardes.

rafael: nacho. tranquilo, nacho.

cálmate. yo estaba igual. ya le

dije hasta de lo que se iba

a morir, ya.

ignacio: no es para menos. ¿con

qué más nos vas a salir, eh?

¿o has hecho tantas porquerías

que te cuesta acordarte de todo?

pepe: nachito, no te pongas así.

ignacio: tú cállate, cómplice.

nelson: ey, ya estuvo, nachito.

pepe es el menos culpable.

él nomás veía y callaba.

yo se lo pedí.

nachito: pues, hizo mal,

fue un encubridor.

pepe: en lugar de que me estés

poniendo apodos, nachito, mejor

concentrémonos en lo que tenemos

que hacer.

nelson: aquí la pregunta es

saber si conviene soltar la

bomba ya.

rafael: a ver, ¿a quién, nelson?

ya te dije que hay que

olvidarnos del ingeniero

andrade. hasta que se encuentre

mejor.

ignacio: tienes razón, rafa.

y con lo que nos acabamos de

enterar, más que nunca me queda

claro que necesitamos pruebas.

porque lo que tenemos entre

manos no es un asunto de un

mafioso con poder, esto es una

maldita red de ratas

dentro de conatrol.

nelson: no, pues, gracias por lo

que me toca.

ignacio: tú cállate. si vas a

hablar, es para darnos algún

dato que nos lleve a descubrir

quién es el informante

de méxico.

nelson: está bien, pues.

le pusimos unas trabas a arango.

para obligarlo, para que nos

pusiera en contacto con su

informante y así poder

desenmascararlo.

rafael: explícate.

[música]

[música]

laura: yo le digo, pedro. sí,

aquí voy a estar, no voy a

salir. nos hablamos después.

sara: ¿qué te dijo?

laura: malas noticias. pedro

revisó la póliza de seguros

y no cubre lo que pasó en el

molcajete porque fue algo

premeditado.

sara: no puede ser.

qué suerte la mía.

laura: lo siento, pero no hay

manera de que te paguen.

sara: bueno, la lucha se hizo.

laura: ánimo. si quieres,

le digo a pedro que te haga un

préstamo. no creo que se niegue.

sara: no. no, no, no. así

déjalo, ya le debo mucho dinero.

y si no, va a ser el cuento

de nunca acabar.

laura: no digas eso. seguro

pedro entiende la urgencia por

la que estás pasando. además,

lo mejor es abrir el restaurante

lo más pronto posible a que

permanezca cerrado mientras

consigues dinero por otra parte.

sara: te lo agradezco mucho,

laura, pero prefiero pedirle

a simón.

laura: como quieras, pero cuenta

con mi ofrecimiento.

sara: gracias.

laura: ¿quieres algo de tomar?

sara: un vaso con agua. te juro

que hasta la boca se me secó

con la noticia.

laura: te lo traigo.

sara: gracias.

[celular]

bueno.

sebastián: sara, soy yo,

sebastián. me comunico para

decirte que ricardo le habló

a uribe.

sara: no pensé que fuera capaz

de cumplir su amenaza.

sebastián: yo sabía que algo iba

a hacer. por eso tenemos que

protegernos. siempre ha sido una

mala persona y, aunque el

ingeniero uribe parezca

tranquilo con la explicación que

le di, más vale que te pongas

abusada, ¿eh? porque no creo

que ricardo se quede cruzado

de brazos.

sara: algo me dice que detrás de

todo esto se encuentra también

isabel. oye, qué casualidad que

ricardo justo cumple su amenaza

después de lo que pasó anoche.

sebastián: no sé qué decirte.

igual y tienes razón. pero ni

siquiera son amigos, apenas

se saludan.

pero habrá que vigilarlos.

sara: pues, te va a tocar a ti,

porque yo no creo que vuelva

a pararme por el hospital.

afortunadamente antonio ya está

mejor y no quisiera entorpecer

su restablecimiento. lo único

que quiero es tenerlo de vuelta

enterito.

sebastián: bueno, ya somos dos.

te dejo, sara. nos estamos

hablando, ¿eh?

sara: [suspira]

nelson: arango mordió el anzuelo

y me dijo que me iba a poner en

contacto con su informante para

que le indicara los problemas

que tenía con los sensores que

alteré. me quedé de ver con él

donde siempre y pensé que ahí

mismo me iba a comunicar, pero

¿cuál fue mi sorpresa? sus

gorilas me llevaron a su bodega.

ignacio: ¿y qué sucedió después?

nelson: pues, estando allá

arango le marcó desde su celular

y me lo pasó.

rafael: ¿y nunca se te ocurrió

grabarlo?

nelson: ¿cómo crees, rafa? si me

llega a cachar, en este momento

sería hombre muerto.

rafael: bueno, a ver,

¿no recuerdas algún detalle

que nos diga de quién se trata?

nelson: el tipo fue muy

cuidadoso. nunca dijo su nombre.

además, yo me estaba muriendo

de miedo porque tenía enfrente

a arango sosteniendo su celular.

ignacio: si escucharas su voz,

¿lo reconocerías?

nelson: pues, no sé. les digo

que estaba muy nervioso.

y no quería que arango se diera

cuenta.

me estaba jugando el pellejo.

rafael: así que estamos en las

mismas. no podemos hacer nada,

tenemos que esperar a que el

ingeniero andrade esté mejor

para hablar con él.

pepe ¿y si no se pone bien? ¿qée

pasaría si después del plomazo

en la cabeza, tiene "cazuelas"?

ignacio: mejor cierra la boca.

se llaman secuelas.

sara: gracias, laura. pues,

ya me voy. hay mucho que hacer.

laura: te acompaño.

sara.

sara: dime.

laura: ¿no me tienes ningún

recado de bruno?

sara: ya se me hacía raro que no

me hubieras preguntado.

te mandó esto.

bruno: hola, mi amor. ¿qué

dijiste? ¿este ya se olvidó de

mí? pues, eso nunca. mira,

te llevo tatuada aquí adentro.

muero de ganas de verte.

ya estoy bien de mi pie. en el

momento que tú me digas salgo

corriendo para abrazarte

y decirte lo mucho que te amo.

laura: [suspira]

sara: [ríe]

[suspira]

simón: la simplificación es la

palabra clave. y las nuevas

interconexiones entre los

sistemas deben de tener la misma

funcionalidad sin alterar

el desempeño del cohete.

por ejemplo: los sensores

de combustión, pasamos de cinco

a tres porque el sensor tres va

a ser dual. ese lo conseguimos

en progreso. la verificación

de estabilización orbital está

fusionada con el sistema de

posicionamiento, eso se logra

alimentando la antena con la

fuente primaria de energía,

lo que nos ahorra un condensador

específico.

juancho: ¿entendiste algo?

edwina: más o menos.

dicho en cristiano, lo que está

proponiendo son menos cables

y piezas más modernas.

simón: así es.

[ríe]

juancho: a mí lo que me preocupa

es el cuánto nos va a salir eso

que estás proponiendo.

simón: ay, pues, barato no va a

salir. pero lo bueno es que

tenemos recursos para hacerlo.

isabel: esto es increíble. ¿qué

te hizo esa mujer, antonio? ya

no eres ni la sombra de lo que

eras.

antonio: tal vez antes no era

yo, porque este que ves ahora

es quien realmente soy.

isabel: no lo puedo creer.

me estás cambiando por una

cualquiera.

antonio: no es una cualquiera.

es la mujer que amo.

aunque no te parezca.

sara: por favor, isabel.

no hay que alterar a antonio.

isabel: no te hagas la buenita

escudándote en que antonio

se puede poner mal.

acepta que tú y él se siguen--

sara: basta, isabel. se

prudente. no es ni el momento,

ni el lugar para estar

discutiendo.

antonio: [gime]

isabel: no lo puedo creer. ¿te

vas a poner de su parte? esta

tipa es una entrometida. ella

no tiene nada que hacer aquí.

buenos días, antonio.

¿qué te pasa?

antonio: [susurra] no te amo.

simón: este es uno de los

circuitos simplificados

que vamos a utilizar.

juancho: ¿y estás seguro

que lo encontramos en progreso?

simón: sí. ya lo confirmé.

edwina: ay.

sara: hola.

edwina: [resuella]

hola, sara. que milagro

que vienes por aquí.

sara: [ríe]

pues, porque no me invitan.

¿qué hacen?

juancho: estamos viendo unos

circuitos que vamos a comprar

para el cohete. a simón se le

ocurrió simplificar muchas

cosas. lo malo es que nos vamos

a gastar una buena lana.

sara: bueno, pues, todo sea

por cumplir tu sueño.

simón: así es. ¿y cómo te fue

con laura? ¿qué te dijo?

sara: bien. bien, bien, bien.

don pedro me va a apoyar.

simón: ¿cómo está eso?

¿y el seguro?

sara: no cubre los daños por

algo premeditado. pero te digo

que don pedro se portó bien

amable y él me va a apoyar.

bueno, pero cuéntenme más sobre

el cohete. ya parece que está

listo para despegar.

edwina: [suspira]

isabel: tú me amas, antonio.

lo que sientes por esa tipa es

calentura. no me puedes cambiar

por una cualquiera,

una insignificante. soy isabel

cisneros. ¿qué, no te das cuenta

de la diferencia?

antonio: cálmate.

isabel: no, no, no. no me calmo.

lo que quiero es que entiendas.

tú no me vas a dejar y menos me

vas a cambiar por esa estúpida.

[pitido]

doctor.

antonio: basta.

isabel: suéltame.

enfermera: ¿qué pasó? salga,

por favor. salga.

natalia: ¿qué sucedió?

emma: dios mío. mi hijo,

¿qué le pasó a antonio?

isabel: [solloza]

no sé qué pasó. estaba--estaba

muy bien, platicando muy a gusto

y de pronto antonio se puso muy

violento. trató de agredirme.

emma: dios mío.

Cargando Playlist...