null: nullpx
Cargando Video...

La Vecina Capítulo 120

1 Ago 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

...

>> televisa presenta...

mariana: anoche cené en casa

de sara.

estaban su mamá, simón, bruno,

su hermano juancho y javi.

todos son muy agradables.

me cayeron muy bien.

bueno, y la cena ni se diga.

que bien cocina doña merce.

me alegro de haberme quedado

a cenar.

aunque no los visité por eso.

fui para hablar con sara

y decirle que cuenta conmigo.

yo no estoy de acuerdo

con mi mamá,

que piensa que es una

entrometida.

yo lo único que deseo

es que seas feliz.

y si es con sara con quien debes

serlo, yo te voy a apoyar.

y por lo que he visto,

creo que mi papá piensa igual

que yo.

me estás escuchando, ¿verdad?

bueno, no importa.

todo lo que te he dicho,

te lo voy a volver a repetir

cuando estés bien.

y le voy a llevar noticias

a sara para que,

aunque le cierren las puertas,

sepa de ti.

sabes que cuantas conmigo.

vicente: hola.

hola, hola.

adiós.

[sirenas]

claro, tenía que ser usted.

¿quién más?

fidel: oye, no se enoje.

mejor agradezca.

porque iba circulando

a media calle.

un camión se lo puede llevar

de corbata.

vicente: vaya, mire que amable

de su parte.

sólo que hay un pequeño detalle.

por esta calle no circulan

camiones.

vicente: bueno, a usted

no se le da gusto con nada.

¿a dónde es dirige?

si quiere lo llevo.

vicente: justo iba a buscarlo

para hablar del partido

que tenemos.

para definir el nombre

del equipo que va a ir

al espacio.

fidel: no me diga que ya

se va a echar para atrás.

vicente: eso nunca.

quería comentarle

que con lo que le sucedió

a antonio andrade,

se me ocurrió que podríamos

dedicarle el partido.

fidel: oiga, me agrada la idea,

por lo menos eso.

vicente: ¿por qué lo dice?

fidel: porque no tengo

ni siquiera una sola pista

para dar con sus agresores.

vicente: hay que tener fe.

ya caerá.

dios, nuestro señor, es justo.

y aunque usted no sea creyente,

no va a desampararnos.

aunque no estaría de sobra

que se lo pidiera personalmente.

fidel: prefiero que el ingeniero

mejore con el gusto que le dará

cuando vea que el equipo

donde juegan varios

de sus empleados, gane.

vicente: ya va a empezar.

fidel: pues ya comenzó,

no se haga.

>> ¿a que fidel ya encerró

a nelson de una vez?

rafael: no tengo idea.

nos esperamos cinco minutos más

y si no hay noticias,

entro a ver qué está pasando

con cualquier otro pretexto.

>> ahí viene.

>> ¿qué pasó?

nelson: pues fidel no está.

>> ¿y no le dejaste recado?

tranquilos, pudo haberle dicho

a cualquier otro de los policías

que nelson anda buscando a fidel

¿qué pasó?

nelson: ahí está ese desgraciado

vámonos de aquí.

rafael: ¿estás hablando

de pedro arango?

nelson: sí, él es el mero mero

de los saqueadores.

sebastián: ¿me regala otro,

por favor?

mercedes: sí, claro, ingeniero.

simón: se ve que la pusiste

bueno, ¿verdad?

tremenda cruda que te cargas.

sebastián: no sé cuanto tequila

me obligaron a tomar.

más que una despedida

de soltero, fue una borrachera.

mercedes: de modo que se va

a casar,

muchas felicidades, ingeniero.

sara: no lo felicites, ma.

luego te cuento por qué.

mercedes: bueno.

sara: ¿qué opinas

de lo que me dijo ricardo?

no entiendo por qué hasta ahora

vino a amenazarme, si se enteró

el mismo día de la reunión

con el gobernador.

bruno me lo dijo.

sebastián: ¿y cómo se enteró

bruno?

sara: estaba con antonio

cuando ricardo lo llamó.

incluso le dijo que no le iba

a decir nada al ingeniero uribe.

yo no entiendo qué es

lo que pretende.

si su intención era fastidiar

a antonio, hubiera hablado

en ese mismo momento.

sebastián: ricardo es una rata.

si se calló en esa ocasión,

fue porque le convenía.

seguramente el muy imbécil

pensó que con lo que le pasó

a antonio, iba a sacar ventaja

y como se topó con pared,

quería perjudicarlo,

diciéndole a uribe

que tu fuiste en su lugar.

sara: entonces,

¿que vamos a hacer?

la verdad a mí me importa

un bledo lo que el ingeniero

uribe piense de mí,

pero no quiero que por mi culpa

antonio tenga problemas.

sebastián: tranquila, sara,

pensemos con la cabeza fría.

tú sacaste adelante esa reunión.

hiciste un excelente trabajo.

lo único que tiene ricardo

en tu contra, es usurpaste

funciones presentándote

como la asistente de antonio.

simón: hace poco.

sebastián: claro.

ya tengo la solución.

sara: ¿cuál solución?

sebastián: que tú realmente

sí trabajas para conatrol.

todos: ¿qué?

sebastián: que ricardo se va

a topar con la sorpresa

de que efectivamente

eres la asistente de antonio.

de eso me encargo yo.

nelson: soy un imbécil.

no les debí de haber dicho

que era pedro arango.

>> nelson, ¿estás seguro

de lo que dices?

arango es un hombre respetable

aquí en san gaspar.

nelson: no, qué respetable

va a ser.

es un miserable.

vámonos.

si me ve puede sospechar.

rafael: vamos a mi casa,

ahí nos cuentas todo.

nelson: aguas, ¿no?

que no me vaya a ver.

espérate, espérate.

>> ahora es cuando,

ahora es cuando.

nelson: espérate, espérate.

vas, vas, vas, vas.

sebastián: uribe me nombró

director de conatrol san gaspar

en lo que se recupera antonio.

así que como tal,

tengo la facultad

para incorporarte a la empresa.

sara: pero si me contratas hoy,

¿de qué sirve?

la reunión ya pasó.

sebastián: pues te voy

a contratar con fecha de una

semana antes de la junta.

sara: ¿se puede?

sebastián: claro.

es por una buena causa,

tenemos que frenar a segura.

simón: bueno, pero aunque tengas

la facultad, vas a tener

que involucrar a otras personas.

digo, no puedes hacer cómplice

a toda la planta.

sebastián: no lo voy a hacer.

pondré sólo a gente de confianza

para hacer la documentación.

hasta testigos voy a tener

del momento en que antonio

te convenció de aceptar

el trabajo de conatrol.

sara: es la única manera

de proteger a antonio, ¿verdad?

sebastián: así es.

así que vamos a hacerlo.

y si alguien me ofrece un café

bien cargado, se lo voy

a agradecer infinitamente.

necesito carburar.

emma: ay, hijo.

todo sería tan fácil

si no te hubieras involucrado

con esa.

¿en qué hora se te ocurrió

meterte con ella?

una mujer tan corriente,

sin clase, sin educación.

tan común y ordinaria.

aunque siendo sincera,

nunca has sabido escoger

a tus mujeres.

la que parecía la novia perfecta

también resulto una golfa.

¿será que me escuchas?

doctor: si nos permite, señora,

vamos a evaluar a su hijo.

si fuera tan amable

de esperarnos afuera.

sebastián: te recomiendo

que te mantengas lejos

de segura.

si se presenta otra vez

para amenazarte,

síguele la corriente.

por lo menos mientras termino

con el papeleo.

ese tipo es una lata

de dos caras.

puede salirte

con cualquier cosa.

sara: espero que no me busque.

bueno, como sea le di

por su lado.

ojalá me hay creído.

oye, pero hay una cosa

que me sigue rondando

por la cabeza.

sebastián: dime.

sara: si, como dice bruno,

ricardo le ofreció a antonio

callarse lo de la reunión

con el gobernador,

¿por qué ahora quiere soltarlo?

¿en qué lo beneficia?

sebastián: no lo sé,

pero prometo que voy

a averiguarlo.

ayer me di cuenta

que le interesaba mucho quedarse

como director de la planta,

cosa que me pareció muy extraña,

porque, su tirada,

es llegar a la vicepresidencia

de conatrol méxico.

quedarse a cargo de la planta

aquí en san gaspar,

nunca ha sido su meta.

sara: o eso era antes

y ahora algo lo hizo

cambiar de opinión.

sebastián: puede ser.

voy a marcarle a marina

para darle instrucciones.

eduardo: ¿qué tal, juan carlos?

te llamo para decirte que,

a dios gracias, antonio está

evolucionando muy bien.

uribe: no sabes cuánto

me alegro.

eduardo: ya lo sacaron

de terapia intensiva

y está instalado

en un cuarto normal.

uribe: esa es una muy buena

noticia.

bueno, dale mis buenos deseos,

mis saludos

para que se reponga pronto.

¿está consiente?

eduardo: no, aún no del todo.

pero ya abrió los ojos

y balbuceó algunas palabras.

sigue bajo el efecto

de los calmantes.

pero cuando despierte

yo le doy tu recado.

uribe: por favor,

vamos a confiar en la fortaleza

y la juventud de antonio.

vas a ver que va

a salir adelante.

uribe: sí, sí, así va a ser.

yo te mantengo informado.

adiós.

¿a dónde fue isabel?

natalia: al banco,

le urgía hacer una transacción.

eduardo: ¿cómo lo viste?

emma: igual.

los doctores se quedaron

evaluándolo.

¿dónde está isabel?

natalia: fue al banco.

emma: [piensa] esta la anda

tapando.

se debe haber ido

a encontrar con ricardo.

si no fuera porque nos conviene

esa boda.

sebastián: así es, marina,

necesito que haga todo

el papeleo para contratar

a sara como asistente

de la dirección.

marina: ¿por fin aceptó?

sebastián: aceptó la semana

anterior de la reunión

con el gobernador.

de hecho, la fecha

de contratación, debe ser esa.

¿comprende lo que le quiero

decir?

marina: me parece que sí

le estoy entendiendo, ingeniero.

como ella es la asistente

del ingeniero andrade,

pues fue su representación

con el gobernador.

sebastián: exactamente, marina.

anda circulando por ahí

una rata que vino del df

tratando de aprovecharse

de esa situación.

así que vamos a taparle la boca,

marina.

marina: entendido, ingeniero.

le preparo toda la documentación

para que en cuanto usted venga

ya esté lista.

sebastián: gracias.

ahora páseme a rafa, por favor.

marina: no está.

salió desde temprano.

sebastián: está bien.

yo lo trato de localizar

en su celular.

y usted, evite hablar con segura

por favor, marina.

marina: claro que sí, ingeniero,

no me va a costar

ningún trabajo.

ni quien quiere hablar

con el señor simpatías.

esto se está poniendo

muy bueno.

me encanta contubernio,

como en la series de televisión.

y lo mejor es que va a ser

contra el pesado ese

del ingeniero segura.

[teléfono]

dirección general.

>> ¿cómo le hago para prender

el aire acondicionado

de la sala de juntas?

marina: no hay manera.

está descompuesto.

rafael: ¿cómo fue

que te involucraste con arango?

nelson: cuando mi papá

se puso mal, me dijeron

que él prestaba dinero.

fui a buscarlo y la verdad

se portó muy amable

y me dio lo que necesitaba

para la urgencia.

mes con mes le pagaba

una cantidad con sus respectivos

intereses.

hasta que en una de esas,

pues me atoré.

y él me dijo que me perdonaba

lo que le debía,

a cambio de unos favores,

porque sabía que trabajaba

en conatrol.

>> desgraciado.

se aprovechó de tu situación.

rafael: ¿qué clase de favores?

nelson: primero me dijo

que necesitaba saber

los nombres de los ejecutivos.

cosas sencillas.

luego que le consiguiera

teléfonos y direcciones.

le pregunté que para qué

quería esos datos.

rafael: bueno, y ¿qué te dijo?

nelson: que como él tenía

varios negocios,

le interesaba ponerse

en contacto con la gente

de la planta.

y ya cuando empezó a hablarme

del ducto, se me hizo raro.

pero para ese entonces,

pues ya me estaba entregando

una cantidad mensual.

no pude negarme.

rafael: a ver, nelson,

¿cuándo te enteraste que él

era el jefe de los saqueadores?

pedro: súbete.

¿hiciste lo que te pedí?

nelson: sí.

es una parte del plano

del ducto.

pedro: no está nada mal.

pero esperaba algo más.

nelson: ¿algo más?

¿a qué se refiere?

pedro: a todo el plano.

nelson: ¿y para qué quiere

el plano completo?

pedro: no deberías

de ser tan curioso.

nelson: pues es que

como dice el dicho:

preguntando se sabe más.

pedro: no sé de dónde sacas

tus dichos tan estúpidos,

pero yo me sé uno mucho mejor.

la curiosidad mató al gato.

nelson: mire, don pedro,

la verdad es que ya se me está

haciendo extraño

todo lo que me pide.

y preferiría que me dijera

qué es lo que pretende

para saber a qué me atengo.

pedro: a lo único a lo que debes

de atenerte es saber

para quién trabajas.

que te quede claro

que desde el momento

en que empezaste a pasarme

información, trabajas para mí,

no para conatrol.

nelson: ¿para usted?

pero ¿en qué?

pedro: robando gasolina.

nelson: está bromeando, ¿verdad?

es una broma.

pedro: ¿tengo cara de estar

bromeando?

nelson: don pedro,

pero eso no está bien.

pedro: según el punto de vista.

déjame decirte que lo que haces

beneficia a muchos,

porque contigo consigo

por las buenas, lo que de otro

modo tendría que conseguir

a la mala.

y por las malas, no tienes idea

de lo que soy capaz

nelson: así fue como me enteré.

rafael: bueno, y ¿después

qué pasó?

nelson: después de ese día

no volví a saber de él

por una buena temporada.

hasta que volvió a pedirme

favores disque especiales.

y para que más que la verdad,

ya me había acostumbrado

al dinero fácil.

>> el dinero fácil,

tarde o temprano

trae consecuencias.

nelson: pues sí,

pero en ese momento

no lo pensé de esa forma.

hasta que todo se fue volviendo

más violento.

con mi hija no se meta,

porque no sabe

de lo que soy capaz.

pedro: ¿me estás amenazando?

anselmo, ¿tú conoces a alguien

que me haya amenazado?

anselmo: no, patrón,

ninguno vivo.

nelson: espero que ahora sí

entiendan por qué lo pensé

tanto para animarme a hablar.

don pedro es de armas tomar

y no se anda con miramientos.

y yo no quiero poner en peligro

la vida de nadie.

>> dime una cosa, nelson,

¿tienes pruebas en su contra?

nelson: ¿pruebas?

[música]

[música]

a veces le marco

y ya no contesta, hasta

que él se vuelva comunicar.

y si quiere que le hable,

pues me da otro número.

>> seguramente son líneas

que ni siquiera

están a su nombre.

nelson: sí, es lo más seguro.

rafael: cuando quiere verte,

¿dónde te cita?

nelson: pues siempre

en el mismo lugar.

una calle que está atrás

de el rastro municipal.

llega en su camioneta

acompañado de sus dos gorilas.

rafael: debe de tener algún

lugar para manejar

sus fechorías.

dudo mucho que lo haga

desde su casa.

incluso que su esposa

esté enterada.

nelson: no tengo idea,

pero tienes razón.

pedro tiene una bodega.

rafael: ¿dónde?

nelson: pues no sé.

la vez que me llevaron,

me taparon los ojos

y me echaron al piso

de la camioneta.

rafael: o sea que ¿no hay forma

de que sepas dónde está

esa bodega?

nelson: no.

su gente está muy bien entrenada

y difícilmente han tenido

contacto con don pedro,

como para poder señalarlo.

rafael: bueno, pero tú sí.

>> hay que tomar algunas cosas

en cuenta, rafa.

no hay pruebas fehacientes

que lo incriminen.

es la palabra de nelson,

contra la de arango.

quien las lleva de perder.

en cambio tú, sí vas a confesar

delitos que pueden probarte.

sebastián: buenas tardes,

marina.

marina: buenas tardes, ingeniero

hola, sara.

sara: ¿qué tal, marina?

sebastián: ¿ya tiene los papeles

que le pedí?

marina: sí.

aquí tiene, ingeniero.

justo los estaba revisando.

bienvenida a conatrol.

ah, que tonta.

se me olvidaba que entraste

la semana pasada, ¿verdad?

sebastián: vamos a revisarlos

a la oficina.

oiga, no he podido localizar

a rafa, ¿sabe algo de él?

marina: no, ingeniero.

pero voy a tratar de comunicarme

con él y si quiere le paso.

sebastián: gracias, marina.

marina: ¿dónde se metió

este rafa que no contesta?

rafael: y todavía arango

tuvo el descaro de presentarse

en el hospital, para preguntar

por la salud del ingeniero.

les juro que si me lo vuelvo

a topar, difícilmente

voy a poder contenerme.

>> pues tendrás que, rafa.

no nos conviene que intuya

que sabemos quien es.

ahora lo que tenemos que hacer

es abocarnos en encontrar

pruebas en su contra,

para que pague por sus fechorías

rafa: pues tu denuncia

va a tener que esperar

hasta que encontremos

esas pruebas.

mientras tanto, esperemos

a que el ingeniero andrade

se reponga.

y entonces hables con él.

simón: me voy.

mercedes: preparé albóndigas

para la comida.

simón: que rico,

nos vas a mal acostumbrar.

bueno, si no llego a comer,

me guardas para la cena.

mercedes: está bien.

espérate, es que quiero hacerte

una pregunta.

simón: dime.

mercedes: ¿a ti no te preocupa

eso de que sara firme

un contrato así nada más

para tapar lo de la junta

con el gobernador.

simón: la verdad no.

va a ser legal,

ya viste a sebastián.

tiene las facultades

para contratarla.

mercedes: pero la pueden

descubrir por la fecha,

por lo que sea.

y va a salir peor la cosa.

simón: bueno, esperemos que no.

yo, la verdad, vi a sebastián

muy seguro de lo que va a ser.

mercedes: a mí me parece

que nada más va a terminar

complicando más lo que ya

de por sí está complicado.

simón: déjate de trabalenguas,

mujer, relájate.

verás que todo va a salir bien.

mercedes: y sara deberá ir

a trabajar a conatrol.

firmando ese contrato,

tendrá ciertas obligaciones.

simón: ¿y quién le va a exigir

que las cumpla?

mercedes: ay, dios,

espero que todo resulte bien.

cuando el tal segura ese

se entere,

se va a enfurecer peor.

simón: que se enfurezca.

que se de cuenta de que sara

no está sola.

el infeliz la está chantajeando.

¿y sabes qué?

le va a salir el tiro

por la culata.

tranquila.

nos vemos al rato.

mercedes: adiós.

isabel: ¿por qué me besas así?

ricardo: porque me gusta.

a pesar de todo, no me he

olvidado de nuestros encuentros.

isabel: en cambio yo,

cuando me acuerdo, más te odio.

ricardo: no importa.

de odio al amor...

isabel: a ver, no vine aquí

a escuchar tonterías.

ricardo: deberías

de tratarme mejor.

acabo de solucionar

todos tus problemas.

isabel: ¿ya te deshiciste

de sara?

ricardo: sí.

isabel: ¿qué hiciste?

ricardo: me agarré de un error

que antonio cometió.

hace unos días tenía una junta

con el gobernador del estado

y mandó a sara

en su representación.

isabel: ¿cómo?

¿la estúpida esa

trabaja para él?

ricardo: no.

ese es el punto.

usurpó las funciones

de asistente de dirección.

es un delito grave,

penado por la ley.

si yo quisiera,

los mandaba a la cárcel

a los dos.

pero como soy una buena persona,

le dije a la vecina

que si no quería ver a su amor

entre rejas, se desapareciera.

sebastián: pues yo los veo bien.

si quieres echar un ojo,

pero yo no noto

que le falte ni le sobre nada.

sara: ¿esto es lo que gana

una asistente?

sebastián: de dirección

general, sí.

así es el tabulado de la empresa

pero si te parece poco

podemos arreglarlo.

sara: no, al contrario.

me sorprendí porque no creí

que estuvieran tan bien pagados.

puedes poner la cantidad que sea

porque lo que cobre,

igual lo voy a devolver.

sebastián: ¿por qué no me ayudas

en lo que re abres

tu restaurante?

yo necesito gente de confianza.

[celular]

sara: permíteme.

laura, ¿cómo estás?

sí, antonio está mucho mejor,

gracias.

ya lo sacaron de terapia

intensiva.

no, bueno, como aún está sedado,

por eso no está consiente

del todo así es que...

ricardo: ¿no te parece

que hice una jugada maestra?

isabel: hiciste un buen trabajo,

pero eso no me quita

el mal sabor de boca.

me enferma el que antonio esté

con esa tipa.

ricardo: eso te sacas

por estar empeñada en un hombre

que quiere a otra.

isabel: a ver, no sonrías.

¿desde cuándo sabías

que la tipa lo suplantó?

ricardo: el día que hicimos

explotar el restaurante.

isabel: ¿y por qué

no me lo dijiste?

ricardo: porque aún no me

pagabas esa primer operación.

isabel: eres un imbécil--

ricardo: ey, ey, ey,

cuidado con ofender.

por donde lo veas,

yo siempre te hago

salir ganando.

te hago el trabajo sucio

y tú sólo tienes que tragarte

tu dignidad, hacerte la buenita

y casarte con un hombre

que no te quiere.

isabel: eres un estúpido.

ricardo: ey, ey, ey.

se te olvida mi pago.

isabel: te deposito.

ricardo: o si prefieres,

me pagas de otra manera.

isabel: cuando compruebe

que de verdad la vecina

desapareció, hablamos.

[música]

[música]

[timbre]

sara: buenas noches, mariana.

pasa, pasa.

mariana: gracias.

sara: siéntate, por favor.

¿quieres tomar algo?

mariana: no, gracias.

vengo a traerte noticias

de antonio.

sara: ¿cómo está?

cuéntame.

mariana: volvieron a evaluarlo

varios médicos y todos confirman

que está evolucionando muy bien.

sara: que maravilla.

mariana: lo que sí,

es que lo notaron muy nervioso.

así es que lo siguen teniendo

con calmantes,

pero ya más ligeros.

sara: ay, bendito dios.

no, pues ahora sí ya siento

que va de salida.

gracias por venir a decirme.

mariana: ¿y vas a ir a verlo?

sara: quería hacerlo

muy temprano,

antes de que abran las visitas,

digo, aprovechando el apoyo

de la novia de simón--

simón: que no es mi novia.

sara: ay, bueno, disculpa.

la amiga de simón, edwina,

que tiene una clienta

que trabaja en cardiología.

mariana: oye, ¿por qué no mejor

de una vez te vas?

isabel se fue desde la tarde

y no volvió.

sara: no, pues me voy

ahora mismo.

bueno, nos estamos viendo.

te quedas en tu casa.

javi: buenas noches.

sara: pásale.

pasa, pasa, yo ya voy de salida.

javi: ¿qué tal?

¿cómo están?

mariana: hola, javi.

javi: hola, mariana.

quedé de verme con bruno.

simón: pues no ha llegado.

javi: mariana, aquí cerca

hay un lugar en donde hacen

las mejores aguas

y jugos del mundo.

¿se te antojan?

mariana: sí, que rico, gracias.

me encanta el agua de mamey.

ojalá y tengan.

javi: ah, no, no, seguro.

seguro, sí, sí, claro.

mariana: pues vamos.

javi: tu bolso.

mariana: gracias.

hasta luego.

simón: hasta luego.

laura: buenas noches,

pase, por favor.

fidel: gracias.

buenas noches.

laura: pedro no se encuentra.

se fue a la capital del estado

a atender unos negocios.

¿para qué lo busca?

fidel: quería hablar con él

sobre carmelo sepúlveda.

que según su esposa,

el día que desapareció,

le comentó que se iba a reunir

con pedro.

laura: pero no fue así.

yo estaba con pedro

cuando ella llamó

y se lo aclaró.

fidel: ¿sabe cuándo fue

la última vez que don pedro

vio a carmelo?

laura: no tengo idea.

pedro me dijo que tenía varios

días que no sabía nada de él.

fidel: entiendo.

bueno, señora, no le quito

más su tiempo.

después busco a don pedro.

muchas gracias.

laura: de nada,

que le vaya bien.

lo acompaño.

natalia: ¿qué decían

los estudios?

[llaman a la puerta]

¿esperas a alguien?

isabel: no.

natalia: ah, eres tú.

sebastián: sólo vine a desearles

buenas noches.

no se amontonen para saludarme.

natalia: ¿dónde estuviste

todo el día,

que ni siquiera te paraste

en el hospital?

sebastián: trabajando.

resolviendo mil cosas.

sin antonio, se me a cargado

mucho la chamba.

¿quieres salir a cenar?

natalia: no, gracias.

sebastián: vamos aquí cerca,

no tardamos.

natalia: no, gracias.

sebastián: natalia,

tenemos mucho que hablar.

natalia: ahora no.

buenas noches.

sebastián: está bien.

buenas noches.

isabel: no me digas

que te cuesta trabajo

decirle que no, si se ha portado

como un patán.

natalia: lo sé.

pero lo quiero.

¿qué quieres que haga?

emma: ¿a dónde fuiste?

mariana: por un agua de mamey.

emma: ¿sola?

mariana: no, me invitó javi.

el amigo de bruno y sara.

emma: no me digas que te estás

llevando con esos desarrapados.

¿ya se te pegó la locura

de antonio?

mariana: ay, mamá,

no seas clasista.

emma: no los eduqué

para que se mezclaran

con ese tipo de gente.

eduardo: ¿qué pasa?

emma: mariana, que ya está igual

que tu hijo.

juntándose con la plebe

como si nada.

eduardo: ya, emma,

ese tono despectivo

que estás usando para tratar

a toda esta gente,

que son amigos de antonio,

no nos va a llevar a nada.

¿a qué se dedica ese joven?

mariana: por lo que me platicó

trabaja en la ferretería

de su papá.

emma: hazme el favor, que fino.

te prohíbo determinantemente

que te juntes con él.

urge que nos vayamos

de este maldito pueblo.

pedro: no te preocupes, amor,

cuando regrese a san gaspar,

yo busco al comandante

laura: está bien.

pedro: hasta mañana,

que descanses.

anselmo: dime una cosa,

¿qué es lo que piensas hacer

con la viuda de carmelo?

pedro: apoyarla, como es debido.

carmelo era uno

de mis mejores amigos.

anselmo: bueno, bueno, bueno.

volviendo a lo nuestro.

¿cuándo vamos a reiniciar

operaciones al cien?

pedro: hay que esperar

a que se acomoden

todas las piezas del ajedrez.

anselmo: no te entiendo,

explícate.

pedro: tenemos que aguardar

a que nos confirmen

que la planta nos llega

y luego, el nombramiento

de ricardo como director.

claro que yo no tengo

tanta paciencia.

por eso decidí darle velocidad

al asunto.

anselmo: ¿a qué te refieres?

pedro: mandé a elías

a visitar a andrade.

[música]

[música]

estuve pensando

y cambié de parecer.

un mártir en este momento,

sería el motivo ideal

para que la planta

siguiera trabajando.

anselmo: ¿por qué estás

tan seguro?

pedro: porque lo harían

en su honor.

anselmo: pero dime una cosa,

¿cómo es que elías lo va

a rematar dentro del hospital?

lo más seguro es que andrade

esté vigilado.

pedro: los muy imbéciles

tienen vigilancia al rededor

del hospital, no en el interior.

¿y quién va a sospechar

de un enfermero?

un paciente en el estado

de andrade puede agravarse

en cualquier momento.

es cuestión nada más

de una ayudita.

anselmo: pues en ese caso,

brindemos por el mártir

de san gaspar.

salud.

pedro: salud.

sara: buenas noches.

elías: buenas noches.

sara: ¿qué medicamento

le estaba poniendo?

elías: un analgésico.

sara: ¿y cómo lo encuentra?

elías: bien.

con permiso.

sara: ¿ya viste?

vas muy bien,

así que tienes que echarle

muchas ganas.

ay, mi amor.

ya quiero que estemos juntos

para que hables con tu familia

y les digas que nada ni nadie

nos va a separar.

pedro: ¿estás seguro

de que sara no te reconoció?

elías: no, patrón.

y cuando ella entró al cuarto

yo ya había inyectado

todo el medicamento

en el suero.

todo va a salir como lo planeó,

ya verá.

pedro: eso espero.

anselmo: ¿todo bien?

pedro: sí.

las horas de andrade

están contadas.

sara: y luego mariana

se está portando como un ángel.

se ve que te quiere mucho.

como yo.

no, bueno, yo no te quiero.

yo te adoro.

te amo con todo mi corazón.

con mi alma, mi vida, mi todo.

que raro.

ay, mi amor.

estás helado.

le voy a hablar al médico.

doctor.

sebastián: no puede ser,

esto es demasiado.

¿qué tanto me están cobrando?

>> pues las noches

que llevó hospedado

y su consumo en el restaurant.

pero no se preocupe, mire.

si quiere nos vamos

cargo por cargo.

sebastián: por demás.

esto es un atraco.

ni que mi cuarto fuera

la suite presidencial

o que hubiera pedido

langosta para cenar

todas las noches, señorita.

primera y última vez

que me hospedo en este hotel.

>> bueno, pues como guste,

señor.

¿quiere liquidar su cuenta

de una vez?

sebastián: con el efectivo

que traigo no me alcanza.

ricardo: si quiere yo le presto,

ingeniero segura.

sara: ¿qué pasa, señorita?

dígame.

enfermera: algo anda mal.

pero si estaba

evolucionando bien.

sara: y ¿no será el medicamento

que le pusieron?

enfermera: ¿cuál medicamento?

no tenía nada indicado.

sara: es que cuando yo llegué

había un enfermero ahí

inyectándole algo al suero.

enfermera: esto no está bien.

sara: ¿qué pasa?

dígame.

doctor: ¿qué sucede?

enfermera: el paciente empezó

a manifestar un sudor frío

y tiene dificultad

para respirar.

no tiene otro síntoma,

pero la señorita vio

que alguien puso algo

en el suero.

cambió de color y por eso

paré el goteo de inmediato.

doctor: salga, por favor.

[música]

[música]

ricardo: aparte de tu ocurrencia

de registrarte con mi nombre,

estoy seguro que estás tramando

algo más y quiero saber

de qué se trata.

sebastián: ¿qué me voy a traer?

nada.

me registré con el nombre

del primer idiota

que se me vino a la cabeza.

[risas]

ricardo: que gracioso,

te lo voy a preguntar,

¿por qué te registraste

con mi nombre?

sebastián: ¿te repito

la respuesta?

titina: cheby.

sebastián: ¿qué haces aquí?

titina: quería verte

y saber cómo estabas

después de la despedida

que te hicieron mis hermanos.

sebastián: ahorita te platico.

deja que despido al señor

que ya se iba.

titina: ¿no me lo presentas?

sebastián: claro,

ricardo segura.

nos vemos después.

titina: no, no, no, espérate.

¿cuál es la prisa?

mucho gusto.

christina aguilera.

sebastián: vámonos, vámonos.

hasta luego.

titina: tú algo te traes, cheby.

¿por qué no quieres que cenemos

en el restaurante del hotel?

sebastián: porque ya estoy

cansado de comer ahí.

cocinan horrible, titina.

titina: a mí sí me gusta.

sebastián: a mí no.

así que mejor vamos

a otro lugar.

titina: pero, cheby.

sebastián: pero nada.

nada, titina.

¿quién te entiende?

te mueres por que salgamos

a un buen lugar,

y ahora que te voy a llevar,

te pones difícil.

titina: está bien, mi amor.

vamos a donde tú quieras.

yo no dije nada.

sebastián: ya vámonos.

titina: sí, ya voy.

ricardo: [ríe]

esa mujer debe de ser

la de los chupetones.

seguramente se registró

con mi nombre

porque sabe que natalia

está en el mismo hotel.

vaya que es audaz el infeliz.

simón: buenas noches, edwina,

¿no la interrumpo?

edwina: no, para nada.

¿qué se le ofrece?

simón: fíjese que estuve

pensando en los elementos

constructivos del cohete

y después de hacer

un recuento de los daños,

como que se me fue aclarando

la mente.

edwina: ay, que bien.

¿y qué concluyó?

simón: decidí que podemos

simplificar algunos

de los circuitos

y cómo podemos acelerar

la reparación.

¿le parece que nos veamos

mañana en la bodega

para enseñarle lo que vamos

a hacer.

edwina: ay, claro que sí.

ahí nos vemos.

simón: perfecto.

la meta es tenerlo listo

antes de que llegue serena

y el comité.

edwina: ¿y le va a informar

sobre los cambios?

simón: la verdad,

no creo necesario.

como que ese debe ser

nuestro secreto.

edwina: me parece bien.

simón: si serena se pone

a revisar los cambios

en el diseño,

capas que andamos lanzando

el cohete en el año 3 mil.

sara: doctor,

¿cómo está antonio?

doctor: ya se estabilizó.

afortunadamente el organismo

recibió muy poca de la sustancia

que le pusieron en el suero.

lo mandamos a analizar

al laboratorio para identificar

de qué se trata.

su llegada fue providencial,

lo salvó.

sara: ¿lo trataron de matar?

doctor: todo parece indicar

que sí.

la idea es que poco a poco

entrara esa sustancia por goteo

en la sangre.

sara: es que fue otro atentado.

esos malditos delincuentes

insisten en matarlo.

tengo que avisarle a la policía,

a la familia, a todos.

doctor: no les alarme demás,

ya está fuera de peligro.

voy al laboratorio.

me urge saber qué sustancia

le pusieron.

sara: sí, sí, sí, doctor, sí,

pase, pase.

¿rafa?

soy yo, sara.

antonio sufrió otro atentado.

sí, sí, sí, aquí en el hospital.

le pusieron una sustancia

en el suero.

javi: ay, no sé, no sé, bruno.

siento que, siento que la regué.

mejor no le hubiera dicho

que trabajo atendiendo

la ferretería de mi papá.

no sé, me siento tan, tan,

tan poca cosa.

bruno: a ver, no digas eso,

no seas tarugo.

al contrario, qué bueno

que se lo dijiste.

para mí no hay nada mejor

que la honestidad.

javi: sí, yo sé, pero,

cuando ella me dijo

que estudiaba arquitectura,

pues me sentí chiche.

yo apenas terminé la prepa.

bruno: y eso qué.

si no estudiaste una carrera

fue porque tuviste que apoyar

a tus papás.

no es para que te sientas así.

javi: pues sí, pero se me hace

que sus jefes me van a hacer

el feo.

a ver, ve cómo se portan

con sara.

y eso que ella es licenciada.

bruno: a ver, no seas bruto.

uno no vale por lo que estudia.

a ver, dime, ¿cuántos no hay

con posgrados y cursos

en el extranjero

y son una fichita?

además, si mariana

te da entrada,

aunque su mamá te vea

con malos ojos, ya se fregó.

javi: sí, eso sí.

pero tampoco quiero que mariana

vaya a tener problemas

por mi culpa ni nada de eso.

bruno: javi, sus papás tienen

problemas con todo el mundo.

si te gusta y ella quiere,

pues éntrale.

lo demás no te debe importar.

javi: bueno y tú, ¿qué onda

con laura?

bruno: no la he visto.

pero nos hemos estado

mandando cartas.

javi: ¿cartas?

bruno: ajá.

javi: no, pues sí,

amor de cartas,

amor de pen--de pensarse.

bruno: ¿qué?

no, eso crees.

tarde o temprano vamos

a terminar juntos, ya lo verás.

sebastián: así está bien,

gracias.

>> para servirle.

titina: ándale, chebi,

vamos a otro hotel,

hace mucho

que no estamos juntos.

sebastián: no, no, ¿cómo crees?

tienes que llegar a tu casa,

¿eh?

tus papás te pueden regañar.

titina: no están.

se fueron a una reunión

con sus compadres

y se van a tardar.

qué, ¿ya no me deseas?

sebastián: no, no, no digas eso.

sabes que sí.

pero no sé si sea prudente

estando embarazada.

titina: ay, chebi,

¿dónde sacas eso?

no pasa nada.

ándale, ¿sí?

ándale.

[celular]

ay, no, no contestes.

sebastián: no, no,

es--es padilla, es padilla,

puede ser algo importante.

¿qué pasó, padilla?

¿qué?

¿cómo está antonio?

allá te veo.

me tengo que ir.

intentaron matar a antonio.

mañana nos hablamos.

titina: ¿será cierto?

[piensa] ya me enteraré.

cómo voy a lograr que chebi

me haga el amor.

tengo que embarazarme.

sino, ni casándonos lo voy

a lograr retener.

[teléfono]

emma: ¿bueno?

sara: ¿señora emma?

soy sara granados, la vecina.

necesito decirle algo.

emma: yo no tengo nada

que hablar contigo.

ni yo ni nadie de mi familia.

qué, ¿no te quedó claro?

sara: no, señora, por favor.

emma: qué cinismo el tuyo.

esa mujerzuela no entiende,

es una descarada.

mariana: ¿era sara?

emma: ¿cuál otra?

[teléfono]

seguro es ella otra vez.

mariana: yo contesto, ma.

¿bueno?

sara: ¿mariana?

mariana: sí, soy yo.

sara: qué bueno

que me contestas tú.

estoy llamando para avisar

que atentaron

contra la vida de antonio.

Cargando Playlist...