null: nullpx
Cargando Video...

La Vecina Capítulo 12

29 Abr 2020 – 12:00 AM EDT

Comparte

locutor: televisa presenta...

cheo: sara.

sara: ¿eh?

cheo: tú sabes que lo más

importante en mi vida eres tú.

te amo.

esa es la única y gran verdad.

hagamos borrón y cuenta nueva,

¿sí?

¿qué pasa?

sara: pasa que las cosas entre

nosotros han cambiado, cheo.

cheo: ¿cómo que han cambiado?

¿ya no me quieres?

sara: sí, te quiero, y mucho.

pero algo se rompió.

algo de lo que sentía por ti,

que me hacía seguir a tu lado,

se perdió.

cheo: ¡eso fue por tu maldita

idea de irte a san gaspar!

nunca debiste hacerlo.

sara: ¡no, cheo!

las cosas empezaron

a ser distintas

desde antes que yo me fuera.

cheo: háblame claro, sara.

¿qué quieres decir?

sara: que no estoy segura de--

si quiero regresar contigo.

simón: ¿qué ganan con hacerle

la vida imposible al vecino?

¡ya se fue sara!

no hay vuelta de hoja, ¿no?

bruno: ¿quién dijo

que nos juntamos

para fastidiar al vecino?

bueno, ¿no tenemos derecho

a divertirnos sanamente?

simón: no me vengas con eso,

te conozco.

no hagas más grande el problema.

bruno: ¿cuál problema?

mira, a ese tipo,

si lo vi, ni me acuerdo.

nosotros vamos a cotorrear

un rato y ya--es más, quédate.

jorge y tavo tienen

unas canciones nuevas

buenísimas.

simón: gracias,

tengo que trabajar.

>> ya llegó, ya llegó, ya llegó.

[música]

antonio: [resopla]

me lo gané.

[timbre]

sebastián: ¿qué tal, isabel?

isabel: buenas noches.

sebastián: ¿está natalia?

isabel: sí, pasa.

¡natalia, te buscan!

sebastián: isabel,

aunque no lo creas,

yo estoy de tu parte.

isabel: tienes razón,

no te creo.

natalia: buenas noches.

sebastián: no puedo creer

que sigas enojada conmigo.

isabel y antonio

ya se arreglaron.

¿y nosotros qué?

natalia: no me importa que ellos

hayan arreglado sus cosas.

tú y yo no hemos

solucionado nada.

sebastián: pero ¿qué vamos

a solucionar?

si los errores los cometió

antonio, no yo.

¿por qué me castigas a mí?

natalia: porque no me gustó

que le hicieras de tapadera

a tu amigo.

sebastián: ya te expliqué

cuáles fueron mis motivos.

y también te dije

que no estoy de acuerdo

con lo que hizo antonio.

natalia: ¿no estás de acuerdo

en lo que hizo o cómo lo hizo?

sebastián: las dos cosas.

natalia: ah, o sea--

que si se hubiera metido

con la tipa esa

y nadie se entera

ni se arma el lío que se armó,

¿está bien hecho?

sebastián: no, no, no,

no quise decir eso.

natalia: eso quisiste decir,

sebastián.

que la infidelidad está bien,

siempre y cuando

nadie se entere.

sebastián: estás poniendo

palabras en mi boca

y no se vale, a ver--

¿por qué me quieres

seguir castigando?

dime por qué.

natalia: porque el que hayas

encubierto a antonio,

quiere decir que--

que me puedes hacer lo mismo.

sebastián: natalia, natalia,

jamás haría algo así.

tú sabes cuánto te quiero, amor.

natalia: júramelo.

sebastián: te lo juro.

natalia: ¿jamás me vas a volver

a mentir?

¿ni para tapar a un amigo?

sebastián: jamás.

además, perdóname, por favor,

mi amor, lo hice

porque lo sentí acorralado.

ay, yo te amo,

sin ti no soy nada, te lo juro.

tavo: ♪ cuando le digo

siempre tuyo seré

ella me dice

que también me quiere mucho

y que me ama tanto

no necesito más ♪

bruno: ¿qué se te ofrece,

vecino?

antonio: que no hagas

tanto escándalo.

tengo que terminar un trabajo

y necesito concentrarme.

bruno: qué pena,

pero no se va a poder.

y--y prepárate, porque vamos

a seguir con esta misma música

nueve días más.

¿qué quieres?

estamos de luto,

por una amiga que tuvo

que regresarse a progreso,

por culpa de un infeliz.

cheo: es por el tipo ese,

¿verdad?

¡seguro es por él!

sara: ¡no!

cheo: no te creo.

si ahora sales con que

no estás segura,

es porque algo pasó

entre ustedes.

sara: ¡antonio no tiene

nada que ver en esto!

¡es por ti!

por tu manera de ser.

cheo: ¿cómo que

mi manera de ser?

sara: pues, sí.

no me gusta que seas así,

tan arrebatado, tan explosivo.

cheo: siempre he sido así

y así me querías.

sara: pero ya no me gusta, cheo.

no me gusta que siempre estés

echando bronca por todo.

además--

cheo: ¿qué? ¿qué?

sara: que no me pones

el suficiente caso.

me haces sentir

como si fuera de tu propiedad.

no tienes ningún

detalle conmigo, y además,

te ocupas más de tus clientas

que de mí.

cheo: ya salió el peine.

sara, yo no me voy a cansar

de pedirte disculpas

por eso que viste.

pero óyelo bien,

yo jamás te he fallado.

sara: eso es lo que tú dices.

cheo: créeme.

la única mujer que amo

y que me importa, eres tú.

>> ♪ enamorado locamente estoy

no cabe duda ♪

antonio: maldita sea.

no voy a poder trabajar.

todos: ♪ enamorado

desde el momento en que te vi

del cielo tú llegaste aquí

solo para mí

enamorado locamente estoy

no cabe duda

como un hechizo tú llegaste

hasta aquí, bajo la luna

enamorado

desde el momento en que te vi ♪

[teléfono]

>> bueno ¡bueno!

sí, sí, sí, ¿cómo no?

mañana lo tiene a primera hora

en su--en su negocio.

no se preocupe, hasta mañana.

[alarma]

>> se largó el vecino.

bruno: ¿qué?

no aguanta nada, el infeliz.

>> bueno, si regresa,

se la volvemos a picar, ¿no?

bruno: ¡sí, claro!

merce: ay,

aquí debe de estar cheo,

esta es su camioneta.

juancho: seguro vino

a hablar con ella.

ojalá y vuelvan a andar.

merce: anda, vámonos.

hay que dejarlos que hablen

tranquilos.

juancho: aprovecho para ir

con carlos, quedó de pasarme

la tarea de biología.

merce: ve, pues, pero--

regresas temprano, ¿eh?

juancho: sí, ma.

cheo: por favor,

dame una oportunidad.

reconozco que he sido impulsivo

y--tú sabes que soy

de mecha corta.

pero puedo tratar de cambiar y--

y también--

puedo ser más detallista.

así, como tú quieres que sea.

sara: ¿y también podrás dejar

de coquetearle a tus clientas?

cheo: perdóname.

te juro que no vuelvo a voltear

a ver a otra mujer

que no seas tú.

y para que veas

que quiero cambiar,

voy a hablar con mi jefe

para pedirle que te dé trabajo.

sara: ¿y de qué podría trabajar

yo en una agencia

de coches usados, cheo?

cheo: de secretaria,

de recepcionista, lo que sea.

chamba es chamba.

sara: no es que menosprecie

lo que me ofreces,

pero es que quiero encontrar

otra cosa, más de acuerdo

a lo que yo estudié.

cheo: a todo lo que yo

te propongo le pones peros.

pero eso sí,

lo que te ofrece el tipo ese,

luego, luego dices que sí.

sara: ya, ni para qué

hablar de eso, ya no fue.

cheo: piensa en lo que te dije

y--me avisas.

ya sabes dónde encontrarme.

hola y adiós.

merce: ¿qué le pasa a cheo?

sebastián: oye.

¿y si nos vamos a la recámara?

natalia: no.

sebastián: ¿qué? ¿cómo que no?

hace mucho que no estamos

juntos, por favor,

ya no me castigues, natalia,

por favor.

natalia: perdóname, mi amor,

yo también quiero estar contigo.

pero hoy no puedo,

no puedo dejar sola a isabel.

no, no la veo bien.

sebastián: pero si las cosas

con antonio ya se arreglaron.

natalia: no, no del todo.

isabel no deja de pensar

que antonio tiene algo más

con la--fulana esa.

aunque él diga que no.

no entiendo cómo pudo meterse

con una golfa.

sebastián: ¿una golfa?

no creo que su vecina

sea una golfa, ¿eh?

ni que antonio se interese

por ese tipo de mujeres.

natalia: nadie lo hubiera

pensado, pero así es.

sebastián: vaya,

tal vez no conozco tanto

a mi amigo como yo pensaba.

natalia: a todos nos está

pasando lo mismo.

en un fin de semana,

antonio se transformó

en un verdadero desconocido.

sara: está muy molesto

porque no quiero volver con él.

una de las cosas

por la que me fui a san gaspar

a buscar trabajo,

fue porque me lo encontré

coqueteándole a una clienta.

merce: válgame dios.

sara: me dio mucho coraje,

por eso agarré el coche

y me fui a san gaspar.

merce: ya decía yo

que ese arranque que tuviste,

no podía ser de a gratis.

sara: es que no es solo eso, ma.

sí lo quiero, pero--

no igual que antes.

mi corazón ya no es el mismo.

merce: dime algo, hijita.

¿entre tú y antonio

no pasó nada?

sara: no, nada de lo que tú

estás pensando.

pero la verdad es que--

sí me siento confundida.

mamá,

creo que estoy enamorada de él.

merce: ay, hijita,

pero tú sabías que antonio

tiene a su novia,

está comprometido.

sara: sí, ya lo sé, mamá.

merce: y no se te vaya a ocurrir

ser plato de segunda mano.

eso sí que no.

sara: no, mamá, claro que no.

pero no puedo evitar

lo que estoy sintiendo.

merce: ¡ay, hijita!

antonio: gracias.

sara: tranquilo, antonio.

tómatelo con calma,

no te estreses.

antonio: no puedo.

si no acabo este trabajo

para mañana, estoy perdido.

y no solo me juego mi puesto,

sino el de todos en la planta

de san gaspar.

sara: bueno, entonces,

mejor me voy.

para dejarte trabajar.

antonio: no, no, no,

no te vayas.

¿por qué te fuiste a progreso?

no quería que te fueras,

te juro que no quería.

[teléfono]

¿qué pasó, sebastián?

sebastián: oye, cretino.

a ver, dime algo,

¿cómo es la vecina?

antonio: ¿cómo es de qué?

sebastián: no me digas que es

guapa, porque eso ya lo sé.

pero qué clase de mujer es.

qué tipo tiene.

antonio: ¿por qué la pregunta?

sebastián: es que isabel le dijo

a natalia que era una golfa.

antonio: bueno, ¿y qué esperabas

que dijera?

hablemos cuando esté en el df,

ahora tengo que concentrarme

en el documento que tengo

que presentarle a uribe.

sebastián: vale, aquí hablamos.

antonio: [suspira]

magda: hola, mi amor.

fidel: hola, mi amor.

¿qué pasó, campeón?

¿cómo te fue en el catecismo?

vladimir: bien, después,

el padre me llevó

a ver cómo entrenaban

los salados.

fidel: ah, qué bien.

mi amor,

¿me sirves de cenar, por favor?

magda: sí, claro.

fidel: ahora sí, cuéntame.

¿lograste averiguar qué era

la libreta del padre?

vladimir: sí.

fidel: ¡ese es mi hijo!

¿qué tanto tiene escrito?

vladimir: muchos números.

y los nombres de los equipos

contra los que va a jugar.

ah, y algo--

de una tabla de posiciones.

fidel: ¿y solo eso?

vladimir: sí, él la leyó

y se los dijo a los chavos.

estuvo bien padre,

me gustó mucho.

fidel: ah.

vladimir: ¿quieres que te cuente

lo que hicieron

en el entrenamiento?

fidel: sí, sí, sí, cuéntame.

con lujo de detalles, ¿eh?

vladimir: primero, los jugadores

decidieron dónde...

[llaman a la puerta]

isabel: pensé que te ibas

a quedar con sebastián.

natalia: pues, no,

que sufra otro poquito.

¿qué haces?

isabel: esperando,

por si antonio llama.

natalia: ¿te dijo

que iba a hacerlo?

isabel: no, pero--

quería escucharlo decirme

"buenas noches",

como acostumbraba.

aunque parece que ese antonio

ya no existe.

natalia: ¿tan cambiado

lo sentiste?

isabel: imagínate.

ni siquiera hicimos el amor.

natalia: ¿qué?

no me digas que fuiste

hasta allá y nada de nada--

isabel: así de fría y distante

está nuestra relación.

natalia: pero cuando

le preguntaste si él quería

casarse contigo, te dijo que sí.

isabel: sí.

natalia: ¿qué le pasa a antonio?

no lo entiendo.

isabel: yo menos.

no puedo dejar de pensar que--

que tal vez se enamoró

de la tipa esa,

por muy golfa que sea.

[música]

[música]

marina: [ríe]

buenos días, chucho.

chucho: buenos días, marinita.

marina: ¿ese disco es nuevo?

¡está buenísimo!

chucho: pura vida.

antonio: ¡apaguen esa música!

marina: buenos días, ingeniero.

disculpe,

es que no lo vimos entrar.

antonio: no, y con ese escándalo

es imposible que escuchen algo.

¿qué pasó con el aire

acondicionado?

marina: ay, ingeniero,

todavía no han venido.

pero no se preocupe,

ahoritita llamo otra vez.

antonio: ¿cómo puede ser posible

tanta ineficiencia?

estoy a punto de pedir

que traigan un albañil

para que tiren las paredes

y por fin entre el aire.

marina: llegó peor que nunca.

sara: buenos días, señorita.

estoy llamando por el anuncio

del periódico.

sí, para el puesto

de relaciones públicas.

>> por favor, envíenos

su currículum al correo

que aparece en el anuncio.

y posteriormente se le llama

para una entrevista.

sara: perfecto,

se lo envío en este momento.

>> pero de una vez le advierto

que la contratación comenzaría

en unos tres meses.

sara: ¿tres meses?

>> la empresa está en formación.

calculamos que es el tiempo

en que va a empezar a funcionar.

sara: qué lástima,

pero es que no me puedo esperar.

estoy muy necesitada

del trabajo.

bueno, gracias, de todas formas.

[suspira]

te ayudo, ma.

merce: gracias, hijita.

esto pesa mucho, ay.

sara: ay, sí, ah.

merce: ah.

has estado buscando trabajo,

¿verdad?

sara: llevo como diez llamadas

y no he encontrado nada.

merce: paciencia, hija,

paciencia.

¿y no has pensado

en el ofrecimiento

que te dijo cheo?

sara: no, mamá, la verdad, no.

prefiero encontrar algo

relacionado con mi carrera.

por algo estudié

todos estos años.

merce: pues, sí, pero--

a como están las cosas.

sara: mira,

voy a seguir intentando.

y te prometo

que si no consigo nada, lo tomo.

[ríen]

[celular]

isabel: ¿ricardo?

ricardo: isabel, qué gusto.

isabel: gracias por el mensaje.

natalia me dijo

que has estado llamando.

ricardo: solo para saber

cómo estabas.

isabel: pues, me gustaría

decirte que estoy bien, pero--

pues, digamos que ahí la llevo.

ricardo: ¿qué tal si te invito

a comer mañana y me cuentas?

isabel: me parece perfecto.

ricardo: ¿te parece bien

si paso por ti a las dos

y decidimos adónde vamos?

isabel: de acuerdo.

ricardo: hasta mañana.

isabel: hasta mañana.

rafa: buenos días.

marina: buenos días, rafa.

rafa: ¿ya llegó?

marina: y más neura que nunca.

rafa: anda muy tenso

por la propuesta

que tiene que llevar

a la ciudad de méxico.

marina: pero ¿uno

qué culpa tiene?

rafa: voy a pasar a verlo.

antonio: adelante.

rafa: buenos días, ingeniero.

antonio: buenos días.

rafa: nada más quería avisarle

que el bombeo del buque tanque

va al 70 %.

antonio: gracias.

rafa: ¿le puedo ayudar en algo?

antonio: gracias, no.

rafa: ingeniero,

¿le puedo robar unos minutos?

quisiera decirle algo.

antonio: dígame.

rafa: todos los que trabajamos

aquí estamos seguros que usted

es un hombre muy capaz.

no nos queda la menor duda

de que va a sacar

la planta adelante.

pero la gente

no está de acuerdo con su trato.

antonio: me imagino

que el ingeniero lópez

los trataba

con mucha familiaridad.

rafa: el ingeniero lópez

era muy cordial.

antonio: ah.

rafa: entiendo que uno no tiene

la obligación de ser simpático.

así que por ahí no va la cosa.

antonio: ¿entonces?

rafa: él aceptaba

nuestras costumbres.

sí me comprende

lo que le quiero decir.

antonio: sí, sí, señor padilla,

entiendo perfectamente

a lo que se refiere.

pero déjeme decirle

que si las costumbres

que quiere que acepte

son llegar tarde,

oír música a todo volumen

y no usar la camisa

del uniforme,

vamos a seguir

teniendo problemas.

rafa: entiendo,

y las cosas se van a hacer

como usted ordene.

pero también es cierto

que para que la planta trabaje

a toda su capacidad,

necesita que la gente

esté a gusto.

si están descontentos,

va a ser muy difícil

que cooperen con usted.

ellos no son sus enemigos,

sus enemigos están afuera.

antonio: le agradezco

sus consejos, señor padilla.

pero hay cosas

con las que no voy a ceder.

rafa: está bien, yo se lo decía

porque conozco a mi gente,

y por el bien de la planta.

eso era todo, con su permiso.

antonio: adelante.

[música]

[música]

edwina: me alegro que bruno

lo haya convencido de venir

a platicar conmigo del préstamo.

[ríe]

simón: la verdad,

le hemos dado muchas vueltas

y no tenemos otro modo

de conseguir dinero.

cuénteme, ¿cómo sería el asunto?

edwina: ah, primero tendríamos

que hacer una evaluación

del terreno que queda

en garantía, para calcular

el monto del préstamo.

después de eso,

yo trataría de conseguirle

la tasa más baja de intereses.

eso, déjelo por mi cuenta.

simón: gracias.

le confieso

que no me es nada fácil

y no quisiera terminar

perdiendo mi terreno.

edwina: eso no tiene

por qué pasar, no dude, simón.

muchos negocios prósperos

comienzan así.

simón: sí, sí, sí, sí, pero--

dependemos de las cosechas.

usted sabe cómo es eso.

edwina: pero ustedes son gente

de trabajo, estoy segura

que van a salir adelante.

simón: vamos a seguir pensándolo

un poco más y decidimos.

¿le parece?

edwina: por supuesto,

aquí los espero.

simón: muchas gracias,

fue un placer, hasta luego.

edwina: hasta luego.

simón: hasta luego.

bruno: hasta luego.

edwina: ay, sí, bruno.

hasta luego, bruno.

[suspira]

bruno: órale con edwina, ¿eh?

simón: ¿órale qué?

bruno: ay, ya, no te hagas,

te estaba echando unos ojitos.

simón: qué ojitos

ni qué ocho cuartos.

bruno: ah, no, pero--

pedro: buenas.

simón: buenas.

pedro: ¿qué los trae por aquí?

simón: venimos al banco

a ver algunos asuntos.

con permiso.

>> aquí tienes el comparativo

que me pediste.

ricardo: gracias,

tú siempre tan eficiente.

>> ¿y eso?

¿por qué tan de buenas?

ricardo: mañana voy a comer

con isabel.

>> vaya, que eres rápido.

¿y cómo estuvo? ¿te ofreciste

de paño de lágrimas?

ricardo: algo así.

por cierto,

¿tú has oído algo de que la tal

vecina de andrade es una golfa?

>> la verdad, no.

ricardo: será bueno conocerla.

¿te imaginas si uribe se entera

que andrade quiere contratar

a una cualquiera,

para que le atienda--

el asunto con las comunidades?

>> una mujer así les daría

una muy buena atención,

¿no crees?

ricardo: necesito conocerla

para salir de dudas.

>> ¿vas a ir a san gaspar?

ricardo: no, voy a traer

a sara granados aquí.

licenciado silva,

habla ricardo segura.

quisiera verlo un momento

por un asuntito.

¿tiene tiempo de recibirme?

perfecto, voy para allá.

voy a personal.

edwina: listo, señor arango,

ya quedó su transferencia.

y aquí está su chequera.

pedro: gracias,

usted siempre tan amable.

edwina: estamos para servirle.

¿algo más?

pedro: por el momento, no,

pero, dígame una cosa.

acabo de ver salir

al señor simón esparza.

es un muy buen amigo mío.

¿sabe usted qué se le ofrecía?

edwina: están buscando

un préstamo.

son gente muy trabajadora,

pero--necesitan el dinero.

pedro: ah, entiendo.

fue un placer, como siempre.

edwina: igualmente,

que le vaya bien.

me saluda a laurita.

pedro: por supuesto que sí,

con permiso.

edwina: propio.

ricardo: le agradezco mucho

que me reciba.

silva: por favor.

ricardo: el ingeniero andrade

mandó una solicitud

para la contratación

de sara granados a la planta

de conatrol san gaspar,

para hacerse cargo del apoyo

a las comunidades.

silva: eso tengo entendido.

si es urgente,

le damos curso de inmediato.

ricardo: no,

lo que quiero pedirle

es que haga venir a la señorita

granados, para entrevistarla.

silva: no es necesario,

si el ingeniero andrade

lo solicita,

basta con un visto bueno

del ingeniero uribe.

ricardo: sucede que ha habido

algunos problemas en san gaspar.

y antes de proceder

con su contratación,

queremos hablar primero

con ella.

así que necesito que la contacte

y le envíe un boleto de avión

para que esté aquí mañana mismo.

silva: ¿mañana?

ricardo: sí, oyó bien, mañana.

silva: entonces, tengo

que hacer las gestiones ya.

pedro: me acabo de enterar

de que simón esparza

anda necesitando dinero.

estoy pensando

en ofrecerle un préstamo.

>> podemos sacar provecho

del tipo.

pedro: es muy influyente

en la zona, sobre todo,

con los otros productores

agrícolas.

eso nos convendría si queremos

instalar más válvulas.

>> quieres convertirlo

en nuestro aliado.

pedro: así es.

>> me parece bien.

ve calando la situación.

si se convence y convence

a varios de los propietarios

de los otros terrenos,

ya la hicimos.

sara: "se solicita

encargada de alimentos

para hotel en playa del carmen".

merce: ¡ay, no, hijita!

te tendrías que ir muy lejos,

mejor, ni llames.

sara: trabajo es trabajo, mamá,

puede ser una oportunidad.

[teléfono]

merce: bueno.

¿quién le llama?

¿de conatrol?

¿para una entrevista de trabajo?

¿es de parte

del ingeniero andrade?

silva: no directamente, pero--

él es el que solicita

la contratación.

merce: ¡ya decía yo que no podía

dejar de cumplirle a mi sara!

tan caballero y tan educado

que es antonio.

ay, verá que no se van

a arrepentir de contratarla.

mi hija es muy cumplida

y profesional.

se la voy a pasar, aquí está.

¡ay!

sara: buenas tardes.

silva: mucho gusto,

señorita granados,

mi nombre es alberto silva,

jefe de personal de conatrol.

sara: ¡pensé que ya no!

¿y para qué puesto

me quieren contratar?

silva: encargada

del departamento de apoyo

a las comunidades en san gaspar,

pero para darle curso

al trámite,

necesitamos que venga

a la ciudad de méxico

a una entrevista.

sara: ¿y cuándo sería eso?

silva: tiene que estar aquí

mañana.

¿dónde se encuentra

en este momento? ¿en san gaspar?

sara: no, no, no, señor,

estoy en progreso.

silva: perfecto.

nosotros le enviamos el boleto

para que viaje a primera hora.

sara: [suspira]

[música]

[música]

cheo: si se anima con el

coche, estoy para servirle.

>> claro que sí, muchas gracias.

>> buenos días.

cheo: buenos días, jefe.

aprovechando que lo veo,

quería pedirle un favor.

>> no hay permisos.

ya te tomaste un día,

que porque estabas enfermo.

cheo: [carraspea]

no, no se trata de eso.

lo que pasa es que el hotel

donde trabajaba mi novia

lo cerraron por remodelación

y se quedó sin chamba.

¿no tendrá algo para ella?

>> nada.

además,

no me gusta tener parejas,

siempre hay problemas.

cheo: écheme la mano.

ella tiene rato buscando

y no encuentra nada.

aunque sea de--de recepcionista.

>> ya veremos, ¿eh?

roque: ¿qué traes?

cheo: tu jefe, que no se

le puede pedir un favor.

le dije que le--

diera chamba a sara y--nada más

me salió con un: "ya veremos".

roque: ¿tú todavía le quieres

conseguir chamba,

después de que hubo algo

entre ella y el tipo ese?

[ríe]

ahí me avisas, ¿eh?

para que te pula los cuernos.

[ríe]

¡ay, no!

ricardo: entonces,

primero le contestó

la mamá de sara granados.

silva: así es,

muy platicadora la señora.

tiene en muy alta consideración

al ingeniero andrade.

y se refiere a él

con mucha familiaridad.

ricardo: [ríe]

qué curioso.

gracias, licenciado.

mañana, cuando llegue

la señorita granados

me avisa, por favor.

silva: con mucho gusto,

ingeniero.

sara: no sé qué pensar, mamá.

merce: pues, nada, hija.

que antonio cambió de parecer.

¿qué otra cosa?

sara: es que, mamá,

no te dije la verdad.

antonio nunca me dejó de ofrecer

un puesto.

fui yo la que decidí venirme

para acá, sin importar

que me cumpliera o no

con lo del trabajo.

merce: no quieres estar cerca

de él porque te enamoraste,

¿verdad?

ay, hija.

¿y no habrá posibilidad

de que te dieran trabajo

en otra plaza?

sara: es que esa opción también

me la ofreció antonio,

por si me sentía incómoda

cerca de él.

merce: claro, si ya decía yo.

qué hombre tan correcto

y educado.

sara: ay, mami,

no sé si aceptar.

merce: ¿por qué dudas, hija?

si hasta ahora se ha comportado

como todo un caballero,

lo va a seguir haciendo.

yo que tú,

me presentaba a la entrevista,

ni siquiera va a ser con él.

está en san gaspar, ¿no?

sara: sí.

merce: más a mi favor.

sara: tienes razón, voy a ir.

ni que tuviera mucho

de donde elegir.

no me puedo hacer de rogar.

merce: ¿le vas a llamar

a antonio para agradecerle?

sara: no, no--no--no.

primero voy a la cita

y veo cómo me va,

y ya después le llamo.

ahora no lo quiero distraer.

capaz que me contesta la novia.

merce: ay, sí, no.

[ríen]

ricardo: estas gráficas

no son suficientemente claras.

hazme otras más sencillas.

aquí faltan los datos

de la planta de sinaloa

y de reynosa.

>> esos datos

no me los ha entregado ligia.

ricardo: ¿qué pasó

con las estadísticas

que le pedí, ligia?

ligia: aún no reúno

todos los datos, ingeniero.

ricardo: pero ¿qué diablos

le pasa a usted?

tengo que tener ese documento

listo para mañana.

la junta con el ingeniero uribe

es a las diez, ¡me urge!

ligia: ahora mismo se los doy.

ricardo: ay, inepta.

licenciado silva,

soy yo, ricardo segura.

¿ya tiene el boleto

de la señorita granados?

silva: eh--estoy en eso.

ricardo: necesito que esté

mañana aquí, antes de las diez.

silva: sí, ingeniero, así será.

>> ¿estás seguro

de lo que vas a hacer?

ricardo: completamente.

¿qué mejor manera de quemar

a antonio delante de todos?

no estaría mal

que los ingenieros

que van a estar en la junta

se enteren que antonio

está tratando de contratar

a su "muina".

ahí te encargo,

esa chamba es para ti.

fidel: tomás,

hoy hay entrenamiento.

no me vayas a fallar, ¿eh?

traigo unas tácticas nuevas

para el partido del domingo.

ahí nos vemos.

[celular]

ramón: sí.

fidel: ramón.

nada más para recordarte

que hoy tenemos entrenamiento,

no me vayas a fallar.

ramón: híjole,

va a estar difícil, fidel.

estoy en la chamba,

voy a trabajar horas extras

y estamos en maniobra de bombeo.

fidel: después de la derrota

del domingo,

no podemos volver a perder.

los salados ya nos llevan

cinco puntos.

ramón: pues, sí, pero te digo

que estoy chambeando.

si salgo a tiempo,

voy para allá, ¿sí?

fidel: bueno, bueno, está bien.

luego no me reclames

porque te dejo en la banca.

ramón: ¡ay, me lleva!

>> ¿qué te traes?

ramón: no voy a poder ir

a entrenar y todo por culpa

del ingeniero.

si no se hubiera suspendido

el bombeo, ya estaríamos

por acabar, ah, pero no.

rafa: ¿cómo vamos?

ramón: todo en orden.

rafa: ¡ramón!

ponte la camisa, te van a volver

a llamar la atención.

ramón: ¿qué? ¿ahora eres nuevo

supervisor de vestuario

de la planta o qué?

antonio: bueno, por lo visto,

tampoco están acostumbrados

a respetar jerarquías.

el señor padilla está reiterando

una orden que yo di,

así que la acatan.

y me refiero, en concreto,

a usted, es la tercera vez

que lo encuentro sin camisa.

voy a mandar

un reporte personal.

ramón: si esas vamos,

me voy en cuanto acabe mi turno.

y si no le parece,

puede hablar al sindicato, ¿eh?

antonio: está en todo

su derecho.

pero mientras acaba su jornada,

se pone la camisa.

señor padilla,

consiga quien supla al señor.

rafa: sí, ingeniero.

antonio: por favor,

mándenme a mi oficina

los resultados del monitoreo

de los sensores de presión.

voy a demostrar

que el robo hormiga,

no se detecta teniéndolos

tan espaciados.

>> sí, ingeniero, los imprimo

y se los llevo a su oficina.

antonio: gracias.

>> gracias.

ramón: no lo soporto,

debería de largarse de una vez.

[celular]

isabel: ¿qué pasó, ricardo?

ricardo: isabel.

me apena mucho, pero--

no voy a poder comer

contigo mañana.

isabel: ¿y eso?

ricardo: tenemos junta

con el ingeniero uribe

y no creo estar a tiempo

para llegar por ti.

además, antonio va a estar aquí

y me imagino que querrás

estar con él.

isabel: pues, sí.

qué pena, pues,

tendrá que ser en otra ocasión.

ricardo: así es.

isabel: espera.

¿y si te vienes a comer hoy?

ricardo: me encantaría.

isabel: entonces, ya quedamos.

¿te parece bien

a las dos y media?

ricardo: perfecto, ahí te veo.

isabel: necesito que ricardo

me diga qué piensa de antonio.

[teléfono]

sara: acá está.

¿bueno?

>> buenas tardes.

habla la secretaria

del licenciado silva,

de conatrol méxico.

busco a la señorita

sara granados.

sara: ¡sí, soy yo, dígame!

>> le hablo para informarle

que su boleto a la ciudad

de méxico ya está listo.

sale en el vuelo 436 de azivel,

a las siete de la mañana.

sara: sí.

>> le doy la clave

de reservación.

sara: sí, un segundito,

voy por algo para apuntar.

sí, listo, dígame.

muchas gracias, señorita.

ay, ya es un hecho, mamá.

salgo mañana,

a las siete de la mañana

para la entrevista en conatrol.

¡ay, mamá, qué nervios!

siento mariposas en el estómago.

¡ay, mamá!

por eso y por la entrevista

ay, y por las ilusiones que,

aunque no quiera,

no me puedo dejar de hacer.

merce: ¡ay, hija!

todo va a salir bien, vas a ver.

sara: sí.

ay, ma.

[música]

[música]

>> mañana viene andrade,

a presentarnos su propuesta

para sacar adelante

la planta de san gaspar.

tal y como lo ofreció.

>> así es.

me lo acaba de confirmar

mi secretaria.

cumplido el hombre.

>> ese es andrade,

nada se le atora.

ni porque se perdió

todo el fin de semana

dejó de trabajar.

[ríen]

>> ¿están hablando de andrade?

>> sí.

>> es que acabo de ir a personal

y vi que está pidiendo contratar

a una tal sara granados

para el departamento de ayuda

a la comunidad.

¿alguien sabe algo?

>> ¿no será la vecina

con la que se desapareció

el fin de semana?

>> no creo,

no es el estilo de andrade.

bueno, no era.

[ríen]

[timbre]

ricardo: ¿llegué a tiempo?

isabel: pareces inglés,

más puntual no puedes ser.

ricardo: espero que te gusten.

isabel: ¡ay, tulipanes!

¡me encantan!

muchas gracias,

voy a ponerlos en agua.

[música]

ricardo: ¿este cuadro es tuyo?

isabel: sí, ¿qué te parece?

ricardo: me encanta.

isabel: lo hice

en mis mejores épocas.

ricardo: eres una mujer

muy talentosa.

isabel: ¿te parece?

ricardo: sí, todos tus trazos,

la composición, los colores,

son perfectos.

isabel: deberías de ser

mi promotor, con alguien como tú

me iría muy bien.

siéntate.

ricardo: ¿liszt?

¡me fascina!

esa sonata en particular.

isabel: es uno de mis músicos

preferidos.

ricardo: ah, creo que tenemos

los mismos gustos.

vi que tienes a tamara lempicka,

me fascina lo que hizo

esa mujer.

isabel: me sorprendes, ricardo.

a tamara lempicka

la conoce muy poca gente.

la exquisitez de su obra

no todo el mundo la entiende.

ricardo: ya somos dos.

isabel: ¿pasamos a comer?

ricardo: sí, claro.

isabel: usas la misma loción

que antonio.

ricardo: ¿en serio?

no me había dado cuenta.

isabel: qué extraño que antonio

y tú no se entiendan bien.

tienen tanto en común.

ricardo: [piensa] empezando

por ti.

marina: ¿cómo ves, rafa?

es el reporte de ramón.

el que me pidió el ingeniero

andrade que enviara a personal.

¿lo mando?

rafa: tú obedece.

marina: ay, yo creo que

el ingeniero está exagerando.

creerás que también me pidió

que le enviara un correo

a todas las áreas,

para informarles

que se va a ausentar.

rafa: [ríe]

marina: se me hace que se van

a burlar de él.

antonio: marina,

¿ya mandó el correo que le pedí?

marina: ay, ingeniero,

¿no cree usted que--?

antonio: a ver, dígame una cosa.

¿qué hacía el ingeniero lópez

cuando se ausentaba?

marina: solo nos avisaba a rafa,

a mí y a algunos otros,

pero nada de correos.

antonio: entiendo.

entonces, vaya de oficina

en oficina,

avisándoles de mi ausencia.

para no alterar sus costumbres.

marina: ay, ingeniero, cómo es.

antonio: envíe ese correo.

¿hay algún restaurante

cerca de aquí?

rafa: sí, varios.

pero ¿por qué no va

al restaurante que tiene

convenio con conatrol?

antonio: me parece buena idea,

sirve que lo conozca.

¿y dónde queda?

rafa: se llama "el molcajete".

le apunto la dirección.

a cualquier persona

que le pregunte,

le dirá cómo llegar.

antonio: gracias.

isabel: de momento no puedo

contestar tu llamada.

deja tu nombre

y número de teléfono,

para que a la brevedad

me comunique contigo.

[pitido]

ricardo: ay, esta ensalada

se ve buenísima.

isabel: es la favorita

de antonio.

ricardo: lo quieres mucho,

¿verdad?

isabel: sí.

por eso me preocupa tanto

todo lo que está pasando.

ricardo: ¿te refieres

al fin de semana

que pasó con su vecina?

isabel: no,

eso ya está arreglado,

me preocupa él.

dime algo, ¿está molesto

con antonio el ingeniero uribe?

ricardo: digamos que--

que preocupado,

como todos nosotros.

[teléfono]

isabel: sé que antonio

ha cometido errores.

y entiendo la preocupación

que tienen,

pero hay que tomar en cuenta

que uno no se adapta

a un cambio tan radical

de buenas a primeras.

antonio: hola, amor,

quería hablar contigo,

parece que no estás.

intenté comunicarme

a tu celular, pero me parece

que lo tienes apagado.

cuando escuches mi mensaje,

llámame.

ricardo: llámalo,

por mí no te detengas.

mientras tanto,

permíteme pasar al baño

a lavarme las manos, ¿sí?

isabel: claro que sí.

en ese pasillo, a la derecha.

¡hola, mi amor!

no alcancé a contestarte.

¿hoy en la noche?

¡uf, qué maravilla!

ricardo: [murmura]

deliciosa.

pedro: buenas, bruno.

¿cómo va la huerta?

bruno: ahí va, ahí va.

pedro: venía a decirte

que ya sabes que cuentas conmigo

para venderla cuando coseches.

bruno: gracias, pero--

ya estoy viendo

otros compradores.

pedro: ¿otros compradores?

yo soy el único en toda

la región que te puede comprar

la cosecha completa.

y este año, te voy a dar

un precio más atractivo.

bruno: ay, caray.

¿y eso? ¿como por qué?

pedro: me caes bien, muchacho.

por lo que veo,

tu cosecha va a ser muy buena.

claro que eso es producto

de tu trabajo y del de simón.

son gente de empuje

y a mí me gusta hacer negocios

con gente así.

bruno: pues, ¿a quién no?

pedro: sí, tienes razón.

pero no solo lo digo

por lo de su cosecha.

tú sabes que yo tengo

otros negocios.

bruno: sí, no, y lo felicito.

pero lo que se me hace

muy extraño, es que de repente

se aparezca por aquí,

de buenas a primeras,

a halagarnos.

hable claro.

¿qué es lo que quiere?

pedro: te digo que eres empuje.

tú y simón se han ganado

el respeto y aprecio

de la comunidad.

de modo que a mí,

en lo personal,

me gustaría que ustedes ¿verdad?

bruno: a ver, a ver--pare ahí.

si cree que porque nos llevamos

bien con los demás agricultores,

le vamos a hacer

de intermediarios

para que le sigan comprando

sus cosechas a precio de risa,

por favor, mejor regrésese

por donde vino.

pedro: me pregunto si simón

pensará lo mismo.

porque me enteré

que andan necesitados de dinero.

no es lo mismo pedirle al banco

que a alguien de confianza, ¿eh?

simón: ¿y dónde está esa gente

de confianza que no la veo?

Cargando Playlist...