null: nullpx
Cargando Video...

La Vecina Capítulo 119

31 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

>> los primeros días

el pobre de tu hermano

se la pasó verdaderamente mal

con nosotros.

bruno: es que era bien pesado.

mariana: me lo puedo imaginar.

simón: aquí la única que

insistía en que era buena gente

era sara.

juancho: ah, qué chiste,

estaba enamorada.

mercedes: a mí me cayó bien

desde el principio, eh.

bruno: sí, como no.

te dio trato especial

por ser la suegra.

todos: [ríen]

vicente: pero lo conocimos mejor

y nos fue ganando.

tu hermano es un gran hombre

en todos los sentidos.

mariana: sí, padre, lo es,

él y yo hemos sido muy unidos

desde chiquitos.

hacíamos equipo para

defendernos de mis papás.

simón: y mira que se necesita

fuerza para eso, eh.

bruno: la verdad es que ni tú

ni él parecen hijos de ellos.

sara: ¡bruno!

todos: [ríen]

sebastián: háganme caso, hombre.

en otro lugar la vamos

a pasar mejor.

seguro conocen algún sitio

donde hay esas señoritas

que bailan y toda la cosa.

de verdad, no se preocupen,

con mucho gusto yo los invito.

>> ¿pues, qué dicen?

¿le damos gusto al cuñado?

sebastián: piénsenlo, mientras

yo voy al baño.

>> [ríe]

mientras lo decidimos

pongamos música.

todos: [festejan]

[música]

ey, ey, ey,

ey, ey, ey.

>> un paso.

todos: hey, hey, hey.

hey, hey, hey.

>> arriba.

todos: hey, hey, hey.

hey, hey, hey.

natalia: ay, son otra vez

esos infelices.

isabel: pero me van a oír.

natalia: voy contigo.

sebastián: apaguen esa música.

>> ¿qué dijo?

>> que está bien buena

la música.

súbele.

[golpean puerta]

>> están tocando,

deben ser las chavas

que contratamos.

pónganse guapos, pónganse

guapos.

>> chicas, qué bueno

que llegaron,

ya tenemos rato esperándolas.

>> con esa ropa se ve que vienen

dispuestas a todo.

pásenle a lo barrido.

isabel: estúpidos,

ya me imagino la clase

de mujeres que están

esperando.

natalia: estamos en la

habitación de junto

y no podemos dormir

por su escándalo.

>> ustedes disculpen,

es que organizamos su despedida

a mi cuñado.

pero ya nos vamos.

isabel: más les vale,

porque si siguen con su

escándalo, le voy a llamar

a la policía.

¡apaguen su música!

natalia: ajá.

[música se detiene]

>> [ríe]

tienen su genio las vecinas.

>> qué bueno que no me vieron,

si no capaz que me reportan

y entonces sí nos sacan

a patadas del hotel.

sebastián: ¿qué pasó?

>> aquí mis hermanos,

que confundieron a las vecinas

de junto con las chavas

que estábamos esperando.

>> son bravas, nos amenazaron

con llamar a la policía.

sebastián: les digo, mejor vamos

a otro lado.

>> sí, vámonos.

>> lástima que la flaquita

de pelo largo

tenga ese carácter, porque yo,

yo, yo, yo,

no le decía que no.

>> sí está chula.

sebastián: ya, vámonos, pues.

mercedes: aquí tienes tu casa,

marianita, ya sabes, puedes

venir cuando quieras, eh.

mariana: muchas gracias,

señora y deliciosas sus

enchiladas.

bien dice sara que cocina

exquisito.

mercedes: favor que me haces,

si quieres, vente mañana

a desayunar.

mariana: ay, muchas gracias,

no estaría nada mal.

pero voy a ver como se pone todo

allá con mis papás.

y si puedo, vengo encantada.

>> yo también me apunto,

digo, si se puede.

bruno: y, míralo,

qué aguzado.

mercedes: ay, no le hagas caso,

ya sabes que siempre eres

bienvenido.

mariana: muchas gracias

por todo.

me la pasé muy bien con ustedes.

que tengan buenas noches.

sara: igualmente.

mariana: gracias.

bruno: épale, épale,

se me hace que a alguien aquí

le lanzaron la flechita

de cupido.

juancho: uy, esto parece

epidemia.

[teléfono]

sara: ¿bueno?

edwina: sara, ay, qué bueno

que me contestas, quería hablar

contigo.

sara: dime, edwina.

edwina: te tengo buenas

noticias.

resulta que una persona de las

que le llevo su cuenta en el

banco, trabaja en cardiología

en el hospital general.

así que le pregunté si habría

modo de que te echara la mano

para que pudieras pasar

a terapia intensiva

y vieras antonio.

sara: ¿y qué te dijo?

edwina: que sí.

te espera mañana temprano

para que lo veas antes

de que llegue su familia.

cheo: usted disculpe, usted

disculpe.

¿es lo único que van a decir?

quintín: está bien, pues,

te invito una torta

por las molestias.

fidel: entiende que nosotros

tenemos que hacer nuestro

trabajo,

y si hay una pista,

tenemos que seguirla.

cheo: esta vez les falló.

y espero que no sigan yéndose

detrás de lo primero

que se les ocurra.

porque no van a resolver

un caramba.

buenos días.

quintín: híjole, jefe,

estamos de nuevo como

al principio, no tenemos

ni una sola pista que nos sirva.

[monitor]

sara: mi amor,

me duele mucho verte así.

tienes que despertar.

me haces mucha falta.

mi amor, te traje un escapulario

de la virgencita del carmen.

me he encomendado mucho

a ella para que te cuide.

es bien milagrosa.

yo sé que ella te va a ayudar.

la voy a poner debajo

de tu almohada

para que la tengas muy, muy

cerquita de ti.

¿antonio?

antonio: [gime]

isabel.

sara: ¡doctor!

¡doctor!

pedro: enriqueta,

si supiera algo de carmelo

te lo diría de inmediato,

créeme que a mí también me

preocupa que no aparezca.

claro que sí.

apenas me entere yo de algo,

me comunico contigo.

tranquila, mujer,

seguro no es lo que estás

pensando.

ya aparecerá.

pobre enriqueta,

cree que carmelo se fue

con otra mujer.

¿yo qué voy a saber?

a mí nunca me platicó nada.

laura: qué lástima, no se merece

que la dejen por otra.

ojalá que carmelo aparezca

y arreglen sus problemas.

pedro: tengo que ir a la capital

del estado a arreglar unos

asuntos, por favor,

mantente al tanto

de la salud de andrade, ¿sí?

cualquier cosa me avisas.

laura: sí.

¿cuántos días vas a estar fuera?

pedro: ¿por qué?

laura: por saber.

pedro: no lo sé.

sara: ¿doctor?

doctor: dígame.

sara: ¿qué pasó?

¿qué significa que ya haya

abierto los ojos y hablara?

doctor: que está reaccionando

bien, es lo que esperábamos.

sara: gracias a dios.

doctor: le vamos a hacer

una tomografía por su reacción,

supongo que va a salir bien.

¿usted es isabel?

sara: no.

doctor: lo pensé porque

no deja de repetir su nombre.

está bajo los efectos

del medicamento que le

aplicamos.

puede estar muy confundido.

sara: sí, claro.

¿qué sigue después de la

tomografía?

doctor: si todo sale bien,

ya no será necesario que siga

en terapia intensiva.

se le trasladaría a un cuarto

normal donde pueden acompañarlo

sin problemas.

sara: esperemos que así sea.

gracias, doctor.

doctor: con permiso.

rafa: buenos días, fidel.

fidel: ni tan buenos.

anoche se nos cayó la única

pista que teníamos para dar

con el agresor del ingeniero.

rafa: ¿qué era?

fidel: detuvimos a un sujeto

del que sospechábamos.

pero al hacerle las pruebas,

resultó que no tenía nada

que ver con el caso.

rafa: cuánto lo siento.

me lleva.

tengo que convencer a nelson

para que hable.

esto ya no puede seguir así.

pepe: buenos días, rafa.

¿cómo estás?

rafa: bien,

¿y nelson ya llegó?

pepe, no sé, para qué lo

quieres?

rafa: necesito hablar con él.

pepe: ¿de qué?

rafa: ¿lo has visto o no?

pepe: pero ¿por qué tanto

misterio?

rafa: ¿qué misterio

ni que nada?

cuando lo veas,

dile que me busque.

pepe: [piensa] este sospecha

algo,

¿será que habló con nacho?

sí.

yo le digo.

rafa: [piensa] este algo

se trae.

¿será que lo sabe?

cheo: buenas, ¿qué novedades?

>> ¿qué si hay novedades?

atentaron contra el ingeniero

andrade,

le dieron un balazo.

cheo: eso ya lo sé.

>> ah, bueno,

tú pregunta, yo contesto.

cheo: ¿qué otras noticias hay?

>> con lo que le pasó al

ingeniero, se dejó venir toda

su familia de méxico.

y no solo eso,

también llegó la señora merce.

y anoche el padre vicente estuvo

hablando largo rato

con el papá del ingeniero

en la alberca.

yo creí que se iba a armar

la de san quintín.

pero no,

la que se ve que es medio

especial es la mamá

del ingeniero,

es igualita de pesada

que él.

cheo: ellos no me interesan.

¿qué me dices de sara?

isabel: ¿tú? ¿qué haces aquí?

cheo: vine para ver a sara.

isabel: no me digas,

¿después de todo lo que te hizo,

todavía vienes a buscarla?

¿no será que tú tuviste algo que

ver con lo que le pasó a

antonio?

cheo: ey, un momento,

acepto que lo que pasó en méxico

fue para vengarme

de las que me ha hecho antonio,

pero de eso a ser un asesino,

hay un mundo de distancia.

sara me acusó de lo mismo.

isabel: por algo será.

cheo: piensa lo que quieras.

yo solo vine a decirle a sara

que si quiere seguir siendo

plato de segunda mesa

de tu prometido,

allá ella,

pero que a mí no me involucre.

>> espera, no puedes entrar.

pepe: me acabo de encontrar

a rafa.

y me preguntó por ti.

se me hace que nachito ya le

dijo que tú eres el soplón.

nelson: ¿estás seguro?

pepe: bueno, no me lo dijo

directamente, pero

lo noté muy raro.

nelson: en la torre, ¿qué hago?

pepe: lo mejor es que

te desaparezcas

hasta que estemos seguros.

no sea que no te vaya

a dar chance de nada.

y te lleve luego, luego

con fidel.

nelson: bueno, ahora se me

ocurrió pedirle ayuda a nacho.

pepe: no te lamentes.

mira, tienes que irte,

yo te voy avisando como están

las cosas.

nelson: está bueno, pues,

me voy para monterrey

con unos familiares

que tengo allá.

gracias, pepe.

pepe: ya, ya, no me digas nada.

lárgate.

rafa: afortunadamente,

el ingeniero salió bien

de la operación.

y bueno, ahora es cuestión

de tiempo

para ver cómo reacciona.

marina: bueno, ¿y por qué no me

hablaste ayer para reportarlo?

me pasé la noche con el jesús

en la boca.

rafa: sí, perdóname, marina.

es que con tantas cosas

se me pasó.

marina: bueno, ¿y el ingeniero

uribe qué dijo?

ayer ya ni chance tuve de

preguntarle porque apenas

regresó del hospital,

se fue en helicóptero.

rafa: dijo que no le va a decir

al ingeniero sieges

lo del atentado, para evitar

que vaya a tomar alguna decisión

apresurada.

y nos reiteró al ingeniero

morales y a mí.

que nos quedamos al mando

de la planta.

el ingeniero segura,

solo se queda como apoyo.

marina: ¡qué bueno!

no me lo imagino como jefe.

si así es insoportable,

no, hombre.

si él se quedara como director,

te juro que renuncio.

no le debe haber caído

nada bien la orden.

siente que nadie lo merece.

rafa: ay, marina.

oye, ¿qué sabes de nelson?

marina: pues, llegó temprano,

debe estar en su oficina.

rafa: ¿por qué me dijiste

que nelson no había llegado?

marina lo vio desde temprano.

pepe: ella. yo no.

rafa: vamos, pepe.

ustedes siempre andan juntos,

y cuando hablamos hace rato

te noté extraño.

dime una cosa, pepe.

tú sabes lo que es el

encubrimiento, ¿verdad?

pepe: sí, rafa.

pero también sé lo que es

la hermandad.

rafa: ah, muy bien.

entonces te entrego a ti con

el comandante chávez,

para que respondas por los

delitos de tu hermano.

pepe: si quieres vamos

con fidel, pero mira, rafa,

si no dije nada de que nelson

es el informante,

fue porque él estaba dispuesto

a hablar.

pero con lo que le pasó

al ingeniero,

le dio miedo que los saqueadores

tomaran represalias contra

su familia.

rafa: si hubiera confesado

el ingeniero no estaría

con un balazo en la cabeza.

¿dónde está nelson?

¡con un demonio!

pepe: yo le aconsejé

que se fuera,

poco después que hablé contigo.

rafa: hiciste muy mal,

tenemos que dar con él.

fidel está desesperado,

no tiene ninguna pista

que lo lleve con los agresores

del ingeniero.

a ver, pepe.

te voy a preguntar algo

y quiero que me contestes

con la verdad.

¿nelson te dio algún nombre?

pepe: no, eso sí que no.

por más que le pregunté

quién era el tipo que lo había

contratado,

nunca quiso decirme.

y todo por protegerme.

créeme que está muy arrepentido,

cuando se enredó con esos

delincuentes, ya no encontró

la manera de zafarse.

rafa: ¿por qué diablos

no habló conmigo?

yo hubiera encontrado

la manera de protegerlo.

pepe: pensó hacerlo,

pero lo amenazaron

con hacerle daño a su familia.

rafa: ¿dónde está?

tiene que entregarse.

te prometo que haré

lo que sea para protegerlo

a él y a su familia.

pero tiene que hablar.

pepe: se va a ir a monterrey

con unos familiares.

debe estar por llegar

a su casa.

[música]

[música]

[timbre]

mercedes: ¡cheo!

cheo: ¿está sara?

mercedes: ¿qué modos son estos

de entrar?

cheo: modos los de tu hija.

que me echó a la policía

encima.

y quién sabe qué tanta

cosa les dijo, que me detuvieron

como presunto responsable

de la explosión de su

negocio y del atentado

contra el ingeniero.

simón: si ya probaste que

no tuviste nada que ver aquí,

¿qué tanto vienes a hacer?

cheo: ¿tú también me vas

a tratar como si fuera

culpable?

hace unos meses éramos

casi parientes.

simón: hace unos meses,

no habías hecho tantas tonterías

como las que has hecho.

mercedes: después de la que

armaste en el d.f., no te queda

hacerte la víctima.

si pensamos mal de ti

es porque te lo buscaste.

cheo: lo único que quiero

es estar en paz.

así que díganle a sara

que no me meta en sus líos.

si quiere ser plato de segunda

mesa, muy su problema.

mercedes: no te permito

que hables mal de mi hija.

cheo: ¿mal?

¿desde cuándo es hablar mal

decir la verdad?

ya vi que anda aquí la prometida

del ingeniero.

simón: fuera,

vete de mi casa.

mercedes: este muchacho,

¿será que tiene razón?

y sara no va a pasar de ser...

simón: ¿para qué le haces caso?

así habla por ardido.

mercedes: es que de algún modo,

tiene razón.

antonio tiene un compromiso,

mi hija no se ve nada bien

andando detrás de él.

simón: ya, tranquila,

en primera, el compromiso

con isabel ya no existe.

y en segunda, antes del atentado

le dijo a sara que la amaba.

y que lo único que quería

era pasarse el resto

de su vida con ella.

mercedes: ¿entonces isabel

qué hace aquí?

simón: vino a buscarlo para

hablar de su rompimiento.

justo estaban en eso

cuando sucedió lo del atentado.

mercedes: válgame dios,

sí que se presta a confusión.

parece que ella vino

por lo que le pasó.

simón: no.

no es así, sara está segura

de que cuando antonio mejore,

le va a dejar claro

a isabel y a su familia

que es a ella a quien quiere.

mercedes: así cambia la cosa.

[timbre]

simón: ese debe ser el cheo

de nuevo.

me va a oír.

ricardo: buenos días.

¿está sara?

isabel: me da miedo que el tal

cheo ande por ahí.

es capaz de todo.

emma: isabel tiene razón.

en la exposición el tipo

amenazó a antonio con acabarle

la vida.

deberíamos insistir con

la policía para que lo detenga.

eduardo: voy a hablar con el

comandante chávez.

a ver.

[teléfono]

sí, ¿bueno?

sí, soy yo, el padre de antonio.

gracias, muchas gracias,

señorita, qué buena noticia.

gracias.

antonio ya reaccionó y bien.

lo van a trasladar a un cuarto

normal.

emma: ay, vaya, ¡qué bien!

eduardo: a ver,

permítanme tantito.

sí, bueno, habla eduardo

andrade, me puede comunicar

con el comandante chávez?

[monitor]

>> esto estaba debajo

de su almohada.

sara: ay, gracias.

>> sí, de nada.

sara: ¿ves que milagrosa

es la virgencita, mi amor?

ya reaccionaste y dice

el doctor que vas muy bien.

aquí te la voy a dejar.

para que te siga dando fuerzas.

mi amor.

te tengo que dejar,

no puedo toparme con tu familia.

ya deben de estar por llegar.

mi amor, me voy a ir

para evitar un conflicto.

aunque por mí, me quedaba

contigo todo el tiempo.

espero volver pronto

para verte.

ah, y sobre que mencionaste

el nombre de isabel,

no te preocupes,

yo confío en ti.

antonio: sara.

sara.

rafa: ¿qué pasó?

>> nelson no está en su casa,

vino, preparó una maleta

y se fue.

le dijo a su esposa que iba

a una comisión y que no sabía

cuando regresaba.

rafa: bueno, ¿te dijo susi

hace cuánto estuvo aquí?

>> sí, no tiene mucho

que se fue.

pepe: debe de ir rumbo

a la central de autobuses.

>> tenemos que alcanzarlo.

marca a su celular.

mercedes: hija, qué bueno que

llegas, ¿cómo está antonio?

sara: pues, está empezando

a reaccionar.

ya lo trasladaron a un cuarto

normal.

mercedes: vino a buscarte cheo.

sara: ¿qué quería?

mercedes: reclamarte que lo

acusaste de la explosión

y del atentado a antonio.

es que lo detuvieron para

interrogarlo.

sara: ay, bueno,

que no se queje.

si pensamos mal de él

es porque él se lo ganó.

mercedes: eso le dije.

también te vino

a buscar un ingeniero

de conatrol.

está en el baño.

sara: ¿ingeniero?

ricardo: buenos días, sara.

necesito hablar contigo.

sara: ¿de qué?

ricardo: sobre tu presencia

en una reunión con el

gobernador.

[música]

sara: no entiendo, yo no--

ricardo: ¿podemos hablar

a solas?

sara: ah.

simón: merce.

ricardo: no es mi intención

molestar a tu familia.

¿por qué no vamos a tomar

un café afuera?

sara: no, gracias,

prefiero que hablemos aquí.

siéntate, por favor.

ricardo: ¿tú sabes que usurpar

funciones es un delito?

mercedes: ¿por qué le pregunta

eso?

simón: ni idea.

mercedes: suena como que

la está acusando.

usurpar funciones es algo grave.

simón: está raro.

sara no trabaja en conatrol

como para que este señor

la venga a acusar de eso.

ricardo: te hiciste pasar

por asistente de dirección

de la planta,

y que yo sepa tú no eres eso.

sara: yo no he usurpado nada.

solamente fui a la reunión

con el gobernador porque--

ricardo: e hiciste compromisos

a nombre de la empresa,

sin tener facultades.

sara: fui en representación

de antonio porque él

estaba muy enfermo.

ricardo: ah, ¿sí?

¿y sebastián y padilla?

¿por qué no fueron ellos?

sara: sí iban a ir pero es que

a los dos se les presentaron

percances y ya no daba tiempo

de cancelar la reunión

con el gobernador.

era muy importante--

ricardo: sé lo importante

que era esa reunión.

pero ¿cómo diablos pensaste

que tú podías ir para

representar a antonio?

una simple...

mira, yo no sé qué estudiaste.

pero seguro no tienes idea

de la industria petroquímica.

¿te pasas de ingenua

o eres cínica?

sara: no había otra salida.

ricardo: ¿o fue idea de antonio

y lo estás tapando?

sara: no, fue idea mía.

ricardo: entonces, eso solo

quiere decir dos cosas.

o antonio se volvió loco

al aceptar tu idea,

o se quiso ver muy listo.

pero de cualquiera de

las dos formas,

le vio la cara a la empresa.

y eso, de menos,

le puede costar el puesto.

sara: pero ¿por qué?

tal vez no debí asistir

en representación de antonio

a esa reunión,

pero el caso es que el resultado

fue muy bueno.

el gobernador quedó encantado.

y eso tiene que contar

de alguna manera.

ricardo: ah, sí, claro que va

a contar.

especialmente cuando el

gobernador se entere que estuvo

tratando con una impostora

y con el visto bueno

del director de la planta.

sara: antonio ha dado la vida

por conatrol.

¿cómo pueden creer que hizo

las cosas con la intención

de dañar a la empresa?

ricardo: yo no lo estoy acusando

de querer dañarla.

pero cometió una tontería

y tiene que pagar por ella.

isabel: buenos días.

>> buenos días.

isabel: ¿cómo está?

>> mejorando.

isabel: ¿ya está consciente?

>> no, aún está bajo los efectos

de los calmantes que se le

aplicaron.

estaba muy inquieto y no dejaba

de repetir un nombre.

isabel: dígame algo.

¿en este cuarto lo podría

visitar cualquier persona?

>> mientras sea en el horario

de visita, sí.

con permiso.

isabel: seguramente estaba

repitiendo el nombre de

la idiota de la vecina.

pero yo me voy a encargar

de borrártela de la cabeza.

mi amor.

no puede ser, esto tiene que ser

obra de la estúpida

de la vecina.

seguro estuvo aquí.

antonio: sara.

sara.

ricardo: entiendo que tanto

antonio como tú hayan hecho

las cosas con las mejores

intenciones.

pero comprenderás que la empresa

no puede dejar pasar por alto

una cosa así.

fue una negligencia de su parte

y muy grave.

sara: es que estaba enfermo.

ricardo: debió avisar,

y no tratar de remediar

las cosas a su manera.

lleva meses dando bandazos.

de verdad que

nos tiene extrañados.

él que siempre ha sido

tan formal.

y tan cuidadoso con

los asuntos profesionales.

y es una pena pero,

ahora que despierte,

se va a encontrar con

la noticia de que lo han

destituido de su puesto.

y yo no te puedo asegurar

que no vayamos a proceder

penalmente en contra de ambos.

sara: ¿y no se puede hacer nada

para reconsiderar esa decisión?

ricardo: sí,

yo podría intervenir a cambio

de que te alejes de él.

para siempre.

emma: ¿cómo está antonio?

isabel: la tipeja esa estuvo

aquí.

emma: ¿cómo sabes?

isabel: antonio tenía

un escapulario en la mano.

mariana: eso no quiere decir

que sara haya venido.

isabel: no te hagas la tonta.

¿quién más se lo iba a poner?

eduardo: cálmate, isabel.

estás muy nerviosa.

emma: ¿cómo quieres que se calme

si esa mujerzuela no tiene

límites?

¿cuándo diablos va a entender

que no tiene derecho a estar

aquí?

mariana: es el colmo que les

preocupe más el hecho

de que sara haya estado aquí,

en lugar de saber cómo

está antonio.

eduardo: mariana tiene razón.

¿está consciente ahora?

isabel: no.

eduardo: voy por un café,

mientras espero que despierte

para pasar.

mariana: voy contigo.

sara: no entiendo,

¿qué tiene que ver el que yo

me aleje de antonio

para que él recupere

su lugar en la empresa?

ricardo: desde que antonio

vino para san gaspar,

su imagen está muy deteriorada.

y en gran parte sabes que ha

sido por ti.

desde que te conoció

no ha cometido

más que errores.

incluido el escándalo que fue

a hacer tu novio a la

exposición de isabel.

los directivos lo vieron

como un problema de mala

imagen para la empresa.

sara: ¿y por qué el ingeniero

uribe no me dijo nada

cuando lo saludé en el hospital?

él siempre ha sido muy atento

conmigo.

y en una ocasión hasta

me ofreció trabajo formal.

ricardo: porque el ingeniero

uribe, como el ejecutivo

que es, es muy diplomático.

pero si quieres esperamos

su opinión acerca de tu

usurpación y veremos

si te vuelve a ofrecer trabajo,

o se lo quita a antonio.

mira, sara.

sara, entiende.

antonio tiene una vida,

tiene un prestigio profesional,

una familia.

y michas otras cosas más

que hacer

en un lugar que no es este.

y aún si se quedara contigo,

¿tú crees que un día va

a agradecerte lo que perdió

por ti?

aléjate.

y yo retomo el trato con el

gobernador como si el mismo

antonio lo hubiera hecho.

sara: lo que no entiendo

es por qué me ofreces

este trato.

¿quién te pidió que me dijeras

esto?

ricardo: nadie,

lo hago porque me considero

amigo de antonio.

y porque la empresa perdería

mucho si se ve obligada

a solicitar la renuncia.

yo creo que eso lo puedes

entender ¿no?

si la usurpación se sabe,

el gobierno retira su apoyo,

y la planta se cierra.

está en tus manos que

no suceda.

si lo dejas en paz,

nadie se va enterar de nada.

y antonio jamás se verá

manchado en su hoja profesional.

¿qué dices?

¿te alejas?

sara: está bien.

ricardo: [ríe]

bien pensado, sara.

tengo tu palabra.

[música]

isabel: sus supuestas amenazas

a la vecina,

no sirvieron de nada.

más tardó en darle por su lado,

que lo que ya estaba metida

aquí otra vez.

emma: cuando menos lo intenté.

en cambio tú,

no veo que hayas hecho nada

para quitarla de encima.

siquiera te hubieras presentado

en el departamento para que

juntas le hiciéramos frente.

isabel: ¿usted cree que yo

me voy a ir a meter

a su departamento?

si vive ahí con la mujer esa.

emma: ¿de dónde sacas eso?

isabel: cuando llegué me los

encontré a los dos

cenando muy a gusto.

la tipeja esa me hizo el favor

de irse para que pudiera hablar

con antonio.

emma: válgame dios,

antonio se volvió loco.

[celular]

isabel: permítame un momento.

emma: ¿tú también crees que ya

vivan juntos?

natalia: no, no tengo idea,

señora.

lo único que sé es que sebastián

ya no está con él.

por algo será.

ricardo: misión cumplida,

ya amenacé a la vecina

y se comprometió a no acercarse

a antonio.

isabel: ¿y cómo le hiciste?

ricardo: usé un argumento

que no pudo resistir.

isabel: ¿cuál?

ricardo: le dije que le hace

daño a antonio.

isabel: eso se lo ha dicho emma

de mil maneras y no hace caso.

ricardo: pero a mí sí me lo va

a hacer, porque le agregué

un as que tengo bajo la manga.

isabel: ¿qué as?

ricardo: no necesitas saberlo.

tú confía.

prefiero que hablemos

de mi pago.

isabel: ay de ti si me fallas,

ricardo.

¿dónde y a qué hora nos vemos?

de acuerdo.

natalia: no puedo creer

que estando antonio como

se encuentra, te cites

con ricardo.

¿adónde quieres llegar, isabel?

isabel: ¿tú crees que es fácil

la situación por la que estoy

pasando?

la presencia de la tipeja esa,

las histerias de mi suegra.

la falta de apoyo

de don eduardo y mariana.

¿y ahora hasta tú me reclamas?

estoy que exploto.

natalia: ¿y ricardo qué?

¿mucha paz te va a dar?

isabel: sí, aunque no lo creas,

sí.

por lo menos no me presiona.

y si de verdad eres mi amiga,

no me cuestiones, por favor.

yo no lo hice cuando te metiste

con cheo.

natalia: no es lo mismo.

isabel: no nos vamos a poner

a discutir eso ahora,

por favor.

estoy a punto de perder

la cabeza y no quiero

que mi primer estallido

sea contigo.

voy a comer con ricardo,

y tú no vas a decir nada.

natalia: [piensa] ¿de verdad

será solo eso?

eduardo: ¿dónde está isabel?

¿se fue otra vez con antonio?

emma: no, recibió una llamada

y se fue a contestarla.

natalia fue a buscarla

pero ya se tardó.

eduardo: espero que regrese

más calmada.

emma: mientras esa mujerzuela

siga metiéndose en la vida

de antonio, no va a estar

tranquila.

eduardo: si sara ha estado

tan presente, es porque

antonio de alguna manera

así lo decidió.

no olvidemos que isabel había

terminado con él.

y a menos que antonio le vuelva

a dar su lugar,

nosotros no podemos forzar

las cosas.

emma: ¿cómo puedes decir eso?

nuestra seguridad depende

de esa boda.

tus negocios, nuestro bienestar.

todo depende de que ellos

se casen.

eduardo: ¿y si antonio no

quiere a isabel?

¿cómo crees que lo vamos

a obligar a que se case

con ella? dime.

emma: pues, tendremos

que encontrar el modo

o nos vamos a la ruina.

antonio está perturbado,

cuando despierte, tienes que

hacer que recapacite.

¿sabías que ya vive

con la vecina?

eduardo: ¿cómo?

emma: me lo acaba de decir

isabel.

los encontró juntos cuando

llegó como si fueran

marido y mujer.

imagínate hasta donde han

llegado las cosas,

tenemos que separarlos.

es ahora o nunca.

eduardo: pues, no veo como.

y la verdad, emma,

después de todo lo que ha

pasado yo lo único que deseo

es que antonio se recupere.

que sea feliz.

emma: yo también quiero

que sea feliz.

pero no con la gata esa.

sino con isabel.

eduardo: no, tú no quieres

su felicidad,

lo único que quieres

es usarlo para tus propios

fines.

emma: nuestros fines, querido,

tú estabas de acuerdo.

eduardo: yo quería que

se casara con la mujer que

a mi parecer le convenía.

pero esa es una decisión

que solo le corresponde a él.

emma: estás insinuando que la

que le conviene es

la dichosa vecina?

eduardo: te estoy pidiendo

que lo dejes hacer su vida.

mira, la sociedad con cisneros

es problema mío.

y si por eso se rompe,

ya veré qué hacer.

emma: morirnos de hambre.

eduardo: o cambiar nuestro

estilo de vida.

y adecuarnos a lo que tenemos

ahorita.

a lo que somos.

podemos vender la casa,

los carros.

tus joyas, lo que sea.

pero no sacrificar a nuestro

hijo.

emma: [piensa] se volvió loco.

todos se han vuelto locos.

rafa: ahí viene.

pepe: nada.

nelson no tomó el camión

que salió hacia monterrey.

y no tienen registrado

su nombre.

>> debe haber dado otro.

pepe: no se puede.

piden la identificación

para subirte al autobús.

>> ¿estás seguro que sí iba

hacia monterrey?

pepe: eso fue lo que me dijo.

además, que yo sepa, no tiene

familiares en otra parte.

¡ahí está!

>> ¡nelson!

¡nelson!

pepe: ¡nelson!

>> ¡nelson!

¡nelson!

pepe: ¡nelson!

>> ¡nelson!

¡nelson!

¡nelson!

pepe: ¡nelson!

rafa: ¡cuidado, cuidado!

[música]

sara: como fui en representación

de antonio en la reunión

con el gobernador, me amenazó

con que si no me alejaba

de él lo iban a correr.

y hasta podían proceder

penalmente en contra

de los dos.

simón: no, bueno, ese es un vil

chantaje.

mercedes: claro, a mí no me

cuadra eso de la amistad

que dice tener con antonio,

como para que te pida

alejarte de él.

sara: no, no es su amigo,

antonio me ha dicho muchas

veces que es una mala persona.

que toda la vida ha estado

compitiendo con él,

que le tiene muchísima envidia.

simón: entonces esto no es un

asunto laboral.

seguro alguien lo mandó

para amenazarte.

sara: yo pienso lo mismo

que tú.

pero ¿quién?

mercedes: ¿y no será que la ex

de antonio es amiga del tipo

este?

sara: no, no que yo sepa.

mercedes: ¿y piensas hacerle

caso? ¿te vas a alejar de

antonio?

sara: obvio que no, ma.

menos ahora.

no voy a dejar solo a antonio

con estas sanguijuelas.

le dije que sí por darle

por su lado.

pero antes de hacer cualquier

cosa, necesito saber qué

consecuencias puede haber

si este tipo habla.

simón: ¿cómo puedes averiguarlo?

sara: con sebastián.

ahorita mismo le voy a hablar.

[tono]

ay, no me contesta.

bruno: ¿qué pasó, familia?

¿qué pasó?

¿por qué esas caras?

mercedes: vino un tipo

de conatrol para molestar

a sara.

simón: a chantajearla.

literalmente, le dijo que

si no dejaba a antonio,

la iba a acusar de usurpación

de funciones.

bruno: ¿por la reunión esta

a la que fuiste con el

gobernador?

sara: sí.

bruno: ¿quién es el tipo?

sara: ricardo segura.

simón: ¿y tú cómo sabías

de la reunión con el gobernador?

bruno: porque cuando sara se fue

a la dichosa reunión,

yo me quedé con antonio.

de hecho, llamó el tal segura

y yo contesté.

un hígado el tipo,

habló con antonio.

le dijo que no iba a decir nada.

antonio hasta le quedó

agradecido.

aunque me dijo que era

una alimaña.

rafa: ¿nelson?

nelson, reacciona, por favor.

>> ¿está respirando?

rafa: sí, sí, sí.

¿nelson?

nelson, ¿estás bien?

nelson: ¿quiénes son ustedes?

rafa: ¿quiénes somos?

¿quiénes somos?

ahorita te voy a refrescar

la memoria.

nelson: no, mira, ya, tranquilo.

ahí muere, no tengo nada, ya.

cálmate, perdóname, rafa.

te juro que estoy muy

arrepentido.

rafa: ¿tanto que ya te ibas

a pelar?

a ver, ¿qué tantos datos

les diste a esos infelices?

nelson: pues, datos, lo que

se dicen datos, no muchos.

solo algunas cosas que

oía por aquí y por allá.

y hace un par de años les di

planos del ducto.

>> ay, si serás bruto.

¿qué no te diste cuenta

de las consecuencias que eso

podía traer?

nelson: la verdad, nunca pensé

que esto fuera a llegar

tan lejos.

rafa: pues, llegó.

y dale gracias a dios,

que el ingeniero

no está muerto.

reza porque salga bien

de esta.

porque tú eres tan culpable

como el que le disparó.

nelson: lo sé, rafa.

y no puedo con la culpa.

les juro que voy a colaborar

con todo para agarrar

al culpable.

rafa: ah, ¿sí?

después de ahogado el niño,

quieres tapar el pozo, ¿no?

¡eh!

y eso sí es un dicho.

nelson: de verdad que me puede

mucho lo que le pasó

al ingeniero.

y no sabes lo mal que me siento.

pero ¿qué querían que hiciera?

esos infelices me amenazaron

con hacerle daño a mi familia.

rafa: tú no tienes perdón.

nelson: no, ni lo estoy

buscando.

lo único que quiero es que

mi mujer y mi niña estén

a salvo.

nadie más tiene que pagar

por mis tarugadas.

y mucho menos ustedes.

[teléfono]

marina: conatrol, san gaspar,

buenos días.

sara: buenos días, marina,

soy sara.

marina: sara, ¿cómo estás?

sara: ¿qué te digo?

preocupada por antonio.

marina: yo estoy igual

y aquí solo recibimos noticias

de su estado a cuentagotas.

no sabes lo que he rezado

y he pedido por su salud.

no he ido al hospital porque

rafa me dijo que su familia

es muy especial y que no quiere

a nadie ahí.

sara: así es, pero no

te preocupes, marina,

si sé algo yo te llamo.

oye, ¿me podrías comunicar

con sebastián, por favor?

es que le he estado marcando

a su celular y no me contesta.

marina: no ha llegado.

¿por qué no le marcas

al hotel san gaspar?

ahí se está quedando.

sara: ya lo hice,

y me dijeron que ahí

no está registrado.

marina: es que no se registró

con su nombre para que

no lo encuentren los hermanos

de titina.

firmó con el nombre de ricardo

segura.

¿quieres que marque y te enlazo

la llamada?

sara: no, no te molestes,

marina.

yo lo hago, gracias.

marina: de nada.

y no se te olvide tenerme

al tanto del ingeniero.

cuídate.

sebastián: [ronca]

[teléfono]

¿bueno?

¿bueno?

sara: sebastián, soy sara.

tengo rato tratando

de localizarte.

¿estás bien?

sebastián: la verdad, no,

pero dime.

sara: ¿qué tienes?

sebastián: los hermanos

de titina volvieron a hacer

de las suyas.

sara: ¿te golpearon?

sebastián: no, para nada.

pero luego te platico,

¿qué se te ofrece, sara?

sara: ricardo segura vino

hasta mi casa mi casa

para amenazarme.

sebastián: ¿qué?

¿cómo que te amenazó?

¿de qué?

sara: si quieres voy a tu hotel

y allá platicamos.

sebastián: no, no,

yo voy a tu casa.

no tardo.

uh.

a ver qué se trae ese imbécil.

¡oh!

nelson: lo único que les pido

es que antes de entregarme,

me dejen sacar a mi mujer

y a mi hija de san gaspar.

no quiero que estén aquí

cuando reviente la bomba.

rafa: nelson,

si alguien le puede dar

protección a tu familia,

es la propia policía.

nelson: ¿y si no me la da, qué?

ya vieron que esa gente

es capaz de todo.

rafa: no creo que fidel

no se apiade de ti.

ya vamos, nelson.

esto se tiene que acabar antes

de que haya más desgracias.

pepe: ya no le pienses.

yo no te voy a dejar solo.

>> nelson, podríamos haberte

denunciado, y no lo hicimos

porque queríamos convencerte

para que te entregaras

por propia voluntad.

entiende.

no es lo mismo que vayan a tu

casa y te saquen como a un

delincuente a que te entregues.

nelson: [llora]

está bueno, pues.

vamos.

pero me dejan cerca

de la comandancia

y quiero llegar solo.

esa gente tiene ojos por todas

partes y no deseo exponerlos.

no me voy a escapar.

se los juro.

Cargando Playlist...