null: nullpx
Cargando Video...

La Vecina Capítulo 117

30 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

...

locutor: televisa presenta...

vicente: perdóname la franqueza.

sara: ¡tío!

vicente: te lo digo así de duro

para que me entiendas.

tienen derecho a padecer

su dolor sin sobresaltos.

ya después habrá tiempo

para explicaciones.

sara: ¿y mi dolor qué?

vicente: tu dolor lo vas a

compartir con los que

te queremos, sebastián

te va a mantener al tanto,

pero ahorita, vamos.

vamos.

pedro: lamento mucho

por lo que está pasando

el ingeniero.

eduardo: gracias.

pedro: creo que nuestra

presencia en este momento

no es oportuna.

si no tiene inconveniente,

nos gustaría poder

comunicarnos con usted

cuando tenga noticias del

ingeniero.

eduardo: sí, cómo no.

gracias.

le voy a dar mi teléfono.

aquí tiene.

pedro: muchas gracias.

le llamo más tarde.

espero de todo corazón que todo

salga muy bien.

con permiso.

laura: con permiso.

eduardo: a pesar de todo,

es bueno saber

que antonio tiene gente

que lo quiere,

gente buena.

y que lo aprecia.

sara: [solloza]

antonio: te amo, sara.

te amo como nunca he amado

a nadie en mi vida,

sin dudas ni temores.

[celular]

sara: ¿bruno?

bruno: ¿qué pasó con antonio,

lo trasladaron?

sara: no, entró en crisis,

y en este momento lo están

operando.

bruno: no me digas.

sara: y no puedo estar a su lado

porque no me dejan entrar.

bruno: ¿dónde estás?

sara: en la parroquia de mi tío

vicente.

rezando para que todo salga

bien.

bruno: así va a ser.

tranquila.

sara: vi a laura.

le entregué tu carta.

bruno: gracias.

sara: se emocionó mucho.

bruno: ¿en serio?

me alegro.

te lo juro que no dejo de pensar

en ella día y noche.

sara: te dejo.

voy a seguir pidiendo

por antonio.

es la única manera que tengo

de enviarle mi cariño.

bruno: sí, sara.

reza por él, yo también

lo voy a hacer.

en un rato salgo para allá

para hacerte compañía.

sara: gracias.

pedro: ¿qué te pasa?

casi no has comido.

laura: estoy preocupada

por el ingeniero y por sara.

debe estar pasándola muy mal.

pedro: a mí también me preocupa

el ingeniero pero

¿qué podemos hacer, mi amor?

solo esperar

y confiar en las manos del

médico que lo está

interviniendo.

laura: por cierto,

¿por qué le dijiste a isabel

que la habías visto

en un restaurant y luego

cambiaste de parecer?

pedro: bueno, porque de momento

creí que había sido ella

y era ilógico.

la persona que vi estaba con

otro hombre y no creo que isabel

sea capaz de faltarle

al ingeniero.

lo que no me pareció es que

agrediera a sara

tan gratuitamente.

pensaba que por ser novia

del ingeniero sería una mujer

educada y por lo que vi,

por lo que vi no lo es.

laura: sí,

la verdad sí se vio muy mal.

pedro: qué diferencia.

me gusta verte sonreír.

ánimo.

seguramente vamos a recibir

una buena noticia del hospital.

a comer.

[piensa] que andrade se murió,

claro.

emma: cuando antonio salga

de la operación,

nos lo llevamos.

eduardo: pero ¿cómo se te

ocurre, mujer?

deja de insistir en eso.

¿te imaginas si le hubiera

sobrevenido la crisis

durante el traslado?

emma: lo estarían operando

en méxico mucho mejor que aquí.

>> disculpe que la contradiga,

señora.

pero este hospital es de

primera.

el neurocirujano es muy

reconocido incluso en el

extranjero.

sebastián: ¿quieres comer algo?

natalia: ¿cómo se te ocurre

pensar en comer ahora?

sebastián: fue un decir,

la verdad es que yo tampoco

tengo hambre.

la verdad es que ya no sé

lo que quiero.

desde que llegaste, he estado

buscado tu apoyo,

tu comprensión y nada

me resulta.

me pregunto en realidad,

a qué vinieron tú e isabel.

natalia: vinimos para ver si

podíamos salvar nuestras

relaciones.

y el desenlace fue que isabel

se encontró con la vecina.

sebastián: pero tú no te has

encontrado con nadie.

¿por qué la guerra?

en este momento, en lo que menos

deberíamos estar pensando

es en pelearnos, natalia.

¿te das cuenta cómo me siento?

antonio, mi hermano, se está

debatiendo entre la vida

y la muerte, natalia.

natalia: tienes razón.

vamos a tomar algo en lo que

operan a antonio.

sebastián: voy al cajero

por dinero y regreso por ti.

¿ok?

>> el ingeniero segura

debe estar llegando.

necesito que vaya al aeropuerto

por él.

rafa: claro que sí, ahora mismo,

ingeniero, con permiso.

ricardo: ya estoy en san gaspar.

vengo llegando.

¿alguna noticia de antonio?

pedro: nada aún.

estaba visitándolo en el

hospital cuando le sobrevino

una crisis.

en este momento deben de estar

todavía interviniéndolo.

ricardo: ay, qué buena noticia.

nadie sale de dos operaciones

en la cabeza en menos

de 24 horas.

ahora sí podemos dar por muerto

a antonio andrade, ¿no?

pedro: espero que hayas traído

un traje negro para su funeral.

ricardo: no se me ocurrió.

pero igual puedes recomendarme

donde comprar uno, ¿no?

pedro: cuenta con ello.

faltaba más.

laura: "te amo".

[se abre puerta]

pedro: ¿ya será hora de

llamar al papá del ingeniero

para saber qué noticias tiene?

laura: no dijeron cuanto tiempo

iba a durar la operación.

pedro: tienes razón.

en estos casos suelen tardarse

mucho.

vamos a esperar un poco más.

¿por qué tienes las manos

tan sucias?

laura: estaba revisando

si la planta tenía

suficiente agua.

pedro: en lo que pierdes

el tiempo, mi amor.

sírveme un whisky.

sebastián: [piensa] con esto

no me va a alcanzar

para pagar el hotel,

voy a tener que ir al banco.

titina: ¿chebi?

sebastián: ¿qué haces aquí,

titina?

titina: ya que no pudiste ir

a verme, vine a buscarte.

mira, te presento al padre

joaquín.

sebastián: mucho gusto, padre.

joaquín: igualmente, hijo.

titina: lo convencí que me

acompañara para que nos pongamos

de acuerdo con lo de la boda.

sebastián: ah, qué bien, sí.

pero podemos platicarlo

en otro momento, ¿no crees?

titina: mi amor, entiendo que

estés muy preocupado por tu

amigo pero no sabes el trabajo

que me costó convencer al padre.

por tratarse de mí,

me hizo el favor de aceptar

darnos la primera plática

prematrimonial.

de una vez.

¿o no, padre?

joaquín: así es, pero

¿podríamos ir al jardín

para estar más tranquilos,

no les parece?

sebastián: mejor vamos a la

cafetería de la esquina.

ahí estaremos más cómodos.

nos tomamos un cafecito,

un pastelito.

titina: sí.

vamos.

bruno: qué bueno que me llamó,

señorita.

ya se me había olvidado la cita

con el doctor para que

me chequeara el pie.

por ahí nos vemos.

si seré bruto.

todo por no anotar.

a ver.

¿qué húbole? ¿descansaste?

simón: ey.

¿y sara?

bruno: no está.

le habló sebastián para avisarle

que iban a trasladar a antonio

a méxico y se fue de volada

al hospital.

y estando allá algo pasó.

porque metieron a antonio

al quirófano para operarlo

de emergencia.

simón: no me digas eso,

sara debe estar deshecha.

voy a buscarla al hospital.

bruno: no, no está ahí.

ya sabes cómo son los familiares

de antonio.

entonces se fue a la parroquia

del padre vicente.

sebastián quedó de avisarle

cuando terminara la operación.

simón: ay, debe estar

desesperada.

y ni como acercarse al hospital

con esa gente que está ahí.

bruno: ya sé cómo hacerle.

simón: ni se te ocurra

volver a decirle que se vista

de enfermera.

bruno: no hombre, no.

¿cómo crees?

tengo cita con el doctor

para que me revise el pie.

¿quién dice que no me puede

acompañar a mi cita?

[timbre]

edwina: hola, simón.

pasé con el señor que nos está

haciendo los artículos

promocionales del cohete.

me enseñó algunas muestras

y la primera manta.

pensé que le gustaría ver

cómo están quedando

así que se las traje.

simón: muchas gracias, edwina.

pase, pase.

edwina: gracias.

bruno: hola, edwina.

edwina: hola.

bruno: bueno, yo me voy para que

hablen a gusto.

me llevo la camioneta.

edwina: que te vaya bien,

cuídate.

bruno: gracias, y tú también.

edwina: le muestro la manta.

joaquín: es que no entiendo,

no entiendo por qué

tanta prisa por casarse?

una boda se planea con tiempo.

con detenimiento.

un matrimonio es para toda

la vida.

no veo porqué decidir unir

sus vidas de la noche

a la mañana.

titina: bueno, padre, lo que

pasa es que nos queremos tanto--

sebastián: reina, reina.

el padre tiene razón.

si nos queremos no hay por qué

apresurar las cosas.

yo creo que deberíamos planear

con calma la boda.

joaquín: exactamente, eso es.

sebastián: además, a mí me

gustaría que

nos acompañara toda mi familia

y como la mayoría vive

en distintas partes

de la república,

va a estar difícil que vengan

si les damos la noticia

con tan poco tiempo.

titina: chebi, mi amor,

sabes que estoy muy ilusionada.

ya quiero que vivamos juntos.

joaquín: pero hija, por favor,

tienen una vida por delante.

hagan las cosas

como dios manda.

sebastián: exactamente,

como dios manda,

¿qué tal si posponemos la fecha

y planeamos todo como debe ser?

casémonos en dos meses.

de ese modo, hasta puedo pedir

una semana de vacaciones

en mi trabajo para irnos

de luna de miel.

titina: ¡chebi!

joaquín: no, no,

chebi tiene razón.

no lo contradigas.

digo, si así empiezan,

¿qué será cuando lleven

varios años de casados?

no, no, toma tu tiempo, hijita.

no hay porqué correr

toda la vida.

sebastián: usted, padre, me cae

muy bien, muy bien.

joaquín: gracias, gracias.

simón: ¡guau! quedó perfecto,

la gente que pase por

el negocio de nachito,

forzosamente volteará

para verla.

edwina: y todavía no le muestro

lo demás.

[ríe]

la gorra.

simón: ¿a ver?

edwina: la taza.

simón: ¡guau!

edwina: y mire, mire.

y...

la playera.

¿qué le parece?

simón: muy bien.

edwina: ¿le dijo bruno que le

hablé temprano?

simón: no, no me comentó.

de hecho apenas hace rato

me desperté.

pero ¿qué le dijo?

edwina: que yo con gusto

puedo encargarme con todo

lo relativo al cohete.

digo, lo que esté a mi alcance.

al menos mientras usted

acompaña a sara mientras

se repone el ingeniero.

simón: se lo agradezco mucho.

edwina: no tiene nada

que agradecerme,

sabe muy bien que su sueño

también es mío.

digo, por eso me tomé la

libertad de pasar por todo esto.

a menos que después del

incidente con mi hermano,

no quiera que siga colaborando

con usted.

simón: edwina,

yo la quiero a mi lado siempre.

y no solamente con el cohete,

sino...

juancho: ¿qué onda, edwina?

edwina: hola, juancho.

juancho: órale, quedaron

padrísimos, ¿cuándo entregan

todo el pedido?

edwina: no me dijeron,

pero yo creo que no tardan.

juancho: cuando estén,

hay que llevarlos a los negocios

que nos están patrocinando.

ahí se van a vender

como pan caliente.

joaquín: bien, entonces ustedes

me avisan cuándo empezamos

las pláticas prematrimoniales.

al fin que ahora ya hay

tiempo de sobra.

[ríe]

sebastián: claro que sí, padre.

y muchas gracias por sus

atenciones.

me dio mucho gusto conocerlo.

joaquín: igualmente, hijo,

igualmente.

nos estamos viendo, y tú,

cuida tu carácter.

sebastián: escúchalo,

escúchalo.

titina: sí, padre.

joaquín: con permiso.

titina: que le vaya muy bien,

padre.

muy bien.

¿lo hiciste adrede?

sebastián: ¡ay!

cuida tu carácter.

cuida tu carácter.

lo que dijo el padre,

¿por qué dices eso, chaparrita?

si ya acepté casarme contigo,

hagamos las cosas como dios

manda.

clarito lo dijo el padre.

tú me lo presentaste.

me cayó muy bien.

ya, suéltame, suéltame.

titina: no me quieras ver

la cara de tonta.

tú lo que quieres es darme

largas.

sabes muy bien que entre

más tiempo pase,

se va a notar más la panza.

sebastián: ¿y eso qué?

no serás ni la primera ni la

última que se case esperando

un bebé que fue concebido

con amor.

titina: ¿y se puede saber

por qué de pronto te diste

cuenta que fue concebido

con amor?

antes no pensabas lo mismo.

sebastián: sé que las cosas

no se dieron como nos hubiera

gustado, pero con el pasar

de los días,

me he dado cuenta que a tu lado

puedo ser el hombre

más dichoso.

me estás dando un hijo.

¿qué más le puedo pedir

a la vida?

titina: ¿de veras, cheby?

sebastián: palabra

de padre primerizo.

[celular]

¿bueno?

natalia: ¿dónde estás?

me dijiste que solo

ibas al cajero.

sebastián: tuve que atender

un asunto de suma importancia.

¿qué noticias hay de antonio?

natalia: nada, todavía.

sebastián: todo va a salir bien,

ya verás.

sí, voy para allá.

titina: ¿quién era?

sebastián: marina,

la secretaria de antonio.

está muy preocupada,

vieras cómo lo aprecia.

titina: esa mujer ni me

la menciones, no me cae

nada bien.

sebastián: yo la aprecio mucho.

titina: pues, yo no.

sebastián: pues, yo sí.

titina: pues, yo no.

sebastián: pues, yo sí.

y es muy buena persona.

tengo que regresar a la planta.

nos hablamos después.

cuídate,

y cuida a chebicito.

¿eh?

ay, chebicito.

quédate con el cambio.

titina: no sé si creerte,

lo que sí es que dentro

de dos meses seremos marido

y mujer.

[música]

[música]

isabel: ¿y sebastián?

natalia: acabo de hablar con él,

ya viene para acá.

tuvo que atender un asunto

importante.

algo de la planta.

isabel: y tú que le crees.

natalia: no estés de amargada,

por favor.

isabel: ¿cómo quieres que

me encuentre?

este lugar me pone de pésimo

humor.

natalia: y te vas a poner peor.

mira quien acaba de llegar.

ricardo: buenas tardes,

señor andrade, señora.

emma: [piensa] ¿qué tiene que

hacer aquí este infeliz?

eduardo: qué tal, ricardo.

ricardo: hola, natalia.

lo siento mucho, isabel.

me imagino cómo te sientes.

[golpean puerta]

sara: voy.

qué bueno que viniste.

bruno: pues, claro.

no quiero que te sientas sola.

¿y el padre vicente?

sara: se fue para atender

unos asuntos de la curia.

bruno: ay, mejor,

así no tenemos que dar

explicaciones de nada.

sara: ¿de qué?

bruno: pues, ¿cómo que de qué?

de que vas a ir conmigo

al hospital.

sí, hoy tengo revisión

con el doctor, así que

me tienes que acompañar.

no puedo ir solo.

ya tienes pretexto

para estar ahí sin que

puedan sacarte.

sara: ay, eres un amor, bruno.

bruno: ¡no, no!

sara: ay, perdón.

no, bruno, perdón.

ay, te quiero.

gracias. gracias.

ricardo: siento mucho lo que

le pasó a antonio,

pero este atentado quiere decir

que anda muy cerca

de los delincuentes.

y que ha sido una pieza

fundamental para detenerlos.

>> así es.

ricardo: está por demás decirle

que cuenta conmigo para

continuar con las labores

de antonio.

>> gracias, ricardo,

pero no adelantemos vísperas.

lo importante ahora es que

antonio salga con bien.

y se reponga.

ricardo: sí, por supuesto.

sebastián,

lamento mucho lo de antonio.

me imagino cómo te debes sentir.

sebastián: gracias,

con permiso.

ya podemos ir a tomar algo.

natalia: te tardaste tanto

que ya se me quitaron las ganas.

bruno: a ver, tú espérame aquí.

déjame verificar

cómo está la situación

para ver si te puedes acercar

más allá, ¿ok?

sara: sí, está bien, gracias.

sara: ¿doctor?

doctor: dígame.

sara: ¿usted operó a antonio

andrade?

doctor: sí.

sara: ¿y cómo está?

doctor: en este momento ya está

en la sala de recuperación,

podemos decir que

quirúrgicamente salió

todo muy bien.

sara: ¿sólo quirúrgicamente?

¿qué me está tratando de decir?

emma: ahí está otra vez

esa mujerzuela.

>> no, mamá, déjala en paz.

natalia: mejor, regresemos

a la sala de espera.

doctor: la operación puede

considerarse exitosa.

pero las siguientes horas

son críticas.

la presión que experimentó

puede tener consecuencias

serias.

en este momento,

voy a ordenar una tomografía.

sara: ¿hubiera sido mejor

trasladarlo?

doctor: no, de ninguna manera.

afortunadamente, la crisis

se le presentó aquí.

de no haber sido así,

pudo haber muerto

en el camino.

de hecho, yo les sugerí

a los familiares

que no lo hicieran.

sara: pero es que ellos

dijeron que...

gracias por la información,

doctor.

doctor: de nada.

emma: ahí está otra vez

la vecina.

eduardo: ¿quién es la vecina?

emma: la tal sara.

esa mujer que se le metió

por los ojos a antonio.

y el indolente del

neurocirujano,

estaba hablando con ella.

eduardo: voy a hablar

directamente con el jefe de

seguridad para que la saquen.

>> te acompaño.

emma: voy a reportar al

negligente del médico

con el director del hospital.

isabel: voy al baño.

ricardo: isabel.

isabel: sabía que ibas

a seguirme.

quiero que acabes con la infeliz

de la vecina.

al precio que sea.

¿puedes hacer algo definitivo

contra la estúpida

de la vecina?

ricardo: claro que puedo.

pero te va a costar más caro.

isabel: lo que sea,

no me importa.

la quiero ver hundida.

arruinada, podrida.

no bastó con el daño

que le hiciste a su porquería

de negocio.

en vez de apartarse de antonio,

está más pegada a él que nunca.

ricardo: ¿y qué esperabas?

si rompiste tu compromiso

con él.

isabel: lo rompí porque se buróo

de mí.

¿qué querías que hiciera?

ricardo: olvidarte de él

y tomar lo que la vida

te ofrece,

sabes a qué me refiero.

isabel: ¿y dejar que esos dos

se queden juntos?

esa estúpida no me va a ganar.

acaba con ella.

la quiero fuera de la vida

de antonio.

y del planeta, si se puede.

[música]

[música]

sara: ¿qué pasó? ¿viste algo?

bruno: vámonos de aquí,

una señora que te vio hablando

con el médico se puso histérica.

sara: ay, seguro es la mamá

de antonio.

bruno: ¿esa es la mamá de

antonio?

sara: sí.

bruno: híjole, qué horror

de vieja.

sara: bueno, ¿qué hacemos?

bruno: vámonos a mi consulta.

si te vuelve a ver,

se nos viene encima

la vieja esa.

vente por acá.

córrele.

emma: ¿cómo es posible

que el médico que atiende

a mi hijo le dé información

a la tipeja esa?

a la cual hemos corrido

de este hospital en dos

ocasiones.

y sigue insistiendo

en estar aquí.

¿qué tipo de hospital es aquí?

>> perdón, pero no estoy

entendiendo bien.

en concreto, ¿de qué se queja?

emma: que el cirujano que operó

a nuestro hijo,

muy quitado de la pena,

le reportó su estado

a una mujerzuela que no

queremos ver por aquí

ni en pintura.

>> ¿esa señorita no es

familiar de ustedes?

emma: ni lo mande dios.

es una tipa de la calle.

que se las ingenia

para colarse hasta la sala

de terapia intensiva.

le prohibimos que viniera,

pero le da igual.

no hace caso y sin embargo,

en este hospital,

le permiten la entrada

como perro por su casa.

>> voy a hablar con el cirujano

que operó a su hijo,

para saber realmente qué fue

lo que pasó.

aunque les advierto que dar

informes a alguien que no

es familiar,

no es ninguna falta grave.

por otro lado, la política

de este hospital

es de libre acceso.

con lo cual puede entrar y salir

quien lo necesite.

no le podemos prohibir el paso

a nadie.

emma: es el colmo.

>> lo siento, pero así es.

no podemos hacer nada,

por más incómoda que les

resulte esa persona.

emma: ¿ni porque anda usurpando

funciones de enfermera

para meterse a ver a mi hijo?

>> ¿a usted le consta?

emma: por supuesto, yo la vi.

de hecho, la sacó una de las

enfermeras de ahí.

>> ¿me puede dar su nombre?

emma: ¿qué voy a saber?

no me voy a estar fijando

en los nombres

de las enfermeras.

>> lo siento, señora.

si no he recibido ningún reporte

de la jefa de enfermeras,

no puedo hacer nada,

por lo demás, le sugiero

que resuelva sus problemas

con esa señorita de manera

personal.

no puede imputárselos

al hospital.

emma: en este lugar todos

son unos ineptos.

tenía que ser provincia,

por eso no progresan.

eduardo: discúlpela, doctor,

y gracias de todas maneras.

>> ¿qué agradece?

natalia: ¿qué quería ricardo?

isabel: ¿ricardo?

natalia: no te hagas,

vi que se fue siguiéndote.

isabel: pues, no sé,

ni siquiera lo vi.

natalia: ¿segura?

isabel: por favor, ¿cómo crees

que voy a tener cabeza para

hacerle caso a ricardo

en un momento como este?

¿habló con el director

del hospital para que corrieran

a la vecina?

emma: ¿creerás que me dijo

que resolviera mis asuntos

personales con ella

y que no metiera al hospital?

hazme el favor,

por eso estamos como estamos.

juancho: cuando nos entreguen

las demás mantas, hay que

empezar a repartirlas.

simón: tú te vas a encargar

de eso.

sería bueno que hicieras

un plan de entrega.

juancho: mira qué aguzado,

pero me prestas la camioneta.

simón: ya veremos.

edwina: ahí está mi coche,

con gusto te lo presto.

simón: no, edwina, déjelo.

apenas está aprendiendo

a manejar.

juancho: si bruno me deja

manejar a cada rato.

no más le he dado uno que otro

rasponcito.

pero con una pulida sale.

[ríe]

edwina: qué bárbaro.

[timbre]

juancho: mamá, no sabía que ibas

a venir.

mercedes: no, yo tampoco,

ayúdame que esto pesa mucho.

simón: ¿qué tanto trajiste,

mujer?

mercedes: muchas cosas.

con lo de antonio, me imagino

que no han de tener tiempo

ni de cocinar.

juancho: ¿y cómo te enteraste

de lo que pasó?

¿sara habló contigo?

mercedes: no, vicente me contó.

no lo podía creer,

esos delincuentes son

unos desalmados.

¿y qué noticias tienen

del hospital?

simón: solo que lo estaban

interviniendo de nuevo,

pero hasta ahorita

no hemos tenido más noticias.

mercedes: dios quiera y todo

salga bien.

sara: es que no puedo dejar

de pensar en las secuelas

con las que pueda quedar

antonio.

bruno: bueno, pero el doctor

con el que hablaste

no te aseguró nada, ¿o sí?

sara: no, pero es peor,

me imagino cualquier cosa.

bruno: pues sí.

¿qué tal que le da amnesia?

sara: bueno, con que no

se olvidé de mí.

bruno: ¿de ti?

no, de ti no creo.

a ti te tiene en el corazón,

sarita.

no en la cabeza.

sara: lo que sí es que me

convendría que se olvidara

de ciertas cosas.

o de ciertas personas.

bruno: ¿ah, sí?

sara: sí.

¡ay, no!

¿qué estoy diciendo?

lo quiero de regreso al 100,

completito así como es,

de pe a pa.

bruno: no, bueno--

>> una disculpa,

tuve que atender a la familia

de un paciente.

qué gente tan pesada.

chilangos.

bruno: oiga, doc,

¿de casualidad no será

la familia del ingeniero este

de conatrol al que

le dispararon?

>> sí, ellos, querían

que le prohibiera la entrada

a una persona nada más

porque no era de su agrado.

figúrense.

bruno: así son esas personas.

digo,

los que no son de acá.

bueno, ¿y usted qué les dijo?

>> que resolvieran sus problemas

personales fuera del hospital.

¿y cómo va ese tobillo?

bruno: yo digo que ya está listo

para echarme aunque sea

una cascarita.

>> ahorita que lo revisemos

vamos a ver.

[música]

[teléfono]

laura: ¿bueno?

cheo: buenas tardes, ¿me podría

comunicar con el señor

arango, por favor?

laura: ¿de parte de quién?

cheo: eliseo gonzález.

laura: permítame,

es para ti.

eliseo gonzález.

pedro: ¿sí?

cheo: don pedro, solo para saber

si va a venir, es que ya tengo

casi una hora esperándolo.

pedro: discúlpame, la verdad

se me olvidó que nos íbamos

a ver, tuve que atender

otros asuntos urgentes.

cheo: no se preocupe,

¿gusta que lo espere

o nos vemos otro día?

pedro: yo te hablo cuando

tenga algo de tiempo.

hasta luego.

laura: ¿qué quiere?

pedro: proponerme un negocio.

cheo: me lleva,

que él me habla.

de haber sabido no nos damos

la vuelta hasta acá.

mugre pueblo.

tengo ganas de olvidarme de él.

vladimir: ¿qué vas a hacer?

cheo: esperar a que me llame,

¿qué más?

vladimir: no, cheo, mejor

búscale por otro lado, ese ruco

nomás te está dando largas.

simón: no, bueno.

trajiste comida como para

alimentar un regimiento.

mercedes: y me faltaron unas

cositas que prefiero

comprar frescas

en el mercado.

hoy les voy a hacer unas

enchiladas de pollo porque

sé que les gustan mucho,

¿cómo ven?

juancho: qué rico.

no es por nada, pero mi mamá

cocina muy sabroso.

es lo único que extraño

de progreso.

edwina: [ríe]

mercedes: quédese a cenar

con nosotros si gusta.

edwina: se lo agradezco pero

quedó de ir a cenar mi cuñado

a mi casa.

será para otra ocasión.

simón: de cualquier manera

tendrás que preparar una buena

porción.

como vamos a tener que cenar

todos aquí en la casa,

con eso de que no nos dejan

estar en el hospital.

mercedes: ¿cómo que no

los dejan?

simón: ay, la familia

de antonio es bien especial.

en particular la mamá.

como descubrió a sara vestida

de enfermera en terapia

intensiva,

la corrió.

y agarró parejo con todos.

tuve que prometerle al señor

andrade que ni sara ni nadie

de nosotros nos íbamos

a aparecer por ahí,

para que no tuvieran que llamar

a la policía.

mercedes: qué barbaridad,

entonces ¿dónde está sara

ahorita?

pensé que estaba en el hospital.

simón: según yo está en

la parroquia con vicente.

quintín: ¿cómo vamos?

>> hoy damos pero terminado

el levantamiento del peritaje.

quintín: bien, además de la

saboteada, ¿han descubierto

algo nuevo?

>> hasta el momento nada más.

>> esto lo encontramos

regado por todo el lugar.

algunos sobres estaban saliendo

de la cocina.

quintín: gracias, yo se los

entrego a la dueña.

>> permiso.

quintín: pase.

ricardo: antonio es un luchador.

y yo confío en que va a salir

adelante, aunque el doctor

que lo intervino haya dicho

que las siguientes horas

son críticas,

todo va a estar bien.

eduardo: eso espero.

fidel: buenas tardes.

natalia: buenas tardes.

fidel: buenas tardes.

rafa: don eduardo,

el señor es el comandante

fidel chávez.

el está llevando

la investigación del atentado

contra el ingeniero andrade.

fidel: señor, mucho gusto.

eduardo: igualmente, comandante.

¿y qué ha averiguado sobre

los agresores de mi hijo?

fidel: hasta el momento

no tenemos nada que nos lleve

a ellos.

pero seguimos investigando.

eduardo: encuéntrelos.

y háganlos pagar por

lo que hicieron.

fidel: puede estar seguro

que haré todo lo que está

a mi alcance.

fidel: ¿cómo se encuentra

el ingeniero?

eduardo: lo intervinieron

de urgencia.

pero afortunadamente,

todo salió bien.

ahora es solo cuestión

de tiempo.

[celular]

bueno, señor arango,

buenas tardes,

fidel: rafa,

¿me permites un momento?

rafa: sí, claro.

con permiso.

fidel: con permiso.

>> propio.

simón: vamos a ir a entregar

esta manta, y luego a ver unas

cosas del cohete.

¿necesitas algo?

mercedes: no.

¿y cómo vas con el cohete?

simón: bien,

tuvimos un contratiempo

pero nada que no

se pueda reparar.

roma no se hizo en un día.

mercedes: ay, tu dicho favorito.

desde que era un adolescente

siempre decía lo mismo.

mis papás lo mandaban a hacer

la tarea o alguna otra cosa,

y siempre decía, voy.

roma no se hizo en un día.

todos: [ríen]

edwina: debe haber sido

muy inquieto, ¿verdad?

digo, tengo esa impresión.

simón: ya no le de cuerda,

que si no salimos de aquí

hasta mañana.

otro día platican con calma.

edwina: me dio mucho gusto

saludarla.

mercedes: igualmente.

esa mujer me gusta

para cuñada.

[teléfono]

¿bueno?

laura: buenas tardes,

¿me podría comunicar

con sara, por favor?

mercedes: ella no se encuentra,

¿quién habla? soy su mamá.

laura: señora, ¿cómo está?

soy laura, la esposa

de pedro arango.

mercedes: bien, hija,

qué gusto saludarte.

sara debe de estar en

la parroquia con vicente.

¿se te ofrece algo?

laura: solo quería decirle

que el ingeniero andrade

salió bien de la operación.

mercedes: ay, qué buena

noticia, le va a dar mucho

gusto cuando se lo diga.

laura: yo le hablo

a la parroquia.

gusto en saludarla, señora.

mercedes: igualmente.

ay, gracias a dios.

simón, buenas noticias.

antonio salió bien

de la operación.

fidel: ¿cuándo el ingeniero

recibió la llamada de que

habían encontrado tu cuerpo,

tú dónde estabas?

rafa: en mi casa, ¿por qué?

fidel: probablemente te vieron

entrar, por eso es que

le dijeron que el cuerpo

que habían encontrado

era el tuyo.

debió haber salido

con sus escoltas.

¿por qué no estaban con él?

rafa: les dio el día libre.

no pensaba salir,

¿qué iba a pensar que le

tenderían una trampa?

fidel: esos infelices estaban

buscando una oportunidad para

intentar eliminarlo,

y la encontraron.

lo peor de todo es que

no tenemos ni una sola pista

que nos lleve hacía ellos.

rafa: [piensa] nelson,

no puedo seguir protegiéndolo.

[celular]

¿qué pasó, quintín?

¿un anónimo?

quintín: sí, jefe.

uno de los peritos

me entregó toda

la correspondencia

que estaba en el lugar,

y entre eso venía.

clarito le advierten a la

señorita sara que se cuide.

que alguien quiere

hacerle daño.

fidel: voy para allá.

me tengo que ir,

quintín encontró un anónimo

en el que prevenían a sara.

nos hablamos después.

rafa: gracias.

[música]

vicente: sara no está.

no tengo idea adónde fue.

yo la dejé aquí.

¿te urge localizarla?

laura: solo quería avisarle

que el ingeniero andrade salió

bien de la operación.

vicente: qué buena noticia,

yo le digo cuando aparezca.

¿cómo te enteraste?

laura: pedro hablo con el papá

del ingeniero.

gracias, padre, hasta luego.

te manda saludos el padre.

pedro: es increíble lo que

aguanta el ingeniero andrade,

¿no?

vaya que corrió con suerte.

[celular]

laura: es la esposa

de don carmelo.

pedro: ¿y qué querrá?

contéstale.

laura: enriqueta,

buenas tardes, ¿cómo estás?

enriqueta: bien, laura.

una molestia,

¿de casualidad sabes si carmelo

está todavía con pedro?

me dijo que iba a ir a verlo

y no me contesta su celular.

laura: pedro está aquí,

deja le pregunto.

anda buscando a don carmelo,

le dijo que iba a estar contigo.

pedro: qué raro que le haya

dicho eso, hace días

que no lo veo.

laura: me dice pedro que hace

días que no lo ve.

no, no sé.

pedro: [piensa] y andrade

con un balazo en la cabeza,

sigue vivo.

no cabe duda de que cuando

te toca, te toca.

fidel: lo único que nos indica

esto es que quien lo dejó,

sabe que hay alguien que desea

perjudicar a sara.

si se atrevió a dejar el

anónimo, ¿por qué no le mencioóo

de quién se trata?

quintín: por miedo, jefe,

¿por qué más?

si suelta el nombre del que le

trae ganas a la señorita sara,

capaz que la agarran contra él.

fidel: sí, exacto.

eso quiere decir que los que

ocasionaron la explosión

tienen a un traidor

entre ellos.

quintín: pues, sí,

pero por más que le pienso,

no se me ocurre quién quisiera

perjudicar a la señorita.

¿qué enemigos puede tener?

fidel: eso es lo que hay

que averiguar,

voy a hablar con ella.

>> oiga, jefe,

¿y no tendrá que ver con

lo que le pasó al ingeniero

andrade?

ya ve que según estos,

tuvieron sus quereres

cuando se desaparecieron.

además son vecinos.

capaz que lo hicieron

para fregarlo a él

indirectamente.

fidel: no creo, los que

atentaron contra el ingeniero

no se andan con rodeos.

quintín: entonces, nada más

nos queda eliseo gonzález.

fidel: cheo.

quintín: el ex novio.

cuando hablé con la señorita

sara le pregunté si sospechaba

de alguien,

y me dijo que no se atrevía

a acusar a nadie directamente,

pero que el único que ha tenido

intenciones de causarle daño,

es él.

fidel: bueno, ¿y qué esperas?

ve ahora mismo, interrógalo.

quintín: sí, jefe.

emma: óigame usted,

¿con qué derechos le da informes

de mi hijo a la tipeja esa?

la corrimos del hospital.

y no me diga que no lo hizo,

porque yo lo vi.

eduardo: emma, por favor,

emma: por favor, nada.

¿quién sabe qué se trae

este doctor con la vecina

para que le pase informes

antes que a nosotros?

doctor: señora, agradezca que

por respeto al hospital,

no le voy a contestar

sus insinuaciones.

emma: conociéndola a ella

puedo pensar cualquier cosa.

eduardo: emma, ya.

doctor, díganos cómo está

antonio.

doctor: salió muy bien

de la operación

pero las siguientes horas

son críticas.

por la presión que experimentó,

puede tener consecuencias

serias.

eduardo: ¿cómo cuáles, doctor?

emma: no importa lo que diga

este inepto,

ya nos dirán en méxico

las consecuencias.

nos vamos a llevar a antonio

de una vez.

doctor: de ninguna manera,

ni siquiera bajo su riesgo.

su hijo se queda aquí

por estricta prescripción

médica el tiempo que sea

necesario.

yo no autorizo que lo muevan.

[golpean puerta]

vicente: voy.

sara: tío.

vicente: ay, hija, ¿dónde andas?

acaba de llamar laura para

avisar que antonio salió bien

de la operación.

sara: sí, ya sabía,

venimos del hospital.

vicente: pero, ¿es que tú no

entiendes?

la familia de antonio

no te quiere ver allá.

sara: pero no pasó nada,

además, solo acompañé

a bruno a su consulta

con el ortopedista.

y de casualidad

nos encontramos al doctor

que lo operó.

vicente: mira qué casualidad.

bruno: en lugar de regañarnos,

debería darle gusto que

el doctor ya me dio de alta.

mire, su delantero estrella

quedó como nuevo.

ahora estoy listo para

el partido contra

los artilleros.

vicente: claro que me da gusto,

es que con todo lo que ha pasado

apenas tengo cabeza para pensar

en el partido.

bruno: pues sí,

pero entonces, ¿qué tal si le

dedicamos el juego a antonio?

vicente: me parece muy bien,

pero primero hay que pedirle

a dios que se restablezca.

¿y qué más dijo el doctor

que lo operó?

sara: que las siguientes horas

son críticas.

la presión que tuvo antonio

en la cabeza, puede traerle

consecuencias serias.

vicente: con el favor de dios

todo va a salir bien.

no te preocupes.

emma: no me resigno a aceptar

la palabra de ese

neurocirujano de pacotilla.

>> ay, mamá, por favor,

el doctor es una eminencia,

ha sacado adelante a antonio.

¿qué acaso no te das cuenta

de la seriedad del asunto?

emma: a ver si no lo deja

con secuelas importantes.

para mí no es más que

un inepto, además de grosero.

ni siquiera se disculpó

por lo de la vecina.

>> ya, mamá.

tus comentarios no vienen

para nada al caso.

voy a estar en la sala

de espera.

emma: yo no sé de dónde

le salió a esta niña

el gusto por codearse

con la plebe.

isabel: está harta como todos.

antonio no debería estar

en este lugar.

emma: eso mismo pienso yo,

imagínate cómo me siento

con mi hijo al borde la muerte

y aguantando a la tipeja esa.

y a esa bola de zarrapastrosos.

natalia: con permiso,

voy al baño, las veo en la sala

de espera.

emma: y como si todo lo que

me ha pasado fuera poco,

ahora tengo que aguantar

la llegada de tu amigo ricardo.

isabel: creo que yo también

voy al baño.

con permiso.

eduardo: hijo,

chiquito mío.

jamás me imaginé

que un día te iba a ver así.

oye, de verás que

eres fuerte,

has resistido dos

intervenciones

después de ese balazo.

tú nunca te has dejado vencer.

no me falles ahora,

por dios.

por dios.

a como dé lugar tienes que salir

de esta.

yo sé que estás peleando

porque siempre has sido

un guerrero.

y ahorita,

te encuentras en la lucha

más difícil de tu vida.

no dejes de luchar, hijo mío.

no dejes de pelear por dios.

te lo ruego.

te lo pido.

Cargando Playlist...