null: nullpx
Cargando Video...

La Vecina Capítulo 116

30 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

...

>> televisa presenta...

ricardo: dalo por hecho.

se vienen buenos tiempos

para nosotros.

pedro: eso hay que celebrarlo.

van a nombrar director

de la planta a ricardo segura.

el error de carmelo

está reparado.

>> no.

[disparo]

ahora sí está reparado.

mariana: hermanito, te tienes

que poner bien.

somos muchos los que estamos

rogando por ti.

échale ganas, por favor.

todavía tienes muchas cosas

por vivir, ¿ok?

si vieras la de gente

que te quiere aquí

en san gaspar.

no han dejado de venir

a preguntar por ti,

están muy atentos.

sara se quedó a pasar la noche

aquí en el hospital.

se ve que te ama mucho.

no digo que isabel no te quiera,

pero como no la he visto

no sé ni qué estará pensando.

¿verdad que me oyes, antonio?

dime que sí, hermano.

hazme una seña.

cuando salgas de esta,

quiero verte feliz, realizado,

luchando por lo que crees.

porque la vida te va a dar

una nueva oportunidad,

vas a ver.

y yo te voy a apoyar en todo.

pedro: nunca sabe uno

para quien trabaja.

salimos ganando con las tomas

que nos dejó carmelo.

>> con eso vamos a recuperar

todo lo perdido.

yo me encargo de avisarle

a todos los demás de lo rata

que era carmelo.

y de una vez les confirmo

que sigues a la cabeza

de la organización.

pedro: nunca he dejado

de estarlo.

y en lo que respecta a andrade,

con ricardo aquí,

ahora sí nos conviene

que se muera.

bien vale la pena gastar

en una corona para su funeral.

uribe: les pedí que se reunieran

para darles una noticia.

los saqueadores atentaron

contra la vida

del ingeniero andrade.

ayer por la noche

le tendieron una trampa

y le dieron un tiro

en la cabeza.

gracias a que el ingeniero

morales lo encontró,

no perdió la vida.

aunque su estado es

de pronóstico reservado.

>> es una pena

lo que le sucedió al ingeniero,

pero ¿qué hay con la situación

de la planta?

¿va a seguir funcionando?

¿o qué podemos esperar?

uribe: entiendo su inquietud.

al respecto solo le puedo decir

que la intención

es seguir adelante

como el ingeniero andrade

lo tenía planeado.

por lo que les pido que sigan

trabajando como siempre.

mientras el ingeniero andrade

se restablece,

el señor rafael padilla

va a estar a cargo

de lo operativo,

el ingeniero morales

de lo administrativo.

todos: sí, señor.

uribe: gracias.

>> ¿qué traes?

¿por que tanto misterio?

nelson: fui a ver a nacho lópez.

le dije que yo soy el soplón.

>> no te entiendo.

primero no quieres involucrar

a nadie y ahora vas

y se lo cuentas a nachito.

¿en qué te puede ayudar él

si ya no trabaja en la planta?

nelson: le pedí que me prestara

la casa que tiene en su nombre

para mandar a mi familia.

sólo así me voy a entregar

y decir quienes son

los saqueadores.

>> ¿y qué te dijo?

nelson: pues que sacar

a mi familia de san gaspar

no era la mejor solución.

que mejor solicitara

que la policía los protegiera.

>> yo pienso lo mismo,

pero hay que esperar

a ver qué pasa con el ingeniero.

nelson: no pienso entregarme

mientras mi familia

esté en peligro.

espero que nachito me pueda

hacer fuerte con lo de su casa.

>> pero es que eres necio,

pero en fin,

como tú quieras.

¿le dijiste a nachito

que ya sabía?

nelson: ¿cómo crees?

no vaya a pensar

que eres es mi cómplice.

>> da igual.

ya sabes que jalo parejo.

y que a veces no estoy

de acuerdo contigo.

leila: ¿qué pasa, nachito?

no ha comido casi nada.

¿qué? ¿no le gustó

lo que yo le preparé?

nacho: claro que me gustó

pero ando con la cabeza

en otros asuntos.

leila: pues ya me imagino

cuáles, tenga fe.

tarde o temprano

su mujer va a dejar de dar lata.

nacho: ex mujer,

si me hace el favor.

por cierto, ¿qué ha pensado

de lo que le propuse?

leila: ¿tanta confianza

le inspiro como para poner

todo lo que tiene en mis manos?

nacho: entiéndame,

no quiero que la zopilota esa

termine quitándome también

este negocio.

mejor se lo traspaso a usted.

¿sí me entiende?

fidel: buenos días, nachito.

nacho: buenos días.

¿qué lo trae por aquí?

fidel: pues el hambre.

leila: buenos días comandante,

¿qué tal?

¿qué le voy a servir?

fidel: una torta de queso

de puerco, si me hace el favor,

para llevar.

leila: enseguida se la preparo.

¿y de tomar?

fidel: un jugo de naranja.

leila: claro que sí.

nacho: siéntese, comandante.

fidel: gracias, nachito.

gracias.

nacho, ¿ya se enteró

lo que le pasó

al ingeniero andrade?

nacho: no, ¿qué le pasó?

fidel: anoche le tendieron

una trampa y desgraciadamente

mordió el anzuelo.

iba pasando por la brecha

rumbo a las tuberías...

nacho: ¿y si le digo de una vez

que nelson es es soplón?

vicente: que raro

que no haya nadie.

buenas tardes.

eduardo: buenas tardes.

vicente: bruno.

bruno: ¿qué pasó, padre?

vicente: estoy aquí en el

hospital, pero no veo a nadie.

¿dónde andan?

bruno: bueno, pues sara y simón

llegaron hace rato

y se metieron a dormir.

tuvieron que irse porque llegó

la mamá de antonio

y le armó un escándalo a sara.

vicente: no me digas.

pero qué tipo de gente hace eso.

bruno: figúrese que hasta quería

echarle la policía encima

porque la encontró con antonio.

vicente: bueno, esa mujer está

loca ¿o qué?

mira que venir a echar pleito

a este lugar.

voy a ver qué averiguo.

al final de cuentas

a mí ni me conoce

y yo tampoco sé quiénes son.

señorita.

>> dígame, padre.

vicente: quiero sabe cómo está

el ingeniero andrade.

>> ¿usted es familiar?

vicente: bueno,

como si lo fuera.

soy el tío de su novia.

emma: oiga, padre.

vicente: permíteme, hija,

estoy hablando con la enfermera,

¿si?

gracias.

>> el ingeniero andrade se--

emma: no le dé ninguna

información a este hombre

que ni creo que sea sacerdote.

vicente: ¿y por qué me agrede,

señora?

emma: soy la mamá

de antonio andrade.

eduardo: emma, por favor,

permíteme hablar con el padre,

¿si?

padre, soy eduardo andrade,

el papá de antonio.

vicente: mucho gusto.

vicente granados.

eduardo: disculpe, pero

no queremos a nadie relacionado

con la señorita granados aquí.

no lo consideramos apropiado.

por lo que le pido que sea usted

tan amable de hacernos el favor

de retirarse.

vicente: discúlpeme pero esto

es un atropello.

no tiene derecho a sacar

a nadie de aquí.

eduardo: lo sé.

pero se lo ruego

de la mejor manera.

permítame, lo acompaño

a la salida.

por favor.

vicente: la verdad es que no

entiendo su posición.

todos los que venimos

a preguntar por él,

es porque lo estimamos.

¿que es muy difícil

de entender eso?

eduardo: no, claro que no.

lo entiendo y se lo agradezco

infinitamente.

pero compréndanos.

cualquiera que venga a ver

a nuestro hijo

y tenga que ver con sara,

nos provoca un problema.

vicente: ¿un problema?

¿por qué?

no puede separar

el cariño que ustedes sienten

por su hijo

y el que ellos dos sienten.

eduardo: lamentablemente no.

vicente: ay, que pena.

debería estar orgulloso

que su hijo ha cultivado

en tan poco tiempo

tantas amistades.

y mire que no la tuvo fácil

al principio, ¿eh?

pero ahora se ha ganado un lugar

en nuestro corazón.

eduardo: gracias, padre.

y lo entiendo.

pero mientras las cosas

no estén claras,

preferimos que nos dejen solos.

mire, padre, le prometo

que cuando mi hijo despierte

y me pida verlos,

se los haré saber de inmediato.

vicente: con usted.

y espero que respete su voluntad

en todos los sentidos.

eduardo: se lo prometo, padre.

vicente: lamento conocerlo

en estas circunstancias.

buenas tardes.

eduardo: buenas tardes, padre.

isabel: ¿sabe con quién

estaba hablando?

eduardo: sí, con el tío de sara.

isabel: o sea que estos

impertinentes siguen metiéndose

en donde no los llaman.

nacho: ¿ya tienen alguna pista

de los agresores del ingeniero?

fidel: no.

lamentablemente ninguna.

los infelices fueron

muy hábiles.

nacho: yo estoy seguro

que tarde o temprano,

los va a atrapar.

fidel: de eso puede estar seguro

pero mientras tanto

ya le desgraciaron la vida

al ingeniero.

me da mucha pena

que esté pasando por esto.

nacho: a pesar de lo antipático

que suele ser en ocasiones,

es un buen hombre.

fidel: no tengo la menor duda.

se ha partido el alma

con tal de sacar

la planta adelante.

y aunque no lo pregone,

me queda claro que uno

de los motivos es no dejar sin

trabajo a tanta gente.

nacho: sí, ojalá y salga bien

de esta.

fidel: ojalá, nachito, ojalá.

porque su estado

es muy delicado.

leila: aquí tiene, comandante.

fidel: muchas gracias.

¿cuánto le debo?

leila: 65 pesos.

fidel: sí, claro, permítame.

a ver, creo que traigo cambio--

nacho: no, no, no, no.

no se preocupe,

después me lo da.

fidel: aquí está, aquí está.

gracias.

bueno, nos estamos viendo.

nacho: claro, que le vaya bien.

fidel: con permiso.

leila, gracias.

leila: hasta luego.

para servirle, comandante.

nacho: hasta luego.

leila: y usted, coma, nachito.

porque me voy a sentir ofendida

porque voy a pensar

que no le gusta

lo que yo le preparo.

nacho: si le digo,

nelson va a quedar

como un criminal.

y a lo mejor ni la protección

para su familia puede pedir.

tengo que convencerlo

de que se entregue.

>> adelante, señora, por favor.

doctor: señora, ¿cómo está?

buenos días.

siéntese, por favor.

me dijo la enfermera

que quería hablar conmigo,

¿verdad?

emma: así es.

vengo para informarle

que hemos decidido trasladar

a antonio al df

para que sea atendido allá

en un hospital

de nuestra confianza.

doctor: entiendo,

pero no lo veo conveniente.

emma: eso pensará usted.

por más que se diga que

este hospital es de lo mejor,

no se compara

al que queremos llevarlo.

tenemos un helicóptero

disponible para su traslado.

doctor: aún así,

yo no lo recomendaría.

en las condiciones que está,

trasladarlo podría ser

contraproducente.

pero ustedes tienen

la última palabra.

emma: así es y ya lo decidimos.

isabel: les agradezco mucho

que hayan corrido a toda

esa gente.

especialmente a la tipeja esa.

eduardo: hasta ahora las dos

personas con las que he hablado

me han parecido razonables.

isabel: no se vaya

con la apariencia.

son un horror, una plaga.

y la peor es la tal sara.

no sé a qué hora se ocurrió

a antonio involucrarse con ella.

emma: ¿qué tal, isabel?

¿cómo eras, natalia?

emma: ya me contaron

que la tipa esa se metió

para ver a antonio.

emma: así es.

la muy cínica se vistió

de enfermera para colarse,

pero esto se acabó.

acabo de hablar con el doctor

y está de acuerdo

que traslademos a antonio al df.

isabel: perfecto.

es lo ideal.

[música]

[música]

laura: ¿ya nos vamos?

pedro: sí.

¿hablaste con sara?

laura: le marqué a su celular,

pero me mandó al buzón.

lo sabía.

pedro: vamos, pues.

quiero saber como sigue

el ingeniero andrade.

es una pena

lo que le ha ocurrido.

uribe: no me descuides

el programa de apoyo

a la comunidad.

sebastián: no se preocupe,

ingeniero.

[teléfono]

uribe: es emma.

espero que no sea

una mala noticia.

sí, emma.

por supuesto que sí,

el helicóptero puede servir

como ambulancia aérea.

cuenta con él.

sí, en un rato más

voy al hospital,

estoy atendiendo unos asuntos

urgentes.

allá los veo.

sebastián: ¿se van a llevar

a antonio para méxico?

uribe: así es.

sebastián: ¿y el médico

lo autorizó?

uribe: yo supongo.

me arriesgo a decir

que antonio está mejorando,

sebastián.

sebastián: debe ser.

¿necesita algo más, ingeniero?

uribe: no, sebastián,

por el momento puedes retirarte.

sebastián: con permiso.

bruno: ¿pudiste descansar?

sara: pues a medias.

por más que intenté dormirme

no pude.

no pude dejar de pensar

en antonio.

[llaman a la puerta]

tío.

vicente: vengo del hospital.

a mí también me corrieron

los papás de antonio.

sara: ¿qué?

de verdad que es el colmo.

[teléfono]

bueno.

sebastián: sara, soy yo,

sebastián.

sara: sebastián, ¿qué pasó?

¿sabes alguna novedad

de antonio?

yo me encontré con su mamá

y se armó un relajo

que para qué te cuento.

prácticamente me prohibieron

entrar al hospital.

sebastián: ahora entiendo.

sara: ¿qué cosa?

sebastián: que hayan solicitado

el helicóptero de conatrol

para llevarse a antonio al df.

sara: no, no lo puedo creer.

sebastián: así es su estilo.

a mí tampoco me parece

una buena medida,

pero al parecer ya tomaron

la decisión.

sara: ¿tú no puedes hacer algo

para que no se lo lleven?

sebastián: no lo creo,

pero voy a ver qué puedo hacer.

sara: gracias.

sebastián: estamos en contacto,

sara.

sara: me queda claro

que a la familia de antonio

le importa un rábano su salud.

vicente: ¿qué haces?

sara: me voy al hospital, tío.

vicente: pero no estás viendo

que te vas a ir a meter

a la boca del lobo.

sara: voy a ir a hablar

con ellos.

les voy a decir que desaparezco

del planeta, pero que por favor

no muevan a antonio.

vicente: ¿y tú crees

que te van a hacer caso?

sara: tengo que hacerles

entender que la vida de antonio

está primero.

vicente: ay, mejor voy con ella.

bruno: suerte.

isabel: sí, señorita,

va a llegar el helicóptero.

gracias.

arreglado, el hospital montealto

está listo para recibir

a antonio.

emma: gracias.

vamos a hacer los trámites

para el traslado.

eduardo: yo me encargo.

isabel: voy a ver a antonio.

emma: mariana está con él.

sólo permiten una persona

a la vez.

isabel: entonces espero.

natalia: ¿quieren que les traiga

un café?

isabel: no, prefiero ir contigo.

¿le traemos algo, señora?

emma: no, gracias.

nacho: es en serio

lo que le dije.

usted es mi única esperanza.

si pongo a su nombre la tienda,

bernicita no me la va

a poder quitar.

y pase lo que pase

voy a tener un respaldo

económico.

leila: ¿y por qué yo?

¿no tiene algún familiar

de confianza?

nacho: no tengo a nadie.

si se lo pido a usted,

es porque estoy seguro

que no me va a fallar.

leila: ¿tan seguro está

de que no le voy a fallar?

nacho: ay, leila,

no estoy ciego.

por supuesto que estoy seguro.

mujeres como usted, pocas.

trabaja como ninguna,

nunca me ha fallado,

atiende el negocio

como si fuera suyo

y siempre está

al pendiente de mí.

¿a quién podría tenerle

más confianza si no es a usted?

¿entonces, qué?

¿acepta?

leila: está bien.

nacho: muchas gracias.

bueno, me tengo que ir

para atender otro asunto, ¿eh?

ahí le encargo.

mariana: pero ¿cómo que van

a trasladar a antonio al df?

isabel: allá va a estar mejor

atendido que aquí, obvio.

es hospital montealto

es de primerísima.

mariana: pero antonio está mal.

isabel: el doctor dijo

que lo podemos trasladar.

mariana: ¿y lo quieren trasladar

por su bien o lo hacen por dejar

de encontrarse con la vecina?

emma: ¿cómo puedes decir eso?

la tipa es una verdadera

molestia,

pero no como para llevarnos

a tu hermano de aquí.

si pensamos en trasladarlo,

obviamente es para que tenga

una mejor atención.

[música]

[música]

rafael: me extraña que quieran

trasladar al ingeniero andrade

en el estado en

el que se encuentra, ingeniero.

el hospital general

de san gaspar es el mejor

de la región,

incluso por encima

del de progreso.

uribe: conatrol siempre

ha aportado recursos

para que los trabajadores

cuenten con la mejor atención.

sebastián: disculpe, ingeniero,

¿no sería bueno sugerirle

a los andrade que esperen?

en la condición

en la que se encuentra antonio,

puede ser muy riesgoso

trasladarlo.

uribe: pero ¿qué te puedo decir?

si tomaron esa decisión,

mi deber es apoyarlos.

no creo prudente entrometerme

en lo que han dispuesto.

quiero suponer que el médico

a cargo autorizó el traslado

de antonio.

>> está de lujo el agua.

bruno: ay, que buena vida

te das.

>> no hay nada que hacer

hasta que simón repare

el cohete.

bruno: ¿qué?

de plano se fregó mucho.

>> más o menos.

hay que reparar el módulo

que edwina rompió

para poder salir.

bruno: por cierto,

acaba de hablar

>> ¿quién?

bruno: pues edwina, tarás,

¿quién más?

creí que estaba enojada

con simón, pero me dijo

que para nada.

>> ese es amor del bueno.

porque si a mí una novia

me deja atorado en un cohete

o lo que se le parezca,

hasta ahí llegó.

bruno: menso.

oye, volviendo a lo del cohete.

con lo que pasó, ¿no afecta

la visita de los de la agencia

espacial?

>> yo creo que sí,

pero veo a simón muy tranquilo.

seguro ha de tener un plan b.

simón: puede volar, en serio.

sí puede.

>> ese pedazo de chatarra

no va a volar nunca.

no lo vamos a permitir.

simón: sí vuela.

todo está bien.

trabajé mucho para que estuviera

listo.

edwina: yo creo que no vuela,

simón.

aquí dentro es un desastre.

simón: no me ayude, edwina.

no le haga caso, está bromeando.

le digo que sí vuela.

>> pruébelo, ingeniero.

todos: adelante, ingeniero,

pruébelo.

adelante, ingeniero, pruébelo.

simón: ¡edwina!

de verdad.

de verdad, sí puede volar.

emma: ¿cómo te fue?

¿ya está listo el trámite

para el traslado?

eduardo: sí, ya.

ya quedó lo que tenía que ser.

ahora van a esperar

la firma del doctor.

pero hay algo que no me gustó.

mariana: ¿qué?

eduardo: me hicieron firmar

una carta responsiva

la cual dice que retiramos

a antonio por nuestra voluntad

y bajo nuestro propio riesgo.

mariana: eso quiere decir

que si le pasa algo en el viaje

ellos no se hacen responsables.

eduardo: exactamente,

eso quiere decir.

mariana: no hay que moverlo.

emma: por favor,

¿de qué se alarman?

eso lo piden

en cualquier hospital.

es una carta de rutina.

antonio va a ir

muy bien cuidado.

pedro: disculpen,

¿ustedes son la familia

del ingeniero andrade?

eduardo: sí, así es.

pedro: pedro arango,

mucho gusto.

ella es mi esposa, laura.

apreciamos muchísimo

al ingeniero andrade

y estamos preocupados por él,

por eso estamos aquí.

tito: nachito, ¿cómo está?

que milagro.

nacho: bien, tito.

tito: que bueno,

porque el que está grave

es el ingeniero andrade.

no sé si ya se enteró

que ayer le dieron

un balazo en la cabeza.

nacho: ya estaba enterado,

es una pena lo que le sucedió.

tito: imagínese, ojalá la libre.

y a todo esto, ¿qué anda

haciendo por aquí?

nacho: vengo a ver a rafa,

necesito hablar con él.

tito: no está, nachito,

se fue con el ingeniero uribe

y con el ingeniero morales

al hospital.

nacho: gracias, tito,

nos estamos viendo, ¿eh?

tito: que le vaya bien.

nacho: igual.

tito: gusto en verlo,

don nachito.

pedro: sara.

laura: me imagino

como te sientes.

pedro: ¿qué pasó?

¿cómo está el ingeniero?

sara: estable.

lo indujeron al coma

para que reabsorba

un hematoma cerebral.

laura: dios mío.

isabel: tú no entiendes,

¿verdad?

¿con qué derecho hablas

de mi prometido?

pedro: claro, usted es isabel.

nos presentó

el ingeniero andrade

aquella vez en el restaurante

del hotel san gaspar.

y luego nos vimos

en el aeropuerto del df,

¿se acuerda de mí?

de hecho yo ya la había

visto antes.

en el parador de las margaritas.

pero esa vez no iba

con el ingeniero andrade,

sino con otra persona.

isabel: me debe estar

confundiendo,

yo nunca estuve en ese lugar.

pedro: sí, tiene razón.

discúlpeme, ahora que me acuerdo

esa persona iba con su novio.

bueno, o eso era lo que parecía.

bien dicen que en todas partes

tenemos un doble.

[música]

[música]

[celular]

rafael: nachito.

discúlpame que no te he llamado,

pero sucedió una desgracia.

ayer atentaron contra

el ingeniero andrade.

y está muy grave.

ahorita vengo llegando

al hospital.

nacho: sí, ya lo sabía.

fui a la planta a buscarte

y tito me lo dijo.

es urgente que nos veamos.

sara: necesito decirte

algo importante.

isabel: no tengo nada

que hablar contigo.

sara: lo que te voy a decir

te va a interesar, vamos.

vamos.

isabel: suéltame.

emma: es el colmo.

miren como se llevó a isabel.

vicente: disculpe, señora,

es mejor que las deje hablar.

le aseguro que lo que viene a

decir es por el bien de antonio.

y el bienestar de su hijo

es lo único que importa,

¿verdad?

eduardo: mariana, siéntate.

sara: vine a decirte

que si ustedes se quieren llevar

a antonio para que yo no esté

cerca de él, estoy dispuesta

a irme lejos con tal

que no arriesguen su salud.

isabel: no has entendido nada,

¿verdad?

¿de dónde te surgió la estúpida

idea de que puedes negociar

sobre la salud de mi novio?

sara: sólo estoy pensando

en su bien.

isabel: el bien de antonio

hubiera sido que no te hubieras

cruzado en su vida.

sara: no deberían moverlo,

isabel.

isabel: ¿quién te dijo a ti

que puedes saber más

que el propio médico, ¿eh?

él lo autorizó.

sara: debe haber un error.

él mismo me dijo

que está muy grave.

uribe: isabel, natalia,

buenas tarde.

isabel: buenas tardes,

ingeniero.

uribe: señorita granados,

gusto en saludarla.

sara: igualmente, ingeniero.

uribe: ¿y eduardo y emma?

isabel: están en la sala

de espera.

lo acompaño.

sebastián: el ingeniero uribe

no puede hacer nada

para detenerlos, sara.

dice que es asunto de ellos.

sara: isabel tampoco.

vine a rogarle

que no lo hiciera,

le dije que me desaparezco

con tal de que no se lo lleven.

sebastián: ¿eso le dijiste?

sara: sí.

por que antonio esté bien

soy capaz de lo que sea.

sebastián: ¿lo quieres mucho,

verdad?

sara: más que mi vida.

vicente: ¿qué pasó, hija?

¿te hizo caso?

lo sabía.

pedro: admiro a labor

de su hijo.

se necesita mucho valor

para darle guerra

como él la dio.

los saqueadores de gasolina

son unos malditos.

lamento mucho que pasen

por este trance.

eduardo: le agradezco

sus palabras, señor arango.

pedro: venía a decirles

que cuentan conmigo

para cualquier cosa

que necesiten.

laura: voy a buscar a sara.

pedro: está bien, mi amor.

uribe: ¿qué novedades hay

de antonio?

eduardo: estamos esperando

la firma del médico

para proceder al traslado.

sebastián: natalia, ven,

tengo que hablar contigo.

vicente: hija, ya hiciste

lo que querías y ya viste

que no hay modo.

no queda otra más

que resignarnos

a que se lo lleven.

sara: no, es que no piensan

en él, tío.

y tengo un mal presentimiento,

te lo juro.

vicente: nada podemos hacer.

ya viste con lo que te estás

enfrentado.

la familia de antonio

es de ideas fijas.

yo creo que no va a haber modo

de hacerlos cambiar de opinión.

sara: ¿y tú lo intentas?

como sacerdote.

por favor, tío.

vicente: hija, hija.

laura: ay, sara,

estoy tan preocupada por ti.

vicente: las dejo

para que platiquen.

voy a unirme a la dulce familia

de antonio a ver

qué puedo hacer.

sara: gracias.

laura: que mujer tan antipática

la tal isabel.

que bueno que pedro la incomodó

para que se le baje.

sara: es una egoísta.

sólo piensa en ella.

no sirvió de nada que le dijera

que me desaparezco del planeta

con tal de que no se lleven

a antonio.

lo hace por puro capricho.

y todo para que yo no esté

cerca de él.

sebastián: tienes que ayudar

a que no se lleven a antonio.

en el estado en el que él

se encuentra puede ser

muy riesgoso que lo trasladen.

natalia: ¿y yo qué puedo hacer?

están empeñados en llevárselo

de aquí a como dé lugar.

sebastián: ¿puedes convencer

a isabel?

natalia: ¿tú crees?

a mí de hecho no me parece

tan mala idea que se lo lleven.

allá va a estar mejor atendido.

sebastián: cuando esté ahí,

probablemente.

pero el helicóptero

de la empresa no es

una ambulancia.

no va a estar preparado

para una emergencia.

yo creo lo mismo que sara,

no están pensando en antonio.

es un capricho el querérselo

llevar de aquí, natalia.

natalia: a propósito,

¿cómo se enteró que quieren

trasladar a antonio?

¿tú se lo dijiste, verdad?

sebastián: sí.

yo se lo dije y lo hice

porque estoy muy preocupado.

natalia, la vida de antonio

está en juego.

y parece que nadie lo quiere

entender excepto sara.

y por eso te ruego

que me ayudes.

solamente tú puedes convencer

a isabel.

[música]

[música]

natalia: no fue idea de isabel

trasladar a antonio.

cuando llegamos, la señora emma,

ya lo había decidido.

sebastián: esa mujer

es un horror.

natalia: ahí sí,

no me puedo meter.

de que la señora tiene una idea,

no hay manera de hacerle

cambiar de parecer.

sebastián: es increíble

que la familia de antonio

no esté pensando en él.

[celular]

tengo que tomar esta llamada

de la planta.

natalia: tómala.

sebastián: no, no, mejor ahora

les devuelvo la llamada.

[celular]

natalia: contesta.

sebastián: bueno.

titina: mi amor.

¿cómo está tu amigo?

sebastián: estable.

lo indujeron al coma

para que el hematoma que tiene

en el cerebro se re absorba.

titina: ay, dios, pobrecito.

eso suena horrible.

sebastián: así es.

titina: ay, mi amor,

yo te quiero ver a la hora

de la comida para tratar

un asuntito.

¿podrás?

sebastián: no, no creo.

tengo que estar pendiente

de antonio.

titina: entiendo, mi amor.

te mando muchos besos

y ya sabes que estoy contigo

y deseándole lo mejor

a tu amigo.

sebastián: gracias.

¿en qué estábamos?

natalia: en que yo no le voy

a decir nada a la señora emma.

con ella sí que no me meto.

y espero que no se entere

que fuiste tú quien le dijo

a la vecina que iban a trasladar

a antonio, ¿eh?

porque no te la acabas.

sebastián: no tiene por qué

enterarse, a menos

que tú se lo digas.

laura: ven conmigo

para que no te molesten.

a ver si de pérdida ves

a antonio cuando lo trasladen.

sara: no, no, mejor no.

ya me la tienen sentenciada.

laura: estando pedro ahí

no se la van a agarrar contigo.

mucho menos isabel.

además, también está

el padre vicente.

sara: bueno, está bien, vamos.

no, no, no, espera.

ay, tengo algo para ti.

laura: gracias.

sara: bruno me pidió

que te la diera desde ayer,

pero no te había visto.

pedro: no entiendo por qué

tomaron la decisión de trasladar

al ingeniero andrade.

este es el mejor hospital

de la región.

vicente: por lo que se dice,

el neurocirujano que lo está

atendiendo es muy bueno.

tengo entendido que lo solicitan

en otras partes de la república

para tratar más pacientes.

pedro: [piensa] bien, padre,

si se lo llevan hay más

posibilidades de que se salve.

deberían reconsiderar

la posibilidad de trasladarlo.

por lo menos mientras permanece

en coma.

emma: es una decisión tomada.

pero les agradezco

su preocupación.

¿me permites un momento?

eduardo: disculpen a mi mujer.

está muy nerviosa

con los acontecimientos.

pedro: no se preocupe,

es de entenderse.

uribe: ¿y usted de dónde conoce

al ingeniero andrade?

pedro: yo era el dueño

del molcajete.

el restaurante que tiene

convenio con la planta.

uribe: entiendo.

¿y cuál es el giro

de su negocio?

pedro: bueno, soy intermediario

agrícola y distribuidor

de agroquímicos.

vicente: el más importante

del estado.

pedro: se hace lo que se puede.

nacho: rafa.

rafael: ¿qué pasa, nachito?

¿cuál es la urgencia?

podríamos habernos visto

en el hospital.

nacho: lo que tengo que decirte

no lo puede escuchar nadie.

rafael: ¿de qué se trata?

nacho: tiene que ver

con el atentado que sufrió

el ingeniero andrade.

rafael: déjate de rodeos

y dime lo que me tienes

que decir.

nacho: siéntate.

rafael: nachito.

nacho: siéntate.

ya sé quién es el informante

de los saqueadores en la planta.

rafael: ¿quién?

nacho: nelson.

bruno: nadie, mi amor,

tiene el derecho de retenernos

a su lado por la fuerza.

sé cómo te sientes y entiendo

que tenemos que andarnos

con cuidado.

pero te pido que no pierdas

la esperanza.

te juro que algún día

vamos a estar juntos

y entonces, nadie ni nada

nos va a separar.

rafael: no, nacho, no.

no, nelson no puede ser

el informante.

nacho: él mismo me lo dijo.

rafael: ¿cuándo?

nacho: en la mañana.

fue a buscarme a mi negocio.

rafael: ¡infeliz!

¿cómo es posible?

¿tiene que esperarse

hasta ahora?

es una maldita rata, nacho.

por su culpa el ingeniero

se está debatiendo

entre la vida y la muerte.

no puede ser.

¿que a todos nos vio la cara?

principalmente a mí.

dios, no sabes cuántas veces

hablamos él y yo del informante,

todavía el desdichado

me dijo que él me iba a ayudar

a dar con ellos.

voy a hablar con fidel

ahora mismo.

nacho: no, no, no, no.

espera, espera, no lo hagas.

rafael: ¿por qué no?

nacho: nelson me dijo que lleva

tiempo tratando de hablar

pero no lo ha hecho por miedo.

rafael: puros pretextos, nacho,

por favor.

¿miedo a qué?

nacho: a los saqueadores.

lo tienen amenazado y no sólo

con hacerle daño a él,

sino también a su familia.

de hecho, el motivo

por el que me buscó fue

para que lo ayudara a sacar

a su familia de san gaspar.

rafael: ah, o sea

que piensa huir,

en lugar de dar la cara.

nacho: no, fue a pedirme

la casa que tengo para mandar

a su familia.

y luego entregarse,

una vez que estuvieran a salvo.

rafael: pues que fácil.

es muy bueno para hacer

sus porquerías,

pero es malo para afrontar

las consecuencias.

nacho: el muy burro ni siquiera

sabía en qué se estaba metiendo

cuando se enredó

con esos maleantes.

me dijo que en un inicio

le pedían información

sin importancia

y que a raíz de la llegada

del ingeniero andrade,

fue que comenzaron

a presionarlo más.

rafael: ¿y tú le crees, nacho?

nacho: lo note muy arrepentido.

y dispuesto a pagar

por su error.

pero antes quiere poner

a salvo a su familia.

rafael: como sea,

nelson es un traidor.

de verdad me cuesta trabajo

creer en sus buenas intenciones.

nacho: inténtalo.

bien pudo quedarse callado

y no lo hizo.

rafael: entiendo

que quiera poner a salvo

a su familia,

pero no es sacándola de

san gaspar como lo va a lograr.

sino buscando protección

de las autoridades.

nacho: es lo que le dije,

pero no lo entiende.

si lo denunciamos,

no hay manera de que su familia

quede protegida,

a menos que se entregue

por propia voluntad.

rafael: ¿y qué vamos a hacer

mientras tanto? ¿qué?

¿no vamos a quedar así,

de brazos cruzados,

en lo que el señor se decide?

isabel: te vamos a sacar de aqíi

y espero que con esto

le pongas punto final

a tanta estupidez con la vecina.

estando en mi terreno,

ya veré qué invento

para hacerte pensar

lo peor de ella.

de mi cuenta corre

que te la quites de la cabeza.

esa infeliz no se va a salir

con la suya.

no voy a perder ante ella.

doctor: retírese, por favor.

isabel: pero ¿qué le pasa?

>> por favor, señorita.

doctor: el paciente

entró en crisis.

>> señorita, por favor, salga.

isabel: antonio entró en crisis.

de pronto abrió los ojos

y se quedó paralizado.

fue horrible.

el doctor está con él

tratando de revivirlo.

emma: dios mío, mi hijo.

sara: ¿qué le pasa a antonio?

isabel: saquen a esta mujer

de aquí.

llévensela.

sara: por favor, que alguien

me diga qué le está pasando

a antonio.

isabel: fuera.

fuera de aquí.

vicente: antonio entró en crisis

pero ya lo están atendiendo.

vámonos ya.

sara: no, no, no, tío.

no me voy a ir.

vicente: sí, por favor.

desde la casa vamos a estar

al pendiente,

pero por lo menos vámonos.

>> familiares

de antonio andrade.

eduardo: yo soy su padre,

señorita.

>> necesitamos su autorización

para intervenirlo.

hay que operarlo de urgencia.

rafael: nelson es un traidor.

[celular]

¿bueno?

sebastián: rafa, ¿dónde anda?

rafael: ingeniero,

salí a atender un asunto

urgente, ¿se le ofrece algo?

sebastián: sólo quería avisarle

que están interviniendo

a antonio.

se puso muy mal.

rafael: voy para allá.

nacho: ¿qué pasó?

rafael: están operando

al ingeniero andrade.

parece que las cosas

se complicaron.

me tengo que ir, nacho.

nos vemos después.

sara: por favor.

¿cómo quieres que me vaya

si acaban de meter a antonio

al quirófano?

tengo que quedarme.

quiero saber cómo salió

de la operación.

vicente: ya nos enteraremos.

tu presencia aquí no ayuda,

hija, entiende.

sólo tú y antonio saben

cómo está la relación

entre ustedes.

su familia, no.

si de por sí va a costar trabajo

que te acepten,

armando un alboroto, menos.

sara: es que no me importa

si me aceptan o no.

quiero estar con antonio.

vicente: no estás tomando

en cuenta el dolor de ellos.

y eso no está bien.

piensa que tienen que ver

a una persona muy querida

que está al borde de la muerte.

perdóname la franqueza.

sara: tío.

vicente: te lo digo así de duro

para que me entiendas.

tienen derecho a padecer

su dolor sin sobresaltos.

ya después habrá tiempo

para explicaciones.

sara: ¿y mi dolor qué?

vicente: tú dolor lo vas

a compartir

con los que te queremos.

nos vamos a mantener al tanto,

pero ahorita vámonos.

[música]

Cargando Playlist...