null: nullpx
Cargando Video...

La Vecina Capítulo 109

24 Jul 2020 – 12:00 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

sara: ahora que fuiste al df,

¿lograste hablar con isabel?

antonio: no.

no tuve tiempo.

en la noche de la exposición

terminó conmigo.

sara: no creas que te estoy

preguntando esto para que tomes

una decisión respecto a mí, ¿eh?

no te quiero presionar,

pero solo quiero saber

qué terreno piso.

antonio: uno muy firme.

soy el hombre más feliz

del mundo por tenerte a mi lado.

sara: y yo a ti.

¿el dengue se contagia

con los besos?

antonio: la verdad, no sé.

ambos: [ríen]

rafael: ¿así está bien

o se lo preparo más cargado?

sebastián: así está bien,

gracias.

rafael: voy por la computadora

para empezar a trabajar.

sebastián: ahora entiendo

por qué se lleva tan bien

con antonio.

ah, se me olvidaba.

vino kike a buscarlo.

sara: escucha,

la única forma de que el virus

del dengue se transmita

es a través de la picadura

del mosquito.

[ríe]

ay, ¿cómo ves?

antonio: entonces...

podemos...

[timbre]

no, por favor.

[timbre]

¿ahora qué?

sara: voy a ver quién es.

antonio: no.

[timbre]

hermano: ¿dónde está chebi?

rafael: ¿y qué le dijo?

sebastián: mira, antes que nada,

quiero que sepa que no soy nadie

para juzgarlo.

y no se preocupe que su secreto

está a salvo conmigo.

rafael: se lo agradezco.

sebastián: no tiene por qué.

lo que me preocupa

son los malos entendidos.

me pidió que le dijera

que le conocía malos ratos,

pero no malos gustos.

y que se ha vuelto tan ordinario

como la gente

con la que se junta.

bueno, de pasada nos vio

a antonio y a mí.

ordinarios, ja.

rafael: ay, perdón.

qué pena con usted, ingeniero.

sebastián: no se preocupe.

lo que sí le aconsejo

es que hable con él

y aclare las cosas.

rafael: es que no tiene idea

cuántas veces lo he hecho.

no, es que kike no entiende

de razones.

a parte de todo,

lo que no puede comprender

es que a mí no me interesa

que el mundo sepa

mis preferencias.

sebastián: ¿y le preocupa

el qué dirán?

rafael: no, eso es lo que menos

me importa.

pero bueno, tampoco tengo

por qué darle explicaciones

sobre mis preferencias.

yo ya se lo confesé

a los que me importan,

y nada más.

tampoco voy a salir por la calle

diciendo soy gay , ¿verdad?

es que kike no puede entender

que mi vida privada

es precisamente eso, ingeniero.

privada.

sebastián: mire,

yo sí lo entiendo,

así que tranquilícese.

si a kike le interesa

su relación,

también tendrá que entenderlo,

padilla.

rafael: muchas gracias,

ingeniero,

no sabe cómo se lo agradezco.

sebastián: deje de agradecer

y vaya por la computadora,

que tenemos mucho que hacer,

¿mm?

sara: ¿con qué palabras quieren

que les diga que sebastián

no está?

y que el ingeniero andrade

se encuentra enfermo.

hermano: sí, pero ¿dónde está

chebi?

sabemos que ya regresó.

sara: pero yo no tengo

la menor idea de dónde está.

¿están seguros que ya volvió?

hermano 2: sí,

se vio con titina.

sara: ah, pues, entonces,

¿por qué no le preguntan

a titina?

hermano 2: pues,

porque no lo sabe.

sara: pues, ni modo.

pero acá no está.

y si no me creen,

pasen a revisar el departamento.

arnold: bueno,

entramos a revisar--

hermano: no, no, no.

yo sí le creo

que no se encuentra.

no te tomes a mal

que lo andemos buscando,

solo queremos velar

por la felicidad de titina.

sara: ¿y andar golpeando

gente inocente es velar

por su felicidad?

hermano: eso fue una confusión.

pero si encontramos a chebi,

ese sí que no se la va a acabar.

vámonos.

arnold: vámonos.

hermano: si no está

quedándose aquí,

seguro está en el hotel

san gaspar.

hermano 2: vamos a buscarlo.

hermano: se casa con titina

porque se casa.

de mí se acuerdan si no.

sara: sí, estuvieron aquí.

se acaban de ir.

sebastián, te andan buscando.

sebastián: ¿y cómo los viste?

sara: no, pues, dijeron

que si no le cumples a titina,

van a acabar contigo.

más vale que sigas escondido

donde estás.

sebastián: estoy

en la casa de rafa

preparando la reunión de mañana.

creo que le voy a pedir asilo

por esta noche.

ya mañana paso al hotel

para cambiarme

y me voy directo a la junta.

sara: está bien.

mucha suerte.

antonio quiere hablar contigo.

antonio: sebastián,

es importantísimo

que mañana lleven los datos

de las válvulas

que se han logrado incautar.

además de la referencia directa

en litros

para demostrar la baja

del robo de la gasolina.

[celular]

y por ningún motivo menciones

el que una de esas válvulas

pueden haber sido entregadas

por los mismos saqueadores

porque puede ser

contraproducente en...

sara: rosa, buenas noches,

soy yo.

rosa: hola, sara.

¿cómo sigue el ingeniero?

sara: ay, pues, más o menos.

la enfermedad aún

no está controlada y ya sabes,

la fiebre va, viene.

rosa: ay, qué pena.

pero así es ese virus.

le das mis saludos

y que se mejore pronto.

sara: claro que sí, de tu parte.

oye, mañana no voy a ir

al molcajete,

es que no puedo separarme de él.

rosa: tú tranquila,

yo tengo todo bajo control.

sara: gracias.

ah, mañana hay que pagar

los refrescos y las cervezas,

no se te vaya a olvidar.

rosa: sí, sí, lo tengo apuntado.

sara: ah, y al proveedor

de pescado le debemos

el surtido del mes.

ya tenía apartado el dinero

para pagarle.

está en un sobre en la caja.

rosa: de acuerdo, yo lo veo.

y también todo

lo que se vaya ofreciendo.

no te preocupes.

cualquier cosa, yo te llamo.

sara: buenas noches.

rosa: buenas noches,

y trata de descansar.

te debe hacer mucha falta.

sara: pues, voy a tratar.

kike: ya son casi las 12

y sigue ahí.

seguro se quedó a dormir.

ahora sí se acabó.

hasta aquí llegué,

rafael padilla.

sara: [piensa] esto

[celular]

no me gusta nada.

¿por qué no baja la fiebre?

perdóname,

no quería despertarte.

antonio: no importa,

tengo mucho calor.

sara: te volvió a subir

la fiebre.

voy a intentar bajártela

con unos remedios caseros

que me dio mi mamá.

antonio: ¿qué remedios?

sara: pues, tú elige,

¿qué prefieres?

¿ajo, cebolla,

papa o jitomate?

antonio: ¿es tomado?

sara: no, frotado en los pies.

antonio: ¿ajo en los pies?

sara: ajá.

antonio: no, no, pues,

si el efecto es el mismo,

prefiero la papa, esa no huele

a nada, ¿no crees?

sara: [ríe] perfecto.

papa será.

ahorita vengo.

antonio: ay...

sara: [ríe]

ambos: [ríen]

antonio: para, por favor.

me haces cosquillas.

sara: [ríe]

qué buen dato.

antonio: te prohíbo que lo uses

en mi contra.

sara: ahora no, claro,

sería incapaz.

pero cuando te cures,

¿quién sabe?

antonio: no, no se vale

que tú ya sepas mis debilidades,

y yo aún no conozco las tuyas.

sara: [ríe]

ya lo sabrás.

solo te puedo decir

que tengo varias.

ya está.

pues, se supone que la fiebre

tiene que bajar.

antonio: muchas gracias.

sara: ¿quieres saber cuál es

una de mis debilidades?

antonio: dime.

sara: tú.

no, pero no te voy

a seguir besando,

porque ahí sí se te sube

la temperatura a tope,

y no hay remedio que te la baje.

antonio: no, no se vale.

sara: [ríe]

antonio: no se vale, no.

te odio.

[llora]

sebastián: ¿a qué hora es

la cita con el gobernador?

tengo que ir al hotel

para bañarme y cambiarme.

[celular]

rafael: perdón.

bueno.

marina: buenos días, rafa.

mira, me acaba de hablar laslo,

de la comunidad de san dionisio

de las peñas.

reportó una fractura

en el ducto.

urge que vayas para allá

a supervisar.

rafael: no me digas eso.

voy para la planta ahora mismo.

dile a efraín que arme

una cuadrilla.

salimos hacia las peñas

apenas llegue.

sebastián: ¿cómo que va

a las peñas?

¿y la junta con el gobernador?

rafael: va a tener que ir solo,

ingeniero.

reportaron una fractura

en el ducto,

tengo que hacerme cargo antes

de que se pueda presentar

una explosión.

sebastián: no se preocupe,

con lo que preparamos,

espero que todo salga bien.

me llevo su computadora.

rafael: sí, vamos.

paso a dejarlo a su hotel.

doctor: la fiebre cedió.

antonio: sara me aplicó

un remedio casero.

sara: es que anoche le volvió

a subir la temperatura.

y le acababa de dar

los medicamentos.

pues, no me quedó más

que aplicarle una receta casera.

le puse papa en los pies.

doctor: [ríe]

eso también lo hacía mi abuela.

y más allá de que funcione o no,

parece que lo importante

es el cariño con el que se da.

bueno, ingeniero,

usted debe continuar

con el tratamiento

como hasta ahora.

pero por más que se sienta

muy bien,

debe quedarse en reposo,

por favor.

así que nada de preocupaciones

ni de trabajo.

porque una recaída

a estas alturas puede ser fatal.

antonio: sí, doctor.

doctor: eso es todo.

sara: lo acompaño a la puerta.

doctor: bien.

bueno, ingeniero,

cuídese mucho, eh.

antonio: gracias.

sara: adelante.

gracias.

[suspira]

antonio: el doctor tiene razón.

lo que me está curando

es tu cariño.

laura: ¿y esto qué es?

berta, marta,

¿julia?

pedro: ¿qué demonios haces

viendo mis cosas?

laura: estaba buscando algo

y se cayó.

me llamó la atención.

¿qué es? ¿por qué tiene

nombres de mujeres escritos?

pedro: son personas

a las que les vendo

agroquímicos.

y no todas son mujeres.

laura: yo vi.

pedro: pues, viste mal.

no vuelvas a revisar mis cosas.

sabes que me molesta.

pepe: ¿qué hubo, tú?

¿descansaste?

estuvo buena la friega.

vaya dominguito

que nos aventamos.

nelson: no sabes

de lo que me acabo de enterar.

pepe: pues, si no me lo dices

¿cómo voy a saber?

nelson: ya ves que mi prima

es la secretaria

del presidente municipal.

pues, me habló para decirme

que el ingeniero andrade

tiene hoy una junta

en la presidencia

con el gobernador del estado.

pepe: ¿y eso?

nelson: pues, a mí se me hace

que el gobernador ya se enteró

de las válvulas clandestinas

que hemos incautado.

le estaba dando vueltas

al asunto,

y qué se me hace que los ánimos

de cerrar la planta

pues, ya se calmaron.

por eso se van a reunir.

pepe: igual y tienes razón.

si eso pretendían

los saqueadores

cuando entregaron sus tomas,

pues, ya se salieron

con la suya.

nelson: exacto.

les convino que la gente

de los socotes diera aviso

de las tomas.

me dan ganas de informarle

al jefe de los saqueadores

que igual y ya no cierran

la planta.

pepe: ¿y eso para qué?

nelson: pues,

para que se confíe.

conociéndolo, va a querer

recuperarse de volada.

y en una de esas, pues,

comete un error y...

y lo atrapan.

pepe: no sé.

¿y qué tal si la junta

con el gobernador

no es para eso?

¿y tú te estás adelantando?

te puedes echar

la soga al cuello

si no es lo que piensas.

mira, mejor calladito.

nelson: no, pepe.

me la voy a jugar.

tengo la corazonada

de que por ahí van las cosas.

[música]

[música]

pedro: ¿y ahora

qué demonios quieres?

nelson: cuando más,

quería avisarle

que me acabo de enterar

que el ingeniero andrade

se va a reunir

con el gobernador del estado

en la presidencia municipal.

pedro: ¿y a mí eso

qué me importa?

nelson: pues, yo creo que mucho.

según estos, se van a reunir

para hablar de la posibilidad

de echar atrás los planes

de cerrar la planta.

pedro: ¿estás seguro?

nelson: sí.

pedro: ¿y tú cómo te enteraste?

nelson: ay, pues,

tengo mis contactos

en la presidencia municipal.

de todos modos, se lo confirmo

cuando el ingeniero nos lo diga.

pedro: espero tu llamada.

mi plan funcionó.

al parecer,

conatrol está por desechar

la idea de cerrar la planta.

bien valió la pena entregar

esas tomas.

empleado: ¿y ahora

qué va a hacer, patrón?

pedro: lo primero es taparle

la boca al imbécil de carmelo.

ya me tiene harto

con su desconfianza.

[celular]

[ríe] mira.

se está reportando

el muy miserable.

¿qué pasó, carmelo?

claro.

te veo en una hora en mi bodega.

empleado: ¿por qué no se lo dijo

de una vez, patrón?

pedro: porque quiero

restregárselo en la cara.

juancho: órale, la gente

está empezando a preguntar

muchas cosas sobre el cohete.

simón: no, hombre,

el flujo de corriente

está perfecto.

en cuanto llegue el sistema

de posicionamiento del cohete,

lo instalamos y listo.

amiga: ya quiero que llegue

el día del despegue.

simón: no, todo a su tiempo.

hay que esperar el visto bueno

de la gente de la agencia.

amiga: se lo van a dar.

estoy segura.

juancho: simón.

simón: sí.

juancho: ¿ya viste?

la gente está preguntando

sobre algunas cosas del cohete.

simón: contéstales.

juancho: ¿cómo crees?

muchas de las preguntas

las está haciendo

gente que sabe.

capaz que les ando contestando

algo que no es,

y entonces sí quedamos mal.

amiga: que se las conteste

simón.

juancho: son muchas.

¿qué tal si mejor hacemos

un video-chat y se las contestas

personalmente?

simón: no, no, no, imposible.

yo hablar en público

la verdad es que me da pánico.

amiga: simón,

no los va a tener en frente.

es un video-chat.

simón: no, no, no,

para el caso es lo mismo.

la verdad es que me pongo

muy nervioso.

[tartamudea] y yo empiezo

a tartamudear.

juancho: ay, no inventes,

sí puedes.

a ver, ¿qué vas a hacer

cuando vengan los de la agencia?

tienes que hablar con ellos.

también te van a preguntar

muchas cosas.

simón: bueno,

pero les contesto uno por uno.

amiga: ay, simón.

juancho: tienes que dar la cara.

¿te imaginas

lo que va a pensar la gente

si el ingeniero simón esparza,

creador del cohete, no se anima

a responder sus preguntas?

ándale.

simón: no.

[llaman a la puerta]

ing. uribe: adelante.

ricardo: aquí están las cifras

del precio de la gasolina

a nivel mundial

que me pidió, ingeniero.

ing. uribe: ah, bien, gracias.

aprovecho para decirte

que tenemos muy buenas noticias

de san gaspar.

el gobierno del estado

está reaccionando

favorablemente.

ricardo: ah, mire qué bien.

ing. uribe: quiere ofrecer

algunos incentivos,

de modo que el programa de apoyo

a la comunidad se termine

y se aplique en su totalidad.

también estamos cerca de atrapar

a los saqueadores.

ricardo: y de que la planta

siga funcionando,

¿o no, ingeniero?

ing. uribe: exactamente.

eso es lo que me tiene

muy contento.

ay, bueno.

hoy antonio tiene una reunión

con el gobernador

en la que van a presentar

las opciones.

espero que sean muy buenas.

claro, no les conviene

que la planta se cierre,

saben que es el sostén

de la economía de la región.

ricardo: a todos nos conviene

que san gaspar siga operando,

ingeniero.

a todos.

ing. uribe: así es.

ricardo: ¿se le ofrece algo más?

ing. uribe: no, gracias.

ricardo: con permiso.

ing. uribe: gracias.

sebastián: señorita,

buenos días.

la molesto con las llaves

de mi habitación.

303.

recepcionista: 303.

aquí está.

sebastián: gracias.

recepcionista: buen día.

sebastián: buen día.

hermano: ¿qué hubo, cuñado?

hermano 2: ey, ey,

¿adónde con tanta prisa?

hermano: ni se te ocurra,

porque adonde vayas,

te vamos a encontrar, chebi.

sebastián: ¿qué quieren?

hermano: ah, ¿no sabes?

vamos a tu cuarto

y ahí hablamos.

y no intentes nada, chebi.

porque aunque estemos aquí,

te damos una paliza

de la que te vas a acordar

toda tu vida.

llévenselo.

ricardo: pedro, soy yo.

me acabo de enterar que antonio

tiene reunión con el gobernador.

al parecer va a ofrecer su apoyo

para que la planta no se cierre.

pedro: ya lo sé.

mi contacto me lo acaba

de decir.

ricardo: ve nada más

cómo da vuelta

la rueda de la fortuna.

pedro: así es.

hay que brindar

por el ingeniero andrade, ¿no?

ricardo: de eso también

te quería hablar.

¿qué sigue con él?

pedro: dejarlo en paz

por un tiempo.

al menos en lo que se nivelan

las cosas.

si la planta sigue abierta,

porque según él su programa

sí funciona.

que siga creyéndolo

por un buen rato.

en este negocio hay que saber

cuándo aflojar la cuerda.

sebastián: ¿no podemos hablar

en la tardecita?

tengo que llegar a una reunión

importantísima con el gobernador

del estado.

todos: [ríen]

hermano: ahora resulta

que muy influyente, ¿no?

pues, ni aunque tuvieras

que verte con el presidente

te íbamos a dejar ir.

sebastián: les juro

que no les estoy mintiendo.

la reunión es con el presidente

municipal.

hermano: está bien, está bien,

te creemos.

ya.

si quieres ir a tu reunión

con el gober,

primero dinos que sí te vas

a casar con titina.

le ponemos fecha y te vas,

así de fácil, chebi.

sebastián: esas decisiones

no se toman a la ligera.

tengo que pensarlo, muchachos.

en este momento mi cabeza

está en otro lado.

hermano 2: ey, ey, ey, pues,

tráela de vuelta,

porque la vas a necesitar, eh.

aquí primero está el hijo

que vas a tener con titina.

así que piensa muy bien

lo que vas a decir, eh.

sebastián: ya les dije

que luego hablamos.

¿eh?

ahorita tengo que irme.

arnold: eh, eh.

ey, ¿adónde, cuñadito?

¿adónde?

me caías bien, eh.

hasta te defendí varias veces.

pero si me buscas,

me vas a encontrar.

sebastián: ¡ay!

[tose]

arnold: de aquí no te mueves

hasta que aceptes casarte

con titina.

¿eh?

hermano: a mí se me hace

que vas a tener que cancelar

tu cita con el gober.

otro día te recibe.

al fin y al cabo,

eres influyente.

todos: [ríen]

antonio: no, no puedo.

no, me da mucho asco.

sara: pero tienes que tomártelo.

aunque sea dale unos traguitos,

ándale.

antonio: no.

[celular]

sara: bueno.

sebastián: sara, ¿me puedes

pasar a antonio, por favor?

sara: no, se siente mal,

no puede contestarte.

sebastián: me urge

hablar con él.

pásamelo, por favor.

hermano: oye, oye, oye,

¿qué manera es esa de hablarle

a una mujer?

sara: ¿sebastián?

¿qué pasa? ¿estás bien?

sebastián: discúlpame, sara.

pero si no me pasas a antonio,

entonces sí voy a estar mal.

sara: quién sabe en qué lío

anda metido,

pero alcancé a escuchar

que alguien le hablaba.

antonio: ¿qué pasa, sebastián?

sebastián: pasa que no voy

a poder ir a la reunión

con el gobernador.

los hermanos de titina

me tienen secuestrado.

[música]

sebastián: ¿crees

que voy a estar bromeando

con tres tipos aquí en frente

dispuestos a hacerme pinola--?

¡ay!

antonio: a ver, dime

en dónde te tienen

y hablo con el comandante

para que mande a alguien.

hermano: ah, ni se te ocurra,

ingeniero.

búscate otro para que vaya

a la junta con el gober.

antonio: a ver, ¿están locos?

no pueden retener a sebastián

en contra de su voluntad.

hermano: ah, pues,

ya lo hicimos.

y no lo vamos a soltar

hasta que acepte casarse

con mi hermana.

ahí te ves, ingeniero.

sara: ¿qué pasa? ¿qué pasa?

antonio: me colgaron.

[celular]

no me contestan.

sara: seguramente vieron

que eras tú.

a ver, voy a marcar del mío,

para que no reconozcan

el número.

contestador: estás hablando

al celular de sebastián morales,

por el momento

no puedo contestarte.

sara: lo deben haber apagado.

me mande directo al buzón.

antonio: maldita suerte.

esto no me puede estar pasando.

sara: ey, ey, tranquilo.

tranquilo.

así no vas a solucionar nada.

ricardo: no voy a contar

con pedro para sacar a antonio

del camino.

y lo peor de todo es que va

a terminar quedando como héroe.

no me va a ganar el imbécil.

antonio: tengo que hablar

con rafa para que sepa

que va a ir solo a la reunión.

y le tengo que dar

instrucciones.

sara: sí, a ver, a ver,

te comunico con él.

antonio: gracias.

operadora: el número

que usted marcó

no está disponible

o se encuentra--

sara: ay, no,

también me manda al buzón.

antonio: llámala a marina.

lo tiene que localizar

a como de lugar.

sara: marina, buenos días.

habla sara, antonio quiere

hablar contigo.

marina: sí, sara.

antonio: marina, buenos días.

necesito que me localice

al señor padilla con urgencia.

marina: rafa se fue a las peñas

de emergencia, ingeniero.

la gente de allá reportó

una fractura en el ducto.

antonio: no, no, no me diga.

lo necesito aquí.

marina: ¿por qué, ingeniero?

¿pasa algo?

antonio: está programada

una reunión con el gobernador

y yo no puedo ir porque...

estoy enfermo.

marina: no me diga,

¿qué tiene, ingeniero?

antonio: me dio dengue.

marina: uy.

antonio: ya estoy

en mi tercer día,

pero no me siento nada bien.

no me puedo mover.

y por favor, no lo comente

con nadie.

marina: dios mío.

sí, ingeniero, no se preocupe.

antonio: llama a la presidencia

y trata de posponer la reunión.

se lo había encomendado

al señor padilla y a sebastián,

pero ninguno de los dos

puede llegar.

marina: válgame dios.

ahora mismo veo

lo que puedo hacer.

antonio: gracias.

¿cómo es posible

que esté pasando esto?

sara: ey, cálmate.

cálmate.

ojalá marina pueda posponer

la reunión.

tranquilo.

pedro: tendré que buscar

más nombres de mujeres.

[ríe]

empleado: patrón,

viene llegando don carmelo.

pedro: que pase.

carmelo: ¿cómo estás?

pedro: bien.

carmelo: ayer me llamó isidro,

me extrañé cuando me dijo

que estás dispuesto

a asumir las pérdidas.

pedro: no entiendo por qué

te extrañas.

al contrario,

deberías de estar satisfecho.

eres el que más se ha quejado

con mi estrategia.

carmelo: digamos que yo

lo hubiera hecho de otra manera,

pero eso no quiere decir

que no entienda lo que haces.

al final, todo es por el bien

de la organización.

pedro: tú lo has dicho.

¿solo eso viniste a decirme?

carmelo: no, no.

también que no es necesario

que a mí me pagues nada.

pedro: no, hombre,

no podía esperar menos de ti.

te lo agradezco.

carmelo: y a todo esto,

¿tienes idea cuánto tiempo más

vas a estar entregando tomas?

pedro: no creo que haga falta

entregar más.

los de conatrol, al parecer,

ya se confiaron.

carmelo: ¿por qué lo dices?

pedro: porque hoy

el ingeniero andrade

tiene una reunión

con el gobernador del estado

en la presidencial municipal.

y todo indica que van a desechar

la idea de cerrar la planta.

y estoy seguro que el resultado

de la reunión de andrade

con el gobernador

va a ser muy favorable

para nosotros.

carmelo: y si así fuera,

¿qué va a suceder después?

¿insistes en negociar

con andrade?

pedro: no.

no, voy a dejarlo tranquilo

por un rato.

carmelo: yo pienso

que ese es un error.

si andrade ya consiguió

que la gente de las comunidades

actuara a favor de conatrol,

lo van a seguir haciendo.

pedro: y si no, también.

un director de conatrol muerto

sería una declaración de guerra.

carmelo: [piensa] te voy

a demostrar lo contrario.

sebastián: ¿cuántas veces

se los tengo que repetir?

cuando hablé con titina le dije

que no iba a desampararla,

ni a ella ni al bebé

les va a hacer falta nada.

arnold: [ríe] ¿ya ves qué fácil,

cuñadito?

eso es lo que queríamos

escuchar.

sebastián: pues,

ya lo escucharon.

pero eso sí, siempre y cuando

el bebé sea mío, eh.

hermano: cuidado

con lo que dices, chebi.

hermano 2: ¿por quién tomas

a titina, eh?

arnold: si mi hermana dice

que el hijo es tuyo,

es porque es tuyo.

sebastián: está bien, está bien,

está bien.

ya, ya, tranquilos, tranquilos.

me malentendieron.

no fue eso lo que quise decir.

hermano: ah, ¿no?

sebastián: no.

hermano: entonces, ¿qué fue

lo que quisiste decir?

nomás abusado,

porque si le vuelves a faltar,

podrías salir muy,

pero muy lastimado.

sebastián: ay.

a ver, a ver, muchachos,

por favor.

solo les pido que se pongan

en mis zapatos.

tampoco es que llevemos

tantos años juntos.

hermano: ¿y eso qué?

si nomás faltó un ratito

para que quedara embarazada,

¿no?

sebastián: ella me dijo

que se estaba cuidando.

¡ay!

hermano 2: óyeme,

mi hermana era virgen

cuando se metió contigo.

sebastián: ¿qué?

¡ay!

hermano: ¿cómo que qué o qué,

chebi?

sebastián: no, no, no, nada,

nada.

me equivoqué, me equivoqué.

su hermana no solo era virgen,

era también una santa.

y yo el meritito diablo.

vine y la tenté.

pero con todo y todo,

háganle como quieran.

¡ay!

ni crea que va a haber boda, eh.

hermano: a que sí.

sebastián: ay.

[música]

[música]

marina: sara, soy yo.

habla marina.

sara: habla, marina,

antonio te escucha.

antonio: ¿qué pasó, marina?

¿pudo hacer algo?

marina: ay, ingeniero,

tal vez si hubiera llamado

cinco minutos antes.

pero resulta que el gobernador

ya salió para la junta.

antonio: no, no me diga eso.

marina: pues,

solo me confirmaron

que iba ligeramente retrasado.

¿y si llamo para decir

que en el camino a la junta

usted tuvo un accidente

y está en el hospital?

antonio: ¿cómo cree, marina?

marina: que atropelló

a un ciclista

y está rindiendo declaración--

antonio: marina, por favor.

marina: o de plano, la verdad.

que lleva usted tres días

con dengue.

antonio: quedaría como un tonto

por no haberlo dicho

desde el principio.

ya es tarde, déjeme ver

qué puedo hacer.

[suspira]

sara: ¿qué vas a hacer?

alguien tiene que ir

a esa reunión.

antonio: tengo que ir yo,

no queda de otra.

sara: no.

antonio: ayúdame, por favor.

ya sé que no estás de acuerdo,

pero tengo que hacerlo.

hermano: vamos a empezar

de nuevo.

para que luego no digas

que no vinimos por las buenas

para hablar contigo.

titina no hizo el bebé sola.

por lo tanto,

no lo va a criar sola.

hermano 2: a parte,

eso aquí está muy mal visto, eh.

arnold: además, mi mamá tiene

la presión alta.

hermano 2: y mi papá

tiene diabetes.

arnold: si le sales

con que titina va a ser

madre soltera, se nos mueren.

hermano: y no vas a dejar

a tu hijo sin abuelos.

hermano 2: ni el niño

va a crecer sin padre.

hermano: no puedes hacer eso,

chebi.

¿qué no tienes entrañas o qué?

sebastián: no, entrañas sí.

lo que no tengo son ganas

de casarme.

sara: ay.

a ver.

antonio: creo que no puedo

llegar ni a la puerta.

sara: ¿cómo es posible

que no haya nadie más

en la planta a quién mandar?

antonio: por más

que le de vueltas,

no encuentro a quién.

sara: pues.

¿y si voy yo?

antonio: ¿tú?

sara: sí, desde que pasó

lo de la ciénaga.

para la gente del gobierno

del estado soy tu asistente.

antonio: no sabes nada

de ingeniería.

sara: bueno, ¿no dices

que la junta es para escuchar

propuestas del gobernador?

los que van a hablar son ellos.

sebastián: no me voy a casar.

estoy tratando

de solucionar esto

por las buenas.

además, no hay ninguna ley

que me obligue a desposarme

en contra de mi voluntad.

hermano: pero los que te vamos

a obligar somos nosotros.

y te sientas.

sebastián: ¿para qué quieren

que me case con su hermana

sin desearlo, eh?

vamos a ser infelices

toda la vida.

hermano 2: ey, ey, ey,

tranquilo.

eso lo arreglas después

de la boda, eh.

arnold: pueden ir

con un psicólogo

para que los ayude.

terapia familiar, pues.

sebastián: lo siento.

ya dije que no, y es no.

así que háganle como quieran.

si me van a matar,

prefiero morir a ser infeliz.

hermano: ay, pues, fíjate,

ya cambié de idea

y no te vamos a dar el gusto.

te vas a quedar vivito,

pero incompleto.

al cabo, ya le hiciste un hijo

a mi hermana.

arnold.

arnold: ¿eh?

hermano: ¿trajiste las tijeras?

sara: hola.

bruno: pasa.

sara: ay, me vengo a cambiar.

voy a una junta

con el gobernador

en representación de antonio.

bruno: a ver, a ver, a ver,

¿qué?

sara: pues, es que no hay

quién más vaya.

tengo que hacerlo yo.

¿tú crees?

bruno: no, a ver.

sara.

sara.

ay...

antonio: que sara va a ir

a la reunión con el gobernador.

marina: ¿sara?

antonio: sí,

y no me lo cuestione,

porque si lo pienso mucho,

me voy a arrepentir.

intenté levantarme,

pero no pude.

y no hay a quién más mandar.

marina: ay, ingeniero.

antonio: necesito

que le lleve la carpeta

con los archivos

que le voy a dictar.

marina: sí, ingeniero, apunto.

sí.

¿es todo?

antonio: sí, prepárelos

lo más rápido que pueda,

por favor.

y alcáncela a la residencia

municipal.

marina: ahorita mismo lo hago.

antonio: [suspira]

bruno: es que, de plano,

antonio debe estar delirando.

¿cómo te manda a ti

a esa reunión?

sara: oye, yo se lo propuse.

y me siento muy capaz.

bruno: sí, eso me queda claro.

tú eres capaz de cualquier cosa,

por más descabellada que sea.

sara: tengo experiencia

en reuniones de trabajo.

me sé mover perfectamente bien

en esos ambientes.

bruno: sí, sí, claro.

como sabes tanto de ductos,

de gasolina, de válvulas.

sara: [ríe] para esta reunión

no necesito saber nada de eso.

voy a escuchar las propuestas

del gobernador nada más.

hasta tú podrías hacerlo.

¿qué te parece este?

bruno: bien.

sara: ¿sí?

entonces salte,

porque me voy a cambiar.

bruno: no.

sara: sí.

bruno: ay, duele.

sara: [ríe]

sebastián: está bien, está bien,

ustedes ganan.

pero por favor,

guarden esas tijeras.

todos: ¿ya ves cómo

sí puedes ser razonable?

hermano: ven.

siéntate aquí.

ahora pongamos la fecha

de la boda.

¿te parece bien en 15 días?

sebastián: ¿no es demasiado

pronto?

hermano: tiene que ser antes

de que a titina

se le note la panza.

hay que evitar las habladas

de la gente.

arnold, ponte a escribir

un acuerdo,

para que este no se vaya a echar

para atrás.

arnold: ajá.

[música]

[m

sara: ¿qué?

di algo.

te quedaste mudo.

¿tan mal me veo?

antonio: no.

estás guapísima.

sara: ¿y no debería?

antonio: no, está muy bien así.

hasta nos conviene.

van a estar más pendientes de ti

que de la junta.

sara: [ríe]

antonio: si yo estuviera ahí,

no te podría quitar

los ojos de encima.

sara: [ríe] tonto.

antonio: marina te va a llevar

unos papeles al sitio

de la reunión.

sara: ¿papeles?

¿y para qué?

antonio: solo por si fuera

necesario.

lleva tu celular.

sara: sí.

antonio: y este audífono

de manos libres.

me marcas con discreción.

abres el manos libres

y yo te voy a ir diciendo

lo que considere necesario.

sara: [ríe] ay, qué emoción.

me siento como en una película

de espionaje.

antonio: no hables más

de lo necesario.

con un poco de suerte igual

y salimos librados de esta.

sara: así va a ser.

ya verás.

antonio: sara.

sara: ajá.

antonio: buena suerte.

ahora sí, ya vete.

sara: [ríe] adiós.

sebastián: todo está perfecto

solo que llevada se escribe

con v chica.

a sin h.

cabo con b grande.

y boda igual.

hermano: ¿qué te fijas

en pequeñeces?

tú fírmale.

sebastián: ¿no creen

que un acuerdo por escrito

está de más?

hermano: a nosotros

nos da tranquilidad.

fírmale.

sebastián: [piensa] para

acuerdos estúpidos,

firma falsa.

¿contento?

hermano: ahora dame

tu credencial de elector.

sara: buenos días.

marina: hola, ¿cómo estás, sara?

ay, que dios nos haga

reconfesado.

ojalá que todo salga muy,

muy bien, eh.

sara: ay, eso espero yo también.

marina: bueno, el ingeniero

me dijo que te entregara esto.

sara: ah, gracias.

marina: oye,

¿quieres que me quede?

aunque sea como apoyo moral.

sara: qué horror.

no entiendo ni j.

marina: ay, dios.

sara: ojalá no tenga

que utilizar esta información.

marina: pues, ojalá.

y mucha suerte.

sara: gracias.

marina: nos vemos.

señor: señorita granados,

qué gusto volver a verla.

sara: buenos días.

¿sabe dónde va a ser la reunión

con el gobernador?

señor: sí, claro,

también voy para allá.

señor: ¿y el ingeniero andrade?

sara: no va a poder asistir.

yo vine en su representación.

señor: bueno, sígame, por favor.

sara: sí.

señor: adelante,

señorita granados.

sara: gracias.

señor: aquí va a ser.

creo que somos los primeros.

sara: me dijeron

que el gobernador venía

un poquitín atrasado.

señor: ah, bien.

hombre: buenos días.

ambos: buenos días.

secretario: señorita granados,

qué placer volverla a ver.

sara: ay, igualmente,

señor secretario.

secretario: señor gobernador,

no sé si la recuerda,

ella es la asistente

del ingeniero andrade.

gobernador: claro

que me acuerdo.

difícilmente uno olvide

unos ojos como los suyos.

sara: [ríe] gracias.

gobernador: ¿y el ingeniero

andrade?

sara: lamentablemente

no va a poder asistir.

se le complicó

un asunto personal

que tuvo que atender

con urgencia

fuera de san gaspar.

pero yo vine

en su representación.

antonio: bien, sara,

ahí la llevamos.

sara: pero no se preocupe,

haga de cuenta

que el ingeniero está aquí.

antonio: no alardees.

acuérdate que calladita

te ves más bonita.

gobernador: bueno,

vamos a iniciar.

rosa: ay, qué feo huele.

ay...

no puede ser,

todo está echado a perder.

¿qué habrá pasado?

seguro se fue la luz.

si sí hay luz.

ay.

están desconectados.

esto está muy extraño.

tengo que avisarle a sara.

operadora: el número

que usted marcó está ocupado.

rosa: bueno, lo primero

es tirar todo a la basura.

sara: conatrol ha invertido

en la planta de san gaspar

más presupuesto

que ningún otro lugar,

desde que sucedió el desastre

de la ciénaga.

sin embargo, debido

a los robos de gasolina,

que han aumentado

considerablemente,

la empresa se encuentra

en números rojos.

por ese motivo,

dieron seis meses de plazo

para acabar con los saqueadores,

o definitivamente la planta

se va a cerrar.

gobernador: ¿en qué porcentaje

han aumentado los robos

últimamente?

antonio: no escuché la pregunta,

repítemela, por favor.

sara: usted quiere saber

el porcentaje exacto

del aumento de robo de gasolina.

gobernador: bueno, si no tiene

el dato exacto, un aproximado

para darnos una idea.

antonio: aumentó en un 30%

en relación al semestre pasado.

en un 50% en relación

al año pasado.

sara: el porcentaje,

señor gobernador,

aumentó en un 30%

en relación al semestre pasado,

y en un 50% en relación

al año pasado.

operadora: el número

que usted marcó está ocupado.

rosa: ¿y ahora?

muchacho: estuvo buenísima.

[explosión]

mujer: ¡ay!

Cargando Playlist...