null: nullpx
Cargando Video...

La Vecina Capítulo 108

24 Jul 2020 – 12:00 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

isabel: ricardo, soy yo,

¿para qué querías

que te llamara?

ricardo: para decirte que

el plan contra la vecina ya esáa

en marcha.

isabel: ¿qué le vas a hacer?

ricardo: vamos a empezar

por arruinar el restaurante,

para que se quede con una mano

por delante y otra por atrás.

isabel: me parece más que bien.

ricardo: solo que necesito

dinero para pagar a la gente

que me va a hacer el trabajo.

isabel: olvídalo, no te voy

a dar ni un peso antes de ver

resultados.

te conozco, sé que eres

un tramposo.

ricardo: no en los negocios.

así que si quieres que se haga,

tienes que confiar

en mi palabra.

isabel: precisamente eso

es lo que no confío.

no te voy a dar ni un centavo

por adelantado.

ricardo: me costó conseguir

quién hiciera el trabajo,

no los voy a perder

por tus desconfianzas.

isabel: es tu negocio, ¿no?

fináncialo tú, y cuando vea

el resultado,

te pago con mucho gusto.

si algo me enseñaste,

fue a negociar con ratas.

>> salud, sara.

juancho: nos quedó padrísimo.

tu idea de meterle colores

más llamativos estuvo de lujo.

edwina: ahora solo falta

el visto bueno de simón.

juancho: ay, no creo

que le pongas peros.

edwina: ¿y qué tal que

mandáramos a hacer calcomanías,

llaveros, y pines?

podríamos generar más entradas

de dinero.

juancho: me late la idea,

y también podríamos hacer tazas,

camisetas.

edwina: calendarios, gorras,

postales, pulseritas.

isidro: tendrías que haber

previsto que la gente de

las comunidades podían entregar

válvulas.

estamos perdiendo demasiado.

pedro: ¿qué demonios iba yo

a saber que ese dichoso plan

de ayuda a la comunidad iba

a dar resultados, a ver?

y justo ahora,

que decidimos entregar tomas

por nuestra parte.

en todos estos años nunca

nadie nos había delatado.

isidro: pues si ya empezaron,

lo van a seguir haciendo.

así como la quieras ver,

nos estamos debilitando,

y mucho tuvo que ver

tu estrategia.

pedro: al final de cuentas,

esa imagen de debilidad

nos favorece,

porque conatrol va a terminar

por recuperar la confianza

en la recuperación de la planta

y cancelará su cierre.

eso es lo único que importa

en este momento.

isidro: espero que tengas razón.

pero mientras tanto.

¿quién nos va a reponer

las pérdidas?

pedro: ay, si tanto les molesta

lo que dejaron de ganar con

mi plan, yo se lo repongo.

más hubiéramos perdido

si nos cierran la planta.

¿y a ti cómo te fue?

¿siempre qué hiciste

en el molcajete?

>> le metí mano a la estufa,

patrón.

cuando la enciendan,

se van a llevar una sorpresita.

pedro: bien.

¿y qué sabes de los hombres

que detuvieron en los ocotes?

>> nada.

el que me habló cuando venía

para acá fue trinidad,

dice que vieron un helicóptero

de la policía sobrevolando

la zona.

pedro: por su bien espero

que no los atrapen.

>> no se preocupe, patrón,

es gente que sabe moverse

en el monte.

quintín: listo, jefe,

ya mandé a los dos detenidos

al penal.

fidel: bien.

[bocina]

sebastián: buenas tardes.

ambos: buenas tardes.

sebastián: ¿qué novedades

tenemos, comandante?

fidel: ya interrogué

a los dos detenidos,

y al aparecer los contrataron

con el mismo modus operandi

que de costumbre.

no tienen ni idea de quiénes

son los cabecillas

de la organización.

sebastián: ¿y de las otras

tomas qué me dice?

fidel: las estamos buscando.

aparte del helicóptero

de la policía estatal

que anda sobrevolando la zona,

tengo la unidad especializada

recorriendo el ducto

en ambas direcciones.

algunas de las personas

que participaron en la captura

de los delincuentes

se ofrecieron como voluntarios

para hallar a mi gente.

rafa: entonces la gente

está cooperando.

fidel: así es, rafa,

incluso han seguido llegando

algunos pobladores para ofrecer

su ayuda, están bajando

la ladera.

sebastián: voy hablar con ellos

para agradecerle su apoyo.

rafa: lo acompaño, ingeniero.

fidel: adelante.

sara: ¿dónde habré guardado

el dichoso anillo?

a ver, yo llevaba esta bolsa

cuando fui a devolvérselo

a progreso.

pero entonces no entiendo

qué hice con él.

simón: ¿no lo habrás dejado

con merce?

sara: no, no, no,

porque me acuerdo perfecto

que regresé con él.

debería de estar aquí.

bruno: ¿y no lo habrás dejado

en el molcajete?

sara: tal vez,

pero tampoco recuerdo dónde

pude haberlo puesto.

simón: mm.

vamos a terminar de revisar

aquí,

sino vas a tener que ir

al restaurante.

sara: pues sí, no me va a quedar

de otra.

sebastián: pues en nombre

de conatrol les agradezco mucho

su apoyo.

cuando me acerqué a los ocotes

para hablarles del programa

de apoyo a la comunidad,

confié en que la respuesta

no se iba a hacer esperar.

si seguimos trabajando juntos,

muy pronto vamos a acabar

con los saqueadores que perforan

el ducto en esta región.

quintín: ingeniero, disculpe

que lo interrumpa,

el agente gallardo acaba

de reportar que encontraron

una segunda válvula clandestina

en un paraje conocido como

el polvorín.

sebastián: ¿de verdad?

>> qué bueno, eso es una

muy buena noticia.

>> su agua, patrón.

patrón, disculpe.

pedro: sí, dime.

>> no es que me meta

en lo que no me importa,

pero es que alcancé a escuchar

que usted se va a hacer cargo

de las pérdidas.

¿de plano usted le va a pagar

a los demás?

pedro: claro que no, qué va.

no les voy a dar

ni un solo centavo.

le dije eso a isidro para

que se tranquilizara y calmara

a los demás.

en este momento lo único que me

interesa es evitar que cierren

la planta, lo demás ya veré

cómo lo voy solucionando.

[celular]

¿qué pasó, elías?

elías: patrón, me acaban

de avisar que la policía ya dio

con la toma del polvorín.

isidro: hablé con pedro

rafa: ingeniero.

y le dije que estamos molestos

por cómo se han dado las cosas,

le hice ver que nos estamos

debilitando.

>> ¿y qué te respondió?

isidro: que de alguna manera

eso nos conviene,

porque la gente de conatrol se

va a confiar y se va a olvidar

de cerrar la planta.

>> a ver, a ver, a ver, isidro,

¿y lo que hemos perdido qué?

isidro: me dijo que él nos lo va

a reponer de su propia bolsa,

y si es así pues da lo mismo

que pierdan más válvulas.

>> ay, está dando patadas

de ahogado.

mira, que nos pague,

el muy imbécil.

y después de eso te afirmo

que una vez que haya eliminado

al ingeniero andrade,

nadie se va a oponer

a que pida la cabeza de pedro.

bruno: ¿ya apareció el anillo?

sara: no.

voy a ir al molcajete.

¿te encargo a antonio en lo que

voy y vuelvo?

simón: no te preocupes,

yo me quedo con él.

bruno: yo me ofrecería

a cuidarlo,

pero pues si le pasa algo,

estoy de lo más inútil.

simón: mira, no te preocupes,

yo voy.

sara: gracias.

ay.

[grita]

aquí está.

bruno: menos mal.

sara: ten, devuélveselo a cheo.

si pregunta por mí,

dile que no estoy.

simón: yo le digo.

sara: bueno, voy con antonio,

y gracias por perder tu tiempo

con mis líos.

simón: qué agradeces,

prefiero evitar una bronca

que tener que intervenir

para pararla, ¿mm?

cheo: buenas tardes, sara.

sara: mi mamá me avisó

que ibas a venir por el anillo.

dámelo, simón.

cheo: ¿no pensabas entregármelo

tú?

sara: no, lo intenté cuando

fui a dejártelo a progreso,

pero no te encontré.

andabas muy ocupado en el d.f.

haciéndole de las tuyas

a antonio.

cheo: si lo hubieras escuchado

cómo defendía a su mujer,

no me estarías reclamando

lo que hice.

simón: no empieces, cheo.

si ya tienes lo que querías,

por favor, retírate.

cheo: ah, ¿ustedes también van

a hacer la de alcahuetes?

es el colmo que permitan que

sara se convierta en la amante

de ese tipo.

bruno; ey, ya bájale, cheo,

ya párale a tus ofensas.

[celular]

antonio: sara.

cheo: es que no entiendo cómo

no lo pueden ver.

de amante de ese tipo no vas

a pasar,

en cambio yo le ofrecía

una vida digna.

simón: vete, cheo,

o te voy a sacar a la mala.

sara: no, no, tranquilo, simón.

cheo, ya no más ofensas,

por favor,

no son necesarias,

lo nuestro terminó.

y tienes que entender que si nos

estábamos dando una oportunidad,

no funcionó.

lo intenté por todo

lo que habíamos vivido juntos,

pero nunca pudo ser lo mismo.

y yo no te amo, cheo.

me decepcionaste mucho,

y el colmo fue lo que hiciste

con isabel y antonio,

fue un golpe bajo muy ruin.

y entiendo que estuvieras mal,

pero eso no tiene nombre.

cheo: ni hablar,

está más claro que el agua,

pero eso no cambia las cosas.

de amante no vas a pasar,

jamás vas a ser su esposa.

antonio: déjala en paz, infeliz.

cheo: tú a mí no me das órdenes.

sara: no lo toques,

está enfermo.

cheo: sí, es un cobarde

que no se sabe defender.

bruno: ya, cheo, vete.

antonio está enfermo,

déjalo en paz.

antonio: no me voy a ir

hasta que quede claro que no va

a volver a molestar a sara.

cheo: ¿la vas a defender

como defendiste a tu prometida?

simón: lárgate ya.

cheo: no antes de que este

infeliz me responda.

por qué no le dices de una vez

que siempre va a ser plato

de segunda mesa.

allá tú si no te quieres

dar cuenta que este solo

está jugando contigo.

¿te ha dicho las intenciones

que tiene con su novia?

antonio: lo que yo le diga

a sara no es cosa tuya.

sara: ay.

ven, vámonos, vámonos de aquí.

ay, dios mío,

no puedes ni sostenerte en pie.

simón: vámonos, antonio.

bruno: ey, ey, ey,

¿adónde vas?

cheo: no me voy a quedar así.

bruno: ay, ya basta, cheo,

por favor.

vete o llamo a la policía,

ahora sí te pasaste de la raya.

hay que saber perder.

cheo: yo no sabré perder,

pero tampoco ellos van a ganar,

de mí te acuerdas sino.

pepe: qué bien que ganamos,

porque sino fidel ya nos estaría

poniendo como un palo

de gallinero.

nelson: hoy traíamos bien

puestas las pilas.

si así jugamos el amistoso

contra los alados,

no se la van a acabar.

[celular]

¿qué hubo, rafa, cómo van?

rafa: bien, muy bien,

ya tenemos ubicadas

las dos tomas.

necesito que vayas a la planta

y te organices un par

de cuadrillas para venir

a retirarlas,

localiza a pepe para que se haga

cargo de una de ellas.

nelson: sí, aquí está conmigo,

ahorita le digo y nos lanzamos

de volada a la planta.

mándame las señas en un mensaje

para llegar.

allá nos vemos.

pepe: ¿qué pasó?

nelson: ya tienen localizadas

dos tomas,

hay que armar un par de

cuadrillas para ir a retirarlas.

pepe: ya era hora

que el ingeniero diera una.

nelson: pues ojalá sea

la primera de varias.

vente, nos cambiamos aquí de

volada en la casa y nos lanzamos

a la planta.

pepe: órale, va.

sara: creo que te volvió

a subir la fiebre.

simón: ¿en dónde está

el termómetro?

sara: en el cuarto.

antonio: hay muchas cosas

que tengo que decirte cuando

me sienta mejor,

no le hagas caso a cheo.

sara: no, no, no, tranquilo,

tranquilo.

antonio: y no dudes

lo importante que eres para mí.

sara: está bien, no te preocupes

de eso ahora,

ahora lo único que importa

es que te pongas bien.

ay, préstamelo.

a ver, ven.

simón: sube el brazo

[música]

[músi

sebastián: en cualquier

momento...

rafa: pepe y nelson acaban

de llegar con sus cuadrillas,

van a empezar a retirar

las primeras dos tomas,

y después se trasladan

a las otras.

sebastián: bien.

vaya que les dimos un buen golpe

a los saqueadores, ¿eh?

cuatro tomas en un solo día,

deben estar que no los calienta

ni el sol.

rafa: así es.

y vamos por más, ingeniero,

solo es cosa de tiempo

para acabar con ellos.

sebastián: para que esto

se acabe definitivamente hay

que descubrir quién es la cabeza

de la organización.

podremos estar debilitándolo,

pero mientras no demos con él

ni las autoridades lo detengan,

continuarán perforando

en otras zonas del ducto.

rafa: en eso tiene razón.

ya váyase para que llegue

a tiempo a su cita con titina,

yo me quedo a cargo.

sebastián: no, ¿y en qué

se regresa?

rafa: en cualquiera de las

camionetas que llegaron

de la cuadrilla.

tenga, son las llaves

de mi casa.

sebastián: le tomo la palabra

solo porque me urge hablar

con ella.

rafa: suerte.

oiga, ¿logró comunicarse

con el ingeniero andrade?

sebastián: le he estado marcando

al departamento y a su celular,

pero no me contesta.

deje, vuelvo a insistir.

sara: voy a llamar al doctor,

porque no me gusta nada

como le subió la temperatura.

simón: ¿no debería de tomar

algo en lo que viene?

sara: no, no, no,

porque no hace mucho

que le di la medicina,

y sería poco prudente darle más.

ven.

bueno, pues voy a llamar

al doctor.

¿te quedas un momentito con él?

simón: sí, claro.

sara: ahorita vengo.

doctor núñez, buenas tardes,

habla sara granados.

núñez: dígame,

señorita granados.

sara: antonio está muy mal,

le volvió a subir la temperatura

a 39 y medio.

hace rato le di su medicina,

pero no le ha hecho efecto.

¿sería posible que viniera

a verlo?

núñez: termino mi consulta

y salgo para allá.

sara: muchas gracias,

aquí lo espero.

ma.

mercedes: hija, por fin

me llamas,

¿simón te dio mi recado?

sara: sí, mamita,

cheo ya pasó a recoger

el anillo.

mercedes: ¿y estuvo tranquilo?

sara: no, qué va,

se portó de lo más grosero

y agresivo,

como todo lo que está

haciendo últimamente.

mercedes: ¿a qué te refieres?

sara: estuvo en el d.f.,

y ahí primero intentó hacer

quedar mal a antonio con su jefe

en conatrol.

luego se presentó

a la exposición de pintura

de isabel con la única finalidad

de armar un escándalo,

y claro que lo logró, mamá.

mercedes: no me digas,

pero ¿qué le pasa

a ese muchacho?

¿se volvió loco o qué?

sara: pues eso es precisamente

lo que parece,

ya perdió los estribos.

y luego se acaba de enfrentar

de nuevo con antonio estando

como está.

le dio dengue, pero no respeta

nada.

ay, mamita,

no sabes el nivel de fiebre

que ha tenido.

y ahora con el enfrentamiento

con cheo pues se puso peor.

mercedes: qué barbaridad.

que no se deshidrate

por ningún motivo,

ya sabes que es lo peor

en ese tipo de enfermedad.

y para bajarle la temperatura,

además de la medicina

puedes ponerle jitomate asado,

rodajas de papa,

o ajo en la planta del pie,

luego le pones los calcetines.

¿quién lo está cuidando?

sara: yo.

bueno, también simón y bruno

me están ayudando cuando pueden.

mercedes: pobrecito.

¿quieres que te vaya a ayudar?

aunque sea para echarte

la mano con el restaurante.

sara: no, no, no, mamita,

tranquila, gracias,

rosa lo está atendiendo

muy bien.

ahora solo es esperar

a que antonio se reponga.

mercedes: si necesitas

cualquier cosa me hablas, ¿sí?

sara: sí, mamá, nos estamos

hablando.

[teléfono]

bueno.

sebastián: ¿qué hubo, sara?

llevo rato marcando y nadie

me contesta.

¿cómo sigue antonio?

sara: ay, pues le acaba

de subir la fiebre a 39 y medio,

pero ya viene el doctor

para acá.

sebastián: ah, qué mal.

bueno, pásamelo, ¿no?

porfa.

con lo que le voy a decir,

se va a sentir bien contento.

sara: no puede ni hablar,

sebastián.

sebastián: tú pásamelo, hombre,

es una muy buena noticia,

sé que le va a dar mucho gusto.

quién quita y hasta le baja

la fiebre.

sara: bueno, pues déjame ver

si no se quedó dormido.

antonio: tengo frío.

sara: sebastián quiere

hablar contigo,

dice que tiene buenas noticias.

antonio: bueno.

¿cuatro tomas clandestinas?

ay, qué maravilla.

ahora mismo le hablo

al ingeniero uribe

para informárselo.

sí, gracias,

y claro que me voy a sentir

mejor con esta noticia.

gracias.

no sé por qué tengo tanto frío.

sara: pues es que es la fiebre,

pero ya viene el doctor

para acá.

antonio: tengo que hablar

con el ingeniero uribe.

sara: antonio, ¿con qué palabras

quieres que te diga que dejes

de pensar en el trabajo?

oye, parece que no entiendes

el nivel de gravedad

de lo que te está pasando.

antonio: incautaron cuatro

tomas clandestinas,

¿cómo no voy a informárselo?

sara: bueno, espera

a que te sientas mejor.

el doctor no tarda, antonio.

antonio: da igual ahora

o después,

y la verdad quiero informarle,

es muy buena noticia para todos.

¿me marcarías el número?

está en los contactos

de mi celular.

simón: me tengo que ir,

cualquier cosa me llamas.

sara: sí.

simón: que se mejore.

ambos: gracias.

antonio: juan carlos uribe.

pedro: llegué a pensar que esos

infelices no iban a dar

con las otras tres válvulas.

lo bueno es que pedí

que las abandonaran.

>> se movilizó mucha gente,

patrón.

y con el apoyo del helicóptero,

era de esperarse que dieran

con ellas.

pedro: mm.

nelson: baja la herramienta

de la camioneta.

[celular]

bueno.

pedro: ¿qué sabes de las tomas

que descubrieron en la zona

de los ocotes?

nelson: que son cuatro,

y en dos encontraron gasolina

almacenada.

yo ando por acá en la maniobra

de retiro,

aunque supongo que ya lo sabía,

¿no?

pedro: ahórrate tus comentarios

estúpidos.

lo que quiero saber es qué va a

hacer conatrol después de esto.

nelson: ni idea,

están muy misteriosos

con la decisión que van a tomar.

pedro: me importa un comino

el plan en el que estén.

investiga y me informas.

nelson: está bien,

cuando sepa algo le hablo.

no, pues ahora sí como dice

el dicho:

"tus días están contados,

infeliz".

[música]

[música]

antonio: fue un gran golpe,

ingeniero,

cuatro tomas clandestinas

en tan poco tiempo.

eso solo quiere decir una cosa,

que el programa está dando

resultados.

uribe: no sabes cuánto

me alegro.

antonio: estoy muy orgulloso

de que la comunidad esté

respondiendo.

uribe: así es, esto puede

cambiar mucho el tumbo

de las cosas.

si el apoyo sigue creciendo

en estos seis meses,

conatrol san gaspar seguirá

funcionando como siempre.

antonio: y sin delincuencia

de por medio.

uribe: así es.

ay, pues voy a informarle a

la brevedad al ingeniero sitges.

estamos en contacto.

sara: ¿por qué no le dijiste

que estabas enfermo?

antonio: no tiene caso.

¿me darías agua, por favor?

sara: sí, claro.

a ver.

y ahora sí trata de descansar,

te lo ruego.

[timbre]

ese debe de ser el doctor.

simón: ya regresé.

¿y edwina?

juancho: ya tiene rato

que se fue,

pensó que te ibas a tardar.

simón: bueno, ¿y terminaron

con el logotipo?

juancho: sí, quedó bien padre,

deja te lo enseño.

simón: a ver.

juancho: ¿qué tal, eh?

simón: oh, qué diferencia,

eso sí llama la atención.

juancho: para sacar más dinero

se nos ocurrió otra cosa.

simón: ¿y ahora qué?

juancho: vender artículos

promocionales del cohete,

como tazas impresas, gorras,

plumas,

llaveros, camisetas,

calcomanías,

y encendedores.

ya hasta estuvo checando

por internet cuánto costaría

mandar a hacerlas.

simón: juancho, juancho,

juancho,

¿no crees que están exagerando?

juancho: para nada,

ve nomás cuántos seguidores

tenemos,

y no solo en san gaspar.

tú dirás si estamos exagerando.

simón: ah, caray,

son muchísimos.

juancho: nos estamos haciendo

famosos.

sara: ¿por qué volvió

a subir tanto la fiebre, doctor?

núñez: efectivamente tuvo

un revés en su evolución.

puede deberse a muchas causas.

¿está reposando correctamente?

sara: no, creo que no.

no, se levantó,

atendió asuntos de trabajo,

realizó esfuerzos,

e incluso hace rato hizo

un supercoraje.

núñez: usted no está para eso,

ingeniero,

su situación es delicada,

por eso le ordené reposo

absoluto.

sara: se lo he dicho

de mil maneras,

pero no entiende.

antonio: tengo muchas cosas

que hacer, doctor,

cosas que no puedo descuidar.

núñez: en este momento su única

obligación es curarse,

no debe permitir

que su enfermedad se complique.

voy a administrarle

un medicamento más fuerte,

pero es indispensable

que se quede reposando,

sin excusas ni pretextos.

si para mañana no hay

una reacción favorable,

voy a tener que hospitalizarlo.

sara: ¿ya oíste, antonio?

tienes que hacer caso.

[timbre]

sebastián: tranquilo, sebastián,

tú puedes, tú puedes, bebé.

[suspira]

kike: ¿está rafa?

sebastián: no, no está.

kike: si no está,

entonces, ¿tú qué haces aquí?

sebastián: estoy esperando

a una persona.

kike: mm, bueno,

pues entonces esperemos los dos.

sara: abre.

mm.

¿está rica?

antonio: sí, pero no tengo

hambre.

sara: pues lo siento,

lo que necesitas es comer.

a ver, mm.

antonio: gracias

por cuidarme tanto.

sara: no, qué agradeces,

lo hago con el mayor

de los gustos.

además, si no lo hiciera,

me sentiría bien mal.

antonio: ¿por qué?

sara: pues porque...

porque--

[celular]

ay, a ver.

es el ingeniero uribe.

antonio: bueno, ingeniero.

uribe: acabo de hablar

con el gobernador del estado

para informarle de los buenos

resultados del programa

de apoyo a la comunidad,

y pide tener una reunión

el día de mañana con carácter

de urgente.

antonio: ¿mañana?

uribe: sí, quiere hablar

de posibles incentivos

para la gente.

es una buena noticia.

antonio: por supuesto que sí.

uribe: hazle una excelente

presentación del programa,

y sobre todo de los resultados

que estamos obteniendo.

antonio: sí, ingeniero.

uribe: comunícate a su oficina

para ver a qué hora te van

a recibir.

antonio: claro que sí,

ahí estaré.

uribe: y me mantienes informado.

antonio: sí, ingeniero.

sara: ¿ya?

antonio: mañana tengo que ver

al gobernador,

es muy importante.

sara: no puedes, no estás

en condiciones.

antonio: tengo que poder.

kike: ¿y tú qué con rafa o qué?

sebastián: ¿qué de qué

o qué o por qué o para qué?

kike: uy, qué genio,

no se te puede preguntar nada.

sebastián: a ver, kike,

no es juanito, ¿eh?

sino el modito.

kike: perfecto, entonces

te lo pregunto muy propio, ¿mm?

disculpe la molestia,

¿qué se trae usted

con el señor rafael padilla?

y no me vaya a salir

con que nada.

sebastián: a ver, kike,

¿quieres que te adivine

el pensamiento y te diga

lo que quieres oír?

kike: ay, pero ¿qué gustos le

encuentra rafa a tipos como tú?

sebastián: ¿cómo que como yo?

dime a qué te refieres

con eso de gusto.

kike: no te hagas,

bien se dice que lo que se ve

no se juzga.

sebastián: mira, kike,

vamos hablando claro.

si estás pensando que yo--

kike: no me digas,

ya sé que lo que pienso

te tiene sin cuidado,

ahórrate tus explicaciones.

¿y sabes qué?

le dices a rafa que le conocía

malos ratos,

pero no malos gustos.

se ha vuelto tan ordinario como

la gente con la que se junta.

sara: no puedo creer que lo

que te acaba de decir el doctor

te entra por un oído

y te sale por el otro.

antonio: tengo que asistir

a esa junta,

es de suma importancia.

sara: qué necio eres,

no estás en condiciones.

antonio: hay mucho en juego

en esa reunión, entiende.

sara: claro que entiendo,

pues no soy ninguna tonta.

antonio: no, disculpa,

no quise decir eso.

sara: antonio, ¿no puedes

delegar la responsabilidad

en alguien más?

todo lo concentras en ti,

y ahora no puedes ni contigo.

antonio: ¿te parece

que no sé delegar?

sara: sí, y entiendo

perfectamente por qué lo haces.

porque eres tan perfeccionista

que crees que solamente tú

puedes hacer las cosas bien,

pero ve los resultados

de querer acaparar todo, ¿mm?

sebastián: ¿será que no va

a venir?

[timbre]

ay, debe ser ella.

voy.

titina: chebi, mi amor,

tu hijo y yo te necesitamos.

sebastián: pásale.

[carraspea]

¿y cuándo te diste cuenta

que estabas embarazada?

titina: cuando te fuiste

sin avisar.

sebastián: supongo que ya te

hiciste una prueba de embarazo.

titina: sí, claro

que me la hice,

aquí está.

¿alguna otra pregunta?

[música]

[música]

sara: y lo que se me hace más

increíble es que estás viendo

que apenas puedes llegar

a la puerta de tu casa y sigues

de terco en que vas a ir

a la junta con el gobernador.

antonio: sara, entiéndeme,

es muy importante,

tú nunca has tenido

una responsabilidad tan grande

como la que llevo yo,

hay mucha gente que depende

de mí.

sara: ¿qué te crees, que eres

el centro del mundo?

en el trabajo en el que estaba

muchísima gente dependía de mí,

y no por eso me presentaba a

trabajar cuando estaba enferma.

antonio: ¿sabes qué?

me duele tanto la cabeza

que ya no quiero ni discutir.

sara: bueno, pero no vas a ir,

¿verdad?

antonio: no, no voy a ir,

¿tranquila?

sara: [ríe]

hasta que entras en razón.

oye, eres bien duro de roer

cuando quieres,

antonio: pues tú no te quedas

atrás.

sara: bueno, pero tengo razón.

antonio: yo también.

sara: ay, ya,

no vamos a empezar a discutir

otra vez.

mejor pesemos a ver quién

puede ir en tu lugar.

antonio: el ideal es sebastián,

es el titular del programa

de apoyo a la comunidad,

y le voy a pedir al señor

padilla que lo acompañe.

¿le puedes llamar a sebastián,

por favor?

sara: sí.

a ver.

sebastián: por el momento

no puedo contestar--

antonio: no, se va al buzón.

sara: a ver,

pues tal vez está con titina.

antonio: puede ser,

hay que llamar al señor padilla.

señor padilla.

rafa: ingeniero,

¿cómo está, cómo sigue?

antonio: bien, me aplicaron

un medicamento que me ha hecho

sentir mejor,

pero el malestar continúa.

necesito que se regrese

a san gaspar,

para que usted y sebastián

vayan a una junta mañana con el

gobernador en mi representación.

rafa: claro que sí, ingeniero.

¿y para qué es la junta?

antonio: el ingeniero uribe

le informó al gobernador lo

de las cuatro tomas incautadas,

y están pensando en ofrecer

incentivos para que el ducto

no se cierre.

sebastián: no entiendo

cómo pudo pasar.

titina: yo sí,

¿quieres que te lo recuerde?

sebastián: mira, titina,

por favor,

esto no es un juego, ¿eh?

titina: ay, claro que no,

pero si me preguntas,

te respondo.

chebi, te juro que no entiendo

cómo sucedió.

yo me estaba cuidando,

pero dentro de todo estoy feliz,

eres el hombre que cualquier

mujer quisiera tener como padre

de sus hijos.

sebastián: titina,

estoy dispuesto a asumir

la responsabilidad,

siempre y cuando

te realices una prueba de adn.

necesito confirmar que ese bebé

que esperas es mío.

titina: no me digas eso.

¿cómo puedes dudar de mí?

soy una mujer decente.

sebastián: y yo precavido.

titina: me estás ofendiendo,

chebi.

sebastián: lo siento.

o aceptas hacerte la prueba

o es la última vez

que me vuelves a ver.

rafa: nelson.

nelson, necesito regresar

a san gaspar.

mañana hay junta

con el gobernador del estado,

y como el ingeniero andrade

está indispuesto,

me pidió que vaya en su lugar.

nelson: ¿y esa juntaron

el gober para qué o qué?

rafa: pues como ya se enteró

de las tomas encontradas,

quiere ver en qué puede cooperar

para que no cierren la planta.

nelson: ¿y cómo te vas a ir?

el ingeniero morales se llevó

la camioneta que traías,

y ni modo que te lleves esta,

pues la necesito para moverme

hacia la otra toma con toda

la gente.

rafa: quintín se ofreció

a llevarme en una

de las patrullas.

te quedas a cargo, nelson, ¿mm?

cualquier cosa estamos

en contacto.

nelson: no te preocupes,

aquí me quedo hasta

que retiremos las válvulas.

rafa: gracias, nos vemos mañana.

te encargo.

nelson: [piensa] cuando

don pedro se entere de esto,

se va a confiar más.

titina: olvídalo,

no me voy a hacer esa prueba.

aquí en san gaspar,

si una mujer dice que el hijo--

sebastián: que el hijo

que espera es de alguien,

es de ese alguien,

y ya no hay vuelta de hoja.

pero resulta que yo no soy

de aquí,

y en la ciudad de méxico

decimos otra cosa:

si dices estar segura

que el bebé es mío,

¿cuál es el problema

de hacértela, mm?

titina: eres un patán.

sebastián: fui muy claro,

titina,

cuando todo esto empezó te dije

que no iba a haber compromiso,

y sin embargo

estoy dispuesto a responder,

siempre y cuando me compruebes

en ese examen que el bebé

que esperas es un morales.

titina: ¿y si te doy esa prueba

y te demuestro, qué?

sebastián: ya te dije,

me voy a hacer responsable,

y a ti y a mi hijo no les va

a faltar nada nunca.

titina: ¿y cuándo

nos casaríamos?

sebastián: titina, cuando digo

que me haría responsable

no estoy hablando de boda,

sino de gastos.

vas a tener todo mi apoyo,

nada más

titina: qué fácil, ¿no?

¿y el amor que siento por ti,

qué?

eso te importa un comino, ¿no?

sebastián: titina, por favor,

cálmate.

titina: no me pidas

que me calme.

y escúchame muy bien, sebastián:

o te casas conmigo o te atienes

a las consecuencias.

sebastián: titina, titina,

espérate.

[música]

[música]

>> mira nomás, mira.

¿de dónde vienes?

titina: necesito hablar

con ustedes.

¿podrían dejar de jugar?

>> ¿qué pasa, ya regresó chebi?

titina: sí, ya regresó,

vengo de hablar con él.

>> titina, no debiste haber

ido sola.

titina: no me permitió ir

con ustedes.

tenía que hacerle caso

o no me iba a escuchar.

>> bueno, ¿y qué pasó,

cuándo se casan?

titina: ese es el problema,

chebi quiere que me haga

un examen de adn para comprobar

que mi bebé es suyo.

>> ay, eso sí que no

se lo podemos permitir.

¿qué se cree ese imbécil,

cómo va a dudar de ti?

>> no te preocupes,

de nuestra cuenta corre que

chebi se casa contigo, ¿verdad?

vámonos.

>> vámonos.

sebastián: ay.

¿y ahora qué hago?

si de veras ese chamaco es mío

y no me caso con titina,

los salvajes de sus hermanos

son capaces de dejar huérfano

al bebé.

[timbre]

en la torre.

igual al piso ya me fui,

rafa: ingeniero morales,

soy yo, rafa.

sebastián: ay, caray.

ahí ya la cosa cambia, ay.

voy.

rafa: ¿qué tal, inge?

uy, uy, uy.

por lo que veo,

no le fue nada bien con titina,

¿verdad?

sebastián: ay, rafa,

resulta que sí está embarazada,

me enseñó la prueba que se hizo.

lo que no quiso fue hacerse el

examen de adn para demostrarme

que esa criaturita que leva

en el vi--en el vientre

es un morales.

rafa: ay, ingeniero,

le aconsejé que no se

la pidiera,

ya me imagino cómo se puso.

sebastián: lo que se imagina

es poco, padilla,

es rara, la condenada.

y lo peor es que me amenazó

con soltarle la correa a sus

hermanos para que me hagan puré.

me lleva la que me trajo,

padilla,

hasta aquí llegó sebastián

morales.

rafa: no, no, no, tranquilo,

ingeniero,

no diga eso.

no sé, ya encontrará

alguna solución.

y mientras tanto se acabó

el alcohol.

tenemos que ponernos a trabajar.

sebastián: ¿ahorita?

rafa: sí.

sebastián: ¿a poco encontraron

más tomas clandestinas, rafa?

rafa: no, ingeniero,

usted y yo vamos a ir a una

junta mañana con el gobernador

del estado.

el ingeniero andrade

me pidió que fuéramos

en su representación.

sebastián: ¿con el gobernador?

rafa: sí.

voy a servirle un café para

que se le baje.

sebastián: ¿y no me puede traer

algo para que se me baje

esta bronca que traigo?

no me quiero casar.

no me quiero casar.

menos con ella.

juancho: por lo que veo,

sara va a volver a pasar

la noche con antonio.

simón: fíjate bien cómo

le dices, ¿mm?

se va a quedar a cuidarlo,

que es muy distinto.

[celular]

[lucita] simón, ya compré

la pieza del cohete que le hacía

falta,

la semana que entra debe

estar llegando a su bodega.

simón: por fin.

bruno: ¿qué, mensajitos de amor?

ay, edwina ya te dijo que sí.

simón: no, no seas menso.

es un mensaje de lucita,

dice que ya compró el sistema

de posicionamiento del cohete.

bruno: oh, guau,

¿y cuándo llega?

simón: la semana que entra.

con eso ya tenemos todas

las piezas del cohete

y estaremos listos.

solamente falta que vengan

los de la agencia y que nos

den el visto bueno.

bruno: ay, te lo van a dar,

ya lo verás.

cheo: no se vale,

el anillo me costó 25 mil pesos,

y los muy desdichados

me dieron 17 mil pesos por él.

con eso no pago ni las llantas

de los coches que se robaron.

roque: ¿y qué vas a hacer?

cheo: no tengo idea.

tendré que vender mi camioneta,

la tele, el estéreo,

lo que sea para ir juntando.

roque: igual y hasta

tu departamento vas a tener

que vender.

lo ibas a hacer para comprarle

una casa a sara, ¿no?

cheo: pues qué bueno

que no lo hice,

nada más me hubiera embarcado.

pues no me quiero deshacer

de él,

¿luego dónde vivo?

no, algo se me tiene que ocurrir

para conseguir ese dinero.

roque: métete de stripper,

dicen que se saca

muy buena lana.

cheo: no te burles, imbécil.

roque: [ríe]

rafa: ¿así está bien

o se lo preparo más cargado?

sebastián: así está bien,

gracias.

rafa: voy por la computadora

para empezar a trabajar.

sebastián: ahora entiendo

por qué se lleva tan bien

con antonio.

mm, se me olvidaba,

vino kike a buscarlo.

cheo: en lo que me puedas

prestar,

hazme el favor.

te lo pago a más tardar

en dos meses.

¿solo eso?

está bien,

te mando mi número de cuenta

para que me deposites.

roque: ¿cuánto te va a prestar?

cheo: 10 mil pesos, no se vaya

a quedar pobre.

roque: pues algo es algo.

a ver, ¿quién más te va

a poder prestar?

cheo: no se me ocurre nadie más.

roque: oye, ¿y si le pides

a la viejita que le prestó

a simón cuando se le vino abajo

la cosecha de la naranja?

se ve que tiene lana.

cheo: no, mira, no,

tiene fama de usurera,

me va a querer cobrar

un interés muy alto.

roque: ya sé.

¿y arango?

pues él también tiene lana,

y se portó a todo dar

con sara con lo del traspaso

del restaurante.

cheo: podría ser.

lo he tratado poco,

pero se ve que es buena gente.

no pierdo nada con hablar

con él.

roque: ¿tienes su teléfono?

cheo: no, y no voy a llamar

a sara para pedírselo,

prefiero ir a san gaspar

a buscarlo.

antonio: sara.

sara.

sara: ¿qué--qué pasa?

¿te sientes mal otra vez?

antonio: no, estoy bien,

acércate.

recuéstate junto a mí.

solo quiero que estés

más cómoda.

déjame velar tu sueño ahora.

pero si me sigues viendo así,

me van a dar ganas de besarte.

sara: ay, no juegues conmigo,

antonio.

antonio: no estoy jugando.

sara: pues me alegro,

porque no quiero salir

lastimada.

antonio: ¿por qué te habría

de lastimar?

sara: porque yo sí

estoy enamorada de ti.

antonio: yo también

estoy enamorado de ti.

he llegado a pensar

que no sabía lo que era la vida,

hasta que te conocí.

Cargando Playlist...